Un razonamiento absurdo

» Solamente hay un problema filosófico verdaderamente serio: el suicidio. Juzgar si la vida merece o no ser vivida, es responder a la cuestión fundamental de la filosofía. Las demás, si el mundo tiene tres dimensiones, si el espíritu tiene nueve o doce categorías, vienen a continuación. Apenas son juegos; primero es necesario responder (…)

» Si me pregunto a mí mismo como decidir si determinado interrogante es más apremiante que otro cualquiera, concluyo que la respuesta depende de las acciones que ellos incitan, u obligan. Nunca vi morir a nadie por el argumento ontológico. Galileo, que defendía una verdad científica importante, abjuró de ella con la mayor facilidad del mundo, cuando tal verdad puso su vida en peligro. En cierto sentido, hizo bien. Aquella verdad no valía la hoguera. Nos es profundamente indiferente saber cuál de ellos, la Tierra o el Sol, gira alrededor del otro. Para decirlo claramente, es una cuestión baladí. En contrapartida, veo que muchas personas mueren porque consideran que la vida no merece la pena ser vivida (…)

» Nunca ha sido tratado el suicidio sino como un fenómeno social. Por el contrario, aquí lo que nos importa, para comenzar, es la relación entre el pensamiento individual y el suicidio. Un acto como éste se prepara, tal y como ocurre con una gran obra, en el silencio del corazón. El propio suicida lo ignora. Una buena noche, se dispara un tiro o se tira al agua. De un gerente de inmuebles que se había matado, me dijeron un día que había perdido a su hija hacía cinco años, que desde entonces había cambiado mucho y que esa desgracia lo había ‘consumido’. No se puede desear una palabra más exacta. Comenzar a pensar es comenzar a estar consumido (…)

» Hay muchas causas para un suicidio, y, de una manera general, las más aparentes no han sido las más eficaces. La gente rara vez se suicida (sin embargo, no se excluye la hipótesis) por reflexión. Aquello que desencadena la crisis es casi siempre incontrolable (…)

» Matarse, en cierto sentido (como en el melodrama), es confesar. Es confesar que se ha sido sobrepasado por la vida y que no se la comprende.

[Albert Camus. O mito de Sísifo. Edição Livros do Brasil. Lisboa, s.d.]

***

En enero de 1960 Albert Camus acababa de cumplir 46 años. El día 14, volvía de Provenza a París en coche con unos amigos. Enfilando veloz una larga recta, el automóvil se salió de la carretera y se empotró contra un árbol solitario. Camus murió en el acto. Se cuenta que su cadáver, en el momento de su muerte, tenía una expresión de sorpresa en unos ojos extrañamente abiertos.

Como escribe Pedro Cuartango [ABC Cultural 23/02/2018, pág. 13], es imposible leer a Camus, especialmente ‘El mito de Sísifo’ (obra imprescindible que transmite un arrebato que atrapa al lector), sin obviar este incomprensible y fatal accidente, que, a la vez, daría sentido a una filosofía, la suya, que gira sobre la indagación del absurdo. Es por ello por lo que nos dejó escrito: «desde el momento en el que se le reconoce, el absurdo se convierte en la pasión más desgarradora de todas».

Nota y traducción del texto: Sr. Verle.

121 comentarios en “Un razonamiento absurdo

  1. Apenas hace un año que nos dejó. La primera vez que lo intentó no tuvo suerte y calculó mal, no le pasó nada, y lo negó todo.
    En la segunda y final, lo consiguió. Nunca contó lo que le sucedía, ni a su médico, ni a su madre, ni a su novio, ni a su hermano. Un muro infranqueable.
    M. sabía que ella acabaría así, me lo dijo muchas veces, y aunque él hizo todo lo que estaba en su mano por ella, siempre se sentirá culpable por no hacer más.
    Lo que pienso es que es una liberación para la persona que lo sufre…y si eso la hace libre, será mejor así.

  2. Este tema ya se ha tratado con profusión aquí.
    En su momento conté la que vivimos personalmente en mi casa.
    Ser alcohólico, drogadicto, suicida, tienen algo en común.
    Bajo el peso de la realidad, o de la propia visión de la misma, algunos sueltan los mandos, dejan el gobierno para que alguien los recoja, o para definitivamente terminar.
    Hartazgo de que nada salga como desearías, o deseos no logrables de antemano.
    La diferencia entre el alcoholico-drogadicto y el suicida es sólo el tiempo que das a la última esperanza.
    Los unos esperan en su limbo, y los otros se cansaron ya.
    A ninguno les gustaba, o despreciaban, o eran muy conscientes de lo que tenían y sus expectativas y renunciaron.
    Descansen en paz.
    Ya nada se puede hacer.

  3. Mi decisión de estudiar biblioteconomía fue repentina, y juraría que tuvo lugar mientras cruzaba un semáforo en Badalona. Los motivos, irrelevantes, casi absurdos. Me ha hecho mucho bien en la vida, aunque nunca se sabe si hubiese estado mejor de haber estudiado Historia o de haberme metido a chapero o a sirlero. La carrera en sí fue aburridísima, pero tuvo momentos mágicos: mi primera conexión a internet y el uso de Altavista para buscar información sobre los vikingos (sobre los buenos, los brutotes, no esa banda que se la casca mirando a un portugués cachas); y mi primera conexión a un servidor de bases de datos mediante Telnet. Mi primera búsqueda fue en la base de datos de Los Ángeles Times y lo que hallé fue esto:

    Uno
    Dos
    Tres

  4. Perroantonio miércoles, 14/03/2018 — 09:30

    Me encanta que me haga usted esta pregunta, don Pedro. La pastinaca o chirivía tiene un sabor característico, pero suave y ligeramente anisado; más potente que la zanahoria, más reconocible que la patata y completamente alejado de otros alimentos como el civet de liebre o los gusanitos. Un amigo cocinero me dijo que podía combinar muy bien en puré aromatizado con una puntica de vainilla.

  5. bremaneur miércoles, 14/03/2018 — 09:35

    Obviamente, no encontré las páginas tal cual como puedo hacer ahora, sino solamente los artículos en texto. Esos textos verdes sobre pantalla negra.

  6. Buenos días a todos:

    _ Me encantan esta entrada de hoy : la imagen de Ofelia fotando muerta, el texto de Camus…
    Sobre la cara de sorpresa de Camus al encontrarse con el árbol : el otro día, en La Grande Librairie, estaba la hija de Camus. Que acaba de publicar la correspondencia entre su padre y María Casares. Y había un “pneu” final, del día de su muerte, diciéndole que le esperase para salir juntos a cenar, pero que la hora dependería de los azares de la carretera.
    Me parece a mí que incluso a los que han reflexionado mucho sobre el suicidio, la muerte les acaba pillando por sorpresa.

    Y el suicidio no me parece ni absurdo ni una lacra. Y pienso que a los que ayudan a morir a sus seres queridos, para evitarles muertes dolorosas y largas, se les debería dejar tranquilos y no castigarles.
    Claro que tampoco sería admisible “suicidar” a alguien porque sale caro cuidarle y no compensa, etc etc.

    – Y decir que me gusta también mucho el avatar nuevo de JrG. Que he podido ver en grande en su tumbler. Supongo que será un boceto, y que lo acabará perfeccionando, y dando definición y rasgos a las caras, pero así como está, ya lo veo perfecto.

    Hasta luego, espero

  7. Ayer sobre infanticidios y hoy sobre suicidios y eutanasias. Menuda semanita nos está quedando, espero que la entrada del viernes sea sobre el aborto, ya para redondear el tema.

    Están ustedes más depresivos que Calimero, madredelamorhermoso.

    ¿Volverá a reír la primavera en Çhøpsuëy?

  8. Hay un sauce de ramas inclinadas sobre el arroyo
    que en el cristal del agua deja ver sus hojas cenicientas.
    Con ellas hizo allí guirnaldas caprichosas,
    y con ortigas, y margaritas, y esas largas orquídeas
    a las que los pastores deslenguados dan un nombre grosero,
    pero nuestras doncellas llaman dedos de muerto.
    Cuando estaba trepando para colgar su corona de hojas
    en las ramas sesgadas, una, envidiosa, se quebró,
    cayendo ella y su floral trofeo
    al llanto de las aguas. Su vestido se desplegó,
    y pudo así flotar un tiempo, tal como la sirenas,
    mientras cantaba estrofas de viejos himnos,
    como quien es ajeno al propio riesgo,
    o igual que la criatura oriunda de ese elemento
    líquido. No pasó mucho tiempo
    sin que sus ropas, cargadas por el agua embebida,
    arrastraran a la infeliz desde sus cánticos
    a una muerte de barro.

    No parece la descripción de un suicidio: seguramente imaginamos a Virginia Woolf cuando vemos a Ofelia.
    Pero yo venía a decir que escuché estos versos hace más de veinte años, en boca de un médico que presentaba la entrega de un premio científico honorario a un entonces casi desconocido Valentín Fuster. La justificación estaba en esa larga orquídea, la digitalis purpurea, de la que se extrae una potente molécula, la digoxina, que en dosis ajustadas ayuda al corazón a sobrellevar su pesada carga.
    Cuando Fuster tomó la palabra no recuerdo casi nada de lo que dijo, pero su discurso me dejó un recuerdo indeleble sobre la pasión con que abordaba su trabajo.
    Esa pasión es el opuesto del absurdo, y los que no hemos sido tocados por su varita mágica la observamos con admiración y establecemos como modelo, precisamente para alejarnos del absurdo.

  9. Josénez miércoles, 14/03/2018 — 10:28

    ¿Volverá a reír la primavera en Çhøpsuëy?

    Primero, antes de reír, tiene que llegar la primavera. Que estamos todavía en pleno invierno en todos los sentidos.

    Por mucho que los mirlos hayan empezado de nuevo a cantar.

  10. Hay formas de suicidio que en principio no tienen tal consideración por la sencilla razón de que no se podrán probar nunca, pero sabido es aquello de que el que juega con fuego se quema. Luis Martín Santos-tipo peculiar cuya mujer murió por un escape de gas, si bien se habló de suicidio-se reía diciendo que no no sabías si tenías suerte en la vida hasta que conducías un coche y adelantabas en un cambio de rasante. Algo así, estrellándose contra un camión, acabó con su vida: al menos de esta forma lo cuenta Gregorio Morán en “El cura y los mandarines”.

  11. Josénez miércoles, 14/03/2018 — 10:28
    ¿Volverá a reír la primavera en Çhøpsuëy?

    Cuando hablemos de actrices porno vivas, por ejemplo. Y que no se hayan retirado, como mis admiradas Tanja Russof y Michelle Wild. Será difícil, el amateurismo ha aniquilado el carisma que derrochaban las profesionales.

  12. Estoy en el Hotel Monteleone del French Quartet así que no puedo contar nada que ya no sepan sobre lo que se cuece por aquí.
    Hoy me desplazo a la Universidad para evacuar algunas gestiones y espero que los locales me saquen esta noche a pasear por algún lugar diferente al circuito habitual. Uno de ellos dice que tiene su propio local con jazz en directo. Ya veremos.

  13. Muchad gracias Bremaneur (13′ 47 ) por poner los enlaces a los comentarios antiguos del Marqués sobre Nueva Orleans, que si no es por usted, me hubiera perdido.

  14. DE QUÉ TE QUEJÁS

    De qué te quejás, muchacho
    No entiendo tu rebeldía,
    Ni esa falta de alegría
    Que te hace estar amargao;
    Mirá si yo de purrete
    Hubiese visto un cachito,
    De lo que vos “cancherito”
    Sobrador, dejás pasar.

    Cuando pienso que mis viejos
    Me dieron lo que pudieron,
    Y yo me largué a la lucha
    Con toda el alma, mirá;
    Cierro los puños, la pucha
    Y me dan ganas ´é gritarte,
    Por ellos, por vos, por algo
    Que hacés que no trabajas.

    Si vos vieras qué contenta
    Se pone el alma cuando uno,
    Sabe que es útil al cielo
    A sí mismo, a los demás;
    Sonreí… que eso no asusta
    Borda un canto a tu pañuelo,
    Y si igual nada te gusta
    Entonces sí te matas.

    De qué te quejas, muchacho
    Contra quién van tus aullidos,
    Es que en casa no ha podido
    Prestarte el coche papá;
    Otra vez no ha comprendido
    Tus derechos de atrevido,
    Y no te ha puesto los mangos
    Que pone siempre mamá.

    Está bien quedate piola
    Deja que yuguen los giles,
    Pero cuidao que la bola
    Un día puede parar;
    Y al sentir tu vida sola
    Sin un sentimiento humano,
    A quien llamarás, hermano
    En ese triste final.

  15. Defiendo tanto la autanasia como el autosuicido, y defiendo el derecho a asistir gratuitamente por psicólogos, psiquiatras a esas personas enfermas que batallan con la vida.

    Gastroporfino, trajo ayer a mi futuro animal favorito, que no soy de aves, más me encanta el picozapato.

    Ha muerto un gran hombre, Hawking.

    Corto y vuelo.

  16. Muy recomendable el artículo sobre Pensiones, “Pensiones en España, solidaridad y demagogia” del sr. Raimundo Ortega que publica Revista de Libros.
    Esclarecedor y documentado. Sin lirismo.

  17. He estado varios días sin PC’s y mientras os leía en el móvil se me han ocurrido cosas importantísimas que decir, pero se me han olvidado. Me acuerdo sólo de una, a propósito del magnífico texto de Camus (gracias, Verle). Me refiero a ese policía jubilado japonés que visita todos los días los acantilados para disuadir a los suicidas y que ha evitado, eso decía la noticia, más de 500 muertes. El puente de Clifton en Bristol es también un lugar muy frecuentado por los que tienen ese hobby y allí también hay presencia disuasoria, pero mucho más modesta y menos esforzada que la ese policía. Se limita a estos carteles en los que, eso sí, dejan claro al suicida que hay un teléfono en cada extremo del puente, que pueden llamar a cualquier hora sin temor a importunar y, por si fuera poco, que disponen incluso de otro número donde la llamada no cuesta un penique. Todo muy british.

  18. ¿Habéis hablado aquí de ese libro, Hollywood Babilonia? Supongo que sí.
    ¿como se llamaba aquella actriz de cine mudo que dio una fiesta glamurosa el día de su suicidio, no podía hacerse vieja, tenía planeado quedar muerta en una cama de lujo entre cientos de pétalos, tras la fiesta, la entraron ganas de vomitar y murió con la cabeza metida en el retrete?

  19. “Después de que ayer Ana Julia confesase su crimen y argumentara que Gabriel quiso agredirla con una especie de hacha y que ella le golpeó intentando defenderse, la pregunta que todo ciudadano se hace es: ¿actuó entonces en legítima defensa?”, dice la cachonda de la redactora para justificar su disparatado artículo o lo que sea. Viva España y sus periodistas o lo que sean.

  20. Para contestar está google, se las sabe todas:

    Lupe Vélez (1908-1944)

    ¿Quién era? Mexicana de San Luis de Potosí, la Vélez fue una de las primeras ‘bombas latinas’ de Hollywood, antepasada de las Lopez, Hayek, Saldanas y Albas de la actualidad. Trabajó con directores como David W. Griffith, Todd Browning y Douglas Fairbanks, y su amorío más sonado fue el que mantuvo con el ‘Tarzán’ por antonomasia, Johnny Weissmuller.

    ¿Cómo y por qué? Un embarazo no deseado (algunos dicen que el padre era Gary Cooper, otros, que el olvidado Harald Marech) y una carrera en decadencia fueron las razones por las que Lupe Vélez decidió irse de este mundo a lo grande. El día después de celebrar una mastodóntica fiesta en su casa, la actriz se vistió de gala, decoró su dormitorio cual si de un santuario se tratase, y se dispuso a irse al otro barrio mediante una sobredosis de barbitúricos. Pero el plan le salió mal, porque los tóxicos resultaron incompatibles con la picante última cena que la actriz había ingerido. Aunque la prensa de la época camufló los hechos, Vélez no murió debido al pastillazo, sino al golpe que se propinó contra el lavabo cuando fue allí a vomitar.

  21. George Sanders (1906-1972)
    george_sanders

    ¿Quién era? fue el intérprete de Addison DeWitt, el terrorífico crítico teatral de Eva al desnudo. Por entonces, y gracias a filmes como El retrato de Dorian Grey, Rebeca y El fantasma y la Sra. Muir, su nombre ya era sinónimo de charme y cinismo en Hollywood.

    ¿Cómo y por qué? “Querido mundo: me largo porque estoy aburrido. Os dejo con vuestros problemas en esta dulce cloaca. Buena suerte”. Así rezaba la nota que la policía de Casteldefells encontró junto al cuerpo de George Sanders: con problemas económicos y una vida personal cada vez más errática, el actor había tomado dos botellas de Nembutal (un potente somnífero) en un hotel de la ciudad catalana. Su cuerpo no fue hallado hasta dos días más tarde.

  22. Otro actor anglonortecaucasicoamericano que se suicidó en España fue el que sale en la primera escena de One iPod at time in the West, de Sergio Leone. También sale en El bueno, el feo y el malo, es el que se quiere cargar a Eli Wallach cuando se está bañando y este le mete unas cuantas onzas de plomo en el cuerpo.

  23. Doy gracias al cielo por haber visto jugar a Reina, Lorenzo Rico, Barrufet, Mateo Garralda, Rafa Guijosa, Julen Aguinagalde, Arpad Sterbik, a los Entrerríos, Mikkel Hansen, Nicolás Karabatic, Gedeón Guardiola y Viran Morros de Argila y a Antonio San Epifanio, Tachenko y Villacampa.

    También por haber visto jugar a Maradona, Messit y sobre todo a Talan Docevalles y a Paulo Futre.

    Yo creo que uno, habiendo visto esto, puede morir tranquilo. Y me dirán los pepitomorinyistas: ¿es que acaso te parece malo el hermano de la Ronalda?

    Y yo les diré: no. El hermano de la Ronalda no es malo. Tuvo, incluso, una temporada portentosa. La primera, creo recordar, de Pepito Morinyo. El hermano de la Ronalda corría mucho. Daba gusto ver correr al hermano de la Ronalda. Cómo corría, de hecho, el hermano de la Ronalda. El hermano de la Ronalda corría mucho. Sí, hemos visto correr al hermano de la Ronalda.

    Y a un señor, el otro día, que casi pierde el autugús.

  24. S. martes, 13/03/2018 — 15:20
    Dudo mucho que Arcadi, en la tertulia de ayer a la mañana, comprobara el dato de Losantos. Le venía bien el argumento en el debate y lo utilizó, porque a él sí le merece credibilidad Federico. Menos en el 11M. Menos en la inmersión lingüística. Menos en…

    Chino, a ese estudio de 2015 y a lo de FADIE sí había llegado. Como ves (y por los enlaces posteriores de Brema) no está nada claro. No digo que el dato sea falso sino que no supe comprobarlo, etc.

    Bremaneur martes, 13/03/2018 — 15:32
    S. martes, 13/03/2018 — 15:20

    Ya te mandé a tomar por culo una vez y no me voy a repetir, lumbreras, pero sigo fascinado por la capacidad que tenéis algunos de enseñar la patita para no pillaros los dedos, de dejar caer el comentario sin mostrar todas las cartas. De soltar la cagadita y salir corriendo, vamos. Qué asco.

    He pensado en no reaccionar. Pero qué narices. Te comportas como un vulgar faltón, Brema. No sé si te das cuenta, pero no hay nada en el comentario de S. que justifique tu reacción de matón de barrio. Tus sobrerreacciones a todo lo que te parece una puesta en duda de cualquier cosa que diga Espada son dignas de psicoanálisis. Y tu tono es especialmente grave cuando lo empleas en un sitio en el que tienes poder de veto. Tu condición de administrador te obliga a ser especialmente cuidadoso y liberal.

    Y ya que estamos, aprovecho: son de mal gusto, y carecen de gracia y de sentido del humor, los comentarios sobre tetas, actrices porno, la inutilidad de las mujeres para la literatura, la histeria femenina o lo que tú llamas ‘manifestaciones de verduleras’. Si estás mal follao, cáscatela, págate un psicólogo o llora con un cura.

  25. Pirata Jenny miércoles, 14/03/2018 — 21:47

    En el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante vosotros, hermanos, que he pecado de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros, hermanos, que intercedáis por mí ante Dios, Nuestro Señor. Amén.

  26. Como la discoteca donde prestaba mis inestimables servicios estaba en el mismo barrio donde vivía, aprovechaba la hora y media que nos daban para cenar para ir a mi casa. Un sábado, cuando ya me disponía a regresar al tajo, me encontré con que había una pelea en la misma puerta de mi edificio. Se trataba de dos veteranos del lugar, cinco o diez años mayores que yo, a los que conocía de vista desde muchos años atrás. Se estaban propinando empujones con mucho aparato, aunque ninguno de los dos se decidía a entrar de verdad al trapo. Según supe posteriormente, la pelea había comenzado por un intento –desconozco si consumado o no– de uno de los contendientes de levantarle la parienta al otro en el bar donde se dejaban caer habitualmente. Sea como fuere, el intercambio de empujones e insultos en plena calle resultaba más ridículo que otra cosa.

    Por aquel entonces, cuando yo mismo no me veía envuelto en alguna por motivos laborales, se me consideraba una especie de mago apaciguando trifulcas. Así que, tras propinar un empujón a cada uno, me interpuse entre los dos con los brazos extendidos y los separé. El que tenía menos ganas de bronca de los dos se retiró rápidamente, pero la parte ofendida, por así decirlo, me gritó:

    –¡Si no me dejas que le pegue, tendrás que llevarme al manicomio!

    La alternativa me dejó algo descolocado, pero mientras pensaba una respuesta apropiada, me dijo algo todavía más extraño.

    –¡Que voy sin zapatos, joder!

    Le miré los pies y comprobé que en efecto, a pesar de que iba impecablemente vestido con traje y corbata, estaba descalzo.

    Con zapatos o sin ellos, yo tenía que volver al trabajo así que le dije al más calmado de los dos que desapareciera. Así lo hizo. Cuando comprobé que se había perdido de vista y su oponente se había serenado un tanto, me fui por fin a trabajar, satisfecho de mi buena obra del día.

    El episodio, de principio a fin, no había durado ni un minuto.

    Al día siguiente, me enteré de que el tipo que me pidió que le llevara al manicomio murió apenas unas horas después del incidente.

    Por lo visto, después de la pelea, ingirió una cantidad indeterminada de pastillas para dormir. Me contaron que la dosis, aun siendo elevada, estaba lejos de ser letal, y parece ser, pues, que se trataba de lo que en psiquiatría se conoce como “parasuicidio”, es decir, una falsa tentativa de suicidio dirigida a llamar la atención, en este caso de su novia. Sin embargo, tuvo la mala ocurrencia de regar las pastillas con unas copas en un bar, y la combinación de alcohol y barbitúricos provocó que, como sucedió con Lupe Vélez, cayera fulminado al suelo y se golpeara fatalmente la cabeza.

    Siempre me quedé con la duda de qué demonios había pasado con sus zapatos.

  27. castrofortino

    miércoles, 14/03/2018 — 05:56
    siempre que se habla del infanticidio me acuerdo del picozapato

    Un pollo tan darwinista y está a punto de extinguirse. Pues que se extinga, por cabrón.

  28. S es culto y estupendo, da lecciones y recibe insultos. Con quien hay que meterse es con Jrg y Viejita. Pero meterse con una Viejita es una falta de respeto a los mayores que no se concibe.
    Meterse con Arcadi no procede porque él no va a venir aquí a rebatir nada, en cambio sus fans que aquí son legión, caen sobre ti por turnos.
    Con jrg hay que meterse, porque inunda, hay que decirle que debería hablar solo del mundo de motor, de gentes de país vasco y Francia, negocios y puede que alguna experiencia personal. Pero que no de lecciones morales, que no cambie de tema para contar su vida, que no hable de restaurantes pijos y sobre todo que no ponga música. No tiene ni idea de poner música.
    Chopsuey está inundado de fachas, falangistas, fascistas, etc. Por mucho que Follandeiro escribiera magistralmente que ya no existen, será que están aquí todos. Viejita, Zeppi, Perroantonio, el marqués, Gauss, Brema, Parker… son fachas.
    Y todos orgullosos de serlo, menos Perroantonio que lucha contra su ser por ser demócrata, lo consigue.
    Para mí, que no había leído el panfleto feminista comunista de la huelga, flipé con las reacciones que aquí leí.
    Una vez leído, veo que es principio de accion y reacción. Pero queda un poco raro. Pongan de entrada el panfleto y luego expláyense a gusto. Porque sin el panfleto por delante lo de verduleras está fuera de lugar. Lo está de todas maneras.
    El marqués debería haber dicho: “el que ha escrito el panfleto y los que van a la manifestación parecen verduleras y deberían expresarse más correctamente”
    En cambio, el marques de cubaslibres se expresó sin mesura y debería hincar la rodilla y pedir perdón al feminismo.

  29. Bertrand de Got jueves, 15/03/2018 — 04:20

    Santidad.
    Gracias Santidad.

    Y del cielo sonó una voz:
    -Detente Abraham, no mates a tu hijo.

    Y el hijo se fué al infierno a pinchar discos para los jevis.
    Abrazó los coches a pilas, y dió instrucciones de funcionamiento a los que ignoraban…

  30. Buenos días, solamente decirles que ayer empecé el libro que Perroantonio -único demócrata que habita en estas páginas según el Papa de Roma- me firmó con boli azul en la Feria del Libro de Madrid el año pasado. Así de atrasadas van mis lecturas. Eso sí, ya voy por la letra E.

  31. Ese inolvidable día de la firma de libros conocí a dos grandes del balón, Perroantonio, líbero, y Boniparker, medio volante.

  32. ALTA Y BAJA CULTURA
    Quizá debería centrarme en la noticia que tiene a España en vilo, pero soy de natural mariposón: revoloteador, deambulante y holometábolo. De lo que me dicen quizá atienda solo a lo secundario, a lo ínfimo, a lo aledaño; y sufro, por lo demás, metamorfosis completa, ya que fui larva y pupa y ahora nada más que imago. Así, del sermón de Sor Pirate me he quedado con lo del porno, y me ha dado por pensar en la evolución -a peor- de ese mundo que, no obstante ser siniestro, dio algunas obras maestras dirigidas por Luca Damiano, Mario Salieri o Pierre Woodman. Entre los patrios, José María Ponce. Aquellas películas de alto presupuesto, con fastuosos vestuarios de época, como The Pyramid, The Gigolo o… aquella cosa decadente y lyncheana que fue Látex… A todos ellos los conocí en mi breve pero intensa carrera en el mundo del porno. De la que hay, por cierto, testimonio gráfico y una entrevista en televisión. Lo de ahora no es más que amateurismo, rodajes soeces, falta de imaginación… baja cultura frente a la alta cultura de la época dorada de un arte desaparecido. Pienso que el libro que me gustaría escribir es el de la intrahistoria del porno peninsular; ver de nuevo a la gran Eva Morales, a María Blanco, a Ponce, a mi amada Tania…

  33. Huelga decir que ese libro solamente puede ser escrito por un hombre, por alguien de escritura musculosa y aeróbica, y que una obra de tal importancia no puede dejarse en manos de una escritora, siempre propensas a las descripciones egóticas y a la neurosis introspectiva.

  34. Por lo demás, fray Bertrand, prometo no volver a denigrar a nadie con el espantoso insulto de «lumbreras». Bastantes lágrimas hay ya en el mundo.

  35. Y, por último, os quiero decir que nos ha escrito el Ministro del Interior. Copio el mail:

    Eztimao zeñora y zeñore:
    Lo zervizio zecreto me han informao de que he zío tildao en zu fanzín de «machito zeviyano». Decil.le que o zejan en zu atitú inzurtante o una de do: o me pongo a de llorá o zuz mando a la polisía nasioná.
    Atentamente,
    Er Meniztro de la Coza del Interió

  36. Bertrand de Got jueves, 15/03/2018 — 09:19

    Josenez, justifíqueme que usted es demócrata.

    Estimado Pontífice, mis únicas credenciales democráticas son mi madridismo, mi abono a San Isidro y mi amor por Dickens y Buddy Holly.

  37. Dentro de cada uno llevamos un instinto que nos impulsa a defender nuestra vida. Pero también dentro de nosotros llevamos oculto el deseo de morir, un deseo que utiliza diversas excusas para justificarse.

    Asesinatos, S.L. Jack London (1910) y R. L. Fich (1963).

  38. Amigo Got, acerca del manifiesto de marras, una posibilidad sería traerlo aquí e ir diseccionándolo a cachitos, eso que los pedantes decimos deconstrucción. Daría para unas cuantas páginas, porque creo recordar que ya en el primer párrafo hay alguna perla.
    Pero sería abusar y por otra parte ya se nos ha explicado que se puede estar de acuerdo con una reivindicación aunque la proclama que la emita nos parezca una mierda. Es posible, pero desde luego no es mi caso, aunque para no pecar de hipócrita admitiré que probablemente el problema es que no cumplo la premisa.
    Yo pienso que ya somos talluditos y los que no, por lo menos son inteligentes, de forma que caer en ese ejercicio sería poco menos que un insulto intelectual.
    En mi caso confieso que llegué hasta lo de la soberanía alimentaria.

  39. Yo, cuando me llaman facha ni parpadeo. Si alguien busca mi reacción que empiece en nazi heteropatriarcal y vaya subiendo.
    Esta insensibilidad tiene dos concausas, creo yo. La primera la habituación, fenómeno que ocurre con todo estímulo y que va parejo al abuso del énfasis tan de nuestros días. La segunda a la edad. Según te vas haciendo uno viejo vas perdiendo terminaciones nerviosas, la sinapsis se ralentiza y casi todo te la sopla.

  40. viejecita miércoles, 14/03/2018 — 10:19

    Viejecita, gracias por su dato. Según parece la hija apreciaba a María.

    El libro reflexiona más sobre el absurdo que sobre el suicidio. Y es curioso que la obra paradigmática del teatro del absurdo de Beckett comience con una acotación escénica tal que: “Carretera de campo con árbol. Noche”

    Albert miércoles, 14/03/2018 — 19:11

    Albert, de nada.
    Con el día perro de ayer a cántaros, y literalmente entre Pinto y Valdemoro, no pude verle.

  41. Friends, Romans, countrymen, lend me your ears;
    I come to bury Caesar, not to praise him.
    The evil that men do lives after them;
    The good is oft interred with their bones;
    So let it be with Caesar. The noble Brutus
    Hath told you Caesar was ambitious:
    If it were so, it was a grievous fault,
    And grievously hath Caesar answer’d it.
    Here, under leave of Brutus and the rest—
    For Brutus is an honourable man;
    So are they all, all honourable men—
    Come I to speak in Caesar’s funeral.
    He was my friend, faithful and just to me:
    But Brutus says he was ambitious;
    And Brutus is an honourable man.
    He hath brought many captives home to Rome
    Whose ransoms did the general coffers fill:
    Did this in Caesar seem ambitious?
    When that the poor have cried, Caesar hath wept:
    Ambition should be made of sterner stuff:
    Yet Brutus says he was ambitious;
    And Brutus is an honourable man.
    You all did see that on the Lupercal
    I thrice presented him a kingly crown,
    Which he did thrice refuse: was this ambition?
    Yet Brutus says he was ambitious;
    And, sure, he is an honourable man.
    I speak not to disprove what Brutus spoke,
    But here I am to speak what I do know.
    You all did love him once, not without cause:
    What cause withholds you then, to mourn for him?
    O judgment! thou art fled to brutish beasts,
    And men have lost their reason. Bear with me;
    My heart is in the coffin there with Caesar,
    And I must pause till it come back to me.

  42. Si la reinserción social es el único fin de la pena aquellos que no necesitan reinsertarse o que no tienen posibilidad alguna de conseguirlo deben quedar exentos de castigo. Obligarlos a pasar por un encierro que no provocará el efecto pretendido sería cruel e inhumano.

    El político corrupto, plenamente consciente de sus actos, perfectamente insertado en la sociedad posiblemente no aprenda nada en prisión. No conseguirá ni mayor ni mejor inserción social que la que tenía antes de entrar, cuando funcionaba como líder, contribuyendo activamente a moldear la sociedad. Es más, posiblemente pierda mucha inserción y se le cause el mal que se quiere evitar, marginalizándolo. Idem de lienzo para el banquero de campanillas, el empresario de altura o el policía corrupto, por poner algún ejemplo más.

    Por otro lado aquellos que son claramente irrecuperables, los que médica o psicológicamente no van a conseguir ser reinsertados, por su voluntad deliberada y rebelde a ello, por fanáticos o por su constatada incapacidad ara aprovechar las oportunidades que con el encierro les brinda la sociedad, tampoco deben entrar en prisión. Porque al igual que los primeros de ello no obtendrán el ansiado beneficio sino únicamente una mayor marginalización, un estigma, un baldón que les acompañará siempre y que les impedirá, aún más, obtener un trabajo, encontrar un lugar productivo en y para la sociedad.

    Así las penas, constitucionalmente hablando, no son para los malvados, sino para los buenos ciudadanos que un día cometieron un desliz, pues son los únicos a los que su aplicación puede beneficiar. Estos generalmente son individuos respetuosos que un día se han equivocado y por ello aceptarán resignados el castigo, comprenderán la obligación que tienen para con la sociedad de reinsertarse, se arrepentirán y no lo volverán a hacer más.

  43. Mi visita a la LSU (Universidad pública de Louisiana) me permite conocer el otro New Orleans, el de los que viven y trabajan allí. El Departamento de Neurociencias está formado por unas cuarenta personas de la cuales sólo son de color el personal subalterno y la gran mayoría provienen de diferentes países. Está claro que hay una selección positiva de los más inteligentes. Dos de ellas dicen haber nacido en “Ho Chi Min city”, entiendo que se refieren a Saigón. Tienen orden, disciplina y grandes medios, y a pesar de ser pública todo tipo de facilidades para crear spin-offs.
    Por la tarde nos vamos al Warehouse, un barrio pegado al Missisipi y alejado del French Quartet, aunque también lleno de galerías de arte y locales con música in vivo. Nos vamos alejando siguiendo la senda del río hasta un barrio residencial donde está la magnífica Loyola University y tiene su residencia el jefe del Departamento. Vive en una casa singular de los años 30 que parece sacada de una obra de Tennese Williams. Nos lleva a cenar a Gautreau’s, aquí empieza la risa.

  44. El tal Gautreau’s es un local situado en la zona residencial, no apto para turistas y a precios disparatados. Me dejo recomendar y empiezo con un confit de pato y como plato principal un Ossobuco. Vinos de alto nivel , Chateaneau du Pape blanco y un Pinot Noir de Oregón. El confit carece de cualquier refinamiento y no se entiende que pueda ser un entrante, pero el disparate llega con el Ossobuco que está preparado a base de rape reseco. Lo rechazo airado y la camarera se resiste diciendo que es un plato fuera de carta y que ha explicado de qué se trata. Como me he venido arriba con los vinos le digo que no sabe con quien está hablando, que desde que los españoles y los franceses dejamos Louisina han caído en una cultura primitiva y que un Ossobuco no puede estar hecho con rape. El jefe del Departamento, cliente habitual de la casa, intercede por mi y pide retirar el engendro que me sustituyen por un Filet Mignon a los pocos segundos.
    Una vez más he tenido que poner orden.

  45. ¿ Entonces Magusiño en qué quedamos? ¿ Unas hostias bien dadas y para casa y no vuelvas a reincidir pillín..? ¿ O a la isla con estos de t5?

    Yo ya me pierdo en lo humano e inhumano que es la perpetua. ¿ Y si lo arreglamos con fusilamiento?.

  46. A mí me da que el marqués de los Páramos come todos los días un engrudo frío, llamese sopa, servido en cuchara de alpaca y mantel de hule.

    Así tan enfadadito anda con el mundo y soñando con castillos dónde pueda ejercer el derecho a pernada.

  47. Tareixa jueves, 15/03/2018 — 13:33
    ¿ Entonces Magusiño en qué quedamos?

    Precisamente el haber puesto en la constitución que la pena es para reinsertar es lo que da pie a la prisión permanente revisable. Uséase, lo que da sentido a la cadena perpetua, al establecer “no sales hasta que aprendas, que es para lo que estás aquí“. Si la reinserción da sentido la pena también justifica la duración indefinida hasta que se consiga la reforma del reo. Por ello la prisión permanente debería ser constitucional. La sociedad se toma muy en serio ciertas cosas, que “aprendas” lo que está bien o mal por ejemplo.

    Si la pena sólo fuera castigo y la reinserción y la reforma un asunto estrictamente privado no controlado por el estado, como siempre es posible que eso ocurra, privar a alguien de la posibilidad de haberse reformado sería especialmente cruel. En ese caso yo no vería margen para la cadena perpetua. me parecería, como me parece, un barbaridad.

  48. Juammalodíguez, epítome del pepitomorinyismo: «El 13 de marzo de 2018 pasará a la historia como el día en el que los antimourinhistas practicaron más sexo».

    Yo me alegro mucho de la derrota de Pepito Morinyo, pero desde la tribuna de mi ascetismo he de decir que jamás llegaría a celebrarlo yaciendo con una hembra. Sí abriría una botella de champaña, entonaría cánticos regionales y saldría al balcón a gritar frases obscenas contra los pepitomorinyistas mientras me agarro las partes pudendas.

    Que es lo que voy a hacer esta noche para celebrar la acusación contra XAEATbit AEATlonso.

  49. Buenas tardes a todos. Varias cosas :

    Bertrand de Got jueves, 15/03/2018 — 04:20

    Chopsuey está inundado de fachas, falangistas, fascistas, etc. Por mucho que Follandeiro escribiera magistralmente que ya no existen, será que están aquí todos. Viejita, Zeppi, Perroantonio, el marqués, Gauss, Brema, Parker… son fachas.
    Y todos orgullosos de serlo, menos Perroantonio

    ¡ Qué gozada que me haya colocado en tan excelsa compañía. ! ( Para un viernes quisiera yo merecérmelo.

    – JrG ( 05′ 57 ). Ese Apache de Los Shadows, es de mis tiempos jóvenes. Y me encanta, pero no lo tenía, que el disco era de mi hermano… Lo meto entre mis Favoritos. Muchas Gracias.
    Y no es verdad que no sepa usted poner música buena.

    – Señor Verle ( 11′ 54 )
    La hija de Camus fue siempre muy respetuosa con ella y apreciaba a María Casares, y eso lo aprendió no solo de su padre, sino también de su madre.
    Y, en un momento dado La Casares tenía que arreglar las goteras de su tejado, y no tenía dinero, así que pensó en vender esas cartas, y preguntó a la hija si a ella le importaría. La hija le dijo que sí, pero que no quería perjudicarla, así que buscaron un experto que las valoró, y ella le pagó a Casares por las cartas. Aunque rica no era. ( tampoco Casares lo era, y seguramente hubiera podido conseguir más dinero subastándolas )
    Y la hija las conservó años de años, y no las ha publicado hasta ahora, muchísimo tiempo después de la muerte de Camus, de la mujer de Camus, y de Casares. Que ya esa correspondencia ha perdido el aspecto de cotilleo morboso.

    Y es que, además, en cuanto Camus se mató en aquél accidente, su mujer le dejó a un amigo ( famosísimo también ), que le llevase a Casares las cartas de ella a él que estaban en un cajón del escritorio de Albert. Con lo que María tenía la correspondencia completa, las dos partes. La de Camus a ella y la de ella a Camus.
    Una generosidad impresionante por parte tanto de la mujer como de la hija de Camus, y que dice muchísimo en favor del propio Camus, que en ningún momento las abandonó, ni les hizo sentirse relegadas.
    O sea que eran todos ellos unos verdaderos señores.

    Espero que me perdonen por haber escrito tanto.
    Ya siento.
    ( pero no lo borro )

  50. Sinceramente, lo de ser demócrata lo llevo bastante regular. Creo en los procedimientos pero desconfío de las personas. Empiezo a sentirme más cómodo con el despotismo ilustrado, pero siempre que me dejen a mí ser el Déspota y decidir sobre qué ilustramos. Bueno, estoy mintiendo: yo donde juego cómodo es en segunda fila, dando ideas —malas— y resolviendo líos (aunque no al modo alejandrino, sin usar la espada).

    Facha es un término descriptivo, aunque sólo suele describir con exactitud a quien lo utiliza. Fachas, lo que se dice fachas, me los he encontrado de todas las ideologías. Los más insoportables, ciertos fachas progres que con el haz van de guays y con el envés te la clavan sin pestañear y además lo justifican por el bien común (hay que joderse).

    Me llevo directamente mal con los extremistas, a los que desprecio, y especialmente con los nacionalistas, que me parecen mayormente tontos del culo (los listos suelen ser simplemente jetas). Como estoy rodeado de ellos, y no sólo indígenas, procuro no prestar atención a sus chorradas, algo bastante difícil porque es bien sabido que los malvados funcionan a cuerda pero los tontos a pilas.

    Los comunistas de mi generación, aunque siguen creyendo ser marxistas —cuando en verdad siempre han sido cristianos macabeos— lo cierto es que sólo comunizan en la sociedad gastronómica. En general me llevo muy bien con ellos. Con comunistas jóvenes no he tratado, pero me hacen gracia; eso sí, les pagaría un Erasmus quinquenal en Corea del Norte, a barrer autopistas.

    Más difíciles me parecen los socialistas, que tienen la pasmosa habilidad de defender una cosa y su contraria con igual vehemencia, según lo mande el partido. Son muy obedientes. Y plurales.com

    También suelo colisionar con los melifluos. Gravemente. Continuamente. Desastrosamente (para mí).

    Liberales creo que sólo he conocido a uno, aunque como trabaja —es un decir— en el sector público, tiendo a no tomarme en serio sus filípicas.

    Con los anarquistas me río mucho.

    Me gustan también los niños y los perros.

    Y las plantas.

    Con las plantas no me he peleado nunca. Creo.

  51. Próxima vez en vez de llevar un libro para que me firme, le llevo la tarjeta de baile para todas las danzas griegas, después rompemos platos contra la luna.

  52. Antes me he olvidado de decir que me ha gustado muchísimo el relato de Gomez (00′ 43 )
    Y que ¡ Menos mal que lo he leído este mediodía ! Que si lo llego a leer cuando lo puso aquí, no hubiera dormido en toda la noche intentando imaginar qué podía haber ocurrido con los zapatos…

  53. Azaña se reía del secretario general del PCE, José Díaz, porque era un andaluz semianalfabeto que decía «presonas». No sé si le haría gracia que, además, fuera uno de los que tuvo que dar el visto bueno a que se llevaran a cabo las matanzas de Paracuellos. En cualquier caso, Díaz parece más capaz que nuestros comunistas hodiernos. «Tropa nostálgica del medievo», dice el cavernícola.

  54. Lo que está sucediendo en el centro de las ciudades, y sobre todo de mi ciudad, me tiene comida la cabeza y muy cabreada. Ayer vi un documental espléndido, Citizen Jane, sobre la batalla de Jane Jacobs por salvar NY de políticos eugenistas jugando a urbanistas, promotores inmobiliarios y especuladores. La batalla tiene ya unos años, y Jacobs sólo cuenta, en un libro que aún es la biblia de antropólogos y estudiosos de las ciudades (Muerte y vida de las grandes ciudades), la patita de la gentrificación; aún no había llegado la época de la turisticación airbiniana, el desembarco de los fondos de inversión en el sector y el vaciado de Venecia. O de la plaza de Santa Ana, donde sólo resisten ya 14 vecinos y donde tantas veces he ido a tomar cañas, a hacer tertulia taurina o a otras actividades menos confesables en el hotel Victoria.

    Qué envidia de los holandeses sublevándose contra la turisticación de Ámsterdam o de los neoyoquinos y su Occupy WS.

  55. Señoritos, señoritas (yo pongo siempre a los hombres primero, porque son el sexo débil):

    Uno de nuestros amabilísimos y queridos lectores, cuyo nombre mantendré en secreto de momento, nos ha enviado el libro del señorito Mortimer Gaussage en formato EPUB, para que lo puedan descargar en sus dispositivos electrónicos favoritos. Es su primera edición en EPUB, así que les ruego disculpen los errores, si los hubiere.

    DESCARGA: En formato EPUB. En formato Kindle.

  56. Comentarios técnicos:

    En principio -sólo he visto portada y primeras páginas- va de lujo la versión para Kindle del libro de Gaussage. Enhorabuena y gracias al anónimo activista.

    Perro, ya que lo dices, sí, empezaba a echarle la culpa a mis cosas pero veo que no sólo me pasa a mí. Se carga muy lenta la página, por momentos incluso ni lo consigue, va muy pesada, tanto en W10 como en Android. Desde hace casi una semana.

  57. ¿fachas progres?
    No me parece posible.
    Para mí facha es un votante del PP o uno que añora a Franco, de ideología conservadora.
    Normalmente los fachas no son nazis, nazi implica ser racista.
    La gente de izquierdas tiene sus propios términos despectivos, comunista, estalinista, leninista, rojo… o progre.
    Progre debería venir de progresista, lo contrario de conservador. Pero un progre más bien es un comunista o socialista que es consciente de que el capitalismo ganó la guerra fría y se consuela creyéndose mejor persona por ir a manifestaciones y cosas así.
    Un progre está a favor de la huelga feminista y un facha en contra. Son antónimos.

  58. Lo de que son fachas quienes votan o han votado al PP yo lo extendería, por poner el asunto sus justos términos, también a los que les gusta el azul, a los que sin gustarles les sienta bien al vestir, a los que les molan las gaviotas, los alcatraces y demás aves marinas, a los que no las desprecian expresamente y a los que tienen conocidos que han votado al PP, les gusta el azul o las gaviotas y que, cuando se enteran, no dejan inmediatamente de hablarles.

  59. A mí me gusta mucho el picozapato, insisto . Tiene un no sé que en su mirada y andares.

    Me paso horas muertas buscando en Youtube cosas de él. Creo me he enamorado y todo.

  60. Uno: El picozapato es uno de mis muchos avatarelos y nadie parece haberse dado cuenta.

    Dos: Se me ningunea al punto de excluir me del listado de fachas.
    Tome nota Papiso, o pensiones o autonomías.

    ¿Qué Le parece eh, eh?

  61. Hace ya unos cuantos años me paseaba tranquilamente por una edición de la Feria del Libro de Madrid cuando oí por la megafonía que en una de las casetas firmaba libros Jiménez Losantos, concretamente uno titulado La dictadura silenciosa, libro que jamás leí ni recuerdo de qué trataba. Yo, que veo una tentación y no me resisto, acudí rápidamente y me puse en la nutrida fila acordándome de Enriqueta.

    Enriqueta era una amabilísima y simpática señora mayor del Barrio de Salamanca, con cuya sobrina nieta andaba yo en aquel tiempo atentando contra el Sexto Mandamiento.

    Solterona empedernida, Enriqueta se fumaba los paquetes de Winston doblaos, uno tras otro, citaba constantemente a Ussía con su voz fuerte (decía que un su libro sobre buenas maneras debería ser obligatorio desde la Primaria) y era, además, gran admiradora, enorme admiradora, del susodicho radiopredicador.

    Compré el libro con una dedicatoria amable para Enriqueta y se lo regalé a los pocos días en una de las cafeterías donde hacía tertulia cotidiana con sus viejas amigas del Frente de Juventudes. Le gustó y me lo agradeció, pero jamás me perdonó una cosa que le dije: que, para saludar, Federico, ¡su Federico!, daba la mano floja, sin fuerza, blanda, fofa.
    -Has hecho polvo a tía Enriqueta, me dijo pícaramente su dulcísima, inteligente e inolvidable sobrina al salir de la cafetería de Goya.

  62. Pirata Jenny miércoles, 14/03/2018 — 21:4

    ser especialmente cuidadoso y liberal.

    Pirata, en ese contexto, la frase es de un sarcasmo fino. Me descubro.

    Botillero

    miércoles, 14/03/2018 — 22:20
    Historia de S.

    #TodosSomosBruno. Hostia, no, que Bruno es el de Las partículas elementales.

    #TodosSomosBrema.

    Gómez jueves, 15/03/2018 — 00:43

    No sé si fue en Apuntes en sucio o en su blog pero ese recuerdo ya se lo había leído. En ese asunto los británicos son unos virtuosos. Los he visto liarse a hostias sin mediar palabra. Sin preámbulos.

    Bertrand de Got

    jueves, 15/03/2018 — 04:20

    S es culto y estupendo.

    Y guapo, y gallego. Lo tiene todo, el cabrón. Lo sabemos. Se nota que V. Santidad habla con el Señor en innumerables pasiones y cantatas.

  63. Si que percibí sus avatares, señor Adaptación, a ver sino mi querencia. ¡Ay qué siempre anda buscando mimitos y atención!

    Es usted mi animal favorito, pero el primero y para siempre el ave esa.

  64. Y soy muy, pero que muy liberal en todo pensamiento, si bien me caso con mis amantes. Les pongo piso y todo.

    No sé qué será ser facha, debe doler.

  65. S., aunque no importe mucho, juraría que este recuerdo no lo había escrito en ninguna parte. Por lo menos eso creo.

  66. Bremaneur jueves, 15/03/2018 — 10:03
    Aquí, la proposición de ley.

    Al bibliotecario Bremaneur se le va a acumular e el trabajo, pues parece que vuelve la Santa Inquisición y todo su esplendor con la nueva ley de memoria histórica presentada por el psoe.

    La venganza política por haber perdido la guerra hace 80 años está servida; que ahora la ganarán con la ayuda de esta ley.

    Los críticos y los no afines al psoe y podemos que se vayan preparando para perder -“castigados”, 3 veces aparece este término- sus puestos oficiales.

    Los derechos y libertades constitucionales son violados de manera sistemática a lo largo del farragoso texto. Pero, ?qué importa cuando queremos podemizarnos y sovietizarnos?

    Un solo ejemplo de muestra, pues el largo texto de 31 paginas de letra pequeña en formato A4, de folio estándar, no tiene desperdicio.

    Disposición Adicional Primera de la Nueva Ley de la Memoria Histórica propuesta por el Psoe el 22 de diciembre de 2017.

    5. El juez o tribunal acordará la destrucción, borrado o inutilización de los libros, archivos, documentos, artículos y cualquier clase de soporte objeto del delito a que se refieren los apartados anteriores o por medio de los cuales se hubiera cometido. Cuando el delito se hubiera cometido a través de tecnologías de la información y la comunicación, se acordará la retirada de los contenidos.
    En los casos en los que, a través de un portal de acceso a internet o servicio de la sociedad de
    la información, se difundan exclusiva o preponderantemente los contenidos a que se refiere el apartado anterior, se ordenará el bloqueo del acceso o la interrupción de la prestación del mismo.»

    A este fanzine le puede esperar un negro futuro si esta ley llega un día a ser aprobada, pues sus contenidos podrían ser destruidos o terminar en un “nuevo indice”, en el mejor de los casos.

    http://www.congreso.es/public_oficiales/L12/CONG/BOCG/B/BOCG-12-B-190-1.PDF

  67. Procuro fijarme viernes, 16/03/2018 — 00:00
    Hoy han sido los idus de marzo.
    Qué tal estáis.

    Puse antes el discurso de Marco Antonio con ocasión de la muerte de César, versión shakesperiana, tal día como hoy apuñalado por sus allegados y amigos. Por lo demás todo bien.

  68. A los pocos párrafos ya se advierte que ley de la verdad conveniente ha sido redactada por alguien ignorante y osado. Esa gente, en España, suele tener éxito en el mundo de la política.

  69. Mgaussage viernes, 16/03/2018 — 00:42

    Puse antes el discurso de Marco Antonio con ocasión de la muerte de César, versión shakesperiana, tal día como hoy apuñalado por sus allegados y amigos. Por lo demás todo bien.

    MGAUSSAGE jueves, 15/03/2018 — 12:20

    Friends, Romans, countrymen, lend me your ears;
    I come to bury Caesar, not to praise him.
    […]

    Verdad, MGauss.
    Mis disculpas.

  70. Se puede quitar a Gauss y poner a Adaptaciones en la lista de fachas que puse.

    Las drogas fueron más o menos legales hasta que llegó Nixon para prohibirlas. No me siento papaz de afirmar que la prohibicion haya sido para bien, tampoco que si fueran legales el mundo seria mejor.
    Pero ya que la estupidez insiste: Llamazares rojo progre, Nixon facha.

    Al menos coloquialmente, así usa la gente los términos facha y progre en el siglo XXI.
    Seguro que hay colunistas de opinión escribiendo que Fidel Castro es más facha que Franco, pero eso todavía no ha calado suficientemente en la sociedad. Tendrán que insistir en ello.

  71. 22.06 (UTC-5). Aeropuerto de Dallas Fort Worth. Las cosas vistas en otra dimensión espacio-tiempo resultan tan relativas que se hacen incomprensibles. No obstante, me reafirmo en que Tareixa es una super verdulera y una borracha.

  72. Pues no sé, Gómez. Será un falso recuerdo de esos, mío. El caso es que al principio no, pero al llegar a los zapatos y el manicomio supe que luego vendría el parasuicidio.

    ***

    Facha y progre son dos términos, hoy en día, carentes de todo rigor y objetividad. Ahora, V.S. siempre son de agradecer algunas orientaciones relativas a estas cuestiones.

Los comentarios están cerrados.