Si el joven Hemingway… (Serenata de Plomo. III)

Serenata de Plomo 3
Por Martin Holmes.

Si el joven Hemingway cabalgaba por lo mercantil era más que probable que hubiese hecho una escala en lo de Lola la del Lunar. El tugurio de Lola fue un local decente hasta que lo colonizó la embajada siciliana y se llenó de tíos con betún en el pelo y tallarines en la corbata. Déjenme que les diga algo sobre los italianos: son ruidosos como una manada de puercos, pegan a sus mujeres y están locos por las óperas de Verdi. Cuenta la leyenda que una vez se vio a un italiano trabajando, pero si eso es cierto, mi abuela vivía en un árbol hueco y los domingos hacía mantequilla. Conocía a Lola desde los tiempos en los que hacía la calle en el distrito trece, vivía con un pianista tuberculoso y tenía que remendarse las medias. El pianista se murió y Lola ya no tiene necesidad de coserse los tomates, gasta ligueros de seda y tiene agarrados de los pendientes a media docena de concejales. Nadie conoce el apellido de Lola ni dónde tiene el lunar y a ella le gusta decir que es independiente, pero todo Chicago sabe que su tertulia, el “Nitty Gritty” del North West Side, al lado del Hotel Congreso, la dirige Johnny Torrio el Cerebro, un espagueti ladrón que hizo su fortuna prestando con usura en los Five Points de Nueva York. Lola ya no galopa, que para eso está la juventud, y dirige el local vestida con un cuello de armiño y un loro en el hombro que se llama el Profesor Charmé y llama a los clientes por su nombre. Cuando me dejé caer por el “Nitty Gritty”, el Profesor Charmé me saludó y pedí un trago.
—¿No te has enterado de la Prohibición?, vender alcohol es ilegal y esta es una cuadra decente –me dijo Lola.
—Seguro que guardas un poco del vino de misa, Lola.
Lola me sirvió un whisky dentro de una taza de té y me guiñó un ojo.
—Este pis es infecto, pero no hay otra cosa.
—¿Qué fue del coñac de los senadores?
—Se lo llevó el viento, como a los periódicos viejos. Ahora tengo que comprarle la ponzoña a Johnny Torrio. Se llama whisky El Viejo Coronel, no me preguntes por qué, prácticamente es alcohol metílico y es probable que te deje ciego, pero lo tomas o lo dejas.
—¿Qué fue de los viejos tiempos?
El trago me cayó como una bala, así que pedí otro. Empecé a ver peor. Me pitó un oído. Pensé que era el tranvía. El Viejo Coronel era la bomba.
—Todo el mundo sabe que no tienes un níquel, Ace, y aquí se fía el whisky, entre otras cosas porque me da vergüenza cobrarlo, pero la hípica se paga a tocateja.
—Es la historia de mi vida. Mejora cuando la cuento acompañado de un zíngaro tocando el violín.
—¿Qué te trae por aquí?
—Ando buscando a un tipo: se llama Ernest Hemingway, unos veinte años, un héroe de guerra, va con una capa y creo que es sarasa. Sabe pelar una zarigüeya con un cuchillo de monte.
—El joven Ernie. Un buen chico cuando está sereno. No es sarasa, pero se le arruga el palo mayor cuando bebe dos copas del Viejo Coronel. Entonces se enfada y busca camorra. Las chicas le adoran porque les enseña sus cicatrices de guerra. Se las da de políglota y dice que aprendió el italiano, pero solo sabe preguntar dónde están los burdeles y pedir lumbre. ¿De veras sabe pelar una zarigüeya?
—Palabra.
—A veces nos recita poesías, pero no riman. ¿Quién le busca?
—Su padre, el piadoso doctor Clarence Edmonds, especialista en iniquidades bíblicas, sean lo que sean. Quiere que vuelva a casa y estudie para contable. ¿Seguro que no es sarasa?
—El chico se está metiendo en una camisa que le viene grande. Pretende iniciar una carrera de contrabandista de licor y Torrio ya le está tomando la medida. Ernie cree que es duro. Se equivoca.
—Todos lo creen.
—Suele frecuentar la Taberna de los Doce Picheles, en la avenida Wabash. Dice que está cerrando un negocio con los italianos.
—¿Torrio se lo toma en serio?
—A Johnny Torrio el Cerebro le da alergia la competencia, aunque venga de un chaval que sabe pelar zarigüeyas. En circunstancias normales le mandaría a su pueblo con una paliza, pero Torrio tiene un nuevo matón que está como una cabra. Se apellida Capone, tiene cara de perro y un recuerdo en la mejilla, es nervioso, violento y sifilítico. Preferiría meterle el dedo en el culo a un oso que buscarle las cosquillas.
Me soplé otro par de Viejos Coroneles y acabé viendo a San Genaro en la parrilla. El pitido del tranvía persistió. Sentí como se me producía una hemorragia interna. Probablemente me moriría, pero mientras tanto visité al tigre, me mojé la nuca y eché una meada espesa como el alquitrán. Así debe evacuar Satanás, pensé. Me sentí mejor. Me sentí como nunca. El Viejo Coronel sabía como alegrarle la tarde a un buen chico de pueblo.

167 comentarios

  • Martín, Martín,.. el de la parrilla es San Lorenzo.
    San Jenaro, patrono di Napoli, fue asado en un horno.
    A mí los italianos me chiflan, que quieren que les diga.

  • Diossssss, cómo disfruto con este pulp.

    Bonnie, sois legión las que gustáis de los italianos. Un día os reuniré a todas en la plaza de mi pueblo, saldré al balcón del ayuntamiento y perdonaré vuestros pecados.

  • Bremaneur 24 de ene de 2014 10:04
    Diossssss, cómo disfruto con este pulp.

    Bonnie, sois legión las que gustáis de los italianos. Un día os reuniré a todas en la plaza de mi pueblo, saldré al balcón del ayuntamiento y perdonaré vuestros pecados.

    Brema, antes me ha de permitir soltar un discurso. Seré breve serán mis primeras palabras.

  • Jejeje, qué malvadez. Los restaurantes italianos me salvan la vida, aunque soy un genio cocinando pasta. Dicho sea con toda la modestia que permita el decoro.

    Holmesss, la admonición masiva de los pecados da para un discurso breve y contundente. Tienen que salir llorando.

  • No sé por qué, machos hispánicos, ¿son ustedes tan jeiters de los italianos? Si ya los hemos humillado en fútbol..¿hay más razones?

  • Soy un firme partidario de las efemérides con que se conmemoran sucesos notables de carácter histórico. Es cierto que son una especie de charanga, a veces estridente, a veces bien acompasada, cuya música se aleja conforme pasa la fecha a recordar, dejando en el aire una última nota, un último eco apenas definible. Ciclos de conferencias, aluviones de novedades editoriales, volquetes de noticias periodísticas, congresos, exposiciones; la cantidad, y sobre todo la falta de calidad, de la mayoría de publicaciones y actividades puede devaluar la efeméride. Pienso ahora en la Guerra Civil española, que se ha convertido en un asunto recurrente desde hace ya unos años en el mundo editorial, cultural y periodístico. La avalancha ha llegado en ciertos momentos a ser de tal desmesura que podía causar rechazo adentrarse en ciertos aspectos, muy especialmente para quienes el interés por el tema pudiera ser accesorio.

  • Es interesante pensar cuan prescindible es uno. Siempre habrá alguien dispuesto a acostarse con tu novia o a usar tu moto.
    He llegado a pensar en la inutilidad de escribir algo, pues todo lo que se me ocurre siempre alguien ya lo hace mejor. Creo que si me empeñara mucho podría llegar a escribir igual que Brema o Martin Holmes, pero para qué, si ya lo hacen ellos.
    Disculpen este ataque de nihilismo.

  • «Déjenme que les diga algo sobre los italianos: son ruidosos como una manada de puercos, pegan a sus mujeres y están locos por las óperas de Verdi»

    Me parece que no. Y este es el único “pero” que le pongo al texto, que entiendo lo dice el personaje que es así de chulesco

    (es por tocar las narices ya que todo lo que escribe el señor Martin Holmes es brillante, ¡asco de envidia!)

  • PASIÓN DE CATALANES
    El problema de Cataluña no es España, sino los propios catalanes.
    Cuando siendo muy joven me introduje en el mundo de la farmacología, observé con sorpresa como todos los farmacólogos modernos eran catalanes. Pero mayor sorpresa aún fue comprobar como se anulaban entre sí, fruto del odio africano que tenían unos con otros. Pasando el tiempo ocupé una atalaya que me obligaba a interaccionar con todos ellos, por lo que conocí de primera mano sus cuitas. Pura miseria moral.
    Al observar el asunto Rosell me ha venido este asunto a la mente. Conseguirán que sus odios personales se carguen al mejor equipo de fútbol del mundo.

  • holmesss24 de ene de 2014 08:09
    Y ese déja vu, Bonnie? Detalles, es preciso entrar en detalles.

    Nada del otro mundo, Holmesss..es por un post de Adapts (23 de ene de 2014 20:25, sobre las féminas y lo que ellas entienden por hombre atractivo)… que ya había visto antes en el FB, y que fue ahí donde puse los comentarios pertinentes, de ahí lo de dejá vu.

    Perroantuán23 de ene de 2014 23:11
    Sostengo aquí y en donde haga falta que hay cava catalán tan bueno o mejor que muchos champagnes franchutes.
    ¡A mí la legión!

    Oh la la! Le chienAntoine est trés effronté!!

  • Parker, me has dado una idea para una entrada. A lo Marqués: Elogio de los italianos.

    ***

    Marqués, me paso la vida plagiándole. Espero que haya visto el homenaje en ese “volquete”.

    ***

    Si se confirma lo de Neymar y Rosell, tendremos un nuevo ejemplo de la textura moral de ese pueblo enfermo que es el catalán.

    ***

    ¿Quién recomendó aquí Los tres entierros de Melquiades Álvarez? Una película interesante. Gracias.

    ***

    Un amigo español, llegado a Berlín hace pocos meses, me cuenta sus impresiones sobre los contrastes entre su viejo y su nuevo mundo. Sólo ha tenido problemas con mujeres. Y especialmente con mujeres que sobrepasan los cincuenta. No me sorprende tanto lo primero como lo segundo. Hoy he tenido encuentros con tres, todas jóvenes. A una de ellas, una enfermera $£¥£$ y #%#^$^#, la habría estrangulado con mucho gusto. La otra, funcionaria, me ha tratado con corrección, pero por suerte conozco sus carencias y no me he $£¥>$#%# en su $£#% $£}^#> cuando se ha aturullado al rellenar un formulario. La tercera, encargada de mi supermercado habitual, me ha tratado con corrección y profesionalidad. Amapola entre espigas.

  • Hoy a las 18:30 tendrá lugar el contencioso entre los combinados de España y Francia. Mis alveolos prototesticulares me avisan de una victoria patria, lo que aseguraría una medalla en este campeonato europeo. No obstante, visto el juego irregular de nuestros campeones y el potencial galo, auguro victoria de los francos. No obstante, lo seguro que es que el choque será espectacular y podremos gozar de un juego cuya potencia no está reñida con la técnica. Gane quien gane, pierda quien pierda, los vencedores del encuentro serán los forofos del balonmano.

  • Acojonante, el partido. Después de perder de un carro, el luminoso señala una ventaja de dos goles a favor de España. Maqueda, un petardo; el bueno es Cañe. Errores infantiles que hacen de los porteros contrarios unos portentos, pero a base de velocidad y raza hemos conseguido remontar. Repito: Acojonante.

  • No parece que vaya a ser así, pero ojalá el serial continuase hasta ver a Ace siguiendo a Ernie en medio de nuestra Guerra Civil. Pagaría por leerlo.

    Fue Holmesss quien recomendó aquí “Los tres entierros de Melquiades Estrada”, pero bien pudo haberlo hecho también un servidor. Magnífica.

  • Seguimos empeñados en hacer buenos a los porteros contrarios fallando goles que hasta Bremaneld los metía con la puntalcipote, y mira que era malo. Por otro lado, cada vez que estamos en superioridad nos da por regalar balones y contrataques. Podemos ganar, pero no somos un equipo campeón.

  • A España le faltan porteros, juego con extremos, tiro de nueve metros. Le sobra algún jugador. Venga, a aprender a tirar de seis metros, como si fueran cadetes.

  • Vaya traca ha quemado Maqueda, hacía tiempo que no veía una cos así. Y el entrenador animándole a que siguiera con el tiro-pichón.

  • Paseo por el ensanche: si hoy es viernes toca encontrarse a un escritor. En efecto, me doy de bruces con Luis Racionero, que acaba de cruzar la Diagonal de forma ilegal como yo me dispongo a hacer. Ayer me dio dos sorpresas desagradables: la primera, ver que escribe en El mundo deportivo. La segunda, el contenido de su artículo . Le he abordado y hemos debatido amigablemente unos minutos sobre mi crítica. He visto que no habría acuerdo así que he rematado el tema con un we agree to desagree que ha aceptado. Hemos quedado en continuar otro día.
    Y pensar que fue él quien me despertó en una conferencia la curiosidad por el Tao, tiene bemoles.

  • Los goles han sido de Cañe, Julen y Entrerríos. Lo de Maqueda es un escándalo. Los porteros, mal. Los extremos, ni saben ni contestan.

  • Implicado activamente en la causa por el derecho a decidir del pueblo catalán, a Cases le tiene indignado la utilización interesada que se está haciendo del tema “desde Madrid”. “No me gusta que se utilice para ir en contra de Catalunya y del Barça. Como catalán y como independentista me indigna.

    Lo de este sujeto es de traca y da la medida de lo que es un culé autóctono. Es de harto interés conocer cómo se gestó la querella: en una costellada. Los tópicos se erigen en realidades. De no ser por la peste que emana Cataluña, sería todo de risa.

  • Quiero hacer una pregunta a quien corresponda de los jefes de esto y la anuencia de Bella. Y es la siguiente:

    ¿Puedo ficcionar una entrevista en la ducha con alguno de ustedes? Se me antoja teniendo en cuenta lo mucho que me erotiza el agua y lo interesantes que son algunos nicks, (que en un aparte de mojarlos, antes me los llevaría a mis aposentos para unas cosas mías)

    Es que no desisto en publicar algo erotico-festivo sea con ella, sea él e inventar mucho. Y las entrevistas en la duchas dan mucho, mucho juego sin entrar en el chiste fácil del jabón.

    Pido permiso

  • Tare, usarías un truco ya puesto en juego y con personajes “de aquí”. Yo diría que no, pero también han de votar Perroantoño y la Bellpuig. No obstante, te animo a publicarlo en comentarios o a darle una vuelta de tuerca para subirlo junto a los Olmos, Semisecs, Gómezs, Proxueys y Marqueses on the rocks.

  • Tare, no tengo la exclusiva de las entrevistas en la ducha, pese a ser un género que, modestamente, he llevado a la cumbre y que pienso seguir desarrollando. Pero sí tengo la exclusiva de ÇhøpSuëy, que no te voy a ceder.

    Claro que puedes hacer entrevistas en la cama (el género está algo más trabajado y te va a costar ponerte a la altura de Groucho Marx), entrevistas en el bidé o, gran idea, entrevistas en los autos de choque. Como dice Brema, prueba en los comentarios. Si nos pones a parir, te baneamos y tan contentos.

  • Por algunas cosas que les he contado de mí, igual piensan ustedes que mis facultades están mermadas, pero no es así. Bueno, memoria sí he perdido. Lo noto porque hay días en los que se me olvida meneármela.

  • Lo peor de todo es que lo creen de verdad. Son tan patéticos!

    Lo de que el caso Neymar, como el de Messi con el fisco son intentos de desestabilizar al Barça orquestados por el Madrí.

    Es metafísicamente imposible que en Ctaluña y mucho menos en el Barça pueda haber algo que huela a podrido, Y cuando atufa, son nuestras narices las que se equivocan.

  • Gengis, un amigo decía siempre, cuando coincidíamos en el urinario, cara a la pared, uno al lado del otro, en el acto de sacudírsela tras la meada:
    “Ya conoces el Teorema de Talamillo:
    la última gota siempre va al calzoncillo”

    Envejecemos y el Teorema de Talamillo envejece con nosotros: ya no es la última gota, sino un último buen chorro. Nos engaña, parece que se ha terminado y la recoges, pero no.

    Luego un buen rato bajo la tobera del secador de aire caliente estratégicamente enfocada, que si no no hay forma de salir del WC

  • En mi caso era un compañero de trabajo. Antes de subirse la bragueta soltaba un cuesco que siempre acompañaba con el mismo pareado:

    “El que va a mear y no pee
    es como el que va a escuela y no lee”

    Lo cierto es que con el tiempo hizo todo un carrerón profesional, así que supongo que de verdad aprovechó bien las lecturas.

  • No crean que busco su compasión si les digo que soy castellano-manchego. Es un país que amo profundamente, sobre todo cuando pienso que tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Como cualquier otro.

    Es necesario que los castellano-manchegos conozcamos bien nuestra tierra, y no como ahora, que aún se oculta en las escuelas casi todo de ella; por ejemplo, que su accidente geográfico más destacado es el canal Tajo-Segura.

    También debemos estar orgullosos de su historia, pero para eso hay que esperar a que la tenga.

  • He empezado a leer el libro que glosó Brema, Los años del vértigo. Es curioso que en seguida han aparecido menciones a los mingitorios públicos de París en 1900. Estamos más o menos igual, por lo que aquí leo.

  • Un alemán se muestra escandalizado del asunto de los váteres de París, de la publicidad que les acompaña, y del poco recato. Desde luego son unisex masculinos. Et vive la differance!.

  • Hace no mucho entré en los váteres de una biblioteca pública de una ciudad. Es un edificio antiguo y bastante noble, y también lo son sus aseos. Suelos y paredes blancos, muy fregados y bien iluminados, grandes espejos, puertas de madera barnizadas y pomos de latón bruñidos. El día que digo todo parecía limpio como siempre y además vacío, pero aquí y allí lo habían salpicado con algunas cantidades irregulares de materia excrementicia, por el suelo, las paredes, los lavabos y hasta en el espejo. No eran letras pero me pareció una escritura, un mensaje y, pensándolo luego, una obra de arte.

  • Para que no la ajorquen: solo tiene que copiar la dirección del vidio (seleccionar + copiar), apretar aquí el botón link, copiar en el recuadrito que sale esa dirección del youtubo y aceptar. Antes de apretar el botón link, usted ha podido seleccionar algo de texto de los suyo aquí escrito, y es así como se inserta.

  • La historia más fascinante que he leído sobre váteres la cuenta Ramón Carnicer en su libro sobre Nueva York. Los de la biblioteca pública de la ciudad podían usarse pagando diez centavos. Eso te daba derecho a usar un mingitorio con puerta para obrar en la intimidad. Sabedores de que no todo el mundo podía pagar diez céntimos para realizar necesidades básicas y primarias, la biblioteca ofrecía la posibilidad de hacerlo gratis… pero sin puerta, a la vista de todo el mundo.

  • Al próximo señorito o a la próxima señorita que ponga un enlace de Youtube sin link, le voy a cortar la cabeza a la altura del ombligo. Qué despertares me dan, Señor, qué despertares.

  • Grande Arcadi:

    “La tentación melancólica es constante y dura de sobrellevar. Parte del supuesto de que, cuando entonces, las palabras decían lo que decían y solo lo que decían. Un conjunto tautológico muy confortable. Un mundo serio donde las palabras expresaban compromisos nítidos y firmes con la realidad y con los otros. Un mundo donde las palabras luchaban contra la confusión en vez de contribuir a su onda expansiva. Un mundo donde las palabras trabajaban contra la arbitrariedad y el capricho y no permitían que su música, a veces tan hipnótica, pudriera los poemas. Un mundo donde regían la verdad y la mentira, bolero; pero jamás la charlatanería, la caca de la vaca, el aciago y disolvente bullshit.”

  • (Espero que no se enfade por el corta-pega ilegal)

    Y luego, el bofetón:
    “Sin embargo, amigo mío, no tengo noticia de que ese mundo haya existido. Nunca viajé más allá de la sombra platónica. Nuestra generación tiende a pensar que en las películas de blanco y negro las palabras decían la verdad del corazón y los asuntos, los compromisos que expresaban eran firmes y la propia ambigüedad disfrutaba de la clemencia del rigor. Pero sobre esa presunta seriedad verbal se ciernen decenas de millones de muertos. Un gigafracaso. Algo que nuestra época, tan lacia y lela, tan fraudulenta, cargada de personas que dicen te quiero y no me acuerdo, va evitando con su andar disparatado, con su trapicheo de géneros, con el tonillo sobón que es la banda sonora de su moral, y hasta su moral misma. Un mundo inflacionario, sin patrón oro ni metro iridio. Donde, juiciosamente, todo el mundo prefiere doblarse antes que romperse. Si alguien dijera que se trata de la mejor época de la de la humanidad, no sería palabrería.”

  • Por eso, por eso yo no linkeo nadita, señorita Bella dePiug, ni por molestarla y por respeto al Marqués no sea que le suban las fiebres desde su zulo y se enferma todo él tan delicado en esas postrimerías suyas

  • Ahora mismo, en la página digital del ABC no hay ni una sola mención al contencioso que enfrentó ayer a los combinados patrio y galo en territorio dinamarqués. Pese a que en el luminoso campearon los guarismos cuya curva de Euclides indicaba la derrota del conjunto español, mañana se juega el choque que puede otorgarnos la medalla de bronce. Tal descuido del diario monárquico de la mañana me parece intolerable.

  • HOMENAJE A CAÑELLAS

    Hace unos meses tuve la oportunidad de asistir en vivo a un contencioso que enfrentó a dos equipos de balonmano oriundos de la región catalana. Uno de los jugadores visitantes me resultaba harto conocido, y no di con la clave de mis cogitaciones antropométricas hasta que no vi el nombre que campeaba sobre su dorsal: Cañellas. Se trataba del hermano del ilustre balonmanista que, de haber tenido un par de compañeros más al mismo nivel en el combinado patrio, jugaría mañana domingo la final del campeonato europeo.

    He asomado los morros a las estadísticas del match y del campeonato y he sacado las siguientes conclusiones:

    La remontada del primer tiempo, del 11-6 al 14-12, se debe a los goles de Viran Morros de Argila, Víctor Tomás (no se conoce el apellido) y cinco cañardos de Cañellas. Los dos lanzamientos que erró en todo el match, de doce disparos, fueron por el mismo lugar: medio derecho de la portería gala. No voy a comparar la efectividad con la del muchacho que encabezó el desastre hispano: Maqueda. No voy a ser tan cruel.

    En términos globales, Cañellas se sitúa hasta el momento como segundo goleador del campeonato. El primero es el islándico Gudjon Valur Sigurdsson (he hecho corta y pega porque si no me tiro media hora escribiendo), con 44 goles. Eso sí, de 60 disparos, lo que supone un 73% de efectividad. Cañellas ha introducido el esférico en la red en 42 ocasiones, de 54 cañardos, lo que da una efectividad del 78%. El tercer goleador tiene una efectividad del 51%.

    En la efectividad desde los siete metros, o penales, ocurre lo mismo. Cañellas se sitúa en la segunda posición, con menos goles pero mayor efectividad.

    Por último informar a mis queridos lectores que Cañellas efectuó ayer un cañardaco que alcanzó los 104 km/h y que fue el que puso por delante al conjunto español por 12-11 en la remontada de la primera mitad, antes de que ambos combinados dejaran la cancha camino del túnel de vestuarios.

    Actualmente Cañellas, después de su paso por el fenecido Atlántico de Madrid, juega en el Hamburgo, y voy a hacer lo posible por verle este año jugar contra los Füchse de Berlín, ya que mi amigo Bremaneld me deja dormir en un rincón de su casa y me invita a cervezas hasta que salimos del bar a cuatro patas.

    No me despido de todos ustedes sin decir que esto que acabo de hacer no lo ha hecho ningún periodista deportivo, más atentos a las chuminadas del balompié o del tennis. Y mira que es fácil.

  • LETRINAS
    Cuando la voz aguardentosa del sargento semana mascullaba mi número durante la retreta me se aflojaban los tornillos. Si a continuación farfullaba “letrinah” o “cosina”, una mortal flojera se apoderaba de mi. Corría el año 1976, el cadáver del Caudillo estaba aun caliente, ETA continuaba su orgía de sangre y la amenaza de acuartelamiento era diaria.
    Los barracones del CIR de Cáceres tenían condiciones propias de campo de concentración, pero las letrinas eran inenarrables. Por ello no lo voy a intentar. Entrar en aquella cochiquera con la orden de dejarla “como una patena”, es una de las muchas tareas imposibles que nos imponían nuestros mandos. La bestialidad de muchos de ellos no era lo peor, aquello no era nada comparado con la calaña de la soldadesca con la que me toco bregar.
    Con apenas 20 años pero ya placeado en los agustinos del Escorial, me las tuve que ver con unas alimañas humanas para las que la vida no era otra cosa que llenar y vaciar sus orificios naturales. Me gané su respeto la primera vez que salimos a correr al campo guiados por un teniente descerebrado aunque fuerte como una mula. Su “técnica” consistía en sacar a la compañía al monte y ponerla a trotar hasta que no quedase ninguno en pie. La chusma hacía todo lo posible por no quedarse atrás pues ello suponía perderse y sufrir luego el correspondiente arresto. Así aquellas bestias echaban la papilla y hasta el primer calostro de su madre antes de rendirse, pero llegó un momento que solo quedábamos en pie el teniente, un tal “Betis” que blasonaba jugar en tal club y yo mismo. El teniente me miró iracundo y me gritó “¿cuál es tú número, recluta?”. “El 43, mi teniente”, contesté en primer tiempo de saludo. “Imbécil”, rugió, “no se saluda cuando vas en puta camiseta”. Se dirigió a mí con ánimo de calzarme una hostia para que no olvidara nunca mas los procedimientos pero trastabilló mientras que una arcada que hedía a solysombra le inundó la boca. El Betis y yo intentamos incorporarle pero se lió a patadas con nosotros, mientras nos ordenaba iniciar el regreso para ir recogiendo cadáveres por el camino.
    No seguiré el relato, que no es imaginario o releído, como el de Martin Holmes, sino vivido en estas mis carnes que ya están prontas a pudrirse. Han pasado ya muchos años desde entonces, pero mi lóbulo temporal tiene grabado a fuego el olor que despedían aquellas letrinas, un ámbar nauseabundo mezcla de mierda y lejía que parecía provenir directamente de los cojones del mismísimo Belcebú después de una noche de guardia.

  • Ah! limpieza WC BON, cocina,… En San Gregorio había una gasolinera ¡arrestada!. O mores.
    O sea que Vd, marqués, tampoco fue oficial IMEC, a pesar de su preparación agustina.

  • Funes 24 de ene de 2014 22:38
    Gengis, un amigo decía siempre, cuando coincidíamos en el urinario, cara a la pared, uno al lado del otro, en el acto de sacudírsela tras la meada:
    “Ya conoces el Teorema de Talamillo:
    la última gota siempre va al calzoncillo”
    Envejecemos y el Teorema de Talamillo envejece con nosotros: ya no es la última gota, sino un último buen chorro. Nos engaña, parece que se ha terminado y la recoges, pero no.
    Luego un buen rato bajo la tobera del secador de aire caliente estratégicamente enfocada, que si no no hay forma de salir del WC

    Funes, yo al Teorema de Talamillo le opongo el que podríamos llamar Teorema de Escalante:
    Para tener también limpio lo de delante
    aplica a tu meato el higiénico como secante.

    (Un teorema del que me creí “descubridor” en su aplicación a hombres -entre mujeres es práctica extendida, soy testigo-, pero que resulta ser práctica común entre muchos hombres en distintos países, entre ellos Alemania, velay)

    Vamos, que después de mear es altamente recomendable usar el papel higiénico, simplemente aplicándolo al orificio de salida y dejándolo que haga de secante. A poco que se haga sin prisa y usando al menos tres hojas, se comprueba que lo que se quedaba dentro de la uretra, efectivamente, es mucho más que “la última gota”. Y esto es lo realmente eficaz y no andar sacudiendo el pito o breándolo a dedazos. Entre otras cosas, porque con ello sólo vamos a conseguir que lo que salga se quede en el prepucio, el cual, por cierto, y ustedes perdonen tanto detalle, es conveniente mantener bien recogidito durante toda la operación de meado y posterior limpieza para evitar que se pringue.

    Yo ya nunca meo sin papel higiénico o pañuelos a mano. Y en los servicios públicos nunca uso los urinarios de pared y sí los “cuartitos”, por lo mismo.

    Las consecuencias de esta sencilla higiene pueden observarse de inmediato, pues se acaban los malos olores y mejoran a ojos vista la apariencia, la tumescencia, la protuberancia y hasta la prestancia de la cosa. Y sus parejas lo notan, y lo agradecen, en más de un sentido. 😉

  • Para hoy está convocado el Civet de Luis Conde que es un poco como el Davos catalán. Las 100 familias de siempre q decía Millet y algunos venidos de Madrid. Nuestro querido Arcadi no ha sido invitado, ni S.S. (Ni lo he sido yo!) Una amiga me comenta que la comida va a ser tensa (su esposo es un notorio independentista expolitico y lobbista catalán). La gracia de estos saraos es saber que muchos se han quedan fuera ( único consuelo: se come mal y el vino es malo no como en los suquets de Portabella) Acude al sarao Lakaye después de su embolia. Un tipo que ha vivido toda la vida de explotar su simpatia (y el 10% un comisiones) lo tiene chungo para dejar un barco que se hunde (meetinggg point) y pillar otro. Hace un par de veranos alquilé una rectoria q hay junto a la fina de Conde y descubrí q por allí andaba Punset y los de Gestmusic. Disculpen, es el Cutty shark

  • Para ser Oficial (o Suboficial) de Complemento era imprescindible el rito de paso del CIR, de recluta a soldado.

  • Hace años se dijo aquí que Lutero había sido iluminado o transportado o comunicado con el altísimo cuando estaba en el trance de aliviarse (in letrinas o letrinum) Solo tengo un amigo protestante y es calvinista así q he tenido pocas oportunidades de enredar con el asunto (en su momento no pude confirmar si Lutero estaba cagando pero pensé que la historia era lo suficientemente buena para no estropearla con la jodida faction) ((¿también recuerdo un filogogo quejándose de estos doble parentesis y tal q homenajean al Protaktinio y a D Foster Wallace) (((de pm La Gran belleza y El lobo de ws”))) Amén

  • Llevo cuarenta años aplicando un Winston al meato, el cual actúa como secante y aromatizante. Ellas lo agradecen con frases tales como “sabes a bollito recién salido del horno”.

  • ¿Algún alma caritativa me puede contar como acabo el affaire Ferguson? ¿Y que fue del tipo q hablaba alemán y con aspecto esto ejem “no alemán”? En una lectura apresuada y etílica aún no detecto ningún bucle ni deja vu. ¿Han prscindido de ellos? ¿Y la espia erudita donde coño está la espia q lo amó?

  • ¿Ando Drom – Csi lav tu? Usted no sabe que es estar en un barco ballenero con rusos. No invente tanto.

    Diga que sí marqués,los jóvenes y las jóvenas de hoy no saben jugar un cinquillo vestidos de verde militar ni respetan nada.

    Enteramente asuspieses,señor,sí señor

  • Esta mañana muy temprano estuve en el Císter, un monasterio que está sorprendentemente un poco mas arriba del Paseo de la Buenanueva. Jordán, un monje amigo, me explicaba su teoría de la dualidad según la cual él se funde con su entorno. Me propuso que nos acercáramos a san Cugato, eso sí, corriendo a través de la sierra del pico de Serola. Me vino a la cabeza la historia que antes conté del teniente descerebrado. Acepté el reto y ahora me hallo en el lecho dolorido, pero ha merecido la pena.

  • Peregrinación en Andalucía. Primero un paseo por Granada, luego el simpático cinquecento obsequia con las luminosas vistas de Sierra Nevada, hoy de nombre indiscutible. Las montañas tienen dimensiones que reducen la escala de las preocupaciones y vanidades humanas.
    En un plisplas el cochecito se planta en una carretera que caracolea sobre un mar homérico que desmiente al invierno, concepto sólo concebible para Berlín o Yellowstone.

  • Funes 24 de ene de 2014 22:38
    “Ya conoces el Teorema de Talamillo:
    la última gota siempre va al calzoncillo”

    Vaya, esta debe ser la versión enciclopédica y rococó de la vieja rima popular:
    «Por mucho sacudirse el pajarillo,
    la última gota al calzonzillo».

    Siguiendo con el tema higiénico, recuerdo que hace unos años, mientras acompañaba a un escritor madrileño que venía a recoger un premio a Bilbao, se produjo uno de esos momentos chiripitifláuticos que merecen tinta.

    Habiéndonos aposentado en una cafetería con varios acompañantes, me levanté de la mesa para ir a cambiar de agua al canario. Al cabo de un instante entró nuestro escritor en los mingitorios. Mientras yo homenajeaba a la familia Roca, él procedió a lavarse las manos con agua y jabón. Luego, justo cuando yo intentaba que la última gota no llegara a su inevitable destino, me preguntó si me lavaba las manos antes o después. Yo le dije que después, claro, y él decidió ilustrarme sobre lo anti higiénico de mi conducta.
    —Yo siempre tengo limpia la polla —me dijo—, pero lo que me suelo ensuciar son las manos. Por eso, antes de llevarme las manos sucias a la polla, me las lavo. Y todo lo que me sale de la polla es limpio, por lo que no veo la necesidad de volverme a lavar las manos luego —concluyó, no sin cierto orgullo lógico, mientras yo me enjabonaba las manos.
    Salimos juntos del baño, yo con mis manos lavadas y él con sus manos limpias, y en las dos horas que seguimos juntos tuve buen cuidado de no equivocarme de copa. Luego, naturalmente, nos despedimos con un apretón de manos.

  • Hay días que doy gracias a los dioses por no haber recomendado este sitio a según qué amistades.
    A ver si el marqués sube el nivel y nos obsequia con una crítica del Brokeback Mountain que estrenan en el Real. En su defecto podríamos enviar a Satur, el billete de ida desde Lugo con cargo a Gacho. El de vuelta, ya se vería.

  • No recuerdo la escena (es la única de Torrente que he visto) pero la anécdota es anterior en unos cuantos años. Como el guión es de Santiago Segura, pudiera ser que el asunto fuera vox-populi en la capital de las Españas.

  • Lo cual que me acabo de dar cuenta que, como en el poema, cada vez que digo “hace ya unos años” estoy diciendo, en realidad, “hace ya más de veinte años”.

    Vaya mierda.

  • Como no sé si la Srta. Semisec tiene intención de continuar su serial Hasta el último peldaño y más allá, no me resisto a contar mi propia historia de una escalera. La que en el colegio de los Salesianos de Córdoba subía desde el patio central a la planta en la que llegado el curso 1970-71 se habilitaron aulas para el novedoso COU, que trajo las primeras chicas a un colegio en el que lo más parecido a unas faldas que habíamos visto eran las sotanas de los curas (sobre todo, los internos, que según nuestros afortunados compañeros que no disfrutaban de pensión completa, “no habíamos visto a una mujer en todos los días de nuestra vida”).

    Esa escalera se convirtió de inmediato en el punto de observación que nos disputábamos los colegiales para agacharnos o directamente tendernos y verle “las cachas” a las de COU según subían. Los mirones, naturalmente, éramos los de los cursos inferiores, que andábamos, a primera hora de la mañana o de la tarde, a la caza de las que llegaban con falda.

    La que más expectación despertaba, hasta el punto de hacer aullar a la manada, era la que todos conocíamos como la “Morena”, un pibón de esplendorosa melena negra cayendo en capas rizadas hasta el ancho de sus hombros, que solía vestir unas no menos espléndidas minifaldas. La llegada de la Morena ocasionaba una conmoción, que supongo no derivaba en estampidas para no poner en aviso a los curillas que nos pastoreaban en el patio. Así que eran unos pocos cada vez, aquellos a los que les pillaba más cerca de la escalera, los que gozaban de los privilegios del mirador.

    Que conste que yo consideraba que aquello no estaba bien y que además delataba a pardillos o salidos. Pero como es difícil sustraerse a la influencia del grupo, también yo en una ocasión me tiré al pie de la escalera y fue precisamente con la Morena. Le vi hasta las bragas. Ella desde arriba nos llamó asquerosos y dijo que se lo diría a los curas, pero no creo que lo hiciera. Que yo sepa, esto que cuento sólo ocurrió aquel primer año que Salesianos se convirtió en colegio mixto. Para cuando los de mi curso llegamos a COU, el mirador ya sólo era un recuerdo.

    Después, a lo largo de los años me he cruzado muchas veces con la Morena por las calles del centro y siempre me he preguntado si se acordaría de aquellas niñerías. Aunque tanto da, pues no se habría quedado con mi cara que para ella sería una de tantas.

    El caso es que hace dos fines de semana, cenaba yo con mi mujer y unos cuñados en un restaurante al que vamos con frecuencia, y entró ella con un grupos de amigas. Se sentaron en la mesa de al lado y la estuve mirando a ratos. Veía su perfil derecho, y pude observar que su pelo negro, más corto y liso que el de entonces, y su tez morena seguían haciéndola inconfundible. Una de esas veces, me cazó mirándola y me dedicó una ostensible sonrisa que yo tuve reflejos para devolverle.

    Cuando salimos a la calle, nos entretuvimos en una esquina para despedir a los cuñados y dimos tiempo a que llegara el grupo de ella y también formara corrillo en la misma encrucijada. Volvieron a coincidir nuestras miradas pero ahora, más tímidos, las desviamos.

    No he vuelto a verla y es posible que pasen meses o años antes de que volvamos a cruzarnos. No sé su nombre, ni dónde vive, ni si tenemos amistades comunes. Espero que ese restaurante le guste tanto como a mí y que, a no tardar, coincidimos en él de nuevo algún día. Yo, en cualquier caso, he decidido que voy a entrarle la próxima vez que la vea. Y hasta he pensado lo primero que voy a decirle:

    “Hola, yo tengo que pedirte perdón por una cosa”.

    (Continuará)

  • Acabo de ver Hanna Arendt, la película. La mayoría del cine europeo tiene una característica sorprendente: cualquier cosa que aparece en pantalla tiene aire de falso. No sé si es el exceso de petulancia, la sobreactuación de los actores o la magia de conseguir que todas las ambientaciones, vestuarios y decorados parezcan cartón y atrezzo. Como si el cine fuera teatro filmado en un escenario más grande. El cine americano es incapaz de conseguir este efecto.

  • Me sorprende y mucho que el señor Juliocero tenga sus cosas de contar a la par de poner música en su subterráneo lleno de pantallas tan friki.

    A ver si va a ser cierto que también es humano y no un nick cualquiera

  • Pero es que al personaje Juli0 siempre se le ha visto la patita de lo bien que escribe su persona. Claro que a lo mejor esa persona solo está fingiendo que su niqui escribe historias. (Juli0, usted no quiere que la Morena le perdone).

    Hola, Tareixa. Veo que se ha enlazado a un blog. Cuente, cuente.

  • Gracias, ProcuroFijarme ☼ ☺

    Empiezo a preocuparme: parece ser que aquí todos o casi todos estudiaron en los Franciscanos, los Salesianos, las Carmelitas, las Descalzas… ¿Y el Маркиз? ¿estira la pata o corre cual conejo por los montes en compañía de un monje? El mensaje no queda claro. Solicito შფლխշ

  • Juli0 nos ha querido dejar in albis con ese “continuará” , pero seguro que la imaginación de cada lector y cada lectriz ha tirado de inercia por esas calles de Córdoba.
    Voto para que continúe con una buena banda sonora anexa.

  • Queridas compañeras del teclear Tare y Procu: mi nick Juli0 y yo somos una unidad de destino en lo virtual.

    Sólo en el Nickjournal seminal, cuando creé el alias er PAISa sicario oficioso de la mandanga, he interpretado un personaje.

    La historia de la Morena que he contado es real y fidedigna desde la primera a la última letra, Procu. Y tiene razón: no sé si quiero que la Morena me perdone. Lo que quiero es que me ame.

  • Ufff, Holmesss, yo mismo ardo en deseos de que esa historia continúe y tenga un desenlace, sea el que sea.

    Nunca he salido más a la calle, ni me he entretenido tanto haciendo los recados y mirando a la gente, que en las últimas dos semanas. He de encontrar a esa Morena, a la que habría querido pintar mi tocayo Romero de Torres.

    Córdoba no es muy grande, pero…

  • Leo con cierto retraso “Limónov”, algo imperdonable en mi caso ya que el Partido Nacional Bolchevique ha sido un tema recurrente de discusión familiar. Tener en casa tu propio Limónov no deja de ser un extraño privilegio.

  • A ver si le gusta este pie, Juli0:
    Una tarde, con motivo de un viaje profesional, tomé el Ave en Córdoba Central. Al llegar a mi asiento…

  • ….me encontré con Satur muy excitado: iba de Lugo a Madrid y se había pasado de estación cuatro pueblos, debido al efecto narcótico del traqueteo.

  • Perroantuán 26 de ene de 2014 00:46
    Acabo de ver Hanna Arendt, la película. La mayoría del cine europeo tiene una característica sorprendente: cualquier cosa que aparece en pantalla tiene aire de falso. No sé si es el exceso de petulancia, la sobreactuación de los actores o la magia de conseguir que todas las ambientaciones, vestuarios y decorados parezcan cartón y atrezzo. Como si el cine fuera teatro filmado en un escenario más grande. El cine americano es incapaz de conseguir este efecto.

    A mí tampoco me gustó Hanna Arendt, la película. No pensé que era europea sino una birria. No comparto su severa crítica de «la mayoría del cine europeo» derivado seguramente del cabreo y la decepcion que le ha causado esta peli, a lo mejor, y al aire falso que dice yo le llamo a veces «una extrañeza». Y a veces me mola.

  • Qué buena historia Juli0! Merece un seguimiento a fondo de los acontecimientos.
    Hoy tengo dolor de cabeza..no tuve que haberme tomado ese maldito yintonic.

  • Pues la verdad, Procuro, sólo me tomé uno. Eso sí se me antojó cenar con champagne y como no había en la carta, me aventuré a tomar un cava de esos que toma Perroantonio. .craso error, fue un brebaje ponzoñoso y sin chispa.
    A lo mejor el dolor de cabeza es por el cava y yo le estoy culpando al yintonic.

  • Corrijo mi afirmación sobre el cine europeo para hacer extensiva mi opinión a casi todo lo que se rueda en formato narrativo. Los germánicos son especialistas en que cualquier escena parezca estar rodándose a 20 bajo cero y todos los actores sufran algún tipo de congelación, no sólo facial (hablo de germánicos en sentido amplio). Qué decir de esas series policiacas con las que nos adormecen en los últimos tiempos: tienen el inconfundible ambiente de las “coproducciones”, esos formatos plastificados capaces de alcanzar las más altas cotas del aburrimiento.

    Pero voy a moderarme, que yo sólo venía a hablar de mis botas.

  • Cualquier cristiano que se haya destetado con sustancias alcohólicas, Mlle. Bonnie,le indicará que el mestizaje de vinos espumosos en general, y los del nordeste en particular, con otras bebidas más o menos espirituosas suelen proporcionar portentosas resacas y maloscuerpos.

  • AUTODESTRUCCIÓN
    El paseo de esta mañana por el monte se ha visto interrumpido por una fenómeno insólito y totalmente inesperado. Las lluvias de estos días han dado lugar a grandes riachuelos y lagunas y hasta los prados estaban anegados. Apenas llevábamos media hora de paseo cuando he empezado a notar que la plantilla de mis botas parecía cada vez más cómoda y mullida. Pero tras pasar por una zona totalmente encharcada, mis botas han empezado a autodestruirse, como ocurría con los mensajes de Misión imposible. El caucho situado entre la plantilla y la base de la suela se ha disuelto con el agua. Hemos tenido que volver sobre nuestros pasos a riesgo de que se despegaran completamente las suelas y en el camino he tenido que oír agudos comentarios sobre las baratijas que adquiero en Decathlon. Las Bestard de mi chica, que a mi me parecieron tan caras y que ya deben de tener 18 años, siguen impecables.

  • A mi ‘Hannah Arendt’ (película) me gustó por lo depurado = concentrado en un solo punto. En cuanto a la dirección artística, no eran decorados de teatro, los de teatro estaban en ‘Caligari’, ‘Aelita’, ‘Capitan Blood’… y (en parte) en los sets proyectados por el gran Urban. Con permiso.

  • holmesss 26 de ene de 2014 13:18
    A ver si le gusta este pie, Juli0:
    Una tarde, con motivo de un viaje profesional, tomé el Ave en Córdoba Central. Al llegar a mi asiento, me encontré con Satur muy excitado: iba de Lugo a Madrid y se había pasado de estación cuatro pueblos, debido al efecto narcótico del traqueteo. Me di la vuelta velozmente, y delante de mis pasmados ojos…

    apareció la Morena a la que hace tanto que buscaba, viniendo por el pasillo y ocupando plaza en el asiento que estaba justo a mi espalda. En todos los años que llevaba encontrándomela en uno y otro sitio, siempre la había visto sola, hasta el punto de que había pensado si no sería una de esas guapas que por despampanantes acaban quedándose solteras porque intimidan a los más y no tienen la fortuna de encontrarse con alguno de los menos asustadizos. Pero ahora la acompañaba un tipo que por la forma de hablarle debía ser su marido. Saludé a Satur, que ocupaba el asiento a mi lado, y él me contó que no sabía ni donde estaba y que le daba la impresión, no sólo de haberse pasado de estación, sino hasta de tren y de ancho de vía. Le dije que iba a Málaga a cerrar un trato y de paso darle una vuelta al apartamento de la playa y lo invité a pasar el fin de semana en él. La Morena debía de ir también a Málaga, porque todos los cordobeses tenemos apartamento en Fuengirola y, los que no, en el Rincón. Yo, por lo bajini, le conté a Satur mi historia “con” ella, y él volvía la cabeza y la miraba con descaro, por lo que tuve que decirle por señas que se cortara, dándole entender que iba acompañada. Algo en la voz del marido me era familiar, así que me levanté con el pretexto de coger algo de la bolsa de viaje y le miré el careto. Joder, hostia, me cago en Dios: era el Fali, el mamonazo que nos regateaba a todos en el patio del colegio y que siempre me dejaba fuera del equipo de fútbol de la clase porque decía que yo era muy malo y además daba muchas patadas. El mismo Fali que fue uno de los primeros en tener novia y que ahora estaba casado con la Morena… Desperté a Satur, que se había quedado dormido, no por efecto del traqueteo del tren, digámoslo ya, sino del trasiego de cubatas en el vagón bar, y le pregunté si estaría dispuesto a ayudarme en una pequeña investigación: averiguar todo sobre la pareja que teníamos detrás, aunque para ello fuera necesario seguirla al llegar a Málaga. Satur, con la modorra, me dijo que sí entre dientes, que él era detective por la Escuela Radio Maymo, y se volvió a quedar sobado.

    En mi mente ya iban fraguando los perfiles de la venganza.

    (Continuará)

  • Procuro fijarme 26 de ene de 2014 15:11

    Iba a ponerle a Juli0 «La chica de ayer», pero a mí la que me gusta es esta. Es muy retro, vade retro.

    ¡Ésa de Antonio Vega es perfecta, Procu!

    Y además me quita de un compromiso -otro más- en el que me ha puesto Holmesss. Yo me doy cierta maña poniéndole banda sonora a las cosas de los otros, pero soy pésimo para buscarle una a las mías.

  • La verdad es que la botella prometía tenía forma de ánfora y no era precisamente barata. Kripta para ser mas precisos..en eso debo de estar ahora mismo. Una y no más,Santo Tomás.

  • Bonnie 26 de ene de 2014 14:59

    Qué buena historia Juli0! Merece un seguimiento a fondo de los acontecimientos.

    Gracias, Miss Parker. Nada me gustaría más que poder darle un seguimiento a esa historia. Pero hay que esperar a los acontecimientos.

  • Perro: el caucho no tiene por que tener problemas de hidrólisis (no como el poliuretano que puede presentar un deterioro causado por la colonia de hongos intrínseca desarrollada a partir de la humedad higroscópica).

  • El Kripta es un cava excelente, superior a muchos champañas que la gente bebe con arrobo. Una cosa es tener manía a los catalanes y otra negar los grandes vinos que por aquí tenemos. La gente que tiene problemas con los sulfitos no deberían beber vino y menos hacer generalizaciones a partir de sus experiencias.

  • Una de mis primeras perversiones -digamos que desde los trece hasta los veintitantos- fue el cine al que entonces se llamaba “de arte y ensayo”, en su mayor parte europeo.

    También estaban los cines de repertorio, con el legendario Spring a la cabeza. Y la Filmo.

    Me fumaba un par de canutos en la puerta y entraba, por regla general sin molestarme en saber de antemano lo que iban a dar. Dejaba que los dioses decidieran por mí.

    Los dioses me jodían no pocas veces.

    Sin embargo, me obligaba a aguantarlas enteras. Sólo me rendí, que yo recuerde, en una de Pasolini.

    Las vi todas: las polacas, las inglesas, las búlgaras, las francesas, italianas, Bergman… Un montón de bodrios y algunas realmente inolvidables: Themroc, La grande Bouffe, The Bus, Crazy Love, etc.

    Recuerdo especialmente un ciclo de películas de Fassbinder que devoré completo en la Filmoteca. Salía de aquellas proyecciones con una tristeza mortal. Me encantaban. Supongo que Almodóvar también debió de ver aquel ciclo, porque lleva imitando a muerte al alemán desde hace treinta años.

    Me temo que no he vuelto a ver una película europea -salvo por obligación- desde entonces.

  • Los anglosajones son una “raza superior”, a qué negarlo. Dominan el arte de la narración: cine, literatura, biografía, ensayo y divulgación científica. Solo el cine inglés es una alternativa al americano. En mi equipo de trabajo tengo gente de una docena de países y el que es inglés sobresale. Sus mails son una obra de arte por sintéticos e informativos.

  • Una vez probé un Celler Batlle de Gramona, soberbio, lo más parecido para mí a un Champagne (personalmente prefiero éste último). El problema viene dado por la justa calidad que ofrecen los cavas.
    Por decirlo de alguna manera, preferiría que fuesen más caros y que me dieran mejor materia dentro de las botellas.

  • Traigo los comentarios del Srto. Monje Estilita, que quedaron en el limbo. Bienvenido y gracias.

    Monje estilita
    Enviado el 25/01/2014 a las 16:15
    Los franceses llevan todo el invierno la misma camiseta y mean en un agujero. Ellas no llevan sujetador.

    Enviado el 25/01/2014 a las 16:13
    Constato q el marqués tampoco está en Fonteta 🙂

    Enviado el 25/01/2014 a las 16:12
    ¿Algún alma caritativa me puede contar como acabo el affaire Ferguson? ¿Y que fue del tipo q hablaba alemán y con aspecto esto ejem “no alemán”? En una lectura apresuada y etílica aún no detecto ningún bucle ni deja vu. ¿Han prscindido de ellos? ¿Y la espia erudita donde coño está la espia q lo amó?

    Enviado el 25/01/2014 a las 16:05
    Hace años se dijo aquí que Lutero había sido iluminado o transportado o comunicado con el altísimo cuando estaba en el trance de aliviarse (in letrinas o letrinum) Solo tengo un amigo protestante y es calvinista así q he tenido pocas oportunidades de enredar con el asunto (en su momento no pude confirmar si Lutero estaba cagando pero pensé que la historia era lo suficientemente buena para no estropearla con la jodida faction) ((¿también recuerdo un filogogo quejándose de estos doble parentesis y tal q homenajean al Protaktinio y a D Foster Wallace) (((de pm La Gran belleza y El lobo de ws”))) Amén

    Enviado el 25/01/2014 a las 15:55
    Para hoy está convocado el Civet de Luis Conde que es un poco como el Davos catalán. Las 100 familias de siempre q decía Millet y algunos venidos de Madrid. Nuestro querido Arcadi no ha sido invitado, ni S.S. (Ni lo he sido yo!) Una amiga me comenta que la comida va a ser tensa (su esposo es un notorio independentista expolitico y lobbista catalán). La gracia de estos saraos es saber que muchos se han quedan fuera ( único consuelo: se come mal y el vino es malo no como en los suquets de Portabella) Acude al sarao Lakaye después de su embolia. Un tipo que ha vivido toda la vida de explotar su simpatia (y el 10% un comisiones) lo tiene chungo para dejar un barco que se hunde (meetinggg point) y pillar otro. Hace un par de veranos alquilé una rectoria q hay junto a la fina de Conde y descubrí q por allí andaba Punset y los de Gestmusic. Disculpen, es el Cutty shark

  • El otro día recibí un mail de un indio o pakistaní, que me pasaba una información para que la distirbuiyea al os interesados.
    Me encantó la expresión “please cascade this to whoever interested – no sé si es común, porque suelo comunicarme en español.

  • Señorita Eufrasina, pruebe a poner ese Youtube en forma de link. Le quedo muy agradecida por su colaboración. Es que me resulta un poco cansado modificar siempre los comentarios con vídeos, ¿sabe usted?

  • ¿Se imaginan ustedes que al Ayuntamiento de Lepe, por el bien de la hostelería local, le diera por celebrar todos los años la Semana del Chiste del Lepero? Eso ya lo hacen los manchegos.

    Son ellos mismos, y no sus enemigos, los empeñados en recordar a don Quijote de La Mancha, apellidado así precisamente para hacerlo más estrambótico, pues La Mancha le pareció a Cervantes el lugar idóneo para transmitir la idea de una vulgaridad incompatible con cualquier fantasía. Y todo por unos eurillos. Con razón está dicho: Más vale pedir que comerciar.

    La cosa es grotesca como pocas. Ofrecer como atractivo de La Mancha el hecho de que juega en la novela de Cervantes, en relación a lo que podría ser considerado un lugar delicioso, el mismo papel que Aldonza respecto a Dulcinea, sólo puede hacerlo quien ha perdido todo decoro. Pero, por lo que se ve, basta que en una obra como el Quijote, a estas alturas totalmente embadurnada de brillantina cultural, se haga mofa de algo, para que el mofado se considere bien cultural.

    No desdeño la belleza de La Mancha; todo lo contrario. Su monótona sencillez tiene un encanto que me conmueve mucho más que el de esas vistas pintorescas con sus picos de nieve y demás parafernalia alpina. Uno de los lugares más hermosos que conozco son las amplitudes del Campo de Daimiel. Mi desdén sólo va dirigido a los manchegos que no han tenido mejor idea que usar como carta de presentación el Quijote, un libro que no ve en ellos nada que alabar. Espero que algún día tengan la dignidad de declarar a Cervantes persona non grata y la decencia de apedrear a todo el que pregunte por la cueva de Montesinos.

  • Para desmentir mis soberbias afirmaciones sobre el cine europeo TVE contrataca con “La vida de los otros” (ahora mismo en TVE1), que para más inri es alemana. Cada vez se pone más difícil esto de epatar.

  • Hice una risas leyendo hace unos días que Tarkovski consideraba “Solaris” una de sus películas menos logradas.

  • En La Marimorena Hermann Tertsch ha mostrado cómo el problema del aborto, que según él lo es de naturaleza filosófica, más que política o religiosa, no tiene ningún problema para él. La solución es muy sencilla, por lo visto: basta comprender que el no nacido tiene el mismo derecho a la vida que el nacido.

  • Reconoce -son palabras suyas- que el aborto entraña un “problema filosófico”, pero, por lo que dice justo después, se ve que piensa que sólo lo es para los demás. Y es que los demás no, pero él sí ha encontrado la solución.

  • La solución de Tertsch, puesta en forma lógica: a(t1) es lo mismo que a(t2) porque es falso que a(t1) no sea lo mismo que a(t2).

    O, también: a(t1) mantiene con a(t2) la relación (R) de mismidad porque es falso que a(t1) no mantenga con a(t2) la relación (R) de mismidad.

    Ahora, deshuesado casi del todo: [a(t1)Ra(t2)] porque -[a(t1)-Ra(t2)].

    En cualquier caso, una redundancia.

    Qué pena que no lo haya hecho notar la mujer del juez Gómez.

  • Hago leña del Perro caído. Diez de la última década, sin contar inglesas ni españolas y sin repetir director:

    Melancolía
    Caché
    Un dios salvaje
    Contra la pared
    4 meses, 3 semanas, 2 días
    The Artist
    El perfume
    Desayuno en Plutón
    El hundimiento
    Déjame entrar

  • Más hábil que Tertsch, Isabel San Sebastian ha evitado la tautología mediante el expediente de no argumentar nada. O, podría decirse, de razonarlo así: El no nacido es igual al nacido porque sí. En forma lógica: a(t1) es lo mismo que a(t2) porque sí. QED.

  • Llevado por un loable afán didáctico, el moderador de La Marimorena se encarga de explicarte lo que no le has entendido a un determinado tertuliano; por ejemplo, que lo que ha dicho es una sandez.

  • De esa lista he visto El Perfume y El hundimiento, ciertamente extraordinarias, pero no dejan de ser el gol de consolación.

  • Todavía ando indignado por el bodrio de La gran belleza. Me han echado de las salas de cine una buena temporada. También me he retirado de los estadios, ayer decliné una invitación al Camp nou, y por supuesto de las plazas de toros. Apenas me refugio en la ópera y en la lectura en la cual sigo enfrascado a estas horas de silencioso conticinio.

  • Donde la superioridad del mundo anglosajón se hace insoportables es en la música ligera, tan del gusto de todos ustedes.