Mi fe se perdió en Moscú

Hemos caminado hasta el final del pasillo. Ha abierto una puerta y hemos entrado en una gran habitación: en el suelo muchos colchones, lujosos edredones, mantas y blanquísimas sábanas y muchas personas moviéndose de un lado para otro; y voces en muchos idiomas…

—Aquí dormirá usted, camarada.

—¿Ahí?

Vilkov me ha señalado un rincón. No hay colchón, ni edredón, ni sábanas, ni manta…

Solo el suelo.

[…]

No tengo colchón. Ni manta. Ni tabaco. Solo cuarenta rublos.

Miro al techo. Ahora a mis compañeros de hospedaje. Ellas se desnudan: las veo desnudas. Ellas se ponen pijamas y camisones de seda. Ellos se desnudan: los veo desnudos. Ellos se ponen pijamas de corte inglés, francés, alemán o ruso. Los veo con pijamas. Hablan, ríen y se van acostando lentamente.

Y una lámpara alumbra todo.

Desde hoy podré explicar cómo son las mujeres y los hombres de casi toda Europa.

Estoy entre la muchacha alemana y la pared. La muchacha alemana está al lado del hombre austríaco.

Se abre la puerta y entran Hernández y su mujer. Vienen a despedirse. De madrugada saldrán para Kúibyshev. Me dejan una manta nueva que lograron sacar de Pushkin. Hernández me regala un montón de cigarrillos suecos que al romperse el paquete en que venían se han mezclado con polvos de jabón para lavar la ropa.

Nos despedimos. Se van.

La alemana joven se levanta y apaga la luz.

Por la rendija de la puerta entra un indiscreto fulgor que alumbra débilmente nuestro recinto. Yo fumo. Fumo y escupo violentamente contra la pared. El tabaco sabe a jabón. La lengua me pica. Vuelvo a escupir.

El austríaco se ha arrimado a la alemana. Otros se han arrimado a otras. Y sigo fumando. Las conversaciones han ido sustituidas por los cuchicheos. Oigo besarse y reír… Enciendo otro cigarro. La alemana abraza al austríaco… Más lejos, oigo suspirar.

Enfrente de mí veo agitarse dos sombras. De buena gana me levantaría a encender la luz. Sería un gran espectáculo.

Me acuerdo de Barbusse. No me refiero a aquella magnífica definición: cabeza de sabio, rostro de obrero y traje de soldado. No me refiero a eso. Me acuerdo de El Infierno. Él le vio por un agujero. Yo le estoy sintiendo por todos lados, por todas las partes de mi cuerpo[1]

Al fin comienzan a terminar.

La muchacha alemana sale… No ha debido encontrar el retrete porque la oigo orinar con violencia muy cerca de la puerta de la habitación. Cuando regresa y abre la puerta, una ráfaga de luz ilumina todo…

Otra vez la oscuridad.

Y otra vez la impresión de que treinta asmáticos me rodean.

Al fin llega el sueño.

Me despierto.

Fuera comienza a amanecer

Fumo y miro.

El austríaco ronca sobre un seno alemán. La hija de Pieck besa violentamente a su chófer. Una mecanógrafa suspira dulcemente, abrazada a un subalterno de Blagoeva. Una finlandesa los contempla sin pestañear. Y una muchacha judía, muy jovencita, se queja dulcemente de las caricias de un joven alemán.

Me levanto. Me duelen el cuello y la espalda. Salgo. Y comienzo a pasear por el largo pasillo mientras fumo y escupo. Mi primera noche en Ufá ha terminado.

____________________

[1] El infierno fue una novela de Barbusse publicada en España en 1931 por la editorial Cenit. Un joven llega a París y se instala en una pensión. Un agujero en la pared de su habitación le permite ver lo que ocurre en la de al lado.

Enrique Castro Delgado. Mi fe se perdió en Moscú.

100 comentarios en “Mi fe se perdió en Moscú

  1. Muy interesante la prosa sincopada de Castro Delgado. Me gusta la portada, que veo que es de Ramón Pontones, uno de esos pintores de segunda B que merecería la pena recuperar. Me recuerda a algunos cuadros 27 de Moreno Villa, del que no recuerdo si era colega en México. Pontones le hizo otra portada a ECD, la de «Hombres made in Moscú», así que imagino que eran amigos. Para que la pescadilla se muerda la cola, también hizo la cubierta de «Yo fui ministro de Stalin» de Jesús Hernández, ministro del gobierno del 36 de Largo Caballero, y entonces mi pregunta es si el Hernández del texto de la entrada es este mismo Hernández, el compinche de aventuras políticas mejicanas de Castro Delgado.

    Tengo que rebuscar también si Pontones era amigo de Gaya, los dos murcianos y exiliados en México.

    Eso, buenos días.

  2. Buenos días, Josénez. Efectivamente, es el mismo Hernández. Un galerista murciano estaba preparando hace unos años una edición de las cartas de Pontones; no sé en qué ha quedado ese proyecto.

    Os pongo en antecedentes: tras el final de la guerra civil, el P.C.E. organiza la salida de sus mejores cuadros a la U.R.S.S. junto con sus familiares. Ochocientos noventa en total. Nada más llegar, como dice Castro, los españoles se dividieron en clases en el país sin clases: un grupo reducido estudió en la academia militar, otro grupo reducido se puso a trabajar en la Comintern, el aparato burocrático que quería extender la revolución por todo el mundo, y el grupo más numeroso se puso a trabajar en fábricas. En las fábricas, o te hacías estajanovista o te morías de hambre. Es lo que le pasó a muchos.

    En 1941, cuando los alemanes entran en Rusia pasándose el pacto de no agresión por el forro de los kojonen, los miembros de la Comintern fueron evacuados a Ufá en un viaje de once días en tren. La narración de ese viaje por parte de Castro no tiene desperdicio: un capítulo desternillante y grotesco.

    Al llegar a Ufá, los burócratas de la utopía son acomodados en el hotel que describe Castro. A mí me entra la risa cada vez que leo cómo se tumba, les da la espalda y empieza a escupir contra la pared mientras los marxistas fornican entre ellos.

  3. Moscú es un buen sitio para perder la Fé.
    París también.
    La única fé sólida ( y tampoco es para tanto) es la que se puede tener en uno mismo, incluso en tus más próximos, pero con estos ya algo menos.
    Buenos días Josénez, buenos días Chopsuey.
    Viva España.
    Lo único casi real de la historia.
    Villaconejos y sus melones, eso sí que sí.
    Anisito de Chinchón y una Farias. El desayuno de los campeones.
    Manifestación en las calles con rotura de cosas, mostrando la mejor cara de la razón. Cenándose la siguiente generación, para engordar la bicha.
    Canibalismo en estado puro.

  4. ¡Los alemanes! En la portada digital del Süddeutsche Zeitung: «Alemania ya tiene su primer preso político». «La detención de Puigdemont no ha sido inteligente. No es un terrorista sino un político legitimado por unas elecciones libres».

    ¡Los alemanes!

  5. Y cómo se hace para que toda esta panda se vaya de un sitio atomarporculo en un país atomarporculo y del que se supone que es jodido salir a otra nación en el otro extremo del mundo como México. ¿Se organizan entre ellos y se pillan un barco, lo organiza todo alguien desde el país norteamericano, cada uno va a su bola y luego se juntan en México o el trasvase de continente lo organiza alguien del gobierno republicano en el exilio?

  6. La eterna confusión de velocidad con tocino.
    Puede no ser un terrorista, pero es un prófugo de la LEY.
    Sería peor si hubiera tocado el culo de la señora policía que lo detuvo?
    Su condición de electo mengua por fumar?
    La gente puede votar a terroristas y preferir a Barrabás, o a Stalin.
    La cosa es que en ningún caso huelan a mano diestra, a conservación.
    Como ya dijo en alguna ocasión Mortimer, cueste lo que cueste lo más barato, siempre que huela a nuevo.
    La ley se mide en tuits y retuits?
    Venga hombre…

  7. Los comunistas españoles partieron hacia Rusia en barcos soviéticos desde Francia, durante algunas semanas entre marzo y mayo de 1939. Recibieron ayuda del P.C. francés, claro. El partido español se encargó de la selección de los cuadros: principales dirigentes, cargos destacados, militares, pistoleros, etc. Hay varios libros escritos por protagonistas de aquel episodio que lo cuentan con detalle. Uno de los más fascinantes es el de Rafael Pelayo, que viajó con Castro en el mismo barco hacia Leningrado. Pelayo fue uno de los que se rebeló contra la dirección del partido y terminó en el Gulag. Sus descripciones de la vida en los campos son terroríficas. Muy anteriores al testimonio de Solzhenitsyn.

  8. Madame Bellpuig, usted que es el firme timón de esta publicación, y que además ni duerme ni descansa velando por nuestra seguridad, seguro que escuchará a este pobre ser humano macho, que lee libros de Cervantes, que equivoco mi vida no siendo de izquierdas, que además fumo, y por si fuera poco vivo en Francia, si eso influye gravemente en la velocidad, de descarga (cuando lo hace).
    Todo esto se lo digo exclusivamente a título informativo, pues el nutrido grupo de países y regiones que todavía conservan el Castellano como lengua maldita de comunicación se pueden también ver afectados.
    Todo no obstante se puede deber a mi ya acreditada torpeza tecnológica y obsolescencia de mi equipamiento.
    Siempre a sus pies y dictados.
    jrG

  9. Gracias Bremaneur, su sapiencia es infinita. Mi pregunta iba más por el viaje de salida. Cómo haces estando en Ufá en los años cuarenta, ciudad que está en los Urales, es decir, en el quinto pino, durante una guerra mundial, en un país que es una especie de cárcel gigante y recién expulsado del partido para pillarte un barco a México. Odesa está a 2500 kilómetros de Ufá. Mi desconocimiento del tema me hace pensar que cada movimiento debió ser una odisea. Me los imagino llegando a México y tumbándose al sol en una playa con una cervezas frías durante veinte días antes de siquiera empezar a pensar en buscar qué hacer con su vida.

  10. Atento, Josénez.

    Después de Ufá regresaron a Moscú, tras la retirada de los boches. Castro salió en 1945 porque le echó cojones. Tras la muerte del secretario general del P.C.E., la Pasionaria tomó el cargo pese a los tejemanejes de Hernández para hacerse él con el puesto. La Pasionaria los desveló y Hernández fue expulsado. Castro era el hombre de Hernández en la U.R.S.S. y le hicieron un auto de fe bastante grotesco: o se arrepentía públicamente o le mandaban el mayor de los castigos en la patria del proletariado (fusilamiento aparte): ponerle a trabajar en una fábrica. Castro se negó, escribió a Molotov, a Dimitrov, a Manuilski y… al propio Estanli. Sufrió una odisea hasta que le dieron el permiso, y éste lo consiguió, parece ser, gracias a las gestiones de Caridad Mercader.

    El que salió tras unas peripecias nunca bien explicadas y que son una aventura acojonante fue el Campesino. Los historiadores socialdemócratas lo desprecian, pero lo suyo merece una buena película. No hay nadie en España con los huevos suficientes para hacerla.En España hay demasiado peliculero procomunista y demasiada directora sentimentaloide.

    Pontones no estuvo en Rusia. La salida masiva de españoles de la U.R.S.S. fue en 1956.

  11. Uno de los personajes más trágicos de aquel exilio fue Francisco Antón, el amante de la Pasionaria. Era un estalinista de la cabeza a los pies. Y un trepa. Francisco Antón Sanz nació en Madrid en 1909 y murió en París en 1976. Ferroviario de oficio, militante del P.C.E. desde junio de 1931 . Secretario General del Socorro Rojo Internacional en el barrio de Ventas, en Madrid, y Secretario Provincial. Comisario General de Guerra y Comisario Inspector General del Ejército del Centro. Había estado en la U.R.S.S. desde agosto de 1934 hasta el 1 de febrero de 1935 empapándose de comunismo en la escuela leninista. Tras la guerra, quedó detenido en el campo de concentración de Le Vernet, y durante el tratado Molotov-Ribbentrop, su amante Dolores Ibarruri parece que hizo gestiones directas ante Stalin para que fuera liberado y enviado a Rusia. Allí estaba ya su hermano Gregorio, también ferroviario, a quien Castro llama despectivamente «El Bubones» y que había encargado al propio Castro su primera manifestación en la Puerta del Sol. Sus relaciones con La Pasionaria eran la comidilla entre la emigración. Castro le llamaba Godoy, como el político amante de la reina María Luisa. Cayó en desgracia tras la guerra, cuando se unió a Carmen Rodríguez García, una joven nacida en 1921 en Casablanca. Fue expulsado tras una purga con ribetes melodramáticos. La despechada Ibárruri le acusó de «fraccionista». En su autocrítica, en 1952, Antón reconoce estar cegado por «el orgullo y la suficiencia» y emborrachado por «los vapores del envanecimiento» y continúa desbarrancando por una confesión patética para salvar el pellejo. Quizá Castro tenía razón cuando dijo de él que no pasaba domingo sin misa. Pero hubo más, y llegó a dar datos precisos de su trabajo desde 1946 y de las depuraciones de camaradas desde entonces, unas mil trescientas entre separaciones y expulsiones. Antón fue enviado a Varsovia con la obligación de no comunicarse con nadie hasta que no fuera conocida la resolución definitiva de su caso. Ibárruri, al plantearse si Antón era un caso de «degeneración política derivado de una ambición personal ilimitada» o si era un «elemento extraño al partido desde su ingreso en éste», llegará a decir que sospecha más de la segunda opción, y llegó a chivarse de que en su viaje en el propio avión de De Gaulle, habló con un catalán «aquel catalán de marras» que al parecer era un espía reclutado por los servicios secretos británicos. En Varsovia, Antón se reunió con su mujer y con sus dos hijas, una de ellas de un año y con síndrome de Down. Antón fue obligado a trabajar en la cadena de montaje de una fábrica de motocicletas, con un sueldo miserable, en jornadas de entre diez y veinte horas mientras su mujer trabajaba como mecanógrafa. Antón necesitaba inyecciones de vitaminas para aguantar. En 1964 pudo salir de Varsovia y residió en París, donde murió. Su mujer consiguió que le fuera concedido el pasaporte español y regresó a España, donde publicó un par de libros en los años 90.

    Siempre pienso quiénes serán la Pasionaria y el Antón de los Podemos hodiernos.

  12. De El Campesino tengo su «Yo escogí la esclavitud», que es un titulaco. Esos libros confesionales de esos años suelen tener unos títulos alucinantes, como «Nosotros, los asesinos» o el mismo protagonista de hoy, «Mi fe se perdió en Moscú».

    Sí, esa salida de los españoles del 56 la conozco un poco (al asesino de Baroja le metí en uno de esos barcos), pero fue organizada tras morir Estanli por el gobierno español para repatriar a los divisionarios, creo recordar, aunque imagino que iría de todo en esos barcos y habría bastantes presos republicanos.

    Pensaba que habían salido Castro y demás cargos comunistas amigos todos en grupo por algún acuerdo del partido, que los reclamaba desde México para organizar algo.

  13. Josénez lunes, 26/03/2018 — 10:42
    Pensaba que habían salido Castro y demás cargos comunistas amigos todos en grupo por algún acuerdo del partido, que los reclamaba desde México para organizar algo.

    Hernández y Antón salieron así, vía Suecia y creo que E.E.U.U. Hernández trabajó para los servicios de inteligencia soviéticos con el nombre de «Pedro».

    Caridad Mercader estaba acojonada por la suerte de su hijo Ramón. Ella y su amante Eitingon habían organizado el asesinato de Trotki. Ramón Mercader, su hijo, fue el ejecutor. Al ser detenido, Caridad pensó que los rusos lo iban a matar para que no hablara. Caridad le encomendó a Castro la imposible tarea de sacarlo de la cárcel.

  14. Chino Cudeiro lunes, 26/03/2018 — 10:48
    Masha Ivashintsova (1942−2000) (vía Microsiervos):

    Qué aire tan decrépito y desesperado tiene lo soviético con esa pátina chernobilesca, impregnándolo todo, tan grata a nuestros comunistas patrios.

  15. Pocos saben que el Hospital Gregorio Marañón de Madrid es el mayor de España y que anteriormente se llamaba Francisco Franco. Resulta paradójico el cambio de nombre pues Marañón participó activamente desde París durante la Guerra Civil en los servicios de propaganda del franquismo, en lo que gustaban llamar la Nueva España.
    Es pues urgente que el equipo de la Memoria Histórica de Carmena exija un nuevo cambio de nombre al Hospital. Desde aquí propongo que pase a llamarse Juan Negrín, en recuerdo del eximio y borracho doctor.

  16. Josénez lunes, 26/03/2018 — 10:42
    De El Campesino tengo su «Yo escogí la esclavitud», que es un titulaco.

    El título se contrapone al que Viktor Krávchenko publicó pocos años antes: Yo escogí la libertad. La prensa comunista de Francia lo acusó de falso testimonio y Krávchenko fue a los tribunales. Allí estaba de periodista Nina Berberova, que recogió las crónicas en un libro extraordinario al que llegué gracias a un comentario en uno de los diarios de Jiménez Lozano.

  17. Un poco sobre el tema de los exiliados en el ABC del sábado:

    «En el balcón vacío», María Luisa Elío, la voz que dignificó los exiliados muertos de la Guerra Civil.

    Del artículo hagiográfico de Eugenia Miras destaco esta frase:

    Elío provenía de la aristocracia y contaba con numerosas tierras. Pero muy a diferencia de la clase caciquil; tenía un espíritu progresista y un noble corazón, que ponía a la justicia por encima de sus comodidades.

    ¡Malditos aristócratas sin corazón! Menos mal que este señor era progresista, es decir, buena persona. En fin.

  18. haciendo click domingo, 25/03/2018 — 19:58
    Como agradecimiento al autor les dejo aquí El espíritu de la lamprea en formato epub y kindle. También agradecería que me indicaran los errores que encuentren en ellos.

    Muchísimas gracias, amigo.

  19. Me da la sensación de que esto va más rápido, aunque de momento aquellos que estén suscritos a avisos de entradas y comentarios no recibirán la alerta en sus correos electrónicos. La Bellpuig está en ello (ahora no, que ha salido a almorzar, pero en seguida se pone de nuevo; es una fiera).

  20. Ayer le leí a uno en tuiter decir algo parecido, que la detención formaba parte de una estrategia de negociación con el gobierno. Las conspiranoias siempre están bien, sin ellas todo es más aburrido. Satur, ¿por qué y para qué se habría dejado atrapar? ¿Estás de acuerdo con el tuitero o Puchi se ha entregado por alguna estrategia propia o de sus superiores de defensa (o ataque)?

    Qué maravilla:

    El País, 1 de marzo de 1995: “Soy el capitán Khan, su hombre está en Laos”.

    El País, 4 de marzo de 1995: “El capitán Khan no existe”.

  21. Josénez lunes, 26/03/2018 — 13:49

    Vamos a ver si el juez tudesco lo suelta, lo primero. Y si lo atrapan puede postularse de nuevo a Pesidén de la Llanaralitá. No es algo que piense con la firmeza con la que hago gala de mi aletismo, pero me se ha pasado por la cabeza al comprobar el viaje acksurdo que ha hecho desde Heilsinki.

  22. Hombre, y creo que habría sido más complicado pasar por Lituania, Letonia, Estonia, Polonia y Alemania (6 pasos fronterizos en total) que la opción que le ha salido mal.

  23. En cualquier caso, me alegro de que esté en prisión. Quisiera saber de nuestros corresponsables en la Ciudad Condal… ¡Conectamos con Barzelona! ¿Alguna novedad? ¿Cómo se respira en las calles?

  24. ¿No se fue en avión porque prefirió ser evaluado por el juez tudesco en vez por el juez esquimal? Es hilar muy fino, aunque el trabajo de su abogado, especialista en facinerosos, es saber ese tipo de cosas.

    A mí me resulta curioso y, como diría Pedro Piqueras, escalofriante que todos los que se bajan del burro de la catalanada dicen que se “reincorporan a la docencia”. ¿Todos eran profesores? ¿Entonces es una revolución de bar de facultad como la de Podemos? ¡Acabáramos!

  25. En Barcelona los tertulianos se levantan de buena mañana y puestos ante el espejo ensayan cómo pronunciar correctamente Schhlavienggghg Hölzenbein.

  26. bremaneur lunes, 26/03/2018 — 11:30
    al que llegué gracias a un comentario en uno de los diarios de Jiménez Lozano.

    Siempre certero Jiménez Lozano. Es lo único que puedo aportar a este sabrosísimo intercambio entre Brema y Josénez.

  27. Josénez lunes, 26/03/2018 — 14:10
    A mí me resulta curioso y, como diría Pedro Piqueras, escalofriante que todos los que se bajan del burro de la catalanada dicen que se “reincorporan a la docencia”

    Lo curioso y escalofriante sería que alguno se reincorporase a la decencia.

  28. Vengo de recibir el magnífico catálogo que se ha editado con motivo de la exposición COSMOS por parte de la BNE.
    También un ejemplar de “La obra de Tomás López” Imagen cartográfica del siglo XVIII (atento Perroantonio se encuentra a un precio imbatible, en la web de la BN).
    El catálogo de la colección Cervantina de la BN con las ediciones del Quijote en Castellano, era imprescindible para mí.
    Impresionante la diligencia del servicio.

  29. La mejor exposición en lo que va de siglo en todo el mundo es «Cartografías de lo desconocido», también en la Biblioteca Nacional. Hay que reconocer que están montando muestras portentosas los de la BNE. A la vez que la que digo había una pequeña sobre viajes de españoles a Tierra Santa que daban ganas de comprase todos esos libros y dedicarse toda la vida a estudiarlos, «Urbs beata Hierusalem. Los viajes a Tierra Santa en los siglos XVI y XVII».

  30. La verdad es que le echo de menos.

    «Otra vez un presidente catalán es detenido perseguido por un gobierno español. Esto, inevitablemente, remueve las emociones. Expresarlas es un derecho y una necesidad: son parte de la realidad que hay que gestionar. Los abusos del Estado provocan rabia. Expresar racionalmente esta rabia sería exigir que este gobierno y los partidos que le han dado soporte fueran ilegalizados y apartados de la política. [Etcétera]». Susote, pensador.

  31. En el mismo diario, Antoni Vives se pone en plan mourinhista: hay que ganar y ganar. Como el Estado Español nos ha declarado la guerra, tenemos que pasar a la acción. Àlex Gutiérrez me ha encantado desde el titular: «La carcajada sádica del carcelero resuena hoy en el quiosco». Cuando se ponen intensos lo petan, macho. Josep Lluís Merlos titula su artículo «La soberbia tiene un precio muy alto», pero va sobre la victoria de Vettel sobre Hamilton. Vaya.

    En uno de los artículos se remite a una cuenta de twitter donde un periodista va recopilando fotografías de heridos en las cargas de ayer. Si son auténticas, telita. Pero claro, no parece que haya mucha difusión: fueron los mozos quienes repartieron leña.

  32. Me acaba de llegar un mensaje por WhatsApp demasiado bueno como para que no sea cierto: el 21 de octubre de 2017 Puigdemont fue destituido; el 25 de marzo de 2018 Puigdemont ha sido arrestado. ¿Cuántos días han pasado entre ambas fechas? Efectivamente, corazones: 155 días.

  33. DIÁLOGO LITERARIO

    X: Contra el criterio de muchos de sus admiradores, disfruto con el Poe crítico. Pienso que en esta faceta se muestra, por así decirlo, el Poe en estado puro: pendenciero, injusto, intuitivo, analítico, genial, vengativo… Cargando siempre las tintas en sus despiadados ataques y haciendo gala de toda esa erudición, en cierta medida impostada, de quien no las tiene todas consigo.

    Y: Nunca se me había ocurrido algo semejante

    X: De alguna manera resulta conmovedor comprobar como dedicaba la misma intensidad en en reseñar a Defoe, Dickens o Longfellow, por ejemplo, que a la literati de turno a la que trataba de conquistar en ese momento o a aquellos aprendices cuyos textos, por decirlo con sus propias palabras, “quedaban por debajo de nuestro desprecio”… Y sin embargo, ¡con qué talento desarrolla sus principios estéticos y literarios en estas breves pero magistrales piezas!

    Y: Interesante punto de vista.

    X: Y lo más paradójico: mientras que sus críticas, incluso las más injustas, han sobrevivido al paso del tiempo, la mayor parte de las obras que criticó no han corrido la misma suerte.

    Y: Me ha dado usted qué pensar con sus argumentos… Pero, cambiando un poco de tema: ¿Le falta mucho para terminar? Es que necesito hacer de cuerpo con urgencia, y ya lleva usted más de veinte minutos apalancado en el trono y hablando sin parar de ese señor a quien no tengo el gusto de conocer.

    X: (azorado) Enseguida salgo.

    (Escuchamos correr el agua de la cisterna)

    (Telón)

  34. Buenas tardes a todos.

    bremaneur lunes, 26/03/2018 — 09:51
    Los comunistas españoles partieron hacia Rusia en barcos soviéticos desde Francia, durante algunas semanas entre marzo y mayo de 1939.

    Esta salida de los españoles en barcos desde Francia, ( y parece que no sólo hacia Rusia ), la contaba con mucha gracia Jessica Mitford ( la Mitford pequeña, hermana de Nancy, la escritora, de Diana la guapísima que estuvo en la cárcel por estar casada con el jefe del fascismo inglés, de Debo, que acabó siendo la duquesa de Devonshire, y también de Unity, que estuvo en Berlín, enamoradísima de Hitler … )
    El caso es que Jessica Mitford, siguiendo a su noviete , que, por cierto, era sobrino de Churchill, se hizo comunista, y se fue a ayudar a los refugiados españoles.
    Y su hermana Nancy no salía de su asombro, por la cantidad de felicitaciones oficiales del Partido que esa niñata había recibido por su labor, y sin conocer una palabra de español, ni saber hacer la o con un canuto . Y las protestas airadas de otros .

    Hasta que Jessica explicó su método para distribuir las plazas en los barcos . Que había consistido en asignar todos los camarotes buenos a los que estaban inscritos como “Labrador”, y había dejado a los gerifaltes para las bodegas. Y lo explicaba porque era una amante de los perros de caza, y que eso de que las familias se hubieran llevado con ellas al exilio a sus perros ( labrador) se merecía recompensa.

  35. Chino Cudeiro lunes, 26/03/2018 — 17:28
    Me acaba de llegar un mensaje por WhatsApp demasiado bueno como para que no sea cierto: el 21 de octubre de 2017 Puigdemont fue destituido; el 25 de marzo de 2018 Puigdemont ha sido arrestado. ¿Cuántos días han pasado entre ambas fechas? Efectivamente, corazones: 155 días.

    Pues salen las cuentas.

  36. No me salen las cuentas, pues el Puchi fue destituido el 28 de octubre del 2017, sábado, con la aplicación del 155 y un día después de la simbólica declaración de independencia.

  37. Corrijo, el 21 de octubre el Consejo de Ministros aprobó la aplicación del 155. Aunque Puigdemont cesó una semana después, no parece que lo de los 155 días sea una casualidad.

  38. Satur

    lunes, 26/03/2018 — 18:49

    CHINO ESCUDERO DIMISIÓN.

    ¡JAMÁS! Lo cambio por «El 21 de octubre de 2017 el Consejo de Ministros acordó la aplicación del 155; el 25 de marzo de 2018 Puigdemont ha sido arrestado. ¿Cuántos días han pasado entre ambas fechas? Efectivamente, corazones: 155 días». Y a seguir propagando la entropía tan ricamente.

  39. Bremaneur (18′ 52 )
    Lo cuenta muy bien Mary S Lovell en su libro “The Sisters” the saga of the Mitford family , donde sale la historia de la familia, pero, sobre todo, la de las seis hermanas. Y las relaciones de amor y odio entre ellas.

    Es que a mí me encantó en su día la serie “Love in a cold climate”, y me leí todo lo de Nancy que encontré publicado , pero también las cosas que contaban de las hermanas , tanto Evelyn Waugh como Aldous Huxley ( con nombres ficticios en las novelas, pero eran ellas, muy reconocibles ).
    Y tengo una maravilla de libro, escrito por Debo, sobre la historia de las casas de los Devonshire : la de Bess Hardwick , que tuvieron que ceder al fisco, y que ahora, ¡ que pecado ! alberga unas oficinas, y Chastworth, que al mismo tiempo que es la casa de la familia, convirtieron entre ella y su marido en una empresa de lo más rentable, que da trabajo a más de dos mil personas ; restauradores, copistas, jardineros, reposteros…

  40. Josénez lunes, 26/03/2018 — 19:43
    Hola, ¿todos los enlaces antiguos se han roto, sra. Bellpuig?

    Ay, tráteme usted de señorita, que ahora estoy disponible.

    Ya está arreglado.

  41. bremaneur lunes, 26/03/2018 — 09:39

    ¡Los alemanes! En la portada digital del Süddeutsche Zeitung: «Alemania ya tiene su primer preso político». «La detención de Puigdemont no ha sido inteligente. No es un terrorista sino un político legitimado por unas elecciones libres».

    ¡Los alemanes!

    ¡Los americanos! Según El Mundo, el NYT, en su edición digital, titula: “El arresto de Carles Puigdemont en Alemania mete al gigante europeo en la lucha catalana

  42. Lo más grande de todo es que el partido de rugby se jugaba … contra Alemania. Qué grandes son los rusos.

    Hace un par de años (no tengo fuerzas para buscarlo) se mataron sesenta y pico músicos del coro Alexandrov (el antiguo coro del ejército de la URSS) en el accidente de un avión que volaba a Siria. El accidente descabezó por completo al coro, que no se ha recuperado. Hacen falta muchos, muchos, muchos años para conseguir esto:

    https://www.youtube.com/watch?v=lOfvkmJ7AR0

  43. Ayer la Bellpuig pedía ser tratada de señorita, como un movimiento de abanico, una sutileza del lenguaje.
    En la tierra de Zola y Baudelaire, ya lo prohibieron hace algún tiempo.
    El mademoiselle, que mira que era bonito, casi un susurro para dirigirse a mujer, no se utiliza.
    Se considera un arcaísmo, algo para olvidar…
    Como es de aquí para allí, lo seguiré utilizando, mientras la aludida no se ofenda.
    Canibalismo de la lengua.
    Buenos días.

  44. Creo que hoy me pasaré por la gasolinera —la que tengo al lado de casa es Aral— a ver si les queda algún patito azul entre sus archiperres mercadotécnicos.

  45. Se filtra que uno de los acompañantes de Puigdemont cuando fue detenido en su coche bajo la atenta mirada del pato azul era el historiador Josep Lluis Alay. O sea, que si jugamos al “se abre el telón”, la película bien pudiera titularse Pelma y Lluis.

  46. Muy bueno el enlace, Pirata. Me da la impresión de que son pocos los ejércitos que dan la importancia que tienen a los himnos, y que los interpretan con la misma solemnidad y actitud con la que afrontan el combate, pues todo forma parte de una misma liturgia. Creo recordar que fue en alguna novela de Kipling donde el coronel se lamentaba de no disponer de más gaiteros, más necesarios en ese momento que otros efectivos.

    Battle Hymn of the Republic.

    The Ballad of the Green Berets

  47. Pues he leído en primer lugar, con gran interés, ‘El espíritu de la lamprea’ de Fernando García Alonso. Adictivo, muy bien escrito, con sentido del humor y un gran índice “onomástico y de toros, toreros, óperas, vinos, bodegas y platos históricos”, tras el que se adivina la colaboración experta de Bremaneur. He seguido los avatares de la enfermedad superada, si bien “el único problema que queda es el sobrepeso”, y he respirado y descansado al llegar al Epílogo, tras la petición de una visita a Roma gestionada por la Nunciatura. Amén.

    Son excelentes los viajes siguiendo su afición operística, las referencias taurinas y la “peregrinación gastronómica” en busca de la curación de la enfermedad, como el de aquel “primer caso diagnosticado en España del síndrome del gourmand, una rarísima enfermedad que cursa con una pasión desenfrenada por la gastronomía fina”, por media Europa: París, Londres, Milán, Bruxelas… y por los templos más destacados de la alta cocina española comenzando por Madrid, que “hay donde elegir”, y siguiendo por tierras de media España en Barcelona, Sevilla, Cuenca, Gerona, San Sebastián, Bilbao, Burgos, Valladolid… Incorpora una apabullante relación de restaurantes con históricos platos, exquisitas recetas, vinos, cavas , ginebras… Toda una enciclopedia del buen yantar. Que ustedes los disfruten si se presenta la ocasión.

    Un libro muy recomendable para leer esta semana de pasión, muy dada entre nosotros a celebrarla con emotivos viajes y generosas pitanzas, como el protagonista del libro. Pero no olviden que “Hay una línea muy fina entre salud y enfermedad”, según nos avisa el doctor protagonista.

    A continuación voy a releer “Te voy a hacer una autocrítica” de Perroantonio, que leí y subrayé también con mucho interés al comprarlo durante la pasada feria del libro de Madrid. Y que espero tener la ocasión en la próxima feria del libro de presentar al autor para su firma.

    Por último, en esta Semana Santa leeré el recién comprado “En nombre de Franco: Los héroes de la embajada de España en el Budapest nazi” de Arcadi Espada y Sergio Campos.

    La recomendación de “andar mucho y comer poco”, pues relativamente. Ya veremos, que a la vista de tan ricas recetas y tan buenos vinos habrá que pensárselo.

    En cualquier caso, sí con buenas lecturas para amenizar estas fecha, que en esta ocasión han coincidido con importantes textos de los directores del fanzine.

  48. Hace ya tiempo que he comenzado un proceso de limitación de gasto energético y producción de mala hostia. Comencé, como saben, no visonalizando ni escuchacionalizando ningún noticiero, tampoco leyendo resúmenes de noticias en internet.
    Mi única fuente de información era Chopsuey (y mi santa, hasta que le berreaba exigiéndole que no me lo contara).
    Dados los buenos resultados obtenidos voy a seguir desconectándome del mundo irreal. Mi siguiente paso va a ser el tuister_666, al que sólo entraba buscando enlaces interesantes. Me veré obligado a mantener el perfil profesional en FascistBuk y Linkedin y ya tá.
    Vivir en el campo me ha hecho no entender cómo se puede seguir viviendo en la ciudad.
    Desengancharme de periodistas e irrealidades electrónicas varias me está consiguiendo una paz mucho más profunda de lo que esperaba.

    OOHHMMMMMMMMMMMMMMMMMM

  49. DEMOCRACIA ORGÁNICA
    Este invento del Caudillo que tanta paz y bienestar nos dió fue copiado por los rusos y los chinos que también han alcanzado así la paz social y el progreso económico.
    Ahora hemos entrado en una nueva fase, la democracia orgánica 2.0, promovida con la herramienta Facebook y manejada por bienechores de la humanidad como Putin y Steve Bannon. Basándose en la ignorancia y estulticia de la masa, ha bastado con orientar su voto con campañas de desinformación que hubiera firmado el mismísimo Müzenberg. Así esta democracia orgánica 2.0 ha llegado ya a Estados Unidos (Trump), Reino Unido (Brexit), Italia (cinco estrellas) y Cataluña (ERC, CUP…).
    Resumiendo, se trata de votar, ese sagrado derecho que debidamente orientado procura que la masa vote disparates sin saberlo.

  50. Los alemanes votaron a Hitler y los italianos a Mussolini. Los españoles a un Frente Popular que pretendía implantar la Revolución Rusa (Largo Caballero dixit). Tuvo que llegar la democracia orgánica a poner orden. La 1.0 consistía en votar órganos de decisión (procuradores familiares, representantes sindicales, miembros del Partido único) para así evitar innecesarios errotes en el voto. La 2.0 es más sofisticada, pero no menos eficaz.

  51. Lo cierto es que todavía no hemos hablado (me parece) del maravilloso fondo semanal, en este caso el «Bodegón con frutas, nueces y queso» de Floris Claesz van Dijck que está en el Frans Hals Museum de Haarlem. (Creo que es la versión de este museo la que está de fondo en la página, porque hay algunas más).

    «Stilleven met vruchten, noten en kaas».

    Mira que me gusta el bodegón español, pero es que estos neerlandeses son alucinantes también.

  52. Ahora sí que estamos bien,
    yo preñada y tú en la cárcel.
    Yo si tener quien me meta,
    tú sin tener quien te saque.

    Una jota política. La decía mi abuela.

  53. Aprovecho que el Pisuegra pasa por Alar de Rey y que Prock ha traído a este cuarto estanco los aromas silvestres de la jota para decir algo que he pensado estos días y que, de ser llevado a la práctica, fortalecería nuestra patria con una coraza sensacional. Ha sido tras escuchar unos discos que me ha pasado el Gremanel de Grazhdanskaya Oborona, el grupo de punt-rot siberiano cuya historia podéis leer en este estupendo enlace. Al escuchar su disco Lunnyy Perevorot me he fijado en cómo cimentan su electricidad guitárrica en el folqlore y en la canción popular, casi militar, buscando la creación de himnos de la desesperación y el desgarro.

    Y lo que yo pienso es: ¿por qué no hacemos un grupo que haga lo mismo con las jotas y los cánticos regionales transformando melodías y letras que canten el nihilismo hodierno, la desesperación de ver todos los putos días de nuestra vida a Cocomocho y sus zombis catalanes?

    Electricidad guitárrica, bajos trepidantes, órganos de iglesia, una gaita lejana y una voz sombría y cazallesca que cante «la Virgen del Pilar dice que le cortará la cabeza al payés errante» o un Asturiaspatriaquerida que incluya el verso «meteos por el culo los calçots, barretinos»…

    Qué, os animáis o qué.

  54. Bremaneur

    ¡ Que desastre el mío !

    Creía que lo de Jessica Mitford asignando plazas en los barcos a los refugiados españoles, y dando las mejores cabinas a los que llevaban a sus “perros labrador” lo había tomado de la biografía de Mary S Lovell. Pero esa biografía va por años, y en los años 38 y 39 , ( Jessica estuvo en Bilbao, y en el País vasco francés y Nancy en Perpignan), no lo consigo encontrar.
    En cambio sí cuenta Nancy en las páginas 166 y 167 de mi tomo de “The Pursuit of Love”, lo de las cabinas buenas para los labradores.
    Pero lo cuenta con nombres ficticios .

    Voy a tener que releerme todos los libros de nuevo, y apuntar donde cuentan cada cosa, porque se ve que lo tengo todo mezclado.

    Ya siento.

  55. CDR (COMITÉ DE DEFENSA DEL ROCK & ROLL)

    Me pones con esa gorra.
    Deltoides espectaculares
    Vas marcando abdominales
    Tus bíceps son de coloso
    Abrázame como un oso.
    ¡Cómo luces pectorales
    y me ordenas que no corra!

    (CHORUS)
    Dame con la porra
    Dame con la porra
    Señor mosso
    Dame con la porra
    Dame con la porra

  56. Procuro fijarme martes, 27/03/2018 — 15:34

    En Fuenterrabía se decía mucho:

    Pilar, Pilar
    Tu preñada
    Yo en la mar.

  57. jrG martes, 27/03/2018 — 16:48

    Las separaciones, los dolores.
    «Mi marido fue a la mar, chirlosmirlos [‘fantasías, invenciones’] fue a buscar».
    Las separaciones, las críticas.

  58. Chino Cudeiro martes, 27/03/2018 — 10:25
    Para los puentéfilos: «US Marines built a temporary bridge across the Colorado River». Estéticamente horripilante, pero ingenioso y eficaz.

    Pues yo lo he “visionalizado” tres veces seguidas de lo que me ha gustado. ¡ Qué tíos !

  59. Una de mis canciones favoritas del grupo de Egor Letov es esta. Suena así.

    El estrebillo es:

    Caminamos en silencio
    Por la primavera muerta

    Y teniendo en cuenta que mi jota favorita es esta:

    No tires piedras cobarde
    que tirar es cobardía
    saca tu navaja en mano
    que yo sacaré la mía

    Y teniendo en cuenta que los versos de la canción son ¡traducidos! dos octopusílabos como los de la jota, encajan que te cagas, lo cual que estoy muy emocionado porque puedo decir que más o menos la canción de Graznacalla Orobona es una especie de jota.

    Y ahora sigo versificacionalizando una jota-rock de este estilo contra los endepes, a ver qué sale de mi magín.

    Así de repente me ha salido algo que ni rima ni estrofea ni nada, pero me ha gustado.

    Tú decides, catalufo
    si me comes el ciruelo
    o te tragas los calçots

    si me comes el ciruelo
    o te tragas los calçots

    bastante mierda ya has tragao
    cumbayá de los cojones
    y bien a gusto que la comes

    Tú decides, catalufo
    si me comes el ciruelo
    o te tragas los calçots

    si me comes el ciruelo
    o te tragas los calçots

Los comentarios están cerrados.