La irrupción de los piojos

Boceto de Delacroix para La muerte de Sardanápalo (hacia 1827)

«Anoche Boris descubrió que tenía piojos. Tuve que afeitarle los sobacos y ni siquiera así se le pasó el picor. ¿Cómo puede uno coger piojos en un lugar tan bello como este?»

Henry Miller. Trópico de cáncer.

(Cortesía de Álvaro Quinn).

111 comentarios en “La irrupción de los piojos

  1. Con unos ocho años un día al llegar a casa la cabeza me picaba horrores.
    Entendía bien eso de los picores, pues solía tener con frecuencia lombrices que exigían tomar un líquido con el color del Rojo de la China, y las deposiciones salían Rosa pálido mezclado con multitud de pequeños toques blanco de plomo.
    Mi madre con la paciencia de una mama mandril, comenzó a inspeccionarme la cabeza para ver como estaba infestada de liendres y piojos ya desarrollados.
    De inmediato bajó a la farmacia y compró un peine apretadísimo con el que me repasó toda la cabellera y me sacó a un trapo blanco una población de bichos y sus larvas.
    Asqueroso, pero hasta enternecedor ver lo bien que vivían esos insectos en mi pelambrera.
    Después bajé yo al peluquero del barrio que con la maquinilla de esquilar ovejas me dejó el pelo al uno y me lavó la cabeza con se qué polvos blancos que no olían muy bien.
    A la mañana siguiente todo el barrio y el colegio sabían nuestro pequeño secreto. Parecía un refugiado y mis enormes orejas sobresalían mucho más sobre la cabeza blanquecina.
    En dos días éramos ya algunos más.
    En el colegio, sitio bello por antonomasia nacen los piojos.
    Buena cita Quinn.
    Los bocetos son una joya.
    Buenos días y viva Cervantes y España.

  2. Qué curioso. Al Dr. Kneipp lo encontré hace poco en La sensualidad pervertida, de Baroja: «La principal brujería de Don Fermín era ser naturista y partidario del sistema Kneipp».

  3. Por prescripción de Ricky me leí las trilogías de Miller: Trópico de Cáncer, Trópico de Capricornio y Primavera negra; y Sexus, Plexus y Nexus. Solo recuerdo que era un guarro y que en comparación con Bukowski, de quien lo había leído todo, era demasiado espeso para mí. Pero algo debió de atraerme para devorar los libros en esas ediciones miserables de papel oscuro y letra minúscula. Algo muy fuerte, porque me metí también entre pecho y espalda sus Cartas a Brenda. Amigos, qué vitalidad, qué lectura más reconfortante. ¿El método Kneipp? Dónde va a parar…

  4. ¡ Qué típico de Alvaroquinn seleccionar tres líneas sobre piojos de un libro como Trópico de Cancer. ( Un libro que todos hemos leído, en la adolescencia, buscando “otros picores”) !. Me ha hecho muchísima gracia la cosa.

    Y me encanta ver bocetos y dibujos preparatorios. Que además, pasan muy bien a verse reproducidos.

    Y que mis hijos y los marcianitos sí pescaron piojos en el colegio, pero que yo, como estudié por libre, en casa, hasta el bachillerato superior, nunca los padecí.

  5. Me leí los tres que menciona Bremaneur, más que nada porque en aquel tiempo leía todo lo que caía en mis manos. Me parecieron insoportables. De la primera se hizo, además, la peor película de la historia. (Contaban que, después de verla, Miller se dedicó a escribir narraciones infantiles) En cambio sí me gustó un sensible librito sobre Rimbaud, El tiempo de los asesinos, que publicó Alianza hace muchos años ya.

  6. Miller, en Trópico de Cáncer, o de Capricornio, que no recuerdo, describe una escena maravillosa en la que, en un prostíbulo, un discípulo de Gandhi por ignorancia de las costumbres occidentales, o error imperdonable, se caga en el bidet. Acaban reunidas cinco personas en el baño, mirando dos enormes zurullos flotantes en la pieza sanitaria incorrecta mientras la madame del burdel se la monta al pobre indio. Uno desde entonces asocia el sentimiento de vergüenza a la imagen de un indio canijo, flaco como si mal alimentado, de color moreno zapato, envuelto en su túnica a las tantas de la noche en un prostíbulo parisién.

  7. MGAUSSAGE miércoles, 28/03/2018 — 10:45

    Me ha recordado una escena de Borat. Lamentablemente no está en youtube en versión original. Invitado a la casa de unos relamidos prebostes useños, pregunta por el baño y unos minutos más tarde baja con una bolsita y pregunta: «where can I put the shit?» Cielo santo, cómo se me caían las lágrimas en el cine.

  8. Perroantonio miércoles, 28/03/2018 — 12:49
    Naturaleza canibal.

    Esto lo vemos a diario quienes gustamos de sestear en las terrazas del Matt Donacks y les echamos trozos de macpollo a los gorriones, que los devoran con una avidez rayana en la mala educación. A mí eso también me parece canibalismo.

  9. Me gusta mucho esta frase casi funcionarial del artículo de los leopardos caníbales:

    El gato consumidor probablemente sea un residente.

    Y feliz Semana Santa a todos.

  10. Buena pregunta, Satur, ¿si un gorrión come pollo se considera canibalismo o no? Yo creo que no. ¿Y si un caniche se come un pastor alemán? En este caso creo que sí.

  11. Perroantonio miércoles, 28/03/2018 — 12:49
    Naturaleza canibal.

    Casualidad o no, al abrirlo mi pc me pregunta si permito que se hagan cambios.
    Igual se lo come, le he dicho que no.

  12. Qué menda. Diego Costa, hasta para meter un gol tiene que romperle la cara a alguien.
    Nos vino bien, es verdad, porque Caballero, que sustituyó al portero titular argentino lesionado, no se tiró en 4 de los 5 goles que se llevó.

    Morata, a poco que haga, se queda el 9 sin discusión.

  13. En el parque de Salburúa, de Vitoria, han muerto este invierno 29 ciervos. Les han echado comida, pero la han acaparado los más fuertes y abocones con la consiguiente hambruna fatal de los más débiles, principalmente las gerontociervas y los cervatillos. ¿Canibalismo secundario?

  14. BAROJIANA
    Es posible encontrar en Iberlibro traducciones al francés de diferentes obras de Baroja a menos de 20 euros. La gracia es que están editadas por Fernand Sorlot a principios de los 40, dentro de la colección “Maestros internacionales”.
    Sorlot fue amigo de la “nueva España” y fiel colaboracionista. Fue condenado a la “indignidad nacional” tras la liberación. Denöel lo tuvo peor. El tribunal lo presidía el stalinista Sartre.

  15. Cuánto gustan los totalitarios de las tablas de proscripción. No me quiero ir por los cerros de Ágreda, pero Sorlot también publicó la correspondencia de Sor María de Jesús con Felipe IV, editada por Renée Bouvier, presidente del Comité Francia-España. También publicó a Azorín, y clásicos como La Celestina. Y a un escritor dominicano, Max Henríquez Ureña, hermano de otro escritor, excelente y que merece la pena leer: Pedro Henríquez Ureña.

  16. viejecita miércoles, 28/03/2018 — 10:07

    Querida Viejecita, en realidad elegí la cita por su apreciación de la belleza sobaquil que enlacé con la concubina muerta del cuadro de Delacroix.

    Pasmado me tiene la historia de Wild Wild Country, pese a cierta falta de ritmo del documental. Siempre que he visto los libros de Osho en mercadillos o bibliotecas (¡ay!) me habían parecido otros más de ese género vendehumos con cubiertas de photoshop cutre, pero vaya con Bhagwan y, sobre todo, con Sheela.

  17. Francia tiene un grave problema con su pasado. No se entiende que Alemania haya permitido la edición crítica del Mein Kampf y que los franceses prohíban la edición crítica de los panfletos de Luis Fernando Cèline.

    Ayer leí un ensayo de Koestler titulado «La influenza francesa». Hubiese hecho las delicias de Manuel Arroyo Stephens de haberlo usado en su libro Contra los franceses. Arremete contra Gide, Aragon y Vercors, y dice:

    «Así como en el caso de la fiebre producida por las emanaciones herbáceas, durante la recolección del heno, cualquier nueva tufarada de de polvo o polen basta para reencender el acceso, así una sola palabra como “boullabaise”, “crève-coeur”, “patrie” o “midinette” es suficiente como para provocar los más violentos espasmos en el infectado; sus ojos se tornan acuosos, el corazón apresura su latir en agridulces convulsiones, sus glándulas endocrinas revierten oleadas al torrente sanguíneo en arrebatos de reverdecida adolescencia. Si un poeta inglés se atreviese a estampar frases como “mi patria”, “mi alma”, “mi corazón”, etc., se habría hundido; en cambio, si un francés se permite insulsas musicalidades acerca de “La Patrie”, “La France”, “mon coeur” y “mon âme”, el paciente comienza en el acto a estremecerse sacudido por la admiración».

    El artículo está recogido en el libro El yogi y el comisario, donde en otros ensayos trata de indagar en la psicología de las masas y en la manera en que el mito comunista cala en esas aborregadas gentes que podríamos denominar «las izquierdas».

    El estanlinista Sartre sigue en su pedestal, dictando todavía a través de jueces hodiernos quiénes son los proscritos.

  18. Siempre he huído de los diarios íntimos, y de los volúmenes de correspondencia de escritores muertos. Aunque fuesen MIS escritores muertos.

    Que, a no ser en el caso de un exhibicionista como Martin Amis, en que hubieran sido escritos directamente para ser publicados en vida del autor, ( Y esos no me apetecen) , me hacen sentir como una “cotilla voyeur “.
    Lo mismo que me niego a mirar programas de televisión ni revistas “del hígado “. Y nunca le he comprendido la gracia a verle el trasero a nadie.

    Claro que me encantan los libros de Aldous Huxley, de Evelyn Waugh, de Alan Bennett , que son muy de cotilleo, pero con un sentido del humor tremendo ( que yo, como carezco de él, aprecio muchísimo )

  19. «Definitivamente, soy un continental, es decir, siento siempre la necesidad de subrayar una situación dramática con un gesto dramático. G. es definitivamente inglesa, o sea, siente el impulso de suprimir el impulso primitivo, con la particularidad de que este segundo reflejo precede generalmente al primero.

    »Cuando, el 23 de agosto, vi en la tercera página del Eclaireur du Sud-Est el insignificante despacho de la Havas, en el que se decía que había sido firmado un tratado de no agresión entre Alemania y los Soviets, comencé a golpearme la cabeza con los puños. El diario acababa de llegar. Lo abrí mientras bajábamos al Saint Sébastien para almorzar.

    »-¿Qué es lo que pasa? -preguntó G.
    »-Es el final -repuse-. Stalin se ha unido a Hitler.
    »-Tenía que ser así -comentó G.

    »Y eso fue todo.

    »Traté de explicar a G. lo que ello significaba, para el mundo en general y para mí y mis amigos en particular. Lo que ello significaba para esa mitad optimista de la humanidad, la mitad mejor, que llamaban “izquierda” porque creía en la evolución social y, aunque opuesta a los métodos de Stalin y sus discípulos, creía de modo consciente o inconsciente en que Rusia era el único experimento social prometedor en este desdichado siglo. Yo mismo fui comunista durante siete años; me costó muy caro; había abandonado el Partido con repugnancia hacía sólo dieciocho meses. Algunos de mis amigos habían hecho otro tanto; otros todavía dudaban; muchos habían sido fusilados o encarcelados en Rusia. Nos habíamos dado cuenta de que el stalinismo manchaba y comprometía la Utopía Socialista como la Iglesia medieval manchó y comprometió al Cristianismo; de que Trotski, aunque más atrayente como persona, no era en sus métodos mejor que su oponente; de que el mal central del Bolcheviquismo estaba en su adaptación incondicional al principio de que el fin justifica los medios; de que una dictadura bien intencionada del tipo de las de Torquemada, Robespierre o Stalin era todavía más desastrosa que una tiranía lisa y llana como la de Nerón; de que todos los partidos de izquierda habían sobrevivido a su época y de que vendría un día en que surgiría del diluvio un nuevo movimiento, cuyos predicadores usarían probablemente la cogulla monacal y recorrerían descalzos los caminos de la Europa en ruinas. Nos habíamos dado cuenta de todo esto y habíamos vuelto las espaldas a Rusia y, sin embargo, miráramos adonde mirásemos, no hallábamos tranquilidad en parte alguna. Por eso, quedaba en el fondo de nuestros espíritus una leve esperanza de que, tal vez y en fin de cuentas, fuéramos nosotros los equivocados y los rusos los que estuvieran en lo cierto. Nuestros sentimientos con respecto a Rusia se parecían a los del hombre que se ha divorciado de una esposa muy querida; la odia y, sin embargo, halla una especie de consuelo en pensar que existe todavía, en el mismo planeta, joven y fuerte.

    »Pero ahora estaba muerta. No hay muerte tan triste y definitiva como la muerte de una ilusión. En el primer momento, al recibir el golpe, no se sufre, pero uno comprende que pronto se iniciará el sufrimiento. Cuando leía aquella noticia de la Havas no me sentía deprimido, sino solamente excitado, pero sabía que me sentiría deprimido mañana y pasado mañana y que esta sensación de amargura no me abandonaría en meses y tal vez en años. Y también que millones de personas, que representaban esa optimista mitad de la humanidad, no conseguirían nunca sobreponerse a su depresión, aunque no tuvieran plena conciencia de los motivos. Toda época tiene su religión y su esperanza dominantes; muy raramente, sólo en sus más sombríos momentos, ha quedado la humanidad sin una fe específica por la que vivir y morir. Iba a librarse una guerra. Los hombres de la izquierda lucharían, pero lucharían con amargura y desesperanza, porque es muy duro luchar cuando sólo se conoce aquello contra lo que se lucha y no aquello por lo que se lucha.

    »Es esto lo que traté de explicar a G., la cual había nacido el año del Tratado de Versalles y no podía comprender por qué un hombre de treinta y cinco años hacía tanto ruido al enterrar sus ilusiones, pues ella pertenecía a una generación que no tenía ninguna».

    Arthur Koestler. Escoria de la tierra.

  20. Fondos

    Siempre, en cada acto, del tipo que sea, en el que aparezca un nazionata y se prevea repercusión, de fondo sale un grupo de manifestantes con sus esteladas. En este caso, son apenas una docena. Pero no está mal, para ser en Escocia.

    ¿Cómo lo hacen? ¿Tienen una lista de catalinos por el mundo, y les llaman según los necesiten? ¿Una bolsa de voluntarios a los que envían en viaje relámpago al destino requerido en cada caso? ¿Contratan extras in situ?

    Releo el título de la entrada: La irrupción de los piojos

  21. ¡ Que texto tan estupendo Bremaneur ( 15’54 ) !.

    Koestler nunca defrauda.
    Pero lo tenían demonizado últimamente. Eso de que se suicidase con su mujer, cuando ella era más joven y estaba sana, no enferma como él, y hubiera podido sobrevivirle y sacar partido póstumo de su fama ( no hay más que fijarse en Yoko Ono, como , sin ser nada por sí misma , ha utilizado a Lennon en provecho propio ) , a las feministas les pareció fatal. Y entre ellas y los progres de izquierda, no perdían la ocasión de ponerle de chupa de dómine.

    Muchas gracias.

  22. Procuro fijarme miércoles, 28/03/2018

    A mí me resulta difícil creer que se hayan muerto de hambre. Supongo que les habrán hecho la necropsia. Para morir de hambre hace falta estar muchos muchos días sin comer..y si encima están vigilados..¡y no me fastidies! que ahí hay hierba por todos los sitios y eso no es Siberia! Y los cervatillos nacen a los seis meses de la berrea osea que estarán al caer..no me lo creo.

  23. Bremaneur miércoles, 28/03/2018 — 15:54

    Koestler se sorprende de la respuesta de G.“Tenía que ser así”, respuesta menos inglesa de lo que afirma.
    Ya en Roma, quiero decir que ya Beethoven anota en un margen de la partitura de su cuarteto para cuerda núm. 16 :
    Muss es sein? Es muss sein! Es muss sein!
    Aparece dramatizada (min 2:00)en Inmortal beloved, la película que protagonizó en 1994 Gary Oldman, nuestro Churchill de este año.
    Milan Kundera también hace reflexionar a su protagonista alrededor de Es muss sein en La insoportable levedad del ser: quizás antes había leído a Koestler.
    Al fin y al cabo resulta ser un mantra muy apto para hallar consuelo.

  24. Bonnie
    miércoles, 28/03/2018 — 16:36

    Pues si tú no te lo crees, yo AMÉN a lo que digas. Este de los ciervos es un caso para la detective Bonnie.

  25. Trópico de Cáncer. Lo leí hace sólo dos o tres años. Por primera vez, quiero decir. Retrasado que es uno. Para compensar en alguna medida, le dediqué buena parte de una entrada del blog y en ella decía varias cosas: que Miller habla como nadie de putas (lo que es también decir en un sentido muy preciso que habla como nadie de mujeres), y de hecho reproduje un largo fragmento en que distingue con precisión y agudeza entre unas y otras, las putas tipo Claude y las putas tipo Germaine. Que muy probablemente, si se publicase hoy, la obra sería de nuevo censurada, como lo fue en su momento en USA durante treinta años, aunque ahora por razones muy distintas, dada la evidencia de que la moral y sus guardianes (guardianas) han cambiando desde entonces, pero tome la forma que tome, nunca perdona a los desertores. Y Miller es casi el paradigma del desertor. Que casi en cada párrafo de la novela (no estoy seguro de que lo sea), se cita a alguien del París de aquel momento, y que de hecho empleé más tiempo en descubrir a los desconocidos o refrescar a los conocidos que en la propia lectura. Que me lo pasé como un enano, vaya, y que me alegro de ver por aquí al inolvidable Boris.

  26. La Punsatí ha hecho una colecta para pagar al jurisconsulto escocés que la defiende. Empezó pidiendo 40.000 libras como coste de la defensa, y una vez cosechada esa cantidad, más y más, hasta superar las 200.000. Creo que esta tía, al menos hasta que el jurisconsulto libre su factura por los honorarios devengados, ha hecho el agosto.

  27. Albert miércoles, 28/03/2018 — 17:35
    Va a ser la reina del economato de Alcalá-Meco, Botillero.

    😀

    Estamos disfrutando. Qué cabrones.

  28. Funes

    miércoles, 28/03/2018 — 14:35
    Morata, a poco que haga, se queda el 9 sin discusión.

    Y sin hacer nada también. Aspas y Rodrigo son de provincias, no tienen su apoyo mediático.

    ***
    Alemanes, americanos, ingleses…, os veo preocupados. Y a mí que ya me habían convencido Albert y Follan.

    Sería injusto decir que el Gobierno rajoyano no ha hecho nada en su acción exterior. Nuestra diplomacia logró que ningún Gobierno del mundo, ni siquiera el chavista, reconociera la independencia. Y es cierto, asimismo, que el Gobierno no puede -ni debe- controlar lo que aparece en la prensa extranjera. Pero también lo es que dispone de mecanismos variados para dar su versión razonada de los hechos. Uno bien sencillo y que no requiere gastos: como me comentaba hace meses un corresponsal, el Gobierno español ni siquiera había proporcionado a los periodistas extranjeros en aquellos días aciagos de septiembre un teléfono de contacto de alguien que en inglés fuera capaz de dar la opinión del Ejecutivo.

  29. Para qué negarlo, Procu. Me llegan a diario muchas gracietas de whatsapp sobre el asunto, algunas más bestias, otras más refinadas. Me lo paso mucho mejor con las primeras, evidentemente.

    S., no te alejes de la luz. Este rebrote de artículos y editoriales que dudan y se hacen preguntas marchitará a la misma velocidad que entonces, es posible incluso que veamos los mismos gritos desgarrados de arrepentimiento que dio Le Monde en su momento por haberse dejado engañar como memos. Relleno para lectores que saben poco sobre la cuestión y aún se interesan menos por ella. Ya ves el efecto que tienen en el gobierno y la justicia alemana, en este caso: tirando a nulo. Y claro, las cosas hay que leerlas íntegramente: estos días esta gente se ha agarrado como un clavo ardiendo a un editorial de The Times que, después de unas cuantas vaguedades bien intencionadas en las que pide diálogo y tal, termina así: “el error de Rajoy ha sido darle carta de naturaleza a un movimiento frívolo que no la merece”. ¿En qué quedamos? ¿Hay que hablar con ellos o no hacerles ni puto caso? Ni se enteran de nada ni se molestan en revisar sus propias contradicciones porque en el fondo les importa tres cojones, y así mal van a convencer a nadie que no esté ya previamente convencido.

    En cuanto al fútbol, Aspas y Rodrigo no son nueves puros ni falta que les hace. Por cierto, este último es producto más genuino aún de la cantera madridista que el propio Morata (ya, nacionalismo madrileño). Yo llevaría a los dos y entre Morata y Costa me quedaría sólo con uno y me da igual quién, son Hernández y Fernández.

  30. Yo creo… el antimorinyismo cree… que Diego Costa debería dar patadas por detrás y a traición, como el Carnicerito Charro, en lugar de dejarse lesionar por un defensa, cayendo y llevándose por delante al cancerbero (e introduciendo el esférico, ya de paso, en la meta contraria). Yo creo… el antimorinyismo cree… que el morinhismo echa de menos las artes de su zaguero chacinero.

  31. Los Trópicos era una recomendación habitual en mi época (70’s), muy propia de los izquierdistas de turno. Hice más caso a otra, aparentemente más de derechas, Los Thibault de Roger Martín du Gard. Creo que salí ganando y por mucho.

  32. Bremaneur miércoles, 28/03/2018 — 15:54

    Qué maravilla, gracias por copiar esto.

    Me ha llegado al alma esta observación, con la que me identifico por completo: Los hombres de la izquierda lucharían, pero lucharían con amargura y desesperanza, porque es muy duro luchar cuando sólo se conoce aquello contra lo que se lucha y no aquello por lo que se lucha.

    Hace 3 legislaturas que no voto, y lo que queda. Pero aun en tinieblas, hay que luchar contra lo que sabemos que no queremos. Así que con unos años de retraso contesto a la pregunta de Albert (“¿Cree que aún tienen algún sentido…?”): desde luego, otra cosa es que estemos en mitad del bosque y se hayan borrado todos los caminos. Pero lo que era feo entonces sigue siendo feo, aún más feo, hoy.

  33. La cuestión está en saber hasta qué punto debería preocuparnos esa imagen de Francoland o si ella debería llevarnos a hacer algún esfuerzo. Me parece inútil insistir en los inmensos beneficios, Incluidos los materiales, que conlleva una buena Marca-Nación.

    Sea como sea, Albert, alguien no está haciendo bien su trabajo. Por mi parte, confieso que no me entusiasma la pereza.

    Costa, Aspas, Rodrigo, y fijo sin discusión Higuaín de 9 argentino.

  34. Las ladillas, y los niños.

    El vello púbico tiene la función de acumular el olor que desprenden las glándulas de la región genital y que sirven para que la pareja sepa si está lista para el coito y la reproducción.

  35. –Es una emoción muy grande que no se puede explicar.

    Si no lo puedes explicar es porque eres tonto del culo y posiblemente semianalfabeto. Igual que el cretino que te ha puesto la alcachofa y ha decidido que tu chorrada tiene alguna importancia, mendrugo.

  36. Alvaroquinn miércoles, 28/03/2018 — 21:35
    ¿Hace falta reforzar la Marca España o más bien fundar y pertrechar un campo de reeducación para periodistas?

    En un altísimo porcentaje bastaría con un campo de educación.

  37. Gasajémonos de hucia,
    que el pesar
    viénese sin le buscar.

    Gasajemos esta vida,
    descruciemos del trabajo,
    quien pudiere haber gasajo
    del cordojo se despida:
    déle, déle despedida,
    que el pesar
    viénese sin le buscar.

    De los enojos huyamos
    con todos nuestros poderes,
    andemos tras los placeres,
    los pesares aburramos:
    tras los placeres corramos,
    que el pesar
    viénese sin le buscar.

    Hagamos siempre por ser
    alegres e gasajosos,
    cuidados tristes pensosos
    huyamos de los tener:
    busquemos siempre el placer,
    que el pesar
    viénese sin le buscar.

  38. marquesdecubaslibres miércoles, 28/03/2018
    Estamos en los putos nuevos años 30.

    Y tanto que es así. Les traigo un comentario del nick Santiago Climent Calleja del blog de SG, que confirma la reflexión del Marqués:

    “… el icono estrella separatista, la representación de una cara con un trazo en diagonal de color generalmente rojo, que representa la imposición de no poder hablar… ya empezamos a verlo en el referéndum de Artur Mas, luego en el del 1 O, y últimamente para representar a los encarcelados.

    Debo afirmar que es un plagio total, y nada mas y nada menos que al mismísimo Goebbels. Después del Putsch de Múnich de 1923, Adolf Hitler fue condenado a una breve estancia en la cárcel, y a una inhabilitación hasta 1925 para dar discursos en público, ¿adivinan qué se le ocurrió a Goebbels para protestar por el impedimento a hablar?

    Sí, eso que están pensando.

    Hizo unas cuartillas con la imagen dibujada de Hitler, con la boca cruzada por dos esparadrapos donde se podía leer, “Rede Verbot”, Prohibido Hablar –

    Esta es la imagen:

    http://www.wahlplakate-archiv.de/wp-content/uploads/2015/06/nsdap-1924-01.jpg

    Traducción del texto: “¡Solamente una persona, de los 2.000 millones que viven en la Tierra, no puede hablar en Alemania!”.

    (Si no aparece la foto agradecería de la Señorita Bellpuig su visualización, si fuera posible, por la importancia del documento).

    El comentario citado aquí

  39. Ya es Jueves Santo.
    A llenar carreteras, a colapsar aeropuertos y amontonar almas descreidas en los bares.
    La fe del ocio y en el ocio.
    Fuerte helada en Cholet.
    Vamos a pintar.
    Que ustedes lo pasen bien o de viaje.

  40. comerciante de ultramarinos jueves, 29/03/2018 — 03:19
    Debo afirmar que es un plagio total,

    No creo que sea un plagio. Es una idea muy elemental accesible a cualquier zombi descerebrado de ánimo totalitario. De todas formas, es interesante. Gracias por traerlo.

  41. ¿Alguno de los presentes es aficionado a las carreras de caballos? Yo fui por primera vez al Hipódromo de la Zarzuela hace un par de años y me enganchó el ambiente turfero. Es verdad que a veces aquello parece más bien un parque de bolas al aire libre, por eso de que es un buen plan familiar, pero si vas a lo tuyo te lo pasas fantabulosamente yendo del paddock a las taquillas y de las taquillas a la pista y vuelta a empezar. Un domingo vi a Savater, por cierto. Y le hice una pregunta, cómo no. Y al responderla fue muy galante, aunque algunas dirían que fue micromachista.

    Buenos días desde el carril adicional de la A5.

  42. Qué pasa, Emecién. Preguntarte que si eres comunista, que estuve a punto de matrimoniar contigo y no te lo pregunté, o sea que eso, que si eres comunista.

  43. Satur jueves, 29/03/2018
    Qué pasa, Emecién. Preguntarte que si eres comunista, que estuve a punto de matrimoniar contigo y no te lo pregunté, o sea que eso, que si eres comunista.

    Cómo voy a ser comunista, Satur. Cómo voy a ser comunista si me gustan los toros, las carreras de caballos y el combinado merengue. Cómo voy a ser comunista si escucho a Federico. Soy un partidazo.

  44. Decir que yo nunca he ido a un hipopotamódromo, pero sí he estado en un Canódromo y que recuerdo a los galgos correr tras una liebre de poliespán o algo así. Me gustaba recoger los boletos, que eran de diferentes colores, y tuve varios mazos en casa debido a mi síndrome de Diogéneris. También he ido al Aletismo y vi a Fermín Cacho en Barcelona, pero no cuando las olimpíadas. Y también a ver al Aleti y dos veces al Numancia y ahora voy al balomano. Y también he ido alguna vez a ver un mach de balón cesto, lo de «encestar» las «canastas». Y en el boxeo creo que he estado una vez, pero es algo nebuloso que no logro fijar en la pantalla plana de mi celebro con exactitud. Y en conciertos de Rosendo y de Los Suaves y de los Extremoduro y de los Pint Flock y del Juan Miguel Jarret. A todo eso se reduce mi vida espectacular.

  45. Estaba pensando que los piejos del Pusdemort tienen que ser del tamaño de un gorrión, por lo menos. Seguro que en su masía lo despiejan a escopetazos.

  46. Buenos días. ¿Queréis que os ponga un poema de Hugo Padeletti que habla de piojos? VALE, VENGA

    SE DICE QUE LAS SOMBRAS DEL HINOJO
    cuando se ven de pronto, sobre un lecho
    de lajas, figuran el futuro.
    La lectura es oscura. Sólo el ojo

    que nada espera
    ve lo que le espera. Ve la primavera
    salpicada de rojo, ve el verano
    del piojo y el ratón

    –sin goce y sin enojo–, ve el otoño
    que desnuda su hueso y, en el beso
    de mármol del invierno,
    su epitafio, su infierno.

  47. Buen viaje, Emecé, y a todos los que os vais de casa. Y a los que os quedáis también, porque

    TODO ES TESORO EN NUESTRA PROPIA CASA:
    la prosa, el sol, la taza
    con el resto de leche que se agrió;
    el piso, el peso, el lazo
    que abraza al otro yo; la acorralada
    cucaracha que recorre su propio desatino.

    (Hugo Padeletti; sigue más, pero me he levantado Prudencia).

  48. ¡ Por fin, unos versos que trae Procuro, y que no me dan gana de comprarme el libro ! . Es que, de verdad, Chop Suey me sale carísimo.

    Y, una observación : cuando yo entraba al fanzine, me decía cuantas personas había on line. Se ve que tengo horarios de vieja, porque no solía coincidir con nadie, excepto a la hora del té… Ahora ya no lo dice. Ni dice el número de visitas , ni el número de visitantes. Que con esos números se daba una cuenta de la adicción que tenemos todos al Chop Suey, que tocábamos a un montón de visitas por barba….
    Ahora, eso sí, la página se carga a toda castaña

  49. En fechas como estas se puede intentar huir cobardemente en pos de una quimera o hacer de epiplones corazón y afrontar en casa el vacío de las vacaciones, hacer café y disfrutar de la hipoteca, ver cómo pasa su tiempo y el tuyo y quizá leer algo.

    Éste es, amigos, mi departamento:
    tres piezas, dependencias y pileta.
    Tendremos que vivir a la jineta
    yo, la mujer y el hijo turbulento.

    Casi no se ve el sol, no se oye el viento,
    no hay donde cultivar una violeta;
    los pasos quedos y la voz discreta,
    no se enoje un vecino soñoliento.

    Diez pisos se alzan sobre mi cabeza,
    sobre mi actividad o mi flaqueza
    gravita, hierro y piedra, un mundo entero.

    Nadie sabrá mi risa ni mi llanto…
    ¡Cuán grande deberá de ser mi canto
    para llenar de luz este agujero!

    -El grandísimo Baldomero.

  50. ¡ VIVA EL CRISTO DE LA BUENA MUERTE! ¡ VIVA A LOS LEGIONARIOS! ¡

    ( vivan las verduleras, que su trocito de cielo tendrán)

    Ya me voy, perdón por interrumpir. Voime a comprar un tetrabick de esos con zumo de uva, soy pobre, no puedo embriagarme ni con colonia barata.

  51. Procuro fijarme jueves, 29/03/2018 — 12:02
    Buen viaje, Emecé, y a todos los que os vais de casa.

    Gracias, Procuro. Sé que ya estoy a punto de llegar cuando recibo un mensaje de mi madre preguntando si empieza ya a freír las patatas. Aunque a mí lo que más me apetece comer estos días son repápalos con leche.

  52. A eso que Emecién llama repámpanos en mi casa lo llamábamos altraguitón, o lo que mundialmente se conoce como altaguitones. Hace siglos que no los como y esta semana santa me los voy a comer.

  53. Emecé jueves, 29/03/2018 — 13:09
    Bien jugao, Juanfran S.

    Ha sido una internada por la banda izquierda, trepidante como aquellas de Futre, que cuando jugaba en el Oporto ganó la Copa de Europa contra el Valle de Múnit. 1987. Yo no tengo pasión balompédica. Yo le dedico al balompié una frialdad científica, serenidad viril, una atención casi displicente. Yo las pasiones las reservaba para otros menesteres antes de hacerme del Ascético de Madrid.

  54. Emecé

    jueves, 29/03/2018 — 10:44

    Yo voy algunas veces (pocas), normalmente a las nocturnas de verano. Hago tres o cuatro apuestas, ceno por allí y me vuelvo a casa pensando en cuándo me voy a retirar al campo que no tengo.

  55. EL MARQUÉS SÍ QUE SABE
    En el 2004 el Oporto ganó sus segunda Copa de Europa con un equipo raquítico en el que apenas destacaba Deco. El milagro lo consiguió Moriño, que poco después tuvo un similar éxito con un depauperado Inter. Pudo conseguir el tercer entorchado pero Higuaín lo echó a perder (a mala fe) aquella aciaga noche frente al Borussia.

  56. Pirata Jenny jueves, 29/03/2018 — 13:38
    Yo voy algunas veces (pocas), normalmente a las nocturnas de verano. Hago tres o cuatro apuestas, ceno por allí y me vuelvo a casa pensando en cuándo me voy a retirar al campo que no tengo.

    El verano pasado fui a una nocturna de los jueves, pero no me gustó el ambiente: mucha gente joven y guapa posando como si fuesen influencers en Instagram y poco estar a las carreras.

    Yo no soy ni de lejos una verdadera turfera, y muchas veces apuesto por intuición o basándome en los mismos criterios que tú. Otras, si puedo, compro la revista A galopar para empollármela y luego me fijo en los que andan por allí y saben, aunque son un poco ariscos y no me atrevo a preguntarles como hice con los del tendido siete la primera (y única) vez que fui a los toros. Ah, y yo siempre me voy a casa soñando cuándo tendré un caballo de carreras y poder entrar en la zona reservada del paddock.

  57. Carudel, qué tiempos…estas niñas no habían nacido cuando los pijos de Serrano íbamos los domingos por la tarde a Zarzuela y luego el ultimo copazo a la Pérgola subiendo Perdices pisando a fondo.

  58. La fotografía que ilustra el comentario del señorito de Cubaslibres es cortesía de la señorita Emecé, y muestra la entrada al estadio del Oporto.

  59. Gracias Emecé, supongo que se trata del Estadio nuevo, el del Dragón. El legendario, el de Futre, era el Das Antas.
    Oporto está varado en el pasado. El aeropuerto se llama Sá Carneiro, un político conocido por haber fallecido en un misterioso accidente de aviación. Sólo les faltaba tener allí a Casillas y a la Carbonero, aquella “periodista” que le preguntó a pie de campo a Iniesta qué se sentía al no haber tirado el penalti. El pobre Iniesta, confundido, aclaró que sí lo había tirado y además había marcado.

  60. Sobre los hipopotamódromos, decir que mi abuelo tenía un burro.

    Sobre el Oporto, decir que hice visita familiar hace dos mil años y que durante otros dos mil campeó en el retrovisor del Renaoult 8 primero y el Seat Fura después un banderín en forma de elástica del Oporto.

  61. Emecé jueves, 29/03/2018 — 14:00

    Sí, a veces hay un ambiente desagradable. Pasa como pasaba en los toros cuando se pusieron de moda (en la época del primer o segundo gobierno del PSOE, cuando la “corrida del siglo” y aquellas pamplinas) y los cargos políticos, los altos funcionarios de los ministerios y los empresarios iban a la plaza a ver y dejarse ver en San Isidro. Era – aunque en mucho menor escala – lo que son hoy los famosos palcos del Bernabéu, lo que da idea de lo mucho que ha degenerado la sociedad en sólo 30 años: de los toros al fútbol (¡ay!), de Joselito a Ronaldo (¡¡ay!!). Recuerdo a aquellos gandules, mirados con desprecio por los aficionados, con sus clavelitos en el ojal bajándose gin tonics entre toro y toro. Por fortuna, Las Ventas pasaron de moda y ya volvemos a estar los de siempre y los japoneses.

    Cuando voy al hipódromo, le sugiero que lo pruebe, huyo como de la peste de los instagramers y me pego a los viejos aficionados. Son fáciles de distinguir, porque son muy parecidos a los aficionados del 7 o a los viejos socios del Atleti. Es verdad que pueden resultar ariscos de primeras, pero es sólo porque son madrileños y porque a ellos tampoco les gustan los del ojal.

  62. Me doy por aludido, S., porque hoy he recorrido 200 km en moto y porque tuve una lobito. En realidad la heredé de mi hermano, pero esto es otro tema.
    No sé si el libro lo merece, pero la crítica que ha enlazado debería ser leída por un parlamentario en el estrado de nuestro triste Parlament.
    Después, imagino un minuto de silencio espontáneo.

  63. “No hace falta ser músico para darse cuenta
    Si crees que se trata de esa clásica discusión para músicos, estás en un error. Aunque no te des cuenta, ese asalto sonoro constante de distorsión y falta de dinámica, esa fatiga auditiva, se produce a nivel inconsciente. El resultado es que simplemente no disfrutas tanto de la música, no escuchas música durante tanto tiempo seguido, o incluso te apetece saltarte la canción sin saber muy bien por qué. ¿Te suena familiar?

  64. Nunca me compré una Bultaco, aunque sí conduje muchas.
    Cuando pude comprarme una moto nueva de chaval me compré la Montesa Crono a la que le adaptamos el cilindro de 125 de una Cappra, con lo que la moto era un tiro pero muy difícil de gobernar. El conjunto depósito-asiento colín, era de una fibra pintada en rojo en la primera versión que se rompía con facilidad, y al que se debeía vaciar la goma interior del asiento para estar un poco dentro de la moto. Sus llantas de aluminio doradas con palos taladrados y unos M18, eran suficientes.
    Uno de los modelos que daba su caña en carreras urbanas era la Metralla posterior a la Tralla, y a la Kit America, que era preciosa.
    En la competición Angel nieto le dió dos títulos de 50 y otros tantos Ricardo Tormo que tan infausta vida pasó en los quirófanos al desgraciarse probando la moto de carreras en un polígono industrial.
    En la época de la crono Bultaco hacía la Streaker, una elegante moto negra con chasis dorado, pero con una dirección de mucho avance, que la hacía menos ágil que la Crono en carreteras reviradas.
    De las dos se organizaron copas monomarca de mucho éxito.
    En cuanto a la triste historia de Bultaco, que nació desde Montesa con el nombre de Paco Bulto, sus exitos quizás sonaron más en el mundo del Trial con las Sherpa a manos de Sammy Miller, actualmente con una de las mejores y más completas colecciones de motos del mundo.
    En el motocross también dejó su huella con las Pursang que equiparon a la GC de montaña.
    Curiosamente alguno de los mejores clubs de aficionados y colecciones particulares de Bultaco se encuentra en Australia y USA.
    La historia de las fábricas de motos patrias, corre casi pareja con la motocicleta Inglesa e Italiana de aquellos años 80 … JAPONESES. Imposible competir con ellos, y en este país la “ayuda sindical” la poca visión y una tecnología de dos tiempos en claro descenso, remataron a Bultaco, a Ossa y a Montesa.
    Ahora tratan de levantar el vuelo con las motos eléctricas, en un curioso intento.
    Que tengan mucha suerte, cosa que el satisfecho pulgar en OK del logo, no pudo anticipar.

  65. Adaptaciones jueves, 29/03/2018 — 16:54

    La calidad de la fuente de amplificación y los altavoces, pienso y he comprobado que juegan papel fundamental en la “fatiga”.
    Muchos juzgan amplis por su patada, pero resulta que con 30 W continuos de válvulas puedes escuchar a nivel bajo de volumen la totalidad de la información disponible.
    Calidad y entrega continua, no a picos, es una de las claves, para no cansar el oido con volúmenes demasiados altos que tienden a la distorsión.

  66. NOTA personal:
    Menudo coñazo es que el fanzine no te anuncie por correo la publicación de entradas ni notificaciones.

    Por si es de interés de los responsables y responsablas.

  67. Señorito Joserra, le recuerdo que por el momento estamos sacrificando las notificaciones por la velocidad. Cuando solucionemos el problema todo volverá a la normalidad: ustedes seguirán contándose sus cuitas y recibiendo sus imprescindibles notificaciones y yo seguiré ejerciendo de esclava. Hasta el momento les sugiero que tengan paciencia. A ver si son capaces.

  68. marquesdecubaslibres jueves, 29/03/2018

    Fundamental. Los zombis analfabetos no se dirigen «supuestamente» a la violencia sino que vienen «efectivamente» de la violencia. No lo olvidemos.

  69. Y esta gentuza ultraviolenta ha sido legitimada por los paraleninistas del macho Iglesias y la machorra Colau, y de los paramaricas de Iceta el Bailaor. No lo olvidemos.

  70. Alguna consideración amistosa a las anotaciones de jrc: la verdad es que quien verdaderamente dejó huella en el mundo del Trial con la Sherpa fue el gran Martin Lampkin, recientemente fallecido. Por aquella época yo seguía el mundial –tenía una sherpa 74 que compré a precio simbólico–, e incluso recuerdo a un joven piloto llamado Soler, el Monstruito para los amigos, que al final nunca llegó a ganar el mundial.

    La bultaco Streaker, en efecto, era negra. Pero sólo el primer modelo. El segundo, por contra, estaba pintado de blanco. Estoy de acuerdo, sí, en los problemas de dirección –y de frenos– que tenía la moto, como pueden atestiguar en mi caso las siete u ocho piezas dentales originales que me faltan desde los diecisiete años.

    Aunque no lo mencionas explícitamente, el accidente fatal de Ricardo Tormo, del que jamás se recuperaría, ocurrió probando para Derbi en el polígono industrial donde tenían la fábrica de Martorelles, cerca de Granollers.

    Volviendo a Bultaco: lo más repugnante y siniestro que he visto jamás por TV3 fue no hace mucho, cuando un tal Xavier Graset, paniaguado de primera categoría y conductor de un importante informativo autonómico, comoquiera que los independentistas necesitaban los votos de la CUP para sacar la investidura de Artur Mas adelante, no se le ocurrió mejor manera de hacerles la pelota que invitar al programa al asesino convicto y confeso del anciano Bultó. Por si no fuera esto lo bastante repulsivo, tuvo la desfachatez de presentar al criminal como nacionalista patanegra.

    Entre paréntesis: el método para consumar su crimen no fue un mal golpe, ni siquiera un rápido disparo de gracia en la nuca, no; el nacionalista patanegra empleó la refinada tortura, especialmente cruel, de adosarle una bomba al pecho al pobre anciano.

    Patanegra.

    ¿Imaginan algo así en la televisión pública cualquier otro lugar del mundo?

    https://www.elperiodico.com/es/entre-todos/participacion/carta-sobrina-bulto-xavier-grasset-sastre-adoso-una-bomba-pecho-hizo-estallar-46933

  71. los paraleninistas del macho Iglesias y la machorra Colau, y de los paramaricas de Iceta el Bailaor

    ¿De qué fuente bebes tú para hablar así? Que vas para los 50, prenda.

  72. Me gustaban mucho las carreras de caballos y acudía con frecuencia al hipódromo de Madrid. Vi ganar a “Chacal”, de la Cuadra Rosales, montado por Claudio Carudel. Y disfruté de las proezas del duque de Alburquerque en las carreras Steeplechase.
    Eso sí, recuerdo acudir al Latigazo, pub situado en un chalet al borde de la valla del monte de El Pardo. Un sitio dónde ligaba hasta yo.

  73. Indago sobre el pueblo de mi bisabuela paterna, La Nestosa, con curiosidad por conocerlo. Ya no se llama así, primero le cambiaron a Isasti y luego a Lanestosa. Se me quitan las ganas de ir al comprobar que el actual alcalde es de Bildu.

  74. Las intenciones.
    No se puede ser en política como del atléti. No se puede ver a unos paletos totalitarios hasta para una potencial votante de vox, como promesas de “nuestra cantera”. Mirad las ideas de bombero y no cómo sienten nuestros colores, ¡cómo cantan el himno de la URSS!
    Ni borrachos.

  75. Gómez jueves, 29/03/2018 — 22:41

    Muy cierto Gómez.
    Con las motos todos nos hemos dejado algún trocito.
    Mencioné a Miller, pues por coincidencia, estaba viendo un reportaje suyo en el ordenador.
    La industria en Cataluña de la motocicleta, propició una afición enorme que dió grandes pilotos tanto en el TT, como en el Trial, en resistencia y velocidad.
    Quizás más Montesa que Bultaco, pero sólo es cuestión de detalle.
    Sus 24 horas de Montjuic eran una carrera gloriosa.
    El circuito de Montmeló, un ejemplo de gestión.
    En cuanto a los terroristas, soy un hombre que vivió en el País Vasco más de 50 años…
    Y siguen encontrando fórmulas de glorificación, casi con éxito.

  76. Con Lanestosa tuve cierta vinculación laboral en el pasado. Un pueblo prácticamente invisitable para el forastero. Casi todas sus casas están rodeadas de altos muros, de tres metros altura, por lo que la sensación que queda tras una visita es más bien epidérmica. Pero en los alrededores hay enormes cuevas y grandes paisajes, y muy cerca, en Ramales de la Victoria, Cantabria, hubo en su tiempo un afamado restaurante especializado en caza. Por allí cerca nace el río Asón. Ahora el bosque está aún pardo, pero ya reverdeciendo.

Los comentarios están cerrados.