Conversos

En este aspecto, por la gracia de Dios, tengo la conciencía perfectamente limpia —tal vez este propio alarde sirva como plausible agente moral—. En la vida he intentado conscientemente convertir a nadie a ninguna fe. Al igual que cualquier otro hombre que de cuando en cuando grita desde un estrado, he logrado algún que otro converso, sí, y en ocasiones, cuando mi boquilla ha estado bien afinada, he logrado más de uno. Pero nunca fue algo deliberado, ni me brindó jamás la menor satisfacción, pues, junto con el misionero, un converso es la especie más aberrante que puedo imaginar. No me gustan las personas que cambian sus ideas básicas, ni me gustan cuando las cambian por buenas razones ni cuando las cambian por malas. Un converso que abraza una buena idea es simplemente un hombre que admite que antes era un borrico, y de seguro lo sigue siendo. Cuando un hombre así me otorga la garantía de que mi elocuencia le ha hecho cambiar de parecer, me siento como si me hubiera confesado que, siguiendo mis consejos, ha empezado (o dejado) de zurrar a su esposa.

No, no es agradable entrar en contacto con tales almas flácidas, en tanto que carecen de personalidad y amor propio. Su existencia amarga la vida de todo aquél que se ocupa de las ideas. Con independencia de cuáles sean sus principios, son siempre preferibles los contrincantes duros. Y los que parecen carecer de todo sentido son los más atractivos de todos, como sucede por ejemplo con ciertas variedades de pastores evangélicos. He conocido a muchos de estos pastores, y estimado a no pocos. Aunque debo añadir que sólo a los que no tenían éxito, a los que rara vez o nunca se tomaron la molestia de salvar un alma. Ellos creían a pies juntillas en su deprimente basura, pero no pretendían inculcársela a ninguno de sus inferiores o sus superiores. No eran unos aguafiestas.

Por desgracia, hay muy pocos de esos pastores en la comunidad cristiana, especialmente en los Estados Unidos. La gran mayoría, olvidando su oficio de dirigir el culto, se dedican principalmente a acosar a personas que no desean unirse a ellos. De por sí, este acoso ya es bastante malo cuando no cumple su propósito, pero cuando lo logra tiene como consecuencia un aumento en la suma de la degradación humana, a vista de todos. Es bien sabido que los creyentes innatos sospechan siempre de los conversos. No es de extrañar. Precisamente por la misma razón que los automovilistas sobrios sospechan de los conductores ebrios, y los agentes de la prohibición de los prohibicionistas.

H. L. Mencken. De la felicidad y otros escritos. Trama editorial. Madrid, 2018.

152 comentarios en “Conversos

  1. Cambiar de opinión.
    Opinar de los que cambian.
    Cambiar a los que opinan.
    Convencer, aclarar, exponer.
    Aceptar y negar.
    Elegir y razonar.
    Sigamos los caminos que vamos viendo en solitario.
    Pasa, no pasa.
    Ir o quedarse, buscar y encontrar.
    La sociedad? pues bien gracias.
    Buenos días. Abrir o cerrar los ojos es la opción.
    Y más y más libros de autoayuda.
    Pasatiempos.

  2. Una cosa es la conversión y otra el
    apostolado. A veces, unidos, procuran grandes obras. Pienso en la de los renegados del comunismo y su conversión a la democracia.

  3. La conversión a mi juicio, puede llamarse evolución, de los PF1 llegó sólo un año después. Frank Zappa inicaba una senda que tomaban y pasaban por su filtro. Faltaban un par de años para su gran Zabriske Point donde se encuentran ya con un sonido cierto y no sólo experimental.

  4. Buenos días a todos:
    Aunque hoy es “mi día libre”, llevan ya un rato llamándome con pesadeces, así que no sé si podré escribir mucho, aunque leerles sí les lea.
    Y decir que a mí tampoco me gustan mucho ni los predicadores ni los conversos. Y que a lo largo de mi vida, me he sentido englobada en bastantes ” grupos de creyentes”, con distintos tipos de Fé. Y que me unía con entusiasmo, y procurando actuar en consecuencia con esa fe, y ayudar en lo que pudiera.
    Pero que, al cabo de un tiempo, empezaba a ver cosas que no me gustaban, y entonces, convencida de que era yo la que me había enterado al revés, exponía esas cosas y esas discrepancias en voz alta y en público.
    Y se me exigía obediencia, humildad, silencio, y respeto a mis mejores. Y claro, yo puedo obedecer sólo si creo de verdad que lo que se me ordena está bien. Y no me callaba, y seguía exponiendo mis dudas.
    Pero soy poca cosa para que nadie viniera donde mí, a hacerme el tipo de sermón que le hacía su interrogador al protagonista de “El cero y el Infinito” ( eso de confesarse culpable “por el bien y la necesidad general”, aunque se supiese inocente ).
    Así que, he terminado siendo expulsada. De muchas “religiones” ( o como se les quiera llamar ).

    Me voy, no se preocupen. Y pido mil perdones , que al final he escrito demasiado.
    Ya siento

  5. Nada más hermoso que quemar un hereje, verle arrepentirse y suplicar perdón. Entonces el padre misericordioso le perdona y le abre la puerta del cielo. Interceder para que así ocurra es maravilloso. Los testarudos que no cambian de opinión y mueren blasfemando me entristecen.

  6. Lo que nunca he aguantado de los Pink Floyd es su tono ultratrascendente y ultrapedante. Y esa sensación que transmiten sus actuaciones (como ocurre en general con casi todos los plastas del rock sinfónico, el progresivo, etcétera) de que no estás en un concierto, sino en una misa. Aunque es verdad que si has comulgado con tu papelina ves la música de colores.

  7. No estoy yo muy seguro de este asunto de las conversiones; las pocas veces que he convencido a alguien que en principio tenía una opinión contraria a la mía he acabado a disgusto: o sea que este idiota piensa como yo, o sea que este burro es capaz de entender esa idea. Por supuesto, queda fuera de este encuadre el momento en el que convences a alguien que tienes en consideración, a alguien cuya opinión, en principio, respetarías, aunque no fuera la tuya. Aunque también podría llegar a pasar que al rebajar su categoría a la tuya le perdieras algo de esa consideración.
    Vamos, que mejor no convencer a nadie.

  8. Perroantonio
    miércoles, 25/04/2018 a las 10:00

    Es parecido a comprar cosas baratas. Te dejas llevar por una visión y acabas enganchado.

  9. Hay que empezar siendo creyente de algo para poder ser hereje, que es la posición correcta en la vida. Incluso hereje de uno mismo, si eso es posible. Ocurre con la herejía, no obstante, que exige tiento y moderación como todo en la vida; la línea entre hereje sublime y provocador barato es tan fina, sinuosa y hecha de detalles y matices como la que separa a la mujer fatal de la puta barata.

  10. Bremaneur
    miércoles, 25/04/2018 a las 09:40
    Precisamente estoy acabando El
    cero y el infinito, Vie.

    ¡ Qué libro tan bueno ! No me cabe en la cabeza que se haya demonizado a Koestler como se le ha demonizado . Que sólo con ese libro, ya “se habría ganado las alitas”…

  11. Prefiero “del cero al infinito” como libro de historia de las matemáticas, que el del bolchevique, sin desmerecerlo.
    Escuchar rock espacial es necesario, no tanto como el blues, o los cuartetos, pero recomendable.
    De mala educación puede ser no oírlo ni distinguir épocas en grupos de larga duración.También uno puede poner a los vetels o las spice girls.

  12. Ahhhhh, esos tipos listos que no han probado la miel, pero se jactan de ser los más listos. Sigan ciegos su camino.
    (esto seguro que ya lo ha dicho alguien antes).

  13. Empiezas asesinando, caes en la rueda del mal y un día despiertas en la trena presa por robar en el Eroski. Cifuentes acabará como los Jordis siendo una presa política.
    Me molesta la gente que roba cosas feas o baratas y creo que es, tiene que ser, influencia del cine donde los robos son de diamantes enormes, casinos inexpugnables y cuadros bellísimos. Lo de Cifu es neorrealismo en colores, uséase sin la poesía del BN; una bicicleta, unas cremas, un horror.

  14. JrG ( 10′ 51 )
    Ahora lo entiendo.
    Yo creía que los comentarios no aparecían hasta después de los minutos de papelera… Y SÍ. Le preguntaba por eso, pero pensé que yo no era quien, y lo borré.
    Ya siento

  15. EL CHOPO Y EL DESFILE DE COJOS
    Tuvimos la reunión con el Athletic no en Lezama sino en la sede social del equipo situada en un céntrico palacete. Tanto el equipo médico como los veteranos mostraron entusiasmo por el proyecto (un nuevo tratamiento para la artrosis). José Ángel Iríbar, que allí manda mucho, dio el visto bueno. Patxi Salinas enredó lo suyo pero parece también dispuesto a participar. La sede es magnífica y fue muy interesante charlar con estas viejas glorias que ahora cojean más de lo que quisieran. Tuve una conversación muy interesante con Aitor Aguirre, que jugó también en el Racing y era un centro delantero clásico de la época.
    Antes de la reunión comimos con Perroantonio en el Kate Zaharra, uno de mis restaurantes favoritos en el país vasco. Durante la charla tenía la boca pastosa porque el homenaje que nos dimos fue importante. Lo describo al modo de “El espíritu de la lamprea”:
    Comenzamos en la bodega con un txacolí bizkaitarra y unas anchoas. Allí elegimos un magnum de Baigorri que nos subieron a la terraza exterior donde nos apretamos unos quisquillones, unos boquerones con pimientos de Guernica, unas verduras con pimentón de la Vera, un sapito (rape) a la bilbaína y un chuletón de remate. Finalmente pasamos a la zona de reposo donde unos bajativos nos ayudaron a hacer la digestión.
    Hacía un día soleado que acompañó a esta excelente pitanza y a la agradable conversación que mantuvimos como conspicuos representantes de los pueblos de España.

  16. Un día muy futbolero, Marqués, porque el Kate Zaharra tiene fama de abundante presencia de personal de ese gremio.
    No he estado nunca, mis amigos pijos lo desdeñan, aunque van.
    ¿Qué tal encontró a Iríbar? La última vez que lo vi me pareció un poco cascado, el hombre.

  17. JrG
    El libro de SU Hardy ( ” mathematical apology” ) lo tienen en Amazon para mi kindle. ( Mi Hardy es el de Jude the Obscure, etc ).

    Si cree usted que le puede llegar a gustar a una brutísima, que no fue capaz de terminarse “Principia Mathemática” de Russell, y que, aunque los leyó enteros, ( que eran regalo de hijo ), e intentó hacer los ejercicios, no fue capaz de disfrutar con los de Spivak,

    Si usted cree que incluso yo podría leerlo y entenderlo, me lo compro “instanter”.

  18. Gengis ayer, hay que leerlo, le busca la vueltas a la posibilidad de que se exija un acuerdo previo, expreso y solemne, prestado en plenitud de facultades mentales, como los testamentos, para follar. Es algo en lo que no había caído, en el morbo de la previa a los preliminares, de la planificación de la coyunda, de recrearse en los detalles del qué, dónde y cómo.

    Yo lo veía más como una manifestación, otra, del puritanismo del feminismo más radical. Incluso el que dice abogar por la liberación sexual lo es. Esa exigencia de normas claras, de consentimientos verbalizados, de propuestas de formalismos previos al sexo que abundan ahora lo veía más como la versión moderna del sexo matrimonial y correcto, institucionalizado, reglado, bendecido si no por la iglesia sí por las nuevas sacerdotisas. Ese derecho a molestar o insistir del que hablan Deneuve y Millet y por el que las critican amargamente es exactamente lo contrario a la ortodoxia del sí o el no tras pasar por el altar rancio o el proceso de negociación moderno.

    Creo que desde el punto de vista de lxs proponentes llevo yo la razón. Desde el punto de vista del libertino, siempre más sano porque el libertinaje presupone libertad, Gengis lo clava, como siempre.

  19. Un magnum para dos, no es mala medida para disolver ciertas cantidades de proteínas, según lo que se deba o pueda hacer después.
    Entiendo su boca pastosa, con ese Rioja. Una frasca por cabeza es, más que suficiente, casi una invitación a la siesta.

  20. En la comida éramos tres, me pareció que el magnum era la medida adecuada.
    Schultz, Iríbar tiene 75 años y le vi bien de cabeza. Ha perdido algo de estatura porque ahora es de la mía.

  21. Mas que nunca con Cristina Cifuentes, si pudiera me casaría con ella porque además es guapísima y con estilo.
    Ya expliqué aquí cómo hinché artificialmente mi CV y desde luego he hurtado discos y vaqueros en los grandes almacenes. Aparte de que me gusta mas de lo debido el vino, las motos y las mujeres.
    Opino que hay que ser grande en los asuntos importantes, en los de calderilla los defectos humanos tienen adecuado asiento.

  22. Joder, lo de la Cifu, robando cremas como una adolescente. Desde luego, no sirvo para diferenciar el trigo de la paja. Renuncio al bastón augural.

  23. LA BIBLIA DEL PROSTATISMO

    ¿Imaginan acudir a la presentación de un libro y que al hablar de su obra el autor, entre abatido y lastimero, padeciera un desacostumbrado arranque de sinceridad y se descolgara con la siguiente confesión?: “Hace tiempo le envié esto de la Lamprea a AE. Me dijo que lo veía publicable si suprimía la proliferación de menús. A mí me gustaba tal como estaba y me olvidé del asunto. En general la recepción del texto fue fría, cuando no despectiva.

    Es cierto que el miedo a la reacción del público forma parte intrínseca de la creación artística, pero hasta el escritor más pardillo del universo sabe que en la inmensa mayoría de los casos resulta un pésimo negocio mostrar tus textos a familiares, amigos y conocidos antes de su publicación. La razón es evidente: partiendo de la base que su proximidad a nosotros les hará evitar a toda costa herirnos, si a pesar de todo insistimos en poner “la espada de Penélope” sobre sus cabezas, cualquier juicio emitido que quede por debajo de “maravilloso”, “colosal”, “sublime” o “estás a la altura de Cervantes”, será susceptible de ser interpretado como que consideran nuestra obra maestra un bodrio.

    Resumiendo: si, contraviniendo al más elemental sentido común, enseñan sus manuscritos a amigos, parientes, novias, confesores o conocidos para ver si funciona, y en lugar de la catarata de rendidos elogios que esperan, éste es recibido con frialdad o –¡vaya tela!– desprecio…

    ¡Háganles caso!

    Sabedor de las nulas dotes literarias del pollo en cuestión, no me había molestado ni en abrir el archivo con anterioridad; pero ante los reiterados insultos hacia mi persona recibidos por parte de su Ilustrísima el pasado fin de semana, aprovechando la festividad del día del libro decidí echarme unas risas; además de leer yo mismo “esto de la Lamprea” hasta donde me alcanzaran las fuerzas, enviarle a un amigo escritor, a modo de experimento literario-festivo, el texto. He de advertir dos cosas de antemano. La primera: mi amigo no había oído hablar jamás ni de Chopsuey ni, por supuesto, del autor de la “novela”. Segunda: estoy en condiciones de garantizar que su criterio en materia de literatura está más allá de toda duda razonable. Evité condicionar su respuesta, y en el correo donde le pedía si podía echarle un ojo a esta “novela”, le hice la única aclaración de que su autor es un joven valor del panorama literario digital, adscrito a lo que en los últimos tiempos se ha dado en llamar “escuela prostática de literatura”.

    Ayer recibí contestación vía whatsapp:

    Él: Cabronazo, eso que me enviaste está escrito de cachondeo, ¿no?
    Yo: No, no. Yo juraría que se gusta.
    Él ¿Todo el libro es igual: un gordo enfermo recitando menús?
    Yo: Leí sólo un trozo, pero parece que sí.
    Él: ¡Qué locura! Lo de prostático será porque te meas de risa.
    Yo: Jajajajajaajajajaja.
    Él: ¿Conoces al autor?
    Yo: Sí.
    Él: ¿Puedes preguntarle si el gordo muere al final?
    Yo: Lo haré.

  24. jrG
    miércoles, 25/04/2018 a las 12:24
    Viejecita si lo he leído yo, lo puede leer cualquiera.

    ¡¡¡ Já !!!
    ( pero ahora mismo lo compro )

  25. D’Ors fue un referente para algunos jóvenes catalanes, influidos por las teorías de Alberto Giménez Caballero a través de Joan Estelrich, «que abogaron por una expansión confederal de la Península Ibérica» que destruyera el provincianismo y fortaleciera el imperio.

    Brema, creo que ese “Alberto” es una errata en el por otra parte portentoso artículo de RdL.

  26. Gómez, por piedad nunca lo había querido comentar, pero somos muchos en Chopsuey los que nos mofamos en privado de lo ridículo de sus escritos, de su avatar haciendo flexiones y sobre todo de sus cortas entendederas para analizar lo que aquí se comenta. Un ejemplo muy sencillo, dice que le he estado “insultando el fin de semana”, es falso, muestre aquí un solo insulto. Otra cosa es que me divierta tomarle el pelo que no tiene a costa de sus hazañas en el gimnasio y a sus matones de ficción.

  27. Por supuesto que se sabía. El segurata dice que en 2011 las cintas se destruían a los quince días. A la vista está que ésta no. Investíguese quien la guardó, si de verdad interesa una buen reportaje.
    ¡Que vienen los nuestros!, podría ser el título.

  28. ¡Ay, Marqués! Si supieras lo que me preocupa lo que diga una reinona envidiosa e histérica y su corifeo de lamedores… Los textos están ah, para tu desgracia. Por mucho que lo pintes, tu carrera literaria se reduce a una cosa demencial, recibida con desprecio hasta por los allegados y publicada digitalmente por unos amigos. Por algo será. De lo otro: qué voy a decirte: bien me imaginabas en la playa en un chiringuito como el protagonista de la Muerte en Venecia.

  29. Yo entiendo el oxímoron que dice Tipo Material en que hay contradicción entre «escuchar» y «rock sinfónico», ya que este tipo de música es francamente inaudible y no puede escucharse. ¿Sería eso?

    Tipo Material
    miércoles, 25/04/2018 a las 12:07

    Josénez miércoles, 25/04/2018 a las 10:35
    Escuchar rock sinfónico es de muy mala educación.

    Y además es un oxímoron.

    Tan inaudible como todos los tipos de música que escucho yo, menos el flamenco, por supuesto. 🙂

  30. ¡ Vaya por los dioses !
    Me he enterado por ustedes de la dimisión de Cifuentes y de lo del video, y me ha dejado hecha polvo.
    Y no es que fuera fan de Cifuentes, que no me gustaba esa actitud suya de ponerse por encima de los demás en cuanto a honradez y santidad, pero entre la que le montaron frente al hospital, cuando tuvo su accidente de moto, y lo de su master regalado, me daba pena. Y me da más pena todavía con lo de las cremas de supermercado. Entre pena y alipori.

    Como me dio una pena tremenda Esperanza Aguirre, cuando lo de su aparcamiento prohibido ante el cajero aquél. Esa no es forma de tratar a una señora, después de tantos años de servicio prestado a los madrileños y al resto de los españoles, ensañándose con ella a la primera reacción de debilidad y vejez.

    A ver a quien pone ahora el PP. ¡ Mientras no se les ocurra volver a traer a Gallardón !

  31. Gómez, no muestras los insultos del fin de semana porque no los ha habido.
    Mientes chaval, y si no eres consciente de ello tienes un problema.

  32. Por rebajar la tensión, confieso que no todo en eso de la lamprea me parece demencial. Hay momentos de cierta tensión dramática en los que llegas a preguntarte si, antes de la operación, el protagonista se zampará unos canelones o un filet mignon.

  33. No tengo el más mínimo interés en recordarle a nadie victorias o fracasos de nada. Allá cada uno con su vida. Me conformo con que nadie venga a tocarme a mí los cojones por la puta cara.

  34. ROCK SIFÓNICO
    Lo peor de este tipo de música es el nombre, también se hablaba entonces de “música progresiva” absurdamente, tengo un vinilo de Weather Report con esa pegatina. Sin embargo me considero un gran admirador del llamado rock sinfónico si por ello entendemos la música de Pink Floyd, King Crimson, Génesis, Yes o Emerson, Lake&Palmer, entre otros.
    Puedo decir que conocí a Mussorgsky gracias a los Cuadros de una Exposición de E,L&P. Esta musica un tanto rara me acercó primero a la clasica del XX (Messiaen, Berg…) y luego a todo el repertorio clásico. Fue un aprendizaje autodidacta porque en mi casa solo se escuchaba a Paquita Rico vía mi madre. Así me aficioné también a la tonadilla y a la Zarzuela, afición de la que sigo disfrutando.

  35. En Chopsuey, mientras no se diga lo contrario, hay licencia para tocar los cojones al que escriba. Esta regla de oro se retrotrae al blog de AE.
    Soy maestro en ese arte, disfruto molestando al prójimo, si bien no insulto por considerarlo una vulgaridad.

  36. Mi crítico más duro es mi hermana, también mi mujer, pero el más cruel soy yo.
    Los más cretinos que conozco siempre me recomendaban no dejar mi anterior profesión, o callaban para alegrarse de mi fracaso.
    Recibir estopa innecesaria, es una fatiga enorme, cuando llega de gentes de respeto como los aquí presentes.
    Les solía decir a mis allegados cuando me veían fuera de mí ante hechos duros, que salirse de las casillas sólo es un alivio para liberar la presión. Que no se tiene ningún peligro en esa situación.
    El verdadero peligro llega cuando no te alteras ante el que ofende, pero archivas cuidadosamente la escena en silencio con cara de póker.
    Ofender no es gratis nunca, y es un pésimo deporte.
    Parece que la primavera hace repetir situaciones.

  37. Aquí maestros, maestros, sólo Viejecita.
    Los demás somos alumnos, quizás con la ventaja de recorrido hecho.
    Nada de lo escrito en este fanzine es malo ni mediocre.
    Lo publicado por el mismo es bueno, o a mí me lo parece.
    Los que además ya lo llevaron al papel, son valientes y gentes con su éxito, que también otros certificaron.
    No somos mucho, pero somos nosotros. Otros solo son absolutamente nada.

  38. He escrito en Chopsuey 61 entradas de gran éxito entre mi reducido club de seguidores. Ser un escritor minoritario es un sello de calidad.

  39. jrG
    miércoles, 25/04/2018 a las 16:43

    Vamos allá, largo de ginebra, sin hielo y sin cítricos. Si no tiene tónica, tampoco pasa nada.

  40. Bols?
    Un amigo cuando desayunabamos juntos, siempre me decía:
    Que mala noche he pasado.
    Menuda diarrea tengo.
    Me pediré una ginebra seca para ver si se me corta…
    Se le cortaba.
    La diarrea y el tembleque.

  41. viejecita
    miércoles, 25/04/2018 a las 12:12

    Viejecita, ya la he visto por aquí otras veces trasteando con libros de matemáticas. Déjese aconsejar por un experto. Olvídese de modas y famas y acuda a los clásicos. En http://www.archive.org tienen auténticas joyas. La colección “Teach yourself …” tiene libros excelentes, en particular Teach yourself Physics (David Bryant), y Teach yourself Calculus (P.Abbott), que van al grano, sin pijadas ni moderneces, pero con una claridad que ya quisieran los modernos, más “trascendentes”. El clásico Calculus Made Easy de Silvanus P. Thompson (la versión de 1910, no la reedición moderna de Martin Gardner, que no aporta nada), también está allí. Ahí tiene todo lo que un universitario necesita para alcanzar un buen nivel. Y si quiere proseguir con el cálculo avanzado, pero en la misma línea de claridad en la exposición, en An Analytical Calculus (de Maxwell, 4 libros cortos) está todo lo que puede necesitar.

    El Spivak y otras malas hierbas están para rábulas ultrapedantes de las matemáticas, en palabras de V.I. Arnold, especialmente apropiados para que gentes que no han entendido el Cálculo se lo expliquen a otras gentes que nunca llegarán a entenderlo.

    Hágame caso, eche un vistazo a los libros mencionados y luego me cuenta. Se pueden bajar en PDF (la mayoría) o consultar on-line. Ya solo al aspecto de “libro viejo clásico” (se ve que los editores pensaban en el lector y elegían bien los tipos de letra, loes espaciados, los gráficos …) les sitúa muy por encima de los texto modernos. Y si entramos en los contenidos, aún más.

  42. Hace unos días se me ocurrió dormir con la ventana abierta de par en par. He pillado una faringitis de caballo y esta noche he tosido como un energúmeno. Así que a la mañana, tras escuchar unas cuantas canciones de los Beatles y Spice Girls, he bajado a la farmacia en busca de un antitusivo. Soy gilipollas. Soy gilipollas sin paliativos, porque una nueva farmacéutica me ha endosado un placebo a base de productos naturales y yo, que soy gilipollas –no sé si lo había dicho– no he reaccionado, he vuelto a casa, me he tomado mis primeras dosis, y aquí estoy, tosiendo como un gilipollas sin haber leído siquiera la composición del producto, como ahora estoy haciendo. ¿He dicho ya que soy gilipollas? ¿Cómo hemos llegado al punto de volver a los herbolarios y de que nos traten como a idiotas? En mi caso, lo sé, porque soy gilipollas. Eso sí, le voy a montar un pollo a la nena que va a temblar el misterio.

  43. Zeppi
    miércoles, 25/04/2018 a las 17:19

    Posdata: esos libros están bien para alcanzar un cierto nivel “cultural” e incluso una buena base conceptual para estudios más avanzados. Pero si tiene que dominar los temas para aprobar un examen con garantías en una carrera de Ciencias, cójase cualquiera de la colección Schaum y haga miles de problemas. El automatismo funciona.

    Y si quiere estudiar la carrera de Matemáticas, resígnese a pasar por el aro del Spivak, y por cosas peores.

  44. Zeppi
    miércoles, 25/04/2018 a las 17:19

    Que es usted un experto no lo dudamos ninguno.
    Que yo no lo soy no lo dudan ni los legos.
    No creo que Viejecita pretenda adentrarse en las entrañas de la matemática.
    No lo necesita, sólo tiene inquietud y curiosidad, como muchos de nosotros.
    El mundo moderno está lleno de pedantes, tiene Vd. toda la razón, y en las matemáticas como coto restringido, muchos más, que tratan de acotar su conocimiento hasta la incomprensión total incluso de su comunidad propia.
    Desde luego no es su caso.

  45. No he leído los libros que han mencionado y en absoluto soy un experto en la materia, pero si lo que se pretende es formarse una idea de conjunto sobre las matemáticas como ciencia deductiva, un buen libro es The Princeton Companion to Mathematics. Pienso que es recomendable tener una composición de lugar sólida antes de entrar a degüello en aspectos concretos. A partir de ahí cada cual que profundice en el álgebra, la geometría, el cálculo infinitesimal o cualquier otra parte que le toque la fibra.

  46. Muchísimas Gracias Zeppi :
    Pues ¿ sabe qué ? Voy a ir a esa colección y me voy a comprar los libros que me recomienda.
    Porque cuando mi germanófilo y mi chico el pequeño se ponen a hablar, durante horas, de esas cosas, me parece que suena precioso, y me dan mucha envidia.
    Y cada vez que alguien saca un problema de esos de lógica, siempre soy yo la que lo resuelvo la primera, aunque sea de fracciones y así . Y siempre me dicen que lo que soy es una vaga que no me molesto. Pero es que me asustan las fórmulas largas, las integrales, las raíces cuadradas, y me quedo en blanco.
    Y si los libros que me recomienda son clásicos, y yo no los consigo dominar, se los daré a mi chico, que tiene cantidad de libros de esos y le encantan. Y se pone furioso de que por ejemplo, en La Casa del Libro , no tengan prácticamente nada de matemáticas.

    Y el libro del Hardy de JrG, ya lo tengo por la mitad. Y me está dando muchísima pena, porque dice que para las matemáticas, hay que ser muy joven, y mi chico el pequeño, que le requetechiflan, ya tiene 43 años. Y aunque como “creador de texto “, o “programador”, es un genio, y tiene un currucucú impresionante, me da que para las matemáticas ya es viejo… ¡ Pobrecito mío !

    Gracias a los dos, y me vuelvo al kindle.

  47. He empezado a leer y he dicho: qué le pasa a Pedro Antonio con tanta inquina contra los Pint Flock, habrá pasado mala noche o qué.

    Y ya ves.

    Yo suelo dormir con la ventana abierta en invierno a equis grados bajo cero y no cojo faringitis ni meningitis ni conjuntivitis ni nada.

    A mí me parece muy bien que Josele escuche grupos de heapsters castratti y que sea legal.

    Timo Legal no tendrá cojones a explicar su chorrada sobre el rock sifónico.

  48. Él: Cabronazo, eso que me enviaste está escrito de cachondeo, ¿no?

    Como editor de El espíritu de la lamprea, y como su difusor y admirador, recibo las críticas al libro como si lo hubiera escrito yo. Más allá del «no me ha gustado» no veo fundamento alguno en los dicterios que recibe. No puedo decir más ni quiero entrar en otras cuestiones. El Marqués es un buen amigo y con Gómez salvé España en una manifestación.

    Lo que sí veo es que el supuesto escritor amigo de Gómez no parece haber pillado el espíritu de El espíritu. Me gustaría saber quién es para valorar su obra y por tanto su conocimiento.

  49. Viejecita, desde luego que la estadística dice que los mayores logros en explosión y demostración de ideas se logran jóven, y la medalla Fields es sólo para jóvenes.
    Pero para disfrutar, seguir haciendo aportaciones e incluso poder dirigir a jóvenes o compilar y filtrar lo que ya se sabe y lo que se debe saber, no es necesario la juventud que menciona Hardy, sólo se le debe ver a él como ejemplo.
    No todos han dado un “campanazo”, pero sí han sido necesarios muchos grises o no premiados, para destacar y consolidar esas explosiones de talento.

  50. Hombre, «El espíritu de la lamprea» no es «La Divina Comedia» pero es un texto culto, divertido, bien escrito y no exento de cierta ternura. El amigo Campos tuvo un excelente criterio rescatándolo y estamos bastante orgullosos de haberlo publicado en Chopsuey, que por otra parte no tiene más pretensión editorial que la de difundir los textos de las personas que aquí escriben y así lo desean.

    Yo también pensaba que estaba claro que Chopsuey es un 25% textos y un 75% comentarios y que la razón principal de su existencia era dar cobertura a una conversación de conocidos, y a veces amigos, que vienen tratándose desde hace años. Además, en muchos casos, aprendemos unos de otros y nos mantenemos informados de las novedades del mundo en campos a los que, por propia iniciativa, difícilmente accederíamos. Las puyas y el cachondeo son una de las gracias que tiene el poder hablar en libertad sin rebasar los últimos limites. Aunque entiendo que cada uno tenga los suyos.

    Yo he cometido más de una vez el error de poner a caldo algunos de los textos publicados en blogs anteriores y, sinceramente, es algo de lo que me arrepiento mucho. Aquí nadie somos Rimbaudelaire. Además, no sólo no ayuda a mejorar la escritura sino que crea mal ambiente e inseguridades. Misteriosamente es bueno para la audiencia, porque nada como una pelea o una burla para enardecer a las masas, pero a estas alturas cansa (además hemos desconectado las estadísticas, el seguimiento, el Facebook y el Twitter, así que nos importa un carajo si nos leen 20 o 2000). En fin, que rogaría a todos que un poquito de mesura y que reserven las chanzas hirientes para mis habilidades de comprador de prismáticos (¡una maravilla, oiga!). Por la Paz en el Mundo.

  51. Gracias JrG ,
    Me consuela bastante eso que me dice. Porque disfrutar, el padre y el hijo, sí que disfrutan. Y yo disfruto viéndoles y escuchándoles.

    Y si el chico hubiera hecho exactas directamente, puede que se hubiera quedado tan chafado con la facultad como se quedó con la enseñanza en Teleco ( que desde 3º, casi no fue a clase, estudiaba con libros, él sólo, y luego, en el trabajo de fin de carrera , que publicó en una revista especializada norteamericana, el catedrático se puso de sponsor sin haber hecho nada… )
    Afortunadamente se ganó una beca para Columbia, y allí se quitó la espina.

  52. Obviamente, Brema, te vas a quedar con las ganas de saber quién es, en primer lugar porque jamás meto a nadie en mis problemas, y en segundo, porque no me da la gana. Lo digo de buen rollo y sin ganas de gresca, de verdad. A mí, ya que estamos, ni se me pasaría por la cabeza preguntar con quien mantiene nadie conversaciones privadas en las que se habla de mí, ya sea para mofarse, alabar mi prodigioso talento o cagarse en mi puta calavera. Me la suda. Quien tenga que decirme algo directamente, ya lo hará si le apetece. Mi amigo, que ni siquiera conoce esta página y por tanto no tiene ni puta idea de las movidas que nos gastamos, no captó ese espíritu. Yo, no sólo no lo capté, sino que ni siquiera se me ocurre cuál puede ser ese espíritu. Sólo leí una sucesión de menús. Estoy absolutamente convencido de que, por lo menos las páginas que pude aguantar, son un disparate. Independientemente de los problemas que pueda tener con el autor, lo digo de corazón. Parece ser, y me remito a sus palabras, que otra gente que conoce a la que le enseñó el manuscrito, también lo recibió con desprecio. A ti te gusta y la has ayudado a difundir. Cojonudo. Pero estoy en mi derecho de pensar que es una mierda. Y lo pienso. No vamos a batirnos en duelo por ello, ¿no? Es más, me parece absurdo hasta tener que escribir esto.

  53. Perroantonio, jamás he sentido la pulsión de poner ningún texto de nadie a caldo. Hasta cuando era lector editorial y recibía auténticas locuras que clamaban al cielo, trataba en mis informes a esos autores inéditos, de cuyo gremio yo también formaba parte, con respeto y honestidad. También sé lo que es bajar al quiosco a las 7 de la mañana para comprar EP, o EM o LV con el corazón en un puño pensando si al cantamañanas de turno no le gustaría mi careto –o mi novela– y me iba a poner a caldo –sin derecho a réplica– para solaz de muchísimos millares de personas. Otra cosa es si pierden las formas conmigo y me liberan de esa contención. Pero Perro, tú sabes perfectamente que aquí hasta se ha insultado a alguien, una buena persona que jamás ofende a nadie, porque cometí la idiotez de dedicarle un post. No jodamos.

  54. De las broncas que no sobrepasan ciertos límites también se aprende. Hay palabras, desplantes, argucias,… hasta lirismo.
    O povo é quen mais ordena.

  55. Satur Oliver miércoles, 25/04/2018 a las 18:50

    ¿Qué le pasa? ¿Que si no insulta no se queda a gusto? Aunque no vaya con uno el asunto. Olvídeme.
    Si no se puede guardar algo de respeto en los comentarios, no merece la pena aparecer por aquí. Lo siento.

  56. No te enfades, Timo Material. Si le echas huevos y dices por qué Rock Sinfónico es un paralelesíndeton, lo retiro. Lo que haya que retirar, que no sé qué es.

  57. Aquí el otro día un injuria d’or llamó nazi a un tío y nadie puso el grito en el cielo. Estáis muy susceptibles, machos. Y perdonar por lo de machos.

  58. Ahora resulta que si alguien dice una gilipollez no se puede reprochar que alguien ha dicho una gilipollez. De qué convento habéis salido.

  59. Pero… pero… ¿la bronca va en serio? Porque si va en serio va a ser que el Marqués tiene más que contar que el vomitador de citas de Oscar Wilde, y además tiene sentido del humor, y además se ríe de sí mismo.

  60. Antes:

    piratajenny
    jueves, 14/05/2015 a las 01:11
    Cómo echaba de menos a Gómez, qué gusto da leerle. Gómez es para mí el rey de esta corte, el combinado perfecto. El día en que falte faltaré tarde o temprano también yo.

    Después:
    Pirata Jenny
    miércoles, 25/04/2018 a las 22:32
    Pero… pero… ¿la bronca va en serio? Porque si va en serio va a ser que el Marqués tiene más que contar que el vomitador de citas de Oscar Wilde, y además tiene sentido del humor, y además se ríe de sí mismo.

    —–

    Que conste que a mí me cae usted igual. 🙂

  61. Que conste también, lo juro, que no guardo nada, ni lo que escribo yo. Es sólo buena memoria; pueden dar fe los administradores.

  62. Gómez
    miércoles, 25/04/2018 a las 22:51

    A mí usted tampoco no me cae mal (sólo tenemos en común Bruselas y Brel, ya es bastante), pero no me gusta que hablen mal de la gente que conozco. Justiciera, me insulta Brema. Más bien sentimental(oide).

    El Marqués es un fardón. No es un rasgo raro en los hombres (con perdón), un poco atontolinaos, aniñados, sacapechos. Pero cumpliendo años se ve la inteligencia en los que hacen chanza de sí mismos. Adapts tiene un ten con ten con su machoalfismo muy divertido, lo hace muy bien; y además sabe de música, y ha sido fumador y bebedor (nunca me fío de quien no bebe o no ha bebido). Si no fuera porque juntamos entre los dos siglo y pico (el pico lo pone Adapts), ¡ay!… Y el Marqués juega también a su manera con esa debilidad masculina, y parodiándose a sí mismo desactiva el personaje. Eso es muy difícil. Su Lamprea está viva porque es pura exaltación y pura parodia. Usted, querido Gómez, carece de ese sentido del humor, o sólo lo practica con los demás, y de eso se resiente su escritura. Su escritura, y se lo digo con todo el afecto de estos años de blog, está muerta. Es metaliteratura disimulada con pinceladas de vida real o imaginada. Tiene que cambiar de rumbo y olvidarse de la idea de que lo único que hace falta para escribir es tener cosas exóticas que contar. Eso no basta. Hay gente que sin moverse de la cama arma un tinglado (Onetti, Proust) y gente con vidas de vértigo (por vértigo no interpreto ser portero de noche ni boxeador amateur) incapaz de transmitir nada. Creo que se haría un favor (en la escritura) olvidando su pasado.

    Conste que si me encontrara por la calle a alguien poniendo a parir a Gómez (un encuentro improbable) la tendría parda, se lo puedo asegurar.

  63. Pirata Jenny
    miércoles, 25/04/2018 a las 23:45
    Gómez
    miércoles, 25/04/2018 a las 22:51

    A mí usted tampoco no me cae mal (sólo tenemos en común Bruselas y Brel, ya es bastante), pero no me gusta que hablen mal de la gente que conozco. Justiciera, me insulta Brema. Más bien sentimental(oide).

    El Marqués es un fardón. No es un rasgo raro en los hombres (con perdón), un poco atontolinaos, aniñados, sacapechos. Pero cumpliendo años se ve la inteligencia en los que hacen chanza de sí mismos. Adapts tiene un ten con ten con su machoalfismo muy divertido, lo hace muy bien; y además sabe de música, y ha sido fumador y bebedor (nunca me fío de quien no bebe o no ha bebido). Si no fuera porque juntamos entre los dos siglo y pico (el pico lo pone Adapts), ¡ay!… Y el Marqués juega también a su manera con esa debilidad masculina, y parodiándose a sí mismo desactiva el personaje. Eso es muy difícil. Su Lamprea está viva porque es pura exaltación y pura parodia. Usted, querido Gómez, carece de ese sentido del humor, o sólo lo practica con los demás, y de eso se resiente su escritura. Su escritura, y se lo digo con todo el afecto de estos años de blog, está muerta. Es metaliteratura disimulada con pinceladas de vida real o imaginada.

    Conste que si me encontrara por la calle a alguien poniendo a parir a Gómez (un encuentro improbable) la tendría parda, se lo puedo asegurar.

    La historia de mi vida.

  64. Últimamente estoy contestando a cualquier gilipollez que se me dice: así nos va, España. Prometo corregirme. (Bueno, alguna dejo.)

    Ah, o sea que lo de “marica” era un giño de ojo que no capté. Lo siento, Marqués, mis bíceps son de Pirata y Proc; o viceversa.

    ***

    Que mientas tanto que ya no distingues entre verdad y el embuste es secundario. Lo preocupante, para ti, es que careces de inteligencia para defender las mentiras. Se te olvida mencionar que me acababa de llamar “hija de puta”. Estaba esperando el “hijadeputaperrajudia”. Pero eso es la verdad profunda y ahí no llegas.

    Sí, si era el Reinhard del NJ (y solo si) es un asco de nazi. Lo mantengo. No ensuciemos el blog con la recopilación de sus escritos en ciertas páginas. Tú lo llamaste tarado de extrema derecha. Más fino.

    Es curioso, sus planteamientos eran simultáneamente tan ridículos y tan enternecedores que coincidíais a menudo.
    ***

  65. Tenemos dos opciones: o pensar que Cifuentes ha robado porque padece una enfermedad que le impide ser dueña de sus actos cada vez que entra en una tienda -la cleptomanía esa de la que hablan los sicólogos- o pensar que ha robado de un modo racional y voluntario, aplicando a una situación concreta, en una tienda determinada, ante una mercancía que entra por los ojos, el principio de que, si no te pillan, es mejor robar que comprar.

    Si lo suyo es una enfermedad, no estaba obligada a dimitir tras la publicación del vídeo, como no lo estaría si, en vez de robando, saliera echando espumarajos por la boca en plena crisis epiléptica.

    Pero ella ha pensado, si nos atenemos a lo que ha hecho, que tenía la obligación de dimitir tras saberse hoy que había robado.

    Otro paso y termino:

    Si Cifuentes, tal como ha pensado ella misma, tenía la obligación de dimitir tras saberse hoy que había robado, entonces era obligatorio que eso se supiera. Las cloacas han hecho lo debido.

  66. Estupendo, Injuria d‘or. Espero que esto nos evite nuevos espectáculos lacrimosos y grotescos cambios de pañales cuando te «sientas» insultado.

  67. Esto le gustará a Bremaneur:

    Se ha restaurado el Simpecado de la Hermandad del Rocío de Triana y dentro de la imagen había una carta escrita en 1936 por una de sus mayordomas, en la que dice lindezas como que «Presidía la República española Azaña y el Gobierno, Casares Quiroga (estos dos últimos, bichos de maldad que Dios confunda)» y que «cada día hay nuevas huelgas, atentados sociales, robos, y desmanes de todas clases. Las generaciones venideras sabrán apreciar la anarquía de hoy». También habla del precio del café y de que «la calle se inundó las dos veces, teniendo las muchachas que venir a trabajar transportadas en carros, entre algazaras y especial regocijo». Muy bonito todo el texto.

    El Rocío 2018: La transcripción de la carta del Simpecado del Rocío de Triana.

  68. Pues ayer probé la picsa mallorquina, con sobredeasada, y decir que me siento como Colón descubriendo el nuevo mundo.

  69. Ramón de España es un crack. Le sigo desde los años 80, que ya es seguir. Me parece muy difícil conservar durante tanto tiempo ese estilo suyo, sencillo, fluido y humorístico, repleto de sorna. En homenaje suyo y aprovechando mi apellido, allá por los primeros 90 y con afán de tocar los huevos a la peña nacionalista, utilicé el pseudónimo de Blanco España.

    He echado unas risas con este artículo.

  70. P.J.
    8 de abr. de 2012·piratajenny.blogspot.com.es
    Información de usuario
    LA NOCHE QUE FUI ABDUCIDO POR LOS MARCIANOS (II)
    LLevo unos días pensando en hacerle unos comentarios sobre el relato que, vaya por delante, me ha hecho reír un buen rato. Pero preferiría que no hacerlo en público (ya, ya sé que piensa que su blog no tiene público).

    P.J.
    2 de may. de 2012·piratajenny.blogspot.com.es
    Información de usuario
    ABERRATIONS (NUEVOS FICHAJES)
    Pues yo me he reído un buen rato en voz alta. De modo que no veo la hora de que cuelgue usted El manuscrito carmesí, o me diga dónde, cuándo y por cuánto puedo hacerme con él. En caso contrario, desearía adquirir las obras completas de Julieta Sandoval.

    Me sobra con los fuegos que tengo abiertos ya, pero comoquiera que se apuntó usted a la fiesta por propia voluntad, permita que recuerde estos comentarios suyos en mi antiguo blog, ya que fueron escritos de forma pública y no falto, pues, a ninguna norma de caballerosidad. Hay algunos elogios más (que agradecí en su momento y sigo agradeciendo hoy), bastante parecidos, que no pongo porque mi única intención, desde el afecto mutuo que nos profesamos y no va a quebrar una pequeña polémica, es demostrar cuán voluble es el alma humana y cómo se pasa de hacer “reír en voz alta” y un “buen rato” a carecer de sentido del humor, o de “combinado perfecto” a “vomitador de citas”. Todo ello, que conste, con relatos de corte autobiográfico. Lo dicho: la historia de mi vida. Lo dicho también: a mí usted me cae exactamente igual que entonces y pienso exactamente lo mismo de lo que escribe.

    Por cierto: si escucha por la calle a alguien poniéndome a parir, no se la tenga con él; errar es humano; perdonar, divino.

  71. Querido Bruno, tus procesos lógicos son aplastantes. A la altura de los de Rajoy con Cifuentes.

    ***

    Gengis, ayer premiaron a Martin Scorsese. Es curioso.

  72. Y acabo: para ser justos, querida Pirata, estoy seguro de que con la edad he perdido la chispa y ya no tengo ni puta gracia. ¡Qué se le va a hacer!

  73. …de “marica” era un giño de ojo que no capté. Lo siento, Marqués.

    Esta frase de S. es portentosa que diría el maestro, giñarte con el ojo, qué hallazgo.

  74. Para el amigo Perroantonio y su afición pajaril, ahí va el fantástico bodegón de limones de Juan de Zurbarán que ha comprado hace nada la National Gallery de Londres. A la izquierda del todo, un jilguero se posa en un recipiente de porcelana lleno de agua en el que flota una azucena.

    Still Life with Lemons in a Wicker Basket.

  75. Pues yo quiero que Chopsuey saque dentro de dos o tres años un libro con las andanzas naturalistas de Perroantonio. Por cierto, hoy a la mañana he visto un ave (no digo pájaro, por el tamaño) grande y negra, que crascitaba como una rana africana, pero más ominoso todavía.

  76. Josénez

    Con ese cuadro y el zoom de la imagen, ya no necesitará prismáticos.
    Bonito regalo.
    Una naturaleza poco muerta.

  77. Siguiendo las peticiones de Bari, yo quisiera, que cualquier año de estos, se edite un libro de coches o motos pero hasta 1970. Fotos y comentarios variados.

  78. Josénez jueves, 26/04/2018 a las 11:20
    Para el amigo Perroantonio y su afición pajaril,

    Gracias Josénez. Recuerdo unos cuantos bodegones más con pajarito. Y un cuadro, ahora no recuerdo de quién, en donde un niño (quizá un infante real) sujeta una cuerda que a su vez está atada a la pata de un pájaro. A ver si lo busco, que creo que lo tengo guardado por ahí en alguna carpeta.

  79. No sé, Bari… yo a quien más he tratado es a los humanos. He conocido, eso sí, a un buen número de cerriles (así le llamábamos a un amigo para hacerle rabiar, El Cerril, aunque no lo era en absoluto). Está por hacerse una «Historia natural de los empleados públicos» —a la manera de aquella «Historia natural de los ricos»— que podría tener su gracia. Quizá alguien más listo…

  80. JR, libros ilustrados de coches y motos venden a millones en todas las librerías. Si me apuras, hasta en las tiendas de maquetas y Playmobil. Pero si escribes unos textos con una bonita selección de modelos, podríamos hacer uno bonito.

    ¿Conoces, por cierto, esta colección de autos? Es uno de los museos más curiosos que hay en Vizcaya. Los cantabrones la tenéis ahí al lado. No digáis luego que no os doy ideas para el finde.

  81. El texto de la Wikipedia es glorioso, Josénez.

    «En la parte inferior, diferenciándose del niño, hay una serie de animales, cada uno con un contenido simbólico propio. Así, hay una urraca, que el niño agarra con una cuerda, y que en el pico lleva un papel, una tarjeta de visita del artista; este animal sería el símbolo de la curiosidad. No obstante, en el cristianismo los pájaros simbolizan el alma, reafirmándose así la inocencia de ambos, pájaro y niño*. También se ve a tres gatos, que acechan a la urraca, y sería el mundo de los instintos. Goya consideraba a los gatos como animales diabólicos, como puede verse en Los Caprichos. Contrasta su malicia con la inocencia del niño. Otros pájaros están guardados en una jaula, al lado derecho de la pintura, simbolizando el confinamiento**. En la parte inferior puede leerse el nombre y la fecha de nacimiento del modelo».

    * Muy traido por los pelos. La urraca es un buen símbolo de la curiosidad, casi el mejor, pero como símbolo del alma sería pésimo, pues es un pájarraco cabroncete. Los niños son en sí mismo símbolos de la inocencia, así que la urraca, más que «reafirmar» la inocencia del niño, podría querer decir lo contrario, que el crío es un poco pajarraco.

    ** Los otros pájaros de la jaula son jilgueros, que por el contrarío, sí podrían ser símbolos de inocencia, de infancia y anhelos confinados. Lo de que los pájaros de la jaula estan «simbolizando el confinamiento» es de matrícula de honor. Supongo que si hubieran estado fritos habrían simbolizado el achicharramiento.

  82. Bari jueves, 26/04/2018 a las 11:25
    Por cierto, hoy a la mañana he visto un ave (no digo pájaro, por el tamaño) grande y negra, que crascitaba como una rana africana, pero más ominoso todavía.

    Una corneja o un cuervo, supongo.

  83. Además, Speedy Perroantonio, si hay unos jilgueros en una jaula eso no es un símbolo del confinamiento, será una imagen del confinamiento. Es como si dices que el niño es un símbolo de un niño. A no ser que rices el rizo diciendo que los jilgueros en la jaula son la infancia encorsetada del niño. Y desde luego que, como dices, una urraca es de lo menos inocente que puede haber en el reino animal.

    Hablando de retratos infantiles, qué gran compra la del Prado al hacerse con el «Manuela Isidra Téllez-Girón, futura duquesa de Abrantes» de Esteve gracias a la donación de Óscar Alzaga. En vez de urraca, la pequeña agarra una muñeca con su mano derecha… ¿Símbolo de qué?

  84. Gengis Kant jueves, 26/04/2018 a las 02:41
    Si lo suyo es una enfermedad, no estaba obligada a dimitir tras la publicación del vídeo, como no lo estaría si, en vez de robando, saliera echando espumarajos por la boca en plena crisis epiléptica.

    Pero ella ha pensado, si nos atenemos a lo que ha hecho, que tenía la obligación de dimitir tras saberse hoy que había robado.

    Otro paso y termino:

    Si Cifuentes, tal como ha pensado ella misma, tenía la obligación de dimitir tras saberse hoy que había robado, entonces era obligatorio que eso se supiera. Las cloacas han hecho lo debido.

    Aunque estoy de acuerdo con la conclusión, tengo mis dudas sobre la veracidad de la primera premisa. ¿No sería la cleptomanía una enfermedad inhabilitante para el cargo de gestor público? Me temo que sí, que aunque se demostrara que padece deseos incontrolables de quedarse con lo ajeno (similares, supongo, a los de esos actores que tratan su adicción al sexo) perdería la confianza pública. Eso sin entrar a analizar a fondo nuestras dudas razonables sobre la dolencia.

    cleptómano. Ladrón que, siguiendo los consejos de su abogado, ha conseguido sobornar a un médico.

  85. A continuación se servirá un vino.

    No me queda claro si ese «un vino» es indeterminado, es decir, un vino cualquiera, equis, o numeral, un solo vino, que podría ser uno solo vino para todos los asistentes o un solo vino para cada uno de ellos. Lo que sí sospecho es que será un vino solo, sin canapé.

    Ah, qué tiempos aquellos en que los jóvenes poetas volvíamos cenados de las presentaciones.

  86. Tomo nota del reto de hacer un libro con pinturas de mis coches históricos preferidos, con notas, que iré publicando aquí de antemano como entradas.

  87. La entrada que propone el Instituto Francés con la exposición de Carlos García Alix, y los cinco cuadros que aparecen, la hace imprescindible para acudir( si vives en Madrid) los franceses nos conformaremos con un catálogo o fotos de detalle.
    Ese color del pasado y su atmósfera …

  88. Como en la tablet se lee con dificultad la invitación, si lo necesitan, el enlace directo a la exposición, abierta hasta el 1 de junio, está aquí

  89. He entrado en la librería de viejo que tiene en el portón dibujada a la alcaldesa de vieja frente a un libro. No he comprado nada. Ni un puto duro al comunismo.

    Más adelante, en una plaza de Malasaña, encuentro otra librería de la que elijo tres libros estupendos. No se puede pagar con tarjeta. Ahí los dejo. Ni un puto dinero negro al comunismo.

    Malasaña, qué asco. Con lo que me gusta Madrid.

    En San Antonio de los Alemanes, donde bautizaron a Castro Delgado. Fascinante cúpula, colorines, vírgenes y santos. En un rincón, en una iglesia donde no los hay, está el ministro de Justicia. Quisiera haberle preguntado por los rrrrábulas de Eslevinsjonstein y la ministra de justicia aria. Otro día.

  90. ¡ Que pena estar tan vieja y tan cascada !
    Porque he estado toda la mañana en Madrid, y muy cerca de la zona. Si lo llego a saber, me hubiera acercado a ver si vislumbraba a Bremaneur, a Satur, o a alguien que me sonara, dando los últimos toques para lo de esta tarde.
    Que ya, cuando doy mi mañana por terminada, y me vuelvo a mi pueblo, estoy para el tinte. Que el lunes mis marcianitos tuvieron una representación vestidos de romanos ( yo les hice las túnicas con viejas sábanas de hilo ), pero era por la tarde, y me lo perdí.

    Así que les digo lo mismo que le he dicho a mi hija : que consigan muchas fotos, y si hay algún video, mejor.
    Y que me pasaré por Marqués de la Ensenada, el primer martes o jueves en que no esté muy agobiada de trabajo, que he visto que está abierto a partir de las 12 .
    Además, tengo que llevar a encuadernar unos cuantos libros del Chop Suey ( el de la Lamprea entre ellos) a mis amigas de Bárbara de Braganza que están al lado. Tengo la caja con los folios preparados desde hace un par de semanas en el despacho, pero entre mis trancazos y el trabajo acumulado, todavía no los he podido llevar. Cuando me los devuelvan encuadernados, ya les haré un You Tube, aunque salga fatal, pero se harán una idea.
    Por cierto:
    ¿ Que pasa con “Flojos de pantalón”, el comic de Bremaneur con Satur y el tranvía en la cubierta ? ¿ Para cuando una continuación ?
    ¡ Si estuviera para la Feria del Libro !
    Y si también estuviera Gomez firmando el libro nuevo, y la nueva edición del del misionero, ya sería la repanocha.

  91. La única cosa que he robado en esta vida, oculto entre las páginas de mi libro de 5º de EGB, fue un single de David Bowie: Life on Mars? Lo digo por si algún día aparece el vídeo.

  92. Una vez me robaron mi vespa pinasco.
    Eso sí me amenazaron con navaja, y no me corté nada, el problema vino con el cabezazo que me dio de improviso en la cara aquel hijoputa con un monazo de caballo que no podía con él, y que me tiró al suelo y me tuvo atontado un buen rato.
    El tío ya murió. Le llamaban El Conejo. Menudo macarra malo y cabrón era.
    La heroína lo mató para los veintitantos.
    Sobraba del todo ese tipo.
    La moto la encontré en la zona donde pensé que estaría cuando se quedó sin gasolina.
    Lo primero que hice fué desinfectarla y luego la pinté de azul marino, le cambié los puños y manetas para no tocar nada que hubiera tocado aquel personaje.
    Yo una vez robé un retrovisor a un seiscientos. Era un Californian, el tope de la época.
    El dueño (policía municipal amigo de mi hermano mayor) estaba en la balcón de su casa atento a la escena.
    Vino a mi casa a por él, y es la última que he tenido con los hurtos.
    Quitarle dinero a mis padres y hermanos no cuenta no?

  93. Pues yo, lo único que robaba, una temporada, a los 13 años, eran manzanas. Verdes. En el monte Ulía. Con una pandillita de chicos entre los que estaba Juan Mari Arzak ( que vivía enfrente ). Hasta que su madre , que era “muy recta” se quejó a mi abuela y le dijo que yo era una mala influencia para su chico.
    Y se terminó la pandilla, lo de tocar timbres, lo de robar manzanas ( que tampoco robábamos tantas, que eran justo para merendar ), y todo lo demás.
    Y al año siguiente nos volvimos a Ategorrieta, que era el barrio en que yo nací, y en el que vivía media familia, y dejé de subirme a los tejados, y a los árboles, que me dí cuenta de que era una chica y no había nada que hacer…

  94. En el instituto empecé a comprarme El País por eso de que había que leer los suplementos culturales para empaparse de la jerga prisaica bien temprano, costra que luego tardó años en irse. Un viejuno y una pareja de una belleza yonqui muy de los 90 se turnaban en un kiosko que habían montado en un local amplio, oscuro y, por tanto, con muchos puntos ciegos. Yo llegaba con mi cara de buen chaval, cogía el periódico, le echaba un ojo a los tebeos a ver si habían traído alguno nuevo, pagaba y me iba. Con el tiempo ya me conocían y habían aprendido el precio del periódico, por lo que llegaba, casi les tiraba el dinero y tira millas. Hasta que el negro demonio de la tentación me cegó el entendimiento y envenenó mi voluntad. Me di cuenta de que podía meter tebeos dentro del periódico y llevármelos impunemente. Un día, temblando de excitación, hice la prueba. Me ardían las orejas. Me fui del kiosko a paso acelerado y apretando muy fuerte el periódico con el tebeo dentro. Nadie se enteró, así que repetí el golpe y, ensoberbecido de maldad contra el séptimo, no tardé en caer (más) en el de la lujuria (no recuerdo su número). Las revistas porno estaban más arriba que los tebeos y a veces las miraba de pasada como mira un exfumador a un cigarro. Al fin, metí una en El País y me la llevé a casa. Nunca el engendro polancocebriánido alumbró un contenido mejor. Caí en un pozo de ignominia del que solo conseguí salir a base de porrones.

  95. MGaussage
    jueves, 26/04/2018 a las 18:29

    A mí me parece muy ilustrativo de lo que está pasando en la mal llamada izquierda. La progresía pidiendo condena por violación antes siquiera de celebrarse el juicio, dos magistrados que ven abuso sexual pero de ningún modo violación, un magistrado que ni siquiera ve abuso sexual, y la progresía de nuevo en la calle gritando “no es abuso, es violación”, como si la ley fueran ellos. Confundiendo la ideología con la justicia. O lo que es peor, poniendo la ideología (en este caso, la feminista) al servicio de la justicia.

    Me parece una sentencia comedida para como estaba el paño, aunque es posible que yo hubiera sido más garantista y hubiera firmado también un voto particular defendiendo la absolución.

  96. Robar, lo que se dice robar, la espabilada que ha conseguido la jubilación a los 63 años con el 100% del salario (lo que no paga el Estado lo pone la empresa, es decir, la Universidad, es decir, otra rama del Estado; lo que no me parece demasiado mal si han cotizado muchos años y no han escaqueado a la Seguridad Social) pero además cobrando jugosísima indemnización por «despido improcedente» acordado con la empresa (lo que me hincha minuciosamente las pelotas). Pues cada vez que hablo con algún compañero funcionario de alto nivel me cuenta una milonga de estas.

  97. Yo robé dos o tres veces ropa interior en uno de los primeros Victoria’s Secret que se abrieron en Chicago, con 20 años. Era muy tentador, porque aquella lencería no estaba entonces al alcance de cualquiera y además el hurto estaba realmente tirado. Te metías en el probador con cinco conjuntos de sujetadores/bragas y salías con tres en la mano y los otros dos puestos. Have a good day, y a la calle a hacer el cabra. No puedo decir que me enorgullezca, pero tampoco que me haya quitado ni un minuto de sueño. Tengo que confesar que lo de Cifuentes me hace hasta cierta gracia.

  98. Riadas de tinta al acecho. Creo, como jenny, que han salvado los muebles: los supremos dirán la última palabra.
    En Haro. Mañana vamos a Irún, para volver andando desde allí por el camino ‘vasco’. Conversando, no conversos.

  99. No hay otra serie más loca en la televisión que Z Nation. Estoy convencido de que contratan a los guionistas de cada capítulo con la sola exigencia que escriban una salvajada mayor que la del guionista anterior: fetos zombi, bebés zombi, semizombis, osos zombi, zombis radioactivos, fitozombis, zombis strippers, zombis Amish, mormones, minoritas, marihuana zombi… Y todo con el argumento más incoherente que cabe imaginar. La leche.

  100. Estoy con MGauss, si un juez ve una orgía y otros dos ven otra cosa, es opinar sobre opiniones. Y me temo que si pudiéramos ver los vídeos también los que defienden la violación verían ésta y los que defienden la absolución encontrarían sexo consentido.

    Hay algo que me mosquea: independientemente de cuál fuera la sentencia hice una lista mental de quién estaría a un lado y al otro. De momento llevo un 100% de aciertos.

    Hechos probados.

  101. Perro, la inclinación a robar cosas de poco valor es compatible con una gestión intachable de la cosa pública, pero quizá tenga usted razón en que la gente desconfiaría de quien tuviera esa inclinación. La definición de cleptómano: una de las mejores del libro.

  102. Opinión sobre opiniones: Los 240 folios del voto particular tienen su miga. Estopa a la denunciante por haber variado mucho su versión del momento inicial al juicio y mucha más a los compañeros por complacientes con ella y hacer una interpretación de los hechos siempre en contra de los acusados. Aparte de las cuestiones técnicas.

Los comentarios están cerrados.