El hotel del cisne

Baroja, el novelista más libre. Veamos un ejemplo. El hotel del cisne. Cuenta Baroja del argentino Procopio Pagani. Está en un hotel de París. Describe lo que le ocurre y la convivencia que mantiene con sus vecinos. Baroja describe, Baroja narra. Y de repente se corta la narración y comienzan los sueños de Pagani, trasunto seguro de los sueños de Baroja. Uno tras otro. Decenas y decenas de páginas. Aquí van algunos.

 

El emperador Valdemar

He entrado de reportero en un periódico y el director me dice que tengo que hacer una información sobre la vida que lleva el emperador Valdemar XII en un hotel de la avenida de los Campos Elíseos.

¿Cómo me voy a presentar en un hotel lujoso? Yo, que no tengo más que un traje raído, un sombrero seboso y unas botas viejas.

De pronto, sé que un antiguo amigo mío, medio italiano, como yo, está empleado en el hotel de la avenida de los Campos Elíseos, y voy a verle.

Mi medio paisano me hace grandes elogios del emperador Valdemar. Según él, es un hombre amable, sabio y culto, de una seriedad y de una gran pureza de costumbres. La señora que dirige la servidumbre del hotel, muy vistosa y elegante, asegura que el emperador tiene gran éxito entre las damas.

—L’empereur Valdemar c’est un homme charmant —me dice; tantes les femmes raffolent de lui.

Yo le indico a mi paisano que me gustaría ver a Valdemar XII en su cuarto, en la intimidad, como si fuera yo un valet de chambre.

Él me advierte que el emperador huye de la gente curiosa y que suele estar en su cuarto pensando y estudiando alta filosofía.

Yo le digo al paisano que él debía encontrar una ocasión para que yo viera a Valdemar por la rendija de una puerta.

—Lo pensaré —me indica.

Al poco tiempo me asegura que ya ha encontrado el procedimiento. En una moldura del decorado de la alcoba del emperador hay una rendija y desde ahí le veré.

Voy al hotel y me meto por un pasillo y me coloco en un rincón estrecho que me sirve de observatorio.

Valdemar XII está en bata. Despide al criado muy seriamente, cierra todos los balcones del cuarto y echa unas cortinas espesas.

Se parece a Favart d’Isère, el viejo cómico amigo de Le Brouillard. Por esto ya dudo de él. Cuando ya se ve solo, cambia de expresión y toma un aire alegre. Después se acerca al espejo, hincha los carrillos y se da un golpecito en ellos con la punta de los índices. Luego repite con brío la expresiva palabra de Cambronne.

Después canta la canción de La flauta encantada, de Mozart, que yo le oía a un relojero bávaro en Venecia:

Zur Liebe kantt ich dich nicht zwingen
Dich gebe’ich dir die Freiheit nicht.

Y después la del matrimonio, de Fígaro:

Will der Herr Graf ein Tänzelein wagen
Tänzelein wagen
Soll er’s nur sagen,
Ich spiel’ ihm eins auf.

Luego saca un retrato de una señora casi desnuda, y canta:

Ah, le superbe point de vue!

con música de Mis Helyett; después se dedica a La viuda alegre, y entona aquello de

Jadis il habitait dans le grand bois frileux…

Después se quita la bata, la echa al suelo y baila y canta con música de la Machicha:

Un espagnol sévère
Fait la conquête
Au sortir du Moulin
De la Galette.

Yo estoy tentado por decirle por la rendija del tabique:

—Emperador, es usted un farsante.

Propagandistas

Estoy en una tienda oscura de París. De pronto aparece el poeta melenudo que tenía una reunión en el café de la Closerie de Lilas. Va de negro, chalina, y sombrero ancho, y deja un periódico que se llama Renovación Renovadora.

Viene después un señor serio, con lentes y cuello duro, planchado. Es un redactor de La Acción Francesa, y deja otro periódico, La Tradición Tradicional, y luego viene un anarquista desastrado, con melenas, y da una hoja: La Revolución Revolucionaria. Todavía aparece más tarde un comunista con un manifiesto titulado Marxismo marxista.

Yo me incomodo y digo la palabra de Cambronne de una manera atronadora, y todos ellos desaparecen.

Fórmulas del profesor

Este profesor que veo desde la ventana de mi cuarto es la quinta esencia de la pedantería de todos los catedráticos de las Universidades del mundo entero. Destila la pedantina, la pedantona, la pedantoxina y los demás alcaloides tóxicos de las series A y B.

Habla en un anfiteatro. Viste de negro, lleva melenas y una chalina flotante. Tiene una sonrisa irónica y de suficiencia y una actitud que el público entero, que le rodea, celebra.

—¿Qué es la ciencia? ¿Qué es la historia? ¿Qué es la filosofía? —se pregunta.

Y entonces el profesor va a la pizarra y escribe fórmulas matemáticas en ella. Yo supongo que todas son mistificaciones y majaderías.

A veces se vuelve y dice con una sonrisa de petulancia:

—Ahora lo habrán comprendido ustedes. N’est-ce pas?

—¡Farsante, idiota! —grito yo con voz estruendosa.

Luego digo con energía la palabra de Cambronne y el público entero desaparece.

Neuronas y calaveras

Al Hotel del Cisne han venido a verme mi amigo Evans con dos señores: uno español, ex director de un laboratorio histológico de Madrid, hombre pequeñito y menudo, y un austríaco que ha vivido y ha hecho excavaciones en España. Los dos parece que son notabilidades científicas.

El español, que se dedica a estudios sobre el sistema nervioso, se ha referido a investigaciones de las cuales yo no tengo idea. Nos ha hablado de las neuronas, de sus apéndices, de la neuroglia que estudió con genialidad el doctor Achúcarro, y de la microglia. Claro que esto que ha contado, y de lo cual yo había oído decir algo vagamente, no me ha producido extrañeza. Lo que sí me ha chocado es que ha dicho que ha llegado a hacer una película de cine en que se representa el movimiento de integración y desintegración de las células nerviosas.

—¿Y va usted a exponer esa película? —le ha preguntado Evans.

—Por ahora, no. La expondré si doy unas lecciones en Cambridge.

—¿Es que se estropean al exhibirlas?

—Sí, y no sirven más que para gente técnica.

Este señor histólogo desea saber las señas de un laboratorio de este barrio. He telefoneado a Nickles, que me ha contestado diciéndome dónde se encuentra el centro a donde quiere dirigirse el histólogo. Hemos ido acompañándole y le hemos dejado a la puerta del edificio que buscaba.

El antropólogo tiene que presentarse en la Prefectura de Policía y cumplir un trámite burocrático para marcharse a Suiza. Le acompañamos, tomamos el Metro, llegamos a la Prefectura y se resuelve rápidamente el asunto.

El antropólogo nos convida a comer cerca de su casa, en un restaurante de la avenida Suffren, en la esquina de la avenida de la Motte Picquet.

Se come bien y se charla.

Evans le pregunta su opinión sobre los arios y los no arios, sobre los braquicéfalos y los dolicocéfalos.

El profesor austríaco nos habla de que en los laboratorios centroeuropeos se convierten, por la alimentación, en pocas generaciones los ratones dolicocéfalos en braquicéfalos, y al contrario. El mozo que nos sirve la mesa escucha con curiosidad.

Voy a mi casa y sueño con calaveras, que se ensanchan y se estrechan como si fueran de goma, y con neuronas, que son unas señoras vestidas de blanco que acogen a sus invitados y los despiden con gran amabilidad.

Baile campestre

Estoy en un baile campestre en los alrededores de París. En realidad hace ya lo menos dos años que estuve en uno de esos bailes. Hay mucha mujer guapa, y una de ellas, rubia, que baila con un negro feo y antipático, a quien veo con frecuencia en un café de Montparnasse.

—¡Qué gusto más raro! —digo yo.

Supongo, no sé por qué, que ese negro se puede llamar Batuta o Batata. Es un negro bozal, que se ríe enseñando los dientes.

—¿Qué haces tú aquí? —le pregunto.

—Vivo de las mujeres, señó —me contesta él.

—¿Cómo que vives de las mujeres?

—Sí, vivo de las mujeres que me apresian, señó.

—¿Aquí? ¿En París?

—Sí.

—Y ¿qué son esas mujeres? ¿Algunas negras?

—No, señó. Son señoras blancas, condesas y marquesas, porque la amistad de Batata se apresia, señó.

—Bueno, Batata, no me vengas con estupideces; tú eres una mula, aunque negra.

Batata o Batuta me da largas explicaciones. Por mi gusto, y si no fuera tan fuerte, creo que le daría un puntapié por impertinente y por necio; pero me contengo.

133 comentarios en “El hotel del cisne

  1. Buenos días.
    Baroja necesitaba un dentista.
    También alguien que le hiciera una foto más agradecida.
    Luego me leo la entrada que hoy tengo prisas varias.

  2. ¡ Menos mal que ya dice el Marqués directamente que el libro es sólo para barojianos convencidos !
    Que así, me libro de tener que decir el “mot de cambronne” o sea
    ¡ Merde, Merde, Merde….!

  3. Qué bien suena le mot de Cambronne, ni comparación con el grosero MIERDA.
    También es cierto que en Español, es mucho más contundente, menos refinado, pero certero.
    Seguramente es que en nuestro país la mierda es mucho menos elaborada, más tosca, más vulgar. Sin virtuosismo. A las bravas.
    Oler huele igual, pero es que aquí, la mierda, es menos evidente, más sofisticada, sin tanta zafiedad.
    Qué mierda de merde.

  4. Viejecilla detesta a Pío Borraja, Pedro Antonio no soporta a los Pint Flock, a todos les gustan los Vettels, aquí solamente hay merengones y culers, todos saben quién es Natalia Porno menos yo… Me siento muy solo. Ya me siento.

  5. Una vez un director rodó una escena mítica sin saber que era mítica y sin pretensión alguna de dotarla del significado mítico que luego tuvo. Y si lo tuvo no fue porque la gente la viera, porque de hecho la película la vieron millones de personas durante décadas, pero la escena pasó completamente desapercibida a todos esos millones de personas durante décadas… menos a uno: Rafael Sánchez Frelosío. Nos lo dice Jabois en un artículo en el que avisa del peligro que se cierne sobre la galaxia: el resurgimiento del nacionalismo español.

  6. El truco de comparar a Rivera con los nazis y decir que no se pretende comparar a Rivera con los nazis cuando uno está comparando a Rivera con los nazis está demasiado visto. Es más viejo que el cagar. Me trae a la mente aquella vez que el tuitstar Tesevalantán, atiborrado de pedantina, pedantona y pedantoxina, dijo aquello de «no estoy llamando nazi a Arcadit, pero lo que dice Arcadit lo dijeron los nazis». Puaj, qué asco.

    Por cierto, nadie dice que esa escena mítica «descubierta» por Frelosío es una puta basura, porque el chaval canta en inglés.

  7. Ser nacional-ista de estos, viene a ser como meterte en el jardín de casa y no salir de allí, más que para compararte con el jardín de otro vecino, en otro barrio, y que también es nacionalistico y volver a tu jardín a ver lo bien que está todo y mirarte una y otra vez en tu espejo para ver lo guapo que eres.
    Luego te llega el sobre negro, pero en ese momento ya sólo puedes decir lo bueno que es el alcalde.

  8. El Chauvinismo, es un invento Francés.
    Nosotros somos más de grandes heroicidades, y como decía en alguna ocasión Mortimer, …Cueste lo que cueste, lo más barato.

  9. A la izquierda española le acojona el nacionalismo español desde el fracaso de la guerra civil. Renunciaron a incorporar los conceptos de la nación cívica por miedo. Pero lo cojonudo es que exhiben el espantajo del nacionalismo sólo cuando lo enarbolan desde una concepción global, española. Cuando gallegos, catalanes, vascos o andaluces dan la puta murga con sus obsesiones panderetiles, o se callan como putas o se suman al proyecto para obtener ventajas lugareñas.

  10. Lo que es un ojo entrenado, JrG. No me había fijado en la caja de Pelikan. Y una Pelikan, con su tinta verde, es lo que me han regalado este fin de semana, casualmente. Concretamente, una Demonstrator. La uno a mi pequeña colección de plumas, junto a mi Omas y a mis Parker. Estoy muy feliz.

  11. Ayer estuve escuchando a Guerra y Arcadi en esas charlas que organiza Pérez Reverte. Ambos venían a decir lo mismo: la izquierda democrática, el constitucionalismo, tienen que recuperar los símbolos para no dejarlos en manos de los impresentables de siempre. Tienen razón.

  12. Tres cosas :
    – Yo SÍ pienso ir a la Feria del Libro. Un par de mañanas. Y pienso ir a las casetas de Trama, de Pepitas de Calabaza, de Muchnik,de Planeta Minerva… etc, si los encuentro, para pedirles que se pongan en contacto con el Chop Suey, para editar todos los libros.

    – Satur : No es usted el único que se siente sólo, así que, sólo no está. Y ya sabe que tiene forofos incondicionales, aunque no siempre entiendan sus crónicas.

    – Tampoco ese Sanchez Ferlosio me cae ni medio bien. Que de adolescente me gustaba muchísimo su padre, y que mi madre , que lo conocía bastante, incluso me presentó a él, diciéndole que yo no paraba de hablar de “La vida nueva de Pedrito de Andía ” ( qué azaro, no sabía donde meterme ), y me encantaban Carmen Martín Gaite, su mujer, y Chicho, su hermano “el desastre oficial”.
    Pero después de “El Jarama”, que no estaba mal, pero que tampoco era para tanto, no he vuelto a leer un escrito suyo que me gustase. Y encima, ¡ creyéndose Algo !. Ya podía haber aprendido de Torrente Ballester, que no presumía de nada, y hablaba con todo el que se le acercase, sin una sola pretensión.

    Hasta luego, espero.

  13. La marca PILOT (japonesa) hacía unas plumas preciosas en los 60.
    Eran de esas con el plumín pequeño y casi oculto, con capuchón fino metálico dorado y una curva en celuloide de color tinta azul-negra.
    Y sus rotuladores actuales de color sepia me son muy útiles para bocetar.

  14. Recibí ayer, unos ejemplares que había pedido de la editorial Trama.
    Cada vez me gusta más esta editorial. Con qué cuidado y con qué primor editan sus libros, sus catálogos, su libretitas de notas.
    Por un par de libros que compré me adjuntaron, el catálogo de sus ediciones, una libretita de notas que me da hasta pena usar, y una edición del discurso (cortito) de recepción del premio Princesa de Asturias, pronunciado por Adam Zagajewski.
    Su color rojo corporativo está muy bien elegido.

  15. También tengo una Lamy que compré para reponer la que perdí en el cine cuando vi La la land. Aquella era magnífica y la nueva me salió rana. Y plumas de batalla tengo cinco o seis, una de ellas especialmente extraordinaria. Es como los binoculares de Perroantonio.

  16. Para fetichismos compro cajas de ediciones especiales de pinceles y lapiceros.
    A la hora de la verdad dibujo con unos lapiceros azules de madera, para escolares, que compro en un supermercado por puñados. Son HB, valen para todo.
    Con los pinceles lo mismo, los uso hasta que se gastan los pelos, y los cuido con esmero.
    Luego pasan limpios y gastados, a una honrosa jubilación, en un bote-asilo, junto a los nuevos que se usan.
    Para que estos aprendan algo y aquellos puedan mirar.
    Eso sí, para afilarlos un aparato de manivela y punta muy larga.

  17. Lo de Ferlosio sobre la “posesión angélica” en Tomorrow Belongs to Me es una pura mamarrachada. De entrada, en la versión original de Broadway de 1966 ni siquiera la cantaba un adolescente, sino que lo hacía el maestro de ceremonias acompañado de un coro formado por los camareros del Kit Kat Club. Está claro que Bob Fosse consiguió una secuencia muy efectista y potente, pero de ahí a fabular con sentimientos de impureza, anhelos de purificación, estados de insatisfacción y paranoias por el estilo, va un abismo.

    Sobre las personas argumentativas como Ferlosio, contaba Kurosawa que, cuando era ayudante de dirección y estaba a cargo de la segunda unidad, un cámara le pidió una vez una explicación sobre las bases teóricas que le habían empujado a rodar una toma en un determinado lugar. Kurosawa le respondió que la base teórica de su decisión para colocar la cámara allí y no en otra parte era que estaba cansado y no quería moverse.

  18. A N U N C I O
    El Madrid tiene que ganar su tercera copa de Europa consecutiva. Sería un enorme varapalo para los racistas de Cataluña. Me posicionalizaciono públicamente en favor de la victoria merengue. Es cierto que veré el contencioso en un bar henchido de hinchas del Librepoor con el fin de mitigar mi soledad y gritar con alegría no exenta de mostrar mis pechos en público al quitarme la elástica si marcan los diablos rojos —que no son el zar de Galapagar y sus mariachis sino los seguidores del Librepoor—, pero las prioridades son prioritarias: aniquilar el separatismo, mermar su insolencia con todo tipo de artes y propagandas, victoria merengue incluida.
    Declaro con solemnidad que, en caso de que el combinado merengue pierda ignominiosamente la final no haré crónica bufa. Tampoco me exaltaré si la gana con ayuda albitral, como ya ocurrió las veces anteriores.
    Solamente dispongo una cláusula a este contrato: que si cambia el aire a lo mejor me desdigo un poco. Pero solo un poco.

  19. jrG

    miércoles, 23/05/2018 a las 11:56

    Para fetichismos compro cajas de ediciones especiales de pinceles y lapiceros.
    A la hora de la verdad dibujo con unos lapiceros azules de madera, para escolares, que compro en un supermercado por puñados. Son HB, valen para todo.
    Con los pinceles lo mismo, los uso hasta que se gastan los pelos, y los cuido con esmero.
    Luego pasan limpios y gastados, a una honrosa jubilación, en un bote-asilo, junto a los nuevos que se usan.
    Para que estos aprendan algo y aquellos puedan mirar.
    Eso sí, para afilarlos un aparato de manivela y punta muy larga.

    Al leer su comentario me ha parecido leer un microrrelato, Jrg. Soy una de esas fetichistas de artículos de papelería, en especial de lapiceros. Hace un par de semanas estuve en la Papelería Carranza (me atendieron excepcionalmente bien) y me habría llevado todo lo que tenían, en especial todos los lapiceros.

  20. Juanfran Satur

    miércoles, 23/05/2018 a las 12:41

    Solamente dispongo una cláusula a este contrato: que si cambia el aire a lo mejor me desdigo un poco. Pero solo un poco.

    ¿En qué dirección está soplando ahora mismo, Satur?

  21. Procuro fijarme

    martes, 22/05/2018 a las 23:03

    ADJUDICADA

    ¿Te gusta la idea, Procuro? Pensemos cómo llamar a la sección, aquí van algunas ideas:

    ALTO PERIODISMO
    CRÓNICA FRAGANTE
    ALTA CRÓNICA

  22. Otro forofo de las papelerías (en mi caso, de las técnicas). Si no fuera por el qué dirá mi chica y por el límite de la tarjeta de crédito, me gastaría una cantidad cercana al PIB de algún país pequeño en portaminas y otros artículos de primera necesidad. Los días más felices, contra toda lógica, no suelen ser los que cobro el jornal, sino los que me llevo portaminas antiguos de la oficina para para repararlos y darles un nuevo uso. De vez en cuando me encuentro con auténticas joyas descatalogadas.

    Las plumas son otra gran afición, pero el precio de algunos especímenes obliga a sujetar la cartera. Tengo, eso sí, una colección bastante respetable. Mis favoritas son una Montblanc Monte Rosa de los años 60, una Parker Jotter y una Lamy 2000.

  23. Los días de aburrimiento son malos, muy malos, porque la cabeza no para y se le vienen a uno los peores pensamientos y acaba peleado con el demonio que le sube por la chepa, se le acomoda en el hombro y le chilla al oido, como a los sanguinarios corsarios la cacatúa de reglamento. Hoy, en pleno ataque de abulia, o de spleen, leyendo a Baroja, he caído en la cuenta que éste, el CHOPSUEY es un nido de vascones, que dominan el cotarro y nos tienen a los demás de comparsas. Perro, Procuro, jrG, Schultz, la Viejecita y seguro que me dejo alguno. Hasta el abuelo del Marqués era vasco y venga a traer a Baroja. A esta gente hay que pararle los pies, me he dicho, y explicarles cómo los vemos, y quizá eso venía a decir entre líneas Josénez el otro día cuando quería la historia de las hermanas Araquistain y me azuzaba. Yo a esas señoras no las conozco y de lo que no se sólo hablo bebido y estas no son horas, limitación por la cual pido disculpas. Pero me sé la de dé los Vidaurreta, que como son muchos dan mucho juego pero que me veo obligado a resumir.
    Anselmo Vidaurreta come espárragos al desayuno con una copita de Cynar, quién sabe por qué. Anselmo, intentando una gracia que no tiene, repite el chiste de los percebes: “Los espárragos buenos son los que están al lado de los pequeños.” Y con la misma estira el cuello y deja escurrir por el gaznate el brote amarillento, casi sin masticarlo, como los pelícanos se zampan las sardinas. A Anselmo, a pesar de su berroqueña virilidad, le da mal rollo, como nos da a todos, una mujer hermosa cortando espárragos en rodajas. ¡Joder! Hay cosas que no se hacen por un mínimo de respeto, aunque hayas estudiado interna en un colegio de monjas, de esos en los que los pepinos y los espárragos se trocean sí o sí por no alterar, más aún, el ánimo de las señoritas educandas. A Vidaurreta, a quien del medio de la frente sale un mechón blanco, le llamaban Berrendo los amigos, un poco por joder, un poco por hacer pandilla, que si la amistad no sirve para eso pues para qué. Hay cosas que no se pueden hacer si no tienes pandilla y mote, como salir a navegar a vela o jugar al polo, y Berrendo, que lo tiene y bien bonito, aún pudiendo prefiere el golf. A Berrendo Vidaurreta le gustan los percebes, los espárragos y las alcachofas y no se priva, salvo los meses de veda los primeros y en Cuaresma los segundos por no pecar. Comer algo tan igual a una polla, aunque no sea carne como el término de comparación, es inherentemente pecaminoso y, si bien cabe transigir en período ordinario, es preferible omitirlos en época de abstinencia. Ser el menor en una casa de seis hermanas tiene servidumbres en cuestiones variadas, cual es esta, aunque no sería justo negar las ventajas. Ir siempre planchado, por ejemplo, o no ocuparse de hacer la cama. Las hermanas Vidaurreta son todas solteras y enteras salvo, quizás, Begoña, que se fue de casa con un novio que se presentaba como ingeniero de caminos natural y vecino de Arenas de San Pedro, provincia de Ávila y que resultó ser bígamo, viajante de comercio y de Béjar, provincia de Salamanca. De Castilla, decía la abuela Vidaurreta, que lo era por matrimonio siendo el propio Anchorena, nunca vino nada bueno. Anselmo se ejercita de mañana en el golf y comenta en el aperitivo, frente a un vasito de Cynar, que en este deporte cuanto mejor eres menos juegas, luego pide aceitunas y las empuja y acosa con un palillo hasta que cansadas, se dejan pillar. Berrendo viste camisas de cuello almidonado, calcetines planchados y, para la práctica del golf, camisetas de La Martina con enormes caballos y estrellas y escudos esmeradamente bordados que le marcan la barriguita. Cualquier intento de comer espárragos entre el miércoles de ceniza y la víspera del domingo de Resurrección es vano y de nada sirve razonar o suplicar. Posiblemente, bromea Anselmo, si por un casual apareciera yo en casa con una bula papal dejaríamos los Vidaurreta, así en bloque, de creer en el Papa. Begoña, quizá por compensar su pasado sensual, ha ocupado el lugar de la abuela y hace la tortilla de patata como ella, seca y dura, pero el marmitako le sale de miedo, que como él no hay otro. El secreto es bien sencillo; cuando ya tienes hecho el caldo y muy caliente echas el bonito troceado. Se sirve de inmediato y el pez se hace en ese ratito entre la cocina y la mesa, contando, eso sí, con el tiempo que lleva la bendición y el servicio. En el nombre del Padre. Bendícenos, Señor, y bendice los alimentos que vamos a tomar para mantenernos en tu santo servicio. Bendice también a quienes nos los han preparado, da pan a los que no lo tienen y haz que juntos lo comamos en la mesa celestial. Porque me das de comer, eskerrik asko, Señor. Amén. Antxón Gorostiaga, el hijo del notario, hizo un día la broma de que receta de la abuela Vidaurreta, de soltera Anchorena, no falla porque el toque final se lo da el mismo Dios. Antxón nunca más pudo entrar en la casa de los Vidaurreta ni volvió a catar ese marmitako hecho con cariño y devoción, y sólo se ve con Berrendo en el golf o en los bares, donde entre chistes malos, ya se ve, torean aceitunas mientras pierden el tiempo ganando kilos. El asunto no fue a mas porque los Gorostiaga y los Anchorena se conocen de siempre y aun algo se tocan de parientes aunque la memoria exacta se ha perdido, quizá algún casamiento hace doscientos años o así, y esas cosas marcan. A Itziar Vidaurreta, la pequeña de las seis, sólo diez meses mayor que Anselmo, y a Antxon Gorostiaga el chiste del marmitako les estropeó la vida, cosa que sólo saben ellos y Anselmo. Itziar miraba mucho a Antxon y éste se pavoneaba con chistes malos, entre nervioso e indeciso porque el cortejo, siempre una exhibición de habilidades, en según que sitios tiene más de equilibrismo que de malabarismo. Uséase, que un fallo da con tus huesos en el suelo y te deja descalabrado para siempre, cosa que le ocurrió a Antxón donde menos lo esperaba, cuando mas relajado estaba, frente a un plato de comida. Comer bien le da a uno una sensación de plenitud, de arrobamiento y triunfo, de invulnerabilidad incluso, que puede llevarle a bajar la guardia y meter la pata. Diez Vidaurreta con servilletas blancas y almidonadas colgando del cuello, con las dobleces de la plancha marcando cruces, son un jurado inapelable y a él se le quedaron mirando sin decir palabra y supo que su vida se había acabado. Mientras me lo contaban iba yo pensando que debe dar más miedo eso que una partida del Ku Klux Klan, pero no lo dije por no echar a perder esos sábados de marmitako a los que, de cuando en cuando, estoy invitado. Si en vez del txacolí que hacen su finca en Zalla pusieran vino para beber esas comidas serían perfectas, porque, quitando esas sus cosas, son gente educada y agradable. Ahora, en ocasiones, se encuentran en la calle, Itziar y Antxon, y se saludan y a veces, si está presente Anselmo, se toman unos chiquitos y unas tapas, pero la complicidad de los silencios y las miradas se ha perdido, más que nada porque, pese a algunas tímidas sonrisas de Itziar, Antxón se envara, se pone extremadamente caballeroso y premioso y la conversación no fluye. Suena a veces en los bares la tele encendida y habla alguien de acercamiento, reinserción y perdón y piensa uno, mientras escucha las gracietas prestadas de Berrendo intentando que el amor, o eso que quizá se le parece, triunfe de una vez, en qué rara es esta gente que para unas cosas si y para otras no, y que debería ser al revés.

  24. Y los geocántabros también, por proximidad aproximativa y por tener un estadio llamado El Gallinero pudiéndolo llamar Los Pajaritos.

  25. MGAUSSAGE
    miércoles, 23/05/2018 a las 13:43
    Hoy, en pleno ataque de abulia, o de spleen, leyendo a Baroja, he caído en la cuenta que éste, el CHOPSUEY es un nido de vascones, que dominan el cotarro y nos tienen a los demás de comparsas.

    No diga eso Mgaussage, que los gallegos aquí también mandan mucho, y nos tienen leyendo ( en galego ) a Cunqueiro…

  26. Dice Iglesias que ha tenido que renunciar a muchas cosas: a ir en metro, autobús, en moto. Y vosotros sin renunciar a nada, y presumiendo de ello. ¡Fachas!

  27. Alivia mi congoja que el “caloret” va llegando, este año con retraso en el Reyno de València, pero ya asoman y se dejan ver los primeros pechotes. En toda su variada magnificencia, los grandes y pesados, los grandes pero como ingrávidos (operados), los pequeños, los pequeños con pitonazos, los respingones, los de lesbianas con gorra de beisbol, los ceñidos y bamboleantes a pesar del intento, los libres. ¡Ay!

    No sus preocupéis hijas mías, ya solo quedamos cuatro que fumamos habanos cuando un estanco se digna tenerlos y que os miramos los pechos cuando pasáis.
    Las nuevas generaciones ya no están esclavizadas por estos horribles vicios de la conducta.

    ¡ÑAM!

  28. Y los muslámenes, Adams. Tendría que recuperar mis crónicas de cómo subo calle arriba mientras bajan biciclistas a toda civera con los muslámenes a la plancha y los escóteces temblando. Es que en mi calle hay una pasa…

  29. La presidenta del Congreso ha llamado la atención a los diputados tras ver a la representante de Podemos Tania Sánchez comer una manzana en el hemiciclo. “Si alguno de ustedes tiene la glucemia baja y quiere tomar algo, hay una cafetería al fondo del hemiciclo; lo digo porque no parece muy normal que se coma en el hemiciclo”, ha dicho la presidenta de la Cámara Baja.
    ***
    Y cómo la ha visto, si el zar de Galapagar la escondió tras una columna tras abandonarla.

  30. Anoche volví a quedar extasiado con Desafío Total, la peli de Pablo Verjoven protagonizada por Arnoldo Suances Nigger y Charo Estón. Yo creo que los defectos especiales siguen siendo buenísimos, y lo único que quizá haya pasado de moda sean los peinados de las mozas. Si antaño la vi doblada, hogaño lo hice en versión original. La voz de Arnaldo Suances es un poco ortopédica, he de decir. Si antaño descubrimos que Kuato era Jorge Pujol, hogaño detectamos que las pintadas proKuato se hicieron en color amarillo. Cómo os habéis quedado.

    Le puse un 9. Peliculón, macho.

  31. Mucho mejor el doble pivote de la alineación del remake de hace poco, Jessica Biel y Kate Beckinsale, que la falsa delantera centro de la de antaño, Charo Stone. Eso sí, en la antigua estaba de líbero Michael Ironside, y eso da un vuelco al resultado.

  32. «Desafío Total» es una película muy gozosa, principalmente porque todo es como de cartón piedra y poliexpán, aunque fue la peli con mayor presupuesto hasta aquel momento. Se lo debieron de gastar todo en vermuses y orgías. Siempre he tenido debilidad por Verhoven, un cachondo. Mis favoritas son «Robocop» y «Starship Troopers» (ya sé que tenía que haber dicho «Delicias turcas»), puro tebeo. Ya de mayor se ha puesto un poco intenso y le han salido algunas películas desagradables, como «Elle». Nos pasa a todos cuando intelectualizamos. Mejor dejar fluir el cachondeo y la mala hostia.

  33. Esa penícula se llama “Total recall”, no tiene sentido cambiarle el título. Aquí no se respeta la baja cultura.

  34. Volviendo a las artes mayores, los escasos lectores de “El hotel del Cisne” habrán disfrutado del ambiente en la quinta planta de este hotel, donde un grupo de jubilados pobretones crea una república con sus propias reglas. Deciden, entre otras cosas, expulsar a unos judíos rumanos que viven hacinados en una habitación. Esta anécdota la utiliza Sánchez-Ostia para acusar a Baroja de racista dado que Pagani no es otro que el escritor vasco (como mi bisabuela, no mi abuelo, también tengo otra por parte de madre que era filipina).
    Baroja era racista de cojones, la tenía tomada con los judíos, los negros y los ateneistas, pero eso eran manías propias de la época.

  35. Desguaces Vidaurreta. Alto de Gaintxurizketa. Punto de unión de términos municipales de Irún, Oyarzun, Lezo y Hondarribia.
    Sr. Gaussage, Don Mortimer…yo creo que es mejor comer espárragos que calzots, pero que vamos, que allá cada cual con las cosas de meterse por la boca.
    Lo de ser Vasco, es como ser de León, o de Herce, no sé si ser Catalán será de esta manera, pero que es una lotería, es como la familia, que no se elige.
    Elegimos amigos, la novia nos elige a nosotros y así más o menos con todo.
    A mí, por ejemplo me gusta ser Español, no me importa ser Vasco y no vivo mal en Cholet.
    Al Perro le gustan los binoculares Chinos y los bichos que silban, a Brema las plumas americanas y Soria, al marqués le gusta Baroja y el Atlas.
    Y no la emprendemos con Galicia.
    Vamos a llevarnos bien, o así…

  36. La diferencia entre USA y nuestro pequeño país puede aquilatarse también en sus, por llamarlos de algún modo, “disidentes”. Estados Unidos tiene a Oliver Stone y nosotros a Willy Toledo. Ahí lo dejo.

  37. Procuro fijarme martes, 22/05/2018 a las 23:03
    ADJUDICADA

    Emecé miércoles, 23/05/2018 a las 12:50
    ALTO PERIODISMO
    CRÓNICA FRAGANTE
    ALTA CRÓNICA

    Lo de «Crónica Fragante» está muy bien. Ya la estamos esperando. Tampoco estaría mal una sección de «Glandes Corazones».

  38. Falta Schultz. Así ya pido disculpas a todos juntos.

    Yo no sé cómo no hay una revista de cotilleo que se llame “The silver pepper of the stars”, que es lo que está mirando Gatsby la primera vez que aparece en la novela, a la anochecida, rico, elegante, romántico, con las manos en los bolsillos, valorando qué porción de esos cielos es la suya.

  39. De los “Ritos del cante” que nos ha puesto hoy Castrofino recomiendo visionalizar el dedicado a Diego de el Gastor. Hay imágenes raras de ver a mi juicio de mucho valor.
    Aviso: solo para devotos del flamenco pureta.

  40. Un almacén clandestino rodeado de viviendas.

    ***
    Aitor Esteban (OPÁ, VI HACER UN CORRAL) dice que la inestabilidad institucional solo beneficia a Rivera y al nacionalismo español rampante. («QUE DE RAMPAR NOSOTROS SABEMOS UN RATO»).

    «[…] ha insistido en que el apoyo de su partido contribuye a levantar el 155, aunque ha admitido que no tiene ninguna garantía de ello, pero “sí convicciones” e “inputs“».

    Como input por rastrojillo
    Guarte de input, que deja la bolsa enjut
    Tras de input, poner la cama
    Input que hila de noche y de día, mal anda la inputería

    Hay la tira, el refranero español está lleno de ítems sobre los inputs.

  41. La gente corriente, aun estando completamente harta de su forma de vida, todavía desea menos llevar la del que ha decidido vivir como la gente corriente, pues en esta decisión se manifiesta un anhelo franciscano cuya santa pureza es incompatible con algo tan normal entre la gente corriente como es la costumbre de insultar al árbitro y llevarse las toallas de los hoteles.

  42. Dicen Pablo Iglesias e Irene Moreno que no les ha quedado más remedio que comprar un chalé porque en medio de la ciudad sus hijos carecerían de la privacidad necesaria. Peor justificación, imposible. No tener la privacidad necesaria en medio de la ciudad es una señal de que se pertenece a la casta.

  43. Que sepáis que con esto de los presupuestos os estáis beneficiando del sufrimiento del gran pueblo catalán. Y no miro al RH de nadie…

  44. Nada más repugnante que follar con calcetines.
    Nada más intranquilizador para gobernar una empresa que estar rodeado de socios que se quieren ir, pero encima sacan pecho.
    Nada peor que ser un empleado de sociedad así.
    Viva España.
    Y que dejen de defendernos por favor. Que no necesitamos que nos representen tanto y tan mal.

    Por si queda alguna duda, que los vascos y catalanes y socialistas y anticapitalistas, se vayan a tomar por saco de una vez por todas, o les den un corro para que demuestren sus saberes. A los sindicatos que formen empresas.
    A los revolucionarios que revolucionen su domicilio.
    A los piratas que les den barcos y si los cojen los cuelguen de la mesana.

  45. El corro muy bien podría ser Bélgica, o un lander Aleman.
    Siberia también necesita nuevos políticos.
    Afganistan sería un reto para ellos.

  46. Los franciscanos de verdad van de sandalias de cuero, trasunto de las caligae, con calcetines blancos. Eso, que en mi época lo llamábamos Adidas Jesucristo, es un horror a la altura de los zapatos de rejilla con calcetín gris y sombrero de segador para flanear por los paseos marítimos en verano comparando bikinis. Los franciscanos modernos visten con camisas de Alcampo y se desplazan en bicicleta, lo último pronto obligatorio en Madrid para mejora de la salud del cuerpo y del alma de los muchos pecadores.

  47. Alguien ya ha definido atinadamente la huida de presuntos delincuentes españoles a Bélgica y Suiza como una fuga de cerebros en toda regla. Esperemos que cunda el ejemplo y se larguen todos.

  48. Lo hemos dicho otras veces, pero si a algo no tenemos miedo es a repetirnos; si a algo no tenemos miedo es a que se nos tilde de cansos. La libertad de expresión, el humor y el artisteo teñido de crítica política es en España unidireccional, invariable, aburrido. Un rapero pide a su público que al salir maten a un guardia civil. Seguimos sin ver que un rapero pida a su público que al salir violen a una política de Podemos. Cuando un rapero pide el asesinato de un guardia, alguien denuncia y se inicia un proceso judicial. Si un rapero pidiera la violación de una política de Podemos, alguien denunciaría y se iniciarían dos procesos: el judicial y el inquisitorial de la plebe. Si hay a quien se la pone como una viga de acero la transgresión, que elija el segundo camino; el primero es una senda de borregos.

  49. He preguntado a amigos y conocidos. Nadie sabe decirme, así que hago ahora público ni desconocimiento en este foro por si alguien conoce la respuesta.
    ¿Por qué en las playas catalanas, para que destaquen sobre el azul del mar, ponen cruces amarillas asturianas?

  50. Es por economía de medios.
    Como andan flojitos de viruta, hacer cruces en amarillo es menos complicado que hacer lacitos, y queda más tétrico, más pinchable, menos lúdico…
    Así de paso adelantan la muerte (natural por viejos y aburridos) de los delincuentes encarcelados.
    Puede ser una metáfora del final incruento del secesionismo, pero esto ya es sólo opinión y mía además.

  51. En la comarca de Pontevedra donde veraneo, de donde son mis padres, iban a hacer una nueva carretera para aliviar la de siempre, que está repleta de entradas y salidas de casas. Han hecho ya un tramo pero quedan todavía varios kilómetros por hacer. El trazado nuevo, evidentemente, pasaba por fincas y terrenos, y una parte iba muy cerca del río Miño, jodiendo bastante la ribera (las malas lenguas dicen que preferían estropear la orilla del río antes que los viñedos de los potentados). Los vecinos se quejaron y su gran obra maestra de protesta fue colgar de las farolas de la carretera de toda la vida unos muñecos. Cogían un mono azul y lo rellenaban de paja, le ponían a veces un jersey de lana y en la cabeza normalmente tenían un casco de obra. Esos muñecos los crucificaban.

    El resultado era mucho más tétrico que lo de las cruces en la playa. Así, cada cincuenta metros de la carretera había un señor crucificado colgando de cada farola. La imagen recordaba a la frontera de la parte prohibida de «El planeta de los simios» en la que había unos monos o humanos, no recuerdo bien, crucificados en aspa.

    Como bien sabe Mórtimer, si hay que hacer algo tétrico, un gallego lo hace mejor que nadie.

    No hay fecha de inicio de las obras de los tramos de carretera que restan por hacer.

  52. POR ALUSIONES:

    El Txakoli de Zalla es cojonudo.
    Item más (o como se diga), no vascón, sino autrigón, separatista vizcaíno y encartado, si hiciera falta.

  53. Perroantonio

    miércoles, 23/05/2018 a las 18:49

    Lo de «Crónica Fragante» está muy bien. Ya la estamos esperando. Tampoco estaría mal una sección de «Glandes Corazones».

    «Crónica Fragante» a la de una, a la de dos… y a la de tres. Ya estoy en ello.

  54. JAJA, estaban un catalán y un gallego, JAJA, jugando a ver quién es más macabro, JAJA, y entonces llegó el vasco, JAJA…

  55. Procu, el chiste deberías terminarlo por las Encartaciones.
    Veamos que tal huele la Crónica.
    Me gusta el aroma a Heno de Pravia … es el aroma de mi hogar….

  56. Le han dado el Princesa de Asturias a Fred Vargas.
    POR QUÉ
    «La autora de novela negra es la séptima mujer en 37 años que obtiene el galardón en su apartado literario». Es lo que dice EP debajo del anuncio, como dando pistas, y lo peor de todo es que será por eso. La mañana después de los Goya se me pasó por la cabeza que el de Coixet se lo daban por ser tía. Ahora ya lo pienso siempre y sin excepción; ya lo siento, Fred Vargas, si tú eres Marie Curie: la sospecha es fundada y la sospecha es así. Gracias, imparable revolución feminista.

  57. Empieza a disgustarme Albert Rivera. Es una mala señal. Se lo comenté a un alto cargo de UPyD antes de la debacle: cuidadín, empezáis a resultar desagradables, tengáis o no razón, y nadie vota por razones. Yo no me confiaría demasiado con los resultados de las encuestas. La soberbia vende mal. La política es una arte sutil. Hay gente que lo descubre demasiado tarde.

    Y esto es una gran problema, porque vete a saber qué acabaré votando. Ya estoy cansado de elegir el mal menor.

  58. Perroantonio, tiempo ha que no queda nadie a quien votar. En cuanto les conoces se te quitan las ganas. Yo te votaría a ti y a lo mejor ni eso.

  59. “Y a todo esto… ¿estamos más seguros ahora? ¿Tenemos más privacidad?
    NOOOOOOO MELONNNNNN tus datos los tienen todas las putas empresas del planeta. ¿Recuerdas que la privacidad murió en los 90? Pero no solo los tuyos, tienen los de tus hijos y los de tus nietos si ya los tienes. Así que esta GDPR de los cojones, si algún día sirve para algo, será para proteger los datos de tus bisnietos, porque como te digo los tuyos ya los tienen desde hace 30 años y lo que es peor… les resultan aburridos.”

    Superpenetrator DualHead Dildo

  60. Mañana firma libros en la librería (la única) de Cholet, Raymond Poulidor.
    Firma al menos 5.
    Tiene 82 años, fué grande dándole al pedal, aunque nunca ganó.
    Allez Poupou.
    Seguro que bajo para verle y ojear sus libros.

  61. schultz jueves, 24/05/2018 a las 16:02
    Perroantonio, tiempo ha que no queda nadie a quien votar. En cuanto les conoces se te quitan las ganas. Yo te votaría a ti y a lo mejor ni eso.

    Yo no me votaría a mí ni de coña. Tengo la lengua demasiado larga (por no hablar de que no sé cómo reaccionaria ante un jugoso soborno o un señuelo sexual; mi mente es muy fuerte, pero mi carne es débil).

  62. Ya que ha muerto Philip Roth sin recibir el Nobel (afortunadamente para la especie) alzo mi voz para pedir al Ministro de Cultura que subvencione generosamente a la editorial que traduzca sus obras a un español legible que no produzca vergüenza ajena. Ya de paso, que reforme de arriba a abajo el Premio Nacional de Traducción y suba su asignación a una cantidad vergonzante o lo transforme en el Príncipe de Asturias de Traducción al Español. Y ya que está puesto, que cambie las bases de los Premios Nacionales de forma que sea posible juzgar por prevaricación, recepción de soborno y malas prácticas a los miembros del jurado, con efectos retroactivos. Por cierto, ¿quién es el Ministro de Cultura?

  63. Yo compro de vez en cuando libros de Felipe Roth y siempre termino regalándolos sin haber leído más que el primer párrafo. El Roth bueno es Joseph. Hacerme caso.

  64. VIVIR EN MADRID
    Esta tarde en Traficantes de sueños en Duque de Alba 13, a las 7, se presenta un libro sobre la persecución franquista a los chequistas del cine Europa. No imagino un plan mejor, zona Lavapies, ambiente guerracivilesco. La gloria de vivir en el ombligo de mi mundo, toros, libros raros, tabernas y prostíbulos.

  65. Mi ejemplar de “El hotel del Cisne” es una primorosa edición de Biblioteca Nueva de 1946 encuadernado en tela. Está supra titulado “Días aciagos” pues forma parte de esta inconclusa trilogía.

  66. Procuro fijarme
    jueves, 24/05/2018 a las 15:44
    La mañana después de los Goya se me pasó por la cabeza que el de Coixet se lo daban por ser tía.

    EH. La directora de “Verano 1993” era eso también, directora. Algunos no olvidamos.

    Lo cual no quita para que yo también comparta tus perversas sospechas.

  67. Perroantonio
    jueves, 24/05/2018 a las 15:54
    Empieza a disgustarme Albert Rivera.

    Efectivamente, sí. Soberbia, oportunismo e impaciencia (si es que estas tres no son una misma cosa) pésimamente disimulados, hasta el extremo de lo grotesco por momentos. Rivera debería desnudarse otra vez. O al menos, si no la foto, sacar a pasear aquel espíritu, aunque fuese de vez en cuando. Yo voy a votar al PCAS. No tengo ni idea de qué piden, pero tengo un buen amigo en la dirección del partido. Es una razón tan buena como cualquier otra para decidirse. Os lo aconsejo.

  68. Esta mañana andaba cotilleando la carta en la puerta de Viridiana cuando ha salido Abraham del local con camiseta de tirantes y delantal. El cocinero toledano se ha dirigido a un cajero a sacar dinero y su aspecto era tan atrabiliario (es mu feo y peludo) que he pensado en hacerle una foto. Ha sido algo fugaz pues me he dado cuenta rápidamente de la mendacidad que ello supondría.

  69. Ayer entrevistaban al traductor habitual de Roth en la tele. Aunque no se decía expresamente, hablaba en calidad de máxima autoridad española en el autor. Ni recuerdo lo que dijo, señal de que no fue más que un montón de lugares comunes. Me gusta mucho Roth. Dicho lo cual, se me pasó por la cabeza que ya que este año lo del Nobel ha terminado de aquella manera, quizá a los que lo otorgan se les haya ocurrido hacer algún tipo de excepción propagandística y dárselo a título póstumo. Todo es posible en Suecia.

  70. Buenas tardes a todos :

    Son ustedes unos snobs de tomo y lomo .

    – Les parece mal Philip Roth . Que tiene muchísimos libros estupendos, no sólo “Portnoy’s Complaint ” ( la verdad es que la escena en que el Protagonista utiliza un trozo de hígado de ternera que su madre iba a cocinar para la cena, para sus masturbaciones me dejó bastante escandalizada cuando lo leí de jovencita, pero luego he leído muchos otros libros suyos estupendos ).Y, desde luego, estoy con El Marqués ; hay que leerlo en inglés.

    – Desprecian a Fred Vargas , poco menos que por ser mujer, y piensan que le han concedido el premio por ello. Y Fred Vargas es arqueólogo, investigadora del CNRS, en historia y arqueología. Ninguna inculta escribiendo para niñatas. Y el único que la ha leído ( y un sólo libro de ella ), es Perroantonio , y con ese libro le ha bastado para descartarla. ¿ Qué libro fué el que leyó ?
    Porque yo los tengo todos. Y tienen unos personajes que van apareciendo en libros posteriores, y se les va viendo hacerse viejos, o adultos, y evolucionar, pero que si no se los conoce un poco de antes, no se entera uno bien.
    Hay que empezar por los antiguos. Tanto en los del Comisario Adamsberg, como con la otra serie…
    Miren ustedes el orden, y léan uno de los primeros , y a ser posible en francés. Y si no les engancha, me extrañará.
    Que no es ninguna tontería . Aunque se haya dedicado a escribir novela negra. Como Chandler, como Hammett, como Ellroy. Y estos últimos están considerados como grandes escritores.

    Bueno me voy.
    No sé para qué he escrito todo esto, que no me van a hacer ningún caso, en vista de que no me gusta Baroja .( pero yo lo he vuelto a intentar con el de Laura… )

  71. Perroantonio
    jueves, 24/05/2018 a las 17:05
    Satur, ¿has leído El Lamento de Portnoy? Léelo. Hazme caso.

    Lo regalé, pero es cierto que la edición era infame. Lo anoto. ¡Aunque solo sea por el título, «El lamento porno»! ¡¡Qué titulazo!!

  72. ¡¡Que leamos a una escritora angloparlanchina que se llama FRED VARGAS, dice la escrachadora de don Pío Borraja!! ¡¡Qué es esto!!

  73. Hace ya unos cuantos años tuve la oportunidad de charlar durante un buen rato, en el curso de una presentación, con AK, traductor al castellano , entre otras obras, de la magnífica La piel del lobo. Creo, además, que fue él quien recomendó esta grande –y densa– novela a los editores. Siempre me ha parecido un ejemplo de traductor capaz y sensato.

    ***

    Jamás leería una novela escrita por alguien llamado Fred Vargas, que es, a todas luces, nombre de peso ligero sin suerte de Stockton o similar.

  74. Por cierto, siempre me ha parecido un tanto injusto el relativo olvido, por lo menos en nuestro país, de un autor tan importante como Lebert.

  75. Por una vez y sin que sirva de precedente estoy de acuerdo con Viejecita.
    Vargas es lo que es, serie negra, pero dentro de eso sus personajes son originales y las tramas no ofenden la inteligencia del lector. Muy por encima de la media, algo quizá no demasiado difícil con tanto noruego asesino en serie, pero bueno. No como para un Príncipe de Asturias, a la vista de los que la precedieron, eso también es posible.
    En cuanto a Roth, otra categoría, pelín obseso, pero divertido, muy divertido.
    Recomiendo encarecidamente Operación Shylock, un poco distinta del resto.

  76. Comparar a Fred Vargas con James Ellroy será una coña, supongo.

    Entiendo que la calificación de snob me la he ganado en sentido etimológico, snob: sine nobilitas. Obtenerla porque no me gusta una novela de una escritora sobrevalorada me parece excesivo. Creía haber defendido a Roth, Philip, de sus traductores, pero ya no estoy seguro; desde «El lamento de Portnoy», divertidísimo, pero que estaba traducido con el culo (aún me acuerdo de aquella ración de «frituras francesas»), no he vuelto a disfrutar de su estilo, algo que he atribuido a la traducción.

  77. – Fred Vargas es un pseudónimo, como lo fue Georges Sand, o Fernán Caballero ( dos señoras cuyos cuentos me gustan y que se pusieron apodos masculinos para poder publicar con mayor facilidad.
    En realidad se llama Fredérique Audoin- Rouzeau. Fred es en realidad su nombre, y Vargas, lo eligió porque era el nombre con el que firmaba sus cuadros su hermana pintora.

    – No escribe en inglés sino en francés.

    – Soy forofa de Stockton. Me encantaba verle jugar al baloncesto. Era de esos “bajitos” ( menos de 2 metros ) pero que llevaba el juego entero en la cabeza. Incluso me compré su autobiografía “Assisted”

    – No se preocupe Schultz, no se me subirá a la cabeza.

    – PS: Ellroy ha escrito cosas fantásticas, pero también ladrillazos. Y no me creo, Perroantonio, viviendo donde vive, que no lea francés.

  78. Perroantonio
    jueves, 24/05/2018 a las 19:02
    No me compensa el esfuerzo.

    También está en español . En el ABC recomiendan unos cuantos “imprescindibles” de ella. Pero, en realidad, ninguna novela, ni siquiera “El Quijote” es imprescindible.

    Ya siento

  79. Querida Viejecita: me refería a Stockton ciudad, la población del condado de San Joaquín donde transcurre la novela Fat City y su adaptación cinematográfica. Yo lo de Vargas lo digo de broma; no tengo ni idea de cómo escribe esta señora.

  80. Dicho lo cual: si el Nobel de literatura es, y desde luego que no sólo por lo de Dylan, un puto chiste; el Príncipe de Asturias no le anda muy a la zaga.

  81. Querida Viejecita, supongo que el párrafo de su comentario que empieza por «Desprecian» se refiere exclusivamente al mío y primero sobre la escritora. (He repasado el hilo: a ver, Fred Vargas, Fred Vargas…). NOTA: Puede ustedearme si quiere, pero no es necesario que me trate en plural.

    Desprecian a Fred Vargas , poco menos que por ser mujer, y piensan que le han concedido el premio por ello.
    Y Fred Vargas es arqueólogo, investigadora del CNRS, en historia y arqueología. Ninguna inculta escribiendo para niñatas.
    Y el único que la ha leído ( y un sólo libro de ella ), es Perroantonio , y con ese libro le ha bastado para descartarla.

    Querida Viejecita, lo que ha entendido y sobreentendido de mi comentario me parece de perlas. También comprendo que suponga que lo he hecho sin haber leído nada de Fred Vargas, aunque lo que yo misma supongo de mí es que, si ese fuera el caso, no habría abierto la boca porque no me habría extrañado la noticia. He leído un par de novelas de Fred Vargas, o fue una y se me hizo larga; cierto que ni cuando me gustaba el género me gustaba de verdad. Las novelas, entretenidas y seguro que bien construidas. Un merecido Princesa de Asturias.

  82. Gomez ( 19′ 12 )

    Cuidiao que soy metepatas. Típico mío, confundir Su Stockton, y el de tantos forofos de Fat City, con uno de mis ídolos del baloncesto .
    ¡¡¡ Ventajas de la vejez !!!
    ( Eso lo digo para disimular, que de joven era igual de metepatas )

    P:S:
    Le pido mil perdones, Procuro.
    No se volverá a repetir
    Ya siento.

  83. Viejecita, no hay por qué.
    Mi comentario no era tanto sobre la justeza del Premio, como sobre la sospecha que las políticas de género hacen recaer sobre las afortunadas en todo tipo de selecciones. Un comentario de ambiente, conmigo como individuo de muestra.

  84. JAJA. Pero con Cristina coló, ¿no?
    Mira, además de que me creo que puedas vivir con alguien sin saber ni importarte qué hace cuando no está en casa, no sé si estoy conforme en que haya que andar vigilando de dónde saca la pasta y todos los cacharros que lleva en la fragoneta. Bastante tiene una con lo suyo.

    Albert, ¿tú has visto La librería?

  85. Sí. Buena, es Coixet, pero no la mejor, ni de las suyas ni de aquellas con las que competía. Ya que tú has confesado tus sospechas, voy yo con las mías, más perversas aún. Por una parte, quizá tuvo algo de premio honorífico, o de reparación de anteriores omisiones. Por otra, los artículos anti-nacionalistas que escribió rondando el momento de las votaciones quizá tuvieron también su peso. No digo que esto último fuera algo premeditado por su parte, por supuesto y en absoluto.

  86. 1700 folios la sentencia de la Gurtel. Con certeza es mala. Nadie escribe 1700 folios sin meter la pata o contradecirse, ni San Agustín en la Summa Theologiae. Está de moda la verborrea.

  87. Procuro fijarme
    jueves, 24/05/2018 a las 20:35
    JAJA. Pero con Cristina coló, ¿no?
    Mira, además de que me creo que puedas vivir con alguien sin saber ni importarte qué hace cuando no está en casa, no sé si estoy conforme en que haya que andar vigilando de dónde saca la pasta y todos los cacharros que lleva en la fragoneta. Bastante tiene una con lo suyo.

    Yo también me lo creo. Ahora, si vas en la fragoneta con el maromo a robar cobre igual te cae un puro, como a nuestra amiga Samanta Villar.

    La de Bárcenas iba en la fragoneta.

  88. Dominar el castellano y defenderse en inglés e incluso francés, parece al alcance de la alta cultura que aquí predomina. No pretendo que se sepa chino, griego o catalán, idiomas de menor interés en el contexto literario actual.

  89. Lo he pasado bomba en Lavapies donde en un coloquio sobre la represión franquista del 39 al 46 (al hilo de un libro que se presentaba) se ha hecho referencia al “microfascismo” que supone la Ley Mordaza o las condenas a Valtonyc o Willi Toledo.
    Joder, que peña.

  90. Cómo sois. No os gusta nada.

    A partir de cierta edad sólo se puede votar de dos maneras. Una, por el mal menor. Y dos, por tocar los cojones. Esta segunda es especialmente gratificante. Un viva la gente. Viva la gente del pueblo. Viva. Son cosas que pasan, Gil y Gil, Ruíz Mateos… Votar por Podemos o la CUP, sabiendo, como sabemos, que no llegarán a poder jugar con las cosas del comer. Que están en su fiesta privada y toda fiesta es un lapso de desvarío.

    Si no eres independentista/nacionalista qué alternativa queda. Podría votar por el PACMA, aunque incluso siendo un hombre de excesos como soy considero desproporcionado meter a los toreros en un campo de reeducación. No por los toreros en sí (eso podría soportarlo) sino porque acabarían encerrando a los aficionados. Y a Pirata la quiero mucho.

    ***

    Últimas novedades que le pueden interesar. Meta al menos una en su cesta.

    En torno a Liébana.
    Liébana, tradiciones y costumbres.
    Los antiguos hospitales de Cantabria.
    Bacanales. El mito, el sexo y la caza de brujas.

    El arte de titular.

    ***

    Ya no voy a China.

    Siempre he sido un gran seguidor de las enseñanzas de Giacomo Casanova.

    El hombre debe aprender a leer para saber; luego, a viajar para poder rectificar.

    He leído algunos libros, pocos. Y he rectificado, bastante. Tengo la sensación de no saber mucho y de haber visto poco mundo. De joven navegué el Canal Beagle. Llegué al Fin del Mundo. Me sellaron el pasaporte.

    Ahora sobornaré a un capitán. Que me firme la papela como si fuera un máster madrileño. Mentiré. Juraré haber cruzado el cabo de Hornos. Traeré un aro en la oreja.

    ***

    Acabo de comprar la Enciclopedia Álvarez. La nostalgia es el primer síntoma de envejecimiento.

  91. El comando con Viejecita no cuaja por problemas de agenda, así que me he decidido por una acción unipersonal.
    En cuanto me aclare sobre dónde está Mitte acudiré a ver a Puchi, que tras una conversación conmigo verá la luz, volará a Madrid, y contrito ante Llanera dirá:
    Lo siento mucho
    Me he equivocado
    No volverá a ocurrir
    Hala Madrid
    (Si Satur colabora pueden haber cambios en el guión)

Los comentarios están cerrados.