Regalos de cortesía

En los vuelos de larga distancia las compañías aéreas se disputan los pasajeros de primera clase ofreciendo menús suculentos y regalitos tales como zapatillas o perfumes. La compañía aérea australiana en que viajábamos tenía también una sorpresa reservada para nosotros: un gancho de plástico en forma de S, de estilo Woolworth, sujeto a una tarjeta de cartón que contenía las siguientes instrucciones impresas:

«Advertencia respecto a su servilleta. Hemos diseñado su servilleta de manera que pueda usted colgarla fácilmente del cuello de su ropa. Para ponerla en posición, todo lo que necesita hacer es pasar el extremo derecho del gancho por el ojal practicado en uno de los ángulos de la servilleta (véanse ilustraciones). Esperemos que le será útil.

»Si lo desea, puede conservar el gancho como un pequeño recuerdo de su viaje. Encontrará que constituye una percha ideal para la ropa si se sitúa en la parte posterior de la ventanilla del automóvil».

Nunca me había hecho una imagen mental de Australia. Uno tiende a identificar la mayoría de los países, haya estado o no en ellos, con alguna imagen o símbolo, aunque sea ingenuo: «geishas» para Japón, toreros para España, etc. Pero Australia estaba en blanco en mi mente, porque los canguros no son personas, y los buques de convictos son tan remotos como los Padres Peregrinos. Pero el gancho de plástico y la servilleta con el ojal me sirvieron a este fin: se convirtieron en un símbolo de algo que hay en el carácter australiano que es a la vez conmovedor y repelente: una buena voluntad, desprovista de gracia, un pragmatismo a ras de tierra que puede ser estéticamente ofensivo, una cultura que es deliberada, casi retadoramente suburbana».

Arthur Koestler. «Australia, el continente sin rostro». Los domingos de ABC, 1969.

143 comentarios en “Regalos de cortesía

  1. Japón: Rojo cadmio.
    España: Amarillo de vanadio.
    Australia: Garanza alizarina.
    China: Amarillo transparente.
    Francia: Azul grisáceo.
    Alemania: Tierra verde de Bohemia.
    Italia: Sombra clara.
    Holanda: Gris de Payne.

  2. Mi idea de Australia es un club de tenis en decadencia. Tierra batida hasta más allá de donde alcanza la vista, borradas ya las rayas blancas, apisonada la arcilla sin descanso por canguros dando saltitos y un público, antes refinado y elegante, ahora sudoroso y montaraz paseando en shorts gastados.

  3. Pues yo me iría a Australia ahora mismo. Cuanto más lejos de la apestosa Europa, mejor. Y si te dan un ganchito para colgar la hawaiana en la ventanilla trasera del lanrovert, mejor que mejor.

  4. Europa ha olido bien en algún momento?
    No sé a qué huelen los polos, pero olor a podrido, más o menos sutil, en cualquier lado, o cubierto por perfume vegetal.
    El sobaco y los pies, terminan oliendo, la colonia no lo puede evitar.

  5. Mi viejo cuando estaba muy cansado, no se si de nosotros, o de todo, decía que se metería cartujo en la de Miraflores.
    Es un asunto para ir mirando…
    Con lo del alzheimer, o se le olvidó o ya empezó a encontrarse mejor.
    Es que esto de la memoria, y con la histórica más, es todo un pesar.

  6. Buenos días a todos
    Decir dos cosas :
    Mi chico el pequeño se tomó un año sabático antes de irse a USA , para recorrerse el mundo con su mochila al hombro. Y estuvo en Australia y en Nueva Zelanda. Y nos mandaba fotos y reportajes.
    Nos quedamos fascinados con Nueva Zelanda, pensando en acabar emigrando allí toda la familia. Ya teníamos pensado ir a Christ Church, y todo… Pero unos pocos años más tarde, hubo un terremoto tremendo, y Christ Church ya no existe, que fue completamente destruida por aquello.
    Así que, ya no nos movemos. Por mal que vaya esto, al menos nos cogerá en terreno conocido.

    – Y respecto a la cancioncita de Georgie Dan, sobre los hinchas españoles y el mundial, pues bueno, pero hubiera preferido veinte veces que hubiera escogido una melodía menos conocida para esa letra, que Sorozabal la usó en Katiuska ( La, mujer rusa…), y que la bailan en la boda de El Cazador, y me voy a tener que escuchar la zarzuela, y ver de nuevo la película,( cosa que hago periódicamente, por otra parte, así que no importa tanto ) para compensar .

  7. MADRID-HONOLULU
    «Y además, estando en el taller de García Alix, ha aparecido El Marqués, inconfundible a pesar de llevar una camisa hawaiana, sin chaqueta ni corbata».
    Se le ha prestado muy poca atención a esta observación de Viejecica.

  8. En absoluto se nos ha pasado el detalle de la camisa hawaiana. Esperamos explicaciones. De ambos. ¿Por qué la camisa surfera en pleno Madrid? ¿Apostatamos de Pink Floyd y apostamos por los Beach Boys? ¿Por qué mencionar la falta de chaqueta y corbata? ¿Piensa Viejecita que las camisas hawaianas deben llevarse con chaqueta de manga corta de exiliado cubano en Miami?

  9. Esto, ya no deja de ser la debacle occidental, que afecta en gran parte a la nobleza y su dejación de funciones.
    Lo de la camisa sin embargo no puede considerarse apostasía Mortimer, más bien es entrar en la profundidad sicodélica de un PF 1, como apuntaría el mismo Marqués.
    Incluso una clara influencia de su cuñado.
    Ver obras y acudir a talleres es el oficio de jubilados patrios con viruta.
    Nadie ha mentado el atuendo de Viejecita, pero no se alejaría demasiado.

  10. A mí me parece francamente intolerable. Si llevas camisa hawaiana, ponte bermudas. Ahora, llevar camisa hawaiana con vaqueros o con chinos, como seguramente vestiría, me parece que traspasa las fronteras de lo osado. Junio en Madrid. El cielo dolorosamente azul. Velázquez a tomar por saco cegado por las estridencias hawaianas. Cubismo camisil.

  11. ¡ Vaya por los dioses ! No tenía que haber dicho nada sobre la camisa hawaiana del Marqués. Que, por cierto, era mucho más apropiada para el calor que hacía ayer, que mi camiseta de cuello alto y mi chaquetón marinero ( ligero, pero de paño ).
    Pero claro, cuando salgo de casa, a medio camino de la sierra, bien temprano, hace frío, y tengo que llevar capas y capas de ropa, y me voy quitando las capas intermedias, sobre todo, si, como ayer, llevaba también un sueter sin bolsillos ,( bolsillos que necesitaba, y que sí tenía el chaquetón ) que se quedó en el despacho mientras iba a Colón a lo de la Bandera, y luego a lo de García Alix…

  12. viejecita
    miércoles, 20/06/2018 a las 09:54
    ¡ Vaya por los dioses ! No tenía que haber dicho nada sobre la camisa hawaiana del marqués.

    Qué pérfida y taimada. Bien sabemos que lo hizo a propósito.

  13. jrG
    miércoles, 20/06/2018 a las 09:48
    La canción del Jorge Dan procede de su antiguo “rompelistas” del año 1969.

    Es que yo soy de otra generación, JrG , ( recuerde que tengo un hijo de su edad ), y no estaba nada puesta en aquellos años. Así que, de los éxitos de Jorge Dan, ni flowers.
    Ya siento

  14. Nostalgia de la playa, el daiquiri, las mozuelas en tocklés, palmeras, un subsahariano tocando un calipso con unos steeldrums, la tumbona y los arrumacos de un oleaje sumiso. Mas la realidad aplasta los sueños como el nervioso despachurra la colilla en el suelo: una alcaldesa comunista, toros mansos, gordas soltando gallos en el Teatro Real, progres antihigiénicos, la Gran Vía colapsada, libros caros, el ariete del club señor robando a los españoles, las cañas a dos cincuenta, la merluza ahogada en mahonesa de supermercao… No, una camisa no es un quijote que desfaga los entuertos de Madrí.

  15. Es curioso que Georgie Dann, siendo un gran instrumentista de jazz (clarinetista), en ningún caso en su obra musical veraniega meta algo de ese bagaje, ni un fraseo perdido de Stan Getz entre tanta barbacoa. Es muy radical. En El Periódico de Aragón:

    En París estaban todos los grandes del jazz a mi alcance, en clubes como el Blue Note. Recuerdo que vino Stan Getz con su saxo tenor y yo fui corriendo a comprarme uno. Aún hoy me sé solos enteros de él.

  16. Pirata Jenny
    martes, 19/06/2018 a las 23:47
    Zeppi
    martes, 19/06/2018 a las 22:41
    los países, Italia en este caso, tiene derecho

    Está claro que me refería a los Estados. No añada ingredientes a un supuesto cóctel que solo está en su imaginación. Yo intento dar argumentos, con mayor o menor fortuna. Su alusión al concepto de pueblo está fuera de lugar.

    Reformulando: Los Estados, en este caso Italia, tienen derecho a llevar a cabo la política de inmigración que consideren conveniente.

    las ONG´s deberían actuar coordinadas con los estados y con su autorización

    Las ONG no deben actuar coordinadas con los gobiernos, ni mucho menos con su autorización. Esto no es ni una dictadura ni un estado corporativo. Las ONG deben actuar en el marco de la legalidad. Punto. Y la legalidad de su actuación la juzgan los tribunales. Ni los consejos de ministros, ni el parlamento, ni la prensa, ni la opinión pública.

    “Deberían” quiere decir en este contexto que todo funcionaría mejor si lo hicieran así. Italia no es una dictadura y, en el ejercicio de sus competencias, ha comunicado a la ONG propietaria del Aquarius que no le concederá permiso para atracar en sus puertos si no coordina sus operaciones con la marina italiana.

    las ONG´s no están legitimadas

    ¿En qué artículo de qué ley se basa para decir que Médicos sin Fronteras (en este caso) ha hecho algo no legítimo?

    Yo no he dicho eso. Complete la frase. Dije que no están legitimadas para imponer o alterar la política migratoria de los Estados. Como se ha demostrado, Italia no se ha dejado imponer una decisión que no compartía. Y tampoco ha hecho nada ilegítimo. Si las ONG´s persisten en ir por libre, se encontrarán con un rechazo cada vez mayor de los Estados.

    Hasta ahora lo único que es abiertamente ilegal es la vulneración por los diferentes gobiernos españoles de las propias leyes internas (por ejemplo, de la Ley de Asilo 12/2009, que es la concreción, a día de hoy, del artículo 13 de la Constitución: “La Ley establecerá los términos en que los ciudadanos de otros países y los apátridas podrán gozar del derecho de asilo en España”) y de los convenios suscritos por el estado (por ejemplo, de la Convención de Ginebra sobre Estatuto de los Refugiados) que, como sabe, tienen una jerarquía jurídica superior a las leyes internas, según nuestra propia Constitución.
    Así que esto no es sólo una cuestión de filantropía, moral kantiana, caridad cristiana, tzedaká judía o, como usted prefiere llamarlo, de sentimentalismo o buenismo; es una cuestión de legalidad: lo que se ha estado haciendo hasta ahora no es sólo inmoral, es llanamente ilegal. E ilegal en la máxima expresión, porque contraviene directamente la fuente de las fuentes del derecho, la Constitución.

    No veo qué relación tiene todo esto con el caso que nos ocupa. Las alternativas no eran acoger a los inmigrantes del Aquarius o dejarlos morir ahogados. Las alternativas eran acogerlos o dejar que fueran a otro país. España decidió acogerlos igual que podía haber decidido no hacerlo. No estábamos obligados por ninguna ley, sobre todo teniendo en cuenta dónde estaba el barco en cuestión. Tomada la decisión por el gobierno, a algunos les ha parecido muy bien, y a otros menos bien. Eso es todo.

  17. MUNDIAL DE LA U.R.S.S.
    Y el coletas de dientes musgosos con quién va hoy, con el equipo del país que le ha regalado el chochete, el escaño y el casoplón, o con el equipo del país que le ha pagado la propaganda para hacerse con el chochete, el escaño y el casoplón.

  18. Srto. Bolaño, le hemos enviado un correo de agradecimiento que nos ha sido devuelto, al ser su dirección electrónica inoperativa. Cordialmente, etc., en Salou a tantos del tantos de tal, etc.

  19. Srta. Bellpuig
    martes, 19/06/2018 a las 11:51

    animamos a las señoritas y señoritos lectores y participantes del fanzine a que nos envíen sus textos, a ser posible escritos con sentido del humor, para poder reírnos entre tantas desgracias como nos asolan

    Sin textos no hay fanzine, ya siento.
    P.S. Agradecemos mucho los envíos de donaciones para poder mantener técnicamente este espacio. Les comunicamos también que más que efectivos monetarios , necesitamos sobre todo artículos. Buenos artículos.

    Pues bueno, y entonces, a los que no sabemos escribir, ni pintar, y sólo servimos para leer; ¿ Que forma nos queda de corresponder ?

  20. Querida amiga, no ha estado casada seis veces, como yo, y es normal que no haya desarrollado algunas técnicas de persuasión. Desde la lencería a la amenaza creíble, cualquier cosa vale para animar a quienes sí saben escribir, pintar, esculpir o fotografiar.

  21. Querida Señorita Bellpuig ( 13’25 )
    La veo muy optimista respecto a la persuasión necesaria con los maridos de larga duración, frente a la necesaria con los sucesivos de corta duración.
    Aunque, en efecto, después de más de medio siglo, una ya sabe que ningún intento de persuasión va a servirle de nada. Y ni lo intenta.

  22. CONVERSACIONES ENTRE UNA MADRE Y UN HIJO

    —¿Te da pena que se acaben las clases, Hugo?
    —Qué va.
    —Ya no vas a ver a tus compañeros hasta septiembre.
    —Y qué importa, mamá.
    —Pues yo voy a echar de menos a mis compañeros, casi no los voy a ver en todo el verano.
    —¿Por qué?
    —Tamara se va de vacaciones el lunes, tres semanas, a Filipinas. Nacho se marcha el día 6 de julio a Estados Unidos dos semanas y luego una a la playa. Y Omar también se marcha el 6 de julio.
    —¿Y dónde va?
    —¿Omar? No sabe aún.
    —¡Pues que no coja vacaciones!
    —Jajajajaja, hombre, se puede quedar en su casa, mejor que en la oficina…
    —Mamá, los vas a echar de menos porque tú no eres la que se va de vacaciones…
    —Quieres decir que cuando me marche yo en agosto no los voy a echar de menos.
    —Pues eso.

  23. Este mes de Junio es tremendo, y pernicioso, por muchos esfuerzos que hagamos todos en silbar como si nada.
    Para colmo acaban de robarme el casco del escúter.

  24. Retransmisionalizando el mundial de la U.R.S.S. para todos los lectores de Soup Suey. Atención, chicas. Aunque no gustéis de la intrepitud del balompié, podéis visionar el contencioso que están jugando ahora los combinados lusos y alauí, aunque solo sea porque se os esponje el alma y cualquier órgano asociada a ella al ver al míster de Marruecos.

  25. También es verdad que tendréis que soportar las bicicletitas del hermano delincuente de la Ronalda a setecientos metros de la medular del área, pero bueno.

  26. Emecé
    miércoles, 20/06/2018 a las 14:12
    CONVERSACIONES ENTRE UNA MADRE Y UN HIJO

    A mí me pones una hawaiana (elástica, aunque también vale moza) y me mandas a las Bahamas a rascarme la tripa frente al mar mientras me pongo ciego de daiquiris y en dos segundos ya me he olvidado de todos vosotros.

  27. ¡ Qué típico mío : cuando por fin he conseguido encontrar el partido, zas !! el árbitro ha pitado el descanso.
    Y luego viene el carpintero a casa y ya no lo podré ver.
    Y los de La Selección no los veo nunca en directo, que lo paso demasiado mal, y acabo sin uñas. Si ganan los nuestros, ya me enteraré por los cohetes que tiren los vecinos.

  28. No hay mucho que contar, doña Vie. La escuadra alauí asedia la meta lusa sin éxito alguno. Se intuye el empate pero no se vislumbra. El gol luso ha sido obra del hermano delincuente de la Ronalda, que se ha zafado del zaguero marroquí con el dorsal cuatro, tendido en el suelo por el peso de los billetes que lleva en el bolsillo del pantalón y que le ha entregado Floripondio. Ese gol lo meto yo con la minga, ahíto de pacharán y con una moza colgada de cada brazo.

  29. Mi imagen de Australia es Elle Macpherson.

    Yo una vez, a los treinta, a punto estuve de ir a Melboune. Terminé en Missouri. Y otra vez iba para Vancouver. Acabé en Ciudad del Cabo. Aunque parezca mentira mi brújula marcaba mejor el Norte que ahora.

  30. S.
    miércoles, 20/06/2018 a las 15:36

    Qué maneras de perderse tiene usted. Yo sólo me he perdido unos pocos kilómetros. Volvíamos de largas horas de farra en un tren (sí, era joven y pobre) y nos quedamos fritos en los asientos. Habíamos salido de Toledo a eso de las ocho de la tarde y cuando despertamos creyendo que habíamos tocado tierra en Madrid estábamos de nuevo en Toledo, pero a las once de la noche. Con la pequeña diferencia de que ya no llevábamos dinero ni para tabaco.

  31. Pues al final, el carpintero se ha retrasado, y he podido ver la segunda parte del partido. Y no conocía de nada a ninguno de los marroquíes, pero me han gustado, y me ha dado pena que no les haya entrado ni un gol. Y alguno ha estado a punto.
    Los locutores decían que era mejor para nosotros, pero no veo por qué . Que supongo que los marroquíes lo intentarán todo para salvar la honra, por muy eliminados que estén.

  32. ¿Soy el único que no ha visto ni un pase del mundial…?

    Estoy digitalizando todas las fotografías antiguas de mis mayores. Un ejercicio de nostalgia que me cuesta sonrisas tristes.

    Hoy, en mi avatar, padre con unos amigos en una fiesta de disfraces. El parecido del pirata con Gene Wilder es asombroso.

  33. Se ha marchado ya Alberto, el carpintero. Llevándose la mitad de las puertas de los armarios de la cocina. Mañana vuelve, y pasado, y el lunes, que tiene tarea, que llevaba meses esperándole, pero hasta ahora no ha podido.
    Y no ha podido, porque es el carpintero / ebanista del museo Cerralbo, el que a Procuro le parecía un monstruo por lo recargado y demasié… Y porque parte del trabajo es fuera, en el tendedero, que es como un fuerte del Oeste, solo que con cuerdas para tender la ropa , y con las lluvias de esta primavera, no se podía hacer nada.
    Pero prefiero decir que el Ayuntamiento ahora no tiene dinero para mantener los museos menores, con eso de ayudar a los okupas, y hacer carriles bici, y cambiar nombres de calles, y por eso él tiene unos días disponibles.

    Me vuelvo al Madrid Moscú, que me tiene absorta. Y que me ha hecho arrinconar de momento al Changing Places de David Lodge, y eso que me está divirtiendo muchísimo.

  34. No he gastado una camisa hawaiana en mi vida, otra cosa es que apueste por un estilismo atrevido siempre en gama alta de marcas.
    Lo que Viejecita llama camisa hawaiana es en realidad un camisa Scalpers azul clara con un estampado de formas ojivales en dos gamas de azules más oscuros.
    Ya siento.

  35. Marqués.
    Le pido mil veces perdón
    No entiendo nada de marcas, y para mí, esas camisas estampadas sueltas eran camisas hawaianas.
    Y si eran más largas, con las mangas anchas y ajustadas en los puños, y con una cincha por fuera a modo de cinturón, también de tela o de trenza, entonces eran rusas.
    Intentaré fijarme mejor.
    Ya siento.

  36. El Arthur Koestler éste un tipo curioso, bueno, vamos, que no puede ser, es un personaje imposible, un comunista que entrevistó a Franco, un periodista en una expedición al polo norte, un judío en palestina repudiado en un kibutz comunista, un húngaro tan comunista que se nacionalizó inglés, escribió un libro prosoviético censurado en la URSS y lo más inverosimil, lo que más le gustó de Australia fue no se qué parida que le dieron en el avión, por que viajó en Primera Clase, siendo judío y comunista. Pues no, no me creo a este tipo, seguro que no existió.
    ¿Cómo va a viajar un comunista en primera clase? Eso no se cree nadie.

  37. Los Estados, en este caso Italia, tienen derecho a llevar a cabo la política de inmigración que consideren conveniente.

    1. Y los ciudadanos y las ONG, la libertad de tocarles las pelotas todo lo que sea necesario si consideran que lo están haciendo mal. Vuelve usted una y otra vez, tal vez de forma inconsciente, al argumento de la razón de Estado (el Estado tiene el “derecho”; las ONG “deberían” actuar “autorizadas” porque “todo funcionaría mejor si lo hicieran así”). Ni que esa razón (por cierto tan variable como los intereses de quienes tienen en cada momento el poder) formase parte del decálogo del Sinaí. Piense en otro ejemplo, uno en que usted considere que es el Estado (encarnado en un gob.) el que está tomando decisiones que atentan contra sus más elementales principios morales. Fíjese en lo peligroso que puede ser su discurso; sin llegar a la historia-ficción, sólo mirando un poco hacia atrás.

    2. Pero es que en este caso, además, España ha firmado la Convención de Naciones Unidas sobre el derecho del mar, que le obliga a garantizar la seguridad marítima. También está obligada por su propia legislación interna a examinar las peticiones de asilo (y a no quitarse de encima en bloque y en caliente a los refugiados). Esa es actualmente la política de inmigración legal. Si queremos otra, habrá que apearse de la Convención de NU y de la de Ginebra y derogar nuestra ley orgánica sobre el derecho de asilo. Mientras no se haga, es el Estado (y la UE) quien está incumpliendo su propia política migratoria.


    En fin. Lo que sucede es que la UE lleva dos décadas pasándose la patatita valiente (con la honrosa excepción, me duele decirlo, de los alemanes -cualesquiera que sean sus motivos últimos; nunca hay que fiarse de ellos). Y la patatita ahora está en manos de MSF (y de los ciudadanos que la financian). Y MSF (y muchos ciudadanos, como demuestra la polémica en esta casa) han decidido que ya está bien de que los primeros obligados miren hacia otro lado.

  38. Pirata, es difícil que nos pongamos de acuerdo. Usted pone el acento en una parte y yo en otra. En principio no son incompatibles, pero pero pueden llegar a serlo. Si se pone el énfasis en tocar las pelotas a los estados, porque se considera que están haciendo mal las cosas, pero no se hace ningún esfuerzo por entender sus razones, pasa lo que está pasando. Que los estados se cansan de que les toquen las pelotas y reaccionan. Las ONG´s han disfrutado hasta ahora de buena prensa en la opinión pública, pero están empezando a ser cuestionadas. Y en mi opinión, si no cambian de estrategia (yo hago el bien absoluto y tengo razón en todo y los estados que no me den apoyo son unos malvados), lo serán cada vez más.

  39. Por decirlo de otra forma, yo preferiría que fueran los estados los que se ocupen de este tema, no las ONG´s. No estoy en contra de que Cáritas luche contra el hambre en el mundo, todo lo contrario, pero me parece un parche. Necesario y muy de agradecer, pero un parche. Pues lo mismo las ONG´s respecto a la inmigración, solo pueden ser un parche, los estados tienen muchos más recursos. Creo que la colaboración daría mejores resultados que el enfrentamiento. Y tocar las pelotas por sistema, no es siempre el mejor camino. Las ONG´s se tendrán que acostumbrar a que se critiquen sus acciones y no se esté de acuerdo con todo lo que hacen. Y a admitir que detrás de esas críticas puede haber razones bien fundadas.

  40. Quiero que se muera mi madre.
    ¿De verdad lo quiero?
    No.
    ¿Quiero seguir viendo como intenta salir de la prisión, el laberinto en que se ha convertido su cabeza mientras me dice “no sé qué tengo que hacer” con la voz de una niña perdida en la oscuridad?
    No.
    Quiero ayudarla.
    ¿Puedo?
    No.
    Sólo puedo acariciarla y a ratos eso tampoco le resulta suficiente.
    ¿Quiero que se muera mi madre?

  41. La mejor respuesta que se haya dado nunca a cualquier pregunta, sea real o inventada.

    A un cuidador, marido.
    – ¿Por qué viene todos los días si ella no le reconoce?
    – Porque ella no sabe quién soy yo pero yo sí sé quién es ella.

  42. Le doy al marqués un máximo de seis meses hasta que sea posible encontrarlo acodado en una obra de remodelaciôn o mejora de algún museo o auditorio de las españas, criticando fieramente las labores de encofrado y dando las correctas y pertinentes instrucciones a los currelas.

    Claro síndrome jubileta por mucho que quiera maquillar su hawaianismo.

  43. Adapts, mis respetos.
    Sé de qué habla, sólo que yo no fuí tan delicado en todo el proceso.
    Me arrepiento todos los días de una escena en concreto.

  44. Estoy con Zeppi, Pirate.
    Pero resulta que en gran parte Pirate quiere lo mismo que Zeppi.
    Estoy con Zeppi, pero no contra Pirate.
    Y con ello me voy a toda la escala de colores a los lados.
    Era enternecedor ver como las mises deseaban la paz en el mundo.
    Es lo que queremos la mayoría, salvo a los que la guerra les va bien para su pecunio.
    El problema es que a las mises que se ganaban honradamente el pan con su palmito, sin ningún complejo, ahora les han entrado colorines a decir que lo suyo no es el palmito y deben usar el marketing para sus campañas, como si fueran políticas.
    Me siento más seguro con la ley si no debemos estar todo el tiempo cambiándola, sólo aplicándola con un criterio de mejora, no de derogación.
    La Ley y el estado. Para eso lo mantenemos.

  45. A mí me gusta mucho como han dejado el Museo Cerralbo. De las dos casas-museo más importantes de millonetis que quedan en Madrid, alguien decidió hacer del Lázaro Galdiano un museo moderno y dejar el Cerralbo como un gabinete a la antigua. Quizá fuera debido a que la colección artística de Lázaro le da mil vueltas a la de Cerralbo. Y así se puede pasear por el Lázaro Galdiano como por la sala de un museo y por el Cerralbo como por la casa del propio Cerralbo, con todas esas vitrinas llenas de suvenires cutres que compraba en sus viajes. Aunque hay alguna obra interesante, si se hubiera hecho lo mismo que con el Lázaro, el Cerralbo hubiera quedado vacío, ya que excepto un par de originales buenos -creo recordar que un Alonso Cano y algún retrato italiano renacentista-, los anticuarios le colaban casi siempre falsificaciones y copias de taller al bueno de Cerralbo, que no tenía mucho ojo.

    El Museo Cerralbo es como pasear por mi casa, llena de libros y de figuritas de Naranjito y de Tintin, con mi Furby, mis pósteres de Los Enemigos y de El espíritu de la colmena, con mi Spectrum y mi Polaroid, con mis grabados de Bores, de Huidobro, mis fumanchungos y mil mierdas más.

  46. S.
    miércoles, 20/06/2018 a las 19:45
    Seguro que utilizáis toallas con suavizante

    Las odio. Mi suegra tenía siempre en casa un juego para mí sin suavizante.

  47. «Aquí me tiene, con un huevo más largo que otro». Expresión facilitada por un amigo.

    A. Bioy Casares, De jardines ajenos.
    (Referencia facilitada aquí por Mortimer; gracias, Mortimer).

  48. En un cementerio
    Contaba Alfred Hitchcock que, en un cementerio de Londres, junto a la tumba de un compañero muerto en la Segunda Guerra Mundial, se reunieron varios actores. Uno de ellos preguntó al viejo Charlie Coborn, actor de music-hall:
    —¿Cuántos años tienes?
    —Ochenta y nueve.
    El otro le dijo:
    —Realmente, Charlie, ¿te vale la pena volver a casa?

    (Bioy, íbidem).

  49. Aquí todo lo dais por hecho y viva la Virgen, pero la victoria de ayer fue obra de la conjunción sideral del aguerrido Diego Costa y las energías psicosinérgicas que Porky —recuperado de las siniestras fauces de Floripondio por este quien suscribe— otorga al combinado nacional. Partido feo. Los de Queiroç se echaron atrás y los integrantes del conjunto patrio no supieron encontrar hueco para lanzar sus chuts a goal. ¿Por qué? Muy fácil: Quitando Hierro muchedumbreó la alineación con un exceso de jugadores cuyo club no juega a nada. Acostumbrados a las actuaciones estelares de sus astros, la táctica o el modelo de juego se lo pasan por el forro. Y claro, luego llegan a la selección y hacen el ridículo: Cabrajaaaarrrrrll, el ultraviolento Vázquez (qué mierrrrda de partido hizo, pero qué gran mierrrrda), el zumalacámero y Cisco. Hubo tres momentos fastuosos que ejemplifican fastuosamente mi fastuosa afirmación:
    – En la segunda parte hubo unos minutos en los que el combinado nacional se empeñó en jugar por la banda izquierda. Parecían maños: venga por la izquierda, venga por la izquierda. Motivo: ni Dios quería entregársela al ultraviolento y cabezapepino Vázquez ni a Cabrajaaaarrrl.
    – El fastuoso zumalacámero trató de frenar un contraataque, pero el ariete persa le ganó la espalda. Estaba todo perdido para España y va el zumalacámero y va y en lugar de lanzarse por todo para atajar el esférico, hizo un gesto con el dedo índice señalando no se sabe qué. Parecía decir: yo no doy un palo al agua, pero soy el puto maestro de ceremonias y si nos meten gol es porque no habéis seguido la directriz indicada por el dedo con el que me saco pelotillas. Patético.
    – Cisco. Tremendo, Cisco. El hombre de los jeribeques posseurs. Parecía que estaba cosiendo un remiendo, venga a dar vueltas sobre sí mismo en plan giróvago, gustándose, mirando a las gradas para ver si le había visto su mamá fliparse con el esférico entre los pies. De no dar crédito, macho.

    Heniesta y Piquer estuvieron mal, pero al menos Heniesta dio el pase del tanto que subió al luminoso —no nos olvidemos: guiado por las fuerzas sinérgicas de Porky, el peluche de la suerte.

    Si el míster hubiera sacado a Koke, Saúl y Macho, otro gallo nos hubiese cantado. Pero este combinado está hecho para lucimiento de las estrellas merengues. Y así nos va. Como no espabilemos nos vamos a la puta calle.

  50. El fútbol como vehículo de la confraternidad latinoamericana

    En Brasil habían calificado de brutos a nuestros jugadores de fútbol. Durante un partido entre brasileros y argentinos, la hinchada argentina cantó:
    Los brasileros
    nos llaman brutos.
    Ellos son negros
    Y encima putos.

    (Op. cit.).

  51. JrG propone Autumn leaves en vísperas del solsticio de verano, y uno disfruta saboreando cadencia y letra.
    Nuestra mirada sabe atender 90 grados a estribor y a babor y lo hace con gusto, con la dosis justa de nostalgia o incertidumbre.
    En cambio, hoy una propuesta de villancico sonaría fatal, tanto como lo haría el propio Autumn leaves en una Semana Santa de finales de Marzo.
    Aunque Autumn leaves tenga bula, que la tiene.

  52. De las frases comunicadas por María Wernicke

    «¡Tigre!, descansá en paz, vos y toda tu familia!». Discurso fúnebre, dicho por un boxeador ante la tumba, recién cerrada, de otro boxeador a quien llamaban Tigre).

    ***

    Un peatón a otro, que procura detenerlo para saludarlo: «Lo siento, Conklin, estoy en mi camino de la cuna a la sepultura y no tengo tiempo para intercambiar cortesías».

  53. Proc, creo que te lo pregunté una vez, pero no me acordé de anotar tu respuesta para ponerla con un imán en la nevera.

    Cuando le ponemos el tejuelo a un libro, una de las líneas de la signatura lleva las tres primeras letras del título. Omitimos los artículos (el, la, etc.) pero tengo una duda con «un».

    La tía Julia y el escribidor. Primeras letras del título, «tia».
    Un perro verde. Qué es «un», ¿lo que antiguamente se llamaba un indeterminado o un adjetivo cardinal?

  54. Seguro que existirá un especialista en tejuelos en algún lugar del mundo.
    Y hasta una fábrica, y competidores, y un rival chino.
    Tejuelos de papel de seda, papel verjurado.
    Al por mayor y al detalle.
    Tejuelos Manolo.
    No lo piense dos veces. El tejuelo, el de aquí.

  55. Bremaneur
    jueves, 21/06/2018 a las 10:22
    Proc, creo que te lo pregunté una vez,

    Yes verigüel, yo tampoco me acuerdo de qué te contesté, si bien sé que no resolví. Te repentizo unos trovos, que es un tema muy largo y muy canso:

    Un perro verde
    1. Un, desde el punto de vista funcional, es siempre determinante, que es una categoría TRANSVERSAL, JAJAJA. (Una categoría que se compone de otras definidas por criterios morfológicos y semánticos —adjetivos determinantes, artículos, cunatificadores, etc— y que se define por el papel que desempeña, que es posibilitar que la expresión nominal acceda a la referencia).
    2. Semántica de un. Ambigüedad:
    a) ‘uno cualquiera’ aún no presentado (el viejo artículo indeterminado, un indefinido);
    b) ‘una unidad’ (el adjetivo numeral cardinal)

    Deshacer la ambigüedad requiere contexto.

  56. Claudio Sifilis
    miércoles, 20/06/2018 a las 20:00
    El Arthur Koestler éste un tipo curioso, bueno, vamos, que no puede ser, es un personaje imposible, un comunista que entrevistó a Franco, un periodista en una expedición al polo norte, un judío en palestina repudiado en un kibutz comunista, un húngaro tan comunista que se nacionalizó inglés, escribió un libro prosoviético censurado en la URSS y lo más inverosimil, lo que más le gustó de Australia fue no se qué parida que le dieron en el avión, por que viajó en Primera Clase, siendo judío y comunista. Pues no, no me creo a este tipo, seguro que no existió.
    ¿Cómo va a viajar un comunista en primera clase? Eso no se cree nadie.

    1. Koestler no entrevistó a Franco sino a Queipo de Llano. Lo hizo como periodista de un rotativo respetable y el permiso se lo dio el «jefe de prensa» de Franco, Luis Bolín. En realidad, Koestler no servía a ese periódico, sino a la Komintern. Era un espía comunista. La entrevista dejaba a Queipo como un imbécil y Luis Bolín juró vengarse. Lo consiguió. Meses después detuvo a Koestler en casa de un británico en Málaga. En sus memorias cuenta que el pequeñajo de K. trató de huir «como un conejo». Koestler y el británico también dieron su versión de los hechos. Bolín le tenía una inquina enorme a quien consiguió engañarlo.
    2. En la cárcel de Sevilla, Koestler abandonó definitivamente el comunismo. Lo repudió públicamente cuando fue liberado, tras regresar a Inglaterra después de haber sufrido de nuevo cárcel en los campos de concentración franceses (el estado francés tenía derecho a tener su propia política de inmigración, claro). En 1950 fue uno de los organizadores del Congreso por la Libertad de la Cultura, donde se habló de la libertad de pensamiento y donde se propuso ya una unión europea. Al estar financiado por la C.I.A., el congreso no ha tenido muy buena fama, pero al menos el de 1950 es de un nivel intelectual de altísimo nivel. En fin. Ese mismo año Koestler colaboró en el libro The God that Failed donde da cuentra entre otros autores de su anticomunismo. Es un capítulo extraordinario. Cuando fue a Australia, pues, ya no era comunista. De hecho, su libro más famoso, una novela sobre las purgas estalinistas, creo que se publicó en 1940, aunque llevaba escrito uno o dos años.

  57. Ya sé que no te he solucionado nada ahora tampoco.
    JAJAJA, pégalo en la nevera.
    Tú quieres saber si puedes prescindir de ese elemento sistemáticamente. Creo que sería una decisión arbitraria (sacrificarías el valor numeral y sería incoherente con la alfabetización del tejuelo de Dos perros verdes), lo que no quiere decir que sea una mala decisión.

  58. En los últimos tiempos de la vida de mi padre, tuve que visitar precipitadamente el servicio de Urgencias en más de una ocasión. Recuerdo especialmente una vez, hacia el final, que me tocó pasar toda una noche en una especie de tétrica sala para enfermos terminales del Hospital Clínico. Suelo guardarlo casi todo, y he encontrado unas notas que tomé allí mismo:

    Las cuatro de la madrugada. Un lugar oscuro, viejo, triste… Unos minúsculos boxes, separados por cortinas, donde la gente muere. A ser posible, sin dar demasiado la brasa. Tres enfermeras bromean en la mesa de control, ni siquiera se molestan en disimular sus risas: me pregunto si esta falta de tacto se deberá al hábito de bailar con la muerte a diario o a un problema de mera estupidez. Un vistazo a las damas basta para convencerme de que se trata de lo segundo. Al otro lado de la sala un anciano, de voz desagradable, salmodia en tono monocorde: “Quiero un vaso de agua quiero un vaso de agua quiero un vaso de agua quiero un vaso de agua quiero un vaso de agua…” Llevo cerca de cuatro horas aquí, esperando que venga mi médico, pero salta a la vista que mi médico debe de tener algo mejor que hacer que hablar conmigo. Lo vi pasar hace una hora y media, meneando el trasero como una bailarina, y me dijo que enseguida volvería. Nadie me presta la menor atención, en realidad parece que por estos pagos nadie presta la menor atención a nadie. La señora de la limpieza maldice entre dientes a los que le pisan el pedazo de suelo que acaba de fregar, y escucho a alguien –alguien tan cabreado como yo– preguntar: ¿Pero dónde coño está el médico…?

    Ésa es una buena pregunta, me digo. ¿Dónde estará el cabrón del médico?

    Se me acerca una mujer, es una mujer de unos sesenta años, gorda, aquejada de elefantiasis; unas costras encarnadas cubren sus enormes piernas, piernas que mueve con gran dificultad. Me ofrece una silla.
    –No, muchas gracias –digo.

    Empezamos a charlar. Me cuenta que está esperando que fallezca su marido. “Sólo tiene cincuenta y nueve años”, puntualiza. Es la tercera vez que está en esa sala, pero ésta, al parecer, es la definitiva. No se irá hasta que muera. “Saldré de aquí viuda”, sentencia con la mayor tranquilidad. Su serenidad, en cierto modo, pone los pelos de punta.

    Me asomo al box donde se encuentra su marido y veo a un hombre consumido, muy delgado, completamente anulado por las drogas. Está murmurando algo.
    –Está hablando –digo.
    –Dice que se va a tirar al río– me explica la señora. Supongo que pongo cara de no comprender, pues me aclara:– Siempre le ha gustado pescar. Se imagina que está pescando y quiere escapar.

    ¡DAME UN VASO DE AGUA, POR AMOR DE DIOS!

    –¿Escapar? –pregunto.
    –Sabe que va a morir, quiere morir… Y añade: –Era un buen albañil, de los mejores. Me consuelo pensando que si Dios necesita un albañil en el cielo, lo elegirá a él.

    Aunque no estoy demasiado seguro de que Dios sepa elegir bien sus ayudantes, asiento con la cabeza. La mujer entra en el box y vuelvo a quedarme solo, solo entre moribundos y familiares de moribundos… Cierro los ojos –no es difícil aquí– e intento imaginar un río: escojo uno en el que pasé la fase de supervivencia en los boinas verdes, cerca de Camprodón, un paraje extrañamente bello que los recovecos de la memoria han convertido en mi paraíso personal: recupero las aguas cristalinas que descienden hacia el valle, el verde que parece cubrirlo todo como una moqueta e incluso aquel sol perdido de tantos años atrás. Un hombre pesca en la otra ribera, un hombre solitario, delgado, que aguanta un cigarrillo entre sus labios… Me siento justo enfrente; pero él no me puede ver, claro, porque yo pertenezco a otro sitio, a un obsceno lugar donde ni siquiera es posible bajar el último telón con un mínimo de dignidad… Está concentrado en la pesca y, aunque no acierto a verle la cara a esa distancia, sé que está feliz, con su caña hundida en el agua… Y no me extraña que desee estar allí, contemplando cómo saltan los peces plateados entre los reflejos del sol en la corriente; sí, me pregunto quién no lo querría en su lugar…

  59. Procuro, ese libro, si es que es un libro, es entretenido y divertido. Y además da una idea de qué chorradas hacían reir/pensar a Bioy y compañía. Hay una que me pareció muy buena y es que, si no recuerdo mal, la madre de Borges decía que “los niños son anteriores al cristianismo”, y otra, que “Dios está por todas partes pero atiende en Buenos Aires”.

  60. Yo lo tenía, el “jo, macho”, como una cosa moderna y juvenil de los que somos de una edad; expresión de futbolín, máquina de marcianitos, cigarrillos comprados por suelto, sesiones dobles y películas de tolerada. Una cosa que usaba Umbral cuando se ponía cheli y moderno y hablaba de Agata ojos de gato y las titis y la basca (no vasca) y los chorvos y qué movida tronco y qué muermo el carroza. Expresión que mantienen viva el Perro y, a veces, Procuro y con la que algunos del otro lado del telón de grelos, también de una edad, se adornan y buscan diferenciarse suavizándola a jo, machiño. El caso es que leyendo a Quevedo, el que está siempre de moda, me encuentro con que usa esa expresión, si bien con el que parece su significado recto. ¡Jo, macho! ¿Quevedo? ¿Me vacilas, tron?

    Premática y Aranceles Generales

    “Los que, yendo a caballo con espuelas calzadas, ora se quieran adelantar, ora por otra causa, dijeren: «¡Arre!», los condenamos a que se quiten las espuelas, y caminando sin ellas, no incurran en esta pena, y lo mismo a los que, llevando la tienda en la mano, dijeren: «Jo, macho», pues le pueden tener con ella.”
    “Los que paseándose por alguna pieza ladrillada o losas de la calle, fueren asentando los pies por las hiladas y ladrillos y por el orden dellos si con cuidado lo hicieren, les condenamos en la misma pena.”
    “Los que, jugando a los bolos, si acaso se les tuerce la bola tuercen el cuerpo juntamente, pareciéndoles que así como ellos lo hacen lo hará ella, declarámosles por hermanos ya profesos.”
    “Los que, cuando están subidos en alto, escupen abajo, ya sea por ver si está el edificio a plomo ya para si aciertan con la saliva en alguna parte que señalan con la vista, los condenamos a que se retraten y reformen dentro de un breve término, pena de ser habidos por profesos.”

  61. Había subido unos regalos que me habían hecho hoy para compartirlos con ustedes, pero se han volatilizado (o mejor sublimado… porque eran sublimes).

  62. No descarto que Irán le gane a Portugal, es un buen equipo. Me alegró ver a esos hombretones persas jugarle a España de tu a tu cuando encajaron el gol. Más me alegró ver a esos seguidores iraníes con aspecto occidental, tanto ellos como ellas, que llenaban el estadio. Una de Podemos llegó a decir que no deberíamos haber jugado con Irán para así condenar su machismo. Su crasa ignorancia ofende.
    Otra cosa es que el desagradecido de Queiroz hiciera un planteamiento grotesco que daba pena más que otra cosa. No había visto nada así desde los peores tiempos del catenaccio español que implantó en nuestra Liga Benito Díaz, más conocido como el “Tío Benito” inventor del “cerrojo”.

  63. Para mí el planteamiento del bobo de Queiroz fue soberbio. Quizá grotesco, pero soberbio y efectivo. Su equipo perdió por 1-0 contra uno de los favoritos del torneo, con gol de rebote y aguantando su portería a cero durante casi una hora. Si hubiera planteado el partido al estilo Jémez, le hubieran caído siete goles. Y si gana a Portugal, se clasifica. No creo que Irán haya hecho nunca mejor papel en un campeonato así.

    Y sí, magníficas, orgullosas y muy hermosas las aficionadas persas que poblaban el estadio.

  64. Josénez
    jueves, 21/06/2018 a las 12:03 Si hubiera planteado el partido al estilo Jémez, le hubieran caído siete goles.

    De acuerdo con lo que dices de Queiroç, pero no le hubieran caído siete sino tres, pero habría marcado cuatro, dos por la banda de Cabrajaaaarll y el ultraviolento Vázquez y otros dos merendándose al zumalacámero de Camas.

  65. Josele, a ver si te enteras: cuando le entregué Porky al zumalacámero, como capitán de la selección, le dije que tenía que cambiar su estrategia de comunicación en tweeterd, que escribir como en un telegrama quedaba raro. Le propuse ese magnífico mensaje y cuando me dijo «vamo a ponelo en apañó» le dije que mejor en inglés. Yo mismo se lo tecleé en el teléfono.

  66. Yo no sé que hay aquí en contra de las hawaianas. Yo tengo varias, aunque no me dejen ponerlas. Así que las reservo por si acaso un día un luau en Waikiki; ese día no me para nadie. Hay que tener cuidado, eso sí, con los colores y diseños. Puede uno pensar que se está comprando una guayabera surfera y llegar a casa y caer en la cuenta de que tiene una camisa de cantaor gitano.

  67. Buenas tardes a todos.

    – Anoche, ya en la cama intentando dormir, me enteré de que la Selección había ganado a la de Persia, por los cohetes que tiraron los vecinos en La Pradera comunal. ( La mitad son de Bilbao, escapados del nacionalismo, y si gana algo el Madrí, o La Selección, la arman) . Ayer hubo cohetes pero menos que otras veces, así que me imagino que la cosa no fue ningún paseo militar. Y viendo lo que han escrito ustedes sobre el partido, me apetece muchísimo verlo.
    Eso de saber como termina el libro, la película, o el partido, me parece fundamental, y agradezco muchísimo los comentarios reveladores de ustedes.

    – Me han encantado lo que decía Adaptaciones a las 23′ 57 de anoche, y el texto de hoy, de Gomez a las 10, 38.
    Y me han traído muchos recuerdos, aunque mis viejos tuvieron suerte, y se libraron de morirse llenos de tubos, en una UVI.

    Que antes, se moría uno en casa, con toda la familia alrededor, pero ya, mi madre, si no llega a ser por mi germanófilo, que era médico de hospital, y que consiguió que un especialista amigo la tratase hasta el final, haciendo visitas a domicilio, recetando los calmantes que nosotros le dábamos cada tres horas, y escribiendo al final el certificado de defunción, si no llega a ser por eso, la hubiéramos tenido que ingresar…

    Y que a nosotros dos, nos queda un telediario, que estamos ya muy p’allá, y que el primero al que le toque, lo conseguirá, pero que el que se quede luego, lo tendrá dificil.

  68. Lo ha clavado McGauss, mis camisas son de cantaor gitano (manga larga y ajustás) y no hawaianas (manga corta y amplias).
    Anteanoche estuve en Casa Patas, cenando y viendo el show. Actuaba Antonio Canales, gran bailaor y aficionao a la priva. Ahora pesa unos 120 kilos y se ha travestido como Falete. Iba acompañado de una bailaora vieja y gorda, la Carmen Ledesma. También un buen gitano al toque y tres palmeros que cantaban como Dios, en particular el Perre que tiene pellizco. Disfruté mucho dándole al gintoni en vaso de tubo con el que seguía el ritmo.
    Cuanto más viejo más me gustan los toros, el flamenco, el vino del marco de Jerez. Bueno y también los amotos, y el mundial, y Baroja y las ninias, ay las ninias…

  69. PSICOANÁLISIS NOCTURNO

    No he acudido nunca al psiquiatra porque ya se cuida la gente que me conoce –o dice conocerme– en psicoanalizarme gratis. Sin ir más lejos, un buen amigo me recordaba ayer noche entre carcajadas el diagnóstico sobre mi persona con que se descolgó en cierta ocasión una dama, a la que no recuerdo en absoluto, que al parecer frecuentaba un local nocturno donde yo prestaba mis servicios en la época que empecé a publicar:

    –Tenía pasta –le dijo de mí la señorita–, pero trabajaba en esto porque necesitaba ser malo.

  70. Marqués y MGaussage
    – Ante todo, ya he dicho que no entiendo de marcas de camisa de señor. Que en mi juventud, las camisas se hacían en el camisero, y, una vez que el camisero tenía las medidas, y el nacimiento del cuello del cliente, y probaba ese molde o “toile”, ya sólo había que elegir la tela , ( popelín, hilo o seda natural ), y esperar. Y había que rehacer “la toile ” de vez en cuando, si el señor engordaba, o se encorvaba, o así, pero si no, sólo era cuestión de esperar, y ni siquiera necesitaban probarse.
    Mi Germanófilo en cambio, es el anti-dandy, y cuando sus camisas van estando viejas, se va a Brooks Brothers , ( antes a Hernandez, en San Sebastián ) y se compra seis o siete, que no tengan fibra artificial, y se olvida hasta la siguiente vez.
    Y a mis hijos, de pequeños, les hacía las camisas yo, ( me pasé un montón de años metida en casa, intentando cumplir con mi papel de madre de familia tradicional, y leyendo y cosiendo sin parar ).
    Así que, de verdad, lo de la camisa hawaiana no era ninguna crítica. Al contrario. Y la mencioné porque en las fotos, al Marqués se le veía generalmente de traje y corbata, y sin embargo se le reconocía perfectamente.

    – Tampoco he estado nunca en Casa Patas. Y eso que me encanta el flamenco. Que mi padre cantaba guajiras, tanguillos, alegrías,( se murió cuando yo tenía 12 años ) y que yo solía cantar tientos.
    Y que he conocido en vivo a muchos de los que, a las órdenes de Miguel Primo de Rivera, hicieron la Antología del Cante Flamenco. Y que yo a donde iba, siempre que podía era a “El Duende”, que antes se llamó “La Pañoleta”, regentado por Dª Pastora Imperio, y que allí vi el estreno, cantando “Las carceleras del Puerto” de una jovencísima, y guapísima Rocío Jurado.

    Pero hace muchíssimos años de aquello. Y ya no salgo después de las 4 de la tarde. Ni a la esquina. Ni hago viajes de más de 50 kms.

    Así que, lógicamente, lo que yo recuerde, o lo que conozca, no tendrán nada que ver con lo que sea y ocurra ahora.
    Que soy una especie de dinosaurio a punto de extinguirse.

    Vuelvo a pedir perdón por meter tanto la pata, y escribir tan largo.
    Ya siento

  71. viejecita
    jueves, 21/06/2018 a las 14:57

    Viejecita, ¿se hizo una antología por orden del general Primo de Rivera? No tenía ni idea. ¿Tiene algún dato más?

    Eche un vistazo a esta antología, que tiene una selección estupenda a muy buen precio.

  72. Pirata :
    El que organizó la primera “Antología del Cante Flamenco”, en 1960, editado por Hispavox, y que ganó en Francia el ” Grand Prix du disque”, no fue El general Primo de Rivera, sino uno de sus hijos, Miguel.El que quedó vivo de los chicos. Que a Jose Antonio lo mataron estando preso en Levante durante la guerra, y a Fernando lo asesinaron en lo de la cárcel Modelo, en Madrid, también durante la guerra…
    Tengo esa Antología, a cuyo nacimiento asistí, también las dos del 87 , una ” Medio siglo del Cante Flamenco ” dirigida por Caballero Bonald, que obtuvo el Premio Nacional del Ministerio de Cultura, y la otra ” El Cante Flamenco”Antología Histórica, dirigida por José Blas Vega.
    Y tengo también otra : “Momentos Cumbre ” de los grandes maestros del cante Flamenco.
    Aparte de los discos que tengo de La Paquera,de Fosforito, de la Niña de la Puebla, de Manolo Caracol…
    Así que ya se ve que me gusta.
    Tomo nota de la Antología que me recomienda, y la buscaré, y si no tengo que volver a mandar mis datos a un sitio nuevo, me la compraré.
    Porque hasta ahora, los libros que usted recomendaba, como lo de Doblatov ( por poner sólo lo último ), los he leído, y los he disfrutado.
    Así que, muchas gracias.

  73. Muchas gracias a usted por el dato. Esa antología estaba en casa de mis padres, pero no tenía idea de que hubiera intervenido PR. De hecho, pensaba que serían Félix Grande, Fernando Quiñones o Caballero Bonald quienes estaban detrás de ella.

    Voy a ver si consigo hacerme de nuevo con ella.

    Mire qué bonita grabación de Tía Anica la Piriñaca.

  74. Me encanta La Tía Anica La Piriñaca, y atesoro sus videos. Que, aparte de como cantaba, era una gozada verla bailar, con brazos y piernas sentada en su sillita…
    Pero no puedo con los bustos parlantes.

    Y me he tenido que dar de alta en el sitio del cante flamenco, porque la Antología que me recomendaba usted, con 10 CDs y un libro, está descatalogada, y no la tienen en ningún sitio. Así que les he pedido que me avisen si se reedita.
    Tendré que visitar la Librería Gulliver, a ver si allí la tienen.

    Muchas gracias de todos modos.

  75. Me hace mucha gracia cuando dice en la entrevista que Camarón no sabe cantar por seguiriyas y luego le pregunta al entrevistador que cómo se llama ese otro que canta “hoy”. Pansequito, le dice. Eso, Pansequito: ése me gusta más que Camarón, canta más recio.

    Cómo canta de bien la seguiriya a partir del 14′, y con qué cara de admiración la mira ¡Terremoto!

    Qué tremendas son las letras de las seguiriyas:

    “Como yo sé que contigo
    no me voy a a lograr.
    Así mis penas quieren venir para menos
    siempre van a más”.

    Y ésta otra (que aparecía en la antología de Machado padre):

    “Me dice mi garlochí
    que no publique mis penas:
    naide se cuida en el mundo
    de las duquitas ajenas”.

    Ahí es nada.

  76. Primer baño del año.
    DESEMPEÑO: Un diez más o menos.
    OBSERVACIONES: Estaba muy nublado y casi en cuanto me he metido al agua ha salido un poco de sol.
    No creo en las coincidencias, las coincidencias son precientíficas. He sido yo.

  77. Tipo Material jueves, 21/06/2018 a las 11:09

    Regalos de cortesía:

    De «Summertime» tengo unas cuantas versiones en mi biblioteca musical. No conocía las de Coltrane ni la de Sonny Rollins (gracias Tipo Material), pero estos tipos son capaces de sacar petróleo aunque toquen una lambada. También es verdad que «Summertime» no es un estándar cualquiera, Gershwin es una cumbre. De esas versiones prefiero la de Miles Davis (que tiene grabada su propia versión completa del «Porgy And Bess», un álbum extraordinario) y la de Charlie Parker.

    Pero «Summertime» es una canción; es decir, que se canta. Y es aparentemente tan fácil de interpretar, que la ha cantado todo pichi*. Conocerán ustedes, supongo, las muy canónicas versiones de Ella Fitzgerald/Louis Armstrong (en el álbum «Porgy And Bess», otro clásico) o la de Sarah Vaughan.

    Y sin embargo mis preferidas son otras dos, muy diferentes entre sí. La de Sam Cooke, tan cálida, húmeda y pegajosa como un pantano de Luisiana, y ésta extraordinaria, inconmensurable y alucinógena de Janis Joplin (en los discos suelen incluir otra versión que no está nada mal, pero esta en vivo es bestial).

    ____
    * La canto hasta ya debajo de la ducha… y mientras escribía esto me ha dado por pensar «seguro que la ha cantado hasta Diana Krall», Y efectivamente, también la ha cantado Diana Krall. Jo, tía, córtate un poco, déjanos algún buen recuerdo intacto.

  78. El que está al toque con la Piriñaca es el padre de Moraito chico. Teniendo nuestros gitanos sobran esos bluesman negros. Teniendo nuestro fino sobra el Bourbon. He estado dos veces en New Orleans y no lo cambio por Sevilla.

  79. EL FLAMENCO Y UN SERVIDOR
    Hace ya muchos años, paseaba por Granada con ocasión de unas vacaciones familiares y vi un cartel que anunciaba una conferencia de Baltasar Garzón sobre el estado del flamenco.
    Sin admitir impugnaciones acudimos, preadolescentes incluídos, a la sala indicada para escuchar a quien era entonces juez estrella desde la primera fila.
    Tomó la palabra un tío pesado para presentar al conferenciante, que para mi sorpresa resultó ser un homónimo del magistrado, un tipo triste como una losa.
    Perpetró una retahíla de quejas después de recitar, confundiendo datos con información, la estadística diaria de todo un año de programación flamenca en radios y televisiones públicas.
    No recuerdo haber asistido nunca a una conferencia más pétrea; estando en la primera fila nuestra secular cortesía catalana me impidió dar el portazo que, en sueños, todavía resuena en mi mente.

  80. Tengo que irme a hacer la cena, pero antes, decir que la música que han traído ustedes todos esta tarde es una verdadera gozada.

    Y que el flamenco es fantástico , pero no impide que también le guste a uno el clarinete, el saxo, ni las versiones TODAS de Summertime ( claro que no conozco la de Diana Krall , que puede ser la excepción que confirma la regla ).

    Y que muchas gracias.

  81. Holmesss jueves, 21/06/2018 a las 17:40

    Vaya, otro con fobia a D. Krall.
    Conozco alguna más, podéis formar un club de perjudicados o algo así.

    Fobia, para nada. Quizá empacho. Tengo unos cuantos discos suyos (comprados, aclaro). Digamos que no es necesario que lo cante todo; a este paso acabará también con el repertorio de cumbias y ballenatos.

  82. Menos la folclórica, me gusta y escucho toda la música.
    Algunas un rato, otras más rato, y otras pueden acompañar mi vida si no quiero silencio, que cada vez más.
    El blues es de las que acompañan bien mi soledad junto con la música antigua y la barroca.
    De ahí parte todo.
    Unos tipos de música evolucionan mejor o peor, según el momento en que aparecen o a qué innovación técnica dan respuesta, pero esas permanecen.
    No puedo postular sin los datos necesarios, pero creo que el blues procede del trabajo forzado e infinito, en el que la esperanza propia se ha perdido.
    El flamenco me parece más la alegría de vivir de gentes itinerantes y mal recibidas.
    Respuestas distintas a problemas parecidos.
    Sin desmerecer, ya que también me parece música mayor, se me hace más cercano el blues.

  83. La versión de Nina Simone, o de los Doors por no hablar de la de Billie Holiday, destacable también la de Annie Lennox.

  84. Holmesss jueves, 21/06/2018 a las 17:40

    Holm, lo del bonus no lo he entendido, mis camisas son de tejidos naturales y de marca.
    Y teniendo en cuenta lo que dice el Perro, en comparación con la de Ella y la de Billie, no citada pero magistral, la versión de Diana, como su nombre indica, es como de música militar, y ya sabe el dictum. Las había colgado ya en FB.
    Yo le preguntaría a esa criatura celestial: ¿que hace una chica como tú en un sitio como éste?
    Con el jazz soy radical, ya siento.

    Perroantonio jueves, 21/06/2018 a las 17:25

    Perroantuan, Gershwin intentó asimilar la música negra dulcificándola y tergiversando su mensaje para que, como otros muchos, lo digirieran los blanquitos, le diría algún crítico izquierdoso.
    No discuto de música por improductivo. Por mí, que cada uno escuche lo que le salga del… Spotify.
    Pero, agradecido de su reconocimiento, como sé que le gusta el arroz con leche… por debajo de la puerta le meto un ladrillo:
    aquí tiene la versión de la Billie, entre las cantadas, para quitarse el sombrero (que gasto).
    https://www.youtube.com/watch?v=uYUqbnk7tCY

    Me voy. Tengo que cerrar el chiringuito.

  85. Holmesss jueves, 21/06/2018 a las 19:52

    Perroantonio, creo que me apunto al club.

    Dayana tenía mal día. Como no ha ido a la Academia de Operación Triunfo nadie le ha explicado que «Summertime» es una nana. Joplin, que no sólo la canta, la interpreta, rasga la voz, como conteniendo el grito. Dayana, que no la interpreta sino sólo la canta, lo hace como si estuviera en medio de una batucada en Río de Janeiro.

  86. Yo también tengo una de esas camisas de lolailo que luciré en cuanto haga calor por las noches y se pueda fumar un Romeo y Julieta en las terrazas después de un pescado y vino a discreción. Me gustan el gitaneo y el negreo musical de hoy. El sábado, oh fortuna, coinciden dos magnitudes musicales a la misma hora en sitios distintos: Camela y la Orquesta Mondragón. Me acercaré a ver al amigo Gurruchaga y dejaré el trote gitanil para otra ocasión. En agosto viene Rocío Márquez al pueblo y estoy feliz como un chon en un charco. Aunque mi ánimo tiende a la italianada desde hace unas semanas.

    Mina ~ Deborah.

    Gómez, he empezado The Terror y nada mal.

    Proc, me bañé hace unas semanas, pero fue en el Mediterráneo y lo cuento en mi siguiente entrada, así que me atengo al calendario.

  87. Tipo Material jueves, 21/06/2018 a las 20:02
    Perroantuan, Gershwin intentó asimilar la música negra dulcificándola y tergiversando su mensaje para que, como otros muchos, lo digirieran los blanquitos, le diría algún crítico izquierdoso.

    Joder, Tipo, no deja usted pasar una oportunidad. La Vulgata marxista ya me la sé y me aburre aún más que el Catecismo, que ya es decir. Gershwin hizo un musical en el que cantaban negros pero no creo que fuera su intención ni «asimilar» la música negra ni «tergiversar» un mensaje que de existir como tal (¡el mensaje de la música negra!) no sería unívoco. Salvo que hablemos del mensaje que la Vulgata marxista dice que tiene la música negra y que se puede concentrar en un puñado de canciones y en un puñado de autores… dejando al 99% fuera.

    Gershwin hizo lo que hicieron muchísimos otros, costumbrismo. Con la diferencia de que lo hizo tan bien que inmediatamente fue reconocido… por los intérpretes negros, que hicieron suyo este musical. ¿O acaso Janis Joplin no hace una interpretación de «Summertime» más negra aún que la de Billie Holiday?

    Dicho esto, la teoría de la apropiación cultural, tan de moda en los círculos americanos de izquierdas, me parece un chiste.

  88. Perroantonio jueves, 21/06/2018 a las 20:49

    Coño, Perro, usted es el que no deja pasar una oportunidad de ponernos etiquetas, como ornitólogo. Etiquetas no ajustadas, pues sabe que, en puridad, nadie conoce a nadie.

Los comentarios están cerrados.