Serenata de plomo XI, por Martin Holmes

Por Martin Holmes.

CHICAGO2

Anoche, cuando se retiró el sol en nuestra ciudad del viento, las alegres compadradas de pistoleros que alegran nuestra comunidad y que nunca serán lo suficientemente ponderadas por un servidor, juglar del suceso, achicharraron a la dinastía de los Wong, descendientes de los constructores de la Muralla, y a los que no quedaron somarros los remataron a tiros. Frente a la lavandería de la familia Wong se apearon media docena de torpedos desde dos coches Sedán convertibles. Eran buenos coches bruñidos y no chismes de lecheros. Los torpedos arrojaron botellas de gasolina sobre el chamizo de los limones y lo pegaron candela. El cielo se puso rojo y ofreció un bello espectáculo que todo Chicago, a excepción quizás de los Wong, disfrutó con algarabía. La policía estaba en ese momento rescatando gatitos que habían trepado sobre los parterres. Los chinos se asaron como San Genaro en la parrilla y dejaron en el barrio aroma de merendero. Los que quedaron poco hechos se encaramaron a los ventanales y se tiraron al vacío. Unos se hicieron pulpa y otros aún consiguieron arrastrarse una pulgada, o tal vez dos, antes de que les rematasen a bocajarro con escopetas de caño capado del calibre diez. A estos últimos los camilleros les despegaron de la calle con una espátula de rascar pintura. Este reportero pudo comprobar que cuando acabaron con ellos, lo que quedaba de un chino adulto le cabía en el bolsillo del chaleco y aún le quedaba sitio para los pitillos. Toda la masacre duró su buen par de horas en las que los vecinos de nuestra piadosa comunidad volvieron a exhibir su buena educación y no se metieron en los asuntos del prójimo. Anoche, el Departamento de Policía de Chicago, mandado por el muy virtuoso capitán Phil Nimbus el Gordo, recogió a una vieja que se desmayó sobre su confesor, puso una multa a un judío que aparcó tapando una boca de riego y encontró al hijo de los Smith que se había perdido al salir de la catequesis. El hijo de los Smith tiene treinta y cinco años y se ha casado dos veces, pero no deja de ser el hijo de los Smith y si se pierde hay que buscarlo. Al amanecer, el Jefe Phil Nimbus el Gordo ofreció una rueda de prensa en la que no supo determinar si los pistoleros fueron irlandeses o italianos. De todos es sabido que al Jefe Phil Nimbus el Gordo le aturden las cifras de más de un guarismo, con lo que no fue capaz de facilitar el número exacto de bajas y ni siquiera se atrevió a ensayar uno aproximado. Dijo: “Ya saben, que me cuelguen si esos chinos astrosos no son todos iguales”. “Eso, que lo cuelguen”, coreamos los plumíferos, que acabamos llegando a la conclusión de que solo se murió un chino al que mataron varias veces. Abrió una ronda de interpelaciones y Tony Hunnicut el Perro, estilista del Daily North, le preguntó: “Jefe Nimbus, ya que es usted un notorio detective, ¿ha descubierto ya cuál es la capital del estado?”. El Jefe Phil Nimbus el Gordo, visiblemente irritado, suspendió la inquisitoria y se fue a practicar una redada en el bingo de la parroquia de la calle Purgatorio, que Dios le proteja. Dos horas más tarde, el Gran Johnny Calidad, presidente de la Cámara de Comercio, citó a la prensa en el consistorio y sobre una alfombra granate en la que se podía esconder un piano de cola anunció que el vino aparece en la Biblia, en el Salmo 103, que dice: “Que el vino alegre los corazones de los hombres”. Dijo que esta ciudad cristiana y temerosa del Señor puede tolerar cierto mercadeo de bebiendas pero no el contrabando de opio, asunto al que aseguró que se dedicaban los difuntos Wong, paganos del Sol Naciente. “¿Quién entiende sus aforismos?”, dijo. Tony Hunnicut el Perro, estilista del Daily North, abrió la consulta y le preguntó: “Gran Johnny, ¿es cierto que le van a poner su nombre a un coñac?”. El Gran Johnny Calidad, visiblemente irritado, suspendió la inquisitoria y se fue al natalicio del segundo hijo de su querida, la muy honorable señorita Love Applewhite, la de los ojos violetas. En Chinatown sigue oliendo a merienda y en Chicago ya no puede pasear tu hermanita sin que un italiano le robe la flor o un irlandés le cuente un chiste de lepricanos. Y los tambores de la jungla han anunciado la entrada en el partido de una nueva banda local que lleva una semana regalando whisky del Canadá como si lloviese de las nubes del firmamento. En ambas ruedas de prensa se repartieron cigarros Virginia Gardens y lapiceros color caramelo de la marca Leonardo Da Vinci. Pasamos una agradable mañana los chicos de la prensa fumando de gorra y comprobando lo fácil que es en Gomorra alegrarse el coleto y dimos gracias al Altísimo de no ser chinos. Es difícil discernir si alguno de nosotros sacó algo en limpio pero me apuesto la pata de palo de mi pobre padre lisiado a que ningún miembro de la autoridad local va a mover un dedo por descubrir la identidad de los alérgicos a los cítricos.

187 comentarios

  • Y descubrí a un tal John Franklin Bardin escritor de novela negra. Creo que voy a leer “El percherón mortal”, promete.

  • “Tony Hunnicut el Perro, estilista del Daily North”. <– He ahí una ondulación elegante y graciosa (como el mismísimo Holmes, apuesto) hacia un tocapelotas irritable y afortunado (este de aquí del consejo editorial del Chøpsüey)

  • Y *lepricano* no viene. Solo lo he encontrado en italiano: “Piccolo essere verde la cui particolaritá é aquella di produrre qualcosa di molto simile all’oro que scompare però dopo poche ore con loro gran divertimento”
    Y por ahí, que es una especie de duende irlandés.
    Y pa mí que el Holmes es frikifan de Harry Potter.
    ———–
    Con *somarro*: trozo de carne fresca sazonada con sal y asada en las brasas”; *guarismo*: 1″cada uno de los signos o cifras arábigas que expresan una cantidad” . 2. “Expresión de cantidad comoyesta de dos o más cifras”; y *lepricano*, haré una frase para el final del día.
    ———————
    Arriba los personajes de Martinholms – capitán Phil Nimbus el Gordo; el hijo de los Smith; Tony Hunnicut el Perro, estilista del Daily North; Johnny Calidad, presidente de la cámara de comercio…-, su perfecta descripción de escenas -la vieja desmayada sobre su confesor; el Phil Nimbus multando al judío que aparca delante de la boca de riego; los periodistas coreando el “eso, que lo cuelguen”- y sus mensajes aconsejó ocultos -que Pirata se compre un Sedán convertible-.
    ————-
    Qué buen rato, qué buen rato.

  • Gachó, yo busqué lepricanos, en plural, y me sale que son duendecillos irlandeses. Y sí, qué bien me lo paso yo también con Martín Holmes, qué gustazo leer sus cosas.

    ¿Hacemos un club de fanes, solo chicas desatadas?

  • La entrada es muy buena, y disculpo sin problemas que las chicas no reparen en que “dos coches Sedán convertibles” contenga como mínimo un pleonasmo, y otras cosas. El fascinante mundo de las mujeres al volante.

  • No más para desmentir ese rumor que difunden y que me dicen que es la señorita Bony Parker la que escribe como Pachakusi. Esto lo han tenido que decir personas para confundir sin escrúpulos y también como sometimiento de la mujer indígena. Mi nombre es Pachakusi Huchuykoya y soy de raza pura quichua decsendiente de los incas. Yo no tengo en contra de las mujeres rubias, sobre todo si son indígenas de Escandinavia, y aunque los avances de la ciencia dicen que sus genes vienen de regreso y por eso pierden el color de los cabellos y los ojos, tenemos que aceptar la diverscidad de los pueblos a pesar de sus deficiencias. Así que no tengo nada contra la señorita Bony Parker, solamente que soy morena como dicen los yankis de ala de cuervo y también más joven porque apenas voy a cumplir los treinta. Y así espero que con este desmentido dejen de difundir chismes y se preocupen por las cosas de importancia como el comercio justo o el colonialismo cultural que nos quita las lenguas de nuestros abuelos. Y aunque crean que no tienen poder en sus manos para cambiar esto que funciona mal, piensen que al menos hay una cosa en el universo que está en sus propias manos de ustedes mejorar, que son su corazones.

  • A mí me gustan y mucho los pleonasmos, soy así de redundante en mis expresiones y afectos, Holmisss. Y no fastidie buscando un pero sí…. ¡ay! …cómo son las niñas…NO 👿

    Pakachuquiña, ni caso. Yo sé quién es usted y nadie sabe quién soy yo, así vamos jugando….

  • 16/05/2014 a las 10:54 holmesss
    La entrada es muy buena, y disculpo sin problemas que las chicas no reparen en que “dos coches Sedán convertibles” contenga como mínimo un pleonasmo, y otras cosas. El fascinante mundo de las mujeres al volante.

    No me interesan los coches y no conduzco, pero tengo carné. Es un misterio. En las incontables clases prácticas que recibí descubrí que soy más distraída que miedosa, y eso es mucho distraída. En la autovía solía saltar por los carriles sin querer porque me quedaba mirando el campo. El profesor me daba manotazos todo el tiempo, sin compasión ni educación ninguna. Tengo extraños y tristes recuerdos.
    Lamento alimentar el cliché. ¿Usted conduce, Pachakusi?

  • Jardiel (via Merc, en el tweeterdt)

    —¿De dónde vienes?
    —De la rúe.
    —¿Qué has hecho?
    —Mover los pinrelitos y lucir el establecimiento.
    —¿Me has sido fiel?
    —¡De nen!
    —¡Eres más gracioso!… (Abrazándole.)
    —Oscila pa otro lao, que atosigas. (Rechazándola.)

  • No más para decir que yo aprendí a manejar en Cusco pero allá no tenía vehículo propio. Sólo una vez pedí prestada una Ford de esas que le llaman rancheras para llevar a mis padres a visitar Sibinacocha que es una laguna muy famosa. Y con la altitud se paró a 50 kilómetros antes de llegar y tardó seis horas en llegar asistencia. Así que casi de noche tuvimos que regresar sin ver la laguna y fue tan caro el viaje que ya no más quise manejar. Luego en España si he tomado alguna vez el auto pero ustedes conducen como locos y me da mucho miedo y creo que ya no quiero volver a manejar más.

  • Baroja, en general, no gusta al público, porque no les gusta a las mujeres y no se debe olvidar tampoco que el público (igual el masculino que el femenino) lo forman las mujeres, ya personalmente, ya arrastrando al hombre tras sí. En arte cotizable nada que no guste a las mujeres da dinero; y a la inversa, todo lo que gusta a las mujeres da dinero. Hablo, naturalmente, de la mujer corriente, no la seleccionada, que es una minoría inapreciable. Y no hay que olvidar tampoco que eso de que la mujer es la sensibilidad es mentira. La sensibilidad lo es el hombre. La mujer –siempre en general– es muy bruta y tan extraordinariamente poco sensible que sólo reacciona de veras ante los sentimientos o pasiones muy burdos, muy elementales, muy reales: ejemplo, por todos, la maternidad. Pero lo sutil, lo insinuado, el matiz, la sugerencia –todo lo fino en suma– es masculino y anti-femenino y le resulta ingrato a la mujer. Baroja –lo mismo en el Shanti que en sus demás libros– no maneja nunca los sentimientos elementales, y si los maneja, al manipular con ellos, los transforma y les priva –refinándolos– de su elementalidad. Naturalmente, a las mujeres no les gusta Baroja y no les gustará, seguramente, el Shanti, en el que tú has conservado, con extraordinaria pureza toda la finura de Baroja, y al no gustarle a las mujeres no dará dinero. También a las mujeres (y al público en general por lo tanto) les repugna lo original, pues lo original también es –por esencia- antifemenino: y Baroja, en el Shanti y en todo, es original.

  • No me importa lo que piensasssssss
    siempre que te abras de piernassssssssss

    Es de una canción que estoy escribiendo, Gachí.

  • Bremaneur, cariño, no sea fastidioso ni provocador, y no me mente a Baroja en plan niño de la ESO que acaba su curso con una linda redacción sobre los autores de aquella España nuestra del 98 que no gusta a las mujeres

  • Brema, a este paso acabarás descubriendo el Corbacho del Arcipreste de Talavera, así que te lo pongo para ahorrarte unos siglos. Verás que ya está todo dicho y generalmente con más gracia y peor mala leche. Lo tienes en la Biblioteca Virtual Cervantes, pero también en varios PDFs que circulan por ahí.

    La Segunda Parte del libro está dedicada a las mujeres (dedicada a hablar mal de las mujeres, quiero decir) y la tercera es un resumen de astrología y teoría de los humores que le vendrá muy bien a Pachakusi, que según he visto en la página que ha enlazado es también del rollete astral.

    Segunda parte
    Aquí comienza la segunda parte de este libro en que dije que se trataría de los vicios, tachas y malas condiciones de las malas y viciosas mujeres. Las buenas en sus virtudes aprobando

    Capítulo I. De los vicios y tachas y malas condiciones de las perversas mujeres, y primero digo de las avariciosas
    Capítulo II. De cómo la mujer es murmurante y detractadora
    Capítulo III. De cómo las mujeres aman a diestro y a siniestro por la gran codicia que tienen
    Capítulo IV. Cómo la mujer es envidiosa de cualquiera más hermosa que ella
    Capítulo V. Cómo la mujer según da no hay constancia en ella
    Capítulo VI. Cómo la mujer es cara con dos haces
    Capítulo VII. Cómo la mujer es desobediente
    Capítulo VIII. De cómo la mujer soberbia no guarda qué dice ni hace
    Capítulo IX. Cómo la mujer es doctada de vanagloria ventosa
    Capítulo X. De cómo la mujer miente jurando y perjurando
    Capítulo XI. Cómo se debe el hombre guardar de la mujer embriaga
    Capítulo XII. De cómo la mujer parlera siempre habla de hechos ajenos
    Capítulo XIII. Cómo las mujeres aman a los que quieren de cualquier edad que sean

    Tercera parte
    Aquí comienza la tercera parte de esta obra, donde se trata de las complexiones de los hombres y de las planetas y signos, cuáles y cuántos son

    Capítulo I. De las complexiones
    Capítulo II. De la complexión del hombre sanguino
    Capítulo III. De la calidad del hombre colérico
    Capítulo IV. De la calidad del hombre flemático
    Capítulo V. De la calidad del hombre malencónico
    Capítulo VI. De cómo los signos señorean las partes del cuerpo
    Capítulo VII. De la cualidad del sanguino
    Capítulo VIII. Del colérico, qué disposición tiene para amar y ser amado
    Capítulo IX. De las condiciones de los flemáticos para amar y ser amados
    Capítulo X. De cómo los hombres malencónicos son rifadores

  • No más para decirle, señor Antonio, que no ofende el que quiere sino el que sabe. Las culturas indígenas andinas tenemos mucho conocimiento de los astros no más por pura altitud pues nuestros abuelos incas subieron a las montañas para hacer observatorios desde la antiguedad. Y tambíen por latitud pues estamos cerca del ecuador. Tal vez haya oído hablar del observatorio de Atacama donde han venido los científicos a aprender lo que sabemos por nuestros ancestros. En Occidente desprecian nuestro Lliupacha Yuyaychay pero es por puro desconocimiento y por no mascar coca.

  • Pachakusi, astros aparte: tiene usted un blog del inquismo corporativo que es genial. Lo he leído en plan voy conduciendo aunque mirando a un punto imaginario y fijo que tengo preocupaciones, pero con makí y chakí he despertado. Mucho mejor que somarro:

    «[…] los dos miembros superiores (maki) y los dos miembros inferiores (chaki), los cuales facilitan el movimiento y actividad del ser humano y nos permiten trabajar y ejercer buenas obras».

  • Nomás para decir que la señora Pachakusi tiene razón y que los indígenas ancestrales, además de poseer esos conocimientos cósmicos de los que habla, también prepararon unas pistas de aterrizaje para las naves estelares de los extraterrestres, que lo vi en una película de Erik Von Daniken.

  • Gachó, yo tampoco me di cuenta en la primera (y aceleradísima) lectura de lo de Tony Hunnicut el Perro, estilista del Daily North.

    Gracias, Martin Holmess, es lo más cerca que estaré de la gloria. Si cree usted que el personaje se merece un capítulo completo (siempre que no se trate de una violación en una celda) no me opondré.

  • Pues yo todavía estoy pensando en el descubrimiento que ha hecho Gacho de que Martín Holmes nos manda mensajes desde lo alto. A Pirata le ha respondido. Tenemos que aprovechar para mandare las buenas preguntas de nuestras vidas, yo creo. (Sin despreciar a Pachakusi; una segunda opinión, Pachakusi).

  • No más para decir que sólo un autor ha tratado hasta ahora la problemática indígena, que ha sido el señor Camarada Serguey, que ha hablado de las diferencias de las culturas entre alemanes y españoles. Y lo hizo con mucha gracia y espíritu positivo siguiendo la enseñanza que dice que la vida es tan corta que sufrir es pérdida de tiempo. Me gustaría que tratara más temas indígenas y si pudieran ser ancestrales. Mi autor favorito entonces de esta revista es el señor Camarada Serguey. Por la contra no me gustan los comentarios del señor Bremaneour y del señor de Cubaslibres que siempre son para sacar punta donde más duele. Pero debemos darles la oportunidad de enderezar su rumbo porque tal vez su violencia sea no más miedo a los ideales de los demás.

  • Anoche Holm me invitó a cenar y yo le di a cambio un poco de cháchara y algún mal consejo. Se levantó dos veces a mear durante la cena por ninguna por mi parte ya que gusto cumplir las normas que predico. Tomamos firme, un Riesling en honor de Brema y un vino de Alfaro en recuerdo de Bonnie.

  • Bravo, Marqués. Abrazo a los dos. Holmesss, resucita y di algo.

    Perroan, tengo una completísima biblioteca dedicada a la misoginia.

    Pachakusi, el camarada Sergei es un giliflautas. Tú hazme caso a mí. Guapa.

  • No más para desearles buenas tardes porque tengo que marchar. Les dejo un poema que compuse para ustedes para que comprendan el alma andina. Me costó mucho la rima pero lo importante son las verdades que dice porque siempre el mensaje es lo fundamental. Es para acompañar con la guitarra y la sanqa.

    ALMA ANDINA
    No más como la llama
    sube por la montaña
    y no se despeña.
    No más como la araña
    asciende por la rama
    de la planta huraña.
    No más como con uña
    el escalador araña
    la piedra de la montaña.
    No más como se prenda
    la planta a la pared
    y asciende extraña.
    Así el ancestral alma
    sube en la mañana
    como el cóndor vuela.

  • No sé que pensar, a lo mejor el señor Holmesss padece de priapismo y se entusiasma en su presencia, o tiene un problema de próstata, o en su baño exhibe unos manolos de colección con tacón de aguja años setenta, de sus tiempos, cómo quién guarda un goya o Cézanne, (que ya se sabe que el excusado es la habitación de la casa más concurrida, señor Marqués).

  • Trabajando, que alguien tendrá que pagar sus pensiones.
    Mucha lista de normas, y lo primero que hace es enseñarme una foto. Que conste.

  • No sé si han reparado que la propuesta de formar un grupo de chicas ha venido seguida de unos comentarios misóginos de baja intensidad ( mea culpa por el mío ) ( mea, del latín ) A nosotros nos pone nerviosos que ellas se junten, y a ellas les saca de quicio que se las agrupe. Por eso les gusta decirnos “sois todos iguales”: no soportan escuchar lo mismo de ellas.

  • No pude resistir la tentación de enseñar le una foto de Gómez que tengo, pero fue antes de empezar a cenar.

  • Si, Marqués, ya que estamos con cariñitos, he de reconocer que a mí me costó bastante quitarme de la cabeza tu glorioso post del Toro o Nada. Espero no haber de recurrir a un terapeuta para hacerlo.

  • Perroantuán: “que ya está todo dicho y generalmente con más gracia y peor mala leche. ”

    Esa sensdación me dejó la lectura de Las Junteras, de Aristófanes, escrita hacia el año 400 a.C.

  • Muchos no se cansan de decir que ya no tiene sentido hablar de derechas e izquierdas, pero yo veo esa diferencia en todo. Por poner un ejemplo, cuando se trata de coches, todos sabemos que el de derechas quiere un coche “como Dios manda”, y el de izquierdas, “sólo una máquina que me permita desplazarme”.

  • Preciso, el primero, a la vez que el coche, quiere comprar la imagen de un cochazo; el segundo, la imagen de una máquina que permite desplazarse. Los hombres no somos brutos, somos animales simbólicos.

  • Que el comprador pragmático compra la imagen de pragmatismo lo vengo notando cada vez que aconsejo a uno de ellos que le ponga al coche alerones y faldones para, gracias a la mejora de la aerodinamicidad, gastar menos combustible. Todos los aconsejados hasta ahora se han negado en redondo, espantados ante la idea de ser confundidios con un macarra.

  • Dicho esto, imaginen lo que puede pensar el redactor de los que, por ostentación, prefieren la lechera al sedán.

  • Muy interesante, Gengis. Yo, por ejemplo, me compraría un taxi con taxista. Como no me importa de qué marca, aunque prefiero que tenga sitio para estirar las piernas, y mi opción es básicamente pragmática, creo que en este tema soy de izquierdas.
    Menos cachondeíto, que suscribo plenamente su definición del hombre como animal simbólico. Solo que considero el coche un símbolo poco universal, me parecería mejor que nos fijáramos en los zapatos, por ejemplo (permanece constante la función de desplazamiento). Vale, ya sé que baja bastante el nivel.

  • Dicho todo lo cual, queda demostrado que aquí la que mejor lee es servidora.
    ¿Y por qué? Pues porque soy muy agradecida, por eso leo bien.
    Me levantaré muchas veces a mear en una cena, pero leo de que te cagas.

  • Sí, señora. Alfa-Romeo arriesga, y luego van los demás. Fueron de los primeros en ponerle retrovanguardismo a los coches, como el de la foto. Una osadía.

  • Procu, lo que quería decir yo precisamente es que lo pragmático de verdad es comprarse un Mercedes. Por muchos motivos; entre ellos, el de ser respetado allá donde vayas. Lo otro es vanidad, o política.

  • Marqués, me parece que en el listado ese de lo del hombre que se viste `por los pies, se olvidó de poner que un hombre que se viste por los pies no necesita que la novia le barrene por la retaguardia para poder darle al asunto como un machote.

    ¿No?

  • Puestos a obedecer la orden de no multiplicar los entes sin necesidad, ¿de qué nos sirve la realidad si ya tenemos su apariencia?

  • Yo siempre le quise poner un espoiler a mi Kadett 1.8i, el mejor coche que se ha cepillado el asfalto en España, pero no por ahorrar gasolina sino porque era un macarra. No lo hice porque no tenía perricas, y «a perricas, chifletes».

  • Brema, para mí que tú no querías ese suplemento para correr más sino para poder correr más (si quisieras), o sea, como has dicho muy bien, porque eras un macara.

  • Qué va, Gengis. Una vez puse el Kadett a 200 (en un momento muy poco macarra). Desde entonces, asustado por lo que podía hacer el bicho, conduje de una forma muy prudente. Me gustaba la estética macarra del coche con espóiler y los Calis a toda hostia en el arradiocasé.

  • Hombre Gómez, el barrenado ayuda, no nos pongamos exquisitos. Por cierto, vaya correctiva que se ha llevado el Barca. Esto me pone mas que lo que viene llamando una limpieza de bajos.

  • Eso quería decirte, Brema. Lo importante son las apariencias, la estética, que se vea que el coche puede correr mucho aunque nunca lo haga. ¿Hay algo más bonito que eso?

  • Aquí no se ha censurado nada, señorito Gómez. Por un malabarismo técnico, su comentario se ha ido a la entrada «Maneras de vivir». O quizá ocurra que usted lo ha escrito allí sin darse cuenta.

    Rogaría a nuestros simpáticos cañetes que no provoquen y que no se dejen provocar, porque parecen preadolescentes.

  • 17/05/2014 A LAS 00:51
    GENGIS KANT
    Eso quería decirte, Brema. Lo importante son las apariencias, la estética, que se vea que el coche puede correr mucho aunque nunca lo haga. ¿Hay algo más bonito que eso?

    Me ha hecho mucha gracia lo de los coches y las ideologías. Y sí, no hay nada más bonito que la estética. La estética bonita, claro.

  • Vale. Pido disculpas entonces por pensar que se me había censurado tan sólo por expresar una verdad palmaria.

    Lo de cañerte no lo acabo de pillar, pero lo tomaré por algo bueno.

  • La columna de hoy de Sostres en El Mundo es como una versión chuloputas de esta de hace unos días. A mí me ha parecido razonable que reconozca que cuando anduvo por la red sólo hizo el capullo. Pero no entiendo por qué cree que ahora en el periódico hace otra cosa diferente.

    ¡Ah, cojones, porque ahora cobra!

  • El Espai Kru de Barcelona y el Kayate Peorra de Bilbao, son los dos restaurantes que mas me interesan en este momento. El martes pasado estuve en el Espai donde caté unas cañaillas con alioli espectaculares. El plato era tan bonito, con cuatro grandes cañaillas sobre una gran alga y coronadas de espuma de alioli, que hice una foto y la colgué en el facebook de mi heterónimo Fernando Fernangomez. Esta foto, y no la de Gómez, fue la que le mostré a Holm, el cual me confesó que no había podido ir todavía al Espai y lo estaba deseando. Solo el crédulo y paranoide Gómez podría creerse la patraña de que el marqués pudiera sacar una foto suya en una cena.

  • Pues no hemos juntado dos buenas piezas, Marqués: un paranoico crédulo y un acosadorcillo, envidioso y muy cobarde. El día que hagan un casting en Tele 5 para un Gran Hermano en el asilo, nos cogen fijo.

  • Y dale con el santo Genaro y su parrilla. Que el de la parrilla fue San Lorenzo patrón de Ezcaray donde el Echaurren y sus caparrones con sacramentos, sus croquetas y sus mantas de Loewe.

  • 17/05/2014 A LAS 15:56
    BONNIE PARKER
    Y dale con el santo Genaro y su parrilla. Que el de la parrilla fue San Lorenzo patrón de Ezcaray donde el Echaurren y sus caparrones con sacramentos, sus croquetas y sus mantas de Loewe.

    ¿En serio?

  • 17/05/2014 A LAS 09:33
    SRTA. BELLPUIG
    Aquí no se ha censurado nada, señorito Gómez. Por un malabarismo técnico, su comentario se ha ido a la entrada «Maneras de vivir». O quizá ocurra que usted lo ha escrito allí sin darse cuenta.

    Rogaría a nuestros simpáticos cañetes que no provoquen y que no se dejen provocar, porque parecen preadolescentes.

    Es todo tannn lamentable. Intimidad, extimidad, y la maravilla de la polisemia de la palabra pantalla: a la que miramos, a la que comunicamos, en la que nos ocultamos.

  • Holmesss, por lo menos tan lamentable como que aquí, por ejemplo, una compañera intentara venir a charlar un día sí y otro también y la reinona de turno no parara de darle la brasa mientras ni Dios, usted incluido, decía ni mu.

    Si lo de ocultarse detras una pantalla por mí, ya le dije en una ocasión, que no digo ni una palabra de nadie aquí que no le diría si lo tuviera delante.

  • Gómez, no me toques los cojones, pregunto en serio. No recuerdo que el Marqués se metiera con nadie hasta esos extremos.

  • Lo de Batman y Robin, Bremaneur, lo decía por esto, que, si mal no recuerdo, fue la primera vez que hablamos; y, la verdad sea dicha, todavía hoy no sé a ciencia cierta qué pintabas en la conversación como no fuera acudir a una llamada de auxilio:

    marquesdecubaslibres |
    27 febrero, 2013 en 20:21

    Le he pedido a un joven colaborador que leyera el blog de Gómez y que me hiciera un resumen de su fuste literario. El sufrido lector le ha hincado el diente, nunca mejor dicho, a una entrada titulada El Perro. He aquí su informe:
    “Se trata de una historieta al estilo Disney muy del gusto de señoritas, invertidos y pichaflojas, categoría a la que parece pertenecer el autor”
    Cierto que el informe no es exhaustivo, pero lleva una recomendación terapéutica para el tal Gómez que también les traslado:
    “Recomiendo que se la aplique un correctivo en forma de enema con cánula rígida que el muchacho agradecerá”

    El link completo, que era bastante diver:

    robotb9.wordpress.com/2013/02/27/sobre-la-pena-de-muerte-25-por-gengis-kant-2robo

  • Entiendo tu inquina, Gómez, si la cosa viene de tan atrás. Yo no fui el «joven colaborador» del Marqués. E imagino que el «joven colaborador» del Marqués fue el propio Marqués, que parece mentira que no le conozcas a estas alturas. Me gusta cómo escribes y me apasionan muchas de tus entradas; la de hoy, por ejemplo (*), me parece soberbia. En fin, que llevo mucho trote en blogs (más de diez años) y sé de qué va lo del acoso, lo de las paranoias y lo de los pitos y lo de las flautas.

    (*) Formalmente impecable, le pongo un pero conceptual. Creo que daría para un debate interesante, pero paso de discutir (en el buen sentido de la palabra).

  • Impresionanteishon, lo único malo es que yo había comprado vinos y cervezas para aguantar hasta la final en Lisboa y me lo he terminado todo en el primer tiempo. Ahora me voy a ver una amiga stripper, que no sé qué me quiere.

  • Insisto, cómo es posible que Gabi y Raúl García no hayan sido llamados por el puto marqués. Tampoco entiendo que no se hable de la labor de Caminero.

  • Los mantras son mixtificaciones de cara a la galería. Todos los equipos los tienen: el partido a partido del Cholo, el som més que un club de los culets y esa amalgama basurienta del Madriz: el señorío, los piperos, el mourinhismo, etc.

    Felicito a los culets porque han hecho un partido limpio (gracias a un portentoso árbitro) y porque la grada se ha portado. Nada que ver con las semifinales de la copa del Rey, donde el combinado merengue hizo un alarde de trapacerías infectas que jamás olvidaremos la gente de ley y de orden.

  • Mire, Gómez, yo entiendo, pero aquí todo cristo ha recibido ostias, y algunas a mucha más altura y sin red. Por aquí anda una sujeta, sin ir más lejos, que habló de los “cuatro sucios judíos” que apestan el mundo. La cita es literal. Por no remontarnos más allá, a los meses centrales de hace un par de años en el blog de Jabois; quien lo leyó lo sabe. ¿Adónde voy? No se duela, saque el ábaco, eche cuentas sobre quién es de fiar y quién no; quién, además de tener criterio propio y sentido del humor, ser ocurrente, culto, fino de formas, rápido de cintura, es buena gente, y trace la línea. De aquí para allá los más, los conocidos virtuales; de allá para aquí, los que pasan a ser amigos reales. Las barras de bar no dan tampoco para mucho más

    ***
    Sí, amigo, aposté 50 a que nos sacaría del hoyo uno de nuestros centrales y encima fue el uruguayo!

  • No, Pirata, si no me duelo. Soy persona de muy pocos amigos (por tipo extraño, supongo) y estoy bien así; pero es un poco aquello que decía Chandler –o puede que Hammett–, de “si quieres líos yo nací donde los fabrican”. Para mi desgracia, si no lo hago así luego no duermo por las noches.

    Y por supuesto, le agradezco el consejo en lo que vale, Pirata.

    ***

    Tareixa, El Percherón Mortal es la novela detectivesca con la trama mejor planteada que he leído jamás. Sin rival. El problema es que, como era lógico por otra parte, resultaba imposible inventar un final a la misma altiura. Aun así, no es malo del todo.

  • Lo cual, por descontado, no quiere decir que no venga a aquí –supongo que como todos– simplemente a pasar un rato agradable y, a ser posible, sin complicaciones.

  • Cuando necesito “abrazos y mimos” los busco en un puticlub antes que en un purichat. Digo yo, vamos.

  • Otro de negros:
    Ahí señor, andamo a pásaro. (Dice Correas que así responde el negro que andaba fugitivo a monte al amo que le halló).

    Y este es de vizcaínos:
    Rey y reina obedecemos, ecétera no conocemos.

  • Ay, que me parto. Yo tenía un amigo en mi pueblo que pensaba ir a Barcelona con camisetas de la peña Fermín Cacho para cambiarlas por «mimos y abrazos» en las Ramblas.

  • Pues una vez conocí a una que decía ser de Guanajuato y como parecía algo leída le hablé de Jorge Ibargüengoitia. Se emocionó tanto que no más me cobró el servicio básico y se quedó toda la noche conmigo. Aunque gastaba de nombre de guerra Helda, me confesó que se llamaba Ernestina.

  • 18/05/2014 a las 04:08
    gachoinlowercase..
    ¿La sujeta soy yo? Porque es que me parto, vamos.

    ***
    Es que es muy divertido, y usted tiene un finísimo sentido del humor.

  • Paseando por el barrio del Born el viernes di con una calle escondida y sin salida, el carrer dels petons ( calle de los besos, preferiría no tener que ).
    Aparte de lo afortunado del nombre me llamó la atención ver que en un recodo había un portal al que se dirigía un tipo mostrando una tarjeta a un dispositivo al efecto. Se abrió un momento la puerta y me sorprendió vislumbrar un tugurio con aspecto de buen ambiente mientras el tipo entraba. En eso llegó otro, con el contrabajo a cuestas, y se quedó esperando: preguntado, me explicó que era un club de cannabis, sólo para socios, al que se accede si te presenta un socio, y al que iba a tocar jazz con su grupo por vez primera. O sea, parte del guión de Eyeswideshut en vivo y en directo.
    Entonces… igual les cuento otro día.

  • En el vaciado del Edificio España todo se va a hacer conforme a la ley. Hasta el propio Botín ha mostrado su disposición a cumplir la que permita vaciarlo.

  • Igual que confundo el verde y el azul, me cuesta distinguir entre el exterior y el interior de las cosas. Todo lo que veo dentro de ellas son superficies. Éste es el motivo de que en los edificios no distinga bien entre su vaciado y su derribo.

  • Exterior de (que no es lo mismo que exterior a):

    – Exterior absoluto: Lo que sólo podría verse desde fuera del universo.

    – Exterior (de una cosa): Lo que se ve desde fuera de dicha cosa.

    – Interior (de una cosa): Lo que se ve de ella entrando en ella. El problema es que no queda claro cuándo uno está totalmente dentro de ella, en el interior absoluto. Por si fuera poco…

    – Interior absoluto: No existe, porque, por más que dividas una cosa, lo que tendrás enfrente será una superficie que tapa un interior.

  • “Lo que Valenciano estaba diciendo era frecuentemente falso, casi siempre inexacto y nunca podía esquivar un dejo sórdido. Todos los ángulos de la demagogia quedaron expuestos en su intervención inolvidable. Yo sufro mucho oyendo a la gente de izquierdas. Lo hemos comentado alguna vez. Cuando tú y yo, de jóvenes, elegimos la izquierda fue, por encima de una elección ética, una elección intelectual. La demagogia y la brutalidad intelectual eran de la derecha. Eran, exactamente, aquellos garbanzos de Fraga Iribarne, que casi me hacen odiar mi plato preferido.

    La izquierda era una limpieza. Una superioridad intelectual. Una paradójica aristocracia igualitaria. Yo oigo hablar a Valenciano y siento mi juventud maltratada. No aspiro a que sea nada más que un asunto personal. Comprendo que la mayoría de las personas se queden impávidas cuando Valenciano saca su eslogan de garrafón: Una Europa con rostro humano. Pero yo me convulsiono, claro. El socialismo de rostro humano fue aquella reivindicación ¡humanísima! de la Primavera de Praga que se proyectaba sobre la dictadura comunista. El que ahora los socialistas pretendan proyectarla sobre la comunidad de hombres libres que es Europa supone una aberración histórica y semántica difícilmente soportable. Y metaforiza con crueldad el camino de bullshit y de incoherencia que ha adquirido aquel proyecto que pretendió emanciparnos, no sólo de la pobreza, sino también de la idiotez.

  • Kant “era un pequeño homúnculo agradable para chismear un rato pero totalmente ciego ante la verdad”, cita hoy en su artículo MVLL. Un interesante artículo, apresuradamente terminado supongo que por razón de espacio.

  • Primera corrección:

    Dos categorías espaciales:

    1. Exterior de (que no es lo mismo que exterior a):

    1.1. Exterior absoluto: La parte del universo que sólo puede verse desde fuera del mismo. El problema es que nadie -ni siquiera Dios- puede estar fuera del universo, porque donde se halle ese observador, allí ha llegado el universo.

    1.2. Exterior (de una cosa): Lo que sólo puede verse de esa cosa desde fuera de ella.

    2. Interior de:

    2. 1. Interior (de una cosa): Lo que se ve de ella entrando en ella. El problema es que no queda claro cuándo uno está completamente dentro de ella, en su interior absoluto. Por si fuera poco…

    2. 2. Interior absoluto: No existe, porque, por más que dividas una cosa, lo que tendrás enfrente de tus narices será una superficie, que, como hacen todas, tapa un interior.

  • El idioma español ha hecho muy bien distinguiendo entre ‘exterior de’ y ‘exterior a’, pero también ha hecho muy bien no viendo la necesidad de aplicar esa distinción a ‘interior’. Es inútil, aunque yo la use ahora con fines circunstanciales, la idea de las múltiples superficies que esconde todo interior, todas las que quedan por el lado de dentro de la superficie, una vez decididos a traspasarla. No tiene mayor importancia, y por eso no hay que tenérselo en cuenta, que nuestro idioma diga ‘interior de’ donde debería decir, por analogía con exterior, ‘interior a’, o sea, todo lo que queda más allá, por el lado de dentro, de la superficie.

  • Que ganes la liga por las torpezas de otros y a base de leña al mono, no empece para que te cages los dodotis cuando salgas al estadio Da Luz en Lisboa.
    Hay que ser un ‘grande’ para llevarte la Copa de Europa y al Atleti le falta un hervor.
    Aparte de que no controla los despachos.

    [P. D. Mi padre era del Atlético Aviación].

  • La cosa se me empieza a ir de las manos al no saber dónde empieza el interior del edificio, si detrás del cristal o detrás de la superficie exterior del cristal.

  • 18/05/2014 A LAS 18:15
    SR. VERLE
    Que ganes la liga por las torpezas de otros y a base de leña al mono

    De qué vas, chaval.

  • Escribe Jabo denuevo sobr ele crimen de León. Sobre la casa de la hija de la asesina, concretamente, esto:
    “La construcción se terminó poco antes de la crisis y costó vender los pisos, al punto de que una vecina que vivió sola durante un tiempo celebró la llegada de nuevos inquilinos como si de Livingstone se tratase. ”

    ¿No se refiere, en realidad, a Stanley?

  • No me escandaliza en absoluto que se rebaje el nivel de protección del Edificio de la Plaza España si con ello se consigue su reocupación y su mantenimiento conservando sus principales señas arquitectónicas. Estoy harto de ver cómo se caen a pedazos o arden edificios protegidos por un exceso de celo de los servicios de patrimonio. Y de ver cómo se imponen a los propietarios exigencias que sólo pueden cumplir los millonarios, lo que acaba siendo otra forma de desalojo de los menos pudientes.

  • Dadas todas esas premisas -el deseo de que no se cierre, de que no se vayan los pobres, de que no se caiga poco a poco o arda…- está justificado incluso derribarlo. Sin olvidar que posiblemente el sustituto sea mejor.

    Pero, si se decidió declararlo monumento, que tiene que ver con memoria, hay que asumir que a los monumentos no les queda otra que conservarse tal cual o convertirse en ruinas, monumentales por supuesto.

  • Podemos pensar que es bueno reformar una empresa que siempre ha dado beneficios para que dé más; también, que es bueno derribar un inmueble si el que lo sustituya será mejor -por ejemplo, mejor integrado en su medio, con un aire más antiguo-. Pero también tenemos que pensar si es lo mejor andar siempre buscando lo mejor. La tranquilidad y la memoria cuentan.

  • Una de las consecuencias más nefastas del “estado de las autonomías”, más aún si cabe que el despilfarro de recursos y la formación de elites corruptas y sus clientelas, ha sido la creación de clichés regionales, la aniquilación de la riqueza cultural local. Las autonomías más enfermadas del virus del nacionalismo han sido las principales víctimas; pero hasta las zonas más mestizas y descreídas del país se han resentido. Así Andalucía, donde la inmensa variedad de folclores ha quedado reducida al cliché hegemónico de las sevillanas y el Rocío, las manifestaciones privilegiadas desde la Junta. Porque era necesario que cada autonomía, en el juego impuesto por las nuevas reglas, vendiese un paquete identitario, y la única forma de reducir una identidad a un tamaño lo suficientemente delimitado y homogéneo como para intercambiarlo en la arena política pasaba por desnaturalizarla.

  • Muy mal esto:

    “Dadas todas esas premisas -el deseo de que no se cierre, de que no se vayan los pobres, de que no se caiga poco a poco o arda…- está justificado incluso derribarlo.”

    Si lo derribamos, nos cargamos esas cosas que justificarían dicho derribo.

  • Una obra puede declararse monumento y, al mismo tiempo, ser reformada. La declaración de monumentalidad no implica que se convierta en intocable. De hecho, la mayor parte de los monumentos antiguos necesitan ser estabilizados y reformados para seguir en pie. Fíjense, por ejemplo, en esa Catedral de Santa María de Vitoria, que está siendo “recuperada” minuciosamente y en directo para goce y disfrute de los miles de visitantes que han podido ver en directos sus obras de “restauración”.

    Por lo demás, hay diversos grados de “monumentalidad” o por decirlo con más exactitud, de protección del patrimonio. Se pude proteger un patrimonio hasta de los posibles visitantes, cerrándolo a cal y canto, como la mayoría de las cuevas prehistóricas o dejándolo enterrado tal y como se ha descubierto.

  • Tiene razón AE. A quién se le ocurre leer en un debate político, y encima televisado, sabiendo que la lectura hay que reservarla para las ocasiones serias, como la presentación de un trabajo científico, en las que no leer es una muestra de poco respeto a los colegas, algo así como cifrar lo que puede tener de convincente la demostración un teorema en los aires faranduleros y jacarandosos del artista matemático.

  • Perro, no me convence del todo su firme sensatez. Hasta qué punto puede reformarse una cosa sin convertirla en otra es uno de esos problemas intratables que tienen que ver con el uso, y el abuso, de los conceptos de identidad y diferencia.

    La verdad es que una conservación a ultranza de los monumentos no es deseable. No transmitiría la idea de paso del tiempo que va unida al efecto nostálgico propio de todo monumento. Es mejor estropearlo un poco.

  • Por ejemplo, dice usted que “la mayor parte de los monumentos antiguos necesitan ser estabilizados y reformados para seguir en pie”. Pero me pregunto si sigue en pie el monumento que ha sido sometido a cambios, quiero decir, lo que tenía de propiamente monumental el monumento que ha sufrido esos cambios.

  • También es verdad que hay que plantearse si tiene mayor importancia respetar los monumentos. A mí me gusta mucho aquella moda restauradora que no le hacía ascos a intervenir sin contemplaciones a la hora de reformar un edificio. Uno de los ejemplos más señeros de aquella tendencia es la reforma que hizo Carlo Scarpa del Museo de Castelvecchio, en Verona.

  • De Gómez:

    Lo más bonito que me ha dicho una prostituta fue: “Me parece que te estás poniendo los calzoncillos al revés”.

    Eso me suena al mejor Olmos, cuando no se empeña en hacer el bruto.