Ars Canendi

tosca1
Por Fernando García Alonso.

El crítico musical Arturo Reverter resulta opaco para mucha gente como consecuencia de la fama de Arturo P. Reverte y la confundidora existencia de los hermanos Martínez Reverte, uno de los cuales (Jorge) ha alcanzado fama como historiador pese a los pésimos libros que ha escrito. Así solo somos unos pocos los seguidores de Reverter “el Bueno” en su programa de Radio Clásica y menos los que hemos leído con pasión de estudiante su canónico El Arte del Canto (Ars Canendi), de igual nombre que su programa radiofónico, que fue publicado por Alianza en 2008.

La variación interindividual de la longitud y grosor de las cuerdas vocales, de la forma y tamaño de la laringe y de los impulsos que transmite el nervio recurrente, hace que no haya dos voces humanas iguales y que cubran todo el espectro armónico desde la mas aguda, la llamada “soprano ligera”, hasta la mas grave, el “bajo profundo” o tiefer bass (bajo negro), una voz rocosa de oscura sonoridad que suele adjudicarse en la ópera al verdugo. Vemos que la clasificación mas conocida de soprano, mezzo, tenor, barítono y bajo, resulta insuficiente cuando nos adentramos en el conocimiento del Ars Canendi. Por ejemplo, entre los tenores debe distinguirse entre ligero, lírico-ligero, lírico, spinto, dramático y heroico (heldentenor), este último muy apropiado para Wagner. Plácido Domingo es un tenor dramático y Alfredo Kraus un tenor lírico-ligero, es decir, nada que ver. La voz de Domingo es versátil y ha sido capaz de representar 150 papeles distintos en su carrera, llegando incluso a hacer papeles de barítono lírico. Kraus tenía un espectro menor e hizo poco mas de 20 papeles diferentes. Para los puristas como Reverter, Kraus es el mejor (publicó también en Alianza un excelente libro sobre él), mientras que se muestra muy crítico con Domingo, al que considera demasiado “comercial”.

Tanto el libro de El Arte del Canto como el de Kraus van acompañados de un CD que permite digerir lo expuesto. En su programa de radio se muestra muy didáctico, repitiendo una y otra vez las tomas para que el oyente pueda poco a poco ir profundizando en las diferentes voces. También ha dado unos cursos en el Real extraordinariamente detallados, a los que solo asistíamos señoras mayores y yo. Arturo Reverter tiene desde luego sus manías, como la ya comentada dualidad Domingo/Kraus, las cuales transmite a sus oyentes y lectores de tal forma que nos hacemos fanáticos de lo que él prefiere. Así, me hace sentir vicaria devoción por los que él considera los gigantes de la ópera: Tito Schipa, Elisabeth Schwarzkopf, María Callas, Mario del Mónaco, Carlo Bergonzi, Hans Hotter o Dietrich Fischer-Dieskau.

Comprenderán ahora que me sienta ofendido por no haber sido invitado todavía al programa Juego de espejos, cuando ya han pasado por allí unos cuantos “piernas”, incluido nuestro admirado escritor, aunque lego en música culta, Arcadi Espada.

******

Enhorabuena Martin Olmos

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓