Limónov

LimónovPor Fernando García.

Ya comenté aquí cómo Obama, en un detalle de dudoso gusto, tiene en su despacho una foto de Cassius Clay derribando a Sonny Liston. Putin, imbatible en el tema del mal gusto, tiene en el suyo un busto de Félix Dzerzhinski. Este amable personaje, nacido en la actual Polonia, fue el creador de la Checa (más tarde GPU, NKVD, KGB, hoy FSB), y su foto más conocida es aquélla en la que lleva a hombros el féretro de Lenin.

Limónov, tal como nos cuenta magistralmente Enmanuel Carrère en su libro así titulado, nació en Dzerzhinsky en 1946. Después de la muerte del chequista polaco en 1926, se impuso este nombre a muchas ciudades de la URSS. A «Édichka» Savienko, el verdadero nombre de Limónov, le tocó nacer en la de Ucrania, hijo de un suboficial de la NKVD.

Cuando en 1991 se desmoronó la Unión Soviética hubo un gran alborozo en Occidente, pero lo cierto es que el borracho Yeltsin se dejó arrebatar la riqueza del país (petróleo, gas natural…) por gente sin escrúpulos como Berezovsky, Gusinsky o Jodorkovski, que pasaron del día a la noche a ser multimillonarios mientras el pueblo seguía en la misma miseria que antes. En 1996 se celebraron elecciones y el todopoderoso Berezovsky maniobró para que Yeltsin fuera reelegido y pudiese continuar la fiesta en la gran casa de putas en que se había convertido Rusia. Alexander Dugin era un fascista visionario, hombre más de despacho que de acción, que se asoció con Limónov para crear el Partido Nacional Bolchevique (PNB) y presentarse a las elecciones. Al grito de «¡Stalin, Beria, Gulag!», reivindicaban su pasado glorioso. Sus enemigos naturales eran ahora Kruschev, Gorbachov, Soljenitsin, Sarajov o Rostropovich, esos traidores que habían denunciado el Gulag. Limónov era ya un escritor famoso que arrastraba el escándalo, pues en sus libros había contado sus experiencias en Nueva York donde se vanagloriaba de haber sido «enculado por negrazos en Central Park» o haber luchado al lado de Arkan en Serbia. Su novia era la reina del punk ruso y toda la juventud alternativa (los «nabols») lo tenían como a su ídolo. A pesar de ello Yeltsin ganó las elecciones y PNB quedó fuera de la Duma.

Llegaron las elecciones de 2000 y Berezovsky cometió un error histórico al buscar un sucesor complaciente para Yeltsin y pensar en un chequista desconocido, Vladímir Putin. «No es un águila, pero comerá de nuestra mano», vaticinó Berezovsky. Pero en pocos meses, el obsequioso chequista mandó al exilio al propio Berezovsky y a Gusinsky. Jodorkovsky por su parte trató de acercarse a Putin, pero éste tras una farsa de juicio lo envió a Siberia. El PNB no tuvo mejor suerte y fue ilegalizado. Limónov retó al Gobierno diciendo que entonces le obligarían a hacer política fuera de la ley. Putin, mientras acariciaba el busto de Dzerzhinsky, le respondió enviándole a la cárcel primero y a un campo de reeducación después. Dugin, mucho mas astuto, creó el Instituto de Estudios Estratégicos y lo puso al servicio de Putin, que compró la mercancía (averiada en mi opinión).

Si quieren conocer el pensamiento de Dugin, y de paso la visión geopolítica de Putin, pueden consultar Página Transversal. Como algunos saben, Arturo Marian Llanos es una persona muy cercana a mi familia desde hace 10 años. Él fue dilecto discípulo de Dugin, al que conoce bien al igual que a Limónov, aunque ahora se halle más cercano a la visión de Geidar Dzhemal, por lo que entenderán el interés que he tenido en leer el libro de Carrère. Desde luego, me hallo en las antípodas ideológicas de Arturo, Dugin, Limónov o Dzhemal, los cuales dicen pertenecer a una «casta milenaria de guerreros», mientras que yo, al parecer, solo soy un «liberal» al servicio del imperio.

Pero volvamos a la vida de Limónov. Tras cuatro años de encierro Putin decide liberarle, pues lo considera un nuevo Dovtoyevsky del cual esperaba que se hubiera reeducado. Así lo parece, pues se asoció al ajedrecista armenio Kaspárov para crear el movimiento Drugaia Rossía y presentarse a las elecciones de 2008. El resultado ya lo saben, no se comieron una rosca y se eligió a un sosias de Putin, el cual volvió a ganar las elecciones en 2012. Mientras tanto, Limónov, cercano a la jubilación, sigue haciendo posturas por Moscú.

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓