Edmundo Burke

Vibrant speakerspor Fernando García Alonso.

En Europa continental se considera a Burke como máximo exponente del pensamiento reaccionario. Su pertinaz oposición a la Revolución Francesa lo ha encasillado, por lo que han escaseado la traducción y difusión de sus textos. Los franceses se han ocupado de que ello fuera así. Sin embargo, los británicos lo siguen considerando un maestro del pensamiento y uno de los que mejor defendió los principios de la “Gloriosa” Revolución Inglesa de 1688. El fue un “whig” de toda la vida, aunque la fogosidad de su carácter le causó graves problemas dentro de su partido.

Edmundo Burke nació en Dublín en 1729, aunque a los 20 años se trasladó a Londres para estudiar leyes. Su fiebre literaria se hizo patente desde muy joven, codeándose enseguida con el círculo conocido como The Club , donde Samuel Johnson ejercía su magisterio. La política llamó a su puerta de la mano del marqués de Rockingham, líder de los whigs, del que Burke fue nombrado secretario en 1765. Al año siguiente obtuvo ya un escaño en los comunes.

Cuando en 1773 se produjo el Boston Tea Party, un acto de rebeldía de los colonos frente a la Corona Británica que consistió en tirar al mar unas partidas de té inglés gravadas con impuestos abusivos, Burke tomó las riendas de la batalla contra la independencia americana, la cual se produjo dos años después. Su entusiasmo y verbosidad defendiendo los valores de la Revolución inglesa frente a la francesa y la americana, produjeron unos textos que deberían ser de obligada lectura en los colegios. No es posible entender los problemas de la democracia sin haber participado en este debate.

Todavía tiene mayor interés su reflexión sobre cuál ha de ser el papel de un diputado que aparece en su famoso “Discurso a los lectores de Bristol”, el cual comento a partir de la traducción y edición publicada por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales en su libro Revolución y descontento. Selección de escritos políticos de Edmund Burke. Este discurso plantea la superación del concepto hasta entonces dominante de la representación de los diputados. Propone que las decisiones políticas deben adoptarse en beneficio del conjunto de la “Commonwealth” (el bien común del Imperio) al margen de intereses parciales de distrito, en este caso el de Bristol para el que había sido elegido. Este discurso lo hace en 1774, en plena crisis de la colonia americana que pretende tener representación efectiva en Wensminster. Burke les niega este derecho argumentando que en el Parlamento se representan los intereses del Imperio en su conjunto, no en los distritos o territorios que eligen representantes.

Al margen del interés de sus escritos, Edmundo Burke demuestra ser un magnífico escritor y un polemista de altura. Su verbo inflamado durante sus vibrantes alocuciones le dio fama de orador prepotente, un poco al estilo de nuestro FJL, y se le apodó al final de su vida como “the Irish Mad-man”. Quizás fue un lunático, pero la esencia de sus ideas ha traspasado la barrera del tiempo.

83 comentarios

  • Enmienda a la totalidad de la primera frase. Si hay que hacer un canon, De Maistre va el primero.
    En cuanto a la incorporación a los libros de texto, ya veo a la Rigau: “podemos ponerlo en el apartado Consecuencias de la Pérdida de Libertades Nacionales de Catalunya en 1714”.

  • (Me molestan esos dos “así” del primer párrafo. Mucho. ¿Este fanzine de amitos de las entradas no tiene editores?. Lastima, porque el caso es que el texto prometía ser harto divertido, una chirigota hecha prosa, vamos.)

  • La ilustración es extraordinaria, no tanto la Ilustración cuyos claroscuros nos mostró Burke. Gracias srta. Bellpuig.

  • Me resultó interesante lo que dicjeron del señor Burke para manifestar mi discrepancia. Los defensores del imperio no defienden a los puebolos indígenas y los gravan con impuestos y les roban las tierras de sus abuelos. Los pueblos de la Madre Tierra debemos de actuar como los colonos que arrojaron su te al mar, así debemos arrojar nosotros las semillas que quieren colonizar nuestras huertas. Así mantendremos la armonía del viento, el agua, el fuego y la tierra para donarla a nuestros nietos futuros. El señor Burke no lo entendió y esa fue la razón que perdió el imperio, porque no se puede ir contra la armonía de los pueblos.
    https://scontent-b-fra.xx.fbcdn.net/hphotos-ash3/t1/1800237_10152219244733934_687249407_n.jpg

  • Al final me decanté por la gravedad incontestable del Réquiem de Fauré para el soufflé de la cena, quizá como contraposición a la festiva muñeira con que había acompañado los chicharrones. Todo ello convenientemente regado con una sidra El Gaitero que me condujo a concluir el ágape bañado en lágrimas y pidiendo perdón por mis pecados a las vecinas.

    Hoy, urgen mis hard labours personales de rigor, esto es, penitencia, acto de contrición y propósito de enmienda.

  • Señorita Pachakusi, tiene que aprender usted a poner enlaces. Le envío un mensaje para que aprenda usted misma a crear un avatar. Gracias por su colaboración.

  • Ayer por la noche no había nada mejor que ver en la pantalla de plasma y el calabrés, aprovechándose de que yo había salido a correr y estaba en la ducha, enchufó The Dark Knight Rises.

    En 1790, Edmund Burke publica Reflexiones sobre la Revolución en Francia, en la que Burke critica al “liberalismo francés” y a los revolucionarios franceses con acidez y pasión, con el argumento de que tal revolución no va a servir para defender la justicia y que sólo va a crear, al estilo de Tocqueville, un despotismo blando y un reinado del terror.

    En la peli de ayer, Batman se pone el manto de Burke y se enfrenta a un nuevo grupo de revolucionarios con valentía y una comprensión de la naturaleza humana adquirida a través de la experiencia. Nolan nos hace ver a Batman como un símbolo de la capacidad de los individuos libres para luchar contra la corrupción y la tiranía de los que amenazan una forma de vida en la medida de lo que es justo.

    Edmund Burke es Batman.

  • Por lo que dice el marqués, Burke rechazó para el Parlamento el mandato imperativo, propio de las cortes medievales, y optó por el representativo, más congruente con el concepto, revolucionario en su momento, de la voluntad general. El triunfo del segundo ha sido casi total. Digo ‘casi’ porque hay gente de izquierdas que se muestra crítica con él. Es el caso de Julián Sauquillo, un filósofo del derecho al que siempre hay que escuchar con atención. (Google explica las dos formas de mandato.)

  • Pues miren, me ha gustado mucho la entrada, ha despertado en mi la curiosidad de la figura de Burke, que confieso apenas conocía.

    ( me está preocupando tener tanta empatía con el marques últimamente, es casi un agravio a mi nick). Me lo hago mirar.

    ****

    Adapts amor. Leí lo tuyo de anoche. Un besiño. La vida son pérdidas y encuentros.

  • Ánimo, Adapts.

    ***

    Me ha gustado mucho enterarme de lo del tea party (pensaba que era una fiesta), y estoy de acuerdo con Pachakusi en lo de que los indígenas catalanes y los colonos de buen corazón deberíamos hacer el calçot party

  • Srta. Bellpuig, es la quincuagésima vez que se lo decimos a la Payachusi. Yo propongo borrar todo comentario con enlace, hasta que aprenda.

    HISTORIAS DE LA INTRAHISTORIA

    Órale, me publicaron esta reseña en Turia. Un libro precioso ambientado en Soria.

    Creo que se me fue un poco la mano, pero la novela es de verás una joya.

  • Un día a la semana tomo pasta en Tramonti donde somos fijos y solitarios, en mesas enfrentadas y con horario tempranero, Pere Gimferrer y yo mismo. Le admiro como poeta y académico, cierto que su estado físico es catastrofico.

  • Muy bien Brema, progresa usted adecuadamente. Precisamente en esas tierras yermas dónde parece que nunca hay nada que contar, surgen esas voces poéticas, textos y escritores que relatan lo que la tierra y sus gentes susurran.

    Me ha conmovido. ( Jo, que blanda estoy, me temo estoy enamorada)

    *****

    Uy,lo puse en la anterior entrada. Nada, me hago copia y pego de mi misma.

  • Gracias a todos.

    Marqués, me declaro fan de sus textos chopsuey y le hago un encargo: Weber, el protestantismo y el capitalismo. Ayer vi un libraco tochaco que recogía todas las polémicas sobre el tema, editado recién por el FCE (y por 15 euros). Hay quienes sabemos valorar su concisión y su precisión.

  • A ver Bonnie, no comprendes que Gabinete Caligari son unos “desgraciaos” como ellos mismos dicen? No puedes contraponer esto a la sublime cita que nos trae Brema. No sé, pareces despierta pero te veo víctima del plasma y de un matrimonio aburguesado.

  • La reseña crítica de Bremaneur (yo, de mayor, quiero escribir como él) sobre el libro de Enrique Andrés Ruiz Los montes antiguos, los collados eternos, me ha recordado, también por el estilo, a Azorín (yo, en otra vida, querría escribir como él).

    (Edmundo Burke, Enrique Andrés Ruiz… el ritmo al que le ponen a uno deberes en este fanzine es inasumible).

    ((En fin, se hará un poder)).

  • A mí me encanta Reflexiones sobre la revolución en Francia (salvo en su antisemitismo patente): todas las revoluciones pueden leerse a su luz (salvo la americana, claro, que no fue exactamente etcétera).

    No conocía lo demás: gracias por la recomendación, señor García.

  • Ahora que llega el momento de envenenarse con hidratos de carbono y atontarse con el plasma,sigan mis consejos: cenen verduras y proteínas con un buen vino, escuchen Radio Clásica y charlen con su pareja o sustituto. Una botella de vino para dos y luego a la cama, ya saben.

  • marquesdecubaslibres 19 de feb de 2014 21:12

    Ahora que llega el momento de envenenarse con hidratos de carbono y atontarse con el plasma,sigan mis consejos: cenen verduras y proteínas con un buen vino, escuchen Radio Clásica y charlen con su pareja o sustituto. Una botella de vino para dos y luego a la cama, ya saben.

    ¿Si se siguen al pie de la letra estos sabios consejos se puede alcanzar también, como usted mismo, una parte (derecha) del cuerpo digna de un ganador de Gran Slam sin haber de dedicarle los treinta y cinco eternos años de espartano entrenamiento?

    Y, si se sucumbe a la tentación y uno se salta por ejemplo lo del plasma, o se bebe a hurtadillas un Kas de naranja en lugar del vino de rigor, ¿aun así sería posible modelar una musculatura acorde –cuando menos– con el físico de un colocador de boliche de torneo local de petanca?

  • ¡Ay! ¿Eso que escucho es un clavecín?, pues quizá consigamos romper el hielo Conso y yo, porque a mi con los clavecines me pasa lo mismo que con los cigüeñales de camión: Me ponen muy, muy BERRACA!!!!

  • Te has equivocado de interlocutor gaChi.veïna, para conversar y lo que surja, mejor la orgánica butifarra que el robótico consolador.
    Rescátala de entre las verduras sí aún estas a tiempo.

  • No sé que opinará al respecto nuestro gurú particular, pero en tiempos escuché a una damisela de largo recorrido comentar que trabar conocimiento carnal con una berenjena de considerable tamaño la había transportado a un universo multiforme de nuevas sensaciones.

    Ya lo dice la milenaria sabiduría popular: “Y para la nena, la berenjena”.

  • ¿Por qué no serán todos los artículos periodísticos por lo menos tan buenos como el de Álvaro Delgado-Gal? La suya, además de didáctica, es una forma de exponer muy honesta. Lo digo porque te facilita ver con qué no estás de acuerdo. Por ejemplo, a mí me permite saber que no estoy de acuerdo con esta explicación de la postura libertaria sobre el aborto:

    “El Locke del Segundo ensayo sobre el gobierno invoca la ley natural para declarar inalienables e intangibles tres haces de derechos: los que protegen la vida (contra el asesinato, la mutilación, la tortura, etc.), los que aseguran la libertad, y los que garantizan la propiedad (estate). Es muy importante advertir el pasillo que comunica el primer haz de derechos con el tercero. En esencia, Locke asocia la propiedad con el trabajo, y éste con el modo en que nuestros cuerpos, en sentido amplio, han de ejercitarse en la procura o fabricación de un bien. Un ejemplo. En un medio primordial, de población escasa y abundancia de recursos, ciertos bienes, sin ir más lejos, los frutos de un árbol, están a disposición del que quiera recogerlos. El fruto apropiable, sin embargo, no es, aún, un fruto apropiado; para que el fruto se convierta en propiedad, es preciso que alguien haga el esfuerzo de separarlo de la rama de que pende. Es este esfuerzo el que añade trabajo al fruto, y lo hace pasar, de bien intacto y mostrenco, a bien transformado y poseído. La propiedad queda identificada, en cierto modo, con una prolongación de nuestros cuerpos. La propiedad es trabajo corporal coagulado, y el que atenta contra la propiedad está atentando, a la postre, contra la integridad física del propietario.

    A la luz de este precedente remoto, se comprende mejor por qué, desde una perspectiva libertaria, el derecho al aborto ha de ser ilimitado. En sentido estricto, irle a la mano a la madre para que no aborte, sería impedir su libertad de movimientos; en sentido laxo, equivaldría a restringir su derecho de propiedad. Sería como decidir por ella qué destino hay que dar a su casa, su ajuar o su dinero.”

    Esta exposición del señor Delgado-Gal no creo que se ajuste al libertarismo. La razón libertaria a favor del aborto sin restricciones se basaría, según el comentario, en la consideración del feto como una propiedad de la madre, una propiedad -se supone- análoga a la fruta que la madre podría coger del árbol. De esa fruta de la que se apropiaría mediante un trabajo ha quedado dicho que podría ser vista, en el caso de que fuera cogida, como una extensión de su cuerpo porque sería mediante éste como se la apropiaría. Podemos decir, pues, que la fruta sería una extensión mediata, no inmediata, de su cuerpo. En sí misma la fruta no es una prolongación de la madre.

    En realidad, para el libertario el feto es más bien una propiedad inmediata de la madre (lo que no quiere decir que el nacido le parezca una propiedad mediata, como la fruta; no es propiedad de ningún tipo porque -al menos según el libertario normal- es una persona desde que ha nacido). Llamando el feto propiedad inmediata de la madre quiero decir simplemente, aunque de una forma rigurosa, que el feto es una parte del cuerpo materno. Ahora bien, de su propio cuerpo la madre, más que propietaria, es -por decirlo de algún modo- dueña. Él es el cuerpo de ella, pero no su propiedad. Si lo fuera, además de darle órdenes, ella podría venderlo.

    Puede decirse que señor Delgado-Gal ha mezclado sin razón distintas formas de ‘propiedad’: la de ser propiedad de, como le ocurre a cualquier ajuar, la de ser parte de, como el feto en relación al cuerpo materno, y la de estar subordinado a, como el cuerpo al alma, o al yo.

  • El feto es propiedad de la madre, en cuanto que forma parte de su cuerpo.
    El niño ya no.

    No se puede obligar a una mujer a parir, como tampoco se la puede obligar a abortar.
    No necesito leer más artículos al respecto. En mi vida he pasado de ser una radical para que abortar estuviese prohibido, a ser una tolerante del aborto libre.
    A Gallardón, el deudor del Opus, le está saliendo el tiro por la culata, porque ya estaba la cosa en paz con la ley de plazos y supuestos (aunque había médicos objetores de conciencia a los cuales habría que haberles quitado la plaza en la función publica), y ahora lo que ha conseguido es que se remueva la idea y/o condicion del derecho al aborto libre, sin condiciones.
    ¿No quieres caldo?: dos tazas.

  • Srta. Bellpuig 19 de feb de 2014 21:51

    Señorito Juli0. Se le informa de que su correo es el hotmail, no el hormail. Que luego pasa lo que pasa.

    Gracias, Srta. Bellpuig, es usted un sol.

  • Enviado el 20/02/2014 a las 08:14

    Srta. Bellpuig 19 de feb de 2014 21:51
    Señorito Juli0. Se le informa de que su correo es el hotmail, no el hormail. Que luego pasa lo que pasa.

    Gracias, Srta. Bellpuig, es usted un sol.

    Lo soy. Pero revise usted la dirección de correo en ese ordenador, tableta o teléfono desde donde ha enviado el mensaje anterior. Ahí es donde tiene puesto el hoRmail.

  • Salgo hacia Bucarest en Tarom. Primera decepción, la nave no es un Tupolev sino un Boeing. Veremos si el lujo a bordo es como en aquel tren donde Ceaucescu homenajeaba a Pasionaria.

  • He presenciado la manifestación menos numerosa de mi vida. 27 personas , con sus banderas, megáfono, y tal, recorriendo la Gran Vía de Bilbao cortada al efecto a paso lento, con profusión de poli municipal por delante y por detrás.
    Una consigna que he entendido acababa en no nos toques el bolsillo.

  • ¡Anda! No imaginaba al marqués viajando en vuelos baratos y con una compañía rumana, de vuelos, aclaro.

    Se nos va a poner más enfermo y luego tendremos que sufrirlo todo quejumbroso

  • Es que hay que estar muy puesto para hablar de Burke.
    Yo en un principio y al estar alienada por el plasma, pensaba que nos iban a traer a Edmund Burke, el personaje de Perdidos, pero ya vi que no, que no.

  • Excelente atención en el vuelo,un festival de vinos de varietales rumanas. La feteasca blanca y la negra son muy interesantes. La primera produce blancos frutales y un poco pasados de evolución. El tinto con un poco de merlot es muy aceptable. El pinot noir rumano es muy sorprendente. Para ser un vuelo “barato” no ha estado nada mal. El viaje de casi 4 horas se me ha hecho corto.

  • Srta. Bellpuig 20 de feb de 2014 11:57

    Enviado el 20/02/2014 a las 08:14

    Srta. Bellpuig 19 de feb de 2014 21:51
    Señorito Juli0. Se le informa de que su correo es el hotmail, no el hormail. Que luego pasa lo que pasa.

    Gracias, Srta. Bellpuig, es usted un sol.

    Lo soy. Pero revise usted la dirección de correo en ese ordenador, tableta o teléfono desde donde ha enviado el mensaje anterior. Ahí es donde tiene puesto el hoRmail.

    Es Pc (con perdón), Miss Bell, y la errata se ha adherido cual garrapata al cajetín y no sé si voy a tener que corregirla/fumigarla cada vez. En cualquier caso, espero no volver a incordiarla más. ¡Gracias!

    (Hablando de Pc… y de pantallas, hace días me reí mucho yo conmigo mismo, porque de resultas de la compra de un televisor grandote para el salón me regalaron otro de 32 pulgadas que ha ido a sustituir al que teniamos en el dormitorio y éste, a su vez, me lo he traído a mi cuarto de “trabajo” y lo he puesto casi al lado de la pantalla del ordenador, para poder ver la tele al tiempo que blogueo. ¡Comienza a tomar forma la fantasía tarexiana del sótano umbrío lleno de monitores! pensé. Ahora solo faltaría conseguir algunos más, cerrar a cal y canto las contraventanas del balcón y poner el humidificador a toda pastilla, para hacerla casi real.)

    ((Lo que no haga uno por una dama…))

  • Vaya hombre… Ahora, después de cuatro meses, descubro que el ratón tiene dos botones escamoteados para navegar Atrás y Adelante. Siempre descubriendo el Mediterráneo por no leer las instrucciones.

  • Aquí en las tierras valencianas, comienza a olerse la llegada del ruidoquenocesaráhastaelpróximoinvierno y del calor. Mis dos pesadillas.

    Menos mal que también he vislumbrado las primeras tetazas de la temporada, queriendo asomar de un escote tempranero.

  • Camino de Brasov en un Skoda al que le suena la transmisión cual carro de combate. Carretera siniestra y chófer que me castiga con música “dance”.

  • Tengo muchos desasosiegos con esas aventuras del marquesín por tierras inhóspitas, ni siquiera tuve tiempo de calcetarle unos patucos. Pongo unos cirios a San José de Cupertino.

    (Patrón de los pasajeros de avión, pilotos y astronautas)

  • Solicito paso para cruzar el Checkpoint

    SOY TORPE Y NO APRENDO A PONER LINKS

    antiestéticamente.

    ‘Un cielo así, un cielo delicado y en las murallas,
    lirios cincelados, escudos, leones y
    SALVA NOS DOMINE VIGILANTES
    CUSTODI NO DORMIENTES
    en el dintel del pórtico.
    En el patio del castillo…’ y etcétera.

  • Al hablar de una actitud socialista ante el aborto, el señor Delgado-Gal opina que hay una tensión -no llega a hablar de contradicción- entre la idea de que la propiedad privada debe quedar subordinada a la común y la de que el feto es propiedad exclusiva de la madre. A su juicio, los socialistas salvarían este escollo con la siguiente distinción:

    “Tesis 1: en tanto en cuanto forma parte del cuerpo materno, el embrión es propiedad de la madre y no de la sociedad. Tesis 2: a despecho de que se acumula riqueza trabajando, y de que son nuestros cuerpos los que trabajan, la riqueza pertenece a la sociedad y no al individuo (o pertenece al individuo sólo en determinado porcentaje). Cabría formular lo mismo mediante una perífrasis no carente de interés. El cuerpo de la madre se expresa gestando embriones y también trabajando. Lo que se desprende de la primera actividad no es susceptible de socialización. Sí, sin embargo, lo que resulta de la segunda. Esto, de nuevo, no es contradictorio. Pero suena raro. En cierto modo, los socialistas han adoptado el lenguaje y la lógica libertarios, pero se han detenido antes de aplicarlos hasta el final, entiéndase, más allá del instante en que se verifica el alumbramiento.”

    No se entiende bien en qué consiste exactamente la lógica libertaria que los socialistas no aplica hasta el final. Una cosa al menos sí ha quedado clara: esa lógica obliga a pensar lo mismo del que aún no ha nacido y del que ya ha nacido. A partir de aquí hay que conjeturar.

    ¿Consiste esa lógica en seguir considerando al alumbrado una propiedad nada más que de la madre? No parece, sobre todo si tenemos en cuenta que el feto sería una propiedad en virtud de su condición de parte de la madre, cosa que cuesta decir del nacido. Es cierto que una parte puede estar separada espacialmente de las otras partes del mismo todo, pero no de éste. El único modo de aplicar las categorías de todo y parte a la madre y al parido pasaría por concebir a él y a ella como partes de un todo (de dos partes, naturalmente), pero no al hijo como parte de la madre. Huelga añadir que la madre, una parte, no puede ser dueña del hijo, la otra parte, con lo que queda probado que la lógica libertaria, si es que es lógica, no permite trasvasar al nacido la condición de parte de la madre que el libertario atribuye al no nacido.

    ¿O, al revés, el libertario no admite que el feto sea una propiedad -porque niegue, por ejemplo, que una parte sea propiedad del todo- y, en continuidad con lo anterior, tampoco admite que el nacido lo sea? El problema en este caso es que son distintas sus razones para negar que ninguno de los dos es una propiedad. Y, si son distintas las razones, no se da la continuidad que se nos ha dicho que caracteriza a esa lógica.

    Una nota al margen:

    Ya dije que la madre es dueña de su cuerpo, y por tanto, según los libertarios, de la parte de ese cuerpo que llamamos feto; pero no es propietaria. No lo es en el sentido económico en el que habló más arriba el señor Delgado-Gal (tampoco lo es del nacido, pero en este caso la razón que dan todos es que se trata de una persona). ‘Propiedades’ son las cosas (no las personas) ganadas, en primera o lejana instancia, por el trabajo. Sólo de éstas pude decirse que son (mejor dicho, que son susceptibles de ser) propiedades privadas o públicas. Así veo la división buena.

    Espero no haberme embarullado mucho.

  • Vale Gengis. Rectifico:
    El feto es propiedad de la madre La mujer embarazada* es dueña del feto, en cuanto que éste forma parte de su cuerpo>/strike> del cuerpo de aquella.
    DEl niño ya no.

    (*): Porque claro, propiamente, una embarazada tampoco es una madre, a no ser que haya parido con anterioridad (anterioridad no es una persona, si lo fuese, habría que haber escrito su nombre en mayúscula), en cuyo caso lo sería no por el embrión que lleva dentro, ya que en ese caso la característica que le otorga es la de embarazada, sino por el/hijos parido/os con anterioridad (que, insisto, no es una persona). Así, podría ser una embarazada madre o madre embarazada de nuevo, que decide abortar porque es dueña de su embrión.

  • No, no, no, ¡lo del asterisco no debe salir tachado!

    (*): Porque claro, propiamente, una embarazada tampoco es una madre, a no ser que haya parido con anterioridad (anterioridad no es una persona, si lo fuese, habría que haber escrito su nombre en mayúscula), en cuyo caso lo sería no por el embrión que lleva dentro, ya que en ese caso la característica que le otorga es la de embarazada, sino por el/hijos parido/os con anterioridad (que, insisto, no es una persona). Así, podría ser una embarazada madre o madre embarazada de nuevo, que decide abortar porque es dueña de su embrión.

  • Jodeeeeeeeer:
    “La mujer embarazada* es dueña del feto, en cuanto que éste forma parte del cuerpo de aquella.
    Del niño ya no (no es dueña)”

  • Cena en casa de Ion Tiriac, quizás algunos recuerden a Nastase&Tiriac. Los pecios del imperio austro-hungaro están presentes en Brasov. Su palacio está preñado de los mejores vinos y de bellas odaliscas. Me retiro agotado al balneario. Una absurda estancia de 500 metros cuadrados me contempla. Al fondo resuenan las bombas en Kiev. Griegos, turcos, rumanos, moldavos y ucranianos han sido mis interlocutores. Me duermo….

  • “Porque claro, propiamente, una embarazada tampoco es una madre, a no ser que haya parido con anterioridad (anterioridad no es una persona, si lo fuese, habría que haber escrito su nombre en mayúscula), en cuyo caso lo sería no por el embrión que lleva dentro, ya que en ese caso la característica que le otorga es la de embarazada, sino por el/hijos parido/os con anterioridad (que, insisto, no es una persona). Así, podría ser una embarazada madre o madre embarazada de nuevo, que decide abortar porque es dueña de su embrión.”

    Ga.cho, hágame caso si le digo que eso sí es una tontería.

  • Gacho, no eres la primera persona que parodia mi estilo perogrullesco; pero deberías pensar que quizá no es tan fácil como piensas atacarme por aquello a lo que juego conscientemente y sabiendo por dónde me meto y hasta dónde debo llegar. Una cierta experiencia me permite, entre otras cosas, prever mofas como la tuya.

  • Una variante de una tautología a la que vuelvo una y otra vez desde que caí en la cuenta de la enjundia legal que esconde se puede formular así:

    Dice Delgado-Gal que “separar a un nasciturus del seno materno no equivale a un asesinato”. Pues claro que no. Cómo va a ser un asesinato si, a pesar de esa separación, nacerá.

  • Del integrista dice Delgado-Gal que “equipara el huevo impregnado con una persona”. Líneas abajo precisa que “que la actitud del integrista no se deriva meramente de una composición de lugar especulativa sobre la naturaleza del embrión. En Occidente al menos, el integrismo está instalado en una vieja tradición católica que es útil conocer y que ayuda a aclarar algunas cosas”. Esa tradición se habría cebado con el “sexo recreativo”.

    No estoy de acuerdo con que la apelación al antierotismo cristiano aclare nada en el debate sobre si el huevo es o no es persona. Que se mire con malos ojos el aborto por el temor a que ayude a una mayor “banalización” del sexo es, a la hora de decidir si es un crimen o no, una anécdota irrelevante. Como tal, sobra.

    Por suerte, el escrito de Delgado-Gal no es de aquéllos, casi todos, en los que los propios argumentos son eso: anécdotas que no vienen a cuento.

  • A ver si lo he entendido, Gengis:
    1)”Espero no haberme embarullado mucho”, lo has dicho entonces con falsa modestia y en realidad esperabas reacciones como las de Tareixa.
    2) Tu puedes soltar un discurso sobre la diferencia entre el uso de la expresión “ser propiedad de” y “alguien es dueño de” cuando casualmente soy yo quien ha utilizado esa expresión, pero yo no puedo molestarme.
    3) Tú puedes jugar a escribir 122 palabras Pa dir “panera” porque ese es TU juego, pero los demás no podemos jugar a eso, porque tú eres un profesional y los demás no.
    Y 4), pues no, no es ninguna tontería cuidarse de no utilizar la palabra “madre” si la mujer no ha parido o -ahí si admito mi fallo pero tú no lo has corregido- no ha adoptado.Y mucha menos tonteria todavia si la mujer pretende abortar (tú no puedes entenderlo porque no eres una mujer)

    La próxima vez que estés estreñido y/o bajo de azúcar, mejor no comentas nada, al menos a mí.
    Buenos días.