Rutas transatlánticas

PanchoVillaPor el Camarada Sergei.

El viajero sube al avión, baja del avión, sube a otro avión, baja del avión y ya está en México. Le hubiese gustado viajar en barco, que es como Josep Pla y Ramón Pérez de Ayala dicen que hay que hacerlo. Pero para eso hay que tener mucho tiempo y una pasión como la de Pla. Viajó en un mercante durante cerca de un mes, con casi ochenta años, para acostarse desnudo junto a un antiguo amor en una casa llena de animales que lo dejaban todo lleno de excrementos. El viajero parará en sus ires y venires en una casa semejante, aunque en mejores condiciones que Pla. Éste aguantó un clima caliginoso y húmedo y le aguantó un marido, cornudo consentido, contrahecho y de Soria, con el que iba a hacer recados. El viajero no sabe muy bien por qué va a México. Tiene un objetivo y un plan, entrevistas concertadas, horarios de apertura de archivos y bibliotecas, nombres y teléfonos. Pero no sabe lo fundamental, y es qué le mueve a viajar a México cuando podría pasarse sin hacerlo y apañar su trabajo con unas pinceladas gruesas.

Pese al sinsentido de su marcha, el viajero observa. Una larga cola en los mostradores de las líneas aéreas finlandesas, por ejemplo. Hace cálculos rudimentarios para averiguar cuántas de las personas que la forman se suicidarán antes de un año, pues tiene entendido que el porcentaje de suicidios es extraordinario en ese país. También se regala la vista, mientras toma un café, con una chica alta de cabellera umbrosa. Morena de ojos claros, cejas largas, labios prominentes, rusa. Está a punto el viajero de pedirle matrimonio, pero esa chica fabulosa exuda tragedia en su mirada, por lo que decide buscar alguna otra mujer que aparente lo que él busca en realidad: que le traigan la cerveza de la nevera mientras ve los partidos del Aleti. Sin rechistar, con gusto. El viajero no la encuentra porque se entretiene observando a un grupo de viajantes. La mayoría son catalanes, pero hay un holandés, uno que parece de Madrid y otro extranjero que habla un español perfecto con esa jactancia léxica que usan algunos de esos avezados. Son empresarios de medio pelo, algunos subalternos. Viajantes, como queda dicho. La presión laboral, la tiranía del dinero, el temor al fracaso, les ha cincelado una cara poco propicia a la belleza del mundo. Parecen perturbados, capaces de las mayores sevicias por unas monedas o unos segundos de placer. Tienen pinta de beber cubatas en vasos de tubo y frecuentar garitos del puterío contándose entre ellos historias verídicas, como la de aquella orgía en una finca donde uno terminó chupándosela a un enano de jardín. El decano de ellos tiene todo el aspecto de envilecer mujeres sin quitarse el traje, ellas arrodilladas mientras él se vacía al minuto escaso entre espasmos y un poco de baba. También observa el viajero a un empresario alemán calvo, gordo y feo que debió de gastarse los beneficios de una década en arreglarse los piños, que relucen perfectos como una mentira. Le sonríe a su mujer o a su amante, una chica india en cuya cara reluce la belleza del exotismo. El empresario tiene cara de que se le mueran cada semana una o dos docenas de trabajadores por inhalar humos tóxicos o dejarse la cabeza en maquinarias oxidadas. A su lado hay otro empresario. Es francés y habla por teléfono. El viajero pone la trompetilla y, aunque no sabe el francés, capta algunas frases. El empresario habla apasionado, abre los ojos y enarca las cejas. ¡Está hablando de comida! Oh, benditos franceses, el viajero os ama. Finalizan el cuadro un grupo de judíos mexicanos —el viajero sabe que hay una gran comunidad en el país—, muy activos. Muchos pasaportes, todos ordenados y preparados para un embarque rápido. Hay una muchacha especialmente bella. Un hombre y un jovencito se apartan para rezar frente a una pared. El niño es vehemente en su rezo: se tambalea como si estuviera aguantando las ganas de hacer pis. El viajero, como queda dicho, sube al avión, baja del avión, sube a otro avión, baja del avión y ya está en México.

83 comentarios en “Rutas transatlánticas

  1. Morena de ojos claros, cejas largas, labios prominentes, rusa, cordobesa.

    Entre la escopeta del otro día y el viajero de hoy se masca la tragedia.
    ****
    El viajero debería prodigarse más; o quizás el forofo debería viajar más, debo meditar sobre eso.

  2. Gengis Kant 25 de feb de 2014 23:54
    AE habla de confianza y me parece bien. Yo prefiero hablar de fe, pero es un poco por provocar a los ilustrados; y otro poco porque, efectivamente, es una fe. El triunfo de la racionalidad, que depende en buena medida del apoyo social a la misma, necesita alguna dosis de irracionalidad.

    La confianza es un tema interesante como pocos. Ya de entrada aparece casi tan inaprensible como el tiempo: es imposible percibirla en uno mismo, sólo se aprehende al verla en los demás. Posiblemente porque es ciega o no es: no puede ver, y mucho menos mirar. “Yo confío” suena raro, no es de fiar.
    Gengis bromea con la confianza/fe en la ciencia, pero hemos de convenir que si vemos que una célula se pone a cantar, o que un ladrillo vuela como una pluma, no experimentamos lo mismo que el pobre César (Juli0) al ver a Bruto.

  3. ¿Cuántos telespectadores verían un programa de debate entre Martin Heiddeger y Søren Kierkegaard? ¿Quince? No hay programa. ¿Y si les ponemos en pantalón corto, con zapatones de payaso y guantes de boxeo? ¿Tres millones? ¡Contrátelos, ya!

    Seis de cada tres. En Menos Lobos.

  4. “El viajero sube al avión, baja del avión, sube a otro avión, baja del avión y ya está en México”.

    ¿Ven? El viaje no tiene misterio. El misterio lo pone el escritor.

  5. Yo creía que el programa sobre el 23-F lo habían realizado los que dice el perro, pero resulta que el programa cuenta que fueron ésos los que realizaron en el 23-F el simulacro de golpe. Ahora mismo retiro cualquier crítica que pudiera hacer anoche a esa farsa. Fue claramente un programa de humor, que no pudo engañar a nadie, aunque comprendo que la competencia mercantil e ideológica se empeñe en hacerse la engañada.

  6. “Luego da paso a un programa de debate en el que media docena de expertos descubren la rueda o ponen a parir al hijo de una folklórica. Nueve de cada diez deontólogos desaconsejarían estas prácticas, pero al que contrataron es al décimo”.

    Bueno, entre las flores y topacios de que está sembrado el “Seis de cada tres”, destaco esto porque lo vi el otro día. No es que no quiera dar nombres, es que no me acuerdo, pero no era el de Salsa Rosa, era el presentador de un telediario el que saltaba de Ucrania a ponerse a anunciar algo. Me pareció vejatorio para todos. Qué necesidad hay.

    La entrada de hoy y la ilustración han quedado redondas y optimistas, yo creo. ¡Dan tantas ganas de volaaaaaar!

  7. Camarada, cuéntenos más cosas de México. ¿Se puede andar por las calles con seguridad? ¿Es cierto que son tan machistas como parece?

  8. Gengis Kant 26 de feb de 2014 11:50
    ..Fue claramente un programa de humor, que no pudo engañar a nadie, aunque comprendo que la competencia mercantil e ideológica se empeñe en hacerse la engañada.

    Que no pudo engañar a nadie…y yo añadiría GK, a nadie con dos dedos de frente, porque la realidad, a veces, supera la ficción.

  9. Asegurado el voto del centro, no por méritos propios sino por incapacidad laboral permanente de Alfredo, Mariano no tiene más que hacer continuar a sus bulldogs con sus discursos de derecha extrema y barrerá incluso a está en las próximas elecciones y así casi todo el espectro quedará bajo ‘su’ mando. Otro PRI.

    La última novela de Chandler, que no está escrita por Chandler, es la mejor novela de Chandler.
    Paradojas como la del poeta que afirmaba en verso: “Nunca escribo en octosílabos”.

  10. Oh, por fin alguien escribe acá de Latinoamérica. Yo prefiero una expresión menos ruda porque si bien comparto las palabras del hermano apache Cochise, de que se debe hablar directamente de modo que las palabras vayan derechas como la luz del sol a nuestros corazones, también es nesecario ser amables con quienes no comparten nuestros puntos de vista vivenciales. No más le agradezco que hable de Latinoamérica y que el próximo paso sea hablar de los pueblos hermanos indígenas.

  11. holmesss 26 de feb de 2014 09:16

    Morena de ojos claros, cejas largas, labios prominentes, rusa, cordobesa.

    holmesss 26 de feb de 2014 09:51

    […] no experimentamos lo mismo que el pobre César (Juli0) al ver a Bruto.

    Ya, ya… ¡No presione, Holmesss! (¿o es que me estoy volviendo paranoico?).

    Prometo que la próxima semana, a más tardar, comenzaré aquí el pormenorizado serial de mi pesquisa “Buscando a Morena desesperadamente”.

  12. Favorcito… ¿Alguno de los presentes recuerda en qué entrada del fanzine recomendaron el Marqués, Bonnie y Rock & Bolesco distintos sitios para comer cocido en Madrid? Es que voy al foro este finde, aprovechando el Día de Handaluxía, y quiero llevar a la familia a llenar el buche con categoría. Dios se lo pague.

  13. Lo que más me ha llamado la atención de esa información sobre el descubrimiento de un nuevo estado de la materia en los ojos del pollo, que enlaza Adapts, es el sintagma “la mayoría de los pollos y otras aves activas“.

    La polla de algunos que yo me sé ¿podría ser un ejemplo de ave inactiva?

    Ya me voy…

  14. Casa Carola, don Julio, sin discusión. Ni se le ocurra Lhardy o Malacatin. Si le apetece visitar el Escorial hay magnífico cocido con sus tres vuelcos reglamentarios en el Charoles.

  15. Freud era coleccionista (→ los sueños y los pensamientos son cosas para recolectar, acumular, analizar, archivar o resolver).

    Sobre los coleccionismos de la princesa Marie Bonaparte no digo nada. Para que la celadora BellPuig no me almidone.

  16. ESTILO

    Estilo

    Estilo, sí: adelante, hablad del estilo.
    Es fácil saber de dónde saca un hombre su estilo,
    como fácil es saber de dónde saca la Pavlova sus
    piernas
    o Ty Cobb el ojo con que mira al batear.

    Que sigan hablando.
    Eso sí: a mí, que no me quiten mi estilo.
    Es mi rostro.
    Tal vez no sirva de nada,
    pero es de todas todas mi rostro.
    Hablo con él, canto con él, gusto y siento con él.
    Sé por qué quiero conservarlo.

    Matad mi estilo
    y le partiréis las piernas a la Pavlova,
    y cegaréis el ojo con que mira Ty Cobb al
    batear.

    (Carl Sandburg)

    Traducido por Miguel Martínez-Lage

  17. Muchísimas gracias, Marqués. Y a usted también, Bonnie. Dos personas de criterio no pueden equivocarse. Ya estoy reservando en Casa Carola.

    Al del Escorial también le haré los honores, que lo de mi hija con Madrid va para largo. ¡Está allí mejor que en casa! (como nos ha pasado a tantos).

  18. Lo de los jugos, gástricos desde luego, es a cuenta del cocido madrileño que me voy a meter entre pecho y espalda este sábado en Casa Carola, Doña Eufrasia (sin que nos hayan presentado, me parece exceso de confianza llamarla Eufrasina).

    Con la Morena-de-mi-relato, lo que espero es no segregar demasiada adrenalina cuando por fin la tenga delante.

    (Aquí vendría muy bien de fondo musical aquella de … “Ansiedad, de tenerte en mis brazos…)

    ((Cantada por Nat King Cole, por supuesto))

  19. Hay que saber recibir y saber corresponder. Hoy ya ni lo uno ni lo otro. Ayer fue una feliz excepción cenar en casa de Holmesss donde la excelencia de la cocina estuvo ajustada a mi dieta proteica. Los vinos bien elegidos, a su temperatura y en copa y cantidad adecuada. Por mi parte correspondí con una obrita de Edmundo Burke. Aún quedan algunos caballeros en España.

  20. Yo no sé mucho de medicina, pero creo que el Instituto Carlos III se encarga de las enfermedades tropicales, Gacho, quizás si investiga en su web puede encontrar alguna cosa.
    Yo sólo sé que el cerdo puede ser portador de la enfermedad.

  21. Gracias, mis cuates. Amenazo con una segunda parte.

    Perroantuán 26 de feb de 2014 12:04
    Camarada, cuéntenos más cosas de México. ¿Se puede andar por las calles con seguridad? ¿Es cierto que son tan machistas como parece?

    Hay que andar con mil ojos, porque puede pasar de todo, pero hay más policías que chinos y yo he sacado dinero de los cajeros, he viajado en metro y en bus, etc. Ahora, en cuanto te metes en barrios populares, se masca la tragedia. El director de una biblioteca me contó una escena que vio al salir de trabajar: polis, gente y una anciana en el suelo con sangre en la cabeza. Un pollo, para robarle el bolso, le había arreado con una bolsa en la que llevaba una bola de cemento.

    Sobre el machismo: en el metro sigue habiendo vagones exclusivos para mujeres, para prevenir acosos. Y por todas partes hay carteles que avisan de que en el local que los expone no se hace ningún tipo de discriminación, ni sexual,religiosa, etc. Y un último apunte: asistí a la conferencia de prensa sobre la conmemoración del centenario de Octavio Paz, presidida por el equivalente al ministro de cultura y cuatro personas más, entre ellos una mujer. Ésta fue la única que no abrió la boca.

  22. Tenía entendido que el tal virus se encontró hace años en murciélagos, aquí en españa. Por ello dejé de visitar cuevas oscuras y de jugar a la prehistoring. De cerdos no sabía, Bonnie.

    Ya tengo susto, ¿Hay una cepa o algo y los de la sexta no lo quieren contar? Y no sé ni en qué creer. ¿Cuantos aviones Brema, para largar del país y aterrizar en el paraíso de un purito machito?

  23. Brema, ¿te acercaste a ver la casa de Trotski? (Aunque “acercarse” no es el mejor verbo tratándose del DF).

  24. Satur, sé de uno que ayer se perdió un partido histórico en Alemania.
    No sólo eso, cuando inquirió por el resultado como quien no quiere la cosa, una jovencita consultó en su cacharro y dijo: “ostia tu, van 5-0!”
    Durante unos segundos, el Madrid ya no es lo que era y la sombra de Lewaspensky es alargada, el tanteo así descrito fue creíble.

  25. El Atlántico y el Olympyakos van despachando a los buenos para que los siderales se luzcan a domicilio de convidados de piedra.
    Luego, tal vez, caerán, pero luchando con denuedo. Aquí será recordado su esfuerzo.

  26. Pirata Jenny 27 de feb de 2014 14:37
    Brema, ¿te acercaste a ver la casa de Trotski? (Aunque “acercarse” no es el mejor verbo tratándose del DF).

    Efectivamente, acercarse no es el verbo. He caminado como una bestia. Y sí, era visita obligada. Un lugar precioso y muy interesante. Hay foticos.

  27. Diga que sí, Gómez. Ese video o su canción la pongo tantas veces en blogs que ya me echan. ¡Me encanta!.

    Y tatareando marcho, tengo vida ,tengo risas…. lalalalalalalalala….

  28. 27 de feb de 2014 15:37
    Yo conocí la canción, por el anuncio de un coche.

    ¿Qué pasa, Bonnie, no has visto Hair? Pues no sé a qué esperas.

  29. Ups, Perro, nos hemos solapado. Qué bueno estaba el John Savage, pero qué poca gracia bailando.

    Mi favorita era ésta. Hace años que no la escuchaba y sigo pensando que es la que mejor ha resistido el paso del tiempo.

  30. Nina Simone (y Billie Holiday) viene siendo “rescatada” desde hace algunos años con, ocasionalmente, algunos buenos trabajos de DJ. Yo compré hace un tiempo en iTunes esta versión instrumentada por Groovefinder del Ain’t got not. Incluye tras versiones, está, la más discotequera, una instrumental y un directo de Nina Simone (que es el que se encuentra habitualmente en los discos).

    Para el Camarada Sergei, que no puede ver el youtube, aquí en GoEar.

  31. Mi novia de entonces, pobrecita, estaba hasta el gorro de la que llevara siempre a ver películas “raras” a cines de reestreno o de arte y ensayo.

    –¿Qués es eso de Hair? –me preguntó en la cola del cine–. ¿Otra de tus películas que nadie entiende?
    –Es de un caballo –le dije–. Le gustaban mucho los animales.
    –¿De un caballo?
    –Un caballo que se llama Hair y no puede correr porque se rompió una pata cuando era un potrillo.

    Durante la proyección me preguntó un par de veces cuándo demonios salía el caballo. Pero luego se dio cuenta de que no iba de caballos y se conformó con los jipis.

    Era un encanto de chica.

  32. Tampoco estaba mal la canción que les cantan a las estiradas del club ecuestre que no les habían dejado dar una vuelta a caballo: Sodomy.

    Sodomy
    Fellatio
    Cunnilingus
    Pederasty

    Father, why do these words sound so nasty?

    Masturbation
    Can be fun
    Join the holy orgy
    Kama Sutra
    Everyone!

  33. No, no he visto Hair.
    Tengo tantas películas, series, ..que ver y tantos libros y cómics que leer.. y tanta música por escuchar…¡y qué poco tiempo del que disponer!

  34. Cuando se estrenó Hair mis padres, treintañeros, no tuvieron más remedio que llevarme porque no encontraron canguro. El argumento era tan simple que lo entendí todo, salvo precisamente sodomy-fellatio-cunnilingus. Recuerdo todo el viaje de vuelta (por algún motivo, la habían estrenado en Charleroi y no en Bruselas, o tal vez se les había pasado la proyección en Bruselas) preguntando el significado exacto, y cómo se pasaban la incómoda pelota el uno al otro. Era muy tocapelotas ya entonces.

    ***

    ¡Qué genio, Raphael! (en serio)

  35. Escándalo, es un escándalo
    escándalo, es un escándalo
    escándalo, es un escándalo
    escándalo, es un escándalo

    Siempre la misma rutina
    nos vemos por las esquinas
    evitando el que dirán
    mi cuerpo no se acostumbra
    a este amor entre penumbras
    que es mas fuerte que un volcán

    Escondidos de la luna
    no se puede continuar
    por desgracia o por fortuna
    no te dejare de amar

    Escándalo, es un escándalo
    escándalo, es un escándalo
    escándalo, es un escándalo
    escándalo, es un escándalo

    No me importa que murmuren
    y que mi nombre censuren
    por todita la ciudad
    ahora no hay quien me detenga
    aunque no pare la lengua
    de la alta sociedad

    Este río desbordado
    no se puede controlar
    si lo nuestro es un pecado
    no dejare de pecar

    Escándalo, es un escándalo
    escándalo, es un escándalo
    escándalo, es un escándalo
    escándalo, es un escándalo

    (Escándalo, es un escándalo) Vivo mi vida,
    (Escándalo, es un escándalo) soy como soy,
    (Escándalo, es un escándalo) No hay quien me pare,
    (Escándalo, es un escándalo) Por lo que voy,

    No me interesa que te tome por sorpresa
    un alma libre siempre he sido yo
    si tengo ganas hago lo que me da la gana
    yo soy el que decide sí o no
    Si piensan mal no me tiene preocupado
    de tu lado no me voy a separar
    pienso diferente, no vivo con la gente
    y mi manera no la voy a cambiar

    Escándalo, es un escándalo
    escándalo, es un escándalo
    escándalo, es un escándalo
    escándalo, es un escándalo

    (Escándalo, es un escándalo) No me interesa
    (Escándalo, es un escándalo) Que más me da
    (Escándalo, es un escándalo) Nada me importa
    (Escándalo, es un escándalo) Digan lo que digan.

Los comentarios están cerrados.