1914-2014

Putin II Sucesor De Sí Mismo
Por Fernando García.

Inspirado por la reseña de Sergio Campos en Revista de Libros, he leído Años de vértigo de Philipp Blom. Aunque no comparto el entusiasmo de Campos por este libro, que se me antoja innecesariamente voluminoso, sí que me ha resultado inspirador para la siguiente reflexión.

Blom trata de describir el ambiente social que se desarrolla entre 1900 y 1914 y lo relaciona con el estallido de la Gran Guerra. Tanto en el Imperio austrohúngaro como en Alemania, Francia e Inglaterra, se asiste a una reacción belicista y a una reafirmación de su carácter viril como consecuencia de la aparición de fuerzas “disolventes” de la sociedad, tales como la homosexualidad, el sufragismo, el auge social de los judíos y el arte degenerado, incluyendo la pintura abstracta y la música atonal. Todo ello cristaliza en la exaltación del nacionalismo y en la aparición de la disciplina de la eugenesia, con Francis Galton, el sobrino de Darwin, como principal apóstol. Empieza a tomar cuerpo la idea de que una sociedad sana solo es posible eliminando a los homosexuales, los judíos, los gitanos y, en general, a idiotas de toda laya. Así el drama del siglo XX está servido y todos conocen lo acaecido.

Cien años después la sociedad ha cambiado mucho. La eugenesia es solo un mal recuerdo y ya solo algunos proabortistas radicales beben de esa fuente. Los nacionalismos desgraciadamente persisten y son siempre una amenaza dormida. Hoy la ciencia ha demostrado que las “razas” no existen y que la homosexualidad y las enfermedades mentales (bipolares, adictos) son en cierta forma fisiológicas y, desde luego, presentes en el momento del nacimiento. Esta diversidad lleva a que existan seres humanos diferentes donde tienen cabida genios y artistas de todo tipo.

Todas estas ideas han permeado en las sociedades de los países que participaron en la segunda Guerra Mundial, aunque con menor intensidad en Japón y con muy poca en Rusia. Putin es un ferviente nacionalista que considera a los homosexuales unos delincuentes. Su mente está anclada en 1914 y está impregnado de belicismo. Gusta hacer exhibiciones de su virilidad practicando artes marciales o esquí de fondo. Como ya comenté aquí tiene de asesor geoestratégico a Dugin, un fascista delirante que fue colega de Limónov en el Partido Nacional Bolchevique y que cree en el euroasianismo como doctrina mesiánica. Dios nos coja confesados, que decía mi abuela.

***

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓