Dos museos

Brueghel

Por Perroantonio.

La musas fueron primero nueve y luego siete, en todo caso impares. Aunque han acabado identificadas como diosas de la inspiración, es decir, de la creatividad, en realidad son las divinidades de las cosas memorables: de la belleza, de la poesía, de la música, de la danza, de la astronomía… Por eso se las conoció también como las Mneiae.

DSCN1601El altar de las musas era el mousaion, el museo, y a su alrededor empezaron a situarse las primeras colecciones de arte y las primeras bibliotecas, como la de Alejandría, creada alrededor del altar en donde se veneraba el recuerdo de Alejandro Magno.

Los objetos de culto, que en ocasiones se exhibían en procesiones, darían lugar a los primeros museos. Los monarcas, los aristócratas y los ricoshombres acabarían formando colecciones propias. También lo harían las ciudades comerciales. Y a este afán por acumular tesoros exhibibles se acabarían incorporando los mercaderes, los mercachifles, los coleccionistas y ciertos enfermos de síndrome de Diógenes.

DSCN1618Hoy cualquier pueblo de más de 300 habitantes tiene un museo y llaman así a cualquier lugar donde se conserve y exponga una colección de algos, bien sean antigüedades egipcias o modernidades neoyorkinas, esculturas de mármol o de cera, soldaditos de plomo o pinturas al óleo, joyas prehistóricas o muñecas Barbie. Toda villa que se precie publicita una casa-museo en donde dicen que nació o vivió o pasó un fin de semana algún humano ilustre. Y en los lugares donde no nació ni vivió ni pasó un fin de semana nadie de quien merezca guardar memoria, siempre se puede erigir un museo a la rosquilla, a los trajes de marinero o a algún dibujo animado.

Hay tantos museos como intereses humanos y así como es posible bajar a un pozo de carbón y revivir sin angustia los sofocos de los distintos oficios mineros, también se puede sufrir homeopáticamente el terror del campo de concentración o de exterminio. Habrá gente que se conmueva al visitar un museo de guerra pero donde vibran las masas es en el altar de la última épica contemporánea posible, la superferólitica y megahormonada del deporte. Hoy las musas cantan y danzan con pompones en los estadios, y en sus catacumbas florecen museos en donde los equipos de fútbol, rugby y béisbol guardan como reliquias los trofeos, los escudos, las camisetas y las pelotas de los héroes.

En fin, nada más aburrido y cargante que un museo. Y tampoco ninguna experiencia más emocionante y deslumbrante que visitar sin prisa y sin gente, cuando llueve o hace frío, un hermoso museo. Si miras bien puedes aprender, entre otras cosas, con qué materiales se construyen las colecciones de arte.

DSCN1534

 

DSCN1536

DSCN1633

[Todas las fotos han sido tomadas en el Museo de Aquitania y en el Museo de Bellas Artes, en Burdeos. En los dos es posible tomar fotos sin usar flash, ambos son de entrada gratuita y no tienen ni cafetería ni tiendas de pósters y bibelotes.]

129 comentarios

  • Recuerdo la proliferación de los museos etnográficos en los pueblos de España. La casa de un espabilao que cobraba porque vieras los aperos de su agüelo: cuatro azadas, un trillo, la bota y siete hoces.

    Habría gente que pagaría por verlos; probablemente los mismos que luego se desgañitaban porque había que pagar (un precio ridículo) para ver una catedral, o porque no les dejaban entrar en la misma con las bermudas fucsia y las chanclas a juego (de las bermudas de su cuñado, con estampados jagüayanos).

  • Reflexiono sobre los nuevos escritores de nuestro entorno: el laureado Olmos, Jabois, Tallón o el propio Gómez. Me sorprende como practican un malditismo trasnochado, como si hubieran varado entre los centones de Mailer. Fuman y beben, visten con descuido prendas color ala de mosca, muestran desafección por la política y son absurdamente futboleros. Baja autoestima y baja cultura son sus señas de identidad.

  • Seguro que recuerdan aquella polémica tan surrealista con el museo Darder y el célebre bosquimano disecado al que se conocía familiarmente como el Negre de Banyoles, asunto que llegó a ser debatido en varias sesiones de la ONU.

    La cosa ocasionó tal revuelo en la localidad que la entidad Amigos de los Museos de Banyoles llegó a remitir al gobierno una carta, apoyada por 7.300 firmas, en la que se pedía que el cadáver no fuera entregado a Botsuana al ser considerado como un Banyolí más.

    No sirvió de nada, y los restos del bosquimano, “después de quitarle el taparrabos, la lanza, la piel y careta que vistió en Banyoles”, regresaron a África.

    Parece ser que hoy en día la tumba del guerrero africano-gerundense sirve como banderín de córner en los partidos de fútbol que se celebran en el parque de Tsholofelo.

  • (Talento, Marqués, la baja cultura de todos esos se llama *talento*.
    Lo que tú les atribuyes como baja autoestima se llama *humildad*, y lo que desprenden todos ellos es un morbazo que es que hay que separar un poco las piernas para que no se nos queden las bragas pegás al chirli.)
    Está haciendo unos días preciosos. Agradezco el inmaculado azul de este cielo, y el reconfortante calorcito del sol de la mañana.

  • Y, aunque no tenga nada que ver con el tema sugerido hoy, permítaseme colgar esta joya –Oscar a la mejor película extranjera en su momento– basada en la no menos maravillosa obra de Bohumil Hrabal, que, según cuentan, solía probar si funcionaban los pasajes cómicos en la cervecería antes de incorporarlos a sus obras.

    (¿Funcionarán los enlaces?)

  • Uy, Gata habla por ti con ese “para que no se nos ” nos metes a todas en el mismo saco. Y no, yo no. Puede que anda algo desatada pero no tanto.

  • Uno de los museos más peculiares que he visitado es la cripta que hay en el Monasterio de los Capuchinos de Palermo. Por el módico precio de dos euros puedes adentrarte en el Museo más escalofriante que recuerdo. Más de ocho mil cuerpos incorruptos clasificados en Hombres, Mujeres, Niños, Vírgenes, Monjes y Profesionales embalsamados y vestidos con sus trajes de domingo.
    El estado de conservación de los cadáveres es impresionante, en gran medida por la especiales condiciones del terreno y en otra por la gran pericia adquida por los monjes.
    Los cuerpos eran secados en las celdas durante ocho meses,hasta que eran sacados y lavados con vinagre y un baño de arsénico antes de ser expuestos. Se les vestía con el traje que el muerto dejaba pactado antes de su muerte, o con el que el familiar de turno decidía.
    No se puden sacar fotos, y yo decidí saltarme la norma..por aquella época yo tenía una reflex analógica, nada de digital, y al revelar las fotos…

  • Qué interesante artista.
    Es remarcable el impacto que causa la breve pero intensa estancia en Almería, centrada en el estudio de la chumbera.

  • ¡Hay que joderse!

    Yo dejé de reivindicar los de los avatarelos gigantescos, asumiendo que todo era culpa de todos mis PCs a la vez (cosa imposible) y ha bastado una palabra del marqués, para que desaparezcan ipso-facto, mientras lo arreglan.

    ¡Clasistas! ¡Ectoplasmas!

  • Señorito Adaptaciones. Mi resignación cristiana tiene límites. La prueba de los avatares fue repetida decenas de veces en distintos navegadores y sistemas operativos y sólo daba problemas muy ocasionalmente, sin que aún sepamos por qué. Este nuevo diseño que tanto le gusta a la Dirección (cosas de daltónicos) no es capaz de manejar los avatares decentemente en ningún sistema operativo y tapa casi completamente los comentarios en Android, que es el SO de los pobres, como el de Cubaslibres. Vamos, que de clasismo, nada de nada. ¡Habráse visto!

  • Pues la verdad es que perderé capacidad expresiva sino voy a poder cambiar los avatarelos, según la circunstancia y mi estado de ánimo. Y también es una pena no ver los de los demás. ¡Cachis!

    (Me retiro contrito al rincón de pensar, tras la bronca de la BelliPús.)

  • GIMNASIA REVOLUCIONARIA
    A este blog hay que venir como iba Mortier a los teatros de ópera, con espíritu crítico y ganas de cambiar las cosas. Aquí no caben “groupies” de nadie y mucho menos “couch addicts”. A veces pienso que la inacción intelectual va aparejada a la física.
    Les invito a que hagan trabajar el cerebro y los músculos a diario. Recuerden: huyan de los azúcares (son tóxicos apartir de 6 cucaharaditas al día, un refresco o un yogurt de frutas ya las contienen), gasten al menos 500 calorías diarias haciendo ejercicio ( 45 min. corriendo o 120 andando), no vean las putas series de televisión y estén siempre activos frente al plasma, aunque sea para cuestionarme.
    Me alegra el poder contribuir así a que Gachó y Fijona pierdan un poco de culo (que falta les hace).

  • A mi me examinan esta tarde de todo el bloque de inmunología, es más de suero que de plasma, pero espero que sirva.
    Pa grupies los editores de este Fanmagazine de ti, y mi culo no lo quiero perder, eso ya lo hace la Bellpuig cada vez que tú “sugieres” algo.

  • Pues respecto a la parte cerebral, vamos dados marquis, le supongo también rodeado por todas partes de vendedores de “soft skills” y de colaboradores blanditos.

    Llevo cosa de un par de años en los que veo claramente mi desencaje, no sólo social, que me preocupa poco, sino profesional.
    Lo achacaba a mi envejecimiento, pero ahora lo hago a la idiocia imperante.
    Uno no puede decir claramente nada, so pena de ser estigmatizado como el raro, el broncas, el gruñón, etc,..
    Y no hablo de no decirlo de manera empática y adecuada, hablo del enmascaramiento de la verdad con tal de evitar el conflicto.

  • marquesdecubaslibres
    10/03/2014 a las 08:45
    Reflexiono sobre los nuevos escritores de nuestro entorno:

    Esto es la mar de interesante. No sé si llamaría “malditismo trasnochado” al uso de un lenguaje que tiende al trance épico en una época carente de épica. En cualquier caso, cuando funciona (recuerdo al Jabois hablando de su infancia) es la rehostia consagrada. Si yo fuera estudiante de filología ya tendría tema de tesis.

  • Entre los peores “couch addicts” están los llamados “couch potato”, como la amiga Bonnie.

  • Marquets, no se meta con Boli Parker ni con Proxuet, o se las verá conmigo. A cambio, puede hacerlo cuanto quiera con Gacho, forastero.

  • Mercutio
    10/03/2014 a las 11:09

    No me canso de recomendar el Museo Pecharromán de Pasarón de la Vera. Lo presenta el propio amuseado, hablando de sí mismo en tercera persona, con reverencia y admiración sinceras, y con las gafas de sol que lleva puestas desde 1968, al menos.

    http://www.museopecharroman.com/biografia.html

    JOJOJOJOJO. Joder, esto es muy bueno.

  • Qué gran idea museizarse a uno mismo. Aunque para llegar hasta las últimas consecuencias habría que contratar al doctor Von Hagen, para que plastificara al museizado en el momento del acto creador.

  • Una de las pruebas más evidentes de que envejezco rápida, furiosamente, es que empiezo a preocuparme del paisaje y de las florecillas del campo; a este paso acabaré escribiendo versos a la primavera o me emocionaré viendo un cervatillo. Nunca le había prestado mucha atención a la pasión humana por la fealdad, deslumbrado como he estado siempre por el fulgor de la belleza. Lo feo era invisible o, cuando su acumulación en proporciones homéricas lo impedía, hermosísimo, como la belleza salvaje de las fábricas y los barrios obreros. (Afortunadamente, nunca he tenido que someter este conato de idea a la prueba de fuego de las Fallas de Valencia).

    Sin embargo noto que algo ha cambiado. Ahora la fealdad empieza a ofenderme y busco culpables. Supongo que es una actitud ‘política’ que, a pesar de resultarme incómoda, soy incapaz de evitar.

    ¿Qué necesidad había, por ejemplo, de estudiar 6 o 10 años una carrera de arquitectura para acabar construyendo unos edificios como éstos? ¿Quien es el responsable de haberle metido en la cabeza a un estudiante que las viviendas han de tener ‘fachada delantera’ y ‘trasera’? ¿O esas ideas están ya en los cerebros y hay que sacarlas como se extraen los tumores? ¿O los ríos sólo pueden ser considerados como cloacas a los que hay que dar la espalda? ¿Por qué los balcones tienen que mirar a la carretera y no al río? ¿Ni siquiera es posible fijarse en lo que ya está construido, aunque sea para copiarlo?

    Cada día estoy más convencido de que una parte importantísima de nuestros males sociales se debe simplemente a que hay demasiada gente que no hace bien su trabajo. O que, cuando trabaja, lo hace sin pensar. Que viene a ser lo mismo.

  • Yo, como Onetti, he descubierto que puedo hacerlo todo desde la cama. Escribir, leer, ver series, hacer la compra, escuchar ópera, beber vino, …esto es maravillloso!
    El Marqués debería de probarlo.

  • El 78,2% de los merengazos heteros han soñado esta noche que corrían desnudos delante de un toro disfrazado de Backman.

  • El 67,9% de los toros de las dehesas salmantinas han soñado que eran perseguidos por Gacho, que llevaba una máscara de Backman. LLEVABA SÓLO UNA MÁSCARA DE BACKMAN.

  • La rubia está casada y quiere a su marido. Ha aprendido que cuando tu pareja se pone verraco no queda otra que abrirse de piernas y hacer como que no has oido sus imprecaciones, Pero la gachó no, su feminismo le impone el enfrentamiento. Morirá solterísima.

  • “Carles Puyol entró a rematar entre la defensa alemana como el tebano Pelópidas irrumpió en la falange espartana en la batalla de Leuctra” Rafael Sánchez Ferlosio.
    Esta frase es el epítome de lo que denuncio, Brema. El tipo de literatura que abomino considera a futbolistas, cantantes populares y estafadores de medio pelo como personajes épicos. El narrador, homérico él, considera como héroes míticos a unos desgraciaos. Eso no es “prosa macho”, que tiene un fondo irónico, eso es haber perdido el norte.

  • Es que un verraco italiano en la cama es un verraco italiano en la cama,…es algo digno de admirar, yo le pondría en un museo, como al David de MA.

    Otro bonito museo, cerca del que ha comentado Mercutio es el Museo Vostell en Malpartida de Cáceres,no confundir con Malpartida de Plasencia.Este museo se encuentra situado en una zona de gran importancia geológica y ecológica: Los Barruecos, un magnífico paraje declarado por Vostell Obra maestra de la Naturaleza. Está enclavado en un antiguo lavadero de lanas de la Mesta, donde se mezcla la arquitectura industrial, el movimiento Fluxus y el fenómeno ganadero de la trashumancia.

  • Mierda, se me comió el comentario. Decía que lo de Ferlosio me pareció irónico en su día y que, efectivamente, la irrupción de nuestros jóvenes periodistas en el mundo del balompié es una plaga; y que yo estoy hasta los cojones del fútbol y sus sectas, incluida la literaria.

  • Dejé de visitar museos por soy proclive a el síndrome de Stendhal y el desmayo fingido. Incluso leyendo la prosa macho del marqués, Olmos o Brema, siento palpitaciones y un cierto desasosiego.

    ¡Ah la belleza!

    Bonnie querida, ¿me puede presentar algún italiano así de verraco como el suyo?

  • Lo de la irrupción de escritores y/o periodistas en el balompié es de lógica. Los deportivos son los únicos que venden. La canalla huele el dinero como el lobo huele la sangre.

    No todo el mundo puede ser funcionario.

  • Es que todos son del Madrid, cojones. (Tú te salvas, Tallón, e irás al cielo junto a los borrachos y los niños bautizados; y conmigo, lo siento).

  • El otro día vi, cierto que a medias, una película española que relataba la vida del Camarón. Después de haber sido amamantado en nuestro cine del destape, pensaba que nada podría sorprenderme. Pues no, es lo peor que he visto jamás, pues a su banalidad y vulgaridad formal unía un deseo de enaltecimiento épico de los flamencos de venta que allí aparecían. Me recordó a otra que vi también a medias hace poco sobre la vida del diestro Palomo Linares.

  • Me gustan mucho los museos, todos. Los que no me gustan, también.

    ***
    En Bilbao está el Museo de Bellas Artes más bonito del Mundo. Quiero decir que en el Mundo está el Museo de Bellas Artes más bonito de Bilbao. (Pero la que vale es la primera).

  • En ese museo es admirable todo: la colección, en primer lugar, pero también el edificio original, con una elegancia sobria a prueba de siglos, y la ampliación, ajena a fáciles gesticulaciones.

  • Pues como yo. Viaje fin de curso de 8° de E.G.B., –>museo del prado–>El Cristo de Velázquez: éxtasis. Lo recuerdo como si fuese ahora.

    (Se siente)
    ——————————
    Oigan, una cosa: ¿vamos a tener que soportar todo el día que si al PSOE le interesaba que fueran los islamistas, que si la verdad es que ETA estaba implicada y han destruido las pruebas, que si ñiñiñí, que si ñañañá… Y como siempre la casa por barrer, con algunas víctimas arruinadas desde aquello? Hay días, en serio ¿eh?, que se deberían prohibir (por decreto ley, como están gobernando todos los gobiernos) las tertulias en radio y televisión. Joder, qué apañaos vamos con tanto oficio de tertuliano.

    (Yo recuerdo perfectamente aquel día, donde estaba, y quién me dio la primera noticia).

  • Pues yo me hice los primeros tripis con los frescos de San Baudelio de Berlanga y los de Maderuelo, que luego estuvieron muchos años guardados y ahora tienen un sitio en la parte nueva.
    Qué listos, el Prado. El Prado no vale. El Prado es de Otro Mundo.

  • Llevo fatal que no estén las herramientas para las negritas, las cursivas, los linkss….ay! Qué mal lo llevo!!

    Tienes razón Procu, como el Prado no hay nada…bueno, la Puerta de Ishtar del Museo de Pérgamo se le acerca, pero no…

  • “Aunque esto de opinar sobre política (sí, amigos) no sea más que un hobby, como para otros lo son la filatelia y la colombofilia, hace tiempo que creo que sólo merece la pena hacerlo con un mínimo de seriedad: el que marca tener en cuenta verdaderamente qué ocurriría si el propio criterio se impusiera en la realidad”. Palabra de Sámuel.

    Cuaderno Milanés

  • Delante de la Puerta de Ishtar, una bien alimentada celadora alemana nos preguntó si éramos españoles. Se lo confirmamos, y nos tendió un pasaporte por si conocíamos a la dueña. Y tanto que la conocíamos: era de nuestro mismo grupo, había pasado por allí una hora antes que nosotros y perdió el pasaporte dentro del Museo. Pero ya no estaba allí, se había marchado a seguir recorriendo la ciudad. De modo que la oronda celadora nos lo entregó para que se lo hiciéramos llegar. Nada de particular, si no fuese porque esto sucedió en 1988 y porque tardamos más de tres horas en encontrarla. Una tarde de aventuras adolescentes en las que visitamos el interior de varias comisarías del Berlín Oriental. Mucho más divertido que visitar museos. En una de ellas encontramos por fin a Mika, charlando amigablemente con más de media docena de desocupados guardias. Yo diría que esos policías se lo pasaron aún mejor que nosotros. Más de diez años después regresé a Berlín, y entonces sí recorrí el Pergamum con tiempo, circunspección y recogimiento.

  • Dice el periódico que no hay que multiplicar los entes sin necesidad, sin explicar que hay de malo en ello para tener que prohibirlo.

  • De nuevo hay quien opone la verdad judicial a la real, dando por bueno el concepto absurdo de una verdad judicial falsa, en vez de decir que en el juicio del 11M no se descubrió la verdad.

    Otro dice que lo que allí se descubrió, aunque es verdad -verdad judicial- no es la verdad absoluta. Se ve que confunde la verdad absoluta con la verdad completa si se piensa que toda verdad, por ínfima que sea, es absoluta -lo es independientemente de todo lo que la rodea-, por lo que una verdad que no sea absoluta sería lo más parecido a una mentira.

    Algunos desdeñan la verdad judicial comparándola con la científica, olvidando que esos adjetivos no alteran la cualidad que tiene la verdad de ser siempre verdadera.

    Admitido que la verdad judicial no es lo que sale a relucir en todas las sentencias, sino en las sentencias cuyos fundamentos de hecho son verdaderos, no tiene vuelta de hoja que la verdad judicial, si bien no es la verdad total -tampoco lo es la científica- es verdad. No es toda la verdad, pero es la que se necesita y la que basta para hacer justicia.

    Ahora, que diga cada uno lo que quiera del juicio del 11M, pero que lo diga con propiedad.

  • Los islamistas no esconden sus “objetivos de poder”; por lo tanto Rouco Varela descarta que fueran ellos los que cometieron el atentado del 11M.

  • GENGIS KANT

    11/03/2014 A LAS 12:41

    Dice el periódico que no hay que multiplicar los entes sin necesidad, sin explicar que hay de malo en ello para tener que prohibirlo.

    ::::::::

    Jajajajajajajajajajajajaja. ¿Y que periódico dice eso, Gengis? Es para comprarlo todos los días aún en detrimento de comprar el pan, una parada de medir sus gastos y prefiero reír a comer, y después de todo ¡para que quiero pan! que son arrebatos de hidratos de carbono complejos y yo soy simple.

  • Tare, ‘periódico’ es la forma más corta que se me ha ocurrido para referirme a un tópico muy extendido, sobre todo en los medios liberales: ése de que sólo existen las cosas individuales, o, dicho con unas palabras de Occam que hay quien usa con otros fines, “entia non sunt multiplicanda praeter necessitatem”

  • GENGIS KANT
    11/03/2014 A LAS 12:43
    ¿Y lo contentos que salimos de los museos?

    Yo alguna vez he salido sin 13 euros en la cartera.
    Timada, vamos.

  • «La navaja de Ockham», famosa clínica ginecológica inglesa, jejé. Qué bueno.

    ***
    Bonnie, Gengis lo dice por el alivio que sentimos al salir de ellos, saltando, corriendo e incluso desnudándonos mientras gritamos «¡aire, aire!, ¡el aireeeeee!».

  • Gengis lo dice por el alivio que sentimos al salir de ellos, saltando, corriendo e incluso desnudándonos mientras gritamos «¡aire, aire!, ¡el aireeeeee!».

    Procu, quise decir principalmente eso, pero sin olvidarme del todo de los que salen contentos por lo bien que se lo han pasado. Es que soy de esos blandos que no quieren enemistarse con nadie.

  • La publicación de los “Schwarze Hefte” de Heidegger vuelve a resucitar la matraca del antisemitismo del filósofo. Para entenderle hay que situarse en los años 30 y conocer el sentimiento alemana tras la derrota en la Gran Guerra. Heidegger era un filósofo oscuro del tipo que los anglosajones no quieren ni ver, pero era un verdadero intelectual y jamás creyó en las patrañas de Hitler de las cuales se burlaba.
    Es un caso similar a Richard Strauss el cual consideraba también a Hitler y sus secuaces como unos patanes, pero no se quería enfrentar a ellos para poder continuar su carrera musical. Al igual que Heidegger y millones de alemanes era antisemita, pero en ningún caso aprobaba las barbaridades que se hicieron y que entonces no se conocían como ahora. En todo caso fue destituido de sus cargos en seguida, al faltarle el debido entusiasmo.
    A pesar de ello cuando acabó la guerra Strauss fue considerado colaboracionista y desposeído de todos sus derechos como músico.

  • Por supuesto los mejores libretistas de Strauss era judíos y Heidegger hasta tenía una amante que era judía.

  • Jolines, no me extraña qué después no se me entienda.

    A ver… quise decir ; una parada/ desocupada, ha de medir sus gastos.

    (Ya no me leo más, ¡qué susto, señor!) Menos mal que ustedes son cariñosos conmigo de paciencia infinita y más allá de los entes)

  • Saqué a relucir el dicho de Occam sin más explicaciones porque muchos seguidores de AE lo esgrimen en cuanto pueden, a veces para aconsejar que, entre varias hipótesis, se prefiera la más sencilla siempre que no se pierda potencia explicativa, y a veces para decir, tal como quería decir el filósofo, que sólo existen las cosas individuales.

    Con esta ayuda creen que pueden negar la existencia de las naciones, y en eso se equivocan. Una nación es tan individual como una persona, o una persona es tan compleja como una nación. Lo abstracto es el concepto de nación, o el concepto de persona. Una nación, que no es otra caso que un caso particular de la idea de nación, está formada por unas personas, todas ellas casos particulares de la idea de persona. Como se ve, todo bien concreto.

  • DOS MUSEOS
    También hay museos modernos con negros como el de Bañolas. Unos, según el modelo francés, de minimalismo no reñido con lo coñazer, sobrecargados de doctrina y supériorité morale, y…

  • otros, de modelo anglosajón, de minimalismo nunca reñido con el Showbiz y las oportunidades de negocio, que tanto odian las distintas subespecies de los enemigos de lo comercial.

  • Dice usted :

    “Saqué a relucir el dicho de Occam sin más explicaciones porque muchos seguidores de AE lo esgrimen en cuanto pueden, a veces para aconsejar …”

    Pues no, ahora explíquese y bien, que para eso estamos las alumnas todas entusiasmadas y venimos con faldita de cuadros muy, pero que muy corta dejando a los polluelos de nuestros novios holgazando en los verdes prados del campus para escucharle a usted

    (Ya sé, ya sé, me gusta fantasear…)

  • El museo más visitado de mi ciudad, como supongo que todos ustedes saben, es el del barça.

    ¡Vivan las Musas manque pierdan!

  • MARQUESDECUBASLIBRES
    11/03/2014 A LAS 15:18
    Por supuesto los mejores libretistas de Strauss era judíos y Heidegger hasta tenía una amante que era judía.

    No compro. Comprendo que hubiera gente que decidiera no jugarse la vida y procurara palmear la espalda de los nazis. Pero todo intelectual no obcecado por la ideología sabía lo que iba a ocurrir (concedo que no su magnitud). ¿Hay que citar a Haffner? Pues cito a otro: Joseph Roth. Ambos se largaron, y eso les honra. Como dice Roth (en La filial del infierno en la tierra), estaban derrotados y sólo les quedaba el honor.

    Conviene leer a Roth, amigos (y amigas).

  • Estilizando.

    Esta frase es para mí tan misteriosa como la Santísima Trinidad.
    Y eso que lo intento.

    “Dice el periódico que no hay que multiplicar los entes sin necesidad”

    Ni puta idea de que conio habla.

  • Brema,
    ¿aplica el mismo criterio para los españoles que no se largaron? Ya sabe: Ridruejo, Torrente, Marías…

  • No es lo mismo, Marqués, porque en el segundo caso todo pilló de improviso. Hubo gente desubicada. Entre el ascenso de Hitler al poder y la guerra transcurrieron seis años. Tiempo para saber a qué atenerse.

    Por otro lado, ya he dicho que comprendo las actitudes de Heidegger, etc. Intentar salvar el pellejo no es actitud recriminable.

    Y ya me imaginaba que había leído a Roth, coñe. A mí aún me queda mucho, por cierto.

  • Perro, lo que quiero decir es que el antisemitismo “cultural” era cosa antigua en Alemania y el resto de Europa. Acuérdense del ambiente que recrea el libro que comentamos Brema y yo sobre los años 1900-14. Pero eso no suponía dar el paso que dieron Hitler y sus secuaces.
    A Heidegger se le puede acusar de mirar para otra parte, pero no de azuzar el antisemitismo asesino.

  • Creo que no me falta nada por leer de Roth. Todo lo que escribió es bueno, de la primera a la última página. Soma Morgenstern (por cierto, Marquis, crítico musical en Viena), escribió un libro que no tiene desperdicio sobre el amigo: “Huida y fin de Joseph Roth” (en Pre-Textos).

  • A lo que me opondré siempre, con puños y pistolas, es a que se execre de los que “se quedaron” y luego fueron desencantados o renegados. O a que se culpe a los hijos de los pecados de los padres. O a restar valor a una obra por las ideas políticas del artista.

  • Qué placer discutir con gente de nivel como Brema o Pirata. Me gustaría poder cenar cada noche con ellos…

  • De Joseph Roth puedo afirmar que en Potsdamerstrasse 75 hay un restaurante con su nombre, Josep Roth Diele.
    Simpático, con buen ambiente.
    Me gustaría cenar allí hoy.

  • Tare, los mayores no me dejarán mentir si le digo que en los nickjournales ha salido a relucir unas cuantas veces la navaja de Occam. AE la usa, pero suele cortarse.

  • Tare, si aún no le ha dicho nadie que las naciones son puras quimeras, abstracciones irreales, es que usted no sale nunca a la calle. Entre en el primer billar que encuentre, o en el primer taxi que pase, y ahí mismo se lo dirán. A nosotros nos lo decía AE.

  • BREMANEUR
    11/03/2014 A LAS 19:24
    Y hoy no veré al Atleti, que tengo cosas más importantes que hacer. Y dejo ya de inundar.

    Satur, creo que Brema tiene planes de tomarse una rubia al lado de una cerveza.

  • No me eche a los billares Gengis, allí hay hombres facinerosos que pudieran aprovecharse de mi poco conocimiento del mundo.

    Y tampoco a los taxis, no sea que me lleven justamente a los billares.

  • Parnaso y Edén ¿son jugadores de balompié o concursantes de gran hermano? No me confundan más eh, que estoy muy alterada con esta primavera que llegó así sin avisar por mucho que los hombres del tiempo avisaran con sus conocimientos de isobaras

  • La mención a Joseph Roth me ha llevado a su restaurante, igual que el Museo de Bellas Artes de Bilbao me ha evocado al suyo y sus magníficas vistas.
    Temo que en lo de la alta cultura no progrese adecuadamente.

  • Jo, si estaré cansada que aquí:
    “Es seguro que en estas Figuraciones mías cualquier lector, más o menos avisado, más o menos avezado, encontrará un título, un autor o un tema que descubrir y sobre el que pensar, aun a riesgo –y gozo– de que sus certezas se vean cuestionadas; y aun a riesgo –y gozo– de disentir, formada y educadamente, con un maestro.”

    Yo he leído:
    “aun a riesgo – y gozo de que sus
    c e r v e z a s se vean cuestionadas…” joder, y no lo veía.
    ——————————–
    Llevo unos días que todo me aburre: las clases (mis profesores son todos soporíferos sin excepción), lo que leo, lo que escucho… Creo que va a ser que tengo el dedo roto

  • Y no me sean pedantes, que también he leído a Roth y no quiero presumir de ello. ¡Bah!

    El tasis me aparcó cerca de unos billares…. ¡ que miedito!

    ¡Señorita Lowercase, señorita Lowercase llame a la rubia, a Bella y a la Fijona qué hay tema! yo marcho con Pachakusina a unos retiros espirituales muy zenes a ordenar las chakras o eso que sea.

    (ya les contaré en anteriores episodios)

  • Opina Alberto Corazón en El País que la irrepetibilidad, con su correspondiente aura, “envuelve a la verdadera obra de creación”. Y a cualquier cosa, añado yo, viéndome rodeado de infinidad de cosas perfectamente individuales.

    No contento con su miope apreciación, deduce de ella, sin razón alguna, que “nada puede sustituir su contemplación directa”. ¿Cómo que no? En una copia no se pierde la individualidad de lo copiado. Sí se pierde calidad de la imagen, que es otra cosa y que es en definitiva lo que le interesa decir al autor, pero para eso no tenía ninguna necesidad de sacar a pasear el aura de la que habló, con un ánimo menos pasmado, W. Benjamin.

  • También dice AC que “lo visible es mucho más profundo que lo que vemos. Lo visible se nutre de la certeza y el engaño que arrastra el registro visual, y se fragua no en el ojo, sino en zonas todavía misteriosas de la memoria. Solo así se provoca la emoción, sin la cual la gran obra de creación no existe”.

    De haberlo leído con atención, me lo hubiera pensado más antes de enviar el comentario anterior.

  • “Nada puede sustituir su contemplación directa”.

    Lo que dice Corazón es evidente -vayan a ver la copia de Altamira. Le ponen un micrófono, dice, lo imprimen sobre blanco y el predicador viene a enmendar la plana no porque sea evidente, sino simplemente porque es Corazón y mola enmendársela. Apesta.

  • Si entiendo el artículo de AC, lo que defiende en él es la idea de que la contemplación directa de la obra de arte moviliza en el contemplador no se sabe aún qué mecanismos psíquicos que van más allá de un uso chato del ojo. No es una mera cuestión de calidad de la imagen lo que está en juego.

  • Al tratarse de no se sabe bien qué mecanismos profundos de la psique, al parecer relacionados con la memoria, nadie, al menos nadie que no sea artista, está en condiciones de decir nada sobre ellos. Por eso no queda otra que, salvo que se esté de acuerdo con él, guardar silencio.

  • Me imagino que el artículo de AC es una réplica a uno, también publicado en El País, en el que se hacía una apología de la copia; en particular de la neocueva de Altamira, cuya semejanza con la original impide prácticamente, según los expertos salvo Pirata, distinguirlas.

    Ese artículo me hizo caer en la cuenta de dos cosas muy obvias y muy interesantes. La primera es que el original, como todo en este mundo, va cambiando a lo largo del tiempo, lo que obliga a conservadores y restauradores a decidir un poco arbitrariamente qué momento del original es el que hace más justicia a dicho original, un momento que no tiene que ser el originario. La segunda -una consecuencia de la anterior- es que la copia puede parecerse más al original que el propio original.

  • Les diré, por si alguno de ustedes no lo hubiera leído aún, que el artículo se titula: “Ante una gran copia, ¿quién añora un original?”

  • – El predicador: Una ofensa personal.

    – Viene a enmendar la plana no porque sea evidente, sino simplemente porque es Corazón y mola enmendársela: Un juicio de intenciones, o sea, un juicio personal.

    – Apesta: El predicador naturalmente.

    Pirata, usted piensa en mí más de la cuenta.

  • ¿Qué hacer?

    Ya no hay arquitectos, con las vanguardias bien puestas, que se atrevan a poner un edificio nuevo donde derruyeron otro.

    A su vez han ido desapareciendo los maximalistas de la restauración, obsesionados por descubrir el auténtico edificio, el original, al comprobar que tal cosa no había existido nunca en muchos casos. Esa apuesta por lo auténtico les obligó a destruir mucho también, como vemos en tantos sitios donde hubo que sacrificar muchas construcciones medio derruidas para que se pudieran ver las ruinas de verdad.

    Las cosas son muy distintas hoy. Nuestro respeto al pasado ha llegado a serlo a todo el pasado. Ya no se quita el revoco, al que concedemos el mismo valor que a lo que cubre, si no más, aunque es verdad que exigimos que ese revoco sea auténtico, de cuando entonces. La dirección en la que vamos es la de restaurar de un modo extremadamente concienzudo y sutil, a base de dejar todo como está.

    Puede que al principio las autoridades culturales recelen de una estrategia que anula las inauguraciones, pero pronto encontrarán remedio; por ejemplo, mediante la colocación de una placa bien visible que anuncie que la autoridad competente, cultural por supuesto, basándose en toda suerte de sofisticados y enrevesados informes de los más acreditados arquitectos, urbanistas, sociólogos, intelectuales, bailarines, cocineros y Vargas Llosa, decidió -aquí la fecha- no hacer nada.

  • Doy por bueno que la emoción que siente un artista como AC delante de la obra de arte es de una profundidad y sutileza tales que la sitúan a años luz del gustirrinín que produce a muchos saber que no hay otra igual, el mismo que quería sentir aquella devota de las revistas de decoración que preguntó en qué museo estaba la mesita rodante original de A. Aalto.