Who the fuck you are

Strikepor Fernando García

La música popular, y en general la baja cultura, me produce gran perplejidad, pues no consigo entender la causa de su éxito. Con un interés antropológico me he comprado el doble LP de Bruce Springsteen titulado “High Hopes” y lo he escuchado y estudiado con detenimiento. Va acompañado de las letras en inglés (sin las aberrantes traducciones de antaño), lo que me ha permitido mejor penetrar en las entrañas de esta obra de arte contemporáneo.

Springsteen es un señor de New Jersey de 63 años, fiel de toda la vida a su Patty, que simpatiza con el Partido Demócrata, es decir, es un izquierdista desde la perspectiva americana aunque desde la europea no sea mas que un títere del “Imperio”. De hecho en este LP la canción estrella que aparece en la cara 4 es la titulada “The wall” y está dedicada a un colega suyo que desapareció en Vietnam. Cuenta el artista en la carátula del disco como se inspiró para esta canción visitando el Museo Memorial en Washington donde se homenajea a los caídos por los Estados Unidos. Yo me pregunto qué cojones nos importan a los españoles estos efluvios patrióticos, pero mas me sorprende todavía la adoración que siente aquí la gente por semejante personaje. Este tío es un fan de Obama que se ha hecho millonario dando interminables conciertos cuyas canciones están basadas en cuatro acordes que generan tensión y a continuación una descarga brutal de watios basada en otros dos acordes mientras él y toda su banda pegan saltos en el escenario.

El resto del LP va de lo mismo, canciones dedicadas a los lobos de la carretera, a la violencia policial con los negros (ejercida por la policía de un estado donde gobiernan los republicanos) o la mafia. Sí, han leído bien, la canción “Harry´s Place” es un bonito homenaje a la mafia de Nueva York donde en la puerta del Harry´s Place un gorila te preguntará, eso dice la letra, que a dónde vas, que “who the fuck you are”. Eso me pregunto yo.

145 comentarios

  • Me pregunto porqué el “you are” del texto ha sido convertido en “are you” en el titular.

  • No sería justo ignorar algunas baladas de nuestro protagonista de hoy: aunque algunos se las den de machote The river, Wreck on the highway, Little girl movilizaban corazones.
    Ya sé que tienen 35 años, yo también, joder.

  • Pues a mí me gusta. Especialmente ésta.
    Y está resultando muy difícil encontrar a algún tio que llene y mueva los tejanos de la manera que lo hace Springsteen. ¿Que quién coño es?, ¿Pues quién va a ser?: T h e b o s s. Oh, yeah!!

  • Sano. Muy sano el ejercicio de apedrear con entusiasmo las figuras huecas de escayola. Siempre que no esté exento, como es el caso, de la serenidad indispensable para no errar el blanco. Me tiene usted a su lado en esta bizantina labor iconoclasta, excelencia.

  • Anoche, Messi e Iniesta sodomizaron al llorón del hermano de La Ronalda, que para colmo le echó la culpa al trencilla de la derrota de su equipo y de su lamentable partido. Y yo que me alegro.

  • Sólo tengo un LP de Springsteen, Nebraska, de 1982. Es un disco raro. En España el éxito de The River había sido demoledar, sonando sin parar en los 40 Principales y aburriendo a las ovejas. Y entonces sacó este disco tristísimo, con un sonido pésimo y una música espartana, guitarra y armónica. Fieles a la política cutre de las discográficas, cuya suerte actual se merecen, la CBS lo publicó sin letras y por entonces no era fácil conseguirlas. A mí me costó mucho entender lo que decían aquellas canciones, de hecho sólo lo conseguí bastantes años después, gracias a internet. Me sigue pareciendo un disco tristísimo y hermoso, pero hay que oírlo con las letras en la mano. A mí el rock apenas me interesa, pero esto es otra cosa. Bruce quería ser Bob Dylan. Bien.

  • Yo anoche fui feliz.
    Esa pesadez de echarle la culpa a otro, que si hay una mano negra, que no quieren que ganemos, que nos tienen envidia porque somos el mejor equipo del mundo,.. TROCOTRÓ..los dos más llorones del equipo diciendo las mismas perogrulladas de siempre.
    ¡A jugar hay que venir llorados de casa, hombre!

  • EVOLUCIÓN
    Aunque no creo haber sufrido jamás los efectos del llamado síndrome de Sthendal, que provoca temblores, vértigo y palpitaciones cuando uno se ve expuesto a raciones ingentes de arte y belleza, sí es verdad que suele invadirme una sensación de melancolía al contemplar objetos fabricados por los humanos hace miles de años.

    Sigue en El Diario Norte.

  • Bonnie, es una epidemia que no respeta colores. Un amigo que tengo por ejemplo de racionalidad me hablaba, poco antes del partido, de la mano negra y persecución de Florentino con el asunto Rosell-Neymar, del asunto del doping también teledirigido desde el Bernabéu, y en este plan. Los ojos me hacen chiribitas.

  • Suerte que ganamos, de lo contrario no podría someterle al baño de realidad que le tengo preparado (datos, datos, datos) porque habría invocado el penalty-totalmente-fuera-del-area de Ronaldín.

  • Con este desapasionamiento no es extraño que esté dejando de ir al campo. Y cuando voy me apasiona en mal plan el minuto 17 con 14 segundos…
    He de aficionarme a la jardinería.

  • Ir todo el día provisto de tijeras, cortando por aquí y por allá, segando de raíz aquella otra… quita, quita

  • Perroantuán 24/03/2014 a las 13:54
    Un regalito para Proc. Pena que no tenga sonido.

    Gracias, Perri. He leído los labios (¿morros?), del animal. Está diciendo «uo, uoo; uo, uoo», como José Luis Moreno cuando recibía a los artistas. Será por su artículo «Evolución». Me ha gustado, es optimista.

  • Me alegro que exista consenso sobre que Springsteen es un alcachofero. Para que no se me acuse de rechazar todo lo “popular” voy a hacer una defensa de un género complicado: el rock sinfónico/la ópera rock. Es decir, aquellos que con mas o menos acierto intentaron huir de lo banal
    Mi primera entrada de esta serie versará sobre “Tommy”, una ópera de los Who a la que tengo gran estima. La estoy contraponiendo al “Billy Budd” de Britten. Siempre admiré a los dos Peter, Townshend y Peers. A ver qué sale.

  • TOMMY AND BILLY
    Peter Pears y Benjamin Britten fueron una interesante pareja. Su intenso amor provocó que Britten escribiera maravillosas óperas para el tenor-ligero Pears. En aquella Inglaterra gris de la posguerra los temas que inspiraban al compositor eran ciertamente sórdidos. “La vuelta de tuerca”(1954) y sobre todo “ Billy Budd”(1951), cuentan historias en las que los niños son objeto de abuso. Cuando Pete Townshend escribió “Tommy” (1969) debía seguir nublado, porque la historia que hay detrás era mas que escabrosa. Hallo un gran paralelismo entre ambas obras que han influido ciertamente sobre mí.
    Billy era un grumete tartamudo al que acusan falsamente de prepara un motín a bordo por lo que es ejecutado por orden del contramaestre Claggart (bajo) con la anuencia capitán de la nave (tenor). Pears solía hacer de capitán pues el papel de Budd corresponde a un barítono.
    Tommy era un niño que vio como su padre mató al amante de su madre y a consecuencia de ello quedó mudo y ciego. Roger Daltrey, una excelente voz, da vida al desgraciado niño que es maltratado por su familia y que solo consigue salir del agujero gracias a su habilidad con los “pinball”, que eran aquellas máquinas que había en los bares y se manejaban con dos botones laterales.
    A partir de ambas obras se hicieron películas de notable calidad (Welles /Russell) y de Tommy se hizo además una grabación orquestal y se llegó a representar en los teatros. Tommy se publicó como un doble LP de los Who (Daltrey/ Townshend/ Entwistle/ Moon) y era bueno de veras.

  • A todo esto, les amis, en France el “azul marino” bate pabellón en los ayuntamientos de medio país en la primera vuelta de las municipales y, pese a no ser una sorpresa, tiene acojonado al personal. Tomen nota.

  • “Los “pinball”, que eran aquellas máquinas que había en los bares y se manejaban con dos botones laterales.”

    Los petacos. Recuerdo que entraba en la sala de la OJE y, tras saludar brazo en alto al jefe de centuria, me ponía a la cola del único que había. Otras veces el mando nos ponía música del Coro del Frente de Juventudes, o de King Crimson, cuando no tocaba desfilar.

  • Elena Valenciano es hija de Luis Valenciano que fue subse de Sanidad en uno de los Gobiernos de Adolfo Suárez. Tuve ocasión de tratarle.

  • A Springsteen, músico del que sólo tengo su primer disco, Greetings from Asbury Park, N.J., que no estaba precisamente entre mis favoritos (prueba de ello, ahora que lo desenfundo, es que está nuevecito y eso es que lo torturé poco con la aguja), nunca lo he podido escuchar sin sentir una incómoda sensación de ahogo. La que me produce su forma de cantar, que siempre parece al borde de la disnea o hasta de la asfixia. Cuando lo oigo, me acuerdo de un maratón de peplums que organizamos en el cineclub del Colegio Mayor San Juan Evangelista para echar unas risas, y de uno de ellos, que era de Maciste, en el que salía de prota el actor americano Steve Reeves, a quien, al cabo de una hora seguida de lucir pectorales inflamados en la pantalla, el más ocurrente de los cachondos que se juntaron allí le espetó: “¡Respira, tío, que te vas a asfixiar!”.

    Pues eso, que si Bruce se empeña en seguir sacando pecho de héroe de la clase trabajadora, cualquier día de estos se nos asfixia.

  • Se olvidan ustedes del mejor L.P. (el único realmente bueno) que hizo, el Born to Run. Este disco venía acompañado además, ya que se habla del asunto, con las canciones traducidas al castellano por Diego A.Manrique, excelente traductor además de enorme crítico musical al que podía seguírsele a la sazón en aquella genial revista underground llamada Star o en el Popgrama de RTVE .

    Un par de canciones decentes más en The River y luego nada. Nada de nada. Creo que Springsteen constituye el mejor ejemplo de expectativas no cumplidas de la historia del rock. Se lo dice alguien que se escapó de noche del cuartel para presenciar su primer concierto en nuestro país, en el que no habría más allá de cuatro o cinco mil personas.

    Cuatro años después fui a verlo a Montpellier (mil duros el autocar y la entrada) y la cifra de espectadores se había –como mínimo– quintuplicado. La banda era buenísima (Clarence Clemons & Van Zandt/Soprano) pero el concierto anticipaba lo que se podía esperar de su carrera.

    Una absoluta bazofia.

    Estoy también de acuerdo con el Marqués en lo de The Who, aunque Tommy no me guste demasiado. (Hay un anecdotario divertidísimo del rodaje con la bella Ann Margret exigiendo la expulsión del mismo de Keith Moon por acosarla desnudo.) Pero considero a John The Ox Entwistle como el mejor bajista de la historia de la música pop. A mediados de los setenta sacó tres L.P.´s, que creo que sólo compré yo en España, absolutamente inolvidables.

  • Yo era más de Danny Daniel que de Camilo. Estuve en un grupillo punk llamado Los Hamsters, en el que hicimos una potente versión de El Vals de las Mariposas, digna me temo, más de verse que de escucharse.

    Pero amar es no decir nunca “deja ya de poner esa mierda”.

  • No seré yo quien dude del valor de Entwistle pero preterir a Jack Bruce es muy injusto. Sus discos con The Cream o el de Blind Faith son algo importante. Su “Songs for a tailor” en solitario es canela fina. En fin, no creo que me siga nadie salvo Gómez al que veo buen conocedor del terreno.

  • Nótese que cuando se hizo la foto del avatar (1979) yo era el mas moderno de la ciudad y con la novia mas guapa. Han pasado 35 años pero no he bajado la guardia.

  • Franco desconfiaba de los partidos políticos, de los comunistas y de los nacionalistas (les llamaba separatistas). No en vano había asistido en primera línea a los desmanes que en los años 30 protagonizaron estos tres estamentos en España. Ya saben, la revolución de Asturias, la proclamación de la independencia de Cataluña o los siniestros planes de Largo Caballero.

    Tras su muerte, el Rey con la ayuda de Torcuato utilizó a Suárez para la llamada Transición. Adolfo se mostró audaz en extremo y en poco tiempo legalizó a los partidos políticos, al partido comunista y restableció la autonomía de Cataluña y el País Vasco. Años después con la entrada de la UE se cerró el círculo: España era ya un país moderno.

    Con la perspectiva que da el tiempo uno se pregunta si Franco andaba tan descaminado como casi todos pensábamos entonces. Los nacionalistas no han tenido suficiente ni con la Autonomía ni con la entrada en la UE. Los partidos políticos son una verdadera casa de putas y la saga de líderes comunistas es para echarse a llorar. Me acuerdo ahora de lo que entonces se vino en llamar los “nostálgicos del Régimen”.

  • Hemos tardado un poco: creo que algunos estamos algo compungidos desde el domingo. Reconozco que mentalmente he tomado el AVE y he hecho cola, y que me gustaría ser de los que en vez de escribir eso, lo hacen.
    *
    *
    En La Vanguardia leo que José Mercé afirma que le gustaría cantar con Bruce Springsteen, seguro que para delicia del marqués.

  • (Anguita es un señor de los que se viste por los pies. Y domina como nadie la disciplina ( o el arte según se mire) de la oratoria -que menuda retahíla de bodrios oradores sufrimos cada día en este país-
    Me he sentido de luto por la muerte de Suárez (la primera vez que voté en mi vida voté al CDS de Suárez, y entonces me di cuenta de lo sola que iba a quedarme con mis preferencias a lo largo de la vida), y aunque cobardemente nunca he votado a Anguita, sé que me sentiré igualmente de luto si al final se muere antes que yo. Un maestro Anguita.)
    (Esto solo me interesa a mí, ya lo sé)

  • Nostálgicos del régimen
    Fósiles
    Dinosaurios
    La caverna

    Hay que reconocer que había matices, y que eran términos ocurrentes.

  • Anguita y Suárez, verbosidad sin contenido y casi nula formación intelectual. Pero esto basta —parece— ser para ser tildado de buen político. Mejor verbo que ellos tiene el tal Maduro o tenían Chávez o Castro. O Hitler, el mejor mitinero jamás conocido. Por mi parte prefiero políticos con formación del estilo de Rajoy o Borrell. Claro que lo perfecto sería Churchill, verbo, coraje y contenido. No sé que me molesta mas con respecto a Suárez, si las impiadosas críticas tipo “sabatinas intempestivas” o las babosidades del telediario o de gachó. Parece que ya nadie se acuerda del binomio Suárez/Conde con el CDS…

  • A pesar de que casi nunca voy a votar, he simpatizado con la derecha abierta y plural desde que tengo uso de razón. Sin embargo, el único partido en el que he militado ha sido en las Juventudes de la UCD de Suárez. Debíamos de ser diez o doce afiliados en toda Barcelona, tirando alto. La verdad es que me acerqué a la sede central del partido, junto con otro chaval de la clase, a pedir trabajo pegando carteles en una campaña electoral, pero nos dijeron que sólo aceptaban militantes.

    De inmediato cambie el discurso y les expliqué que en realidad habíamos ido allí para afiliarnos y servir al partido y al país.

    Salimos, pues, de allí con nuestro flamante carné de la UCD..

    Lo cierto es que una vez terminada la campaña no me molesté ni en darme de baja. Jamas volví por allá. Sin embargo, de alguna extraña manera siempre me he sentido en deuda con Suárez, quizá por aquellos centenares de carteles con su foto que, por mi culpa, terminaron amontonados en el contenedor de basuras en lugar de alguna fachada.

  • Siento mucho afecto por la figura de Suárez, como casi todos hoy y en la lejanía, pero no soy capaz de esbozar nada parecido a un análisis. Sin embargo, creo que tiene razón Ruiz Soroa al fijarse en lo sorprendente de su proceso de beatificación. En mi recuerdo fue una figura hostigada y vilipendiada como pocas. Por otro lado, nunca voté a Suárez y, en cambio, admito con amargura que voté al partido de Anguita, a quien sin embargo nunca he podido soportar. Anguita me da escalofríos.

  • ¿Anguita nula formación intelectual? ¡Tú sí que tienes poca formación intelectual! Que no eres más que un saco de datos andante.
    ¿Maduro? ¿Chávez? ¿Castro? ¡Pero si da(ba) vergüenza ajena escucharlos! ¿Tú estás sordo? (Bueno, sí, un poco sordo intelectual sí eres, que los sonidos pasan por ti, pero tú eres incapaz de registrarlos coherentemente)

    “Ni sí quí mi milisti mís quin rispicti a Suáriz.., ”
    Pues hale, ya tienes con que entretenerte el día mientras te tocas los cojones.

  • De la ganadería de Los Gachoses se puede hacer algunas críticas, que si los toros andan escasos de cabeza, que si están sobrados de peso, pero embestir vaya que si embisten, a todo lo que se mueve.

  • Anuncio oficial en Chopsuey:

    “Probablemente quienes hasta ahora no hayan visitado el blog de Duarte -o de Rock&Bolesco, del Arcipreste de Ítaca o de Lenocinio Vivales, que todas esas personas y/o personajes escriben los textos- se sorprendan ante el aparente contraste entre la exuberancia y la franqueza con que contesta a las preguntas y la concisión -a veces sólo una línea, incluso una única palabra, un dibujo, una foto o ni eso, sencillamente un título- y el juego de espejos que caracteriza buena parte de las entradas de su blog.”

    Duarte Manzalvos

  • El arrope ya no se vende en las ferias de agosto, como ya no se juega al güito ni al hinque ni al truquemé con una teja pero matar se sigue matando con regularidad, y a veces con entusiasmo, porque siempre hay alguien furioso que cree disponer de motivo. En cuanto a fumar, lo justo, donde a uno le dejan y si le alcanzan los posibles, que se ha puesto el pito al precio del azafrán.
    MARTÍN OLMOS

    Arrope amargo
    A Manuel Delgado Villegas le gustaban las películas de Cantinflas, la vida nómada y asesinar a los que le estorbaban el camino

  • Incluso algunas veces casi llegué a insultar aquello o a aquellos contra quienes escribía. Me salían textos que destilaban soberbia y vanidad. Verdaderos truños, Albert, verdaderos truños.
    ***
    Doy fe.

  • Me ha gustado mucho la entrevista a Rocky. Albert escribe unas entradas terriblemente trabajadas en donde se nota el esfuerzo por comprender a los entrevistados. Tiene muchísimo mérito, teniendo en cuenta que —supongo— a la mayoría sólo los conoce por sus blogs.

    Respecto a Rocky está en la entrevista en estado puro, verboso, desinhibido, casi se le percibe feliz. Para que eso pueda ocurrir en una entrevista tiene que haber confianza en el entrevistador. Apúntese también un gran punto en esto, Albert.

  • PROCURO FIJARME
    25/03/2014 A LAS 10:32
    Siento mucho afecto por la figura de Suárez, como casi todos hoy y en la lejanía, pero no soy capaz de esbozar nada parecido a un análisis. Sin embargo, creo que tiene razón Ruiz Soroa al fijarse en lo sorprendente de su proceso de beatificación. En mi recuerdo fue una figura hostigada y vilipendiada como pocas. Por otro lado, nunca voté a Suárez y, en cambio, admito con amargura que voté al partido de Anguita, a quien sin embargo nunca he podido soportar.

    ¿Pero el voto fue por obligación en el contrato, no? Tengo entendido que en su trabajo de usted es obligatorio ser rogelio a full-time o te quitan puntos para las promociones internas y los quinquenios. Todos mis amigos siguen siendo rogelios del sector intelectual, tipo Euskadiko Ezkerra, y así. No hace falta que compren crema antiarrugas: la eterna juventud.

  • Perro, me encantaría poder decirle que el contrato y el mundo o las drogas me obligaron, pero no me sale.
    A mí también me parece que cambiamos menos de lo que sería natural y deseable dadas las circunstancias (las del espaciotiempo de la materia: hemos leídos algunos libros y hasta hemos visto cosas y vivido gracias y desgracias), pero cambiamos.

  • En cuanto a cambiar de ideas y opiniones no puedo entender cuánto se valora el tener siempre las mismas. Más bien me parece que hay que ser tonto macizo para pensar siempre igual de todo. O vivir en una aldea en el siglo XIII.

  • Voy tan de culo que no he podido asomarme. Ahora que he montado la oficina en el hotel, para atender unos asuntos, les leo por fin.

    Springsteen un berreador.

    ¿Qué es ser un Rogelio? Me suena pero no caigo…

    Que buenas están las granadinas de Graná…

  • Yo odié a Suarez en mi juventud y a Martín Villa era el demoño que dirigía a los putos grises. Me parecían el mal personificado.

    Ahora, uno es ya otro. Como hemos cambiado.

  • Pirata Jenny:
    Estoy terminando de leer Moo Pak, de Gabriel Josipovici (trad. de Juan de Sola, Cómplices, 2012 [1994]). Usted la recomendó una vez, y yo se lo agradezco porque es rara y buena.
    Pero hete aquí que me encuentro en eso de la página 152 ¡con Ludwig y Bertrand!, los chimpancés de su «Ser o no ser (Ludwig)», 20 de julio de 2013 (http://robotb9.wordpress.com/2013/07/). He vuelto a la entrada, y en ella, responde a Tareixa lacónicamente que la fuente es Josipovici. Lo que no le dice es que la historia forma parte de la narración que el personaje Jack Toledano hace de su obra, una obra de ficción.
    O sea, que Ludwig y Bertrand son dos chimpancés literarios hijos de un escritor que es también un personaje.
    O sea, ¡que nos tomó el pelo!

  • En cuanto a cambiar de ideas y opiniones no puedo entender cuánto se valora el tener siempre las mismas. Más bien me parece que hay que ser tonto macizo para pensar siempre igual de todo. O vivir en una aldea en el siglo XIII.

    Procu, el topos que identificaba ser-perfección-constancia hace tiempo que fue derrotado por el que une vida-posibilidad-apertura-cambio. Llevo toda la vida oyendo que lo bonito es cambiar, que lo otro es estar muerto. Qué bien me lo explicó uno a su pesar: “Como dijo Heráclito, todo cambia, empezando por el devenir”.

  • No exactamente, Proc. En efecto la fuente es Gabriel Josipovici, pero filtrada (creo que también lo mencioné) por la correspondencia con la Bartlett Society. En la novela, lo que es una ensoñación literaria de Jack Toledano no son L. y B., cuyo caso conocía Josipovici, sino la ubicación original de los chimpancés en Moor Park: nunca fue, al parecer, un centro de recuperación de primates, aunque sí todo lo demás -residencia de Swift y centro de desencriptación de mensajes durante la Segunda Guerra Mundial. Es decir, que Josipovici mezcla constantemente datos reales y figurados, cosa que sospecho hace a lo largo de toda la novela. Es una gran novela.

  • Gengis, se reprocha muy a menudo a los políticos, por ejemplo, que fueron otros (por no hablar de que se les recuerda hasta quiénes fueron sus padres), como diciendo que eso de antes es lo que eres, a mí tú no me engañas. O eso que fuiste tienes que seguir siéndolo so pena de no tener credibilidad por no haberlo sido siempre. Tampoco quería hacer un elogio del cambio por el cambio, que puede ser azaroso, doloroso y sin sentido. Es solo que, a lo largo de una vida, cambiar es lo único natural en cuanto a cómo ves el mundo.

  • MUY INTERESANTE ENTREVISTA
    “Vivimos una crisis profunda que no es, en absoluto, achacable al sistema político. Pero la democracia exige a todos una responsabilidad permanente. Si nosotros fuéramos capaces de transmitir al pueblo ese sentido de responsabilidad, si lo tuviéramos perfectamente informado, el pueblo español asumiría todo lo que supone la soberanía ciudadana. Pero le hemos hecho creer que la democracia iba a resolver todos los grandes males que pueden existir en España…Y no era cierto. La democracia es sólo un sistema de convivencia. El menos malo de los que existen.”
    ABC 1980

  • Allá en Guadalajara tuve un maestro al que no le interesaba nada la política. Lo poco que recuerdo haberle oído sobre esta materia, al comienzo de la transición, fue que Suárez era el más democrata de todos, oposición incluida. ¿La razón? Que era un profesional inmune a cualquier entusiasmo. Igual acertó.

  • “Eso de antes es lo que eres.”

    En eso tiene razón usted. Donde paso el verano hay un restaurante cuyo dueño es una persona profesionalmente muy formada. Eso -no tardan en informarte los del pueblo- sólo nos impresiona a los bobos de los madrileños, que no sabemos que es gitano. Vamos, que si le quitas el calzado, descubres que va descalzo.

  • Hay actividades en las que se manifiesta con enorme claridad nuestro espíritu competitivo. En la de la policía antidisturbios, por ejemplo. Es impensable que la vocación de uno de estos policías, bien alimentado y entrenado, fuerte como un roble y con ganas de comerse todo lo que se le ponga por delante, sea la de mantener el orden; él está ahí para vencer.

    Lo dicho quizá ayude a entender el estado de ánimo en el que deben de encontrarse en estos momentos los que intervinieron en la manifestación del domingo. Como explicó muy bien uno de ellos en el vestuario, una vez terminada la jornada, “si no hubiera sido por el mando, con la mitad de efectivos los barremos”. Como verá el lector, ni una queja por el peligro corrido; sólo sentimiento de humillación por la derrota. ¿Lo de culpar al mando? Excusas de mal perdedor.

  • Funcionaria en un convento, para servirle a usted y a España. (Adapts, los PNN ya no existen; pero entre PNN y catedrática hay cosas en medio: por ejemplo, la virtus, «in medio virtus», ¿o era «in vino veritas»?).

  • Es que me había encontrado la reseña de la novela y la he releído a la luz de sus comentarios sobre Friedrich y la frontera. Y al revés. Fusión. Muy recomendables.
    ***
    El elogio clásico de la dipsomanía, el retraso mental, la infancia y la locura, que las asocia a las grandes verdades. Es bastante mentiroso, sí.

  • Lo siento, señorita Pirate, pero este comentario suyo se nos había quedado en el tintero.

    PIRATAJENNY
    25/03/2014 A LAS 20:15 (EDITAR)
    No exactamente, Proc. En efecto la fuente es Gabriel Josipovici, pero filtrada (creo que también lo mencioné) por la correspondencia con la Bartlett Society. En la novela, lo que es una ensoñación literaria de Jack Toledano no son L. y B., cuyo caso conocía Josipovici, sino la ubicación original de los chimpancés en Moor Park: nunca fue, al parecer, un centro de recuperación de primates, aunque sí todo lo demás -residencia de Swift y centro de desencriptación de mensajes durante la Segunda Guerra Mundial. Es decir, que Josipovici mezcla constantemente datos reales y figurados, cosa que sospecho hace a lo largo de toda la novela. Es una gran novela.

  • De vez en cuando me acuerdo de la razón por la que llevo diez años entre vosotros, siendo en realidad un puto cabrero.

    Ahora mismo me encabrono yo solo.

    No puede ser , es inaceptable, que grandes cabezas como la de Gengis pierda el tiempo enredándose en las palabras. O que Merc se pase el día hablando fupbol a su secta.
    Oigan, ustedes, los grandes, no pueden renunciar. Déjense de mariconadas, hablen.

    PerroAntoine, le agradezco infinito que se moje en cada artículo o post.
    Otros, se esconden en lo que la masa espera.

    Como con la TV, deles usted mierda y eso consumirán. Deles usted a Balbin y “La Clave” y se sorprenderá de la audiencia.

  • De lo que he comentado sobre los vecinos del pueblo donde veraneo podría deducirse que son racistas. No era esa mi intención. No es el racismo, o no el racismo en primer lugar, lo que les lleva a desdeñar al “gitano” cuando sacan a relucir su infancia pobre y mal escolarizada. Lo que ellos quieren decir -muestra clarísima de su pertenencia a la escuela eleática- es que no les impresiona nada la posesión de unos conocimientos, los de la hostelería, que adquirió después. “No le hagáis caso: que eso lo ha aprendido.”

  • PIRATAJENNY 25/03/2014 A LAS 20:15

    Sí que es una gran novela, Jenny. He buscado esa correspondencia sin encontrarla, y puesto que no figura el dato en el libro, solo me quedaba resolver la ambigüedad cierta de si la historia de los chimpances ha sido obtenida de un documento real como reales son Londres o las informaciones sobre Swift y el propio Moore Park, o bien los chimpancés tienen la misma consistencia filosófica pero de fábula que la primatóloga americana que quiere aprender el lenguaje de los monos y el loco con camisa de fuerza que vaga por allí. Recelosa y cazurra, he apostado por lo segundo. Excusate.

  • A los 17 años escribí mi primer relato (o cuento), el único que merece tenerse en consideración de los pocos que he escrito. Era un cuento (o relato) que ponía en duda la honestidad del proceso de transición democrática, se burlaba de Suárez y describía al país como una nave de locos, gobernada por unos desaprensivos, que olía profundamente a mierda. Su tesis era, básicamente, la milonga lampedusiana: que algo cambie para que no cambie nada. En mi descargo puedo decir que yo era un estudiante de Formación profesional profundamente ideologizado que se metía entre pecho y espalda cualquier libro revolucionario que caía en sus manos —además de todas las novelas y cuentos de García Márquez—y que no sabía nada del funcionamiento del mundo ni de las personas. Era el año 1978. Hoy, mucho tiempo después, vivo rodeado de gente que me sigue contando aquel cuento, aunque con menos gracia, y tengo la sospecha de que alguno de ellos se le fraguó el cerebro, como un cemento, a los 17 o 18 años. Quizá Heráclito tenía razón respecto al mundo físico y “todo cambia y nada permanece”. Pero respecto a los cerebros humanos fertilizados por ideas implantadas en la fase de crecimiento, cada vez tengo más claro que en nada cambian, todo permanece.

  • Por ejemplo, me ha tocado los huevos que Don M. acomode su culo en el sillón , a derecha e izquierda, y se reencuentre a sí mismo diciendo que la gente espera diversión en la columna. No información.

  • Aunque Balbín se pusiera una pipa en la boca, no creo que La Clave fuera un programa culto. Aún recuerdo el que dedicó al Quijote. De los invitados es verdad que uno era un cervantista acreditado y otro sabía al menos de qué hablaba; pero fueron los demás, locos de atar, los que dominaron la noche con sus desvaríos. O sea, ningún rigor en la selección de los invitados. El resultado, humo. El de la pipa.

  • Perroantuán, 23:44:
    «Quizá Heráclito tenía razón respecto al mundo físico y “todo cambia y nada permanece”. Pero respecto a los cerebros humanos fertilizados por ideas implantadas en la fase de crecimiento, cada vez tengo más claro que en nada cambian, todo permanece».

    Esto es, más explicado, lo que me ha dicho supra de mis colegas. Y yo lo he entendido a la primerísima. Cada día oigo cosas y me encuentro en situaciones que me hielan los hielos, pero no quiero darle detalles. (Como tampoco pienso hablarle del Papa, pues sé que se nos pone a morir).

  • Gengis, si usted se permite jugar hasta el extremo de decir lo que ha dicho, yo me retiro.,

    A ver, mi madre, que ahora tiene, creo, ochenta y tres años, veía religiosamente ese programa, intentando entenderlo. INTENTÁNDOLO.

    Vaya usted a la mierda, No conozco mejor intento de repartir cultura. Entreténgase usted con los detalles.

  • O igual no acertó mi maestro. En la entrevista en ABC veo a A. Suárez muy decepcionado con un sistema donde la clase política vive encerrada en sus luchas partidistas y en el que el pueblo es incapaz de asumir ninguna responsabilidad. No se enteró, y como él siguen muchos sin enterarse, de que eso es la democracia realmente existente. No me esperaba yo ese desencanto en un profesional.

  • ADAPTACIONES
    25/03/2014 A LAS 23:46
    Por ejemplo, me ha tocado los huevos que Don M. acomode su culo en el sillón…

    Eso va a ser el tratamiento de Don. Te empiezan llamando Don y el mundo se vuelve menos áspero. A muy poca gente hay que llamarla por el Don/Doña. Yo sólo lo hago con mis amigos catedráticos en activo, pero porque viven como jubilados.

    PROCURO FIJARME
    25/03/2014 A LAS 23:59
    Como tampoco pienso hablarle del Papa, pues sé que se nos pone a morir.

    El Pope es Platero.

  • Fueraparte, Bella Tare, ¿como es eso de que después de meses y meses de requiebros, de este tu roble cincuentón, de repente descubras que te agradan los otoñales y le eches los tejos al marquis y cualquier otro maduro que te encuentres?

    Me voy a enfadar y todo.

  • Esto que hago creo que se llama trotar entre conventos, y mucho que lo siento porque yo también he leído al Arciprste. Es que he pegado antes en lo de Albert el comentario de Perroantuán sobre la entrevista de Rocky (sin permiso; toda la vida he hecho cosas sin permiso) para que esté también allí, porque me ha gustado. Rocky ha respondido allí diciéndome que lo pegue aquí si quiero. Que ha intentado hacerlo él pero que no ha podido, que recibía un mensaje de seguridad (¿hay aquí demasiada seguridad?). Esto ha dicho:

    «Efectivamente, Perro, he ido respondiendo a las preguntas de Albert poseído por un estado de ánimo alegre (todos sabemos bien qué ocurre cuando alguien escribe -cualquier cosa- bajo los efectos del vinagre) pues, además de pasármelo estupendamente así, era la mejor manera de corresponder a la amabilidad de Albert, quien, como sabe, es un estupendo anfitrión. Y un paciente anfitrión’».

    Y que le manda un saludo a Bremaneur.

  • PROCURO FIJARME
    25/03/2014 A LAS 20:14
    ¿Alguien se acuerda de Esclarecidos?

    Procu, trotacoventos, no me resisto porque la pregunta me ha dado en mitad de la fibra floja: esto mío de hace años. Y no, no habemos cambiado: no hay semana que no continúe escuchando entero al menos uno de sus discos.

  • Mi madre queriendo entender lo que decían en La Clave, aportó mas al mundo que usted masajeándose el cerebro.

    No tengo más que decir.

    ¡Ah, sí! ¡Espabilad, vagos cobardes, que ya es la hora!

  • Yo sí tengo más cosas que decir mientras no se me pase el cabreo. No tolero que me llame snob, como si yo fuera por el mundo desdeñando a diestro y siniestro, quien desde hace tiempo se permite aconsejarme qué debo hacer para, por lo que da a entender, no impacientarlo con mis tonterías. Tengo por norma -bueno, no es norma, es gusto- centrarme en lo que dice la gente y evitar el comentario personal; también tengo por norma -esta vez sin demasiado gusto- no hacer caso a algunas alusiones personales en las que noto cierta antipatía, precisamente para no distraerme de lo que estoy comentando. Pero todo tiene un límite.

  • No hay día en el que alguien no me informe de que me enredo con las palabras, me hago pajas con el cerebro, lo mío son volatines mentales, gargarismos metafísicos… No me importaría oír estas cosas si también se me informara de por qué lo son. ¿Tanto cuesta?

  • Es una pedantería como una catedral sacar a relucir el concepto de espacio-tiempo para responder a unas observaciones mías que a su vez se debían a la afirmación de Procu de que la variación es algo indisociable de la lengua. Tonterías sin duda para quien sabe que la solución está en el macrocosmos.