Julian Lennon

BeatlesFakeWithJulian

Por Fernando García.

Corría el año 84 cuando fui abordado por JR, un viejo conocido, en la cervecería Santa Bárbara. “Nos vemos en Wembley”, dijo con su habitual convicción. Al ver mi cara de sorpresa, cogiéndome de un brazo me sopló al oído: “Julian, George, Paul, Ringo”. “Por supuesto”, contesté de inmediato mientras le vi alejarse a toda velocidad.

En aquel tiempo, unos cuantos enfermos de beatlemanía seguíamos con expectación la salida del LP Valotte de Julian Lennon. Parecía tener el mismo talento que su padre y un gran parecido físico. Esto desató la rumorología sobre una posible reagrupación de los Beatles con Julian en lugar de John. Aquel día en la cervecería yo desconocía que el evento fuera a ser en Wembley, pero con solo oír el inicio de la frase “Julian, George…” caí en que el concierto de mi sueños iba a celebrarse. Me puse en marcha inmediatamente para conseguir unas entradas, pero entonces no había internet y la búsqueda fue penosa e infructuosa. Sin embargo JR no podía estar equivocado, después de Joaquín Luki (JL en FM) era el más conspicuo conocedor del cuarteto de Liverpool. De hecho él había asistido en directo a la grabación de la canción Get back en la terraza del edificio de Apple. JR era un buen guitarrista y me había contado cien veces guitarra en mano como en aquella grabación John Lennon tuvo problemas con el famoso ‘punteo’ del Get Back y el tuvo que echarle una mano. “John, no es así”, le gritó, rememoraba, y entonces nos repetía el punteo correcto mientras nosotros nos estremecíamos. Dios, aún lo estoy oyendo. JR era la hostia, conocía también a Mike Kennedy y el Black is black también lo bordaba con su Fender Stratocaster. Tenía solo cuatro años más que nosotros pero se abría un hiato monstruoso entre él y el resto de la pandilla. De hecho, cuando me folle a su hermana aquel lejano verano tuve el temor de que le molestara y me excluyera de sus conciertos. Las malas lenguas decían que era un ‘bolero’, pero a mí nunca me lo pareció, le admiraba sin restricción alguna.

Han pasado los años, tantos que estos días Julian ha cumplido 51. Aquel concierto nunca se celebró y el hijo de John se fue diluyendo como cantante hasta quedar en casi nada. JR murió, como JL en FM, y a mí no me debe quedar mucho. Imagine.

27 comentarios

  • Maravillosa edición chicos, gracias como siempre. El link del Get Back muestra al gran Billy Preston en el teclado, pero lo mas impresionante es que se ve a JR detrás de Lennon como diciéndole algo.

  • Cómo le iba a salir bien el punteo, con el frío que hacía allí arriba. Adaptaciones, explíquelo, que aquí hay mucho excéntrico.

  • “En aquel tiempo, unos cuantos enfermos de beatlemanía seguíamos con expectación la salida del LP Valotte de Julian Lennon.”

    Lo ha clavao.
    Enfermos, esa es la palabra.

  • Brema, Gengis: he llegado aproximadamente a una sexta parte de Los montes antiguos, los collados eternos, los rollos insufribles. Lo he devuelto al anaquel, y dentro de 40 años sin falta probaré de nuevo.

  • Ando ligeramente atareado y mi actividad internetera es tendente a cero. En estos momentos me acuerdo de que no soy un rentista como ustedes, cacho cabrones, o funcionario, cacho relajaos, y que si no me ocupo de mis asuntos no entran garbanzos.
    Entonces me entra una mala hostia del copón, a mi lo que me gusta es tocarme los huevos y hacer como que pienso y luego contarlo.
    Y follar, eso también. (…es una actividad tendente a cero)

  • Gómez, ¿Qué cónio está haciendo? Me entran e-mailes de entradas suyas y luego cuando pincho me dice:

    estrellas (Flaubert)

    Feeds: Entradas Comentarios

    Ooops…Where did you get such a link ?

    Server cannot locate what you are looking for!

  • Hay dos tipos de personas: aquellas que al escuchar “Penny lane”, “Strowberry fields” o “I am the walrus” sienten una turbación interior, y las que no la sienten.

  • Es que la música de Wagner tiene ese mismo poder evocador que la de Lennon&McCartney. Rebusca en tu interior y encuentra esa veta triste y deseperanzada que te acaricia y te hace mas soportable ls existencia.

  • Tengo el despacho cerca del Mestalla.

    Está toda la calle inundada de ganado en plena berrea. Los hay de pelaje blanco y de pelaje entreverado azulgrana.
    Por qué los literatos patrios glosan estas berreas es un misterio que escapa a mi comprensión, pero sé que es una muestra de nuestra decadencia.
    ¡No lloren por su aprobación amigos letraheridos! ¡Díganles a la cara que son unos mamelucos!
    E intenten ustedes mismos dejar de serlo.

    ¿Te gusta el fupbol? Disfrázalo, vístelo de épica, pero eres un gañan.

  • Interesante reseña en RdeL sobre dos libros recientes que abordan la realidad sociológica del franquismo. Su tesis es “que no hubo solo miedo” sino un intenso y extendido colaboracionismo con el Régimen. Rotos ya los tabús de la connivencia de una inmensa mayoría de alemanes con la política de Hitler y el colaboracionismo por excelencia, el francés, no queda otra que reconocer la simpatía que generaba Franco en amplias capas de la población. Termino el libro de Urbano, que recomiendo encarecidamente, cuya conclusión no entiendo que pueda molestar a la familia de Suárez o en la Zarzuela: nuestra modélica Transición fue obra de dos franquistas (Torcuato y Adolfo) junto con el Rey. Tarradellas, Carrillo, Felipe, etc., colaboraron lo suyo, desde luego, pero su papel fue secundario respecto a los tres citados protagonistas.

  • Resulta baladí el follón de Armada, Tejero y Milans, que enredaron lo suyo y pusieron mucha mierda entre el Rey y Suárez. El caso es que los tres fueron condenados a 30 años de cárcel. A mí me parece bien que no los fusilaran, porque aunque en la forma fallaran con estrépito, lo que pretendían arreglar sigue pendiente en parte. El terrorismo ha desaparecido, pero el independentismo sigue siendo un problema vigente.

  • Hoy no hay ni terrorismo ni golpismo, dos grandes pasos hacia adelante. Además estamos ya en la OTAN y la UE. Si hubiera visto el Rey en 1980 esto por un agujerito, hubiera dado saltos de alegría
    Juan Carlos ha tenido que aguantar mucha tontería, sin ir mas lejos anoche en Mestalla. Ha hecho un servicio impagable a todos los españoles y todavía le tocan los cojones con el yerno o con Bárbara Rey. Qué falta de perspectiva!

  • Anoche disfruté como un perro viendo la derrota del Barcelona y me sabe muy mal, porque tengo grandes amigos culés y admiro a Xavi, Messi e Iniesta. Pero ver llorar a los que silbaron el himno y la cara que se le quedó al psicópata de Dani Alves , fue demasiado placer.

  • Los rusos sí que saben.
    Acabo de ver “El Cascanueces” de Tchaikovski en Mezzo HD en el Plus (marqués póngaselo sólo por este canal) pero con escenografía clásica, vestuario clásico y coreografía tradicional, grabado en un teatro de San Petersburgo. Eso sí es alta cultura, aunque sea enlatada.