Me acuerdo (2)

Por Perroantonio.

meacuerdo2

Me acuerdo de los bautizos y de que el padrino nos echaba monedas de dos reales, pero nunca duros ni pesetas.

Me acuerdo de mi primera bicicleta y de las heridas en las piernas.

Me acuerdo de llevarle a mi padre el bocadillo a la fábrica, y del olor a soplete y a metal quemado, y de la oscuridad, y de los gases.

Me acuerdo de las vagonetas de mineral cruzando el aire por encima de la casa de mis tíos para alimentar los altos hornos.

Me acuerdo de cómo enrojecía el cielo, en las noches de nubes bajas, cuando salía la colada de acero al rojo vivo; y de como muchos años más tarde, cuando faltaban pocos para cerrar Altos Hornos, abrieron un café mirando a las fábricas que se llamaba William Blake, el matromonio del Cielo y el Infierno, pero que nunca entré porque me daba un poco de vergüenza ir a un sitio con un nombre tan pretencioso y no encontrarme allí con el propio Blake o con Edgar Allan Poe o Lord Byron.

Me acuerdo de las montañas de mineral y de las montañas de carbón, y de la suerte que dicen que tuvo mi abuela, que no estaba allí cuando un desprendimiento echó abajo las casas de La Punta.

Me acuerdo del accidente en mi calle de aquellos obreros de la construcción andaluces y de cómo algunos murieron y otros quedaron lisiados y de cómo regresaban todas las primaveras cantando saetas y vendiendo estampas de la Macarena para ganarse la vida.

Me acuerdo del Hospital de San Juan de Dios en Santurce y de que mi madre me llevaba a ver un gran belén con su río de verdad, su noria, sus días y sus noches y sus estrellas azules que se encendían en el techo.

Me acuerdo de Toby, el perro del carpintero, el primero que me mordió.

Me acuerdo de pasar entre los gitanos de Simondrogas y de mi padre diciéndome que no tuviera miedo porque con los del barrio se comportaban siempre como señores.

Me acuerdo de las Fiestas de Simondrogas y de la cucaña sobre un mástil amarrado a la proa de un barco de madera en el río Galindo. Y de lo horrible que me parecía caerse a aquellas aguas tóxicas y hediondas.

Me acuerdo de la Roca Apache y de cómo había que escalarla para demostrar que no eras un gallina.

Me acuerdo de que a los cromos los llamábamos santos. Mi primera colección, de futbolistas, me la robaron a los cinco años y mi padre me prohibió volver a tener cromos, y así fue como empecé a odiar el fútbol.

Me acuerdo de los chicles Cosmos, que eran negros y traían un santo del espacio, pero no de astronautas americanos sino de cosmonautas rusos.

Me acuerdo de ir a recoger cartones y cobre, y de conseguir dinero para ir al cine.

Me acuerdo de que en Baracaldo conté doce cines de barrio y tres de colegio y me propuse visitarlos todos, pero nunca fui al cine de Zuazo.

Me acuerdo de las sesiones dobles y de que los mayores se sentaban en las esquinas más oscuras a meterse mano y de que a mí aquello me parecía mal.

Me acuerdo de la primera vez que comí caracoles, en una sociedad obrera de Luchana; siete caracoles comí, uno por cada año.

Me acuerdo de que mi padre me contó que un día pasó el Nervión nadando desde La Punta de Sestao hasta Erandio y de que yo no le creí.

Me acuerdo de los trolebuses rojos de Bilbao.

Me acuerdo de cuánto se reía mi madre y también de cuando lloró.

Me acuerdo de que en la escuela me pusieron junto a Flaño que era el más grande y retrasado de la clase y de cómo me pegaba para que yo le hiciera los ejercicios. Y me acuerdo de que, años después, pedía dinero y tabaco a las puertas de los cines y no me reconocía.

Me acuerdo de cuánto sangraba por aquella brecha en la cabeza y de que subí a casa corriendo y de que mi madre, a quien avisaron a gritos las vecinas, casi se desmaya al ver tanta sangre. Y recuerdo al practicante que, en el Cuarto de Socorro, se acercó con unas tijeras a cortarme el pelo y yo pensé que me iba a cortar la piel con ellas y le grité y le llamé asesino.

Me acuerdo de todas las veces que me han partido la cara pero no recuerdo el dolor físico, sólo el del orgullo.

Me acuerdo de aquellas dos mujeres solteras que vivían juntas y a las que llamaban las birrochas.

Me acuerdo de las hogueras de San Juan y de pedir dinero para hacer chocolate y de cómo Rober tocaba el chistu, obligado por su madre.

Me acuerdo de los kaikus de cuadros verdes y de los kaikus de cuadros azules. Y de los kaikus de lana con borlas rojas y orla de esvásticas, que yo no sabía lo que eran y luego me dijeron que se llamaban lauburus.

Me acuerdo del domingo en que la calle había sido tomada por los Grises porque habían colgado una ikurriña del cable de alta tensión que pasaba delante de nuestro balcón y me acuerdo de aquel policía, con su gabardina gris, arrugándose al electrocutarse.

Me acuerdo de que por aquél entonces dejé de ir a misa.

184 comentarios

  • Siento entusiasmo por los «me acuerdo», y estos de Perroantonio me fascinan especialmente. Demuestra que una lista puede tener estructura. Introducción, nudo y desenlace, como nos enseñaron en el cole. E intensidad, con ráfagas de nostalgia, de humor y hasta de violencia. Una gozada.

  • Srta. Belpuigh, corrija ese «altos hornos» por «hornos altos», por favor. A ver si nos fijamos un poquito y limpiamos, fijamos y damos esplendor a la lengua. Por favor.

  • Quiero más.
    Conmueve.
    Notas. Hace no sé cuántos años, pero mucho después de dejar nosotros de comerlo, descubrieron que el chicle Cosmos tenía trazas de materia fecal; yo me acuerdo también del Dunkin rosa, tan dulce al principio que te ahogaba y se te saltaban las lágrimas. Los kaikus de lana se llamaban mendigosales (mendigoizale, I presume).

  • Estoy en sala de espera de un juzgado de lo penal. Llevo mas de una hora sentado enfrente del acusado que en su momento me amenazó de muerte y organizó un escrache en mi casa. Han pasado 12 años desde aquello. El ambiente es sórdido. Me recreo mirando a los ropones que lo defienden. Que asco ser abogado.

  • La prensa carroñera hace entrevistas a unos y a otros. Da pena escuchar lo que dicen. Nivel ínfimo, demagogia. No me extrañaría que apareciera Pepe Isbert en cualquier momento. No le dirijo la palabra a nadie, ni siquiera a esta periodista tan guapa y sospechosamente simpática conmigo.

  • Me acuerdo de haber cogido uno de los cebollones más gordos de mi vida en un concierto suyo en Badalona. Era del dominio público que se se separaron porque no se soportaban, pero parece que decir “llevarse mal” es quedarse bastante corto.

    El vídeo es muy bueno.

  • ¿Es por el tema de el bio bac, marqués? Algo se hablo en su momento, ha años, allá en casa Apuntes.

    Yo me recuerdo.

  • Qué bueno maestro. Las monedas de dos reales con su agujerito para pasar la cuerda de la peonza y las sesiones dobles. Me haces mayor Perro. Gracias.

  • 19/05/2014 A LAS 09:19 PROCUROFIJARME
    Los kaikus de lana se llamaban mendigosales (mendigoizale, I presume).

    Gracias Proc, nunca supe que tenían ese nombre. Me ha costado encontrar fotos para que se entienda de qué hablo. Los kaikus son estas chaquetas de colores que llevan Los Chimberos. Creo que eran más frecuentes en Vizcaya, y especialmente en la costa. Los más comunes de la época eran de cuadros en color verde, rojo o azul. Hoy parece ser que hay dificultades para encontrar esas telas.

    Las chaquetas llamadas mendigoizales se siguen fabricando, aunque los motivos han cambiado ligeramente: ya no se ponen lauburus cuadrados, los escudos provinciales han sufrido cambios y a los tradicionales colores azul y rojo se han sumado el beige y el marrón. El modelo al que yo me refería y con el que solían comparecer en fiestas algunos amigos de mi calle era este, con lauburus de aspa recta.

  • ¡Ostras! ¡La evástica! Qué raros eran los vascos en su infancia de hace años.

    Aquí en la capital de Pontevedra y en sus plazas corren todavía hoy los infantes alegremente vestidos con sus chaquetitas con pompones primorosamente calcetadas por sus abuelas disfrazados de tiroleses. Algo parecido a los mendigoizale.

  • Me acuerdo de una discusión reciente sobre kaikus, pero no recuerdo dónde. ¿Bilbao?

    Me acuerdo de haberme hecho con esta joyita que no me resisto a compartir con vosotros.

  • ANUNCIO

    Hastiado del veganismo intelectual, preso de pequeñas traiciones personales y después de fatigar muchedumbres tímidas, vuelvo.

  • FOLLANDEIRO
    He cursado petición de vuelta también a él, que está en los bosques a los que me llevó a conocer París para que dijese, en el pueblo: “¿París? Muy bien. Un banco con saladitos, Lagavulin y una pandilla de negros rurales alrededor hablando un idioma desconocido, creo que francés”.

  • PETICIÓN
    Necesito un avatar (que alguien me explique cómo se hace, vuelvo con aires de Greta Garbo), cuatro latiguillos y un poeta canario.

  • SÁBADO
    Amanecer con un polvo lento, ganar la Décima, enviar la crónica hecha el jueves y morir de sobredosis en Cascais. No pido nada más.

  • M, no sé si esta noticia es buena para ti, pero lo es para nosotros. Si, ademas, fueras capaz de traerte a Follandeiro (sin que fuera necesario que nos arrodillásemos a sus pies ni le pusiéramos un piso y una mulata) te levantaríamos efigie en mármol de Carrara. O un fotochop, que tampoco es cosa de gastar.

  • Cagoendiossss vos voy a poner a todos mirando para Ferrol pero ya. Venga, calzoncillos fuera, hostia.
    Adelaido amor, dònde estàs?

  • ¡¡¡¡¡¿Qué?!!!!! no puede ser…y ahora que estábamos tan agustito vuelve a saber de dónde, Mpunto el misterioso y follandeiro. A mí me va bien todo avatar con buena testosterona.

    Ya veo a una que se va a poner de un nervioso….

  • Ya està el maricòn del Perkins hablando mal de mì por la retaguardia. Qué no me gustan las mulatas, krsitosantisimo, me gustan las vascas!!! Lo sabes asaz.
    Las vascas y Adelaido.

  • ¡Puta suerte la mía! Ya había reservado mesa y sillas para un arroz a banda en san Carles de la Rápita con la Dancing Queen del blog , y ahora esto.

  • Grande, Perro. Me sorprende lo poco que se parece su infancia a la mía (¡montañas de mineral!) y lo bien que creo haberla entendido.

    ***

    Bienvenido de vuelta, M.

  • Adjunto remito los dos comentarios que habían quedado pendientes de moderación del señorito Follandeiro, sí, joder, Follandeiro:

    19/05/2014 A LAS 15:21
    FOLLANDEIRO (SÌ, JODER, FOLLAN D’EIRO)
    Cagoendiossss vos voy a poner a todos mirando para Ferrol pero ya. Venga, calzoncillos fuera, hostia.
    Adelaido amor, dònde estàs?

    19/05/2014 A LAS 15:26
    FOLLANDEIRO (SÌ, JODER, FOLLAN D’EIRO)
    Ya està el maricòn del Perkins hablando mal de mì por la retaguardia. Qué no me gustan las mulatas, krsitosantisimo, me gustan las vascas!!! Lo sabes asaz.
    Las vascas y Adelaido.

    19/05/2014 A LAS 15:37
    FOLLANDEIRO (SÌ, JODER, FOLLAN D’EIRO)
    Banda de enviidiosos, nadie va a felicitar al gran Calaza por su artìculo de ayer con Leguina:
    http://www.farodevigo.es/opinion/2014/05/18/sondeos-electorales/1025345.html

    Calaza, King Kong, eres el màs grande!!!!después de Adelaido, o sea.
    Jabois creo que vuelve, aquì y a Puentevedra, porque PedroJ le retirò el piso y el estanco que le habia puesto.

  • A mi me hablan de John Keats y me enciendo toda,Gómez.

    A quien en la ciudad estuvo largo tiempo
    confinado, le es dulce contemplar la serena
    y abierta faz del cielo, exhalar su plegaria
    hacia la gran sonrisa del azul.
    ¿Quién más feliz, entonces, si, con el alma alegre,
    se hunde, fatigado, en la blanda yacija
    de la hierba ondulante y lee una acabada,
    una gentil historia de amor y languidez?
    Si, atardecido, vuelve al hogar, ya en su oído
    la voz de Filomela, y acechando sus ojos
    la fúlgida carrera de una pequeña nube,
    lamenta el deslizarse del presuroso día,
    desvanecido como la lágrima de un ángel
    que cae por el éter claro, calladamente.
    ¨¨¨¨
    “El percherón mortal”, me lo pasan este finde. Después discuto con usted el final o no y sin acritud. Y si le falla alguna niña bonita para ese arroz a la banda…pague un taxi y presta me tiene.

  • Concluyo mis tanteos sobre lo exterior y lo interior hecho un completo lío, sin saber siquiera dónde está la fachada de un edificio. Me consuela saber que se trata de una ignorancia sabia, con su bibliografía y todo.

    Desde que los arquitectos modernos hicieron que la fachada dejara de ser un muro de carga del edificio y se convirtiera en su piel, podría decirse que tenemos dos construcciones relativamente independientes: el edifico, soportado por columnas en vez de por muros, y la cortina, que lo único con lo que carga ahora es consigo misma.

    Hay casos -muchos- en los que ese envoltorio no toca el interior salvo en unos pocos puntos. Y hay casos en los que la separación ha llegado al extremo de que no se sabe bien dónde esta la fachada.

    Por ejemplo, en Aprendiendo de las Vegas, Robert Venturi estudia unas construcciones -grandes almacenes, cines, casinos, hoteles- anodinas hasta decir basta, simples como un contenedor. Venturi cree que la fachada de tales establecimientos es el cartel gigantesco que los anuncia, situado entre éstos y la carretera.

    Algo parecido me da a mí que ocurre en el Museo Branly, de Nean Nouvel. Una pantalla de cristal separa la calle y el jardín que rodea, y también atraviesa, el edificio propiamente dicho. La pantalla -dato importante- tiene la misma altura que el inmueble aledaño. A saber, entonces, si lo que se está viendo es una valla excesivamente alta o, como creo, la fachada de un complejo hecho de espacios abiertos y cerrados.

  • En un nada tengo el ave y consulto yo también al asesor, cura y un abogado.Que ciertos encuentros, besos, abrazos y tocamientos sin lujuria han de registrase y firmar, que después hay malos entendidos, Gómez…..

  • COSAS QUE HAGO ANTES LAS DIEZ DE LA MAÑANA
    -Usar twitter.
    -Poner links con youtube
    -Dejar a una mujer insatisfecha
    -Cenar sin vino
    -Poner el smartphone encima de la mesa
    -Comentar la actualidad
    -Llegar tarde
    -Ir con sandalias
    -Llevar camiseta sin mangas
    -Gastar barba, bigote, patillas, piercings o tatuajes.
    -Llevar botas puntiagudas
    -Llevar bolso, bandolera o mariconera
    -Dejar pagar a una mujer
    -Decir lo que piensa
    -Ir a mear en mitad de la cena
    -Tomar la iniciativa en el “asunto”
    -Hablar de la familia
    -Enseñar fotos o videos
    -Pedir un chupito

  • Por hoy, ya no puticheo más.

    Estoy contenta, ya no tengo que gastar en velorios, misas, ni matar gallinas virgenes. “Ellos” han vuelto.

  • Esto parece el Beresina, solo quedan dos cabos de cuchara, cuatro bisoños, mucha mosca y los cadàveres. Pero no los veo. Dònde estàn los cadàveres? Alquien sabe de ellos?
    Gengis, no constestes que ya sabemos que tù lo sabes todo (abrazo grande, por cierto)

  • Saludo a los nuevos y a las visitas. (Por aquí cada tanto se les nombra entre suspiros. Que a lo mejor hacía mejor yo ahora en esconderme debajo de unas piedras a esperar unos cuarenta días e ir viendo, digo).

  • 19/05/2014 a las 14:13 Tareixa ¡Ostras! ¡La evástica! Qué raros eran los vascos en su infancia de hace años.

    No la entiendo, Tareixa. ¿Qué niño no ha llevado alguna vez unas docenas de esvásticas en su chaquetita?

  • Vaya. Los hijos pródigo a pares Pues por mi parte voy a hacer lo que hacía mi gata mayor conmigo cuando volvía de un viaje (yo, no la gata): ignorarles 3 días. A ver qué se han creído los luneros éstos.
    —————————-
    Gomez maricón.
    ————————-
    Estoy de luto -en serio-. Triste y culpable, así me siento. ¿Donde van las personas cuando se mueren?
    A mí me viene muy mal, pero muy muy muy mal, que se me muera la gente que me quiere.
    —————————
    (Perro, es bonita la entrada -y mi padre trabajó en Astilleros-, pero tampoco es como para rasgarse las vestiduras.)
    Estoy en ayunas, aviso.

  • Cuando leo poesía traducida, recuerdo que quisiera hablar todos los idiomas del mundo.
    Gracias Procuración.
    —————–
    Me estalla la cabeza y tengo -necesito- que escribir un homenaje. O no, mejor una invitación. Le voy a pedir que se instale en mi casa. Ordenaré el cuarto de abajo, y que se quede cuanto quiera. No es necesario que salga disparada al mas allá. “Tomate tu tiempo” le digo. “Quédate madrina, voy a servir café vino y longanizas”

  • Lo siento, Gata.
    A mí siempre me ha gustado esta invitación de Brecht:

    Cuatro invitaciones a un hombre llegadas desde distintos sitios en tiempos distintos

    1

    Ésta es tu casa.

    Puedes poner aquí tus cosas.

    Coloca los muebles a tu gusto.

    Pide lo que necesites.

    Ahí está la llave. Quédate aquí.

    (Versión de Jesús López Pacheco sobre la traducción directa del alemán de Vicente Romano)

  • Vaya alegría ver que vuelven los perdidos. Follansky accede finalmente a que le pidan la visa.
    Y Don M. se acuerda de los mortales, bien está.

    PerroAntoine, sus macuerdos me han sugerido un escenario muy Blade Runner.
    Más macuerdos por favor.

  • A ver amigos catalanes, y muy especialmente amigos nacionalistas.
    Al parecer no teneis padre que os pegue en la manita, pero no os preocupéis, el tito Adapts os lo dirá:
    Vuestra mierda huele. Es más, huele diKitikAgas. Tantas mongetes, calçots y malos arroces caldosos, os aligeran de vientre.
    Ni siquiera un visitante avezado como yo, que llevo patenado vuestra casa veinticinco años, puede ya con tanta tontería. Uno rueda por la Cataluña toda, no solo por las ciudades y de verdad, sois un puto coñazo, con esteladas por todas partes, mástiles de dso pisos de altura con la estelada puesta por el ayuntamiento en la rotonda de entrada a los pueblos, la TV3 mientras comes en el bar con el mangoneo lava celebros y las conversaciones de los parroquianos imaginando el mundo feliz con la independencia.
    Produce una angustia cansina difícil de sobrellevar.

  • Aquí se ha hablado muy poco del tierno culandrillo de la foto. Flor d’Andeiro, dame un besito, anda. Aldrede yo creo que está atemorizado ante la presencia de tanto macho. Y eso que tenía unos Umbrales muy buenos que enseñarle, uno de ellos dedicado.

  • Yo pensé que el ninio de la afoto era PerroAntoine, pero como sólo podía argumentarlo hablando de narices, pensé que quizás era inconveniente.

    ++++++++++++++++
    GacHí. veïna, hoy no puedo invitarte a cenar, para que me desprecies olímpicamente, porque paro por Lérida.
    Pero ya tú sabes.

  • 19/05/2014 A LAS 20:20
    BELABORDA
    Echaba de menos a algunos y me alegra el volver a verlos aquí.

    Gracias, Bela.

  • Brema, no me pidas besos que he cambiado asaz, ya no soy maricòn y de las JONS. Ahora soy sodomita y de las JONS.

  • El señorito Tatamartino dejó este comentario el día 12. Lamentamos profundamente haberlo dejado en el tintero.

    Tatomartino
    Enviado el 12/05/2014 a las 19:20
    Pues a mí me parece que el cantante este de la barba es maricón.

  • Soy la rehostia, llego yo y hasta Jabuis viene a comerme en la mano. Sois tantos que no puedo saludaros uno por uno. Esto habrà que solucionarlo con una xuntanza.

  • Bremi, te me estás amariconando -más-, pero venga ese abrazo.
    Adapta, Gengis, rubia, gracias, pero sabed que yo soy lo peor.
    Dos meses, ¡dos meses! llevo diciendo, tengo que ir a verla, tengo que ir a verla, tengo que ir a verla… Pero nunca iba, y siempre hacía otras cosas, incluido comentar en el ChOpsuey. Para eso sí tuve tiempo sí. Para eso, para wasapear con to quisqui. Casi no la veo antes de que se la llevaran ¡porque estaba haciendo un power point! ¿Un power point? ¿¿Pero qué mierda de power point voy a recordar yo en mi lecho de muerte, o en el asilo municipal en el que vayan a dar a parar mis rubensianas carnes cuando no tenga a nadie que quiera vivir conmigo por lo absolutamente egoista que soy??
    ¿Por qué no fui a verla?
    Ya nadie rezará por mí.

  • Perkins es hoy exactamente igual que en la foto, basta cambiar el flequillo por la gorra esa que gasta y añadir la lúgubre barba.

  • Piensa querida Gachó, que la muerte es un regreso a algún lugar mas sensato.

    Yo rezaré por ti, dramática mía.

  • Marquis, cuando sea lo de la xuntanza a quién nos vas a traer? Vas a tener que pignorar algùn majuelo para alquilar una de Ballesta

  • No puedo más, no me vais a dejar terminar la peli de camioneros que estoy viendo. Camisetas sudadas y eso. Con Sean Connery de prota y unas mozas muy simpáticas.

  • Conozco, Adapts. La que he visto es Hell Drivers (Ruta Infernal), de 1957. Una joya. Y cuando estuve trabajando en una empresa de logística, precisamente, vi otra, creo que española, que me impresionó mucho, pero no recuerdo ni el título ni el director. Algún día tendré que contar en qué condiciones la vi, merece la pena.

  • Por cierto, en uno de los capítulos de Camioneros sale Sancho Gracia desmontando un motor y no hace más que apretar tuercas.

  • Muchas gracias a todos los viejos amigos por el cariño antiguo y nuevo. Excelente entrada, Perroantonio, mañana la leo. Buenas noches.

  • LISBOA
    He declinado ir al palco porque me sentaban al lado de Gil Marín. Lo veré donde siempre, detrás del banquillo, con la pizarra y el walkie.

  • Los inteligentes conocemos muy bien -quién mejor- el aburrimiento de serlo. Se ejerce la inteligencia porque se tiene, como los graves caen y el fuego sube; pero no, porque su ejercicio produzca algún tipo de gusto o de cosquilleo o de no se sabe qué. Si al menos te enseñara algo, ¿pero cómo va hacerlo si ya conoces lo que te quiere decir?

  • Estoy convencido de que les pasa lo mismo a los ingeniosos. Cuánto deben de aburrirse con su ingenio, cuyo funcionamiento conocen a la perfección.

  • Igual con los que se lo saben todo. A ellos menos que a nadie puede impresionarles oírse cuando hablan de cualquiera de las infinitas cosas que saben.

  • Dicho al revés, lo bonito que es ser cateto, andar por la vida con la boca bien abierta. Me acuerdo de cuando vi por primera vez, en una excursión a Madrid, un semáforo. Aún no se se me ha ido la impresión.

  • También me acuerdo de mi descubrimiento del tráfico: qué maravilla. Si es que no valoramos lo que tenemos.

  • Ayer la juez me tuvo 8 horas esperando para declarar como testigo. El abogado de la defensa se mostró impertinente conmigo en su interrogatorio, era un niñato, y le fui contestando durante una hora con la mala uva que me caracteriza y ustedes conocen. La juez me preguntó si es que estaba nervioso y preferia volver otro día (cosa que no deseaba bajo ningún concepto). Le contesté que no eran nervios sino irritación ante la inhumana espera y la improcedencia de las preguntas del imberbe letrado. Me avisó que era ella quien decidía la procedencia o no de las preguntas, así que terminé como pude el martirilogio y salí sin despedirme de la sala.

  • Marqués, usted ya sabe que suele ser muy ingrato cumplir con el deber.
    Pero eso de marcharse sin despedirse, me parece una crueldad excesiva.

    Alguna vez, de niño, si mis padres me castigaban injustamente me iba a la cama sin darles las buenas noches, y aún me remuerde la conciencia.

  • Adapts, acabo de leer una noticia muy preocupante. Viene en la portada de El País:
    “La mala dieta es peor para la salud que el tabaco”

    Dios nos libre de socialdemocrátas.

  • 20/05/2014 A LAS 10:05 FUNES
    Adapts, acabo de leer una noticia muy preocupante. Viene en la portada de El País:“La mala dieta es peor para la salud que el tabaco”
    Dios nos libre de socialdemocrátas.

    Coma usted cada día doscientos plátanos, a ver lo que dura. Hombre.

  • GOODFELLAS

    Un amiguete me contaba el otro día sus primeros tiempos trabajando en la Generalitat, allá por los ochenta.

    Unos cuantos interinos que, como él mismo, habían entrado por riguroso enchufe en uno de los departamentos más importantes de la administración, se habían presentado a las oposiciones para obtener una plaza. Uno de esos días, los reunió el Gran Capo del departamento y les dijo:

    –Ara que esteu tots aprovats perquè sou dels nostres (ahora que estáis todos aprobados porque sois de los nuestros)….

    La cosa es que faltaban todavía varios días para que se conocieran los resultados de las oposiciones; pero, aun así, el acierto de aquel hombre clarividente fue del cien por cien: aprobaron todos sus chicos. Sin excepción.

    Como el Planeta, vamos.

    Supongo que esos buenos chicos de entonces son los que hoy nos lideran para que España deje de robarnos de una vez.

  • Esta mañana he oído en la radio a alguien que decía esto: “Verdaderamente, eso es algo que no depende nuestro”.
    Popular pero a la vez innovador, es bonito.
    (Vamos a acabar alimentándonos de nuestras propias secreciones nasales, una dieta que podría ser más perjudicial que el tabaco).

  • NO CAED EN LA TENTACIÓN

    Sólo una vez que aproveché la ocasión
    salió fatal.

    No confiaban en mí desde entonces.
    No es cuestión de mi edad ni nimiedades.

    Ya no me tienta aprovechar oportunidades.

    (Gloria Fuertes)

  • Srta Bella: ¿Cuando podemos empezar a tirar papeluchos al poeta Bela?

    ¿Después del recreo o antes/durante que Brema nos coma los bocadillos y Adapts nos baje las bragas a las chicas?

  • Uno se pregunta, de no haber existido el debate electoral entre Valenciano y Cañete, qué mensajes, qué consignas, qué proposiciones habrían ofrecido los Socialistas en la campaña electoral.

    “¡Que viene la derecha! Uuuuuhhh! ¡Que viene la derechaaaa..! ¿Cuántos años llevan haciendo campaña electoral con éste único argumento?

  • Bela, Maestro, qué fue de aquel tu amor ojiazulado? Y de Adelaido, tu otro gran amor, también ojiazulado, los dos, y verdinegro, el tercero, do fue Adelaido el granadino?

  • Y el maricòn de Merc, aprendiò por fin alemàn o sigue recibiendo lecciones on the rocks y bajo las sàbanas?

  • Como en Fb sigo a Mª Teresa G. Barbat había pensado votar ‘Ciutadans’, en recuerdo de cuando se presentó en Madrid y estuvimos cenando con AE.
    ¡Pero se ha cambiado de partido!

  • Pido con enardecimiento que se me banee el comentario mio de las doce y veinte.

    Está mal construida, le falla el entusiasmo retórico , la ampulosidad poética.

  • Laxeiros, no, pero no paro de darle a la brocha, como tù a la lengua, de arriba abajo, de arriba abajo.
    Adaptaciones, ahora que estoy yo van a venir como moscas si Jabuis no las espanta con ese canto de aleròn que lo caracteriza aunque màs soportable que la halitosis del marquis, por la boca, Fernandita, por el culo.
    Y eso que jabuis dice que quiere escribir un par de novelas sobre ambos. Con un entremés el marqués va sobrado.

  • Mis amores se fueron como se van todos, a lomos del tiempo; no sé nada de ellos. [He leído, follandeiro, con una leve sonrisa ese aleve maestro].

  • Qué poco saben del pensamiento esos ilustrados que aconsejan que nos atrevamos a pensar, como si eso dependiera de nosotros. Se piensa por reacción, automáticamente, sin querer. Es el asunto que se te plantea el que manda, el que pone en marcha tu inteligencia. Ésta se limita a hacer lo único que puede hacer; igual que, tal como nos cuentan los antiguos, los graves caen y los leves se elevan.

  • Bela de Lugo, sabes que te quiero bien, aunque te trate mal. Lo contario de lo que me ocurre con el marqués, que lo trato bien pero lo quiero mal.

  • Yo de ustedes, me cuidaría de opinar. Que veo y escucho en los telediarios que ponen multas y eso por insultar, opinar, si uno o el otro es o no un hijo de puta o quejarse de lo mismo que siempre es lo mismo pero sin acritud.

    Que Gengis me lo desdiga, (perdón) el muy cabrón

  • La prioridad, ya lo he explicado muchas veces, es mover mucho el culo tanto dentro como fuera de casa. Lo que se viene llamando “fuck and run (as much as possible)”. El fuck sin run engorda y el run sin fuck deprime. Si cumples con esta máxima puedes beber y comer ad libitum e incluso fumarte un cigarro despuésde de cenar. No lo volveré a explicar.

  • Adpats, con no haga caso a El País, ni en eso ni en todo lo demás, salvo que les de ahora por publicar al Marqués; en ese caso, siga sus (del Marqués) consejos, a él le dan resultado – (eso al menos es lo que aparentaba la última vez que le vi: seguía hecho un dandy y muy bien acompañado).

  • Me he acordado de que mi padre era el padrino más rumboso del pueblo y que echaba monedas de peseta a grandes puñados. Como entonces vivíamos en la calle, la voz se corría de inmediato entre los niños: “el padrino es Julianito el Cotorro“. Y acudíamos en manada a la iglesia de San Jerónimo, la única de Moriles, los primeros de todos los “cotorrillos”, que sabíamos de la largueza de nuestro progenitor en los bautizos. Lo más divertido de todo era cuando el cortejo pasaba delante de un portal en el que hubiera una paisana guapa, porque ahí mi padre, siempre coqueto, sacaba de la taleguilla un puñado bien gordo pesetas y lo arrojaba dentro, por lo que, si la mujer no se daba prisa en cerrar la puerta, el zaguán o la casa se le llenaba de nenes (y nenas) que se le metían entre las piernas y hasta la arrollaban para hacerse con el botín.

  • Osea, es usted calvo,Adapts mi amor. Con pelo eso ni se nota. Y otra cosa; ¿tan mal está la cosa para meter esa mierda del antibus? A.A fue mi salvación.

    Soy Tareixa y soy alcoholica.

  • Erré, quise explicar que parecía un fósforo. Lo único visible res mi cara roja como un tomate cherry. El cuero cabelludo no se ve, pero arde. Busca a adaptaciones en el fascist book y verás que no tengo ni entradas.

  • Adapts, he vuelto a ver la serie Los camioneros. Dos capítulos, de momento. Emocionante, esa España. Muy gracioso un pastor:

    – Las mujeres, cuantimás lejos, mejor.
    – Eso no lo decías a los veinticinco años.
    – Qué sabe uno lo que pensaba entonces.

  • No sé si es sabiduría, pero en cualquier caso el personaje tenía las cosas claras. Se guiaba por una refulgente directriz, que diría un mal poeta.

  • 20/05/2014 A LAS 21:21
    PROCURO FIJARME
    Donde estén las oviejas que se quiten las personias.

    Debe de ser la primavera, o la victoria del Aleti, porque estáis todos que os salís. Yo también ando salido, pero eso cosa habitual en las cuatro estaciones.

  • Srto. Desarrapado, su solicitud de admisión como comentarista en este blog no puede ser atendida. Pruebe en las Cartas al Director del Faro de Vigo.

  • Ando indignadísimo por lo de la sujeta esa de Llagostera , que hizo gestos de mono a un jugador negro del Racing de Santander durante un partido de fútbol que presenciaba como espectadora,

    Resulta que trabajaba para el Barça y el club la ha echado a la puta calle, por su conducta inexcusable. Es acojonante, porque el Brça acaba de anunciar el fichaje de su nuevo entrenador: Luis Enrique, el exfutbololista, sí, aquel que, vistiendo la camiseta azulgrana del Barça llamó mono a Roberto Carlos (furbolista mulato del Madrí) durante un partido de fútbol.

    Mucho morro

  • Funes, en el palco del Camp Nou (o Nou Camp, o como se llame) han acudido políticos racistas como Heribert Barrera o Jordi Pujol. Por no hablar del apoyo institucional al nacionalismo chovinista catalán. Ya sabemos que el chovinismo es el hermano pequeño del racismo. Por lo que he leído, a esa imbécil la han echado basándose en un texto que regula el comportamiento de los empleados de la empresa (el club) con el resto de empleados y con los clientes. Esta imbécil ha hecho el imbécil en su vida privada y no durante su trabajo. Se mezclan aquí dos cosas que apestan: la imbécil en sí y los motivos políticos de la empresa, que se ve obligada a dar la cara ante una sociedad hipócrita que se guía por lo que digan los diarios deportivos. En fin, que muy bien, pero que un asco todo.

    Hay deportistas que dicen cuando les entrevistan que no tienen por qué ser ejemplo para los niños. Se les perdona porque lo suyo es jugar y no decir gilipolleces en público. Por supuesto que han de dar ejemplo. El de Guus Hiddink, verbigracia. Es verdad que se ven obligados a alimentar a las masas repugnantes que no piden más que victorias, quizá para contrarrestar la derrota diaria de sus miserables vidas, pero no es menos cierto que les bastaría también con ser un poco más nobles dentro de eso que dan en llamar «el terreno de juego».

  • Escribo en google puto, y, tras varios links (algunos de casas de putos, varios a una asociación argentina llamada -“putos peronistas” y el inevitable al twiter denunciado, al final de la página sugiere Google:

    Búsquedas relacionadas con putos:
    prostitutos
    putos moros
    putos rumanos
    putos sudacas
    putos catalanes
    putos biciclistas
    putos gitanos
    putos politicos

  • A mí, que Flor d’Andeiro me cubra, osea, en plan tierna hoja de culandrillo y sin ceremonias, que la primavera se está acabando por aquí, el norte atlántico mirando a las Cies

  • La leche puta, que dura es la vida del viajante. No solo he acabado en un garito que exponía Bultacos y Montesas colgando del techo, sino que además tenían vinos diKitikAgas a precios de persona. También lLa camarera de las tetas hipnotizantes y, cuando uno pensaba que no podía sentirse más satisfecho, de repente un continuo desfilar de veinteañeras que acudían a algún evento, justo a ese garito. PerroAntoine sabe que nunca miento, cincuenta al menos, en paquetes de diez han desfilado, todas con minifalda y arreglás. Dos de cada grupo han reparado en mi presencia, mirándome de arriba a abajo y volviéndome a mirar por segunda vez. (Esa es la clave amics)

  • Buenas noches.

    Ora le entiendo, Gengis eso de acostar a las niñ@s con un cuento y explicarles el mundo este tan complicado que lo resumen los periódicos tan fácil o no.