Obedecer a la tercera

Waugh

 

Del John Symes antes mencionado queda constancia de una curiosa experiencia; parece ser que una noche recibió una convocatoria preternatural con este encarecimiento: «Levántate y marcha a Launceston». Como suele suceder en estos casos, se mostró escéptico y obedeció la orden sólo a la tercera. Bridport está a unos ciento treinta kilómetros de Launceston. Quiso la providencia hacerle más llevadero el trayecto al proporcionarle a un barquero, despierto y disponible, para salvar el río, y un carruaje que le aguardaba en la posada con los caballos de tiro recién aparejados. Llegó a Launceston y allí descubrió que se celebraba una sesión del tribunal superior del condado. Y reconoció al acusado, a quien se juzgaba por asesinato, pues era un marinero con el que él había trabado conversación estando en Plymouth la noche del crimen, de manera que su testimonio le valió la absolución. Ésa es la historia que relataba mi bisabuela, su hija. Una de mis tías la puso por escrito. Sea verdadera o sea ficción, poca o ninguna luz arroja sobre su carácter ensombrecido, y menos aún presagia un don o un defecto transmisible.

Evelyn Waugh. Una educación incompleta: autobiografía parcial. Traducción de Miguel Martínez-Lage. Barcelona: Libros del Asteroide, 2007.

95 comentarios

  • Volver… ¿volver?
    Uno de los errores sistemáticos en ciencia es el error de prejuicio. Como todo error no aleatorio puede corregirse.
    Con una recuperación.
    Si revindicamos a otros fantasmas, por qué no a Kahn, ahora.

  • Quiero decir que, aunque muy lejano (del ochenta y poco, creo), conservo el recuerdo de unos actores en estado de gracia, una dirección mucho más que impecable y –a pesar de ese evitable abuso de la voz en off que irritaría a muchos puristas del cine– un sólido guión, esto es, una producción tan minuciosa como inolvidable, quizá gracias a ese presupuesto monstruoso para la época con el que contó.

    La novela, en cambio, apenas la recuerdo. Pero es una opinión personal, claro.

  • Nació en Alemania en 1952, de padre ruso y madre polaca. Y llegó a España, a Barcelona, en 1971. Damián Rabal, el hermano de Paco, la casó en 1973 con un deficiente mental de los suburbios cazado a lazo. Con este casorio Roswita Bertasha Smid Honzca enterró su pasaporte de apátrida; a la media hora, el padrino de la ceremonia, Damián Rabal, devolvió al marido tonto y subnormal a los suburbios y al estercolero con una propina de 3.000 pesetas en el bolsillo.

  • Hay un fermento de vida en España que es indestructible. Quienes nos emocionamos viendo a Nadiuska hacer de madre de Conan (Jorge Sanz) o nos sulfuramos cuando el decimotercer disquete del Autocad daba error tras hora y media de instalación (¿qué proyectos inmarcesibles teníamos en mente para instalar el Autocad en nuestro 386?), nos sentimos parte de la sustancia eterna de la galaxia al ver que A Golpe de Gayola tocan junto a Oveja Modorra. Que me lo ha dicho el Merc con un sms que ha llegado a mi Nokia 100.

  • 11/08/2014 a las 10:00 Perroantuán
    Mujeres y poder. Dice Kamen que la política no ha logrado producir en España mujeres competentes.

    No es que niegue la verdad del aserto, es que el análisis me ha parecido rarito.
    Por ejemplo:
    «Otros países han producido a Indira Gandhi, Margaret Thatcher y Angela Merkel».
    Ya. Como si «Otros países» fuera mogollón de países por ahí ⎯«luego te digo cuáles que ahora estoy distraído con mis cosas»⎯, que produjeran industrialmente mujeres de esas en paquetes de tres ⎯tenemos existencias como para poner ofertas todos los fines de semana⎯. Nos ha foutues.
    ¿Qué pasa con España? ¿Hay muchos españoles en la lista Forbes unisex de poderosos? Entre los 72 primeros no hay ningún español.
    Y entre los cien más influyentes tenemos a Rafa Nadal.

  • Disfruté mucho de la serie, Gómez, igual que usted más que de él libro.

    Además el Jeremías Acero estaba bien bueno por aquél entonces.

    Non si, rubia Bonnie?

  • 10/08/2014 A LAS 09:30
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Que se pronuncie Bonnie, que lee el Telva.

    ¡Oh!
    ¡Qué golpe más bajo! Y ésto lo dice un hombre que aparece vestido al lado de una moto campera con un conjunto de pantalón militar y unas acsis fosforitas.

  • Jo, no lo había cogido Tarexia..más que nada porque puede ser “hierro” o “plancha”, pero , creo que “acero” es “steel”.
    Que me corrija la bella Bellpuig, que ella sí que sabe de la lengua del perro inglés.

  • No soy de Apple, para nada, ahora constato que el iPad regalo del banco es gilipollas y cansino. Para cada acción, me gusta, o mariconada que tengo que hacer, tengo que identificarme cada vez, aunque le diga que me recuerde.

  • Tienes razón, Adapts, el iPad es un pestiño. A mí me lo mandaron sin ratón y sin teclado. De todas formas, no lo tires a la basura y envíamelo, que de pisapapeles es guay.

  • Yo no he visto la serie y sí leí el libro, que me gustó bastante o más. ¡Es tan charmingmente inglés!
    Eso de llevarse a la universidad un par de jarrones Ming y mayordomo, me llegó muy adentro.

    Me refería evidentemente a Retorno a Brideshead, no vayan a pensar que servidor tiene el mal gusto de comentar la entrada.

  • El Gordo (o a lo mejor el exgordo, o el exflaco), no sabe si es o no independentista: “Fui independentista y es probable que lo continúe siéndo [sic]”; también dice que nos vamos poniendo viejos, sin especificar dónde.

  • Yo tenía un coleguilla secundario de mi peña al que comenzamos a llamar, en honor a la serie, Lord Sebastian. Él, orgulloso por el sobrenombre, pensaba que lo hacíamos por lo mucho que bebía, pero en realidad ése era sólo uno de los dos motivos.

  • Revuelo por el descubrimiento de que Cervantes pidió permiso para que le entregaran su sueldo a una tal Magdalena Enríquez. ¿Quién era?, se pregunta la prensa. Y digo yo, ¿por qué no miran en el internet? Me da que eran parientes.

  • Una hipótesis: Magdalena Enríquez podría ser la mujer del padrino de la hermana de Cervantes. Aquí lo dejo, por si alguien quiere seguir jugando.

  • Le entiendo ferpectamente, Sir Younghusbandd, es para enamorarse, sin lugar a dudas.
    ****

    11/08/2014 A LAS 12:54
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Bonnie, hay que estudiar mas, no son unas ASICS sino unas Onitsuka Tiger. Ay…

    ¡¡Vaya!!
    Un buen día me decidí por fin a comprarme unas OT en la tienda que había en Fuencarral y resultó que la tienda había sido transformada en una tienda ASICS. Me llevé tal decepción, que la ira se apoderó de mí y al doblar la esquina entré en una tienda de zapatillas, y como poseída por el diablo, me compré las primeras NB que me probé.
    Luego, más pausadamente leí en la web, que la corporación ASICS nació en 1977, cuando Onitsuka Tiger se fusionó con GTO Sports Nets & Sportswear. El acrónimo ASICS “Anima Sana In Corpore Sano”, dejando que Onitsuka fuese la marca para zapatillas urbanas, no deportivas.
    Las suyas Marqués son de la gama deportiva, y son Asics, lo sé porque usted siempre lo ha recalcado Full equiped.
    No cuela.

  • Bonnie, su erudición es admirable, mas yerra en esta ocasión. Le enviaré prueba por el privado.

  • Pues ya me da rabia, pero cierto es lo que dice el Marqués de que estoy equivocada.
    Castigada al rincón de pensar.

  • El inigualable têtä a têtä entre Boli Parker y el Marquets de Cubeslliures me tiene perplejo. El combate se ha saldado con victoria aristócrata, mas sorprende la digna compostura de su contrincante al admitir la derrota con honor. El Marquets mantiene el cinturón de campeón dialéctico de ÇhøpSuëy en la subsección Moda y Complementos, a la espera de que algún aspirante al título le lance el guante (marroquinería fina) y podamos ver una nueva pugna por el campeonato.

  • Gómez11/08/2014 a las 13:13
    Yo tenía un coleguilla secundario de mi peña al que comenzamos a llamar, en honor a la serie, Lord Sebastian. Él, orgulloso por el sobrenombre, pensaba que lo hacíamos por lo mucho que bebía, pero en realidad ése era sólo uno de los dos motivos

    Qué cabronazo: “un coleguilla secundario de mi peña”

  • Tras escuchar en silencio muchas nimiedades, algún secreto; dar frecuentes novedades de que todo está bien, según lo previsto; alborotar los humores o alegrar el corazón con alguna palabra sugestiva; inmortalizar imágenes que deberían optar a un Pulitzer y no lo harán, y grabar trinos primaverales, mi viejo Nokia de apenas diez años de vida ha dicho prou, o lo intenta, por el procedimiento de ignorar mis pulsiones a las teclas 7 8 y 9. Tal como tengo el PIN, me lo pone imposible.
    No sé si hacer un upgrade a móvil listo o bajar al fijo, pero si alguno/a pretende llamarme, de momento se encontrará el buzón de vossss.

  • Como marqués de Cubeslluires hago lo posible por mantener la dignidad de España, pero después de ver un “posado” de nuestro señor Felipe VI con sandalias tal como Perroantonio en Portugal, me queda poco que añadir.

  • Un país que se pasa la ley, la etiqueta y la ortografía por el “forroloscojones” va hacia el abismo. Algunos, si no la mayoría, se han creído eso de que todos somos “iguales y libres”, como como gusta salmodiar nuestro Jim Morrison particular. This is the end, que decía el otro. Vivan las camisetas de tirantes, añado.

  • No creo que un caballero deba mostrar en público, salvo en el sudario, los sobacos, las corvas y los juanetes. No señor, y si lo haces tal indignidad te apea del tratamiento y te convierte en canalla. Ahora corran a la playa para coger sitio para la sombrilla y hacer declaraciones en el telediario. Esto es Sodoma y Gomorra.

  • A partir del 17 los soviets intentaron proclamar una “paz sin anexiones”, desmarcándose de sus aliados de la “entente”. Rusia, así, hacía bandera de internacionalismo y pacifismo.Las izquierdas hicieron suyo ese mantra del que han vivido casi 100 años hasta que Montilla se hizo nacionalista.

  • Benedicto XV se sumó a la petición de paz sin condiciones, aquí empezó lo del curita obrero. Pero Italia, en la Gran Guerra, pertenecía como Rusia a la Entente y su Parlamento no había sancionado su participación en la guerra. Estos movimientos cobardes y antipatrióticos dieron alas al Fascio.

  • The lift (7). Chaval, monopatín y perrazo. Un labrador o sería un golden retriever, blanco oveja y grande resignación, un animal de esos que sufren en los pisos casi tanto como sus personas y además ni siquiera saben leer. Llevaba apoyada en el lomo la mano de un adolescente que venía entero después con aspecto de lagartija y visera al revés abrazando el monopatín. Solo he dicho un breve «hola», que una ya tiene un bagaje y sabe bien lo delicada a la par que rugosa que puede ser la textura comunicativa del mozo pubens. Me he arriesgado a acariciar la cabeza del animalico más peludo, eso una no lo puede remediar. «Adiós, Holden», se me ha escapado al final. Entretanto salía le he oído pensar esto:

    «Luego se fue. El oficial de Marina y yo nos dijimos que estábamos encantados de habernos conocido. Es una cosa que me revienta. Me paso la vida diciendo “encantado de haberte conocido” a personas que no me encanta nada conocer. Pero si quieres seguir vivo, tienes que decir esas cosas» (J. D. Salinger [1945], El guardián entre el centeno, Madrid: Alianza, trad. revisada de Carmen Criado, 2007, p. 114).

  • Error 404 Hotlinking avoided

    Hotlinking avoided

    Guru Meditation:

    XID: 1893421032

    Reloading, please wait…

    Mire Procu este es nuevo para mí, sale con su adolescente.

  • La niña se hace esperar.

    El segundo Link también es cachondo, según mi inteligente y protector de la moral iPad de los cojones.

  • Las series inglesas siempre han tenido una calidad envidiable. Yo estuve enganchado a “La joya de la Corona” y a “La directora”, sobre una mujer directora de una prisión. Las ponían los sábados por la mañana, entre “Los Electroduendes” y “La familia Monster”, y Ella y yo nos pasábamos la mañana viendo la tele. También recuerdo de aquella época y más o menos el mismo horario, otras dos series interesantes, “Parker Lewis” y “Max Headroom”. Si alguien sabe dónde pueden bajarse las series inglesas, le estaré agradecido,

  • No conozco ninguna de las que cita, Zeppi. Pero es verdad que las series inglesas son especiales.
    ***
    Desconectar en vacaciones, por J. Martínez Jambrina («Manual para no desconectar en vacaciones»). «Desconectar», qué risa; «vacaciones», me tiro por el suelo; «en» es preposición. Martínez Jambrina se refiere mucho a la conexión telefónica y me he acordado de que el otro día fui a oír música celestial a una iglesia prácticamente gótica, un rato de esos para disfrutar de arrebatos y transportes y del dolor que se te pone en el culo en esos bancos duros. Pues había delante de mí un gilipollas que estuvo con el brazo en alto la hora y media que duró el concierto grabándolo con su móvil. Lo peor es que a mí se me iba la vista y me cortaba un montón el rollo.

  • No estoy deacuerdo con Saturn en que yo haya perdido el combate, que me haya equivocado en la marca de zapatillas (que es de la misma casa y del mismo diseño) no me convierte en perdedora…sólo criticaba que alguien como el Marqués, que abusa de la mezcla del estampado de una manera atroz (me ha recordado a esos cuadros de 3D que había que quedarse mirando fijamente) critique a Perroantonio por combinar de manera discreta y correcta los colores lisos y oscuros en un outfit masculino y veraniego. Lo que sí he de decir que no he visto el calzado, porque el fotografo le ha cortado los pies (y eso es así), espero que llevara unas alpargatas o unas bambas, e incluso si quiere ser más atrevido, unos slippers..nunca le perdonaría que fuera en náuticos, sandalias o en zapatos de rejilla.

  • Yo no voy a ser menos, así que también lanzo un comunicado.

    – Comunicar que estoy comunicando un comunicado.
    – Disculparme ante Boli Parker por haber malintencionado la interpretación de su comunicado disertivo acerca de las wambas del Marquets de Cubeslliures.
    – Insistir en la concienciación humana de que todos nos llevemos como gente de orden, o aunque desordenados, bien en términos generales.
    – Un kilo de arroz.
    – Medio de gambas arroceras.
    – Papel higiénico.

  • Parker, lamento comunicarte que mi calzado veraniego para el callejeo, ascenso a murallas y asalto a conventos consiste en unas Panama Jack Sanders de color marrón oscuro (si bien es verdad que hasta ahora mismo no conocía su nombre ni falta que hace).

    Sufriría mucho si esta elección me impidiera optar al premio “Guiri elegante pero informal”, más si tenemos en cuenta que hoy las combinaré con pantalón marrón de Columbia, polo azul oscuro de Pedro del Hierro y gorra azul oscuro de Nike. Estoy divino, oyes.

  • Por cierto, con este modelito, en cuanto me pongo las Rayban Aviator de fibra de carbono, parezco un policía playero y bajan la voz los turistas, bajan la vista los yonkis y se espantan las crianças.

  • Yo tuve unos preciosísimos zapatos de hilos de cuero entretejidos como cabañas, que me traje de Marruecos, y los llevé hasta que me salió un agujero grande en uno, que yo lo arreglaba un poco pero el agujero se seguía viendo. Y mis allegados se avergonzaban y otras personas me decían a veces: «Tienes un agujero en el zapato», seguramente porque pensaban que no me había dado cuenta. Al final llegó a ser doloroso.

  • Hoy luzco, de arriba a abajo, camiseta negra de propaganda cultural, vaqueros de un azul claro que siempre parecen sucios y que me distorsionan el visionado exterior de mis piernas haciéndolas más cortas, canzoncillos negros de oferta con más años que la tos, cancetines negros de oferta con una raya naranja y una raya azul de unos 3 mm de grosor cada una, y unas botas Mammut cuyo modelo desconozco, pero que son negras de piel y casi van a cumplir un año y de las que estoy enormemente contento. Gafas azules Seen 126890 y de repuesto unas Rallband parecidas a las de Pedro Antonio. Pero lo que importa es el interior, aviso. Ya puestos, os comunico sin que esto sea un comunicado, que pensaba ir a la biblioteca en bici, pero se barruntan lluvias intensas, por lo que presumiblemente tendré que coger el bus.

  • No pienso describir ni comentar mi vestimenta, porque como bien señala Satur, la belleza está en el interior.

    Aunque algunas del litoral tampoco están mal.

  • No creo que pudiera lanzarle más allá de un metro tras darle una patada en los huevos, pero tampoco me importaría mucho no alcanzar el récord.

  • En tiempos de Dickens el pueblo pasaba hambre y si no pagaba sus deudas iba a la cárcel. Hoy gracias al crédito fácil y la comida barata ya no ocurre esto, pero ahora el pueblo padece de DEUDAS Y OBESIDAD. Este nuevo proletariado apenas es ya reinvindicativo, pues aunque no lo ha pagado ni lo piensa pagar disfruta de comodidades y de comida-basura en grandes cantidades. este es el nuevo orden que beneficia s los de siempre: los que son mas emprendedores, mas trabajadores y sobre todo mas malvados. Esto no ha cambiado desde los tiempos de Dickens. La naturaleza es cruel madrastra que reparte cicateramente belleza e inteligencia.

  • Señorito Funes, tenemos la sección de comentarios a moderar llena de textos suyos. Al no escribir correctamente su correo electrónico, sus comentarios quedan pendientes de forma automática, por lo que le rogaría que, si tiene la amabilidad de NO CARGARME DE MÁS TRABAJO, compruebe que los datos que escribe antes de publicar su comentario.

  • Un “fet diferencial” menos. Esto tiene guasa: “La tradición se basa en la creencia de que al dios Krishna le gustaba de niño el yogur y la mantequilla, que robaba con sus amigos en casa de las lecheras, quienes para evitar el robo colgaban las viandas en los techos”.

  • Graicas y dispense, Srta. Bellpuig.
    Tamoco serán tantos, eh?
    Por supuesto que tomaré medidas para que no vuelva a pasar, pero si algún nuevo comentario mío vuelve a quedarse en la seccion del merodeador, tiene mi consentimiento y aprobación expresa para borrarlo sin más.

  • ¿No es extraño que a quienes llevan tantos años poniendo de ejemplo a Amos Oz, A. Yehoshua o Shlomo Ben Ami no les hayan dado que pensar las declaraciones que han venido haciendo los tres en estas últimas dos semanas? Hay dos formas de interpretar estas declaraciones: considerar que hombres de probada moderación y trayectoria pacifista han enloquecido, o preguntarse si lo que está sucediendo no es más complicado de lo que sus prejuicios contra Israel les permiten concebir. Las contundentes respuestas de Shlomo Ben Ami, aquí:

  • No insista Jenny, que ya me ha convencido. Cualquier crítica a Israel no puede más que provenir de prejuicios antisemitas.

  • Cada vez tengo más claro que uno de los imperativos del siglo es la implantación de una Justicia Universal. No sé cómo reaccionará el Estado australiano a la publicación de las fotografías colgadas por el psicópata islamista, pero se me ocurren media docena de cargos criminales que aplicarle, incluida la corrupción de menores, aunque las atrocidades no se hayan cometido en el terrotorio “nacional”. Y habría que pensar que, de la misma manera que un Estado tiene la obligación de proteger y ayudar a sus nacionales cuando estos circulan por el mundo, también tiene la obligación de proteger a los ciudadanos de otros países de los desmanes de sus nacionales.

  • Observó que en Pyongyang está todo ordenado y limpio, sobre todo en el metro y en jóvenes/ jóvenas adolescentes que sonríen sin susto. Y es casi cómo la vida que deseo en mi nirvana particular.

    Ora me gustaría saber qué pasa en Pyongying. Por si eso que se me antoja un hacer turismo aventurero.

    Usted Perro célebre sus vacaciones vestido para la ocasión de holganezear. Y no se preocupe de nada más.

    Un beso.

  • Estoy viendo en el Püs “Hannah Harendt” de Margarit Von Trotta. El análisis moral es ya conocido por todos, pero no es suficiente para salvar lo que en mi opinión es un destino absoluto. Los actores no pueden ser más malos, los diálogos menos naturales y ¡hasta fallos de ubicación en encuadre: un alumno hace dos preguntas estando sentado a la derecha y la tercera la fórmula estando sentado a la izquierda.

  • Yo he terminado ahora una de Hitchcock, muy moderna aun con los sempiternos errores pueriles del maestro. La he gozado.

  • Es fácil. Escribes en la Olivetti, escaneas, pasas el OCR, corriges, imprimes, tecleas en el ordenador y públicas en ÇhøpSuëy. Y al iPack que le den por saco, de pisapapeles de recortes del Avui, por cacharro.

  • ¡Nos quieren encular amics!
    “Dado el profundo simbolismo asociado al poder y la masculinidad que tiene en la cultura patriarcal la penetración (a las mujeres), ¿que podría cambiar, que importancia cultural tendría una redistribución igualitaria de todas las prácticas, de todos los placeres, de todos los roles sexuales, incluida la penetración anal de mujeres a hombres?”
    Una flipada de Podemos. No se si tiene mando en plaza.

    ¡Ahora sí, a las barricadas compañeros!

  • Gracias por los deseos, Tare. Si quiere saber lo que pasa en Pyongyang, lea el cómic “Pyongyang” de Guy Delisle (busque en Google). Se enterará mchísimo mejor que por el vīdeo.

    El “Hannah Harendt” de Margarit Von Trotta me pareció muy, pero que muy larga. Desde el minuto cinco, aproximadamente.

  • No iba por usted, Zeppi. Su opinión, hablando mal y pronto, me la trae bastante floja. No hay argumentos que convenzan a quienes todo lo interpretan como anti-antisemistismo, en una curiosa vuelta de tuerca que impide criticar a quienes critican a Israel.

    Era un apunte al enlace de Proc. Las respuestas de Ben Ami no tienen desperdicio para quien esté interesado no ya en el tema de Israel, sino en el del polvorín entero de Oriente Medio.

  • Escuchando a Shlomo Ben Ami y su crítica a la estrategia militar Israelí una cosa que no he entendido nunca es por qué Israel no uitiliza helicópteros en altura. Se puede con ellos eliminar unidades de artillería casi uno a uno con la ametralladora guiada por FLIR, evitando en gran medida las bajas civiles, inevitables cuando uno usa bombas de doscientos cincuenta kilos.
    Como mal menor se pueden usar los Hellfire (o su equivalente israelí), también devastadores pero no tanto como las bombas de aviación y mucho más precisos.

  • Me ha gustado la entrevista con Ben Ami. Pide ecuanimidad a la hora de enjuiciar a Israel por las víctimas de Gaza, que él no justifica y así lo dice expresamente. Este es el artículo de El País que se cita en la entrevista: «La trampa de Gaza».
    Salut, Jenny. Qué cara eres de leer últimamente, hija.
    ***
    La Arendt de Von Trotta, un verdadero desperdicio de personaje y tema. Yo también la bostecé.

  • Lo que pasa en la vida me lo leo en cómics. Ocasionalmente en pelis y es una paramnesia constante..

    Ahora veces leer lo mismo una y otra vez en periódicos y otras a ustedes