Nunca dejes que te maten II

Por Gómez

chinitas

Tres putas chinas

(Resumen de lo publicado: Nochebuena. El inspector Gómez está tomando unos venenos en Los siete Enanitos Masocas cuando recibe una llamada de su compañera en Homicidios: Baltasar, el Rey Mago, ha sido tiroteado en una callejuela de los muelles.)

El tal Gaspar resultó ser, para mi sorpresa, un oriental de barba oscura y ojos rasgados, como comprobé nada más entrar en la sala de interrogatorios tras haberme metido un tirito de ala de mosca en el baño para mantener mi alegría navideña en un punto respetable. De niño había leído en Ben-Hur que se trataba de un griego, Gaspar, pero saltaba a la vista que no era así. Me senté. Era la primera ocasión en que tenía que sacarle información a un personaje bíblico, y supongo que esto me descentraba lo suyo. Encendí un cigarrillo y utilicé una lata de refresco como improvisado cenicero. Está prohibido fumar en comisaría, claro; pero a esas horas no revoloteaban jefes por allí, y a estas alturas de mi carrera tampoco me venía de una suspensión de empleo y sueldo más o menos… Bien mirado, me dije, a quién le importaba que los Reyes Magos fueran tres, dos, o catorce. Pero me pagan por mantener la ley y encarcelar asesinos, y esto último era lo que iba a hacer con quien le hubiera dado pasaporte a Baltasar. A mi derecha, Tania miraba fijamente al detenido, también en silencio. ¡Qué buena estaba la mala puta…! Me la habría cepillado ahí mismo si no fuera por el Rey Mago borracho que tenía delante, por las cámaras de vigilancia, por los policías de retén, por el código penal y porque la chica llevaba la pistola en alguna parte y me constaba que tenía buena puntería y no poca mala hostia. Al cabo decidí empezar de una vez con mi magia: sacarme de la chistera toda esa legendaria sutileza que me habría hecho obtener el premio de interrogador del mes en el caso de que se concediera uno:
–¿Usas champú de albaricoque por casualidad? –le pregunté al chino.
Noté dibujarse una expresión de desconfianza en su rostro. Mi primera pregunta lo había despistado, sin ninguna duda.
–¿Es impoltante eso?
–Para el caso no, claro; pero la verdad es que tienes el cabello muy sedoso y brillante, y quería conocer tu secreto.
Estoy perdiendo pelo… Aunque una mirada asesina de Tania bastó, por así decirlo, para sanarme y empujarme a empezar de verdad con el interrogatorio propiamente dicho.
–¿Sabes si Baltasar tenía algún enemigo?
Al responder, el chino dejó al descubierto una dentadura con más piezas que el ganador del Grand National de este año.
–Palece que por lo menos uno sí, ¿no?
Vaya, un Rey Mago graciosete, lo único que me faltaba para tener un día redondo. No hay nada que me levante tanto el espíritu como un sospechoso de asesinato con ganas de cachondeo justo después de sacarme de mi bar favorito en plena Nochebuena.
–Aquí los chistes, imitaciones y monólogos chispeantes sólo los hago yo, figura –le dije al chino–. Mejor que cantes de plano y nos ahorres trabajo. Te sentirás mejor después de confesar. Algunos hasta lloran y entonan aleluyas de alegría, camino de la trena, al quitarse el peso de sus culpas del corazón.
–Yo no saber nada. Yo follando como loco cuando Baltasal molil.
–¿Follando? Pero si tienes más de dos mil años.
–Salón de estética chino Miemblo de Jade, en calle Palís. Tres putas, tres selvicios completos “La Familia Feliz”. Ciento cincuenta pavos por las tles y de legalo un calendalio chino con unos pajalitos muy chulos dibujados.
–¿Tres? ¿Y te las calzaste a todas?
Por toda respuesta me dedicó una reposición a cámara lenta de esa sonrisa aviesa de los cinco mil dientes.
Le dije a Tania que mandara una patrulla al salón de estética para corroborar su versión. Con suerte, todavía estaría abierto.
–Más vale que sea verdad lo de las tres putas, Fumanchú –le advertí–, si no quieres verte metido en problemas serios.
Sin embargo, al cabo de no mucho rato se comprobaría que su coartada era tan incontestable como la sentencia de una galleta de la fortuna: las señoritas Li, Mei y Shu estaban dispuestas a jurar por la madre de Buda haber estado con Gaspar haciéndole un completo cada una justo a la hora en la que mataron a su compañero. Resultaba sencillo recordar a un personaje como éste: borrachera, capa, barba, corona, sonrisa de hijoputa, etcétera… El cabrón había de trabajar como un mago para poder con todas. Debió de ver las estrellas, o por lo menos, una muy grande.
Así que, después de preguntarle —cuidando de que Tania no me escuchara— los precios del burdel chino por si alguna vez se desvanecía mi legendario carisma y había de recurrir a mercenarias del sexo, lo dejamos en libertad sin cargos.
–Esto va a ser más jodido de lo que pensaba –mascullé en voz alta, esperando tener más suerte con el segundo sospechoso.

73 comentarios en “Nunca dejes que te maten II

  1. Descacharrante Gómez..no me quitas la sonrisa de la cara hasta que venga el primer gilipol*** a tocarme los piiiiiiiiii.
    (Echo de menos la tensión sexual no resuelta.)

  2. ¿De putas va esto? En mi pueblo se dice de algo como lo del comentario precedente “Llamar puta antes de que te lo llamen”.

  3. Ataques de ansiedad, inseguridad, miedo, rabia no canalizada, anorexia o toxicomanía pueden leerse en clave de transmisión generacional del trauma.

  4. Facebook:
    “¿De qué experiencias sientes orgulloso?
    Se inscribió en el censo electoral
    Participó de una votación
    Empezó el servicio militar
    Empezó un voluntariado
    Perdió peso
    Dejó de fumar
    Se hizo vegetariana
    Decidió ser donante de órganos”.

    Lo que se dice no dar ni una.

  5. 30/06/2014 A LAS 12:03 BREMANEUR
    Ataques de ansiedad, inseguridad, miedo, rabia no canalizada, anorexia o toxicomanía pueden leerse en clave de transmisión generacional del trauma.

    Pueden leerse. O no.
    De donde se demuestra que la psiquiatría es una disciplina demasiado compleja para las malas lectoras, aunque sean escritoras sobre biopolítica y resistencia, presidentas de la Liga Síndrome de Fatiga Crónica y profesoras de enfermería.

  6. Twitter no llegó a pillarme el punto. Le he dado una oportunidad a FB, a ver qué pasa. De momento esta mañana iba a abrir un grupo llamado “A mí también me dieron por culo por no saber decir que no” y me he contenido.

    Vamos madurando.

  7. Me entran ganas de vomitar..jóvenes que tuvieron que emigrar..Cágate lorito ¡¡pobres!! Me recuerda cuando yo también tuve que emigrar a un pueblecito de UK para formarme y ganar experiencia..lo mejor que he hecho en esta P*** vida. Irme de este país, y después volver.
    Y si mis hijos me piden consejo, les diré..iros, iros polluelos, salid del nido y.. a volar

  8. Yo hubiera escrito “id polluelos”.
    Pero nusé.

    ****************
    Van a tener que publicar las entradas, al menos las del genero negro, en una recopilación y ponerlas a la venta.

  9. ¡Qué bueno, Procu! Gracias.

    Aprovecho para agradecer también a todos los lectores del fanzine su interés y para amenazar seriamente con continuar la historia.

  10. Genial, Clara Valverde: «Vivimos con un silencio enfermizo, mortífero», y se refiere a la Guerra Civil. No sé de qué cojones está hablando, pero ella ya avisa –el periodista le da el pie, es verdad– de que la cosa no se va a quedar en los nietos porque estos se lo van a pasar a los bisnietos. Ojito, sistema de salud, que te estoy sacando los coloreh. Una cosa he entendido (cierto que siempre lo había sospechado): la culpa de TODO la tienen los DEMÁS.
    ***
    Adaptaciones, me gusta su nuevo avatar, relaja. Por cierto, ¿hemos sido ya abuelicos?

  11. Para que no falte de ná. seremos agüelicos la primera semana de Agosto, Señá Procu.

    (Mucha ilusión y tal, y zarandajas varias, pero así no iremos de vacaciones a maldita parte alguna)

  12. Me pregunto por los traumas de los hijos, nietos, amantes/ padres y madres victimas de un terrorismo de estado politicamente justificado segun unos y otros para que estos, los terroristas esten. Democraticamente justificados previo voto de susto.

    No me contesten. Adivino, sosprcho la redpuesta

  13. 30/06/2014 a las 17:54 Tareixa
    Tareixa, ¿ha leído la entrevista? No habla del terrorismo.
    Mire, le pego el primer cacho, que es muy triste, pero no llore porque no merece la pena:

    «¿Y los nietos, los que nacieron en el tardofranquismo y la democracia y vivieron ajenos, como si nada hubiera pasado? Son los herederos de penas y dificultades no resueltas, adiestrados en el no preguntar para no remover, programados para no hurgar».

    ¿Hay alguien que no herede penas y dificultades no resueltas?
    ¿Hay penas y dificultades que se resuelven?
    ¿Usted se siente muy adiestrada y programada?

  14. Es que no hablo de los nietos ni hijos de la dictadura. Pensaba en alto a raiz de de esa entrevista y de estudios tan sesudos de futuras generaciones, Procu. De los hijos y nietos de un terrorismo de estado.
    De ETA por ejemplo.

    Me explico mal, lo se.

  15. Que tenemos en fin una generacion de ninis y ni siquiera creativos ni drogados como en los ochenta.
    Que paso de discutir tontunadas.

    Todo por ser unos traumaticos. Hay que joderse

  16. Ha puesto un link! El paso previo a ingresar en la cartuja, salvo que algún malvado/a le haya hackeado. Tiemblan los cimientos, pero yo he de mantenerme firme en seguir lo prescrito por CJC.

  17. El fascinante mundo de las palabras, Perroantuan. Por cierto, ha aprobado ya el curso de Pinker, o lo dejamos para septiembre otra vez, vaguete?

  18. Yo leí The Language Instinct. How the Mind Creates Language (1994), en español: El instinto del lenguaje. Cómo crea el lenguaje la mente. Y no sabes si los traductores lo han hecho a posta. ¿Que qué crea qué? ¿Que qué a qué? ¡De qué!

  19. 30/06/2014 A LAS 23:07
    PERROANTUÁN
    A mí lo que me parece mal es que un jugador alemán se llame Metensaquen.

    Hoy me he enterado que Schweinsteiger significa “montador de cerdos”. O mamporrero, o “semental de puercos” o así.

  20. Los continuará se me enredan, Gómez. Por un momento he pensado que iba a preguntar a Kaspar por la tía Jacinta.

  21. Este siglo quedará como el del arrumbamiento de la psicología de raíz psicoanalítica (no confundir con la psicología experimental o la cognitiva) como la gigantesca magufería que siempre ha sido, a la altura de la astrología, la cartomancia o la grafología (no confundir con la pericia caligráfica).

    Dicho lo cual tengo que agradecer a Clara Valverde, la de los traumas transmitidos generacionalmente, que haya hecho luz en mi triste errar: cifro el origen de mis múltiples incapacidades en un oscuro antepasado, alcaide de una fortaleza aragonesa en las lindes de la reconquista, aislado y permanentemente asediado por las razias moras. Y de ahí para abajo hasta hundir mi rumbosa donosura original.

  22. De ‘El Mundo Today’:
    El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha anunciado esta mañana la convocatoria de plazas para la realización de cursos de verano dirigidos a la formación de los empleados públicos.
    Entre los cursos ofertados, destaca el de Administración y Dirección de Musarañas, que enseña a “optimizar el tiempo que el trabajador dedica a mirar las musarañas con la idea de que, además de observarlas, sea capaz de hacer algo con ellas”. Las clases prácticas enseñan posturas para tumbarse a la bartola.
    “Muchos trabajadores, tanto de la Administración como del sector privado, miran las musarañas tumbados a la bartola y en posturas poco eficientes que merman el rendimiento de esta actividad”, explica el catálogo del curso. Y añade, “Hacer un uso eficiente de la bartola y ser capaz de interactuar con las musarañas para que hagan todo tipo de cosas está al alcance de cualquiera que dedique el tiempo necesario a aprender”.

  23. AMOR DE LOCURA [I]. Sentada en una silla blanca como su vestido blanco y frente a su madre que lo está en un sillón azul oscuro como su mirada oscura, la contempla embelesada, una sonrisa angelical en los labios y bebiendo cada palabra del discurso monótono y continuo y obsesivo que desgrana. Ella, la madre, enferma por su demencia y por sus muchos años e interna desde hace unos días en la residencia geriátrica; y ella, su hija, que la visita para consolarla. Consolarla con un amor tan profundo y tan de veras que me sobrecoge el observarlo. Así deben de amar a Dios, así lo deben de mirar en su paraíso los bienaventurados.

  24. [II]. La quiere mucho, ¿verdad?, le digo desde donde me encuentro, no muy lejos de ellas, y aprovechando un momento en el que se cruzan nuestras miradas. ¡Mucho!, responde un tanto airada. La quiero mucho porque ha sido muy buena con nosotros sus hijos cuando mi padre nos abandonó y ella sola nos sacó adelante. Y usted no lo entenderá pues usted no es bueno, es malo. Y sin más vuelve los ojos a su éxtasis, a su madre.

  25. [y III]. No le haga caso, por favor, me dice con apenas un susurro el hijo y hermano que acaba de llegar y se ha puesto a mi lado, porque, por si no fuera bastante lo de mi madre, ella también está enferma, es esquizofrénica; y lo que nos ocurrió con nuestro padre cuando apenas contaba la pobrecilla diez años ayudó a trastornarle la cabeza. Le replico que no se preocupe, que eso lo explica todo y no el que a mí me considere malo, en lo que cabe que yerre apenas si yerra, no, es el que adore como adora a su madre; que querer así no es de persona en su juicio sino maravillosamente enajenada. Y con un ‘nos vemos’ le dejo y las dejo y me voy hacia otra interna, esta muda, para pasearla en su silla de ruedas por el patio de la residencia.

  26. No más para mostrar mi solidaridad con Uruguay por la descalificación de Luis Suarez a quien injustamente llamaron el Canibal. Las clases imperialistas de Europa siempre llamaron caníbales a los pueblos indígenas como ocurrió en México no más por desprestigiar a los que se resistieron a su dominación, como ahora ocurre con el futbol caduco y multimillonario de Europa que quiere postrar a todos ante sus falsos ídolos.

  27. Así, a lo tonto, me he dado de bruces con este poema. SI es que el mundo es un pañuelo.

    GASTÓN BAQUERO
    Confesión de un fiscal de Bizancio
    En el otoño del setecientos
    obtuve para mi tía Eufrasina Mitiklós
    un nombramiento de cortesana.
    Pues aquellos días de la decadencia
    sólo las cortesanas eran mujeres reverenciadas
    en Bizancio.

    Una vez obtenido el honor, pedí mi recompensa:
    piezas de terciopelo rojo traídas del Turkestán,
    ajorcas de diamantes para mi yegua preferida,
    flores disecadas dos siglos atrás, cortinas del Bósforo,
    candelabros comprados en Basora a cambio de centeno:
    todo lo que me permitiera decorar mi casa,
    y recibir en ella a Eufrasina Mitiklós, decorosamente.
    Todo me fue negado por la impiedad de aquella harpía.
    Ante el Gran Basileus me denunció por cohecho, soborno,
    y crueldad contra los gatos favoritos del Emperador.

    Juró puesta en cruz en el suelo que yo había envenenado
    a la gata que dormía pegada al corazón de Constantino:
    me perdió, me arrojó a las turbas, me pagó con hiel
    todas mis dulzuras para ella.

    Y fui condenado
    a ser suspendido por el cuello en la torre más aguda
    de la catedral de Bizancio. Utilizaron como cuerda de extinción
    el largo terciopelo traído de Turkestán: y allá arriba quedé,
    flotando entre las nubes como una bandera de combate;
    los niños, abajo, en la plaza, palmoteaban creyéndome una roja cometa
    que había sido izada para su deleite: aplaudían sin cesar,
    y tuve así, en medio de la humillación, una errónea pero agradable
    apoteosis. Salí de este mundo entre aclamaciones, y Eufrasina Mitiklós
    quedó en definitiva vencida. Allá en la lejana torre de Bizancio
    flotaba la banderola rodeada de golondrinas.

    Nadie podrá decir que yo no haya tenido una bella muerte.

  28. Firmo con fervida vehemencia lo que diga el magufo, Gomez y Pakachukiña.

    Muy bien traido tambien ese poema que sin azulitos trae el señor Perro.

    Cada dia me tienen mas contenta. Un beso y eso.

  29. Otra vez desde movil y con prisas. Ni me atrevo a pedir a Bella un disimule usted, que bastante tiene con probar y estrenar los bañadoresque va a lucir este verano en Como

  30. Entre la avalancha de “bullshit” deportivo, producido al alimón y con similar entusiasmo por jugadores y periodistas, la disculpa de Luis Suárez merecería figurar en lugar destacado de cualquier antología compilada por un Castellet balompédico (¿M.?).
    Puro circunloquio transmutado en poesía elíptica:
    “Giorgio Chiellini sufrió en el lance que tuvo conmigo los efectos físicos de un mordisco”
    Y es que a Suárez jugar al fútbol le pone los dientes largos y el ingenio pino.

  31. La he citado más de una vez, pues siempre se me ha antojado como la respuesta más sublime de un jugador de fútbol a un periodista en una entrevista a pie de campo. El autor fue Mágico González y la pregunta era —tras una abultada derrota de su equipo contra el Barcelona– que por qué habían perdido ese partido:

    “Hemos perdido porque nos han ganado y además nos han metido tres goles”, aseveró el jugador.

  32. Si algún psicomagufo respondiera a Psicomagufo sobre sus alegaciones y paralelismos seguro que lo haría en una longitud de onda psicomagufa, tal vez haciendo énfasis en el propio nick. En fin, que habría difícil síntesis.
    El caso es que el tema hace difícil el consenso: quién sabe si fulano después de quince años de maguferia es más soberano que fulano sin haber acudido, o habiendo acudido a un psicólogo coñitivo.
    (Milagro, milagro!
    Qué milagro! Industria, industria!)

  33. Hoy he visto en un telediario al presidente de la CEOE, Juan Rosell, hacer unas declaraciones que son las que aquí adjunto como titular de donde ahora las he hallado: «Rosell acusa a “un millón de amas de casa” de haberse apuntado al paro porque “creen que cobrarán algún subsidio».
    Recuerdo con bastante claridad que decía «amas y amos de casa», haciendo gala de una tan fina como estupidísima corrección. Me pregunto si Rosell, que estaba en una mesa con micrófono y no en una bar con una copa, se basa en un conocimiento estadístico personal o se trata de psicología de raíz psicoanalítica, experimental o bien cognitiva. Me pregunto sobre todo por qué un tipo tan bocazas, que no distingue el discurso público de sus sospechas privadas y no es capaz de separar escenarios está en un lugar tan sensible. Hace un poquito de daño y lo digo porque incluso yo, persona extremadamente moderada, siento como que se me despertara una bestia, y que me corta el rollo sensato un montón.

  34. 01/07/2014 a las 16:39 Perroantuán
    Así, a lo tonto, me he dado de bruces con este poema. SI es que el mundo es un pañuelo.

    Perroantuán, pero ese poema ya lo puso ella, por lo menos algunos versitos a modo de presentación. Me acuerdo.
    Me acuerdo de Eufrasina, de la Gata y de Gengis.

  35. Gracias por la bienevenida, Procu.

    Y gracias a Holmess por sugerir lo que a mí me resulta tan doloroso reconocer: que mi nick es un homenaje soterrado a esa pandilla de farsantes; y que, a un tiempo, tengo vocación de San Sebastián martirizado, ay, por las flechas enfáticas de sus abyectas prácticas. Mi cruz y mi derrota.

  36. Oiga Psicomagufo, pero si a uno su loquera le da la razón en todo, abducida por la arrolladora personalidad que le demuestro, ¿vale mantenerla en funciones de cura en mesa camilla con chocolate y picatostes? ¿No?

Los comentarios están cerrados.