51 comentarios

  • No me creía «meeting de controversia», he ido a buscar testimonios en el CORDE, y hay «meeting» desde 1870, tres son de Bécquer y dos de Galdós. Buenísimo.

  • A mí me tiene perplejo la ironía del redactor. O su oficio, porque si escribes “Ayer se pelearon dos verduleras en el mercado de San José” te quedas ahí, sin poder decir mucho más.

  • A X. Pericay lo del meeting de controversia le recuerda a esto de Pla:

    Crónica de Las Noticias, sección “Judiciales”. Miércoles 20 de agosto de 1919

    Actos celebrados en el día de ayer

    Audiencia provincial
    Sala de vacaciones. (…)
    –– Y se cerró el programa de ayer con la vista de una causa por desobediencia á los agentes de la autoridad, incoada contra Máximo Echevarría Basada, quien el día 5 de Agosto de 1917 se bañaba en el traje con que su madre lo echó al mundo en el canal de la Infanta, cerca de Casa Antúnez.
    Parece que no contento aún con la transparencia del traje que llevaba, se permitía llamar la atención de las señoras que pasaban por allí cerca, invitándolas a que examinaran el tejido.
    Al advertirlo el guardia Manuel Sala, le amonestó para que se abstuviera de hacer propaganda en aquel sentido, y el Echevarría, cogiendo un pedrusco, agredióle en mala forma.
    Como el procesado es conocido como un perfecto corredor de muestras, el fiscal opinó que por ese delito se le debía imponer la multa de 500 pesetas y dos meses y un día de arresto mayor, y por la desobediencia á otra pena igual, y á la multa de 125 pesetas.
    Yo creo que lo mejor y más radical sería dejarlo sin muestrario.
    Es una opinión.

  • De grescas y peloteras entre mujeres, el maestro Correas trae esta expresión:
    «Dijéronse los nombres de las Pascuas».
    Y la glosa así: «Esto es: los nombres grandes y solenes; llamáronse “bellacas”, “putas”, “alcagüetas”».
    (Vocabulario de refranes […], fórmulas y frases, nº 33).

  • Sigo dándole vueltas a Pink Floyd’s Careful with that axe, Eugene. Si resulta que Eugene es nombre exclusivamente masculino como acabo de ver, y además no es un cuento de Poe, ¿de dónde he sacado yo la historia de la mansa aldeana que está cortando leña a la entrada de casa y a una de estas la emprende a hachazos con su marido?
    Más miedo me doy yo.
    ¿Alguien más? Por favor.

  • Proc, efectivamente mi cuento trataba de un aldeano que empuñaba un hacha. Lo que no recuerdo es si finalmente la tomaba con la buena de su mujer o si se hacía pupa a sí mismo. ¿?

  • Yo recuerdo un corto de Barrio Sésamo de Tío Pepe y Tía Pepa en el que Tío Pepe intentaba afilar el hacha para cortar un palo, para tapar un agujero en el cubo, con el que traer el agua, que humedece la piedra, que afila el hacha..pero es un pez que se muerde la cola..y Tía Pepa monta en cólera y creo que al final coge ella el hacha y le corta la cabeza a Tío Pepe…o ¿eso es una escena de Juego de Tronos?.

  • Yo diría que Barrett no tuvo nada que ver con Careful…, Marqués.

    En One of my turns, del disco The Wall, sale de nuevo un hacha, esta vez con doble sentido, ya que si no me equivoco, axe es una palabra que se usa también como sinónimo de guitarra.

  • Es verdad Brema, estaba convencido que en el Ummagumma estaba todavía Syd. Y eso que tengo todavía el doble vinilo original. Sí que es suya “See Emily plays”, canción inquietante.

  • The lift (10). He subido con una familia de tres que no conozco, entonces a lo mejor no son nada. Iban comiendo helados, el padre con una cucharita de plástico y a lo mejor no es el padre. La madre y el hijo, a lengua, y el hijo SÍ lo era porque todos somos hijos de ALGUIEN. Me he sentido bastante aislada y como excluida, yo era la única del ascensor sin helado, pero no me he atrevido a perdirles y ellos ni siquiera me han ofrecido. Incluso aunque me hubieran invitado a dar una chupada, probablemente YO no habría aceptado. En la esquina hay una heladería, el pueblo está lleno de ellas, hace años solo había helados en verano o en las bodas. Mi madre contaba una cosa que tengo que referir porque ella ya no se acuerda, así que lo digo ahora para su memoria universal, porque guardarlo sola en la mente para siempre se me hace grave carga. Paseaba mi madre de diecisiete con unas amigas una interminable tarde de verano e inconsciencia y llevaban unos cucuruchos de mantecado que eran el colmo de la felicidad; entonces se cruzaron con unos sorchis y uno de ellos le pegó un lametón al cucurucho de mi madre que le dejó sin nada. Comer es una intimidad grande que te coloca en el borde del misterio animal y sus berridos, lo de antes en el ascensor lo he vivido como una orgía que me ha transportado a la misma Twilight Zone de los límites de la realidad. Al abandonar el ascensor he visto partir al Nostromo con el octavo pasajero saliendo y entrando de las bocas de esa pobre familia humana, que igual ni era.

  • Gracias, Adaptaciones. Pero mis extraordinarias crónicas viajeras me son dictadas en trance accidental por las Musas o las Furias o las Pavas, unas de ellas, cuando menos lo espero, no pueden con las responsabilidades.

  • Por primera vez en la historia se concede una medalla Fields a una mujer (iraní), pero también por primera vez se le concede a un latinoamericano (brasileño), y lo que aun sorprende mas es que se dé por primera vez a alguien que no esté trabajando en EEUU o Europa. Duele, sin embargo, por injusto, que no se la den por primera vez a un gallego.

  • Suelo ponerme videos de youtube como música de fondo, aunque a veces miro, y en este (Scheherezade, la Filarmónica de Viena) me he quedado completamente hechizada por el espectáculo de Valery Gergiev, el director, que parece un vagabundo y un verdadero orate. La pasión, c’est ça!

  • Comer es una intimidad grande que te coloca en el borde del misterio animal y sus berridos

    Una gran verdad, Procu querida. Ver comer a los demás o ante los demás (aquellos que no conozco) me supone un gran esfuerzo, sobre todo porque para mí es un acto de gran intimidad. .y ya no le cuento el comer un helado de cucurucho.

  • Me llama la atención que le llame la atención Procu.
    Esto escribí en fascistbook a mediados de julio:
    “La repulsión física que me produce Valery Girgiev, siempre sudoroso, sin afeitar, despeinado y con sus cuellos mao, que sugieren pestes inconfesables escapando por el cogote, me amargan los magníficos conciertos que dirige.”

  • Respecto al hecho íntimo de comer, la cosa más repulsiva que he tenido que soportar en mis viajes por el ancho mundo, fue ver comer con las manos a un ciego, en un restaurante de menú económico.
    La ensalada, chorreando aceite de los dedos, las patatas, la carne, todo con las manos.

  • 16/08/2014 a las 14:23 Adaptaciones

    Pueeees… a mí no me repele, Adapts. Ahora, que los violines tienen que estar hasta los huevos de las salpicaduras. Sí me alarma un poco que se le dan vuelta para atrás los ojos a veces.

  • Ver comer a según qué personas es vomipurgante. Recuerdo algo sobre una tribu -no sé si es leyenda rural- que prohibe comer en público mientras permite el fornicio a la vista de todos. Me parecería sensato y sano si el fornicio pudiera disociarse de la violencia. Lamentablemente no es así.

    Dicho lo cual, me gustaría comunicar a la concurrencia que he preparado un risotto de salmón que es, posiblemente, el mejor plato que he cocinado en mi vida.

  • Lo más repulsivo que he visto al comer: un niño berlinés, que comía espaguetis con las manos ante la indiferencia del padre. Lo que me dio asco fue el padre, claro.

    También detesto que las mujeres beban cerveza a morro haciendo ruido. Sobre todo si luego se comen un filete como si fuesen la condesa de qué sé yo.

  • 16/08/2014 A LAS 10:36 PROCURO FIJARME
    Hala, Alá, ¡mira lo que dice este!
    Guy Sorman: «Yihad contra las mujeres».

    A mí, lo que me extraña mucho, es que ningún imán o califa o príncipe de los creyentes lance una fatwa contra estos anormales. Me extraña mucho la pasividad religiosa contra estos imbéciles, dado que ellos dicen hablar en nombre de Dios.

  • Buenas noches, gente.
    Pirata Jenny, Caravana.

    ***
    Ando fuera y con una conexión irregular a internet, pero les aseguro que siempre que la tengo les leo, y que estoy perfectamente al tanto de las principales novedades, las vacaciones en ascensor de Proc, del suspense del nacimiento de la nieta de Adapts, del escándalo provocado por las chanclas y la gorra de Perro. Vuelvo pronto.

  • Si que es bonito Procu. El cuento de la madre que lee lo no escrito por su hijo me ha puesto tierno.

    El artículo en general me ha hecho pensar en la paradoja de una sociedad en la que la publicidad y la política apelan exclusivamente a los sentimientos, mientras según el autor la educación actual se basa en todo lo contrario. No estoy al día de como se enseña actualmente, pero apostaría a que la ausencia de las humanidades se ha sustituido por la ñoñez y la sonrisa mientras se enseña matemáticas.

  • Adapts, no estaba preparada para que me diga que le gusta. Eso no se hace. Así que le confesaré que no creo que en las escuelas no se trate con música y cuentos a los niños, que sobreabundan. Lo que pasa probablemente son cuentos sin lobos ni madrastras, son fofos y biempensantes. Yo misma nunca le hablé del coco a mi hijo. Por favor, el COCO es lo más fundamental. Me he dado cuenta después con amargura.

  • En el clavo Procu.

    Mis hijastros son muy buena gente y equilibrada (aunque lo diga yo) porque aunque su madre no les habló del Coco, ya me tenían a mí.
    Jejeje, y un Coco con poderes mágicos. Recuerdo una vez en que el ninio nos mentía diciendo que no le habían dado las notas y super Adapts, mientras le afeaba que intentara engañarnos, pegó un manotazo a un tomo de una enciclopedia y ¡tachán! cayó al suelo y se abrió justo donde estaban las notas escondidas.
    La cara que puso no la puedo describir. (Y mi sorpresa de acertar justo con el escondite tampoco, pero no dejé que se me notara)
    Soy muy intuitivo…