Monos (I)

Por Perroantonio

paraiso2

“¿Y si los monos son los que vienen de los humanos?”
Satur

Señoría, como vengo diciéndole, uno de mis grandes problemas con la ficción es el del punto de vista. ¿Quién cuenta la historia? Mis amigos escritores, muy influenciados por los excesos verborreicos de Joyce, Proust y su legión de vulgarizadores, han tendido a adoptar en sus relatos la primera persona, lo que a veces me produce un gran desasosiego. ¿Y si el protagonista es un imbécil, como tantas veces ocurre? A mí me cuesta identificarme con los imbéciles debido a ese golpe que me dí de niño en la cabeza. Ya sabe que desde entonces me creo John Wayne o Dios, según los días (aunque el séptimo siempre descanso), con todos los problemas que ello me ha ocasionado con el resto de la fauna. Pero este es un asunto secundario y hoy estoy muy interesado por el tema del mono. ¿Y si el mono viniera del hombre, como se preguntaba hace unos días, filosóficamente, Satur?

Lea usted usted estas frases del Génesis: “Y Yavé Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso ahí al hombre que había formado.[…] Tomó, pues, Yave Dios al hombre, y lo puso en el huerto del Edén, para que lo labrara y lo guardase”. (Génesis, 2). El narrador mira desde lejos (desde la sala de cine) y observa a Yavé plantando un huerto con sus propias manos y poniendo allí al hombre para las tareas agrícolas y de vigilancia. Veo como la cámara se va acercando desde una tierra árida castigada por un sol primigenio. Allí, en medio del secarral prepérsico, Yavé ha creado un jardín con palmeras, arbustos, plantas carnosas, frutos, unas cabras, unos cervatillos, un león desdentado… Lo ha cercado, claro, que para eso este jardín es un paraíso, palabra griega que viene —dicen— del persa ‘paerdís’ y que significa eso mismo, cercado. La cámara sobrevuela la escena y se ve a Yavé preocupado por mantener las cosas dentro de un cierto control. En realidad hay un pequeño error de racord en la historia: ¿para qué va a cercar el jardín si afuera no hay nada? Pero ocurre que a Yavé se le ha ido un poco la mano en el capítulo anterior (Génesis 1) al crear a las alimañas y se propone hacer un experimento manteniendo sólo a los animales domésticos dentro de la zona acotada. Es entonces cuando crea al hombre, un tipo del color de la tierra dedicado —se supone— a regar, cortar las ramas, arar la tierra, cosechar los dátiles e impedir que se escapen los animales. No se deje arrebatar usted por las virguerías del relato: jamás, jamás, jamás hay que identificarse con ese trozo de barro sumiso ni reconocer en él a un ancestro. Se trata de un simple esclavo animado, un robot de carne y nervios al que ya le pica la entrepierna. Yo, que sólo puedo ver la escena desde los ojos de otro dios, el narrador, sólo me reconozco en Yavé y, la verdad, ya me estoy arrepintiendo de haber dado forma a este golem.

Ya conoce, Señoría, el resto de la historia. El animal se pasa el día enjabonándose el platanito y hay que ponerle una hembra. Se dan a la coyunda, se olvidan de cuidar el jardín y, ya con el embarazo y los antojos, les da por comerse las frutas del árbol preferido del propietario, que les echa de malos modos de la reserva para que se vayan a parir a la puta calle. Bueno, ni siquiera eso: envía a un macarra con un lanzallamas, que a él no le gustan demasiado los trabajos en donde hay lloriqueos y se reserva para los exterminios en masa.

No me diga que no ve usted lo que yo estoy viendo. ¡Echa a los monos del zoológico!

Durante años he estado viendo paralelismos entre esta leyenda y la expulsión al abismo de Lucifer, el portador de la luz. A los humanos siempre les ha gustado verse más como ángeles caídos que como monos erguidos, pero el resultado viene a ser el mismo. Las dos leyendas establecen un espacio-tiempo mítico en donde todo estuvo ordenado y adonde hay que regresar. Yo me he dejado liar durante mucho tiempo por las obsesiones del cristianismo y he llegado a pensar que el pecado original fue la desobediencia (o la concupiscencia), pero en realidad el pecado fue el robo. ¡Fue un pecado contra la propiedad privada de Yavé llevado a cabo por el príncipe de los ladrones: un mono! ¡O un homínido! El mono Adán o el mono Prometeo.

136 comentarios

  • Magnífico, Perro. Lo has bordado. La frase: “A los humanos siempre les ha gustado verse más como ángeles caídos que como monos erguidos, pero el resultado viene a ser el mismo”, valdría por sí sola como un relato.

    Particularmente, me ha llevado a correr hacia aquella cita de Gide: “El novelista no necesita ver al león comiendo hierba. El sabe que un mismo Díos creó al lobo y al cordero, y luego sonrió viendo que su trabajo estaba bien hecho”.

    Felicidades. (A Perroantonio, digo, no a Gide.)

  • Me ha hecho reparar en que el narrador del Génesis no es Dios, ni siquiera Julio César. Es otro que sí es omnisciente de verdad, no como Yavé; Yavé sabe cosas, sí, ¿pero qué sabe Yavé de Yavé?
    La ilustración también es muy buena.

  • Me siento especialmente orgulloso, aunque el orgullo sea el hermano pequeño de la soberbia, pecado capital que condena al infierno a seis séptimas partes de la humanidad; me siento especialmente orgulloso, decía antes de la digresión acerca de los pecados y la condena eterna a la que estamos sometidos todos desde el punto de vista de los católicos practicantes, en su mayoría gente que peca sin cesar, como endemoñados posesos por las huestes de Belcebutt; me siento especialmente orgulloso, decía, aunque cada vez menos teniendo en cuenta que me pueden pinchar los glúteos con un tenedor en el infierno, en caso de que los católicos tengan razón y exista un infierno con calderas llenas de cocacola hirviendo y pequeños hijos de satanás despellejando pecadores; me siento especialmente orgulloso, decía, de haber sido el muso de este texto tan bueno y bonito, e incluso bonito y bueno, que desvela la idiosincrasia perspectívica de las posiciones filosóficomentales de Perroantonio.

  • Gracias, Gómez. En realidad me copio a mí mismo. La idea la había tratado ya en un pésimo poema que —desafortunadamente— fue incluido en un libro y publicado allá por los años ochenta del siglo pasado, aunque es verdad que entonces me expresé de forma aún más confusa, quizá para reivindicar mi condición de mono balbuciente o de tonto con ínfulas. El poema, ya le digo, es una mierda, pero lo del mono se ve que ya me entretenía mucho, que de algo tenía que servir leer libros de evolución, dinosaurios y tal. Se supone que era el discurso de un profeta o algo así.

    El hombre
    no es un ángel caído, es
    un hijo de las larvas más abstrusas,
    prodigio de miasmas, concepción
    de unos dedos artríticos o un vientre deformado
    pero
    descendiente de monos de rojísimo culo
    un día habrá de alzarse
    etcétera, etcétera.

    Por lo demás, lo de trascender al mono interior sigo viéndolo como muy vigente. Pero es porque creo que seguimos tratando los mismos temas desde el principio de los tiempos o de la escritura. Como ciegas hormigas (que diría Pinilla). Sí, pensándolo bien creo que en eso se resume nuestro afán, en una falta total de elevación y visión en perspectiva. Nos erguimos, pero poco.

  • Venga, pásense por el El Diario Norte, que aparte de volver a leer mi Humanistas contra tecnócratas, que tanto le gustó a Proc (lo de los cuatrienios me parece un logro, te lo juro), podrán enterarse de que según el Consejo Económico y Social los vascos somos pobres, como en el chiste. “Era una familia muy pobre. El padre era pobre, la madre era pobre, los hijos eran pobres, el ama de llaves era pobre, el jardinero era pobre, el chófer era pobre…”.

  • Suscribo los parabienes que ha recibido la entrada, su socarronería y ligereza. Pero no obstante sin embargo no acabo de pillar el núcleo, la almendra, de la tesis. Espero Monos (II).

  • A mí de momento se me yergue una parte de mi cuerpo en circunstancias sociofavorables, y estoy muy contento con este adelanto darwinista de mi propia sustancia física.

  • Señorito Marqués, antes de irse podría dejarnos un buen fajo de artículos para instrucción y deleite del Volk. Gracias.

  • Yo declaro que tengo ganas de comentar desde la playa, sin ser ninguna de las cosas que ha declarado el marqués en su comentario.
    Cuento los días.

  • En esa fermosa ilustración que acompaña al dilarante texto echo de menos al bicho ese que tiene Procu de avatar (ahora no recuerdo el nombre) con su mirada asombrosa y asombrada comtemplando el paraiso con mucho susto.

  • Viví durante veinticinco años de mi vida a quince minutos a pie de la playa. Íbamos mucho, aun cuando en los 80 la costa de Barcelona y el Maresme era repugnante. Había días que el mar estaba lleno de petróleo y de aceites que los barcos echaban al agua cuando cargaban y descargaban en la CAMPSA. Me cansé de ir a la playa cuando vi que aquello era un escaparate del puterío nacional. Estuve dos o tres años sin pisar la arena más que para hacer campana en el instituto (que estaba al lado, junto a la fábrica de Anís del Mono). Así, hasta que descubrí la playa nudista de San Adrián. Eso sí que era un paraíso. Apenas había gente y cada uno iba a lo suyo. Desde entonces procuro descansar solamente en playas y lagos nudistas.

  • Tiene razón Funes en lo de la Serpiente. Pero es que siempre me ha incomodado su presencia en este relato. Funciona como el “Descargo de responsabilidad” que te hacen firmar algunas compañías, para librarse de sus responsabilidades: no fui yo, fue la Serpiente. En este caso, un descargo doble: no fui yo, fue Eva (la otra serpiente). Nones. El culpable es el mono rijoso y goloso por no comportarse como un hombre.

  • Esta historia del mono expulsado del paraiso hace aguas por todos sitios. Que yo sepa el paraíso estaba lleo de árboles frutales donde podían comer a voluntad. ¿Quien se cree que el mono se va a comer una manzana habiendo plátanos gratis?

  • 16/07/2014 A LAS 16:38
    PERROANTUÁN
    Tiene razón Funes en lo de la Serpiente

    Por fin, ya tenemos un culpable. A por él ( caña al mono ).

  • Cuando aún discutía con Gengis ya lo dejé caer, el pecado original es la aparición del lenguaje.
    Quïcir que como mucho fuimos expulsados siendo monos, pero parlantes.

  • Adapts, yo creo que iba por los picores, pero lo del lenguaje también es sugerente: dicen que toda palabra es una metáfora, o sea que toda palabra miente un poco: zas, te pillé, espada flamígera.

  • A mi estas cosas de la biblia me ponen nerviosa

    Al final va a ser que despues de todo un mal funcionamiento de costilla creø a la mujer para que Satur tuviese una erecciøn.

    Entre esto y los reyes magos de Gomez he perdido mi fe.

  • Me he enterado que mi admirado Sir Alex Ferguson está haciendo campaña por el NO en el referéndum para la separación de Escocia. Ya saben que la escritora Rowling es la promotora del Better Together junto con Sir Alex. Nosotros tenemos ahora a Vargas Llosa al frente de Libres e Iguales, junto con el melenudo Arcadi y otros intelectuales de pro.

  • No soporto ni a los escritores ni a los intelectuales, solo respeto a la gente de acción como empresarios, peluqueras o en general los que trabajamos “cara al público” y tenemos que responder de nuestras acciones.

  • Un pincho de tortilla servido por el último de los meseros vale mas que las obras completas de nuestro Mozart del Poble Nou.

  • Regeneración moral y cánulas ardientes de castigo para intelectuales, escritores y políticos. Me ofrezco como cirujano-jefe. Haré las primeras sacas en Poble Nou

  • Hablando el otro día de sorianismos con un neogomoso en la fiesta de aniversario de una casa okupa, le contaba el orden diario de las fiestas de San Juan: miércoles, pregón; jueves, la saca; viernes de toros; sábado agés; domingo de calderas y lunes de bailas. Y me dijo el neogomoso: ¡la saca! ¿No llamaban así a algo en la guerra civil?

  • Hace poco vi una tarjeta de no sé qué fitipaldi budista con el lema (R)evolution, estando tachada la erre. Y la semana pasada leí una carta de Armando Palacio Valdés donde le decía lo mismo a su interlocutor: «evolución, y no revolución».

  • Esta tarde he tomado un par de cervezas con el Sr. Verle, que está de tourné por el País Vasco, y con Proc(uro Fijarme). La cosa no ha ido a más porque ambos dos son de los que prefieren beber agua y así las conversaciones no progresan adecuadamente hacia el delirio, que es adonde hay que llegar, especialmente si estás en una plaza con una pachanga rumana dando la brasa. El Sr. Verle es un hombre serio y aparentemente tranquilo, al que se le enciende la mirada al hablar de arte. Ha alabado la eficiencia de la Srta. Bellpuig, que le resolvió no sé qué problema con su avatar. Y Proc en tan dulce y elegante en persona como cuando escribe aquí. Hace honor a su nick, se queda hasta con los detalles minúsculos y le preocupan los sentimientos y sufrimientos de las personas humanas; hasta los de ustedes, canallas.

  • He tenido una noche de suerte. Ayer no, pero no les deprimiré con el relato. Había decidido ver una exposición en la Fundación Miró. Y me he presentado bien acompañado allí a las siete, una hora antes del cierre. La Fundación Miró es uno de los lugares que conviene visitar con frecuencia, siempre al atardecer. Si es en verano, el sol se pondrá sobre Barcelona desde una perspectiva que ofrecen los patios de la espalda de un edificio modelo de espacios y formas seductoras. Por cierto, que cuando mis conciudadanos me elijan abrumadoramente como conducator ordenaré la demolición con explosivos de la torre de comunicaciones de Foster.
    Resulta que hoy habían organizado la noche de los Amigos de la Fundación, y sorprendentemente no me habían invitado. No obstante, mi elegante porte y mi natural habilidad han facilitado los trámites de admisión al evento, e incluso un solícito segurata ha procedido a otorgarme una plaza de aparcamiento para vips, como no podía ser de otra forma.
    Jamón cuidadosamente cortado al efecto, cava y otras fruslerías nos han acompañado con un crepúsculo magnífico. Carmen, racial Carmen, qué día del año tan bueno te dedicaron.

  • Por cierto, he tenido que desmentir enérgicamente que la Srta. Bellpuig y Bonnie Parker sean la misma persona. Lo cual que veo que las sospechas sobre las actividades ocultas de Parker van extendiéndose como una mancha de aceite. Supongo que será el precio de frecuentar amistades como el Hemaforito o Felicitas.

  • Encuentros de la España granítica con la España caliza en la Bilboko Plaza Berria: LA SÍNTESIS.
    A Verle da gusto Oírle: se sabe muchas palabras paraelípticas. Perroantonio es entre igual y mejor que sí mismo y tiene una extraordinaria voz de actor –¡amárrense a sus postes!–. Ha sido una tarde tórrida llena de excesos y cocacólidas.
    (Les hemos puesto a todos a bajar de un búrrido, amigos).

  • Pero ¿no hay descripción de los trapitos? Quién llevaba qué y como le sentaba.

  • Ustedes no se han tomado en serio la entrada de Perro y la cita de Satur, pero ahí hay petróleo.
    ***
    Qué envidia ese encuentro. Aunque ya me imagino. Proc y Mister Verle, two cokes, Anthony, four beers. Y yo, añorando a Adapts (al Adapts que fue, quiero decir).

  • Yo, tal y como dije, iba de bombera, pero bastante limpia. Perroantonio iba desnudo y Verle se servía de un paraguas blanco.
    ***
    Jenny, ¿se puede saber dónde cojones se había metido?

  • Una temporada en el infierno, Proc (por cierto, Marqués, le mandé un sms desaconsejando cualquier visita allí ,pero no me respondió; aunque últimamente tengo dudas de que los whatsapptuneados sigan recibiendo sms de mi primitivo nokia).

    Viajo a Barcelona el viernes. ¿Alguien allí?

  • Uno de estos días, viendo un telediario con mi madre en casa de mi madre, ha salido entre las noticias un pequeño reportaje sobre la cistitis. Hay más cistitis en verano y la cistitis afecta más a las mujeres a causa de la uretra de género. Entonces va y sale un testimonio personal: una señora con bolso cogida en los pasillos de un ambulatorio u hospital español cuenta su caso: tiene cistitis desde hace un año, escozores, ganas continuas de orinar y otras cosas más que detallaba ella como angustiada, y yo se los ahorro porque no me acuerdo. Debajo de esta pobre mujer que se retorcía de síntomas los de la tele habían puesto un letrero bastante grande que decía (lo juro por Dios): «Tiene cistitis». Entonces es cuando miro a madre y pienso: esta fuma algo cuando no estoy y ahora el humo que deja me está afectando. La mujer de la tele me dio mucha pena pero casi me reí más, es verdad.

  • 17/07/2014 a las 00:45
    piratajenny . .
    Y yo, añorando a Adapts (al Adapts que fue, quiero decir).

    Pirate, me ha dejado usté jodido, porque llevo tiempo pensando que me he contaminado de arrejuntarme con tanto letraherido y me estoy amariconando sin notarlo.
    Yo por usté lo que haga falta, si me quiere otra vez sosteniendo el laurel al César o siendo su Sancho Panza de ustedes, sólo tiene que indicármelo.

  • 16/07/2014 A LAS 23:29
    PERROANTUÁN
    Por cierto, he tenido que desmentir enérgicamente que la Srta. Bellpuig y Bonnie Parker sean la misma persona. Lo cual que veo que las sospechas sobre las actividades ocultas de Parker van extendiéndose como una mancha de aceite. Supongo que será el precio de frecuentar amistades como el Hemaforito o Felicitas.

    Yo, sólo soy una, yo misma.
    (Con esto quiero desmentir mi santísima trinidad: Parker, Bellpuig y Pachakusi.)

  • 16/07/2014 A LAS 23:18
    PERROANTUÁN
    Esta tarde he tomado un par de cervezas con el Sr. Verle, que está de tourné por el País Vasco, y con Proc(uro Fijarme). La cosa no ha ido a más porque ambos dos son de los que prefieren beber agua y así las conversaciones no progresan adecuadamente hacia el delirio,

    ¿No regasteis el gaznate con unos caldos económicos? Qué sosos.

  • Pues yo el 21 estaré en Madriz, pero visto y no visto, porque me voy a encerrar en un archivo. Ser una rata bibliotecaria… quicir, un ratón de biblioteca, es lo que tiene.

  • ” …a medida que el Estado se retira, acosado por el nacionalismo, lo que va quedando es un páramo donde si acaso la oficina de correos erige un último vestigio más o menos poético de pertenencia a una comunidad de derechos democráticos.”
    Jorge Bustos.

  • Qué bonito artículo de Jorge Bustos. ¿Alguien sabe qué ha pasado con el manifiesto? Yo firmé en uno que estaba ya perdido de chorras, pero no me devolvieron mensaje automático al correo, y después la página estaba sobrecargada o fuera de servicio.
    ***

    17/07/2014 A LAS 09:35 MARQUESDECUBASLIBRES
    El sr, Verle gusta llevar en el bolsillo de la camisa diferentes lápices, plumas, bolígrafos y rotuladores.

    Es verdad.

  • Perroantuán 16/07/2014 a las 16:38

    Siempre me ha incomodado la presencia de la serpeinte en este relato. Funciona como el “Descargo de responsabilidad” que te hacen firmar algunas compañías, para librarse de sus responsabilidades: no fui yo, fue la Serpiente. En este caso, un descargo doble: no fui yo, fue Eva (la otra serpiente). Nones. El culpable es el mono rijoso y goloso por no comportarse como un hombre.

    Ahí, ahí iba: la culpa siempre es de los demás. A veces, incluso de todos los demas.
    Yo soy rebelde porque el mundo me hizo así.

  • Entre los primeros firmantes del manifiesto del arcadi et al he echado de menos a algún intelectual del mundo del cine.

  • NO NOS QUIEREN

    El año pasado gané un concursillo de novela corta que organizaba una pequeña editorial de un precioso pueblo de León. Coincidiendo con la Feria del Libro, editaron un volumen con mi relato y el del finalista, y nos invitaron a ir. El día de la presentación, estábamos charlando el finalista y yo frente a la caseta de la editorial, cuando un matrimonio de jubilados se detuvieron a hojear el libro. La mujer se leyó la solapa y, de inmediato, se dirigió a mí con muy mala cara.
    –Yo no compro nada de ningún catalán –me espetó a la cara.
    Apelé a la sangre manchega que corre por mis venas, pero no sirvió de nada. Se la notaba muy enfadada, así que, en tono de broma, le sugerí romper la mitad del libro –la que correspondía a mi relato– y leerse la otra, que no había sido contaminada por ningún catalán. Estaba furiosa de verdad. Entretanto, su marido, insistía una y otra vez, muy avergonzado: “Pero que conste que yo soy del barça”.

    Al final la cosa no pasó a mayores, pero por supuesto que no compró el libro.

  • Procu, yo me empezaría a preocupar cuando dos hombres hablan de mí con palabros como “extraordinario encanto, dulzura y elegancia”.
    (Algo querrán.)

  • Ya no, Bella Tare.
    Era un plan a largo meticulosamente ejecutado.
    Hace unos veinticinco años ya me lo explicaba uno de mis jefes catalanes, votante de CIU, y se ha cumplido exactamente.

  • Gracias, Verle. Usted sí que es un encanto y el Perro otro.
    A qué van a oler, Tareixa. A la flor del Perro-mero, romero Verle.

    ***
    No sé, Bonnie. Pero las de la España granítica –que a lo mejor es la caliza, lo aprendí ayer y ahora lo veo turbio, pero es un asunto de la España de los minerales– somos más de piedras y las flores nos ponin de los nirvos.

  • 17/07/2014 A LAS 11:24 BONNIE
    Procu, yo me empezaría a preocupar cuando dos hombres hablan de mi con palabros como “extraordinario encanto, de mi dulzura y elegancia”.
    (Algo querrán.)

    Yo sólo le gorroneé dos Winstons y 50 euros para el taxi.

  • Perroantuán 17/07/2014 a las 13:15

    Este verano voy a pasarme las vacaciones haciendo kayak por los ríos del Norte. Me ha dado así como afición súbita a la navegación a pala.

    Con neopreno en forma de cipote

  • A mi me parece totalmente obsceno un kayyat en forma de genitales femeninos donde no se distingue un clîtoris ni punto G.

  • La foto de ella con ese vestido a rayas mientras el robot le fotografía el chichi es de lo más horrifido que he visto nunca..y ya puestos, ¿por qué lleva vestido cuando le fotografían el parrús?¿qué sentido tiene?
    Yo ya no puedo más.

  • Pues tiene usted razón. Podrían haber puesto un clítoris en forma de joistick que quedara a mano del remero o remera. Y que diera unas pequeñas descargas eléctricas. Lo del Punto G no o veo tan claro. Bueno, en realidad nadie lo ve tan claro. Más bien, nadie lo ve.

  • Sì, Satur, vamos a morir. Yo mas tarde que nadie porque soy muy peleona y no quiero que los monos invandan mi jardîn

    A ver si mi novio me lleva al cine para ver la segiunda parte de el planeta ese de los monos

  • Una señorita me dijo hace años que los hombres tenemos el punto G en el culo. Hasta se empeñó en comprar una cosa para demostrármelo empíricamente. Sin embargo rechacé su ofrecimiento aduciendo que podían expulsarme del sindicato de tipos duros si llegaba a oídos de la gente.

  • Total que a la menda ni se le había ocurrido usar un espejo para verse el pussy, ademas veia muy pocos por ahï, así que ha decidido que lo qué toca es la vissibilizacionaciön del pussy como arte.

    Qué la detengan me parece excesivo, pero qué trabaje en algo no.

  • Sera un falso rumor porque si no es qué están muy zumbaos.
    ¿Los pro rusos de Ucrania han derribado un avión de pasajeros malayo?

  • Tengo demasiada fe en el sentido común. Hace unos días mi hija buscaba billetes para ir a India, y algunos baratos pasaban por Moscú. A ver si pasará algo, con lo de Ucrania! Quita quita, si pasara algo dejarían de volar por allí, decía yo.

  • Por mi parte lo de Berlín sufre un pequeño retraso, Brema. Desvío al Véneto, con posible parada en la Giudecca, si el marqués tiene algo que decir al respecto.

  • Yo estuve una vez en Venecia. Creo que es la ciudad más bonita que he visto. A la vuelta le empecé a explicar a un amigo que Venecia era, que Venecia era, que era… que era como Bilbao, le dije. Para empezar a hablar, la ría, un punto de partida, lo primero que me salió. No me dejó seguir. Las personas a veces son intolerantes.

  • La anécdota que cuenta Gómez, con la señora diciéndole tú a mí no me engañas, que tú eres catalán y mira lo que me has hecho, me ha recordado un artículo de uno de los Vidal-Folch, pero no lo encuentro. Trataba de que los órdagos de los políticos nacionalistas y su exhibición de desafecto tenían como resultado la rotura de un objeto caro y delicado que es esa especie de hipótesis de amor recíproco que sustenta la idea de historia común y ciudadanía compartida, y lo difícil o imposible que es volverlo a pegar cuando se rompe, como bien cantaba Rocío Jurado, me parece. Lo imaginario.

  • La condesa, que era muy de Bilbao, exclamó mientras paseábamos nuestro tórrido amor por Viena: “Oye chiguito, esto es como Bilbao, no?” Se los juro.

  • He firmado un par de veces ya el manifiesto «Libres e iguales», que comparto de arriba abajo. Y si tuviera dudas me bastaría la confianza que me inspira el buen criterio de los firmantes. También comparto completamente el Montano de hoy, a propósito de las cosas de Gracia ayer. Pero en el mismo sentido de las cosas de Gracia está ese otro manifiesto que ha salido, el del federalismo contentador, que sin embargo me he estado yo figurando que es, de los dos, el que aprobaría un terapeuta de pareja. ¿A que es una comparación asquerosa?

  • Pero cuando se puso mas bruta fue cuando visitamos a Calaza y la cosa digamos que se complicó. “Como salgamos de ésta te juro que te mato”. Salimos con vida, no sin daño, ya lo conté en su día. Y ella cumplió su palabra: me mató, cierto que de amor.

  • Por hacerlo corto, al final me abandonó, no sin motivo. Pero no he dejado de amarla, a mi estilo, y me duermo cada noche imaginando que estamos abrazados.

  • No más para trasladar mi solidaridad con la señora Megumi Igarashi tan injustamente arrestada. Yo les propongo que iniciemos una campaña de protestas ante las embajadas de Japón. Ellos bien que venden a nuestros hijos sus mangas pornográficos pero va a ser que no soportan que una mujer se les ría. Usted que nos dio a conocer este caso, señor Antonio, le propongo que ilustren una historia con el mako de la artista Y con una leyenda que diga al mundo “Todas somos Megumi”.