El curita obrero

cura

por Fernando García

Yo tuve un familiar cura, el primo Josefín Olave, que era rojo y de Logroño. Se enzarzaba con mi padre que a fuer de ser liberal no soportaba el obrerismo del curita. Tampoco se ponían de acuerdo con la existencia de Dios, que mi padre negaba y Josefín pregonaba. Asistía atónito a sus discusiones que solían terminar de forma violenta dado el carácter sanguíneo de mi progenitor y lo combatividad del prelado.

El padre Josefín era de Brieva de los Cameros, como toda la familia de mi padre, y los marqueses de la Felguera le habían pagado los estudios. Lejos de agradecérselo, desarrolló un cierto resentimiento social que cristalizó con su abrazo al marxismo. Su discurso era sólido, parecido la de Francisco I o al de Pablo Iglesias Jr., y difícil de refutar, pues recurría al ejemplo de los pobres y ponía cara de bueno. Mi padre le mentaba a Popper en su crítica al colectivismo, pero aquí el cura se perdía pues era doctrinario en sus convicciones. Por si fuera poco era del Athletic de Bilbao y esto terminaba de sacar de quicio a mi padre, al que por cierto había casado.

Dos veces al año la familia de Logroño (los Olave, incluido Josefín) y la de Bilbao (los Hernanz que vivían en la calle Pelota) venían a Madrid, a veces tres si había suerte en la Copa, ora al Bernabéu, ora al Metropolitano y luego al Manzanares, se calaban la bilba casi hasta los ojos para ir a ver a su Athletic. A veces me llevaban y aún tengo en la retina un paradón que le hizo el Chopo a Collar en el Manzanares.

Pasaron los años y cuando me tocó casarme le pedí a Josefín, con gran disgusto de mi padre, que oficiara. Cierto que me casé de chaqué y tuve una boda pija, ya conté en su día que di “braguetazo diestro”, lo cual no desagradó totalmente al curita, que por aquella época se había hecho ya socialdemócrata. Todos, con los años, convergemos.

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓