91 comentarios

  • Jenny, no tergiverse, yo no digo que no se pueda criticar a los que critican a Israel, lo que pido es que esa crítica no se descalifique como basada en prejuicios. La crítica podrá ser más o menos acertada y podemos discutir la validez o la “calidad” de los argumentos, pero achacar la crítica a supuestos prejuicios es una forma de imposibilitar el debate. Es usted quien ha sacado el tema del antisemitismo latente, la delgada línera roja, etc …

    Yo discrepo de su opinión, pero no por ello la achaco a ningún supuesto prejuicio.

  • 08/08/2014 a las 19:03
    Sr. Verle
    Como malas noticias te fastidian los asuetos, hasta se quitan las ganas de entrar en los blogs.
    Dejaremos el robot agostado en funcionamiento para jornadas venideras.
    · a las 19:24
    Adaptaciones
    Vaya Sr. Verle, espero que no sea muy grave.
    · a las 19:31
    Sr. Verle
    Adap: serio más que grave, por el momento. Gracias.
    · a las 19:48
    Procuro fijarme
    Un abrazo, Verle.
    · a las 19:56
    Bonnie
    Sr. Verle, ánims.
    · a las 20:38
    Tareixa
    Señor Verle un beso virtual y no se nos vaya muy lejos.

    Agradecimiento.
    A causa de algunas personas sí merece la pena visitarles de tanto en tanto. Aún cuando, en contra de mis deseos, Adapt, se ha confirmado la gravedad del asunto que afecta, y mucho, a la entereza de uno.
    Lo que escribas en los blogs deja de tener, me temo, interés personal.

  • Cuando era pequeña me encantaba dibujar. Creo que no lo hacía mal, pero tampoco era una artista. Lo que más me gustaba dibujar, eran animales, y entre ellos los caballos. Para ello usaba las láminas de Emilio Freixas.
    Las de caballos las bordaba y mi madre llegó a colgar alguna en un marco.
    El cuadro me ha recordado que gané un estuche Pelican en un concurso de ésos que hacía Nocilla en el colegio y de temática deportiva. Mi dibujo fue un caballo de saltos.
    Y hasta aquí, mi recuerdo moñas del día.
    Sr. Verle, un fuerte abrazo.

  • Marquets, decirle que no vi el contencioso que enfrentó al mejor equipo de todos los tiempos contra un segunda europeo como es el Sevilla. El combinado merengue ha combinado a los mejores elementos de los combinados internacionales que hicieron pasarela en el pasado mundial, y basta ver la combinación de las posibles aliñaciones para comprender que el combinado es el mejor de todos los combinados que se han combinado a lo largo de la historia del combinado merengue.

    Dicho lo cual, insistir en que a mí no me desagradan las victorias merengues, aunque me alegre de sus derrotas. A mí me desagradan los merengues, así en general.

    Decir que he visto un vidrio muy bueno del tolosarra haciendo un gestito para la galería contra Michelle Plantiní. A mí el gestito del tolosarra me ha parecido ridículo, aunque reconozco que tiene razón. El tolosarra debía haber jugado el contencioso. Al fin y al cabo, aquella carrera por la que le sancionó la Güelfa ha sido hasta hoy el movimiento deportivo más rápido del tolosarra.

  • Ha muerto Lauren Bacall, uno de mis últimos mitos. Lo que más me gustaba de ella era su torpeza al fumar y al mover las caderas entre los clientes del bar.

  • Si sacáramos de España a los antimadridistas, a los antiespañoles y a los anticatólicos quedábamos unos pocos. En este blog me quedaba yo solo evidentemente.

  • Bonito gesto ayer de sir Alex, campeón del “Stay together”, felicitando a CR7 por su gran partido.Me consta que si bien fue un poco izquierdoso es furibundo antinacionalista y admirador del Real Madrid.

  • Marc Ferro sostenía que Alemania no perdió la Gran Guerra, sino que como no conseguía ganarla firmó el armisticio. Un efecto de esta guerra para los aliados fue el resurgir del socialismo en sus naciones, siendo Rusia el caso extremo. Ello llevó a que el pacifismo y el internacionalismo se apropiara de ellos.Mientras tanto en Alemania los socialistas fueron ahogados por el movimiento nacionalista que promovió Hitler. Este que fue excelente soldado en la Gran Guerra, maduró en las trincheras todas sus ideas. Anexionar Austria se convirtió en una necesidad y en la espoleta para crear la Gran Alemania que él tantas veces soñara cuando vivía en Viena.

  • Me acuerdo de que en una tabernucha de Badalona nos encontramos con Marín y Llopart. Nos firmaron un billete, creo que de 500 pesetas. Hoy vuelve a relucir el oro.

    La tabernucha no estaba lejos de la calle del Mar, la calle de los cines. En el cine Nuevo vi mi primera película, protagonizada casualmente por Robin Williams. Y si la memoria no me falla vi El club de los poetas muertos en el cine Verbena. Sí recuerdo que me impresionó hondamente, pero el desprecio que se usa para hablar de ella me lleva a la evitación de visionarla de nuevo. La costumbre al salir del cine era comer unas salchichas alemanas en alguna de las dos “frankfurt” que había en la calle. A mí me gustaba mucho la “blanca”, la bratwurst. Entonces, como recuerda uno en FB, no había pizzas ni pizzerías. Llegaron después, mucho después. Tanto, que a nuestras madres les costaba pronunciar el nombre, que iba de picsa a picha, así a las bravas.

  • Ayer se nos quedó en el tintero este comentario de nuestra querida señorita Lola:

    12/08/2014 A LAS 19:12
    LOLA232
    Pobriño Tonydog, dándo explicaciones de cómo se viste y porqué ¡que cabrones sois!

  • Cambiando de tema, la semana pasada asistimos a una boda en un pueblo segoviano de unos 100 habitantes. Se casaba la hija de un primo, y no es fácil describir el ambiente entrañable-festivo-familiar que destilaba el evento. Todo el mundo estaba invitado, fuera o no de la familia y los novios fueron paseados en burro por todo el pueblo recibiendo una lluvia de arroz y pétalos de flores. La fiesta duró desde por la mañana hasta la noche y parecía una fiesta del pueblo, más que una ceremonia privada. Yo tuve la sensación de estar en un evento intemporal y me vinieron a la cabeza viejos recuerdos de veranos interminables en el pueblo, asociados con el recuerdo de una infancia feliz (baños en el río, vueltas y vueltas en el trillo de la era, incursiones en bici por todos los pueblos de los alrededores …). En fin, un mundo que aún existe, no solo en el recuerdo.

    Pero todo tiene su reverso, y resulta que el primo Román había adelgazado más de 10 kilos en dos meses para “caber” en el traje, el cambio se notaba a simple vista. A Ella le faltó tiempo para preguntarle cómo lo había hecho y el resultado es que ahora soy yo el que tiene absolutamente prohibido el pan, los dulces, el alcohol y otros manjares. Me dicen que el “mono” de pan solo dura un par de semanas, pero no sé si creérmelo. Ayer salimos otra vez a hacer una ruta en bici y yo notaba un especie de tristeza de ánimo, seguro que con un buen bocata, hubiera andado mucho mejor.

  • Por cierto, la ruta de ayer, altamente recommendable. Salimos tarde, sobre las 19:00, y descartado llegar hasta el Puerto de la Fuenfría a esas horas, a la altura del Chalet Peñalara (o más bien de las ruinas de lo que fue), tomamos a la derecha para bajar por un sendero pegado al arroyo hasta el Puente del Descalzo, con muchos tramos trialeros pero practicables, y desde allí, siguiendo por lo que llaman la calzada borbónica, hasta la caseta de información a la entrada del Parque Nacional. Y de allí a casa por el camino Puri Celli, que la carretera está prohibida. Un descenso de unos cuarenta minutos (se puede hacer en menos, dándole un poco más de caña) que hasta Ella reconoció que era una pasada, una buena descarga de adrenalina. A mí se me olvidó (temporalmente) hasta lo del pan.

  • Zeppi, 10 kilos en dos meses es enfermizo. Dése seis y adopte un estilo de vida que le permita mantenerlo.Si es ciclista tiene medio trabajo hecho. Se adelgaza a base de deporte, la dieta es un complemento.Verá como el primo Román vuelve a las andadas.

  • Otros niños no pueden hoy contarlo, como Cetin Mert, que nació el 11 de mayo de 1970 y murió el mismo día que cumplía cinco años. Vivía en Berlín Occidental y había recibido de regalo unas zapatillas de deporte que naturalmente quería estrenar. La pelota con la que jugaba con otro niño cayó detrás de un arbusto y fue a dar al Río Spree, cuyas aguas en ese tramo eran parte del territorio de la República Democrática de Alemania (RDA). Mientras trataba de recuperarla con un palo, pero cayó al río. Los soldados de guardia observaron impasibles la lucha del niño por sobrevivir. En la orilla occidental, ninguno de los adultos que gritaban a los soldados germanorientales pidiendo ayuda se atrevió a lanzarse al agua para salvarlo, porque eran conscientes de que tenían orden de disparar a todo el que traspasase la línea.

  • 13/08/2014 a las 11:02
    Bremaneur..

    Ha muerto Lauren Bacall, uno de mis últimos mitos. Lo que más me gustaba de ella era su torpeza al fumar y al mover las caderas entre los clientes del bar.

    ***
    Me temo que debía de ser así en la vida real. En varias entrevistas comentó que arrastraba un complejo infantil de patito feo. Ni el éxito profesional ni el éxito entre los hombres (para ser justos, entre cierto tipo de hombres, pero al fin y al cabo los que a ella le interesaban) pudieron acabar con ese complejo.

    Por cierto, sabía que era judía, pero no que era prima hermana de Simon Peres.

  • Brema, hay quien sostiene que de aquellos frankfurts vienen estos berlines. De haber sido pizzas igual ahora estaba en Nápoles, o sole mío, o en Roma, entre frufrú de sotanas.

  • Pues yo tengo problemas con la dinamo de mi bici, y el otro día compré otra y como no podía ser de otro modo elegí la dinamo incorrecta. Hoy lo intentaré de nuevo; si no chuta, me compro un descapotable y a tomar por saco.

  • Señor Marqués, en anuencia, me permito confesar que me interesa más una discusión sobre si es asics o onitsuka tiger o que a sus pieses sirva como a observador de una guerra antigüa de una primera y origenes

  • Estoy a favor del Real Madrid (porque es el mejor equipo del mundo), de la civilización cristiana y de los judíos (porque nos han proporcionado el mejor modo de vida conocido), de los EEUU (porque nos proporcionan la mejor ciencia y tecnología), de España (porque es un paraíso, tal como lo demuestran los turistas), en fin estoy a favor de la democracia liberal y de las chicas guapas, o sea, de todo lo bueno. Me pregunto qué mueve a la gente a estar en contra de cualquiera de estas cosas ¿Envidia? ¿Ignorancia? ¿Fanatismo? ¿verdades reveladas?

  • The lift (8). Insoportables dudas de conciencia ecológica ⎯no sabía que tenía⎯ y angustioso dilema probablemente fantaficticio.

    Había un porteador con una de esas carretillas verticales ocupada hasta arriba por cinco grandes cajas como de paquetes de cinco mil folios de las que tienen en las fotocopisterías, marcadas con el membrete del señor Notario, y que a la fuerza tenían que contener papel del señor Notario. Pero, ¿papel en blanco, o con notas de o para notario? «¿Qué es?», es la pregunta que me ha llegado a la boca y ahí la he retenido, dentro y a oscuras. Mientras masticaba mi curiosidad, insatisfecha y viscoelástica como una pelota de goma, he calculado el significado en coníferas u otros de los bultos destinados al señor Notario y el del desmán de pulpa de celulosa que me esperaba a mí en casa; me he imaginado al hombre de la carretilla con una cálida camisa de leñador y una bien afilada hacha, chorreante el filo de sangre y savia; he pensado en la Amazonia y en que yo no he ido ni pienso ir. Me he preguntado retóricamente qué sería un mundo sin bosques, un desierto invivible; me he preguntado agónicamente qué sería un mundo sin papel, una mierda insoportable. Cuando el recadero ha salido le he dicho adiós con la mano para no abrir la boca y que no se me escapara nada, él ya tiene bastante con lo suyo y a mí esto enseguida se me pasa.

  • 12/08/2014 A LAS 23:22
    SATUR
    Es fácil. Escribes en la Olivetti, escaneas, pasas el OCR, corriges, imprimes, tecleas en el ordenador y públicas en ÇhøpSuëy. Y al iPack que le den por saco, de pisapapeles de recortes del Avui, por cacharro.

    Venía yo pensando en que iba a escribir a mano mi próximo comentario, usando mi primorosa caligrafía, para que lo descifraran una vez enviada a Bellpuig la fotografía que le haría con mi nuevo Samsung, al que un rayo parta ( me ha costado su precio más los 175 euros de la grúa que se llevó el coche de mi hijo mientras lo adquiría para mí en la capital ; por cierto que no me han enviado ni un mensaje de voz, en fin )

  • Zeppi, me ha picado. Montaré mi fiel stp200, ascenderé el col de perafita (1 especial) bajaré hasta el port, atravesare la selva, que es un pueblo, y llegaré al mas estela, la finca de uno de esos tíos de los que a veces hablo, que tras nacer en Argelia, hacerse arquitecto en París, tener obra en N York, ponerse a construir barcos, navegar el cabo de Hornos, casarse con una bailarina y qué se yo qué cosas más, se estableció allí para hacer unos vinos con técnicas biodinámicas que bordean el magufalismo.
    El día que le conocí llevaba en brazos un pequeño jabato que le había dado un buen viaje a su mano, aún así le intentó alimentar, sin éxito.
    Con o sin vino en el cuerpo, ganaré la pista hasta la sinuosa carretera de rosas, que no es por aromática que se la conoce así, y en un plisplas me ganará el mar.

  • Marquets, yo estoy en contra del fútbol, en general. Fui anticulet cuando me vi rodeado de culets y he sido antimerengue cuando me he visto rodeado de merengues (duplicado su ser putrefaccionador por una herramienta como tweeterdt). Imagino que sería antiatlántico si me viera rodeado de indios. El fútbol es fanatismo y violencia: nacionalismo y religión. Un atentado contra no ya contra el racionalismo, sino contra la forma más elemental de sentido común.

  • Ser del Madriz, del Barsat o del Atlántico es como ser del Día, del Carrefuld o del Spar; como ser del Construcciones Manolo, Ibérica del Cemento o Chapuza’s Paco. Como de Teleafónica, Vodafond o Oranjet. No te regalan nada, te lo quitan todo.

  • Yo lo más que he ganado por méritos propios fueron dos vasos de whisky y un cojón de gato, y no recuerdo bien si al final me los lleve sin permiso.

  • Las láminas de Emilio Freixas fueron una tortura en mi infancia, Parker. Me las compraba mi padre y yo, obediente, dibujaba veleros, vaqueros, esquimales… pero nunca a su gusto. En realidad yo no lo hacía del todo mal, pero el listón estaba puesto muy alto. Así hasta que un día, harto del cognazo que me daba mi progenitor cada vez que cogía un lápiz, mandé las láminas a la merde. Así fue como a los doce años dejé de dibujar para siempre.

    (Bueno, casi)

  • Al llegar hoy a casa, le he comentado a Ella los considerandos del Marqués, y me ha dicho que no fueron dos, sino tres los meses que ha tardado el primo Román en perder los 10 kilos. Supongo que aún así es una hazaña, yo me conformaría con los 6 kilos que señala el Marqués.

    Por cierto, acabo de recordar una coplilla de las que se cantaron en los bailes de la boda segoviana, aprovechando que era el día de San Lorenzo (cántese a ritmo de jota):

    San Lorenzo en la parrilla
    les decía a los judíos
    dadme la vuelta, cabrones,
    que tengo los guevos fríos

  • Ah! D. Younghusbandd ese Cojón de gato es de la D.O. Somontano, Syrah y Merlot en buena compañía que debería fomentarse a fondo.
    El Marqués lo sabe.

  • Hoy es un día feliz, el más feliz.
    Tras unos cuantos comentarios no siempre lo suficientemente brillantes, he conseguido que por fin una mujer de verdad sepa que existo. En cuanto me divorcie la pediré matrimonio

  • 13/08/2014 A LAS 13:16 MARQUESDECUBASLIBRES
    Perroantonio, ayer me dio por pensar que usted es exseminarista y que abandonó la vocación por amor ¿Es así?

    ¿Cómoooorl? ¿Qué he dicho yo para parecer seminarista? ¿No será por la foto del Espíritu Santo? ¿Será por mi halo de santidad?

    Nada más lejos de la realidad. Aunque reconozco haber leído con fruición la Biblia (no sé si con ánimo edificante). Lo del amor sí es verdad. Yo todo lo hago por amor.

  • 13/08/2014 A LAS 18:11 SATUR
    Holmecks, ¿a que cosas así hacen pensar en hacersen comunista o nudista o algo así de antisistema?

    Hombre, Satur, hay una alternativa más sencilla sin necesidad de hacerse nudista comunista: no aparcar en doble fila.

  • Nací en el 55, diez años después que finalizaran los 40 años de guerra europea y un poco mundial. Así pude ver al mundo renacer y lo entendí a través de Di Stėfano, Edward G. Robinson y Lauren Bacall. Por eso lo veo todo tan claro.

  • Pedro Antonio, lo importante es no comprar teléfonos de bolsillo.

    Marquets, insisto en que no tengo nada contra el Real Madrid, sí contra quienes hacen de él una nación o una religión.

    BUENOS DÍAS, ESPAÑA

  • Buenos días.
    Hoy es catorce del ocho del catorce.
    ¡CAPICÚA!
    Qué alegría, Cristo bendito.
    ***
    Aprovechando que no hay nadie sus meto un poema de Joan Margarit (y sus lo meto en español porque el catalan ho sabem tots):

    Se pierde la señal
    Nunca sientas piedad por lo que has sido,
    pues la piedad es demasiado efímera:
    no da tiempo a construir nada sobre ella.
    De noche, en un pequeño aeropuerto,
    ves un avión que está elevándose.
    Se va perdiendo la señal.
    Y tú estás covencido de vivir
    unos años que, aun sin esperanzas,
    son ya los más felices de tu vida.
    Hay otra poesía, la habrá siempre,
    como hay otra música. La de Beethoven sordo.
    Cuando se pierde la señal.

  • Y quien dice un poema pues también dice dos.

    Vida y poesía
    Todo, quizá, sucede afuera.
    Quizás el interior es un desangelado
    cuarto de máquinas.
    Quizás amar sea lavar los platos
    o bien planchar una camisa sucia.
    Y el resto sean ráfagas
    de brusquedad que vienen como el viento.
    Quizá dentro no hay más
    que algunas luces rojas,
    rumor de maquinaria. Los poemas.

    (Joan Margarit, Se pierde la señal, ed. bilingüe, Visor, 2013)

  • “Nunca pongo la otra mejilla. Eso es de poetas, y yo de poesía sé menos que un ruso de catecismo”. Dum-Dum Pacheco. Mear sangre.

  • “Este libro no tiene final porque mi vida sigue. Ahora mismo no sé si todo lo que he escrito servirá para algo. A mí me gustaría que así fuese. Pero yo no soy escritor y no tengo ni puta idea de lo que pueda ser útil a los demás y lo que no. Reconozco que estoy ya más liado que una peseta de fideos. Así que el que lo lea que saque las consecuencias que le salga de los cojones”.

    27 años tenía Dum Dum Pacheco cuando se publicó el libro, y dice en sus páginas que contaba con 25 cuando lo escribió.

  • No es un libro políticamente correcto, incluso para uno considerado dentro de la “literatura quinqui”:

    “Discutíamos mucho y muchas veces la tenía que dar un tortazo, porque también tenía sus defectos como todas las mujeres”.

  • Otro que tal. Aunque Pacheco pasó por la cárcel, y las pasó putas y lo cuenta como un maestro, no ha terminado como Poli.

  • Viajes en el ascensor (9). La reflexión

    «Caelum non animum mutant qui trans mare currunt», para qué corres si te van a echar el guante igual. A veces hay que pararse un poco. Una piedra, o que te roza el zapato, adónde vas y cómo. Un ascensor no deja de ser el típico objeto que pende de los hilos, cosas que se pelan y al final cascan. Ay, que me caigo. Si el ascensor se caigara, ¿llegaría yo al suelo con los pies en el suelo o bien me encontrarían pegada en el techo? Nunca me he quedado encerrada en un ascensor, creo que es la única forma de aporía que no he experimentado. Pero recuerdo la vez que se quedó mi tía Juli, mi tía abuela Juliana Begoña, una recia campesina de casi metro ochenta. La he recordado por el verso de Margarit que menciona a Beethoven, mi tía también se hizo una sorda con la mucha edad. Cuando se le paró el ascensor entre pisos empezó a tocar el timbre y a pedir ayuda a gritos: «socorro, socorro», decía mi tía Juli. Acudieron los vecinos y trataron de comunicarse con ella, le dieron instrucciones y también aliento hasta que llegó el técnico. Pero mi tía vivía en su mundo de sonatas para piano y cuartetos de cuerda, mi tía estaba como una tapia y siguió dando timbrazos y voces hasta el final. Cuando todo pasó y ella salió, declaró: «No me oían, NO me oían».

  • En La Tarde: revista literaria infame, escribí a mediados de los noventa un cuento titulado Cuidado con ese hacha, Eugenio. Si no recuerdo mal la que empuñaba el hacha, con resultados harto efectivos, era la hembra.

  • En efecto: Eugenia está cortando leña con mucha dedicación, pero por lo visto se le va el hacha, no sin que antes la voz masculina le advierta: «Eugenia, ten cuidado con el hacha», que a ella le pasaba algo en su interior y él lo veía venir. Pero yo estaba convencida de que es un cuento de Poe, y en internet no lo veo (he visto incluso la traducción «Eugenio»), y no encuentro mis cuentos de Poe (Alianza, traducción de Cortázar); no están, mecagüen todo.

  • 14/08/2014 a las 12:08
    Procuro fijarme . .

    Y en este momento igual a Adaptaciones le está naciendo una nieteta. Conteste, Adaptaciones, estamos nerviosos, ¡es un asunto PÚBLICO!

    Público quizá, de interés nusé.
    La neteta no arriba. Al final la ninia va a tener el chichi vago, porque desde el domingo pasado está fuera de cuentas.

  • Adapts, más que de interés público: esa niña nos pertenece. Mis queridas amigas de Chöpsuey han manifestado aquí su confianza en la naturaleza, y yo me he callado como una prostituta por no discutir. Como diría Arcadi*: la Naturaleza, ¡QUIÁ! Yo tengo una cesárea superchula y si no es por ella espichamos ambos (una y ello), porque ni una ni ello nos animábamos a parir. Habríamos no parido nunca. (Esto, el CIR lo hice en Burgos).
    *Arcadi, hoy. (Qué mal estamos).

  • Me gusta la literatura políticamente incorrecta, Bremaneur.
    No sé sí se escribió algo para chicas desde Corín Tehallo

  • Pues no se lo pierdan, el nombre que le quieren poner, por supuesto no del santoral, es Isis.
    Mi santa ya ha entendido que no es muy apropiado en este momento histórico, porque lo de gran diosa madre egipcia es muy botito y tal, pero Isis ahora mismo, momento de su nacimiento, recuerda a una colla de degolladores y embotelladores de sangre cristiana, para su venta a simpáticos jeques, que se manchan las manos con ellas y así participan en la yihad cómodamente desde sus casas por un módico precio.