Nunca dejes que te maten (IV)

no dejes que te matenPor Gómez.
Te voy a dar bien por el culo, Santa Claus

(Algo huele a podrido esta Navidad. Casi sin pistas pero con un colocón respetable, el inspector Gómez se dirige —junto con su compañera— a El Serrallo para interrogar a un posible sospechoso del asesinato del Rey Mago Baltasar.)

El Serrallo estaba bastante animado para ser Nochebuena. Se diría, incluso, que más animado que de costumbre. Sonaba algo de Verdi. Nada más entrar le dije a Tania que buscara al sospechoso en la zona este del local, mientras yo cubriría la opuesta. En cuanto la perdí de vista me fui a la barra para reponer combustible antes de proseguir con las pesquisas. La noche, la Navidad, la vida en general… me producen sed.
—Una margarita —ordené al camarero.
—Suspendí el curso de coctelería —respondió éste sin inmutarse—. Pero puedo servirle un vaso de tequila, lo decoro con una sombrillita de papel y se imagina que acaba de jugar un partido de polo en su club de hípica.
Miré al sujeto. Era grandote, con pinta de boxeador retirado y cara de cabrón.
—Estará bien un tequila solo —dije.

Llegó mi copa, y entonces ocurrió: ¡Mi milagro navideño particular…! A mi lado, en la barra: rubia. Buenas tetas. Piernas de bailarina. Ojos como una mañana de verano y un trasero que provocaba que diera casi la misma alegría verla acercarse o alejarse de tu campo de visión.

Traté de entablar conversación con ella. Utilicé para ello un viejo truco que me enseñó mi primo, el detective, antes de que se colara por un zorrón pelirrojo que lo convirtió en agente de seguros en menos de dos meses.
—¿Has oído hablar alguna vez de Erwin Rudolf Josef Alexander Shrödinger y su célebre ecuación de movimiento? —le pregunté.
—¿Todos los gilipollas de la ciudad utilizáis el mismo cuento…? Ya puedes irte a pastar, palurdo, y si se te ocurre otro chistecito se lo cuentas al espejo de la entrada. Verás cómo él sí se ríe.

Nada que rascar… Me bebí, pues, la copa en dos tragos y comencé a buscar al gordo de los juguetes. Ora et labora, como dijo algún majadero.

Lo encontré en una mesa de póquer. De mirón. Llevaba el traje rojo con el que sale siempre por la tele, y la barba y toda la pesca. La cara muy colorada. Apestaba a alcohol. Al verlo, me sentí un poco viejo para todo este embrollo navideño, y también, dicho sea de pasada, un poco viejo… en general.

Le enseñé la placa y me lo llevé a una zona reservada para hacerle unas preguntas.
—Tengo que repartir juguetes —me dijo de entrada.
—Sólo serán unos minutos.
—Rapidito entonces —me apremió. Y, créanme, darme prisa no es la mejor política a seguir conmigo cuando estoy tratando de resolver un crimen.
—¿Conoce a un rey Mago llamado Baltasar? —pregunté.
—¿Cómo es ese tipo?
—Negro, un poco muerto y con unos agujeros de bala en el traje.
—¿Para eso me molestas…? Mira, la semana que viene se jubila Rudolph, uno de mis renos. Si deseas un trabajo, llama a mi secretaria y veré lo que puedo hacer por ti.

Me apartó con el brazo, con ánimo de marcharse. Pero le clavé un seco directo en plena barriga. Se desplomó como un fardo, y quedó pataleando en el suelo con las manos sobre la panza, justo cuando Tania se reunía con nosotros.
—¿Qué le pasa? —me preguntó Tania, horrorizada, viéndolo boquear como un lucio fuera del agua.
—Está mareado, creo. Un ambiente muy cargado.
Cuando, un minuto más tarde, el gordo se levantó por fin, no se encontraba de muy buen humor.
—¡La has cagado! —me gritó, aunque cuidando de guardar una prudente distancia con mi puño—. ¡La has jodido, chupapollas de mierda! Cuando mi abogado acabe contigo no podrás comprarte ni unos calzoncillos en las rebajas.
Justo en ese momento sucedió la segunda sorpresa de la velada: la rubia que me había mandado al cuerno en la barra apareció de la nada y tomó a Papá Noel por la cintura.
—¿Qué le ha pasado a mi osito de peluche? —le preguntó mientras le acariciaba la barriga con ternura.
Vaya, así que era la fulana de Papá Noel. Este mundo no para de sorprender. Es lo mejor y también lo peor que tiene.

La conversación que sostuvimos el gordito, Tania y un servidor —con la rubia en primera fila y sin perderse ni una sola palabra de lo que se hablaba— no respondió a las expectativas. Básicamente su discurso se redujo a dejar muy claro que jamás había visto a Baltasar en persona y que iba a denunciarme por brutalidad policial; que a la hora en que mataron al negrito estaba chupándole las tetas a su chica en el lavabo y que iba a denunciarme por brutalidad policial; que resultaba complicado que hubiera amenazado de muerte al difunto (cuando aún no era difunto, se entiende) si no lo había visto ni una sola vez y que iba a denunciarme por brutalidad policial, etcétera, etcétera, etcétera… Lo único interesante, quizá, fue cuando le mencioné que el motivo para quitarlo de en medio había sido el querer apropiarse de todo el mercado navideño de juguetes; ahí saltó como accionado por un resorte.

—¿Para quedarme con el mercado, majadero? —explotó—. Pero si el mercado del que hablas ya es mío. No, no necesito matar a nadie porque el tiempo juega a mi favor. Soy una puta estrella mediática, en todo el mundo, mientras que, si cruzas los Pirineos, a ésos no los conoce nadie.
Mal que me pesara, el gordo tenía razón. Y también coartada.
—Bien, Santa —concedí—. De momento la cosa queda aquí; pero mejor que no salgas de la ciudad hasta que esto se aclare. Si es necesario se te confiscará el trineo.
—Tendrás noticias de mis abogados, gualtrapa. Habrás de vender tu esperma a un banco de semen para poder comer un plato caliente cuando acabe contigo.
Mientras él se encendía, su chica trataba de calmarlo.
—Venga, osito de peluche….
Sentí deseos de volverle a zurrar, pero esta vez, lo reconozco, tenía más que ver con esa chica de bandera que con su actitud. Te voy a dar bien por el culo, Santa Claus, pensé.
Mientras Tania le tomaba la filiación, me reuní en un aparte con su chica.
—Deberías haberme dicho que eres poli —me susurró con una voz insinuante que subió la temperatura de mi esperma hasta alcanzar el punto de ebullición.
Le entregué mi tarjeta por si recordaba algo. Tania, enfadada por mi numerito con Santa, no quería ni mirarme a la cara, así que decidí regresar andando.
Estaba resultando ser una noche bastante rara. Y eso que aún no se había terminado.

(Próxima entrega: El Rapto del Serrallo.)

84 comentarios

  • Decir que Israel comete abusos en una situación de guerra muestra escasas lecturas sobre como funciona la misma. En esencia, en las guerras, lo que se pretende es dar tal escarmiento al enemigo que se le quiten las ganas de responder. La coartada moral es que esta forma de finalizar la contienda ahorrara vidas. En fin, recuerden si no el significado que tuvo la bomba atómica. Descartado su uso hoy en día por motivos obvios, los ejércitos tratan de dar la respuesta mas contundente posible por medios convencionales. Aun así, los judíos sabedores de el uso de escudos humanos por Hamas, trata de evitar en lo posible las bajas civiles. Pero ni los pájaros maman ni se le pueden pedir peras al olmo.

  • En la sociedad actual han ido perdiendo importancia los llamados “valores del guerrero”, es decir, la capacidad de reaccionar con valentía y altura de miras cuando se produce una situación extrema. La figura del general del ejército, del piloto de lineas aereas o del cirujano han perdido aprecio en una sociedad que ve bien que esos puestos los ocupen mujeres y se merme su capacidad de mando y sus ingresos. Asi aquellos héroes de antaño han sido sustituidos por deportistas, escritores de basura y estrellas del rock.

  • Ha costado, pero se nota un movimiento en la Fuerza. Uno evoca hoy desde el anónimo que escribía con rotulador en ocultas esquinas de Pedralbes
    Pujol
    ladrón
    Hasta Arcadi, y finalizar con Gregorio Morán, y su inquietante: “aquí no es como en Sicilia: la mafia no mata porque no tiene oposición”.

  • La policía tiene encargada la prevención y persecución del delito. Esto ampararía una persecución violenta de unos delincuentes en su huída, pero si estos se refugian en su casa, tomando como rehenes a su propia familia, esto no justifica el asalto a sangre y fuego de la casa, caiga quien caiga.

    El estado de guerra tampoco lo justifica todo. El concepto de crimen de Guerra pretende castigar conductas inaceptables, incluso en pleno conflicto bélico. Pero parece que algunos ni siquiera quieren plantearse que pudiera estar ocurriendo.

  • Leo a Perroantonio y me abochorno: yo me quedé en el Barça y es su ver la paja en ojo ajeno en cuestiones moralidad. No fui capaz de seguir el hilo, que a la vista de todos estaba. Mas Mas lo pone más fácil a los que somos algo obtusos, y por si acaso no entendemos el chiste Perroantonio nos lo explica: lengua propia, selección de fútbol, propia, policia propia, obispos propios, justicia propia, moral propia.
    El Barça al fin y al cabo solo es una parte del conjunto.

  • La respuesta que usted pega, Zeppi es, con su permiso, una soberana majadería. Si se quiere criticar a Israel, hay razones para hacerlo, pero a mi juicio hay límites que deben marcar la discusión civilizada.

    1. El primero de ellos: Israel no “perpetra” ningún genocidio. De haberlo querido, hace mucho que no quedaría un solo palestino. La existencia de un millón y medio de palestinos (un 18% de la población del país) con ciudadanía israelí demuestra, por otro lado, que el origen del conflicto no es étnico ni religioso, sino político. La utilización del término “genocidio” no es inocente, pues de lo que se trata de equipararlo (así hay empate y dormimos tranquilos) con lo que sí fue un intento de exterminio global de un pueblo por razones estrictamente étnicas. Otras comparaciones similares (Gaza – Gueto de Varsovia) que andan a las mismas vueltas tampoco merecen el más mínimo comentario, pues si se hacen por desconocimiento estaríamos perdiendo el tiempo tratando con un ignorante, y si se hicieran con mala fe, con un hijo de puta.

    2. El segundo: Israel está ahí para quedarse. No es un estado ni más ni menos artificial que la mayoría de los estados del mundo, y muy en particular de todos y cada uno de los estados creados en Oriente Medio tras la disolución del Imperio Otomano. In extremis, de hecho, mucho menos artificial que la imposición de la casa Saud en Arabia, el desplazamiento de los hashemitas a la actual Jordania o el establecimiento de los maronitas en el Líbano. Éste constituye para mí el segundo límite de un posible debate civilizado: se pueden y se deben rectificar las actuales fronteras de Israel/Palestina, pero cualquier negociación debe dar por sentada la legitimidad del Estado de Israel y su derecho a existir.

    3. El último límite tiene que ver con la distribución de “culpas”. Es bastante obvio que mis posiciones sobre este conflicto están más cerca de las de Amos Oz que de las de Bibi Netanyahu. El apoyo prestado hace años por ciertos gobiernos israelíes a Hamas para debilitar el frente común palestino y la política de asentamientos han demostrado ser errores garrafales desde el punto de vista estratégico y, sobre todo, humano. Pero en nada facilita el debate obviar la inmensa responsabilidad de los palestinos (y sus aliados árabes) en la historia del conflicto que, como lamentablemente tantas veces se ha repetido “nunca pierden la oportunidad de perder la oportunidad”. La última de ellas (sin necesidad de remontarnos al incumplimiento de la 181, la madre del cordero, o a las pérdidas de territorio sufridas tras las sucesivas guerras iniciadas contra a Israel) hace tan sólo seis años, ante una generosa oferta de Ehud Olmert que revolucionó a la derecha israelí y Abbas rechazó.

    Es obvio que la persona que responde a Gistau no conoce ninguno de estos tres límites. Ni siquiera merece pues la pena preguntarle por qué ha omitido de todo su relato el factor que el Gobierno israelí consideró decisivo para iniciar la ofensiva: el lanzamiento en las veinticuatro horas previas al ataque de más de cuatrocientos misiles de medio y gran alcance sobre la población civil. El único crimen de guerra que parece pasar desapercibido en este conflicto.

  • Pues mire, Funes, precisamente ayer me mesaba los sesos intentando saber a qué me recordaba este párrafo del apenado Pujol:
    “…por lo que puede significar para tanta gente de buena voluntad que pueden sentirse defraudados en su confianza, a la cual pido perdón”
    ¡Sí, claro que sí! al apenado Mourinho después de una de sus más deportivas actuaciones, poniendo su dedo en el ojo ajeno, y por la espalda: “Y quiero dirigirme al madridismo para disculparme ante él, y solo ante el madridismo, por mi actitud en el último partido”
    .
    Quicir, que a mí Pujol no me pide perdón: yo no confiaba en él.
    Y el otro tampoco.
    Hay que joderse, con lo amante que soy del perdón.

  • 28/07/2014 a las 09:11
    marquesdecubaslibres
    … esos puestos los ocupen mujeres y se merme su capacidad de mando…

    ¿Sostres?

  • El último accidente de Air France es prueba irrefutable de lo que dije antes sobre la pérdida de valores. Es bien sabido que los aviones no se caen sino que los tiran los tripulantes. En este caso se produjo una avería que inutilizó el sistema automático de navegación en plena tormenta. El piloto mas veterano andaba durmiendo (volvían de Brasil, ya saben), los dos restantes entraron en pánico al escuchar la alarma de Stalls (avión perdiendo sustentación) y en vez de dejar caer el morro (hay que tener huevos para hacerlo y que al entrar en picado coja velocidad y gane sustentación), intentaron levantarlo. El piloto veterano se había levantado y se oye en la grabación como les grita. Instantes después el avion cae a plomo en el océano. No hubo supervivientes. Se ha querido sustituir a pilotos bragados y con experiencia con automatismos y sueldos bajos. Ello lleva a que cualquier pichafloja pueda gobernar un Big body. Estamos asistiendo a las consecuencias. Nótese que un piloto bragado no es solo el que sabe responder ante el peligro, sino que es aquel que se planta cuando los directivos quieren que se vuele a toda costa, aunque no vayan bien los flips. Me gustaría conocer la opinión de Pirate sobre este asunto, pues sé que tiene criterio.

  • Lo de bajar el morro para ganar velocidad habría de ser tan intuitivo en un piloto, como pedalear para un ciclista si no quiere caerse de lado.
    Su comentario marqués y algunas investigaciones de accidentes que he visto en una serie documental, me dejan perplejo, porque demuestra que para muchos pilotos no es así de intuitivo.
    No puedo entenderlo, porque si un aficionado, usuario de simuladores de ochenta euros como yo, reacciona instintivamente y sin pensar cuando le pasa virtualmente algo así, ¿que coño les enseñan a estos?

  • La inestabilidad emocional que acontece en muchas personas les impide desempeñar determinadas responsabilidades. Ni Sostres, ni SEPLA ni pollas en vinagre (como dice mi padre). He visto entrar en pánico a muchos médicos al enfrentarse a un “trafico” o una parada cardiaca. En estas circunstancias es cuando se desvela si una persona tiene el cuajo necesario para ejercer determinadas profesiones. El llorado Paquirri murió porque el cirujano de la plaza de Pozoblanco careció del valor exigido en tales circunstancias. Meterlo el una ambulancia con el destrozo vascular que sufría fue un homicidio.

  • A los usuarios de simuladores desde el 11S les miro con desconfianza, y aquí por lo visto hay unos cuantos.

  • El entrenamiento militar, paradigma de la preparación para situaciones de stress y pánico, intenta automatizar las reacciones hasta el punto de que para los movimientos básicos del combate, el soldado no dependa de su psique ni de su ánimo.
    La reacción de bajar el morro es de esas que yo suponía interiorizadas hasta el punto del automatismo, independiente del miedo.
    A la espera de lo que diga Pirate, la única que puede hablar con propiedad.

  • Pirata, ya dije que el comentario no era mío, sino una respuesta al artículo de Gistau, y que simplemente estaba más de acuerdo con la respuesta que con el artículo. No he dicho en ningún momento que Israel esté cometiendo un genocidio, ni simpatizo para nada con todos los propagandistas de la causa antisionista, pero me patrece evidente que Israel está abusando de su fuerza y que señalarlo no te hace cómplice de nada.

    Puede que por razones de realpolitik no sea conveniente enfrentarse con Israel ni criticar sus acciones, pero entonces no nos quejemos de que nadie se enfrente a Putin y que el derribo del avión malasio quede impune.

    Y yendo más lejos, yo sí que creo que Israel utiliza el holocausto como escudo de protección moral de sus acciones. Algo así como que “con todo lo que hemos pasado, no nos vengan con minucias, cuando nos hicieron putadas a nosotros ustedes no hicieron nada, ahora que somos nosotros los que se las hacemos a otros, no se pongan tan tiquismiquis”. El señalar al policía que se sobrepasa en su actuación no significa que se apoye el delito.

    Dice usted que Israel está aquí para quedarse. No dudo que esa sea su intención, pero no sé si es la política más inteligente rodearse de enemigos encarnizados y profundizar en el encarnizamiento. Históricamente, Palestina ha cambiado de manos varias veces (dominación romana, cruzados, imperio otomano, protectorado inglés …) y puede volver a hacerlo en el futuro. Israel puede durar lo que dure la preeminancia de sus aliados a escala mundial, pero la correlación de fuerzas puede variar y sustentar la supervivencia a largo plazo a la superioridad tecnológica y militar puede ser un error.

    Yo me siento mucho más cerca de Israel que de Hamás, pero precisamente por eso creo que debemos ser exigentes con Israel y no disculpar sus errores y atrocidades simplemente por que las del contrario son aún mayores.

  • Humm, no , no es de pago. Será mi desterza poniendo enlaces.
    Me refería a una noticia en portada de el mundo punto es, que dice:

    ‘Tenemos ANIMALES, empleados, ¿qué será de todo si dejamos Libia?’

  • “Israel decide prorrogar la tregua hasta el domingo por la noche y Hamas la rechaza”, en el mundo punto es
    A Hamas le interesa lo que le interesa y el estado de Israel se rodea de enemigos.

  • J. Pujol:
    ‘A partir de ahora, sólo cuando digo que miento estoy diciendo la verdad y siempre que digo la verdad estoy mintiendo’.
    Otra versión de la paradoja del mentiroso

  • Guerras.
    Escribía M. Alcántara que en los partes militares se le suele llamar a las retiradas con el más discreto nombre de «avances hacia la retaguardia». El buen entendedor, que es el que no entiende las cosas ininteligibles, debe colegir que se trata de eludir el detestable nombre de «huida», pero ya sabemos todos que en cualquier guerra la primera víctima es la verdad.
    Ya lo dijo Hemingway: ‘Es muy peligroso escribir la verdad durante una guerra y llegar a averiguar la verdad es mucho más peligroso aún’.

  • No sé qué decir de la portada. Estoy pensando ; ¿Marx era papi Nöel? Qué mala hostia tiene ustedes.
    (Gómez, yo le leo, los demás que escriben ignorando su entrada y no comentando su relato, que se vayan al infierno de Hamás)

  • Papá Noel está impresionante, aunque sufriríamos menos si le hubieran cubierto el torso, aunque sea con una camisetita de tirantes. (A que sí, Tareixa).
    ***
    Vengo con un cuarto tema asqueroso. El terrible caso del asesinato de Asunta Basterra. Ayer venían dos páginas en el periódico llenas de detalles morbosos que leí enteras. De lo que se cuenta de la instrucción me llamaron poderosamente la atención los juicios psicológicos sobre los acusados, los padres:

    «La intrahistoria que subyace bajo este crimen es tan retorcida que supera los giros argumentales de cualquier folletín y conjuga, supuestamente, las pasiones más bajas de una pareja rota desde primeros de 2013 pero unida por su mutua dependencia y una hija común que les molestaba a ambos. Es la hipótesis que sostiene el juez: el asesinato de Asunta fue un siniestro cóctel de intereses pecuniarios, despecho, celos, chantaje doméstico, “dominación psicológica y maltrato físico esporádico” de Basterra hacia Porto. […] A la madre, “sumisa” y “siempre subyugada a Alfonso”, la muerte de la cría le despejaba el camino a una vida más despreocupada con su amante. Para el padre, “dominante” y “humillado” por la infidelidad, la desaparición de Asunta suponía la llave del chantaje para que su exmujer “le asegurase el sustento económico del que carece”, resume el magistrado acotando el posible móvil.»

    ¿Es todo esto necesario? ¿No basta con las pruebas o el razonamiento basado en indicios para la acusación? ¿Tiene un juez que escribir ese folletín que anunciaba la periodista?

  • Lo que recuerdo del problema, Adapts, es una suma de vuelo nocturno en malas condiciones atmosféricas + fallo en los sensores de velocidad + entrada de la aeronave en modo alternativo + fallo humano, en este orden. En noche cerrada, lo único de lo que puedes fiarte es de tus instrumentos, y uno de los que indican si estás descendiendo rápidamente o ascendiendo peligrosamente (el ángulo de ataque del AF 447 fue superior a ¡35º! durante los diez minutos que precedieron al desastre) son los sensores de velocidad. Como recordará, al adentrarse en la tormenta tropical los pitot dejaron de transmitir adecuadamente la velocidad. La cuestión es: ¿no seguían funcionando el horizonte artificial y los instrumentos giroscópicos? Sí. ¿Y entonces? Y entonces el avión había entrado en modo alternativo y aquí entra en juego lo que mencionaba el marqués: el pánico y la inexperiencia de un copiloto relativamente joven al que simplemente no le cupo en la cabeza que el ordenador ya no era dueño del avión. Acabó estrellándolo él solito, a pesar de que al avión no le sucedía nada importante, nada que le hubiera impedido dar la vuelta al mundo en manos de un piloto razonablemente diestro. Supongo que el informe completo relata toda esta cadena de errores y mala fortuna más detalladamente, y que se puede encontrar en la red.

  • Pues sí, la abyección humana no tiene límites. Y veo que el juez y la periodista gustan de arrastrarse por el fango. Y usted, doña Procuro, también se/nos lo podría haber ahorrado, De esta pasión gore tiene la culpa el cine y las series de televisión.

  • Ha muerto Carlo Bergonzi, que poseía quizás el metal mas bello que ha existido. No quiso retirarse sin haber interpretado el Otelo verdiano, la única ópera del de Busetto que le faltaba. Lo hizo en Nueva York con ya 75 años y ante la atónita mirada de Domingo (quizás el mejor Otelo de la Historia) no pudo acabar la representación.

  • 28/07/2014 A LAS 15:44
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Miren que basura me recomienda FNAC para este verano.

    La semana pasada volví a sopesar, en todos los sentidos, leer este verano la Vida de Samuel Johnson. Estuve hojeándolo un rato y lo descarté otra vez. Recuerdo haber leído a Arcadi varias veces sobre el tomo de marras, pero ars longa, vita brevis.

  • 28/07/2014 a las 15:36 marquesdecubaslibres
    Pues sí, la abyección humana no tiene límites. Y veo que el juez y la periodista gustan de arrastrarse por el fango. Y usted, doña Procuro, también se/nos lo podría haber ahorrado, De esta pasión gore tiene la culpa el cine y las series de televisión.

    De hecho, hice un esfuerzo y se lo ahorré ayer, Marqués, pero le he seguido dando vueltas. Supongo que los jueces tienen la obligación de «motivar» y es ahí, en el análisis de las causas de un comportamiento, donde caben todo tipo de hipótesis, fantasías y mentiras. Un terreno por definición pantanoso donde la literatura busca su poco de verdad. Hay un aforismo jurídico, «cui prodest» o «cui bono», sobre el beneficio del crimen, a todas luces insuficiente. (¿Qué significa beneficio?). Me imagino que los asertos del juez se basan en un peritaje psicológico que es, en cualquier caso, no falsable. Más allá del gore y de las películas está el tema antropológico de contentar nuestra necesidad de conocer las causas.

  • Siempre me fascinó la criminología y el estudio de las causas de conocer las causas que llevan a una persona “normal” a cometer aberraciones contranatura.

    Sin hallar vacuna a este sindios entre Tánatos y Eros, me parece una ciencia interesante: – Qué ya se ve de venir que eres malo, hijo de Caín, una vez que ya demostrarse que eres malo-. ( No previene como un catarro o cirrosis, no), estudia después porqué somos tan asín. Como el forense que abre un cuerpo en canal y dictamina que tal cuerpo murió de necesidad porque le cortaron la cabeza. Y ahí le doy la razón al marqués: la tele y lo periódicos es ficción de noticias. Estamos expuestos a la verdad.

    Usted, Procu, no se ahorre nada. En tal caso, puntualice si está mal redactado o faltan comas y puntos las causas.

    A mí ya solo me preocupa que en mi huerto el mundo siga en orden y los tomates maduren.

  • No estoy en el infierno de Hamas, pero sí Al sur del Paraiso con Jim Thompson.
    De ahi es esto:
    – Bueno, pues bebe algo, entonces. Deja de pensar en chicas por un rato. Ése es tu problema. Piensas en chicas en vez de beber. La peor cosa del mundo para un hombre.

  • A veces me pregunto y discuto conmigo misma y me miro los bajos, no sea me crezca un algo, una neurona inteligente en forma de pene, de tanto que me gusta Jim Thompson, Funes.

  • Nadie comenta a regeneración democrática que se está produciendo en España como consecuencia de la actuación de los poderes judiciales con el apoyo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Chapeau.

  • El eje de la corrupción económica y política esta sito en el corredor mediterráneo, desde Gerona hasta Cádiz.

  • Yo era un tonto y la escuela me ha hecho dos tontos. Seguro que lo que cuenta esta increíble noticia tiene un fondo razonable, pero a ver quién es el guapo que lo encuentra:

    «Los profesores andaluces tienen prohibido pedir a sus alumnos la compra de libros fuera de los que se adquieren a través del Programa de Gratuidad de los Libros de Texto, el conocido como cheque-libro, que cubre el 100% de los gastos en manuales en Primaria y Secundaria en los centros públicos y concertados. La Junta explica que es para «evitar la discriminación» de las familias más pobres».

  • A Rajoy y Sánchez les viste su puta madre, pero no importa, les estamos pidiendo otras cosas y están cumpliendo.

  • Las reglas son as follows: si debes pasta y no pagas, a la cárcel. Si robas, público o privado, también.

  • Mire, Zeppi, no me trago la de cal y la de arena. Israel no ha utilizado la Shoá como trágala de nada. Resulta que el 100% (sí, relea: el 100%) de los judíos de Israel tienen padres y/o abuelos, tíos, primos, que fueron asesinados en el Holocausto. Y resulta que el pueblo judío tiene una memoria muy larga. En muchas ocasiones me han hecho la siguiente, estúpida pregunta: ¿”Y es que acaso Stalin no…?” Sí, claro, Stalin también, y corresponde a los rusos recuperar la memoria de los asesinados por el régimen soviético, y a las víctimas de los Jemeres rojos recordar a las suyas, y espero que lo hagan. Es su obligación hacerlo.

    ¿Adónde quiero ir a parar? El pueblo judío no ha olvidado a ninguno de sus muertos. Desde las comunidades más remotas de Europa (conozco bien los casos estonio y lituano) hasta Yad Vashem, todos han procurado recuperar los nombres, la apariencia y la biografía de las personas barridas por la barbarie de la Segunda Guerra Mundial, una por una, por insignificantes y escasamente rentables desde el punto de vista político que fueran. No existe una fotografía hecha por un judío de los campos de exterminio; nunca verá usted un muerto judío acribillado a balazos o llevado en volandas por las calles de Jerusalén. Es una perversión que el pueblo judío no se permite y que -espero – no se permitirá jamás.

    Acusar al pueblo judío de valerse de sus muertos para matar es simplemente faltar a la verdad. E, insisto, es una falta nada inocente.

    ***

    Respecto a la sc-fic posibilidad de que el pueblo judío hubiera elegido Madagascar o la Pampa argentina, tal vez las Maldivas, para crear un estado, qué quiere que le diga. ¿Y por qué no los jordanos? Repase sus fuentes, lea a partir de qué muy cercana fecha (después de la guerra del 67) los árabes consideran que Jerusalén es equiparable a Medina o La Meca, investigue sobre los redactores del Talmud jerosomilitano, sobre los cabalistas sefarditas de Safed o sobre los rabinos de Gaza en el siglo XVI. Lea y fórmese un criterio al margen de lo que la prensa, incluida la israelí, le venda.

    ***
    Por último, y respecto al uso desproporcionado de la fuerza, dígame exactamente: ¿en qué consiste un uso proporcionado? ¿Hubiera sido proporcionado que Israel lanzase 450 misiles sobre la población de Gaza? ¿Sabe, en ausencia de refugios, cuántos muertos hubiera causado tan caballeresca reacción?

    Saludos

  • Semepasoelarroz Entertainment y Anxiolytic Films Inc. en coproducción con Tracatrá Estudios:

    De los creadores de Las reinonas del mambo tocan canciones de amor, Terror en el Asilo IV (El Retorno de Josefín) y Dos Gin Tonics para Salieri</strong

    Llega la comedia salvaje de este verano…

    EDIPO EN PIJAMA
    Es triste instruir, pero más triste deleitar…

    Basado en la novela homónima de Mortadelo Cubaslibres

    -Petanca de Oro en el Festival de Cine Crepuscular de Sundance
    -Babero de Bronce de las XIV jornadas Cine de Verano del Asilo “Mar, Pinos y Sol” de Segur de Calafell
    -Cornamenta de platino en la caseta del PP de Huelva al mejor guión adaptado

    Próximamente en sus mejores farmacias

  • Como diría Ace Bullet sobre la xuntanza entre Perro y el triste Gómez: “He visto mas animación en funerales de cuarta”.

  • En fin, con algunos parece imposible el debate sobre Israel. Cualquier crítica a sus actuaciones es tomada como una muestra de antisemitismo y el debate se vuelve imposible. Yo defiendo el derecho de Israel a defenderse, como defiendo el derecho de la policía a responder, incluso con violencia, al crimen. Pero de ahí a no cuestionar NUNCA NADA de lo que pueda hacer Israel (o el policía en la prevención del delito) hay un tramo. Como decía el comentario inicial en respuesta al artículo de Gistau, “Si estos señores actúan de manera tal que producto de sus actos, distintos grupos humanos empiezan a desarrollar cierta aversión y a generar prejuicios, primero, hay que anotar el papel que tiene en esto sus propias acciones, de las que ellos son los únicos responsables” . Podemos discutir si Israel ha cometido actos reprobables en su acción de defensa (en mi opinión sí, pero estoy dispuesto a analizarlo) pero negarse por sistema a considerarlo siquiera como posibilidad (y las consecuencias que de ello se derivan) me parece de una cierta ceguera mental/moral (lo mío es solo una majadería).

  • ¿Quién no cuestionó nada? Fíjese si me cuestiono la política del Likud, que soy partidaria de la solución de dos estados con vuelta a las fronteras del 48, lo que me sitúa no sólo en un extremo del espectro político israelí, sino de las aspiraciones de los propios palestinos. Lo que cuestiono son las acusaciones abiertamente antisemitas (y sus consabidos argumentos: genocidio, utilización de la Shoá, nunca debieron establecerse allí para empezar, los israelíes son los únicos responsables, etc.), disfrazadas del antisionismo tan de moda. Dopo di più.

  • No ha habido forma de convencerle de lo contrario, mi querido hijo se va un mes de vacaciones a Israel. Al parecer quiere ver lo que ocurre, no que se lo cuenten. Reconozco que esta forma de actuar me gusta.

  • Se ha publicado por fin la traducción del libro de Harry Mulish sobre el juicio a Eichman. Este escritor holandés (muy famoso en su país) fue el “otro” escritor que acudió de espectador al juicio. Coincide con Arendt en la banalidad del personaje, un ser insignicante al que no se le veía atisbo alguno de maldad y que se derrumbó camino de la horca. Ello me recuerda la entereza del matrimonio Ceaucescu o de Saddam Hussein frente a su inminente ejecución, dos de los testimonios visuales mas impresionantes que he conocido
    A estas alturas me sigue sorprendiendo que, por ejemplo, los Basterra-Porto sean reputados como “personas normales” y se muestre incredulidad ante lo acontecido. A partir de aquí se intenta explicar el porqué de los hechos.
    El psicoanálisis, y la psicología en general, ha hecho mucho daño. Es herramienta favorita de los mas tontos que gustan encontrar motivaciones especiales donde no hay mas que naturaleza humana. No se puede explicar lo inexplicable, tal como es la finitud de nuestra existencia y los abismos y recovecos de nuestra alma.

  • Sánchez Dragó siempre se ufana contando que, en cuanto estalla alguna revuelta en un lugar remoto, se va para allá, porque es la única forma de poder viajar sin tener que soportar a los turistas

  • Si vamos a juzgar las cosas por el uso que de ellas hacen los tontos vamos apañados. Ya fue dicho que hay dos asuntos cuyo interés crece con la edad: la ley moral interior y las estrellas en el firmamento. Psicología y psicoanálisis han iluminado esa querencia por conocer la naturaleza humana.

  • Pirata, el problema es que para usted (y para muchos como usted), TODAS las acusaciones contra Israel son abiertamente antisemitas. Y son ustedes quienes utilizan los consabidos argumentos (genocidio, etc… palabras que yo no he utilizado), poniéndolos en boca (o en mente) del discrepante para poder acusarle de antisionismo y obviar el debate. No se aferre a las palabras (¡Jehovah, ha dicho Jehovah!) y vaya al concepto. La muerte de más de 1.000 civiles, muchos de ellos niños, es una atrocidad, y el que algún iluminado lo llame genocidio para magnificarlo no le resta ni un ápice de su gravedad. Destruir un escuela de la ONU con un montón de refugiados dentro es una atrocidad , y podemos discutir si ha sido un error involuntario y no se pretendía hacerlo, pero hay que investigarlo, por qué ocurrió, quién dio la orden … En fin, lo que deberíamos exigir a cualquier aliado si queremos mantener cierto grado de civilización en medio de la barbarie. Y a pesar de lo que usted dice, Israel sí utiliza su pasado como coartada moral (es mi opinión, discutible, pero usted no tiene el monopolio de la razón), nos quieren convencer de que la suya es una guerra de supervivencia (y tal vez sea así) e implícitamente nos están diciendo que eso justifica ciertos excesos. Pues no, las reglas son las que son, el delito de crimen de guerra está tipificado (cierto que con una ambiguedad importante) y no todo debe estar permitido. Las matanzas de civiles indefensos en la guerra de Vietnam (My Lai, por ejemplo) contribuyeron decisivamente al desprestigio del ejército Americano, incluso en su propio país, y a su derrota en el conflicto, pese a su superioridad militar. Lo que quiero decir es que Israel, aún cargada de razones objetivas, puede perder apoyos entre los países “civilizados” si no corrige sus errores y se empecina en seguir con su política de destrucción y aplastamiento (es evidente que sus acciones no se limitan a destruir objetivos militares). Y cuando eso ocurra, será debido a sus actuaciones, de las que son responsables, y no a ningún supuesto “antisemitismo tan de moda”.

  • (No se me había olvidado, aunque para momentos oportunos).
    En los blogs.
    La fama es cuando la gente le llama a uno hijoputa, sin conocerle de nada.

  • ZEPPI 29/07/2014 a las 10:35
    Destruir un escuela de la ONU con un montón de refugiados dentro es una atrocidad , y podemos discutir si ha sido un error involuntario y no se pretendía hacerlo, pero hay que investigarlo, por qué ocurrió, quién dio la orden …

    Precisamente, Israel asegura que la escuela estaba vacía y los cadáveres fueron trasladados desde otros lugares.
    Habrá que investigarlo, como ud. dice, y DESPUÉS, calificarlo de atrocidad. O no.
    Pero concuerdo: se puede o debería poderse criticar los actos de Israel sin que te tachen de antisemita, ni siquera antisionista

  • 28/07/2014 a las 21:05
    Procuro fijarme
    Yo era un tonto y la escuela me ha hecho dos tontos.

    En esta vida hay que ser un poco tonto porque si no, lo son sólo los demás y no nos dejan nada.

  • No, no leí mal. En la respuesta a Gistau que usted pegó aquí como ejemplo de postura con la que simpatiza.: “Como fueron víctimas de un genocidio, ahora ellos tienen derecho a perpetrar uno”.

    ***

    En esa respuesta, se insiste una y otra vez en una idea, apenas camuflada: el pueblo judío se ha ganado a pulso el antisemitismo. Al tanto con el lenguaje empleado:

    “Todos los colectivos están expuestos a que, por la conducta perversa, delictiva, malévola, moralmente cuestionable o incivilizada de unos cuantos, producto de esa tendencia muy humana a generalizar, se instalen prejuicios en contra de la totalidad de los que integran dicho colectivo. Lo que sucede es que los judíos han sido muy hábiles …”.

    Perversos, malévolos, hábiles. Aquí pareciera que quiere criticar el hecho de que la conducta de unos derive en prejuicios contra la totalidad. Aunque ya introduce una disculpa (tendencia muy humana, habilidad semítica). Pero luego viene el destape:

    “Es lógico que afloren entonces, emociones negativas y que se asocien al colectivo que ejecuta dichos crímenes”.

    “Al colectivo”. Es decir, no al Gobierno israelí, no a las IDF, no al Likkud, “al colectivo”. Y apunta: al colectivo “que ejecuta”.

    Y de nuevo:

    “Europa y la humanidad, no está condenada por siempre a resarcir a los judíos por ¨el numerito¨ y mucho menos, tolerarle conductas criminales al estado judío, en nombre de tragedias pasadas vinculadas al numerito, pues por él, ellos no dejan de ser responsables de sus actos”.

    “resarcir a los judíos… pues por él ellos no de dejan de ser responsables de sus actos”.

    A un lado, los judíos víctimas “del numerito”, a los que Europa estaría “condenada” a resarcir. Al otro, los “responsables de sus actos”. Entre medias, el artículo que los liga, “ellos”.

    Si a usted le parece que esto no es antisemitismo, hágaselo mirar. Por un psiquiatra judío, preferiblemente.

  • Funes, ¿usted considera antisemita el artículo que publica Keret hoy en EP?

    Yo no. Y es difícil ser más implacable que él en la crítica. Ésa es la diferencia entre un crítico de la política de un Gobierno y un antisemita.

  • 29/07/2014 a las 11:41
    Piratajenny.
    Trascendente el artículo de Etgar Keret. Una cierta minoritaria postura de izquierdas creo.
    No sé por que mecanismo empático dos de sus párrafos los he relacionado con los aforismos de S. J. Lec.
    Es horrible cometer un error verdaderamente trágico. Es peor aún volverlo a cometer una y otra vez. ‘El error se convierte en error cuando nace como verdad’.
    Y, aunque a veces vale más ser listos que tener razón, nunca he tenido razón, y tampoco debo ser demasiado listo. ‘A veces es más fácil dar un premio que dar la razón’.

  • No me he expresado bien: quiero decir que una crítica a las actuaciones del Estado de Israel no debe leerse indefectiblemente como una expresión de antisemitismo – por un lado.
    Y por otro, que se pueden hacer esas críticas concretamente a la ofensiva actual, sin usar expresiones y argumentos antisemitas, más o menos veladamente o flagrantemente

  • Al hilo del debate sobre las actividades de ejército de Israel en Gaza, viene muy al pelo la primera parte del artículo de Martín Olmos “Emasculación y lucha de clases“.

    Por lo demás, muy de acuerdo con Jenny, sobre esa contestación a Gistau de autor desconocido: es manifiesta y, probablemente, inconscientemente antisemita; como la sociedad española en general.

  • Sobre el desagradable caso del asesinato de la niña Asunta, leí en su día una noticia según la cual el juez explicaba que “los motivos carecen de relevancia jurídica y solo pueden ser conocidos de verdad por los imputados”, para señalar después, sin embargo, que para que la defensa no alegue falta de motivación “se apuntará el que parece ser, a nuestro juicio”.

    La cosa me dejó perplejo por la supina ignorancia que refleja. Lo que implica la obligación de motivar las resoluciones judiciales es que el juez debe explicar por qué decide una cosa y no otra, por qué acepta un argumento y rechaza otro. Es cuando faltan esas explicaciones cuando las partes pueden alegar por ‘falta de motivación’ en la resolución de la sentencia. En ningún caso, como es evidente, se refiere esa obligatoriedad a que el juez de instrucción deba exponer los supuestos motivos por los que delinquió el reo.

    El juez tiene contar lo que pasó, indiciariamente, pues se trata solo de la instrucción, señalando las pruebas que parecen indicarlo. Cuando el juez expone los supuestos motivos del reo, normalmente, es porque no está muy seguro de lo que dice, porque cuenta algo “increíble” y se cree en la necesidad de explicarlo. Si lo que ha pasado está plenamente acreditado, lo demás, especialmente si se trata de casquería pseudo psicológica, sobra.

  • Persona de buen corazón, he consolado tanto como me ha sido posible al marqués. La excluyente cita que perpetraron Gómez y Perroantuan ( no hay separatistas sino separadores ) le había afectado profundamente.

  • Buenísima la entrada de Olmos. Me llama la atención que no hayan salido a relucir los episodios de emasculación de “La Patagonia rebelde” – creo que en parte porque el estilo en que está escrita me ha recordado al de Bayer. Por cierto, con lo que me costó en su día dar con los tres volúmenes y ahora está en Internet. Si quieren no ficción enganchante, no se la pierdan.

  • Tomo nota, Pirata; está de actualidad: ( “El amo los explotaba, sí, pero de cuando en cuando les daba la libertad de matar a un judío”)

    También quiero ponerme con La gran guerra por la civilización. La conquista de Oriente Próximo, de Robert Fisk

  • Gracias Funes, quizás ha expresado usted mejor que yo lo que quería decir. Se debería poder criticar a Israel sin que te tachen de antisemita. Pero está claro que para algunos resulta muy difícil. Tienen muy interiorizada su superioridad moral como para permitirse ni siquiera discutir argumentos que la puedan poner en duda. He dicho repetidamente que Antonio Gala es un majadero en este y en otros temas, pero Pirata insiste en traerlo como si yo dijera lo mismo que él, o lo defendiera. De la respuesta al artículo de Gistau no suscribo todo lo que dice, como tampoco lo hago del propio artículo, pero creo que hay consideraciones válidas en la respuesta, como la atribución de la responsabilidad del rechazo que sus acciones provocan a sus propias acciones. Pero es más fácil descalificarlo todo aludiendo a un antisemitismo primario que todo lo invade. El artículo de Gistau desprende esa superioridad moral de la que hablaba, y la utiliza para descalificar la crítica con argumentos apriorísticos, no para entrar a debatir si las críticas son o no fundamentadas. Ejemplo, para Jenny, Israel no utiliza su pasado como coartada moral. Eso es una axioma y punto, y como tal, no se debate. Pues algunos opinamos lo contrario, y podemos dar argumentos al respecto. Argumentos opinables, debatibles y refutables, aunque para algunos el mero hecho de plantearlos nos convierta en antisemitas.

  • Por otro lado, estoy completamente de acuerdo (mucho más que con el artículo de Gistau o con la repuesta del lector) con el artículo que publica Keret hoy en EP. Creo que en el fondo, trato de decir lo mismo, aunque probablemente no lo haya conseguido. El que a Jenny le parezca que Keret no es antisemita y yo sí se debe seguramente a que él es israelí y yo no, aunque digamos lo mismo. Reproduzco los entrecomillados de EP y el párrafo final, que suscribo casi por completo:

    “Hamás es un peligro para nuestra seguridad, pero ¿se puede decir lo mismo de las voces críticas?” (este es el quid de mi discusión con Jenny).

    “Es horrible cometer un error que cuesta tantas vidas. Es peor aún cometerlo una y otra vez” (esto es lo que opino sobre la ofensiva actual).

    “En las dos últimas semanas, hemos visto a extremistas de derechas que golpeaban con porras a izquierdistas, mensajes en Facebook que prometían enviar a los activistas de izquierdas a las cámaras de gas y ataques contra cualquiera cuya opinión retrasa el avance del ejército hacia la victoria. Resulta que este camino ensangrentado que va de una operación militar a otra no es tan cíclico como podíamos suponer. No estamos dando vueltas en círculos, sino cayendo por una espiral hasta tocar un nuevo fondo que, por desgracia, tendremos que experimentar.”

  • 29/07/2014 a las 13:44 schultz
    Sobre el desagradable caso del asesinato de la niña Asunta, leí en su día una noticia según la cual el juez explicaba que “los motivos carecen de relevancia jurídica y solo pueden ser conocidos de verdad por los imputados”, para señalar después, sin embargo, que para que la defensa no alegue falta de motivación “se apuntará el que parece ser, a nuestro juicio”.
    La cosa me dejó perplejo por la supina ignorancia que refleja. Lo que implica la obligación de motivar las resoluciones judiciales es que el juez debe explicar por qué decide una cosa y no otra, por qué acepta un argumento y rechaza otro. Es cuando faltan esas explicaciones cuando las partes pueden alegar por ‘falta de motivación’ en la resolución de la sentencia. En ningún caso, como es evidente, se refiere esa obligatoriedad a que el juez de instrucción deba exponer los supuestos motivos por los que delinquió el reo.
    El juez tiene contar lo que pasó, indiciariamente, pues se trata solo de la instrucción, señalando las pruebas que parecen indicarlo. Cuando el juez expone los supuestos motivos del reo, normalmente, es porque no está muy seguro de lo que dice, porque cuenta algo “increíble” y se cree en la necesidad de explicarlo. Si lo que ha pasado está plenamente acreditado, lo demás, especialmente si se trata de casquería pseudo psicológica, sobra.

    Ignorancia supina la mía cuando trataba de justificar lo que había leído, que filtraba palabras de un juez. Gracias, Schultz. Su explicación es diáfana y está claro que no debería admitirse que en un estrado se corte un traje psicológico a nadie. Una cosa es que te llamen hijoputa, ladrón y asesino (técnicamente y sobre indicios o pruebas), y otra muy distinta que se crean con derecho a elucubrar sobre el alma de nadie desde un estrado donde se juzgan hechos.
    ***
    Por otro lado, estoy completamente de acuerdo con Holmesss (lo Cortés no quita lo Atahualpa):

    29/07/2014 a las 10:09 holmesss
    Si vamos a juzgar las cosas por el uso que de ellas hacen los tontos vamos apañados. Ya fue dicho que hay dos asuntos cuyo interés crece con la edad: la ley moral interior y las estrellas en el firmamento. Psicología y psicoanálisis han iluminado esa querencia por conocer la naturaleza humana.

    Bien dicho, payo.

  • “Interiorizada su superioridad moral”. Vaya, henos aquí de nuevo: le habrá costado no teclear la expresión “el pueblo elegido”, un hit parade entre los antisemitas. ¿Gala? Ni he mencionado a ese viejo chocho. ¿He traído a Keret porque es judío? No se entera de por dónde silban las balas, aunque ya sabía que lo traería usted a colación.

    ***

    Su problema, Zeppi, es que no puede salir del bucle. Y el bucle consiste precisamente tratar de neutralizar a quien critica su posición haciendo precisamente aquello de lo que usted le acusa: bloquear la argumentación. Pues con quejarse usted simplemente de que quien pone en cuestión lo que usted critica trata de neutralizar sus argumentos tildándole de antisemita está usted de hecho descalificando ab initio cualquier argumento que se oponga a los suyos. ¿Se acuerda del cinturón protector de Lakatos? Parece que no acaba de entender que mis reparos no tienen que ver con la crítica legítima a la actual intervención (y de ahí que haya traído expresamente el artículo de Keret) sino con el antisemitismo abierto.

    De ese bucle, Zeppi, de la delgada línea roja que separa antisemitismo y crítica, sólo se sale entrando en faena, a lo negro, y no escupiendo generalidades sobre los judíos, el Holocausto, los lobbies, el inexistente genocidio, la Europa rehén de un puñado de hebreos y la madre que parió a todos. Y a lo negro sólo se entra por derecho, con argumentos basados en datos, años de lectura, viajes y reflexión que no se recuperan con un par de semanas de visitas a la wikipedia en un calentón orientalista que dura lo que dura Israel en la primera plana de la prensa. Pero quiá, es tan fácil jugar al tertuliano y pegar voces sin necesidad de saber de lo que se habla, que para qué coño perder el tiempo en saber algo de la historia o la política de Oriente Medio ¿verdad?

    Mañana más, que tengo un Texas Holdem en que me juego el prestigio.

  • Jenny, yo ya he dicho todo lo que tenía que decir, y lo que diga no va a cambiar su opinión al respecto. Yo no he dicho nada en contra de Israel ni de su derecho a defenderse, ni suscribo las palabras de tanto iluminado antisemita como pulula por el mundo, simplemente he tratado de mostrar que hay puntos de vista discrepantes y que no necesariamente vienen de un sentimiento antisemita. Pero algunos, como usted, saltan a la menor mención de que Israel pueda no estar haciendo las cosas bien, cae usted de lleno en lo que Keret denuncia en su artículo.

    “Nos encontramos ante la falsa y antidemocrática ecuación según la cual agresividad, racismo y falta de empatía equivalen a amor a la patria, mientras que cualquier otra opinión —en especial cualquier opinión que no fomente el uso de la fuerza y la pérdida de vidas de soldados— es nada menos que un intento de destruir Israel.”

    Ha sido usted quien ha empleado insultos y descalificaciones (sic: “majadería, bucle, escupiendo generalidades sobre los judíos, el Pueblo Elegido, el Holocausto, los lobbies, el inexistente genocidio, la Europa rehén de un puñado de hebreos y la madre que parió” … ¿dónde he dicho yo todo eso?)

    Y lo remata con un supuesto desconocimiento mío (y con un supuesto conocimiento suyo basado en datos, años de lectura, viajes y reflexión) producto de “un par de semanas de visitas a la wikipedia en un calentón orientalista …, pegar voces sin necesidad de saber de lo que se habla .., para qué coño perder el tiempo en saber algo de la historia o la política de Oriente Medio …”. Y me recomienda que “me lo haga mirar. Por un psiquiatra judío, preferiblemente.”

    Como no puede refutar mis argumentos, intenta descalificar mis conocimientos (¿qué sabe usted de mis conocimientos y formación? Nada, ni le importa, aunque fuera Doctor en Historia de Oriente Medio), utilizando todos los tópicos que vienen al caso. Menos mal que está usted aquí para iluminarnos y decirnos cuál es la interpretación correcta de la Historia.

    No merece la pena seguir con esta discusión, usted nunca va a aceptar una crítica razonada a la actuación de Israel. Si usted considera que existe una delgada línea roja que separa antisemitismo y crítica, no hay nada que hacer, los que critiquemos determinadas acciones del estado de Israel estaremos siempre, en su opinión, traspasando la delgada línea roja.

  • Terribles, terribles las atrocidades que está cometiendo Israel. Doscientosmil muertos en Siria, más de un tercio de ellos, civiles no combatientes. Diez, doce niños por semana. Niños, que puntúan doble.
    Todo terrible. Doscientosmil. Un dos y cinco ceritos detrás. Menos mal que ya ha llegado la ONU a poner orden. Terrible.