13 comentarios

  • Llevo unos días leyendo a Joan Margarit. No le conocía más que por cosas sueltas y anoche vi una entrevista de diez minutos en la que hablaba de varias cosas, y también le hicieron una pregunta política (no recuerdo el enunciado) sobre Cataluña y España. Él respondió que era un poeta bilingüe en sentido pleno ⎯sus textos están escritos en catalán y español a la vez, no uno traducido del otro⎯, que él nunca ha sido de Montserrat y barretina. Pero… Pero que España estaba muy mal y que igual había que seguir otro camino. Evocó el cuento de Poe «Un descenso al Maelstrom», ese torbellino que arrastra los barcos al fondo del mar y allí los tritura. Cuanto más pesadas son las cosas más tira de ellas para devorarlas. El marinero se salvó asiéndose a un barril. Así que él quería decir que el barco es España y el barril es Cataluña, y yo me llevé un disgusto de puta madre porque estaba disfrutando mucho con los poemas y esa idea me pareció miserable y me ha estropeado la lectura como si el libro se me hubiera caído a un charco.

  • Sugerencia gastronómica de Perroantonio, sencillamente espectacular. La resaca bien, gracias. Días de vino y cocochas.

  • Pues yo estoy más de acuerdo con esta reapuesta a “El numerito”:

    Egewr Werwr Hace 12 horas
    No, no se trata de que se odia ¨por la genética europea¨. Todos los colectivos están expuestos a que, por la conducta perversa, delictiva, malévola, moralmente cuestionable o incivilizada de unos cuantos, producto de esa tendencia muy humana a generalizar, se instalen prejuicios en contra de la totalidad de los que integran dicho colectivo. Lo que sucede es que los judíos han sido muy hábiles en vendernos la idea de que han sido y serán eternas víctimas producto de la cantidad de películas que se han producido sobre el Holocausto, además de la cantidad de bibliografía al respecto. Nadie duda de que esto fue una tragedia inconmensurable, pero también ha servido para conseguir todo tipo de beneficios, privilegios e impunidad, porque han tenido a gran parte del mundo, sobre todo europeos, manipulados por la culpa.
    Si estos señores actúan de manera tal que producto de sus actos, distintos grupos humanos empiezan a desarrollar cierta aversión y a generar prejuicios, primero, hay que anotar el papel que tiene en esto sus propias acciones, de las que ellos son los únicos responsables, las conductas ejecutadas, realizadas, que en este peculiar caso, se trata de crímenes de guerra perpetrados no por un grupo de ellos, sino por su estado, el estado de Israel, y por lo tanto, hay corresponsabilidad con la aparición o surgencia de cualquier ideación negativa que indisponga a distintos colectivos contra ellos, pues el estado judío es también quien debe velar porque haya una buena imagen de sus habitantes, no con lobbies, sino con conductas ejemplares. Todo prejuicio y toda aversión hacia cualquier grupo humano es lamentable, porque parte de una generalización, pero es algo que constituye, universalmente, la naturaleza de la psicología humana, no ¨del adn de odio europeo¨ y hay muchas maneras de combatir la discriminación que suele suceder como consecuencia de la instalación de un prejuicio.

    Invadir un territorio para asesinar a 1000 personas (hombres, mujeres y sobre todo, niños) como respuesta a la muerte de 3 adolescentes, con un ejército equipado con armas de última generación, a sabiendas de que ello creará más radicalización y por lo tanto, división en los invadidos, aprovechándose de que no existe ni siquiera algo semejante a un ejército, una armada o una fuerza área en dichos territorios, sólo terroristas mal armados, es un completo abuso de ventajas militares, abuso que intenta legitimarse en nombre de la propia defensa y por los beneficios que históricamente ha conllevado el ¨numerito¨; es lógico que afloren entonces, emociones negativas y que se asocien al colectivo que ejecuta dichos crímenes, y también ¨al numerito¨.

    Europa y la humanidad, no está condenada por siempre a resarcir a los judíos por ¨el numerito¨ y mucho menos, tolerarle conductas criminales al estado judío, en nombre de tragedias pasadas vinculadas al numerito, pues por él, ellos no dejan de ser responsables de sus actos. No habría nada más absurdo, paradójico, amoral, ilegal, injusto y prevaricador que creer que como fueron víctimas de un genocido, ahora ellos tienen derecho a perpetrar uno.

    El terrorismo debe combatirse, pero no con genocidio de civiles.

  • Zeppi, nadie tiene menos idea que yo del asunto de Gaza, excepto porque he leído a Gala y me ha parecido repulsivo, y la respuesta de Gistau completamente necesaria. En cuanto al texto que trae, está lleno de cosas llamativas; por ser breve, solo un párrafo:

    «Invadir un territorio para asesinar a 1000 personas (hombres, mujeres y sobre todo, niños) como respuesta a la muerte de 3 adolescentes, con un ejército equipado con armas de última generación, a sabiendas de que ello creará más radicalización y por lo tanto, división en los invadidos, aprovechándose de que no existe ni siquiera algo semejante a un ejército, una armada o una fuerza área en dichos territorios, sólo terroristas mal armados, es un completo abuso de ventajas militares, abuso que intenta legitimarse en nombre de la propia defensa y por los beneficios que históricamente ha conllevado el ¨numerito¨; es lógico que afloren entonces, emociones negativas y que se asocien al colectivo que ejecuta dichos crímenes, y también ¨al numerito¨».

    a) asesinar a 1000 personas / muerte de 3 adolescentes.
    Uy, esa asimetría verbo-deverbal.
    b) Solo terroristas mal armados.
    Pobrecillos.
    c) Beneficios que históricamente ha conllevado el numerito.
    Beneficios de la hostia.
    d) Es lógico que afloren emociones.
    De la lógica de las emociones no sé qué decir, parece contradictorio.
    Ni que decir tiene que estoy de acuerdo con que el terrorismo no puede combatirse con el genocidio, seguro que lo estamos todos y Gistau el primero.

  • Era solo una opinión, y no es mía, es una respuesta al propio Gistau. Yo solo digo que estoy más de acuerdo con esa respuesta que con el artículo. Parece que a algunos les da miedo decir que Israel comete abusos. Yo creo que los hechos son los que son y que justifican esa opinión. Y eso no es defender ni justificar a Hamas.

  • Antonio Gala lleva mucho tiempo desvariando sobre determinados temas. Pero el que un iluminado ataque a Israel no concede a Israel la razón ni una patente de corso para hacer lo que le venga en gana. Insisto, parece que a mucha gente le da miedo decir que Israel comete abusos, pero lo cierto es que lo hace.