Avanzamos casi a oscuras (Serenata de plomo. XX)

terror2
Por Martin Holmes.

Avanzamos casi a oscuras por un túnel negro como los piojos, apenas iluminados por la linterna que se había arreglado Lola. Oímos como el techo del Nitty Gritty se venía abajo y nos llovieron encima un par de libras o tres de pedruscos.
—Amén a eso, cerdos italianos —dijo Lola—. Con un poco de suerte os habrá sepultado a todos. —Luego hizo una cruz con los dedos y escupió.
—Italianos o irlandeses, igual dan —dije—, son todos la misma purria.
—Nada que ver con los tiarrones de Missouri que van por ahí matando curas y no respetando los tratos —dijo Molly.
—Un acuerdo con Crazy Horse Ryan, difunto en las actuales circunstancias, no es un trato.
—En mi pueblo un trato es un trato —dijo Molly.
—Gorzów Wielkopolski, el pueblo famoso por sus tratos firmados con salivazos polacos. Donde los aldeanos cambian a sus hijas vírgenes por un par de gallinas. Ni siquiera estáis cristianizados, manada de tártaros.
—No eres mejor que yo, sudor de sobacos —gritó Molly y me lanzó la cabeza de Butcher Greg. La esquivé y rodó por el túnel hasta detenerse en una viga. Butcher Greg el Tobillos estaba viendo mundo después de entregar su bilis, pobre desgraciado. Butcher Greg mató a su primera esposa, Mary Ann, que era una borracha que estaba medio sorda. La colgó del pescuezo de una viga y luego lloró en su funeral. Esa clase de tipo fue en vida Butcher Greg el Tobillos. Me caía más simpático ahora que era el arma arrojadiza de una furcia polaca. Le encontraba más utilidad y mejor conversación.
—Tomáoslo con calma, tortolitos, parecéis un matrimonio —dijo Lola.
Molly recogió la cabeza de Butcher Greg y la acomodó en su vanguardia. Le acarició el pelo.
—Pobre cabecita loca –dijo.
Me pregunté qué diablos hacía en un túnel subterráneo con una alcahueta, un loro mojado, una polaca que respetaba los tratos y la cabeza de un hombre muerto. El túnel olía a humedad y había cabos de vela en el suelo y, sin embargo, estaba bien apuntalado de vigas. La linterna de Lola se estaba agotando y no se veía más allá de los dos pasos.
—Saco de mierda —dijo el Profesor Charmé.
—¿Hacía dónde conduce esto?
—Nunca he pasado de aquí. Es uno de los túneles que excavó el infame Doctor Holmes, así que supongo que llevaría a su hotel, pero hace tiempo que lo derribaron.
—El Doctor Holmes es un cuento de viejas —dije.
—¿Quién es el Doctor Holmes? —preguntó Molly.
—Un asesino depravado —dijo Lola y se hizo una cruz en la frente.
—El Hombre del Saco —dije—. Acuestan a los mocosos con sus cuentos para que no den la tabarra.
—No es un cuento. El doctor Henry Howard Holmes mató a quinientas personas durante la Exposición Universal del noventa y tres. Construyó un hotel en forma de castillo con setenta habitaciones lleno de pasadizos secretos, habitaciones selladas y cámaras de gas.
—Pasadizos secretos —dije—. Me voy a manchar los pantalones de miedo.
—Ya los tienes manchados, puerco —dijo Molly.
—Pero no de miedo —dije.
—Manchados de pura mierda, cerdo indecente.
—Pero no de miedo.
—Necesitaste dos tiros a bocajarro para acabar con el padre Montenegro, artillero. Que en paz descanse.
—Pues que hubiese estado barriendo la sacristía y no confesando a Yvette la Troyana.
Lola recogió cabos de vela y los prendió con un fósforo. La linterna de botella que había improvisado estaba en las últimas.
—Dame la cabeza de ese desgraciado —le dijo a Molly.
—Es mía.
—Dásela o te pego un tiro —le dije apuntándole con la Loomis.
Lola clavó dos velas en los agujeros de las orejas de Butcher Greg y las llamas chamuscaron la piel del difunto sacando olor a parrilla.
—Al diablo —dije, y le metí a Butcher Greg los cañones de la Loomis en la boca hasta clavárselos en la garganta y quedó algo parecido a una antorcha.
—Madre de Dios —dijo Molly.
—¿Se te ocurre algo mejor? —dijo Lola.
—Avancemos por este agujero, por la madre de Cristo —dije.
Abrí el paso alumbrándome con la cabeza de Butcher Greg. Lola venía detrás con el Profesor Charmé y Molly cerraba la excursión descalza y rezando padrenuestros.
—Son como las catacumbas de Roma —dijo.
—¿Te pasaste la niñez en la catequesis? —le dije.
—Me gustaría saber dónde pasaste tú la infancia, asesino de curas. Seguro que robabas calcetines de los tendederos.
Seguimos caminando durante horas, evitando los túneles secundarios que bifurcaban el recorrido. Vimos varias calaveras y puertas selladas. Las ratas empezaron a abundar y Molly se puso nerviosa porque estaba descalza. El pelo de Butcher Greg se prendió y tuvimos más luz. Butcher Greg el Tobillos, desgraciado hijo de una raposa con tiña, resultó que al final fue un hombre útil para la sociedad. Me acordé de su difunta mujer.
—Mary Ann la Sorda, pobre furcia borracha, mira a tu marido y dime si no sirve para nada.
—¿De que hablas? —dijo Molly.
—Saco de mierda —dijo el Profesor Charmé.
Llegamos al final del camino y nos dimos de bruces con una escalera hecha con tablones clavados en la pared que subían hacia una trampilla. Olía a hombre muerto, a ocena y a podredumbre.
—Fin de trayecto, señoritas —dije.
—Empolvémonos las narices y vamos a alternar en sociedad —dijo Lola.
Subí por la escala con una mano manteniendo la Loomis con la cabeza de Butcher Greg preparada para lo que viniera. Abrí la trampilla con la cabeza y me dio el sol en la mollera. Saqué medio cuerpo al exterior y vi a los cuervos comiendo los ojos de los perros muertos.
—Rat´s Paradise —dije—, un lugar para echar raíces.
Nick Adams avanzó hacia nosotros sorteando los somieres rotos y se quedó mirando la escopeta con la cabeza de Butcher Greg con las dos velas saliéndole de las orejas.
—Bullet, usted nunca dejará de sorprenderme —dijo—.¿Qué diablos es eso?
—Una antorcha —dijo Lola.
—Es puro Art Decó —dijo Nick.
Disparé la escopeta y la cabeza de Butcher Greg se desintegró en el aire corrompido. Después le di un culatazo a Nick en la frente y se puso a sangrar. Le pisoteé en el suelo, le levanté de la camisa y le volví a tumbar de dos puñetazos en el cuello. Casi se ahogó.
—Lo necesitamos vivo, Bullet —dijo Lola.
—También nos sirve medio muerto —dije y le clavé la rodilla en las tripas apoyando todo mi peso sobre él y le sacudí una serie en las costillas que le hicieron gemir como un perro con las patas rotas. Se le hincharon las venas del cuello porque no podía respirar y escupió litros de sangre y saliva. Le zurré dos golpes de distancia corta en la boca y oí como se le quebraron los dientes. Le perdoné la nariz por si un día le recetaban antiparras. Tengo guardado un sitio en el Paraíso por ello.
Lola se hizo con la Loomis y me la apoyó en la nuca. Podía haber girado y arrebatársela, pero la dejé improvisar porque a las mujeres hay que estimularlas porque si no se retraen y no salen de la cocina.
—Maldita sea, Bullet, te he dicho que lo necesitamos vivo.
—Cristo, Bullet, pensaba que éramos socios —dijo Nick y escupió un diente.

112 comentarios

  • Usted es nuestro Cormac MacCarthy. Un regalo de los viernes.Asi empiezo el finde guerrera y con ganas de dar matarile al primer capullo o florecílla que me cruce.

  • Qué bueno, como siempre. Todo el texto sorprendiéndote de acierto en acierto. Pero lo de la cabeza antorcha ya es la hostia.

  • Qué risa el Montano de hoy:
    «Me he acordado del referéndum que un diputado de IU por Málaga, Antonio Romero, montó en su pueblo hace años. Invitaba a que se votase (con efecto “no vinculante”, eso sí) entre Neoliberalismo y Humanidad. Ganó Humanidad por abrumadora mayoría. Es cierto que no dejaron votar a los animales (ni a los marcianos), pero no hay que ponerse tiquismiquis. Lo mejor fue la sugerencia de Teodoro León Gross desde su columna en el diario Sur: que se hiciera otro en que los electores pudiesen escoger entre Humanidad y un apartamento en Roquetas».

  • Me gustaría un día, un año o tanta salud y horas tienen para leer tanto. O leen por encima o no me explico. Que no doy abasto con sus azulinos. Ni tiempo tengo.

  • 17/10/2014 A LAS 09:44
    PROCURO FIJARME
    17/10/2014 a las 09:17
    Es fauna de pasadizo, Bonnie.

    ¡¡¡Argggggggg!!! ¿El de la Rabia o el del Ébola?
    ..en ambos casos susto y muerte.(MIEDITO)

  • Anoche conseguí colarme en la cata de sake organizada por el IESE en el Yashima. Nueve “bodegas” niponas trajeron sus mas refinados productos para solaz de unos cuantos ignorantes y dos o tres que sabíamos de qué va la cosa. Entender un poco de sakes es fácil pero pareciera un arcano imposible para los españoles. Basta con saber que el JUNMAI es el único que solo se elabora con arroz y agua, todos los demás llevan alcohol añadido. El otro dato es la cantidad de grano de arroz (el core del grano en realidad y no los alrededores) que lleva: HONJOZO 70%, GINJO 60 y DAI-GINJO 50.

  • Compro follenites señor Perro, compro y pago con tarjeta ávida y sospechosa de un mal querer no me explico qué hizo la siguiente con dos cosas

  • X. se dirigió a su trabajo en Z., a un enorme edificio blanco construido por Y. y a donde se había mudado la empresa en tal año.

    Para escribir una frase semejante, con los datos exactos, he tenido que escribir un mail a un desconocido preguntando por una ubicación exacta y hacer una búsqueda en una docena de libros y en otras tantas páginas web. Si sigo así no voy a terminar en mi puta vida.

    ***

    Yo a Olmos ya no lo comento, porque se me terminaron los elogios. Me declaro fan, eso sí, del Profesor Charmé, de quien auguro un infausto final.

  • 17/10/2014 A LAS 13:04
    TAREIXA
    Compro follenites señor Perro, compro y pago con tarjeta ávida y sospechosa de un mal querer no me explico qué hizo la siguiente con dos cosas

    Qué divertida eres, Terecksa.

  • O sea, el mejor sake sería un Junmai Dai-ginjo, pero es tan caro que es mejor olvidarse. Basta pues con beber un Ginjo o un Honjozo. Los % que puse antes son confusos, quédense con que el orden por contenido en core del grano es: Dai-ginjo, Ginjo y Honjozo. Por debajo de esos estándar que se lo beban los amarillos.

  • Mi restaurante japonés favorito, Himawari, tiene una carta de 50 sakes. No sabía lo de “Junmai Dai-ginjo”, siempre había creído que era sólo Junmai o Junmai especial y que el Ginjo era el mejor, porque en esa carta suele ser el más caro.
    Pero bueno es saberlo, aunque yo voy por la sopa de Udon del menú del día, que es lo mejor que he comido nunca. Me alimentaría sólo de esa sopa.
    ¡Jambre!

  • La semana me va a dejar un regusto dulce y optimista. El lunes me invitó a comer un amigo magistrado; al llegar a recogerle me dijo que iba con retraso y le quedaban tres juicios, y que podía esperarle en la sala observando como perpetraba justicia.
    El dispositivo que observé es digno de elogio: grabación en vídeo, intervenciones razonables de las partes y del juez, atmósfera digna sin excederse. Todo ello, al fin y al cabo, para dirimir miserias: un swap ligado a una hipoteca, conflictos de comunidad de propietarios, la joven que reclama que su ex pague las multas y embargos del coche que conduce y que está a su nombre, en una historia en la que se adivinan prólogos llenos de desamor y rencores.
    Hoy he visitado el IRB, centro de investigación donde hacen algo más que bailar y donde cultivan mis genes antes de otorgarles el Nobel. Gente con talento trabajando duro cada uno en su puesto, amb il·lusió.
    En fin: lo que vemos en las noticias no refleja que cada día millones de personas dan lo mejor que pueden de sí mismo en este país, y que los resultados a veces son para estar orgulloso.

  • Una cosa. No tengo sonido en youtube. ¿Le pasa a alguien más? ¿Es mi anciano mac? Me suenan los discos y los podcast, o sea que no es el sonido. ¿Sabe alguien cuál es la solución? Y si no, ¿sabe alguien cuál es el problema? ¿Me van a decir que no es un problema porque no tiene solución?

  • El vídeo, aunque mudo, me ha encantado. Pero no he podido dejar de fijarme en el hombre de color negro que juega con un pelotón con bandera. Ya sé que es hipertrofia aguda del órgano de la susceptibilidad, gran epidemia. (La culpa es del murciégalo de pasadizo).

  • 17/10/2014 a las 12:47 bolaño
    Procu, estoy en clase con RAE, rey y reina.

    Jo, Bolaño. No me diga que ha estado aquí. Los hay suertudos palaciegos. Y hasta les habrán convidado luego de los discursos a pinchos de minisalchichas y vasos de Kas, como si lo viera. Qué envidiosa soy, cuánto se sufre.

  • 17/10/2014 A LAS 15:12 PROCURO FIJARME
    Una cosa. No tengo sonido en youtube. ¿Le pasa a alguien más? ¿Es mi anciano mac? Me suenan los discos y los podcast, o sea que no es el sonido. ¿Sabe alguien cuál es la solución? Y si no, ¿sabe alguien cuál es el problema? ¿Me van a decir que no es un problema porque no tiene solución?

    Proc, pase el puntero del ratón por la zona inferior de la imagen de youtube. Si ve que junto al icono del altavoz hay una x de color rojo es que el sonido está desactivado. Los youtubes de Facebook se activan automáticamente al pasar hacia abajo la página, PERO SIN SONIDO, por lo que es necesario hacer clic en el icono del altavoz. Supongo que no le pasa lo mismo en ÇhøpSuëy Fanzine On The Rocks.

    http://youtu.be/ScSHEnFNRck

  • También puede ser que tenga desactivado el altavoz en el Mac. Mire por ahí en el teclado o vaya a la configuración del invento (lo siento, quizá alguien con Mac pueda ser más específico con la ayuda).

  • Al hilo de lo ocurrido con las tarjetas de Cajamadrid, más nos vale convenir que la codicia es una expresión fenotípica de un gen, posiblemente el mismo o contiguo al que codifica el deseo. Es por tanto universal, y las organizaciones sociales exitosas deben proveerse de sistemas de limitación eficaz de la misma en todos sus actores, para evitar efectos desmoralizadores en el resto. De ahí que el éxito suele acompañar a la combinación de propiedad privada y mercado transparente, que lleva en su seno estos sistemas (yendo bien), y que brilla por su ausencia en inventos como las Cajas.
    Ya lo advertía Juan Carlos Rey en los billetes de 5000 pesetas: “Todas las aspiraciones son legítimas, y todas deben, en beneficio de la comunidad, limitarse recíprocamente”

  • “Así es cómo los virus han trabajado siempre, nosotros, ese es el gran cambio”, dice Mark Woolhouse, profesor de Epidemiología de enfermedades infecciosas en la Universidad de Edimburgo. “El gran cambio ocurrió probablemente varios miles de años atrás cuando nos convertimos en una especie de multitud y eso dio a estos virus nuevas oportunidades que no tenían antes en los seres humanos. Desde entonces, de vez en cuando un nuevo virus ha llegado y se ha aprovechado de esta especie nueva, muy densamente poblada, saturada de seres humanos por lo que ahora se puede propagar entre ellos mucho más fácilmente. Ese proceso todavía está pasando; los virus aún nos están descubriendo. Nos gusta pensar que descubrimos los virus, pero es que también los virus nos están descubriendo a nosotros”.
    Es largo pero interesante.

  • Yo soy el experto informático en mi «oficina» porque una vez unas compañeras me llamaron para reparar un proyector que no funcionaba al conectarlo al portátil. Esto lo he contado mil veces, pero no me canso. Cuando, con toda la humildad que este pobre proletario de Soria fue capaz de mostrar, dije que a lo mejor habría que enchufarlo, una de ellas, ante el éxito de mi propuesta, protestó enfadada diciendo que lo que más le molestaba era que hubiera sido un hombre el que blablablá. Y a aguantarlo, claro, porque como protestes te conviertes (públicamente) en el asqueroso machista que eres (en privado, y por injusticias así).

  • El ministrín este de Madrid, que dijo que ya venía comido a la política, y no había más que verlo, me recuerda al médico de pulmón y corazón del que hablaban Faemino y Cansado. Qué papada oyes, tú qué eres, de pulmón y corazón o un pelíncano.

  • holmesss 17/10/2014 a las 16:46
    Al hilo de lo ocurrido con las tarjetas de Cajamadrid, más nos vale convenir que la codicia es una expresión fenotípica de un gen, posiblemente el mismo o contiguo al que codifica el deseo. Es por tanto universal,

    Por eso me pregunto: ¿se están buscando black cards en el resto de Cajas?

  • También lo he contado (y – como el levantarse cada día con un dolor nuevo -, haber contado TODAS tus anécdotas es que ya estás pasadito).

    En un cursillo impartido por un manager account de ORACLE, empresa dedicada la informática, el manager ese no consigue poner en marcha el proyector conectado al portátil, pasa el tipo de mantemiento, con mono de trabajo y destorinillador en el bolsillo trasero, le basta una mirada para comprender. Se acerca, pone el “on” et voîla.

  • He trabajado dando sporte informático y es absolutamente verídico (quizá ahora menos, con la tecnología tan presente en nuestras vidas) que son muchos los usuarios que llaman por esos motivos: no haber enchufado/encendido el aparato, llamar poque en la pantalla les dice “pulse cualquier tecla para continuar” (“¿qué hago, pulso una tecla?”), los que no han quitado el papel transparente del tóner de la impresora, los que cuando les dices que apaguen el ordenador apagan el monitor, al que le dices “¿Estás en el escritorio de Windows?” y te responde “No; estoy en mi despacho”
    Ya, ni hace gracia

  • La ilustración de hoy ha tocado techo, como las entradas de esta semana. Hace poco, ay, tocamos fondo, pero hemos remontado el vuelo.

  • No quiero presumir de informática porque no soy, en absoluto, un experto en nada, pero sí he comprobado, en casi todos los trabajos en los que he estado (y han sido muchos) que mis conocimientos suelen ser de nivel alto. Digo informática, pero en realidad es con cualquier cachivache electrónico: cámaras de fotos, magnetoscopios, televisores, equipos de música, grabadoras… y hasta lavadoras y lavavajillas. No me atrevería a afirmar que hay un componente sexual en el asunto porque tengo muchos amigos (de hecho, casi todos) que le tienen terror a la tecnología. A veces, para halagarme, suelen decirme que tengo “mucha mano” para ello o que soy capaz de hacerme con programas complejos en poco tiempo (cosa que, por otra parte, debería ser incompatible con mi tendencia a la lírica). En realidad, carezco de superpoderes; simplemente hago lo que la gente no suele hacer, leer los manuales de instrucciones y practicar.

  • MUY TONTO. En Frisco la recepcionista del hotel me dijo “Two keys?” y le contesté: “Yes, two kids, but they’re in Spain”.

  • Estos días me ha venido a la cabeza una cosa de mi madre que tiene que ver. Bastante antes de que se le manifestaran las señales del deterioro imparable, de que se fuera a vivir definitivamente al continente alzéimer, le regalamos un teléfono móvil de esos de teclas grandes. Nunca aprendió, no quiso, no le interesaba en absoluto. Ya sé que en este asunto hay algo biológico incontenible, pero estoy también convencida de que el deseo de aprender es a la vez la señal del funcionamiento de la inteligencia y su verdadero alimento.
    Lo que no sé es cómo se da de comer al deseo de aprender. Y menos el deseo de aprender las cosas tecnológicas, tan aburridas y dificilísimaz. ¿Y si mejor me pegan unaz hoztiaz en la cabeza en vez de?

  • Hola.

    http://aberreisions.wordpress.com/2014/10/17/gilipolleando-estampas-nocturnas/.

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Nombre *

    Correo electrónico *

    Web

    Comentario

    Recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada.

    Recibir un email con cada nuevo post.
    octubre 2014 L M X J V S D
    « sep
    1 2 3 4 5
    6 7 8 9 10 11 12
    13 14 15 16 17 18 19
    20 21 22 23 24 25 26
    27 28 29 30 31
    ÇhøpSuëy en la red

    Buscar en ÇhøpSuëy
    Buscar:
    ÇhøpSuëy en datos

    Usuarios conectados: 1
    Visitas hoy: 861
    Today Visitor: 253
    Yesterday Visit: 896
    Yesterday Visitor: 277
    Total de visitas: 178102
    Total Visitor: 55667
    Total entradas: 165
    Total comentarios: 19242

    Comprar
    Suscríbete a ÇhøpSuëy por email

    El Tmblr de la Srta. Bellpuig
    RSS Arcadi Espada

    Guía para legalizar el 9N 16/10/2014

    RSS Santiago González

    reglamento ad hoc 17/10/2014

    RSS Manuel Jabois

    Tenían un sueldo millonario y pírrico 17/10/2014

    RSS Horrach

    DEBUT TELEVISIVO 16/10/2014

    RSS Los días de la playa

    Los factores de un comienzo 13/10/2014

    RSS José Antonio Montano

    El proceso mortadelista 16/10/2014

    RSS Juan Tallón

    Pero aféitate, mamarracho 13/10/2014

    RSS Martín Olmos

    Velada en el jardín: John Huston contra Errol Flynn 04/10/2014

    RSS Aberration’s Blog

    GILIPOLLEANDO (ESTAMPAS NOCTURNAS) 17/10/2014

    RSS Pirata Jenny

    Caravana 16/08/2014

    RSS Procuro fijarme

    Caballitos y dragones 10/10/2014

    RSS Perroantonio

    Una tarde con la canalla 01/09/2014

    RSS Campos de fresa

    Con una cinta de seda 01/10/2014

    RSS Tipo Material

    Última cuestión. 31/08/2014

    RSS Sergio Campos

    Libres e iguales 25/09/2014

    RSS Tormentas de estación

    Black coal o el sopor del epíteto guturado en chino. 05/10/2014

    RSS Las cintas de Albert

    Clementine Kruczynski 25/08/2014

    RSS Cuaderno milanés

    Una ventana de Edimburgo 15/10/2014

    RSS Luis Artime

    Los vidrios rotos 08/10/2014

    RSS Go West, Mae

    Kadish por un hijo. 01/09/2014

    RSS El blog del Crítico Constante

    Qué mirarán sus ojos negros 14/10/2014

    NJ3
    Pecios
    Dame un leuro, payo…

  • Gustav, aunque a ti te aprecie (como amigo), las cosas como son: aunque tu Muy Interesante post sobre los dedos, la agresividad y la testosterona tenía un contenido análogo al del doctor Cormillot, hay que reconocer que éste pintaba caritas en los dedos y tú no. Al César lo que es del César y a Cormillot lo que es de Cormillot.

    Un punto para él.

    (Y ahora que no te dé la llorera, que te lo digo con cariño.)

  • ¡Sitaaa! ¡Que el Gómez se ha hecho piiis!
    ***
    Esa discoteca es un álbum, Gómez. Yo tenía uno que se llamaba «Vida y color» y era de animales, dicho sea con gran respeto y cariño por sus personajes de la discoteca. Me ha gustado mucho la entrada; y también el recuerdo que le ha puesto la Bonnie.

  • Tiene razón, Funes. Qué recuerdos. He visto que es ¿de 1965? No estoy segura de si compraba los cromos con siete o diez años, pero nací en el 63. Me ha sorprendido mucho que durara tanto.

  • En la consulta de un gine vi un aparato con un texto en DYMO: COMPROBAR LA TENSIÓN. La enfermera confesó que era un recurso para no olvidar pulsar el interruptor.

  • Parra arreglar una bicicleta japonesa hace falta paz de espírtitu.
    (De un manual técnico de instrucciones, citado por Robert M. Pirsig)

  • De entrada, querida Procuro, nunca me ha parecido que el término “novela” sea aplicable a esta obra. En cualquier caso, y aunque la leí hace muchos años, la primera parte me pareció sencillamente excepcional, de lo mejor; del mismo modo que confieso que la segunda se me hizo interminable.

    Recuerdo, por ejemplo, un capítulo en el que hablaba sobre los fantasmas:

    Las leyes de la naturaleza son invenciones humanas, como los fantasmas. Las leyes de la lógica o de las matemáticas son también invenciones humanas, como los fantasmas. Todo eso es invención humana, incluida la idea de que no es invención humana. El mundo no tiene existencia alguna fuera de la imaginación humana. Todo esto es un fantasma, y en la antigüedad fue reconocido como tal todo ese bendito mundo en el que vivimos. Está dirigido por fantasmas. Vemos lo que vemos porque estos fantasmas nos lo enseñan: los fantasmas de Moisés y de Cristo, y del Buda, y de Platón, Descartes y Rousseau, y de Jefferson y Lincoln (…)

  • Bueee, ¿libro? Lo cogí con ganas (aquí escribí), creo que coincido en la curva ascendente-descendente del interés que dibuja. Me incomodaba mucho el altar que levantaba a la paranoia de su alter ego «Fedro», y me pasmaba la frialdad a menudo cruel con su hijo, en medio del turre de la revisión universal de la filosofía- ¡UF! Pero reconozco que tiene varias genialidades muy cautivadoras.

  • Los pucheros de Junqueras ayer en la radio (ver AE) no me han dado ni vergüenza ajena. Lo anoto como la excelente señal que es de que las personas con empatía enfermiza también tenemos límites.

  • Es viejo de un mes y largo, pero no puedo evitar compartirlo con quienes de ustedes no tienen (benditos sean) FB. Tenéis que fichar a este tío para el fanzine sí o sí.

    50 SOMBRAS DE LUISI

    Salgo de musicoterapia y voy a tomar algo con las amigas. Con todas menos con Reme, que le ha dado la ciática en la conga y se ha marchado a casa. Vamos a un sitio nuevo que conoce Virtudes que por dos euros te ponen una caña y un pincho así de grande, que con un par ya has cenado.

    Allí la Marce nos cuenta que se está leyendo el libro ese de darse azotes. Por lo visto es de un señor rico que coge a una chica jovencita y en vez de darle besos y hacerle arrumacos la toma por una piñata y la escaralla. Es lo que se lleva ahora en el sexo. Claro que a ella le debe gustar porque vuelve a por más, como la gata flora, que si se la metes grita y si se la sacas llora.

    El caso es que de camino a casa no dejo de darle vueltas al tema y me sorprendo a mí misma pensando en hacer algo parecido con Manolo, que es lo que tengo disponible. No es que a mí me guste que en la cama me traten como a una yegua, pero a lo mejor así resucitamos nuestra vida sexual, que lleva muerta desde que empezó a tener más tetas él que yo.

    Llego a casa y me doy una ducha de las esmeradas, poniendo especial énfasis en frotar el peluche y aledaños, que quede apetitoso. Luego voy al salón en ropa interior, apoyo una mano en el marco de la puerta y le digo a la cosa esa que hay despatarrada en el sofá que me acompañe a la habitación.

    Él no entiende nada pero obedece, por no discutir y porque el tema pinta retozón, que no acostumbra. Así que se pone en marcha y cuando pasa junto a mí le suelto un manotazo en el culo y un “que te como, pirata”. Crece su extrañeza.

    – Luisi, ¿has bebido?
    – Calla, señor Bermúdez, y tira que te voy a dar la paga -. Le doy otro azote mientras avanzo detrás de él.

    Manolo en estas cuestiones muy exquisito no se pone. Cuando cruzo el pasillo y le doy alcance, él ya está con los calzones por los tobillos diciendo “rápido, que empieza el Pasapalabra”. Pero no le hago caso. Hoy no va a ser el “aquí te pillo, aquí te mancillo” de siempre.

    Le digo que se tumbe boca abajo y pienso. Necesito un látigo, que es muy erótico, que me lo ha dicho la Marce, pero en casa no tengo de eso así que cojo un cinturón, uno con la hebilla de golfi. Así, en bragas y con un antifaz de cotillón, le arreo un latigazo en la espalda. Manolo se caga en mis bisabuelos, en mi gazpacho y en el ministro de hacienda.

    Hay que pensar otra cosa porque la dominación con latigazos no ha dado los resultados esperados. Manolo sigue retorciéndose intentando que la mano le alcance la zona donde le he atizado para aliviarse el escozor. Así que ahora me tumbo yo en la cama y le pido que me dé azotitos. A la segunda hostia que me suelta en el culo con la manaza abierta, que la tiene como una peineta de berenjenas, estoy empotrada contra el cabecero de forja toledana. Esto parece un rodeo americano. Así tampoco.

    – Te voy a estimular el punto ge – le digo con sensualidad, pasándome la lengua por los labios. Quizás haya exagerado un poquito el matiz sexy y haya parecido una vaca bebiendo, pero bueno, ya está hecho.
    – Eso – dice él -. Bájate a los columpios que tengo la mazorca a punto de hacer palomitas.

    Para mí que este no se ha enterado muy bien de lo que le voy a hacer. Me humedezco un dedo con saliva y le pongo la banderilla. Manolo clava las uñas en las sábanas, aprieta los dientes y su voz se vuelve aguda. Su cara ahora mismo es como dos huevos fritos con labios.

    – Hiiiiiija de puta…

    Saco el dedo deprisa. Ya no sé ni por qué sombra voy, pero a las cincuenta me da a mí que no llegamos. Voy a pasar al erotismo verbal. Esto no puede fallar porque lo he visto en un montón de películas españolas y siempre funciona.

    – Manolo, dime cosas feas
    – Guarrilla
    – Eso es
    – Putita
    – Así, sigue, dime más
    – Cotilla, histérica, eres como tu madre, todo el día tocando los cojo…
    – Pero qué hablas, borracho
    – Yo a esa señora no la quiero más aquí en Nochebuena
    – Mira, Manolo, mi madre vendrá a esta casa cuando ella quiera. No empecemos otra vez con lo mismo, te lo pido por favor.
    – Bueno, pero hay mandanga o no hay mandanga
    – Ya por no oírte, hijo mío
    – Venga, ponte boca arriba, a ver si me da tiempo de ver el rosco, que hay casi un millón de bote
    – ¿Ya estás dentro?
    – Qué hija de puta de eres

  • Muy bueno, Pirata. Y la Luisi, una fenómena completamente en la línea antilujuria del ÇhøpSuëy.
    ***
    Lo que a usted le parezca me va bien, Gómez, porque no tengo ideas al respecto. Me he acordado de una reseña que he leído hace poco sobre la primera novela de Carrère; el crítico, J. Aparicio Maydeu, observa que «novela es todo aquello que se lee como tal». Una definición tan poco ambiciosa como cómoda. Yo leí Zen y arte de mantenimiento de la motocicleta empelando automáticamente el marco ‘novela’, ni me puse a pensar. ¿Cuenta una historia y no tiene notas a pie de página? Pos novela. Que luego leo las novelas como si fueran otra cosa, eso también.

  • Hablando de lujuria, la frase de Junqueras, «Hagámosolo ya»: que tire la primera piedra el que no la haya pronunciado alguna vez, aunque sea sin lágrimas. Vivimos tiempos confusos.
    Lla me callo.

  • Perro, no le haga caso a ese Ridley mientras no explique en qué distingue lo biológico de lo ambiental. Por ejemplo, el clima -nada tan ambiental como él o que afecte a los organismos vivos más que él- ¿dónde lo metería?

    Igual Ridley ha identificado lo ambiental con lo social, lo que no puede ser más desatinado en ese lugar porque es como pensar que un sociólogo va a admitir el libre albedrío dentro de los mecanismos sociales que permiten calificar de científico a ese sociólogo que los estudia. Casi es lo mismo decir que la sociología es una ciencia y que no soy culpable porque la sociedad me ha hecho así.

  • Más admirable me parece ahora a mí que nos convencieran los sociólogos de que todo, no sólo nuestros actos, era social. Que tire la primera piedra el que no haya hablado, estando a su disposición el sintagma, de la construcción social de la realidad.

  • Confieso que mentí: la libertad política no es hacer lo que se quiera sino hacerlo porque se quiere. Si te obligan a hacer lo que quieres hacer, no lo haces libremente.

    ¿Y si lo que te obligan a hacer es lo que, además de quererlo, has decidido hacer? No sé qué responder.

  • Releo un texto de Habermas de los años 80 referido a la RFA. Afirma que tras la Segunda Guerra Mundial hemos entrado en el periodo de las “identidades postnacionales”, superando definitivamente las concepciones hegelianas del Estado-nación como rector del destino de la humanidad. Hoy, afirma el filósofo aleman, no cabe hablar de patriotismo nacional sino de patriotismo constitucional, pues este concepto de reglas autolegisladas la que da sentido y cohesión a una comunidad.

  • Estas ideas están mas que vigentes en España, pues lo que da cohesión a la sociedad actual es la Constitución del 78 y no la identidad nacional española tan cuestionada por “hunos” y otros. En este contexto resulta grotesca la pretensión de Cataluña de tener un Estado propio basado en su pretendida identidad nacional.

  • Ocurre -o ésa es mi impresión- que la cohesión requiere inteligencia (entendimiento) del mecanismo alambicado de la ley, y no voluntad, o solo la voluntad que nace del deseo de entender más. (Dicho en modo Gengis, dentro de mi limitaciones).

  • Venimos de una Guerra Civil, antesala de la Mundial, y de una Dictadura que resultó exitosa al crear una clase media que no existía y unas estructuras políticas que mediante la Transición devinieron en la Constitución del 78. Ello derivó en nuestra entrada en la UE y en la consolidación de un Estado democrático y social. Aquí está la línea roja con los independentistas, no van a destruir lo que tantos muertos y sufrimientos ha costado.

  • Bolaño, estas sencillas ideas que expongo, no están al alcance de una mayoría de personas embrutecidas o intoxicadas por la locura nacionalista.

  • Resulta sorprendente el testimonio de Vernon Valters, embajador de Nixon aquí durante muchos años. Cuenta que se entrevistó con el Dictador para preguntarle qué sería de España tras su muerte. Franco con gran sangre fría le dijo que llegaría la democracia y la pornografía a través de las Instituciones que había creado ( se refería a la Monarquía), pero que iría todo bien gracias a la existencia de la nueva clase media que ya era mayoría en España. Hijos de esa clase media somos casi todos los que estamos aquí y hemos construido entre todos este Estado post nacional y Constitucional del que disfrutamos.

  • El patriotismo constitucional es un concepto al que yo lo quiero mucho.

    Nació para que los alemanes occidentales se conformaran, después de la segunda guerra mundial, con vivir en un estado más pequeño que el que habían conocido.

    Fue Dolf Sternberger el que tuvo la feliz ocurrencia de encontrar algo que pudiera servir de seña de identidad de la RFA. Nada de suelo, nada de sangre; el mejor candidato a hacer de cemento identitario era la constitución (año 1949) a la que debía esa república su origen legal.

    No debió de consolarles mucho cuando a la primera ocasión, con la caída del muro, recuperaron el territorio perdido.

  • Me gusta decir que el objeto del patriotismo constitucional no debe ser una determinada constitución sino la voluntad de ser gobernados constitucionalmente.

    Y aun me gusta más decir que el objeto del patriotismo constitucional no es -por más que se engañe la mayoría de patriotas constitucionales- otra cosa que un pueblo territorialmente concentrado, el mismo que tiene la voluntad de ser gobernado constitucionalmente. La constitución es el modo, no el tema.

  • Como ocurre siempre, cabe decir las cosas al revés. Por ejemplo, que el pueblo asentado en un lugar no puede ser algo previo a la constitución gracias a la que él mismo queda constituido legalmente. Así, el objeto del patriotismo español sería España, pero por el exclusivo motivo de que España es, para los efectos legales correspondientes, un concepto de la constitución vigente; y así, la actual Alemania, aun siendo más grande que la vieja RFA, que nació gracias a la constitución mencionada, es una continuación de dicha república, o mejor dicho, es ella.

    Esta manera formalista de ver las cosas me tira mucho, pero ello no me lleva a olvidar las tierras pantanosas, irracionales, históricas, en las que se sustenta en última instancia ese juego doctrinal.

  • El club de fans de Calaza me hace llegar este enlace calentito, cuyo contenido, me temo, puede ser entendido como un guiño del maestro a la Academia Sueca ante la próxima concesión del Nobel.

    http://www.farodevigo.es/opinion/2014/10/19/nobel-economia-precio-rioja/1115014.html

    Y hablando de premios. Dicho club también tiene a bien informar a los distinguidos lectores de este fanzine que el próximo sábado se celebrará en la playa de Patos la final del XX concurso de Miss Camiseta Mojada que organiza, como cada año, la discoteca O Centollo Xeitoso. No falten.

  • Aunque soy mas de Echenique, la frase de Iglesias “el cielo no se consigue por consenso sino por asalto”, me subyuga. Asaltar los cielos fue el objetivo de los revolucionarios franceses, los románticos alemanes y de los comunistas en general. Nunca una metáfora generó mayor ilusión y tanto dolor.

  • Hace tiempo que vengo comentando ls ofertas de Lidl en los vinos. He recomendado aquí algunas de sus gangas. La postura de Marqués de Cáceres es ridícula, teniendo en cuenta sobre todo la vulgaridad de sus vinos. El blanco (viura) que comercializan por ejemplo en Mercadona es caro y malo. La oferta de vinos de esta superficie roza lo delictivo, por su infamante calidad. Solo salvo el Borsao. Incluso la oferta de Día es mejor.

  • La perspectiva cierta de la desaparición definitiva del pequeño comercio independiente, que observa Calaza, me sume en un pozo de melancolía muy negro, como la propia palabra indica. El comercio tiene una trascendencia enorme para la vida de las poblaciones, que se han ido constituyendo alrededor de sus comercios; las tiendas son el hombre de Vitruvio de la medida humana del consumo. «¿Tiene bolis azules?». Y te sacan dos: este y este. «Pues ya me lo pienso». Y después de un rato dices que mañana vuelves, y ya al día siguiente con las ideas más claras pasas otra vez y te llevas un rotu. La grande bouffe de la desmesura de los centros comerciales o la oferta electrónica, además de transformar las calles en no sé qué, nos va a hacer reventar por todas las costuras. Entre otras cosas que se me ocurren del mismo tono banal y rancio que esta que dejo aquí, en la seguridad de que me corregirán ustedes con algún comentario más inteligente y menos tópico, lo cual a mí me va a servir para sacar por lo menos una patuca del pozo que he dicho.

  • Los espantapájaros son geniales y dan para una serie. Pero me ha gustado mucho un buzón que es como una rajita sinuosa y encantadora en la parte baja de una puerta; con letrero, por si cupiera alguna duda.

  • Acojonante que acojona el relato de la asamblea fundacional de Podemos. No solo por la frase de apertura, que ha comentado el Marqués:
    “Ya me gustaría a mí descargarme de responsabilidad».
    «Lo dijo de manera muy clara Iglesias al defender su modelo de organización del partido, con un solo líder y cúpula frente a la propuesta del europarlamentario Pablo Echenique que plantea órganos colegiados».
    Todos somos contingentes pero él, ¡oh, él!, él es nesesario.

  • Este es un mensaje para Zeppi, que suele traer los fines de semana unas preciosas notas de savoir vivre, y le quiero decir que hoy, diecinueve de octubre, me he bañado en el Cantábrico, poniendo rumbo unas veces al Polo Norte y otras a America, y vuelta, chapla chapla con mi patito. Ayer, también. Nadie lo había previsto, ¡es un puto premio!

  • MARCO PARA FUMANCHUNGOS
    Sigo con el tema supermercado. Aunque aquí se ha hablado muy mal de Ikea (los camaradas Adps y Bremaneur han llegado incluso a hablar de fascismo) he de confesar que soy muy partidario. Todo lo que sea no pagar los precios desorbitantes que piden algunos comerciantes por trabajos ínfimos aunque especializados me parece muy ventajoso.

    Por ejemplo, he enmarcado los Fumanchungos en un marco STRÖMBY de aluminio negro 30×40 (5,99 euros) y he usado como fondo una cartulina en blanco roto de Caslon (1,70 euros). En total, por los dos, 13,68 euros más el trabajo de recorte. En la tienda de enmarcado, por un trabajo similar, también con marco de aluminio gris muy oscuro con acabado rugoso, me cobraron hace un año 90 euracos.

  • Jobar, a mí lo que me gusta es su pared de nervios.
    Por mi parte y la de mi Funestres, le he echado el ojo a un marco así de precioso en una tienda del pueblo; pero, en efecto, me han pedido una pienna a cambio, así que de momento estoy ahorrando para la operación de pienna y la cachava.
    ***
    Bremaneur, hoy en la revistilla de El País viene un reportaje sobre Berlín y berlineses, veinticinco años.

  • Yo en realidad también soy muy partidario PerroAntoine, de pagar la factura de Ikea quedándome sentado en el coche oyendo mis músicas o leyendo mi ÇhøpSuëy fanzine, mientras otros son los que sufren el estabulamiento nazi.

    Quïcir que el mobiliario de cocina que nos costó creo que algo más de seis mil leuros, en cualquier otro sitio habrían sido nueve mil o pur ahï.
    También, dicho de otro modo, no vuelvo si no me he de ahorrar miles de leuros. Elijo trato de presona humana con sentimientos, en el colmado que añora Procu, siempre que no me cueste un literalmente un riñón esa elección.

  • Para hablar del Ébola lo suyo es pedir cita al médico. Otra cosa es querer informarnos sobre todo lo que anda diciéndose a propósito de esa enfermedad, no por lo que podamos aprender sobre ella sino sobre los que opinan. Piensen ustedes, por ejemplo, en esa brutalidad, fruto de un miedo animal, que ha salido a relucir sólo con rascar un poco y que nos ha acostumbrado de golpe a hablar de “personas sospechosas de tener el virus”. Naturalmente, una vez que el instinto ha tenido a bien manifestarse, empiezan los eufemismos, como el del periódico que dió la noticia del “ingreso en el Carlos III de unos casos sospechosos”. Llegados a esta situación, espero que hasta Bremaneur deponga su silencio.

  • Percibo su inquietud porque esta semana no he despachado una historia de amor, pero no sufran: la que estoy estudiando precisaba dos semanas, y la abordaremos el viernes. El que quiera ir para nota puede ir preparando Vértigo, de A Hitchcock.

  • Homer: “Marge, voy a estar toda la noche escribiendo, así que prepara café, tómatelo y ponte a hacer hamburguesas”.

  • Sólo para filólogos descamisados. Lo pasa a través del mentidero una latinista israelí:

    Llega un centurión a un bar de la Suburra:
    – Póngame un martinus, por favor.
    – Querrá de decir usted decir un martini.
    – Oiga, si lo hubiera querido doble se lo habría pedido.

  • A tomar por culo el teclado. Ricominciamo:

    Llega un centurión a un bar de la Suburra:
    – Póngame un martinus, por favor.
    – Querrá usted decir un martini.
    – Oiga, si lo hubiera querido doble se lo habría pedido.

  • España es una unidad de destino en el despilfarro. Lo ha habido y seguirá habiéndolo. Ahora mismo, al que se dio cuando construyeron en Valencia una torre mirador propone la periodista Ana Pastor añadir el de abrirla al público.

  • La gente es muy rara. Sin ser ave quiere ver las cosas desde arriba, precisamente el sitio con las vistas más chatas y banales.

  • Por el deseo de no ver entiendo algo así como no querer hacer de nuestra vida una actividad unidimensional como sería la que se redujera a una visión atenta, predadora.