¡Qué causalidad!

LuchaGIF2
Por Fernando García.

El filósofo:
“La causalidad, con una apariencia o con otra, nunca ha desaparecido. Sería absurdo prescindir de ella, así que sigue vigente en la ciencia actual. Lo que ha ocurrido es que, sin su viejo compromiso con la idea antropomórfica de fuerza, ha ganado pureza: la que tiene toda función matemática”.

El matemático:
“Una función no define ni establece ningún tipo de relación causal. Una función es una aplicación o relación entre valores: un input es transformado por la función en un output. Informalmente, una función es una es una relación entre categorías cuya estructura se preserva”.

El tema de la causalidad aparece recurrentemente en el New Journal ÇhøpSuëy, las anteriores citas son del 6 de Octubre (Gengis Kant y Follandeiro respectivamente). Filósofos y matemáticos gustan enredarse en un lenguaje críptico que añade dificultad a un tema ya complicado por sí mismo, por lo que abordaremos el tema de la causalidad desde una perspectiva epidemiológica. La epidemiología utiliza conceptos matemáticos y de filosofía de la ciencia como herramientas y no como fines, lo que permite manejar un lenguaje menos formal y mas comprensible para el lector culto no especializado.

El mundo de las enfermedades infecciosas es útil para ver la proyección práctica de lo que estamos hablando. Existe una bacteria (legionella) que produce una enfermedad (legionelosis), que se suele transmitir a través de sistemas de aire acondicionado en mal estado de conservación. En el mundo médico se dice que la legionella “causa” la legionelosis. Esta tautología se repite con frecuencia pues a la enfermedad se le suele dar el nombre del agente causante, o viceversa. Para los epidemiólogos la causalidad no está tan clara, pues sabemos que la legionella es causa necesaria pero no suficiente para producir la enfermedad, es decir, no todos los pacientes en contacto con la bacteria desarrollan la enfermedad. Lo que sí podemos decir es que la exposición a esa bacteria se “asocia” con frecuencia a la aparición de esa enfermedad.

La fuerza de esta asociación se mide con la ayuda de las matemáticas, utilizando una razón conocida como Riesgo Relativo (RR) del cual también calculamos el intervalo de confianza. Cuanto mas se aleje el RR de 1 y mas estrecho sea el intervalo de confianza, mayor será la fuerza de esa asociación y menos dudas tendremos de que sea debida al azar. Pero el RR es una medida de la fuerza de la asociación entre estar expuesto a la bacteria y desarrollar la enfermedad, pero no una demostración de causalidad. “Una función no define ni establece ningún tipo de relación causal”, tal como afirma nuestro matemático. Cuando tenemos una asociación fuerte entre dos variables lo que generamos es una hipótesis de causalidad, que deberá ser probada por otros métodos, aunque como ya veremos la dificultad de encontrar una prueba definitiva de ella.

Si en una población hemos observado retrospectivamente una fuerte asociación entre la exposición a la bacteria y la enfermedad podemos diseñar un experimento que nos permita demostrar que hay causalidad. El mas obvio sería inocular la bacteria a una serie de pacientes y ver si desarrollan la enfermedad. Esto se hacía antaño, ahora se hace con animales y en un futuro cercano se podrá hacer con modelos in vitro. Teniendo en cuenta que la relación temporal no significa causalidad, es decir, el que la enfermedad se produzca a continuación de la exposición en un solo caso, habrá que hacerlo en una serie de casos. Pero como dijimos antes, habrá casos que sí se produzca y casos que no. De nuevo habremos de recurrir a las matemáticas para medir la fuerza de la asociación, que recordemos no significa causalidad.

El asunto es complejo y necesita de un cierto esfuerzo para comprenderlo. Podríamos decir que se establece la causalidad formalmente cuando a una causa le sigue un efecto en todos los casos, pero esto en biología casi nunca se produce. No obstante la fuerza de una asociación nos permite tomar decisiones como tratar a los pacientes con legionelosis con un antibiótico capaz de impedir el crecimiento de las colonias de legionella. Afortunadamente la Medicina no está en manos de matemáticos ni de filósofos. Todavía.

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓