Me acuerdo

cerebro

Por el Camarada Sergei.

Me acuerdo del núcleo duro.

Me acuerdo de mi cartera de preescolar y de unos papeles y unos gusanos que encontré en una zanja en el colegio, y de cómo los gusanos tiñeron los papeles y la cartera de violeta.

Me acuerdo de un compañero que se intoxicó con un bollycao.

Me acuerdo de que después de comulgar el López simulaba hurgarse los dientes con un palillo y yo me esforzaba por contener las carcajadas.

Me acuerdo de la biblioteca de mi colegio, del Patufet y de los libros para chicas de Enyd Blyton.

Me acuerdo de cómo me emocionaban las aventuras de Oumpah Pah y de que mi sueño era comer «pemmican».

Me acuerdo de estar tumbado sobre la cama leyendo un libro de Los Cinco y de haber gritado en voz alta: ¡Vamos, Dick!

Me acuerdo de los ejemplares de El Señor de los Anillos que me prestó el Hinchado, que eran los de tapas negras.

Me acuerdo de los charcos negros en el campo de fútbol del colegio.

Me acuerdo de haber comprado la camisa más fea del mundo para imitar a Júpiter Jones y de que me la puse en el viaje de fin de curso.

Me acuerdo de haber dado un paseo por el barrio rojo de Ámsterdam y de que mis compañeros de clase, después de eso, me llamaban «el trípode».

Me acuerdo de que mi abuelo hacía entrar la burra al corral por la puerta de casa, y para ello le decía «whisky, whisky».

Me acuerdo del ruido de ultratumba que hacía la burra al comer cáscaras de nuez.

Me acuerdo del señor Ponciano, que parecía un pequeño Buda, se entusiasmaba con las mozas y hablaba con tono muy redicho.

Me acuerdo de un señor que tenía un perrito llamado «Fermín».

Me acuerdo de un amigo que me gritó irritado que no volviera a hablarle en catalán cuando vimos pasar un tren y dije: «mira, un Talgo».

Me acuerdo de que ese amigo era capaz, al oír un coche que bajaba por la calle Vicente Tutor, de adivinar qué modelo era, y a veces incluso quién lo conducía.

Me acuerdo del día que fui con el Vinagre y el Nieto a un puesto de comida árabe, y que llamé al Vinagre por su nombre, «¡Marco, Marco!» y toda la gente que había allí reunida comenzó a cantar «Mi mono Amedio y yo…»

Me acuerdo de haber bebido leche de pantera.

Me acuerdo de una amiga a la que hacía veinte años que no veía y que al reencontrarnos y darnos un abrazo se me puso morcillona y yo echaba el culo para atrás para que no lo notara.

Me acuerdo de una novia que tuve.

182 comentarios

  • Kamarrada, me acuerdo de cruzar el Valle de la Muerte a lomos de un Honda Civic (que tuvo que elegir entre refrigerar el motor y refrigerarme a mí y optó sabia y dolorosamente por apagar el aire acondicionado; un bicho listo) mientras masticaba beef jerky, que es una especie de pemmican.

  • Me acuerdo de Darrell Rivers y de la señorita Potts o algo así, y de Torres de Malory, y que mi madre nos compró a cada uno de los cinco hermanos el pijama con los personajes de Los Cinco, y a mí me tocó el del perro Timmy porque no había talla de los otros. Y unos días después me puse mala con gripe o algo así, y debí de crecer y el pijama me quedaba ridículamente corto, y mi madre se enfadó porque decía que la ropa no nos duraba nada.
    (Ahora me pasa a mí, la historia se repite)

  • 23/10/2014 A LAS 20:49 PERROANTUÁN
    Ahora que hay datos contrastables, ya podemos hablar con propiedad del gran éxito de las becas Orgasmus. ¡Orgasmus, La Primera Generación!

    24/10/2014 A LAS 00:54 BREMANEUR
    En vez de hincarla aquende las lindes, la hincan allende. Y en vez de recibir el palitroque de carne y venas en Daroca, lo reciben en Mánchester. No veo dónde está la noticia.

    Intercambio cultural. Hijos bilingües. Transnacionalidad. ¿Avance hacia una ciudadanía europea? No sé, por especular…

  • He mirado en la wiki lo que es el pemmican y me parece una de esas golosinas que se les da a los perros como premio.
    No sé yo…

  • 24/10/2014 A LAS 10:31 BREMANEUR
    Pues es verdad. Si es que soy más cortico…

    Usted se hace el tonto y yo hago como que no me doy cuenta y explico. A esto jugábamos mucho en el cole.

  • Las guías rectoras de una vida pueden ser: dignidad, fe, heroísmo, justicia, compasión, voluntad, inteligencia, sensatez… Yo sólo tengo una, que lamentablemente soy incapaz de cumplir: ¡cierra la boca!

  • Que no, que no. Yo, como me decía una tía navarra cuando me daba el móvil para que mirara si había mensajes: que soy mucho tontica.

  • Me acuerdo del Marqués tocándoles los huevos a los del R*** B******** de Salinas. Coge la carta, pide un vino. El camarero se va, el Marqués nos dice: no lo tienen. Vuelve el camarero: no lo tienen. El Marqués abre la carta de nuevo y pide otro. El camarero se va, el Marqués nos dice: tampoco lo tienen. Vuelve el camarero y, efectivamente, tampoco. Mire, tráiganos lo que quiera pero no hinchen Vds. las cartas. Qué lección de vida.
    – – – – –
    DISCLAIMER
    No eran unos billares; era el Danny’s Jazz, que tiene una mesa de pool al fondo.

  • ERASMUS
    Que sí y que sí.
    El artículo que enlazó ayer traía este dato excelente:

    «Somos el país que más estudiantes envía fuera todos los años. De aquellos primeros 95 del curso 1987-88 a los 44.268 del pasado año».

    A lo mejor es un pequeño lujo pero Europa bien vale lo que cuesta (al Estado y a las familias) un Follasmus.

  • Pues vaya ñorda el Real Balneario de Salinas, mucho mejor el Boñar de León, donde hay lo que hay y es lo que te ponen, sin subterfugios acomodaticios a los melindres de la calidad y el servicio.

  • ‘En el Boñar los punkis le dan el pincho al perro’. La mayor genialidad literaria que se ha escrito en lo que llevamos de siglo. El Marqués, de nuevo protagonista con el balón.

  • ¿A Eisenhower?..pero, pero, pero ¡¡eso fue allá por el 59!!
    (Debería haber empezado como la vieja siciliana de las Chicas de Oro..Madrid, año 59,.. un muchachito bien parecido vestido con un pantalón corto y trenca azul marino, le da la mano a su padre que le arrastra cuesta arriba por la Gran Vía…)

  • Pues, un poco antes, en el 56 y en Oviedo precisamente, recuerdo que sor Paz echó de clase a mí hermana, porque se había enterado todo dios que me acababan de expulsar del instituto;, asunto de interés local, por ser la primera expulsión desde el final de la Guerra Civil.

  • Me acuerdo de aquellos veranos largos, de higos a brevas, acurrucada entre las ramas y el tronco de la higuera leyendo a los cinco, hazañas bélicas, el capitán Trueno y todo lo que pillaba. Seis hermanos varones dan mucho juego. Me hice experta en cerbatanas y pitos, hechos con huesos de albaricoque.

  • Me acuerdo de que una vez, con nueve o diez años, jugando a “Lo que haga el primero”, el Animal se abrió la bragueta, se sacó la chorra y la fue pasando por la pared de cemento rugoso. “—Venga, ahora todos vosotros, de uno en uno”.

  • Perroantuán
    “¿Conoces este blog, Camarada Sergei?
    Berlunes. Ellos tienen Mallorca, nosotros tenemos Berlin.”
    Bremaneur
    “Chí, Perroan. Y he acudido a alguna presentación. Muy superficial todo.”
    Su faro intelectual es Arcadi Oliveres, no digo más. Un trágico caso de confusión onomástica.

  • EL CLUB DE LOS INOCENTES
    Considero a Willi Münzenberg uno de los pensadores mas influyentes del siglo XX. Su influjo sigue vigente, siendo muy obvio por ejemplo sobre el ex Presidente Zapatero. Su aportación intelectual consistió en unir indisolublemente los conceptos de “cultura y paz” al pensamiento de izquierda. Para conseguirlo creó lo que él llamaba cínicamente “El club de los inocentes”, formado por artistas y escritores que de buena fe, y desde luego en nómina, ayudaron a propagar este pensamiento. El elenco de inocentes que cobraban de Münzenberg era impresionante: André Gide, H.G. Wells, Romain Rolland, Arthur Koestler, Bertolt Brecht, Erwin Piscator, Hemingway, Einstein, Bertrand Russell, Dashiell Hammett, Lilian Hellman, entre otros muchos. Organizó, con la ayuda de los inocentes los siguientes movimientos: campaña en defensa de Dimitrov, campaña de solidaridad con Saco y Vanzetti, Socorro Internacional de los Trabajadores en huelga, apoyo a la revolución de Asturias de 1934, apoyo al Frente Popular en 1936, Congresos Internacionales de Escritores Antifascistas, entre otros muchos.

    Todo este festival internacional lo pagaba Stalin. Pero Willi, que era alemán, tenía un lunar en su biografía. Había sido amigo de Lenin, por lo que Koba lo mandó asesinar en 1940. Apareció colgado de un arbol en un bosque francés en Octubre de ése año, pero su gigantesca obra aún permanece.

  • Me acuerdo de todos y cada uno de los hijoputas con que me he tropezado en esta vida… aunque algunos de ellos no lo sepan.

  • ¡Hola Marcela!
    ¡Hola Luis!

    24/10/2014 A LAS 11:29
    MARALHINO
    Me acuerdo de aquellos veranos largos, de higos a brevas,..


    ¿Sabían ustedes que…

    A ver que yo me explique. No es lo mismo “de higos a brevas”, que de “Brevas a higos”. En el calendario campurriano o agropecuario estamos hablando de un intervalo de tiempo de unos ocho meses en el caso “de higos a brevas”, mientras que la de “brevas a higos” es menor, de tan sólo cuatro meses.
    …A no ser que los veranos de mi Maralhino sean de ocho meses, que también puede ser, claro.

  • No creo que haya que interpretar una expresión metafórica como si fuera descripción de la realidad, Parker. A nadie le dan vela en el entierro ni se ahoga en un vaso de agua cuando le cantan las cuarenta porque dicen que le pide peras al olmo. De higos a brevas no significa un tiempo específicamente largo (y mucho menos el tiempo concreto en que fructifican las higueras) sino esporádicamente largo, “aquél pobre hombre sólo se llevaba algo caliente a la boca de higos a brevas” (lo que bien puede ser una vez a la semana).
    La expresión “de brevas a higos”, que yo sepa, no es popular. Suena a divulgación del tipo “¿Sabias qué…?”.

  • He tenido la ocasión de presenciar cómo un erasmus polaco explicaba el sentido y razón de ser de la expresión «de Pascuas a Ramos» a un auditorio de llamémosles españoles, que lo I-NO-RA-BAN todo acerca de ella, ella incluida. He visto cosas.

  • Marqués, cuente con un Münzenberg en la próxima xuntanza. He visto también un par de ejemplares de libros (no de WM) que habían pertenecido a su biblioteca, firmados por él. A precios imposibles, claro.

    Kehre, benditos los ojos.

  • Pues claro, Sito PerroAntuan.
    Por favor, Sita Bellpuig, ¿sería usted tan amable de añadir el “Sabían ustedes que…” a mi comentario sobre los higos y las brevas y el tiempo que transcurre entre los mismos?
    Es usted muy amable.

  • Hay que tener valor para hablar de Vértigo como una historia de amor, pero vamos allá.
    Aparte de provocar al espectador haciendo circular por la izquierda al coche de los protagonistas, que recorren los bellos parajes cercanos a San Francisco, Hitchcock nos presenta a un desgraciado que probablemente sufre de vértigo por asociación con su incapacidad para el deseo amoroso.
    Le contrata un tipo para que siga a Madeleine, su mujer, y se enamora, no de ella, sino de su imagen: nada se sabe de ella, es puro misterio. Scottie acepta el encargo a pesar de su vértigo. Eso nos evoca a Poe, que lo define como una atracción o pulsión primaria, el demonio de la perversidad, y a sus cuentos en que el asesino siente la necesidad de dar pistas de sus crímenes, en la línea también de los héroes de Dostoievsky. Al menos recupera el deseo, como nos muestra Hitch en un plano que incorpora fálicamente a la torre Coit ( vaya nombre le pusieron ) pero no lo suficiente para superar el vértigo: se nos muere Madeleine. Aparece Judy-Madeleine, y nuestro estúpido se empeña en construir una Madeleine, en la copia de la copia, mostrando su afición al fetichismo y a emular a Pigmalión.
    Cuando descubre el pastel todo se convierte en un problema para él, aunque por un momento parece que vencerá la voluntad sobre la atracción del abismo, cuando repudia a Judy. Pero es ya tarde, sabe que ni siquiera es el artista, sino una marioneta creada por el tipo que le hizo el encargo, se ha enamorado de una Galatea esculpida por otro. De un fantasma.
    Así que de amor, poco, y de carne de psiquiatra, mucho. La realidad, el suelo, ha perdido la guerra frente a la falta de soporte, la espiral, el moño de Madeleine.

  • JO, el típico moño de la provincia de Logroño (y otras sutiles rimas consonantes). Holmesss, un análisis que quita el hipo y hasta la respiración. Casi no me acuerdo de la peli; de lo que sí me acuerdo es del disco de la banda sonora, hace años lo oía mucho. Te pone las puntas de pelos.

  • Tienen razón los que piensan que el progresivo conocimiento de los mecanismos neurológicos que determinan nuestra comportamiento provocará cambios en el sistema penal. Habrá que llamar a las cárceles de otra manera.

  • EL ZOCO
    Tengo en venta tres tochazos por 30 euros. El envío es caro, puede salir por unos diez euros. Añadid las comisiones de la web de venta y la de paypal. Me ofertan 20. Lo rechazo. Me ofertan 23 y ofrezco 27. Me lo rechazan y ofertan 25. Lo rechazo. Pero en qué país vivimos.

  • @bremaneur,
    muchas gracias! Recién llegado de los 28° de Madrid y horrorizado por los 8 de aquí. Por lo demás, sigo diciendo gilipolleces en el twitter regularmente -y leyéndolas-. También suelo leerles aquí, pero sin intervenir

  • Tengan mucho cuidado con el conocimiento. Conocer por conocer, sin ton ni son, es un disparate. La curiosidad infinita hunde a cualquiera en un cenagal de banalidades.

    O vean si no ese espectáculo lamentable que dan muchos guías mostrando a los jubilados esa mancha de humedad en la pared que tanto se parece a Gento, o explicando que la altura de la sala es un múltiplo de otra que había allá en Tombuctú y que ya no existe.

    No me asusta decir estas cosas el hecho de que ese submundo del saber, esa infraciencia, ya es patrimonio cultural. Ustedes tienen que saber que los vigilantes de museos se reúnen periódicamente en congresos a los que no acuden a hablar sólo de asuntos de vigilancia y seguridad. Allí se interambian teorías sobre lo vigilado.

    No les impresionan muchos las opiniones de conservadores, arqueólogos, paleontólogos, que tienen su propio circuito. A éstos les faltaría para un cabal conocimiento estar, como sí están ellos, al pie del cañón.

    Esto se lo oí al vigilante de una cueva con pinturas rupestres, que acababa de volver de un simposio en Francia. El aparato verbal que se gastaba era impresionante. No cabía duda de que él había llegado mucho más lejos que su padre, que tenía datadas las pinturas cuando el hombre-mono.

  • 24/10/2014 A LAS 01:24
    GENGIS KANT
    Ya se pueden imaginar que lo que más valoro en las mujeres es la belleza. ¿Quiere decir esto que no me interesa su inteligencia? Ni mucho menos. Pero la belleza, más. Delante de una tía buena me pongo muy axiológico.

    Entonces ¿quiere decir usted que considera más valioso la belleza en una mujer que su inteligencia?

  • 24/10/2014 A LAS 14:16 MARQUESDECUBASLIBRES
    Oiga Perroantonio, una curiosidad ¿Está usted alguna vez de acuerdo con algo o alguien?

    Jajaja. Casi siempre. Cuando no digo nada y me mantengo en un respetuoso silencio.

    De todos modos yo interpreto las controversias como una muestra de respeto. Una controversia parte de un punto de encuentro y trata de llegar a otro. Con quien no hay nada en común ni se discute ni se habla.

  • Proc, en el min 50 23″ hay el tema de amor, en el que como no puede ser de otra manera se rinde discreto homenaje al final de Isolda.

  • Sí, Bonnie. De los hombres lo que más me atrae -¿cómo iba a ser de otro modo?- es la capacidad de mando. En su defecto, me conformo con que no rían.

  • A ver, que alguien me explique eso de haber bebido leche de pantera. ¿En un zoológico aprovechando que la kurda ya le había puesto a cuatro patas? ¿Es un coctel pijo o soriano que desconozco?
    ¡¡Queremos saber!!!!

  • Me acuerdo (me acabo de acordar de hecho) de una actuación en un pub (que no tenía autorización para ello), en el que nuestro batería se cruzó en la puerta con la policía.
    El salía a cuatro patas, verídico y la policía entraba a requerimiento de los vecinos, porque ya eran mas de las dos de la mañana. Se cruzaron educadamente sin dirigirse palabra entre ellos.
    Nos hicieron parar, porque seguíamos con otro batería amigo que había acudido a vernos.

    (Cuando me pongo en el lugar de los vecinos me odio mucho. En aquel tiempo no era consciente ni de que existieran).

  • Perroantuan, no escribo discursos: pretendo dictarlos, soltarlos, impartirlos, pero no me dan acceso a los púlpitos.

  • 24/10/2014 a las 16:21 Perroantuán
    Líbano lanza una ofensiva en la frontera con Soria.

    La mordedura de la perra de su abuela y el ejército de Tierra, Mar y Agua. Ay, que be beo. No son solo erratas, no. Y habrá quien crea que con el corrector de Word y tu intelijenzia, que te da el nombre exacto de las cosas… El artículo del «nuevo paradigma», que trajo ayer Adapts, hablaba del coste cero por la supresión del intermediario en este mundo tecnológico, pero entre el productor y la calidad el intermediario a veces es imprescindible.

  • Venía pensando en que si hay alguna figura espacial que pueda representar el Preludio y el Liebestod de Tristan&Isolda es la espiral.
    Espiral, vértigo ante el sweet surrender.
    No es tan obvio acusar de cobarde al pobre Scottie, que acuda a la reserva de piedras el que pueda.

  • ¿Es Wagner, Holmesss? No lo había reconocido. (Qué raro, con mi inacabable saber musical).

    24/10/2014 a las 15:35

    Bonnie 24/10/2014 A LAS 01:24

    GENGIS KANT
    Ya se pueden imaginar que lo que más valoro en las mujeres es la belleza. ¿Quiere decir esto que no me interesa su inteligencia? Ni mucho menos. Pero la belleza, más. Delante de una tía buena me pongo muy axiológico.

    Entonces ¿quiere decir usted que considera más valioso la belleza en una mujer que su inteligencia?

    24/10/2014 a las 16:19 Gengis kant
    Sí, Bonnie.

    Qué graciosos. Que a un tío le gusta más una tía buena que otra que sabe hacer análisis sintácticos (de los fáciles). JAJAJÁ. Qué ocurrentes.

  • El artículo del «nuevo paradigma», que trajo ayer Adapts, hablaba del coste cero por la supresión del intermediario en este mundo tecnológico, pero entre el productor y la calidad el intermediario a veces es imprescindible.

    Lamentablemente Procu, ese “a veces” desaparecerá. Sólo es cuestión de tiempo, y no mucho. El software está a un pasito.

  • 24/10/2014 a las 16:43 holmesss
    No es tan obvio acusar de cobarde al pobre Scottie, que acuda a la reserva de piedras el que pueda.

    Eso. Será si queda alguna. ¿Quién se las llevó todas el otro día?

  • Adapts, la leche de pantera es leche de vaca mezclada con diferentes bebidas alcohólicas. La ofrecían en algunos bares de pijipis en la calle Aviñón, en Barcelona.

  • 24/10/2014 a las 17:26
    Bremaneur ACOJONANTE
    ¡Me ofrecen 26!

    ***
    Diles que por más de 8 no lo sueltas ni de coña, como aquel comerciante que regateaba a Brian.

  • Recuerdo que me avisaron de que un fulano había insultado a unas chicas, y cuando llegué a esa zona un sujeto me recibió, desde una de las mesas, con un “tú qué mierdas quieres”; manifiesta muestra de hostilidad que lo delató como alborotador y persona asocial. Lo invité cariñosamente a que abandonara el local; pero se negó en redondo; así tuve que sacarlo yo mismo a rastras, a pesar de que nos encontrábamos en la otra punta de la discoteca. Por el camino, ejerció lo que podemos considerar como “resistencia pasiva”: se agarró, Ulises que se ata al mástil del navío para no sucumbir al canto de las sirenas, a todos los improvisados asideros con que nos íbamos cruzando en nuestra hégira: puertas, columnas, barras, etc.. Unos metros antes de que llegásemos, exhaustos, a la puerta, el camarero que me había avisado del follón, llegó corriendo:

    –¡Éste no es! –me dijo.

  • Como sabe, Holmess, la leche de pantera es más del Born y Gracia; por Pedralbes, Avenida del Tibidabo y todo eso no se estilaba.

  • Las únicas leches de pantera que he visto y bebido fueron en Zaragoza, Gómez. Afortunadamente me daban cobijo, y no recuerdo haber tenido que conducir a Calatayud, de vuelta al cuartel, bajo su efecto.

  • Yo la probé por primera vez en Jaca, también en la mili. Mi anfitrión me aseguró en primera instancia que la bebida se llamaba “zumo de gato cabreado”, pero sólo para que lo pidiera así en la barra.

  • La leche de pantera la conocí en Zgz. Me comentaron que era la bebida de los legionarios.
    *****
    Jur jur jur..Bremaneur ha dicho ACOJONANTE.

  • Celebro confirmar su teoría, Gengis, sea cual sea ésta. Por mi parte sólo puedo decirle que en todos los congresos de porteros de discoteca a los que asístí antes de dedicarme a la creación artística, siempre hubo algún momento para admirar con qué virilidad y desprecio de su propia integridad física defendían sus hipótesis de trabajo los paleontólogos, arqueólogos e incluso filósofos.

  • Eso del “nuevo paradigma” económico que trajo Adps es ya cruelmente cierto en determinadas profesiones liberales (“¿No queríais liberalismo? ¡Pues a joderse! —nos dicen”). Por ejemplo entre los free-lance. Una conocida plataforma informática nos abre a un mundo de miles de clientes potenciales o, más exactamente, les abre a ellos la posibilidad de contratar directamente a millones de profesionales sin nómina. Llega una oferta de trabajo con un presupuesto aproximado (pongamos, entre 500 y 1500 euros) y un plazo. La oferta te llega a ti y a otros 300 y el asunto consiste en que hagas por tu parte una buena oferta; es decir, que subastes. Oferta y demanda en tiempo real a nivel global. Sin fronteras. “Vaya, tampoco esta vez; tendré que bajar, aún más, el precio”.

  • Deberíamos hacer un censo de nicks ahora que se empiezan a hacer públicos los nombres reales de la gente. Un Who is who con sus hazañas más sonadas, si es que las hubo.

  • Bueno, casi en el Húmedo.
    En cuanto eche el cierre cojo el coche y voy. Vienen a ser 2 horas y media de coche si le piso.
    Me acuerdo cuando en los cumpleaños en los sobres sorpresa elegía el de los chicos.
    Me acuerdo de cómo me caían losmocos encima de las cuentas cuando mi padre me daba una torta en la cabezota por no saberme la tabla.

  • En un mercado normal, Perroantoine, los que fueran baratos pero chapuzas terminarían siendo expulsados, pero en esta realidad informática de visibilidad infinita, un chapuzas revienta precios podría seguir recibiendo encargos porque la demanda, el acceso de demandantes a ese nuevo medio puede ser cada vez más alta. Solo el filtro de las ‘opiniones’ -que tantísimo odio, porque cualquiera puede escribir que mataste a tu abuela- parece el equivalente al prestigio de marca de los mercados tradicionales.

  • Quïcir, hágalo barato y en un plis plas, mientras la demanda sea creciente. Cuando el medio madure, quizá pueda hacerlo bien, trabajar menos y cobrar lo adecuado.

    (Esto que digo va en contra de todo lo que he sido y de mi propia trayectoria profesional, pero se trata de adaptarse, ustedes, a un nuevo medio)

  • “Celebro confirmar su teoría, Gengis.”

    Gómez, se equivocaría si cree que voy a estar de acuerdo con su confirmación.

  • ¿Llego a tiempo a mis recuerdos?
    Pues recuerdo los felices tiempos que les tocaba un poco el paquete ( no quiero decir testículos) y me querían y todo a pesar de molestar.

  • Ándele y diga DILE, ¡digo!
    Carlos Franz: «Decir DILE».
    Una presisión. Donde el autor dise «todavía son “americanismos” solo un 10% de las entradas de en este nuevo léxico», quiere desir «americanismo exclusivamente», porque la gran mayoría del 90% restante también son español de América, si bien no se le dise americanismo, claro: los panhispanismos no se marcan, esto es de lo que va la cosa. Y aunque caresco de seguridad sufisiente, me atrevo a afirmar que esos americanismos del 10% no son los generales marcados con la etiqueta Amer., es desir, pueden ser chilenismos, uruguayismos, etsétera. Respetables, clarito; limitados, también.

  • Tareixa, no hay ningún motivo para pensar que su personaje -se lo digo con toda la ambigüedad del mundo- haya tocado alguna vez los huevos con ganas de joder.

  • ”En otras palabras, lo que usted necesita no es un aperitivo sino un anestésico. El cloroformo sería ideal o una patada de mula, pero a falta de ambos tendrá que bastarle con un coctel.

    Si usted, por el contrario, está con gente civilizada y encantadora, y ve venir una buena cena con vinos adecuados sobre la mesa, entonces hasta el mejor coctel estará tan fuera de lugar como un alarido en un matrimonio

  • Ayer surgieron aquí las colecciones de Enid Blyton de Los Siete Secretos, Torres de Malory y, por supuesto, Los Cinco. Sin embargo, eché en falta la mención de otras dos colecciones legendarias de esta autora: la serie Misterio –quien haya leído algun volumen recordará sin duda al entrañable Fatty– y la bautizada como Aventura, cuyo título, Aventura en la Isla me pareció en su momento la cumbre del género.

    Otras colecciones juveniles detectivescas, éstas ya ambientadas en USA, eran Alfred Hitchcock y los tres Investigadores y otra, que recuerdo como insoportablemente almibarada, titulada Los Hollister.

    Mención aparte, por supuesto, serían Las Aventuras de Guillermo Brown,sin duda la serie de relatos de humor más grande que jamás se haya escrito..

  • Cada pocos años releo la serie completa de Guillermo, y no deja de maravillarme el hecho de que que aunque casi todos los relatos responden invariablemente a un esquema –y no sólo argumental– calcado, por alguna extraña razón éste siempre funciona igual que la primera vez.

    Hace unos años, por cierto, Javier Marías lanzó una primorosa edición de una novela de terror de Crompton, La Morada Maligna, que, para mi desgracia, me apresuré a adquirir..

  • Bolaño: Primero Sant climent sescebes, cir9.
    Luego Academia de infanteria, cigarral de Toledo.
    No obteniendo plaza en Granada ni en Santiago, acabé en Calatayud, con un teniente coronel que con ocasión de cada atentado farfullaba que asi corría el escalafón. Un enfermo. En seis meses pasé de un odio africano a un afecto sincero por esa poblacion y por su gente.

  • Leyendo a Diego A. Manrique ‏@DiegoAManrique
    Majadahonda, Madrid
    Adiós a JACK BRUCE,71 años. Gran bajista y compositor, extraordinario vocalista, culo inquieto

    Y es que la crema es la crema

  • He visto el partido en el pueblo, en un garito que da miedo. Olor a ginebra y marihuana, rostros quemados por el sol, grandes barrigas y banderas del Madrí y de Egpaña. Mi atuendo paramilitar con guerrera orlada por la rojigualda ha frenado la desconfianza. Uno de los camareros ha preguntado en voz alta: “Qué va a ser mi sargento”. “Un copazo de Soberano”, he rugido. Luego la apoteosis. Me he follado a una loca en los servicios al acabar el partido. La euforia.

  • Gracias por sus acraciones, Pirata.

    Richmal Crompton – Wikipedia, la enciclopedia libre
    es.wikipedia.org/wiki/Richmal_Crompton
    3.1 Serie de Guillermo; 3.2 Otros libros para niños; 3.3 Obra para adultos … de treinta y ocho libros de relatos infantiles de la saga Guillermo el travieso que …
    ‎Biografía – ‎Guillermo y otras obras – ‎Obra – ‎Notas
    Guillermo el travieso – TVE 1980-81 – Regaliz. – YouTube

    Guillermo Brown El Genial Guillermo el Travieso | Facebook
    https://es-es.facebook.com/…/Guillermo…Guillermo-el-Travieso/559189…
    Guillermo Brown El Genial Guillermo el Travieso. 135 Me gusta · 2 personas están hablando de esto. EL NIÑO MAS GENIAL DE LA LITERATURA INFANTIL!

    Puedo poberle otras decenas.

  • No hubo ni uno solo de los volúmenes que se titulara así. Lo más parecido, la metedura de gamba de traducir como “Travesuras de Guillermo” el “Just William” de Crompton. Que ya hay que tener ganas de joder un título.

  • Lo sé, Pirata. Tengo tres colecciones distintas de estos libros: dos de Molino y la que publicó RBA, con la cubierta e ilustraciones clásicas de Thomas Henry, a principios de este siglo. Pero, de niño, yo conocía la saga por este nombre. Yo, y como puede comprobar con un simple vistazo a la red, miles de personas más. Lo digo, más que nada, por la contundencia que ha empleado en su amable aclaración.

    Richmal Crompton: Autora de Guillermo el travieso …
    http://www.rosaspage.com › Inicio › Libros › Biografías
    A la venta el libro “Guillermo el proscrito” escrito por Richmal Crompton y que corresponde al número 3 publicada por Editorial Molino. Las aventuras de este …
    ¿Qué fue de Celia y Guillermo Brown? | Edición impresa …
    elpais.com/diario/2011/07/30/babelia/1311984765_850215.html
    30/7/2011 – ¿Qué ha sido de Guillermo Brown, Celia o Los Cinco? … en España, pero en 2007 Ocho aventuras de Guillermo el Travieso … Hay tarta para todos de Blyton y la editorial Molino explota los derechos de sus andanzas en.
    Editorial Molino – Wikipedia, la enciclopedia libre
    es.wikipedia.org/wiki/Editorial_Molino
    La Editorial Molino fue creada en Barcelona (Cataluña, España) en 1933 por …. de los personajes publicados por la Editorial Molino, como el travieso Guillermo …

  • Hay una diferencia entre “Guillermo el Travieso” y Guillermo, “el travieso”. No sé si me explico. Pero vamos, que mi aclaración era cordial y básicamente me la trae al pairo.

  • Me acuerdo de ir en el Metro y que entró una pareja de entre 17 y 22 años, discutiendo en voz muy alta, por celos de la chica/infidelidad presunta del chico. En seguida, él suelta esta perla: ” y si no, te pateo”. Y un par de estaciones más adelante, otra lindeza: “y a la próxima te rajo” .

    Me acuerdo muy bien, porque fue este jueves pasado. Y me acuerdo tambiñen de que seguí con la vista fija en el libro, aunque ya no leía, deseando ser Gómez.

  • Pi, es posible que se hayan mezclado la serie televisiva con los libros (los tengo todos, por cierto), pero tampoco creo que sea como para poner el grito en el cielo.

  • En abril de 1970 los HHMM nos llevaron de excursión a conocer una tienda que hacía poco se había inaugurado en Sevilla: ECI y ya que estábamos allí pues darnos una vuelta por la Feria.
    Compré tres LP en ECI: Goodbye Cream, The Best Of Traffic y Volunteers (aunque si he de ser sincero los compré sin más referencia que la carátula). Los tres eran y siguen siendo unos discos tremendos, aunque he de reconocer que a Jefferson Airplanes ya casi no los escucho.
    La Feria para unos adolescentes forasteros y sin un maldito caballo entre las piernas fue un desastre. Diez años después una chica me hizo llevar una yegua hasta Sevilla para pasearla por el real montada a la grupa. Nunca fui un gran jinete, pero logré permanecer encima de mi montura todo el tiempo que fue preciso para no desmerecer ni ante ella ni ante su distinguida familia.
    Cambié durante unos meses el rock psicodélico por las sevillanas, el traje de corto y el sombrero cordobés por motivos de carácter exclusivamente sexual. A pesar de que logré una rigidez de cuello bastante aceptable para los estándares al uso, sin embargo mi pelo no era lo suficientemente rizado, el presupuesto para fijador me resultaba excesivo y las danzas locales se me atragantaban. No así los vinillos que por aquel entonces empezaba a catar con delectación. Finos, manzanillas, palo cortados, olorosos, amontillados, pale cream…
    Leche de pantera era como se conocía en los colegios mayores un bebedizo de dudoso gusto que consistía en una nauseabunda mezcla de leche de vaca con anís, el cual competía en repugnancia con el “lumumba” compuesto por una asquerosa combinación de batido de cacao con brandy.
    A lo que íbamos, Jack Bruce era el alma mater de Cream, aunque quien recogía las mieles del triunfo era Clapton. Jac y Eric eram heroinómanos y Ginger Baker alcohólico. Aquello no podía durar. De Traffic y Cream surgió Blind Faith donde Steve Winwood cuidaba del pobre Eric que iba de feria en feria tratando inútilmente de dominar al caballo.

  • “¿Está usted dispuesto a pactar con ese partido de ladrones? Responda sí o no.”

    Debería bastarnos ver que ninguno de los políticos invitados al nuevo programa de Telecinco, unos profesionales innegables, ha querido responder a preguntas de ese tenor, para saber que hacían bien en no responder.

    Daría igual que la pregunta no llevara tanta carga; declarar que vas a pactar con un determinado partido se entiende por muchísima gente como que no hay ninguna diferencia relevante entre esa formación y la tuya, que es casi como entender que de algún modo pertenecéis al otro partido tú y el tuyo. A ver cómo les explicas esto a los votantes que podrías recibir por tu bando izquierdo si con quien estás dispuesto a llegar a un acuerdo queda a tu derecha, y al revés. Sería suicida contestar preguntas así, por más que el 80% de la gente -ha dicho la presentadora- quieran saberlo.

    Estamos hablando de un 80% que, a su vez, ha respondido a una pregunta que llevaba incorporada la respuesta afirmativa. “¿Quiere usted saber…? Lo raro es que haya quien ha dicho que no quiere saber.

  • Después he visto a Cristina Fallarás. ¡Qué cacho de presencia! La física y la verbal. “Pagamos impuestos como perros.”

  • Ya sabemos cuál es el nivel de los que se lo pasaban muy bien con el joven Nicolás: el de su amiga del alma, su Beatriz, la Pechotes. Cuenta maravillas de él.

  • Pi, no creo que un escenario de histeria y palabras malsonantes nos conduzca a los extremos de cordialidad necesarios para tender puentes de diálogo.

  • Me temo que la cultura anglosajona es simplemente superior a la continental. Andamos por aquí una generación devota de los Proscritos cuya comparación imposible serían las aventuras de Periquín. También hay mayoría de seguidores de los Cream cuya mejor comparación serían Los Smash. Las diferencias entre unos y otros son abismales.

  • Calaza analiza el fenómeno de la antropofobia, de tan floridas expresiones. Expone distintas teorías e ideologías como causas -raíces- de la misma. Opta por no adentrarse en la propia naturaleza humana en busca de la semilla.

  • Lo que parece pelín sacado de madre es la sobrerreacción, Brema, pero bueno está.

    ***

    Marca España. LAS PUERTAS GIRATORIAS o vender el país por cuatro chavos:

    “Enel abre la puerta de salida a Elena Salgado y José María Aznar tras vaciar Endesa. La portavoz de Enel en Roma asegura que tomará una decisión sobre Salgado cuando la compañía presente el nuevo plan de negocio
    Aznar se incorporó a Endesa en 2011 para asesorar la estrategia en América Latina, área que ha asumido directamente la compañía matriz”.

    Qué lindo es el libre mercado.

  • Dice Ruiz Soroa que cuidadito con la felicidad del pueblo. Lo dice a gritos, como nervioso: «¡Cuidado con la felicidad!»
    «Para él [Jefferson], que bebía en Locke, “the pursuit of happiness is the foundation of liberty” [la búsqueda de la felicidad es el fundamento de la libertad]. Definir y buscar cada uno su vida buena en los términos morales, virtuosos o religiosos que prefiera es su derecho, su derecho precisamente a ser libre».
    Yo con esto tengo para toda la tarde, por lo menos hasta que pase la primera mosca… bsss… Decía que… bsssaun, bsss… ¿De qué hablábamos?

  • Aquí lo clava, Proc: “Aquí y en Sicilia el pecado se borra con sólo confesar ante un adormilado curilla, y ya podemos volver a empezar. En los países que gozaron de la Reforma, incluso en aquellos donde la Reforma fue una estafa, como en Gran Bretaña, a los ciudadanos se les hizo entender que son responsables de sus actos individuales y los representantes son doblemente responsables como individuos y como representantes. En España no hay individuos, sólo agregaciones”.

  • También me lo ha parecido a mí, Pirata. Aunque siempre me da mucho remilgo hablar así de pueblos como en los chistes: «Van un anglicano inglés, un católico francés y otro español…».

  • Yo tampoco puedo leer el artículo de Calaza, a lo mejor luego hago la lectura de pago que vale 50 cts., es que me fastidia andar dando los datos. ¿Y si la CIA me roba las deudas?
    Hace un tiempo espectacular en el Cantábrico. El viernes me bañé, ayer me bañé y hoy tengo catarro, así que he decidido dejar de hacer el Tarzán y salir a leerme unos vermús con el periódico. Aviso. Está impresionante. No voy a decir nada de los islamistas melillatarras planeando secuestros para financiar la yihad ni del ahorcamiento de Rayhaneh Jabbari en Irán (hoy, en SG también), que ya llevamos el espeluznamiento puesto. Lo cierto es que la página que más me ha dejado pensando (hasta que pase una… bsss…) es una sobre la educación en Uruguay. Objetivo prioritario del Gobierno de Mújica y los peores resultados en PISA desde 2002. No sé en qué ha consistido su política (cuando me llamen por teléfono para consultarme no voy a saber qué decir), solo había este comentario del opositor Sanguinetti:
    «El expresidente del Partido Colorado Julio María Sanguinetti (1995-2000) incide también en su forma de expresarse: “Mujica ha rebajado la calidad educativa del país degradando el lenguaje. Cuando el presidente del país dice que estos viejos de la FIFA son una manga de hijos de puta, ¿qué hace la maestra para impedir que los alumnos digan lo mismo de los docentes?»
    Una desdichada confusión entre educación y urbanidad, así que decir hijo de puta es degradar el lenguaje, bueno, bueno… Que todos los males del lenguaje vengan por ahí. Sin embargo, me pregunto si hay algo que tiene que ver con el modelo social. El abandono de la educación secundaria es un asunto muy grave. Bsss…

  • Si le digo los datos que he dado para darme de alta, Proc, le daría la risa. Creo que mi año de nacimiento ha quedado en 1922.

  • Lamento bajar el nivel intelectual pero, ¿no ha llegado el momento de erigir un monumento a los glúteos de Serena Williams? Cada vez que daba un paso en el torneo de Sangai, temblaba el suelo, como si Godzilla se acercara a la ciudad para aplastarla. Deberían contratarla para otro remake de “El ataque de la mujer de 50 pies de altura”.

  • 26/10/2014 a las 16:00 Perroantuán
    Lamento bajar el nivel intelectual pero, ¿no ha llegado el momento de erigir un monumento a los glúteos de Serena Williams? Cada vez que daba un paso en el torneo de Sangai, temblaba el suelo, como si Godzilla se acercara a la ciudad para aplastarla. Deberían contratarla para otro remake de “El ataque de la mujer de 50 pies de altura”.

    JOJOJÓ. Estaba deseando sacar el asunto de la operación de René, que se ha puesto la cara como unos glúteos y dice que es la vida sana, dormir mucho. Qué pena me damos. Hoy trataba el asunto la Lindo. Y ayer, Luz Sánchez-Mellado: «La momia de Bridget Jones».

  • 26/10/2014 A LAS 16:08
    PROCURO FIJARME
    26/10/2014 a las 15:55
    Holmesss
    Si le digo los datos que he dado para darme de alta, Proc, le daría la risa. Creo que mi año de nacimiento ha quedado en 1922.
    Mentirosillo.

    Si lo pensamos un poco, la mayoría de las veces que nos preguntan ¿nombre? ¿Edad? ¿A dónde va? ¿De dónde viene? lo procedente es repreguntar ¿y a usted qué le importa?
    Una excepción, la del ascensor: ¿qué piso?

  • Ayer viendo el fútbol en una taberna irlandesa regentada por un tailandés me indispuse con un amigo del alma. Ganábamos los Buenos, y recomendó un artículo de la Vanguardia glosando el robo de Distefano por el Madrid, y la intervención del franquismo. Le dije a mi joven acompañante que no hiciera caso de esas historias victimistas. Pero más allá del victimismo lo que me molesta es el ataque al Juego que representaba, igual que me molestaba Mourinho y sus maniobras trampolloronas. Le veo en este momento jugando contra el Manchester y celebro tenerle lejos.
    Vaya, encima marca Drogba.

  • 26/10/2014 A LAS 16:46 BONNIE
    Pues si te parecen buenos los de la Williams, no sé que te parecerán los de la Kardashian, PerroAntuan.

    Ehhhh, Parker, que yo no hablaba de sexo sino de potencia. La tal Kardashian me da más grima que Nicki Minaj, que ya es decir. Yo lo que siento por Serena Williams es una admiración próxima al pánico.

  • En vista de la deriva de Chopsuey propongo un PACTO PARA EL BUEN GUSTO en las entradas. Mi propuesta es no aceptar relatos que incluyan expresiones soeces ni blasfemas, así como toda referencia a sexo explícito. Sé que al menos cuento con el apoyo de Satur.

  • Ante la peligrosa deriva consistente del apilamiento y la repetición inclemente de determinados términos filosóficos, propongo para Chosuey el PACTO POR LA SUPRESIÓN DE PALABRAS COMO “ONTOLÓGICO” O “EPISTEMOLÓGICO” aun en el muy hipotético caso de que se emplearan de manera coherente.

  • Edito:

    Ante la peligrosa deriva consistente en el el apilamiento y la repetición inclemente de determinados términos filosóficos, propongo para Chosuey EL PACTO POR LA SUPRESIÓN DE PALABRAS COMO “ONTOLÓGICO” O “EPISTEMOLÓGICO” aun en el muy hipotético caso de que se emplearan de manera coherente.

  • No se entiende bien que un liberal como Soroa quiera fundar la libertad en algo ajeno a ella, como es el derecho a buscar la felicidad. Si a uno no le interesa ir tras ella, ¿no tiene derecho a ser libre? No sólo el derecho a la felicidad; al liberal también le sobra el de perseguirla como fundamento de la libertad.

    Tampoco se entiende del todo que el Estado deba poner los medios mínimos para que luego cada cual busque por su cuenta eso en lo que cifra su dicha. Si el Estado no puede saber qué entiende cada uno por su felicidad, tampoco puede saber qué medios debe poner para ayudarle a alcanzarla. Y, sin saberlo, se corre el riesgo de que, en vez de dar facilidades, levante obstáculos.

    Para el liberal lo que sí necesita un fundamento es la limitación de la libertad, que por suerte para él es la libertad, en este caso de los demás.

  • Corrijo:

    – En vez de: ‘al liberal también le sobra el derecho a perseguir la felicidad como fundamento de la libertad’, poner: ‘al liberal también le sobra, como fundamento de la libertad, el derecho a perseguir la felicidad’.

    – Por suerte para su condición de doctrinario del liberalismo, no de individuo libre, la libertad, en este caso de los demás, es la base del límite de la suya.

  • No sé si es una suerte que suceda lo que tiene que suceder; por ejemplo, que se dé la tautología de que para el liberal sea la libertad el límite de la libertad. De no pensarlo, no sería liberal.

  • 26/10/2014 a las 21:15 Gengis Kant
    No se entiende bien que un liberal como Soroa quiera fundar la libertad en algo ajeno a ella, como es el derecho a buscar la felicidad. Si a uno no le interesa ir tras ella, ¿no tiene derecho a ser libre?

    Entre mosca y mosca, yo también he estado pensando en el derecho de los ciudadanos a labrarse una buena vida desgraciada.

    Tampoco se entiende del todo que el Estado deba poner los medios mínimos para que luego cada cual busque por su cuenta eso en lo que cifra su dicha. Si el Estado no puede saber qué entiende cada uno por su felicidad, tampoco puede saber qué medios debe poner para ayudarle a alcanzarla. Y, sin saberlo, se corre el riesgo de que, en vez de dar facilidades, levante obstáculos.

    El ejemplo de Ruiz Soroa era la miseria: «casi nadie puede ser feliz en la miseria», dice. O sea que supone que hay situaciones universales en las que la desdicha deja de ser una noble opción para pasar a ser una rigurosa obligación. Y acepta que los Gobiernos tienen responsabilidad en eso. Sí parece un poco socialdemócrata y razonable.

  • Ante la deriva de la deriva de la deriva, propongo prohibir las palabras con la letra «e» y que escribamos La Disparition. (Id est: dada la riada, aquí acaba la tontada). ¿A que no hay huevos? Ni huevos ni demostrativos ni la mayoría de palabras gramaticales que componen un 70% del discurso. En español le quitaron la «A», El secuestro. Sé que tiene un valor simbólico muy profundo pero estas cosas siempre me hacen preguntarme para qué.

  • Se agradecen los epítetos de la dedicatoria de Olmos, no por ciertos menos injustos. Ya expliqué que comparto su pasión con aquel hombre que gozaba de “cintura de mimbre”, según su propia expresión. Mi pasión por su arte sin igual me llevó a visitar su tumba en el cementerio de Chacarita. Tal barrio es tan lejano del corazón de Buenos Aires que cuando fuimos a comer (arrastré a mi sufrida familia a tal aventura), el dueño del restaurante quiso saber que me llevó hasta allí. Al ver que no me seguía cambié el tercio, y le hablé de mi supuesta admiración por el Pelusa, cuyo primer equipo fue Chacarita Juniors. Es lo que tiene tener repertorio.

  • Procu, el mero hecho de subordinar la libertad a la obtención aunque sólo sea a un poco de felicidad es refractario al liberalismo relativista por el que parece apostar Soroa en su artículo. Según el relativista sólo yo estoy en el lugar adecuado para saber en qué consiste la sensación, muy débil o muy intensa, de encontrarme bien.

    Pudiera ser que el liberal no tenga por qué apuntarse a ese subjetivismo escéptico y prefiera creer que es consustancial a la naturaleza humana el deseo de ser dichoso, y que, sea porque se conoce esa naturaleza o sea por otro motivo, se sabe en qué consiste ser dichoso.

    Pero, puestos a creer estas cosas, lo razonable sería desear que el Estado nos haga dichosos directa y totalmente, evitando el rodeo de facilitarnos los medios para que, en el caso de que queramos ser dichosos del todo, procuremos serlo. ¿No acabamos de decir que se sabe que queremos serlo y que también se sabe qué es eso que queremos ser?

  • Se puede ver que la segunda opción fue la que eligieron los clásicos que hablaron del derecho a ser felices. ¿Por qué no fueron un poco mal allá? ¿por qué no establecieron la obligación de serlo? Porque creyeron que forma parte del contenido de la felicidad serlo libremente.

    Pero, si nos ponemos a darle vueltas a la cosa, enseguida empezaremos a dudar de que una propiedad que parece ajena a una cosa se convierta en una propiedad de la propia cosa. La talla de 178 cms. que me convierte en más alto que Alberto pero en más bajo que su hermano sigue siendo 178 cms. en ambos casos; también sigue siendo la misma esté o no esté yo en la cárcel. ¿Por qué debemos pensar de otro modo cuando, en vez de la talla, se trata de la felicidad?

  • Aunque no sepa dónde se esconden, estoy convencido de que elucubraciones como la anterior están llenas de sofismas; también lo estoy de que la mayoría de reproches que se les harían, si es que se les hicieran, serían igual de falaces, empezando por ése que, prescindiendo del mínimo esfuerzo, se conforma con decir que todas esas elucubraciones son sofisterías.

  • No hagan caso al ejemplo de la cárcel, porque se puede interpretar como si yo estuviera dudando en este momento -en otro igual sí- de que forma parte de la alegría estable, de la satisfacción sin sobresaltos, no estar en la cárcel, cuando ahora lo único que quería era poner en duda la idea de que no son la misma felicidad la obtenida libremente y la impuesta.