Nunca dejes que te maten IX

 

Por Gómez.

Al profesor J.J. Calaza,
Señor de Patos.

(Resumen de lo publicado: Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no tiene huesos.)

Dejé a Diana en mi propia casa, custodiada por Kierkegaard, mi rottweiler. Ni siquiera se planteó entre nosotros la posibilidad de polvo, ya que comprobé que un intento de asesinato a balazos es un inhibidor sexual tan potente como colocar tus partes en el interior de una cubitera de hielo durante tres cuartos de hora. Había pasado un buen rato desde el tiroteo y todavía me temblaba el pulso, así que la dejé durmiendo plácidamente en mi habitación y salí a la noche. Acababa de cerrar la puerta del piso cuando sonó mi móvil. Esperaba esa llamada.
—¿Nunca haces fiesta? —saludé.
—Sabes que odio la Navidad —bromeó Tania—, y la odio todavía más si mi compañero se carga a tiro limpio a tres matones en un bar y abre todos los telediarios del país él solito y sin dejarme nada para mí. Y el cabreo se multiplica por veinte si encima es tan bobo que desaparece del mapa como si fuera culpable de algo.
—Dos. Sólo me he cargado a dos matones. Al tercero le dolía mucho la vida.
—¿Qué?
—Luego te lo explico.
—Tengo tres fiambres y un chino enloquecido que se niega a salir de una nevera de helados si no viene el cónsul de China en persona a sacarlo. Creo que me debes una…
—Ahora no puedo —la interrumpí—. Te lo contaré todo.
—¡Maldito imb…!

Colgué. Me sabía mal dejar a mi compañera al margen de mis investigaciones, pero este caso se había convertido ya en algo demasiado personal para mí como para involucrarla. Realicé varias llamadas a confidentes y, al cabo, obtuve un nombre que, al parecer, podría facilitarme la información que andaba buscando. Se trataba de un tal Arturo Navarro, un novelista de tercera que fue portero de discoteca durante casi veinte años. Por lo visto se las daba de tipo duro en todas las presentaciones de libros a las que todavía le invitaban, y arrasaba con los canapés y las patatas fritas. Por las noches podía encontrársele escribiendo sonetos a la luna y las noches estrelladas en una taberna inglesa del Raval, La Cigüeña Enculada.

Encontré a Navarro en la barra, bebiendo un cóctel de color rosa decorado con una rodaja de naranja. Debía de sacarme unos diez años, y tenía aspecto de haberse llevado una buena colección de tortas a lo largo de su vida. Surcaba su rostro una cicatriz en forma de S, producto, según decían, de un botellazo en la cara. Lo cierto es que había oído hablar de él con anterioridad. Contaban un montón de historias bastante locas sobre su persona. Siempre aseguraba en las entrevistas que si no era recordado tras su muerte por su obra novelística por lo menos esperaba serlo por su croché de derecha o, en su defecto, por su enorme polla.
—¿Eres marica, independentista o las dos cosas? —me preguntó, tras repasarme de arriba abajo con la mirada, justo cuando me senté en el taburete contiguo al suyo.
Medité unos dos segundos la respuesta.
—Marica, supongo.
Sonrió.
—Respuesta correcta —dijo. Se dirigió al camarero—: ¡Botticelli, ponle una margarita al comisario Gómez y otro Shirley Temple para mí!
—Inspector solamente —dije—. ¿Cómo ha adivinado que bebo margaritas…? Y, ya puestos a preguntar, ¿cómo demonios sabe quién soy?
—No sólo estoy al corriente de para qué vienes a verme, amigo, sino que también conozco un par de cosas acerca de ti: cuarenta y dos años, dos matrimonios, deudas a manta, votas a la derecha, todavía te encanta escuchar a los Sex Pistols como cuando estudiabas BUP y llevas una noche de Navidad bastante agitada.
Seis de seis. Me dejó sin palabras.
—Soy una especie de brujo —dijo, sin molestarse en disimular el sarcasmo, al ver mi cara de sorpresa.
—Perfecto entonces. A ver qué dice su bola de cristal sobre el asesinato del rey Baltasar y la cruz de madera robada.
Por toda respuesta, frotó dos dedos de la mano derecha, en un gesto inequívoco: pasta.
Saqué un billete de cien y se lo alargué. Se lo guardó en el bolsillo de la americana con una velocidad pasmosa. Visto y no visto.
—En mis tiempos —dijo— por esta pasta podías comprar un gramo de farlopa, tres tripis y, además, el camello te dejaba pasar a su habitación para que te cepillaras a su señora. Y ahora, en cambio, me va a alcanzar justo para una edición de lujo anotada de Peter Pan y la última novela de Stephen King en tapas duras.
—El de Peter Pan lo conozco —dije—. Lo escribió Walt Disney, ¿no?
Torció el gesto al escuchar esto.
—Quizá en un futuro debería modificar un tanto mi galería de personajes —masculló, en voz alta, para sí mismo.
—Usted dirá.
—A ver, hace unos días llegó a la ciudad un tipo, un sicario peligroso de verdad, de esos que no bailan rumbas. Se rumorea en la calle que anda metido en este asunto de los Reyes Magos. Y si esto es cierto, significa que va a correr la sangre a base de bien.
—Su nombre.
—Le llaman Pepe el Camisas.
—¿Por qué?
—Porque le encanta Tchaikovski… ¡Y yo que coño sé, Gómez! Será por las camisas que lleva, ¿no? Qué quieres, ¿que por cien miserables pavos te lo te entregue envuelto para regalo y con un lacito en la polla?
—Bien, bien. Tranquilo.

Anotó en un papel la dirección del hotel donde se alojaba el tal Camisas y me lo entregó. Una vez hecho esto, se volvió hacia su copa, dando a entender que la conversación había finalizado.

Pero me resistía a irme. Por unos instantes me había sentido como si estuviera frente a mi propio padre. Era una sensación muy extraña, agradable, y me entraron ganas, no sé, de abrazarlo o algo por el estilo. Igual sí me estaba volviendo un poco marica.
—Espero volver a verlo, señor Navarro—le dije.
—Suerte, Gómez. El mundo necesita tipos como tú, compañero. Aunque no hagáis de él un lugar mejor ni por asomo, por lo menos será más entretenido. Dale caña a esos mamones por mí.

Le prometí que así lo haría, y mientras me marchaba resolví para mis adentros que, si yo no fuera Gómez, me gustaría ser Arturo Navarro.

Un gran tipo lo mires por donde lo mires.

138 comentarios

  • Genial, Gómez.
    (¿De dónde ha sacado a ese Montoya? Poco verosímil. Pero, qué demoños, esto es ficción).
    La ilustración es buenísima.

  • Ese Montoya me suena. Un ex-puerta que se dedica ahora a escribir o algo así. ¿Lo he leído en los periódicos?

  • Hola a todos.
    Hola, cosa ( sí, sí, Bremaneurr, es a ti.; aún no te tengo definido, así que con todo mi amor te llamaré “mi cosa”).
    De estos días, aventuras a parte, lo que más me ha gustado es la carta de P.J. Emana resentimiento, pero del sincero. Casimiro es tan vulgar que nunca sería capaz de algo así..

    Hoy en el curro me han colocado a una pequeña y repelente aprendiz que para colmo se parece a mí.. Es preguntona y molesta hasta la saciedad y me retrasa todo con sus retóricas preguntas que encima hace para contestarlas ella misma y que yo le diga cuánto sabe. Era yo tan repelente a los 24?. Me he acordado de ti Adaptaciones. Si esto me lo hacen a los 65 a lo mejor saco una pistola. Mi pequeña “yo” me admira. Es terrible: yo no quiero que nadie me admire! soy mediocre, por Dios!.. espero que no me elija para tutorizarla y la tenga que sufrir 2 años. Necesito libertad en mi trabajo para ser creativa, no unos ojos encima todo el día.
    He empezado mal la semana.

    Qué pena “cosa”! iba a ir a verte a Soria..

  • He pinchado la entrevista en JD de Alix a propósito que uno de vosotros lo habías colgado. Su trabajo lo desconozco por completo, así que no opino.
    Pero la entrevista, es un poco rara: parece que estuviera orgullosos de ser un adicto..de meterse de todo. Parece un tipo acabado, no?
    Humilde opinión de lectora; a eso se exponen los entrevistados, no?

  • De la intención de voto de los españoles lo mejor ha sido el bajón de Rosa Díez.
    Qué se pensaba esa petarda.

  • Jaja.. muchas gracias,con mi historial errático me lo pones fácil. Tarde o temprano iba a caer con minúscula.
    Habrá que ir a ver a los flamencos ahora en Madrid, no?

  • bolaño.

    1. m. Bola o pelota de piedra que disparaban las bombardas y pedreros.

    Real Academia Española © Todos los derechos reservados

  • 02/11/2014 A LAS 09:33
    PERROANTUÁN
    Con lo que me apetecía ir a Soria…

    Estaré igualmente en Soria, pero aún no sé si iré a la lectura.

  • Creo haber leído aquí buenas críticas a un par de pelis que proyectan estos días en España. Una era un thriller que localizaré fácilmente. La otra no la recuerdo. ¿Alguna sugerencia?

  • Seguro que no te refieres a la mía de Drácula..
    Cuando dices España te refieres a Madrid?,y, si es así: vas a seguir ignorándome?

  • Si ve el poli negro es que las tres horas de cine le han dormido y lo está soñando ( ya nos contará el sueño ).

  • En la banda sonora, la sonata para piano n20 de Schubert, pero siempre puede llevar unos cascos y ponerse lo del polaco del marqués del otro día.

  • 03/11/2014 A LAS 17:06
    SUKTT
    Coherence v.o.s. está guay si te gusta la ciencia ficción.

    ¿Ciencia ficción es que son dos que se enamoran y todo es hermoso o que salen naves espaciales lanzando lásers que hacen chiuuuu chiuuuu? Sea como sea, si no salen polis negros o tetas no me interesa.

  • Ayer noche aterricé en Madrid.
    Por primera vez desde hace muchos meses sentí frío. Era tarde, me hice un colacao con galletas y directa a la cama. Y estaba fría! me levanté, saqué el nórdico del armario y puse funda de colores gastadita. Encendí el Ipad, leí los blogs que me interesan y por primera vez en meses dormí hasta que sonó el despertador. De un tirón!

  • Me considero un cervantista del nivel de Astrana Marín, que es el mejor que vieron los tiempos.Otro sí digo, la continuación del Quijote de Trapiello tiene su gracia, pero es incomparable con lo de Lope de Vega, claro.

  • 03/11/2014 A LAS 17:37
    SUKTT
    Salen seres (que no te voy a contar para no joderte la peli ) y 4 tetas: 2 de una rubia y dos de una morena.

    Pues vaya mierda de peli de ciencia ficción, qué realista. Si al menos tuvieran tres tetas la rubia y cuatro la morena…

  • 03/11/2014 A LAS 18:06
    SUKTT
    Las de las tetas son humanas, cosa.
    Si quieres tetas puedes ver una de Kira Miró.

    No sé quién es Kira Miró. Ay, esta conversación me aburre. Para estar en la pelu o así sería fantástica, pero me apetece otra cosa.

  • A mí también.
    Yo no voy a la peluquería. Tas colao. Aborrezco la peluquería.
    ————————–
    Hoy ponen The Walking Death!!. Genial la incursión del canibalismo en el capítulo tres. A ver hoy.

  • Debe uno sentirse especial siendo capaz de plasmar en palabras sentimientos, ideas, historias…
    Como podéis comprobar en cada línea que escribo carezco de esa capacidad y lo sé. En mi trabajo soy la más capaz, pero cuando tengo que hacer un informe baja mi nivel, por eso suelo ceñirme a tecnicismos.
    Agráfica y disfásica.
    A la mayoría de los que habitáis aquí eso se os da bien.
    Mola leeros hasta cuando os peleáis o sois bordes.

  • Hoy me he gustado. He comprobado que sigo siendo un lince en las negociaciones. Me pongo cachondos.
    ¡ÑAM!
    Como ya estoy caliente y mi Bella Tare se nos casa, no puedo dejar de aclararte tierna Suktt que no tengo sesenta y cinco. Soy un cincuentón y… de muy buen ver. Por si acaso.

  • pero amigos síí.
    ————————
    Ya saben que soy un peluche.

    y muy monoo.
    Y de paso enséñame a buscar la tecla esa quitop o como sea.

  • Amigos no gasto. Sólo gente destilada por el proceso blogueril.

    ¡Coniio! Encima del recuadro en el que escribes el texto, hay una banda gris y ahí aparecen los botoncitos. Uno de ellos es el ”quote”.

  • Dice Gómez: “Todos llevamos dentro un pequeño Nicolás”.

    Es verdad. El caso del pequeño Nicolás me he recordado, mutatis mutandis, al caso de Enric Marco. Y Vargas Llosa escribió a propósito de él (de Marco) un articulito lleno de humanidad y compasión. “Señor Enric Marco, contrabandista de irrealidades, bienvenido a la mentirosa patria de los novelistas”. He echado de menos estos días alguna mirada parecida.

    http://elpais.com/diario/2005/05/15/opinion/1116108006_850215.html

  • El 3 de noviembre se conmemora el primer centenario de la muerte de Georg Trakl.
    Ya le habíamos rendido un pequeño homenaje

    Muy a propósito en estas circunstancias nacionales:
    Los cuervos
    Sobre el ángulo negro van y vienen
    a mediodía, dando recios gritos, los cuervos.
    Su sombra pasa rozando a la cierva
    y a veces se les ve detenerse enojados.
    Oh, cómo turban el reposo pardo
    en el que un campo de labor se arroba
    cual mujer embargada por un grave barrunto,
    y se les oye a veces altercar
    por una carroña que han olido en algún sitio,
    y de súbito emprenden hacia el Norte su vuelo
    y se alejan como un cortejo fúnebre
    por los aires que vibran de placer voluptuoso.

    [La traducción de Reina puede ser mejor que ésta de Aramburu]

  • Los hijos de la gran puta del IS siguen vendiendo esclavas capturadas. Pasa lejos y eso hace que no sea muy relevante en la categorización de las noticias, pero me se me llevan los demonios.

  • Clausuro mis horas extra del día . Llevo 13 h en el curro, y, si le resto 1 hora perdida aquí y otra hora en facebook, me salen: 8 horas trabajadas+3 horas preparando la presentación de mañana+2 horas nulas= 11 horas trabajadas +2 horas perdidas.
    Creo que debo echarme un par de ligues no cibernéticos y soltarme la melena.
    Mientras lo pienso esta noche una de zombies en fox.
    Me desconeeeectoooo——´´´´´´´—,,,,,

  • Solicito formalmente que se banee a la subnormal de Suktt, vieja conocida que es feliz siguiéndome y deponiendo sus memeces.

  • Veo que a Santos le han dado por aquí un Honoris Causa, con presencia de Rajoy. Hace un año me pidieron 100.000 $ para el partido de Santos a cambio de sacarle de Colombia.

  • Muy apropiado que a los doctores universitarios les hagan vestirse como gilipollas por respeto a las tradiciones inventadas. A su lado, los tunos parecen gente normal.

  • Tampoco entiendo por qué los periodistas llaman al rey, Felipe VI, o al Pope, Francisco I. El numeral tiene su lógica desde un punto de vista diacrónico, por ejemplo, si hablamos de historia y tenemos que distinguir entre distintos Felipes o Franciscos. Pero ahora, en este momento, que sólo hay un rey Felipe y un Pope Francisco, el ordinal es más inútil que el birrete de los cátedros.

  • El birrete, la tiara, el tricornio, el castoreño, el chapiri, las caps, la bilba, son grotescas.

  • Gustaba de tocarse con un chapeo, no se destocaba ni bajo techo, ni en presencia de la realeza o de damas.

  • Finalmente, las angulas. Hoy han vendido las primeras de la temporada a 3.000 euros el kilo. No sé cuántas angulas habrá por kilo, ¿mil? No creo, pero a tres euros por angula me parecería muy justo poner a cada uno de los compradores o comensales un birrete.

  • Lo de atribuir el Quijote de Avellaneda a Lope de Vega con tanta seguridad me parece harto aventurado, Marqués. No creo que Francisco Rico se haya atrevido a tanto.

  • Los que somos de frente despejada, como un servidor (me llega la frente hasta la nuca), tenemos autorización del Ministerio de Cultura, Dirección General de la Moda y el Buen Gusto, para llevar gorra, sombrero, chistera o bombín.

  • 03/11/2014 a las 20:19 piratajenny
    Dice Gómez: “Todos llevamos dentro un pequeño Nicolás”.
    Es verdad. El caso del pequeño Nicolás me he recordado, mutatis mutandis, al caso de Enric Marco. Y Vargas Llosa escribió a propósito de él (de Marco) un articulito lleno de humanidad y compasión. “Señor Enric Marco, contrabandista de irrealidades, bienvenido a la mentirosa patria de los novelistas”. He echado de menos estos días alguna mirada parecida.

    Un gran artículo de Vargas Llosa. En el mismo tono el que Montano escribió sobre la «síntesis schopenhaueriana de voluntad y representación» de Nicolás.

  • A mí también me ha dejado perpleja lo del Quijote de Lope de Vega, aunque servidora no es de ese negosiado y caresco de informasión adecuada. Aunque la prudensia suele ser gran amiga del conosimiento histórico y filológico.
    ***
    En cuanto a birretes, disfraces y farsas varias, soy partidaria. La pompa y la ceremonia nos ayudan a distinguirnos de los animalicos. Sí a los gorros ridículos para los catedráticos. (Que se jodan).

  • Pirateo, aclärenos, Little Nicolás ¿era chico de los recados de los espías, o simple jeta puro y de los buenos?

  • De la entrevista con John Lukacs que enlaza Montano (y que recomendó el otro día Adapts) a mí me impresionó mucho este comentario del entrevistador, Ángel Jaramillo: «me dijo que ahora lo único que quería era volver a tener 75 años, cuando aún tenía energías para escribir libros y jugar al tenis. Me pregunté qué significaría tener la edad donde uno añora regresar a la juventud de los 75».
    Escuchar a tu prójimo añorar los 75 años tiene algo muy terrorífico pero también estimulante.

  • Vuelve a salir en Ellroy la palabra “buscacoños”, que en otras novelas es “cazador de chochos” como variante (que me tiene encandilado). Una amiga de Zaragoza me dio el otro día la clave: “conejero”. No me digáis que no es fabuloso.

  • Hoy /ayer) *vuelve* a sacar Espada el cartel del bi-centenario de Prim del Ayto. de Reus.
    Digo “vuelve” porque ya lo había sacado anteriormente,¿no? Si no, ánde lo había visto yo?

  • AYTO.

    Uno de mis primeros trabajos con contrato fue perseguir a impagados. Perseguir a nivel administrativo simplemente: organizar expedientes, escribir cartas, llamar por teléfono, enviar documentación al abogado, etc.

    No recuerdo con exactitud cuántos, pero pasaron varios días antes de que cayese en la cuenta de que Ayto, que tenía sucursales en casi todas las ciudades de España y era el principal moroso, no era un nombre propio ni el de ninguna empresa.

  • ¿Tiene sentido leer a Ellroy en español? ¿Tiene sentido escribir novelas ambientadas en el Bronx en español? ¿Tiene sentido doblar al español True Detective? ¿Tiene sentido que subtitulen en español las arengas de Mas en el telediario? ¿Porqué somos tan paletos?

  • DEPRISA, DEPRISA
    Venía a decir algo sobre don James Ellroy y encuentro ahí mismo el comentario del Marqués; lo aprovecho como botador para saltar el potro.
    He acometido, y estoy finalizando, la segunda lectura de la trilogía Underworld USA (América, Seis de los grandes, Sangre vagabunda). La traducción española exige, ojo, una lectura poco atenta y apresurada. Hay frases vertidas literalmente por el becario al que echaron de Google Translator, anacolutos, cacofonías que podían y debían haberse evitado por el simple expediente de buscar un sinónimo obvio. Sin embargo, consigue un ritmo y un tono especiales, diferentes. Estos libros laten, los hijos de puta. Y esta traducción también.
    La edición en español de esta novela gigantesca es como un chupito que hay que beberse de un trago, aunque sea un trago que dura horas. A pesar de lo complejo de algunas subtramas y la imposibilidad de retener todos los nombres, no cedo a la tentación de retroceder ni una sola vez; cuando encuentro algo que no recuerdo o no entiendo sigo adelante sin hacer ni puto caso.
    La traducción te mete en la novela. Te empuja. Te convierte en uno de los magníficos miserables que la recorren. Hace que también el lector huya hacia adelante. Y así, defectos verbales que no soportaría en una versión de otro autor se convierten en virtud y me arrastra aún más que la propia tramoya a la vida alucinada, febril y nonsense de los protagonistas.
    No sé si el original inglés conseguirá ese mismo efecto. Dudo absolutamente de que una lectura con interrupciones constantes para acudir al diccionario lo lograra.
    Si alguno de Vds. se anima no le costará reconocerse en Crutch, que no aparece hasta el tercer libro. El cretino, el pariguayo.
    El mirón.
    Eso es James Ellroy y, mágicamente, en eso nos convierte. Ve, mira, entra en las casas, fíjate en todo y sal, corre, no analices, sigue adelante. Sigue mirando.

  • No veo ninguna razón para leer a Ellroy antes que a Galdós, salvo que sigas un orden alfabético de autores.
    Respecto a los autores eslavos u orientales, no queda mas remedio que leerlos traducidos. Pero una persona culta debe poder entender, con ayuda de subtítulos o un diccionario, o teniendo a mano la versión original y la traducida, todas las lenguas romances
    Los traductores como Pi han hecho mucho daño. Es un oficio aun peor que el de librero de viejo.

  • Esto que viene a continuación es el perfil de idiomas de una persona (28 años) que acabo de fichar. Hoy el mundo funciona así.
    “Espanol: Nativo
    Ingles: Bilingue – First Certifícate Exam University of Cambridge; Trinity College of London
    (Pass with distinction 10 degree)
    Italiano: Alto – Certificado por la Universita degli studi di Camerino.
    Aleman: Intermedio – Certificado por Goethe Institut München (Zertifikat Deutsch B1) y experiencia profesional en aleman
    Frances: Alto – Certificado by Institut Français (niveau M1) y experiencia profesional en frances”

  • 04/11/2014 A LAS 09:19 MERCUTIO
    Eso es James Ellroy y, mágicamente, en eso nos convierte. Ve, mira, entra en las casas, fíjate en todo y sal, corre, no analices, sigue adelante. Sigue mirando.

    “Si quieres ser feliz, como me dices,
    no analices, muchacho, no analices”.

    Joaquín Bartrina

  • 04/11/2014 A LAS 11:20 MARQUESDECUBASLIBRES
    Pero una persona culta debe poder entender, con ayuda de subtítulos o un diccionario, o teniendo a mano la versión original y la traducida, todas las lenguas romances.

    El inglés no es una lengua romance.

  • 04/11/2014 A LAS 11:20
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Es un oficio aun peor que el de librero de viejo.

    JAJAJAJA. Hay algo peor: un librero de viejo con gorra.

  • Para entendernos, me pasa un poco lo mismo que con el oso Yogui. Leí, en cascada, las primeras novelas de la serie negra –principalmente Chandler, McCoy y algún otro– en viejas ediciones argentinas que compraba en el Mercado de San Antonio. Todavía hoy, pues, cuando releo las aventuras de Marlow, o de Lew Archer, espero que se identifiquen ante la rubia de turno como pesquisantes, que pidan un buen montón de plata por sus servicios o que, entre cadáver y cadáver, se detengan a refrescarse y encontrar información en una nevería.

  • Me gustaría que ustedes que son tan aficionados me dieran argumentos para defender la BAJA cultura:
    todo traducido, policías y ladrones, putas, libreros de viejo, la mili, música pop, vicios y sevicias, palabras malsonantes, blasfemias, post de mercutio…

  • Soy un torpe licenciado en filólogía románica, algo que me acredita a poco más que saber distinguir las lenguas romances de las germánicas, las eslavas, el suajili o el bereber. Dicho esto, creo que el polígloto que ha contratado para vender gelocatiles debería incurrir en el estudio del chino y del ruso. Hay que ampliar el mercado de Oriente.

  • Pues yo, vago como Bremaneur, y partidario del café para todos, o leo/veo todo doblado/traducido o todo en legua original.
    Y mientras persistan idomas directamente aprehendidos de Babel, como el vascuence o el dothraki, cuyo objetivo nunca fue comunicar sino confundir, opto por versión en español. A mas a mas, incluso para traducir a Mas

    Me jode más, por el contrario, las traducciones al inglés de los nombres dakotas y/o de otras etnias norteamericanas, por ejemplo, que digan Totanka Yotanka (estoy citando DE MEMORIA, SIN CONSULTAR INTERNET) y entre paréntesis: Sitting Bull.
    No.
    Lo suyo es Totanka Yotanka (Toro Sentado); o bien Ta-oya-te-duta (Pequeña Corneja)

  • Tras un mes de cuenta, acabo de lanzar al mundo mi primer tweet. Seguidores: 0. Siguiendo:0. Me siento como san Juan Evangelista.

  • Un hombre no debería admirar a más de tres personas, como máximo, a lo largo de su vida, y a poder ser que estén muertas.

  • 04/11/2014 A LAS 11:55
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Me gustaría que ustedes que son tan aficionados me dieran argumentos para defender la BAJA cultura:

    Marqués, lo que usted llama alta y baja cultura no son incompatibles. Los empeñados en crear castas (los comunistas y las derechas, por ejemplo) no comprenden las ventajas de la permeabilidad. Usted, que tiene en casa Nazarios, Crumbs, Barcelós y Macayas, lo entiende. Los que te preguntan asustados si los has leído todos cuando ven los libros abarrotados en estanterías o quienes se atusan el bigote hablándote de la Tojca de Puccherinni y de lo que han ganado en Bolsa, no.

  • Brema, hablemos pues de cultura entreverada cuya permeabilidad debe ir de la baja a la alta y viceversa. Hay una casta populista que desprecia ciertas cosas por considerarlas “burguesas” o “pijas” o como quiera llamarles. Una mujer como Floria Tosca forma parte del acervo cultural occidental, hay que conocerla.

  • Hoy trae EM el titular mas tonto de los últimos tiempos
    LOS EMPRESARIOS SUSPENDEN A LOS POLÍTICOS POR LA CORRUPCIÓN
    A ver, lección 1, párrafo 1: Los empresarios tratan de corromper a los políticos para así conseguir mayores beneficos económicos. Muchos políticos se dejan, claro.

  • Voy a aclarar unas cosas.
    Sr Marqués: no sé en quién está pensando ni tengo interés en saberlo, pero puede preguntar a Bremaneur o a quien sea el administrador de este blog y podrá comprobar que es la primera vez que entro. A mí no me meta en sus asuntos. Otra cosa es que yo le parezca una subnormal profunda, que está en su derecho usted o los demás. Pero haga el favor de no confundirme.
    Ya está bien.
    Veo un comportamiento un pelín paranoico. Entra alguien nuevo y creen que es transexual o simulador. Quede claro que no conozco aquí a nadie y mucho menos le deseo el mal a nadie. Soy una tía tolerante y bastante blogueada, por lo que todos los comentarios negativos hacia mi persona no me hacen sufrir.
    Al que no le interese lo que yo escribo que me salte! eso es lo que hago yo en general cuando escribe alguien que me aburre: simplemente le salto.
    Dicho esto sigo a lo mío.

    Oye bolaño, pues si un día te vienes a Madrid podemos hacer una de cine; y si viene tu hermana pues genial. Te gustan en v.o.s? suelo ir a los Ideal por eso. Una quedada para cine siempre está bien, no?, así si nos caemos mal o nos supera la timidez nos centramos en la peli. Podemos ir un día laborable para tener la excusa de madrugar y pirarnos al acabar la peli. Así en casa luego interiorizamos la cita y decidimos si somos colegas. Todo controlao.

    Brema, a ti también te invito. Acepto polis negros con tetas.

  • Salvo compromisos ineludibles, nunca he leído demasiado a autores nacionales vivos (por si los conocía después); pero Juan Tallón me parece uno a tener muy en cuenta. Además de lo destacable de su prosa, también me resulta simpático, cosa relativamente poco frecuente cuando hablamos de escritores. El otro día, por cierto, tuvo la amabilidad de dejar en mi blog una bonita historia navideña.

  • A mí también me gusta Tallón.
    Y Funes, saque a Javier Marías de entre Zafón y la Grandes, pogfavog. Los enamoramientos (anteúltima novela suya y última que he leído yo) me pareció un bodrio y hasta una autoparodia, pero tiene una gran obra detrás y un mundo narrativo muy original para el panorama español, por mucho que diga Satur. Las que más recuerdo son Todas las almas y Corazón tan blanco, seguro que no son las mejores y las leí hace tanto que será solo un engaño de esos de la memoria personal, pero apuesto por que se equivoca mucho con Marías.
    Que yo he leído una de Ruiz Zafón y dos (lo reconozco) de Almudena Grandes, y sé de lo que hablo.

  • Las dos perosnas que más he querido en la vida y que ahora me faltan me hicieron los dos mejores regalos: mi padre, que un día llegó a las tantas del trabajo con “Cuentos completos” de Poe y un amor, que me regaló una nochebuena “El extraño”.
    Creo que quien te quiere de verdad sabe qué libro regalarte.

  • 04/11/2014 A LAS 09:19
    MERCUTIO
    DEPRISA, DEPRISA

    Lo suscribo de cabo a rabo, macho (y perdona por lo de macho). Me tocó un poco los huevos en El gran desierto, porque la multitud de personajes tocaba eso: los huevos. Pero es un vicio. Ahora tengo un dilema en mis cabezas, y es dilucidar si es un buen escritor pero un pésimo narrador, o un buen narrador pero un pésimo escritor. Eso de andar dictando los tejemanejes mentales de los personajes tan directamente me mosquea un poco. Ahora bien: mil gracias por la recomendación.

    ***

    04/11/2014 A LAS 12:37
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Brema, hablemos pues de cultura entreverada cuya permeabilidad debe ir de la baja a la alta y viceversa.

    De eso hablaba; en una y otra dirección. Lo que me molesta, en ambos casos, es la pose.

    ***

    Hablo con un amigo por teléfono.

    – Hey, aquí me pillas, que he bajado a comprar cervezas, que estoy reseco.
    – Pues bebe agua.
    – No, que se te embotija la tripa.
    – Juas, juas, cómo que se te embotija la tripa.
    – Que sí, que sí, que se te crían ranas, agua no, quita, quita. Cocacola, cerveza…

  • 04/11/2014 a las 16:27 Suktt
    Las dos perosnas que más he querido en la vida y que ahora me faltan me hicieron los dos mejores regalos: mi padre, que un día llegó a las tantas del trabajo con “Cuentos completos” de Poe y un amor, que me regaló una nochebuena “El extraño”.
    Creo que quien te quiere de verdad sabe qué libro regalarte.

    Tengo penosas expriencias con libros que he leído porque me los ha regalado «gente que me quiere» (ah, la gente que te quiere). El último, El jilguero, de Donna Tartt, de la que recordaba con gusto (ah, los recuerdos) alguna otra novela que leí hace mucho. Lo declaro públicamente para mi vergüenza y para que nadie más cometa el error, habida cuenta de las críticas entusiastas que circulan sobre ella: es una putísima merde, va a costar que me vuelvan a trabar con un best seller.

  • Tengo penosas expriencias con libros que he leído porque me los ha regalado «gente que me quiere» (ah, la gente que te quiere). El último, El jilguero, de Donna Tartt, de la que recordaba con gusto (ah, los recuerdos) alguna otra novela que leí hace mucho. Lo declaro públicamente para mi vergüenza y para que nadie más cometa el error, habida cuenta de las críticas entusiastas que circulan sobre ella: es una putísima merde, va a costar que me vuelvan a trabar con un best seller.

    Eso también pasa. Y es terrible. No sabes si el que regala tiene mal gusto o cree que tú eres ” de esos gustos”.
    En cualquier caso para mí lo peor de lo peor es que te regalen perfumes.

  • No es que me guste la pizza cuatro estaciones, es que me gusta que haya cuatro estaciones: primavera, verano, otoño e invierno. Esto de pasar directamente del verano (30 grados) al invierno (10 grados) sin pasar por el otoño (15 grados) me parece un atraso. Estoy indignado. Y me manifiesto.

  • Pero, brema, si le gusta, no se preocupe de si es gran escritor, narrador, etc.
    Mi dalia negra la traduce Albert Solé. Ahí voy.

  • Uno de los libros peor traducidos que recuerdo es ‘El lamento de Portnoy’ de Philip Roth, edición de Bruguera. Normalmente no me doy cuenta, así que debía de ser muy mala. Baste un ejemplo. Recuerdo que el protagonista comía frituras francesas, cosa –suponía yo– de gran sofisticación que me tuvo muy intrigado. Es decir, french frites; es decir, patatas fritas. A pesar de ello, lo recuerdo como un libro que me gustó mucho. Tan mala era la traducción que treinta años después una nueva traducción hasta le cambió el título: El mal de Portnoy.

  • 04/11/2014 A LAS 21:13
    PERROANTONIO
    ¿Más?

    Mucho más. La primavera es priápica, animal; el otoño es priápico, animal. Ups, anda, si es lo mismo.

    04/11/2014 A LAS 21:16
    BOLAÑO
    Pero, brema, si le gusta, no se preocupe de si es gran escritor, narrador, etc.
    Mi dalia negra la traduce Albert Solé. Ahí voy.

    Me gustó mucho, la leí del tirón, no se notaba que estuviera traducida.

    ***

    Tengo que traducir 1280 almas al baturro.

  • En una comida me preguntó Trapiello que dónde me gustaba mas leer el Quijote. En el Tonson, le contesté. Se quedo perplejo y dijo: “vaya boutade, como Borges, no?” CGA que estaba presente le dijo: “boutade no creo, que yo he visto el Tonson en su casa”.

  • Uh, la cultura alta. Una vez me dijo mi primo Efrén que tenía que leer a los rusos, y dije, venga. Lo primero que hizo fue darme unos tostones de León Tostón y de Federico Tostónyeski, que era una especie de autocrítica porque se llamaba Crimen y castigo. Y luego me dijo que leyera a Nabokov y dije que por ahí no pasaba, que los pseudónimos del puterío que no, que Nabokov en ruso es como llamarse Pollón en España, y que de qué. El Marqués de Sader de los Urales, seguro. A mí no me engaña ni Dios.

  • 04/11/2014 a las 22:36
    Perroantonio Creo haberle leído a Borges que le gustaba más la traducción al inglés de El Quijote que el original de Cervantes.

    ***

    Otra mamarrachada de Borges, y el hecho de que hablara de “la traducción al ingles” del Quijote demuestra que sólo estaba pidiendo otra tapa de morcilla. ¿QUÉ traducción? Pero a Borges todo se le perdona. Es un grosso.

    Ha habido muy pocas traducciones a la altura de los grandes originales. Un ejemplo que se me ocurre es la traducción al inglés que el rey “Jacobo” encargó de la Biblia (la conocida como the King James’ Bible). Al margen de que la propia historia del proceso -colectivo- de traducción es apasionante, el resultado fue un texto a la altura del mejor inglés del XVII (ése que yo, a diferencia de otros miembros más cultivados de esta casa, no puedo leer sino con grandes dificultades, y por dificultades no entiendo un diccionario) que influyó en todos los novelistas de fuste del XVIII y el XIX. Tiren del hilo de Melville y llegarán a la KJB. He tenido siempre predilección por uno de los miembros del comité de notables que sacó aquella joya adelante, el borracho y errático Richard “Dutch” Thomson, un hombre de inmenso talento, conocimientos portentosos y biografía desgraciada.

    Los pequeños originales, es decir el grueso de la literatura mundial -incluido Ellroy, cuya Dalia negra no sostiene el tipo ni de lejos con la Dalia azul ni con cualquiera de las otras obras menores de Chandler- son perfectamente traducibles por un traductor dotado. Por ejemplo, por un tipo tan anónimo y talentoso como Juan Manuel Ibeas.

    Salud.