Al tibio sol de marzo

altibiosol

Por Fernando García.

Los domingos en el Cuartel eran sórdidos. Allí solo quedaba el personal de servicio, los arrestados y aquéllos que no tenían dónde ir a parar. Para el cabo primera Olivares la situación era diferente, él era clase de tropa y se movía por allí como en su propia casa, en la que desde luego no querían ni verle. Era de fina estampa y gastaba ademanes chulescos. Gustaba mortificar a los reclutas mas torpes, entre los que se encontraba con grande mérito un paleto de Villaconejos de la provincia de Toledo que tenía por mal nombre Eufemiano Mantecón.

Aquella mañana de domingo de marzo, triste y tediosa, el recluta Mantecón andaba en su litera con ensoñaciones eróticas. Había dejado un melón que le había mandado su madre calentándose al tibio sol de marzo, cierto que no con otra intención que follárselo cuando estuviese listo. Las únicas experiencias de Eufemiano con seres vivos de dos patas se reducían a alguna gallina, por lo que hacer suyo a aquel melón no lo consideraba despreciable. Cortó con su navaja de forma cuidadosa un extremo de la preciada fruta y se hundió en ella con pasión aprovechando la soledad del barracón. Se derramó como un ahorcado, tras lo cual quedó exhausto y dormido.

Cuando se despertó oyó el toque de fajina y se dirigió apresurado hacia el comedor. Allí estaba el cabo Olivares rodeado de sus habituales conmilitones disfrutando de un menú especial , una de las muchas prebendas que obtenía por sus amenazas. El que mas y el que menos compartía sus viandas con él, para así obtener protección. En ese momento se hallaba alardeando del dulzor de un melón que uno de sus adláteres le había obsequiado. “Siéntate con nosotros Mantecón, que estoy catando un melón de tu pueblo”. En ese momento pasó por allí el sargento de Cocinas, un suboficial chungón y resabiado. “Olivares, a que no sabes lo que hacía Mantecón hace un rato, follarse un me…”. No pudo terminar la frase, porque el primera Olivares quedó como petrificado, dejando la tajada de melón a medio masticar. “Te has tragado toda su leche, la leche de esa acémila…”, apostilló inoportuno el Cocinas.

Cómo de cruel es el destino solo lo saben los que lo sufren. Mantecón nunca llegó a jurar bandera y Olivares se volvió remilgado para la comida y mas que comedido en sus chanzas.

106 comentarios

  • Sostiene nuestra traductora (recuerden, no es la profesión mas antigua pero sí la peor junto a librero de viejo) que el inglés del XVII no hay quién lo entienda. Sostiene un servidor que leer a Shakespeare en español es insuficiente ¿Entonces qué? Pues hombre, para algo están las ediciones bilingües.

  • El género “mili” es el mas bajo, sin duda. A ver quién lo supera, cierto que aquí hay fuerte competencia en el subsuelo.

  • Oigo que La Pechotes ha fichado con el mánayert de Belén Esteban y Olvido Hormigos. ¡¡PECHOTES, YO ERA TU HOMBRE!! Ahora te has lanzado en brazos del puterío nacional. NO OLVIDARÉ, NO PERDONARÉ.

  • piratajenny 05/11/2014 a las 01:07
    ***
    Perroantonio 04/11/2014 a las 22:36
    Creo haberle leído a Borges que le gustaba más la traducción al inglés de El Quijote que el original de Cervantes.
    ***

    Otra mamarrachada de Borges, y el hecho de que hablara de “la traducción al ingles” del Quijote demuestra que sólo estaba pidiendo otra tapa de morcilla. ¿QUÉ traducción? Pero a Borges todo se le perdona. Es un grosso.

    Pirata, no es una mamarrachada sino tan solo una pequeña broma irreverente: “la conocida anécdota, recordada o inventada por el mismo Borges, según la cual en su infancia habría leído por primera vez el Quijote en inglés, y luego, al leerlo en español, habría sentido que el original de Cervantes sonaba como una mala traducción”.

    Irreverencia por tratarse de El Quijote, pero vivencia que quien más quien menos ha experimentado.

    Y por supuesto, a Borges claro que le perdonamos todo. Solo faltaría.

  • Y que la irreverencia era una borma quedaría claro con este otro comentario de Borges, si la cita es verdadera:

    “su valor quedaba probado en las innumerables y póstumas batallas que el Quijote ganaba contra sus traductores” (Borges, 1928, 5).

  • Sostiene esta traductora que si usted tuviera que leer la King James’ Bible en edición bilingüe no sólo tendría que instalar un facistol en su apartamento, sino que tendría dificultades en identificar qué texto inglés se corresponde con el texto español que está leyendo.

    (Funes, de acuerdo: ya dije que de Borges, cualquier cosa. Incluso la inverosímil posibilidad de que nadie le leyese EQ en inglés).

  • “Porque es una completa anormalidad político-social, una farsa democrática y una falta de respeto a la mayoría de los habitantes de Galicia expresarse pública y constantemente como si aquí nadie hablara español.
    Sucede, sin embargo, que el español es la lengua que une a todas las clases sociales de este país. Es la lengua inclusiva e incluyente. Es la lengua que barre las fronteras donde otras las levantan entre los propios trabajadores españoles”.
    10 / 10

  • Me he tomado la libertad de traducir un fragmento de la entrada de hoy al tamil y en mi humilde opinión el texto mejora:
    ” மார்ச் சூரியன் சூடாகும் அனுப்பப்பட்டவர் என்று ஒரு முலாம்பழம் விலகியிருந்தனர். இரண்டு கால் மனிதர்கள் மட்டும் Euphemianus அனுபவங்களை ஒரு கோழி குறைக்கப்பட்டது, அதனால் முலாம்பழம் செய்ய ஒப்புதல் புறக்கணிக்கப்பட்டதாக கருதவில்லை. அவர் கவனமாக தனது கத்தியால் விலை பழம் ஒரு இறுதியில் வெட்டி மற்றும் இல்லங்களை பேரார்வம் ஊக்கம் தனிமை அதை மூழ்கினர். அது அவர் சோர்வடைந்து மற்றும் தூங்கிக்கொண்டிருந்தார் பின்னர் ஒரு தேவையற்ற, என சிந்திவிட்டது”.

  • 05/11/2014 A LAS 12:32
    PROCURO FIJARME
    Me he tomado la libertad de traducir un fragmento de la entrada de hoy al tamil y en mi humilde opinión el texto mejora:

    Marzo había enviado un melón dejó el sol calentando. Sólo dos hombres Eufemiano experimenta un muslo de pollo se reduce, por lo que el melón no se consideró insignificante para su aprobación. Él fue cuidadoso con su cuchillo y cortó el precio en el fin y no el fruto de la pasión por el estímulo y la hundió en el aislamiento. Fue entonces cuando él dormía agotado y necesita ser derramada “.
    Pues no sé, no sé,..

  • Brillante y eudita exposición, ayer noche, la de Pirata. Permítaseme, sin embargo, añadirle un pequeño “pero”: desconozco cómo es la negra, pero a La Dalia Azul, a mi juicio, no sólo cabe calificarla de obra menor, sino de realmente mala. (No he visto la película, pero cualquiera podrá comprobar que se trata de un guión realmente difícil de terminar.) Pienso que en general Chandler fue un guionista mediocre. Wilder, con el que mantuvo encontronazos legendarios en su momento, lo atribuía a su naturaleza caótica como escritor.

  • Bonnie, claramente mejora en tamil recastellanizado.
    Es pura poesía: solo dos hombres Eufemiano …

    Aún diría más: quizá haya dado usted con el reto que el Marqués ocultó y que solo algunos de los más avezados de los lectores serían capaces de descubrir: re-traduciendo su texto a y desde un determinado idioma – del cual en el texto se encuentran indicios suficientes para identificarlo -, el lector afortunado vibraría con la lectura de la madre de todas las entradas de chopsuey y nickjournales varios que en la blogosfera han sido.

    PORQUE SI NO, NO SE ENTIENDE LO DE HOY

  • Gómez, Double indemnity y Extraños en un tren bastarían para salvar su fama. Podría usted decir que en estos dos casos fue sólo coguionista y que el mérito hay que atribuírselo a otros. Puede ser; soy muy poco cinéfila y desconozco por completo los detalles. Lo que sí sé es que la relación entre Wilder y Chandler acabó mal, y tal vez eso explique el juicio peyorativo de Wilder; porque ¿Chandler un escritor caótico? No, es imposible escribir ocho novelas y decenas de relatos sin un rumbo, aunque el rumbo esté empapado en whisky.

  • Teníamos otros títulos:
    “Olivares y Mantecón: lo mejor que le puede pasar a un melón”
    “Los melones al sol”
    “Dos hombres Eufemiano”

  • No entiendo la ilustración, pero bien está como cripsis ( camuflaje para chuscky nuestra nueva blogueada que dice ella) invadiendo algún melonar de veganos resentidos. Este marqués no da puntada sin hilo. O el ilustre pinturero ilustrador..

  • Cagontó,, para un momentico que me puedo asomar y el marqués escribe una entrada cripto-mística, que a un cabrero como yo se le escapa.
    Ya somos dos Funes.

  • No me estoy enterando por andar ocupado, pero si me llegan ecos de que la auxiliar contagiada se ha puesto a cascar y a culpar, supongo que al sucio gobierno de derechas.
    Ya me informaré, pero sea o no así, de verdat se lo digo, en cuanto me mude a la barraca creo que no voy a darme de alta la conexión de internet.
    Trabajaré, les leeré cuando pueda desde el trabajo, mis amigos destilados, y templaré mis músculos con la jardinería y el huertecito, más unos largos en invierno en y verano

    Si puedo, me retiro de escuchar ni leer nunca más al ganado parlante.

  • No se vaya muy lejos Adapts. Aunque bien pensado siempre le encontraré cerca de un melonar por su querencia a mozas con ubres bien dispuestas.

    Creo que me lié un poco. Pero usted ya sabe.

  • “No sé lo que falló, ni siquiera sé si falló algo… Sólo sé que no guardo rencor, ni reproches”.
    “Si Dios hizo el milagro se sirvió de mis compañeros. Han demostrado que tenemos la mejor sanidad pese a la nefasta dirección política”

    Que era una mujer valiente y generosa lo había demostrado ya.

  • Cuando James Ellroy viene a Europa a promocionar un libro se deja los cuartos en ponerle conferencias transoceánicas a su perro. Se desconoce si el perro descuelga por sus medios o alguien, presumiblemente bípedo, le pone el auricular en la oreja. James Ellroy le gruñe, grrrr, y le ladra, guau, guau, y sostiene una animada charla con el animal en términos que le entienda, en el lenguaje ancestral de los dogos. A veces se le olvida que está en el vestíbulo de un hotel decente y se rasca la oreja con el talón. James Ellroy alza el tamaño intimidante de un defensa de rugby, tiene el cráneo mondo y lirondo y se acomoda las partes sin rubor delante de las jefas de prensa. Sonríe poco, levanta ciento cincuenta kilos en la banca de pecho y habla con Dios. Una vez mató a un dóberman a golpes con un tubo de cañería. Un acontecimiento poco común, porque James Ellroy generalmente muerde. Es el macho de la novela negra norteamericana, el jefe de los monos, el baranda del rollo y dice de sí mismo que tiene un gran talento, una gran diligencia y una meticulosidad sobrehumana. Ha dicho: “Yo soy el más grande escritor vivo de género negro”. Ahora va de puta redimida y no permite que se fume en su presencia, no empina el codo, no se coloca y no come carne. Hace yoga. Oooom. Bebe té. Tiene insomnio. A veces le va a visitar el perro de su ex. Hablan de sus cosas. Grrrr y guau. Vende libros como sombrillas en una tarde soleada y el cine le ama. No siempre la vida le trató tan bien. Ahora es excéntrico. Antes era raro. No es lo mismo.
    Ellroy, by Olmos.

  • Me la estoy envainando Funes, me pasa por escribir sin saber. Pero antes de guardármela del todo, también leo que dirige a la prensa a sus abogados, para que les cuenten que pasos van a dar y además no puede dejar de opinar sobre la nefasta dirección política.

    En fin. estoy deseando una ronda de entrevistas a los jubilados en prime time, ahora cuando caigan por la gripe, (entre aquellos que fueron vacunados) respecto a la nefasta gestión política de la gripe y su prevención.

  • Cabe la posibilidad de que la gestión política (¿qué gestión?, ¿de qué gobierno?, del actual, supongo, ¿no?) sea nefasta para la sanidad; también que la mejor sanidad del mundo se deba a la gestión política. Yo no lo sé, ¿lo sabrá esta mujer? Da igual. Sí sé que debe de estar dolida con lo ocurrido,, convalenciente, y que le han puesto un micro. Qué va a decir…

  • Así, a vuelapluma:

    Pirata, hay grandísimos ejemplos de escritores a los que se puede tachar de caóticos, y en los que ese caos resulta, además, el motor de su obra. (Céline, por no ir más lejos.) El asunto, creo yo, es que como guionista pasas a formar parte –una parte secundaria y por completo prescindible, además– de una industria, industria en la que no eres más que un asalariado bien pagado y siempre a las órdenes de un director. Y hablamos, claro, de autores consagrados con egos enormes, lo que aún dificulta más las cosas.

    Caos creativo: para empezar y a modo de ejemplo, en una novela puedes tener una vaga idea de adónde quieres llegar, e ir improvisando y cambiando de planes sobre la marcha. En cine esto es impensable: antes de sentarte a escribir la primera línea de guión has de pasar antes por un desfile de sinopsis, tratamientos, desarrollos de personajes, escaletas, etcétera, etcétera.

  • Holmesss, hace apenas media hora. y para su tranquilidad; Pedro en su sitio, el alioli con la textura y el punto precisos, la deliciosa salsa picante de siempre y la cerveza bien fría.

    Una falsa alarma en toda regla.

  • Salut Ostrata. Yo no estoy defendiendo la gestión de este gobierno, pues no estoy capacitado. Tampoco quiero escuchar la de una auxiliar de enfermería o la de un entrenador de fupbol.
    Es decir estoy cansado de que todo el mundo tenga algo que decir sobre cualquier cosa y de que nadie tenga los cojones de decir “oiga, pues de esto yo no sé”.

    Y respecto a lo de que está dolida, pues también a mí me duele. Quïcir ¿dolida de qué?
    ¿De presentarse voluntaria por altruismo o por la paga (ambas razones me parecen bien) e infectarse? ¿De que le hayan salvado la vida?
    ¿De que le hayan matado al puto perro?
    Creo que no toca lo de abofetear a nadie. Ni siquiera al gobierno, que para eso está.

    Pero toque o no toque, es que no me interesa, por eso decía que voy a convertirme en un ermitaño acomodado.

  • No, si lo de la ermita está muy bien, que para lo que hay que ver mejor seguimos el consejo de Cándido y cada uno a su jardín.

    Salud, Adaptaciones.

  • Si por caótico entiende usted un escritor de vida desordenada y anárquica o de hábitos de escritura irregulares, es posible (no conozco más que un par de detalles de su biografía). Pero si entiende que es un escritor que avanza en su novela a tientas o improvisando, entonces no puedo estar de acuerdo en que Céline lo fuera. Los manuscritos del Viaje… están llenos de sustituciones, alteraciones del orden de las frases, añadidos, eliminaciones, puntos de interrogación, apuntes de sinónimos posibles, reestructuraciones de párrafos enteros y en fin, de todo lo que revela la conciencia de un objetivo y del camino que debía llevar a ese objetivo. Puede que ese proceso fuera febril e irregular, pero de ningún modo creo que fuera caótico.

    Respecto a Chandler y los guiones, seguramente tiene usted razón y su ego le impidiera trabajar encorsetado en las ideas de quien en última instancia dependía el producto final. ¿Ha leído usted sus diarios? Un extracto que viene al caso, encontrado en Internet (paréntesis: ¿dónde ha ido a parar el bendito botón de “link”, srta. Bellpuig?)

    ” (…) Al escritor que llega por primera vez a un estudio no se le comunica ni la más mínima parte del inmenso cuerpo de conocimientos técnicos que Hollywood contiene, como se debería hacer por sistema y de manera rutinaria. Se le dice que vea películas, que es como aprender arquitectura mirando una casa. Y lo vuelven a mandar a su madriguera para que escriba escenitas que su productor, entre llamadas telefónicas a sus rubias y sus compañeros de borrachera, le dice que tendrían que haberse escrito de otra manera”.

    (La traducción, por cierto, del gran Ibeas)

  • Tiene que ser la hostia leer en gaélico lo que no se atrevieron a escribir en castellano de la DRae lo que no escribieron en inglés algunos autores, podridos ellos.

  • Concedido lo de Céline, Pirata.

    Sí, tengo los diarios que menciona. Y el párrafo que ha copiado para ilustrarlo me parece excelente. En el volumen que poseo de La Dalia Azul –Dios bendiga a Bruguera por los siglos de los siglos– incluyeron también un interesante estudio sobre el rodaje de la película y la implicación de Chandler en el mismo, titulado La quincena perdida. En él se alude, por ejemplo, a un ultimátum del escritor al estudio, anterior a esta película, donde en una larga cuartilla de papel detallaba las humillaciones que había recibido de Billy Wilder; la más famosa de las cuales era cuando señalaba que “Mr. Wilder debería abstenerse de darle a Mr. Chandler ciertas indicaciones de índole personal como: “Ray, ¿serías tan amable de abrir esa ventana”?

  • Como por milagro, he logrado encontrar el volumen de Bruguera al que se refiere usted – creo que ya le conté que en una de mis ausencias alguien decidió reorganizar los libros de las estanterías por colores, altura, grosor y otros criterios igualmente útiles para la rápida localización de cualquier ejemplar. Ahora me debo a mis obligaciones familiares, pero esta noche le echo un ojo a lo de Houseman (gracias por la referencia; si alguna vez lo leí lo tenía completamente olvidado) y seguimos.

    (Muy rápidamente: en el epílogo de Mathew Bruccoli, esta cita de Chandler que confirma lo que usted decía a propósito de su ego dañado con un guiño muy británico: “La mayor parte de los escritores, en Hollywood, son empleados… Como individuo rehúso ser empleado, pero desde luego sólo soy un individuo”).

  • 05/11/2014 A LAS 15:09 ADAPTACIONES
    Cagontó,, para un momentico que me puedo asomar y el marqués escribe una entrada cripto-mística, que a un cabrero como yo se le escapa.
    Ya somos dos Funes.

    Creo que el Marqués está escribiendo unas explicaciones a este escrito que les sacarán de dudas. Estarán en francés y se titularán Apostilles ad melones.

  • 05/11/2014 A LAS 13:17
    FUNES
    Bonnie, claramente mejora en tamil recastellanizado.
    Es pura poesía: solo dos hombres Eufemiano …

    Yo aún estoy descifrando lo del muslo de pollo..

  • Me parece mal que se haya dado tanto bombo a la noticia de que el claustro de la Universidad de Gerona debatirá retirar el honoris causa a la magistrada del Tribunal Constitucional Encarnació Roca (hoy en AE, «El totalitarismo, tal cual»). De los 250 claustrales solo hacen falta 70 firmas para una convocatoria extraordianria, y estos pueden ser (y a buen seguro serán) de la parte que en el claustro corresponde a alumnos y personal administrativo. (¿A que es un comentario tan infundado como superdespreciativo contra alumnos y personal administrativo? Jopé, ya). Me da igual que los 77 sean todos profesores, porque decir «la Universidad retirará» es una exageración contra la realidad de las cosas que no beneficia en nada la idea que tenemos de las llagas que esa realidad ya muestra, solo nos hace fantasear con que el nacionalismo tiene mucha más potencia de la que tiene.

  • El amorl y lor cupioneh. Que qué número. A ver si vamos a gastar dos euros a tontas y alocas.
    ***
    05/11/2014 a las 17:25 Tareixa
    Leer a O Quixote en galego, catalán o astur enriquece. En el idioma de las colonias no sé.

    Tareixa, usted con el astur no quiere decir la lengua de los astures prerromanos, ¿verdad? Usted quiere decir a lo mejor la «llingua asturiana», un invento (vale, una koiné; una artificiosa koiné académica de reciente creación) impulsado por el amor (ah, el amor) a la diversidad local de las administraciones autonómicas, que sabrá poner la puntilla a los bables o hablas históricas diversas criadas espontáneamente entre las nieblas de los valles asturianos.
    Pero no se detenga en el astur. Cantabria también quiere su propio adefesio, el cántabru.

  • Dada de alta Teresa Romero, gente de los dos bandos, gubernamental y opositor, felicita a nuestro sistema sanitario del final feliz. Ahora nos toca a nosotros adivinar qué quiere decir cada bando.

    Un poco de generosidad hermenéutica con los gubernamentales nos ayudará a entender la naturelza racional de su alegría. A pesar de las cortesías de rigor hacia la recién curada, se ve que se alegran principalmente de que la calidad de nuestro servicio de salud haya permitido cortar el brote de epidemia en España. Puede que sea falso pero no absurdo pensar que dicho sistema de salud ha logrado lo que dependía de él, al margen de que Teresa Romero haya sobrevivido, algo que no estaba en la mano de nadie, y al margen también de que hubieran muerto ella, alguna peluquera y el conductor de la ambulancia, siempre que eso no hubiera impedido cortar la expansión descontrolada de la enfermedad. A Dios lo que es de Dios -la curación de Teresa Romero- y a Mariano lo que puede que sea de Mariano.

    Es posible que, a la hora de buscar racionalidad en lo que se dice, me haya faltado la misma generosidad con el equipo opositor, uno de cuyos representantes más visibles es Teresa Romero. Además de a Dios y al apostol Santiago, ha querido dar las gracias a esa gente tan maravillosa que lucha día a día por la calidad y la dignidad de la sanidad española. ¿Pero qué puede agradecer a tanta gente, y tan variopinta, en algo que ha sido milagroso? Muy sencillo: algo tan irracional como el propio milagro, a saber, los efectos mágicos, cordiales, salutíferos, que ha obrado sobre ella la simpatía de tanta gente maja. Queda claro también qué entienden muchos como Teresa Romero por sistema español de sanidad: más que el propio sistema con sus carencias mayores o menores, la gente partidaria de ese sistema. Para entendernos, la gente. La gente para la que hoy -ya era hora- ha sido un día mágico.

  • Mi hijo ha copiado en el último examen de gimnasia. Ya sé que es poca cosa, una nadería según muchos. Pero nadie puede negar que algo es, y algo más bien malo.

    También sé que esa falta no ha arrojado a mi hijo por una pendiente que sólo puede terminar, como toda pendiente que se precie, en la horca. No, tiene enmienda. Estoy seguro de que a mi descendencia le cabe un futuro mejor.

    Pero, ay, esa estafa estudiantil ha ocurrido, y eso no hay quien lo mueva. Es muy posible que mi hijo no vuelva a caer en ese crimen académico, pero no es posible en absoluto que deje alguna vez de haberlo cometido. Eso no hay modo de lavarlo.

    O, al menos, no hay modo humano. Dicen que con artes sobrehumanas sí; con la absolución de un cura cristiano, sin ir más lejos. No sé si esos curas logran tanto o no, pero admito que dejar que el pasado deje de serlo -o, más precisamente, que una cualidad que formó parte del pasado deje de formar parte de él- sólo puede conseguirse mediante un milagro.

    Lamentar haber hecho lo que se hizo, reparar los daños, proponerse no repetirlo, e incluso cumplir la propuesta, es algo que está a nuestro alcance. Para eso no es necesario que Dios pierda el tiempo.

  • Mi texto de ayer, a mas de asaz soez, es difícilmente traducible. Con traductores automáticos ya se vio el disparate y un traductor humano escribiría su peculiar versión. Hace unos meses La Vanguardia publicó unos extractos de Mi Little Spain y la versión en catalán era absurda. Donde decía “gachís”, por ejemplo, pusieron “tíes”.

  • 05/11/2014 A LAS 22:18
    PROCURO FIJARME
    05/11/2014 a las 21:47 Perroantonio
    Penas para todas. Digo penes.
    La entrada de hoy y más penes de animales. Un día muy duro para el erotismo.

    669/687

  • He de poner remedio, variando suavemente el rumbo de la nave a babor.
    Hace unos días visitaba una galería céntrica y admiré esta obra de arte de la danesa Barbara Skovmand. Me vi transportado en el acto a una obra cumbre de la música occidental. A sugerencia mía el galerista la sintonizó, y se comprometió a preguntar a la artista sobre esa vinculación, e informarme.
    No he tenido más noticias, lamentablemente.

  • Bremaneur 06/11/2014 a las 00:11
    Qué triste es Madrid, tan llena de madrileños y de puticlubs.

    Brema, hay vida en Madrid más allá de Arganzuela. Hoy precisamente luce un sol inundador de luz, vida y optimismo. Desde la ventana no veo ningún puti club, solo bares, cines, quisocos, pequeño-comercios y oficinas, y los Teatros y los jardines del Canal.

    La belleza está en los ojos del que mira, los míos son verdes y traidores, y me alegro de vivir aquí.

  • 06/11/2014 A LAS 00:11
    BREMANEUR
    Qué triste es Madrid, tan llena de madrileños y de puticlubs.

    ¿Qué dices Looooca?
    Yo debo de vivir en otro Madriz.

  • Gengis Kant 06/11/2014 a las 01:40
    Mi hijo ha copiado en el último examen de gimnasia.

    Jeje

    Es muy posible que mi hijo no vuelva a caer en ese crimen académico, pero no es posible en absoluto que deje alguna vez de haberlo cometido. Eso no hay modo de lavarlo.
    O, al menos, no hay modo humano (…)

    Gengis, no veo que la absolución de los curas católicos sea muy distinta del tratamiento civil, cuando ciertosd hechos pasado el tiempo o bajo ciertas condiciones son eliminados del expediente.
    Tampoco estoy seguro de que la absolución signifique que el hecho no haya sucedido, snio al g así como el como el código penal. que tras una pena/penitencia la deuda con la sociedad/Dios queda saldada.

  • Qué triste ser tan inseguro, tan indeciso.

    Tengo muchos más elementos en la carpeta “Borradores” del correo que en la de “Enviados”.

  • Hablando de traducciones del Quijote: si tuvieran la suerte de ser catalanes como yo, sabrían que el Quijote que han leído ustedes no es sino una traducción del original catalán que escribiera Joan Miquel Servent.

  • Pienso, es un parecer mio, que todos y todas más algún, traducido al tareixaño ganaban en cachondeo.

    Sosos, más que sosos, que son unos desabridos

  • Funes, se podrán borrar los antecedentes penales, incluso no volver a tener en cuenta que el crimen tuvo lugar; pero borrarlo del propio pasado es algo que no tiene equivalente en este mundo. Y es precisamente la conciencia de que sucedió lo que atormenta al verdadero arrepentido. Arrepentirse es una cosa tremenda, es llevar los escrúpulos morales a un grado insoportable.

    Nuestra religión le ofrece a quien se pone en ese plan el sucedáneo parapsicológico, sobrenatural, de la absolución. ¿Es suficiente para tranquilizar la conciencia del que cometió el mal? Nadie lo sabe, pero podemos tener la seguridad de que es el único método que podría tener ese efecto calmante en aquéllos que crean que tiene dicho efecto.

    Faltándonos una ciencia del perdón, no hay consenso sobre el alcance del perdón divino. Casi todos los teóricos sacramentales piensan que Dios no puede cambiar el pasado; pero siempre sale alguno que piensa que Dios no sería Dios si no pudiera con todo.

  • Pocos pecadores llevan su sentimiento de culpa al extremo del que hablo, pero hay que reconocer algún mérito a su idea de que han ofendido a la divinidad al estrangular al vecino. Esa ofensa suplementaria, sobrenatural, portentosa, sólo puede ser perdonada por un dios, pero, eso sí, por un dios cualquiera. Con el de la catequesis basta.

  • A veces pienso, cosas mías, si hay necesidad de leer tanta tontunadas
    Y desparrames después cómo canción de Silvin Rodríguez.busco al unicornio

  • Conocí a un tipo, hace muchos años, que se dedicaba a comprar tumbas en el cementerio de Montjuich para revenderlas posteriormente. Digamos que se trataba –no sabría describirlo mejor– de un especulador funerario. Me hacía gracia que solía referirse a ellas como “plantas bajas”. “No quiero pisos”, me explicaba. “La pasta está en las plantas bajas”. Sólo le faltaba referirse a las vistas privilegiadas, las buenas comunicaciones o el selecto vecindario.

  • Con los primeros de Gómez y Perroantuán he pensado en el póstit que pego en la puerta de mi cueva en el trabajo cuando salgo (y ello es cada poco porque una es servidora pública):
    «ENSEGUIDA VUELVO».
    Pero este también me gustaría:
    «PUES MIRA QUE TÚ».

  • Nos damos importancia creyendo que estamos indignados, pero es más bien aburrimiento lo que tenemos. Que espere Podemos mucho a presentarse a unas elecciones y, con lo que empacha la televisión, pasará a la historia como aquel partido de cuya honradez inmaculada, guardada como se guardaba antes la virginidad, sin salir de casa, se cansaron los electores antes de poder votarlo.

  • La especie perdió mucha de su natural hombría el día que admitió que el ofensor podía lograr nuestro perdón pagando por el daño causado. De ahí a que nos coformáramos con cobrar un diente por un diente sólo había que dar un paso. Y el siguiente vino sólo.

  • Matando al ofensor el ofendido ya se imponía un límite: sólo le mataba a él. La humanización de las penas se ve que empezó muy pronto.