Sensación agridulce

moscasPor Botillero.

Confieso haber picado con Faltan moscas para tanta mierda, aunque tampoco mandaría el producto a la hoguera: un par de reseñas leídas con poco detenimiento, un título llamativo y una portada sugerente me llevaron a comprar de manera compulsiva, algo a lo que no soy muy proclive. Acudí al libro de Joaquín Campos, un perfecto desconocido para mí, esperando encontrar una buena radiografía de esa siempre misteriosa sociedad china de la que tanto se habla y me topé con un auténtico putiferio desde el principio hasta el final.

El protagonista, Rodrigo Mochales, es un español afincado en Shangái que se dedica a comercializar un enorme excedente de vino español de dudosa procedencia entre esos nuevos ricos que ha parido el neocomunismo chino y a los que nuestro hombre desprecia con toda su alma; entre negocio y negocio, el tipo se pasa la vida follando, bebiendo y tomando drogas, y así, entre polvos de toda clase y borracheras interminables, poco espacio queda para diseccionar a esos especimenes más bien enanos y su cultura milenaria. Porque de alguien que ha vivido y trabajado como cocinero en lo que él mismo define como un infierno, expresando el deseo de un gaseamiento masivo para China, su racismo y suciedad, uno esperaba más: sólo en el último capítulo, con un episodio en un hospital, hallamos un buen retrato de esa enorme mierda para la que faltan moscas.

Dice un crítico en la contraportada, y a modo de reclamo publicitario, que estamos ante un estilo ágil y directo: y a veces precipitado, añado yo, como cuando el protagonista nos dice que no habla ni entiende el chino, de ahí que con sus putas se comunique en inglés, pero que plantado en la barra de un bar nos cuenta ¡de qué hablan! —niños, maridos y bragas— las mujeres chinas allí apostadas. Esto es padecer eyaculación precoz en la escritura.

Hay momento, con tanto sexo y tantas drogas, en que he viajado en el tiempo, a esa juventud incipiente que me hacía devorar los libros de Harold Robbins, malos, sin duda, pero que te obligaban, o casi, a dejar el libro para evacuar alguna necesidad; por el contrario, en Faltan moscas, y tras los excesos sexuales de Rodrigo Mochales, en los que no podía faltar el Cialis, se queda uno totalmente indiferente. Serán los años, o tal vez que en las mujeres asiáticas, según describe, el protagonista, el coño es como la cabeza de un mod. Ni tanto ni tan calvo, ni agrio ni dulce.

200 comentarios

  • Harold Robbins, poca broma. Libros trepidantes que no te dejan, como dice Botillero, soltar la página. Como el James Ellroy ése.

  • Yo leí No amarás a un extraño y Los pofanadores del amó un verano de la EGB. Estaban en casa porque eran de mi hermana y se me habían acabado los de Los cinco y los tebeos de Lily. Fue un salto a más y mejor. Creo que eran de la colección Reno de P&J, pero puede que fuera Bruguera (el bolsillo pequeño y gordo aquel, más antiguo que los de la ilustración), siempre me lío con las joyas bibliográficas de mi biblioteca familiar.
    El libro del que habla Botillero es el de la reseña de Bonilla que comentó Funes el otro día. No dan ganas ningunas.
    Calurosos saludos al nuevo crítico literario.

  • No me leería ese libro ni jarto de vino, y menos después del despiece que ha hecho Botillero (bienvenido y bienhallado). Lo que no entiendo es por qué va uno a una novela a encontrar la radiografía de una sociedad. He terminado esta mañana Fuga sin fin, de Joseph Roth. Grandísima novela. Comentarios acertados y acerados. Comentarios sobre la sociedad, las ciudades, los personajes, las clases sociales… Ahora, radiografía no.

  • No más para decir que me parecieron obcsenas las portadas de los libros y no me gustó el título del libro reseñado.

  • No más para decir que les quiero participar de un artículo que recién leí y que me impresionó porque trata de la prostitución que también se citó en la reseña.

    La solución de Suecia para la prostitución: ¿Por qué nadie intentó esto antes?
    12.01.2014 – Suecia – Redacción Chile

    En un mar de siglos de clichés desesperados porque ‘siempre habrá prostitución’, el éxito de un país sobresale como un faro solitario que ilumina el camino. En apenas cinco años, Suecia ha disminuido drásticamente la cifra de mujeres dedicadas a las prostitución. En las calles de la ciudad capital, Estocolmo, la cantidad de prostitutas ha sido reducida en dos tercios y la de clientes en un 80 por ciento. En otras grandes ciudades suecas, el comercio sexual en las calles casi ha desaparecido. Y en buena medida también ha ocurrido esto con los famosos burdeles y salas de masaje que proliferaron en el país en las últimas tres décadas del siglo 20, cuando la prostitución era legal.

    Adicionalmente, es nula la cantidad de mujeres extranjeras que ahora están siendo traficadas a Suecia para comercio sexual. El gobierno sueco estima que en los últimos años sólo entre 200 y 400 mujeres y niñas han sido traficadas cada año hacia este país, cifras que no son tan significativas en comparación con las 15,000 a 17,000 mujeres traficadas anualmente hacia la vecina Finlandia. Ningún otro país y ningún otro experimento social siquiera se acercan a los prometedores resultados que están siendo observados en Suecia.

    ¿Cuál compleja fórmula ha utilizado Suecia para lograr esta proeza? Sorprendentemente, su estrategia no es en absoluto compleja. De hecho, los principios de ésta parecen tan simples y anclados con tal firmeza en el sentido común que de inmediato nos llevan a preguntar: “¿Por qué nadie intentó esto antes?”

    La trascendental legislación sueca de 1999

    En 1999, luego de años de investigación y estudios, Suecia aprobó una ley que: a) penaliza la compra de servicios sexuales y b) despenaliza la venta de dichos servicios. La novedosa lógica detrás de esta legislación se estipula claramente en la literatura del gobierno sobre la ley:

    “En Suecia la prostitución es considerada como un aspecto de la violencia masculina contra mujeres, niñas y niños. Es reconocida oficialmente como una forma de explotación de mujeres, niñas y niños, y constituye un problema social significativo… la igualdad de género continuará siendo inalcanzable mientras los hombres compren, vendan y exploten a mujeres, niñas y niños prostituyéndoles”.

    Además de la estrategia legal de dos vías, un tercer y esencial elemento de la ley sueca sobre la prostitución provee que amplios fondos para servicios sociales integrales sean dirigidos a cualquier prostituta que desee dejar esa ocupación; también provee fondos adicionales para educar al público. Siendo así, la estrategia única de Suecia trata la prostitución como una forma de violencia contra las mujeres, en la cual se penaliza a los hombres que las explotan comprando servicios sexuales, se trata a las prostitutas, en su mayoría, como víctimas que requieren ayuda y se educa al público para contrarrestar el histórico sesgo masculino que por tanto tiempo ha embrutecido el pensamiento acerca de la prostitución. A fin de anclar sólidamente su visión en terreno legal firme, la ley sueca referida a la prostitución fue aprobada como parte de la legislación general de 1999 sobre la violencia contra las mujeres.

    Un primer obstáculo en el camino

    Es interesante observar que, a pesar de la extensa planificación que tuvo lugar en Suecia previo a la aprobación de la ley, durante los primeros dos años de vigencia de este novedoso proyecto casi no ocurrió nada. La policía efectuó muy pocos arrestos de clientes y la prostitución, que antes había sido legalizada en el país, continuó casi como si nada. Los pesimistas del mundo reaccionaron a la muy publicitada falla con un estridente recordatorio: “¿Ven? La prostitución siempre ha existido y siempre existirá”.

    Pero los suecos, muy seguros del pensamiento detrás de su plan, no prestaron atención a las críticas. Rápidamente identificaron el problema y luego lo resolvieron. El punto de falla, donde los mejores esfuerzos se habían estancado, era que las fuerzas de seguridad no estaban haciendo su trabajo. Se determinó que los agentes de policía necesitaban capacitación a profundidad y orientación en lo que el público y la legislatura del país ya comprendían perfectamente. La prostitución es una forma de violencia masculina contra las mujeres. Los explotadores/compradores deben ser castigados y las víctimas/prostitutas necesitan recibir ayuda. El gobierno sueco invirtió cuantiosos fondos, de modo que policías y fiscales, desde los más altos niveles hasta los agentes que trabajaban en las calles, recibieron una intensa capacitación y el mensaje de que el país hablaba en serio. Fue entonces que Suecia empezó a ver resultados sin precedentes.

    Hoy día no sólo el pueblo sueco continúa apoyando firmemente el enfoque del país a la prostitución (el 80 por ciento de la gente lo respalda, según los sondeos de opinión), sino también policía y fiscales se encuentran ahora entre sus más fuertes apoyos. Las fuerzas de seguridad de Suecia han descubierto que la ley sobre prostitución les beneficia en el manejo de todos los crímenes sexuales, en particular porque les habilita para virtualmente erradicar el elemento del crimen organizado, que es una plaga en otros países donde la prostitución ha sido legalizada o regulada.

    La falla de las estrategias de legalización y/o regulación

    El experimento de Suecia es un ejemplo único y solitario, en una población de tamaño significativo, de una política sobre prostitución que sí funciona. En el 2003, el gobierno de Escocia, con miras a reformar su propio enfoque a la prostitución, le encargó a la Universidad de Londres la elaboración de un análisis integral de resultados de políticas sobre prostitución en otros países. Además de revisar el programa sueco, el equipo de investigación seleccionó a Australia, Irlanda y los Países Bajos a fin de representar varias estrategias orientadas a legalizar y/o regular la prostitución. No revisó la situación en aquellos países donde la prostitución está totalmente penalizada, como es el caso en los Estados Unidos, pues el resultado de dicho enfoque es muy conocido. El mundo ya está bien familiarizado con las fallas y la futilidad del mecanismo de arrestar prostitutas y dejarlas en libertad para luego volver a arrestarlas.

    Tal como lo reveló el estudio encargado a la Universidad de Londres, los resultados en los estados bajo revisión que habían legalizado o regulado la prostitución fueron tan desalentadores como la penalización tradicional, o tal vez aún más. En cada caso los resultados eran drásticamente negativos.

    Según el estudio, la legalización y/o regulación de la prostitución condujeron a:

    – un drástico aumento en todas las facetas de la industria del sexo,
    – un marcado incremento en el involucramiento del crimen organizado en la industria del sexo,
    – un dramático aumento en la prostitución infantil,
    – una explosión en la cantidad de mujeres y niñas extranjeras traficadas hacia la región, así como
    indicaciones de un incremento en la violencia contra las mujeres.

    En el estado de Victoria, Australia, donde fue creado un sistema de prostíbulos legalizados y regulados, hubo tal explosión en la cantidad de éstos que la capacidad del sistema para regularlos fue de inmediato abrumada, y con igual rapidez esos establecimientos se convirtieron en un nido de crimen organizado, corrupción y crímenes relacionados. Además, las encuestas de las prostitutas que trabajan bajo sistemas de legalización y regulación revelan que ellas mismas continúan sintiéndose coaccionadas, forzadas e inseguras en este negocio.

    Una encuesta de prostitutas legales bajo la política de legalización en los Países Bajos muestra que el 79 por ciento de ellas dice querer salir de la industria del sexo. Y aunque cada uno de los programas de legalización/regulación prometieron ayuda para aquéllas que deseaban abandonar la prostitución, esa ayuda jamás se concretó en ningún grado significativo. En contraste, el gobierno sueco sí cumplió con proveer amplios fondos para servicios sociales destinados a ayudar a prostitutas que querían salir de la industria. El 60 por ciento de las trabajadoras sexuales en Suecia aprovechó los bien financiados programas y tuvo éxito en abandonar el comercio sexual.*

    * El informe íntegro del gobierno de Escocia acerca de políticas sobre prostitución puede ser leído en http://www.scottish.parliament.uk

    Entonces, ¿por qué nadie intentó esto antes?

    Con el éxito de Suecia alumbrando el camino con tal claridad, ¿por qué otros países no están adoptando rápidamente ese plan? En realidad, algunos sí lo están haciendo. Tanto Finlandia como Noruega están a punto de seguir esos pasos. Y si Escocia escucha los consejos de su propio estudio, también irá en esa dirección. Pero la respuesta a la pregunta de por qué otros países no están apurándose a adoptar el plan de Suecia probablemente sea la misma que respondería por qué los gobiernos no han probado antes la solución sueca.

    Considerar a las prostitutas como víctimas de coerción y violencia por parte de hombres requiere que un gobierno primero pase de ver la prostitución desde la óptica masculina a verla desde los ojos de las mujeres. Y los países, en su mayoría si no es que prácticamente todos, continúan viendo la prostitución y cualquier otro asunto desde una óptica predominantemente masculina.

    Suecia, en contraste, ha sido líder en promover la igualdad de las mujeres durante mucho tiempo. En 1965, por ejemplo, penalizó la violación dentro del matrimonio. En los Estados Unidos, hasta en la década de 1980 había estados que aún no habían hecho ese reconocimiento fundamental del derecho de las mujeres a controlar su propio cuerpo. Suecia también destaca por tener la más elevada proporción de mujeres en todos los niveles del gobierno. En 1999, cuando aprobó la trascendental ley sobre prostitución, el Parlamento sueco estaba conformado casi en un 50 por ciento por mujeres.

    La política sobre prostitución de Suecia fue originalmente diseñada y cabildeada por las organizaciones de albergues para mujeres. Luego la promovieron y lucharon por ella, en un esfuerzo bipartidario, las singularmente poderosas y numerosas parlamentarias suecas. Y el país no se ha detenido ahí. En el 2002 aprobó legislación adicional que complementaba la ley original sobre prostitución. Ese año, la Ley de Prohibición del Tráfico Humano para el Propósito de Explotación Sexual llenó algunos de los vacíos que había en la legislación previa y fortaleció aún más las facultades del gobierno para perseguir a la red que rodea y apoya la prostitución, como reclutadores, transportadores y anfitriones.

    ¿Por qué no copiamos aquí el éxito de Suecia?

    Aunque quizás sea cierto que los Estados Unidos y otros países aún están mucho más inmersos que Suecia en la oscuridad patriarcal, no hay razón por la que no puedan impulsar ahora cambios de políticas como los que esa nación ha realizado. La belleza del asunto es que una vez que se ha abierto el terreno y la prueba del éxito ha sido establecida, tendría que ser mucho más fácil convencer a otros de ir por ese mismo camino.

    Reservados © todos los derechos, Marie De Santis, Women’s Justice Center,
    http://www.justicewomen.com
    rdjustice@monitor.net
    Traduccion por Laura E. Asturias / Guatemala

    Se autoriza copiar y distribuir esta información siempre y cuando el crédito y el texto se mantengan intactos.

  • El artículo no dice que los suecos se cogen un ferry a Lituania para irse de putas. Si trasladar el problema a otro país más pobre es la solución..apaga y vamonos.

  • Sita, gracias por poner el debido enlace en mi comentario.
    Pachakusi se ha dicho «lo vas a leer como me llamo Pachakusi, que te lo vas saltando pero se te va quedando en los rabillos de los ojos y en los lagrimales el mensaje».
    Así que se «penaliza la compra de servicios sexuales y b) despenaliza la venta de dichos servicios». No, el secreto es mucho poli detrás.
    Y la cuestión del género, quel ennui. Que solo hay prostitución femenina, vaya por Dios. Yo pensaba que la había en todo tipo de sexos.
    ¿Ningún sueco protesta? ¿Toda la suequidad está conforme?
    ¿Qué pasa con las hetairas y los hetairos?

  • Muy conmovedora, Bolaño. Se me ha quedado por aquí la avispa tigre de que una mujer tan vigorosa aún planteara, la víspera de su muerte a los noventa y tres años, «la lancinante question de l’amour filial».

  • Mo me gusta intervenir en el blog de AE, pero me he visto obligado a puntualizar algunos aspectos gastronómicos en los que necesita alguna corrección elemental.

  • Desde lo de Assange quedó claro que Suecia es como la Arabia Saudí del fundamentalismo feminista, querida Pachakusi.

  • La prostitución es algo mas complejo que la suma de unos simples. En muchos casos no tiene nada que ver con la explotación de la que se habla. No se puede mezclar todo y pontificar. Cuánto tontísimo hay suelto.

  • 8 de diciembre de 2014 a las 15:09 bolaño

    Bolaño, muy agradecido por el texto de Lanzmann. Para mí oportunísimo [cuando se cumple un mes que rememoro ‘là-haut parmi les astres monotones’].
    Y me permite compartir lo de “la grandeur de l’homme était de faire face, de lutter jusqu’au bout, d’accomplir ce qui devait l’être, en refusant toute consolation, en sachant qu’il n’y a ni au-delà ni vie éternelle mais le néant, seul”.

  • Disculpe Brema porque igual me repito, pero hoy que menciona de nuevo a Joseph Roth ¿le había recomendado este local cerca de Potsdamerplatz?
    A mi me plugo mucho. Para ir con apetito y bien abrigado, que en Berlín la rasca es tremenda.

  • La prostitución es algo mas complejo que la suma de unos simples. En muchos casos no tiene nada que ver con la explotación de la que se habla.
    ***
    En los menos. Y ésos no preocupan a los legisladores.

  • Suele llamarme la atención que la prostitución no se considere un “problema” grave. Mueve cifras escandalosas en comercio humano, básicamente esclavismo femenino.

  • No se puede abordar ‘la solución a la prostitución’ así como así y resolverlo de un plumazo. Un problema complejo requiere descomponerlo en partes más simples y proceder metódicamente a las distintas soluciones parciales. Sugiero hallar:
    -la solución al impulso sexual
    -la solución al ánimo de lucro
    -la solución a la necesidad de mantener el cuerpo a 36,5º
    -la solución a la insondable profundidad del alma eslava
    etcétera, y ya está.
    No me den las gracias.

  • Ando estos días, Pirata, viendo todas las maravillosas películas mudas de Chaplin y leyendo su autobiografía. Me ha resultado especialmente emocionante el capítulo en el que se refiere al rodaje y las reacciones tras su estreno de El gran dictador en un país, conviene recordarlo, que todavía no había entrado en guerra y en el que los sentimientos de las élites económicas hacia los nazis en muchos casos eran, cuando menos, contradictorios.

    Un joven vástago de una familia neoyorquina me preguntó [en una recepción tras el estreno de la película] en tono protector por qué era tan antinazi. Le dije que porque los nazis eran antipersonas.
    –Naturalmente –replicó, como si hubiera hecho un repentino descubrimiento–. Usted es judío, ¿verdad?
    –No hay que ser judío para ser antinazi –le contesté–. No hay más que ser un hombre normal y digno. –Y así se zanjó el asunto
    .

  • La esclavitud que heredamos de Roma (además de la lengua, el acueducto, las leyes, la religión y tal) fue, hasta finales del siglo XIX, un negocio perfectamente legal. Muy pocos la cuestionaron a lo largo de los siglos. Muchos de esos bellos palacetes de “indianos” reconvertidos en casas rurales de los que gozamos en las escapadas de fin de semana los construyeron individuos que se enriquecieron con el comercio triangular y, especialmente, con el de esclavos (no puedo dejar de citar al filántropo Marqués de Comillas o a los hermanos Cánovas del Castillo, entre muchos otros). Quién sabe si hoy algunos de los que se enriquecen con el negocio prostibulario no estarán embelleciendo sus respectivos pueblos con palacetes de los que disfrutaremos mañana, como ocurrió con los narcotraficantes gallegos.

  • Y yo sugiero hallar:
    – El modo de que la peña entienda que dios (o llámale Energía), nos concedió el don de llegar al orgasmo autosuficientemente, dotándonos de bastante (por no decir, demasiada) imaginación y pericia, como para no tener que utilizar a otro ser humano echando mano del dinero.
    Mi opinión es que no se busca el placer sexual, sino la autoafirmación a través del sometimiento del otro, de un ser humano, o simplemente vivo -el tráfico de animales para ser utilizados como objetos sexuales, pone los pelos de punta- Y ahí es donde surge la ruindad humana. Qué coño va a ser placer sexual; es el placer de la soberbia, del tramposo, del déspota, del perdedor. Del que utiliza el dinero para conseguir aquello que no puede conseguir de ninguna otra manera (básicamente la seducción)
    De quien echa mano del dinero, para convencerse de que es lo único que se necesita para conseguir cualquier cosa; de que cualquier persona puede ser comprada y convertida en mercancía, con dinero.
    Y nada le da más sensación de poder al perdedor, que someter (so-METER)
    ————————————–
    (Procu, me ha encantado la canción, muchas mercis. Mina for ever.)

  • Solo me estaba quedando acentuando, cuando es adverbio, sólo.
    Yo… lo que diga Gimferrer.
    La Academia ha aflojado tanto el corsé de la lengua española que hoy cualquier viajante de comercio puede meter mano a sus pechos.
    (parafraseando a K. Kraus)

  • El problema no es la prostitución (oficio noble donde los haya, al nivel de traductor o librero de viejo) sino la esclavitud. Una prostituta libre es una diosa (conozco varias que aunque se hacen llamar escort son putis en realidad) y un trabajador esclavo en un taller chino es um desgraciado. No mezclemos las cosas.

  • Sobre tráfico de seres humanos y prostitución, en Hetaira:

    Informe GRETA para España 2013
    GRETA es el Grupo de expertos en lucha contra la trata de seres humanos (Group of Experts on Action against Trafficking in Human Beings) del Consejo de Europa.
    Su página web es http://www.coe.int.trafficking
    El 27 de septiembre de 2013, GRETA presentó su primer informe sobre España bajo el nombre “Report concerning the implementation of the Council of Europe Convention on Action against Trafficking in Human Beings by Spain” (Informe sobre la implementación por parte de España del Convenio del Consejo de Europa sobre la lucha contra la trata de seres humanos)
    Este informe contiene severas críticas a cómo se implementa el Convenio en España, y confirma en muchos aspectos lo que desde Hetaira llevamos años constatando con nuestro trabajo de campo:
    • que trata de seres humanos y prostitución no son lo mismo
    • que hay que enfocar la lucha contra la trata desde los derechos humanos de las víctimas
    • que no solo hay trata con fines de prostitución forzada y que es necesario tener muy en cuenta también la trata con otros fines explotación laboral y otras
    • que es completamente erróneo sostener que un 90% de prostitutas sean víctimas de trata porque no existen estudios que avalen esta cifra
    • que no se puede desalentar la demanda de prostitución bajo el pretexto de la lucha contra la trata (habría que penalizar a personas que solicitan servicios de víctimas de trata sabiendo que son víctimas de trata)
    • que las multas a prostitutas y/o sus clientes no son una medida de lucha contra la trata, sino que es una acción represiva que hace esta lucha aún más difícil.

  • Gusto frecuentar el Pigmalión donde las “esclavas” llevan bolsos de Lui Vuitton y algunas tienen estudios universitarios. Cuando me ven entrar me jalean y se conforman con que las invite a una copa. Alguna mas melosa me propone ir a su apartamento normalmente en el barrio de Salamanca.

  • 8 de diciembre de 2014 a las 21:04 MARQUESDECUBASLIBRES
    El problema no es la prostitución (oficio noble donde los haya, al nivel de traductor o librero de viejo) sino la esclavitud. Una prostituta libre es una diosa (conozco varias que aunque se hacen llamar escort son putis en realidad) y un trabajador esclavo en un taller chino es um desgraciado. No mezclemos las cosas.

    Creo que a las que esclavizan para hacerlas prostitutas no son tan melindrosas con la distinción conceptual.

    La prostitución ejercida libremente es, obviamente, un asunto menor.

  • “que es completamente erróneo sostener que un 90% de prostitutas sean víctimas de trata porque no existen estudios que avalen esta cifra”,
    Tampoco existen estudios que no la avalen. O sea, que acepten la hipótesis nula.
    —————
    En realidad, la explotación sexual de personas EN CONTRA DE SU VOLUNTAD, no es prostitución ¿no?, es violación.

  • Supongo que saben que Hetaira es un sindicato de prostitutas. Básicamente lo que piden es que las dejen trabajar en paz, como se colige de su texto. En España hay miles de prostitutas que ejercen so oficio libremente y no soportan a sus pretendidos salvadores.

  • 8 de diciembre de 2014 a las 21:11 Perroantonio
    La prostitución ejercida libremente es, obviamente, un asunto menor.

    Lo que no es un asunto nada menor es optar por la prohibición. Es bastante segurísimo que no tengo ni puta idea del asunto, pero se me ha quedado la ventana de la celda del convento abierta y hasta aquí me llega el tufo moralizante.

  • La asociación Hetaira es parte interesada y se entiende que defienda su negocio.

    Estoy viendo cifras de denuncias ante la Guardia Civil de mujeres o menores de edad obligadas a prostituirse. Los datos desde 2001-2009, oscilan entre 121 y 236 casos anuales. La mayoría, mujeres rumanas, seguidas a mucha distancia por brasileñas y colombianas. Pocas rusas y ucranianas, que al parecer se quedan en Alemania.

    La fama de folladores de los españoles se debe a un mal entendido: no saben ligar, tienen poco éxito con las mujeres y, por tanto, son los primeros consumidores de prostitución de Europa.

    Asociación de Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP)
    “España es el primer país de la Unión Europea en consumo de prostitución, con un 39% de ciudadanos que han pagado a cambio de sexo. Le siguen Suiza (19%), Austria (15%), Países Bajos (14%) y Suecia (13%). A nivel internacional, este ranking está encabezado por Tailandia (73%), seguida de Puerto Rico (61%).”

  • Lo que no es un asunto nada menor es optar por la prohibición.

    (Hombre eso está claro, no se puede prohibir a los perdedores. Existen y ya está.
    Pero la explotación que va ligada (no se ha demostrado con un estudio científico, en qué porcentaje) a la prostitución, sí. De hecho, es que está prohibido. No se puede retener a un ser humano y obligarle a prostituirse. De eso estoy absolutamente segura, y no tengo la carrera de derecho ¿eh?.)

  • Yo, de moral, muy bien, gracias.

    He trabajado algunos años en el campo de la asistencia social y no he tenido la suerte de tratar con hijos de prostitutas de alto caché. Vamos, que mi experiencia se limita a hijos de puta convencionales; del arrabal. A hijos de puta, para que nos entendamos, de esas putas que se ven en las carreteras a las salidas de las ciudades o en los mublés de mierda de los barrios marginales.

    Salvar, lo que se dice salvar… Lo que no se entienden son las lágrimas de los llorones de perros y gatos. A mí, la preocupación por la vida de las putas y de los hijos de puta me parece muy saludable.

  • Mezclar las mafias, la inmigración ilegal, la explotación infantil, la esclavitud, etcétera, con unas mujeres –u hombres, que a veces parece que olviden que también existe la prostitución masculina– que deciden libremente dedicarse a esta actividad me parece un anacronismo palmario. La diferencia radica, a mi parecer, en que las conductas que he citado al principio son delitos, delitos, por fortuna, perseguibles y perseguidos por las autoridades. Para las cargas morales de una actividad lícita y consentida entre dos personas, la única que debería valer es la de los propios interesados.

  • La verdad es que estoy de acuerdo con Perroantonio.
    Veo a diario dramones de este tipo. Y lo peor son sus niñitos, muchos de ellos VIH desde la cunina.
    Qué dolor.
    Qué horror.

  • 8 de diciembre de 2014 a las 21:42 gachoinlowercase

    Gata, es lo que han hecho en Suecia, penalizar al cliente. Pero lo novedoso del asunto allí es por lo visto el catecismo que le acompaña, porque según dice el artículo eso es lo que ha impulsado la limpia.
    Perdedores, perdedores… La cosa es que la palabra me suena… Ya sé, los Sostres de ayer.

  • Qué raro. No creo haber expresado hasta el momento ninguna preocupación de tipo “moral”. Parecería como que acusarle a alguien de tener preocupaciones “morales” invalidaría sus argumentos.

  • Mi moral me dice que son mujeres que necesitan nuestra ayuda. Y la mayoría con la educación básica, o ni eso. No han tenido muchas oportunidades.

  • (Yo no he olvidado que existe la prostitución masculina, aunque en un porcentaje -creo que todavía no establecido por estudios científicos- destinada a los hombres.
    Esta afirmación mia puede verificarse en todo lo que llevo opinando al respecto.
    También he dicho que retener a alguien y obligarle a prostituirse, está prohibido -que viene a significar lo mismo que ser delito-.
    Cada uno que haga con su cuerpo lo que quiera y pueda. Pero con el cuerpo de otro, sin su consentimiento, no. Es así de simple.
    Otra cosa es que yo piense que quien accede al cuerpo de otra persona mediante el dinero, sea un miserable; al igual que quien accede al dinero de otra persona simulando enamoramiento también. Pero no es más que mi opinión.
    Y nada es delito (ni aquellos comportamientos, ni mi opinión)

  • Yo, sinceramente, entiendo cada día menos a las personas humanas. Aquí a todo el mundo le parece normal de toda normalidad que le recarguen un 500% de impuestos en los cigarrillos, un 200% en el combustible, o que le prohíban directamente comprar cocaína o barbitúricos. Pero más normal, mucho más normal, parece que un tipo de 50 tacos, que al parecer no sabe aliviarse haciéndose unas pajas, le alquile el coño, la boca o el ano a una chavala brasileña de 20 años. Y pido disculpas por utilizar un lenguaje tan cargado de moralina.

  • (Oye, Procu, yo a Sostres no lo leo ni pasando la hoja con un palo, así es que va ser que la comparación me ha sentado como una patada en mi no aprovechada sucursal de ganadora.
    Para mí, una persona que echa mano del dinero para follarse a otra, es una perdedora. Para mí.
    Y solo me limito al cuerpo, que según el que fue mi profesor de defensa personal (y entrenador de la selección española de Taekwondo), es lo único que nos pertenece en esta vida.)

  • A ver si salimos de la primera lección. La ética es individual, la moral colectiva. Comprendo que no lean a Kant, pero los básicos están al alcance de cualquiera.

  • DEFINICIÓN DE
    MORAL
    Moral es una palabra de origen latino, que proviene del términos moris (“costumbre”). Se trata de un conjunto de creencias, costumbres, valores y normas de una persona o de un grupo social, que funciona como una guía para obrar. Es decir, la moral orienta acerca de que acciones son correctas (buenas) y cuales son incorrectas.

  • ¡Pero que las pajas no alivian el ansia de sometimiento, Perroantonio.!
    —————————————
    (Hombre, yo, tanto leer a Kant, para acabar yendo de putas como cualquier fontanero…)

  • Ética y Moral

    La ética es diferente de la moral, porque la moral se basa en la obediencia a las normas, las costumbres y preceptos o mandamientos culturales, jerárquicos o religiosos, mientras que la ética busca fundamentar la manera de vivir por el pensamiento humano.

    En la filosofía, la ética no se limita a la moral, que generalmente se entiende como la costumbre o el hábito, sino que busca el fundamento teórico para encontrar la mejor forma de vivir, la búsqueda del mejor estilo de vida.

    La ética puede confundirse con la ley, pero no es raro que la ley se haya basado en principios éticos. Sin embargo, a diferencia de la ley, ninguna persona puede ser obligada por el Estado o por otras personas a cumplir las normas éticas, ni sufrir ningún castigo, sanción o penalización por la desobediencia de estas, pero al mismo tiempo la ley puede hacer caso omiso a las cuestiones de la ética.

  • Peeroantonio, particularmente, que un tío de 50 –o de 40 o de 30– se vaya con una brasileña de 20, me puede parecer –me lo parece si a eso vamos– una soplapollez, igual que opino de las drogas, el alcohol u otras muchas cosas que pasan bajo el firmamento. Pero otra cosa muy distinta es que nos pongamos a reprobar arcangélicamente conductas, repito, lícitas y consensudadas entre personas mayores de edad. De nuevo me remito a los enfoques personales de esa realidad, mientras transcurra por cauces legales, que hagan los que estén inmersos en ellas.

  • Perroan, tú nunca fuiste a putas por lo que veo. El ser humano es complejo y busca en la prostitución algo mas que lo del agujero, por lo menos a cierto nivel. Existe una pulsión natural por la belleza y el lujo que alimenta el espíritu. Beber Krug, acariciar a una diosa, sentirte volar, saber que merece la pena vivir.

  • Para Gus, con cariño:

    moral1.

    (Del lat. morālis).

    1. adj. Perteneciente o relativo a las acciones o caracteres de las personas, desde el punto de vista de la bondad o malicia.

    2. adj. Que no pertenece al campo de los sentidos, por ser de la apreciación del entendimiento o de la conciencia. Prueba, certidumbre moral

    3. adj. Que no concierne al orden jurídico, sino al fuero interno o al respeto humano. Aunque el pago no era exigible, tenía obligación moral de hacerlo

    4. f. Ciencia que trata del bien en general, y de las acciones humanas en orden a su bondad o malicia.

    5. f. Conjunto de facultades del espíritu, por contraposición a físico.

    6. f. Ánimos, arrestos.

    7. f. Estado de ánimo, individual o colectivo.

    8. f. En relación a las tropas, o en el deporte, espíritu, o confianza en la victoriia.

  • A ver, insisto en que no hago juicios morales [ay, a estas alturas con la chorrada de la ética/moral; qué cruz]. La prostitución es tan inevitable como el comercio. De lo que se trata es de regular el intercambio estableciendo una legislación que impida o al menos dificulte las malas prácticas y la explotación.

    Respecto a la libertad. La esclavitud decayó en Europa cuando los amos se vieron incapaces de cumplir su parte del negocio: mantener vivos a los esclavos (alimento, alojamiento) a cambio de su trabajo. Lo que no quiere decir que dejaran de comerciar con esclavos para otros mercados. La prostitución mayoritaria (dejando de lado las putas modelo Vuitton que frecuenta el Marqués) no siendo esclavitud más que en muy pequeño porcentaje, sí parece un modelo de servidumbre que una sociedad medianamente humanitaria y culta (y aquí no me refiero a la alta cultura de la viola de gamba y las putas de Vuitton) debería ponerse como objetivo ir erradicando.

  • 8 de diciembre de 2014 a las 22:26 MARQUESDECUBASLIBRES
    Perroan, tú nunca fuiste a putas por lo que veo. El ser humano es complejo y busca en la prostitución algo mas que lo del agujero, por lo menos a cierto nivel. Existe una pulsión natural por la belleza y el lujo que alimenta el espíritu. Beber Krug, acariciar a una diosa, sentirte volar, saber que merece la pena vivir.

    No, no soy putero. Tampoco me han dado por el culo ni he montado en globo. No obstante me gustan las mujeres más que a un tonto un lapicero, me considero un tipo bastante complejo, he sufrido ocasionalmente el síndrome de Sthendal y mis “ganas de vivir” sólo se ven limitadas por mi escasez de efectivo. No sé qué tendrá que ver una cosa con otra, la verdad.

  • jajaja.
    (No sé si es por el cavernésoviñon de berlengo Don Simón, que estoy paladeando, o por ser como el Brus Güilis del sexto sentido -que se creía que estaba vivo y que le veían y eso, y resulta que estaba muerto-, pero ahora mismo me lo estoy pasando de PUTA madre.)

  • Ya, otros trabajos MUY degradantes no hay.
    La apreciación tan diferencial sobre la prostitución (con respecto las demás modalidades de miseria y/o de grandeza: fregar escaleras, comprar y vender inmuebles) solo se sostiene participando de creencias profundas sobre lo sagrado que hay en la sexualidad. Y no digo yo que no, ave María Purísima. Pero habrá quien sí lo viva que no. Por supuesto, hablo de la libre, por lo menos la que sea tan libre como fregar escaleras o comprar y vender inmuebles.
    A ver, ¿qué día es hoy? Coño, la Inmaculada.
    Estoy con Gómez.

  • Se avecina tormenta.
    La prohibición sueca, aun con resultados (que matizaría el turismo báltico que dice bonnie, y la propia estadística que trae perro, cuyo dato supongo doméstico), no parece acordarse con la libertad.
    Creo que el sexo está ‘sobrecargado’ de sentido(s), algunos trasnochados, como la deshonra o la virginidad.
    Afortunadamente, el peso se va aliviando en las nuevas generaciones, en nuestro entorno (también esto debe precisarse: la ausencia o relajo de la represión, en algunas mentes, origina monstruos, y ahora todo se sabe).

  • Ah, bueno (yo pa mí, que a nadie le gusta fregar escaleras. Es que es muuuuy cansao ¿eh?, que yo lo sé.)
    Unos minutos musicales ad hoc al tema que nos ocupa (puesto que nuestro DJ particular, andará purificandose con un cilicio de esos, o algo), mientras se calman los ánimos.
    Grande amore.

  • 8 de diciembre de 2014 a las 22:54 PROCURO FIJARME
    Ya, otros trabajos MUY degradantes no hay.
    La apreciación tan diferencial sobre la prostitución (con respecto las demás modalidades de miseria y/o de grandeza: fregar escaleras, comprar y vender inmuebles) solo se sostiene participando de creencias profundas sobre lo sagrado que hay en la sexualidad. Y no digo yo que no, ave María Purísima. Pero habrá quien sí lo viva que no. Por supuesto, hablo de la libre, por lo menos la que sea tan libre como fregar escaleras o comprar y vender inmuebles.
    A ver, ¿qué día es hoy? Coño, la Inmaculada.
    Estoy con Gómez.

    No sé, Proc. Supongo que coincidirás al menos en que hay cierta diferencia entre la sexualidad de un salmón y la humana. Los salmones, si bien es cierto que mueren tras el éxtasis seminal, no parece que establezcan vínculos demasiado cercanos entre ellos.

    El pene une mucho. Al parecer los humanos tenemos tendencia a crear vínculos emocionales. Yo no creo que la sexualidad sea sagrada, pero sí prefiero relaciones personales entre iguales, establecidas con afecto y, a ser posible, respeto. Y concibo la sexualidad (ya sé que no es así para todo el mundo) como una prolongación del afecto. Naturalmente, no pretendo ni mucho menos que todo el mundo lo vea así. Allá cada cual. Yo creo que eso me hace más humano y menos bestia, pero quizá esté equivocado. La literatura ha tratado mucho sobre el afecto entre cliente y prostituta, pero sospecho que es sobre todo eso, literatura. Y sospecho, además, que en el fondo no percibimos como degradante el alquiler del cuerpo, sino que el intercambio esté exento de sentimientos. La gran fantasía del varón es que la puta no le cobre porque se enamore. Claro que quieren sexo, pero en realidad les gustaría poder comprar amor.

  • Aunque alguno desentone, da gusto tratar con ustedes los grandes temas. Baronesa Thyssen empezó como prostituta y ahí la tienen, no desprecien lo que no encaje con sus gustos. El que a algunos nos gusten las putas nos hace mas humanos y no lo contrario, como parece insinuar Perroan. El asunto ética/moral no es baladí, hay miles de páginas al respecto. Mi profesor de ética, Diego Gracia, con el cual hice un master durante dos años simplificaba el conflicto tal como lo expresé antes. Pero también era capaz de hablar horas sobre el asunto.

  • Marqués, la acepción de “humano” que yo he utilizado es la que emparenta con “humanista” y, en última instancia, aspira a un nuevo hombre. Su acepción de “humano” está más emparentada con “homo” como en homo antecessor, homo neanderthaliensis u homo erectus. Yo aspiro a trascender al sapiens.

  • Gues, repito: tu tragedia es que has edificado a tu alrededor una ficción en la que, en lugar de un reputado boticario o ex funcionario de alto nivel, eres escritor (no se sabe bien de qué), o reseñista o incluso, de un tiempo a esta parte, filósofo aficionado. Y para ello te basas en la premisa de que si lo repites constantemente por activa y pasiva al final habrá algún incauto que acabe creyéndolo. Pero te diré una cosa, Gus, y te ahorrarás muchos disgustos de cara a tener un ocaso feliz, si me haces caso: no lo has sido, no lo eres. ni lo serás jamás.

    Hazme caso, Gus, aunque te considero un cobarde y un farsante, te lo digo con aprecio.

    Petons.

    Petons..

  • El problema de las palabras, Marqués, es que suelen tener diferentes acepciones. Es decir, que suelen significar varias cosas simultáneamente. La distinción filosófica entre ética y moral (individual versus colectivo) que usted ha resumido, puede ser pertinente, pero para el hablante medio, ética y moral o moralidad son prácticamente sinónimas. La semántica no es una ciencia exacta.

  • Cuando oigan por la calle distinguir entre moral y ética no le den mayor importancia. Son las caras de la misma moneda: la del confesor y la del psicólogo.

  • Puedo imaginarme el momento en el que a un mono perdedor se le ocurrió que eso tenía remedio, y fácil. Ni lo del fuego me impresiona tanto. Lo digo en tanto en cuanto perdedor.

  • En vez de tener que meterles aquellos rollos, qué bien hubiera estado ir directamente al grano. Alguna hasta me habría pagado.

  • Me va a dar clases de filosofía alguien capaz de escribir esta mamarrachada, joder:

    2/10/2014 a las 15:31
    marquesdecubaslibres
    Es difícil no compartir estos nueve valores, pues son asumibles como intersubjetivos en una comunidad ideal de argumentación habermasiana.

  • Perro, ha estado usted excelso. Suscribo de la A a la Z una argumentación que, en boca de una mujer, hubiera sido desacreditada al menos como feminazi. Gracias.

    ***
    Gómez, a Chaplin le “acusaron” varias veces a lo largo de su carrera de ser judío. En su gran honor, jamás lo negó (aunque no lo era). Pero la anécdota que lo encumbró a mis ojos fue la reacción que tuvo cuando pusieron la proa al estreno de “El gran dictador”. “Me da igual lo que digan. Se estrenará, así tenga yo que comprar el teatro”. Con un par.

  • La duda permanente que me corroe no llega al extremo de impedirme sospechar que lo que voy a decirles va a misa.

    En la historia de la filosofía se ha distinguido alguna que otra vez entre la moral y la ética. Por ejemplo, Hegel distinguió entre la Sittlichkeit (la moral convencional, popular, mero conjunto de costumbres -Sitten- no sometidas a reflexión) y la Moralität (la moral racional, meditada, culta). También la escuela analítica diferenció entre las normas morales (moral) y su estudio (ética, o, más precisamente, metaética, dejando para la primera el término de ética). En el caso de Hegel y en el de los analíticos se entiende en qué consiste esa diferencia.

    Fuera de la filosofía se ha extendido la manía de hacer como si se pensara en alguna diferencia entra las dos; pero, una vez que rascas, ves que no se piensa en nada parecido a una diferencia digna de ser tenida en cuenta. En realidad, no se piensa en nada.

  • En los asuntos eróticos es cuando más se me hace la picha un lío. Me explico. Seguro que es cultural y no natural, pero me cuesta mucho unir los conceptos de chocho, cipote, tener tema, por un lado, y los de respeto, humanidad, compañerismo, por otro. No veo el modo humano de encajar la burla, las risas, los engaños, que aprendimos en la gran literatura erótica, tan festiva y faltona, con cualquier clase de respeto. Esta idea del amor dicen que viene de Ovidio, con su Arte de ligar. Pero también está la lírica provenzal, Cavalcanti, Petrarca, donde se ve un respeto, una cosa.

  • “De la A a la Z”. Se reconocen a la legua como propios de Pirata esos análisis en los que la completa falta de matiz queda compensada con creces por una brava contundencia.

  • Un esfuerzo encomiable por lo constante, Gengis, pero deberá ser más inteligente si quiere encontrarme.
    ***
    Edward Wilson, Sociobiología. El mayor entomólogo vivo – hay quien dice, de hecho, el mayor naturalista después de Darwin – armó un San Quintín con ese libro cuya prosa es la envidia de muchos novelistas, en el que explicaba el comportamiento de las hormigas a partir de las feromonas en una época en que los sociólogos andaban empeñados en eso del origen cultural de toda conducta humana (y su natural consecuencia: el abismo entre nosotros y el resto de las especies). Con el tiempo el péndulo se desplazó hacia el otro extremo, el determinismo de la herencia genética. Y Wilson volvió a escandalizar a la comunidad científica, emperrado él en sus pormenorizados viajes de estudio en busca de nuevas especies y afanados en los laboratorios sus colegas de Harvard detrás de cadenas de ADN. Nada que ver aparentemente con política patria, vinos, literatura y otros temas predilectos de esta casa, pero háganme caso, léanlo: la única forma de distinguir en un amasijo de células un ala o un abdomen es abandonando el microscopio y tomando la distancia adecuada.

  • Otra cosa. Últimamente se lleva mucho una distinción entre ética y moral en donde la primera serían las normas de comportamiento no sometidas al poder, mientras que la segunda correspondería a las que emanan directamente de la religión, la Iglesia y el Estado. O sea, ética lo güay y moral el comportamiento dirigido por el Sistema. O más caricaturizado aún, por ética se mueve la izquierda y la moral rige a la derecha.

  • Quiero denunciar públicamente al tal Montoya (nick Gómez) que gusta ejercer la violencia verbal contra mí. Hace poco amenazas físicas, anoche insultos (me llama cobarde y farsante). Florentino Pérez expulsa a los que insultan, quizás Chopsuey debería hacer lo mismo.

  • 9 de diciembre de 2014 a las 01:02
    PIRATAJENNY
    Suscribo de la A a la Z una argumentación que, en boca de una mujer, hubiera sido desacreditada al menos como feminazi.

    No.

  • La moral pública condena la prostitución, es deontológica como la religión, es decir, se basa en verdades reveladas, en principios inamovibles. La ética personal es teleológica o consecuencionalista.Ello significa que establece sus principios a partir de las consecuencias en cada caso. En el asunto de la prostitución maneja el principio de autonomía, si aquella se practica libremente es aceptable desde el punto de vista ético.

  • Quisiera leerme algo de Romain Gary.
    No sé si “Las raíces del cielo” o “La vida ante sí”. Este mediodía lo decidiré a ver.
    (Cuando vivía, había un grupúsculo de extraños personajes que eran capaces de recomendarte sobre cualquier cosa. Ahora, con esta condición de *la otra*, la existencia es un sinvivir, te toca hacértelo todo.)

  • Pues muchas gracias al editor, o editora, por publicar esta reseña con tanta celeridad. La misma con la se escribió el libro del tal Joaquín Campos.

  • (Joder con el AE, le pregunta Herrera que si sabe de algún pequeño negocio tradicional emblemático de su barrio que vaya a desaparecer o haya desaparecido recientemente, que le haya dolido y suelta el tío “El Bulli”.
    Ves a fer la mà, hombre. Así no hay manera de hacerle apología).

  • Comte-Sponville es quien mejor matiza las diferencias entre dos conceptos casi idénticos como moral y ética. La primera opera en el campo del deber, la segunda en el del amor. No estando sujetos al amor en todo lugar y momento, la moral nos resulta necesaria, pero no da sentido a la vida. La ética, gracias al amor, sí lo hace.
    En campo muy alejado opera la ley, que es la que empezaba este debate de la mano de los suecos y las suecas. Ley que interviene por definición ahí donde no confiamos en la moral de los demás. Etica, moral y ley: observen cómo se desploma y encoje la belleza en esta escalera.

  • A Plinio (Historia natural, libro octavo) no le basta observar que los dragones atacan en verano a los elefantes: aventura la hipótesis de que lo hacen para beberles toda la sangre que, como nadie ignora, es muy fría.

    En España, para acabar con los niños que rompen papeleras y tiran al suelo la litrona vacía, en lugar de vigilar los desórdenes y sancionar con severidad el vertido de residuos radiactivos, prohibimos beber en la calle. Para perseguir al hijodeputa que maltrata a la señora nos cargamos la igualdad ante la ley -ante la ley penal, nada menos- y el Gobierno me llama machista. A mí. Y a usted, caballero. El espinoso asunto del fracaso escolar se zanja con aprobados generales desde la guarde hasta el master, ambos inclusive.

    Qué menos que prohibir la prostitución, ponerle puertas al campo, los Monegros y la mar océana y censurar el porno inglés si lo que se pretende es acabar con el tráfico de humanos. Desde cuándo ha sido un problema que los problemas sean diferentes, si aquí se acabó con la mojada en la ingle mediante la abolición del chambergo.

  • Cada vez que una nueva ley me obliga a algo a lo que mi moral me ordenaba o mí ética elegía me cago en los muertos del legislador.

  • Estoy convencido de que, en el fondo, la mayor parte de los hombres que contratan los servicios de una prostituta piensan que la mujer acabará sintiéndose irresisitiblemente atraída por ellos.

  • Creo que fue Fernán Gómez el que una vez dijo que las mujeres, o esposas, eran para follar y las putas para hablar.

  • Groucho contaba una anécdota de un amigo suyo que pagaba a una prostituta única y exclusivamente para jugar al póquer durante toda la noche.

  • 8 de diciembre de 2014 a las 21:36
    PERROANTONIO
    La fama de folladores de los españoles se debe a un mal entendido: no saben ligar, tienen poco éxito con las mujeres y, por tanto, son los primeros consumidores de prostitución de Europa.

    Yo iba mucho por Madrid y me sorprendía la cantidad de señoritas simpáticas que se acercaban a mí, me llamaban guapo y me hacían sugerencias que un caballero está obligado a rechazar aunque las agradezca de corazón. Un día mi primo Efrén me dijo que eran señoritas públicas y tras los primeros escalofríos pensando en si habría cogido la sifilirrea por haberlas mirado a los ojos (y alguna a las piernas, lo reconozco no sin pesar), llegué a la conclusión de que si las españolas fueran la mitad de simpáticas que las señoritas públicas otro gallo nos cantaría.

  • ELIGE TU PROPIA AVENTURA
    Los españoles se van de putas porque no saben ligar.
    Los españoles se van de putas porque las españolas son unas rancias.
    Los españoles se van de putas porque luego se confiesan y ya está.

  • 9 de diciembre de 2014 a las 09:34 BOTILLERO
    Pues muchas gracias al editor, o editora, por publicar esta reseña con tanta celeridad. La misma con la se escribió el libro del tal Joaquín Campos.

    De nada, señorito. Una está aquí para servir.

  • Tengo una amiga que trabajaba en un puticlub aquí en Berlín (hasta que regresó a España, forrada de pasta). Ella es bailarina y no se prostituía. Entre «las chicas» había alguna que sí lo hacía. Estaban más forradas aún. Me contaba cómo funcionaba el asunto: cuánto por copa, cuánto por botella, cuánto por baile privado, etc. Y el desprecio que las no putas sentían por las putas (yo creo que había algo de envidia: ganaban mucho más). En resumen: en ese tipo de putis todo consiste en que unos señores se dejan un pastizal por hablar con unas mozas que o bien se descojonan de ellos, o bien se descojonan con ellos, o bien les desprecian. Si tienes dinero y las haces reír, no está mal. Mucho mejor que aguantar a que la gilipollas de turno te espete que sólo piensas en follar cuando te acercas para invitarla a una zarzaparrilla.

  • En rotondas y carreteras locales del Ampurdán y buena parte de Gerona llegó a haber una oferta de prostitución espectacular: decenas en un recorrido de 20 km, algunas con su sombrilla y tumbona. Me alegré cuando la LEY intervino para multar y perseguir esta utilización del espacio público.
    Sólo me quedo con un bonito recuerdo: ver un 23 de abril cómo se detenía un coche junto a una de ellas, bajaba la ventanilla y le ofrecía una rosa.

  • También tengo un amigo berlinés que lleva seis años sin echar un kiki. Ahora se está planteando muy seriamente si irse a putas. Yo le recomendaría lavarse más, pero en fin, cada cual es dueño de sus actos.

  • La abolición de la prostitución debería ser una prioridad. Ahora, que les caiga el muerto a los salidorros mientras los mafiosos cuentan billetes no lo veo.

  • De acuerdo con el Perro en lo de la ética y la moral. La moral prohíbe hacerse pajas; la ética, no separar la basura.

  • Lo de los viejos que se van con brasileñas de veinte años me ha traído a la mente la cantidad ingente de milfs que conozco que se divorcian y lo primero que hacen es beneficiarse a un yogurín captado en cualquier antro de pociones.

  • El empeño de tantos en distinguir entre ética y moral es un modo de decir que no comparten la moral de sus padres. Ése es todo el misterio.

  • Un conocido mío argumentaba su querencia por las prostitutas con un argumento que a él se le antojaba irrebatible. “Como todo en la vida, lo mejor es acudir siempre a un (una en este caso) profesional.

  • Perro, que los salmones no sean cariñosos no significa que el cariño sea algo biológicamente más refinado que la falta de cariño, o que la ternura erótica sea más humana que el erotismo canalla y faltón. Tampoco las salmonas se ponen picardías.

  • 9 de diciembre de 2014 a las 11:31 BREMANEUR
    También tengo un amigo berlinés que lleva seis años sin echar un kiki. Ahora se está planteando muy seriamente si irse a putas. Yo le recomendaría lavarse más, pero en fin, cada cual es dueño de sus actos.

    En seis años quizá le haya dado tiempo de ahorrar. Hay unas muñecas japonesas de silicona, muy realistas, que puede conseguir a partir de 3.000 euracos. Si está, ejem, “enamorado” de alguien especial puede encargar una reproducción personalizada, aunque le va a salir más caro. Tienen la ventaja de que son muy sumisas, aceptan ver cualquier programa de la tele —incluidos los partidos de fútbol— y siempre, siempre, sonríen. La desventaje es que ni hacen la cena ni friegan los platos, aunque las putas tampoco. Yo creo que si la complementa con un loro que le llame “marinero” puede ser el principio de una bonita amistad.

  • A mí lo de ser una señora en la calle, una dama en la mesa, una madre en el colegio, una maruja en la pescadería y una puta en la cama, me lleva por la calle la amargura, un día de éstos me va a dar el tabardillo y ya vereis, ya…

  • 9 de diciembre de 2014 a las 11:56
    PERROANTONIO
    Yo creo que si la complementa con un loro que le llame “marinero” puede ser el principio de una bonita amistad.

    ¡¡Compro!!

  • La sexualidad masculina tiene que salir de un terreno tan ajeno a las delicias sensoriales como es el del deporte. La vinculación con ese mundo de vencedores y vencidos explica el prestigio de follar mucho y gratis.

  • Eso de ligar es un poco como de programa de puterío, pero es una necesidad físicopsíquica consustancial al ser humano y a muchos otros animales, así que no hay nada que hacer para posicionarse en contra. Yo no ligaba nada hasta que mi primo Efrén dio con la clave: que saliera de casa y dejara de ver el balompié, que las mozas no iban a llamar a mi puerta. Ahora que le he hecho caso no es que interaccione afectivamente con ellas como un poseso, pero creo que tengo una ratio aceptable de éxito.

  • Ahora en este orden: El vínculo con el deporte, un mundo de vencedores y vencidos, explica el prestigio entre los varones de follar mucho y gratis, pero la sexualidad masculina debería alejarse de ese terreno de juego si ha de estar al servicio de las delicias carnales.

  • 9 de diciembre de 2014 a las 12:13
    BONNIE
    Aiisssss no! lo de Perroantonio me recuerda a la peli de Olea “No es bueno que el hombre esté solo”.

    Grandiosa, con un grandioso José Luis López Vázquez. La de Tamaño natural, de Berlanga, tampoco está mal.

  • Desaconsejo vivamente confundir lo ético, así sin más, con lo individual. Las normas éticas, o morales, son colectivas por huevos; si no lo son, serán cualquier cosa menos normas éticas, o morales. Lo que han dicho algunos que ni es ni debe ser colectivo es la fuente de la que nace la conciencia de esas normas.

  • 9 de diciembre de 2014 a las 11:54 GENGIS KANT
    Perro, que los salmones no sean cariñosos no significa que el cariño sea algo biológicamente más refinado que la falta de cariño, o que la ternura erótica sea más humana que el erotismo canalla y faltón. Tampoco las salmonas se ponen picardías.

    Como no veo las cosas desde el punto de vista del salmón por mucho que lo intente, me conformo con que el cariño sea humanamente más refinado. Y entendiendo el refinamiento como la distancia que va desde la animalidad hasta la cultura.

    Sobre si la ternura erótica es más o menos humana que el sadomaso o llamarle guarra a la parienta mientras la apartas de la fregadera y le arrancas la ropa interior de franela, tengo también mi propia opinión: humano sí es. Pero mis aspiraciones éticas y estéticas difieren del universo almodovaresco y el sudor proletario, que ya lo tengo muy trabajado desde dentro. El rollo macarra me pone lo justo, aunque entiendo que les ponga cachondos a los pijos que se pasaron la infancia y adolescencia en el colegio de los Padres Ursulinos (de Ursus). Yo soy más de la sofisticación y el amor cortés.

    En realidad, es posible que cuando diga humano quiera decir divino. Entre Dionisos y Apolo, me decanto por lo apolíneo. Qué le vamos a hacer.

  • Pedroantonio, pásanos unos poemas infalibles para ligar en los discopufs. ¿Crees que las anáforas son adecuadas? Me da que el rollo repetitivo las pone como amotos.

  • Aun sin serlo en el sentido estricto de la palabra, cuando pienso en prostitutas me viene indefectiblemente a la cabeza uno de mis personajes preferidos de toda la literatura universal: la mademoiselle Blanche de Cominges de El Jugador, que promete al protagonista gastarse sus doscientos mil francos a cambio de “ver las estrellas”:

    “¿Pero qué tienes? ¡Qué bobo eres! ¡Oh, qué bobo! –chillaba Blanche, interrumpiendo su risa y riñéndome en serio-. Pues sí, pues sí, sí, nos
    gastaremos tus doscientos mil francos, pero… mais tu seras heureux, commeun petit roi; yo misma te haré el nudo de la corbata y te presentaré a Hortense.Y cuando nos gastemos todo nuestro dinero vuelves aquí y una vez más harás saltar la banca.”

    Por no hablar de su salida gloriosa de la novela:

    “Por fin nos separamos, y Blanche, la tonta de Blanche, hasta derramó unas lagrimitas al despedirse de mí: “Tu étais bon enfant –dijo gimoteando–. Je tecroyais bête et tu en avais l’air; pero eso te sienta bien. Y al darme el último apretón de manos exclamó de pronto: Attends! ,fue corriendo a su gabinete y volvió al cabo de un minuto para entregarme dos billetes de mil francos. ¡Nunca lo hubiera creído! […] ¡Bueno, adiós! Nous serons toujours bons amis, y si ganas otra vez ven a verme sin falta, et tu seras heureux!”

  • Don Perroantonio, lo de Ursus no lo he acabado de pillar. ¿Se refiere usted a los homosexuales? (Por lo oso, digo.)

  • Por Dionisos sólo se decantan los que quieren espantarnos con bravuconadas doctrinales, aparte de algún que otro degenerado. Lo humano es procurar que las pasiones, de las que sólo reniegan los que quieren impresionarnos con audacias de faquires y ascetas, además de unos pocos anémicos, no nos desborden.

  • Una tontería, Gómez. De ursulinos he pasado a Ursus, que era —creo recordar— el esclavo cristiano que protegía a Deborah Kerr en Quo vadis? Será un personaje de ficción, pero merecía que lo hubieran hecho santo (y patrono de los osos gayer amorosos). No creo que haya un San Úrsulo fundador de los Padres Ursulinos, pero el panteón, digo santoral, católico es tan vasto que todo es posible.

  • Pido el Premio Príncesa de Asturias de de Comunicación y Humanidades para la Wikipedia. Hay que poner una petición en Change.org y que la firme algún intelectual de postín, tal vez Sánchez Ferlosio, que es muy partidario.
    Me acabo de enterar, leyendo la entrada Úrsula, de dónde proviene la leyenda de las “once mil vírgenes”.

    Al regresar a Germania, fue sorprendida en Colonia por el ataque de los hunos, en 451. Atila, rey de este pueblo, se enamoró de ella pero la joven se resistió y, junto a otras doncellas que se negaron a entregrase a los apetitos sexuales de los bárbaros, fue martirizada.
    En el lugar del martirio, Clematius, un ciudadano de rango senatorial que vivía en Colonia, erigió una basílica dedicada a las “once mil vírgenes”, entre ellas Úrsula. En la inscripción de dedicación de este edificio se nombra a las otras doncellas (Aurelia, Brítula, Cordola, Cunegonda, Cunera, Pinnosa, Saturnina, Paladia y Odialia de Britannia), de las cuales la última es llamada undecimilla ( “la pequeña undécima”, en latín).

    La idea errónea de que las compañeras de martirio de Úrsula fuesen once mil surge en un documento datado en el año 922 que se conserva en un monasterio cerca de Colonia, donde se hace referencia a la historia de Santa Úrsula y sus compañeras. En el citado documento entre otras cosas se decía:

    “Dei et Sanctas Mariae ac ipsarum XI m virginum”

    donde “XI m virginum” debía leerse como “undecim martyres virginum” (once mártires virgenes)

    y en su lugar leyeron “undecim millia virginum” (once mil virgenes)

    Durante siglos esta confusión se extendió sin que nadie la pusiera en duda, dando lugar así a la leyenda de las “once mil virgenes”.

  • 9 de diciembre de 2014 a las 10:24 holmesss
    Cada vez que una nueva ley me obliga a algo a lo que mi moral me ordenaba o mí ética elegía me cago en los muertos del legislador.

    Hala, otro reberde.
    Me ha hecho tilín Comte-Sponville, ya he encontrado unos libricos. En la wiki dice que «es miembro de honor de la Association pour le Droit de Mourir avec Dignité, y ha declarado que: “la libertad de elegir es un valor más elevado que la vida”». Y esta entrevista: «Uno estudia filosofía porque no es feliz».

  • Leí el Pequeño tratado de las grandes virtudes, de Comte-Sponville, y colaboró en que las practique habitualmente con gran soltura, aunque sin pasarme para no suspender en humildad.

  • Salut Botillero. Y la compaña.

    (Llego tarde, llego tarde, llego tarde…)

    Cagüen. ustedes hablando de Podemos y luego de putas y uno mas liado que la pata de un soldado japonés.

  • La marginalidad en la que se desnvuelve la prostitución es la causa de que esté en manos de mafiosos, de chulos y de putas, unas mujeres descaradas y con muy malas pulgas que en otras condiciones no podrían trabajar ahí. Qué menos que ser tratado con una ambilidad standard, de empleada de El Cortés Inglés.

  • Me imagino que Adap me la desea porque el otro día comenté que, si las cosas no se tuercen, voy a empezar enseguida a tratarme el VHC con Olysio y Sovaldi. ¿Te acuerdas de que ya hablamos de ello hace unos meses? Yo sí recuerdo de que fuiste muy cariñosa entonces conmigo.

  • “ Pero hay un misterio que no comprendo: Sin este impulso de otredad -diría incluso que de maldad- sin esa terrible energía que se oculta detrás de la salud, la sensatez y el sentido, nada funciona ni puede funcionar. Te digo que la bondad -lo que nuestro yo vigílico cotidiano denomina bondad- lo normal, lo decente, no son nada sin ese poder oculto que mana ininterrumpidamente de nuestro lado más sombrío.”
    Doris Leasing

  • (Es que estoy en clase)
    Sí, pero es que parecía que te fuesen a hacer algo ya.
    Y yo ya soy cariñosa contigo creo que para siempre. Que me tienes preocupada.
    (Aunque te burles de mis apreciaciones diagnosticas sobre los individuos que recurren a la prostitución como clientes. Que lo pillé.)

  • Es El Riff, con dos efes. Pero ya les digo que el único que no paga allí soy yo.
    No me deja.
    Al marqués no së si le hizo descuento, no se lo he preguntado a ninguno de los dos porque no es elegante.

  • Procu, a usted también la tengo en el punto de mira. Estoy lanzado. La verdad es que no tengo ningún reparo, todo lo contrario, en conocer a la gente del blog.

  • A todo el que pregunto en Valencia, y procuro preguntar a quienes entienden de estas cosas, cuenta maravillas del Riff.

  • Indirectamente este blog, que es de antiguos, ha seguido conmemorando el día de la madre por estas fechas.
    La madre de Lanzmann (se me olvidó ayer poner el enlace), la madre de Comte-Sponville (buen enlace de Procu, muchas gracias).
    Aunque éste empieza con algunas generalizaciones (“yo daría muy gustoso la vida por mis hijos, pero que un padre pueda ser cariñoso lo sabemos, pero hay excepciones, mientras que una madre que no sea cariñosa puede existir, pero es muy poco usual”), acaba expresando unas interesantes cuestiones éticas .(“en cuanto uno tiene hijos, nuestra muerte se convierte en algo indiferente, comparado con la muerte de nuestros hijos; y por tanto, la paternidad y la maternidad nos liberan algo del pequeño ego tembloroso que teme morir… no es cierto que todo desaparezca con el tiempo… la muerte se lo lleva todo, pero el tiempo no”), cuestiones que no sólo están basadas en cierto sentido común, sino que tienen detrás una opción que me resulta en estos momentos ‘acogedora’ en grado sumo, porque, como él viene a decir, ‘a veces, la vida cuesta más que la muerte’.
    Y sin embargo -con humor judío-, por muy mal que te vayan las cosas, debes seguir viviendo, aunque eso te mate.

  • Toi en Valensia y no iré al Riff porque es muy caro. Que lo diga yo debe hacer pensar al cuñao. Hoy comí en el Abades de Sevilla. Dura vida la del viajante.

  • Gengis, estoy convencido -ya hace tiempo- de que todo irá más que bien. Las únicas sombras: efectos secundarios que te hagan hablar de fútbol.

  • (También yo tengo ansia viva de quedar contigo, porque aunque sé que es absolutamente intrépido y arriesgado… Confío en ti plenamente. Pero no en el Riff ése. A mí resulta más económico pagarme la hipoteca que llevarme a un restaurante, Gengis. Un cliente me dijo una vez “me encanta salir a comer contigo, porque comes como un tío” , y nunca he sabido a qué se refería, Gengis, pero por más vueltas que le doy, no me encaja en ninguna parte la palabra “pajarito”.
    Podríamos quedar en un museo; en el Pio V por ejemplo. Allí hay un Restaurante-Cafetería, en la que nunca he comido, pero una vez me tomé un café. Además, me gusta ir allí (aunque hace meses que no voy) porque soy muy kitch, y me suelo quedar extasiada con los retablos del XIV y XV. Es un sitio al que he acudido cuando me he sentido perdida para reflexionar. Nadie te pregunta nada, y te puedes pasar allí horas.
    En cuanto a restaurantes, hago repaso en mi memoria y se me encoge un poco el ánimo al comprobar con nostalgia aparatosa (¡mi añorado Mantiño!, snif), que han cerrado algunos de los que solía frecuentar cuando estaba en activo. Por ejemplo, ha cerrado “La cuina de Boro”, con su espectacular arroç amb fesols i naps.
    Algunos de los que no han cerrado: me transporto a la fideuá de fideo fino del Pilsener (Paseo de la alameda 38); al ataque nacionalista blavero de “La riúa” (C/ del Mar, 27), al que siempre me subía la moral entrar, porque pensaba que no podía exixtir un sitio más hortera y recargado, y sin embargo siempre he comido fenomenal; “La vertical” (CC Aqua, arriba), con sus espectaculares vistas a la Ciutat de les Arts i le Ccies, es el restaurante que recomiendo a ex compañeros de otras provincias cuando me preguntan; al acogedor y céntrico restaurante Ad Hoc (C/ de Boix, 4), del hotelito del mismo nombre, que está muy bien porque estás al lado de todo, y el hotelito también está muy bien; a uno de mis clásicos poco frecuentado por el resto de compañeros porque dejó de ser *cool*, pero que siempre me resultó elegante, puesto que hay mucho espacio entre las mesas, y a mí me revienta mucho tener que escuchar la conversación del de al lado, o que escuchen la mia, cuando pagas un precio, y que es “El gastrónomo” (Avda. Primado Reig 149); y un lugarcito que nunca me defraudó, no muy conocido en el circuito de mi gremio “Rte. Monte Orandi” C/ Luis Casanova 5-9).
    Y si quiero mar, entonces yo paso de los primeros restaurantes del paseo Neptuno, y tiro más arriba, ya en el paseo de la Malvarrosa y me meto en “La Murciana”, con la playa justo enfrente que parece un lienzo en vivo de Sorolla.
    Pero después de este recorrido por mi memoria todavía cercana, insisto en que es mejor quedar en un museo, de entrada gratuita y ambiente relajante.)

  • 9 de diciembre de 2014 a las 22:54
    GACHOINLOWERCASE
    Un cliente me dijo una vez “me encanta salir a comer contigo, porque comes como un tío” , y nunca he sabido a qué se refería

    ¿Regüeldabas? ¿Les tocabas el culo a las camareras?

  • Gengis, no me gusta usted, y es más que recíproco. Pero lo cortés no quita lo valiente: me sometieron a tratamiento salvaje de sofosbuvir+olysio+interferon previo a una intervención y ya ve, aquí sigo dando por saco. Funcionará. Le mando muchos ánimos y le deseo lo mejor. En este sentido, quiero decir; en lo demás, que le den.

  • Pirata, gracias por sus palabras de ánimo. A mí sólo pudieron darme interferón hace trece años. El objetivo era eliminar el bicho antes de que me implantaran un riñón, pero no hubo suerte entonces. Me alegra que pueda seguir durante mucho tiempo dándome por saco.

  • Admitido -y lo admito igual que admito tantas cosas que no soy capaz de demostrar pero que forman parte de la pecera de la que no tengo interés en salir- que es bueno que la investigación pública sea complementada por la privada, entiendo que un laboratorio intenté obtener el mayor beneficio posible por sus productos, en la confianza por mi parte de que otro le hará la competencia buscando la optimización de su propio beneficio. También entiendo que las autoridades sanitarias se resistan a darles sin rechistar lo que pidan, entre otras razones porque la próxima vez pedirían más. Dado que el tira y afloja lleva su tiempo, un tiempo que puede ser letal para algunos, es natural que uno se ponga nervioso.

  • En cuanto abrí hoy los ojos, supe que no era mi día. Lo confirmó el I Ching (hexagrama 36). Lo remató la bella Tare. Y son solo las 20.30.

    En fin, quedo a la espera.

  • Esta crítica se viene abajo cuando el redactor acude a la manida excusa de “una cultura de miles de años”. Otro que no ha estado en China. Por cierto, la portada no es nada sugerente. Es bastante fea, si acaso. Le veo con demasiados traumas interiores. Y si no, vengase a China. Fdo: una que sí vive y padece por estas tierras.