El Pequeño Adolphus Knee (Serenata de plomo XXIV)

Olmos on the rocks
Por Martin Holmes.

El Pequeño Adolphus Knee era capaz de trenzar capazos de soga de maroma y de conducir con los ojos cerrados. Adams, Hemingway y yo nos turnamos la ventanilla para regar el camino y el campestre no paró ni para coger resuello y permaneció al volante, con el Colt en el regazo, durante dos días con sus malditas y negras noches. Se sopló el tarro de brandy y se zampó la cecina de Frenchy sin preguntarnos si gustábamos. No, no tenemos hambre, destripaterrones miserable.
—Una vez bajé montado en una mula que tuve, que se llamaba Pelirroja, al bailadero de Timmy B. Q., que está abajo de la montaña, en Revenge, al lado del antiguo campamento de los ferroviarios, y bailé con una chavala y un tío se rió de mí y fui y le dije: ¿qué le hace tanta gracia, joven reidor?, y el tío siguió mondándose de la risa hasta que no le vio el chiste al puñetazo que le aticé y salió a través del ventanal y Timmy B. Q. llamó a los bofias y me entrullaron hasta el amanecer y tuvo que venir el Gran Adolphus y pagarle a Timmy B. Q. la cristalera y tuvo que invitar a unos tragos a los bofias, desgraciados hijos de una puerca, que no me dieron en toda la noche ni un pitillo miserable ni una manta liendrosa —dijo.
—¿Tenemos un plan? —preguntó Adams.
—Vender el jugo y salir pitando —dijo Hemingway.
—Hemos capado a uno de los suyos, aunque haya sido a Joe Garza, y no creo que estén muy dispuestos al negocio —dije.
—Tuvimos un toro semental negro como la pez que se llamaba Buckaroo y miraba torcido y le dije a Mamá: Mamá, el toro mira mal, y Mamá me dijo: vete al diablo y sácale a beber, maldito vago, y el toro Buckaroo me enganchó contra un pilar de la cuadra vieja y me aplastó a cabezazos contra ella y me reventó los adentros, pueden jurarlo, y se me pusieron negras las partes y casi la diño y llamamos al doctor Tarkin y me vendó como a un regalo de navidad y solo podía tomar caldo de gallina y morfina pero salí de aquella y todo Nitroglycerine Creek vino a ver mis huevos negros como una cosa digna de visitar, Cristo, toda la comarca vio mis cosas negras y gordas y Mamá les sacaba café y galletas de nueces —dijo el Pequeño Adolphus.
—Los negocios son los negocios —dijo Hemingway—, pasarán por alto la accidental emasculación del caballero vendedor de melones, cuya disposición a los asuntos del hampa, dicho sea de paso, le colocaba en el prescindible peonaje.
—Tú lo sabes todo menos ganarte la vida decentemente —le dije.
—Perdone usted, señor notario, siento haberle sacado de su club.
—Si hay pelea dejádmela a mí —dije—, es mi oficio y no quiero que nadie salga sin pendientes y empeoren las cosas.
—Te he visto pelear y casi te matan en los Doce Picheles —dijo Hemingway—. Y te la pegó un chino tuerto.
—Yo no fui el que corrió al campo a comer tejones cuando empezaron los tiros, cagón.
—Foxy Mary tenía un jilguero metido en una jaula y el desgraciado de Tony Sissy dejó la puerta abierta y el pájaro se escapó y Foxy Mary juró como un gandul de la vía, Cristo, menuda boca negra, Dios la perdone, y le tiró a Tony Sissy a la cabeza la jaula desde la ventana y no le dio y si le llega a atinar lo desbarajusta a ese marica y Tony Sissy decía: yo no he sido, yo no he sido, y corría por el prado con sus dos botitas de agua y parecía una gallina sin plumas y el Gran Adolphus le decía a Foxy Mary: hazte con él, pequeña, hazte con él y dale lo suyo, no me he reído tanto en toda mi puerca vida, no señor, en toda mi puerca vida, luego le cacé un murciélago pero no lo quiso y le solté en el pajar —dijo el Pequeño Adolphus.
Ver el amanecer a través de la ventanilla sucia de un camión de pueblerinos es tan deprimente como recibir a los acreedores en el funeral de tu madre y agradecí llegar a Rat’s Paradise. El sumidero de Chicago estaba tranquilo como un lago sin olas y no vi ninguna rata. La luz roja del alba le puso a Hemingway cara de demonio Belcebú y se me crisparon los pelos de la nuca.
—¿Esto es Chicago? —dijo el Pequeño Adolphus.
—La parte bonita —dije.
—Pues menudo lujo, no es muy diferente a Camp Plain de Atlanta.
—Ni Nitroglycerine Creek a Polonia.
—¿Alguien está manchando los pantalones? —dijo Hemingway.
—No hay ratas, lince.
—Se las habrán comido los gatos.
—No a las de Rat’s Paradise.
Cinco coches aparecieron entre los sargazos de basura avanzando en procesión. Reconocí un par de Studebaker Erskine de seis cilindros, un Packard super ocho, un Hudson y un Sedán acorazado. Giraron hasta darnos las puertas y se detuvieron formando una muralla móvil, como si fueran una caravana de peregrinos esperando a los pieles rojas. Se apeó una colección de mangantes grasientos con corbatas de fantasía, sombreros de chulo y botines de piqué. Completaban el conjunto con Thompsons de tambor y mala uva. Iban a un bautizo. Un espagueti pequeñajo y gafudo salió del último coche con un gramófono y lo depositó sobre el capó, le dio a la manivela y empezó a sonar un menda con voz de pito.
—Diablos —dijo el Pequeño Adolphus—, es como si un monaguillo se hubiese pillado las partes con la tapa del órgano.
—Es Pagliacci, de Leoncavallo, cantado por Caruso —dijo Hemingway.
—Lo que tu digas.
—Tomé clases de violonchelo.
Del Sedán salieron Molly y Lola y hablaron a través de la ventanilla con otro italiano gordo. Adams y el Pequeño Adolphus se cubrieron detrás de una de las puertas abiertas del camión y Hemingway y yo detrás de la otra. Conté una docena de Thompsons contra nuestro único Colt, que estaba en manos de un labriego que no había parado de conducir en dos días y que había demostrado, hasta el momento, saber trenzar capazos con soga de maroma.
—Ve a venderles el whisky, capitán —le dije a Hemingway.
—Vete tú, experto en peleas —me contestó.
—Los tengo a tiro —dijo el Pequeño Adolphus.
Molly avanzó hacia nosotros moviendo el sur de su espalda y sintiéndose tan importante como un condenado a muerte. No tenía buen aspecto. Capone salió del Sedán vestido con un abrigo de piel de camello que seguramente había matado él mismo zurrándole con un adoquín y con un sombrero de ala ancha y cinta de gamuza. Se puso a dirigir una orquesta imaginaria al son del monaguillo de las pelotas pilladas. Tenía una piedra en el meñique del tamaño de Islandia. Molly llegó hasta nosotros y calibró al mazorral.
—¿Quién es usted, chico guapo? —preguntó.
—Adolphus Knee, señorita, para lo que usted quiera mandar.
—Huele a bosta de mula y se tira pedos, cariño —le dije—, no te enamores de un chico de campo.
—Tiene un amigo capador con una sola oreja —dijo Adams.
—El señor Borneo sí que es un buen partido, polaca, alquila mulas y siempre da en el blanco, pero uno de cada once pendejos le sale cojo —dijo Hemingway.
—Estamos en un apuro, caballeros —dijo Molly.
—¿De veras? —dije.
—Han secuestrado al Profesor Charmé.
—¿Quién es el Profesor Charmé? —preguntó el Pequeño Adolphus.
—Un loro —dije.
—¿Un qué?
—Un loro —repetí.
—¿Un qué?
—Un papagayo —dijo Hemingway—, un bicho con plumas y la lengua larga. Lola me contó que desciende de una camada que trajo el pirata Chambón de la Martinica en 1700, pero seguramente se inventó el cuento y compró al pajarraco en una tienda de mascotas de la calle Reunión.
—Scalise y Anselmi aparecieron una buena mañana en el piso de Lola de la calle Redención mientras vosotros os lo estabais pasando en grande en el rural —dijo Molly—. Llevaban sombreros de Borsalino de un par de cientos de pavos cada uno con sendas plumas del Profesor Charmé adornándoles las cintas de terciopelo y les tuvimos que traer hasta aquí.
—Es solo un cochino pájaro —dijo el Pequeño Adolphus—, yo le regalaré a esa doña un par de gallos de pelea.
—Entraron una noche y pudieron matarnos mientras roncábamos, pero solo se llevaron al Profesor Charmé, nadie sabe lo que pasa por la mollera de los italianos. Son arteros como un sepulturero.
—El caso es que media Sicilia ya está aquí y no tenemos muchas posibilidades —dijo Adams.
—Tienen Tommies y mala sangre, hijo —le dije al campestre.
—Foxy Mary y Mamá Charmian están con Dios y yo no quiero volver a ver la expresión de decepción en el rostro del Gran Adolphus —dijo el Pequeño Adolphus—. Recuerdo su mirada cuando regresé de Atlanta sin medallas y las manos llenas de callos de trenzar capazos. Me dijo: lávate y echa un trago, hijo.
—¿De qué está hablando? —preguntó Molly.
—Luego te lo cuento —dije.
—No regresaré otra vez con las manos vacías, no señor —dijo el Pequeño Adolphus, y amartilló el Colt con el pulgar.
Capone dejó de dirigir la orquesta y se puso a hacer reverencias mientras sus pistoleros le aplaudían. Adams se escabulló debajo del camión y retrocedió reptando como un caracol.
—Baja el plomo, chico —dijo Hemingway.
El Pequeño Adolphus cerró los ojos y se quedó frito apoyado en la puerta del camión. Roncó como una conciencia tranquila. Mantenía la pistola amartillada y los codos en posición de disparo.
—Quítale el hierro —le dije a Hemingway.
—Me expondré al fuego.
—El campestre es capaz de conducir dormido, así que también puede disparar.
—Quítaselo tú.
El Pequeño Adolphus disparó todo el peine del Colt sin abrir los ojos y todos los italianos se tiraron al suelo excepto Capone, que puso los brazos en jarras y pareció una tetera gorda. Desde el barro, los torpedos respondieron con las Tommies y destrozaron el hocico del camión. Hemingway desapareció por un lado y le vi correr como un gamo y yo me hice un ovillo en el suelo sujetándome la cabeza. Las balas esquivaron a Molly de milagro y el Pequeño Adolphus se convirtió en un colador. Por lo menos le acertaron media docena de píldoras, pero se levantó y volvió a alzar el Colt, que ya estaba seco. Los italianos se levantaron y concentraron todo el fuego contra él dejándome a mí para otra ocasión. Una parte de su cuero cabelludo se le levantó como la tapa de una caja y se llevó el ojo por el camino y las rodillas se le doblaron por la parte que no era natural. Aún no sangraba, pero los jirones de su camisa echaban humo. Se hincó en el suelo y vi como el hueso de su pierna derecha le atravesaba la carne y se clavaba en el barro, de modo que no lo tumbaron del todo y se empezó a morir en la posición de un tronco medio desmayado. Parecía una bandera derrotada. Me levanté y alcé las manos con los ojos cerrados. Que no les engañen con esa mierda de mirar a los ojos a la muerte. Ahórrense lo que puedan. Poco a poco, el Pequeño Adolphus fue derrumbándose hacia atrás hasta quedar tripa al sol con las piernas rotas. Las balas le habían arrancado los pantalones y enseñó los calzoncillos meados. Los italianos empezaron a acercarse con las Tommies en posición. Eran fríos como las almas de los pecadores. Intenté escupir, pero no pude. Hacía tiempo que no tenía sed de agua. Los italianos me ignoraron y se fueron a echar un vistazo al cajón del camión. Uno recogió el Colt y lo tiró lejos. Me arrastré hacia el Pequeño Adolphus y le moví un brazo inerte.
—¿Quién es usted? —me preguntó.
—Bullet, hemos venido desde Nitroglycerine Creek.
—¿De veras?
—Me contó lo de su mula Pelirroja y el toro Buckaroo.
—¿En serio?
—Puede jurarlo sobre su Biblia pentecostal.
—Se colgó Mamá de una viga —dijo mirándome con el único ojo que le quedaba y la mitad de la tapa de su sesera abierta.
—Y mataron a Foxy Mary —le dije.
—Y a ese puerco de Tony Sissy se lo habrán comido los gatos monteses.
—Sí, no tiene muchas posibilidades sin agua ni tasajo, pero no es más que un marica con las manos rotas.
—Ahora me han matado a mí, ¿no?
—Estás listo, hijo, y que nadie diga que no te lo advertí.
Por fin rompió a sangrar negro como el petróleo y dos colgaduras espesas y grises que parecían babosas le salieron de la nariz. Le habían partido los riñones y le olía el aliento.
—El Gran Adolphus se va a quedar muy solo allá arriba en la casa del abuelo —dijo.
—Le queda Frenchy.
—No es más que un botarate, no vale lo de medio cagajón de burro.
—¿Quién?
—Frenchy. Es un zoquete.
—Tiene toda la pinta, pero se cree un tío porque tumbaba borrachos en el circo de Saskatchewan.
—¿Quién diablos es usted?
—Nariz Rota, el socio del capitán Hemingway.
—¿Quién es el capitán Hemingway?
—No creo que ni él mismo lo sepa.
Los italianos metieron fuego al camión y el Pequeño Adolphus la diñó con cara de no haberse enterado de la mitad de la misa. Me quedé junto a él como si me importara, que no era la mitad de media mierda, y Molly se arrastró hasta mí.
—¿Vas a enterrarlo? —me preguntó.
—No es mi primo, pero así parece un somier roto.
—Pues van a ser dos metros largos de zanja, cariño, y no tienes pinta de cavador.
—Que se lo coman los cuervos —concluí—. Larguémonos de aquí antes de que los aceitosos dejen de celebrarlo.
Capone me miraba desde el coche como si fuese un mono en una jaula. Me sonrió y no supe interpretarle el gesto porque ya saben, a estas alturas, que soy corto de entendederas. A lo lejos vi a Hemingway correr junto a Nick Adams. No miraban hacia atrás.
—Mira eso, Molly.
—¿El qué?
—La espalda de Hemingway. Es lo que verán generalmente sus amigos cuando estén en apuros.
El camión ardía morosamente, sin prisa, como una fogata de ramas mojadas. Molly y yo nos largamos pasando por entre los pistoleros como si fuéramos invisibles. Caminamos cerca de dos kilómetros sin decir ni pío. Me senté sobre mis talones y me palpé la peladura buscando agujeros. Una bala me había dado en un costado. Me subí la camisa y vi el boquete limpio y la sangre roja, así que no tenía una hemorragia interna. Me busqué la salida en los riñones y metí el dedo en el agujero.
—Estás vivo, no te preocupes —me dijo Molly.
El humo negro del camión ardiendo se tenía que estar viendo desde el Vaticano.
—La bala entró y salió, como un tío en una tienda —dije.
Me tapé el orificio de la nariz, apreté el estómago y un pitido salió de mi costado. Creo que en fa menor.
—Pareces una flauta —dijo Molly.
—Un tiro limpio.
—Puedes ganarte la vida haciendo de gaita.
—Y tú de escritorio. Sobre tu jamón firmamos los estatutos de la extinta Banda de la Zarigüeya.
—Una pandilla sin futuro.
—Mira como tarda en arder el camión, como si se riera de nosotros.
—Es madera, gasolina, caucho de ruedas y whisky —dijo Molly—, y sin embargo tarda una eternidad en convertirse en cenizas, como si ese jugo no fuese otra cosa que el material de nuestros sueños.
—¿Tienes alguna amiga, Molly?
—Tengo algún amiguito.
—Pues que te dé cobijo y no asomes el hocico por Chicago en una temporada.
—¿Crees que habrán matado a Lola?
—Lola es inmortal.
—¿Y tú?
—Yo salgo de todas mientras siga teniendo esta suerte loca. Soy Ace Bullet, y soy tan duro que puedo rallar queso con las pestañas.
—Y suenas como una maldita gaita.
Vimos por última vez el humo negro que salía del camión que no tenía prisa por arder y vimos a los italianos hacer figuritas con las Thompson como si fueran vaqueros de opereta. Capone se había quitado el abrigo de camello y el sombrero y bailaba alrededor del fuego brincando sobre una sola pierna. Parecía un padrino trompa en el bautizo de la niña. Parecía un Satanás gordo.
Molly me besó en la mejilla y me dijo:
—Hazlo otra vez.
Soy un tipo complaciente. Me tapé las napias y encogí el estómago y de mi costado salió un pitido en fa menor.

262 comentarios

  • Hoy empieza oficialmente la Navidad!…cenas de empresa y ajetreo; se ve a la gente contenta!
    Y me quedan 5 días para mis vacaciones!!! 15 días y 30 noches desconectada!!. Y el 2015 se presenta muy prometedor!
    Reflexiones mañaneras d muy buen humor.
    A por el viernes!

  • gA.cHi veïna, que los peperos sean unos liberticidas de hecho y en contra de su supuesto liberalismo (nunca han siso liberales) no quita para que los de Podemos sean directamente una peste totalitaria (aunque disimulen un poquito para alcanzar el poder).
    Mal los unos , horrible los otros.

    Todos son estatalistas en diferentes grados, no creen en la libertad individual, creen todos que nos tienen que tutelar hasta en la manera de follar y enamorarnos. De hecho, el amor romántico es un constructo capitalista que hay que perseguir según algunos iluminados de estos. Estaremos de acuerdo o no en la falsedad del romanticismo , pero quieren intervenir en tu vida y en la mía para evitarlo, ese es el punto.

  • Las hordas comunistas, feministas y nacionalistas dirigidas por Gachó habían tomado el poder. Mientras tanto yo vivía enamorado bebiendo Krug y horneando besugos. En el gramófono sonaba el Falstaff verdiano y me preguntaba el porqué le ignoró su Rey. Sir John, en mi estilo, se refugió en el vino de Canarias y en aquellas ingratas comadres de Windsor.

  • Aquel viejo revolucionario nunca pensó que echaría de menos a la policía del zar. Los esbirros de la NKVD le habían mostrado un mundo nuevo de horrores que nunca pudo imaginar.

  • En el blog de Arcadi le digo a uno «no, ni de coña» y me acusa de matonismo. Me imagino de coadyuvante de Ace Bullet diciendo todo el rato «ni de coña» a los grasientos y no lo veo, la verdad.

  • De la minúscula aspiración a que la religión sea un tema privado y en su putas casas, ná de ná, vamos mejorando:

    “1) conocer y arraigar la fe en Al-lah, Creador del Universo, de todos los seres vivos y Único Dios adorado; 2) valorar y apreciar la importancia de la Creación y reconocer en el mundo natural la acción y atributos de Dios;”

    “Las competencias sociales y cívicas son un elemento muy importante en el currículo del área Religión Islámica. En esta materia se pretende ayudar a los alumnos y alumnas de estas edades a descubrir e interpretar el entorno y a comprender mejor el mundo en el que viven, según las enseñanzas islámicas, potenciando el respeto a las personas, la convivencia, la resolución de conflictos de forma pacífica y el cuidado del medioambiente. Por otro lado, se suscita en el alumnado el espíritu crítico en la observación de la realidad y en el análisis de los mensajes informativos y publicitarios. El área Religión Islámica potencia la imaginación de los alumnos y alumnas, les lleva a desarrollar y evaluar acciones y hacerse preguntas, promueve el diálogo, la cooperación y el trabajo en equipo, desarrolla la responsabilidad, la autoestima, el respeto a las ideas de los demás, al desarrollo de una capacidad de relación con el entorno y a la sensibilidad ante las necesidades de las otras personas, que es al fin y al cabo, uno de los valores más importantes que predica el Islam”
    BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO Núm. 299 Jueves 11 de diciembre de 2014

  • 12 de diciembre de 2014 a las 11:26
    SATUR
    ¿Había gordas en la ópera?

    No. Había una con unos cántaros tremendos, pero también estaban ésta y ésta. Yo quería esperarlas en el camerino con un ramo de rosas, pero me tuve que ir de pociones.

  • Qué tal el besugo?
    Lo habrá matao primero, no?
    Ay… eso me recuerda la escena de Annie Hall en la que se les escapan las langostas vivas por la cocina….qué romántica!!.
    Amo a Woody Allen a pesar de su incesto.

  • Me encanta -en el sentido literal de ka palabra- Martín Olmos. Ya lo manifesté, pero me gusta repetirlo.
    Esa evocación que hace el pequeño Adolphus a su hermana muerta, que termina con un “luego le cacé un murciélago pero no lo quiso y le solté en el pajar” es conmovedora. Martín Olmos es bastante más grande de lo que vuestras acotadas mentes puedan llegar a imaginar.
    —————————
    Adaptaciones: sí pero no. Lo de los militantes del PP es más que militancia, es apostolado. Entiendo que le teman a Podemos, si piensan que la entrega de los partidarios va a ser como la suya.
    ————————————–
    (Marqués yo soy cero nacionalista. Cero. Y mi convicción es antigua y profunda. Es una convicción muy meditada y anclada.
    Entre tú y yo, el nacionalista serías tú, sin ninguna duda. Ya dije que entre nacionalistas y fascistas lo único que hay son paralelismos. El sentimiento es el mismo: “yo y lo mio molamos más que esos y lo suyo, y además de nacimiento”; el nacionalismo lo practica a pequeña escala, y el fascismo a gran escala.
    Y tú eres bastante fascistoide, aunque a veces resulten simpáticas tus contradicciones mundanas (¿qué opinan tus instructores jesuitas sobre tu gusto por frecuentar “diosas”?).
    Comunista tampoco soy, evidentemente. A mi siempre me duele mucho la invasión de los bolcheviques a la casa de Zhivago.
    Feminista sí. Pero es que nacida mujer, siendo la biología mi disciplina, y conforme está el percal, ética y moralmente no puedo ser otra cosa.)

  • Es propio del jesuitísmo que una mano no se entere de lo que hace la otra. También hay tolerancia por los pecados de la carne, que no siendo el nefando, son naturales en los hijos de Dios.

  • Por cierto, hice una consulta teológica para saber si el pecado nefando era tal entre personas de distinto sexo. Quedé satisfecho por la respuesta, pues se considera un método anticonceptivo natural que no viola precepto alguno.

  • Por comentar el texto hoy Holmes ha estado suave. Estoy esperando sexo salvaje y más castración por parte de hembra violada.
    O cosas así.

  • “pues se considera un método anticonceptivo natural que no viola precepto alguno.”
    He ahí el porqué del feminismo., por la lucha ante la más mayúscula hipocresía.
    El sexo es solí para la reproducción. según la iglesia católica. Pero los machuzos curas franquistas ya se kas ingeniaron para convertir a la esposa en la esclava del señor -del señor de la casa, claro-.

  • Voy a pedir a la amable y bella señorita. Bellpiug qué añada aviso de que leer a Sutkk puede causar trastornos de tontunadas varias.

    (Como una ira mía que despierta mi testosterona y se me antoja mandarla a unos andurriales donde hay vaquerizos encantados de regresarla a su mundo de yupy vía nefando)

  • 12 de diciembre de 2014 a las 12:13
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Por cierto, hice una consulta teológica para saber si el pecado nefando era tal entre personas de distinto sexo. Quedé satisfecho por la respuesta, pues se considera un método anticonceptivo natural que no viola precepto alguno.

    Me temo que eso no es así.

  • En loa Avisos históricos de don José de Pellicer se anuncia el caso de la mujer que denunció al marido por querer practicar el pecado nefando con ella. Le colgaron.

  • Es que soy muy feliz, Tare, no lo puedo evitar!
    La vida es cambiante, y todos tenemos pequeños problemas, pero no me amilanan. Actualmente tengo todo para ser feliz.
    Y ejerzo de ello!!.
    Disfruto de toooó.

  • La práctica del pecado nefando está indisolublemente ligada al pecado capital de la lujuria. Según el padre Royo Marín, dominico:

    La lujuria es el apetito desordenado de los placeres sexuales. La lujuria perfecta es siempre pecado mortal, y sólo puede darse en ella pecado venial por la imperfección del acto (falta de advertencia o consentimiento perfecto), pero no por parvedad de materia.

    PECADOS DERIVADOS. Los principales son: ceguera espiritual, precipitación, inconsideración, inconstancia, amor desordenado de sí mismo, odio a Dios, apego a esta vida y horror a la futura.

    REMEDIOS. Oración frecuente y humilde, frecuencia de sacramentos, huida de las ocasiones y de la ociosidad, mortificaciones voluntarias, devoción a María.

  • Pues yo creo que Martin Holmes se está dejando influenciar demasiado por sus lectores e intenta agradar. Escenas sensibleras con murciélagos para halagar el sentimentalismo gótico de Gachó, putas nobles para adular a los señores, ópera sentimental (¡¡¡Pagliacci!!!) para dar coba a los melómanos, vocabulario retorcido y ¡pedos! para caerle simpático a Brema, coches de alta cilindrada y referencias a sombreritos para dar jabón a las fashion victims, demolición del mito Hemingway para engatusar a los letraheridos, vísceras y gore para untar a los cinéfilos de género. Joder, sólo falta un polvito con lavanda para que se desmaye Tareixa y un soneto con estrambote para que lo flipe yo. ¡Te estás aburguesando, Holmes!

  • 12 de diciembre de 2014 a las 12:40
    PERROANTONIO
    vocabulario retorcido y ¡pedos! para caerle simpático a Brema,

    Eh, eh, sin avasallar. Riqueza léxica y naturalismo.

  • Uno de los placeres de poder acceder a las tripas de ÇhopSuëy es leer los Olmo’s antes de que se publiquen. La ansiedad me puede.

  • Hoy se me ha quedado «La bala entró y salió, como un tío en una tienda». Luego he hecho varias visitas intestinales y nefríticas a los comercios de la zona, por la sugestión. Ha sido ezpantoso.

  • Tonio y Rigoletto, los dos grandes payasos de la ópera. Pero solo la ópera verdiana alcanza un verdadero tono dramático, la otra mueve a risa en su hisitrionismo verista.
    Rigoletto y Falstaff, son las únicas dos óperas que me atrevo a recomendar a todo el mundo. Son obras de arte perfectas.

  • ¿Pero no habíamos quedado en que a usted no le gustaba la ópera, señorito? Mucha farsa es lo que hay aquí.

  • Holmesss: amamos igual!
    Annie Hall es una historia de amor taaan bonitaa. Dos seres hechos el uno para el otro.. y aún así…
    Zelig es total.
    Midnight in Paris me encantó.
    Sí, la última y Vicky-Cristina son mediocres.
    El resto: maravillosas.
    ——————————————————–
    Tuve un novio en la facultad tan friki como yo; estábamos enamoradíiiisimos.
    Recreábamos en mi piso de estudiante las escenas de Annie-Hall. Nos las currábamos mucho. La de las langostas la hicimos en un caserón en la playa de Ribadesella. Y, la vida, y sobre todo la juventud y las ganas de comernos el mundo nos separó. Pero somos superamigos en la distancia. Siempre lo seremos.

  • Claro que no he visto el vídeo, señorita Lowercase. Bastante tiene una con corregir los enlaces, que parece que algunos no saben ni copiar y pegar. ¿Qué pasa ahora, no es de ópera? He visto un gordo con la boca abierta y he pensado que era de ópera. A ver si va a resultar que es un cocinero.

  • 12 de diciembre de 2014 a las 14:04 SATUR
    A Pedro Antonio le gusta la ópera y es forofo del Real Madrid. No digáis luego que no os avisé.

    Por supuesto es un error perseguir los insultos en el Estadio. Al Estadio se va a insultar: el fútbol es un deporte muy aburrido, que solo salvan el insulto y la nación, y algo de Benzema.
    ARCADI ESPADA. Él verdugo, ella víctima

    Yo, como Arcadi, sólo soy de Benzemá.

  • Del Madriz son Marquets, Mercusio y Pedro Antonio. Del Barsa Gómez. Del Valencia, Adacks y Gancho. Del Aleti, Pirate, Gremanel y yo. Del Rayo Mañecano, Boli Parker. Hasta ahora el Aleti era el equipo más representado en este fansín, pero Pedro Antonio permanecía agachado en las sombras y ahora le hemos quitado el velo.

  • Lo mejor es poner arroz liofilizado de ese que ni llega ni se pasa. Esas son las buenas paellas. Y con langostinos y pollo y garbanzos. Los valencianos son los que peores paellas hacen, eso es algo bien sabido.

  • Si hablas con uno de Castellón te dirán que la de allí es mejor paella; si vas a Alicante, lo mismo. Igual en Murcia y en Teruel. Que los valencianos no saben hacer paellas es una convención democrática.

  • ¡La madre que sus parió!

    Conio, ponedle pimientos también y así conseguiréis que el delicado equilibrio de sabores quede aplastado por el sabor único del pimientazo.
    (En alicante lo hacen, pero preguntadle a uno de allí si él es valenciano)

  • 12 de diciembre de 2014 a las 14:49
    Perroantonio . .

    Soy un maestro paellero. Llevo practicando unos 30 años. El truco es remover mucho e ir añadiendo cada tres o cuatro minutos agua fría.

    Y escupir en el caldo mientras se le mira mal.

  • Cagontó que nos movilizamos e invadimos Cataluña (se iban a quedar a cuadros de ver venir la ola en sentido contrario al que esperan) y luego seguimos por el Cantábrico.

  • Vosotros ustedes ya sabreis que mi cuniao el alemán descubrió hace años y lo cuenta a menudo, que existe un dios valenciano del arroz, que baja a la tierra a extender su ira entre los ofensores cada vez que es necesario, ya pueden correr y esconderse que donde estén los hallará y les hará pagar sus blasfemias.
    Él, pobrecico centroeuropeo dicharachero vino aquí con sus risotos y sus mariconadas y no tardo en ser visitado y puesto en razón.

  • Adapts, yo también vi a su cuñado en el reportaje del ostricultivo en el puerto de Valencia, entre grúas y barcos gigantes. El periodista le enseñaba al cuñado, con muecas y repulgos, una ostra gigantesca, como una pechuga de pollo. El cuñado la cogió y dijo «qué hermosura». Y se la comió: ÑAM. Toda la familia igual.

  • Me han hecho el mejor regalo que he recibido nunca desde aquel disfraz de vaquero que me compró mi padre para compensarme por el nacimiento de mi hermana: una radio por internet, esta Roberts. Cómo he podido yo vivir hasta hoy sin este aparato es algo que no me explico.

  • Les advierto que hace muchos años tuve una sección de cocina creativa, en una radio local, llamada Nueva Cochina Vasca. Y que en Çhøpsuëy nos planteamos al inicio tener una sección de cocinillas titulada ¡Que te lo comas!

  • La ilustración de hoy o, mejor dicho, el collage de hoy es obra del señorito delincuente reinsertado Brät Çäshø. La Dirección le ofreció que dejara las drogas a cambio de una tablet, una caja de lapiceros y un colchón. Preferimos no saber de dónde roba las fotos. Total, para lo que cobra.

  • Le contaré sus ventajas sobre cualquier ordenador:
    1. Te la puedes llevar a la ducha sin tener que montar un pifostio.
    2. Te la puedes llevar a la cama, pedirle que se apague en x minutos (función “sleep”) y pedirle que te despierte por la mañana con la emisora que hayas seleccionado (esta mañana, por ejemplo, he saltado como un resorte con la arenga de un locutor italiano que decía que Roma necesitaba un nuevo Mario – hoy hay huelga general allí).
    3. Es mucho más fácil buscar las emisoras y podcasts que te interesan (por continente, país, idioma, género) y, una vez que has preseleccionado tus emisoras favoritas, también es mucho más rápido el acceso.
    4. Capta toda la música que lleven los ordenadores y tabletas que haya alrededor, incluida la de Spotify.

    Es una maravilla, Perro.

  • No, no, si yo no me descumplo años hasta el 1 de abril (que las desgracias nunca vienen solas).

    Proc, la posibilidad de buscar por país y por género es la leche. Para que se haga una idea, a tiro de dial tengo preseleccionadas las tres grandes francesas (France Inter, FInfo y Fculture), la emisora de la Suiza romanda, la BBC4 (sólo para descubrir que hay acentos británicos que sigo sin entender), la BBC3 (música clásica), AVRO (holandesa, sólo música barroca), un par de emisoras israelíes, y emisoras americanas que emiten 24 horas de soul, motown, country o lo que se le ocurra sin un solo anuncio. Si te da por cotillear te acuestas a las 5: con el galansssote colombiano que me la regaló anduvimos escuchando la radio caleña y la HJCK, saltando de emisoras cubanas, senegalesas, brasileñas a emisoras independientes de universidades americanas.

    Si son ustedes aficionados a la radio (y por lo tanto detestan escuchar tertualianos y partidos de fútbol 24/7 en la radio española) y quieren tener acceso inmediato a millones (literalmente) de emisoras en un cacharro del tamaño de una tostadora, háganse el regalo.

  • No más para decir que lo que más me gustó de la radio es que busque las emisiones por género para poder sortear las emisiones machistas.

  • Aja-já. Ya lo pillo, Pirata (más que Pirata): es radio + love.
    Me gusta mucho la radio, pero no tengo ni tiempo ni idiomas para tanta. La cosa es que necesito un chisme para descargarme los podscast de RNE y esta semana he ido a mirar. Que es exactamente lo que hago, miro y no veo porque no tengo ni idea. («Señor, señor, dígame qué nesecito, por favor, dígame qué comprar», ruego con la mente al dependiente). Por otra parte acabo de recibir varios libros hechos una noche que entré en fase monstruo de las galletas, y ya tenía uno. Me he dado cuenta nada más ver los colorines, manda huevos. No es que me duelan los dieciocho euros, lo que me se hinca como un puñal es que el libro en cuestión lo tenía bien subrayado. El saber a mí no me ocupa lugar. Y es de los del trabajo, malísimo para regalo, así que me haré la larga y lo dejaré en la biblioteca.

  • Up in the air es una película que permite entender porqué a Gacho no le gusta George Clooney: Ryan es un tipo que se dedica a despedir personas. Para hacerlo recorre miles de kilómetros volando, y la ilusión de su vida es obtener la tarjeta de un millón de millas.
    No tiene hogar, familia ni esposa: son los pesos que cargan la mochila que, según explica, todo el mundo lleva. Sólo tiene su maleta de viajero. Se propone un dominio racional sobre los sentimientos para garantizar la autonomía, evitando las trampas que te tienden, concretamente las mujeres, para no encontrar la mochila llena.
    Conoce a Alex, una mujer que se declara con los mismos valores: tienen encuentros sexuales sin más compromiso que las agendas.
    Pero el vínculo aprieta pronto a Ryan, que por impulso romántico abandona la conferencia que va a impartir para buscar a Alex y se lleva el chasco: es una feliz madre de familia; para ella él es un paréntesis, una evasión. El modelo clásico, invirtiendo los sexos.
    La cuestión para Ryan es la soledad, así como los cambios que han aparecido en su vida: su empresa va a empezar a despedir por Skipe, y su trabajo puede dejar de existir. Además ha conseguido la tarjeta ansiada y se ha quedado sin objetivos en la vida; ya advierte Nietzsche que la vida de los humanos sólo se soporta por la existencia de un objetivo, por estúpido que éste sea.
    A Ryan la verdad se le ha revelado bajo el fantasma del temor a la soledad, y de ahí la eclosión de su pasión amorosa. Si con Sigmundo Bauman distinguimos en el mundo actual las relaciones de las conexiones, Ryan creía en las segundas por lo liviano, y huía de las primeras por lo pesado para su mochila.
    En el plano final Ryan, en la terminal, deja la maleta en el suelo: ¿se vuelve sedentario?
    ¿Amor? La semana que viene, quizás.

  • Tarde tranquila en Madrid-norte en cuanto a niños febriles se refiere.
    Deben estar todos en Cortilandia.
    ————————————————
    Esa peli de Clooney la vi. Es entretenida; y es peor que eso: no sólo son polvos pasajeros. Ella le acompaña a la boda de su hermana en plan novia comprensiva y estupenda. Ahí es donde él se enamora…
    Al final es una historia corriente, no?

  • No más para agradecer la película de fotos en blanco y negro tan linda que recomendaron, de una monja polaca Ida. La utilizamos todas las noches para dormir a la abuela y a la llama.

  • Hoy que tengo tiempo ojeo los ya 113 comentarios y compruebo, tengo que confesarlo, que a algunas no las entiendo. Quiero decir que no sé qué dicen.
    A otras por supuesto, sí.

  • Con placer, don Juli0. Pero chitón sobre Podemos hasta que acabe la lección. ¿O no es con usted con quien discuto de política por aquí? Ya no sé ni con quién me llevo mal, qué piltrafa de cerebro santodiós.

  • 12 de diciembre de 2014 a las 18:48 Pachakusi
    No más para agradecer la película de fotos en blanco y negro tan linda que recomendaron, de una monja polaca Ida. La utilizamos todas las noches para dormir a la abuela y a la llama.

    Pachakusi: «no es peli para viejas». Ni para llamas, ya lo sabes.

    No más para añadir que también creo que tendríamos que poner un Cortilandia en el Belén, aunque sea uno pequeño en un rincón. Son sus fechas y alegra mucho.

  • Llegado a este punto del año me queda tomar una dificil decisión: iré o no a la cena de Navidad del trabajo?. Odio esos eventos, pero por otro lado puede ser divertido ver a ciertos/as seres subidos de tono.

  • 12 de diciembre de 2014 a las 17:43 holmesss

    Yo también vi la peli, Holmesss. Gran análisis. Y lo que me digo yo es que que van a tener que poner un ciclo de terror para ver asomar un poquito de amor del bueno.

    12 de diciembre de 2014 a las 19:32 Sr. Verle

    Señor Verle, diga a quién, que ya sé que somos o yo o Sukkt o yo.

  • ¿Podemos? ¿Qué es Podemos? Calladito me quedo hasta terminar la lección y aún después (por la cuenta que me tiene), señorita Jenny. Por lo demás, yo no discuto con una dama, si no es en defensa propia. Y aún no ha llegado el momento, si es que llega.

  • 12 de diciembre de 2014 a las 20:06
    PROCURO FIJARME
    No más para añadir que también creo que tendríamos que poner un Cortilandia en el Belén, aunque sea uno pequeño en un rincón. Son sus fechas y alegra mucho.

    La Dirección ya nos encargó hace unos días trabajar con visión navideña y preparar un Extra de Navidad, pero sin gastos extra. No son condiciones. Así salen luego las cosas que salen. Uno de los señoritos quería vestirnos a Satur, al Delincuente y a mi de Reyes Magos, y ahí nos hemos plantado. “¡Que salgan ellos haciendo del Buey y el Burro en el pesebre, no te jode”, ha dicho el Delincuente. A Satur no le quedaban tan bien las borlas como a una servidora, que en algo se tiene que notar que una ha sido modelo y azafata.

  • Perro, perdona, es que me había uso a clase, y no he conectado hasta ahora.
    La paella es que depende, ella te va diciendo lo que tienes que hacer. Hay un protocolo (receta), claro, pero como la paella yo solamente la hago a leña, pues el fuego toma un protagonismo importante. Lo mejor es que te haga una yo y tú me vas mirando desde el principio. Así es como se aprende. No es difícil, ni tiene misterio, pero la paella requiere atención, le gusta que estés pendiente de ella. Yo no sé qué arroz gastas, por ejemplo.
    ——————
    Holmess, yo vi esa película.
    Lo mejor es (SPOILEEEEEEEEEER) cuando ella, la ayudante, decide dejar el oficio.
    —————
    (Satur, que sea de los equipos de mi tierra, no me convierte en nacionalista. Del alcoià soy porque juega el hijo de una de mis mejores amigas, y su moral es famosa en el mundo entero; del Levante soy porque me gusta su espíritu ; del Villareal soy, porque juega mi sobrino; y del valencia soy porque mi abuelo y mis tíos eran y son socios.
    El nacionalismo, -eso te lo puede explicar Brema-, es otra cosa. Muy fea.)

  • Gracias, Gachi. Arroz bomba o en su defecto Arròs de Valencia con denominación de origen de La Fallera. Si es La Fallera es de Valencia, me digo a mi mismo.

    (18 minutos, ni uno más ni uno menos, le digo a Sukkt, que debe emplear arroz tibetano).

  • (La paella valenciana es la de pollo y conejo.
    El arroz bomba requiere bastante más tiempo de cocción. La Fallera está bien. Yo suelo comprar el Dacsa (vamos, es que estoy acostumbrada al arroz de Sollana -Sueca, Cullera… El que se cría en las tierras ganadas a la Albufera por orden de Carlos III, creo recordar-, toda esa zona)

    (El arroz de MI paella cuece 20′, nada de 18 y muchísimo menos 15 -a no ser que lo quieras para volver a sembrar-, pero insisto, ella te dice cuando está el arroz. Es que hay que echar la medida adecuada de agua….)
    Bueno, creo que será mejor que te lo cuente todo en un aparte.

  • Bellpuig se ha lucido en su crisma navideño. Brat me ha pedido que salga como mi madre me trajo a este mundo de lágrimas, ataviado solamente con el gorrito del Papanuel, pero yo me sigo negando virulentamente.

    Vengo de ver El Lobbit. Al final muere Turín. Bien el dragón y algunas escenas de batalla, aunque todo tiene una pinta de vidiojuego que no sé yo. Peder Jatson nos lee porque esta vez ha usado más el trípode, pero sigue pasándose con el hilicóctero y el fotochopped. Lo de la lefa enamorada del enano como que no. Y muy bien los exteriores en Los Monegros. Soberbios.

  • Sukkt, estamos hablando de paella, no de arroz tres delicias ni de arroz con leche. Yo hago un arroz en cinco minutos exactos en olla a presión que, con la medida de agua exactísima, queda con una textura muy parecida a la paella, suelto y seco. Pero, claro, tampoco es una paella. (Si te pasas de agua queda una masa ideal para hacer gotelé. Si te quedas corto sirve para hacer adoquines.)

  • Pirata, ya veo que está hecha un lío. Es conmigo con quien se lleva mal. Lo de discutir seguramente será con otros.

  • La radio de Pirate tiene un diseño espantoso y como concepto me resulta incomprensible. Todo depende del ADSL.

  • Marqués, ya sé que hay teólogos de doctrina muy alegre, pero los que nos guiamos por una cautela a prueba de bombas nos atenemos a la constatación de que dar por culo a alguien del otro sexo no es homosexualidad. Esto es seguro; lo demás, conjeturas.

  • Precisamente cuando los niños ya están en la cama deberíamos exigir a la tele más delicadeza en el lenguaje. Y en todo. ¿Para qué hemos sido educados sino para que se nos trate con educación?

  • Mi profesor de Formación del Espíritu Nacional, que era también el de Gimnasia, no creía conveniente soltar tacos delante de los alumnos que no hubieran cumplido catorce años. Emborracharse debía ser -me malicio- una cosa para el doctorado.

  • El español es una lengua muy contundente cuando quiere. A veces me quedo paralizada intentando expresar en otra lengua expresiones como “es que yo ya tengo UNA edad” o “ésa es una realidad que está AHÍ”. Pues eso, marqués: que ésa es una realidad -que ya tiene usted una edad- que está ahí.

    ***
    Desde la llegada del bicho dormir me parece una pérdida de tiempo, comer una frivolidad. Y aquí me tienen, tête à tête con un caballero que también tiene unaotraedad que dice que con quien me llevo mal es con él. Qué más quisiera yo que tener enemigos en el mundo virtual, con lo entretenido que parece ser.

  • Pirata, ‘tener enemigos’, como ‘haber fracasado’, o cosas así, me parecen conceptos operísticos. Esas cosas no ocurren. Bajémonos los humos y hablemos de ‘tener tirria a alguien’, de ‘padecer un ERE’… A mí, por ejemplo, me da mucho apuro ‘tener amigos’; me conformo con que sean ‘amistades’.

  • 13 de diciembre de 2014 a las 02:18
    Gengis Kant . .

    Pirata … bajémonos los humos
    ***
    No, no, qué coño, yo ni olvido ni lo otro.

  • 13 de diciembre de 2014 a las 00:26
    PERROANTONIO
    Satur, ¿te gustaría hacer de árbol de navidad? Se necesita mucho Actor’s Studio y tal, pero tú estás capacitado.

    Hecho. Traigo las bolas de serie.

  • El País Today, fe de frases cachondas.
    1. La valoración acojonantes:
    Carmen Iglesias dirigirá la Academia de la Historia:
    «…Iglesias suma así a su currículo un nuevo hito en materia de igualdad…»
    El currículo de Iglesias es una sucesión de hitos en materia de superioridad, payo.

  • El aparato de Pirata acentúa mi sensación de dinosaurio analogico. Sólo un triste y saturado iPod en el que volqué mis CDs acompaña a mi reproductor de CDs y discoteca. Sé que existe spotify, pero soy taaaan conservador que no sé por dónde empezar.

  • Es que yo ya tengo una edad. Ésa es una realidad que está ahí:

    Ése es el nivel de un idioma en el que no entran los de fuera. Por eso los extranjeros siempre parecen un poco bobos.

    Si no idiotas perdidos. En el Jucio Final saldrán a relucir todas las veces en las que expliqué en inglés -por llamar de algún modo al idioma empleado- que en Madrid hay no una ni dos sino muchas calles más largas que la más larga de Guadalajara. Y no sólo más largas, también más anchas, y con edificios más altos. Es que Madrid es la capital de España y Guadalajara no, you know?

    Sin duda alguna el mensaje que más he difundido fuera de nuestras fronteras es el de que Guadalajara no es la capital de España.

  • Me parece que no ha interpretado usted bien la expresión “ni olvido ni lo otro”. Dicho sea sin ánimo de ofender al supremo hermeneuta.
    ***
    ¿Alguno de ustedes se ha echado al coleto “Los abajo firmantes”, de Santos Juliá?

  • Afronto las Navidades cumpliendo los siguientes preceptos: 1. No salgo abrigado a la calle, nada de abrigos polares o bufandas. 2. Ni una sola comida o cena de Navidad. 3. Ni una sola reunión familiar que exceda el perímetro de la familia en primer grado excluyendo a los no cosanguíneos. 4. Ni bolas, ni espumillón, ni belenes ni hostias. 5. Ni cava, ni turrón, ni besugo! 6. Regalos ni de Loewe. 7. Sí a la misa del Gallo y al Tamborilero.

  • Ah, el Porromponpón en versión de Johnny Cash en San Quintin. Muy emocionante grabación en directo que imagino aquí nadie tiene npi.

  • 13 de diciembre de 2014 a las 14:14 PROCURO FIJARME
    Por Santa Lucía crece el día.

    O en otra versión, “Por Santa Lucía mengua la noche y crece el día”. Lo que, obviamente, es mentira.

    En realidad y para ser exactos, viene ocurriendo lo contrario, crece la noche y mengua el día. Sin embargo, este refrán, con múltiples variantes, se ha mantenido vivo en la cultura popular. ¿Por qué, si es evidente que no es cierto? ¿Ha cambiado de fecha la festividad de Santa Lucía? No, siempre se ha celebrado el 13 de diciembre, efeméride de su decapitación en el año 304. ¿Qué pasa entonces?

    Pues ocurre que en 1582 se implantó el calendario gregoriano que venía a corregir el desfase acumulado por el calendario juliano vigente hasta entonces, unos 10 días. Es decir, que si el calendario juliano había acumulado desde su puesta en marcha (46 antes de Cristo) hasta que fue reemplazado (1582 después de Cristo) 10 días de retraso en 16 siglos, puede deducirse que durante los últimos siglos antes del cambio, la celebración de la festividad de Santa Lucía coincidió, más o menos, con el solsticio de invierno, es decir, con el día más corto del año. ¿Miente pues el refranero? No, queridas niñas; simplemente está obsoleto.

  • (Lo de no salir abrigado a la calle no lo entiendo.
    Todo lo demás sí; no lo comparto -sobre todo lo de los regalos de Loewe, que yo sí que me pongo hasta arriba, vamos-, pero lo entiendo.)

  • El estupendo collage de Brät que ilustra el capítulo de Olmos viene intrigándome desde ayer, que me puse a mirarlo con atención. La foto del fondo está tomada en San Francisco, cerca de 1923. Llama poderosísimamente la atención, en la pared, la caja de distribución de la línea telefónica y el primoroso tubo eléctrico que se ciñe a las molduras de la pared. Mientras tanto, en Madrid…

  • Estoy hasta los ovarios y más allá de las marditas navigůeñas
    Marditos roedores y sus pitufinos colorados. Voime dormirr hasta febrero.

  • Observo con estupor como no se compadece la temperatura con la impedimenta, particularmente en un invierno tan suave como el presente. No hablo de Berlín sino de Barcelona y en general de España salvo Soria y Teruel. Tampoco incluyo a ellas cuya natural defectuosa termorregulación justifica sus desatinos habituales (sandalias cuando llueve o minifaldas cuando hiela). Lo que quiero denunciar es la actual proliferación de prendas ppco viriles entre nosotros tales como plumas, gorritos de lana, chalecos termorregulados o botas de apresky cuando el termómetro marca 10 grados. Por mi parte nunca prescindo de la chaqueta americana, llueve o truene, y lo mas que me permito es un jersey de cuello de pico y un loden en caso de tormenta. Recuerdo un día que me encontré a Holm pertrechado con Borsalino y chaleco ignífugo en una apacible tarde en el ensanche. Tampoco Perroan o Brema gustan del atuendo ligero y varonil, pues les recuerdo embutidos en refajos y sobrepelliz. Tengo para mí que el frío se combate con gallardía y testosterona y si acaso con un Veterano en el gaznate.
    l

  • Es cierto que tengo cierta querencia por la gabardina y el impermeable. Aunque también es verdad que algo tiene que ver con un fenómeno que aquí conocemos como lluvia. No soy de la España de secano. Ahora, por ejemplo, humedad del 71% y subiendo.

  • La grabación de Caruso que ha traído Proc es emocionante gracias al sonido de lo antiguo, por el salto a un tiempo que ni conocimos ni conoceremos. Es el secreto de la maravillosa banda sonora de Match Point, donde Allen explica a quien quiera ver la naturaleza de carencia irresoluble que tiene el amor pasión: tampoco conocerá nunca a Caruso. It is impossible. Carencia que sólo resuelve la muerte -figurada- de la imagen del ser amado, que pasará a estar como ocupado por un impostor. De ahí la potente imagen del asesinato de la bella Johansson.
    En fin, un drama. Pero nada que no palidezca ante afrontar unas buenas Navidades, verdad Tare?.

  • Anoche el Borsalino fue un buen pasaporte para un circuito nocturno por Poble Nou, barrio que recomiendo a viajeros que caigan por aquí. El ambiente de locales y talleres de artistas, hipsters y glamour en una zona que parece salir de un bombardeo no hubiera sido posible verlo con un loden verde Aznar. Destacaba una nave donde practicaban acrobacias colgadas de una cuerda, con arneses bien disimulados, unas jovencitas a ocho metros del suelo. Recordé al acróbata de Zaratustra, y al arte japonés del shibari.
    Por cierto que un apagón de las farolas confería al lugar una luz increíble, únicamente aportada por los leds rojos y verdes de los semáforos (apenas pasan coches).

  • Sólo para decir que tengo gran aprecio por mi bufanda roja, que mantiene mi cuello calentito, mi corazón ardiente, y las miradas que me interesan.

  • Pues es que yo A-D-O-R-O, las bufandas, los pañuelos, los sombreros -aunque aquí casi nadie los lleva, y yo solo puedo ponerme algo si me aliso el pelo, porque mi abundante cabellera ya me sirve de bastante abrigo y provoca que la prenda capirotal salga disparda hacia arriba), ¡y los guantes! ayyyy, los guannnnntes, me encantan.
    (Y espera que voy a buscar lo que es un loden…)

  • Gacho si que sabe, y si no sabe lo que es un loden, mejor: señal de juventud.
    Había una película,, creo que de Altman, con una secuencia deliciosa de lo que llegan a saber hacer las parisinas con un pañuelo recogiendo el cabello.

  • 13 de diciembre de 2014 a las 17:12 Perroantonio

    Perro a la santa le sacaron los ojos y seguía viendo. En el ABC, de donde procede la información, no consta su decapitación (claro que no es el ABC verdadero, como escribe el pelotillero Ansón).
    Su anécdota refranera tiene visos de verosimilitud (a pesar de la fuerza popular de la rima). Otro dato, el día en que el sol se puso más temprano fue el día 9, sin que fuese el día más corto que será el del solsticio.
    Esas cosas había que preguntárselas a Qtyop.

    12 de diciembre de 2014 a las 20:25 Procuro fijarme

    Procu se dice lo que no se sabe y no se dice lo que se sabe. Uno es un caballero… con la mano en el pecho.

  • loden
    nombre masculino
    1. Tejido grueso de lana suave, ligero, tupido e impermeable que se utiliza para abrigos, capas y sacos.
    2. Abrigo confeccionado con este tejido, generalmente de color verde, con un gran pliegue en la espalda que da amplitud a la prenda.

    ——————————————————————-
    ¿Qué es el loden?.
    Muchos se preguntan todavía qué es el loden (o sea, que no soy la única). Se llama así a un antiguo tejido grueso y pesado, pero al mismo tiempo suave y duradero, fabricado a partir de la lana de las ovejas de montaña que originalmente produjeron los monjes en ciertas zonas de los Alpes y el Tirol. De hecho, el término loden deriva de la palabra alemana loda, que significa cilicio (jodeeeeeer, si es que…), áspera vestidura de penitencia monacal en los tiempos medievales (ahora lo voy pillando…). El tejido montañés resultaba estanco a causa de la grasa de la lana áspera y gruesa que impedía la penetración del agua, y al mismo tiempo su densidad protegía adecuadamente del viento y el frío.

    Fue durante el siglo XIX que el loden bajó a los valles, se afincó en las ciudades del imperio austrohúngaro y comenzó a ser usado en casacas civiles y uniformes militares, invariablemente teñido de verde oliva. Hacia 1870, en la corte vienesa de Francisco José, el austero marido de la inolvidable Sissi, el loden pasó de ser un elemento cultural más o menos marginal a constituirse en apreciado signo de pertenencia social, casi tanto como sucedía simultáneamente con los valses de los Strauss (vamos, una prenda amariconá, la Sisí con sus frufruses, y los caballeros dando saltitos con los loden). Y así el loden penetró, se extendió y se perfeccionó durante el todo siglo XX, acompañándonos con creciente aceptación (¿PerdOna?) en el XXI.
    Sin duda, las virtudes que aseguraron el éxito del viejo loden se mantienen inalterables en la producción actual, pero la tecnología se ha sofisticado sustancialmente desde entonces hasta ahora. La lana pura se mezcla hoy con fibras seleccionadas de cashmere, alpaca, angora, e incluso con componentes polímeros como GORE-TEX, sistemas anti-tormenta y wind stopper (joder, eso es tejido de astronauta). El proceso de hilado especial anterior a la confección propiamente tal, lo mantiene impermeable, liviano y abrigado. Una impregnación calificada lo convierte en hidro-repelente (como uno que yo me sé) y si su composición mayoritaria es de pura lana virgen permanece también inarrugable (o sea, que un loden arrugao está hecho de lana de oveja diosa). Así la trama más elástica, que permite la ´respiración´ de la tela, ayuda a equilibrar la temperatura; cuando hace calor la tela se expande y se vuelve liviana, y cuando hace frío se contrae (como las pollas), aumentando la sensación de abrigo. En definitiva, la tela basta de antaño se ha convertido en un paño mullido que abriga el cuerpo, acaricia la vista y el tacto y es materia prima del diseño de un arte de vestir prestigioso y absolutamente inconfundible (igual igual que el traje de gala de fallera de toda la vida)
    ——————————————————————–
    Entonces, recapitulando: básicamente un loden viene a ser un abrigo verde hecho de lana de oveja tirolesa cuya visión provocaba a los monjes tener que utilizar el cilicio, que los nobles de la corte austrohúngara hicieron suyo por aquello de “joder, cómo calienta esto”, pero que amariconaron por aquello de “pero que parezca de ricos”, y ahora todos los señoritos con cortijo lo llevan.
    Vale. Ya lo he pillao.

  • 13 de diciembre de 2014 a las 17:12 Perroantonio

    ¡Sitaaa! Pedroantonio se ha hecho un ¿sabías que…? Y ha dicho que el refranero es un juliano y ha dicho osoleto y gregorianooo. Sita, déleee…

  • Qué madre para perroantuan. Mi receta es 15 minutos más o menos, desde el hervor: 5 a fuego fuerte, 5 a medio y 5 a mínimo. Paro al olfatear el socarrat, que nos place.

  • 13 de diciembre de 2014 a las 17:18 gachoinlowercase
    (Lo de no salir abrigado a la calle no lo entiendo).

    Una vez pasé unos días de finales de febrero en la ciudad de León con unas personas llegadas de Valencia, que decían «qué frío, qué frío» al final de cada frase. NO hacía tanto frío, es porque los de Valencia no sirven para el invierno. Yo creo.

  • El loden que gasto es una evolución de las antiguallas comentadas. Diseñado para Ermenegildo Zegna es de color azul marino, cae sobre la pantorrilla y se ciñe con un elegante cinturón de la misma textura de lana. Huelga decir que luce espléndido en mi talle y me procura una distinción social que tampoco necesito.

  • Querida Procu: es el invierno el que no sirve para los de Valencia.
    ———————————————————-
    Idolatrado Marqués: ¡Te vi!, te vi con el guardapolvo ése en la diatriba de Albacete. Y sí, admitámoslo, estabas guapetón.

  • “…deben elegir entre ponerse al lado de los 800.000 niños españoles en situación de extrema pobreza y de hambre o al lado de los acreedores que exigen el pago de la deuda”
    (Este lenguaje maniqueo)
    Leyendo a Trapiello, que trae a Moreno Villa: ”La cosa no era, pues, tan simple como se decía: no era la lucha del pueblo contra tales o cuales poderes tradicionales, sino del pueblo con el pueblo además. La clase baja estaba tan dividida como la burguesa, y como la militar y como la eclesiástica. Estábamos pues en guerra civil” (Vida en claro).

  • Oh, sí, la paella es muy complicada. Se fríen un poco las cosas, se retiran, se hace el sofrito, se echa el arroz, la coñá, las cosas y el agua y se cuece todo hasta que esté hecho. Ya ves tú, qué ingeniería. Luego vienen las variantes: sin sofrito (como la que me he hecho hoy), sin cosas, con según qué cosas, etc. Lo único invariable es el arroz, el agua, la coñá y la gamba arrocera.

  • Una vez mi primo Efrén hirvió el arroz en coñá y lo sirvió al final aderezado con unos macnugets del Kent Aquí Fritted Chiken y unas gambas que separó de una ensalada del chino de la esquina y aquello estaba de cojones, con perdón.

  • La hizo porque venían a casa unos valencianos con los que había hecho la Pili, con sus respectivas, y no daban crédito: “che, chiquet, porque la has servido con vino, che, y no con horchata de chufa che, que si no paresería valensiana de verdat, chiquet”.

  • No hay nada peor que el chandalismo.
    Especialmente practicado por personas entradas en años cuyas carnes desafían la gravedad.
    ———-
    Hay personas orgullosas de ir de sinceras por la vida cuando en realidad lo que exhiben es su falta de educación, modales y formación.
    Podría ser un refrán o un proverbio chino pero es la vida misma.
    ——————
    Llueve cats & dogs y molaa.
    ———-
    Reflexiones prevacaciones de navidad con mi familia desempolvando los skyes

  • Imaginaba porque se me antoja, al marqués con abrigo de vicuña. Eso sí, también con bufanda a la ventolera de loewes o así.

  • Entonces a ver si me entero, dicen ustedes que para ir hecho un figurín me tengo que poner unas asics con un loden ¿Y la boina? ¿Qué hacemos con la boina?

  • Me ha costado algo, pero acabo de descubrir el libre albedrío. Como ocurre con tantas cosas, lo tenía delante de las narices y no me enteraba.

    Lo primero que hace falta para poder encontrarlo es usar bien el adjetivo ‘libre’. Es un adjetivo relativo. Ser libre es serlo de algo, no depender de ello. ¿Entendido? Pues entonces ya sabemos en qué consiste lo que el mundo conoce como libertad exterior, o de coacción, o de ejercicio. Es algo que se refiere a la acción. Una acción es libre si no depende de otra cosa que de nuestra voluntad. Si alguien, o algo, me impiden hacer lo que quiero, no gozo de la libertad exterior, mi acción no es libre.

    Esta falta de libertad no me obliga -faltaría más- a querer eso que estoy forzado a hacer. Puede que lo haga a mi pesar, contra mi voluntad. Mi acción puede ir por un lado y mi deseo por otro. Que mi voluntad no dependa de aquello de lo que depende mi acción forzada recibe el nombre de libertad interior, psicológica, o libre albedrío.

    Hasta aquí no hay ningún problema. El hecho psíquico descrito como libre albedrío es evidente, cualquiera lo entiende y lo experimenta a cada instante.

    El problema con el libre albedrío empezó cuando gente con mentalidad filosófica, dada a la soberbia ya la desmesura, se olvidó de que esa independencia de la voluntad designada mediante la expresión ‘libre albedrío’ sólo lo es respecto a la fuerza a la que se ve sometida la acción que calificamos de forzada. El libre albedrío no es -estoy tocando hueso- la independencia de la voluntad respecto a cualquier cosa, algo así como tener ganas de algo sin ningún motivo para tenerlas. Es verdad que una independencia de este calibre, la libertad de la voluntad así sin más, es lo que mucha gente profunda pero miope concibió como el verdadero libre albedrío, sin tener en cuenta que ese auténtico libre albedrío, como suele ocurrir con todo lo que en filosofía se alaba como auténtico, no existe.

    Ni existe ni puede existir una cosa tan absurda como la mentada por esta idea desmañada del libre albedrío. Hay varias razones poderosas para que así sea. Una de ellas es que la única manera de que fuéramos nosotros, y no otra cosa, los dueños de nuestra voluntad sería a base de tener una voluntad de la que dependa la otra. A su vez la nueva voluntad sólo será libre si existe en nosotros otra de la que dependa, y así sucesivamente. Si la escala de libres voluntades no tiene fin, nunca querremos nada, lo que va contra la evidencia de que sí queremos cosas; si tiene fin, toda la cadena de voluntades que desemboca en la acción no es libre, que es lo que ocurre.

  • Si no está claro, lo aclaro. La concepción humilde y sensata del libre albedrío, que es la que los mismos filósofos sostienen cuando no hacen filosofía, es compatible con algo tan irrefutable como el principio de que todo, incluida la voluntad, está forzado por otra cosa a ser así o asá. Esta compatibilidad es posible porque, según dicha concepción, el libre albedrío hace referencia a una clase de independencia de la voluntad, no a cualquiera.

  • Acojonante. 3:30 de la mañana. Llego a casa tras cena memorable y, antes de entrar en el sobre, consulto el correo. Una carta de 24 folios en donde Gachi me explica cómo hacer una buena paella. Me siento anonadado y agradecido. No me lo merezco. Habrá que compartir este conocimiento con las masas hambrientas. Pero después de dormir. Gracias Gch.

  • Aissss Procu ¡cuánto he disfrutado con el tabardillo de Lennon y su estática mujer!
    Como es la hora de desayunar y está usted con Sta. Lucía que no vea..le invito a un pastel típico o bollo de Santa Lucía,que se toma el 13 de diciembre en honor a la Sta.
    En Suecia es típico el de azafrán y pasas. La mañana del 13/12 los niños llevan a sus padres el desayuno hecho con café y estos bollos, a la cama, y van ataviados con unas coronas hechas de hojas con unas lucecitas y con túnicas blancas.
    ¡Buenos días!

  • De nada, Perro: a mandar. Tú te mereces eso y más -y esto no es una amenaza, aunque la receta que te pasé a vuelapluma, es la simple-.
    ———————————–
    Buenos días.
    ———————–
    Sátur, cásate conmigo y haré de ti un perfecto mameluco hombre.
    —————————————-

    Es lo que tiene la buena educación pero jamás me abrigo en invierno sin despedirme de los que quedan fuera.

    Es por estas cosas que me gusta (las que entiendo…)

  • Ha llovido toda la noche pero ahora hay 9 grados y 21% de humedad. Prescindo del loden para salir a correr por los encharcados caminos.

  • 13 de diciembre de 2014 a las 21:54 Procuro fijarme

    Pero Procu, lo de Miles no tiene que ver con Freddie the Freeloader’s Christmas Dinner.
    Es una pieza de una melancolía sofisticada, un blues en si bemol, con el nombre de un barman de Filadelfia que le hizo algunos favores.
    Un poco de por favor, please.

  • 14 de diciembre de 2014 a las 12:16 Sr. Verle

    AAAY. En la cabeza, no, que luego no me cabe la boina. Conste que a mí me parecía un poco alegre.

    14 de diciembre de 2014 a las 09:01 Bonnie

    Gracias, Bonica. Me he comido hasta las migas del mantel, cuidadosamente pescadas con el dedo una por una.

  • Hace 26 años le hicimos una huelga a Felipe por el ‘plan de empleo juvenil’=trabajo temporal. Será por eso que Rajoy no se atreve a hacer algo parecido.

  • 14 de diciembre de 2014 a las 09:56 MERCUTIO
    El frío y el calor se aprenden. La temperatura es una opinión.

    Ya. Pero le advierto de que en la tele y la radio han cogido la manía de ofrecer un nuevo dato objetivo llamado “sensación térmica”. Dicen cosas así como que “mañana se esperan temperaturas de 9 grados al mediodía, pero el viento y la humedad bajaran la sensación térmica a 2 grados, así que abríguense”.

  • Espero que sea una catalítica con encendido piezoeléctrico de ultimísima generación, que cada vez que mi padre usaba las cerillas acababa con las cejas chamuscadas, como un pollo.

  • Es una Orbegozo, me temo que fabricada cerca del pueblo de Perroantinoo. Piezoeléctrica es, mas todavía no he conseguido que arranque.

  • Paseo por Pedralbes y visita al mercadillo de pijos junto al monasterio. A falta de un Sostres que lo describa puedo afirmar que les he visto bien, hasta para discutir: olvídame, decía en voz bajísima uno a su esposa mientras se alejaba de ella, en lo que podría haber sido una escena por todo lo alto. Contención, ante todo.
    La pintada de medio palmo del año pasado, Pujol Ladrón, hace tiempo que fue borrada. Este año alguien ha pintado en varias aceras en los aledaños de la avenida Pearson BETTER TOGETHER, en un buen tamaño. Será un pardillo en marketing: por allí no pasa casi nadie; pero quien sabe donde acaba una pintada en Pedralbes.

  • En 1960 coincidieron en el Georgianum de Munich, bajo el magisterio del profesor de Liturgia y Pastoral Pascher, dos curitas. Uno se llamaba Jesús Aguirre y el otro Joseph Ratzinger. Uno fue Papa y el otro duque de Alba. Ambos jesuitas, desde luego.

  • Es que mi hermano es constantinopolitano convertido, Perro.
    ————————–

    14 de diciembre de 2014 a las 14:24
    marquesdecubaslibres
    Es una Orbegozo

    (Y ahora que nos diga que no la eligió por el nombre)

  • No hay clima riguroso sino personas vestidas inapropiadamente, dice el proverbio noruego.
    ***
    Holmesss: NO. Se tenga Sostres sus manos prensiles (y otra cosa) fuera de Pedralbes: sálvelo usted con sus notas.
    ***
    Recuerdo las catalíticas de bombona de butano, aunque pasé del fuego de leña y carbón al radiador eléctrico y me la perdí. Siempre me han parecido venenosas y muy peligrosas. Esta semana he oído el suceso de un incendio en una casa de Sevilla, el propietario, que ha fallecido en él, era un escritor y profesor de literatura, que había reunido una enorme biblioteca. Como una pesadilla a medida. Tengo una amiga que se ha mudado muchas veces y dice que ha cogido asco a los libros, por los trasiegos y porque se imagina que va a morir ardiendo entre las cajas de papel.

  • (Contigo no pienso mosquearme nunca, doña Procuración. Es una declaración de intenciones ancestralitica.
    Y quizá no lo haga ya con nadie. Mosquearse requiere de muchísima energía, y yo ya estoy en modo ahorro; la necesito para de aquí a final de junio)

  • Sí, estás cambiada: de mejor a mucho mejor. Usted haces pilates, confiesa.
    ***
    Y he leído lo de Lindo de EP hoy y me ha dejado a pensar. No vi el programa entero ni veo ninguno, así que me dicho ¿quién?, yooo; yo, nononó. Que dice que interrogaron en comisaría a Pablo, y ella a lo mejor tiene razón y a mí a lo mejor me gusta que me den mamporros:
    «Miren, esto no es serio. ¿Existe una posibilidad, por pequeña que sea, de que un político en el poder conteste a lo que se le pregunta sin escudarse en Podemos?»

  • Calaza, que falla en las formas y folla inadecuadamente, es tan clarividente como yo. El mundo funciona así, tal cual. Luchar contra los obtusos, ay, agota. Ser de izquierdas es una enfermedad, o si lo prefieren una singularidad altruista. El mundo lo mueven los psicópatas y la democracia lo que les atempera.

  • No, Procu, soy asaz fornifolladora pero no soy Follanski von Patos. Lo que sí es cierto es que me considero su alma gemela, pero ese es otro cantar. Escogí la afoto de Schopenhauer porque comparto su pesimismo respecto a la estupidez humana en general y de los alemanes en particular. A los españoles no los menciono porque ni humanos son.

  • 14 de diciembre de 2014 a las 16:11 GACHOINLOWERCASE
    Muy bien EL. Da la casualidad que nació el mismo día que Perro y yo, y es amiga de Mantiño (creo).

    Ejem. Aviso de que es posible que haya aportado información no veraz sobre mi fecha de nacimiento, edad, oficio, lugar de trabajo, estado civil y ciudad de residencia en algunos sitios de la internet. Lo digo como hipótesis de trabajo, o sea. Si aparezco en las fotos como una rubia de 23 años conviene sospechar.

  • No puede ser que la expresión “los parias de la tierra” sea despectiva. Al contrario: Arriba parias de la Tierra. En pie famélica legión. Atruena la razón en marcha: es el fin de la opresión.

  • Don Perro, eso del Keepod lo puede hacer igual -tan barato como gratis- con Linux. Puede que ocupe más -cierto-, que haya muchísimo menos software -cierto también-, pero es software libre, se puede instalar en cualquier pendrive de cualquier tamaño y está “fuera” del control de Google.

  • Sí, sí, muy bonito. Pero tú te lees el artículo (ya de paso, que no te lo has leído) y esa ultima línea molesta.
    Y aquí se había invocado nada más ni nada menos que ¡a la perfección!. Pues tararí que te vi, si no quiere paja, que no vaya al ojo ajeno.

  • 14 de diciembre de 2014 a las 18:45 XIMENODEATALAYA
    Don Perro, eso del Keepod lo puede hacer igual -tan barato como gratis- con Linux. Puede que ocupe más -cierto-, que haya muchísimo menos software -cierto también-, pero es software libre, se puede instalar en cualquier pendrive de cualquier tamaño y está “fuera” del control de Google.

    Lo sé, lo sé. Ya sabe que seguí su consejo y tengo ahora dos ordenadores ejecutando Linus Mint. Pero me gusta lo de Android entre otras cosas porque hago uso del entorno Google a tutiplén. Bueno, yo, y unos cuantos millones de personas más.

  • 14 de diciembre de 2014 a las 21:50
    PERROANTONIO
    Todo son malas noticias para los atléticos. El Frente no aplaude, Pirate se engancha a la radio y a Sabina le da un yuyu. No me extraña que pierdan.

    Lamentablemente no he podido visualizacionar el contencioso, aunque leo en la prensa deportiva que al equipo del pueblo le han anulado un gol obra de Manchulic que era legal. Así, así gana el combinado merengue.

    Sí he podido ver el contencioso de balonmano de féminas que ha enfrentado a los combinados teutón y montenegrino, con victoria apabullante del conjunto balcánico. Esta noche soñaré que sus integrantes me invitan a celebrar el triunfo con ellas en las duchas de los vestuarios, y que me enjabonan entre risas y con cariño, muy especialmente férvida en la acción la extremo derecho Radmila Petrovic. Como lo importante no es ganar, sino participar, propondré la integración en la fiesta de la lateral izquierdo del combinado tudesco, Shenia Minevskaja. Y todos seremos felices y soñar es gratis y cuánta espuma y… uy… se me cayó la pastilla de jabón.

  • No me lo puedo creer. ¡Apple ha descatalogado el iPod Classic! Y es por vuestra culpa, ¡so usuarios!, que utilizáis el teléfono móvil para todo. ¡Hasta para oír música, joder!

    Y yo que estaba esperando versiones superiores a la de 160 GB; una en la que, por fin, cupieran o cupiesen todos mis discos… ¡Cabrones! ¡Telefonerdos!

    El mío lo cuidaré ahora como a un hijo, no lo venderé ni por todo el oro del mundo y me lo llevaré a la tumba (si no se lo queda uno de Podemos cuando me den el paseo, claro).

  • No soy libre si me veo forzado a hacer algo contra mi deseo. ¿Y si me veo forzado a hacerlo en conformidad con él? Tampoco, porque mi deseo no sería la causa de mi acción.

  • Algo he leído en el blog que me ha hecho pensar que aquí puede estar entrando gente con menos de cuarenta años. Y yo haciendo el indio durante todo el tiempo, sin saber que había niños. Vamos, como si mi hijo me pillara con el colorete en las mejillas.

  • Creo que no se han dado cuenta ustedes de la transcendencia de mi limpieza y restauración de la libertad de arbitrio. Me he cargado toda la crítica habida y por haber.

  • Aunque un poco tarde, algo me he familiarizado con ese modo escolar de hacer filosofía, usual durante siglos de benemérita cultura libresca, en el que todo se reducía al manejo de buenas definiciones y de silogismos construidos con paciencia. A su lado el género ensayístico me parece ahora cosa de beodos.