Mundo huevo: España pintoresca

Mundo Huevopor Satur.

Mundo Huevo: España pintoresca es una revista de orientación cultural en el terreno de la antropología, las ciencias sociales y el balonmano. Su primer número ha hecho su aparición este mes de diciembre y tiene un futuro prometedor por detrás. No digo que lo tiene por delante porque se presentó en sociedad el pasado viernes día 5 y no acudieron más que el director y el conserje, y es que se habían olvidado de enviar las invitaciones y sus páginas de Facebolk y de Tweeterd han sido jhackeadas.

Esta primera salida al mundo globalizado está dedicada a los escarnios de la fortuna; esto es, a la mala suerte, siempre dentro de las fronteras de nuestro país. Hay cuatro artículos que la tratan desde el punto de vista científico-técnico.

El primero es de Javier Gorriaránez y se titula «Qué he hecho yo para mecer el cesto» y trata sobre el origen de la vida, los bebés y la paternidad y que nadie le había dicho que por ser padre ya no podría ir a ver al Bilbao. Esto es la anécdota, que como un pastelillo queda recubierta por la categoría: alusiones a estudios de neurociencia, desarrollo evolucionista de los sexos y pinceladas filosóficas en las que se cuela alguna alusión a la moral católica. El autor resume al final el corolario de su estudio: «Como conclusión a todo lo expuesto antecedentemente, cabe concluir la siguiente conclusión, y es que las cosas son como son y hay que tomarlas como vienen y que qué se le va a hacer en caso de que su orientación psicoevolutiva sea como es».

El segundo artículo lo firma Graciela Zafra y hace un estudio de campo de situaciones de mala suerte en la provincia de Soria entre 1965 y 1973 tomando como fuentes archivos locales, judiciales y eclesiásticos, la prensa y diversas entrevistas hechas a diferentes aborígenes sin discriminación de raza, sexo, religión o querencias deportivas. Lo titula: «El mal fario». Es un poco tedioso, porque no hace más que desparramar estadísticas, datos, gráficos, etc., aunque al final hace una sinopsis de casos concretos, como el de Amancio Portero, que una vez perdió el autobús, o el de Gumersinda Flores, una mujer algo casquivana de un pueblo de la sierra de Cebollera de siete habitantes, sólo uno de ellos hombre. La deducción a la que llega la autora es que la mala suerte puede originar diferentes situaciones vitales en función de sus características formales.

El tercer artículo es un análisis filológico de la expresión «mala suerte» atendiendo a cómo se dice en otros países y qué modismos lleva acoplada a su significancia. Es un rollo de artículo, escrito casi todo en lenguas foráneas y su autor, Servando Alejo, lo ha escrito para darse pisto, no hay que tener muchas luces para darse cuenta.

El último artículo es una ponencia en finlandés sobre las supersticiones gallegas que firma Kïmïäëlïndë Kövälääänën y después de pasarlo por un traductor del internet veo que hace referencia a la ilustración de la portada, una fotografía auténtica tomada en un momento clave. En ella se ve a Manuel Cabaleiro en el coche de su hermano. Al hacer mal un doble embrague en una curva, reventó la junta de la culata y perdió el control, a consecuencia de lo cual chocó contra una vaca. Su hermano José quiso matar a Manuel por destrozarle el coche, pero se le resbaló el hacha y se autoseccionó la cabeza. La fotografía recoge el momento inmediatamente anterior a tan fatal suceso. Sus padres creyeron que algún vecino les había echado mal de ojo y prendieron fuego a la aldea, Carballeira do Palanquín, con tan mala suerte que olvidaron que ellos eran los únicos habitantes, así que sólo ardió su granero y churruscaron al cerdo.

Finalmente la revista incluye una sección bastante atrevida de contactos, tres páginas a color con noticias de balonmano y los horarios de misa en trece capitales de provincia españolas.

En general me ha gustado, y aplaudo la iniciativa de sus autores, así como su valentía por trascender las lindes y fronteras de la antropología mundial poniendo el foco en el pintoresquismo español, haciendo de lo concreto algo general. La revista se vende a tres euros en los principales quioscos de España y mediante suscripción onlined.

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓