El almendro y la espada

El almendro y la espada
por José Martínez Ferreira (@josenez).

Mi memoria de berberecho hace que no recuerde la causa por la cual comencé a colaborar en el desaparecido y espectacular blog La biblioteca fantasma. Imagino que fue esa indiscreta llamada Twitter la causa, aunque más que la red del pajarraco azul, ésta sería mejor los gustos literarios que comparto con el autor. Alguno de los dos comentaría algo sobre Mauricio Amster, Helios Gómez o alguien por el estilo y tras un intercambio de banderines del tipo Hércules-Botafogo en algún torneo veraniego acabé escribiendo para él de libros, que son de las pocas cosas que me gustan de verdad en este mundo, aunque últimamente esté en una sequía lectora alarmante. Sin mucho que aportar a la temática principal del blog escribí un par de pequeños textos sobre dos de mis manías librescas: El ilustrador Pierre Le-Tan, de quien hablé sobre un libro de dibujos de París con prefacio de Modiano, y Galicia, reseñando en este caso una vieja novela de contrabandistas fronterizos de los años cuarenta, libro del que mi padre me había hablado millares de veces. Escribí un tercer texto sobre un poemario de Foxá, menos personal que los dos primeros, ya intentando escribir de libros y no de mí, pero el blog se cerró cuando mis cuartillas estaban en imprenta y quedaron desde ese día hibernando en Google Drive hasta que la sequía antes mencionada ha terminado extendiéndose de mis ojos a mis dedos y ahora también ando de huelga de bolis caídos. Pero como como mi vanidad es más fuerte que mi pereza y quiero seguir diciendo con orgullo a mis pocos amigos que escribo en ÇhøpSuëy y que mis textos tienen más comentarios que tatuajes la plantilla del Sevilla FC, he tenido a bien recauchutar mis renglones sobre el libro del escritor falangista —quizá sobre lo de falangista ya que en realidad todos los escritores lo son— animado por las cartas de mis fans y los tres sol y sombras que llevo esta fría tarde de domingo. Así que tras esta magnífica introducción, plena de ritmo y compás, paso a copiar el texto que preparé hace tiempo para alguna de las reencarnaciones del Camarada Sergei, el más bravo de los komsomolets al oeste del Yeniséi.

A veces me da la impresión de que ella me quiere, sobre todo cuando me dice con su sonrisa arrolladora que soy un poeta, aunque esa sensación se atenúa cuando empiezo a dudar si ser poeta mola o más bien lo contrario. Bah, si me lo dice sonriendo qué importa si está bien o no; parafraseando a Intronautas “¿Qué es el amor? Ruido”. Pues será eso. Lo único cierto es que compartimos un ejemplar que nos llegó con varias hojas en blanco de la revista Norois: Revue géographique de l’Ouest et dés Pays dé l’Atlantique Nord, páginas que vamos rellenando de vez en cuando con nuestros pensamientos, confesiones y provocaciones, un poco como le hace Elena a Stefan en la primera temporada de su espiral teen de cuellos masticables. En nuestro caso casi todo lo escribo yo y, aunque no hay poemas, sí que alguna frase de alguna ranchera o algún tango ha caído. Solamente he escrito un poema en mi vida, se titulaba “Disfrazado de nuez” y su destinataria, mi amiga del alma Teresa, siempre tan razonable, se fue inmediatamente a vivir a Australia con un roquero croata: Ése es mi nivel como poeta. Antes leía mucha poesía y a veces vuelvo a ella, pero si intento dar el salto y escribirla solamente me salen ripios cutres, eso sí, bastante mejores que cualquiera de las basuras de Sabina o de su cochero Melendi, algo que no tiene ningún mérito.

Encontré El almendro y la espada (Editora Internacional, 1940) de Agustín de Foxá en el mercadillo dominguero de antigüedades que ponen al lado de la Seo zaragozana en la última visita que hice a mis secuaces Inés, Isa y José, el trío de la bencina. Por supuesto, la cuarta pata, Cárol, estaba en alguna oscura capital de provincias viendo a Klaus & Kinski con el señor de barba de carne y hueso que en unos meses le va a poner un anillo en un dedo. Hacía poco que me había comprado la antología poética de Foxá preparada para Renacimiento por Luis Alberto de Cuenca, libro que me había gustado bastante. Casi todos los poemas de esta recopilación están en el libro de 1940, publicado en el San Sebastián azul mahón del final de la Guerra Civil, con la ciudad repleta de espías, exiliados y refugiados escapados del terror que oprimía al resto de Europa, como explica perfectamente Fernando Castillo en el increíble aunque algo desaprovechado Noche y niebla en el París ocupado (Fórcola, 2012).

El almendro y la espada está dividido en tres secciones, en la primera Foxá, con ese dandismo desubicado que también y tan bien practicaban César González Ruano y Edgar Neville, habla melancólico del Madrid pre-moderno que tanto buscó también entre las ruinas de la ciudad en los años cuarenta y cincuenta Neville en sus películas, un Madrid de niños bien jugando en el Retiro (Vestido de marinero / Sobre la cinta morada / El nombre de un submarino / Escrito en letras doradas) con sus bicicletas, barquillos, tirabuzones, Alfonso XII y otros acartonados recuerdos de principios del siglo veinte. La segunda parte del libro, llamada “Poemas románticos”, contiene alguno de los textos más logrados del libro, como el conocido “Melancolía de desaparecer”, de un romanticismo desbordante, o el precioso “Cui-Ping-Sing” —en mi edición Cui-Pin-Sing— (Tu voz incendia el agua / Sí, recuerdo tus ojos. / Una noche, en el caos, me miraron / Cuando aún era la luna / húmeda y sonrosada. / Aún no habían nacido / Los pájaros del aire / Pero sobre las ramas / —Sombra azul— se movía / Ya su presentimiento. / Entonces tu sonrisa era una luz tapada), poema que todas las veces que lo he releído para escribir estas líneas me trae irremediablemente a la memoria aquel Tu voz en los neumáticos de la carretera que repetía rabioso Corcobado en una canción de Demonios tus ojos. La tercera parte de libro, “Cantos de guerra”, sobre nuestra Guerra Civil —al acabar ésta, en plena Segunda Guerra Mundial, Foxá trabajó en la Embajada de España en Finlandia y protagonizó en el frente de Leningrado una de esas anécdotas que todo español debería saber de memoria para poder conocerse a sí mismo, sea o no cierta, escena narrada por Curzio Malaparte y cantada por Ignacio Ruiz Quintano en sus Salmonetes ya no nos quedan— contiene poemas sobre la terrible Brigada del amanecer, las típicas oraciones falangistas a una Castilla usada como ariete contra grandes ciudades traidoras a la revolución como Madrid o Barcelona, una muy siniestra alabanza a Mussolini o algún clásico canto al Hombre Nuevo como el vibrante “Himno de la Juventud” (¡En pie flechas de España! ¡Arriba camaradas! / Escuelas y talleres tenemos que fundar / En un soto florido, al pie de las espadas / Porque en la patria joven, ha amanecido ya). Como todos los poemas de guerra, y en nuestra Guerra Civil hubo una sobredosis tremenda de versos bélicos, unos son muy buenos y otros un tanto mediocres, aunque siempre interesantes. Además de poemas, por las páginas de El almendro y la espada aparecen de vez en cuando estupendos dibujos de Jesús Olasagasti, pintor de quien siempre me han fascinado sus retratos de preguerra, como el muy veintisiete de mi querido Juan Manuel Díaz-Caneja, al que solamente le falta una mandolina, o el alucinado y magnífico del arquitecto falangista José Manuel Aizpurúa, para mí uno de los mejores retratos españoles del siglo pasado.

El Conde de Foxá, como firma el poemario el autor, gran personaje y mejor escritor, o quizá mejor al revés, fue uno de los escritores más competentes y versátiles del bando rebelde, y aunque solamente se le valore en la actualidad por su famosa novela Madrid, de corte a checa consiguió con El almendro y la espada uno de los primeros brotes verdes culturales tras la guerra, raquítico pero verde.

 

162 comentarios

  • Don José, tiene usted en mí un rendido admirador, aunque solo sea porque coincidimos en la altura poética de Corcobado (vida y muerte son lesbianas) y en la villanía retórica de los ripiosos Sabina y Melendi. Respecto al poemario del conde poco más hay que decir, si acaso insistir en que se puede tener un alma sensible y un ademán viril.

  • LA VOZ DE PRUSIA
    – Berlín. Una alumna termina la selectividad, aprueba y como muestra de agradecimiento le regala a su profesora «algo» valorado en 200 euros. Un padre que ve cómo la profesora acepta el regalo, la denuncia. La ley es implacable: la profesora tiene que pagar una multa de 4.000 (cuatro mil) euros. Un muniqués lee la noticia, encuentra el hecho absurdo y organiza una campaña de recolecta de dinero en internet para pagar la multa de la profesora. Lo consigue. Daría lo que fuera para poder entrevistar a todos los protagonistas.
    – Potsdam. En las cercanías de la estación de Potsdam se ha encontrado una bomba de 250 quilos de la segunda guerra mundial. Como es habitual en estos casos (y es muy habitual) se ha desalojado la zona en un perímetro de ochocientos metros. Diez mil personas han tenido que abandonar durante unos minutos sus casas y sus puestos de trabajo.
    – Berlín. En Wedding una pareja atraca con un cuchillo a una chica que iba en silla de ruedas. Le mangaron la cartera y un anillo. El otro día un par de jambos atracaron a un señor de 73 años. Éste se les puso farruco y los otros se fueron de naja sin cumplir con éxito su misión. Ese mismo día un sujeto robó en una tienda una tetera y una funda de ordenador. Se le cayó la cartera en el lugar de los hechos y la policía fue a su casa, donde encontró el botín.
    – Berlín. En un reportaje metropolitano una conductora de autobús habla de su trabajo. Cuenta cuáles son sus líneas favoritas, las que más detesta y lo complicado que es llegar a tiempo a todas las paradas en las líneas más largas, lo que a veces le impide incluso ir al baño. Cuenta de la gente, de lo majos que son unos y de lo impresentables que son otros. Me sorprende que sea tan concreta: adora a los turistas de la Ku’damm pero detesta a la gente que sube en el barrio de Stralau: «en Westend sube gente de posibles, en Schöneberg cambia la cosa, en Neukölln casi todos los que suben son extranjeros… Ningún problema, pero los de Stralau…» Otro «colectivo» denostado por la conductora es el de los ciclistas. Son los más irritantes, y su lobby se impone por encima de los demás. Apenas tiene quejas de coches y peatones, con excepción de los taxis, y de algunos descerebrados que incluso ponen en peligro a sus hijos, y de los conductores de algunas zonas colindantes con Berlín, como los de Havelland o Oder-Spree.

  • Entrada de nivel para una fecha remarcable: con la autoridad que me he otorgado, declaro finalizadas las entrañables fiestas navideñas.
    Enhorabuena a los que las han disfrutado, y felicidades a los que han sufrido pensando que no han sido capaces de transmitir a sus seres queridos el afecto que les tienen: el examen que sólo ustedes se han impuesto ha terminado.

  • Mi ejemplar de El almendro y la espada está dedicado por el conde de Foxá a «Gloria Suárez de Figueroa, bella recitadora, este libro que la conoció antes que yo». Fue en Madrid, en abril de 1954.

  • La entrada permite admirarse por la diversidad de las querencias humanas. Para algunos un libro viejo se asocia con otras antigüedades, objetos animados por un alma que despierta emociones melancólicas por asociación al paso del tiempo y a la probable muerte de su primer propietario.
    Para otros en cambio es un motivo de curiosidad sobre el que desarrollan después una notable actividad intelectual y estética.
    A los primeros se les abre un mundo nuevo cuando ven la mirada de los segundos.

  • A los 18.000 manifestantes los repudian los alemanes buenos, que hacen contramarchas y proclaman su asco al racismo, a los racistas y a todo cuanto recuerde a 1934. Pongo la tele y veo a una joven que grita al micrófono: ¡queremos que Europa sepa que no somos racistas, no lo somos, la mayoría de los alemanes ADORAMOS a los musulmanes! La chica tiene los ojos muy abiertos y la voz se le quiebra, no puedo evitarlo: me recuerda a aquella risa exagerada de la sala de cine.

    Leer más: Los alemanes que ríen fuerte cuando ven El gran dictador – Blogs de España is not Spain http://bit.ly/1woUfJZ

  • Y entre los poemas de El almendro y la espada hay uno increíblemente antisemita, titulado «Israel». Foxá representa perfectamente al españolito burguesón que se llenaba la boca con los sefardíes como relicarios de la conciencia nacional, pero abominaba de los judíos. Esa especie de neurosis, ese cortocircuito, es incomprensible, no sólo por la contradicción sino porque ese odio al judío no estaba basado en realidad alguna: en España apenas había judíos. Un profesor alemán tituló muy bien un libro sobre el tema: «Antisemitismo sin judíos». Foxá tiene una novela inacabada, de una fuerza plástica impresionante pero bestialmente antisemita, titulada Misión en Bucarest.

  • Gran entrada, como todas las de José Martínez.

    “… he tenido a bien recauchutar mis renglones sobre el libro del escritor falangista -quizá sobre lo de falangista ya que en realidad todos los escritores lo son- …”

    Qué risa, por favor. (Ya, que habrá una cita encubierta, un guiño que no pillo. Es igual, es una boutade buenísima).

  • Pero una cosita.
    Que yo no he dicho ni pío de Sabina porque bueno. Porque, bueno…
    ¡Pero que lo ponga al lado de Melendi!
    Hombre, hombre, hombre… PORDIÓS. Es para llamar a un guardia, señor Martínez.

  • Sabina, a quien la hacienda reclama 4 millones de euros no por un delito o un fraude o una ñapa, sino por desacuerdo en los criterios liquidadores (lo que me parece bien y razonable y no tengo nada que decir al respecto desde un punto de vista ético ni nada parecido) es otra víctima de la piratería. Como el cine español que cada año ingresa más o el editor Lara o el periodiquista Polanco o Hollywood o la excepción cultural francesa o manda cojones que no se me ocurre NADIE que haya sido perjudicado económicamente por la lacra de las descargas ilegales, oye. Ni uno, se me ocurre. ‘El hombre debe conocer sus limitaciones’, decía Harry Callahan. Esa es la mía: que no se me ocurre.

  • Esa anécdota de Foxá sobre los comunistas españoles que luchaban en Finlandia como soldados del ejército soviético:

    Me constan sólo dos muertos españoles en Finlandia: Isaías Gómez Ortega, bilbaino nacido en 1924 y del que sólo sé que cayó en el frente (creo que en 1941, con 17 años), y Jesús Erice Lizarde, donostiarra nacido en 1927. Fue hecho prisionero y murió «de locura». Tenía 14 años. Isaías dejó un hermano en la URSS, que se repatrió años después, y Jesús dos, un hermano y una hermana. Efectivamente, ambos soldados eran «niños de Rusia» que la República envió desde los puertos del norte (Asturias y Vascongadas) para protegerlos del asedio de las tropas franquistas. Muchos de ellos sufrieron calamidades inimaginables antes y durante la segunda guerra mundial. Calculo que murió en torno a un 8-10% de ellos. Muchos fueron detenidos por dedicarse al robo y al pillaje y se cuenta que no pocas muchachas tuvieron que dedicarse a la prostitución para salir adelante. El Partido Comunista de España hubo quien intentó mejorar su situación, pero la cúpula se desentendió de ellos. Estos dos debieron de ingresar voluntarios en el ejército para poder llenar la tripa. Descansen en paz.

  • Tendría que ser sabido que se debe leer a todos los escritores dos veces, tanto a los buenos como a los malos.
    A los unos, así, se les reconoce. A los otros se les desenmascara definitivamente.

    P.D. Funes ¿por qué no figuro en su lista NJ?

  • 7 de enero de 2015 a las 11:40 MERCUTIO
    Sabina, a quien la hacienda reclama 4 millones de euros no por un delito o un fraude o una ñapa, sino por desacuerdo en los criterios liquidadores (lo que me parece bien y razonable y no tengo nada que decir al respecto desde un punto de vista ético ni nada parecido) es otra víctima de la piratería. Como el cine español que cada año ingresa más o el editor Lara o el periodiquista Polanco o Hollywood o la excepción cultural francesa o manda cojones que no se me ocurre NADIE que haya sido perjudicado económicamente por la lacra de las descargas ilegales, oye. Ni uno, se me ocurre. ‘El hombre debe conocer sus limitaciones’, decía Harry Callahan. Esa es la mía: que no se me ocurre.

    Sin pensarlo mucho: los cines.

    Hace unos días escuché esta historia. X había invitado a su madre, a su cuñada y a su sobrina a ver al día siguiente una película francesa (es decir, absurda) que acababan de estrenar en el único cine que queda en la pequeña ciudad. Tuvo conocimiento de ello otro pariente (que al parecer no había sido invitado, tal vez porque era una película para chicas) que se apresuró a hacer minería en el torrente y descargarse la película. Luego invitó a las chicas a verla en la gran pantalla del televisor. Calculo que unos 22 euracos no cambiaron de manos. Como lo he visto se lo cuento. Ahora multiplique por millones.

  • Sabina tiene un verso genial en cada disco normal y una canción genial en cada disco bueno. No tiene muchos discos buenos pero un recopilatorio decente podría hacerse. Quizá el disco rumbero sea el más atinado.
    Como personaje bocazas y cantamañanas me gusta.

  • TIROTEO EN PARÍS. Hombres armados atacan la sede del semanario satírico ‘Charlie Hebdo’ con armas automáticas. Hay varios heridos graves, según testigos presenciales. La revista publicó las caricaturas de Mahoma en 2006. Se habla de diez muertos, por el momento.

  • Me parece curioso que uno se ponga a hablar del Aleti y salte otro con una comedia de capa y espada, y que haya quien hable de un músico y salte otro con no sé qué de los dineros.

  • El nombre de la rosa, El Papus. Huelebien vive en Almería (asusta allí, quisir), ignoro si protegido por Fátima o su brazo armado.

  • Perroan:

    Charlie Hebdo estaba especialmente protegido porque ya había sido objeto de amenazas y de ataques menores en los últimos años, especialmente a raíz de haber publicado en 2006 caricaturas de Mahoma. En 2011, fue atacado con cócteles molotov y tuvo que cerrar sus oficinas durante varias semanas. En el ataque de esta mañana, dos de las víctimas mortales son dos policías que vigilaban la zona. Uno de sus coches fue alcanzado por un total de 15 balazos.

    Vídeo.

  • En FB están eliminando el vídeo donde se ve el ataque de los dos terroristas. Uno de ellos dispara en la cabeza a un policía herido en el suelo.

  • Estaba protegido PerroAntoine, pero creo que con dos policías no armados mas que con pistolas y les han atacado con Kalashnikov y RPG’s.
    Fueraparte de que no creo que fueran policías bragados de alguna unidad especial, sino tipo poli de barrio paseante.

  • Voy a hacer el comentario muy original del día, pero alguien tendrá que decir que al difundir esas imágenes rematamos y extendemos los trabajos del horror que los terroristas han empezado.

  • Mientras aquí, los de El Jueves hacían la gracia, haciendo como que se reían de ellos mismos publicando que ellos se solidarizaban con sus compañeros cuando las primeras amenazas, pero que ellos no se atrevían con Alá. Pero maldita la gracia tenía ver que en realidad no se atrevían y la gracia de que lo dijeran no tenía ni puta gracia.

  • As usual Brema. Mongólicos de los dos lados. Pero los mas retarded, también as usual, los de la izquierda. Que si Marie Le Pen, que si insultar a una religión, pues hombre, y así todo.
    Lo de siempre.

  • cÁGON TODOS LOS SANTOS QUE ALMUERZAN.

    So sorry Josenez. En mi descargo estoy aterrizando de unas jornadas muy intensas (mañana me mudo por fin) y no estoy a lo que hay que estar.

    ¿Penitencia que me corresponde BelliPús?

  • 7 de enero de 2015 a las 15:40
    PROCURO FIJARME
    Voy a hacer el comentario muy original del día, pero alguien tendrá que decir que al difundir esas imágenes rematamos y extendemos los trabajos del horror que los terroristas han empezado.

    Yo creo que es al revés. Es una forma de contemplar el suceso tal y como ha ocurrido, en toda la medida de su horror. Ningún imbécil podrá templar gaitas después de contemplar esas imágenes. Bueno, si realmente es imbécil seguirá templando gaitas, pero cada vez habrá más gente que sea consciente de que el sujeto es imbécil en adobo.

  • 7 de enero de 2015 a las 15:46
    ADAPTACIONES
    ¿Penitencia que me corresponde BelliPús?

    Le diría que la penitencia sería invitarme a cenar, pero realmente no lo contemplo como una penitencia sino como un honor. Una es humilde hasta ciertos extremos.

    Así que le impongo como penitencia otro honor, esta vez para todos: que nos envíe un artículo para publicar en nuestro benemérito fanzine.

  • 7 de enero de 2015 a las 15:43
    ADAPTACIONES

    As usual Brema. Mongólicos de los dos lados. Pero los mas retarded, también as usual, los de la izquierda. Que si Marie Le Pen, que si insultar a una religión, pues hombre, y así todo.
    Lo de siempre.

    Uf. El problema es que no tienes que ir a buscar a los imbéciles: te los traen en bandeja los que no lo son. No estoy hecho para chapotear en esos charcos.

  • Esa es una vieja discusión Procu, pero yo creo que ocultar las imágenes, no evita tanto la difusión del mensaje de terror como sí que ayuda a que la gente deje de sentirse confortable y segura de una puta vez.

    También ayudaría escuchar traducido lo que se sermonea en todas y cada una de las mezquitas europeas.

  • BelliPús, al final habrá de ser lo de invitarla a cenar, porque lo de publicar es imposible de toda imposibilidad. Me vacuné una vez que me sacaron un relato corto en la revista literaria de mi instituto. Aún me escuecen las risas y las críticas.

  • A mí también puede invitarme a cenar cualquiera de ustedes. Lo gratis, cueste lo que cueste, que dice el padre de un amigo.
    Incluso si hay que ir subido al motocarro de Cassen como reclamo agarrando la Estrella, se va.

  • Espero que toda la prensa europea abra mañana con una caricatura de Mahoma. También espero que los imanes franceses estén en primera línea de las manifestaciones. Por esperar que no quede.

  • Los hombres de verdad no vamos a la peluquería, nos cortamos el pelo con una máquina de trasquilar y nos dan igual los resultados.
    (Ya he tenido tres máquinas, porque al final se descuajeringan con mi pelo-alambre)

  • 7 de enero de 2015 a las 16:14
    piratajenny

    Supongo Pirate que más que esperar, desea. Yo también lo deseo, pero ¿quiere que apostemos?
    Y si apostamos respecto a España, casi apostaría un meñique.

    Un comentario que sí que me ha gustado en tuister_666 y que también he pensado al ver el video, es que el hijoputa que dispara al policía en el suelo, está muy bien entrenado, porque acierta al infeliz disparando una sola vez (no en ráfaga) y mientras va al trote.

  • Gracias por dudar de mi hombría, Adaptaciones, yo también te estimo 🙂

    Yo al peluquero únicamente le digo tres cosas: al llegar “buenos días”, al sentarme “a la mitad, por favor” y al irme “buenos días”. Hablo menos con los peluqueros que con los taxistas.

  • Pirate, ¿crees que los directores de los periódicos deben poner en peligro la vida del personal de sus plantillas? No es una pregunta hecha con segundas. Como se suele decir, «no me he forjado una opinión al respecto».

    El Daily Telegraph ha sacado una foto de una chica con la portada sobre Mahoma, pixelada, del Charlie Hebdo. Ha sido muy criticada y creo que la han retirado. Eso sí me ha parecido una estupidez: bastaba con no mostrarla. Sobre lo otro, tengo mis dudas.

  • Qué cabrón Brema. No pensaba yo en los empleados sino en el periódico, ente impersonal. Soy así de superficial. Pero nos han declarado una guerra, hace ya tiempo, quien no quiera estar en primera linea igual debería hacerse fontanero. Si eres militar ya sabes y si eres periodista, pues parecido, se supone que has de defender lo esencial en tu vida, que es la libertad de expresión.

  • Cuando estuve este agosto en Nueva York, visitamos la tienda de electrónica B&H, propiedad de unos judíos. A la entrada, había apostado un policía. Ya entonces nos dijimos que si les daba por atacar la tienda a unos islamistas lo tenía claro el poli.

  • Creo que la plantilla de CEbdo creía en lo que hacía y no lo hacía obligada. Cuando las cosas empezaron a ponerse feas y les pusieron protección policial permanente, decidieron quedarse. Creo que no es buena opción callarte ante esta gentuza; no solucionaría nada. Lo mismo les da liarse a tiros en una sinagoga, poner bombas en un cercanías, estrellar su coche contra una parada de autobús o asesinar periodistas. No tienen intención de parar hasta ver su sueño hecho realidad. Habrá que echarles un cubo de agua bien fría para que despierten.

    Hablo en caliente, en muy caliente.

  • 7 de enero de 2015 a las 16:33
    BARI

    No se me había ocurrido, Bari. En Berlín están vigilados todos y cada uno de los centros judíos (excepto los negocios): sinagogas, escuelas, etc. Al lado de mi casa hay un centro, por ejemplo, protegido siempre por dos policías. No creo que pudieran hacer mucho en un caso como el de hoy.

  • Hace muchos años que la comunidad judía se reúne bajo protección policial. La pequeñísima comunidad judía de España. No hablo sólo de Balmes. La pequeña comunidad masortí Bet-El de Madrid tiene protección. El colegio Ibn Gabirol tiene protección. Los dos editores judíos más conocidos que viven en España tienen protección. Este verano hice una parada en Barcelona camino hacia Ginebra. Estábamos una veintena de personas en la celebración de Shabat. Una veintena de personas y seis mossos de paisano con sus pinganillos (y sus pipas). No soy persona miedosa, pero les aseguro que no es cómodo, digámoslo así, estar pendiente de quién entra por la puerta en mitad de la oración.

  • Ya sabía yo que tarde o temprano saldrían los yanquis y los judíos como los culpables últimos. FB:

    “Crímenes políticos, mafia y más mafia. ¿Cómo nos creemos que “encapuchados” han logrado llegar hasta la redacción, con la cantidad de controles que hay? Con poner una bomba a distancia lo tenían más fácil. Esto es mafia=política, otra campaña racista y otros intereses que seguramente no tenemos ni idea. Tristeza por las víctimas, por supuesto, pero no trago la noticia tal como la dan, no estamos en los 60 ni 70. Me recuerda al autoatentado de las torres gemelas”.

    Y:
    “Asesinos estos locos islamistas y asesinos los que asesinaron a más de 400 niños en Palestina. Los pongo en el mismo saco a todos los que toman vidas sin diferencia alguna……. Culpa Bush padre e hijo y todos estos”.

    Pensar que estos descerebrados probablemente tienen intención de votar lo que ustedes ya saben acaba con todos mis buenos propósitos de abandonar mi posición abstencionista en las próximas generales.

  • Para afrontar estos asuntos no funciona lo de publicar todos la caricatura, ni lo de poner policías aquí a y allá. tampoco lo de llamar a ZP para que intervenga.
    En la historia de las civilizaciones hay un método muy conocido, cierto que desagradable, para afrontar estos problemas, El asunto es acertar cuándo apretar el botón. La II Guerra Mundial es rica en ejemplos de interruptores que se apretaron demasiado tarde o con demasiada precipitación.
    Necesitamos de grandes estadistas, a ver qué pasa.

  • Como apuntaba sabiamente Adapts más arriba, es curioso comprobar como “nuestra” revista satírica por excelencia, despachaba hace unos pocos años con esta declaración de principios el asunto de las portadas sobre Mahoma y la solidaridad con sus compañeros de profesión, mientras que no vacilaba en mostrarse mucho más agresiva y gallarda en sus mofas contra la religión católica.

  • Hay que hacer el esfuerzo de orientar la rabia hacia los autores, sus jefes y sus justificadores, y no hacia las abstracciones religiosas o nacionales que invoquen. Por estos pagos esta asignatura debería estar aprobada.
    Hay que combatir las abstracciones con las palabras; a los malhechores, con la fuerza. El primer combate ni requiere ni soporta violencia; en el segundo sobran las palabras.

  • Bolaño. la inteligencia estratégica bebe de fuentes militares, así es en todas las empresas. Respecto del ardor lo único que digo es que hay que acertar en el cuándo y en el cómo, y que tan malo es tirar de bombardeos precipitadamente como cogérsela con papel de fumar. Insisto, revisen la historia reciente.

  • Esto ya lo he escrito antes, pero…
    Mi horrenda memoria me impide estar seguro. Creo que es en la película Katyn de Andrzej Wajda.
    Si no me equivoco hay una parte de la peli que narra, la presencia nazi, antes de la matanza comunista.
    Nunca olvido una escena en la que los profesores y catedráticos de la universidad acuden citados a la propia universidad por la nueva autoridad, nazi, para lo que ellos creen que será una discusión académica respecto a las directrices políticas que les quieren imponer y su plasmación en la linea educativa. Es demoledor comprobar cuan lejos de la realidad de la violencia del mundo están los intelectuales, cuando aparece en esa reunión, en su universidad, donde se creen seguros, el primer golpe, la primera pistola y luego la asunción de que se han convertido en carne, trasladada a golpes a los camiones.
    Quícir que la inteligencia vale, hasta que deja de valer.

  • Añada marqués, como medida urgente, bombardear con cerdos todas las zonas bajo control del Isis.
    Por tocar los cojones más que nada y reírnos en su puta cara, ya que nos matan aquí a los humoristas.

  • Sigo los especiales y «en directo» de diferentes medios. Cuesta encontrar los nombres y peripecias de todas las víctimas. Han muerto doce.

  • Maldita religión!.
    No aprender del pasado. Y nos lo tiene bien contado Jean-Pierre Dedieu.
    En Occidente, sociedad civil y sociedad eclesiástica siempre se consideraron autónomas la una de la otra, cada una tenía su propia escala de valores y sus propias instituciones rectoras. Entre la una y la otra, existía una tensión constante, y tal tensión fue probablemente el primer motor del dinamismo cultural que se manifestó pronto en Europa occidental. Pero cuando la Reforma trajo consigo la ruptura de la sociedad religiosa en varios bloques incompatibles, era casi imposible que la tensión entre las dos no llegase a destruirlas a ambas.
    De ahí el que la búsqueda frenética de soluciones se hubiera convertido en el tema principal de la historia europea en la edad moderna. Fundamentalmente se propusieron cuatro soluciones:
    La primera, la alemana. Consistía en fraccionar el espacio político en trozos lo suficientemente numerosos como para que no hubiera obstáculos a reconstituir dentro de cada uno las distintas unidades confesionales.
    La segunda solución triunfó en España, Italia y Portugal. Se restableció la unidad confesional eliminando por la fuerza la disidencia, teniendo allí un papel capital la Inquisición, colaborando en ello el poder político estrechamente con el eclesiástico.
    Francia inventó la tercera vía. Al ser impensable el fraccionamiento del espacio político logró compaginar la unidad civil con la diversidad religiosa reforzando el nexo que unía las dos sociedades, desarrollando el poder real, inventando el absolutismo y, de paso, la tradición ‘jacobina’.
    Los reinos británicos tuvieron que inventar una cuarta solución, desconfesionalizando su vida política y decretando que, cuando los actores sociales actuaban civilmente, no había que tomar en cuenta sus creencias confesionales.
    Ay! las islas vs. el continente.

  • 7 de enero de 2015 a las 19:23 PERROANTONIO
    Creo que la solución inglesa fue antes de la solución holandesa.

    Estoy atontao. He querido decir que “Creo que la solución inglesa fue después de la solución holandesa”. Vamos, que fueron los holandeses los que marcaron el camino a los ingleses, Orange mediante.

  • De una entrevista antigua con el director del CH, Stéphane Charbonnier: «El humor o la muerte».
    «Para el director de ‘Charlie Hebdo’, la línea entre la sátira y la difamación estaba clara. Según aseguraba, el semanario satírico se reía de los militares, de los homosexuales, de Sarkozy y de Hollande, de Mahoma y de Cristo. Pero siempre sin acritud. Y con justicia. “No decidimos ser provocadores, es la mirada de los otros la que marca la diferencia. No hay discriminación. No somos más violentos con Mahoma que con los católicos, pero son unos y no otros los que reaccionan de manera más virulenta”, decía».

  • Servidora está acojonada, indignada, bastante desorientada, coja, y con algo de fiebre. Todo eso y más. Es que no sé ni por dónde empezar, joder. Al final se va a volver a liar, y nosotros no vamos a valer ni para el arrastre. Es que ni echar a correr vamos a.

  • El «respeto a las diferentes sensibilidades» y «todas las ideas son respetables». Sí, por los cojones. Las palabras son de chicle y con las pompas que se lanzan los respetones se hacen las madrileñas tirabuzones. (Que no tiene que ver, es por rimar). También he visto este vídeo en el blog de SG: la psiquiatra siria Wafa Sultan habla (2009) de lo que sabe:

  • Michel Houellebecq también tiene una opinión sobre el Corán: “Pero al final el Corán resulta ser mucho mejor de lo que yo pensaba, ahora que lo he releído –o, más bien, leído.”

    Como el que acaba de leer un artículo de prensa.

  • ¿Desde cuándo el Corán, o la Biblia, son libros para ser leídos por un individuo, por muy francés que sea? Con obras así la mínima unidad lectora es el siglo, la época… De ahí para arriba.

  • El islamismo es un totalitarismo porque busca que su ideología-doctrina impregne todos los ámbitos de la vida tanto pública como privada. Pero su gran logro es que parte del objetivo final de los totalitarismos conocidos: de las mentes y corazones de la sociedad civil, de la gente de a pie.

    Su procedimiento constructivo es justo el inverso al conocido. Así, mientras los totalitarismos europeos surgían de un estado fuerte y bien dotado de estructuras represivas para “dirigir” las conciencias, el islamismo pretende llegar a un gran Estado panislámico desde la base y desde ahí controlar y dirigir la vida pública y administrativa.

    Las sociedades occidentales se equivocan cuando pretenden combatir el fenómeno islamista mediante la creación de superestructuras de represión contraterroristas y sistemas de información, espionaje e infiltración porque este modelo sólo es eficaz cuando existe una estructura organizativa piramidal.

    En la guerra distribuída los objetivos están claros y en la mente de cada soldado, no se necesitan mandos ni cúpulas militares que pueden ser decapitadas. La guerra moderna no requiere más que un puñado de smartphones para que grupos de personas sin jerarquía definida puedan coordinarse entre sí a la hora de programar acciones improvisadas pero que están en la mente de todos.

    Interceptar llamadas y mensajes entre móviles tiene sentido cuando los planes requieren tiempo de preparación, vías de fuga, estrategias de ocultación, etc. Algo inútil ante acciones rápidas y letales que se toman sobre la marcha.

    El activismo social fruto de la concienciación parece la única respuesta viable. Somos responsables de nuestra propia protección y seguridad, si no somos conscientes de que dejar la defensa de nuestros valores en manos de “profesionales” es una estrategia equivocada, perderemos irremisiblemente la guerra.

  • Las sociedades occidentales se equivocan cuando pretenden combatir el fenómeno islamista mediante la creación de superestructuras de represión contraterroristas y sistemas de información, espionaje e infiltración porque este modelo sólo es eficaz cuando existe una estructura organizativa piramidal.

    Sobre todo cuando lo hacen mal. Tanto los autores del 191M como los de ayer estaban siendo vigilados por la policía.

  • Es cierto que la mayoría de autores del 11M eran vigilados por la policía, pero la mitad de ellos como pequeños mangantes, alguno incluso era confidente, adictos a sustancias psicotrópicas. La otra mitad eran controlados como islamistas, si bien alguno también era confidente. A falta de más datos sobre lo de ayer, el caso español es más grave.

  • En línea con lo que propone Ximeno una solución sería la promoción del un Patriotismo Constitucional de corte habermasiano. Esta promoción debería hacerse en nuestras “madrassas” y en los medios de comunicación. Este Patrotismo no está anclado en valores nacionales sino en las ideas que nos unen a todos los europeos.
    Estas ideas o valores son:
    1.Democracia representativa
    2. Separación de poderes.
    3. Laicidad del Estado.
    4. Limitación a cualquier práctica religiosa que promueva el integrismo.
    5. Igualdad de derechos para hombres y mujeres en todos los ámbitos.
    6. Defensa de un espacio geográfico común limitando las propuestas desintegradoras económicas o políticas (Grecia, Cataluña)

  • El día de Reyes se nos quedó pendiente este comentario. Bienvenido, señorito Pereira.

    Pereira
    Enviado el 06/01/2015 a las 00:30
    Llevo unos días leyendo por aquí en los ratos muertos. Lo he pasado bien, me resultan ustedes divertidos. De las películas de la lista: La de las lesbofeministas la vi con una amiga del ramo y ambos coincidimos en que muy bien. Nebraska, mejor todavía.

    Aunque supongo que nada de eso tiene importancia.
    Saludos.

  • Ayer el Madrí sacó a los reservas, incluído Arbelola, y si se descuida arruina la taquilla del partido de vuelta…

  • Srta Bellpuig, dí por terminadas estas Fiestas. Se la ve un poco anticuada, por decirlo suave; recuerda a la abuela de Pereira o de Bolaño.

  • Los riesgos actuales en materia de seguridad ante accidentes y/o ataques biológicos son demasiado importantes como para que los protocolos dependan única y exclusivamente de la voluntad/capacidad de los ministrillos de sanidad de las distintas autonomías coordinados (o no, en función de la oportunidad política) por el titular del ministerio de sanidad.

    Los ciudadanos deberíamos ser conscientes de que el peligro de un ataque biológico es real y de que sus consecuencias serían extraordinariamente letales.

    Por ejemplo se descubrieron en un almacén de USA cientos de viales que contenían Smallpox Virus (Viruela) que se habían extraviado.
    En Bélgica no hace demasiado se vertieron al medio ambiente 45 litros de una solución altamente concentrada del virus de la poliomielitis.
    En Francia perdieron 2.349 viales que contenían el virus causante del síndrome respiratorio agudo grave (SRAG).
    En España una auxiliar de clínica que tuvo contacto con dos enfermos de ébola estuvo… ya saben ustedes su historia.

    Un iluminado de esos que están dispuestos a morir matando puede irse a Sierra Leona, contagiarse voluntariamente y convertirse en una bomba biológica con patas para moverse y mediante una autodetonación contagiar por contacto con restos orgánicos a cientos -si no miles- de espectadores en un estadio.

    La defensa del espacio geográfico común que propone el Marqués tendría que incluir un apartado de Inteligencia Sanitaria que se ocupara de controlar tanto los riesgos de accidentes y ataques, como la tecnología sanitaria de doble uso: cepas de virus potencialmente peligrosos por mutación o manipulación bilógica, toxinas y otras porquerías potencialmente letales que pueden producirse en Universidades y Laboratorios de industrias farmacéuticas, agroquímicas, etc.

    Expertos en informática son imprescindibles a día de hoy en la estructura operativa de cualquier servicio de inteligencia pero yo no estaría muy seguro de que también haya médicos y microbiólogos.

  • 8 de enero de 2015 a las 15:57
    SRTA. BELLPUIG
    El día de Reyes se nos quedó pendiente este comentario.

    ¿Se nos quedó? Ay, ay, Bellpuig. Cuando hace usted algo bien el mérito es suyo, cuando hace algo mal…

  • Es urgente la elaboración del mapa de aliados con Occidente y comprometidos con los valores que citaba oportunamente el marqués a quien recomiendo este poco viril enlace.
    Pero de la misma forma hay que desenmascarar a sus enemigos, a sus tontos útiles como WT y sus compañeros de viaje, sus redes de propaganda y ponerlos en evidencia para poder desmontar su estrategia.
    La fatasmada de una Alianza de Civilizaciones podría situarnos directamente en el lado de los enemigos, es necesario olvidarse de voluntarismos buenistas y comprometerse con la defensa de nuestros valores, que tienen la curiosa característica de ser los únicos valores.

  • Vengo oyendo a Alsina: ayer mismo mataron a 33 opositores a policía en Saná, y 49 anteayer en una fiesta religiosa en Afganistán con suicida en moto. Son asesinados muchos musulmanes o paisanos culturales. Es cierto que la vida ‘vale’ menos entre ese paisanaje.

  • Estoy viendo una serie noruega basada en unas novelas de esas «negras escandinavas». Qué zumbadicos están. Me acuerdo de esa entrada del Marqués sobre los suecos.

    Por cierto, me encanta cómo suena el noruego. Una amiga que habla todos esos idiomas del polo norte lo imitaba muy bien y me decía que era muy alegre. Un noruego podía contarte que se iba a la playa y sonaba como un divertido gléglégléglé, y podía contarte que se iba a suicidar y sonaba como un divertido gleglegleglé.

  • Bolaño, Arcadi incidía mucho en eso del terror y la distancia. Una cosa interesante sobre lo que está ocurriendo es que lo sentimos como si hubiera ocurrido en Vigo, Sevilla, Madrid o Barcelona.

  • Comparto Brema. He estado tentado de escribir a una parisina – a la que no conozco personalmente, helàs – , como sí hice hace unos meses con un holandés que sí conocí en persona, cuando lo del avión en Ucrania, que también tuvo su tema.

  • Me he perdido la entrada del Marquis sobre los suecos. ¿Dónde la puedo encontrar? Diosssss que mal me caen …….

  • Ha estado una hora en primera plana y la han quitado ya. Pero la había guardado en el ordenador. Como creo que aquí no puedo hacerlo se la he subido aquí: http://ge.tt/1dz6YC82/v/0.
    Sale apaisada, pero creo que sigue viendo el detalle.

  • O Berlín, claro, occidente en suma. Por el reconocimiento del derecho. A vivir, el primero. Lo que presenta Alsina es que mueren en Yemen buenos musulmanes: supongo que para sus tristes deudos será el destino y creerán que los idos disfrutan del jardín del edén, la leche río y la miel.

  • C***, se me ha adelantado Brema. Y no vea lo que cuesta hacer la búsqueda desde un iPad: sólo aparecen cuatro autores, de entrada.

  • Sí, el que está volcado hacia dentro de la Volkswagen: los pies sueltos, la caída de la pierna derecha, la tela flácida de las perneras (no hay carne dentro). Y algo que aquí no distingo pero que en la de alta resolución de LF se veía perfectamente: el brazo derecho del gendarme es simplemente una manga suelta, remetida malamente en el bolsillo o tal vez sujeta a un cinturón.

  • 8 de enero de 2015 a las 15:51 marquesdecubaslibres
    En línea con lo que propone Ximeno una solución sería la promoción del un Patriotismo Constitucional de corte habermasiano. Esta promoción debería hacerse en nuestras “madrassas” y en los medios de comunicación. Este Patrotismo no está anclado en valores nacionales sino en las ideas que nos unen a todos los europeos.
    Estas ideas o valores son:
    1.Democracia representativa
    2. Separación de poderes.
    3. Laicidad del Estado.
    4. Limitación a cualquier práctica religiosa que promueva el integrismo.
    5. Igualdad de derechos para hombres y mujeres en todos los ámbitos.
    6. Defensa de un espacio geográfico común limitando las propuestas desintegradoras económicas o políticas (Grecia, Cataluña)

    Si no me equivoco, aquella asignatura «Educación para la Ciudadanía» (no tengo ni idea de qué ha sido de ella) tenía ese objetivo y prácticamente esos contenidos, al menos en los escritos en su defensa que he leído a Savater.

  • He visto la foto y me he dado cuenta de los pies colgando, pero lo que he pensado yo, antes de leer a Jenny, es que era un cadáver. No puede ser un cadáver, claro. Y yo creo que nadie vivo se aúpa así en una ventanilla, con ese relajo de tronco y extremidades; sobre una repisa a lo mejor.

  • Me encanta que haya dos Pereiras que nos van a permitir comenzar las cuestiones y agarradas con gran elegansia:
    a) “Sostiene Pererira”…
    b) “Sostiene Pereira, por parte de abuela materna”… (Respectivamente).

  • ¿Alguien en la sala que no use Mac sino Windows y que tenga instalado el programa i-Tunes? El mío, desde principios del mes de diciembre, no identifica los CDs (originalísimos) que pretendo ir almacenando en el ordenador, lo que me obligaría a ir metiendo la información de cada disco manualmente. Como he comprobado que el problema es el mismo en distintos ordenadores y con diferentes sistemas operativos, me temo que Apple nos ha capado esa útil función a los usuarios de Windows.

    Si alguien me puede ayudar a confirmar o desechar esta conjetura, se lo agradecería mucho.

  • Ni idea, Juli0, yo tengo un Mac. (Tengo Mac desde hace más de veinte años ⎯tras haberme iniciado con un PC pre Windows 98⎯ y mantengo con él una relación de dependencia patológica. En el trabajo uso un PC, que me da más asco…).
    ***
    El Papa denuncia la ‘crueldad humana’ en el ataque contra Charlie Hebdo.

    Entre bomberos mejor no pisarse las mangueras, ha comentado un monaguillo.
    Fransisco, hijo, que la Inquisisión ya pasó y ya pedites perdón por la mayoría de los chamuscados. Échale huevos, che.

  • 8 de enero de 2015 a las 21:53
    SRTA. BELLPUIG
    Este año tocará actualizar el IPC en la nómina, ¿eh, s-e-ñ-o-r-i-t-o-s?

    El IPC a noviembre es -0,4% , ¿qué multiplicador propone?

  • Sostiene Procureira… Lo que quiero decir es que creo que las religiones tienen todas algo en común, pero no son todas iguales, al menos en el mundo hoy. Porque no hay un solo caso documentado de crimen budista (si acaso los budistas te pueden matar de aburrimiento; no es mi caso). El cristianismo ha pasado ya una ESO de civilidad, certificado al que el islam parece que ni aspira y el Papa ha dejado pasar una la oportunidad de ratificarse como hijo de Dios y del laicismo, que decía ese gran artículo de Albiac.

  • Proc, a mis brazos. Viva el mac.

    Juli0, ¿has instalado la nueva versión del aituns o mantienes la misma? A mí me ocurre desde el principio de los tiempos: muchos discos no los reconoce e incluso me ordena las canciones como Dios o Alá le dio a entender.

  • Un poco de frivolidad francesa en homenaje a ese gran país, cuna de la civilización (junto con Grecia, Italia, Inglaterra y España):
    He asistido en el Liceo a una muy soberbia María Stuarda y hemos brindado con champán en hinor de la verdadera civilización. A favor de los franchutes he de decir que me informa mi amiga de Krug que èstos se beben la mitad de la producción de champán. Sí señor.

  • “Lo sentimos como si hubiera ocurrido en Vigo, Sevilla, Madrid o Barcelona.”

    A AE me lo imagino más bien diciendo que lo que ocurra en esas ciudades debe conmovernos tanto como si ocurriera en París. Y se entiende que lo vea así alguien que piensa que sevillanos, madrileños y demás españoles nos sentimos iguales en calidad de conciudadanos, o sea, en última instancia, de parisinos.

  • Los muertos de Yemen no son los nuestros, pero los asesinos sí son los mismos. Sin echar el pie a tierra en lo que antes eran Siria e Irak no habrá solución, sino todo lo contrario. Toca hacerlo, toca explotar las alianzas posibles con los persas y recordar a turcos, saudíes o pakistanís de qué lado les conviene estar. Y toca, por supuesto, prepararse para llorar muchas embestidas como la de ayer y peores, las que de hecho ya hemos sufrido. En la 2ª Guerra se tocaron muchos botones tarde y mal, pero se ganó porque se emprendió con todas las consecuencias. Que pregunten a aquellos londinenses que aguantaron los bombardeos, por ejemplo, si de los nazis se encargaron sólo “los profesionales”.

    Esto no es una lucha antiterrorista. Ni tampoco, por cierto, una cruzada contra el Islam. Las tensiones culturales en nuestro propio seno pueden esperar, y tal vez incluso dejen de serlo sin la amenaza del fundamentalismo armado, organizado y prácticamente convertido en un Estado. Los de ayer, efectivamente, disparaban contra Voltaire, sin tener ni idea de quién es. En comparación con lo que hay fuera, los willytoledos e incluso los lepens son un problema ínfimo, por muy irritantes que sean. Leo a Tertsch y a Darío Adanti y leo lo mismo en ambos casos: a Voltaire. Así que ahora o nunca.

    Lo a gusto que se queda uno, oigan.

  • “Ayer mismo mataron a 33 opositores a policía en Saná, y 49 anteayer en una fiesta religiosa en Afganistán con suicida en moto. Son asesinados muchos musulmanes o paisanos culturales.”

    No es la distancia la que nos impide sentir mucho esas muertes, que condenamos como cualquier otra blablabla -también Vigo queda muy lejos y no se lo tenemos en cuenta- sino que nos cuesta distinguir entre los agresores y los agredidos. Unos y otros son moros, no nos atrevemos a decir.

    Sólo los ingenuos, y eso en momentos de especial ingenuidad, creemos que en un bando están los violentos y en el otro estamos los demás, o que en uno están los enemigos de la libertad y en el otro sus amigos, o si no sus amigos, al menos las víctimas de los enemigos de la libertad. A esa forma de ingenuidad se le llama falsa conciencia.

    En cuanto nos descuidamos, lo que pensamos realmente es que en un lado están los salvajes, empezando por los chinos, mundialmente famosos por su egoísmo, perfidia y crueldad, y en el otro estamos los civilizados, los que, si no cedemos el paso a las damas, es por no ofenderlas.

  • “Los muertos de Yemen no son los nuestros, pero los asesinos sí son los mismos.”

    Albert lo ha dicho bien claro.

  • Gengis recomponiendo el equilibrio.
    La doctrina salafista tiene la particularidad de enganchar a los jóvenes machos para la guerra interminable, reavivando las adaptaciones simiescas que la ilustración o la resignación (budismo) pueden haber ido sofocando en el resto del planeta. El Frente Atlético o la barra brava llenan el nicho entre nosotros.

  • ¿Cuál debe ser nuestro espacio -geográfico a falta de otro- común? Si lo definimos como aquél en el que se respete el constitucionalismo, cabe hasta la India. Pero eso no se lo creen ni los que le dan a la horchata habermasiana.

  • Los yemeníes no son los nuestros, en eso no se me ocurre nada que objetar a la claridad de Albert. Ahora me queda por saber si me considerarían de los suyos los que defienden eso que dan en llamar ‘nuestros valores’.

  • Ni cerca ni lejos ni moros ni cristianos, Gengis. Los 37 yemeníes eran jóvenes aspirantes a una academia, absolutamente inocentes, pura carne de cañón. Por supuesto que usted es uno de los nuestros. Tan culpable, tan infiel, como yo mismo o los doce franceses de ayer. Esa es la diferencia, y desde luego no soy yo quien la establece. Me alegro mucho de verle en forma.