¡Que te lo comas! Hoy: El suquet de escórpora

Que te lo comas
Por Holmesss.

Decía Dalí que a los cuatro años quería ser cocinero, a los cinco Napoleón, y que desde entonces su ambición no había dejado de crecer. Análogamente, yo he aprendido a lo largo de la vida a cocinar una secuencia de solo tres platos: la tortilla francesa, la tortilla de patatas y el suquet de escórpora. La primera resuelve el problema básico del individuo, la segunda le permite establecer vida social y el suquet es una cosa de dos, no se dejen engañar. La razón es sencilla: para degustarlo los cubiertos cumplen una función accesoria, como luego veremos.

Pero no nos precipitemos, y vayamos por partes.

Materiales
Necesitaremos una o dos escórporas, y saber de qué bicho hablamos, dado que en este país no nos ponemos de acuerdo ni siquiera en nombrarlos. En otras costas recibe el nombre de escorpena, rascacio, cabracho, escorpa, cap roig, gallina, kabrarroka. Su precio oscila entre los 20 y los 80 euros el kilo a lo largo del año; si quieres cocinarlo en agosto en un pueblo marinero pagarás el gusto y las ganas, pero si eres listo comprarás otros pescados de roca que funcionan igual, con nombres sugestivos como panegal o rata. Yo propongo proveerse de dos unidades de unos 250 gramos cada una, de esta forma evitaremos el duro trance de trocearlas antes de echarlas al caldero.

La escórpora es un pescado bello, rojo, lleno de espinas que hieren como la vida misma. No dejarás que el pescadero las corte todas, tan sólo una larga dorsal por razones misteriosas que no me voy a inventar. Hazle una foto o dibújala.

Es un plato tradicional, o sea que el resto de ingredientes es básico: unas patatas (mejor la variedad monalisa), pimiento verde, ajo, tomate, aceite, pan y sal.

Procedimiento
Empieza por trocear dos o tres dientes de ajo, bien picaditos, mientras pones al fuego una cazuela poco honda. Nuestro lema va a ser generoso con el aceite, avaro con el agua y violento con el fuego, así que echa una buena ración de aceite de oliva, enciende el fuego intenso y ve echando el ajo picadito.

Trocea un par de pimientos verdes en cuadraditos de 1 cm (un centímetro cuadrado) y añádelos al invento.

Sal, la normal.

Mientras tanto (hay que trabajar a buen ritmo) corta 2 o 3 patatas en rodajas y añádelas  a la cazuela antes de que el ajo se te queme; otra pizca de sal.

Cuatro tomates maduros rallados añadidos a la cazuela deben dejar las patatas casi sumergidas, y si no es así le añadirás un poco menos de agua de la que pensabas añadir.

Déjalo cocer unos minutos mientras salas un poco los pescados, que normalmente ya los venden muertos, y disponlos en la cazuela enteritos, salvo que hayas tenido que trocear una escórpora grande, haciendo un hueco o lecho entre las patatitas.

Tapa la cazuela para limitar la evaporación y tómate una cerveza o una copa de vino; no es momento de preparar un pisco sour.

Como ves los tiempos y las cantidades no son críticos y admiten una gran variabilidad: de otro modo no estaría yo en los fogones. Recuerda que estamos hablando de lo que se preparaban los pescadores en remotas calas mientras se lamentaban largamente de no poder dormir en sus casas, y que mi único expertizaje en el mundo de la cocina consiste en no estorbar demasiado.

En unos diez minutos los pescaditos (a los que habrás dado la vuelta una vez) estarán listos y el suquet preparado.

Prepara unas rebanadas de pan tostado, y listo.

Ataque
Ya hemos dicho que en la mesa habría cubiertos, además de un buen vino blanco. No hace falta que sea un Taleia de Bodegas Castell d’Encus, que cito solamente para poner un toque cool a esta nota y darte ideas para regalarme, que Bellpuig es muy eficaz.

Pero he sugerido que prepararas comida para dos personas bien avenidas, porque este plato pide un plus de complicidad con el otro comensal que te puede llevar hasta el infinito y más allá. En efecto, la escórpora está dotada de unas espinas defensivas tremendas, aparte de las esqueléticas. Por tanto vas a usar los deditos desde el minuto dos para desmenuzar cada pieza, te llevarás a la boca y chuparás ávidamente las gelatinosas y rosadas aletas, y buscarás con la punta de la lengua ínfimas y melosas cocotxas en los rincones de la cabeza, de una forma que no voy a detallar más porque ya has pillado el tema.

Una vez despachado el pescado podrás disfrutar de la verdadera esencia de este plato, las patatas y pimiento que se han cargado de sabor, algunas un pelín requemadas, otras no. Y también alternarás con unas tostadas que has dispuesto de forma que se empaparan del suquet que da nombre al invento.

Ya sé que has ingerido mucha fécula hoy, pero un día es un día, y hoy es sabadete.

151 comentarios

  • La verdad es que se te abre el apetito leyendo sobre la sopa esta, pero las raspas… ay, las raspas. Holmecks, ¿se puede hacer con barritas congeladas del Capitán Pescanova?

  • También creo que el suquet ganaría poniendo sopa de letras, pero mejor me callo porque las cuestiones gastronómicas suscitan discusiones letales entre ultraortodoxos y heterodoxos y yo quiero paz y amor en beatífica unión este año nuevo.

  • Plas, plas, plas (Bellapuig, vuelvo a reivindicar los emoticonos; aquí me hubiese venido muy bien el de las dos manitas aplaudiendo), ¡Lo voy a hacer Holmess!, hoy no, ni probablemente ya en lo que queda de fiestas. Pero ya te contaré. Los feos estos yo solo los he utilizado para hacer caldo de pescado. Tengo que hacer esto, y el bacalao a la portuguesa que me enseñaron hace tres días.
    Madre mía, es que estoy salivando imaginándome el pan asadito sucando eso (nunca seré flaca).
    De todas maneras a mí erótico no me parece. Los pescados dejan muy mal aliento, y el pimiento ni te digo.
    Lo de que te quitan la espina ésa es porque es venenosa, qué te vas a inventar, para que no te la claves manipulando al animalito -una vez cocido el pez ya no pasaría nada porque el veneno es termolábil, pero déjate-. Ay, sí sí, lo voy a hacer.

  • Gracias Marqués. Si alguien sabe algo del tema (“privatización” de las donaciones de sangre y negocio por parte de Cruz Roja) agradecería la información. No creo que cambie mis rutinas de donante habitual, pero si hay que ir a un hospital público a donar para evitar que alguien se lucre con esto, sería bueno saberlo.

  • (Rectifico: nunca he utilizado la escorpora para hacer caldo. La he confundido con el salmonete, mucho menos rococó. No sé si puede caer alguna pequeña entre la morralla. A partir de ahora voy a fijarme más -en la morralla-)

  • «… chuparás ávidamente las gelatinosas y rosadas aletas, y buscarás con la punta de la lengua ínfimas y melosas cocotxas en los rincones de la cabeza…».

    Para mí que lleva intención.
    OFÚ, mi arma. Qué sofocación.

  • Habrá que preparar algún día ese suquet, aunque me temo que tendría que comerlo en soledad, pues la sola mención de la palabra espina provoca reacciones de pánico en mi entorno.
    Esa escórpora, que por aquí llamamos cabracho, itxaskabra, kabrarroka (también lo he visto en algún menú en Castro Urdiales simplemente como cabra) estuvo en el menú de nochevieja en forma de pastel de cabracho, una preparación delicada que puede convertirse fácilmente en un plato desagradable cuando se elabora sin amor y se sirve como si fuera un paté, acompañado de pan de galleta.
    Al cabracho me aficioné en San Vicente de la Barquera, en el restaurante Boga-Boga, donde lo preparan a la parrilla y lo sirven luego entero acompañado de una fritada de aproximadamente una tonelada de ajos. Fue en sus tiempos plato mítico.

  • La escórpora es un salmonete del pleistoceno. La cocina de Escoffet es de vanguardia al lado de la receta de Holm, de la que lo único salvable es el vino que a fuer de ser catalán es excelente.

  • (No li fases cas, Holmess. Yo la haré y ya te diré. Mira, que me estoy picando ya, como hayan escórporas de esas en el Alcampo (yo compro donde diga mi líder), me las compro y hago el suquet ese para el domingo, que mañana no puedo que tengo la mañana ocupada -creo-.)

  • Los tres mayores pensadores del sigloXX se han preocupado del mismo tema: cómo hacer compatibles valores legítimos en una democracia, siendo esos valores incompatibles por definición. Tal reflexión es válida para una sociedad, una empresa o un colectivo como Chopsuey. Berlin, Rawls y Habermas (el único que vive) han utilizado diferentes aproximaciones al problema que en el caso de los dos últimos constituyen el eje central de su obra. Estamos hablando del “velo de la ignorancia” rawlsiano, de su legendario “Justice as fairness”, y de la “comunidad ideal de argumentación” habermasiana, de su clásico “Teoría de la acción comunicativa”. Ambas obras son ciertamente espesas y no aptas para tertulianos. Se da el caso de que cuando he hablado aquí de los “valores intersubjetivos” de Habermas, un alevoso ignorante lo calificó de “mamarrachada”.
    Issaiah Berlin, un pensador sin obra, pero con una colección de ensayitos y conferencias publicados de forma desordenada, nos habla del problema con un lenguaje mas sencillo apto para cualquiera dispuesto a esforzarse un poco. En esencia, Berlin argumenta que una sociedad en que los diferentes agentes no hagan concesiones sobre valores que creen imprescindibles, es inviable. Propone pues un modelo de sociedad que avance paso a paso, huyendo de soluciones arbitristas y dogmáticas, en que los agentes acerquen sus posturas progresivamente. Traducido al caso español Berlin recomendaría apartarse de los que creen tener fórmulas mágicas (renegociar la deuda, independizarse, etc) que suponen una ruptura, y continuar en el proceso que se inició con la Transición y que a trancas y barrancas nos ha llevado a la situación de relativo bienestar actual.

  • 2 de enero de 2015 a las 11:23
    PROCURO FIJARME
    Pedí que me lo enviaran a Correos y he pagado 19’70. Un tararaco.

    ¿Cómorrrrrrrrr?

  • Sí, hijo. La librería (Biblionet) ofrecía este ejemplar sin gastos de envío, pero pedí Correos de mi pueblo y contrarreembolso; no lo suelo hacer así y quería probar porque me pone de los nervios el sistema de reparto a domicilio: «Hemos pasado y no estaba en casa». Luego les mando cartas explicándoles detalladamente adónde me había ido y qué hacía: de verdad, ceñor, se lo juro, solo salí un ratito.

  • Esos peixes del sur o mediterráneo. O no sé de qué mares procelosos, se lo damos de pienso a los centollos y punto.

    Miren qué comen cosas raras por ahí!

  • Una chica tenía que ser, Gachó, ya que los percebes es todo….esto….cómo lo digo…. Uhmmmm, la primera polla del mar gallego!!!

  • 2 de enero de 2015 a las 11:43 Perroantonio
    «… pues la sola mención de la palabra espina provoca reacciones de pánico en mi entorno».

    No le chupo una espina a un pez ni aunque me lo pida de rodillas el pez.
    Tengo grabada en el sótano del hipocampo la estampa de las patatas en salsa verde que ponían en mi casa cuando había merluza, siendo el cráneo de esta protagonista de aquellas. Tengo grabada por la parte de atrás de la estampa a mi abuela chupando las piezas y componentes de esa cabeza. Y una bolita blanca que a veces iba a parar a tu plato, nívea, muy redondita. Un OHO.

  • Señoir Gustav: no recuerdo lo de los valores intersubjetivos, pero casi apostaría que el alevoso ignorante soy yo. Que conste en acta que lo he intentado de todas las maneras.

  • Utilizaré ejemplos futboleros. Todas las federaciones nacionales piensan que lesionar a un contrario es inaceptable. Es una impresión subjetiva que comparten (intersubjetivamente) todas ellas. Sin embargo, la inglesa piensa que simular una lesión es igualmente reprobable, valor que no es compartido por las federaciones continentales. Los equipos de la Premier juegan en inferioridad la Champions, pues han aceptado unas reglas que no son las suyas, ellos jamás simulan lesiones mientras los del Barca se desmayan con un soplido. Los british han renunciado a uno de sus valores a cambio de ampliar su ámbito competitivo.

  • Casi todas las sociedades consideran que la violencia no es aceptable para conseguir objetivos políticos (valor intersubjetivo). ETA ha renunciado a ls violencia al entender esto y darse cuenta que tras el 11M ya nadie acepta sus métodos.

  • Si en Chopsuey alguien se siente ridiculizado tiene dos opciones: abandonar o contratacar. La opción que no es aceptable por nadie (con la excepción de Calaza y el alevoso ignorante) es amenazar con resolverlo a hostias. La sociedad avanza tanto que hasta los etarras lo han entendido. Cierto que todavía quedan los rusos, los islamistas, los palestinos y el Frente Atlético.

  • Gustav, por el amor de Dios. Ponte el pijama y deja de decir sandeces, que te va a dar un chungo o algo. De verdad te lo digo.

  • 2 de enero de 2015 a las 13:35 Tareixa

    Esos peixes del sur o mediterráneo. O no sé de qué mares procelosos, se lo damos de pienso a los centollos y punto.

    Miren qué comen cosas raras por ahí!

    La cocina gallega apenas ha salido aún de la época del cazador-recolector. Al disponer de productos de tan buena calidad (carnes, pescados, verduras, mariscos) no ha necesitado evolucionar mucho más allá de los alimentos hervidos, aunque innovando con un toque vanguardista y barroco: añadir pimentón.

  • Perroan, recomiéndele a Martín Olmos la canción “Hemingway delira” interpretada por Eliades Ochoa (es de LE Aute) como banda sonora de su Pulp fiction?

  • Proc, ¿qué edición de Días de llamas ha adquirido? Infórmenos sobre su acreditado criterio según lo vaya leyendo. Gracias

  • Malva y grana el cielo, hoy al solpor, en la vega del Jarama, de cine. El crematorio está en un polígono industrial, feo como Picio, pero este firmamento. Despedimos a Álvaro, y se junta la pena con la sensación de que hay que terminar el documental por él y con él, ya no tras de la cámara.

  • Marqués, espero que Olmos nos lea y tome nota. Porque creo que las aventuras de Ace Bullet con Hemingway podrían dar para varios pulps más, uno con Madrid y Pamplona de fondo y otro situado en La Habana. (Si es que le ponemos a huevo el camino del éxito).

  • En la noche guajira, Hemingway delira…en el Caribe se vive como se escribe…gran tema de Aute y mejor versión de Eliades.

  • Marqués, Rawls es uno de los pensadores que más ha contribuido a la ideología socialista de la segunda mitad del siglo pasado, en cuanto a Habermas y la Escuela de Frankfurt no dejan de ser posmarxistas, bien es cierto que más cerca de la socialdemocracia. No cabe duda de que estos autores tienen aportaciones interesantes, pero si estos son los pensadores más influyentes, la verdad es que apaga y vámonos. No me extraña el éxito de la soluciones tipo Podemos.

  • Saludos a todos. Como no gasto Amazon, viacrucis de reyes.
    Gacho, espero que te guste el suquet, creo que te saldrá de cine. También que nos lo cuentes, incluso si el afortunado es Gengis.

  • Marqués, es una de Ediciones B (colección «Narradores de Hoy»), de 1987, con un prólogo de Carmen Matín Gaite.
    ***
    Bolaño, ojalá le acompañemos aunque sea un momento en la pena por Álvaro. Nos deja con curiosidad por ese documental.

  • Proc, no he querido entrar en ciertos detalles, pero las tripas y los ojos se deben quedar e la pescadería. Mi maestro en esta receta sí que añadía el hígado, pero yo no.

  • Me acompañan, claro, si no de qué iba a dejar la cagadita aquí. Gracias. Es un trabajo familiar, de pocas miras, sin perjuicio de la profesionalidad del finado. Aportaré algún detalle más, cuando sea el momento.

  • Tengo veintipico sobrinos algunos sólo los veo tres o cuatro veces al año. Es fácil deducir que no tengo ni la más repajolera idea de sus gustos, aficiones y/o deseos. Antes me pasaba un mes estresado meditando cada regalo de reyes, pero no sabía qué les habían traído en Asturias o Madrid, o la abuela que no conozco o sus tíos que tampoco conozco.

    Ahora los clasifico por edades, selecciono la cantidad a gastar y me voy a Amazón. Si en la franja de edad entre 3 y 5 años hay cuatro sobrinos, los cuatro primeros regalos recomendados para su edad y dentro del rango de precio serán adjudicados por orden sin más miramientos.
    Qué descanso, oigan…
    Los niños tienen demasiados regalos, lo único que les interesa es abrir paquetes. Pero jugar…

  • Desde hace años veo cada día ese atardecer sobre la vega, Bolaño, y doy fe de que el de hoy ha sido especialmente hermoso. Iba conduciendo y he parado para mirarlo, no le digo más. Lástima que usted lo haya visto en tan perra ocasión,

  • En una tarde resuelvo el asunto. No he tenido ni una queja ni de cuñados, ni de cuñadas y los niños encantados porque los regalos que recogen de mi casa no los tienen repetidos. A veces son un poco raritos, no voy a discutirlo, pero nadie puede discutir su “originalidad”.

  • En estas latitudes se estila poco el pescado. El recetario de Tía Concha (que me fue confiado) contiene ciento y pico recetas de gallina, varias docenas de pollo y sólo tres de pescado: dos de bacalao y una de peces de río. Los peces marinos llegaban -si llegaban- en avanzado estado de descomposición.

  • La ilustración del día me traslada a aquella escena cumbre del Padrino en que ajustan cuentas con el pobre Fredo, ignorante de los avisos que le envía el pez desde las profundidades.

  • Hombre Molinari, no podrá negar las convicciones democráticas de Rawls y Habermas, postkantianos ambos, que estarían efectivamente en la órbita de partidos socialistas europeos , pero lejos de comunistas y antisistema como Potemos. Sobre Berlin supongo que no habré de explicarme.

  • La neurociencia y la teletienda

    La neurociencia es la rama de la ciencia que estudia las bases biológicas de la conducta, es decir la relación entre las experiencias del mudo exterior, su percepción sensorial y la percepción consciente. En definitiva se trata de averiguar de qué manera la química del cerebro condiciona, maneja o actúa sobre nuestra percepción y lo que es más inquietante, sobre nuestra conducta.

    Hasta ahora había pocos instrumentos para efectuar biometrías de forma “casera” es decir sin necesidad de ingresar en un centro médico donde conectarse a una tecnología que generalmente requiere estar enchufado con muchos cables. Sin embargo esto está cambiando.

    Nos equivocaríamos si pensáramos que el principal beneficiario de estos estudios va a ser la medicina porque lo es y lo será el neuromárketing. Hay más pasta en las ventas que en la sanidad y el coste de oportunidad puede ser definitivo a la hora de posicionar un producto o una marca en el lado bueno de las emociones del consumidor.

    ¿Por qué decía que están cambiando las cosas? Porque se anuncian productos como las gafas de Google o el reloj de Apple que son capaces de tomar mediciones biométricas de forma automática, involuntaria y desapercibida entre personas que las van a llevar además gustosamente y sin tener que someterse a la instalación de electrodos y otros aparatos que siempre condicionan por el susto que dan y por lo extraordinariamente limitado de las muestras respecto a lo que se podrá obtener de millones de personas.

    Las gafas podrán medir dilataciones de iris y el reloj, variaciones de la permeabilidad eléctrica y del ritmo pulsátil y esa es una muy valiosa información para las marcas que saben que el cerebro reptiliano también toma parte en la decisión de compra y que en definitiva la decisión de compra por no ser del todo racional, deja de serlo y se convierte en emocional.

    Quizás un esfuerzo de acercamiento tan íntimo de la marca al consumidor pueda parecer a algunos que entra en el resbaladizo terreno de la moral, pero lo cierto es que cuando compramos buscamos dos características fundamentales: función y satisfacción. Mediante la función pedimos que el producto cumpla su cometido, pero la satisfacción… eso es harina de otro costal. Díganle al orgulloso propietario de un Jaguar que para desplazarse a un máximo de 120 km/h hay un Dacia que cuesta la mitad de la mitad de la mitad.

    Por otra parte hay cosas que me gustaría saber, mejor dicho, me gustaría ver. Por ejemplo una grabación real, no programada de un guitarrista como Robert Fripp cuando toca, si mira al mástil, si al suelo, si a la siguiente nota, si a dos notas más adelante, o un corredor si mira diez metros o veinte por delante, o un torero, o…

    Pero es que sin necesidad de biometría y sólo mediante el estudio de las rutinas de desplazamiento hoy se puede averiguar cuando dos personas van a tener una relación, antes de que lo sepan ellos (Si tienen teléfono móvil).

    El procedimento es elemental: mediante geolocalización Big Data sabe donde dormimos, también sabe donde trabajamos, con quién o quienes solemos desayunar, o con quien pasamos el fin de semana. De pronto dos rutinas de desplazamiento se empiezan a alterar, coincidiendo. Esas coincidencias se suelen repetir en horas y/o días determinados, se van intensificando hasta que se produce la “vinculación” nocturna y de fin de semana: hay pareja.

    Con un número lo suficientemente grande de muestras se pueden predecir conductas con un margen de error prácticamente despreciable y cada vez antes, es decir en un momento más temprano de la relación, vamos, casi cuando pensamos por primera vez que fulanita/o nos parece muy simpático.

  • Gus, sólo un demente, o un imbécil, o un demente imbécil escribir´çia uma frase como Estamos hablando del “velo de la ignorancia” rawlsiano de su legendario “Justice as fairness” y de la “comunidad ideal de argumentación” habermasiana de su clásico “Teoría de la acción comunicativa”. Es lo más parecido a un rebuzno que se puede escribir sin producir ningún sonido.

    Marquesianamente hablando.

  • Taquilla, a fuer de ignorante eres atrevido. Tu ausencia de estudios no justifica que califiques de rebuzno lo que no entiendes.

  • XimenodeAtalaya

    La neurociencia y la teletienda

    Brave New World. Yo digo sí a todas estas paranoias futuristas. Sí sin criterio, sí sin tasa ni medida. Digo sí sin reservas en mi corazón. Como buen conservador, soy un progresista con la fe del carbonero en que vuestros hijos y nietos van a ver tan grandes maravillas y aun mayores que las que nosotros hemos visto. Que las hemos visto, mangutas. Que a mi hermana le abrieron el cráneo el otro día, recablearon aquello, cerraron y a las ocho horas estábamos hablando. Que hace una semana me reventó espectacularmente una rueda a 140 Km/h y no tuve más que levantar el pie, poner el intermitente y pararme en el arcén. Que ‘Google chana mazo’, por citar a un ilustre chopsueco.

    -Es que el cientifismo desmedido en malas manos…
    -Que te calles, carca.

  • En Amazon hice un pedido: un lego starwar de coleccionista que sólo hay en USA y al día siguiente estaba en mi casa. Envío gratis, pues tengo tarifa plana de gastos d envío: pago 15 euro al año y tooodos envíos gratis.
    —–
    El tema de la privatización, por razones obvias, sólo lo explico en privado. No quiero incumplir ley que regula al funcionario público. Compañeros han sido relegados de sus cargos de jefatura por menos…

    Algo más tenía que decir que no recuerdo….

  • A mí me parece muy bien que Gómez se entretenga leyendo las “Memorias de Charlot” y luego nos copie frases graciosas aquí.

  • En neurociencias no hay que confundir los avances tecnológicos con el conocimiento. Éste va muy por detrás. Por ejemplo, seguimos sin saber algo tal elemental como la causa del tartamudeo y menos su tratamiento.

  • Señor Perro, paso por alto su desafortunado comentario que aquí en el oeste se comen cosas hervidas aderezadas con barroco pimientón.

    Aun así su coment está ahorita mismo estudiado ( y en fase de no viable). por la xunta de Galiza y turismo. ALGO HACEMOS MAL,

  • Qué suerte, Albert, en las estribaciones de la sierra tenemos rojos y amarillos, pero no cárdenos o malvas, habitualmente. Pero no fue lastimoso, acaso sorprendente, como la irrupción del infarto, injusto también.

  • Fredo es un arquetipo masculino, Sukktttt. No es para exclamarse.
    Por cierto que algo tendrá el actor de marras, que hace otro Fredo en El cazador ( y cómo no, con aquel De Niro )

  • Primero fueron las contracubiertas. Luego, un constumbrismo añejo cuya cima sería la epopeya del sargento Mantecón y sus aberraciones sexuales con frutas. A continuación, en dura competencia con forocoches o el mítico doctor Rosado, el célebre galeno probaría con la divulgación científica y los más recientes descubrimientos (aunque sigo diciendo que el doctor Cormillot por lo menos le pintaba caritas a los dedos) médicos. Parece que la última es amenazar con intentarlo de nuevo, ahora como “pensador sin obra” o “intelectual” ágrafo.

    O lo que es lo mismo: nuestro Gustav, uno de los autores inéditos de este país con más futuro a sus espaldas, sigue empeñado en encontrar su nicho trófico en el mundo de las letras. La vida empieza a los sesenta.

  • Acabo de encontrar en la biblioteca una “primera” (Seix Barral, 1975) de “Tiempo de destrucción” de LM Santos, con portada de Alberto Corazón e introducción y edición de J C Mainer. Supongo que lo compraría en su día mi suegro. Por supuesto que Morán pone a caer de un burro a Mainer, pero tengo gran curiosidad por leerlo

  • Me refiero a lo intrínsecamente ruin de Fredo sea macho o hembra. Traición!! Eso hace que me exclame!!!!!!.
    Me quedo con Sony: fiel, impulsivo hasta la muerte…
    ” Fredo: me rompiste el corazón…….( beso en los labios)”….
    Es brutal, tronquis! La mejor escena.

  • Sr. Funes, no es que esté: soy un poco espeso. Por tanto le ruego que sea más explícito (Quiero decir que no entiendo la pregunta).

  • 3 de enero de 2015 a las 11:33
    MERCUTIO
    Bremaneur:
    No soporto a Shasha Grey.
    Hombre, pues que se ponga ella debajo. Si es muy mandada.

    Bueno, si un día me la encuentro en un discopuf y me dice eso de «oh, nene, ¿eso que llevas en el bolsillo es una pistola o es que estás contento de verme?» le responderé que no, que es un tubo de couldina que llevo por si los resfriados (y se lo mostraré para que me crea) y después la invitaré a una copa y seremos felices y no nos comeremos las perdices, precisamente, pero mientras eso no ocurra sigo en mis trece: no la soporto.

  • DIARIO RUSTIC
    Me he cortado en los mercadillos al pedir precio por una caja entera de revistas de contenido erótico. Estaban a dos euros la pieza, pero qué hago yo con una o dos revistas. Nada. Quizá el sábado que viene esté más espabilado. En otro me he llevado lo que parecía un bombón por cincuenta céntimos, y ha resultado ser el órgano de propaganda de una asociación de prostitutas que exigen su derecho a trabajar en la legalidad. Entrevistan a una que debía de llevar más quilómetros de rabo que el transiberiano y le preguntan por los «hechos diferenciales» de cada nacionalidad. Persas, yugoeslavos, suizos y hasta extranjeros. Pone muy bien a los españoles, pero sólo habla de uno que era muy majo. No sé, estas generalizaciones.
    También me he comprado una cámara Zenit. Es un modelo normalito, soviético, pero me ha atraído. No tengo mucha idea de cámaras, aunque últimamente estoy tirando algunos carretes. El internet es maravilloso. En un cuarto de hora de zarceo he averiguado, por el número de serie, que es un modelo de 1989; por el logo del objetivo, que éste se fabricó en Krasnogorsk; y por el de la cámara, que se fabricó en Vilejka. Mis fotos serán igual de malas, pero las haré con mayor satisfacción después de atesorar estos conocimientos inútiles.

  • Señoritas, señoritos, este comentario quedó pendiente en la entrada de ayer:

    3 de enero de 2015 a las 12:08
    MUJER EN LA SOMBRA
    Hermoso texto, Pirata. La felicito. Yo llegué un día de otoño a Ferrara tras las huellas de Bassani. Me impresionó la belleza de la ciudad y la melancolía de sus jardines.

  • (MUJER EN LA SOMBRA, ¿está buena?)
    La moda que viene (ando sumergido en el mundo·trapiello), fue también un comentario que se esfumó en las ondas, Bella Daphne.

  • Acabo de ver el mensaje de Gengis a Gacho de anoche. Gengis, no se lo voy a repetir: me hace el favor de encontrarse bien, YA. (Gacho, vaya y póngale bien AHORA MISMO, los tíos no tienen más que bobadas).
    A los que ellos ya saben: dejen de insultarse porque les voy a limpiar la lengua con un estropajo. MECAGOENTODO.

  • Doctor Watson, su receta es muy bonita de leer y la escórpora no puede ser un nombre más precioso. Voy a iniciar un trato exclusivamente literario y ficticio con la comida y empezar a comerme los libros. Por probar a ver.

  • Un artículo que fue censurado “por no ser muy adecuado a los tiempos que vivimos”

    …aquel expediente recopilaba y daba fe de innumerables episodios de inmoralidad, corrupción, ambición y deshonor…

    Ya vemos.

  • Madrid, de corte a cheka, es una gran novela. Pasa por ser la gran novela de la guerra civil, pero eso se debe únicamente a que su continuación, Salamanca, cuartel general, nunca vio la luz. De haberlo hecho ambos textos habrían formado un unum que habría movido a befa y compasión. Ya se sabe: buenos y malos, etc. Creo que Foxá entendió que no debía continuar la saga y que su episodio nacional matritense se sostenía por sí solo. Lo que contara de Salamanca podría molestar en caso de que no fuese rastreramente servil. Podía escribir de Madrid, ciudad mártir, pero no del patio de Monipodio que era Salamanca en 1936.

    La guerra civil necesitaría de una novela magistral que acaparara multitud de escenarios y de personajes con unas relaciones demasiado complejas y una trama que fuera a la vez simple e imperial. No hay escritor español que pueda con ello. Ni lo hubo. Las obras de Baroja sobre la guerra son chismes y maquinaciones fragmentarias. Lo que hizo Umbral fue una estúpida basura. Reconozco que no he leído las de Cela o Delibes. Dudo que alcancen categoría alguna. Lo que se hace hoy en día es miserable y abyecto, amontonar papelotes desconociéndolo todo: hablo de Muñoz Molina o de esa harpía que tiene el dedécoro oblivendo de contarse Almudena Grandes, que aún asiste a homenajes a la Pasionaria, ese bicho infecto y criminal. Sólo Trapiello, entre los hodiernos, se acerca a rozar el germen de la guerra en su novela Ayer no más, aunque son tan evidentes los retazos de realidad que uno se pregunta por qué no escribió una crónica veraz. Insisto en que la mejor novela escrita sobre la guerra civil es Los gozos y las sombras, cuya trama finaliza lamiendo los últimos meses anteriores a julio del 36.

    De la novela chisme de los noventa, del artilugio chispeante, ocurrente e ingenioso aunque vacuo y pajillero, hemos pasado a los nuevos mamotretos que se nos pretenden vender como transcendentales. Execrable mercancía.

  • Los gozos y las sombras es la mejor novela española del siglo, pero no acabo de ver que sea una novela sobre la guerra civil: necesito amplia justificación de esa tesis, Brema.

  • Los Campos de Aub están tan supeditados al genio de la lengua que no importaría nada que hablara de las abluciones genitales en Teruel entre 1898 y 1914. Lo leeríamos con la misma pasión y la misma intensidad.

    Estoy expectante por leer este Días de ira

  • Es evidente, Holmes. Nos crea un mundo donde imperan el poder y las pasiones, recrea una ciudad española donde mandan los amos y obedecen los esclavos, y donde hay esclavos contentos de serlo y esclavos que no se atreven a mostrar su odio y su rencor. Hay anarquistas que se hacen fascistas, socialistas déspotas, sacerdotes que templan gaitas, espectadores que no saben por dónde sopla el aire y hay quienes sólo sienten preocupación por su libertad y sus cadenas. La novela parece un puzzle cuyas piezas parecen encajar hasta que viene una fuerza extraordinaria que las desbarata y las manda a tomar por culo: la guerra, que sólo aparece en las últimas líneas como una premonición que se hace realidad. Qué fue la guerra sino un «o nos dejáis jugar o sos rompemos la baraja». La novela sólo cobra sentido coral en las últimas líneas, con la premonición de la guerra en un horizonte inminente.

    Hacedme caso, que lo que yo os diga.

  • Pues yo me estoy leyendo a la limón “Malena es un nombre de tango”de la citada y vilipendiada AG y “La agonía de Francia” de -creo que este sí os gusta, no sé- Cháves Nogales. ¿Y por qué? Pues porque la vida es así, no la he inventado yo. Y teniendo en cuenta que debería estar empollandome 7 temas de bioquímica para el examen que tengo el día 12 y de los cuales no he tocado ninguno, por no contar el tiempo que dedico aquí al chopzine éste, pues que debe ser una señal o conjuro cósmico, porque ya ves tú qué plan. Y porque a mí me gusta sacarme mis propias conclusiones, lo que pasa es que cuando no alcanzo me copio las de quien más me fíe.
    Y así pasan los días.

  • No he leído Malena es un hombre con tanga. Lo mismo es genial. El libro de cuentos de Chaves es malo -y decir esto es sacrílego hoy en día-. Sólo el prólogo vale -mucho- la pena, aunque se ha cuestionado en una obra reciente y creo que con mucho tino.

  • Ah sí, lo de la indiferencia inhumana de las masas.
    Pues a mí me interesa el libro de La agonía de Francia. Y me lo voy a acabar.
    Malena es un nombre de tango también, porque me lo ha regalado mi amadisima sobrina diciéndome que rs un libro muy bonito que a ella le gustó mucho y solo por eso me lo voy a acabar también. Además, es muy entretenido y a mi gusto, no escribe mal la tal AG -no habia leído nada de ella por choprejuicio, que soy una influenciable de marras-.
    Y lo dejo aqui que me está pitando la batería. Vuelvo con Magda.
    BN.

  • Ahora que no hay nadie:

    Leo en Jung que la palabra griega psyché significa mariposa, mientras que alma proviene el griego anemos: viento. “Estas relaciones”, dice Jung, “muesdtran claramente que en latín, en griego y en árabe el nombre dado alma evoca la representación de viento agitado, de soplo helado de los espíritus”.

  • Entonces el alma es el viento que mueve a la psique, que es la mariposa.
    (Es que tenía que buscar una cosa en google y me he venido al ordenador. Pero ya me voy, ya me voy, que además me estoy quedando pajarita de esas que lleva mi venerado Calaza)

  • Cuánto se aprende en este fanzine. Es que yo nunca lo había visto escrito. Sólo conocía la expresión por aquella canción de La Pantoja (Qué bien canta la condena)
    (Y ese “querida” no lo he notado sincero. Pa mi que iba con rintintín)

  • Senor… señor. Voy con una avanzadilla con los chicos de la brilat ligera de infantería aerotrasportable de Figueirido para cubrir el puente de Rande e impedir el paso a a la gata sobre el tejado de zinc.

    Y si hay que llamar a la legión, se llama.

  • Al alimón

    El «juego de muchachos» al que se refiere el DRAE en su primera acepción, y del que procede la locución adverbial («al alimón») tiene numerosas variantes en en el folklore español. Esta la recoge Juan Ramón (Jiménez):
    «Al alimón, al alimón
    que se ha roto una fuente
    al alimón, al alimón
    mandarla componer
    al alimón, al alimón
    no tenemos dinero
    al alimón, al alimón
    nosotros sí tenemos
    al alimón, al alimón
    de qué es ese dinero
    al alimón, al alimón
    de cascarón de huevo
    al alimón, al alimón
    corran los caballeros».

    Y estotra es alavesa de la misma Álava, mira tú por dónde:

    ⎯ Alalimón, alalimón, las torres se han caído.
    ⎯ Alalimón, alalimón, mandarlas levantar.
    ⎯ Alalimón, alalimón, no tenemos dinero.
    ⎯ Alalimón, alalimón, nosotros os daremos.
    ⎯ Alalimón, alalimón, ¿de qué es ese dinero?
    ⎯ Alalimón, alalimón, de cáscaras de huevo.
    ⎯ Pasar y traspasar por el cubilitero.
    ⎯ Pasar y traspasar por el cubilitero real».

    Alalimón en escritura fonética, o al alimón ⎯su análisis, falso si bien consagrado por la tradición escrita⎯, es palabra de etimología incierta. El DRAE la etiqueta de expresiva, tal vez para indicar que su origen no es una expresión denotativa sino el acto de habla inanalizable, el estribillo de un juego, una suerte de música que toma globalmente el sentido de danza pareada que es el propio juego.
    Recordemos que Correas (1627) recoge otra forma («Andar, libón, libón/ ¿Qué nos daréis en precio? /El borrico trasero»), y que es el maestro salmantino quien describe por vez primera estas «palabras de un juego de muchachos ensartados unos con otros como recua, muy antiguo». El maestro salmantino anota que «libón» es griego y «sinifica el postrero, corruto un poco de loipón en lipón, y este en libón». Asimesmo, no olvidéis, amigos, que Alonso de Ledesma (1611) incluyó la variante «¡Hola, lirón, lirón; ¿de dónde venís de andare?» (pero lo de Ledesma se conoció mucho más tarde, así es).
    Y yo esto (y varias cosas más que no digo ahora pero que pienso soltarlas un día, a mí no me calla ni Dios) lo sé por el Vocabulario de Correas y otros, y por unos libros sobre juegos de la señora Ana Pelegrín que no citaré para no aburrir ⎯bien sé que no aburro, JAJAJÁ⎯, pero nombres son nombres.

  • Me rindo. A ver quién es el guapo de encontrar un videoclís con el tema “Suquet de Escórpora”. Jolines, qué difícil nos lo ponen a veces los entradistas a los putilinkers.

  • XimenodeAtalaya 3 de enero de 2015 a las 15:05
    Sr. Funes (…) le ruego que sea más explícito (Quiero decir que no entiendo la pregunta).

    La pregunta, mi pregunta, no requería respuesta.

    Funes 3 de enero de 2015 a las 13:02
    ¿La psicohistoria, Ximeno?

    Tenga por no puestos los signos de interrogación.
    Simplemente un fragmento de un post suyo anterior (La neurociencia y la teletienda), me recordó la disciplina creada por Hari Seldon:

    XimenodeAtalaya 3 de enero de 2015 a las 11:05

    (…)Con un número lo suficientemente grande de muestras se pueden predecir conductas con un margen de error prácticamente despreciable y cada vez antes…

  • Esto es un crisol de cultura, señoras. En mi época de novillero gustaba torear al alimón con mis maestros. Lástima la cornada traicionera en el triángulo de Scarpa y la posterior mojada en el mismo lugar que me dejó muy mermado de facultades.

  • Muy bueno su artículo enlazado ayer, Ximeno. Me quedo con estas dos citas:

    “La excelencia moral es resultado del hábito. Nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía”.
    Aristóteles

    “Intenta no volverte un hombre de éxito, sino volverte un hombre de valor.”

    Albert Einstein

  • A nuestra lista de novelas canónicas sobre la GC añadiría “San Camilo, 1936” de Cela. Personalmente es la mas me ha entretenido, pero entiendo que tanto su forma (sin puntos y aparte) como su tema (todo gira alrededor de las casas de putas) puede tener sus detractores. Tengo en la biblioteca una “primera” de 1969 de Alfaguara con una horrenda portada que co tiene un dibujo espantoso de un tal Pla Narbona.

  • El artículo que trae perroan está bien, pero ciertamente podría considerarse refrito de cosas que vengo leyendo en chopsuey o chopespada, no ofrece ideas como la función·aduana de Arcadi, y su precio.

  • Si Podemos enarbolara el discurso de frenar al islamismo, en plan como nosotros (ateos, que nos decimos), acabaría de arrasar.

  • 4 de enero de 2015 a las 15:01 bolaño
    Si Podemos enarbolara el discurso de frenar al islamismo, en plan como nosotros (ateos, que nos decimos), acabaría de arrasar.

    No se me había ocurrido, Bolaño. Pero el comecurismo forma parte del folklore de la izquierda española, y en cambio las «otras culturas» con sus graciosas particularidades son pueblo y/o bienes ecológicos. Me sisco en las «otras culturas». (Que soy consciente de que desde que ha empezado el año e incluso antes no hago otra cosa: ahora mismo empiezo una dieta de arroz, palabra).

  • Antes de empezar con el agua de arroz quiero llamarle imbécil a un brasileño que hace grafitis en euskera:

    “Quería escribir en euskera, porque es como se describe de verdad Euskadi. Tenía la ventaja de que a mi nadie me podía relacionar con nada político, con lo que el arte urbano en euskera siempre había estado relacionado”, explica Erb Mon. “El idioma en Txonta era parte del simbolismo. Les dije que les pondría subtítulo en castellano, pero no lo hice. Una mentirijilla. El euskera era simbólico en un barrio de inmigrantes donde sus vecinos ni siquiera la conocen“.

    Erb, gilipollas.

  • Están echando ahora mismo por la tele un documental sobre el gran Bob Marley. Inevitablemente, recuerdo el concierto que dio en Barcelona no mucho antes de su muerte. Estuve allí. Incluso, previendo lo que iba a suceder, por una vez tuve la precaución de pagar la entrada y no tratar de colarme. Tengo grabadas en la memoria dos impresiones capitales de aquella noche. La primera: el olor a hierba (y hablo de una época donde casi todo el mundo, por lo menos en mi ciudad, fumaba chocolate y no marihuana) que impregnaba, de punta a punta, la plaza de toros cuando mi amigo J. y yo entramos en ella. La segunda fue cuando, al salir del concierto, parecía que se había librado en la calle una auténtica batalla campal: contenedores volcados, coches incendiados, antidisturbios en pie de guerra, etcétera. (Alguien que se quedó fuera me comentaría años más tarde más tarde que, en efecto, aquella batalla sí tuvo lugar entre la poli y los que se querían colar.)

    Entre aquellos dos momentos, una noche para la historia.

    (Lo descubrí apenas unos años; pero parece ser que, a causa de un anuncio televisivo que en aquella época triunfaba en nuestro –todavía– país, Barcelona sería la única plaza donde tocaron en directo la canción que enlazo. De ahí, supongo, el número de visitas del vídeo.)

  • Yo también estuve, LJ, y por cierto a iniciativa mía.
    Lo que son los años: en el que estuve ayer me molestaba un sonido leve, intermitente, agudo y monocorde, algo así como el que hacen los discos de los ordenadores tronaditos.
    Al acabar pedí entrevista con la jefa de sala, y una de sus secuaces dijo que también lo había escuchado.
    “A veces es el sonotone de otro espectador” sentenció, y yo pensé en el Frente de Juventudes que ocupaba el palco vecino al nuestro.
    O tempora.

  • 4 de enero de 2015 a las 15:41 PROCURO FIJARME
    Antes de empezar con el agua de arroz quiero llamarle imbécil a un brasileño que hace grafitis en euskera:

    Bueno, el chico no parece que tenga demasiadas luces, pero desde luego el periodista se luce. Todo lo que se haga para ilustrar el barrio de Chonta quedará bien. Como pueden ver en el vídeo, el paisaje urbano no deja indiferente.

  • Holmesss, es la vez que más tiempo he dedicado a buscar video para una entrada desde que estoy en esto. Al final he tenido que tirar de un recurso; ya sabe que soy un consumado… pasteleiro.