«A ver esto qué tal»

 

ENTRADA-CINE-CHOPSUEY-PNG

Por Albert.

Les supongo ociosos, con los bolsillos cargados no solo de buenos propósitos y el ánimo indulgente para recibir recomendaciones. Voy a atreverme, pues. Se trata de diez películas de los últimos años que por una razón u otra salen malparadas de la ecuación calidad-notoriedad, entendida esta última como el grado de conocimiento o la oportunidad que, conociéndolas, les ha otorgado la audiencia. Dependiendo de la curiosidad y afición de cada uno de los espectadores, algunas les resultarán completamente desconocidas, de otras habrán oído hablar y probablemente de la mayoría tengan noción cabal pero aun así insuficiente para despertar su interés. De otras, finalmente, ya tendrán su propio juicio. Precisamente por esta razón, porque doy por descontado que a estas alturas habrán gozado, ignorado o detestado convenientemente las últimas entregas de Scorsese, Polanski, Von Trier, Fincher o Allen, obvio incluirlas en la lista.

Entiéndase estrictamente por “calidad” la personalísima valoración del escribiente, aunque conviene sumar, para acabar de despertar su lógica y entusiasta expectación, el hecho de que por lo general la crítica especializada ha concedido a todas ellas muchas estrellas, palotes de colorines, dibujitos de pulgares hacia arriba o cantidades ingentes de adjetivos gratuitos, dependiendo del rigor de cada cual. Yo soy de esta última escuela, como comprobarán. En fin, como ya advertí en otra ocasión hace años desde una tribuna predecesora de esta, tomen en cuenta la recomendación solo quienes valoren la vehemencia y el juicio apasionado, porque jamás osaría aconsejarles nada desde la reflexión o la mesura.

Si no me equivoco, y esta vez creo que no, ninguna de ellas podrán verla ya en cines, de modo que no tendrán más remedio que adquirirlas, alquilarlas o arriesgarse a la inmoralidad, el pecado, la delincuencia y el horror. Y no me refiero a verlas dobladas. Aunque también. No es una lista, déjenme insistir, de las mejores películas de los últimos años, sino únicamente de aquellas que quizá merecen más y mejor atención. Una última nota previa: verán que junto al título con que se distribuyeron en España, el original y el año de su estreno, consigno también el nombre de su director. Se trata únicamente de seguir la costumbre y hacerles la lectura menos farragosa. Guionistas, montadores o especialmente intérpretes no son menos autores de la obra que quien la dirige. Me pregunto qué hubiera sido del tal Abdellatif Kechiche sin la prodigiosa debutante de nombre aún más impronunciable que da vida a Adèle.

Abajo van, sin más orden ni concierto que la intención de construir la lista siguiendo, permítanme la pedantería, una cierta coherencia narrativa.

1. La vida de Adèle (La vie d’Adèle – Chapitre 1 & 2 (Blue is the warmest color), Abdellatif Kechiche, 2013)

01La_vida_de_AdeleUn larguísimo e innecesariamente complicado título. Basada en un cómic. Rodada por un tunecino. Protagonizada por dos lesbianas, una de ellas una sofisticada artista con el pelo azul. Repleta del sexo más explícito que jamás se ha visto en una pantalla no tratándose de porno. Más de tres horas de duración. No se dejen despistar por todo lo anterior, no hay artificio moderno alguno en ella sino todo lo contrario: La vida de Adèle es sin duda la película que cualquier director de los años dorados de Hollywood hubiese soñado rodar. No es únicamente una opinión personal: el mismísimo Steven Spielberg, presidente del jurado que la premió con la Palma de Oro en Cannes, confesó su envidia y admiración por este lúcido y brutalmente sincero retrato del amor, relatado desde la luz al desgarro. Si no salen de ella conmovidos y al mismo tiempo añorando su juventud y aliviados de haberla superado, háganselo mirar. Monumental.

[Trailer de La vida de Adèle]

2. Under the skin (Under the skin, Jonathan Glazer, 2014)

02Under_the_SkinEstarán de acuerdo en que conviene juzgar la obra en función del riesgo que asume. Pretender hacer reír con una comedia de enredo y no conseguirlo es un terrible fracaso, pero intentar explorar la esencia del ser humano a través de un(a) inquietante alienígena que se pasea por Edimburgo seduciendo a sus habitantes es realmente situarse en el filo de la navaja, un empeño que de malograrse condena de por vida al más espantoso de los ridículos. Under the skin no es una película fácil en ningún sentido, ni falta que le hace. Muy a diferencia de la anterior, es un arriesgadísimo experimento cinematográfico probablemente no apto para todos los temperamentos ni todos los estados de ánimo, pero desde luego si les atrapa quedarán fascinados, abrumados, hipnotizados, aterrados y unas cuantas cosas solemnes más terminadas en ado. Si sucede, si realmente conectan con la propuesta, les aseguro que soñarán con Scarlett Johansson y que no serán sueños precisamente húmedos, a pesar de que pasa media película completamente desnuda. Su cuerpo, de hecho, la conciencia que de él toma el personaje que interpreta, es el eje de la historia. Por llamarla de algún modo, porque —advertidos quedan— es más un cuadro abstracto que narrativo.

[Trailer de Under the skin]

3. Her (Her, Spike Jonze, 2013)

03HerSpike Jonze es un tipo que tampoco le hace ascos al filo de la navaja. No es el caso de Her, con seguridad su película más conservadora y convencional. De nuevo Scarlett, pero no se emocionen ni —hay gente para todo— se agobien: si en la anterior su desnudo era omnipresente, en esta ni siquiera la verán vestida, a pesar de su absoluto protagonismo. Ignoro si es un caso único pero muy probablemente sí el más conspicuo y contundente en la historia del cine, el de una intérprete que se adueña por completo de la pantalla únicamente a través de su voz, la que presta a Samantha, un sofisticado sistema operativo informático de un futuro cercano que acabará por enamorar hasta la obsesión a uno de sus usuarios, un oscuro y solitario escritor de cartas de amor por encargo. Divertida, agridulce y romántica, es por encima de todo una brillante reflexión sobre los teóricamente difusos límites —¿quién de los dos es la máquina, quién el humano?— y la interacción entre la inteligencia natural y la artificial.

[Trailer de Her]

4. To the Wonder (To the Wonder, Terrence Malick, 2012)

04To_the_WonderLa mayúscula de “Wonder” no es caprichosa. Con la Iglesia hemos topado, se dijeron cínicamente buena parte de los críticos, espantados por la —a su parecer— recién descubierta “militancia cristiana” de Malick, siempre uno de sus ídolos cardinales. Esa mirada religiosa era ya perfectamente detectable en sus anteriores películas, pero mezclada con el antibelicismo o un discreto feminismo resultó mucho más digerible para ellos. To the Wonder habla explícitamente del amor como una manifestación de la gracia divina. Nada menos. Si alguno de ustedes necesita más motivos para acercarse con precaución a esta obra, aquí tienen otro: es una película profundamente poética. Pero no en el sentido en que quizá estén acostumbrados a escuchar el término aplicado al cine. No se trata únicamente de aliento lírico, que también, sino del concepto en su sentido más formal: planos como versos que riman visualmente unos con otros. Si no lo creen, arriésguense a comprobarlo. Maravillosa con mayúscula y, por supuesto, altamente desaconsejable para quien valore el cine en función de su cercanía con la narrativa más clásica. Absténganse también otro tipo de prejuiciosos: sale Bardem.

[Trailer de To the Wonder]

5. Contagio (Contagion, Steven Soderbergh, 2011)

05ContagioCasi un documental, de tan rigurosa y fría. Una instantánea perfecta del estado de las cosas, de la debilidad moral de un mundo perdido en el marasmo, huérfano de valores y referentes, al que basta un soplido para desmoronarse como un castillo de naipes. Soderbergh, definitivamente un maestro en todo lo que se propone, se ceba con Twitter y Facebook, hasta el punto de que el espectador se pregunta si la verdadera epidemia de la que habla la película es el virus altamente infeccioso y mortal que desencadena los acontecimientos o esas redes sociales, como síntomas de una comunidad contaminada de arriba a abajo. Historias cruzadas, un reparto estelar en el que ninguno de los actores —todos de primerísima fila— está más de diez minutos en pantalla. Inteligente, aguda, redonda y por tanto realmente terrorífica, hablando de lo que habla: el apocalipsis. Ciencia rigurosa, internet y un retrato de la actualidad, tan general como lleno de matices, que molestará a los biempensantes de uno y otro signo.

[Trailer de Contagio]

6. The Master (The Master, P.T. Anderson, 2013)

06The_MasterA un paso del surrealismo. Densa, abrumadora. Una especie de exploración de las raíces comunes de la inmoralidad, la locura y el simple sinsentido. De la mentira, en definitiva, de la sospecha de que todos preferimos la intensidad al vacío. La civilización, por ejemplo la norteamericana, es una quimera separada por un hilo finísimo de la barbarie, de la naturaleza animal. The Master es un bellísimo y tortuoso viaje a ninguna parte plagado de estaciones intermedias sublimes. Como la propia vida quizá, concebida desde una especie de divertido pesimismo, de hermoso patetismo. Un desafío intelectual lanzado desde la visceralidad, un ejercicio de virtuosismo formal, un paradigmático ejemplo de obra a varias voces, el director y sus dos actores —un animal controlado y otro descontrolado que parecen envidiarse y amarse mutuamente— en estado de absoluta inspiración. Cada espectador obtendrá su propia interpretación de lo que ve y escucha, pero el magnetismo de las imágenes y los diálogos es casi mágico, precisamente por intenso. Un formidable espectáculo, en definitiva, en el que se funden de forma magistral la forma y el fondo: todo es relativo, no hay certezas ni equilibrio. Cualquier comentario sobre esta genialidad resulta, consecuentemente, desequilibrado e inseguro. En teoría, asistimos a la fundación de la Iglesia de la Cienciología, pero esto es sólo un gigantesco y astuto Macguffin. Una obra maestra y más: una muestra de la hondura y la sutileza intelectual que puede alcanzar el cine.

[Trailer de The Master]

7. Nebraska (Nebraska, Alexander Payne, 2014)

07NebraskaReverso perfecto de la anterior, Nebraska observa la condición humana desde la cercanía, el humor y mucha ternura. Como en Los descendientes, su anterior obra, Payne se fija de nuevo en la brecha generacional, esta vez en una familia de la América no profunda, sino profundísima. Resulta asombrosa la capacidad del director para mirar con afecto y reírse al mismo tiempo de las miserias de sus personajes, sus compatriotas, sus convecinos. Alexander Payne nació en Nebraska, estudió en Salamanca, habla con soltura español y conoce bien nuestro cine. Confesó en una entrevista que durante la concepción de la película se inspiró permanentemente en la figura de Pepe Isbert, imaginándolo encarnando al anciano con alzheimer incipiente convencido de que le ha tocado un millón de dólares en una rifa, empeñado en caminar desde Montana a Nebraska para cobrarlo. Alguna que otra escena descacharrante, una sonrisa todo el tiempo, una película para disfrutar cada minuto. Mr. Marshall visto desde dentro.

[Trailer de Nebraska]

8. Stockholm (Roberto Sorogoyen, 2013)

08StockholmChico encantador conoce a chica guapa y tímida en una fiesta y hace todo lo posible por llevársela a la cama, ante la aparente resistencia de ella. Pero después de la noche llega la mañana. Dos películas en una, dos mitades calculadamente desiguales que solo abrochan al final. Y de qué modo. No dejen que nadie les cuente más sobre el argumento ni lean previamente crítica alguna que les reviente lo que van a ver. Stockholm (el título no es casual) es una película española excelente, con dos únicos personajes (Él y Ella) que ni siquiera tienen nombre, rodada en Madrid con 200.000 euros recaudados mediante crowdfunding. Un talento asombroso en la dirección de un debutante, una actriz superdotada y un guión que es un auténtico caramelo envenenado. Puede que no se la crean, pero puede que sí. Para estos últimos, cuidado. No digan que no avisé.

[Trailer de Stockholm]

9. (500) Días juntos ((500) Days of Summer, Marc Webb, 2008)

09.500_dias_juntosUna delicia, oigan. Remonto siete años atrás para rescatar del polvo este prodigioso alarde de ritmo cinematográfico a golpe de montaje, diálogos, dirección, interpretación y, por supuesto, banda sonora, todo en la misma y exacta cadencia, lo más parecido a una partitura pop que encontrarán en una pantalla. Un puzle perfecto que no sigue una línea cronológica sino simplemente lógica, pieza a pieza, la más conveniente para contar de nuevo la historia más sencilla y antigua del mundo, chico conoce a chica (“pero no es una historia de amor”). Esos 500 desordenados días con Summer conforman una comedia romántica que, como las grandes obras, marca un antes y un después en el género.

[Trailer de (500) Días juntos]

10. Prisioneros (Prisoners, Denis Villeneuve, 2013)

10PrisionerosClaro que hay películas que determinan un antes y un después: esta jamás hubiera existido de no haberse rodado antes El silencio de los corderos. Prisoners es una de esas películas que saltan como un puñetazo a la cara, de los que se agradecen, de los que espabilan y clavan las pestañas al asiento durante dos horas y media. Suspense sobrio y tenso, sólido como el granito, que trasciende los códigos del género hasta situar al espectador frente a un dilema moral de enorme calado sin asidero alguno, sin una gota de maniqueísmo que refresque la turbación ante la encrucijada. Es sin duda esa ausencia de artificio, de la acostumbrada complacencia con el espectador en este tipo de historias para recordarle que lo que está viendo es solo ficción, lo que dota de singularidad a un, en principio, thriller de manual. El obsesivo actor Hugh Jackman apenas durmió durante el rodaje para hallar la violencia gestual que necesita su personaje, un hombre resolutivo extraviado en el laberinto de su propia impaciencia ante los morosos procedimientos de la policía —de la ley— para encontrar a su hija secuestrada. Inolvidable duelo de rostros entre el propio Jackman y Jack Gyllenhaal, dos de los mejores actores de la actualidad en el gran papel de sus carreras. Tan excesiva como genial.

[Trailer de Prisioneros]

Ustedes verán. O no. “Aquellos que sacaron entradas para “El árbol de la vida” junto a la caja de palomitas y luego despotricaron durante meses harían bien en no repetir experiencia. Un lector ocasional o adicto a los best-sellers no prueba en la estantería de Dostoievski, Joyce o Pynchon y dice: ‘A ver esto qué tal…’. Así que no lo hagan con el cine. No es pose, no es clasismo cultural. Es solo un aviso”. Son palabras de Javier Ocaña, más que decente crítico de El País a propósito precisamente de The Master. Nada que añadir, aparte de desearles un venturoso 2015.

127 comentarios en “«A ver esto qué tal»

  1. La capacidad narrativa de los norteamericanos (incluyo aquí a mexicanos y canadienses) es sorprendente y la diferencia con el resto del mundo es cada vez mayor. No me refiero a las grandes producciones, que no me interesan, sino al cine de “autor” como el que hoy se trae aquí. Me gustaría conocer la opinión de Albert, y desde luego de Gómez, a este tespecto.

  2. Yo sólo veo películas de polis negros y bragas rotas. De la 1 a la 4 y la 7: no me interesan; a la 5, la 6 y la 8 les daría una oportunidad, aunque las vería con una moza echadiza al lado por si acaso. La 9 es una comedia romántica. Repito: la 9 es una comedia romántica. Charlie Tango Delta, ¿me reciben? La 9 es una comedia romántica. La 10, vale.

    Muchas gracias, Albert.

  3. “her” es total. Me encantaa.
    Echo de menos a Lars von Trier. Y “Black mirror”, más “cortos” que capítulos. Brutal. Te deja con mal rollito gozoso…

  4. Una impagable labor entusiasta, Albert. Cuánto agradezco esta luz sobre el mundo, siempre muy pequeño y simpre muy oscuro, estas oportunidades de felicidad. (BUAA-AA-AAH, BUAA-AA-AAH. Hablo en serio pero la palabra felicidad me provoca llanto incontenible). El crítico no solo regala su trabajo generoso sino que demuestra mucho valor al exponer su figura para que la maldigas satisfecho si al final tus fervores y los suyos no coinciden. He visto dos de ellas: Her y Nebraska. La primera no me gustó nada; la otra, mucho. Aquí la recomendó una vez Gengis y yo solo le pongo una pega, que es que me costó tragarme el amor sin magulladoras del hijo por un padre que pintan con un historial de alcohólico nada discreto. (O sea, no un poco borrachín, sino un alcohólico de antología).
    Agradezco mucho tus excelentes recomendaciones, Albert. Me he apuntado la 4 y la 5.

  5. Se agradecen los avisos a navegante, pero ruego una precisión: si cierro los ojos y tapo los oídos cuando aparezca Bardem en To the Wonder ¿me pierdo algo esencial de la peli?
    Gracias

  6. Las pelis que he visto o revisto desde diciembre.

    2015
    1. La vida de Brian, de los Monty Phyton (qué voy a decir)
    2. Sleepy Hollow, de Tim Burton (qué buen rato)
    3. G Men Contra El Imperio Del Mal, de William Keighley (estupenda)
    4. Ascensor para el Cadalso, de Louis Malle (magnífica)
    5. El Palacio de los Espíritus, de Roger Corman (kikos, pistachos y cerveza)

    2014
    6. Alguien detrás de la puerta, de Nicolas Gessner (qué pena, Carlos Bronson)
    7. Silencio de Hielo, de Baran bo Odar (penosa, penosa)
    8. Fríamente…sin motivos personales, de Michael Winner (qué bien Carlos Bronson)
    9. El Viejo Fusil, de Robert Enrico (de matar nazis, bien)
    10. Entre la medianoche y el amanecer, de Gordon Douglas (buena)
    11. Sangre sabia, de John Huston (escenas grandiosas, pero no acaba de rematar, lástima)
    12. Una extraña entre nosotros, de Sidney Lumet (Lumet forever)
    13. El Factor Humano, de Otto Preminger (brillante)
    14. Gran jugada en la Costa Azul, de Henri Verneuil (divertida, y salen Alán Melón y Juan Gabín)
    15. Los Jóvenes Salvajes, de John Frankenheimer (excelente, pese a la moraleja, y qué grande Lacagaster Burlancaster)
    16. Carretera al Infierno, de Robert Harmon (tengo debilidad por Roger Javier, el replicante de Bride Runnerd)
    17. Retorno al pasado, de Jacques Tourneur (estupenda)
    18. Mesrine Parte 1 y 2, de Jean-François Richet (de palomitas la primera, de gomitarlas la segunda)

    Y muchos capítulos de The Young Ones, serie divertidísima de la BBC.

  7. Buena lista, por las que he visto: Under the skin, Her, The master, Nebraska y Prisoners. Me apunto las demás, ya que coincido en las que conozco.

    La crítica cultural está sobrevalorada. Admitiendo -que lo admito- que existan cánones (si no objetivos, sí argumentables) a los que acercarse, el disfrute de novelas, películas o discos es algo personal. Los gustos se adquieren, se educan y se afinan, pero siguen ahí, subjetivos.

    Dicho eso, ahí van dos un poco más antiguas: Mud, de 2012, quizá la mejor película que he visto el último año. Killer Joe, de 2011, quizá la mejor que vi el año anterior. Por pura casualidad, las dos son del Matthew McConejín, pero nada que ver: Mud es agradablemente sentimental, Killer Joe es notablemente violenta. Y muy de Bremaneur.

  8. Por pura casualidad, las dos son del Matthew McConejín, pero nada que ver: Mud es agradablemente sentimental, Killer Joe es notablemente violenta. Y muy de Bremaneur.

    YUJUUUUUUUUUUUUU.

    Mud me la recomendó Perroan y me pareció IMPRESIONANTE. Quise verla de nuevo, pero la habían quitado del Filmín. Killer Joe sí que está, así que caerá esta semana.

  9. Hay dos pelis de tetas y amor que me gustan muchísimo: Delicias turcas, de Paul Verhoeven, y Flor al viento, de Adrian Hoven. Las dos las protagoniza Rutger Hauer. Coincido con Satur en que es un actor fetiche.

  10. De las diez películas que nos trae Albert he visto siete (ayer mismo me chuté Under skin). Muy difícil que llegue a ver La vida de Adèle y To the wonder, pero haré lo posible por ver Contagio, que Sodebergh merece la pena aunque no acierte. Creo que todas ellas tienen algo en común, por lo que podría hacer un poco de psicología barata y aventurar algunas elucubraciones sobre los gustos (y quizá la personalidad) de Albert, todas buenas. Otro día.

    Por lo demás sólo decir que Alexander Payne (Entre copas, Los descendientes) hace pequeñas películas perfectas y Paul Thomas Anderson (Boogie Nights, Magnolia) muy enormes películas complejas; vamos, que Payne y Nebraska son para todos los públicos pero a Anderson y The Master conviene llegar con ciertas lecturas.

    Mis dos favoritas de la lista: Prisioneros, de Denis Villeneuve, entre El silencio de los corderos y Mystic River y (500) Días juntos, de Marc Webb, o como desafiar las convenciones del género de la comedia romántica tocando las narices de la espectadora no avisada (qué cabrón, yo también me enamoré de la chica ANAL).

  11. Salut fanzinerosos y filiz año.
    He estado muy liado y sigo muy liado por lo que acabo de pegarme panzada de entradas y toditos los comentarios. Tengo además al menos once pestañas de artículos y enlaces que he de leer linkados por ustedes estos días, o sea que aun me queda.
    Les he echado de menos, juro.

  12. No veo cine. No es una cuestión de principios. Hay quien no soporta el teatro escrito. Yo no soporto el cine. El cine es un coñazo, una mentira mal contada de principio a fin. El cine no te deja ni respirar, tienes que estar con la boca abierta de principio a fin. Estoy convencida de que hasta las personas que dicen que les gusta el cine suspiran aliviadas cuando deja de darte la matraca el lobby de guionistas, efectistas especiales, modelos e iluminadores que se han puesto de acuerdo para tomarte el pelo dos horas interminables, con sus minutos y sus segundos (porque ahora ninguna película que se precie dura menos de dos horas). Lo de guionistas es un decir. Ya no existen guionistas. El director te planta ahí su gran ego durante dos horas para que lo contemples boquiabierta. Un ego que no vale una peseta. Si decides que sólo ves cine de acción, las peleas están tan mal filmadas que nunca sabes en qué palo mayor está el pirata. Si cine de misterio, la farsa es tan enrevesada que tienes que preguntarle a un menor de doce años qué está sucediendo. Ellos lo saben porque juegan al Call of duty. Si juegas al Call of duty es posible que te enteres de algo. Un par de veces al año hago una excepción, pero casi siempre tienen más de cuarenta años y el director se llama Ford. No es que me importe mucho que sea Ford, lo que me gusta es ver fuertes, caballos, desfiladeros y demás. Lo mismo podría ir al hipódromo o a un rodeo. Pues sí, salvo por lo de los desfiladeros.

  13. Entiendo que no te gusten las pelis de tetas y amor, Pi, pero las películas de polis negros molan mucho. Me acuerdo ahora de The misfits, de John Huston, y no sé muy bien en qué género, de los cuatro que hay*, encajaría.

    (*) Los cuatro géneros cinematográficos son:
    1. Pelis de polis negros (entran las del oeste, las de aventuras, la mayoría de los flims de Clint; se entiende mejor si dices «pelis de emoción»).
    2. Pelis de tetas y amor (entran las de adolescentes que serían ultrapajilleros de no ser porque los directores se cortan y subliman el onanismo en la melancolía, como Bud o Los Goonies; también Los puentes de Madison, de Clint).
    3. Pelis de risas (pero las buenas, no los ocho apellidos de un vasco; se incluye aquí la del mono, de Clint).
    4. Las comedias románticas y otros horrores. Esas no hay que verlas. No hay ninguna de Clint que encaje aquí.

  14. A mí me gusta el cine de palomitas. A mí me dicen de ver una del sueco ése, Inda Beckam, como Fresas salvajes o Persona y digo, ni Inda Beckam ni su puta madre. ¡El Estalone, el Esteso, el buen cine de antaño!

  15. No estoy de acuerdo con Pirateo porque adoro el cine, pero esta frase ”Si cine de misterio, la farsa es tan enrevesada que tienes que preguntarle a un menor de doce años qué está sucediendo”, sï.

  16. Ustedes fíjense: la historia de amor de dos lesbianas francesas (nada que añadir). La esencia del ser humano a través de un alienígena que se pasea por Edimburgo (Under the skin). De la interacción entre la inteligencia natural y la artificial (Her; debería llamarse Him: las e-whores suelen ser lammers paquistaníes de quince años). Del amor como una manifestación de la gracia divina (To the Wonder). De la debilidad moral de un mundo perdido en el marasmo (Contagio). De la sospecha de que todos preferimos la intensidad al vacío (The Master). Una película con dos únicos personajes que ni siquiera tienen nombre (o sea, otro cuadro abstracto más que narrativo, en la afortunada expresión de Albert) (Stockholm).
    Yo lo único que le pido al cine es que cuente una historia. No una IDEA, una simple maldita historia. La idea ya nos la formaremos nosotros, si eso.

  17. Edición de lujo, como la del cofre con la obra de Zhang Yimou que también me han regalado. Gracias, Chopsuey. A todos, por la lectura y los comentarios.

    Marqués, si se refiere exclusivamente a los estadounidenses, sí, por supuesto. Por decirlo de modo sumarísimo, el cine es tan suyo como el baloncesto y los demás, con mayor o menor fortuna, sólo intentamos aproximarnos. Con la excepción, probablemente, de China y Cuba, que por razones distintas han desarrollado su propia idiosincrasia. No tengo la impresión de que Canadá sea en este sentido otra cosa, en lo grande y en lo independiente, que un satélite de USA, ni de que la contribución de México, más allá de acoger a Buñuel, de la reciente generación Iñárritu-Arriaga-Del Toro-Cuarón y de alguna otra cosa puntual sea especialmente relevante. En cuanto a meter apuestas seguras como Malick o Soderbergh, elegí esas películas de ambos precisamente porque sus respectivos grandes éxitos de crítica y/o público las han dejado a la sombra, y de darles un poco de luz era de lo que se trataba.

    Procu, haga como Bremaneur o como yo mismo, siempre algo cerca que tocar, por si acaso. Y luego nos hace una lista de lo que tocó, con sus comentarios y todo. Gracias a ambos.

    Sukkt, Von Trier no está por la razón que di en esa especie de prólogo, por no abundar en el ventajismo del que hablaba el Marqués. Pero me gusta, y tanto. No es el caso de Black Mirror, quizá por las excesivas expectativas. Por cierto, si no te reconozco y recuerdo mal, también te gusta la Plaza del Conde de Barajas. Y te atreviste a poner en duda la visibilidad de mis vesículas seminales. Me dolió, para qué negarlo. Saludos.

    Holmesss, con sólo pinchar en el enlace que lleva al tráiler comprobará que se lo perdería absolutamente todo, porque en esta es Bardem es quien pronuncia los habituales pensamientos en voz alta que articulan el discurso marca de la casa. Haga un esfuerzo, hombre. Gracias.

    Mercutio, gracias por la confianza. Totalmente de acuerdo con lo que dice de la crítica. Mud no está simplemente porque no cabían todas y porque, efectivamente, recordaba los comentarios acerca de ella que ya se habían hecho aquí, de modo que la di por amortizada. No he visto Killer Joe.

    Perro, espero expectante ese otro día en que nos cuente qué ve en común en todas ellas, porque realmente debe haberlo sin duda, y no lo sé y me gustaría saberlo. Creo. Porque si me va a descubrir algo de mi personalidad, por bueno que sea, me acojona un poco. Por falta de costumbre, mayormente. No me habían saltado a la vista las concordancias de Prisoners con Mystic River hasta leérselo. Efectivamente.

    Pirata, la vida es un coñazo, una mentira mal contada de principio a fin que no te deja ni respirar. Si no fuera por los desfiladeros…

    Un placer, señores.

  18. Aprovecho la presente para recomendar una novela que terminé ayer y que me tiene conmocionado: Los otros, de Simenon.

  19. Me uno a las alabanzas del cine americano, pero en una posible tríada de directores sublimes incluyo uno francés: Henri-Georges Clouzot. Y Jean-Pierre Melville, ya puestos.

  20. Jopeetas, Albert….me ruborizo…. Una creé que pasa desapercibida por la vida….
    ——-
    Lars von Trier es totaal. Me gusta; y mucho. Ese rollito de enfermo mental me atrae.” Los idiotas” obra maestra, indigna, atrae, genera ( siempre) ese mal rollito que, al día siguiente en plena jornada te viene y te viene……

  21. Por cierto Albert, que tus relaciones con las chicas, si no recuerdo mal, son un poco von Trier, no? Mooolan toodo.

  22. Bremaneur
    (*) Los cuatro géneros cinematográficos son:

    Cinco:
    5º. Copón, qué drama. (Million dolars baby, también de Clintchu).
    Sufres, sí, pero te practicas un lavado de toxinas por vía lagrimal a la par que te realizas como persona humana.
    ***
    Albert, no sé qué dise de tocar campanas traigo.

  23. El cansancio de vivir hace tolerable el saber que “vida y muerte son lesbianas”. Tal cansancio justifica, en mi caso, el cierto hastío que me producen el cine y las novelas. O sea, no es que las películas sean peores ahora sino que ya ando cansado de ellas, siempre tengo la impresión de haber visto ya algo parecido. A estas alturas del partido solo sigo encontrando consuelo en el binomio vino&conversación. No cambiaría ni cien películas por las conversaciones que he tenido en 2014 frente a una botella de vino con Brema, Perroan, Holm o Sukkt, por citar los aquí presentes. Y créanme que fueron conversaciones ( y circunstancias) todas ellas muy diferentes.

  24. Million dollar baby es de polis negros. Fue un gran acierto de mi colega Clint (somos los dos últimos hombres que quedamos en la tierra) no convertirla en una de amor y tetas.

  25. El Espada ha construido un sugerente resumen de su 2014 con recuerdos de frases inmarcesibles e instantáneas concretísimas, momentos congelados en la memoria. No puedo emularle porque mi resumen sería un poco porno (la cabra tira al monte) y me da vergüenza (soy taaan tímido), pero entre los momentos gloriosos del año que atrás queda están los pasados in the flesh junto a la gente de este fanzine. Añadiría también, por qué no, la emoción de algunas lecturas y de algunas películas (ay, la Bardot en La verité).

  26. Los americanos, que entienden bastante del asunto, lo llaman por su nombre: That’s Entertainment!. De eso se trata, supongo. De algo tan sencillo y complicado a la vez como olvidarte del mundo durante una hora y media.

    Billy Wilder lo expresó muy bien: “Si quieres enviar un mensaje, ve a Western Union”.

    Pienso que Pirata tiene razón con lo del ego. En USA, ein embargo, el ego del director se diluye bastante más que en Europa; primero, por el atávico Star System que rige la industria desde sus comienzos; y segundo (y más importante): porque se trata sencillamente de recaudar la mayor cantidad de dinero posible. Y con unos presupuestos tan mareantes como los que se manejan en Hollywwod, hasta el personaje más megalómano del universo sabe que en el mismo minuto que dejas de ser rentable, te llames como te llames y hayas hecho lo que hayas hecho, estás listo.

    Vamos, que le dan la patada en el culo al más pintado sin pensárselo dos veces.

    No hay negocio como el negocio del espectáculo.

    ***

    Particularmente, desde hace unos cuantos años solo voy al cine a ver películas de la Marvel

  27. Los gringos saben relatar historias porque viven en un mundo real, donde el esfuerzo se recompensa. Una noche cené en Carmel y vi luz. California se parece bastante a España del sureste, pero el PP valenciano o el PSOE andaluz son allí inimaginables. Cuando vi Alcatraz me acordé de la increíble película donde Clint hacía de jefe de los que se escapaban. Ya conté de mis visitas a Palo Alto, a una empresa situada entre Google y Linkedin, y que el hijoputa del dueño teníauna bodega soberbia, pero solo de vinos de los valleys de por allí. Entonces entendí que aquí ni vivimos, sino que vegetamos.Por eso producimos engendros como Almodóvar o personajes como Monedero, solo maricas y acomplejados, envidiosos e izquierdistas.

  28. A vuelapluma, Satur:

    La pasión de los fuertes
    El hombre que mató a Liberty Balance
    Fort Apache
    Senderos de gloria
    Rashomon
    La gran ilusión
    Double indemnity
    Fort Apache
    El hombre que mató a Liberty Balance
    La pasión de los fuertes

    ¿Llegan a diez? En caso contrario, añadir Fort Apache.

    (Es medio broma, claro; pero es básicamente lo que entiendo por pelis de “polis negros”)

  29. Al hilo de lo que he escrito, me viene a la cabeza nuestra inefable Pe, quien, tras ser coronada como “Tonta de la Semana” por la Fox al calificar de genocidio la ofensiva de Israel en Gaza, se apresuró a rectificar su postura asegurando “no ser una experta en esta situación y ser consciente de la complejidad de la misma”.

    O lo que es lo mismo: “Ustedes perdonen, que es que soy un poco tontita y ya me callo”.

    Y se calló.

  30. Déjenme adelantar una hipótesis. Hay un momento en la vida en que la gente deja de ir al cine, o deja de ir de copas, o deja de ir al monte, o deja de leer o deja de ir a nadar. No pasa nada, es posible hacer vidas plenas sin hacer estas cosas. Pero no es lo mismo decir que ya no vas al cine o que apenas lees, que afirmar que has dejado el tiro al plato. Una persona con preocupaciones intelectuales que ha dejado el cine o la literatura pero sigue la liga y no se pierde un partido de su equipo sólo puede salir con honor del trance diciendo que no ve películas que se hayan filmado después de 1970 o que tras leer a Cervantes y a Proust ya nada les llena.

    No cuela, coleguitas.

  31. Me parece demasiado evidente como para haber de mencionarlo que, en la era de internet, dejar de ir al cine no implica ni por asomo dejar de ver cine.

  32. David Mamet, en esa joya que es Una profesión de putas, sostiene que el teatro/cine consiste básicamente en contar lo que le ocurre al héroe (no al escritor, no al director) a través de las acciones concretas con las que responde a acontecimientos concretos. Edipo y la epidemia de Tebas. Y eso se tiene que poder resumir en dos líneas: ¿Qué quiere el héroe? ¿Qué obstáculos se interponen en su camino? ¿Qué pasará si no lo consigue? Si el drama consiste en esto, la labor del director es “simplemente” armar la sucesión de planos que muestren esa búsqueda. No en poner a perorar a los actores ni en hacernos soltar la lagrimita con la banda sonora. Idealmente, dice Mamet, una película debería poder concebirse como muda. Las imágenes deben bastar por sí solas para describir el drama. Ahora ustedes pongan una película francesa y quítenle el sonido. No se enteran de nada. Como yo con el Call of duty.

  33. 5 de enero de 2015 a las 18:50
    PIRATAJENNY
    Ahora ustedes pongan una película francesa y quítenle el sonido. No se enteran de nada.

    ¡¡Anatema!! No ocurre eso con Clouzot o con Melville. De hecho, en una de las joyitas de Melville los planos sin apenas sonido transcurren durante muuuucho tiempo. Y Alain Delon está enorme.

    Ninguna de John Ford aguanta sin sonido. Las del oeste serían todas iguales sin sonido. Y faltarían los chistes y las salidas de tono de los personajes, tan irlandesas y delirantes y desternillantes.

  34. Perroan, sigo leyendo novelas y viendo pelis, pero ahora que apenas me emocionan (o menos que antes) las leo o las veo en plan “analítico”. Leo y veo cosas con esfuerzo, casi como una obligación de estar informado. Ya dije que actualmente me siento incapaz de ir al fútbol o a los toros y a la ópera ya solo voy por compromiso. Entiendo que ya se me está “apagando la vela” en todos los sentidos, soy un triste sexagenario.

  35. Admitida la réplica. Aunque probablemente Mamet diría que esos paréntesis de Ford con sus cabos borrachuzos y las danzas irlandesas entre el joven teniente y la hija del coronel son precisamente lo que sobra al drama.

    Hay otro comentario al paso de Albert que me ha llamado la atención, sobre no sé qué actor que se esforzaba en hallar “la violencia gestual que necesitaba el personaje”. Porque las tesis de Mamet sobre la dirección de cine tienen sus implicaciones en la dirección de actores. Disculpen lo largo de la cita, pero merece la pena:

    “No hay que sentarse respetuosamente. No hay que girar el picaporte respetuosamente. De eso se encarga el guión. Cuanto más se esfuerce el actor por lograr que cada acción física transmita el significado de la ‘escena’ o de la ‘obra’ más echará a perder la película. (…) Cuanto más se entregue el actor a la acción física concreta y sin inflexiones mejor saldrá la película, y por eso nos gustan tanto las estrellas del cine clásico. Eran acojonantemente simples. (…).

    (…) Humphrey Bogart contaba la siguiente anécdota del rodaje de Casablanca: S.Z. Sakall (o quien sea) se le acerca y dice: ‘Quieren tocar La Marsellesa. ¿Qué hacemos? Los nazis están aquí y no deberíamos tocar La Marsellesa.’. Humphrey Bogart hace un gesto de asentimiento hacia la orquesta, y la cámara enfoca a la orquesta que empieza a tocar: ‘tachán tachán tachunda chuunda’.

    Alguien le preguntó cómo se las arregló para interpretar tan bien esa escena tan hermosa, y Bogart respondió: ‘Aquel día me llamaron y Michael Curtiz, el director, me dijo: ‘Ponte ahí en la galería y cuando yo diga ‘acción’, aguardas un segundo y asientes’. Es una actuación soberbia. ¿Que por qué? ¿Qué más podría haber hecho? Se le pidió que asintiera, y él asintió. Y ya está. El público quedó absolutamente conmovido por su sencilla sobriedad en una situación emocional. Y ésta es la esencia del buen teatro: el buen teatro consiste en gente realizando acciones extremadamente conmovedoras de la manera más simple posible. La dramaturgia, la cinematografía y la actuación contemporáneas tienden a ofrecernos lo contrario: gente que realiza acciones y predecibles de una manera exagerada”.

  36. Albert, quitando las pelis que he visto, no pienso echarle el ojo a ninguna otra de su lista ni, mucho menos, recomendárselas a mi hija. Que lo sepa, gavilán.

  37. Bremaneur, las películas mudas que dirigió John Ford aguantan bastante bien sin sonido.

    Es una broma.

    Hablando en serio. No estoy para de acuerdo con lo que dices de Ford. Me parece un director inigualable en muchos aspectos, como las “coreografías”, la dirección de actores (convertir a un tipo como John Wayne en un buen actor sí que es de Oscar) , el trabajo con los secundarios, esas elipsis imposibles de igualar…

  38. No había leído lo de Pirata. Me ha recordado la anécdota que contaba Michael Caine cuando, tras la frustrante primera lectura de La Huella, Laurence Olivier se puso un bigotito para la segunda. Y bordó el personaje.

  39. Sobre la broma de la hepatitis C. Ninguna sociedad puede convertir todas las necesidades en derechos absolutos. Como diría Berlin aunque esas necesidades sean justas cada una de ellas, son incompatibles económicamente entre sí. Me pregunto por qué la hepaticts C debe tener prioridad. Demagogia e ignorancia.

  40. Yo creo que la edad es mental.
    Cuando salgo del trabajo soy una niña ( bastante tonta, por cierto). Hoy estoy superilusionada con Los Reyes. Incluso mamá me ha reñido hoy ( y, confieso que cuando riñe le tengo muuucho miedo).
    Es muy feo decir que ya no se tiene ilusión por el cine. Pienso ver las de Marvel a los 100 años y soñar que soy la mozina a la que rescata el superhéroe.

  41. 5 de enero de 2015 a las 19:37
    GÓMEZ
    No estoy para de acuerdo con lo que dices de Ford.

    Algo he debido de explicar mal, porque considero a Ford un genio.

  42. Marqués, mi entusiasmo no lo produce la edad sino la ignorancia. Empiezo ahora a descubrir las maravillas del arte. Lo siguiente serán los cómics.

  43. Concuerdo con usted, Sr. Marqués. Esta tarde he tenido una conversación de varia horas con un vecino recién prejubilado, al que no veía desde hace tiempo, de las que valen incluso por muchas horas de lectura.

  44. 5 de enero de 2015 a las 20:04
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Me pregunto por qué la hepaticts C debe tener prioridad.

    ¿Porque somos un país del primer mundo? Pregunto.

  45. Y hablando de pelis, que parece el tema del día, aquí va una lista con algunas de mis preferidas:

    – To be or not to be
    – Dr. Strangelove
    – Las vacaciones de monsieur Hulot
    – La strada
    – Alien
    – A sangre fría
    – Senderos de gloria
    – El ladrón de bicicletas

  46. 5 de enero de 2015 a las 22:05
    ZEPPI
    – Las vacaciones de monsieur Hulot

    La he visto tres veces, la última hace menos de una semana. Deliciosa.

  47. Brema, no hay ningún país del mundo que financie públicamente el actual tratamiento de la hepatitis C para todos los pacientes infectados. Sí que hay unos pocos, como España, que lo financia mediante un triage, es decir, prioriza aquellos en que la probabilidad de exito es mayor. El asunto es complejo y por tanto pasto de la demagogia que practican los peores.

  48. Maneja usted un concepto de patria, Marqués, muy particular. Muy demagógico, por decirlo claramente. Si existe una patria, tendrá que admitir que existe un pueblo o, si lo prefiere, unos lazos. Si existe el lazo, no dejaremos que uno de los nuestros se quede atrás. Ni UNO solo de los nuestros. Lo demás son tonadilleras, pasodobles y requiebros. Estaría bueno que pagásemos los agujeros del Atleti y no pagásemos el tratamiento de un enfermo, por muy rara que fuera su dolencia. Si ése es su concepto de Estado o de Hacienda, pare que me bajo.

  49. Estaba buscando un archivo que seguro que tengo por ahi y no he encontrado, y me he topado con una lista incompleta de nicks del blog de Arcadi y del nickjournalarcadiano.

    Como siempre en estos casos, y pese a que he navegado por este útlimo blog intentando rescatar omisiones, siempre falta alguien. Que me perdone,si eso.

    Van 150, empezan do por el nick más inundador: Anónimo
    Y luego, por orden alfabético:
    acidonítrico
    Adrede
    AL59
    Aldeans
    alejandroja
    Almirante Benbow
    Anónima Veneciana
    arcu
    artigas
    Atleta Sexual
    ausart
    barley
    Bartleby
    belaborda
    Belisario
    Bil
    BORDE
    Bose-einstein
    Brazil
    Bremaneur
    Caesar
    Calaza
    Capitán Cola
    carmelo
    Cateto de Pacifistán
    Catón
    catón
    charng
    chef
    Chema Pascual
    Circe
    Clonclón
    condesa
    crazy88
    cronopiodeley
    Cvalda
    de la prensa
    de ventre
    desdeluego
    desierto polaco
    don erre que erre
    dragut
    Edgardo de Gloucester
    El Anónimo Hablador
    el bajista de white snipes
    el comerciante de ultramarinos
    El Crítico constante
    El Paisa
    El Quicio de la Mancebía
    El Richal
    El Sablista Escapista
    Ender
    Errabundo
    estupefacta
    Ex alumno de goiz…
    Ex clon de fedequico
    Faustine de Morel
    Fedeguico
    Fernando Peregrín
    Follandeiro
    Francisca Ferrol
    Funes
    garven
    Gatopardo
    Gengis Kant
    Gisel-la
    gongren
    gora Gora
    Goslum
    Happel
    Horrach
    Incorrecto
    J. A. Montano
    Jacobiano
    jerc
    José María Albert de Paco
    juli0
    kehre
    kenzo
    la meseta uber alles
    la verdadera PazVegaLópez
    Lacónico y Verse
    last churrero
    Lector Constante
    Lehningen
    Leve Recaída
    Lola
    Louella Parsons
    Luchador de sumo anoréxico
    lumpen enamorada de cronopio
    M.
    Mandarín Goose
    maripili
    Mariscal Zhukov
    mark gardner
    marques de cubas libres
    Materia Grix
    Melò Cucurbitaciet
    memoria histérica
    Mercutio
    mirella galindo
    montano
    Mujer-pez
    neguev
    O trillas
    Oglala Euskalherritarra
    Olo
    pangloss
    papagena
    pelegrí
    pepe
    Perroantonio
    por una españa alegre y faldicorta
    Procopio
    Protactínio
    Puntax
    Qtyop
    rayworld
    reinhard88
    Roxana
    S.
    salfumán
    sarónico
    satur
    Schelling
    Schultz
    Selma
    Set Point
    sickofitall
    SPQR
    Sr. Verle
    suumquisque
    temarios
    Theo Sharapo
    Tía Concha
    Tibor
    Trasmediante
    Tsevanrabtan
    ulster scot
    veleidosa
    Verse
    volutas de esmegma
    Voyeure
    weininger z
    Y digo yo
    Yasunari
    Zeppi
    Zorra & Super Zorra

    Y por supuesto, el nick más complaciente:
    Petit Ciones

  50. 5 de enero de 2015 a las 17:57
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Los gringos saben relatar historias porque viven en un mundo real, donde el esfuerzo se recompensa.

    Sí. Entre otras cosas. Sobre las razones y el modo en que los americanos se convirtieron en los reyes del cine ya solté un sermón aquí. (A propósito, Funes, perdonado por la omisión).

    Mamet-Campbell-Stanislavski y la historia de nunca acabar, Pirata. Mamet ha teorizado mucho y muy expresamente sobre el asunto de la interpretación, no sólo de refilón. Hasta ideó un método orientado a las escuelas que se ha puesto de moda y con el que se debe estar forrando, porque efectivamente exige “menos trabajo” al actor que los tradicionales. Hugh Jackman me gusta pero lo de no dormir sólo me pareció una anécdota curiosa que denota un carácter obsesivo. Ya sabe lo que respondía Hitchcock cuando un actor le preguntaba por su motivación para el personaje: “tu sueldo”.

    JuliO, qué bueno, Con la muerte en los talones. Y qué buenos Travis. Gracias.

    Funes, acuérdese de que al final Gurb resultaba ser Marta Sánchez, que no es Scarlett Johansson pero menos da una piedra.

  51. Grandes ideas: sacar todas las pilas (de diferentes tamaños y modelos) de sus correspondientes envoltorios de plástico y cartón, “porque hacían muy feo, y colocarlas todas juntas en una caja metálica.

  52. A ver Pirate, no se ciegue, que parece usted la tal Tania. No todos los pacientes infectados necesitan ser tratados, ni todos con la misma urgencia. Esto lo han entendido todas las CCAA gobernadas por cuatro partidos diferentes, por algo será. Un buen amigo está infectado y ha entendido lo que le ha explicado su médico: en tú caso no merece la pena tratarte.

  53. Llevo unos días leyendo por aquí en los ratos muertos. Lo he pasado bien, me resultan ustedes divertidos. De las películas de la lista: La de las lesbofeministas la vi con una amiga del ramo y ambos coincidimos en que muy bien. Nebraska, mejor todavía.

    Aunque supongo que nada de eso tiene importancia.
    Saludos.

  54. Albert, creo que Mamet ha demostrado con hechos quién es. Se podría haber forrado en Hollywood, y sin embargo dentro de medio siglo se le recordará, si acaso, por haber mantenido allá en lo alto en Broadway y en Londres American Buffalo y Glengarry Glenn Ross.
    La cuestión es si uno decide arrancar la obra cuando Edipo busca al padre o cuando Edipo viaja a Tebas. Lo primero es una pesadilla moderna, autoflageladora y egocéntrica. Lo segundo es un drama.

  55. No sé quién es Tania, Marqués. Pero soy de quienes pensaban que sin ninguna duda había que repatriar al misionero católico infectado de ébola si así lo pedía. Mañana más, que me toca jugarme un paquete al póquer en 20 mins y no me gusta vagar de maceta, que dicen los castizos.

  56. Gracias, Marqués. Comprendido. Me he acordado de aquella vez en el NJ cuando no sé quién se quejaba del coste de acondicionar los edificios para minusválidos. Ni que fuéramos Afganistán o Senegal. Entonces me escribió un amigo, exconcejal de su ciudad, contándome que en algunos casos realmente era muy complicado y el coste excesivo. Seguí sin bajarme del burro. Menos fiestas y más rampas.

  57. Gracias al soplo de Perroan me hago con este libro de Karl Schlögel. Me meto en él entusiasmado. Me interesan un par de libros que cita en notas y en la bibliografía, así que los busco en el catálogo de la Biblioteca Estatal de Berlín -más de diez millones de volúmenes- y… ¡¡están los dos prestados!!

    Aquí, una interesante entrevista del traductor.

  58. De los regalos de Reyes, el que más me ha gustado es el de mi hija pequeña (15 años), un CD con una recopilación hecha por ella misma de canciones de Bob Dylan. Ahora mismo estoy escuchando “Romance en Durango”, con los altavoces a todo trapo (“Hot chili peppers in the blistering sun ..”).

  59. 6 de enero de 2015 a las 10:48
    MERCUTIO
    Sufragio censitario ya.

    Me parto. Parece el NJ.

    Verle, no todo era buena gente. Y en ese listado echo a faltar a Vinyoles.

  60. Perroan, es asunto candente. Yo, que soy un asocial y apenas tengo amigos, conozco a alguno que ha acudido a las manifestaciones contra los antiislámicos. Por lo que he leído esta mañana en la prensa, en Berlín se manifestaron ayer 400 antiislámicos. Los contramanifestantes eran 6000.

    Y hace un par de días leí en un periódico un artículo interesante acerca de la impertinencia de condenar estos movimientos como ultraderechistas. Era una defensa de la legitimidad del pensamiento conservador y hacía referencia a las manifestaciones del 68 en Berlín, cuando los jóvenes de entonces atacaban al gobierno alemán acusándolo de fascista (estando como ministro de asuntos exteriores Willi Brandt, por ejemplo).

    Confieso: no he leído nada de estos antiislamistas y no sé de qué van. Ahora me veo obligado a enterarme. Es que no le dejáis a uno arrascarse la tripa tranquilamente.

  61. ¿Miedo de quién? Es que yo las redes no las toco. Me dan grima los tontos y no soporto a quienes tratan de desceporrizarlos.

  62. Pirata Johnny, los atlánticos de ÇhøpSuëy agradeceríamos que nos hicieras unas declaraciones previas al contencioso que mañana enfrentará a nuestro combinado con el campeón del Mundialito. Cómo ves a nuestros muchachos, cuáles son los puntos fuertes del campeón del Mundialito y cómo podría atajarlos el conjunto del Chulo Simelonne. Gracias.

  63. MASA E INDIVIDUO
    La naturaleza humana viene determinada por la genética y la evolución, con unos saltos que se producen cada miles de años. El hombre actual pertenece todavia en el modelo evolutivo correspondiente al recolector-cazador, es decir, aquel que se movía en pequeños grupos de un lugar a otro en busca de alimentos pars su tribu. Es por ello que el hombre actual está hecho para tener uma intensa actividad física y vivir en pequeñas colectividades.
    Los grandes males de la civilización occidental actual provienen de una inadaptación a la sociedad actual donde predomina el sedentarismo y la convivencia en grandes ciudades. Así se genera la obesidad y los crímenes perpetrados por lobos solitarios o por personas amparadas en la masa.
    Las grandes organizaciones como el ejército y, a su imagen, las empresas saben bien que son grupos de no mas de cuarenta personas los que son capaces de trabajar solidariamente por un objetivo, por lo que se organizan en secciones o comandos siempre menores del número citado. También es obvio que la familia previene el crimen y la locura propio de los que vagan en solitario o se confunden con la masa para cometer delitos. Piénsese en las “manifas” o en las “barras bravas”.
    Pinker justifica la bajada de criminilidad y guerras en nuestra sociedad en que los medios de comunicación físicos y virtuales nos han permitido ampliar nuestra tribu a mas de las cuarenta personas habituales. Conocer a los demás genera empatía y piedad que previene la violencia.
    Chopsuey tiene el tamaño ideal para actuar solidariamente como tribu, previniendo la violencia verbal que se genera en comunidades virtuales mayores. Solo los muy trastornados psicológicamente mantienen actitudes violentas con aquéllos a los que conocen personalmente. La película “Tormenta blanca” de Ridley Scott ejemplifica esto con claridad y belleza. Soberbio director el británico Scott, autor de quizás la mejor película hecha después del 80 (Blade runner)

  64. Distinguidas señoritas, distinguidos señoritos, me alegra comunicarles que precisamente hoy, día de la Epifanía del Señor, vulgo Día de Reyes, ha sido adquirido un ejemplar del grabado correspondiente al señorito Tontolides. Enhorabuena a los premiados.

  65. He leído en EP la noticia sobre las manifestaciones en Berlín, pero no la encuentro y enlazo esta otra de la Bibisí, que es muy parecida. Una merienda de negros, dicho sea con todo el cariño que tengo por los negros de todos los colores y por las meriendas.
    Probablemente el mejunje esté en Pegida antes (lógica o cronológicamente) que en los antipegida. Pero la cosa es que echo mucho de menos la posibilidad de distinguir netamente antiislamismo de racismo y xenofobia. Qué desgracia. Los islamófobos simples y de a pie estamos huérfanos. Tambien viene un artículo sobre el libro de Houellebecq, como el que trajo Bolaño el otro día, con dos fotos impresionantes: la del propio Houellebecq y la de una calle de Marsella tomada por el rezo. (No se si me vale que las procesiones de Semana Santa también cortan las calles, porque la Semana Santa no es una fiesta verdaderamente religiosa).

  66. 6 de enero de 2015 a las 16:02
    PROCURO FIJARME
    Los islamófobos simples y de a pie estamos huérfanos.

    Concuerdo.

  67. ME HAN TRAÍDO

    una pandereta
    y la Poesía completa
    (hasta dos mil ocho)
    de García Baena
    (está en Visor).
    Gracias, Baltasar,
    qué tocho estás, Gaspar;
    albricias, Melchor.
    (No he sido güena
    pero pido por favor).

  68. 6 de enero de 2015 a las 14:26
    Satur
    ***
    Yo sólo le puedo decir, Satur, que dicen que dicen que el Chulo ha convocado de titular al Kit, de punta y en solitario, y sin Mario Mdjjuuukkich ni Arda, que empiezan el contencioso en el banquillo. Por detrás del Kit, dicen, Koke, Raúl y Griezmann, y lo demás ya se conoce (no sé por qué mete al tuercebotas de Siquiera en lugar de al Divino Ansaldi, ni a Giménez en lugar de a Miranda; pero él sabrá, que para eso es Dios). Estoy acojonada. Porque además me conozco y todo puede acabar como el rosario de la aurora, dentro y fuera del campo, esto es, en el bar.

  69. Graaaacias, Pirata Johnny por conectarte desde el Carlos Tartiere y darnos tu opinióóóónnnn. Yo no estoy acojonado, esto es como esa noche que te envalentonas y le dices a la moza que te gusta en el discopuf que si te acompaña a casa a recibir azotes con el cinturón de cuero y cera derretida sobre los botones de sus senos. El no ya lo tienes. Nosotros semos, a tenor de los hinchas del campeón del Mundialito, un equipo ínfimo, de segunda, de ratas, comadrejas y arrastrados, mientras ellos son, como queda dicho, el campeón del Mundialito. La derrota ya la tenemos, sobre todo si recordamos el partido de ida del año pasado en la Copa de Su Serenísima Majestad, cuando Aberlola agredió impunemente a Diego Cuesta y se jactó luego de ello en una revista de pijos. Yo tampoco apostaba por la victoria en el contencioso de la liga y ya ves: los machaquemos. Puede ocurrir cualquier cosa. Comparto tu opinión sobre Siqueira y el otro (¿Giménez, se llama?) Manchulic y Arde pueden salir en cualquier momento si son necesarios. Puede ser interesante la triangulación en los ejes que conectan los vectores banda-medular con la mediación de Jorge Resurrección, Kit Towerds y el Pelos Grismann. Confiemos en el Chulo Sinmelone.

  70. Diego Costa se merece cualqueir agresión, primero porque siempre empieza é, pero sobre todo porque es un traidor: traidor a su patria se pasó a la nuestra, y traidor al Aleti, el equipo que le catapultó al estrellato, por el Chelsea del pérfido Mou.

    (Traidor, digo, no por cambiarse de equipo, que oye, si la oferta le convenía, hace bien, sino porque nada más llegar a Stamford Bridge lo primero que hizo fue pedir perdón por ganar allí de colchonero)

  71. No me han traido el libro de Martin Olmos, me lo regalaré por mi cumple.
    En su lugar, música en CD, el Nocilla Dream que llevaba tiempo queriéndolo leer, comics de Enki Bilal, y algunas otras cosillas.
    Contento, pese a la ausencia.

  72. Yo me hubiera pedido a Doña Procu de regalo. Pena que los Reyes sean Magos pero no hagan milagros.

    De la Poesía completa de Pablo García Baena, tengo las dos ediciones anteriores a esa suya, Procu: la de 1940-1980 y la de 1940-1997, ambas también en Visor y con introducción de Luis Antonio de Villena. No sabía que había una tercera.

  73. ¿El de “temarios” no fue uno de los nicks utilizados por Adrede?

    Gracias por la lista, Funes. Me ha hecho recordar a mucha gente que me interesaba. Aprovecho para mandarle un abrazo a Weininger z, el más exquisito gusto pop-rock que he conocido en estos predios. Aún tengo guardadas en favoritos buena parte de sus sugerencias. Como ésta.

  74. Funes, me alegro (y mucho) de que me haga esa pregunta. Obviamente, no. Pero ya le digo, me ha hecho usted el último regalo de Reyes. Ya me gustaría.

    JULIo, Temarios era Clon-Clon. O al menos eso he creído siempre.

  75. Satur, yo no hablaba contigo, pues no me he dirgido a ti para nada. Si deseas escribirte con Pi, o con quien sea, a solas, quizá no es este el mejor sitio; pudiera ser que alguien más lo leyera e incluso comentara sobre el tema. De hecho, es así como funciona esto.

    Por otra parte, los argumentos ad personam, ya sabes.

    Por último, me gustaría que no me mandaras a ninguna parte; personalmente, lo encuentro de muy mal gusto.

  76. Funes, te pido disculpas. No tenía que haberte mandado a misa. No sé cómo he podido perder la cabeza de esa manera. Además, tu comentario sobre la traición de Diego Cuesta es de una fuerza argumental indestructible y está expuesto brillantemente. Me has convencido de que Diego Cuesta merece ser agredido.

Los comentarios están cerrados.