Tout est pardonné

charlie-pixele2-png

Por Perroantonio.

Cuanto más observo la portada conmemorativa del semanario Charlie Hebdo más me incomoda y más me gusta. Diecisiete personas asesinadas (diez periodistas de Charlie Hebdo, dos agentes de policía que custodiaban la revista, una policía municipal en París y cuatro rehenes de un supermercado de comida kosher, por ser judíos) por tres combatientes islamistas finalmente abatidos por la polícia. Y tras esta masacre, Charlie Hebdo, el Journal Irresponsable, lanza un número especial de tres millones de ejemplares con el título de «Todo perdonado». Nunca se me ha atragantado tanto un sarcasmo.

Un Mahoma de retrato policial, cariacontecido, con cierta mirada de pánico, derrama una lágrima y exhibe, en lugar del número carcelario, el salvoconducto del perdón: «Je suis Charlie Hebdo». Con esa lágrima y con otras tantas, como las exhibidas por algunos de los dirigentes políticos que se manifestaron en Paris, Rénald Luzier «Luz», el humorista que se salvó de morir el día del atentado por llegar tarde al trabajo («Al que madruga, Dios le ayuda», o sea) podría haber llenado un lacrimatorio del tamaño de una piscina olímpica o dedicarse a elaborar un perfume parisién, Ô de Manifestation, con toques de vainilla, tabaco y aromas de indignación sin ira y de je suis désolée.

Sin embargo, ante el acongojado profeta símbolo del Islam (Sumisión), lo que queda de Charlie deposita una frase irreprimiblemente cristiana, todo está perdonado, colega, que tú también eres Charlie, como si pusiéramos a cero el marcador tras la comunión con la rueda de molino. (Hay que descartar rotundamente la interpretación de que pueda ser el Redactor Jefe Mahoma quien perdone las blasfemias de los humoristas ya definitivamente muertos o les convalide los cien latigazos prometidos por no haberse muerto de risa).

Todo perdonado. Suena a oración. A expiación de los pecados propios y a comprensión de los ajenos. Es el momento propicio para decir algo así y Charlie sabe que en esta ocasión hay que tragarse el sapo, aunque también sabe que si existiera un más allá (que no existe) los caricaturistas asesinados estarían revolviéndose en sus tumbas.

No habrá perdón ni olvido. No ocurrirá como en España. Continúa la eterna guerra contra el cretinismo (que seguiremos ganando) y Houellebecq hará muy bien en presentar con todos los honores su próxima novela, Sumisión, para que se atragante en el gaznate de los imbéciles y la vomiten los tibios.

 

185 comentarios

  • Todo perdonado. Suena a oración. A expiación de los pecados propios y a comprensión de los ajenos. Es el momento propicio para decir algo así y Charlie sabe que en esta ocasión hay que tragarse el sapo, aunque también sabe que si existiera un más allá (que no existe) los caricaturistas asesinados estarían revolviéndose en sus tumbas.

    Impecable. De todas formas, la portada ya ha sido condenada por algunos fanáticos porque aparece el mojamé. Parece que da igual que salga enculado o llorando. Así pues, creo que debería haber sido más bestia, haber hecho reír (aunque ellos dicen que hace reír, será por lo que dijo ayer Proc, que el mojamé tiene carapolla).
    Al primer clic en la prensa patria no he visto un resumen del contenido de la revista ni cuándo se podrá comprar en España. En Alemania se podrá comprar a partir del sábado y he leído algo sobre los contenidos. En la contra aparecen los asesinos preguntando por las huríes. Alguien les responde que están con los buenos (se ve una orgía medio tapada por una nube). A mí, de saber, me hubiese gustado dibujarles follándose una piara de cerdas con velo, poniendo cara de susto y diciéndose unos a otros que eso no era lo que el mojamé les había prometido.

  • «Cuanto más observo la portada conmemorativa del semanario Charlie Hebdo más me incomoda y más me gusta».

    Coincido completamente.
    Cuesta tanto tragarlo como mensaje simple de perdón, que le das muchas vueltas a todos los sentidos posibles; empezando por la evidente ironía de lo que se afirma, su amarga negación; pero tampoco necesariamente, etc. (así todo el rato). En medio de la rabia nos ha dejado rumiando y con cara de bobos (lo cualo que es gracioso también, a qué negarlo).
    «Je suis Charlie» en el último capítulo de Los Simpsons.

  • ¡Haceos YA con el postit del hermano de La Ronalda! ¡Miles de casas de hinchas del campeón del Mundialito empapelarán sus habitaciones con el cani poniendo cara de recibir lecherazos en una pilíncula de porno gay!

  • Todo perdonado. Suena a oración. A expiación de los pecados propios y a comprensión de los ajenos. Es el momento propicio para decir algo así…

    Citando a los clásicos: no.
    – – – – –

    Gengis Kant

    El DRAE, por su propio bien, da la razón a Mercutio.

    JAJAJAJA Un saludo, Mr. Kant.

  • REACCIONES A LOS ATENTADOS
    El gobierno francés ha decretado que todo cadáver de terrorista abatido, ya sea en suelo francés o en aquel lugar donde actúen las fuerzas de defensa galas será convertido en pienso para cerdos.

  • Como decía Borges, publicamos para no tener que seguir corrigiendo los textos. Esto me ha ocurrido con la miscelánea de hoy en mi blog que, en principio, hasta pensé, dadas las peticiones a los oyentes, que podría tener cabida como portada aquí, con la aquiescencia de Perro, Brema o el que mande en este pandemonium (aún negociando la ilustración correpondiente).

  • Justamente eso es lo que hacen la mayor parte de los satiristas contemporáneos: meterse con los gordos. Y al arremeter contra figuras indefensas o personajes públicos que ya no poseen el poder de antaño –como la misma religión católica de ahora, que constituía, en cambio, el objeto natural de la crítica en tiempos de Quevedo– no hacen sino prolongar la tradición rabelaisiana a la manera posmoderna. La sátira se convierte así en un juego de lenguaje cuya función social no ha desaparecido, pero que, insertada ahora en el contexto de una conversación democrática y en el más amplio marco de una cultura popular dominada por el humorismo y la normalización del escándalo, pierde gran parte de su vieja relevancia.

  • Los de CH no son unos genios. Quizá lo fueron en los 70, pero ya no. No se podía esperar, pues, nada genial de ellos y menos en las circunstancias en las que han tenido que sacar este número. Por eso ha terminado por gustarme la portada y lo que hasta ahora he podido ver de las páginas interiores. Siguen en su línea, siguen provocando, siguen cabreando a los gilipollas y arrancan alguna risa. ¿Es más que suficiente? Más aún: es lo que podían hacer y es lo que había que hacer. Chapeau (el esmirriau).

  • De lo de Charlie sólo voy a decir que las victimas por supuesto han de manejar el dolor como mejor sepan y les de la gana, aunque me cueste tragarlo y esto incluya mearse en las tumbas de sus compañeros asesinados.

  • Ustedes ven una de las miles de terrazas de bar que pueblan las aceras y ven buen rollito, solecito, cervezas y amistal.
    Yo veo hijos de puta usurpando el espacio público, impidiendo el paso más allá de lo razonable y una administración local que no cumple con su deber.
    (Voy a empezar un archivo fotográfico).

  • Siempre que acudo a una gasolinera lleno el depósito, hoy llevo un coche de cortesía del taller y por lo tanto he repostado una fracción.
    Leo las instrucciones, marco la cantidad deseada y nada. Las vuelvo a leer, vuelvo a marcar y lo mismo.
    Acudo al gasolinero y me dice que no, que lo tiene que marcar él. Por supuesto he montado un pollo diKitkAgas y les he explicado que en occidente los hombres de bien leemos las instrucciones y que se ponen para ser leídas y si no, que las tachen, hijos de puta, que encima que me la he de poner me putean y me hacen perder el tiempo.

  • 14 de enero de 2015 a las 10:46
    bremaneur ..REACCIONES A LOS ATENTADOS
    El gobierno francés ha decretado que todo cadáver de terrorista abatido, ya sea en suelo francés o en aquel lugar donde actúen las fuerzas de defensa galas será convertido en pienso para cerdos.
    ****************************************************************
    Bremiña, como diría el ínclito, esta vd que se sale …. me he reído un rato largo y lo he agradecido. Besiños.

  • A mí me pasa al revés Adaps, me hago la tonta para que ellos echen el gasóleo.
    —–
    Me encaaaanta la portada de CHarlie. Lo transmite todo.

  • Eso es porque les mira usted con ojitos y caidita, los hombres somos gilipollas. Pero yo miro con el ceño fruncido y desde detrás de mi bigote y perilla canosa, salvaje, sin recortar.

  • Bonnie, Adps, es una tontería. No sólo la cagué poniendo “pixelée” en lugar de “pixelé” (gracias a Luis Artime, que me corrigió) sino que, además, para que ustedes se dieran cuenta de que no era la portada original puse un HERB-DO en lugar de HEBDO. Ni puta gracia. Una idiotez más. Soy un crack generando bobadas.

  • Vivir sin que el telediario te contamine, hay que considerarlo como la mejor obra de arte personal. Puesto que el crimen que contemplas en la pantalla, es un crimen que, en cierto modo, tú también cometes, porque un espectáculo siempre lo completa el espectador cuando lo asimila.

  • Si de algo carece en absoluto la obra de Poe es de sentido del humor. Sus pocos relatos satíricos son unánimemente considerados como los más mediocres de su producción. Resulta, pues, tan palmario como chocante que un autor que siempre primara, ya fuera en poesía o en prosa, la importancia del efecto a la hora de escribir, se revelara como incapaz de dar con las claves del efecto cómico, ni aun en aquellas contadas ocasiones en que se puso a ello. Quizá donde más se aproximó fue en su Cómo escribir un cuento a la manera del Blackwood, un relato en el que se burlaba con bastante tino de los gustos literarios de su época. Creo que los únicos apuntes cómicos que funcionan a lo largo de toda su obra pueden encontrarse allí. Citaré dos. El primero se lo dedica, con esa profunda injusticia tan característica en su obra crítica, a De Quincey:

    “Todos sostenían que el autor [de una obra titulada Confesiones de un tomador de opio] era Coleridge, pero no era así. Lo compuso mi mandril preferido, Junípero, ayudado por una copa de ginebra holandesa con agua”.

    El segundo, y mejor, va dirigido contra sí mismo, cuando se permite bromear –y que un ególatra de su calibre apuntara por una vez el cañón del arma hacia su propia cabeza resultaba casi inaudito– sobre el más morboso y malsano de sus relatos, El entierro prematuro:

    ”Está, por ejemplo, El muerto vivo, que es algo extraordinario: la crónica de las sensaciones de un señor que fue enterrado antes de exhalar el último aliento; ahí tiene usted un tema lleno de sabor, espanto, sentimiento, metafísica y erudición. Juraría usted que el escritor nació y fue criado en un ataúd”.

  • En España, desde el 11M y aún antes, la labor de zapa para preparar el terreno a la invasión de los nuevos bárbaros la viene haciendo la izquierda con tesón de ratas. El papel del PSOE y de Izquierda Unida intentando quitarle a la Iglesia la propiedad de la Mezquita de Córdoba es sólo una muestra, aunque de un enorme valor simbólico. Son tantos los quintacolumnistas y tan desmedido el odio de estos nuevos Don Julianes, que no será necesaria una nueva derrota en Guadalete. Ya estamos muertos.

  • 14 de enero de 2015 a las 18:38
    PERROANTONIO
    Teresa Romero reconoce que mintió y la médico de familia retira la querella

    Me gustaría saber por qué mintió y se calló que había estado en contacto con los enfermos, ¿Con que finalidad?

  • (Nota: que conste que servidora leyó todas las definiciones habidas y por haber de “ultra” y “radical”, antes de contestar nada (que algunos han inventado la rueda). Y que conste también que como me pareció una falacia, un despropósito y un error garrafal -por no decir una gilipollez- que la RAE solo considerase la posibilidad de hacerse ultra a la derecha y no a la izquierda (¿qué pasa, que no hay ultras de izquierdas?), pues ya no le hice caso en la otra definición. Para mi, ultra y radical van cogiditos de la mano.
    Y ahora podéis continuar lamiendoos los cipotes).

  • El comentario de Bonnie me lleva a preguntarme lo siguiente:

    Aunque la médico que atendió a Romero hubiera sabido que había estado en contacto con enfermos de Évola, ¿por qué razón profesional, ajena en principio a toda irracionalidad, debería haber tomado medidas de precaución ante la presencia en la paciente de un cuadro sintomático que, según el protocolo de ese momento, no era una señal de tener el virus?

    Si daba igual, en términos profesionales y no meramente humanos, saber o no saber eso, ¿por qué debería haberlo dicho Romero?

  • La marca del radicalismo suelen usarla partidos de corte liberal y laicista: el Partido Republicano Radical, un partido de centro a pesar de los primeros excesos verbales de Lerroux; la Unión Cívica Radical, en Argentina; el Partido Radical, en Chile; los diversos partidos radicales italianos. Naturalmente, esa historia no nos obliga a nada a la hora de definir el radicalismo político.

  • Gengis, aun desde el desconocimiento absoluto de protocolos médicos, estoy casi convencido de que que la antención clínica ante una persona que, aunque asintomática, haya estado en contacto con enfermos de ébola, el facultativo tomará algún tipo de precaciones excepcionales. Si bien, repito, es posible que ande equivocado..

    En cualquier caso, parece que en esa familia el más sincero era el desdichado Excalibur.

  • Le respondo a la Gata (21: 28) porque yo también cuando oigo «radical» inmediatemente veo esto. Pero me apunto a todas las cruzadas por el diccionario (¡Santiago y cierra el DRAE!), por los sentidos acrisolados y comunes que el LIBRO nos sirve como referencia para la comunicación, amparo y salvación (DRAE nuestro, que estás en los sielos, bss, bss, bss…). Por eso, por ejemplo, me he empeñado muchos años en utilizar el verbo enervar en el sentido de ‘debilitar’, ‘quitar las fuerzas (físicas o morales)’ ⎯como reza la sura desde tiempos del marqués de Vilena⎯, en lugar del ya general pero muy moderno ‘poner nervioso’ (que entró como 3ª ac. en 2001, diéronse por odidos). Y por eso, cada vez que lo digo luego lo tengo que explicar y es cojonudo. Por eso ya no digo enervar.
    ¿Qué tal los exámenes?
    Bonnie, ánde se había metido. No me conteste, que el francín es una monarquía anarquista.

    http://statics.ccma.cat/multimedia/jpg/2/9/1259410071192.jpg

  • Yo he pensado que posiblemente se dejó manipular, ella estaba enferma. Y que las mentiras hacen mucho daño. (Que prohíban las mentiras. Es mi aportación).
    (Sita, bórreme el segundo enlace al manual del perfecto demócrata radical, el que está en pelotas al final, por favor).

  • (Pues te lo tengo que decir, Procu, porque si no reviento: saqué un 9,8/10. Y me dio así como un gustirrinin. Claro que yo lo que busco es el 10 final, porque por una vez y ahora a la vellea, me gustaría llevárselo a mi padre. Snif.)

  • No entiendo esa tontería que le ha entrado a AE de decir que él sólo escribe por dinero, contando a la vez con que no le hagamos mucho caso. ¿O quiere que se lo hagamos y pensemos que también es por dinero por lo que escribe lo que escribe?

  • Robert Crumb y Los Simpsons, nada menos. Los fundamentalistas ya tienen dos amigos más.

    Estos también se la están jugando de verdad, y desde dentro.

    Las viñetas, en castellano.

    Diría que el artículo de Manuel Arias Maldonado que trae Bremaneur a las 11:27 es lo mejor que he leído sobre este asunto. Es un gran analista. Nada que ver con el tema, pero de él tengo guardado este otro artículo, de hace meses, sobre Podemos.

  • Pues sí, Maldonado afina, gracias Albert.
    Los morosos que pagan al ser demandados de desahucio, enervan la acción, es decir, evitan el desahucio (solo la primera vez que no pagan). ¡Qué gusto ser ametrallados con el drae, hurí fijando!
    El otro Albert, el nudista, se perfila.

  • Gómez, si la médico tenía derecho a poder tomar precauciones excepcionales, el mismo derecho tendrían, si no todos, bastantes de los que coincidieron con Romero aquel día en el centro de salud. Pero el equipo de seguimiento del Carlos III, con el que se había puesto en contacto telefónico Romero y al que le pareció que bastaba con que se acercara a su centro ordinario, a la vista de que los síntomas que comunicó no revelaban la presencia del virus, no vio la necesidad de alertar a dicho centro. Oficialmente, es decir, de un modo científicamente razonable, no había nada que temer.

  • Como digo una cosa digo la contraria. Entendería que tampoco la médico, de no haber estado ella misma en cuarentena, hubiese querido ir aquellos días a la peluquería del barrio.

  • No sé si lo que he dicho sirve de respuesta a Bolaño, aunque mi idea es que sí. Protocolariamente daba igual.

  • Hace unos días, haciéndome una prueba en La Paz, me extrañó que no siguieran el mismo procedimiento que habían seguido la vez anterior. Me aseguraron con aplomo facultativo y gesticulación científica que era imposible que se hubiera hecho alguna vez como yo decía. Hasta la OMS salió a relucir. Así que he cambiado mi recuerdo.

  • 15 de enero de 2015 a las 01:10 GENGIS KANT
    No entiendo esa tontería que le ha entrado a AE de decir que él sólo escribe por dinero, contando a la vez con que no le hagamos mucho caso. ¿O quiere que se lo hagamos y pensemos que también es por dinero por lo que escribe lo que escribe?

    Se nota aquí cierta incomprensión del hecho principal, que Espada se gana la vida escribiendo. Cuando dice que escribe por dinero, lo que dice es que, si no le pagan, no le asalta el deseo irreprimible de poner por escrito sus reflexiones sobre el día a día; puede dedicarse a otras cosas. La afirmación no es ninguna tontería, sino una reivindicación en voz alta y en todos los medios en donde tiene oportunidad, de que el periodismo debe pagarse. Es posible que a ustedes les parezca una obviedad, pero es por desconocimiento: muchos medios o pagan cantidades ridículas a sus colaboradores o, directamente, no pagan nada. Sólo Arcadi Espada recuerda un día sí y otro también que el periodismo necesita de profesionales y que estos deben poder vivir de su trabajo.

    En la frase final —”¿es por dinero por lo que escribe lo que escribe?”— se esconde un conocido prejuicio integrista: el dinero lo corrompe todo. Es decir, la suposición de que si escribe “lo que escribe” por dinero, muy distinto sería —mejor, más honesto o, simplemente, verdad— si no quedaran los escritos contaminados por el trato comercial. Los famosos “periodistas comprados a golpe de talón” que denuncian los puros cuando les llevan la contraria.

    Es lo mismo que pienso yo: si no fuera por el dinero, la profesora, el fontanero, el soldador o el tornero-fresador pondrían mucho más amor en su trabajo y lo harían mejor. Se levantarían alegremente todas las mañanas y caminarían cantando alegremente hacia sus factorías “¡Aihó, aihó, silbando a trabajar!/ Cualquier quehacer/ es un placer / si se hace sin pensar”.

  • 14 de enero de 2015 a las 18:38
    PERROANTONIO
    Teresa Romero reconoce que mintió y la médico de familia retira la querella

    Se nota que ya no la dejan entrar en las peluquerías.

  • “¡Aihó, aihó, silbando a trabajar!/ Cualquier quehacer/ es un placer / si se hace sin pensar”.

    PerroAntoine ¿esa es la letra real de la animada cancioncilla de los enanitos?
    Afortunadamente yo solo canturreaba la primera frase, que equivale a unos ejercicios espirituales para afrontar el día, el resto no me lo sabía.

  • Vuelves a ver las fotos del exministrín de las aspirinas de Madrid y da una cosa… El día que esté bajo tierra -Dios le dé larga vida- se lo tendrán que comer las boas constrictor. Ni importando de China doce containers de gusanos de la muet·te, macho… Qué can·nes, qué papada, qué congestión, qué tío…

  • Aiho, aiho,
    Silbando al trabajar
    Cualquier quehacer
    Es un placer
    Se hace sin pensar

    Se entona una canción
    Y es un gozar el trabajar
    Al ritmo de un prensor

    Si el cuarto hay que barrer
    Escoba hay que tener
    Y sin sentir bailando vas
    Barriendo al ritmo y al compas

    Silbando al trabajar
    Cualquier quehacer
    Es un placer
    Se hace sin pensar

    Si el cuarto hay que barrer
    Escoba hay que tener
    Y sin sentir bailando vas
    Barriendo al ritmo y al compás

    Silbando al trabajar
    Cualquier quehacer
    Es un placer
    Se hace sin pensar

    Hi-ho, hi-ho
    A casa a descansar
    Hi-ho, hi-ho, hi-ho
    Hi-ho, hi-ho
    Es hora de cerrar
    Hi-ho, hi-ho

  • El uso que hace AE de la primera persona del singular, cada vez que dice que siempre ha cobrado por escribir, no suena exactamente a reivindicación sindical. Más parece un mohín acanallado, de macho de la escritura; sin olvidar lo que se adivina de alarde, de exhibición de su éxito profesional, como si nos recordara que él, a Dios gracias, no es un pringado de esos que enseñan sus poemas a los ligues o de los que publican gratis sus trabajos de investigación.

    Precisamente porque AE no es una profesora cualquiera ni un fontanero como hay tantos es menos creíble eso que dice. Es bien sabido que, a mayor nivel profesional, y por ello, sea dicho de paso, cuanto más se gana, menor es el asco a trabajar gratis.

    Vistas las cosas, y no sólo las posibilidades lógicas, no me preocuparía mucho la posibilidad de que un maestro engañe a sus alumnos sobre los rudimentos de la suma y la resta porque alguien tenga interés en ello. Si hubiera tal interés, más de uno mentiría, y el primero, el que tiene como principio laboral innegociable hacer las cosas por dinero. En el periodismo sí existe ese interés.

  • Gengis, te veo poco concreto. Me parece… se adivina… como si…

    Es bien sabido que, a mayor nivel profesional, y por ello, sea dicho de paso, cuanto más se gana, menor es el asco a trabajar gratis.

    Y esto, por supuesto, NOOOOOO.

  • – ¡Hola, Sr. fontanero acomodado después de veinte años soldando tubos! Ya que su nivel profesional ha subido enteros y, mal está decirlo pero es verdad, sus cuentas andan más saneadas, ¿le importaría desatascarme el váter gratis total? Es que después de fiestas, ya se sabe… Cuanto más se llena la tripa, menos pesa el bolsillo.
    – ¡Claro que sí, vecina! Es bien sabido que, a mayor nivel profesional, y por ello, sea dicho de paso, cuanto más se gana, menor es el asco a trabajar gratis.

  • No digo que Espada no tenga porte torero al reivindicarse, son muchos años de estoque y se tiene que notar. Pero eso no parece el tema principal, porque no estamos hablando de los poemas que se enseñan a los ligues ni de “los que publican gratis sus trabajos de investigación” (tenía entendido que a los profesores universitarios les pagan por dar clases y por investigar; la recompensa es que les publiquen “El conflicto entre el Yo y el Ello en las notas autógrafas del cuñao de Freud a su ama de llaves” en la revista Feudianansken Untersuchunggen, si además les volvieran a pagar sería como que les tocara la pedrea).

    Escribir gratis está tirao, lo hacemos todos. Lo difícil es decir cosas por las que la gente sienta tanto interés que pague por leerlas. Espada no sólo reconoce que eso es dificilísimo, sino que es mucho más práctico vender crucigramas y colar entre medio algún escrito, a ver si alguien pica.

    Sigo sin ver su problema con el dinero. Naturalmente que es el principio laboral por excelencia: yo trabajo y tú me pagas el trabajo, lo que no quiere decir que sólo se trabaje por la remuneración económica. Y su trabajo tiene que ver con la verdad, y por eso le pagan. Son precisamente quienes escriben gratis los que pueden permitirse mentir con más alegría.

  • 15 de enero de 2015 a las 11:35 BREMANEUR
    Escribir… eso lo hace mi niño.

    Ese es el problema. Una vez caído el filtro del editor gracias a internet, cualquiera puede escribir. Estamos viviendo una nueva Edad de Oro y se nos ha llenado todo de Petrarcas, Cervantes y Shakespeares. Ya no sabe uno a quién pagar.

  • 15 de enero de 2015 a las 11:17 PROCURO FIJARME
    «Los enanitos buenos al patrón han de matar».
    LA VIRGEN. Ya no me acordaba.
    Es una metáfora, hijos míos; se refiere a la autonomía personal.
    El dinero y los excrementos son también expresiones del amor. (Lo he leído en un sitio que no me acuerdo).

    Ya me parecía, Proc, que me recordaba usted a alguien: ¡usted ha sido punki! ¡nøs kønøzimøs en las txøsnas!

  • Brema, utilizar cláusulas dubitativas no le quita ninguna concreción a lo se dice, que en mi caso no es ninguna abstracción imprecisa y metafísica sino un comentario sobre algo tan terrenal como la insistencia de AE en hacer saber a todos que la escritura le ha permitido ganar dinero desde muy joven. Como no puedo ponerme en su piel, es lógico que me exprese con reservas, máxime si también lo hago cuando me pongo en la mía.

    Lamento no poder citar bibliografía que justifique lo que tengo entendido sobre la actitud hacia el dinero de los profesionales prestigiosos. Suele ser gente a la que le gusta su tarea por sí misma lo suficiente como para empezar en ella sin importarle mucho el dinero. Ese gusto suele acompañar al talento para el oficio: poco placer puede encontrar en el mismo aquél al que se le resiste. Talento y ganas de trabajar aumentan mucho la probabilidad de triunfar. El ejemplo más evidente de lo que digo lo veo en la docencia universitaria y en la investigación de alto nivel, donde el meritoriaje es largo y está muy mal -en ocasiones, nada- retribuido.

  • Los profesores universitarios que conozco no ganan dinero por sus publicaciones entre otros motivos porque han optado por publicar sobre cosas que no dan dinero, como el conflicto entre el yo y el ello. Les gusta trabajar, les gusta más aún hablar de su trabajo hasta con los ligues, y eso les ha permitido ser profesores universitarios. Es esta complicación de las cosas, que el éxito tenga mucho de desinteresado, la que echo en falta en AE. No pasa nada por reconocer que uno estaría dispuesto a no cobrar por aquello por lo que cobra. No hay que avergonzarse tanto de ser vanidoso.

  • Me alegra mucho lo de Jabois porque desde hace un par de meses no leo El Mundo. Sólo al Arcadio, al propio Jabois y alguna cosa puntual que me llega por otros medios.

  • Es genial que cierto sector de la población con ideas más conservadoras se pase a EP, diario infumable donde los haya.
    Cambio político y en prensa en este país!
    Atención a PJ………hasta aquí puedo leer…

  • Dicho de otro modo, y así sirve de respuesta a Satur, no propongo a ningún publicista que haga gratis lo que puede hacer cobrando -todo lo contrario- sino que reconozca que lo haría gratis aunque no pudiera cobrar por ello. No es un fontanero.

  • 15 de enero de 2015 a las 13:37
    GENGIS KANT
    Brema, utilizar cláusulas dubitativas no le quita ninguna concreción a lo se dice,

    Gengis, tienes razón: me pasé de frenada. O de listo.

    Respecto a lo otro, no. Me imagino a Arcadi diciéndole al Casimiro que los tres artículos de esa semana no los cobra, porque sí, porque es así de generoso y disfruta escribiendo, y me entra la risa floja, como a la otra. Lo que molesta, a mi parecer, es que Arcadi hable del dinero continuamente y con chulería. El dinero y la altivez siguen siendo tabú.

  • 15 de enero de 2015 a las 12:31 Perroantonio

    Sí. Somos precisamente quienes escribimos gratis los que podemos permitirnos el lujo de mentir con más alegría y con más ilusión [Arcadi tampoco].

  • Gengis, eso que dice tiene mucho de idealización. El trabajo bien hecho tiene su cara espléndida en la pasión y el esfuerzo personal, y su envés de mierda (es una metáfora) en un contrato y en el sueldo, grande o pequeño; a mí me parece que este es una condición inexcusable, aunque no sea fácil establecer unas cuentas del tipo “tanto a tanto”, así no salen.
    En la universidad hay mucha gente como la que dice y mucha otra mucho menos ejemplar.
    El periodismo gratuito tal vez pone en entredicho a la profesión entera, y eso sería muy grave.
    ***
    Pedroantonio, la más punqui de mi convento.

  • 15 de enero de 2015 a las 14:10
    GENGIS KANT
    Dicho de otro modo, y así sirve de respuesta a Satur, no propongo a ningún publicista que haga gratis lo que puede hacer cobrando -todo lo contrario- sino que reconozca que lo haría gratis aunque no pudiera cobrar por ello. No es un fontanero.

    ¿Porque los publicistas hacen el trabajo que les gusta y los fontaneros no? Hombre, hombre, ahí apuntas muy lejos.

    Quizá debas incluir «el vector edad», como dicen ahora los espabilaos. Un fontanero entusiasmado con su oficio, un publicista o un escritor podrán trabajar gratis cuando empiezan, porque al entusiasmo añaden la capacidad de aprendizaje que aún tienen. Conforme pase el tiempo eso será mucho más difícil, sobre todo cuando tienes el culo pelado de cobrar por arreglar una caldera, crear una campaña para los Sugus o escribir un artículo sobre el Madrí. Es un reflejo pavloviano: escribes sobre el Madrí y te pagan, escribes sobre el Madrí y te pagan, escribes sobre el Madrí y te pagan, escribes sobre el Madrí y te pagan, escribes sobre el Madrí y te pagan y de repente un día escribes sobre el Madrí y no te pagan. Me juego el pescuezo a que no sonríes satisfecho porque haces lo que te gusta (que es escribir sobre el Madrí, no que no te paguen).

  • Salvo que echemos mano de esa retórica que hacía del periodismo un sacerdocio, nos entenderemos mejor si admitimos que al periodista no se le paga principalmente por decir la verdad. A un albañil sí se le paga porque no se le desvíe el tabique.

  • A ver, es una cuestión de responsabilidad. Si el periodista miente y le pillan tendrá un grave problema en su periódico. Para los que escriben gratis et amore en un blog la responsabilidad sobre la verdad es consigo mismos. O sea, la misma que la de los periodistas pero sin el control de los editores.

  • Y a mí me parece fantástico que Arcadi se ponga chulo para enervar a los paletos y que diga que él escribe por dinero. De esa forma se desvela el repugnante comportamiento de aquellos que crean revistitas culturales para forrarse sin pagar un duro a los que escriben. Recuerdo el caso de la Jot Down: a los fotógrafos sí les pagaban, a los escritores no.

  • (Quien nunca será grande es Casimiro Garcia-Abadillo un segundón trepa infumable.
    Jabois sería grande hasta barriendo aceras, que de cada colilla, papelito de chicle y hoja seca, sacaría una entrada.)

  • – Brema: ¿Porque los publicistas hacen el trabajo que les gusta y los fontaneros no?

    – Gengis: Sí, por eso.

    – Brema: Quizá debas incluir «el vector edad», como dicen ahora los espabilaos. Un fontanero entusiasmado con su oficio, un publicista o un escritor podrán trabajar gratis cuando empiezan, porque al entusiasmo añaden la capacidad de aprendizaje que aún tienen. Conforme pase el tiempo eso será mucho más difícil.

    – Gengis: En efecto. Por eso hablé de “gente a la que le gusta su tarea por sí misma lo suficiente como para empezar en ella sin importarle mucho el dinero” y del “meritoriaje” en la universidad y en la investigación.

  • Me has convencido, Gengis. A partir del lunes no tenemos ni un puñetero escrito. Ni una sola ilustración. Y seguimos teniendo un número discreto de lectores. Ahora me haces el favor de buscarme (gratis) una docena de escritores que escriban un artículo mensual (gratis), una docena de ilustradores que nos hagan un dibujo mensual (gratis) y un par de publicistas que nos manden al estrellato (gratis). Gracias.

  • Procu, no idealizo. Lo que puede ocurrir es que mi conocimiento de la universidad sea, por suerte, muy limitado; aunque ya es casualidad que todos los profesores universitarios con los que he tenido trato sean del tipo que he descrito.

  • Y no nos traigas a cualquier pelagatos. Tiene que ser alguien con un gran nivel profesional y forrado de pasta. Pérez Reverte, Marías, Barceló, Milo Manara… algo así.

  • A mí me gusta mucho el dinero, pero no por ello voy a dejar de hacer cosas por las que no me paguen. A lo que sí estoy dispuesto es a cobrar sin hacer nada: ya digo que me gusta mucho el dinero.

    La soberbia, entendida como alarde de lo que se es, me parece una virtud, por desgracia con pocos cultivadores desde que triunfó el cristianismo. No pienso lo mismo de la fanfarronería.

  • Que un periodista escriba por dinero se entiende, como en todas las profesiones. Lo que no se entiende es que un periodista venda su alma de un periódico a otro sin importarle el contenido en él publicado o el contenido de lo que él mismo escribe. Es necesario un código deontológico.
    Principios y dignidad ante todo.

  • 15 de enero de 2015 a las 14:50
    GENGIS KANT
    La soberbia, entendida como alarde de lo que se es, me parece una virtud, por desgracia con pocos cultivadores desde que triunfó el cristianismo. No pienso lo mismo de la fanfarronería.

    Otro con estudios que ha estao en el estranjero que no sabe lo que es una provocación.

  • Por lo que sé de ti, Brema, te tengo por una persona muy trabajadora. ¡Si no paras de leer! Del resto de los que andamos por aquí tengo una opinión parecida. Nada de pelagatos.

  • SEGUNDO INTENTO

    Francisco I, de soltero Jorge Mario Bergoglio, cabeza visible de la Iglesia católica, un hombre pío, un hombre normal, un hombre sobre cuya inteligencia no cabe la menor duda afirma que “No se pude provocar, no se puede insultar la fe de los demás. No se le puede tomar el pelo a la fe. No se puede”. Francisco, que habla como su Señor Jesucristo, con parábolas, tras condenar firmemente con todísima la firmeza que permiten sus blandos músculos, dijo “Porque, es verdad que no se puede reaccionar violentamente. Pero si el doctor Gasbarri, gran amigo, dice una mala palabra en contra de mi mamá, puede esperarse un puñetazo. ¡Es normal!”.

  • Eran otros tiempos, claro. En mi caso, la Magia era terminar –a mano y en el último segundo– la última corrección al texto, juntar los doscientos folios escritos con tu vieja máquina de carro e ir a la copistería de la esquina para que te encuadernaran cuatro juegos de tu obra maestra. Después, mirar en las páginas amarillas las direcciones de tus cuatro editoriales preferidas, comprar cuatro sobres para DIN A4, ensobrar los manuscritos, llegarte hasta la oficina de Correos y, tomando la precaución de certificarlas por si tenías la mala suerte de dar con un cartero amante de la buena prosa que decidiera hurtarla para su propio solaz, remitirlas a esas editoriales soñadas acompañadas de una buena carta de presentación.

    Al cabo de un mes, más o menos, comenzaban a devolverte los manuscritos, acompañados, a su vez, de las correspondientes notas de rechazo. Éstas eran muy oficiales e, invariablemente, comenzaban con un: “Lamentamos comunicarle que su manuscrito…”

    Sin embargo, había excepciones. De P. & J. recibí una nota manuscrita elogiando el texto y –sobre todo– la carta de presentación. (Y rechazando de paso, claro, la publicación.) De la editorial T. solían enviarme –y siempre quise creer que la razón no fuera la lástima– notas personalizadas. Incluso llegaron a devolverme un original por mensajero para que, según especificaban en su carta, me diera tiempo de presentarlo a un concurso literario de relatos breves que ellos mismos organizaban. (Han pasado varias décadas de esto, y acabo de caer en la cuenta de que todavía recuerdo el nombre de la señora o señorita que firmaba aquellas misivas.)

    Pero en realidad daba absolutamente igual. Sabías que, si currabas lo suficiente y con la dirección adecuada, ese momento, tarde o temprano, iba a llegar.

    Eran, como dije, otros tiempos.

  • 15 de enero de 2015 a las 15:25
    PERROANTONIO
    SEGUNDO INTENTO
    Francisco I, de soltero Jorge Mario Bergoglio..

    Y de lo del quinto mandamiento ¿qué ha dicho? o se ha callado como una Píííííííííííííííí…
    ***
    Satur, ¡¡no me des estos sustos!!

  • (En mi molesta opinión creo que todo quisqui cuenta la feria como le va, o en su defecto, como le conviene.
    Cuando fueron a prender a Jesús -previamente vendido por 30 monedas por Judas- al huerto de los olivos, Pedro sacó su espada -luego llevaba espada- para plantarle cara a los soldados. Entonces Jesús -posteriormente Cristo-, lo detuvo y le dijo “Pedro, guarda tu espada, porque quien a hierro mata, a hierro muere”. O sea que, al pope habría que hacerle ver que la manera de responder a los dibujantes de Charlie Hebdo a sus supuestas burlas a todo debería haber sido a viñetazos, y no a tiros. Nadie dice que la gente no pueda sentirse ofendida y responder, lo que no se puede (debe, porque poder, se ha podido) es responder matando. Eso para el pope. A los integristas nada, porque su ley es matar.)

  • ¡¡Ah!! No… ya he visto que lo ha condenado así como dos veces y que no se puede utilizar la violencia, y bla, bla, bla, chou, chou, chou..vamos lo de poner la otra almejilla, y nada más.

  • Y mira tú por donde, que aunque nos parecía una sociedad muy avanzada y muy de todo que hasta queremos copiarles no sé que modelos y todo eso..¡¡Se ponen como locos y locas por una cancioncilla de unos dibujos animados para niños!!.
    En el video, los penes y vaginas bailan al son de una pegadiza canción que utiliza palabras que los pequeños usan para referirse a los genitales femeninos y masculinos, snipp y snopp en sueco. La canción incluye frases como “aquí viene el pene muy rápido”, “la vagina es guay, incluso en una anciana (sic)” o “pene y vagina, qué gran pareja”…¡¡¡y todo esto en la tv pública!!!

  • A mí me gustó mucho lo de los pulgones, Gachó, y he de decir que con la ayuda inestimable de las mariquitas, los rosales de los Parker son un primor.

  • Eso es Gómez.
    Poner tu entusiasmo, tu conciencia-buena o mala- en cada palabra; palabras que salen del alma ( que algun@s no tienen..).
    Reactividad … Y sin perder el alma, la carne ni la vida. Increible.
    Venderse o no….to be or not to be…..ser diferente o no ser nafa. Un tipo sin alma… Qué horrorrr

  • Por cierto: la quimioterapia administrada a Teresa Romero produce alopecia. Bondad graciosa que alguien se cachondé de eso.
    Lo dicho. No hay alma.
    Qué horrorrr again

  • Sukkt, da la impresión de que está acusando a un periodista de «verder su alma» solo por el hecho de cambiar de empresa. ¿No le parece una acusacion desmedida y absurda?
    ***
    Gengis, salí de mi instituto de barrio con la creencia inconsciente de que todo el mundo leía y nadie iba ya a misa. En la universidad comprobé que seguía habiendo gente de misa y comunión, y también gente que no leía NADA, no siempre los mismos, claro; no me refiero a los estudiantes.

  • Por favor, no me sean tiquismiquis con los códigos deontológicos cuando hay unas peñas españolas a las que les han pagado por animar a Qatar en el mundial de balonmano dándose la paradoja de que cuando se enfrenten los Hispanos con los de casa, tienen que dejar el corazón a un lado y animar con la charanga a los qataris que te vis.

  • Entre los tópicos más idiotas ese de que los periodistas venden su alma cuando cambian de medio. Venden su “alma” por ¡DINERO! El resto de los mortales, trabajen en el andamio, el prostíbulo o la mina, sólo venden su cuerpo, que se comerán los gusanos. A las almas compradas, los directores de periódicos las guardan en los almarios y las sacan de vez en cuando para exhibirlas ante los lectores papamoscas, para que abran su bocaza y digan ooooohhhh.

  • (Hablemos claro: ¿alguien está insinuando que Jabois vende su alma por aceptar la oferta de El País? ¿Es eso?.
    En caso afirmativo, ¿merece esa gilipollez ser tenida en cuenta?, no pensaremos detenernos ante tan suprema idiotez ¿no?)

  • (Todo el mundo sabe que Jabois de pequeñito atomizó su alma y anda por ahí regalando pedacitos a cualquiera que los quiera -bueno, y algunos se le caen sin querer y otros se le salen por las orejas cuando se ata el pelo-).

  • 15 de enero de 2015 a las 16:46 GACHOINLOWERCASE
    (Hablemos claro: ¿alguien está insinuando que Jabois vende su alma por aceptar la oferta de El País? ¿Es eso?.
    En caso afirmativo, ¿merece esa gilipollez ser tenida en cuenta?, no pensaremos detenernos ante tan suprema idiotez ¿no?)

    Gracias, Gachi. Ni en mis sueños más calientes imaginé que fueras a ser la voz de la moderación. Tienes toda la razón. Me humillo a tus pieses y a los de Bellpuig.

  • “A los profesores universitarios les pagan por dar clases y por investigar; la recompensa es que les publiquen “El conflicto entre el Yo y el Ello en las notas autógrafas del cuñao de Freud a su ama de llaves” en la revista Feudianansken Untersuchunggen, si además les volvieran a pagar sería como que les tocara la pedrea.”

    ¿Y qué pasa cuando les toca esa pedrea? ¿Tienen la obligación de devolverla? Recuerdo cómo a Antonio Valdecantos quisieron convencerle de eso sus enemigos. Por lo que entendí entonces, había un grupo de profesores de izquierdas a los que les parecía inmoral que cobrara por un libro con pensamientos filosóficos quien ya cobraba de la universidad por esforzarse en tener esa clase de pensamientos.

  • Lo que ha dicho hoy el Papuchi se lo he leído antes a varios sucedáneos suyos. Tienen la lección muy bien aprendida.

  • Juli0, tengo las orejas de punta con el asunto de la mezquita que mencionó ayer, pero no me entero: hoy en EP venía esto, que parece reducir el asunto a una cuestión de intereses comerciales de la Iglesia. ¿Cómo lo ve usted?

  • Ahora soy un gran lector de El País, así que la llegada de Jabois es doblemente satisfactoria. Sólo falta que retorne el pijo pródigo.

  • La siguiente discusión tuvo lugar en FB:

    – Antonio Valdecantos: Se está distribuyendo ya en las librerías “El saldo del espíritu. Capitalismo, cultura y valores”.

    – Giorgionono Gnono: ¿Por qué este libro, al igual que todos (son escasísimas las excepciones) los escritos por funcionarios que están en relación directa con su actividad, no se distribuye en PDF bajo una licencia Creative Commons (By-Nc o By-Nc-Nd) que permita la difusión pública y abierta, sin perjuicio de que la edición en papel pueda ser comprada, cuando han nacido de una actividad pagada por todos? Son muy notorios los casos de apropiación privada de lo público en muchos ámbitos, pero en la cultura nunca he escuchado una palabra en este sentido respecto del trabajo intelectual realizado en las Universidades, sobre todo en las de Letras. ¿No es acaso una apropiación privada de obras con carácter público por parte de autores y, por medio de estos, de editoriales lo que ocurre cuando se privatiza la distribución de estas, impidiendo así acceder a ellas si no es pasando por la caja de dichas editoriales?

    – Antonio Valdecantos: No comparto ninguna de las afirmaciones de Giorgionono Gnono, pero me parecen tan respetables como la que más. Lo que sí me incomoda, y bastante, es que se afirme de mí que me apropio de “obras con carácter público” por haber publicado un libro que he escrito yo… Dicho queda, y no voy a entrar en polémicas.

    – Fernando Castro: “apropiación privada de lo público” resulta que va a ser estar investigando toda la vida, leyendo y escribiendo más allá de todo límite sensato. Antonio parece que dentro de poco hasta escribir será un delito.

    – Giorgionono Gnono: ¿La edición de la Ciencia de la Lógica de Félix Duque, La regla del juego de Pardo o De Kant a Hölderlin de Marzoa, por poner algunos ejemplos, tienen entonces el mismo carácter que las novelas de Harry Potter, no? ¿No tienen absolutamente nada que ver con una actividad estatal de investigadores en el campo de la Filosofía y, por tanto, pueden vender los derechos de difusión de esas obras a empresas privadas porque habiendo reducido todo ámbito de particularidad a mera singularidad su actividad (“he escrito yo”, “estar (…) leyendo y escribiendo) es soberana para con su obra hacer lo que les plazca?

    – Javier Aguado Rebollo: El profesor ya difunde su obra en clase. Quien quiera beneficiarse de ello, que se matricule. Al que no quiera matricularse, pero tenga interés en esa obra, el autor le da la opción de comprarla en una librería. ¿Dónde está el problema?

    Otrosí, quien paga a una persona sólo por explicar en un aula lo que ha pensado no puede exigirle que lo distribuya gratis fuera de ella. Que añada un complemento.

    Y otro otrosí: el dinero que gana un profesor con la publicación de un libro no se debe a haber preparado unas clases, por magistrales que hayan sido, sino a que el resultado de esa preparación, por muy humilde que haya sido, ha despertado el interés del mercado.

    – Guillermo Lapiedra: Pasmoso. Los mismos que agresivamente pretenden la plena gratuidad de la cultura son los que luego pagan gustosamente por unas zapatillas de marca, un coche, un Ipad, un Ipod, un Iphone, y muy pronto unas gafas Google. Nunca he oído a nadie afirmar agresivamente que todo eso deba ser gratuito. Ni el carrito de la compra en el supermercado, ni las botellas de alcohol para el botellón, ni la entrada de la discoteca. Justamente los productos del espíritu.

    – Javier López González: Claro, los funcionarios de carrera deben estar confinados de por vida en una ergástula telepática, de suerte que desde la más peregrina de sus ocurrencias hasta la más laboriosa de sus argumentaciones, pasando por el más lacerante de sus titubeos, sean compulsados por el burocrático entendimiento agente universal, a fin de cerciorarnos de que ni un solo barrunto producido por el interfecto aprovechando furtivamente la venia docendi pueda ser considerado alzamiento de bienes (públicos). Además, las bibliotecas domiciliadas y otros reservorios de mercancías acaparadas por letraheridos y muñidores de ensayos han de tener, anualmente, una jornada de puertas abiertas en la que, a modo de carnaval redistributivo, los tesoros librescos de nuestros goliardos eternos (los profesores y demás gente ociosa) pasen a manos de cualquier lector, alguacil plenipotenciario de tiempos, ideas y erudición obscena.

    Para más inri, el autor desaprensivo se ha permitido (página 57) aturdirnos con uno de sus famosos argumentarios de cabeza múltiple, ¿qué parte de esa fatiga neurológica no habrá sido sino leche derramada de la tesorería del espacio europeo de doma y desencanto?

    – Noelia Alarcón: A todo lo dicho, añado: ¿y si yo lo quiero en papel y encuadernado (nada de impreso en A-4)? ¿No tengo derecho a tenerlo? ¿La editorial no tiene derecho a pagar el trabajo conjunto de todos los que han participado en la edición de un libro (incluido el propio autor, que se ha tomado la molestia de escribirlo, corregirlo y revisarlo y de darle la compleja forma que requiere una edición escrita)? Creo que son ámbitos distintos y que también para eso están las bibliotecas, a las que muchos autores donan sus obras para el acceso público al conocimiento que contienen. Y, por supuesto, entre un PDF y un libro, yo me quedo con el libro. No tengo ningún deseo de que las editoriales de este país desaparezcan por falta de medios.

  • Yo soy de la opinión de que después de tirar de la cadena debemos pagar un canon al fontaca que nos instaló el mingitorio.

  • 10/10, Arcadi

    Hay que apechugar

    Un lector Tsevanrabtan explica en Twitter lo que ha pasado esta mañana en el programa de Herrera. Al parecer una china le ha cortado el pito a su marido, pero lo interesante, especialmente por el pito, es que se lo ha cortado dos veces. Esto se ha explicado, como digo, en Herrera y ha provocado la hilaridad de dos mujeres en el programa. Una solo se ha reído. La otra, además de reírse, ha aventurado maliciosilla que algo habría hecho el chino. Toda la información sobre el particular me la envía una muchacha muy razonable, que apenas puede reprimir su indignación. Como es natural debe de pensar en lo que sucedería si un hombre le hubiera dado apenas una palisilla, o dos, a su mujer en el culito y un colaborador risueño dijera: «Algo estaba pidiendo ese culito.»
    Pero la verdad es que yo no comparto la indignación de mi amiga. La conducta de la mujer china debe ser castigada, como cualquier crimen de pareja. Pero, a diferencia de lo que les ocurre a tantas mujeres con las peripecias de otras mujeres, yo no siento que en el corte del chino vaya mi propio pito. En cambio, en lo que sí me siento sorprendentemente concernido es en las risillas de las chicas y en su algo habrá hecho. Una oscura solidaridad de cazador. La hermandad de los pícaros. Insisto, la china a la cárcel. Pero las risillas de las nenas son también las mías

    .

    Y también las mías. Perracas ellas, perraco yo.

  • Desde luego, algunas no tenemos trabajo, pero otras no tienen faena.
    Menos mal que eso lo he escuchado yo en directo, y así narrado como cuenta el tsv… no lo reconozco. Insisto: menos mal que yo lo he escuchado. Lo que pretendía resaltar el leer el suceso en antena (en un espacio informal, en el que cuentan sucesos extraordinarios, que todo hay que explicarlo) era la reincidencia pero en plan salvaje. La china en cuestión le corta el miembro al marido. Se ve que lo llevan al hospital, y se lo cosen. Y la mujer se lo vuelve a cortar estando en el hospital, acabado de coser, y lo tira por la ventana. No ha habido ningún tipo de burla al respecto. El mensaje era “qué tarada está la gente, mira esta tía hasta dónde es capaz de llegar”. El comentario de “algo habrá hecho” no ha sido tal. Lo ha dicho Olvido Macías y se entendía que estaba pidiendo una explicación. El suceso lo ha leído la estupenda de Rosana Güiza, que es una estupenda; pero no ha dicho nada sobre el porqué había hecho eso la china. Olvido Macías lo ha dicho en plan “¿Y cual ha sido el motivo de que eso haya sucedido?”, no en plan “Huy, algo habrá hecho.”, que hay qué ver como tergiversan algunas/os.

  • Es posible, Gacho. No es la primera vez que el Cerbanatán habla del programa de Herrera es la monda soltando “acojonantes” cada ochenta y siete caracteres, y al oír el podcast me encuentro con situaciones de lo más normalitas. La última fue sobre Australia y unos comentarios de, creo, Pilar Cernuda.

  • Yo creo que el éxito económico de JotDown, si lo hay, radica en que no pagan a los entrevistados, porque si lo hicieran, con esas entrevistas eteeeernas….

  • Procu, en mi opinión, el Cabildo de la Catedral de Córdoba, como propietario de todo el recinto, es muy dueño de registrarlo con el nombre que mejor le parezca y luego usar la denominación que crea oportuna y, en cualquier caso, reservarse los derechos de explotación comercial correspondientes del uno o de la otra. Su empeño, por lo demás, en oscurecer, que no ocultar, el nombre de Mezquita está de antemano condenado al fracaso, pues todos los cordobeses seguiremos llamándola “la Mezquita” o, en el mejor de los casos para los intereses del Cabildo, “Mezquita-Catedral”, y todos las plataformas y operadores turísticos que traen visitantes a Córdoba continuarán usando también el término Mezquita, que es el que tiene gancho comercial, pues, como ya dijo el emperador Carlos V, arrepentido, catedrales como la que, con su autorización, se construyó dentro de la Mezquita, hay otras, pero mezquita como ésa sólo hay una.

    Aprovechando la torpeza y el cerrilismo del Cabildo, lo que la otra iglesia, o sea, la izquierda, quiere es quitarle la propiedad del edificio o, según nueva versión de la presidenta Susana Díaz dos días después de las matanzas terroristas de Paris, “participar en su gestión”. O sea, quedársela. Pero eso es casi lo de menos, pues lo que, desde un principio persiguió la izquierda con ese demagógico “la Mezquita de todos”, es pillar en un renuncio al PP, alineado con la Iglesia y enfrentado a los intereses “del pueblo”.

  • Claro que, y te lo digo con todo el cariño del mundo, Gacho, tampoco tú eres una fuente muy fiable para ese tema. Tendré que escuchar el programita.

  • (Pa mí que hay algo de estrategia en los 8 comentarios seguidos de Bremaneur, 7 de ellos monolínea… Pero ahora no voy a pararme a averiguarla, que tengo deber, y es muy difícl y ya verás como me meo encima del susto que no lo voy a saber hacer y rezando estoy -a mamapacha- para que no haya hoja excell de esas que me ponen nerviosísima y me deprimen)

  • A mí las entrevistas eternas de la Juandáun me gustan, si el entrevistado tiene interés y el entrevistador es bueno. Y, conjunción. Una entrevista larga a Aberlola, a Simelone o al tolosarra no las aguanta ni su puta madre, a no ser que seas religioso.

  • Gacho, era una sátira de los que usan del tuiter para escribir parrafadas enormes en las que mostrar su indignación y sus «puntos de vista» sobre cualquier tema. Escribe un artículo, coño.

  • Qué hase, Bremanel, qué te pasa.
    ***
    Entendido, Juli0. Las palabras de Cebrián («ofensa innecesaria», que abona las políticas de la intolerancia y del fundamentalismo»), muy en la línea de abonar, desde luego.

  • ¿Y a qué sección de ‘El País’ va Jabois? A televisión como Haro Tecglen, a toros como Joaquín Vidal, a cultura como Savater o a política como Pradera. O a las mariconadas de la última como Millás o Vincent.
    Ahora resulta que EP es el periódico.

  • Buenas tardes.
    Quién está jugando con el plastidecor que le trajeron los reyes mágicos , eh? Así no , nene malo…Que se nos enfandan los cristianos Señor Perro.

  • Arcadi y Jabois venían siendo el motivo de que me mantuviera fiel al ex periódico de Pedro J. Ahora seguiré pagando el eurocuarenta pensando que va directamente al bolsillo de Espada. Eso sí, no voy a comprar El País, sorry (lo seguiré leyendo ‘de gratis’ en el trabajo, jejejeje).

  • Me interesó mucho, Gata, el tema de los pulgones ( qué puñeteros ellos) precisamente por la peste que hemos tenido este verano con las rosas.

    Bonnie explique eso de las mariquitas, se comen el púlgon?

  • La propiedad adquirida mediante una modificación subrepticia del reglamento del Registro, ¿o pagaron con oro de Roma, Juli0?

  • 15 de enero de 2015 a las 18:29 GENGIS KANT

    Había yo concretado el asunto en el paper “El conflicto entre el Yo y el Ello en las notas autógrafas del cuñao de Freud a su ama de llaves” de la revista Feudianansken Untersuchunggen con toda intención. Es decir, me refería a estas publicaciones de ámbito universitario, trascendencia universitaria e importancia universitaria (importancia que, en una parte relevante que no me atrevo a cuantificar, consiste en obtener puntos en el ranking de promoción interna, lo que explica que alguien te presente un curriculum de 80 páginas que recoge como bibliografía hasta el impreso de solicitud del carné de la piscina). No hablaba, por tanto, de esas obras inmarcesibles que escriben los cátedros en sus horas de tutoría en Oxbridge o la Complutónoma, tipo “El Señor de los Anillos” o “El Hidalgo de las Catedrales gótico-flamígeras”, porque soy muy partidario de que todo lo que sea no rascarse la entrepierna en horario remunerado es beneficioso. Y si se enriquecen o sacan un sobresueldo, incluso publicando libros sobre sus materias que luego pueden ser muy recomendables para aprobar la asignatura, pues me parece bien, que hay que animar la economía, aunque sea la propia.

  • Aquí parece que hablamos de la universidad como si sólo estuviera habitada por filósofos y filólogos, esos diletantes (con perdón). Pero en la uni también hay ingenieros, médicos, neurocirujanos, bibliotecarios, etc. En fin: gente útil.

  • Es decir, me refería a estas publicaciones de ámbito universitario, trascendencia universitaria e importancia universitaria […]

    Publicaciones universitarias que interesan a los universitarios, nos ha jodío. No, que formen mis vecinas una comisión evaluadora.

  • Y tanto que se perfila, Bolaño. Ya casi dobla en votos a UPyD, dicen las encuestas. A este paso, el sorpasso será mayor en términos relativos que el de Podemos respecto a IU. Ni las contradicciones ni el afán de protagonismo ni sus pésimas dotes de estratega: el gran pecado de Rosa Díez fue no desnudarse también en su momento. Todavía está a tiempo.

    Mientras tanto, en Washington…

  • bolaño

    La propiedad adquirida mediante una modificación subrepticia del reglamento del Registro, ¿o pagaron con oro de Roma, Juli0?

    Ufff… no tengo ni idea, Bolaño. Realmente, es uno de tantos asuntos que conozco por encimilla, por no decir que desconozco casi por completo. Lo último que he leído sobre este tema ha sido esta crónica de ABC que a mi entender explica bastante bien las pretensiones de la Junta de Andalucía y la postura del Cabildo.

  • ¿Cuándo se vio a la religión verdadera teniendo que formar frente con las falsas, en vez de ser la primera en reírse de ellas?

  • ¿Quién, sin ser humorista, podría reírse del humor que todo lo inunda? Es inevitable que quienes lo tienen sean hoy los amos. A todo lo demás -la política, el ciclismo, la religión, el comercio- sólo le queda ser sujeto pasivo y, como mucho, quejarse.

  • Ni religión ni gaitas, mi hipótesis es que fuera de Occidente se respeta todo mucho. Seguro que allí no se tutea a los padres. Súmemos a ello el hecho, para el que ya no somos sensibles aquí, de que una caricatura, por sí misma, al margen de las bellaquerías o las virtudes que queden reflojadas en ella, es una cosa ofensiva, y entenderemos que tampoco haya gustado a muchos musulmanes la última portada de Charlie Hebdo. Como si alguien llamara, con el mejor de los rollitos, Juanito al Pater Familias.