El anarquista enamorado. 1, La noche del gitano

batman
Por Claudio Sífilis.

Con cierta prisa por comenzar os presento a los personajes: Miguel, alias el druida, es profesor de pretecnología. Su mujer, Ana, es profesora de filosofía en el mismo colegio en la calle Príncipe de la Verga Rara.

Era jueves, y Ana tenía plan a la salida del trabajo para ir a la inauguración de la exposición de su cuñado, un pintor abstracto de cierto renombre.

Al salir de su clase, Miguel le dice a Ana que no va a ir al ágape.

Ana tuerce el gesto y le regaña: “Tú antes molabas”.

Y el calavera le contestó: “Yo molo más que Spiderman”.

Miguel salió del colegio y caminó con paso rápido por Puerta de Hierro, sin prestar atención a los chalets de lujo, ni a los muros que protegen sus patios y jardines. Solo le prestó atención a un enorme rosal, que en invierno estaba desprovisto de rosas y hojas, asomando por encima de la pared como un alambre de espino.

Por María de Molina llegó a la Castellana y la cruzó. Tuvo que parar en un bar de la calle Almagro, y luego en otro en Fuencarral. Pasó de largo por la calle Preciados y siguió hasta el Rastro.

En un bar tuvo que mear. En el retrete hizo una foto de una pegatina que decía: “Cualquiera puede tener un buen día, menos yo”.

El siguiente botellín lo bebió más despacio.

Mientras este anarquista se emborracha lentamente en estos bares desanimados me propongo entretenerles contándoles lo que presenció unos días antes en otro bar, éste localizado en su barrio. Fue en uno de esos bares típicos españoles con olor a fritanga, de botellín y tapa, que de unos años a esta parte los chinos han empezado a imitar como negocio.

Era media tarde y la camarera solo se preocupaba de que su hijita comiera algo. La niña china y otra española estaban sentadas en una mesa. En la barra un enorme señor decía tontadas a las niñas y las hacía fotos. Era el tío abuelo de la chiquilla española.

La tapa de morcilla no le supo bien a Miguel, la de gamba con gabardina sí. El orondo señor manifestó su tristeza por tener estropeado el coche y no tener dinero para arreglarlo.

– “Ahora tengo que usar el transporte público, o andar”.

– “¿Qué le pasa a su coche?”. Dijo el camarero.

– “¿Tienes memoria de pez, chino? Si lo he contado mil veces”.

– “A mí no me lo ha contado”.

– “Jodío chino, no te he contado que tuve un accidente, que di dos vueltas de campana, que por suerte no me pasó nada”.

– “Pues no veo el ploblema, da un palte al segulo y que alegle el coche”.

– “¿Eres un chino tonto? Que tengo el seguro a terceros…ya lo sabes… no sé para qué hablo contigo”.

– “Pero si es muy fácil. Dile a alguien que tenga segulo que te firme un palte”.

– “Eehh, yo no valgo para eso. Toda la vida he sido honrado”.

Volviendo al día presente de esta narración, el anarquista estaba deambulando por las calles haciendo fotos. En un momento que fotografiaba un grafiti, se vio sobresaltado por un chico que le habló.

– “¡Primo! ¡Es interesante el grafiti!”

– “Claro”.

– “Escucha primo, que estoy muy mal. Que el martes enterramos a mi padre. ¡Ayúdame!”

– “¿Y qué puedo hacer yo? Si ya está muerto”.

– “¡Invítame a un gin-tonic!”

Tras unos segundos de duda, teniendo en cuanta los ojos de pena del gitanillo, el druida le responde con un escueto:

– “Vale”.

Caminan en silencio hasta el abrevadero más cercano, un local de vinos. Miguel pide dos gin-tonics.

La camarera responde de manera sorprendente:

– “No tenemos ginebra”.

Miguel está tan sorprendido que no dice nada, no sabe cómo reaccionar.

– “¿Qué pasa?” Dice el gitano.

– “¡Que no tienen ginebra! Es un sitio raro. ¿Qué te parece si tomamos un vino blanco? A mí un vino ahora casi me viene mejor que el gin-tonic.”

– “No, primo. Habíamos hablado de un gin-tonic, vaya mierda de sitio, vámonos a otro”.

– “Yo es que, ya que he entrado aquí, me gustará tomar algo, el sitio es bonito y está animado”

– “Es una mierda de sitio, ¿Qué bar no tiene gin-tonics? ¡Vámonos!”

La camarera les interrumpió y les dijo que si querían se podían marchar, que lo entendía.

Miguel la miró con fastidio y dijo: “Sí, nos vamos. Mi amigo quiere tomar un gin-tonic, y en esta mierda de bar no tenéis”.

Ya en un bareto normal en la plaza de Tirso de Molina les sirvieron sus gin-tonics. El chico tenía ganas de contar su vida, que había transcurrido en el barrio. A sus 18 años recién cumplidos ya tenía mujer y un hijo, pero le habían abandonado y ya no los quería. Para demostrar que tenía mujer sacó el carnet de identidad de ella, al mirar la foto empezó a llorar. Era un carnet caducado, sin el chip de identificación.

El druida le dijo que si tenían un hijo en común las cosas se arreglarían.

– “No, ya no les quiero. Me dejaron tirado cuando me detuvo la policía. Solo me importa mi madre, si no fuera por ella… Tengo que triunfar por ella, para darla todo, que no pase necesidad ninguna”.

Las lágrimas caían de sus ojos a buen ritmo, a veces a pares, una, dos, cuatro, cinco, siete…

– “No llores, hombre. Tienes toda una vida por delante. Ya me gustaría a mí tener dieciocho años, como tú”.

– “¿Que no llore? ¿Qué harías tú si hace dos días hubiera muerto tu padre? Me da vergüenza toda mi vida. Tener que pedir para poder tomarme un gin-tonic. Mira mi ropa, es toda de segunda mano del rastro, nunca he tenido un billete de veinte euros en el bolsillo, uno como el que has sacado para pagar las copas. Todo lo que quiero es hacer algo importante, por mi madre”.

– “¿Vas a ponerte a estudiar?”

– “¿Estudiar? Si yo no tengo ni el graduado escolar”.

El druida dio un trago fuerte para acabar la copa y bajó las escaleras a mear. Al terminar se limpió las manos y se miró al espejo. Tuvo una visión que duró apenas un segundo, una calavera con un solo ojo que se reía, con el corazón en la garganta y un gusano en el ojo vacío. Se esforzó por ver su cara real y lo consiguió. Le pareció la cara de un blando, de un pusilánime. Pensó que esa cara no le valía para volver al bar, se tranquilizó y subió cuando vio en el espejo su cara de frialdad habitual.

Cuando volvió, el gitano seguía allí, bebiendo su copa.

– “Mira chaval, en este barrio hay muchas oportunidades para un chico como tú si le echas cojones. Aquí se mueve mucho dinero, en obras de arte, hostelería, ropa…”

– “Mientras no tenga que ver con droga. Yo de droga no quiero saber nada, la policía me tiene fichado”.

– “Yo voy a montar algo importante aquí y tú me puedes ser útil, pero todavía lo estoy pensando, dentro de unos meses”

– “Aquí puedes estar seguro que yo te voy a ayudar, yo y otros muchos que estamos juntos”.

– “Bien, pero por hoy ya está bien, me vuelvo a casa”.

Miguel le dio la mano al chico, que la agarró con fuerza, y sin soltarla le habló con lágrimas en los ojos:

– “Primo, dame 20 euros que lo estoy pasando muy mal ya sabes mi historia”.

– “No puedo, dentro de poco voy a tener que separarme de mi mujer, tal vez me divorciaré. Yo también tengo muchos problemas, no solo tú los tienes”.

– “Primo, ayúdame un poco, que yo voy a hacer muchas cosas por ti”.

– “Bueno, te los presto. Dame tu teléfono. Dentro de un mes te tengo que ver con dinero para ti y para devolvérmelo. Aunque sea te prostituyes, trabajas de chapero”.

– “Claro primo, yo me voy contigo esta noche”

El gitano le acarició el lomo a Miguel y se le acercó suspirando. Miguel le apartó.

– “¡Que no te enteras, no soy maricón!”

Cogió el teléfono del chico, que se llamaba Toño, y se fue del bar. Al salir se dio la vuelta para comprobar que no le seguía. El gitano estaba hablando con unas chicas, que se reían.

Ya era de noche, el anarquista decidió que todavía podía andar un poco más y volver a casa caminando.

Esa noche le apetecía meterse en la cama, en su cama limpia, sentiría placer de estar allí, bajo el edredón.

Hace tiempo que no le gusta estar en casa. Lleva meses pensando seriamente en dejar a su mujer, le molesta dormir con ella, tenerla encima. Odia su propia casa, pero hoy quiere estar en ella, está borracho y necesita pasar allí unas horas, descansar.

Hace tiempo que está enamorado de otra mujer.

Ana sabe que ama a otra, le ha avisado que un día cuando vuelva se va a encontrar sus cosas en una bolsa en la puerta de casa.

Los dos saben que la situación no va a durar mucho.

Miguel camina por la calle recordando cómo su madre le puso en la calle cuando tenía 16 años. Le había amenazado y lo cumplió, si quería ser un golfo y volver todos los días a las cuatro de la mañana, no sería en su casa.

Una noche, hacía veinticinco años, encontró una bolsa en la puerta, con la ropa del trabajo y la ropa de a diario. El traje de salir por la noche lo llevaba puesto.

Al ir a abrir la puerta para entrar se encontró la cadena puesta. Su madre se asomó y muy seria le dijo que se fuera, que ella no alimentaba vagos.

Miguel estuvo más de un año trabajando de camarero, durmiendo en un hostal que estaba en la calle López de Hoyos, compartiendo cama con un amigo. Conoció a Ana y se casó con ella, ella era ocho años mayor que él.

Ana le consiguió trabajo de profesor en el mismo colegio en el que ella trabajaba.

Antes de conocerse ella había tenido un aborto y la habían vaciado. Miguel consideraba que no había tenido suerte con esa mujer.

De todas maneras, cuando llegó a casa y no vio ninguna bolsa en la puerta sintió alivio. Fue directo a la cama y se acostó, su mujer todavía no había llegado.

79 comentarios

  • 16 de enero de 2015 a las 10:10
    JOSÉNEZ
    ¿Anarquistas y gitanos no son lo mismo?
    Bravo por don Claudio.

    Yo diría que no. A los anarcos de hoy en día los veo muy pijos.

  • Señoritos lectores, señoritas lectoras. Esta mañana ha habido un pequeño problema con nuestro proveedor y el servidor ha estado caído hasta las 9:45 horas. Les pedimos disculpas por las molestias que esto haya podido causar en sus ansias lectoras y se las pedimos especialmente a nuestro nuevo colaborador, el señor Sífilis, de quien esperamos grandes éxitos y mucha profilaxis.

  • Bueno, es que ahora no hay anarquistas, solamente anarquistas de salón, que son menos ruidosos y románticos pero más educados.

    Más o menos estoy siguiendo una trifulca entre gitanos gallegos y zamoranos en Tui, cerca de casa de mis padres, con destierros y cosas muy medievales. Es todo un mundo el de la venta ambulante:
    http://www.europapress.es/castilla-y-leon/noticia-regresan-tui-porrino-pontevedra-410-gitanos-zamoranos-desterrados-20141130195949.html

  • Qué golpe cuando dice «Mientras este anarquista se emborracha lentamente», como si ya se lo supusiera todo el mundo: ¿profesor de pretecnología? Pues anarquista, lo normal. Y que se va a meter en líos, verás.
    Saludo calurosamente al nuevo autor italiano.

  • Pretecnología. Qué recuerdos. Sólo gracias a este palabro ya podemos intuir que el autor pertenece a la generación de la EGB.

    La pretecnología era lo anterior a la tecnología y fue la culpable de que las paredes de los habitáculos habitacionales de la clase obrera se llenasen de obras de arte o así. Aún recuerdo con terror cuando mi padre enseñaba a las visitas los intentos de reproducción de las láminas de Emilio Freixas que yo había pergeñado (más bien pergiñado). O aquel mapa de España de escayola, coloreado con sus mares en azul, sus llanuras en verde y sus montañas nevadas, que estuvo colgado de las paredes del pasillo hasta que me salió barba. O los arduos trabajos de marquetería. Afortunadamente fui redimido del escarnio con la incorporación a las artes plásticas de mis hermanas —una cracks— que lo inundaron todo de bordados, cuadros de hilos con imágenes geométricas y espejos pintados. Aquí pueden verse algunos pecios.

    Con los años superamos el arte pretecnológico colgando en la pared de la sala un puzzle de 10.000 piezas con paisaje alpino.

  • DIARIO RUSTIC
    Hace la tira de años mi amigo Dani desperdició una tarde de juegos y aventuras para sentarse en el portal de casa de su abuela con un candado de bicicleta en la mano. Dijo que iba a investigar su mecanismo y que no se levantaría hasta lograr saber cómo funcionaba y cómo podría averiguar la combinación para abrirlo. Manejaba las palancas, le escrutaba las tripas y de vez en cuando hacía una pausa para pensar mientras se llevaba el dedo índice a la nariz haciendo crujir el cartílago. No tardó mucho en conseguir su objetivo, gracias a su terquedad, su inteligencia y su intuición. Ayer tuve que vérmelas con un candado similar, pero más moderno. Era imposible aplicar la técnica de Dani, así que falto de inteligencia e intuición tuve que tirar de cabezonería. Y logré abrirlo.

    Se me llenó la biblioteca de mozas núbiles, hermosísimas, y me vino a la cabeza un literato que trasvasaba sus rijosas fantasías con jovencitas a novelas y poemas, malos como el demonio. Qué fea es la escritura de babas verdes y qué singulares señoritas son las que se enardecen con ella, cachondas y embrutecidas y enloquecidas y abisales.

  • CRÓNICA REGIA

    Ambiente festivo en el Polideportivo de la Castellana. Se presentaban los premios conseguidos por los integrantes del conjunto del barrio en la última gala de la FILFA: el Balón del Moro ganado por el hermano de La Ronalda, el Cañardo de Plata al gol más chuli conseguido por Jane (se pronuncia Jane, no Yein) y otro más que no me acuerdo, creo que La Guitarra de Bronce al jugador más cani, que se llevó el de Camas. El espectáculo comenzó con la llegada del autugús que introdujo al combinado merengue. Abrían la comitiva los caballos de la pulicía, con los miembros de la policía subidos a sus respectivos corceles, arropados todos con el griterío de la hinchada, algo así como gggñññuuuuu, y que puso de moda CR2D2 cuando le dieron el otro día el Melón de Oro. Luego, en el campo, bengalas, confetti, tutti frutti, bailes regionales, toros, alardes megafónicos para presentar a los premiados y fotografías de conjunto de los ganadores junto a sus compañeros. Para terminar la velada se celebró un partidillo que terminó en tablas. Cisco ejerció de Aberlolas dándole un patadón a Grabiel y Kepler Lima sufrió un percance. Estando Raulgarcía con el pito tieso porque veía que se le acercaba un esférico que podía empalmar para introducirlo en la red, se le pegó de espaldas fieramente Kepler Lima, introduciéndose accidentalmente el rabo de Raulgarcía por el culo. Le llegó hasta las costillas y le produjo daños en la tercera intercostal del abductor del bazo.

  • Pretecnología es un palabro modelno.
    Hubo un tiempo en que esas cosas se llamaban Trabajos Manuales, vulgo Trabajos.
    Todas las provincias españolas, de marquetería, con sus comarcas coloreadas y sus montes y sus ríos. Así te era dado conocer que Zamora, por ejemplo, tiene forma de pistola, si no ha cambiado.
    No faltaba el pijo que hacía el Puente Colgante con palillos, o con cerillas.
    Luego estaban los más dotados para la creación artística, con aquellos bodegones a base de pegar y pintar granos de arroz o cualquier material de desecho.
    Era la maría con Gimnasia, Religión y F.E.N., también llamada Política por el estudiantado.
    ¡Qué tiempos!

  • Eso en mi época se llamaba “Hogar”, era la optativa de 2º de BUP, y hacíamos, pirograbados, lo de los espejos con una figura, almohadones… Sí era todo cosas de bien.
    (De la entrada no digo nada excepto que la he leído enterita, incluso antes de que cambiasen el nombre del autor.)

  • Sin la asignatura de pretecnología nunca hubiese podido descubrir el maravillosos mundo del tablerillo y la sierra de marquetería. De ahí al programa de Bricomanía, un paso.

  • He estado bastante calladito, pero:

    “Pero qué probabilidad hay de que en las sociedades islámicas del presente tenga lugar tal reforma? ¿Puede el islamismo instituir semejantes reformas y continuar siendo islamismo? En mi opinión, hay musulmanes liberales equivocados que quieren repicar y estar en la procesión. Estos liberales suelen argüir que el «verdadero» islamismo es compatible con los Derechos Humanos, que el «verdadero» islamismo es feminista, que el «verdadero» islamismo es igualitario, que el «verdadero» islamismo tolera otras religiones y creencias, y así sucesivamente. A continuación proceden a reinterpretar «libremente» los versos embarazosos, intolerantes, belicosos y misóginos del Corán. Pero la honestidad intelectual no permite aceptar tales manipulaciones del texto sagrado; pues, si bien éste da lugar tal vez a ciertas reinterpretaciones, no es infinitamente elástico. Si esta manipulación constituye una táctica para enfrentarse a los fundamentalistas, es una táctica inútil, ya que ello significa luchar con las armas de los fanáticos. Por cada texto que los musulmanes liberales esgriman, los mullan aducirán docenas de ejemplos contrarios mucho más legítimos desde el punto de vista exegético, filológico e histórico. Es imposible lograr una reforma procediendo de este modo: por muchas sutilezas mentales a que recurran los reformistas liberales, no pueden escapar al hecho de que el islamismo ortodoxo es incompatible con los derechos humanos. Existen musulmanes moderados, pero el propio islamismo no es moderado: es una ideología fascista. En realidad no hay diferencia alguna entre el islamismo y el fundamentalismo islámico; a lo sumo hay una diferencia cuantitativa, pero no cualitativa. Todos los principios del fundamentalismo islámico están tomados del Corán, la sunna, la hadith: el fundamentalismo islámico es una ideología totalitaria que los juristas
    musulmanes han elaborado basándose en los textos fundamentales y definitorios del islamismo. “

    “Los ejemplos que citábamos antes sobre los tumultos populares demuestran que los musulmanes corrientes se sienten fácilmente injuriados por lo que consideran insultos a su libro sagrado, su profeta y su religión. La mayoría de los musulmanes corrientes apoyó la fatwa de Jomeini contra Rushdie. Los musulmanes moderados, así como los liberales occidentales y el clero cristiano, tristemente mal aconsejado, sostienen similares argumentos, es decir, que el islamismo no es lo que Jomeini ha aplicado en Irán. Pero los musulmanes moderados y todos los demás no pueden repicar y estar en la procesión al mismo tiempo. Ninguna argucia mental ni insinceridad intelectual conseguirá que desaparezcan los aspectos inadmisibles y bárbaros del islamismo. Al menos los «fundamentalistas» islámicos son coherentes y sinceros, si se considera que el Corán es la palabra de Dios. Las acciones de Jomeini reflejan las enseñanzas del islamismo, ya estén éstas contenidas en el Corán, en los actos y dichos del profeta, o en la ley islámica basada en ellos. Para justificar el llamamiento al asesinato implícito en la fatwa sobre Rushdie, los portavoces de Irán examinaron a fondo la vida de Mahoma. Encontraron numerosos precedentes de asesinato político, incluyendo el asesinato de escritores que habían escrito versos satíricos contra el profeta.”

    “Si el Corán es la palabra de Dios, tal como Jomeini y todos los musulmanes creen, y sus mandatos tienen que ser obedecidos fielmente, ¿quién es más coherente, Jomeini o los musulmanes moderados y los apologistas occidentales del islamismo? Creo que la respuesta es obvia. Una falta de sinceridad semejante se aprecia en los penosos intentos de los intelectuales musulmanes modernistas —hombres y mujeres— por demostrar que «el verdadero islamismo trata bien a las mujeres» y que no hay contradicción alguna entre la democracia y el islamismo, entre los derechos humanos y el islamismo.”

    “Las cuatro grandes influencias que colaboraron en el surgimiento moderno del islamismo militante han sido el egipcio Hasan al Banna, el fundador de los Hermanos Musulmanes, Sayyid Qutb, el indopaquistaní Maududi y el ayatollah Jomeini. Los cuatro repiten el mismo mensaje, basado en escritores clásicos como Ibn Taymiyyah y, en última instancia, en el Corán y la hadith: Dios ha impuesto a todos los musulmanes el deber de combatir a los no musulmanes —en el sentido literal— hasta que la ley humana acabe reemplazada por la ley de Dios, la sharía, y el islamismo haya conquistado el mundo entero. He aquí las palabras del propio Maududi:
    En realidad el islamismo es una ideología y un plan revolucionarios que tienen por fin alterar el orden social del mundo entero y establecer uno nuevo que obedezca a los principios e ideales propios. «Musulmán» es el nombre de este Partido Revolucionario Internacional organizado por el islamismo para llevar a cabo su programa revolucionario. Y la jihad es la lucha revolucionaria y el principal empeño del Partido Islámico para conseguir este objetivo.5
    El islamismo quiere destruir todos los Estados y todos los gobiernos de la faz de la Tierra que se opongan a la ideología y el programa del islamismo, sea cual sea el país o nación que gobiernen. El propósito del islamismo es fundar un Estado basado en su ideología y su programa, sea cual sea la nación que asuma el papel de transmitir las normas islámicas y sea cual sea el gobierno que resulte destruido durante el establecimiento de un Estado ideológicamente islámico.”

    “Por qué no soy musulmán” Ibn Warraq.

  • JEJÉ. DO, estaba pensando en esto. En que el «En un bar tuvo que mear» ⎯normal, con toda esa priva⎯ me ha recordado una cosa de hace poco. En la parada intermedia de uno de mis viajes en autobús por todo lo largo y ancho de este mundo en un cacho pequeño, oí al conductor responder así a un viajero: «Echo una meada y salimos». La fuerza de las palabras que a las veces desnudan y a las veces velan, poderosas ellas. Podría haber dicho «voy al aseo y salimos», es casi lo mismo. Además, tú sabes que en el retrete del autobús no hay más que un inodoro minúsculo y que ese ruin cubículo solo admite un par de tipos de aguas, lavabo incluido; o sea, que te haces una idea bastante cabal de lo que va a hacer el hombre ahí. Sin embargo, el eufemismo cortés, al cubrir con un cendalillo la urgencia ajena te permite a ti seguir aburriéndote con tus pensamientos mientras el chófer orina: tú no tienes por qué acompañarle; tú, ni caso. Pero dijo «echo una meada», y allá que nos arrastró con él con la mente, oyentes todos, a mirar cómo salía, a recordarle que subiera la tapa y se limpiara las gotitas. Las orejas no tienen párpados, como decía ya no sé si Shakespeare o Javier Marías.
    (Que conste que a mí mear me parece bien, que soy partidaria).

  • Las orejas no tienen párpados, como decía ya no sé si Shakespeare o Javier Marías

    Pero tenemos mando con botón mute.
    Me hace gracia su frase, porque llevo días dándole vueltas al hecho paradójico de que me resulta mas intrusiva la publicidad escrita que la oída o vista en televisión.
    Hace lustros que no escucho la publicidad porque he deasrrollado un auromatismo dedil que salta al mute en cuanto entra la publiTV o la publiRadio en el coche. Pero no soy capaz de dejar de leer la publicidad de los bancos o de las valla publicitarias cuando camino por el mundo.

  • que la oída o vista en televisión.

    Soy bobïn. Claro, no la oigo, por eso no es intrusiva, pero vamos que sí, que tenemos un botón mute, mientras que yo no soy capaz de cerrar los párpados.

  • Pues es gracioso, Adapts, porque seguro que usted tiene infinitamente más oído que yo. Esto va a ser una naturaleza sepultada que puja por manifestarse, como la de los zurdos contrariados, pero agobiando.

  • Me he dado cuenta viendo Life on Mars. En las películas y las series del estrangero es importante el acento de los protagonistas. Acento de Mánchester, acento de Berlín, de Brooklin (Burt Lancaster), de Londres, etc. En la España hodierna, salvo las infectas operetas como Ocho nombres de unos vascos en las que se retorna a los característicos, pero en peor, el acento siempre es el mismo. La culpa es de Madrit. En una España pretendidamente federal, como es de facto la de las autonomías, no se puede centralizar de esta manera el producto cultural.

  • Característicos, Gacho. Opereta, zarzuelilla.

    Life on Mars y The Wire han sido las únicas series con banda sonora que incluye a los pinfloi. Ni Farmacia de Guardia, macho. Y en Life on… ponen esta joya.

  • Perroantonio

    Pretecnología. Qué recuerdos. Sólo gracias a este palabro ya podemos intuir que el autor pertenece a la generación de la EGB.

    Pues hubo algo antes de la pretecnología. ¿La paleotecnología, se preguntarán Vds.? No: la EATP, enseñanza de actividades técnico-profesionales. Se hacía lo mismo que en pretecnología y en manualidades, esto es: tarecos, pongos, basura, casitas de madera infames y, en fin, cosas con pegotones de pegamento en frangollo. Pero el nombre de la cosa era mucho mejor.
    – – – – –
    Satur, he encontrado vocablo adecuado para la traducción del ameno deporte del balonmano al bable: el emburrie.

  • Os agradezco la bienvenida, y los comentarios, que para mí son uno de los puntos fuertes de ÇhøpSuëy. Efectivamente estudié EGB, aunque yo juraría que los profesores de pre-tecnología siguen existiendo, sino hace poco un pavo con una camiseta de los Exploited que me invitó a fumar celtas dentro de un bar me engañó cuando me habló de su curro. Prefiero que me llaméis Claudillo a Don Claudio, me pasa como a Francisco Franco, que me llamen Don Claudio me suena raro. Al partido Pockemon lo acusan de tener tratos con dictaduras, de socialdemócratas, y el Dios Dinero dirá. El hombre es un animal político y yo vendo mi voto.

  • 17 de enero de 2015 a las 11:09
    JUANCHO PELEGRÍ
    Sostiene Bremaneur que la música de Pink Floyd no aparece en serie española alguna. No es así.
    http://youtu.be/5W6nNLEOBWQ .
    Vean a partir del minuto once.

    ¡¡Lo conocía y se me había pasado!! Mil gracias por traerlo.

  • Fantástica subida al Puerto de la Fuenfría. Un sol radiante y un frío de cohones (con perdón), sobre todo a la bajada. Nieve en todo el trayecto, pero esa nieve dura y compacta que aguanta bien el peso de las bicis. El paisaje, espectacular. Cuando aprenda a subir fotos (o si algún alma caritativa me explica cómo hacerlo), intentaré subir alguna. La bajada la hemos hecho por la Vereda Alta. Tiene tramos muy trialeros, pero la nieve los disimulaba bastante. Hemos disfrutado como enanos.

  • Tres horas escribiendo una reseña antológica. Problemilla con mi primer word pagado a tocateja y todo el trabajo a tomar por culo. La vida es cruel con quienes más la amamos.

  • A mí me parece muy bien que haya dioses, religiones, zarzas llameantes, apocalipisiles y su puta madre en bragas. Ahora, apóstoles no, por favor, que en un arrebato lo mismo me da por llamarles gilipollas.

  • CIUDAD CORROMPIDA (EIBAR 1935)

    Hace ya algún tiempo Antonio Rivera me prestó su libro “Modernidad y religión en la sociedad vasca de los años treinta” en donde se recogían una serie de estudios que Idearium, Revista de investigación y síntesis de ciencia religiosa (1934-35), publicaba en el Seminario de Vitoria y que dirigía José Miguel de Barandiarán. El libro, aparte de muy interesante, fue para mí una gran fuente de regocijo, pues pocas cosas me divierten tanto como la prosa moralista. En los artículos de Idearium que se reproducían encontré al menos dos joyas, una referida a la Zona Minera de Vizcaya y otra correspondiente a la ciudad de Eibar, del padre Mateo Uriarte, que es la que se reproduce a continuación.

    El bueno de Don Mateo sufre con la descomposición moral de la ciudad armera, en donde «todos se lanzan a la calle, a la taberna, al café, al centro político o al cine; así diariamente, en turbia promiscuidad de sexos hasta muy avanzadas horas de la noche, con funestas consecuencias para la moralidad y religiosidad» y propone soluciones que podrían detener su triste devenir. Sólo me limitaré a constatar que, 85 años después, don Mateo habría podido comprobar que las cosas materiales han mejorado mucho, pero no quiero ni pensar qué habría escrito sobre la espiritualidad de los eibarreses.

    CIUDAD CORROMPIDA (EIBAR 1935) en Pregúntale al Perro.

  • El Gobierno, como construcción artificial, es el polo opuesto a la anarquía natural. Y es un hecho inevitable que la tendencia natural de un Gobierno es la de ir hacia una mediocridad colectiva. Basta redactar una ley, y más ‘la de seguridad’, para darse cuenta de la injusticia que se comete con su aplicación.
    Pero podemos sacar los lápices. Desde París hasta Bruselas.

  • Dice EP:
    El ‘Tratado de la tolerancia’ de Voltaire, superventas tras los atentados de París.

    Sacando punta:
    Sí ya. Y Voltaire y su entrada antisemita “Judios” en su ‘Dictionnaire philosophique’ que ya fue criticado por el Príncipe de Ligne en su tiempo.

  • Antisemita relativa, diría de la entrada “Judíos” del Diccionario filosófico de Voltaire. Es cierto que los trata como un pueblo bárbaro de costumbres absurdas, pero lo hace basándose en la historia recogida en los libros sagrados y la mayor parte de sus diatribas o burlas se refieren a la época antigua. No obstante, aclara: “Por lo demás, es muy difícil averiguar en qué época se redactaron esas leyes llegadas hasta nosotros, pero basta saber que son antiquísimas para conocer que las costumbres de entonces eran groseras y feroces”.

    Y no parece en absoluto antisemita, cuando al final de la entrada habla de la diáspora.

    De la dispersión de los judíos.
    Hay quienes suponen que se profetizó su dispersión como castigo al negarse a reconocer que Jesucristo era el Mesías, olvidando que los judíos estaban ya dispersos por todo el mundo conocido mucho antes de la encarnación de Jesucristo. Los libros que nos quedan de ese pueblo singular no mencionan el regreso de las diez tribus que Toglathalasar y Salmanasar condujeron más allá del Éufrates hasta cerca de seis siglos después. Ciro hizo volver a Jerusalén las tribus de Judá y de Benjamín que Nabucodonosor había diseminado por las provincias de su imperio. Los Hechos de los Apóstoles dicen que cincuenta y tres días después de la muerte de Jesucristo se reunieron allí judíos de todas las naciones para celebrar en Jerusalén la fiesta de la Pascua de Pentecostés. Santiago escribió a las doce tribus dispersas, y Flavio Josefo, lo mismo que Filón, dicen que existían gran número de judíos en todo Oriente.

    Cuando se reflexiona en la matanza de judíos que se produjo durante el reinado de algunos emperadores romanos y en la carnicería que hicieron de ellos todas las naciones cristianas, nos admira no sólo que ese pueblo subsista todavía, sino que sea más numeroso que en sus tiempos más remotos. Su aumento lo atribuyen algunos a que está exento del servicio militar, su ardoroso deseo por el matrimonio, su ley de divorcio, su género de vida sobria y comedida, sus abstinencias, su trabajo y a sus ejercicios.

    Es digna de notarse la sumisión constante que los judíos otorgan a la ley mosaica, sobre todo si recordamos sus frecuentes apostasías, cuando les gobernaban reyes o jueces. El judaísmo es ahora la religión del mundo que cuenta menos apóstatas, y acaso se deba a las persecuciones que sufrió. Sus fieles, que son mártires perpetuos de su creencia, creen ciegamente profesar la verdadera doctrina, y nos consideran a nosotros como judíos rebeldes que han modificado la ley de Dios y castigamos a quienes la han recibido de sus manos.

    Mientras Jerusalén y su templo subsistieron, los judíos fueron expulsados de su patria varias veces, pero lo fueron con más frecuencia por el fanatismo ciego de todos los países donde residieron en cuanto se extendió el cristianismo y el mahometanismo. Por eso comparan su religión a una madre que tiene dos hijas, una cristiana y otra mahometana, que le han dado muchas aflicciones, pero que aunque le hayan maltratado tiene siempre un verdadero placer en recordar que las dio a luz. Se sirve de una y otra para abarcar el universo y en su vejez venerable consigue abarcar todos los tiempos.

    No alcanzo a comprender que los cristianos crean realizar las profecías persiguiendo a los judíos que las transmitieron. Ya hemos visto que la Inquisición hizo desterrar a los judíos de España. Reducidos a recorrer muchas tierras y mares para ganarse la vida y prohibiéndoles en todas partes poseer bienes raíces y obtener empleos, se vieron obligados a dispersarse por muchos sitios y no poder afincarse en ninguna región, faltos de apoyo y poder para conseguirlo. Tuvieron que dedicarse al comercio, profesión que desdeñaban casi todos los pueblos de Europa, como único recurso en los tiempos bárbaros, y como necesariamente el comercio tenía que enriquecerles, los trataron de infames usureros. Los reyes, no pudiendo sacar dinero de las bolsas ya vacías de sus súbditos, para apoderarse del de los judíos les hicieron sufrir en el potro porque no los consideraban como ciudadanos.

    Lo ocurrido en Inglaterra puede dar una idea de las vejaciones que sufrirían en los demás países. El rey Juan, necesitando fondos, encarceló a los judíos ricos de su reino, y uno de ellos, a quien arrancaron siete dientes, uno tras otro, para que aflojara la bolsa, entregó mil marcos de plata cuando le arrancaron el octavo. Enrique III sacó a Aarón, judío establecido en York, catorce mil marcos de plata para él y diez mil para la reina.

    En Francia, que encarcelaban a los judíos, les robaban, los vendían, los acusaban de ejercer la magia, de sacrificar niños y de envenenar las fuentes, les expulsaban del reino y luego los dejaban volver pagando, y hasta en las épocas que les toleraban residir les obligaban a llevar distintivos infamantes para diferenciarlos de los demás habitantes. Y mientras en otros países los quemaban en la hoguera para hacerles abrazar el cristianismo, en Francia confiscaban los bienes de los judíos que se hacían cristianos. Carlos VI, por medio de un edicto que publicó en Rasville el 4 de abril de 1392, derogó esta costumbre tiránica que, según el benedictino Mabillón, se introdujo por estas dos razones: a) para probar el cristianismo de los recién convertidos, ya que era común entre los judíos fingir que se sometían al Evangelio por algún interés temporal sin cambiar realmente al credo, y b) porque como la mayor parte de sus bienes provenían de la usura, la pureza de la moral cristiana exigía que hicieran general restitución, lo que se conseguía confiscándoles los bienes. XX

    Pero la verdadera razón de este uso es la que explica el autor de El Espíritu de las leyes; era una especie de derecho de amortización en favor del soberano o los señores, las tasas que imponían a los judíos, considerándolos como siervos de manos muertas a los que éstos sucedían, y los soberanos y señores se privaban de este beneficio cuando los judíos se convertían a la religión cristiana. XX

    Proscritos de todos los países, finalmente encontraron un medio ingenioso de salvar sus fortunas y afincarse definitivamente. Expulsados de Francia en la época de Felipe el Largo en 1318, se refugiaron en Lombardía y allí dieron letras a los negociantes dirigidas a quienes habían confiado su capital al partir, letras que se pagaron en seguida. La invención admirable de las letras de cambio debió su origen a la desesperación de los judíos, y sólo a partir de entonces el comercio pudo evitar los ataques y sostenerse en todo el mundo.”

  • Perroantonio
    CIUDAD CORROMPIDA (EIBAR 1935)

    Habla del ‘egoísmo sensualista, manifestado en las prácticas anticoncepcionistas…’, pero luego bien que menta la existencia de ‘un plantel de 62 señoritas catequistas’. Claro: ¡va provocando!

  • Ese cura tiene una mente positiva, sociobotánica y científica, que sabe apreciar cuánto vale un dato y los da muy buenos, desde cuántos y cuáles periódicos se han vendido en un día hasta los entierros de los «dos pueblos» que existen dentro de Éibar. Muy aguda la observación sobre el cine:

    «[…] es este un elemento altamente desmoralizador y descristianizador en Eibar: elemento que está haciendo verdaderos estragos en nuestra juventud y no hay dique posible a contener la desbordada pasión con que hoy arrastra este espectáculo derivativo».

    No sé qué quiere decir espectáculo derivativo, además lo he buscado en el CREA y en CORDE y no hay testimonios. Me gusta un montón.

  • Lo de espectáculo derivativo lo he interpretado de la manera más literal posible. Derivativo: que lleva a la deriva. Porque la deriva, además de la derrota del navío, es también la Evolución que se produce en una determinada dirección, especialmente si esta se considera negativa.

  • Suena a false friend italiano: spettacolo derivativo. Y que signifique ‘querella reservada a instancia de parte’, o cualquier cosa.

  • RESUMEN SEMANAL
    Las circunstancias me llevaron a repartir mi tiempo entre Barcelona, San Sebastián y Alicante. Ni vi ni padecí nacionalistas ni moros, por lo que he creído estar visitando el paraíso. En Barcelona visité la delegación de Aponiente, en San Sebastián el Akelarre (compartido con Perroan, por cierto), y en Alicante la barra del Piripi. No le pido a la vida más, aunque tampoco menos, pues en cada ciudad pude sentir el amor a España y a sus febriles mujeres.

  • Bienvenido, señorito Claudio.

    17 de enero de 2015 a las 10:55
    CLAUDIO SIFILIS
    Os agradezco la bienvenida, y los comentarios, que para mí son uno de los puntos fuertes de ÇhøpSuëy. Efectivamente estudié EGB, aunque yo juraría que los profesores de pre-tecnología siguen existiendo, sino hace poco un pavo con una camiseta de los Exploited que me invitó a fumar celtas dentro de un bar me engañó cuando me habló de su curro. Prefiero que me llaméis Claudillo a Don Claudio, me pasa como a Francisco Franco, que me llamen Don Claudio me suena raro. Al partido Pockemon lo acusan de tener tratos con dictaduras, de socialdemócratas, y el Dios Dinero dirá. El hombre es un animal político y yo vendo mi voto.