Por la fauna (y la flora), ¡HAZTE DONANTE DE TEXTOS!

CHOP-FAUNA-04C

ÇhøpSuëy Fanzinë Øn Thë Røcks les invita a colaborar en la elaboración de su próximo proyecto, el Fanzinë ÇhøpSuëy… ¡en formato revista!

Sí, amigos, ha llegado el momento de enseñar al mundo qué fácil es hacer una revista que nadie echa de menos en los kioskos. Por eso la editaremos en formato PDF con un número aún indeterminado de páginas que ustedes podrán leer cómodamente en sus ordenadores, en sus Kindle, en Isuu o imprimirla a todo color, o en blanco y negro si quieren ahorrar. También podrán regalarla, enviarla por correo o guardarla en una memoria USB y enviarla al espacio junto a las cenizas de su perrito Pichón, para que giren en órbita geostacionaria hasta que sea descubierta por una civilización alienígena que no tendrá ni lectores USB ni sentido del humor.

Sin haber decidido aún cuántos números publicaremos a lo largo del año, sí les adelantamos que la parte central de cada número tendrá formato monográfico. Y como deseamos que Fanzinë ÇhøpSuëy sea también un proyecto colaborativo, queremos animarles a participar en su elaboración. Podrán hacerlo de las siguientes maneras:

– Enviando textos o ilustraciones sobre el tema monográfico previsto.

– Colaborando en la sección El Arte del Siglo, en donde pediremos su opinión sobre los grandes productos culturales que nos han hecho como somos.

A cambio les daremos momentos de diversión, un ámbito bucólico, un futuro venturoso y mucho amorl, y les ayudaremos a propagar su fama —incluida la mala— por todo el orbe. Hay cosas que no se hacen por dinero, como el amor verdadero, los maceteros de macramé y los sonetos con estrambote.

EL PRIMER MONOGRÁFICO

El tema monográfico del primer número es DECONSTRUCCIONES y estaremos encantados de recibir textos de entre 300-700 palabras que deconstruyan el cine, la política, la arquitectura con palillos, la alta costura, la gastronomía televisiva, los carnavales de Tenerife, la caída de Occidente, el ciclismo por acera, la cunnilingüística comparada (¿comparada con qué?) o cualquier tema que les apetezca deconstruir, incluidos los serios. Si no quieren deconstruir, pueden limitarse a destruir, que es más rápido. Aquellos de ustedes que se sientan capaces de realizar un microensayo con todas las de la ley pueden rebasar el límite establecido y demostrarnos por qué fue injusto que les quitaran aquella beca del CSIC.

EL ARTE DEL SIGLO

La sección El Arte del Siglo se compondrá como un mosaico de comentarios sobre las grandes obras culturales del siglo XX. Para cada número haremos una pregunta muy sencilla y ustedes podrán colaborar dejando un comentario en ÇhøpSuëy de un máximo de 15 líneas. Por cuestión de diseño y espacio será imposible publicar todos en la edición impresa, así que escogeremos aquellos que destaquen por su elegancia, ingenio, inteligencia, sentido del humor, perspicacia, grado de delirio o cualquiera de esas virtudes que les han hecho como son y por eso les queremos; más o menos. En todo caso, todos los comentarios serán recopilados y pasarán a una sección especial de ÇhøpSuëy Fanzinë Øn Thë Røcks con la esperanza de que, pasados unos años, El Arte del Siglo se convierta en una referencia ineludible, sea para los estudios de Arte o para los de Psiquiatría.

Y para este número empezaremos con una pregunta fácil:

¿Cual es su novela favorita del siglo XX y por qué?

Para colaborar en la sección, titulen su comentario MI NOVELA FAVORITA DEL SIGLO XX. Tómense su tiempo y piensen que su respuesta no tiene por qué ser necesariamente sincera. Su novela favorita, la que más veces han leído y han disfrutado, puede ser “Los Cinco se ven en apuros”, de Enid Blyton, pero quizá prefieran que no sepamos la verdad, sólo la verdad y nada más que la verdad. Échenle una pizca de literatura, convenzan a los lectores de ambos sexos de ÇhøpSuëy de que están desaprovechando su existencia si no leen “El olor del tigre”, de Byly Ambipur.

PLAZO

El plazo para la recepción de colaboraciones en ambas modalidades (recuerden, también ilustraciones) se cierra el 8 de marzo de 2015, día de la mujer trabajadora u ociosa. Luego montaremos la revista. Tienen ustedes tres semanas. ÇhøpSuëy llama a su puerta. El futuro les espera. Ya están tardando.

SaturSamGIF

56 comentarios

  • No me cabe la menor duda de que Ramón J. Sender es uno de los autores más grandes de todos los tiempos. Dos obras suyas, La aventura equinoccial de Lope de Aguirre y el Bandido Adolescente, figurarían sin la menor duda en cualquier lista de las diez novelas que –junto con una navaja suiza, un zippo y una señorita honesta y muy simpática— me llevaría a una isla desierta (o, incluso a Mallorca, si se diera el caso). Ayer comencé a leer otra de sus obras que bien podrían calificarse como “menores”, esto es, su peculiar Orestíada de los pingüinos (Bajo el signo de Piscis), ensayo gracias al cual el lector podrá conocer detalles que seguro desconocía sobre el pingüino emperador, a saber: que adoran a Charlie Chaplin y al sol; que siguen una lejana tradición que obliga al macho a ofrecer una perla sacada del fondo del mar a la hembra; que resulta muy complicado hasta para ellos diferenciar al macho de la hembra y, al no existir en su especie la homosexualidad, suelen tomar como un insulto y pelearse siempre que un macho deposita la perla antes mencionada a los “pies” de otro macho; o que en la Segunda guerra Mundial los pingüinos fueron partidarios del Japón.

    De ella extraigo también estos versitos, tan acordes con esta época del año, que le dedica el piloto de un destructor argentino a su capitán :

    “Tienes un eco beligerante
    y una ignorancia monumental
    y piensas que eres vicealmirante
    todos los años por carnaval”.

    Querida Pirata, mucho me temo que mi retoña es ya una adolescente que, en materia literaria, prefiere experimentar el incontestable placer de leer únicamente aquello que la obligan a leer.

  • [MENSAJE DE LA DIRECCIÓN]

    ÇhøpSuëy Fanzinë Øn Thë Røcks les invita a colaborar en la elaboración de su próximo proyecto, el Fanzinë ÇhøpSuëy… ¡en formato revista!

    Sí, amigos, ha llegado el momento de enseñar al mundo qué fácil es hacer una revista que nadie echa de menos en los kioskos. Por eso la editaremos en formato PDF con un número aún indeterminado de páginas que ustedes podrán leer cómodamente en sus ordenadores, en sus Kindle, en Isuu o imprimirla a todo color, o en blanco y negro si quieren ahorrar. También podrán regalarla, enviarla por correo o guardarla en una memoria USB y enviarla al espacio junto a las cenizas de su perrito Pichón, para que giren en órbita geostacionaria hasta que sea descubierta por una civilización alienígena que no tendrá ni lectores USB ni sentido del humor.

    Sin haber decidido aún cuántos números publicaremos a lo largo del año, sí les adelantamos que la parte central de cada número tendrá formato monográfico. Y como deseamos que Fanzinë ÇhøpSuëy sea también un proyecto colaborativo, queremos animarles a participar en su elaboración. Podrán hacerlo de las siguientes maneras:

    – Enviando textos o ilustraciones sobre el tema monográfico previsto.
    – Colaborando en la sección El Arte del Siglo, en donde pediremos su opinión sobre los grandes productos culturales que nos han hecho como somos.

    A cambio les daremos momentos de diversión, un ámbito bucólico, un futuro venturoso y mucho amorl, y les ayudaremos a propagar su fama —incluida la mala— por todo el orbe. Hay cosas que no se hacen por dinero, como el amor verdadero, los maceteros de macramé y los sonetos con estrambote.

    EL PRIMER MONOGRÁFICO
    El tema monográfico del primer número es DECONSTRUCCIONES y estaremos encantados de recibir textos de entre 300-700 palabras que deconstruyan el cine, la política, la arquitectura con palillos, la alta costura, la gastronomía televisiva, los carnavales de Tenerife, la caída de Occidente, el ciclismo por acera, la cunnilingüística comparada (¿comparada con qué?) o cualquier tema que les apetezca deconstruir, incluidos los serios. Si no quieren deconstruir, pueden limitarse a destruir, que es más rápido. Aquellos de ustedes que se sientan capaces de realizar un microensayo con todas las de la ley pueden rebasar el límite establecido y demostrarnos por qué fue injusto que les quitaran aquella beca del CSIC.

    EL ARTE DEL SIGLO
    La sección El Arte del Siglo se compondrá como un mosaico de comentarios sobre las grandes obras culturales del siglo XX. Para cada número haremos una pregunta muy sencilla y ustedes podrán colaborar dejando un comentario en ÇhøpSuëy de un máximo de 15 líneas. Por cuestión de diseño y espacio será imposible publicar todos en la edición impresa, así que escogeremos aquellos que destaquen por su elegancia, ingenio, inteligencia, sentido del humor, perspicacia, grado de delirio o cualquiera de esas virtudes que les han hecho como son y por eso les queremos; más o menos. En todo caso, todos los comentarios serán recopilados y pasarán a una sección especial de ÇhøpSuëy Fanzinë Øn Thë Røcks con la esperanza de que, pasados unos años, El Arte del Siglo se convierta en una referencia ineludible, sea para los estudios de Arte o para los de Psiquiatría.

    Y para este número empezaremos con una pregunta fácil:
    ¿Cual es su novela favorita del siglo XX y por qué?

    Para colaborar en la sección, titulen su comentario MI NOVELA FAVORITA DEL SIGLO XX. Tómense su tiempo y piensen que su respuesta no tiene por qué ser necesariamente sincera. Su novela favorita, la que más veces han leído y han disfrutado, puede ser “Los Cinco se ven en apuros”, de Enid Blyton, pero quizá prefieran que no sepamos la verdad, sólo la verdad y nada más que la verdad. Échenle una pizca de literatura, convenzan a los lectores de ambos sexos de ÇhøpSuëy de que están desaprovechando su existencia si no leen “El olor del tigre”, de Byly Ambipur.

    PLAZO
    El plazo para la recepción de colaboraciones en ambas modalidades (recuerden, también ilustraciones) se cierra el 8 de marzo de 2015, día de la mujer trabajadora u ociosa. Luego montaremos la revista. Tienen ustedes tres semanas. ÇhøpSuëy llama a su puerta. El futuro les espera. Ya están tardando.

  • Yo estoy muy a gusto con mi relación pasivo agresiva con ustedes. Ahora ya quieren algo más, igüalico que mi santa.

    ¡Cagüen!

  • La Orestiada de los pingüinos ya le he leído, sí es rara de cojones pero me moló lo de las ¿arpías? ¿eran arpías?
    ———————————
    Ok, pero esto seguirá? Quiero decir, ¿habrá entradas de cajón de sastre y eso y podremos seguir echándonos los tejos en los comentarios?

  • Salgo a correr mis seis kilómetros provisto de la app que registra la secuencia imparable de mis récords. El aparato de repente me pregunta si quiero compartirlos con Bremaneur, que compartir es tan divertido. Ya me gustaría recorrer unterdenlinden a solas, y después tomar unas birras acompañado.

  • MI NOVELA FAVORITA DEL SIGLO XX
    Mi novela favorita del siglo XX es un comentario para la sección Mi novela favorita del siglo XX en ÇhøpSuëy. Por eso el comentario está titulado Mi novela favorita del siglo XX, como exigen las reglas de participación.

    Ahora bien, de ahí en adelante ya no sé qué decir. ¿Me gustó más Camino, de Sanjosemaría, El camino, de Delibes, o En el camino, de Kerouak? Si el capítulo 17 del Ulises es mejor en sí mismo considerado que todo el resto de literatura del siglo XX, ¿es el Ulises como un todo la mejor novela? ¿O no? Porque un poco pestiño también es. Si gocé mucho con Bomarzo o El señor de los anillos, pero ninguna de las dos me parece mejor ni peor que El sueño de los héroes, o que Un tal Lucas, o que Conversación en La Catedral, entonces qué.

    Si fuera del siglo XXI lo tendría más fácil, porque voy a morir antes de que nadie supere La ciudad y la ciudad; y vosotros. Pero del XX, macho, es que.

    A la mierda.

  • 15 de febrero de 2015 a las 13:15
    gachoinlowercase

    Ok, pero esto seguirá? Quiero decir, ¿habrá entradas de cajón de sastre y eso y podremos seguir echándonos los tejos en los comentarios?

    Señorita lowercase. ÇhøpSuëy Fanzine On The Rocks, aunque los señoritos no lo cuenten, recibe una generosa subvención de la Seguridad Social para entretener a los corazones solitarios y a las personas que no ven la televisión. Los dos proyectos son complementarios, aunque al señorito Satur le hace mucha ilusión que al fanzine se le puedan “pasar las páginas”.

  • 15 de febrero de 2015 a las 14:04
    piratajenny

    Defina deconstrucción, Señorita Bellpuig.

    Ay, hija, yo sólo soy una sufrida azafata. Pero yo a los señoritos no les veo leyendo a filósofos franceses, así se lo digo. Seguro que han estado en un restaurante de esos que no saben dar consistencia a los platos y dicen que la fabada está desconstruida. O dicen deconstruir para fingir que tienen estudios, que lo más seguro es que quieren decir criticar o analizar o vaya usted a saber. Ya lo pregunto el lunes.

    Pero voy a aprovechar para decirles que ayer estuve en una tienda de esas de Decathlon para comprarme unas mallas para la gimnasia y vi que las chicas llevaban una identificación en el pecho, en el pecho izquierdo concretamente, que ponía su nombre y su trabajo: Azafata de caja. Qué ojo tuvieron las Esclavas de la Purísima, porque hoy se necesitan azafatas para todo.

  • MI NOVELA FAVORITA DEL SIGLO XX
    Tengo la respuesta, tengo una que voy a decir sin caer en la trampa del autoagonismo, «échale guindas a la tarasca y verás cómo las masca». Anoche vi Nanking, Nanking!, no pienso pelear nunca más ni siquiera en mi interior. (Los japoneses, menudos cabrones). Es que me gusta «favorita», me gusta John Coltrane y mis cosas favoritas, y me chiflan las novelas, la novelería, el novelismo y la novelación. Mi novela favorita del siglo XX es una que aún no he leído pero existe, lo sé porque me sale del sisi y por las muchas que ya he deshojado y la prometen. Novelas buenas, malas y regulares entran por las oquedades de tu ser que comunica con el papel. Tú las masticas, cuántas veces adormilada, y después ellas corren a morir en los váteres, regalándote mientras tanto limosnas de emoción, fantasía y comprensión: cada una, en la medida de sus haberes, colabora para que tú seas capaz de seguir poniéndote los zapatos. Alguien me recomendó Cómo hablar de los libros que no se han leído (2008). Un listillo, pensé y pensé muy mal. Ese libro ⎯por cierto, ya no recuerdo si lo he leído⎯ habla de lo que has leído y olvidado y ni siquiera está en tu conciencia, porque no abrir un libro es solo una de las maneras de no leer. Habla asimismo de los libros que viven en ti porque forman parte de la «biblioteca colectiva», se refiere a esa cantidad notable de formas intermedias que bullen entre leer y no leer, pellizca las sábanas de una legión de fantasmas imprecisos y dibuja el concepto de «biblioteca interior», que es una que forma parte de la comunitaria, es verdad. Pero mira, en esas mismas estanterías, eh, hay un texto espantosamente personal que es, que es, Dios mío, ¡LO INCOMUNICABLEEE!

  • Juli0, gracias por Camané. No lo conocía y, de lo que he visto en youtube, lo mejor es la Margarida que ha puesto, seguramente. Pero él es tan buen cantante, con ese no sé qué tiene el fado (la loca alegría, el disparate) y que creo que no había oído a ningún fadista varón.

  • 15 de febrero de 2015 a las 13:46
    Mercutio

    MI NOVELA FAVORITA DEL SIGLO XX

    15 de febrero de 2015 a las 16:07
    PROCURO FIJARME
    ¡Diecisiete justas!
    Sita, ¿lo he hecho bien?
    (Sita. Sita, no me diga que no, que me hago pis).

    Ustedes son muy graciosos, ya se lo digo yo. ¿Y la clase de contar con los dedos también se la perdió? Menudo ejemplo están dando. Primero el señorito Mercutio y ahora usted. ¿Tan difícil es contestar cuál es su novela favorita y por qué? ¿Es que en este fancine nadie se toma nada en serio? ¿Cómo van a transmitir a las nuevas generaciones toda la sabiduría que han acumulado? ¡Rebeldes, que son ustedes unos rebeldes! Unos años a las Esclavas de la Purísima les enviaba yo.

  • PRÓXIMAS ENTREGAS DE ÇhøpSuëy Fanzinë Øn Thë Røcks
    Lunes 16/02/2015 El gilipollas del donuts. Por Younghusband.
    Miércoles 18/02/2015 Viaje de Friedrich Albrecht Holger Schneiderseggsmühlenhausenhofenweg por España (y dale…). Por el Camarada Sergei.
    Viernes 20/02/2015 Madera de héroe. Por Mortimer Gaussage.
    Domingo 22/02/2015 Pausa publicitaria
    Lunes 23/02/2015 Buen suceso. Por Albert.
    Miércoles 25/02/2015 El anarquista enamorado /y 3 · Argumosa. Por Claudio Sífilis.
    Viernes 27/02/2015 Serenata de plomo [Una novela de duro] · Epílogo 2/2. Por Martin Holmes.

  • Era yo un chaval cuando leí Noche Salvaje de Jim Thompson. Narrado en primera persona, los razonamientos del asesino a sueldo que se hospeda en el hotel de su víctima, me impresionaron por asumir el riesgo y tirar pa alante sin dejar de dudar. Me leí en esa época unas 10 novelas de Jim Thompson, uno de mis favoritos aun hoy, unos 25 años después.

  • En filosofía deconstruir consiste en mostrar de qué modo -normalmente traído por los pelos- un valor depende de su correspondiente antivalor. Prueben y verán qué fácil es.

  • 15 de febrero de 2015 a las 18:48
    GENGIS KANT
    En filosofía deconstruir consiste en mostrar de qué modo -normalmente traído por los pelos- un valor depende de su correspondiente antivalor. Prueben y verán qué fácil es.

    Pónganos un ejemplo, Gengis, please.

  • Mi idea de lo que es una deconstrucción consiste en tomar un ‘conceto’ e ir desmontando sus componentes hasta que se vean las piezas. Luego se puede exhibir desmontado el muñequito o montado de forma inesperada. (Por ejemplo, la agricultura ecológica es aquella que sustituye los pesticidas y fertilizantes industriales por excrementos y materia en putrefacción, y prefiere los monstruos producidos por el cruce e injerto artesanal a los organismos modificados genéticamente en un laboratorio).

    De todos modos, y como ya habrán sospechado, lo que espera el Fanzine ÇhøpSuëy es que tomen ustedes alguno de esos asuntos que tanto les excitan y lo destripen con mala intención. Si les apetece, of course.

  • (Huy yo soy muy de Camané, Procu. Esta canción, forma parte de la banda sonora charanga de mi vida.
    Cuando me han dado por todos lados, y me siento sola; y me veo canosa, mate y fea; y me toco áspera y gorda; y me oigo lerda y arrastrada; y pienso que soy lo más parecido a lo que debe ser una mierda perfecta de las de conscurso de mierdas perfectas, mierda entre las mierdas, me la pongo. Y no me la pongo una vez ni dos, ni tres, sino cuatro, cinco, seis… seguidas, machacantes, lacerantes, y me dejo sangrar todo por dentro, y hasta puedo masticar el aire que me abrasa las entrañas de plañidera lacrimosa. Y mocosa.
    Me puede llegar a doler tanto, que hasta me entra la risa histérica. Entonces, si la soporto (y siempre la soporto), sé que puedo seguir soportando cualquier cosa.
    Y para eso utilizo yo a Camané y a su Sei De Um Rio, como sobredosis de purgante tristeza.
    Qué rara soy, coño.)

  • MI NOVELA FAVORITA DEL SIGLO XX

    Christine de Stephen King

    Un coche embrujado y muy cabrón, llamado Christine, mata a todo aquel pardillo que se le pone por delante. El final es un pasote.

    La peli también daba mucho miedo.

  • Por fortuna, Gachó, descoincidimos en el sexo (el género, que dirían los empanaos) y en algo más fundamental (usted es de la izda. cabal y antisionista, yo, hélas, soy de la izquierda liberal y sionista). Los puntos sobre las íes puestos, cuando tenía diez años me sentaron al pupitre junto a una portuguesa (internet no lo puede todo, la he buscado hasta hartarme – Ana
    Paula Carretas: desaparecida) para que me facilitase la transición al francés. Años después… Joder, me he cansado de mí misma.

  • (También descoincidimos -supongo que desafortunadamente para mí- en la inteligencia, porque aunque yo no soy antisionista, es que no entiendo un pimiento de lo que me dices Pirata, hija mía.)

  • LA MÍA

    Llegó a mis manos por casualidad poco después de cumplir los veinte años. Leí una página, dos, tres… Lo cerré, incrédulo… ¡Era bueno, era más que bueno!

    Céline sabía que la vida es una farsa y, la humanidad, una simple mascarada.

    Y en el fondo resultaba sencillo: bastaba con cerrar los ojos y viajar. Un viaje al fin de la noche. Viaje imaginario. Viaje a la oscuridad y también a la luz.

    Todas sus frases estaban jalonadas por unos puntos suspensivos casi pictóricos: silencios –los mismos silencios que se dan en el pensamiento o en el diálogo– que no eran sino raíles que transportaban sus palabras directamente al cerebro del lector.

    Me interesé por la vida de aquel hombre y recabé aquí y allá datos biográficos: que fue un héroe y resultó gravemente herido en la primera guerra mundial; que ejerció como médico para pobres en uno de los barrios más miserables del París de entreguerras; que pasó varios años en la cárcel, en Dinamarca, falsamente acusado de colaboracionista nazi; que sus libros estuvieron prohibidos en Francia muchos años. Realmente me daba igual, por primera vez había encontrado algo así como un hermano literario.

    La cárcel acabó con él. Cuando llegó la locura, los puntos suspensivos terminarían adueñándose de todo

    Pero quedaba el Viaje.

  • 15 de febrero de 2015 a las 23:09 gachoinlowercase
    ¿Qué te pasa en la boca, Procu?

    Que tengo un ratón porque lo estoy cuidando.

    La seño no te ha reñido en serio.

    Que s-s-s, que mrñdo de vrdz.

    ***
    NOTA Pirata-Gacho.
    Por esto

    15 de febrero de 2015 a las 22:08 gachoinlowercase

    y por más cosas.

  • MI NOVELA FAVORITA DEL SIGLO XX
    “La pluma escarlata” de Maeve Binchy. Es una novela en la cual a través de la descripción costumbrista magistralmente narrada del ser ubicado en Irlanda, se dilucida la realidad de que en la vida hay algunas situaciones que se resuelven con té, y otras que se resuelven con whisky escocés de malta.
    Y todas las demás, ya son para disfrutarlas.

  • (Vaya con lo que os enseña el Talmud.
    A ver si te queda claro, tontita rencorosa: jamás he sido antisionista. Es más, defiendo la posición judía cuando sale el tema del conflicto palestino-israelí, para que te enteres. Pero ya que te gusta remover la mierda que guardas en tus entrañas has de saber que nunca entendiste de qué iba, de qué iba yo, claro.
    Cuando entendí que eras judía de verdad, y de que ibas en serio, casi me da un pasmo, y lo dejé estar. No me gustó cómo entraste en el blog de Jabois y punto. Pasa pagina ya, porque a pesar de lo segurisima que estas de todo, por ahí no me vas a encontrar. Encima.
    (Y por cierto, yo nací en Ginebra)

  • Perro, coja usted mismo el concepto de normalidad (normalmente un valor positivo), haga ver que sólo podemos usarlo si conocemos casos de anormalidad y remate la faena diciendo que eso prueba que la misma normalidad necesita el apoyo de la anormalidad. De este modo tan tonto, más que criticar el concepto de normalidad, aunque también, usted lo habrá deconstruido.

  • – Perro: Mi idea de lo que es una deconstrucción consiste en tomar un ‘conceto’ e ir desmontando sus componentes hasta que se vean las piezas.

    – Gengis: A eso yo lo llamaría ‘análisis’.

    – Perro: Luego se puede exhibir desmontado el muñequito o montado de forma inesperada.

    – Gengis: En el primer caso lo exhibido sería el resultado del análisis; en el segundo, seguramente otro concepto.

  • Mi libro preferido del siglo XX

    De todos los libros del Siglo XX el que prefiero es uno en el que siete curas jóvenes y aguerridos, auxiliados por doce escolares portando estandartes, emplazan en la acera dos lanzahostias en batería con la intención de impedir que el público acceda al tranvía 975, el que lleva desde el centro de la Ciudad a la lejana Exopotamia, un desierto abarrotado de gente en el que por medio de un cedazo se criba la arena para separar los leones. En Exopotamia, un desierto como otro cualquiera pero a rayas de sol y sombra, los protagonistas excavan en busca de tesoros y hacen mucho el amor, todo ello con cuidado de no caer en las oscuras, pues supone la muerte.
    En ese libro los personajes y sus vidas se tienen que plegar al capricho de las palabras y son no como ellos quisieran ser, sino como más convenga para que las frases resulten bonitas o sorprendentes. En ese libro el mundo es como decide el autor, un ingeniero-trompetista noctámbulo y caprichoso.
    Ese libro es El Otoño en Pekín.

  • viaje al fin de la noche, lo leí este verano por recomendacion de un amigo, que tambien dice que es su favorito. De los mejores, estoy de acuerdo.

  • Me deconstruyo a mi mismo cada vez que miro en una pagina web de interpretacion de sueños. Soñé con un camino de piedras y arena lleno de precipicios. Intente cruzar un puente por encima de la batandilla rota, lo conseguí. El camino llegó a una casa inundada con la puerta cerrada. Una mujer la abrió y robó una piedra redonda, yo la ayude a huir.

  • Si me preguntan por mi novela favorita del siglo XX, la repuesta dependerá del día, de la hora, del tiempo y de mi estado de ánimo. Pero como me lo preguntan ahora (si me lo preguntan mañana daría otra respuesta), les digo que mi novela favorita del siglo XX es “El comisario Rojo”, de Jaroslav Hasek, en la que narra en primera persona sus vicisitudes como comisario del Ejército Rojo, con el trasfondo de la revolución bolchevique. Personajes estrafalarios, luchas internas, regimientos que cambian de bando porque en el suyo no les permiten el saqueo … todo ello con una prosa hilarante que deja traslucir un escepticismo muy lúcido respecto a las grandes ideas destinadas a salvar el mundo. Además, por si fuera poco, contiene la primera aparición de “el buen soldado soldado švejk”. Introducido como un personaje complementario, fue tal el éxito que alcanzó, que el autor se vio forzado a dedicarle una novela completa, “Las aventuras del buen soldado švejk y sus andanzas en la Guerra Mundial”. Debo decir que con pocos libros me he reído más que con este, en algunas páginas a carcajada limpia. Pero mantengo mi nominación de “El comisario rojo” por haberla leído en primer lugar y por presentar por primera vez a los personajes. En cuanto a comicidad, no desmerece de la segunda (algunos capítulos son antológicos), y el hecho de ser bastante más breve es en este caso un mérito no desdeñable.

    Por otra parte, y por si me lo preguntan otro día, el criterio de las novelas más releídas me parece un criterio fiable. En mi modesta biblioteca, es perfectamente observable desde lejos un pequeño núcleo central de libros bastante más desgastados que el resto. Así que, por si me preguntan en otro momento, les avanzo una pequeña lista de novelas candidatas a ser la mejor del siglo XX. Llegado el caso, defenderé mi opinión con argumentos tan buenos o mejores que los aportados para “El comisario rojo”.

    “La soledad del corredor de Fondo” (Alan Sillitoe)
    “Queremos tanto a Glenda” (Julio Cortázar)
    “Animal Farm” (o Rebelión en la granja, George Orwell)
    “Cien años de soledad” (Gabriel García Márquez)
    “La tía Julia y el escribidor” (Mario Vargas Llosa)
    “Cannery Row” (John Steinbeck)
    “Opiniones de un payaso” (Heinrich Böll)

    Y ya está bien por ahora, tendría que levantarme para mirar otros títulos, pero no me apetece. Y otra cosa, el orden de aparición no indica orden de preferencia.