37 comentarios

  • LOS FRANCESES Y EL AMOR

    Relata Maurois en su monumental biografía de Balzac que la tumba de Agnês Sorel, amante de Carlos VII, fue colocada en un principio en el coro de una iglesia de Loches. A la muerte del rey, unos religiosos la relegaron a una capilla, y luego resultaría destruida en tiempos de la revolución. Durante el mandato de Napoleón, un prefecto llamado Pommereul decidió honrar los restos de la Dama de la Beauté colocándolos en la torre del castillo y encargándose de redactar personalmente la inscripción que llevaría el sarcófago:

    LOS CANÓNIGOS DE LOCHES, ENRIQUECIDOS CON SUS DONACIONES,
    LE PIDIERON A LUIS XI
    QUE ALEJARA AQUEL SEPULCRO DE SU CORO.
    “LO PERMITO –CONTESTÓ ÉL– PERO DEVOLVED LA DOTE”.
    EL SEPULCRO SIGUIÓ ALLÍ.
    UN ARZOBISPO DE TOURS, MENOS JUSTO,
    LO RELEGÓ A UNA CAPILLA.
    DURANTE LA REVOLUCIÓN FUE DESTRUIDO.
    UNOS HOMBRES SENSIBLES RECOGIERON LOS DESPOJOS DE AGNÊS
    Y EL GENERAL POMMEREUL, PREFECTO DE INDRE-ET-LOIRE,
    ERIGIÓ EL MAUSOLEO DE LA ÚNICA AMANTE DE NUESTROS REYES
    QUE SE HA HECHO DIGNA DE LA PATRIA,
    PONIENDO COMO PRECIO A SUS FAVORES
    EL QUE LOS INGLESES FUERAN EXPULSADOS DE FRANCIA.

    Concluye Maurois que, encima del frontón el general hizo grabar la siguiente leyanda: “Yo soy Agnês. ¡Vivan Francia y el amor!”

  • Hacia tiempo que no veía desplegar una ofensiva bien armada por un psicoanalista. No sé encontrar el enlace, quizás sólo está en El País de papel: entrevista a Darian Leader (“El trastorno bipolar es un reflejo de la vida moderna”). Me gustará leer la réplica del marqués.

  • Qué cosas comen en los incivilizados territorios del norte. En mi rinconada le decimos “panizo” al maíz y a mí me gusta llamar así a los kikos.

    Estoy mucho malico y no valgo moverme. Yo no llego a los cuarenta.

  • Para mi gusto sí, Perrimeison. Pero también que uno se acostumbra a una estética y los cambios siempre son de gruñir. Por sistema. La vejez, y eso.

  • Eso del panizo es propiamente una cosa que comen los pajaricos, aunque su nombre parece decir que, en algún tiempo, con ello se hizo pan.

    Sobre esto de las comidas de los bárbaros hay una historia que probablemente le he leído a Escohotado, pero puede rastrearse también en la wikipedia, sobre el pan de centeno. La contaminación del centeno por el cornezuelo (o ergot), un hongo parásito que contiene alcaloides con los que se puede sintetizar LSD, es bastante común. En la Edad Media, una dieta rica en pan de centeno solía producir ergotismo o fuego de San Antonio. “Los efectos del envenenamiento pueden traducirse en alucinaciones, convulsiones y contracción arterial, que puede conducir a la necrosis de los tejidos y la aparición de gangrena en las extremidades principalmente. La enfermedad empezaba con un frío intenso y repentino en todas las extremidades para convertirse en una quemazón aguda. Muchas víctimas lograban sobrevivir pero quedaban mutiladas: podían llegar a perder todas sus extremidades. Existía otra variante de esta intoxicación en la que el paciente sufría intensos dolores abdominales que finalizaban en una muerte súbita. En las mujeres embarazadas producía invariablemente abortos”.

    La única forma conocida de curación era hacer el Camino de Santiago, en donde muchos enfermos solían mejorar milagrosamente, aunque los casos más graves eran tratados en los hospitales de peregrinos de la orden de San Antonio (de ahí el nombre de la enfermedad). La curación se producía porque cesaba el envenenamiento, ya que el pan común en Castilla era el pan de trigo.

    Tengo al respecto historia familiar. Siempre me ha llamado mucho la atención las pestes que suele echar mi madre sobre el pan integral y el pan negro, a los que califica como “veneno”. Yo lo atribuía a las penalidades de la guerra civil. Pero no, ella nunca ha comido pan integral, que dice que es borona. O sea, que la explicación debe ser otra: ella es originaria de un pueblo de Palencia colindante con el Camino de Santiago; también recuerdo que mi abuela era muy devota de San Antonio y del pan candeal, al que me aficionó. Dos más dos suelen ser cuatro.

  • El balón cesto es tan aburrido que cada cinco minutos tienen que salir a la cancha unas cochinas bailando y sugiriendo carne.

  • 21 de febrero de 2015 a las 11:09 Tipo Material
    Agradecería… enlace…

    Veo que se han perdido aquí buenas costumbres de antes.

    Sin embargo en Twitter, Montano me lo proporcionó (no sin comentario el jodío).

    ¿Petit Ciones ya no vive aqui?

  • El psicoanalista lacaniano Leader depone sus disparates. Es un insulto a la inteligencia que se pretenda acusar a la industria farmacéutica de la existencia de la enfermedad bipolar. No se puede aguantar tanta estupidez.

  • “He was surprised by what he found: High levels of family solidarity and emotional closeness between parents and nonreligious youth, and strong ethical standards and moral values that had been clearly articulated as they were imparted to the next generation.

    “Many nonreligious parents were more coherent and passionate about their ethical principles than some of the ‘religious’ parents in our study,” Bengston told me. “The vast majority appeared to live goal-filled lives characterized by moral direction and sense of life having a purpose.”” http://touch.latimes.com/#section/-1/article/p2p-82535717/

  • La premisa del articulo es errónea creo yo MGaussage. Sí profesan una religión aunque no la llamen así. La progresïa.

  • ¿Qué ha ocurrido para que la euforia provocada por el triunfo de la democracia –en singular– hace veinticinco años se haya convertido en la incertidumbre sobre el futuro de las democracias –en plural– que preocupa a nuestro presente?

  • PetitCiones

    Escrito por: Fedeguico – 24 de julio de 2010, 14:29:00 CEST
    En lo de que Tertsch es un borrachín estoy de acuerdo con el asesino pirado Pío Moa.
    Escrito por: sarónico – 24 de julio de 2010, 15:21:00 CEST
    Fede, las mazorcas.

  • (Cuidadin con todo lo que nos enlazan por aqui y por allá; me he mosqueado porque he notado un nosequé que se yo y he ido a la fecha: la noticia es de hace un año y un mes. Hay que ver la peña. Hombre, no es que deje de ser vergonzoso, pero que no es de hoy, ni siquiera de esta semana, hombre, hombre)

  • 23 de febrero de 2015 a las 00:22 gachoinlowercase

    Qué gracioso el obispo, dice «deconstrucción de la persona». Sita, apúntelo para el número uno del Chopsuey 3D.
    ***
    Desde luego, ser ateo es mucha más tensión que la religión con todas sus cosas (Dios, sacerdotes, libros, iglesias, pilas, cirios…, en el idioma religioso que sea), creo que va por ahí el asunto que trae MGaussage; si es que se confirma.

  • 22 de febrero de 2015 a las 18:39 Perroantonioh
    Tengo al respecto historia familiar. Siempre me ha llamado mucho la atención las pestes que suele echar mi madre sobre el pan integral y el pan negro, a los que califica como “veneno”. Yo lo atribuía a las penalidades de la guerra civil. Pero no, ella nunca ha comido pan integral, que dice que es borona.

    En casa he oído que en la época de la guerra se decía «Ay, qué pan más Prieto, qué Negrín». Esas críticas feroces del pueblo a sus gobernantes. Y anda que no han comido borona ellos, los mis pobres.

  • Gata y Adapts. Hoy he visto el la tele unas imágenes de «la Despertá»: amanecía (qué bonito al fondo todo rosza, pordiós; y aquí una nube negra de lunes a domigo) en una calle del centro de la ciudad, llena a rebosar y todos to-dos tirando petardos al suelo. La gente iba embozada para no ahogarse del humo que había. Han sacado a un señor mayor con sus bombas en la mano, su pañuelo en la boca y sus lágrimas en los ojos de la emoción: «Es que esto hay que vivirlo, ¡esto es muy grande!». Me ha parecido que estaban locos, pero locos de meter miedo, estos valencianos. Que lo digo con cariño, acojonada pero cariñosamente.

  • He visto el Tenorio de Blanca Portillo. Me había asustado un poco la cartulina de publicidad; prometía venganza, pero sobre todo es que tiene frases así: «un modelo de destrucción de falta de empatía, […] No es un luchador en busca de un mundo mejor, de un cambio en el sistema, […]. En un mundo donde la violación de las leyes, la violencia de género, la destrucción de los valores morales y éticos va en aumento, Tenorio debe dejar de ser un modelo a seguir».

    HOSTIA, he pensado, pobresillo clásico, lo ha escoñá de fijo.
    Pues no, me ha gustado una barbaridad. Que no tiene mérito, porque yo es sentarme en un teatro y ponerme a aplaudir. Es muy fiel a Zorrilla, está todo su verso, que los actores lo dicen muy bien, y hay mucho arte en la escenificación, las variaciones y actualizaciones me han parecido muy buenas. No me gustaba el actor que hacía de Don Juan, pero hace un esfuerzo monumental. Y eso. Que Inés le escupe al final, pero nada más, le ha salvado igual. Bien.

  • porque yo es sentarme en un teatro y ponerme a aplaudir.

    Ayyyyy, ¡A mí me pasa igual, Procu!!
    (De las fallas ya hablaré. Ahora voy a apagar la luz, que mira qué horas, mira qué horas, y mañana hay que madrugar Procuración)