Inquisición y epifanía de 19 segundos

canellas
por Satur.

Escribo estas líneas transido aún por la emoción orgánica y cerebral producida por el contencioso que el día 28 de enero de 2015 enfrentó al combinado nacional con el combinado hamletiano. No sé aún qué depararán los astros, las circunstancias o el destino al grupo hispano en el choque contra los galos hoy viernes 30 de enero de 2015, pero ocurra lo que ocurra en ese momento histórico para el deporte patrio, en mi retina quedan grabadas inmarcesibles las imágenes del partido.

Fue un encuentro igualado. El electrónico obedecía las órdenes de su programación y los bits inducían a señalizacionar guarismos en uno u otro casillero, dependiendo de quién introdujera el esférico en la red de la portería contraria. A su vez, los guarismos que traducían el esotérico lenguaje del tiempo a unidades dignas de la comprensión humana, minutos y segundos, avanzaban hasta que los réferis daban señal de parar, para comenzar de nuevo a contar, tiz taz, tiz taz, que diría Paco Iglesias.

58:40 de juego. Queda un minuto y veinte segundos para finalizacionalizar. 23 a 23. No hay mayor igualada posible. Tampoco menor. Fueran 2 a 2 o 8.763.234 a 8.763.234, el igualitacionarismo de los guarismos se reduce a que “a” menos “be” es igual a cero. Pero van 23 a 23. Es un hecho objetivo. España tiene el balón. No es una metonimia: lo tienen los representantes sobre la cancha, pero también España entera tiene, tenemos, el cuero en nuestras manos. Esto es otro hecho. Somos el jugador número 8. El hálito de nuestra concentración viaja por el espacio para empujar el cuero, para frenar a los vikingos hijos de Gertrudis. ¿Acaso el vuelo de una mariposa en Vladivostok no es capaz de producir el cierzo del Moncayo? Defienden bravos y gallardos los nórdicos. 59:08, el titánico extremo izquierdo Valero Rivera Folch se cruza para situarse en zona de lateral a seis metros de la portería contraria, recibe el esférico, vuela y lo introduce entre los tres palos. 23-24. 59:34, Mads Mensah Larsen, metro ochenta y ocho de altitud, mete un gol inverosímil volando sobre la zaga patria. 24-24.

Captura de pantalla 2015-01-30 01.04.35

59:41. El seleccionador español, el valdevimbrés Manolo Cadenas, solicita tiempo muerto (aunque resucitará cuando acabe el tiempo reglamentario). Da órdenes y las escucha. El pivote español Julen Aginagalde señala la jugada que han ensayado tantas veces esperando un momento así. Las instrucciones durante los tiempos muertos (que resucitan cuando acaba el tiempo reglamentario) son impresionantes. Pizarras, movimientos, órdenes, táctica, estrategia, logística. Hace un par de contenciosos se le oía al seleccionador, señalando el tablero: ¡¡Por aquí no pueden pasar, esto es territorio hispano!!

59:41. Se reanuda el juego. Sobre la pista, Víctor Tomás, Jorge Maqueda, Joan Cañellas, Alberto Entrerríos, Julen Aginagalde y Valero Rivera. Quedan 19 segundos para el final. Es importante no perder el esférico porque, si no, los vikingos lo roban, corren mucho y meten gol y nos han jodido. El empate supone alargar el tiempo en una prórroga, no a la manera einsteniana, sino ajustada al reglamento.

59:42. Tiene el esférico Entrerríos. La calma es absoluta, como si de él no dependiera la salud cardiovascular de millones de hinchas de todo el orbe.

59:43. Entrerríos bota el esférico mientras avanza hacia el terreno nórdico.

59:44. Continúa con el cuero en las manos. Apenas ha avanzado dos metros. He creado un programilla con mis conocimientos de programación en Cobol para que al introducir parámetros como peso de los jugadores, volumen del esférico, medidas de la cancha, etc., calcule automáticamente distancias recorridas, velocidad del cuero, kilogramocalorías y demás, pero al combinarlo con las imágenes del mach, que son pobres debido a la baja calidad de mi estrimink y que la compatibilidad con mi Mack es como si le pones Madonna a una oveja para que baile, los resultados han sido sospechosos: el programa me dice que en dos segundos Entrerríos ha recorrido 3,467 km. en dirección SSO y ha gastado 2.312 kilogramocalorías. Me remito, pues, a expresar pesos y medidas a ojo.

59:45. Entrerríos cede galantemente el esférico a Maqueda, lateral derecho.

59:46. El equipo camina como si estuviera dando un paseo por la tarde en Soria. Maqueda le entrega amorosamente el cuero a Víctor Tomás. El pivote Aginagalde está en nueve metros, los demás aparecen a ojos de los nórdicos como si estuvieran en lontananza.

59:47. Víctor Tomás se acerca morosamente a la línea de nueve metros para ocupar su espacio en el extremo derecho. Arma el brazo para entregarle el esférico de nuevo a Maqueda. Todo apunta a que quieren conservar la bola para alcanzar la prórroga y poner a prueba los nervios del respetable.

59:48. Efectivamente, Maqueda recoge el esférico y se dispone a entregárselo amistosamente de nuevo al central, ahora Entrerríos.

59:49. Entrerríos recibe y gira la cabeza noventa grados a su izquierda para buscar a Cañellas. Aginagalde sigue estático en los nueve metros, cerca de la posición de Cañellas. Los dos extremos no abren el campo, es decir, no se sitúan lo más alejadamente posible del centro para que la defensa espacie a sus hombres entre sí. Quedan once segundos para el final.

59:50. Recibe Cañellas, que ni siquiera mira a su extremo.

59:51. Rivera abre su parte del campo. Cañellas entrega de nuevo el esférico a Entrerríos. Recordamos que el esférico ha de pesar entre entre 425 y 475 gramos y tiene una circunferencia de entre 58 y 60 centímetros. Esto es importante, porque si el esférico pesara tres quilogramos haría imposible el juego, y si su circunferencia fuera mayor estaríamos hablando del balón cesto y por lo tanto yo estaría roncando y no escribiendo, y si su circunferencia fuera menor estaríamos hablando del tennis y yo gritaría ¡vamos, Rafa!, no porque sea seguidor de Rafael Nadal sino porque cuando empieza el tennis llamo a mi primo Rafa (el hermano de mi primo Efrén) para bajarnos al bar a echar unos chismes, porque no nos gusta el tennis.

59:52. Quedan ocho segundos y la maquinaria hispana se pone en marcha casi de forma imperceptible. Entrerríos busca a Maqueda, pegado a su banda, mientras Aginagalde se mueve de los nueve metros y se aleja de su defensor.

59:53. Recibe Maqueda, que va a devolver a Entrerríos, y Aginagalde ya está a unos trece metros del área rival, como si se hubiera ido a coger setas.

59:54. La zaga danésica está en nueve metros. Entrerríos recibe y la cinética se acelera. Va a entregarle el esférico a Aginagalde, que ocupa ahora la posición de central. Cañellas está donde Cristo dio las tres voces en posición de preparadoslistosyá.

59:55. Quedan cinco segundos. Entrerríos no se la cede a Aguinagalde sino a Cañellas, mientras él y el anteriormente citado Aginagalde se cruzan y se unen frente a Cañellas para tapar a la zaga vikinga. Los anteriormente citados Aginagalde y Entrerríos tienen delante de sí a tres zagueros hamletianos.

59:56. Entrerríos arrastra a un zaguero, Aginagalde arrastra a otro zaguero, y el tercero trata de parar a Cañellas, que ya ha cogido carrerilla con el esférico en la mano y corre endemoniado hacia el centro. Correr endemoniado es que da un paso, pero a qué velocidad, con qué prestancia, y de qué elegante manera. Cañellas bota el esférico. Está a unos diez metros de la portería contraria y sus defensores más cercanos a tres de él.

59:57. Cañellas da un paso, arma el brazo y visto no visto enchufa el esférico con garra, con la fuerza de doce mil numantinos, el empecinamiento de siete mil maños, la rabia de millones de merengones cuando el campeón del Mundialito pierde contra El Equipo del Pueblo, con la entrega de un agredeño en la consumación del amor. Ha lanzado a tal velocidad que en este segundo el esférico ya se encuentra en la red. El cancerbero hamlet arquea casi todos sus miembros para atajarlo, pero es demasiado tarde. Se consumó el advenimiento, la gloria está entre nosotros.

59:58. Los jugadores patrios corren enloquecidos, gritan, celebran la victoria. Es un acto reflejo, nadie da crédito, se mueven espasmódicamente como autómatas programados para ganar.

59:59. Cañellas recupera la verticalidad, se gira y corre.

60:00. Los dinamarqueses han sido un gran rival. Caen algunos al suelo desconsolados, incrédulos. España grita, España vibra. Es tal la férvida pasión que si Olvido Hormigos estuviera a mi lado me abrazaría aunque sabe que no tengo perras ni ahorros, sólo gastos y deudas aunque un corazón de oro y un miembro del aparato reproductor de platino e iridio si bien en forma de sacacorchos, como los cerdos y los coreanos (según Calaza).

Y ya, que estoy desfondado. Voy a abrir una botella de champán y a berrear en la ducha mientras pego saltos y vierto el néctar sobre mí mismo, gritando viva España y viva yo, y viva el combinado patrio del balonmano que tan buen rato me ha hecho pasar.

128 comentarios

  • Recuerdo ese minuto eterno, estaba picando cebolla para preparar un bacalao (apuntad niños, que es temporada) a la dorada mientras escuchaba el RadioEstadio..el cuchillo japonés iba a cámara lenta sobre la tabla de cortar, la cebolla crujía de dolor rompéndose en pequeños trozos,y entonces. ..Ares grito ¡¡GOOOOOOOLLLL!! Solté el cuchillo, y grité: ¡¡¡¡M hemos ganado a Dinamarcaaaaaa!!!
    Las lágrimas me las sequé con el delantal, y seguí cortando la cebolla.
    ¡Emocionante!

  • Yo no más que decir que el ilustrador una vez más consigue ser protagonista de este nuestro fanzine.
    El arrojar una calavera a un portero que se llama Hamlet es de una finezza extrema, y si ustedes no se han fijado más que en el texto de Satur, pues mal. Muy mal.

  • Oh Satur, has de saber que la madre de Cañellas es compañera mía de sudores universitarios, que es igual que su hijo pero sin barba, y que coincidí con ella la semana pasada en un restaurante LaFlauta que nunca glosará Littlespain. Si no ordenas otra cosa la próxima vez le daré un saludo de tus partes.

  • Holmets, Cañellas estudia Farmacia, pero la movilidad de su última época profesional (España-Hamburgo-Kiel) le ha impedido terminar. Ahora estudia Marketing en una universidad a distancia. Tiene un hermano que es idéntico a él. Le vi jugar el año pasado en Mataró.

    Esta tarde no puedo ver el contencioso contra los obelix. A cambio, unas horas después hay fiestorro ruso en mi casa. Apuntarsen, tovaris.

  • (Más vale vestir santos que desnudar maltratadoras)
    (………………………………)
    (Que no, Saturnino, que no. Que a ti no te gusta que te peguen)

    Casi me da un infarto leyendo este final de ídem (uf, casi no sé cómo terminar la frase) Y viva la Ilustración (Robespierre y esos también, pero yo me refería a la imagen de ahí arriba, la de meter o no meter he ahí la cuestión)

  • Es verdad, hijas, la ilustración es superior y la crónica absorbente. Hasta el final no me he dado cuenta de que era una batalla de balonmano. (Sí, lo confieso porque me gusta la Biblia pero me gusta más la verdad). Y eso que Paquirrín tiene la calavera en la mano. Y eso que a lo mejor «Continúa con el cuero en las manos» era una buena pista. (No importa, qué más da que no te enteres si tú vas disfrutando).

  • El famoso día del doble contencioso decidí aprovechar para una cita amorosa que requería una larga conversación. Elegí un lugar cool como el nuevo Fermi Puig (desde luego en La Flauta no me verán). Cual no sería mi asombro al comprobar que el propio Fermi y una colla de amigos estaban viendo el partido en un reservado del restaurante y proferían aullidos y ruidos guturales de corte semisalvaje.
    No volveré a semejante garito habitado por culets descerebrados.

  • 30 de enero de 2015 a las 10:35
    holmesss . .
    …, y que coincidí con ella la semana pasada en un restaurante LaFlauta

    Holmesss, cuando trabajaba para una empresa catalana -hace unos eones o dos- teníamos una reunión mensual y comíamos siempre en el concurridísimo La Flauta, sin fallar una. Odiaba la inevitable aglomeración y las estrecheces. Al menos ese es mi recuerdo.

  • 30 de enero de 2015 a las 10:40
    SATUR
    Holmets, Cañellas estudia Farmacia, pero la movilidad de su última época profesional (España-Hamburgo-Kiel) le ha impedido terminar

    Satur, no es la movilidad, seguramente son los genes, ya lo irás entendiendo con las lecciones que por aqui se imparten. La dotación materna hizo lo que pudo, pero Cañellas senior debe ser médico o qué sé yo, y no hubo suficiente.

  • (HECES NEGRAS
    Asomada al cráter de Roca contemplo y evoco lo que hubiese conllevado en la Edad Media -alta o baja- depositar esto en la espesura del bosque y ser descubierta. “A la hoguera con ella, está poseída por Satanás”, resuelvo.

    Hoy me inspira la poesía, qué bien sienta volver a tener Fe -2+- )

  • “A principios del año 2000, Zambia fue sacudida por una hambruna devastadora, así que EEUU envió ayuda humanitaria en la forma de grano genéticamente modificado. El presidente del país se negó a aceptarla, llamándola “veneno” y mantuvo todo el grano a buen recaudo, aconsejado por organizaciones como Greenpeace, que aleccionaron a este gobierno sobre los “peligros” de comer grano genéticamente modificado. No importa que no ha existido ni un solo caso documentado de daño producido por este tipo de alimentos.”

  • Hoy los franchutes nos enculan, como es habitual: 28-23.

    (El menú de mediodía del Fermí Puig está muy bien: 35€ con barra libre de bebidas).

  • La semana que viene giro una visita a Estocolmo, Duesseldorf y Bucaresti. Les iré refiriendo mis impresiones.

  • «Hablando de Dios, el mensaje de Podemos contiene permanentes alusiones cristianas. Lo que venden, en el fondo, es el mensaje de Cristo, el de aquel Cristo indignado que cuando llegó al templo denunció a los mercaderes y, en las palabras del evangelio, “echó fuera a todos los que compraban y vendían en el templo, y volcó las mesas de los cambistas… Y les dijo: ‘Escrito está: mi casa será llamada casa de oración pero vosotros la estáis haciendo cueva de ladrones”.
    Incluso el método de Podemos es de inspiración cristiana. El taquillero concepto “ni izquierdas ni derechas” representa la evolución contemporánea de la fórmula ganadora, “Me hice todo para todos”, patentada hace dos mil años por el primer gran propagandista cristiano, San Pablo, en una de sus cartas a los corintios».

    John Carlin, «La religión por otros medios».
    Para mí que sí.

  • En realidad, Adapts, la conexión cristiano izquierdosa estaba ya muy descubierta. Me parece.

    Y la primera página del suplemento del País Vasco de EP es entera para el comunicado de ayer de ETA. «ETA y Sortu coinciden en acusar los efectos de la línea dura del Estado». ¿Por qué hacen lo que yo estoy haciendo ahora mismo, o sea, dar esta puta publicidad? Vale, el párrafo final, daría igual de quien fuera porque a lo largo del artíuculo el punto de vista es exclusivamente el suyo, pero sale Bernardo Charriena y tengo debilidad:
    «Sortu, por su parte, también lo comparte al denunciar que se pretende “volver a llenar las prisiones” para que el “enfoque represivo y carcelario del conflicto político vasco no termine nunca”, dijo Barrena. “En España los vascos no tenemos ninguna oportunidad ni para consolidar la paz ni para que todos nuestros derechos y libertades más elementales sean respetadas”, aseguró el mismo portavoz, uno de los 35 dirigentes abertzales encausados en el proceso que sigue en la Audiencia Nacional y que ayer volvió a ser aplazado».

    Bernardo me cambia el carácter más que los movibles en clase. (Cómo me pone. Que venga el padre CARRAS si quiere, pero estos serdos son nuestros).

  • La sociedad se alimenta de tres motores: comercio, religión y leyes. Pero hay una parte enferma de la humanidad que se niega a reconocer tal evidencia. Así se han generado grandes hecatombes cuando se ha perseguido a los comerciantes judíos o a los curas católicos.

  • También venía (en EP-País Vasco) la foto de la consejera de Educación con un gran cartel para las prematrículas solo en vascuence. Normalizando anormales, he leído. Vale, voy a echar una siesta en el congelador.

  • Saludos cordiales desde el coliseo qckcatarí, saluda Satur, enviado especial de ÇhøpSuëy para retransmitir los primeros cinco minutooooos del contencioso entre el combinado nacional de balonmano y el combinado panorámiiiiiiiix.

  • SATUR’S HANDBALL SCHOOL

    Antes de ser un crack como locutor de deportes, en general, y de balonmano en particular, Satur, que parece joven pero lo es, también fue jugador y entrenador, y hasta tuvo en su Lugo natal una escuela de balonmano, popularmente conocida como La Sobona, a la que las familias patricias lucenses llevaban a sus retoños más descarriados. Lástima que esos alumnos no estuvieran nunca interesados en los revolucionarios métodos y técnicas balonmanísticas de Satur y sólo se quedaran con la parte en que les decía que el balonmano era deporte de mucho y recio contacto, pues eso les permitía darse a los rozamientos y el magreo (al puterío, en una palabra), con tanto brío que hasta llegaban a provocarse hematomas sexuales los unos en las otras. Y lo peor no era eso, sino que algunos estaban fumaos todo el tiempo. Total, que Satur se cansó, echó el cierre a su academia deportiva con ellos dentro y tirando las llaves pronunció su famosa frase: “A Dios pongo por testigo que no podrán derribarme. Sobreviviré, y cuando todo haya pasado, nunca volveré a pasar por esto, ni yo ni ninguno de los míos. Aunque tenga que mentir, robar, mendigar o matar, ¡a Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar por esto, ¡so colgaos!”.

  • Un fanzine serio tendría ya corresponsalías en Rumanía, Sueciiiiiiaaaaa y Alemania citerior que nos informarían sobre la visión local de lo que nos cuente el marqués.

  • ¿Se acuerdan del necio y risible y más-que-superado-en-Europa debate sobre la objetividad del informador? Miren vuesas mercedes qué bonito ejemplo: ‘El ministro [Montoro] asegura que no nombró al número 3 de Podemos en su intervención’. Mirusté: si lo que quiero es saber si el ministro nombró o no a Monedero, me importa una higa lo que asegure. O lo nombró o no. Y si la información es esa, el informador debe decirme si lo nombró o no. No si dijo que lo nombró o no.

    Pues como ese ejemplo hay decenas, gruesas, miles. Cada día. En cada medio. Excepto en ÇhøpSuëy, glacias sean dadas al Impelio Celestial.

  • Perroantonio

    Tú espera a que te explique Gengis lo que has dicho para que dejes de tenerlo tan claro, truhán.

    Yo a Gengis sólo lo leo en las xuntanzas.

  • A mí me preocupa hoy el asunto de la obsolescencia programada. No me refiero a las máquinas ni a los electrodomésticos, sino a un objeto de consumo básico como los zapatos. Las cosas se pueden hacer bien, mal o regular, pero lo preocupante es que haya quien las haga mal o regular “a propósito”. ¿Cómo explicar si no que unos zapatos caros, adquiridos por su aparente comodidad y solidez vean como desaparece su rotunda suela en menos de un año? Es cierto que le doy caña al calzado, pero ando sobre asfalto, no por las Rocosas.

  • Los primitivos enemigos del comercio gustaban andar descalzos o con unas ligeras sandalias de pescador. Los actuales enemigos pretenden gastar un calzado quinquenal, para así ralentizar la producción y el intercambio de bienes.

  • A mí me preocupa hoy el asunto de la obsolescencia programada. No me refiero a las máquinas ni a los electrodomésticos, sino a un objeto de consumo básico como los zapatos. Las cosas se pueden hacer bien, mal o regular, pero lo preocupante es que haya quien las haga mal o regular “a propósito”. ¿Cómo explicar si no que unos zapatos caros, adquiridos por su aparente comodidad y solidez vean como desaparece su rotunda suela en menos de un año? Es cierto que le doy caña al calzado, pero ando sobre asfalto, no por las Rocosas.

    (Queremos foto)

  • (Pues no sé dónde está la pega. Hay dos informaciones en el asunto del ministro:
    – lo que dijo o no dijo.
    -lo que él dice que dijo o no dijo.
    Y eso son dos hechos diferentes aunque relacionados.
    El no periodismo vendría luego, cuando ante el segundo hecho el periodista hiciese juicios de valor: “el ministro miente porque…” “el ministro está convencido de que…” “el ministro pierde la memoria” “podría ser que el ministro tuviese Alzheimer” “las filas comunistas siempre poniendo en boca del ministro cosas que no dice” “el ministro es un liante” pero decir que el ministro ha dicho que el no dijo algo, es un hecho. De hecho, parece que el periodista la única información que tiene es la declaración del ministro sobre lo que no nombró en su intervención y no la intervención en sí.
    Luego decir que el ministro asegura que el no nombró a Monedero, ¿CUAL ES EL PROBLEMA? ¿EL VERBO ASEGURAR? ¿Deberia haber puesto “el ministro dijo/dice/ha dicho que él no nombró a Monedero”?.
    Joder, qué dolor de cabeza, de buena mañana a estas horas intempestivas)

  • 30 de enero de 2015 a las 19:21
    PERROANTONIO
    15 minutos y el territorio hispano ya es franco. Satur, joder, ¿qué hago yo viendo esto? No me líes.

    Seguro que fue un emocionante contencioso, Pedro Antonio, y merecida la victoria gala. No olvides nunca que lo importante es participar.

  • 31 de enero de 2015 a las 10:56

    PERROANTONIO
    ¿Cómo explicar si no que unos zapatos caros, adquiridos por su aparente comodidad y solidez vean como desaparece su rotunda suela en menos de un año? .

    Define “caros”, Perroantonio.

  • Y ADEMÁS, José Manuel Sánchez-Ron, aprovechando que no me estás leyendo, te diré que esa materia que reivindicas, «Historia de la ciencia y la tecnología», sí se imparte en algunos grados de Historia. Donde NO se imparte y a lo mejor también molaría es en los grados de ciencias. (No estoy completamente segura ni lo voy a buscar, pero ya que tengo la boquita abierta…).

  • Les ruego encarecidamente que lean el link antepuesto. Es muy brillante el análisis, hoy extremadamente oportuno, y el libro que comenta una joya de Tony Judt que leí en su día. Me doy cuenta que no lo aproveché suficientemente.

  • Hola, Marqués. Todavía no he llegado a Babelia.
    Estoy con la reforma de la reforma de la reforma y el DESCOJONO padre. A ver, que es solo una impresión, y esto no lo habrán hecho ebrios o con mucha gripe, y seguro que tienen las mejores intenciones europeas.
    Pero vas leyendo y, claro, aquí pone, por ejemplo, que «Según los cálculos del ministerio, este cambio supondrá “un ahorro de hasta 150 millones de euros para las familias”. Esa estimación supondría que todas las carreras actuales —menos las de profesiones reguladas— se redujeran de cuatro a tres años, por lo que los alumnos se ahorrarían pagar un año para obtener un título».
    Y dices, AH. Entonces que pongan títulos de un año y así las familias van a ahorrarse mucho más. Que es carnaval y voy a traducir para los que no hayan pillado la chirigota MEC. Un grado de tres años no vale ni para tomar por culo y hay que complementarlo obligatoriamente con uno o varios másteres que son mucho más caros. Poco ahorro para las familias, chulos míos.

  • Ni he nombrado a Wert, y sí, me pongo roja de ira a veces. Me he referido exclusivamente a uno de los argumentitos esgrimidos, el económico, «las familias». Que no lo digan, por caridad.
    Y no he leído nada de Tony Judt (aún), solo muchas paráfrasis y citas. Como además me emociona, no puedo dejar de decir que creo que tenía una gallardía intelectual que también se traduce en su físico. Un historiador completamente guapo.

  • “De hecho, parece que el periodista la única información que tiene es la declaración del ministro sobre lo que no nombró en su intervención y no la intervención en sí.”

    En la práctica toda noticia lo es de un hecho verbal. “Según la agencia de noticias…”

  • No, Gengis. Sesenta créditos por año, como ahora. Ciento ochenta créditos, un aperitivo (iba a decir una puta mierda, pero aperitivo es mejor). Los créditos de máster son mucho más caros.

  • La verdad, o sea, la ciencia, no tiene historia. Por eso no hace falta que en las carreras de ciencias estudien historia de la ciencia, o sea, historia de los intentos, ellos mismo erróneos, de dar con las verdades que componen la ciencia. Es una asignatura de letras.

  • ¿Una universidad podría ofrecer para la misma materia las dos opciones: la 240 y la 180? Quiero decir: lexicógrafo y monitor en animación lexicográfica.

  • Proc, ¿quiere decir que un año de master es más caro en número de créditos o en dinero? ¿Cuántos en el primer caso?

  • Va a haber titulaciones de tres y cuatro, en distintas universidades, con el mismo nombre. Bolonia, homologación para la libre circulación en el espacio europeo. Me meo. Las autonomías y la autonomía universitaria en la autonomía, plus privadas, reinan aquí, lo que significa que esto pede convertirse en el acabose del pifostiose. Que venga un emperador de Europa a ponerlo todo igual, y que venga YA.

  • De las veinticuatro asignaturas que estudié durante cinco años en la carrera de Filosofía y Ciencias de la Educación (Sección de Filosofía), las filosóficas fueron quince, lo que equivale a un grado de Filosofía de tres años. La cosa no da para más, aunque le cueste reconocerlo al que se educó con la idea de que filósofo es más que enfermero.

  • El precio del crédito viene a ser el doble.
    Si ahora hacen normalmente 240 a 30 duros (me lo estoy inventando, creo que había cifras en el artículo de EP) más 60 del máster a 60, con los grados de tres años harán 180 créditos a 30 duros más 180 del máster a 60. Y eso es lo que ahorran las familias, sesenta créditos que van a pagar el doble.

  • Que pongan los años que quieran, pero deberían distinguir los títulos. O Arqueólogo Tres o Arqueólogo Cuatro.

  • Proc, entiendo por su respuesta que un curso de master también “vale” 60 créditos. A quien quiera ser profesor de enseñanza media le costaría la versión corta 180 créditos del grado, a 30 duros el crédito, más 60 créditos (por un master tipo CAP), a 60 duros el crédito. Habrá quien quiera hacer, y por ello debería haber, un master de directivo pedagógico de 120 créditos.

  • El master (120 créditos) que hay que añadir al grado para poder acceder al doctorado, ¿consiste en los antiguos cursos de doctorado, quedando limitado el nuevo doctorado a la elaboración de la tesis?

  • 31 de enero de 2015 a las 14:11 BONNIE
    Define “caros”, Perroantonio.

    Sabía, cuando lo estaba escribiendo, que me estaba metiendo en un jardín. Todo es relativo y, en realidad, no son “caros”. Pero me arrepiento de los 130 euracos que pagué, más que nada porque no es la primera vez que los zapatos nacionales, tan alabados, me dan gato por liebre. Vamos, que me acabo de comprar unos zapatos italianos.

  • Da igual que un título universitario sea de tres o de nueve años. Lo que importa es quién lo imparte y qué reconocimiento ante terceros consigue el alumno con su título. Una buena parte de los títulos universitarios valen mucho menos de lo que cuestan. Y la culpa no es de “los políticos”.

  • El objetivo de la formación universitaria debería ser prepararse para ser útil a una empresa, eso sí que es eficiente, pero no, nuestros contertulios ansían una formación lo mas barata posible (como los zapatos) que permita hacerte funcionario a continuación. Que este trabajo sea absurdo y mal pagado no importa, lo relevante es que sea “fijo” y permita un calculado absentismo.

  • Parece ser que miles de personas gritaban “¡presidente, presidente!” refiriéndose a Pablo Iglesias, lo que vendría a demostrar algo que no necesita demostrarse, esto es, que nuestro país se ha convertido en un lugar condenadamente loco.

  • PROCURO FIJARME
    Y ADEMÁS, José Manuel Sánchez-Ron, aprovechando que no me estás leyendo, te diré que esa materia que reivindicas, «Historia de la ciencia y la tecnología», sí se imparte en algunos grados de Historia. Donde NO se imparte y a lo mejor también molaría es en los grados de ciencias. (No estoy completamente segura ni lo voy a buscar, pero ya que tengo la boquita abierta…).
    ——————————————————————————————-
    Proc, en mi licenciatura en Físicas por la UNED, no hace tantos años, había una asignatura de Historia de la Física. Supongo que se habrá mantenido en los grados.

  • GENGIS KANT
    La verdad, o sea, la ciencia, no tiene historia. Por eso no hace falta que en las carreras de ciencias estudien historia de la ciencia, o sea, historia de los intentos, ellos mismo erróneos, de dar con las verdades que componen la ciencia. Es una asignatura de letras.
    ———————————————-
    No sé si estoy o no de acuerdo. La leyes de la Física, por ejemplo, no tienen “historia” en el sentido de que no se plantea como hipótesis que esas leyes están cambiando con el tiempo. Pero no creo que el actual estado de conocimiento (el modelo estándard, “la teoría del todo” …), pueda considerarse “la verdad”. Y no creo que nunca se dé un modelo que pueda considerarse así. Y cuando se establezcan nuevos conceptos, o nuevas formas de reinterpretar los actuales, habrá que estudiar la evolución de esos conceptos y lo que llevó de una visión a otra. Y eso es “Historia”.

  • No son baratos Perroantonio. Deberían durar más tiempo, de todas formas tu relación con el calzado es un tanto destroyer si mal no recuerdo.

  • 31 de enero de 2015 a las 19:18 ZEPPI
    Proc, en mi licenciatura en Físicas por la UNED, no hace tantos años, había una asignatura de Historia de la Física. Supongo que se habrá mantenido en los grados.

    Sip. Me parece que tiene razón, Zeppi. Mi hijo hace Física y tendrá si eso una «Historia y Panorama de la Investigación», que semeja ser lo que yo decía que no había.

  • 31 de enero de 2015 a las 17:28 Gengis Kant
    El master (120 créditos) que hay que añadir al grado para poder acceder al doctorado, ¿consiste en los antiguos cursos de doctorado, quedando limitado el nuevo doctorado a la elaboración de la tesis?

    Gengis, los «antiguos cursos» han cambiado muchas veces hasta los recientes programas de doctorado. Pero sí. Ahora cada programa de doctorado define el perfil de acceso, pero normalmente es un máster de especialización en el área de investigación correspondiente y el doctorado como tal no añade cursos.

  • 31 de enero de 2015 a las 18:12 Perroantonio
    Da igual que un título universitario sea de tres o de nueve años. Lo que importa es quién lo imparte y qué reconocimiento ante terceros consigue el alumno con su título. Una buena parte de los títulos universitarios valen mucho menos de lo que cuestan. Y la culpa no es de “los políticos”.

    Los títulos universitarios los imparten profesores universitarios.
    Sí, da igual diez años que nueve meses, un siglo que dos mañanas.

  • 31 de enero de 2015 a las 18:15
    marquesdecubaslibres
    El objetivo de la formación universitaria debería ser prepararse para ser útil a una empresa, eso sí que es eficiente, pero no, nuestros contertulios ansían una formación lo mas barata posible (como los zapatos) que permita hacerte funcionario a continuación. Que este trabajo sea absurdo y mal pagado no importa, lo relevante es que sea “fijo” y permita un calculado absentismo.



    ¿GÑ?


    ¿Perdón?

  • Amigos, acabo de ver el flin The Last Quartet (El último concierto en su versión en español). Háganme caso y véanla si son melómanos o curiosos respecto a los músicos y su mundo.

  • Zeppi, mi impostada rotundidad se merece sus precisiones, a cual más atinada. Salvo los enunciados tautológicos -todos los de la lógica y la matemática y casi todos los míos- hasta los más científicos son serios candidatos a ser desechados algún día, aunque sea nada más por la famosa ampliación de la panorámica que permite ver que lo que parecía tener una validez universal la tiene sólo parcial. Esa homologación, a la baja, de los sucesivos descubrimientos debería impedir el desdén hacia un pasado dominado por el error, y más debería impedirlo si se piensa en lo mucho que se puede aprender -la historia como maestra- del ingenio invertido en esos errores.

    Todo esto es verdad, pero lo que quise decir, con modos sacados de la estatuaria, es que el científico hace muy bien -yo diría incluso que tiene la obligación- en pensar que ha dado con la verdad. Ahora, si lo suyo es la verdad, sobra lo anterior. Pero la historia de la ciencia -podría responder usted- es también, y sobre todo, la historia de los aciertos; al menos, de los que ahora juzgamos como aciertos. Sin duda, pero el hecho de que los juzguemos así significa que forman parte de la ciencia actual. Son estudiados por el científico, pero no en calidad de cosas del pasado.

    La razón de fondo que me lleva a no conceder un excesivo valor a la historia de la ciencia, si descuento el elevadísimo que le debemos por su condición de bien cultural, es su tangencialidad respecto a lo que el proceso científico tiene de racional. Lo que importa en éste es el proceso demostrativo, la sucesión de enunciados que llevan a una determinada conclusión, independientemente de las reales vueltas y revueltas que le haya dado el científico en su cabeza a la demostración. El proceso psíquico juega como mucho un papel marginal; forma parte de la historia individual de ese científico, pero no del encadenamiento de las razones que justifican la admisión de una hipótesis -todo lo relativa que se quiera: no se me soliviante el popperiano- en el reino de la verdad. Y quien dice esto sobre un científico puede decirlo sobre el conjunto. Da igual que la historia sea individual o colectiva: no va al grano de la verdad razonada.

    Esa condición brutalmente fáctica de lo histórico es la razón, a mi juicio, de que muchos estudios sobre los vaivenes históricos de la verdad -nada casualmente los de los historiadores con mayor sensibilidad histórica, ésos que se muestran tan reacios al anacronismo de discutir con los autores estudiados y no digamos ya al de refutarlos- dejen al lector un poco con la impresión de que esa verdad es tratada en ellos como si fuera algo en cierto modo irracional, puede incluso que una mentira.

  • Don Perro merque unos apache. Son indestructibles, aunque se los tiene que probar primero porque tienen medio centímetro de cuero. Aquí, en el pueblo lo “elegante” es dejarlos morir poco a poco sin limpiarlos, se les quita el barro y cada 10 o 12 años suela nueva y una buena mano de grasa de caballo.
    Yo soy un viejo mal cliente que compra unos mocasines cada 5 años, voy cambiando de modelo y me duran con uso intensivo por las montañas rocosas y por las polvorientas entre 12 y 15 años

  • (En ciencias sí se estudia Historia. Cada asignatura lleva su contextualización histórica. Otra cosa es que el/la profesor/a de turno se la sople, y pase sobre ella superficialnente o directamente pase de ella. Estos profesores no suelen ser entusiastas y no son de los que acostumbran a ser queridos y admirados por sus alumnos.
    La exposición que me toca hacer el próximo viernes trata de dos enterobacterias. Tenemos 7′ de tiempo y yo le he dicho a la profesora que necesito 27, ¿Por qué? me dijo. Porque necesito 20′ para hacer la introducción histórica. Me pone mala cara. Sí, dejala suelta una compañera (que está terminando el grado de bioquímica en la universidad con un máster de esos de los cojones, que habría que expulsar a Wert de España), que nos cuenta cosas muy chulas. Así es que mis compañeros dispondrán de 7′ aunque la mayoría finiquita con 4, y algunos con 10′, y lo mio ya saben que va para media hora.
    Les hablaré de Pitagoras, Alejandro Magno, el papa Urbano IV, la guerra fría, y el estigma de los homosexuales en San Francisco. Me saca de quicio que vayan tan a lo justito, al mínimo esfuerzo “tía, ¡es que tú te lo lees todo! yo me encuentro con eso. y paso olímpicamente”. Pero si es interesantisimo. Sí, sí, seguro, pero yo voy a buscar un power ya hecho, lo modifico un poco y au. Pero si vosotros dominais esto de los power. Ya, pero yo paso de leerme too eso.
    Pocas cosas hay tan interesantes como conocer la vida y el entorno social, político, cultural y personal de los grandes científicos de la Historia. Muchos de ellos, unos desgraciados, por cierto.)

  • (Flipo con los precios de sus zapatos. Son prohibitivos no, lo siguiente)
    (Ya vi el último concierto, y hoy he visto la de The imitación gane y la de ¿Qué hemos hecho para merecer esto?, esta última entretenida, me he reído. Y la otra me ha gustado, pero me hubiese gustado verla en V.O. Y estoy convencida de que Turing se suicidó.)

  • Ya dije que mi currículo estrictamente filosófico, dentro de la vieja Facultad de Filosofía, Psicología y Ciencias de la educación, cabe en tres años. Ahora supondré, transportada mi condición estudiantil al presente, que, una vez obtenido el grado de tres años de Filosofía, quisiera especializarme durante dos años en un estudio de los grandes modelos pedagógicos, de la categoría, de lo mayúsculo de la ciencia de la enseñanza. Y esto que digo de la pedagogía podría decirlo de la psicología, y suponer que me da por buscar durante dos años la panavisión psicológica.

    Sigo suponiendo que hoy podría elegir un máster de dos años sobre pedagogía filosófica, o sobre psicológica filosófica, y eso me lleva a la idea de que habría elegido estudiar hoy lo que en mi programa de estudios fue obligatorio estudiar a lo largo de cinco años, con la ventaja actual de que la libertad parece mejor que la obligación. Pero elimino esa suposición ante la sospecha de que eso es precisamente lo que no va ofrecer ninguna empresa de másteres.

  • Gacho: En ciencias sí se estudia Historia.

    Seguramente porque a los científicos les ha dado por tener un barniz cultural, humanístico.

  • Qué distintos somos. No tengo ningún interés por la vida de los filósofos. Ni se me pasa por la cabeza visitar sus tumbas.

  • El mero hecho de preguntarlo, ¿no convierte lo personal en objeto de escrutinio, no crea una distancia con él y en cierto modo lo borra?

  • En mi respuesta a Gacho doy por supuesto que la historia de la que habla es la historia de la ciencia, no la historia política, social, cultural: la propiamente de letras, vamos. Pues así y todo, esa historia de la ciencia es cosa de letras.

  • 31 de enero de 2015 a las 22:02 Gengis Kant
    El mero hecho de preguntarlo, ¿no convierte lo personal en objeto de escrutinio, no crea una distancia con él y en cierto modo lo borra?

    PERSONAL OBJETO
    Los conductores de los autobuses en los que viajo dicen siempre al llegar a la estación: «No olviden sus objetos personales. Gracias por viajar con nosotros».
    Y «objetos personales» quiere decir el bolso y el paraguas.

  • Marqués, es al revés. Son “nuestros contertulios”, y no los empresarios, los que quieren carreras largas y costosas, que vayan mucho más allá de la mera eficiencia laboral. Es verdad que el mejor modo de ir más allá que han encontrado es uno que la deja de lado.

  • Gacho: En ciencias sí se estudia Historia.

    Seguramente porque a los científicos les ha dado por tener un barniz cultural, humanístico.

    Huy, claro, claro, es pura moda.
    ——————————————

    Qué distintos somos.

    Pues sí. Pero es que si no, todo sería una mierda.
    ———————————————

    En mi respuesta a Gacho doy por supuesto que la historia de la que habla es la historia de la ciencia, no la historia política, social, cultural: la propiamente de letras, vamos. Pues así y todo, esa historia de la ciencia es cosa de letras.

    Pues o estamos com siempre, con e lproblema de las definiciones, en este caso ¿qué son letras? ¿qué son ciencias?, o va aser que no.
    ¿O es que un lingüista no tiene que saber sumar, ni un matemático escribir?
    Los investigadores tiene que tener calro qué repercusiones política y/o sociales pueden tener sus trabajos. Por no habalr d que más bien tienen que saber a qué puerta llamar para que se los financien. Y eso es entorno social, político, económico, cultural etc, etc, etc.
    Los científicos tienen que saber que a lo largo de la Historia otros fueron ejecutados por sus postulados, y sinceramente, a mí no me parece que eso sea de letras; más que nada porque a veces para entender porqué un científico fue ejecutado (quien dice ejecutado dice desterrado, hundido socialmente…) tiene que entender el postulado científico en sí, y para eso el de letras tendrá que ser de ciencias.)
    ————————————————-
    Estoy dando mucho la brasa-murga últimamente pero encima centrada en mí. Ya me lo leo yo. No sé si será, la premenopausia, el hartazgo, la moda esta de la autodeterminación que me está afectando, o los estertores de la muerte.
    Creo que debería desaparecer una temporada y hacer unos ejercicios espirituales.
    Huy, pero es que no tengo adónde ir, y el wifi de casa es de las pocas cosas que pago.
    Ah, pues me quedo, me quedo. Yo me iría ¿eh?, pero es que no tengo para salir. Ni siquiera he podido ir a la mani de Podemos a Madrid, a desfilar codo con codo junto a la Lomana.
    Soy una confinada social.)

  • Ya.
    Y mira.
    (Si es que yo no entiendo ná. Por eso me gustan tanto los animales -sobre todo los patos-. Y el mar, el monte, y el campo.
    La tundra, los manglares y la sabana es que no los conozco.)
    (¿al final se desbordó la ría? ya no he oído nada más)

  • Los zapatos son un capricho pequeñoburgués, el aditamento necesario para ir a misa o a una boda. Nada más. Quienes pateamos el asfalto necesitamos unas J’Hayber. Como no dispongo aquí de ellas, compré en su día algo semejante: unas Jack Wolfskin. Eran cómodas, ligeras y tenían fama de duras. Las aniquilé en seis meses. Fui a una de sus tiendas oficiales a comprar cordones nuevos y a preguntar si había alguna manera de arreglarlas. Aunque no tenía el tique de compra ni las había mercado allí, me dieron unas nuevas porque estaban en garantía (un año). Me duraron un par de meses más, pero destrocé las suelas y se descosió el empeine. Me dio vergüenza presentarme de nuevo en la tienda y además quería un calzado en condiciones, así que tiré por todo lo alto. Me compré unas Mammuth de ciento ochenta euros. Me duraron año y medio hasta que se rajaron, de nuevo en el empeine. He de decir que dormía, follaba y me duchaba con ellas y han sido el mejor calzado que he llevado nunca. Como tenían garantía de dos años las llevé a la tienda. No sé bien por qué, no me regalaron unas nuevas, pero me dieron a elegir cualquier modelo con un 50% de descuento. Compré las mismas por la mitad de precio. Las empresas de calzado podrían haberme contratado para probar sus modelos. Soy un hacha destrozando zapatos, babuchas, rastrojesas, pisamierdas, wambas y botas, pero parece ser que no tienen gente con olfato fino para captar a la gente adecuada.

    Aquí se puso el grito en el cielo porque alguien expresó su deseo de que le regalaran un champán de veintiún botones, pero veo que no se sigue el mismo rasero con los zapatos. Que Gacho no haya berreado como la otra vez se entiende porque Perroan le hace tilín (tolón en la intimidad), pero a los demás debería darles vergüenza su doble moral.

  • 31 de enero de 2015 a las 16:30
    GENGIS KANT
    ¿Una universidad podría ofrecer para la misma materia las dos opciones: la 240 y la 180? Quiero decir: lexicógrafo y monitor en animación lexicográfica.

    Me parto. 10/10.

  • Sobran carreras. Entiendo que sean necesarios los filósofos y los químicos. Ahora, eso de estudiar en las universidades «literatura», «biblioteconomía» o «periodismo» no lo veo. Ésas son las típicas ramas de la efepé. Uno comprende que haya filólogos que se dediquen a destripar el lenguaje y nuestra forma de relacionarnos mediante su uso. Ahora, que haya que cursar «estudios superiores» para que alguien explique por qué un folletinista o un poetastro se ha forrado escribiendo mamotretos; para que un zumbao elija, compre, catalogue, clasifique, tejuele y difunda los libros de Cercas o Ruiz Zafón; y para que alguien le enchufe la alcachofa a un político y luego transcriba sus chorradas, eso, todo eso, francamente, tiene poco sentido.

  • Tengo muchos amigos que son de los Podemos esos. Gente maja. Están muy esperanzados. Alguno, incluso, habla de «primavera». Muchos de ellos tienen piso en propiedad y viven del cuento (no les he visto nunca doblar el espinazo). Otros han cursado sus estudios en universidades públicas, han aprendido idiomas en universidades públicas y han conocido mundo gracias a las becas ofrecidas por las universidades públicas. Con buen criterio han apoyado la manifestación de hoy gritando ¡basta ya!

  • (Flipo con los precios de sus zapatos. Son prohibitivos no, lo siguiente)

    He berreado a lo fino, que yo sí que aprendo, y no tengo ganas de que los paladines de la moral del prójimo se me tiren de nuevo a la yugular, al tiempo que se me impide mi defensa baneándome (¿capicci?)
    Por otra parte, a mí solo me pone (de los nervios) el marqués, a ver si te vas enterando.)
    ¡Podemos!

  • Qué bien que estudie física el chico, procu. Conocerá (ya se lo está indicando amorosamente, si no) los cuentos cuánticos, la mula francis (avanzado, pillo el 5%) o eltamiz , donde me van dosificando los Discorsi, cosa de letra kantiana o tártara.

  • Espléndida la reseña de Judt, me da la impresión de que el tema del libro, que no he leído, es redundante en él, porque aparece a menudo en Pensar el siglo XX. Encontrar un destino a la historia, jacobinismo simple que re-vuelve.