Serenata de plomo [Una novela de duro] · Epílogo 2/2

capone

CACHARRAS, PISTOLEROS Y ANACRONISMOS (O EL EPÍLOGO DEL LISTILLO) /y 2

Por Martin Holmes.

Bullet puede recibir lo suyo como usted toma un taxi pero cuando los tiroteos se desbocan le pescan sin cacharra y luego anda como un tío sin blanca en la calle de los burdeles, con los dientes largos de ganas de merendar. Su revólver Colt Army Especial le dura más bien poco y lo pierde en el combate contra Crazy Horse Ryan. El Colt Army Especial disparaba calibre 38 (9´6 mm), tenía un cañón de 152 mm y pesaba aproximadamente un kilo. Hitman el Guapo carga una pistola Remington 51 con cachas de nácar, que pesaba cuatrocientos gramos menos que el chumbo roto de Bullet. Las Remington 51 tenían capacidad para siete aspirinas y las hacían generalmente para el calibre 38, pero también, aunque más raramente, para el 32, y acarreaban dos seguros: uno de empuñadura y otro en el extremo posterior izquierdo del armazón. Resentimiento, el pelirrojo de la abigarrada pandilla del Lunes de Pascua que se entretiene mirando llover putas, lleva un revólver Webley y Scott, que puede ser un Mark V o un Mark VI, y era un hierro inglés que cumplió merecidamente en la guerra de trincheras. Count Johnny C. tiene una Mauser del nueve que puede ser de la camada de 1916 que se adaptó a dicho calibre y a la que llamaron Roja por el nueve de ese color que le tallaba el fabricante en la empuñadura para que su dueño no la cebase con cartuchos del 7´63. Bullet consigue, en mitad de la friega, una escopeta Loomis del diez que dice que tiene unos caños de un palmo, con lo que hay que suponer que estaba modificada. Una Loomis IXL Nº 15 solía llevar el célebre asaltante de diligencias Charlie Bowles, al que decían Black Bart y el Ladrón Poeta porque hacía versos mientras te limpiaba la petaca. Los grasientos gastan mejor artillería y acomodan una ametralladora Vickers sobre el techo de un Oldsmobile. Una ametralladora servida por dos hombres era más eficaz que medio centenar de fusileros. La Vickers disparaba hasta seiscientas balas por minuto, se cebaba con calibre 7´70 y pesaba doce kilos sin trípode y veinte aparejada. Las Vickers combatieron a las Maschinegewehr 08 alemanas durante la guerra de las trincheras y confraternizaron con las francesas St. Étienne y las Hotchkiss modelo 1914. El subfusil Thompson fue folclore de Chicago y el mejor amigo del contrabandista. Le llamaban el Ukelele, la Máquina de Escribir, Tommie y el Piano y tenía una cadencia de tiro de setecientos a mil disparos por minuto. Servía al calibre 45 y se alimentaba de un cargador en forma de tambor de cincuenta balas o uno de petaca de treinta. En Nitroglycerine Creek se llevan, en cambio, las reliquias y el Gran Adolphus tiene un Hawken, que le decían el Rifle de las Montañas Rocosas. Kit Carson y Jim Bridger el Matador de Osos tuvieron un Hawken y tuvo otro el presidente Theodore Roosevelt, que comandó al padre del Gran Adolphus en la Loma de San Juan. Teddy Roosevelt fue un precedente de Reagan y del chico pequeño de los Bush e inauguró la figura típicamente americana del presidente espectáculo de botas camperas y frontera y carácter tirando a mazorral. Teddy Roosevelt una vez vio a un Bigfoot, que le dicen Yeti en el Himalaya, Sasquatch en el Canadá y Mapinguarí en las selvas del Amazonas. A Roosevelt le hizo un poema Rubén Darío que decía: “Es con voz de la Biblia o verso de Walt Whitman, que habría que llegar hasta ti, Cazador. Primitivo y moderno, sencillo y complicado, con un algo de Washington y cuatro de Nemrod. Eres los Estados Unidos, eres el futuro invasor de la América ingenua que tiene sangre indígena, que aún reza a Jesucristo y aún habla en español”. Reagan hizo una película con un mono y Bush casi se ahogó comiendo una galleta (porque no le hizo caso a mamá y no masticó concienzudamente) y no han merecido versos. Frenchy, el cuñado del Gran Adolphus, tiene un rifle Sharps con la culata rota, lo que era común por causa del retroceso. La carabina legendaria de Sharps fue la Gran Cincuenta para cazar búfalos que te arreglaba a novecientos metros. Frenchy tiene un modelo de 1874, que solía tener un punto de mira de cuchilla. Joe Garza tiene un traje y un Colt automático de 1911, que puede ser un Government como los dos que lleva Metralleta McGurn. Joe Garza, capón y antiguo vendedor de melones, no le saca más rendimiento que el de apiolar a Foxy Mary y conseguir un billete para el tajo. Hubo un Joey Garza que fue un mejicano rubio de los que decían güeros que cuentan que mató al juez Roy Bean. Capone marra sus siete tiros al mono con una Remington 51 como la de Hitman el Guapo. Más tarde se hizo con un Colt 38 que fue subastado en 2011 por la casa Christie´s de Londres por más de cien mil dólares.

Capone tenía afianzado el trasiego del whisky canadiense por dos vías que eran: el whisky de Ontario que llegaba en barcazas a través del lago Michigan y el río Detroit con documentación falsa que exponía que su destino era Venezuela y que se lo intermediaba la Banda Púrpura formada por hampones judíos y los cargamentos etílicos que arribaban a Nueva Jersey fuera del alcance de las patrullas de la Guardia Costera y que eran distribuidos por Enoch Johnson, que le decían Nucky. Además, conseguía ron caribeño de Cuba, Jamaica y Las Bahamas a través de la conexión tejana, que era controlada por los hermanos Sam y Rose Maceo. También había bebercio mejicano y ponzoñas repugnantes parecidas al Tumbamapaches de Mamá Charmian, que en gloria esté, destiladas en alambiques caseros de los montes Apalaches que podían dejarte moribundo a la tercera trompa, con lo que las cien cajas que pretendía tener Hemingway no eran más que lo que se podían trasegar un par de capellanes en el intervalo entre dos bautizos. Hemingway dejó escrito que un litro de whisky costaba veinte pavos (“El salvaje oeste: Chicago”, Toronto Star Weekly, 6 de noviembre de 1920) y F. D. Pasley dijo que en el bar Lauterback´s de Chicago se cobraba a setenta centavos la copa de whisky, treinta y cinco la caña de cerveza y treinta el vaso de vino. Fred Pasley, el gacetillero que a Bullet le parece decente, existió y escribió una biografía de Capone en 1930 que mereció traducción al español de Alberto Saoner y fue publicada por la editorial Alianza en 1970 con una introducción de Andrew Sinclair. A Pasley le liquidaron los gángsters. También existió Ring Lardner, el periodista deportivo que destruyó, probablemente con razón, la reputación pugilista de Bullet. Lardner fue un modelo literario de Hemingway y a su hijo, Ring Lardner Jr., le buscaron las cosquillas los cazadores de brujas del infame senador McCarthy. Capone dijo que a lo que él hacía le llamaban contrabando, pero que si te lo servían sobre una bandeja de plata le llamaban hospitalidad. También dijo que se llegaba más lejos con una sonrisa y una pistola que solo con una sonrisa. Como diría Bullet, se lo digo por si le puede servir de algo. El whisky preferido de Capone era el Templeton Rye, destilado en Iowa a base de centeno. Su sedán acorazado le costó veinte mil dólares, pesaba seis toneladas y era refractario a las balas, a las postas y a las granadas que no hacían mella en su carrocería de acero puro, tenía una cerradura de combinación y cojines de piel en el asiento de atrás. El cacharro lo heredó el presidente Roosevelt (Franklin Delano, no Teddy el de Rubén Darío) y lo usó para ir al congreso a declararle la guerra a Japón. Capone fue gángster expansivo y fallero con el pretérito en el Mediterráneo, aunque había nacido en Brooklyn y le gustaba decir que era más americano que la Estatua de la Libertad. Capone practicó la pistola argumental y el fervor por su madre Teresina y fue bufón, putero y hospitalario. Recibió al boxeador Paulino Uzcudun en Miami cuando el Toro de Regil andaba el yanqui intentando heredar el cetro de Gene Tunney. Fernando Vadillo cuenta que Uzcudun dijo: “Capone sería un gángster terrible, pero a mí me cayó la mar de simpático”. Capone se hizo fotos con champions del box como Jack Dempsey, Gene Tunney y Jack Sharkey. A Xavier Cugat le invitó a espagueti y admiraba a Enrico Caruso. La historia de Caruso cantando para probarse la voz en mitad del terremoto de San Francisco es la clase de patraña que cuentan los profesores de música para hacer pasar por interesante a un gordinflón que cantaba en italiano. La suelen decir junto a aquel cuento de que Vivaldi interrumpió una misa porque le vino a la cabeza un compás de Las Cuatro Estaciones. A Capone también le gustaba escuchar a los negratas y una vez mandó secuestrar a Fats Waller y le obligó a tocar en su cumpleaños. En Alcatraz tocó la mandolina. Caruso la diñó en 1921, con lo que es bastante complicado que cantase subido en una banqueta de ordeñar vacas en la suite del Hawthorne después de la Masacre de San Valentín. Scott Joplin, el maestro del ragtime, murió en 1917 de sífilis demencial, con lo que tampoco pudo amenizar el burdel de aberrantes de Lola la del Lunar (pero los negros son todos iguales, ya se sabe. Y les corteja la sarna). Y las pocas conclusiones a las que llega Bullet entre curda y zurra no pudieron ser acompañadas por el Nocturno de Harlem, porque aún estaba por componer (lo hicieron en 1939 Dick Rogers y Earle Hagen).

Conociendo, por otra parte, la elemental idiosincrasia de Molly Malone, es más que posible que se agenciase su nombre irlandés de la canción tradicional que lleva ese título y que escucharía en cualquier bebedero de Patsys camorristas. La canción dice: “En la feria de Dublín, donde las chicas son tan bonitas, me fijé en la dulce Molly Malone, que tiraba de su carro voceando: ¡mejillones y berberechos vivos!” (con lo que la referencia a los moluscos no es una procacidad del viejo Bullet, dado a los chistes verdes). Según la canción, Molly Malone murió de fiebres en la calle y hoy tiene una estatua en la calle Grafton de Dublín. Los piojosos irlandeses la llaman la Golfa del Carro. Buena pandilla de miserables es lo que son. John Ford los dignificó porque él vivía en Beverly Hills y no en un aldeón de County Mayo con curas y chismosos. Joyce, que era un verdadero irlandés, huyó de la isla en cuanto pudo y no volvió ni a visitar a su madre. Que el diablo se lleve a esos astrosos que se soplan las cervezas a la temperatura del pis. El joven Nick Adams, pescador de mosca y afiliado de montón de la Banda de la Zarigüeya, ya tenía cierta reputación como personaje de ficción porque fue el protagonista de veinticuatro relatos autobiográficos de Ernest Hemingway escritos en los años veinte y treinta ( y que fueron recopilados en forma de libro en 1972). Si Adams es el reflejo literario de Hemingway, la trama asume veleidosamente cierto sesgo fantástico si suponemos, como podemos suponer otra cosa, que Bullet, ciertamente un borracho inmundo, se pasa medio trompa toda la narración viendo en todo momento a Hemingway dos veces. Esta es, pues, una novela con diferentes niveles de lectura, como una de Kafka, como ya habrán notado. Algo parecido le pasa al misterioso profesor que regenta la opiera del Si Fan en donde sueña Bullet con carros de whisky, que se parece mucho a Fu Manchú, el villano de las novelas de Sax Rhomer. Rhomer fue la segunda prioridad de su madre después de la ginebra y decía que era experto en egiptología porque una vez leyó algo sobre las pirámides en el envoltorio de una chocolatina. En cualquier caso, se hizo rico con las novelas de Fu Manchú arruinándose por temporadas porque era un burlanga que perdía hasta la camisa jugando en Montecarlo al bacarrá. Rhomer contribuyó denodadamente a la divulgación del Peligro Amarillo junto al novelista Edgar Wallace, el que le gusta a Tony Accardo. Edgar Wallace le hizo una entrevista a Capone en una ocasión y escribió el guión de “King Kong”. Capone murió en 1947 de sífilis, como Maupassant, sosteniendo su voluminoso cabezón completamente fuera de servicio. En su último año como preso en Alcatraz disputó con otro preso una pelea en la que usó como proyectiles sus propios excrementos. Hemingway, en cambio, no puso una agencia de viajes, aunque su talento como paquete temático sostenga el Floridita de La Habana, el restaurante la Terraza de Cojímar y tres o cuatro tascas de Pamplona. Sin embargo dio nombre a una rama de la esquizofrenia que es el Síndrome Vi A Hemingway En San Fermín, que consiste, como su nombre sugiere, en verle en julio en Pamplona con barba blanca y un jersey de lana de cuello alto. Hemingway participó en nueve Sanfermines (en los años 1923, 1924, 1925, 1926, 1927, 1929, 1931, 1953 y 1959), y solo en los dos últimos era un barbudo canoso reconocible, lo que no impide que el año pasado le vieran media docena de turistas que luego contaron a sus parientes: vi al escritor americano ese, el gordo que empina el codo, el que escribió “Sangre y arena”. El año que viene le volverán a ver sin importar la mitad de un comino que lleve más de cincuenta años muerto. Y “Sangre y arena” la escribió Blasco Ibañez. Un síndrome parecido es el de Yo Me Tumbé A Ava Gardner A La Salida De Un Tablao, que se da entre los taxistas madrileños. De Bullet no se sabe gran cosa, salvo que sugiere que proviene de Missouri, no le gusta el campo y su madre tenía bigote y una vaca a la que limpiaba la boñiga de las ancas con una azada. La frente de su padre, a lo que parece, sirvió de perchero al vecindario, de lo que se deduce que su madre era una golfa que desmintió la creencia popular sobre que a la mujer bigotuda de lejos se la saluda. Bullet no dejó blasón en el pugilismo ni en el negocio de los fisgones privados, pero con sus aventuras sobrecogedoras usted habrá disfrutado como un lechón nadando en una charca (a no ser que sea de esa clase de afeminados a los que les gustan las novelas introspectivas francesas) y con la añadidura de este epílogo divulgativo se procurará una culturilla para hacerse el listillo en las sobremesas (de todos es sabido que uno de los temas más recurrentes en las sobremesas es Chicago y los años veinte), con lo que ya tiene algo más de lo que ha pagado. Considérese compensado, por tanto, y póngame a los pies de su mujer. Suyo

Martin Holmes

161 comentarios en “Serenata de plomo [Una novela de duro] · Epílogo 2/2

  1. Ahora lo leo, que seguro que me escorro.

    27 de febrero de 2015 a las 01:01
    Madame Sagan

    Hola Bella Sagan.
    Ya sé que está ustë güena.

  2. “La frente de su padre, a lo que parece, sirvió de perchero al vecindario, de lo que se deduce que su madre era una golfa que desmintió la creencia popular sobre que a la mujer bigotuda de lejos se la saluda.”

    Me mueerooooo…

    Gracias por la culturilla. Este fin de semana tengo invitados en La Barraca del Barranco y pienso aprovecharla para darme pisto.

  3. Dicho lo cual, esperamos ansiosos el siguiente pulp de Martin Holmes y deseamos fervorosamente que tenga tetas y polis negros, para deleite de Bremaneur y propio, y se sitúe acaso en la América realmente dura: el Harlem setentaochentero del alcalde Koch.

  4. ¿Novelas, novedades?

    “EN: ¿Quieres decir que hay dominios que no son descritos por la mecánica cuántica?
    HS: Muy probablemente sí. Mira, la mecánica cuántica de Copenhagen es una teoría pragmática maravillosa que nos permite captar de una manera poderosa, esta relación misteriosa que hay entre la mente y la materia. Pero no es, ni con mucho, una descripción completa de la naturaleza en sí misma. No es una ontología. Y el gran problema con ello es antropocéntrico. Dice que hay una dimensión mental y una dimensión física en todo, y que se necesita la dimensión mental para colapsar la función onda. Pero es difícil imaginarse que los seres humanos somos tan especiales en el universo, que somos necesarios en todas partes para hacer colapsar la función onda. Esto estira los limites de lo plausible. Una solución a este problema es modificar la interpretación de Copenhagen, de manera de hacerla biocéntrica, para decir que esta dimensión psíquica no está solo asociada con los seres humanos, sino con toda la vida. Esto rectifica en parte las cosas, pero también presenta otro problema. Sugiere que antes de que apareciera la vida, el universo estaba evolucionando de una manera particular y luego, apenas apareció en escena el primer pedazo de vida –algún microbio o algo – de repente el universo se puso a evolucionar de manera distinta. Esto es difícil de digerir. De todas maneras, la frontera entre la vida y la no vida, probablemente no es tan clara. ¿Dónde exactamente de dibujaría esta frontera? ¿Puede uno decir realmente que apenas apareció la primera cosa viviente, de repente se introdujo una enorme diferencia en la leyes de la naturaleza? No parece ser así. En ese punto hay caminos. Una solución es seguir el panpsiquismo hasta el final, y decir que aún cosas como los átomos y sistemas totalmente inanimados son de alguna manera concientes, que alguna forma de conciencia es ubicua en el universo. Pero yo no veo porqué una cosa tan simple como un átomo podría ser ni siquiera sutilmente conciente. Pienso que uno se mete en problemas si uno dice que eventos de colapso cuántico siempre necesitan tener tanto un imput psíquico como un imput físico, porque entonces uno estaría obligado a seguir esta cadena de eventos psíquicos hasta el principio del universo. Yo creo que uno puede traer el elemento psicológico en el cuadro de una manera mucho mas
    coherentemente racional si uno simplemente acepta que algunos eventos tienen orígenes solamente físicos. Este sería el segundo camino, que es casi el opuesto al panpsiquismo. Solo porque la teoría cuántica ortodoxa entiende que los eventos que ocurren en el ámbito humano son psicofísicos – al tener un lado mental y uno físico – no hay una razón poderosa para no creer que podrían haber otros procesos físicos que no conocemos con la capacidad de causar el colapso de la función onda, sin la intervención de algo que se le parezca a la conciencia humana. Pienso que esto es una salida, mas próxima al sentido común, de la dificultad del antropocentrismo y del biocentrismo – para dejar un espacio a la posibilidad de eventos de colapso puramente físico que se mantienen juntos en virtud de solamente leyes físicas, sin ninguna cosa mental.”
    UNA ENTREVISTA CON EL DR. HENRY STAPP
    Por Ross Roberston

  5. Bullet no dejó blasón en el pugilismo ni en el negocio de los fisgones privados, pero con sus aventuras sobrecogedoras usted habrá disfrutado como un lechón nadando en una charca (a no ser que sea de esa clase de afeminados a los que les gustan las novelas introspectivas francesas) y con la añadidura de este epílogo divulgativo se procurará una culturilla para hacerse el listillo en las sobremesas (de todos es sabido que uno de los temas más recurrentes en las sobremesas es Chicago y los años veinte), con lo que ya tiene algo más de lo que ha pagado. Considérese compensado, por tanto, y póngame a los pies de su mujer. Suyo
    Martin Holmes

    Cualquier editor con dos dedos de frente que hubiera llegado hasta estas líneas sabría que tendría entre sus manos una pequeña joya literaria. Lamentablemente sólo se meten a editores los cazasubvenciones.
    Martin Holmes busca editor, no lo digo más, porque no confía en que las ofertas fumanchungas vayan a llevarle al Olimpo de una patada y no cree en el crowfounding, o como se diga, sino en los mecenas con chequera forrada en piel de culo de indio, que sólo se me ocurre Enrique Cerezo para el caso.
    En fin, que yo creo que a los intelectuales habría que hacerles una edición en donde el epílogo fuera el prólogo, a ver si se entonaban con la estimulación del ego.
    Salud, maestro.

  6. «Si Adams es el reflejo literario de Hemingway, la trama asume veleidosamente cierto sesgo fantástico si suponemos, como podemos suponer otra cosa, que Bullet, ciertamente un borracho inmundo, se pasa medio trompa toda la narración viendo en todo momento a Hemingway dos veces. Esta es, pues, una novela con diferentes niveles de lectura, como una de Kafka, como ya habrán notado».

    Todo ha sido un sueño metaliterario.
    Holmes, no te vayas. Holmes, nos haces llorar.

  7. No más para discordar. La novelación del señor Holmes me pareció muy imperialista y le faltó al respeto a los pueblos indígenas de la China, Irlanda, Italia, Canadá, Australia y de otras naciones ancestrales. Por no decir de las buenas gentes del campo a las que trató como animales incestuosos y bestialistas. Quizá ustedes se lo tomen a broma pero yo no más sufrí y sufrí releyendo estas escenas, que lo tuve que hacer para la documentación de estas afrentas. Y lo peor fue la forma de tratar a las mujeres que tengo que decir que con sus palabras cometió diversos delitos de inhumanidad y de trato de degradación y de discriminación negativa que voy a denunciar a la Defensoría de la Mujer. Y por eso no lo editarán, por miedo a las represalias.

  8. ME ARREPIENTO
    Una vez iba por la calle con la pringaíta y estábamos de morros. Por no liarla no recogí dos cajas de pleibois que habían dejado de regalo en un portal.

  9. No más para decir que no debieran dar fomento a las enseñanzas negativas y trataran de luchar contra la violencia de sus corazones, que para eso les vendría bien las enseñanzas del maestro Thich Nhat Hanh y al señor Holmes más porque no se puede pensar en armas y calibres sino en la paloma de la paz.

    http://youtu.be/9ORzDVGhusY

  10. Adoro Irlanda, tienen la mejor cerveza del mundo y las mujeres más guapas de Europa. Durante muchos años no las dejaban entrar en los pubs, cosa que aún no he decidido si es buena o mala.

    Me acuerdo de que un día, frente a la estatua de Molly Malone, vi pasar a un tío en moto con una muñeca hinchable detrás.

  11. Olmos no debería desdeñar las editoriales que funcionan con crowfounding. Editan bien y Olmos atraería a las masas, que lo sé. Lo que desconozco son sus condiciones de cara al autor.

  12. Tú hazme caso, Gacho, que lo que yo te diga. Por ejemplo: las valencianas son las más feas de España, y si siguen reproduciéndose es porque saben hacer paella. Si no, de qué.

  13. He leído que se ha detenido en España a ocho acerebrados que lucharon con los rusos en Ucrania.
    Entiendo la razón política de que se haga y las consecuencias sociales de permitir que no tenga consecuencias. Lo que no entiendo es que se pueda detener a alguien por participar en un conflicto abierto, de manera voluntaria, en OTRO país.

  14. El crowfounding ese es una pollada, la última frontera del ego. Hacer algo gratis está muy bien, pero… ¿pagar por ello?

  15. No es ninguna pollada, y creo que antes de hablar conviene informarse. En el caso de las editoriales lo que uno hace es pagar por el libro antes de que esté en imprenta, o antes de que esté escrito.

  16. Por otro lado, gracias al crowfounding pueden salir adelante proyectos que de otra forma quedarían en un cajón. Los habrá buenos, malos y regulares, como todo, pero es una forma estupenda de librarse de ciertos intermediarios culturales que no hacen más que parasitar.

  17. 27 de febrero de 2015 a las 14:47
    GÓMEZ
    Discuto mejor cuando no me informo de lo que hablo.

    Queda como muy de novela negra, pero no.

  18. Interrumpo para informar de que ayer me compré una cadenita de oro o como de oro y se me ha roto el cierre antes de estrenarla. Pagué casi cinco euros (4.9). No vuelvo a invertir en metales preciosos, a partir de ahora solo adquiriré arte.

  19. 27 de febrero de 2015 a las 15:15
    PROCURO FIJARME
    No vuelvo a invertir en metales preciosos, a partir de ahora solo adquiriré arte.

    Puedes empezar con alguna obra de este jeta.

  20. JJJJjaaajjajajajaaa, que gracioso e inteligente a la par que irónico es el amigo Wilfredo:
    “Yo, por lo general, soy más del modelo antiguo y académico. Prefiero una sola edición”.

    Cuando aún éramos hombres a estos los embreábamos y emplumábamos.

  21. No más para decir que no quiero que me entierren como a mis antepasados en el vientre oscuro y seco de una vasija de barro. Las nuevas tecnologías nos dieron la posibilidad de alimentar a la Madre Tierra con los restos. Ya le dije a mi mamá que ella alimentará una higuera y a mi papá que él servirá para alcornoque.

  22. 27 de febrero de 2015 a las 16:09 MGAUSSAGE
    A mi el arte moderno me fascina y le subiría el IVA un poco más. http://youtu.be/EE3nSDt4GRc

    No más para decir que me pareció muy simbólico de la decadencia del macho y por eso explotan los falos que son como trompas de falopio.

  23. Esa performance es muy graciosa, MGaussage. Un poco monótona y previsible, que después de reventar el primer plátano ya te sabes los otros (Pachakusi, con las personas machos no es igual), pero graciosa. Además, la cámara se llena de salpicones y eso añade un qué se yo borroso, un «el arte mancha» pero superprofundo.

  24. 27 de febrero de 2015 a las 16:20 Pachakusi

    «Y de hecho, la idea de que nuestros seres queridos y descendientes podrían visitar nuestro árbol, cuidar de él y descansar a su sombra entendemos que es poética y reconfortante».

    Y que pasen los perricos y te llenen de eso tibio amarillo.

  25. Adaptaciones, desde que la ETA no actúa los chicas y las chicos de la Brigada de Información no saben con qué entretenerse. Verídico: la última vez que pasé por las dependencias de esa unidad en Barcelona, hacía ya un tiempo de la tregua/cese/lo que sea, tenían una foto de Jorge Javier Vázquez entre las de los terroristas más buscados.

  26. Ideícas.
    De artesanos, no de artistas.
    (En muchos casos no se merecen el digno nombre de artesanos, son sólo bobolistillos).

  27. 27 de febrero de 2015 a las 16:37
    botillero . .
    …una foto de Jorge Javier Vázquez entre las de los terroristas más buscados.

    ¡Jajjaaaaaajajjaja! ¡Cuánta razón!

  28. 27 de febrero de 2015 a las 16:37
    BOTILLERO
    Adaptaciones, desde que la ETA no actúa los chicas y las chicos de la Brigada de Información no saben con qué entretenerse. Verídico: la última vez que pasé por las dependencias de esa unidad en Barcelona, hacía ya un tiempo de la tregua/cese/lo que sea, tenían una foto de Jorge Javier Vázquez entre las de los terroristas más buscados.

    Jorge Javier Vázquez y sus secuaces deberían ser considerados como agentes de subnormalización masiva y estar perseguidos por la OMS, la OTAN y Greenpeace.

  29. Por comentar algo del magnífico texto de hoy: “cacharra” para referirse a arma corta era un término que se empleaba mucho en la jerga (por lo menos la barcelonesa) de los 80. También solían utiilizarse bastante expresiones como: “ir calzado”, ” la fusca” o, mi preferida, “el hierro”.

  30. Y yo no más digo qué me entran ganas de hacerme con cosas de esas que disparan, yerran o dejan con recuerdo de plomo unos huesos exhumaciones allá, en otros siglos.

    No sé cuantas veces decirlo. Nuestro Ace necesita una serie, una peli, un cómic, una subvención de la sanidad… Y su autor todas la vírgenes que en el cielo no se follenites unos que gustan de joder.

  31. PARA SABER MAS SOBRE SUBMUNDO:
    La primera parte fue inicialmente publicada como relato, con el titulo Pafko at the Wall. Pafko era el beisbolista que no pudo alcanzar la bola que lanzó Thompson.
    El relato radiofónico del partido hizo fama, con el nombre pomposo de The shot heard around the world

  32. Para los amantes del género negro (esto ya lo conté en otro sitio) añado que ese programa de radio, esa retransmisión, es la que está escuchando Sonny Corleone cuando es alevosamente tiroteado en el peaje.

  33. Querida Bellpuig:
    le adjunto para la versión PDF del fanzine un texto de 700 palabras (convenientemente adornado) para participar en la experiencia.
    Esperando ser del agrado de los señoritos,reciba un saludo.
    Tipo Material.

  34. 27 de febrero de 2015 a las 20:44 HOLMESSS
    Mi único amigo en Facebook es la asociación de ex alumnos de escolapios.

    Hay que pedir amistad, Holmesss. Si no, nadie le ve. Es como si no existiera.

  35. 6. En la escritura de tu autobiografía, que ha de ocupar la mayor parte de tu tiempo, elude la simpleza tropical de que la vida no es lo que fue sino lo que recuerdas, y zarandajas similares. El principal reto de una escritura de este género es el de evitar todas las falacias retrospectivas. Te abstendrás, incluso, de utilizar la palabra memorias. El reto literario y moral es pulverizar el recuerdo. Trasladarte al lugar de los hechos, verte allí y desde allí escribir. Nunca fue más la escritura una mudanza.

    El Arcadio, hoy.

  36. (Estoy melancólica, que no llega a ser nostálgica porque eso ya sabemos todos que es muy aparatoso (Mantiño: love you, miss you), pero melancólica.
    Sólo se me ocurre ponerme de limpieza, pero es que no puedo, no puedo, no puedo: todo me lleva a ella, el polvo, las hojitas, el alpiste barrido, los periódicos, los cacharritos para las aguas de beber y de los baños de dentro y de fuera (la improvisada alberca, piscina para el mirlo), los mendruguitos de pan, este trocito de manzana que guardé en la nevera…Mira, todos estos papeles recortados con el área de su jaula, y mira las pinzas que le sujetaban estos plásticos para cuando llovía. Y este trapo, y esta foto, y que ya me puedo dejar la puerta abierta. Y toda esta comida que recién acababa de comprarle, y esta tierra, y el sol y las estrellas, coño, ¡es que hasta las estrellas, de esta interminable noche que tengo sobre mi cabeza!

    Me voy al norte del reino, me voy a Tarragona.)

  37. Gata, crudamente: hazte con otro pájaro. Mejor de otra especie, un jilguero o cardelina que dice Bremaneur y es más bonito y latino:

    Diccionario de Autoridades, Tomo VI (1739)
    XILGUERO. s. m. Paxarito pequeño, y hermoso de plumas de varios colores bien conocido, y aunque encerrado en breve prission de una jáula, canta dulce, y alegremente. Algunos escriben Gilguero, y otros dicen Silguero. Lat. Carduelis.
    BURG. Gatom. Sylv. 3.
    Para en viendo caer el inocente
    Xilguéro, que los dulces silvos siente.

  38. Ayer me enteré de la movida en twitter por el vestido ese que es blanco. ¡Y hoy viene en el periódico a toda página! Que yo lo traigo también, sí, a ver, qué voy a hacer yo. No encuentro la página del periódico en papel y pongo otra, pero en la que he leído sobre los millones y millones de personas hablando de ello, decía un experto que es que tiene todas las propiedades del meme: es tonto, divide, es visual y se puede compartir.
    Ahora mismo voy a buscar qué es un meme.

  39. (Lo del Ay ya estaba tardando…)
    Ni de coña, Procu, soy alérgica a las plumas. Esta criatura angelical es que se me apareció una tarde-noche del pasado mayo volviendo del Mercadona, en una esquinita sucia y grasosa de un garage. Ella toda amarilla amarilla, y su cabeza toda roja roja de la sangre que llevaba. La vi y me pareció ‘La anunciación’ hecha carne -de pájaro, pero carne al fin y al cabo-, me miraba, la miré, me agaché y la recogí con la mano en la que no llevaba el carrito de la compra. Juntas emprendimos el camino hacia mi casa y hasta hace dos dias, en los que los mios se han vuelto negros como mi alma y el chándal del marqués.
    No, no. Yo no la elegí, me eligió ella a mí. No hay nada que hacer excepto redimirse.

  40. Qué pena. Y esta mañana he leído una historia de un chaval que se mata y su «perro depresivo» le sobrevive, que todavía me estoy rascando la sarna de la congoja del puto sentimentalismo. (Era una novela, no es lo mismo que lo tuyo, que es real y en 3D).
    Pero, mira, asigún lo que llevo aprendido en este valle de lágrimas, lo más rápido y eficaz para que se te pase una pena es tener otra más gorda. Por lo tanto, que no te voy a decir más consejos.

  41. Venga, mujer, que hablar es lo mejor que tenemos. A los adoloridos se les va un poco de la fuerza de los males por la boca y los demás nos hacemos un seminario gratis con los quebrantos ajenos.

  42. Una vez se me ahorcaron dos canarios. Desde entonces no quiero bichos en casa. Ahora sólo tengo dos docenas de caracoles, que es como no tener nada.

    Ánimo, Gacho. Besicos.

  43. Me he encontrado con el Marqués en Ollauri. Iba acompañado de una Condesa, mujer distinguida y de un trato majestuoso. La vida te da sorpresas, y ha sido un placer debatir sobre vinos y la vida en un marco incomparable.
    Belisario, nombre de conde y de un gran vino.

  44. Proc, el significado actual de “meme”, tal como lo reproducen los periodstas, es “chorrada de internet que se replica”. Pero la cosa, tal como la describió Dawkins, es algo más compleja. Un meme es una unidad de significación cultural que se propaga con independencia de su creador y sus difusores. Un meme, una vez ha echado a rodar, es imparable. Por ejemplo, en el escrito de Holmes circulan varios, pero me fijé especialmente en uno, el del presidente idiota de los EEUU que casi se ahoga con una galleta.

  45. Hace años también encontré un canario en un portal. Rebautizado como Handel vivió años en casa cantando poco pero bien. Un verano olvidamos ponerle agua y tuvo una muerte que supongo que atroz. Vivimos con la culpa.

  46. (Hombre, hombre, podría encajar… vino, nuevos candidatos… Pero naaaa, prefiero seguir confiando en la supuesta nobleza de la nobleza. Quita, quita, ¡Atrás Belcebú!: él nunca te haría eso)

  47. (Mgaussage, la canaria q se me apareció a mí, al ser hembra, no cantaba. Estaba mal herida y mutilada -le habían recortado las alas-, pero era muy agradecida y todo le apañaba. Empezó a comer en seguida, y se bañaba en las bañeritas que le ponía. Con el tiempo empecé a dejarle la jaula abierta desde lo alto de una bancada y ella fue aprendiendo a hacer vuelos rasantes hasta el jardín. Las primeras veces aterrizaba como un pedrusco y se metía pequeños guarrazos contra las matas pero ya al final, jo, ¡ya al final daba gloria verla! Aprendió a pararse a mitad camino en el hilo de tender, y otras veces hacía como un medio loomp -o como se llame- con la colita y se posaba graciosamente donde quería.
    Ha tenido durante el invierno la compañía de un petirrojo que venía varias veces al dia a verla, e incluso le vi metiéndose en su jaula. También venía un mirlo (este sigue viniendo) que al principio trató de intimidarla, pero como ella pasaba de él terminó por tolerarla, y ella al final escarbaba la tierra imitándolo a él buscando las lombrices.
    Cuando yo volvía a casa de noche, ella ya se había metido en la jaula, yo la recogía y la metía dentro de casa.
    Lo único que quería decir es que conmigo a ella no le ha faltado de nada. No sé porqué se ha muerto, lo mismo era viejuna, o ha extrañado demasiado la ausencia del petirrojo que se marchó sin ella)
    Fin.

  48. Hay cosas, como que los del Estado Islámico se maten entre ellos por discrepancias en el reparto de las mujeres cautivas, que colocan en un aprieto muy grande al profesor de humanidades, sometido al dilema de hacer más caso a Homero o a Rosa Montero.

  49. Me gustaría pensar que es posible una épica que no necesitara regodearse con los mandobles de la batalla, al menos no del modo preferido en los billares; una que incluso sintiera horror ante los estropicios de la violencia, siempre que fuera capaz de jugar peligrosamente con el estupor y el espanto. También me gustaría pensar que estos ingredientes están en la IIiada.

  50. 28 de febrero de 2015 a las 18:59
    GACHOINLOWERCASE

    Yo soy muy pajarero, Gacho, y uno de mis sueños ha sido siempre tener un pájaro como lo has podido disfrutar tú. Hoy han llegado al balcón varios gorrones (no hay errata), un estornino y unos herrerillos. Siempre tienen comida a su disposición.

  51. Gacho, aquí hubo perros, gato, peces, tortugas, periquitos, el canario ya mentado, una ardilla coreana y un erizo rescatado del asfalto. Eso sin contar los jabalíes que de cuando en cuando se pasan a destrozar el jardín. Los pájaros son simples y se alegran de que salga el sol, de un poco de agua, de un nada de comida; vaya, que aparentan esa felicidad que es lugar común imaginar en los tontos y que por las mañanas temprano muchas veces envidio.

  52. (Los pájaros no son nada simples y no comparto ese lugar común para imaginarme a un tonto. Hay millones (y atino en la dimensión) de personas en el mundo que sueñan en una felicidad como ésa, y no porque sean tontas.
    Y hay cientos (y también atino en la dimensión) de gurús de la nueva empresa, que cobran un pastón (adimensional esta vez) por repetirles a los empleados en los cursos de la mamonada esa del coaching que “hay que valorar las pequeñas cosas, cada día que sale el sol”; fíjate tú, paran a toda una red de ventas y a toda la central correspondiente llena de licenciados, masterizados, ESADEados, poliglotas, hiperinformatizados, doctores…etc, Para gastarse una fortuna en explicarles lo que ya saben los pájaros)
    ———————-
    (Bremi, el amor por los pájaros me lo ha transmitido mi padre. Yo que soy una simple, puedo pasarme horas (y atino en la dimensión) observando pájaros, incluidos todos los que tengo en la cabeza.)

  53. Adoro los gorriones, Gacho, pero me lo ponen todo perdido. Todavía recuerdo la fascinación que me produjo leer en un libro de Jesús Torbado el adjetivo con que los calificaba: adictos. Adictos gorriones. No he leído jamás algo tan preciso.

  54. Hay un cuento de César Aira muy bueno, que se titula «El hornero». Todo él es el monólogo interior de ese pajarillo una mañana de lluvia, mientras observa desde el jardín cómo se desenvuelven unos humanos, la vida instintiva y perfecta de estos, piensa el hornero, tan alejada de los ahogos y la incertidumbre, las pesadas dudas y el debate interior que machaca a su especie.

  55. (¿Todo perdido los gorriones? Pero si hézicamente son los más inofensivos!!
    Los estorninos, los estorninos, esos te pillan un coche y tienes que pedir el día para desincrustarlo, y no te digo ya las palomas…)

  56. Aquí en La Barraca del Barranco tenemos la inmensa suerte de tener asentados en las cercanías una pareja de cernícalos. Se atreven incluyo a posarse en la barandilla de una de las terrazas porque es una atalaya de observación cojonuda para controlar los campos de abajo. Alguna vez hasta juegan a entrar rasante entre las columnas para posarse después.
    Es una gozada y un privilegio verlos tan cerca.

  57. En este pueblo estuvo el puerto cerrado unos años y entonces susedió «el quinquenio de la gaviota asesina». Decían que las gaviotas se habían vuelto locas de ferocidad, corrían historias de espectaculares ataques gaviota-hombre, gaviotas entrando por la ventana de la cocina para robarte el jamón yor y a tus bebés.
    ¿Es esto un meme?
    No lo tengo nada claro, Perroantonio. La galleta de Bush era una Oreo, de eso me acuerdo como si se la hubiera dado yo.

  58. (Unos estudiantes de biológicas tenían en su piso una gaviota de mascota. Pero eso ya es otra historia. Perro, no caces gaviotas que tienen un karma mu chungo.)
    (Como no tengo quien me saque, me voy a pegar una sesión de películas güenas güenas, de las de verdad, bai de feis.
    Iba a visionarme “Los pájaros”, pero me he inclinado por ésta., que me parece que no la he visto.
    Despúes lo mismo empalmo -a falta de empalmar otra cosa- y me visiono la de “Encadenados”, ya veré.)
    Muacas.

  59. Uauhhh!! Prmera caída de bragas.
    El abogado súpermegabueno (que encima es Gregory Peck), va a ver -y conocer- a la cárcel a la jóven y bellísima viuda de un hombre ciego, acusada de haberle matado:

    “fue un sacrificio, un sacrificio sublime; y lo más terrible es que Paradine no podía entender, no podía comprender el sacrificio que usted hacía; y no podía… [aquí silencio largo largo de miradas] porque no la había visto jamás”

    (Ains, esto es cine erótico y no lo del Grey ése.)

  60. Los pájaros no admiten grises. He conocido grandes amantes de la naturaleza que sólo los podían ver de lejos. Mi padre, por ejemplo. En cambio a mí siempre me gustaron y, como creo que saben, crío un par de especies (iba a decir que tres, pero los cardenalitos se las apañan solos. Copulan como cosacos todo el año, independientemente de la dieta, la temperatura, las horas de luz, incluso en mitad del estruendo del salón; un buen día, sin que hayas tenido tiempo de enterarte, oyes un gorgeo desconocido, te asomas a la jaula y allí están, tres pollos feos como demonios). No son ni mucho menos estúpidos, y no todos se comportan como un solo pájaro. Hay al menos cuatro personalidades posibles, casi más que entre los humanos. Una de ellas -personalidades- es la irascible. Tengo una hembra de timbrado que tiene casi siete años (una centenaria) que pía agresivamente en cuanto me acerco a cambiar el bebedero. Y nació conmigo. La muy puta. Cría cuervos.

  61. No recuerdo el autor, pero sí que aquel magnífico relato se titulaba Las golondrinas de antaño, y que hablaba de un profesor de autoescuela al que la contemplación de una bandada de gaviotas surcando los cielos de Socuéllamos empujaba a un cambio radical de vida.

  62. (Me encanta lo de Pirata)

    Los pájaros o están contentos o tienen miedo

    ¡¡Como yo!!
    ————–
    Qué perlas, qué perlas:
    -“Siempre ocurre igual, los hombres son buenos durante mucho tiempo, y de pronto, añoran el fango y se lanzan a él”
    -“Los mejores hombre acaban con las peores mujeres”
    -“No espero que la ahorquen, porque no me gusta romper cosas bonitoas, pero ojalá la manden a presidio para toda la vida”
    -“No quisiera que ahorcaran a una mujer, quien quiera que sea, solamente porque mi marido se entrevista con ella….En la cárcel”.
    (Esto promete, esto promete)

  63. De buena gana arremetería contra el historicismo castrado de los que tachan de salvajada la destrucción de las estatuas asirias si no fuera porque ya en Roma hubo afición por las antigüedades, y además relativamente pronto, oí hace mucho. Aunque también puedo pensar que desde el comienzo ha habido decadencia

  64. Es una pérdida de tiempo aprender qué significan de verdad palabras como ‘hipster’ o ‘deconstrucción’ si lo que va a quedar es lo que pensemos erróneamente que significan.

  65. 28 de febrero de 2015 a las 23:40 PIRATAJENNY
    Hay al menos cuatro personalidades posibles, casi más que entre los humanos.

    Mon Pirate, va a tener que frecuentar a gentes que no sean hinchas del Atlético de Madrid. La biodiversidad, o sea.

  66. Que no Perro, que no, que tras concienzudas observaciones he concluido que son, echando los pies por alto, todo lo más cuatro. De la biodiversidad lo he deducido. De hecho, no son tanto personalidades -eso nos conduciría al error de pensar como individuos sobre presuntos individuos; tanta est fallacia tecti- como paradigmas de reacción y patrones adquiridos. Y pensamos nosotros que somos NOSOTROS. Cuando somos un molde.

    Por eso Arcadi Espada, en eso que ha enlazado Brema, tiene mucha razón y hay que huir de nosotros como de la peste y dejarse de introspecciones.

    P.S.: Bien, pongamos que entre los hinchas atléticos hay sólo dos moldes: el subidito de tono y el derrotista cenizo. Aquiles y Héctor, vaya.

  67. -“Perdone, señor, ella no era mi ama, lo era el Sr. Paradine.
    Yo nunca hubiera servido a una mujer, no va con mi carácter” (este va a ser gay)
    -“Sí, me he pasado despierta muchas noches, y he tenido la tentación de rezar porque ella… Pero he llegado a una conclusion, Tony…
    Quiero que viva, deseo sinceramente que viva, y espero que al final consigas que salga en libertad… Sí, para poder matar o quitarle el marido a otra o cualquier otra cosa que ronde por su hermosa cabeza.”
    -“Yo veo tu tortura, y te quiero más precisamente por lo que estás sufriendo, conozco la profundidad de tus sentimientos hacia mí, los conozco y con ellos cuento, lo único que pido es que ella viva para que la pelea sea igualada, porque, si muere, tú habrás muerto para mí.
    Sé que seguirás pensando que la amas, que seguirás imaginándotela como tu gran amor perdido. ¿Quieres que te diga una cosa? Tú no la amas, no, no la amas. Puede que yo no sea una mujer demasiado lista, desde luego, pero hay algo que conozco mejor que nadie, te conozco a ti.
    Quiero que ganes este caso, que lo ganes y que la saques libre.
    Ya está, ya he pronunciado mi discurso. Bonito discurso, esto me pasa por estar casada con un abogado. Voy a cambiarme de vestido”.
    (¡¡Buff!! qué subidón.)

  68. Siempre me ha resultado atractiva, a la par que inquietante, la relación de los pájaros con los espejos. Alguien me contó hace muchos años que se les rompió el espejito que habían colocado en la jaula, y el inquilino había muerto de tristeza al desaparecer su “compañero”. Todo muy borgiano, me temo.

  69. Esa relación con el espejo existe, pero sobre todo en las especies más gregarias. A la centenaria revenía le gustan los espejos, pero no es muy común en los canarios. Es mucho más frecuente en los psitácidos abandonados a su suerte. Hasta en los más chicos. Los periquitos, por ejemplo. Si no tienen congéneres en la jaula y no les atiendes, se pasan el día acicalándose y parrucheando delante del espejo, buscando un interlocutor. Pero ¿ustedes no hacían solos de guitarra frente al azogue de adolescentes, nuestra época más solitaria y más dependiente?

  70. Dios bendito, debería existir una figura en Internet, el Santo Censor, que se ocupase de borrar todos los rastros que vamos dejando. Y que fuera especialmente meticuloso después de nuestra muerte.

  71. Marqués, póngame a los pies de la Condesa. Pero literalmente: coja la escopeta, métame dos tiros y arrójeme en su salón espatarrao y con la boca abierta cual alfombra.
    – – – – –
    Inherent vice, Bremaneur. Detectives, drojas y desfase. Hay teticas en una escena muy sesi.

  72. (Una cosa voy a decir, llamadme ‘ilusa’ e ‘ignorante’ si queréis (total, no os oigo), pero yo si pudiera, me daría el gusto de invertir aquí. No se lo diría a ninguno de los míos, formaría parte de ‘mis cosas’ y me lo pasaría teta.
    Puto dinero, che)

  73. 1 de marzo de 2015 a las 12:11 GACHOINLOWERCASE
    (Una cosa voy a decir, llamadme ‘ilusa’ e ‘ignorante’ si queréis (total, no os oigo), pero yo si pudiera, me daría el gusto de invertir aquí. No se lo diría a ninguno de los míos, formaría parte de ‘mis cosas’ y me lo pasaría teta.
    Puto dinero, che)

    Es una gran idea, Gachi. Si hay un sector con grandes expectativas de retorno de la inversión es el periodismo, en franco crecimiento. Pide prestado, te vas a forrar.

  74. (Generalmente el dinero siempre lo he gastado en cosas para darme gusto.Cuando lo ganaba no ahorré ni una perra, excepto unas acciones q compré con mi segundo sueldo, y ahora en esta debacle de mi vida, al venderlas me dieron para vivir un año. Bueno, y el plan de jubilación, que de seguir así voy a tener que liberar o incluso rescatar lo que pueda.
    Seguid dejandome fuera del mercado, mamarrachos, que cuando ya no tenga nada que perder, entonces es cuando seré peligrosa, e iré a por vuestros huevos.)

  75. Merc, ¿hablaste ayer del pollo ese en tuiter? Yo lo comentaba porque ayer vi Mala sangre y me quedé pasmado. Qué maravilla.

  76. No, no es de Carax. De ese sólo he visto Holy motors y me entretuvo, pero es un poco demasiao onírica. Donde onírica es una etiqueta que usamos mucho en casa para ese tipo de pelis rarunas, tengan que ver o no con los sueños.

  77. Merc, el personaje me recordó al Notas.
    ***
    Perro, hace unos años con un amigo preparamos, e incluso empezamos a rodar, un documental fake sobre un arquitecto cuya obra consistía únicamente en proyectos de demolición, que inmediatamente destruía. El asunto era más complejo pero su idea era que en el arte es tan importante destruir como hacer y todo está llamado a desaparecer. Un buen sitio es aquel que ha sido demolido y reconstruido en varias ocasiones y el sentido de los edificios es ser demolidos y son aberraciones los conservados. Lo de las estatuas y el agujero digital me lo han recordado.

  78. 1 de marzo de 2015 a las 13:35 gachoinlowercase
    (No, pues las fallas)

    FALLAS. Así decía el DRAE, hasta la edición de 1992:

    «falla3. En el reino de Valencia, hoguera que los vecinos encienden en las calles por la fiesta de San José. En la capital constituyen los objetos que se han de quemar verdaderas obras de arte, formando grupos o representaciones simbólicas alusivas a sucesos de actualidad».

    Corrigieron la edición de 1992 porque se conoce que no querían pasarse entrometiéndose en el gusto artístico de los hablantes, con lo que molan los académicos cuando se pasan.
    Gata, más arte: Jabois, «Ni nos vendemos ni nos alquilamos».

  79. Hablando de pasarse mucho, qué risas hisemos con este artículo de opinión que se han colado en EP entre las noticias:
    «Rita Barberá, ejemplo del abandono del valenciano por el PP».
    El artículo está lleno de piedras preciosas pero pongo solo el párrafo final:

    Por ello no extraña que un estudio de fin de grado de grado dirigido por el profesor Manuel Perucho de la Universidad de València, a partir de esas mismas encuestas tratadas con distintos métodos matemáticos, predijera que en 2050 menos de la décima parte de la población será valencianoparlante, de mantener la actual política lingüística. Algunos de los máximos representantes políticos que gobiernan en Valencia, por si acaso, ya han olvidado su propia lengua.

    No he entendido que diga «su propia lengua» si ya se ve que no es. A una de estas he llegado a preguntarme si a lo mejor igual su lengua propia no era el español, acaso, y la de los demás.

  80. Aclaración. Que no es lo que más gracia me ha hecho, pero un «estudio de fin de grado» es una asignatura del grado, que ni siquiera se define en el BOE como trabajo de investigación.

  81. De urgencia, a vualepluma y sin corregir, si se me permite, otro muy largo spoiler:

    Vuelvo con el Herzog que emociona, con el Herzog sublime capaz de sacar lo mejor que llevan dentro sus entrevistados y de convertir cada plano, cada mínimo detalle del espacio al que se aproxima la cámara, en una narración en sí misma. En esta ocasión se trata un documental titulado Into the abyss.

    Contando con unos elementos habilísimamente introducidos, a saber: el vídeo policial (casero) de las escenas de unos crímenes especialmente estúpidos, el testimonio de policías, víctimas, amigos, asesinos (uno de ellos hablando tan solo ocho días antes de su ejecución) y familiares de víctimas y verdugos, el autor arma la reflexión más lúcida y –de alguna manera– hermosa que jamás he visto sobre la pena de muerte. Sin embargo, más que las palabras son, a mi juicio, los silencios –desgarradores, dilatados, espesos y siempre emocionantes– sobre los que se arma el filme el mayor acierto del mismo. Tanto el silencio inapelable que la muerte arranca a su paso (esa mujer, hija y hermana de dos de las víctimas, incapaz de poseer o escuchar siquiera un teléfono por miedo a recibir otra vez “las peores” noticias) como esos otros silencios, ya sea en forma de lágrimas, fotos de los desaparecidos, un zoom de la cámara o la imagen de una ecografía en un móvil, que apuntan la capacidad imparable de la vida, de la Vida en cursivas, de abrirse paso aun entre la desolación y las ruinas de un mundo enfermo.

    Especialmente impactante me resulta la entrevista que cierra el filme: un oficial de prisiones, antiguo defensor de la máxima pena, que justo después de ser ascendido a capitán tras realizar cerca de 120 ejecuciones con la máxima profesionalidad y, por así decirlo, distanciamiento, se encontró, un buen día y sin ningún motivo aparente, llorando en el columpio del jardín de su casa y sabiéndose incapaz de regresar a un trabajo que tendría que abandonar para siempre en ese mismo momento, renunciando, de paso, también a su pensión.

    –Poco después de renunciar alguien me habló de que vivas tu guión –dice el ex oficial–. Y no lo entendí… Está en tu tumba. Tienes tu fecha de nacimiento y el día de tu muerte. Y tienes ese pequeño guión [dash] en el medio. Ahí está tu vida… ¿Qué vas a hacer con ella?

    ***

    Ahí les dejo el enlace de la película subtitulada. Además, ¿cómo no ver algo en un lugar llamado películaschingonas?

    http://www.peliculaschingonas.org/ver-into-abyss-2011-online/

  82. Arcadio y su noche difícil.
    Le diría (si ahora, como antes, tuviera contacto con él): Dése con un canto en los dientes que ha sido un sueño… clarividente. El día que sea real se volverá loco de dolor.

  83. Procu, también a mí me ha llamado mucho la atención, y por razones similares a las suyas, el alegato publicado en El País contra las aportaciones de la alcaldesa de Valencia a la diversidad idiomática. Lo comento en el FB.

  84. Procu, si me permite que le haga una crítica se me hace raro que usted, que es vasca, aún no vea como lo más normal tener como lengua propia la que se desconoce.

  85. Cuando mi mujer estuvo destinada en San Sebastián, conoció a mucha gente de allí; entre otras personas, a una licenciada en lengua española que, a la hora de optar a una plaza de profesora de lo suyo, iba por detrás de su novio, licenciado en psicología. En la inspección se lo habían explicado perfectamente: él, a diferencia de ella, sabía euskera. Así que a aquella donostiarra, con apellidos vascos para dar y tomar, no le había queda más remedio que aprender su propio idioma. La mujer estaba desesperada porque tenía que echarle muchas horas a dicha tarea, y el rendimiento era muy escaso.

    También conoció a uno igual de vasco e igual de ignorante del euskera, pero más listo, que estaba convencido de que su contribución a la emancipación cultural de Euskalerría no le obligaba a aprender una lengua tan difícil como la suya sino a amarla, como él la amaba, por encima de todas las cosas. A éste no le impresionaban nada los que se ponían a estudiarla, algo que podían hacer hasta los maketos.

Los comentarios están cerrados.