79 comentarios

  • En la Maestranza, cuando toro y torero se quedan solos en el albero, se disfruta de un profundo silencio solo interrumpido por el piar de los grajos en el atardecer. Aquí la ceremonia alcanza un grado sublime de respeto, equivalente a la consagración del pan ácimo.
    El que carezca de sensibilidad para valorar este momento es sin duda alguien con espinas en el alma.

  • El señor MGaussage mira de soslayo y con mal disimulado interés a la chica de mi avatarelo, ahí en los “me gusta”

  • Ayer rebaja a niveles indetectables de los anticuerpos anti santjordi. Por la mañana estaban altos, pero qué decir que no dijera Eclesiastés, y en un día cupo de todo.
    Incluso adquirir por vez primera un libro en un puesto: La decadencia del arte de mentir, de M Twain. Al ver ese título y autor, quién se negaba.
    Por la noche Carmen en el Liceo. Calixto Bieito en vena, con elementos básicos y que funcionan:
    -un mástil con enorme y sedosa bandera rojigualda – no hubo murmullos – que luego servirá para bailes procaces con uniformados de la Legión.
    -un enorme toro de Osborne que se desplomará – spoiler – creando un intenso efecto.
    -un ruedo de tiza en el que se desarrolla el drama final, en paralelo al de la plaza, y que permitiría a Gachó entender lo que no entiende de los toros.
    -un torero en pelotas tentando la suerte a la luz de la luna – ahí sí hubo murmullos.
    Algo menos necesario fue tener a un atlético mulato en calzoncillos dando vueltas corriendo por el escenario hasta caer exhausto, pero la lascivia de la mirada del 53% del respetable tal vez lo justifique, igual que ver a Carmen quitarse las bragas rojas para montar al pobre soldado.
    No invento nada, si quieren en los primeros segundos de este vídeo se hacen una idea: Bieito obedece a Wagner y su obra de arte total, obligando a los artistas a sudar la camiseta.

  • La verdad es que si has tenido la oportunidad de colocarte solo en el platillo del ruedo de La Maestranza vacía, te acongoja lo lejanas que están las tablas si saliese un morlaco por toriles.

    Pensando en otras cosas con la butxaca llena de libros del Sant Jordi.

  • Vanílocuo Goytisolo.

    «Es empresa de los caballeros andantes, decía don Quijote, “deshacer tuertos y socorrer y acudir a los miserables” e imagino al hidalgo manchego montado a lomos de Rocinante acometiendo lanza en ristre contra los esbirros de la Santa Hermandad que proceden al desalojo de los desahuciados, contra los corruptos de la ingeniería financiera o, a Estrecho traviesa, al pie de las verjas de Ceuta y Melilla que él toma por encantados castillos con puentes levadizos y torres almenadas socorriendo a unos inmigrantes cuyo único crimen es su instinto de vida y el ansia de libertad».

    Como si el Quijote no estuviera varios balcones por encima de la indignada exaltación de don Quijote y los cómicos desastres que protagoniza.

  • «“Llevo en mí la conciencia de la derrota como un pendón de victoria”, escribe Fernando Pessoa, y coincido enteramente con él. Ser objeto de halagos por la institución literaria me lleva a dudar de mí mismo, ser persona non grata a ojos de ella me reconforta en mi conducta y labor. Desde la altura de la edad, siento la aceptación del reconocimiento como un golpe de espada en el agua, como una inútil celebración».

    El intemporal «contra vanitatem» de la última frase despista, pero la idea fuerte está desde el principio: que él quiere ser de los que admiran los siglos (los siglos a él). Natural. Claro que este humilde premio de mierda también le podría hacer dudar de su juicio contra la «institución literaria», que tal vez no sea justo. (¡Ah!, quienes «no nos resignamos a la injusticia…»).
    Presumido y fatuo, un ratuo.

  • “…la vacuidad y lo ilusorio de nuestras vidas…” dice Goytisolo, y yo digo: cuanta vacuidad, ilusión, creatividad, sensibilidad y nada destilada fue derramada y recogida y ensamblada en esos tres coitos para generar a Juan, a Luis y a José Agustin.

  • Pues el mariquita de Marrakesh es fato, mas al menos escribe muy bien. Peores son otros fatos, pretendidos poetas, inflamados de vano orgullo o aquellos escribidores de diálogos evanescentes como su triste, y vana, existencia.

  • Como en uno de mis favoritos de Madrid, pero cometen 3 grandes errores en un servicio por otra parte excelente:
    1. La copa de vino la llenan hasta la mitad cumplida. Nunca mas de un tercio!
    2. Intentan retirar el plato sin que haya terminado, mientras prescribo en Chopsuey.
    3. Me pretenden invitar a un pacharán o un aguardiente de hierbas. Un ” chupito”, dicen, y me siento insultado.

  • 24 de abril de 2015 a las 13:26
    PROCURO FIJARME

    Si me pongo a imaginar puedo ver a Cervantes y su Quijote hacer muchas cosas, pero ayudando a moros a asaltar las murallas de la cristiandad me resulta difícil. Puede que sea la diferencia entre estar loco y ser tonto.

  • (Holmess querido, aquí donde no me ves, yo he cantado Carmen y también La Traviata, cierto que en el coro pero ¡eh!, arribita del escenario y dirigida por José Collado (Jose Maria Cervera para mí); fui cigarretera y zíngara.
    Por otro lado, mis ancestros son de Foios el pueblo del Soro, ése que pagó tres días de fiestas cuando se casó con la Suzette. He tenido MUCHAS ocasiones de ir a la plaza. Sólo fui una, y jamás he vuelto.
    Además por la otra rama, mi abuelo materno adoraba los toros. Los sábados yo comía en su casa -cocido- y después de comer veíamos la peli -generalmente de vaqueros- y los payasos de la tele; después empezaba “Tendido cero” y entonces yo me levantaba del sofá y me despedía de mi abuelo. El se levantaba también, iba a su cuarto, y me daba una moneda de 50 ptas.
    A mi no me tenéis que explicar nada de los toros. A ese respecto, mi alma está a años luz de la vuestra, pero por encima.
    Así es que ya vale de machuzadas casposas que me tenéis hasta el coño.)

  • ¡Mierda con las limpiezas de PC!

    24 de abril de 2015 a las 16:39
    Adaptaciones .
    Tu comentario está pendiente de moderación.
    .

    24 de abril de 2015 a las 09:31
    Director Wilkins

    Salut.
    Necesitaría saber una cosa si es ustË tan amable: ¿es usted la chica, el chico, o escriben al unísono?
    Es para preguntarle una cosa, si procede.

  • Cony!
    Que son un trío, reformulo:
    ¿es usted el maromo (envidia, melancolía, snif), la chica uno, la chica dos o escriben al unísono?

  • El artículo del diario es una chorrada. Todos los partidos distribuyen a la gente por las listas porque PARA ESO precisamente se organizan la peña en partidos políticos.

  • No soy experto en histerismo. Pero permíteme que ponga en duda que haya más histéricos en un consejo de administración o en la dirección de un partido político que entre la población. Y no me refiero sólo al número.

  • ( ?. La población es el todo, el conjunto grande. Los políticos y los consejos de administración son subconjuntos. Los histéricos no están SOMAMENTE ahí, sino que, los que están ahí, son de esos.
    Lo del histerismo: el “mensajero” de la Espe es un histérico. Pretende hablar así en plan jefe de la capital, pero pierde el control a la mínima de cambio en plan subalterno de cacique. “¡¡¡Que lo tenéis que hacer y punto, que son las órdenes y vosotros a callar, mecagüenlaputa!!!”)

  • Fíjate tú por dónde que me iba a poner yo estupenda diciéndole a Perroantonio que el hombre no podía ser un histérico, que el adjetivo histéricas sólo podían ser aplicado a las mujeres ..pero la DRAE (que todo lo sabe)me ha dicho que tarari que te vi cocidito madrileño y hasta aquí, no tengo nada más que decir.

  • 24 de abril de 2015 a las 19:17
    GACHOINLOWERCASE
    ( ?. La población es el todo, el conjunto grande. Los políticos y los consejos de administración son subconjuntos. Los histéricos no están SOMAMENTE ahí, sino que, los que están ahí, son de esos.

    ¿Quieres decir que es una de las condiciones de selección del personal para consejos de administración y para las direcciones de partidos?

  • He visto un vídeo del peruano Denegri en el blog enlazado infra «Los días de la playa», me ha gustado y curioseando he encontrado este otro. Unos minutos de conversación interesante y educada, y hacen a la vez, sin querer, un estupendo dúo cómico:
    ⎯Por qué crees que hay más poetas que poetisas.
    ⎯Este… Yo pensaba que era al revés.

    Y lo demás.

  • También he oído esa conversación hace poco en un informativo de la radio. La edila preguntando si el partido es una agencia de colocación y Esperanza Aguirre comentando que lo que pasa es que la alcaldesa tenía colocados al marido y al hijo. Y el pueblo español radioescucha y generalizador perdiendo un gramo más de los dos que le quedan de confianza en el sipstema. Odio las noticias y odio la realidad.

  • Aquí ha hecho una mañana tan buena que casi me baño. Pero no me decidía y a falta de chibiritas que deshojar he hecho la consulta contando las motas de harina de un paquete de kilo que tenía en el armario. Ha salido que no. HUUUY. Por poco…

  • Plantando florecillas en los jardines de La Barraca del Barranco, pero previamente arrancando malas hierbas enraizadas desde hace lustros. Mucha calor y un grupo de unas veinte mil abejas errantes que buscan donde enjambrar.
    He tenido que tranquilizar a la familia, explicando que en esta circunstancia no pican. No tienen miel ni larvas que defender.
    Derrengado. Ya no tengo edad para esto.

  • MGauss, la CIA es el demoño. Estoy leyendo Libra, de DeLillo, sobre Lee Harvey Oswald y todo aquello. Me pierdo con los nombres propios ⎯es que la cojo a deshoras⎯ y también tengo presente el debate A sangre fría. Es una novela y DeLillo un gran novelista.
    ***
    Adapts, ¿tiene árboles? Es lo que más envidio de los terratenientes. He tenido por lo menos seis árboles en el balcón, no a la vez; todos llegaron a casa muy joviales en sus tiestos, pero todos fallecieron. NO FUI YO, sencillamente pasó.

  • 25 de abril de 2015 a las 15:18 Adaptaciones

    Adapts: no sabe donde se ha metido, se comienza así y se acaba jodido porque la última lluvia te ha destrozado los amentos de los nogales y no comeras nueces este otoño.

  • Sr. Verle, estoy en guardia desde antes de empezar, me propongo no implicarme demasiado pero quién sabe.
    Eso sí, como advertí a mi santa, todo es para la barraca, todo el dinero, todo el tiempo libre.

  • Adapts, la CIA es el picante de todas las salsas, pero está un poco de capa caída con el éxito de la NSA. Esas filtraciones seguramente son interesadas, para ganar la batalla de la popularidad entre agencias. O me gusta demasiado jugar a la conspiranoia, que también puede ser.

    Houellebecq o es lúcido o está pirado y el problema es que más parece lo primero. Somos unos idiotas que damos por sentado que lo normal del ser humano, incluso estadísticamente, es lo que tenemos en Occidente, cuando es resultado de unas muy afortunadas carambolas de hace cuatro días.

  • Procu, tengo olivos. Pocos. Los pinos que hubiera los quitaron y la base es roca. Las zonas donde hay tierra es porque la han traído en camiones, estoy literalmente colgado encima de un barranco.

  • 25 de abril de 2015 a las 20:56
    Mgaussage

    la señá Procu fue. Yo acabo de leerlo ahora. Me ha llamado la atención la falta de arrepentimiento. Si es verdad que era un ejecutor, supongo que arrepentirse es admitir que su vida fue todo error.

  • Me he reído mucho con Huellebecq. Creo que con eso de que ha desaparecido la palabra de los hombres se refiere sólo al ámbito público; en el estadio, en los bares y en Çhøpsuëy los hombres siguen hablando en libertad.

  • IRRESPONSABILIDADES

    Estoy muy dispuesto a defender que no es una pérdida de tiempo y de dinero el estudio de determinadas carreras “inútiles”, como la Filosofía, la Historia o la Filología (especialmente si es de lenguas muertas). Siempre será mejor tratar con un vendedor de seguros que haya leído a Spinoza o con un policía interesado en la lírica provenzal. Ahora bien, ¿que utilidad tiene echar a las calles todos los años a miles y miles de periodistas, psicólogos (y hasta sicólogos) o licenciados en derecho? ¿Nadie va a tener culpa de este irresponsable incremento del mal? Estoy empezando a echar el ojo a los Rectores, o sea.

  • ¿Qué fue del mecanismo de corrección? Ayudaba a evitar las pifias. ¿Apenas fue una broma pasajera?

    Por cierto, Miss Bellpuig, ¿podría eliminar el primero de mis dos comentarios dedicados a la entrada de Ximeno de Atalaya en el Chopsuey 3D? Y, de paso, éste también. Gracias.