El efecto Smith

bautismo
Por Mortimer Gaussage.

Ponerle nombres a las cosas es una perversión muy humana, algo que llevamos en los genes o en la sangre, eso ya según cada uno. Seguramente los hombres de las cavernas empezaron por bautizar tigres, dinosaurios, ríos y montañas y esto se nos ha quedado empotrado entre el córtex y la amígdala, o por ahí. O quizá fueron Adán y Eva al salir del Paraíso los que, sintiéndose sabios por haber zampado una manzana y ante un mundo nuevo, empezaron esta fiebre que, al igual que la música con Bach, llegó a su cima con Linneo. Así vemos que las niñas ponen inmediatamente nombres a las muñecas, los niños a su polla y los adultos bautizamos cada tontería con la que nos tropezamos: plantas, cometas, ecuaciones y literaturas. Hay que ponerle nombre a todo, rápidamente.

El furor de bautizar tiene su causa en que los nombres son extremadamente útiles porque apuntalan prejuicios y ayudan a vivir sin pensar, algo tan deseable que nos pasamos la vida estrujándonos el cerebro para conseguirlo. De izquierdas, de derechas, de ciencias, de letras, alemán, murciano. Los nombres son un descanso, una siesta, un sofá con su tele y su mando a distancia.

Esto viene a cuento porque he observado un desagradable efecto en la naturaleza, un patrón repetido de acontecimientos que, inexplicablemente, no ha sido ni definido ni bautizado. Consiste en que tropezando con un problema, una dificultad, una molestia, cuando al fin nos decidimos, lo enfrentamos y lo vencemos, de inmediato se multiplica. La solución, ante nuestro pasmo, genera una multiplicidad de problemas iguales o muy similares. Por poner un ejemplo sencillo: las discusiones de pareja. Todas empiezan con un desencuentro quizá de menor entidad pero según avanzamos en su solución aquello que era una minucia molesta, una costumbre exasperante o una desatención puntual, de inmediato destapa mil otras más. Montones de detalles que igualmente nos importunan, desagradan o enervan y de los cuales no teníamos ni noticia. ¿Estaban ocultos? ¿Son mutaciones del inicial? ¿Se duplican los problemas al enfrentarlos? La respuesta es sí.

Esto puede parecer un caso puntual, pero la madre naturaleza es pródiga en ejemplos. Te sale una cana. Los viejos, que saben cosas, te advierten no la arranques, que salen más. Pero piensas que los viejos son viejos, las canas canas y tú un tipo práctico, inteligente, sensato, que desprecia creencias absurdas y mitos populares. Un hombre moderno, un actor racional en un universo regido por leyes inmutables, un tipo que funda su actuar en pruebas científicas y no en absurdos prejuicios, un sujeto proactivo que cree en el esfuerzo y el progreso. Un marxista subconsciente que cree firmemente en la agencia del hombre para transformar el mundo. Así que pones inmediata solución arrancándola y, de pronto, eres ese tipejo gris que busca en el supermercado, en horas de poca afluencia, un tinte que no desentone mucho con el pelazo de ese selfie que, coqueto, llevas en el móvil.

En casos como el que nos ocupa es de buen tono acudir a los griegos, que, aparentemente, lo inventaron todo y son socorridos. Así queda culto mentar ahora a la Hidra de Lerna, que tiene nombre de valido o de Adelantado de Castilla pero era un bicho al que le cortaban una de sus muchas cabezas y en el sitio le salían dos. Este antecedente, aunque lo sea y de apariencia venga al caso, no es traído más que por figurar leído, que es la principal razón de revolver en los griegos. Y digo que no acomoda por dos razones. La primera porque aunque la Hidra en su día fue un problema, Hércules acabó con ella como los mortales no deben acabar con ellos, enfrentándolos, lo que sólo se disculpa porque Hércules era Hércules. La segunda es que mentando a la Hidra violentaríamos una regla no escrita según la cual las referencias mitológicas y su plus de esnobismo quedan reservadas para etéreos síndromes psiquiátricos y las leyes científicas se bautizan con apellidos en inglés, siempre que esto sea posible.

Cerrando el excurso y volviendo al tema diré que mi hermano se empeña en recordarme que los problemas se solucionan, o no. Yo creo que no. Que ni esa duda irónica cabe. Hemos de asumir que enfrentar un problema es como iluminar una bola de discoteca, que forrada de cristalitos dispara rayos en todas direcciones. Tenemos que convencernos de que una solución siempre es una explosión que quizá elimina el problema pero lanza cascotes en todas direcciones. Y hemos de aceptar que cualquier solución es, en definitiva, pelear con el Agente Smith, que se duplica a cada golpe.

De todo ello resulta que una solución es la peor solución si uno tiene un problema. Porque los problemas, señores, no se solucionan, se superan. Eso lo saben los científicos, gente bregada en estas cosas, que no se empeñan en alcanzar la velocidad de la luz para ir rápido y lejos, sino que buscan doblar el espacio y plantarse dando un paso.

Pero vivimos en un mundo absurdo y acientífico en el que la hábil superación de los problemas merece el reproche social. Así la retirada es de cobardes, los rodeos están mal vistos, los atajos son de vagos, conformarse de abúlicos y mirar para otro lado de frívolos. Yo, modestamente, reivindico la memoria de todos los cobardes que emprendieron retiradas, de los vagos que dieron rodeos y la de aquellos que simplemente resistieron, heroicos, ese atávico impulso de actuar. Así, identificando y nombrando el Efecto Smith, espero contribuir a la superación de ese viejo paradigma y propiciar que un nuevo prejuicio tome asiento en el sofá del inconsciente colectivo y, aprendiendo a ver los problemas como magníficas oportunidades para mirar a otro lado y no hacer nada, la felicidad del ser humano aumente de modo exponencial.

122 comentarios

  • (Le ha quedado mono, pero va a ser que no me convence, Mortimer.
    Su nuevo prejuicio requiere de dos premisas: que existan lados sin problemas, y que se tenga vista para mirar. Eso de entrada ya excluye a los ciegos, y yo sin gafas no veo tres en un burro. El dia que pierda las gafas por rotura, robo, o extravío, ya no podré comprarme otras ¿cómo haré para mirar hacia otro lado?)

  • MGauss, ha movilizado todo lo peorcito que hay en mí. A saber: mejor es no meneallo, que como no tiene solución no es un problema, que, total, si cuando te despiertes el dinosaurio va a estar en la cocina desayunando y más vale din que don, más vale doblarse que quebrarse, más vale errado que mal enmendado, y ansí on y on. ¡AISSS!

  • Fundamental el reparo de Gata sobre el mirar adónde: «¿lados sin problemas?». Por otro lado —un lado con problemas—, como este artículo contiene una clave política (Holmesss), creo que es imprescindible diferenciar los ámbitos público y privado, y que el «efecto Smith» puede ser recomendable en lo público y muy dañino en lo personal. O viceversa, me va a estallar un cristalito.

    Hemos de asumir que enfrentar un problema es como iluminar una bola de discoteca, que forrada de cristalitos dispara rayos en todas direcciones.

    Me encanta.

  • En este blog se va a producir el efecto Gauss.
    Siempre me ha gustado la escena de Adán sentado en el Paraíso con todos los animales pasando por delante y él poniéndoles un nombre para que su descendiente Noé no se equivocase al subirlos al Arca.

  • EL AGUARDO

    Mi método para resolver problemas lo he adoptado / adaptado del mejor sistema que existe para cazar jabalíes sin rehala de perros: la espera.

    Tú espera, y la mayor parte de las veces el problema se resolverá solo (nadie se sorprenda: el problema también se ha creado solo; antes no existía y de pronto aparece).

    Claro que en algunas ocasiones no se resuelve por sí mismo y termina apareciendo delante de ti. Entonces coges la escopeta y le metes dos tiros. Lo dicho: la espera.

  • Gracias, Procuro.
    ***

    Uno tiene la sensación, difusa, eso sí, de que el mundo no cambia sino que se deforma, y que a base de autoengaño convertimos esas variaciones en mejoras, sobrevalorando, además, los efectos de nuestras acciones. Seguramente esta afirmación podría sostenerse con una sólida argumentación matemática sobre la entropía y el desorden del universo, pero mis matemáticas me llegan a duras penas para que en los bares no me engañen dándome las vueltas. Lo que si veo es que para limpiar una cosa hay que ensuciar dos y así vamos mal porque sólo extendemos la porquería. La única salida posible es redefinir el concepto suciedad o, en su caso, y como se propone, el de problema.

  • Antes de redifinir habría que definir.
    ¿Qué es problema? ¡¡Gengiiiiiiiiiisssss….!!!!

    (Y luego ya si eso, definido o redefinido, me explicáis qué hago con mi vida, que ya sé que no es un problema, ¡Es una oportunidad! (“is ini ipirtinidad..”)

  • Bob Dylan en su etapa más creyente, (Slow Train comming) escribió sobre ello :

    Man gave names to all the animals
    In the beginning, in the beginning
    Man gave names to all the animals
    In the beginning, long time ago

    Magnificamente traducido por Javier Krahe
    El hombre puso nombre a los animales,
    con su bikini, con su bikini
    El hombre puso nombre a los animales,
    con su bikini, qué mogollón

  • Nombrar algo es el primer paso para entenderlo y poseerlo. Pero a veces los nombres no sirven para nada, y de ahí que al bosnio Faruk Hadžibegić cuando fichó por el Betis le rebautizaran como Pep, que siempre es mejor que “eh,tú, el yugoslavo”

    ” Los nombres son un descanso, una siesta, un sofá con su tele y su mando a distancia”

    DEBERÍAN SERLO, pero los astrónomos se empeñan en bautizar a los nuevos planetas que descubren con denominaciones binarias y desprovistas de poesía, y así no hay manera.
    (Es bien conocido el caso de un astrónomo sueco que llamó a su hijo B-178/07)
    ((Bueno, quizá no))

    Un poco de imaginación, jopé

  • (Y por eeeeeso y por eeeeeeso, la de *Desayuno con diamantes* (mi tía Audrey), no quería ponerle nombre al gato.
    Voy a ver si lo encuentro mientras espero a que me llamen para decirme si paso a la siguiente entrevista…)

  • Ante un problema aparecen los diletantes (tal parece que es el modelo aquí aconsejado), los enequéticos (te lo recuerdan a cada momento) o los querulantes (reclaman compensaciones). Todos esto es una forma de bradipsiquia que desprecio y padezco cada día.
    Propongo como alternativa a estos lectores de Cioran que intenten resolver los problemas con asertividad, resiliencia y simplicidad. Así es como avanza el mundo.

  • (A mi me gustan los querubines esos, hay que reclamar compensaciones, porque si no hay compensaciones, surge la violencia. Somos humanos, no máquinas.
    Aunque reconozco que el sistema de Mercurio me seduce, esperar sentado en la puerta a ver pasar el cadáver del enemigo, y si se presenta vivito y jodiendo el susodicho (el enemigo, no Merc), meterle un tiro entre ceja y ceja (o manque sea una patada en los huevos, va)

  • CONFIRMACIÓN DEL EFECTO SMITH Y REFUTACIÓN (O ASÍ) DEL POSTULADO DE GAUSSAGE

    Reconozco que la primera vez leí el texto con cierto apresuramiento y no le presté la atención que se merece. Es decir, evité el problema. Y he de decirle, Mr. Gaussage, que esta es siempre una mala solución como posteriormente trataré de explicar. Por adelantarme, afirmaré que su postulado («Una solución es la peor solución si uno tiene un problema») es, propiamente, el problema.

    Pero vayamos por partes, como dijo quien inventó el mosaico (alguien a quien se le rompió la cerámica y resolvió el problema, aunque de aquella manera). Podríamos resumir el proceso deductivo del recientemente nombrado «Efecto Smith» de la siguiente manera:

    1. Hay dos tipos de problemas, los que tienen solución y los que no la tienen.
    2. Los problemas nunca vienen solos: afrontar un problema es descubrir más problemas (o «El que busca problemas los encuentra, forastero»).
    3. Los problemas se multiplican: todo problema resuelto genera nuevos problemas a resolver.

    Primer postulado de Gaussage: Una solución es la peor solución si uno tiene un problema.
    Segundo postulado de Gaussage:Los problemas no se solucionan, se sortean.

    Debo aclarar, antes de continuar, que comparto la música de fondo del primero e incluso del segundo postulado de Gaussage, siempre que definamos con exactitud su ámbito de aplicación porque, no creo que haga falta decirlo, hay problemas y problemas.

    Empecemos aclarando, respecto a la que denominaremos Acotación del Hermano, «Hay dos tipos de problemas, los que tienen solución y los que no la tienen», que los problemas que tienen solución no son resolubles por todas las personas. Conviene, por tanto, realizar varias puntualizaciones.

    Puntualizaciones a la Acotación del Hermano
    1. Hay dos tipos de personas, las que resuelven los problemas que tienen solución y las que no los resuelven.
    2. Las personas que no resuelven los problemas que tienen solución constituyen un problema.
    3. Solucionar el problema de una persona que no resuelve problemas que tienen solución genera multitud de nuevos problemas.
    4. La mejor manera de resolver un problema que tiene solución encallado en manos de una persona que no resuelve problemas que tienen solución es encargar el problema a una persona que resuelve problemas que tienen solución.
    5 o Puntualización áurea a la Acotación del Hermano. Son más problemáticas las personas que los problemas.

    Creo que estas puntualizaciones delimitan uno de los focos de actuación del auténtico experto en resolución de problemas: las personas que no resuelven los problemas que tienen solución. Es aquí, en este ámbito de aplicación, en donde pueden lucir en todo su esplendor el primer y segundo Postulados de Gaussage siendo la principal tarea del experto solucionador de problemas la de convencer a la persona que ha descubierto un problema que tal problema no existe, que es la forma sublime de aplicar el segundo postulado de Gaussage.

    Ahora bien, es de justicia señalar que estas soluciones sólo se pueden aplicar a la solución de problemas que tienen solución, como la citada aparición de canas o las discusiones de pareja (salvo que se trate de personas que no resuelven los problemas que tienen solución), siendo absolutamente inoperantes para los problemas que no tienen solución, a los que llamaremos, por abreviar, «verdaderos problemas». Los verdaderos problemas siempre, siempre y siempre deben ser abordados con todas sus consecuencias, porque no importa tanto resolverlos como generar soluciones para originar nuevos problemas que den lugar a soluciones y así ir pasando el rato, que es lo que llamamos vivir y progresar. Aplicar por tanto el Segundo postulado de Gaussage, Los problemas no se solucionan, se sortean, a los problemas que no tienen solución, es renunciar, amodorrarse, cercenar la imaginación, cortar el progreso de las artes y las ciencias y, en definitiva, aburrirse y morir.

    Llegados a este punto o, como si dijéramos, habiendo cerrado el círculo de la pescadilla que se muerde la cola, hemos de aconsejar a Mr. Gaussage el retorno a los clásicos, lo que no es sinónimo del regreso a los griegos. Arthur Bloch en su tantas veces celebrado como superficialmente leído «La Ley de Murphy», aparte de ofrecer una ley general sobre por qué se producen los problemas (que debemos al genio de Edward A. Murphy y que reproduciré a continuación para su solaz y regocijo), dedica uno de los capítulos de su libro de citas —injustamente relegado a las estanterías de humorismos— a lo que denomina Problemática y en donde brillan con un fulgor cercano al de la bola de la discoteca las preocupaciones que ha expuesto Mr. Gaussage. Curiosamente, la ley general que ilumina (nunca mejor dicho) el citado capítulo también tiene inspiración en Smith (aunque no en el de Matrix) y resume con radical crudeza el estado de la cuestión:

    Ley de Smith
    «Ningún problema verdadero tiene solución».

    Putos griegos. Todo lo pensaron antes.

    ———-

    Ley de Murphy

    Si algo puede salir mal, saldrá mal.

    Corolarios
    1. Nada es tan fácil como parece.
    2. Todo lleva más tiempo del que usted piensa.
    3. Si existe la posibilidad de que varias cosas vayan mal, la que cause más perjuicios será la única que vaya mal.
    4. Si usted intuye que hay cuatro posibilidades de que una gestión vaya mal y las evita, al momento aparecerá espontáneamente una quinta posibilidad.
    5. Cuando las cosas se dejan a su aire, suelen ir de mal en peor.
    6. En cuanto se ponga a hacer algo, se dará cuenta de que hay otra cosa que debería haber hecho antes.
    7. Cualquier solución entraña nuevos problemas.
    8. Es inútil hacer cualquier cosa a prueba de tontos, porque los tontos son muy ingeniosos.
    9. La naturaleza siempre está de parte de la imperfección oculta.
    10. La madre Naturaleza es una lagarta.

    ———-

    PROBLEMÁTICA

    Ley de Smith
    Ningún problema verdadero tiene solución.

    Ley de Hoare sobre los grandes problemas
    En cada problema grande hay un problema pequeño que lucha por salir.

    Ley inversa de Schainker a la Ley de Hoare sobre los grandes problemas
    En cada problema pequeño hay un problema grande que lucha por salir.

    Ley de Big Al
    A casi todos los problemas se les puede aplicar con éxito una buena solución.

    Observación de Baruch
    Si todo lo que tiene es un martillo, cualquier cosa que vea le parecerá un clavo.

    Fox sobre la problemática
    Cuando un problema desaparece, la gente que se esforzaba por resolverlo no lo hace.

    Aforismo de Disraeli
    El error es, con frecuencia, más impetuoso que la verdad.

    Principio de Waldrop
    La persona ausente es la que está intentando solucionar el problema.

    Ley de Biondi
    Si su proyecto no funciona, investigue la parte que pensó que no tenía importancia.

    Ley de Van Gogh
    Sea cual sea el proyecto, siempre hay una dificultad oculta en alguna parte.

    Regla romana
    El que afirma que no se puede hacer, no debe interrumpir al que lo está haciendo.

    Observación de Blair
    Los mejores proyectos realizados por hombres y por ratones, suelen ser casi iguales.

    Ley de Seay
    Nada sale nunca como se planeó

    Ley de Ruckert
    No hay nada tan pequeño que no pueda explotar violentamente.

    Ley de Van Herpen
    La solución de un problema consiste en encontrar a alguien que lo resuelva.

    Ley de Baxter
    El error en la premisa aparecerá en la conclusión.

    Ley de Hall
    Los medios justifican los medios. El enfoque de un problema es más importante que su solución.

    Ley de McGee
    Es sorprendente el tiempo que se necesita para terminar algo en lo que no se está trabajando.

    Homilía de Holten
    El único momento en que conviene ser positivo es cuando se está positivamente seguro de estar equivocado.

    Ley de Sevareid
    La causa principal de los problemas son las soluciones.

  • Haz lo que quieras: hagas lo que hagas, te arrepentirás.
    No se sabe si la cita es de Sócrates o de Kierkegaard, hay información contradictoria al respecto pero eso no constituye un problema, de momento.

  • CONSEJOS DE AUTOAYUDA (PERROANTONIO PARA LAS MASAS) PARA RESOLVER PROBLEMAS
    1. Si es un problema que tiene solución pero usted no sabe resolverlo, busque a alguien que se lo resuelva.
    2. Si es un problema que tiene solución pero usted no lo considera un problema (la aparición de la cana) no haga nada.
    3. Si es un problema que tiene solución, usted considera que no es un problema y los demás piensan que sí lo es (la aparición de la cana), demuestre sus dotes políticas y convénzales de que están equivocados. Si no lo consigue, cree un problema verdadero: llámeles fascistas y tíñase el pelo de azul, acabarán admitiendo que la cana no era un problema.
    4. Si es un problema que no tiene solución dedíquese a él en cuerpo y alma, busque la ayuda de los mejores. No encontrará la solución, pero conseguirá muchas soluciones.
    5. Si es un problema que no tiene solución y pasado un tiempo razonable nadie aporta soluciones viables utilice la técnica del médico Leónidas de Alejandría para atajar los tumores, «cortar por lo sano», ármese, acopie víveres y rece para que funcione.

  • 10 de marzo de 2015 a las 23:12 PIRATAJENNY
    No, Perro. En esta casa nunca he visto felaciones tan mañaneras. Alguna, cómo no, que todos semos personas humanas, pero casi siempre después de horas de encontronazos y/o+ ninguneos.

    Me ha inquietado eso de los «ninguneos». Yo no suelo responder al 98% de los comentarios que se hacen y no porque no los considere interesantes sino porque su lectura suele ser suficiente. En Facebook daríamos al «Me gusta» y pasaríamos a otra cosa. Muy pocas intervenciones me hacen saltar, casi siempre con las que no estoy de acuerdo o las que me hacen reír. Gachó ha hablado también muchas veces de ese ninguneo, pero sinceramente, no creo que sea cierto. En la vida real sonreiríamos o diríamos ajá y sería más que suficiente. Otras veces tampoco merece la pena discutir por bobadas. Si aquí tuviéramos que asentir o subrayar cada intervención habría 1000 comentarios y la mayoría serían prescindibles. Mejor parecer bordes que obsequiosos. Creo.

  • Perro, llevo un buen rato riendo. Muy bueno.

    Un par de puntualizaciones, no obstante.
    No he dicho que los problemas se “sortean”. Los problemas se superan. El matiz en este asunto resulta especialmente importante. Todos los de la adolescencia son irresolubles, pero el paso del tiempo los sustituye por los de la edad adulta y simplemente dejan de estar en el foco. Sortearlos hábilmente puede ser uno de los varios modos de superarlos pero no el único.
    Procedo a ilustrar con un ejemplo comentado.

    https://dl.dropboxusercontent.com/u/12634083/Problemas.jpg

    CASO NUMERO A)
    Dado un espacio A1 bidimensional no-problemático la línea más corta entre los puntos Z e Y es la R donde R significa recta. Esto sabemos que no pasa. Se trata de un caso de laboratorio, de un mundo ideal o utópico. S alguien habla de alcanzar este estado de felicidad es un farsante.

    CASO NUMERO B)
    Dado un espacio A2 bidimensional y problemático de primer grado la línea más corta entre dos puntos Z e Y nunca es R sino C donde C es curva. Esto es la vida real. Trampeamos, apañamos, llamamos soluciones a lo que son parches, transigimos y nos conformamos con lo posible.

    CASO NUMERO C)
    Dado un espacio A3 bidimensional y problemático de segundo grado la línea más corta entre Z e Y es la que nos lleva a Y’. Ante la imposibilidad de una solución redefinimos la realidad y mediante una pirueta mental hacemos que Y’ valga como Y. Si estás tu sólo esto se llama autoengaño. Si compartes este sorprendente descubrimiento con amigos igual de entusiastas se llama secta.

  • Realmente, Perro, ha tratado usted el tema con tal exhaustividad que cualquier cosa que se pueda añadir no será sino redundancia, fuente de problemas irresolubles y generación de la más implacable melancolía.

  • (Jo, menudo currele te has metido, Perri (“ahá”)
    Yo de momento estoy con esto

    1. Si es un problema que tiene solución pero usted no sabe resolverlo, busque a alguien que se lo resuelva.

    Porque de verdad, de verdad, que prefiero pensar que mi problema sí tiene solución y lo que pasa es que yo soy una inútil, que viceversa. Lo que pasa es que no encuentro padrino, más bien gente que todavía me echa más tierra encima. No saber elegir a quien te puede solucionar un problema, es un problemón.)

  • 11 de marzo de 2015 a las 14:01 MGAUSSAGE
    Un par de puntualizaciones, no obstante. No he dicho que los problemas se “sortean”. Los problemas se superan.

    Pues empiezo bien mi carrera de contradictor…

  • Estirando mucho diría que un problema no es un problema si no existe el miedo al problema. Quiere decirse que normalmente los problemas son una construcción que hacemos sobre la previsión de sus consecuencias.
    Con la edad uno aprende que nunca ninguna de esas proyecciones son luego tan duras o difíciles como imaginaba. (Otra cosa es que una vez aprendido uno sea capaz de recordarlo en el momento apropiado).
    Ergo, el pobrema eres tú.
    (Me atrevería a apostar, si pudiese volver a cobrar la apuesta, a que incluso EL problema, la muerte, debe ser bastante menos duro de lo que creemos. [La muerte, no la tortura o la enfermedad] )

  • 11 de marzo de 2015 a las 13:00 Perroantonio

    Perro: Pareto, falta Pareto.
    “El 80% de los problemas se resuelven con el 20% de las soluciones”.

    11 de marzo de 2015 a las 14:00 mgaussage

    Gauss. una cosa son ‘problemas’ y otra bien distinta ‘ejercicios de aplicación’ (matemáticas vs. física).
    Y por cierto, una recta no es más que un caso particular de curva, ergo es una curva.
    Salut.

  • 11 de marzo de 2015 a las 16:18 TIPO MATERIAL
    Y por cierto, una recta no es más que un caso particular de curva, ergo es una curva.

    Y tan particular. Como que es el único tipo de curva que no varía de dirección en ninguno de sus puntos. Vamos, que no es curva.

  • Perro, no me refería a mí (ni a nadie en particular). Era una forma de decir que aquí no andamos el santo día dorándonos la píldora (y, como se deduce de mi comentario anterior sobre el blog de Glez., es un halago a esta casa).

    ***
    Flipante la noticia sobre Paquito Granados que saca el ABC: 900.000 euros de mordida por cada colegio concertado asignado.

  • 11 de marzo de 2015 a las 16:49 Perroantonio

    Perro, coño, que lo dice hasta la wikipedia (y yo se lo preciso):
    En matemáticas, el concepto de curva es una línea continua de una dimensión, que varía de dirección paulatinamente. La recta sería el caso límite de una elipse de radio de curvatura infinito y focos coincidentes en el infinito.
    Y Borges más poéticamente: “Nicolás de Cusa, para quién toda línea recta es el arco de un círculo infinito…”

  • Gómez 11 de marzo de 2015 a las 16:36
    Cuando no sepas qué decir, da un abrazo.

    Cuando no sepas qué decir, pide otras dos de lo mismo

  • Por incordiar un poco. La película “Desayuno con diamantes” está bien, pero siempre he pensado que no refleja el libro para nada. Holly se llama en realidad Lulamae y se casó a los 14 años con un granjero que viene a buscarla la ciudad pensando que va a volver con él. Audrey Hepburn no da el tipo de una buscavidas , por mucho empeño que ponga.
    Y ya que estamos en ello, varios libros de Truman Capote podrían figurar en mi selección de la mejor novela del siglo XX. Así, a bote pronto, esta misma, Breakfast at Tiffany´s. Por supuesto, A sangre fría, que tiene algunos de los mejores párrafos sobre USA que he leído. O El Arpa de hierba (más bien un cuento que una novela).
    Y cambiando de tema, ya que alguien ha hablado por aquí de jabalís, el sábado pasado vimos pasar una manada de unos diez o doce a unos metros de nosotros, en la pradera de Navarrulaque. No pudimos sacar el móvil a tiempo para grabarlo, y rápidamente desaparecieron en dirección al hueco de Siete Picos. También vimos corzos (más abajo, cerca del Hospital de la Fuenfría) y buitres, (nos acercamos a las buitreras cercadas de La Camorca). Vamos a pedir al National Geographic que nos patrocine las salidas.

  • Tipo, como si me dice que una recta es una curva dibujada por Dios, o sea. El lenguaje metafórico para el arte y para los curas. Una recta es, por definición, lo que no es una curva. Lo demás, prestidigitación intelectual.

  • Euclides, y no le den más vueltas:
    – Un punto es lo que no tiene partes.
    – Una línea es una longitud sin anchura.
    – Una recta es una línea situada uniformemente respecto a los puntos que la forman

  • Nadie piensa en Dios cuando oye que son paralelas aquellas rectas que se cortan en el infinito. La introducción del infinito en definiciones que van de la física a la lógica, pasando por la matemática, es una estrategia científica usada continuamente por Leibniz, un fuera de serie manejando los conceptos de infinito e infinitésimo.

    Y con muy buenos resultados. Por ejemplo, su definición del reposo como movimiento infinitesimal es indisociable de su idea de que la misma pasividad es una fuerza más, una fuerza derivada a su vez y en última instancia de una “fuerza viva” que opera en todas partes y constantemente y cuya fórmula es el producto de la masa por la velocidad elevado al cuadrado. Sin esa idea no puede entenderse el nacimiento de la Dinámica, con la que Leibniz se opone a un tratamiento muy sesgado hacia la Cinemática, como era el cartesiano.

    Ya sea la definición de la curva como el lado de un polígono con un número infinito, la de la identidad como una diferencia infinitesimal, una de sus diferentes utilidades es la de unificar, reduciéndolos a una misma serie, los conceptos opuestos, uno de los cuales pasa a ser visto como un caso extremo del otro. Él estaba muy contento de esa simplificación.

  • Nicolás de Cusa no pretendía introducir misterios teológicos en definiciones matemáticas com la que ha recordado Tipo, sino ilustrar en cierta medida la naturaleza divina, en la que se daría una coincidencia de propiedades opuestas, recurriendo a unas definiciones que, por su racionalidad, le parecían obvias.

  • ¡Alto ahí! Olviden lo que he dicho sobre la curva. Lo que recuero ahora que define Leibniz es la circunferencia, y lo hace de este modo: polígono con un número infinito de lados. Se supone, y de ahí mi lapsus, que la infinitésima parte de la circunferencia, siendo una curva por ser un arco de esa circunferencia, es al mismo tiempo una recta por su calidad de elemento de un polígono. Pero éste es otro cantar.

  • Incluso en el caso de que pueda decirse que la infinitésima parte de una circunferencia es una recta, de ahí no se deduce que toda curva sea el lado de un polígono con un número infinito de ellos. Ahí es donde se me fue la olla.

  • Es significativo desde el punto de vista cultural, aunque irrelevante desde el científico, que en las definiciones leibnizianas de las que hablo lo reducido es el concepto estimado durante siglos como el principal y positivo: el reposo, la identidad, lo determinado; y el que se lo come es el que había quedado arrinconado, el secundario y marginal: el movimiento, la diferencia, lo indeterminado. Quien quiera, que lo llame ‘deconstrucción’.

  • No recuerdo si lo hace Leibniz, pero su definición de circunferencia quedaría más completa así: polígono con un radio finito y un número infinito de lados. Con radio infinito las cosas cambian.

  • Por haber tropezado varias veces en la misma escalera de Caracol he pensado la siguiente tontería. En el eje la altura entre escalones es p.ej. de 12 cmts. y la pendiente de la línea que uniría las aristas 100%. En el extremo de las escaleras la altura es la misma, pero la pendiente de esa línea ya sería mucho menor. Pues en el infinito los planos de los escalones formarían un mismo plano, ya que la pendiente sería 0%, pero seguiría habiendo esos 12 cmts. entre uno y otro. Seguramente esta tontería es un clásico o algo, o una estupidez mía, el pensar en un plano con escalones.

  • CAPOTE
    Por supuesto, A sangre fría, una joya absoluta, revolucionaria, creadora de un género literario y que, a mi entender, aportó al mismo, por encima de otros muchos hallazgos, la eliminación casi absoluta de la mano del autor. (Si se me permite el apunte personal, la leí por primera vez, allá por los ochenta, en un balneario de la costa. La dejé olvidada en una playa y tuve que conducir más de cien kilómetros hasta el Corte Inglés más cercano para volverla a comprar y poderla terminar durante mi estancia allí.) Desayuno con Tiffanys, sí, me pareció una entretenida novela, o en realidad una buena Long story short. Sin más. Las Joyas de la Corona, junto con A sangre fría bajo mi punto de vista: Un recuerdo navideño, la mejor muestra de cómo se puede conmover, emocionar al lector con lo sensible sin caer en lo sensiblero, Y, a modo de colofón, algunos de sus Retratos:

    MARILYN: ¿Recuerdas cuando te dije si alguien te preguntara cómo era verdaderamente Marilyin Monroe… bueno, qué le contestarías? […]

    (La luz se iba. Marilyn parecía esfumarse con ella, mezclarse con el cielo y las nubes, disolverse a lo lejos. Quería elevar mi voz sobre los chillidos de las gaviotas y llamarla para que volviese: ¡Marilyn! ¿Por qué todo tuvo que ser así? ¿Por qué la vida tiene que ser tan terrible?)

    TRUMAN CAPOTE: Diría…
    M: No te oigo.
    TC: Diría que eres una adorable criatura.

    Por lo demás, siempre se me ha dado que Capote es un ejemplo paradigmático de cómo dilapidar un inconmesurable talento, el talento reservado tan solo a los preferidos de los dioses, a base de ego, cócteles estúpidos, drogas y bebidas

  • ¡A sangre fría! ¿Es que no saben que en este blog es verdadera devoción lo que NO hay por A sangre fría?
    – – – – –
    Entiendo que si una recta es un tipo especial de curva, una curva no es sino una recta con cierta personalidad rebelde; y un cadáver, un vivo infinitesimal.

    Algún día, en un futuro esperemos que no muy lejano, se descubrirá que la buena alimentación, o la ducha diaria, o circular a más velocidad que la que proporciona un caballo nos ha vuelto locos a todos, acaso desde los años 20, y hemos olvidado que A ≠ B significa, precisamente, imperativamente, que A no es un caso particular de B.

  • Perro: sin acritud. No siempre aquí se viene a hacer metáforas.
    Si los planos de discusión pertenecen a multiversos diversos alguien diría que al ser paralelos sólo se encuentran en el infinito, allí nos encontraremos. (Ojo los planos son casos particulares de superficies curvas, aunque no se comprenda el significado matemático de caso partícular o de límite).
    Pero mientras tanto, como dice Gengis, una curva es un polígono de infinitos lados y eso va a misa.
    Otra historia trascendente es la descomposición del plano inclinado en planos perperpendiculares, oblicuos a él, o como el hombre descubrió las escaleras. Pero sería un berenjenal en el que no merece la pena meterse aquí y ahora.

  • Mezclar “fiction con faction” está prohibido, hombre, hombre…a empezar otra vez por la lección 1ª.

  • Mi campaña contra el azúcar ya alcanza dimensión mundial. Leo titulares como: “el azúcar será el tabaco del siglo XXI”.
    Lo explicaré una vez mas. Todas las células necesitan glucosa como fuente de energía, por ello el organismo está capacitado para producirla a partir de la grasa o del glucógeno, es decir, no necesita obtenerla de una fuente externa. La ingesta excesiva de glucosa y especialmente fructosa (los componentes del azúcar) descompensa el metabolismo al ser necesario producir un exceso de insulina y un acúmulo de grasas que nunca son requeridas para convertirse en glucosa.

  • El País habla del conocido desprecio de Franco por Primo de Rivera y «saca a la luz» una novia de José Antonio. Dice el periodista, Ruiz Mantilla: «Ni en Google, ni en los índices onomásticos. El rastro de María Santos Kant no aparece en ninguna de las biografías consultadas. Es un misterio para los expertos». Anda, majo, mírate El hombre al que Kipling dijo sí, de José Antonio Martín Otín. El «rastro», el «misterio», los «expertos», vienen a ser en las noticias de periodistohistoriadores lo que «desembarco» o «arrasa» en las noticias de cultura española en el extranjero.

  • Notición de alcance: hay una tesis que apunta a que, quizás, acaso, no es imposible que El Conflicto Vasco consistiera en una banda de criminales intentando imponer sus escasas y lamentables ideas políticas a base de hostias.

    Precaución: Aizpeolea on board.

  • Buscar y rebuscar entre papeles viejos sobre la Guerra Civil le otorga a uno privilegios inigualables en relación con la verdad de los hechos. Cuando uno indaga en profundidad sobre los protagonistas de aquellos años, con dedicación comparable a la obsesión, desde un punto de vista casi intrahistórico, los nombres –los hombres– dejan de ser una simple notación en el índice onomástico de los libros de Historia: ya no son elementos deshumanizados que puedan servir de piezas intercambiables en función de intereses políticos o académicos. Se miran con lupa las fotografías, se escanean y se amplían, se estudian hasta las sombras para saber a qué hora pudieron ser tomadas, se insiste en los archivos, se comprueban los posibles errores de clasificación, se apega uno a los nombres que surgen aquí y allá y se tira de múltiples hilos, se va por los caminos que parecen seguros y se regresa de los que no llevaban a ninguna parte, se gasta el tiempo y se gasta el dinero, se contrastan las informaciones obtenidas, se cruzan documentos de dudoso origen para exprimir al máximo todo atisbo de verdad.

    Amor Nuño

  • 12 de marzo de 2015 a las 02:47 GENGIS KANT
    Nadie piensa en Dios cuando oye que son paralelas aquellas rectas que se cortan en el infinito.

    Yo sí. Yo pienso que esta definición se le ha ocurrido a alguien que no sólo cree en Dios sino que intenta observar o pensar como cree que observaría o pensaría Dios. Es muy ingenioso. Tanto como lo que hace Borges. O como hacía Asimov. ¿Cómo percibiría, pensaría o sentiría un ser gaseoso de una especie con tres sexos? Crea extrañamiento en el lector, le abre la mente y por un acto de pura imaginación cree ver cómo dos líneas paralelas tienden a confluir a la altura del agujero negro situado a la salida del Universo, la primera a la derecha pasando por Andrómeda (y procure no despistarse que va a la velocidad de la luz).

    No me parece mal el recurso al pensamiento metafórico (es un decir) cuando hay que llenar el enorme hueco de la ignorancia. Es lo que venimos haciendo con éxito notable.

    Los astrofísicos, la rama poético-telescópica de la ciencia, conjeturan universos paralelos, luces oscuras, antimaterias y agujeros de gusano para explicar lo incomprensible. Muy bonito, pero a la hora de construir el telescopio, cuando le dan instrucciones al mecánico, no le dicen que lo construya con antimateria oscura ni sitúe las lentes en planos pseudoparalelos cuyas líneas se crucen en Sebastopol. O sea, que insisto, el lenguaje metafórico para el arte y para los curas. O precisando a Leibnitz, dos líneas son paralelas cuando sus puntos equidistantes no se cortan ni en el infinito. Ni más allá.

    Nota: ¿No estaremos confundiendo las líneas paralelas reales con las de la geometría de la perspectiva que, esta sí, dibuja un punto imaginario en el cual confluyen las paralelas? O dicho de otra manera, ¿creemos que el infinito es el punto donde deja de ver nuestro ojo?

  • No, si ahora va a sentar cátedra, de lo que ni sabe ni entiende, el primer deshuellacaras que pasa por la calle. ¡A mí la Legión!

  • 12 de marzo de 2015 a las 10:36 MERCUTIO
    Notición de alcance: hay una tesis que apunta a que, quizás, acaso, no es imposible que El Conflicto Vasco consistiera en una banda de criminales intentando imponer sus escasas y lamentables ideas políticas a base de hostias.

    El fin de ese informe es establecer un relato objetivo de los hechos alejado de las interpretaciones políticas, incluidas las de Aizpeolea. El informe, por tanto, no utiliza los recursos líricos habituales, como llamar “expresión del conflicto” a los asesinatos ni ninguna de las mandangas habituales del nacionalismo. Es un informe serio.

  • 12 de marzo de 2015 a las 09:37 TIPO MATERIAL
    Perro: sin acritud. No siempre aquí se viene a hacer metáforas.
    Si los planos de discusión pertenecen a multiversos diversos alguien diría […]

    Hasta aquí puedo leer. De momento me quedo en este universo y, concretamente, en este planeta. Que hable con alguien un astronauta.

  • Brema, tu reseña es antológica, pero es más que eso, es un artículo de opinión magnífico. Lo mejor que te he leído hasta la fecha. Voy a recomendársela ahora mismo a los historiadores que han preparado el informe sobre el terrorismo.

  • Luego de mirar la Wikipedia, fuente de todo saber, veo que esta idea de que las paralelas no se juntan no es una verdad evidente y que hay geometrías no-euclidianas en las cuales sí se juntan en un extremo y se separan indefinidamente en el otro, sin que se violen los demás principios de la geometría. Tenía noticia de que existían por el asunto de la navegación, que se hace sobre una esfera.

    Hay geometrías euclidianas (un plano), no euclidianas (superficies curvas elípticas e hiperbólicas) y las de Riemann, en las que la curvatura es variable. Si no he entendido mal la realidad se ajusta a esta última que sirve para el espacio-tiempo curvado de la teoría de la relatividad. Riemann habla de tensor de curvatura que debe ser cuanto de curvado es el espacio en un punto.

    Digo esto, sin entenderlo del todo, porque al final la chorrada que puse ayer de que una curva es una recta en tensión parece que tiene sentido y me voy a tomar un café para celebrarlo.

  • Creo que podemos hacer una interpretación sintética sobre A sangre fría que no exalte a nadie. Téngase en cuenta lo que ha dicho Zeppi:

    “Y ya que estamos en ello, varios libros de Truman Capote podrían figurar en mi selección de la mejor novela del siglo XX. Así, a bote pronto, esta misma, Breakfast at Tiffany´s. Por supuesto, A sangre fría, que tiene algunos de los mejores párrafos sobre USA que he leído. O El Arpa de hierba (más bien un cuento que una novela).”

    Y lo que dice Gómez:

    “Por supuesto, A sangre fría, una joya absoluta, revolucionaria, creadora de un género literario y que, a mi entender, aportó al mismo, por encima de otros muchos hallazgos, la eliminación casi absoluta de la mano del autor.”

    Es decir, que podemos afirmar sin ningún problema que “A sangre fría” es una buena novela.

  • Yo tampoco. Las prevenciones de Mercutio y el Marqués (y, en general, de los lectores de Arcadi Espada) sobre “A sangre fría” son muy antiguas y venimos hablando de ellas desde hace años. Se basan en la vieja discusión sobre la mezcla de hechos y ficción. Pero me ha parecido entender que tanto Zeppi como usted alaban esta obra de Capote como una gran novela del siglo XX. Me parece que desde ese punto de vista, no hay mucho que discutir. “a sangre fría” es una gran novela.

  • Ah…. Perro. No lo entendía muy bien. Entonces me callo… Se refiere a hechos verdaderos como los de El diario del año de la peste, por ejemplo.

    ***
    A propósito de A sangre fría, y sin demasiadas ganas de discutir:

    En toda mi vida solo he conocido a una persona a quien me atreva a calificar de “genio”. Hace más de treinta años que nos vamos viendo, aquí y allá, siempre por azar: suelo encontrármelo casi cada domingo en el Mercado de San Antonio –con una mochila (él) repleta de libros a cuestas–, y nos paramos a charlar unos minutos de literatura. Conoce a casi todos los autores habidos y por haber y, por regla general, me pega unas palizas terribles. Todavía recuerdo, por ejemplo, y a esto iba, comentar con él A sangre fria (hablo de finales de los 80) y manifestarme su extrañeza por el hecho de que nadie hubiera escrito –o rodado una película– sobre los cinco años, que uno puede imaginar sin ninguna dificultad agónicos, en los que Capote nunca supo si de verdad tenía una novela. Primero esperando que atraparan a los asesinos, y cuando esto sucedió, sabiendo, a pesar de la amistad que trabó con ellos, que si no los ejecutaban muy probablemente nadie iba a leer su libro.

    Muchos años después de nuestra conversación esta película se rodó. Y fue una mierda, claro.

  • Perro, no confundo las paralelas reales con las de la geometría porque sólo existen las segundas. Como sólo existen circunferencias en ese ese campo. Ni en el mejor taller de Baracaldo son capaces de fabricar una esfera cuya superficie entera sea completamente equidistante del centro.

  • Mac, tengo entendido que las geometrías no euclidianas conocidas -se junten en un punto o en infinitos- son tan coherentes como la euclidiana; tan existentes como ella, cabría decir, y ello aunque ninguna de las mismas se acoplara a la física vigente. Tampoco más por el hecho de acoplarse. La de Euclides tiene la singularidad de coincidir con la forma humana de ver las cosas. Estamos hechos de tal modo, que percibimos las cosas euclidianamente.

  • 12 de marzo de 2015 a las 13:48
    Perroantonio

    En mi caso, correctísimo todo. No la he leído en inglés y por lo tanto no puedo decir que sea la repolla, pero traducida es una gran novela. Lo que no puede ser es periodismo. Ni nuevo, ni viejo, ni mediopensionista.

  • No se sabe muy bien la razón de por qué los gobiernos encargan, y se supone que pagan, informes que luego no difunden. Tras rastrear en la red no he conseguido encontrar el famoso Informe Foronda, encargado por el Gobierno Vasco, del que viene hablando la prensa, reclama su difusión algún partido político pero nadie se molesta en difundir entre los ciudadanos. Debe ser cosa de la transparencia esa. Así que luz y taquígrafos.

    http://perroantonio.com/2015/03/12/informe-foronda/

  • Ya dije que a cierta edades hay que dejarse de florituras innecesarias como leer novela actual o hacer el amor en decúbito prono. Hay que centrarse en lo esencial que es conocer el verdadero relato de los acontecimientos, no la “novela” que nos tratan de colocar los exégetas de cualquier régimen. A este respecto brillan hoy los nuevos relatos sobre ETA y Paracuellos que hemos conocido, hijos de una investigación exhaustiva. Es en este contexto donde rechina el falaz Capote, borracho y mentiroso, a fuer de escribir como Dios.

  • Gengis, efectivamente vemos el mundo así. Confesando mi ignorancia y repitiendo lo que he entendido, la geometría euclidiana, la hiperbólica y la eliptica son casos especiales de la Riemann en los que la curvatura o bien no existe o bien es constante; y todas ellas son correctas o al menos consistentes. Pero para mandar satélites al espacio y calcular sus trayectorias usan las matemáticas de Einstein que son geometría de Riemann. Lo que ocurre es que a una escala mínima esa curvatura es mínima y despreciable, como el retraso del reloj por la velocidad viajando en coche.

    Siguiendo con la broma, reformulo para decir que una recta es una curva sin tensiones, que aparenta más exacto.

  • 12 de marzo de 2015 a las 14:13
    GENGIS KANT
    Perro, no confundo las paralelas reales con las de la geometría porque sólo existen las segundas. Como sólo existen circunferencias en ese ese campo. Ni en el mejor taller de Baracaldo son capaces de fabricar una esfera cuya superficie entera sea completamente equidistante del centro.

    En Baracaldo ya no fabrican nada, pero en Eibar (http://www.tekniker.es/) son capaces de hacerle una esfera cercana al ideal cuya superficie sea equidistante del centro, micras más, micras menos.

  • Lo único sensato que he leído sobre el terrorismo, vasco y no vasco, es un librito, de papel y encuadernación cutre, que regalaron con Cambio 16 llamado “Manual del buen terrorista” escrito por García Damborenea, quien acabó, a su vez, condenado por terrorismo de estado en el caso GAL.
    No es una maravilla ni en profundidad ni en estilo, pero sí en perspicacia y en su día me resultó de lo más revelador.
    Veo ahora que vende un “Nuevo manual” en Amazon.

  • Si yo pensara que los objetos geométricos -de los aritméticos no digo nada- son abstracciones, admitiría gustoso que las chicas me llamaran retroplatónico; si lo que pensara fuese que son objetos materiales, captados por los sentidos, no rechistaría si me trataran de empirista. Pero no creo ninguna de las dos cosas. Me convence más la idea de que son objetos concretos a la vez que inmateriales.

    Sobre los números no se me ocurre siquiera por dónde comenzar a pensar, a diferencia de Platón, que negaba que los números corrientes y molientes, los usados para hacer cuentas, fueran ideas; tampoco, cosas tocables. Serían seres intermedios, según él. Pero esto, que rompe el esteretipo sobre un dualismo platónico: el mundo de las ideas y el de las cosas sensibles, no se suele contar, seguramente por la presión de intereses económicos muy poderosos.

  • Está cayendo casi de un tirón, entre gestión y marrón.
    (El nuevo manual del buen terrorista)
    Gracias MGaussage.

  • Gracias por el documento, Perroantonio. Es Vd. un pozo de sabiduría que regala las aguas de su conocimiento sin portazgo ni arancel.
    – – – – –
    Coño, Gacho, qué coincidencia. A raíz de la lectura inicial del informe Foronda venía justamente a este blog, ahora mismo, a traerles una definición recursiva de ‘terrorista’ que se me ocurrió el otro día y someterla a su severo juicio, y me pone Vd. el caramelo en la boca.

    Terrorista es quien no diferencia entre soldado y terrorista.

    Ahí la dejo. Jueguen Vds. con el animalito, si gustan.

  • (Es que yo ahora no puedo, porque me he descargado el informe Foronda (190 pag) y me lo estoy leyendo interclando entre unas cosas y otras.
    Pero)
    Aunque así de entrada: en las definiciones no puede venir el concepto a definir; esa definición parece un pendiente de la vaca que rie, ¡coño!: infinito)

  • Tengo la tarde por delante para pensar por qué, si no me arredra la barbaridad de creer que existen unos objetos geométricos inmateriales a la vez que individuales, cayendo de este modo en una especie de filosofía paleoplatónica, una suerte de platonismo soriano, más apto para el consumo de cabreros prehistóricos -valga la redundancia- que para la mentalidad refinada de, pongamos como ejemplo, la Crotona del primer milenio a.C., me da mucho más apuro tener la misma opinión sobre los números, a modo de cosas de una naturaleza tan plural y concreta como las piedras con que aquellos pastores arrearían a cabras y mujeres, aunque inmateriales e iguales entre sí. ¿Qué me costaría pensarlo al menos en este blog?

  • Ya hay quejas de que vaya a haber aviones en el aeropuerto de Castellón. Al parecer son de los mismos que se reían porque no los había.

  • Marqués, Perroan, gracias, escuetamente gracias, como corresponde al laconismo militar de nuestro estilo.

    Lo de RdL no es una reseña: está en el blog porque pretendía ser un artículo de opinión. En una reseña habría ahondado en las sombras de Chaves Nogales y en los responsables de las matanzas de Madrid que se fueron de rositas: los socialistas. Los mismos que fueron rehabilitados hace pocos años por Zetaperro, el de la memoria histórica.

    Marqués, Petón es quizá el mejor escritor que tiene España en estos momentos.

    Merc, no estoy de acuerdo con tu definición de terrorista: incluye a quienes yo considero paraterroristas o filoterroristas, y a gran parte de la población de las Vascongadas y a un más que nutrido grupo de conciudadanos españoles.

    En esto de la curva yo me quedé en la lección uno: que significa «puta» en polaco.

    Gacho, hazte amante mía en el FB, que no te localizo.

  • Anoche, en La Uno, en el debate sobre el Papa puso AE el dedo en la llaga llamando la atención sobre la vaguedad de las palabras del argentino. Le respondieron que no incumbe a su altísima misión entrar en detalles. Tienen razón. Lo raro es que, cuando se ponían a comentar tanto mensaje etéreo, tanto nimbo y tanto cirro, sus glosas eran aún más vaporosas que lo glosado. Natural tratándose de gente tan así.

  • Por no hacerme caso a mí mismo: el El hombre al que Kipling dijo sí se habla de las dos amantes de Primo de Rivera, pero no aparece el nombre de María Santos. Qué espabilao de los cojones que soy a veces.

  • De todas formas: la amante sin nombre vivía en la calle Santa Engracia y su familia tenía tierras en Ávila y Extremadura. Delgada, rubita.

  • Vaya, lo comentarios que hacéis son de verdad interesantes, a veces.
    Sobre la iglesia del buen suceso, en la que se ambientaba un reciente bastante bueno, hay alguien que ha publicado un un estudio muy completo