El anarquista enamorado, 4: La selección de canciones de Manuel Pardiñas

anarquista bso
Por Claudio Sífilis.

Era media mañana. El Druida caminaba sin dirección y pasando por la Calle del Correo reparó en un local llamado «La Casa de las Torrijas» que llamó su atención. Tras unos segundos asomándose a la puerta se decidió a entrar.
A la izquierda estaba la barra desde donde atendía el camarero.
—Una torrija y un café con leche, por favor.
—Lo siento, no tenemos café.
—Vaya, entonces, ¿con qué se toman las torrijas aquí?
—Lo normal es acompañarlas con un vino.
—Vaya. Me acabo de levantar y no me apetece vino.
Miguel reculó hacia la puerta para salir. El camarero comentó:
—¡Hay que joderse!
Antes de salir se quedó mirando uno de los espejos decorados que cubrían las paredes de la casa, leyó un texto sobre «el As de los Vinos» y una ilustración de principios del siglo XX con una mujer sirviendo un vino a su esposo.
—¿El As de los vinos? ¿Es ese el vino que pones con las torrijas? Nunca he oído hablar de él.
—Sí, es vino dulce. Es reconstituyente.
—Bueno, entonces, ponme una torrija y un vino de esos.
El camarero pinchó una torrija con un tenedor y puso ambos en un plato encima del mostrador. Mientras llenaba el vaso de vino, Miguel observó con curiosidad su sonrisa temblorosa. El camarero, al ponerle el vaso, le dijo:
—Es vino de iglesia, mistela, le servimos a muchos curas.
—¿Y no viene mucha gente y pide un café y una torrija?
—Es que no tenemos café.
Como el camarero parecía ofendido, Miguel se apresuró a contar una anécdota:
—Yo no he bebido nunca vino de misa. Pero uno de mi pueblo, que fue monaguillo, sí. Él y el hijo del molinero, se comían las hostias y se bebían el vino del cura. Una vez, me contó, se habían bebido todo el vino y ya estaba el cura vestido con la sotana de decir misa. Toda la iglesia llena, porque entonces todavía iba la gente a misa. Y justo antes de empezar la misa el cura se dio cuenta y soltó: «¡Copón, si no hay vino!». Y salió corriendo de la iglesia, cogió la moto, y se fue al pueblo de al lado a comprar vino.
Mientras Miguel luchaba por partir la torrija con el tenedor y saboreaba el vino, el camarero salió de detrás del mostrador, se asomó a la puerta de entrada y después se dirigió al fondo del bar, iba olisqueando algo, y finalmente desapareció. «¡Vaya hombrecillo!», pensó Miguel, «parece un ratón, lento y tranquilo, se diría que no se atreve a salir a la calle por miedo a que un gato lo atrape y acabe con él de un bocado».
Miguel se quedó solo, porque no había nadie más en el bar, mirando los utensilios y los espejos. «La casa de las torrijas, fundada en 1907», leyó escrito sobre un espejo. Allí vio el reflejo de sí mismo:  no encajaba, llevaba sombrero, su rostro era una calavera y, en lugar de chubasquero, llevaba abrigo.
—Yo a ti te conozco —dijo Miguel—. Conozco tu cara, aunque no sé tu nombre —añadió.
La imagen se fue acercando, abrió la puerta en la que estaba el espejo, llegó hasta el Druida y le extendió la mano.
—Me llamo Manuel Pardiñas.
—Yo me llamo Miguel.
Se dieron la mano. La mano del tal Manuel era la mano de un esqueleto. Manuel pasó por debajo del mostrador y se preparó un vino seco y un plato con un trozo de bacalao rebozado. Dijo:
—El mejor bacalao de Madrid, al menos eso dijo aquí una pareja la semana pasada. No sé si será verdad, pero si sé que en muchos sitios se ha perdido la calidad de cuando se hacían las cosas a mano, con paciencia, artesanalmente. Al hacer las cosas de manera industrial se pierde mucho.
—¿Es bacalao en salazón?
—Sí.
—Es un bar muy bonito y antiguo, de 1907 pone allí.
—El bar más grande está aquí cerca, en la calle Cádiz, porque entras por Cádiz y sales por Barcelona.
—Ya. En estas calles han pasado muchas cosas. En esta misma, la calle del Correo, fue el primer atentado de ETA contra la población civil.
—Sí, una canallada —dijo Manuel Pardiñas.
—Por cierto, llevo un rato pensando, tu nombre me suena, es famoso.
—Tuve mi minuto de gloria, salí en los periódicos, pero ya hace mucho tiempo.
—¿Sí? ¿no serás tú el General Pardiñas, el de la calle que está en el barrio de Salamanca?
—No, ese no soy yo.
—¿Entonces, por qué dices que eres famoso?
—Yo soy el que mató de a tiros a José Canalejas, presidente del Gobierno de la época del rey Alfonso XIII, aquí, en la plaza de Sol. Hicieron una película de su asesinato y entierro. A mí me interpreta Pepe Isbert, que fue su primer papel en el cine. Las imágenes del entierro son reales. Ahora Canalejas está enterrado en el panteón de hombres ilustres de la Basílica de Atocha, que construyeron para él. Yo no pude escapar, me pegué un tiro en la cabeza antes de que me cogieran. Si yo hubiera escapado habrían decretado estado de excepción y habrían encarcelado y torturado a tres mil. En aquella época los pobres y los ricos no nos podíamos ver, se puede decir que nos odiábamos. Los ricos pensaban que eran ricos porque Dios así lo había decidido y que los pobres lo eran por castigo de Dios. Pero las ideas son incluso más influyentes que el odio. En mi época se mataba a los hombres por sus ideas, porque había que depurar la suciedad de las ideas, fueran fascistas, capitalistas, comunistas o libertarias.
—Yo también soy anarquista, pero sin violencia. En el sentido de hacer lo que me da la gana y no lo que me dicen que haga, a nivel individual. Mis únicos objetivos en esta vida son pasármelo bien y no cagarla. Hay que evitar la violencia ideológica, eso sí.
—El individualismo es lo que le conviene al capital. Si no nos preocupamos unos por otros, todos los tratos que hagamos serán con dinero de intermediario. El verdadero anarquista se preocupas por los demás, entiende los problemas del grupo y coopera, sin importarle su ego ni el dinero, y así consigue ser verdaderamente libre.
—No estoy de acuerdo. El grupo siempre te obliga a hacer cosas que no quieres hacer.
Apuraron los productos que estaban consumiendo en silencio y el esqueleto de Manuel Pardiñas añadió:
—Dejemos la política y vamos a dar un paseo.
Cualquiera que esté encerrado entre paredes y techo y salga la calle puede darse cuenta de este fenómeno que pasa todos los días: el sol hace su prodigio, desde una enorme distancia, con una extraordinaria potencia lumínica, cruza de Este a Oeste por el cielo, haciendo unos fantásticos juegos de luces y sombras. El viento fresco en el rostro y la calidez de la ropa de invierno hacen que la sensación al bajar por la calle sea una maravilla.
El Druida y su amigo se pusieron a representar el asesinato de Canalejas junto a la calle Carretas, jugando. José Canalejas interpretado ahora por Miguel, saluda a alguien y se queda mirando el escaparte de una librería. El asesino, llega, le agarra del hombro y le pega varios tiros en la cabeza. Instantes después Pardiñas se pega un tiro a sí mismo. Repiten la actuación varias veces, y satisfechos de haber hecho un poco el tonto juntos, caminan hacia la Plaza Mayor.
Manuel dice que le apetece escuchar música e invita a Miguel a su casa, que está en la propia plaza. Al entrar en la casa van directamente hasta el balcón.
—Este es un sitio privilegiado. ¡Que magnificas vistas! ¿Cómo has conseguido esta casa? —preguntó Miguel.
—Es una casa bonita, histórica, con magnífica vista. Estoy aquí de okupa, no me quedaré mucho tiempo. Estamos en el balcón de Marizápalos, la Calderona, una de las favoritas de Felipe IV. Me gusta okupar en los Reales Sitios, siempre tienen habitaciones vacías, estuve un año viviendo en el Palacio de Aranjuez, ahora me gusta mucho este sitio. A lo mejor, cuando me vaya de aquí, okupo en el monasterio de la Valfermoso de las Monjas en Guadalajara, que es donde recluyó Felipe IV a la Calderona cuando se cansó de ella. Me han dicho que es un sitio muy hermoso, que el pueblo en el que está también es bonito, es muy pequeño, con un río de agua pura y huertas.
—Felipe IV era amante de las artes y de las mujeres, lo de gobernar se lo dejó al Conde Duque. He leído hace poco un libro de Julio Caro Baroja, «Inquisición, brujería y criptojudaísmo», donde se explica el desastre que fue el gobierno del Conde Duque y la consecuente ruina del imperio.
—Suena interesante, me lo tienes que dejar —contestó Manuel Pardiñas.
—Se dice que Felipe IV tuvo unos 200 hijos bastardos, pero el legítimo fue el que heredó el imperio fue Carlos II el Embrujado, si lo piensas… Y si piensas que la población de España en esa época eran 6 millones, de los cuales 200 eran hijos de Felipe IV, y que ahora somos 60 millones, lo más probable es que todos los españoles descendamos de Felipe IV.
—Estás diciendo muchas chorradas, chaval. Si te callas, te invito a una copa. ¿Qué licor te gusta?
—Últimamente me gusta mucho el Jägermeister.
—¿Qué?
—Un licor de raíces alemán.
—Ya, lo conozco, está bueno. Pero esto que tengo yo aquí es mucho mejor. Voy a preparar dos copas.
Pardiñas abrió un armario y sacó dos copas grandes y una botella de coñac 1866 (o brandy, ya que la marca es española y no francesa). Lavó las copas con agua caliente y sirvió la cantidad correcta, comprobando que al tumbar la copa, el coñac no se vierte y el líquido queda enrasado con el borde. Hay que dejarlo reposar en la copa un rato, con la mano debajo para que la temperatura del brandy se iguale a la del cuerpo humano. Cuando Miguel lo probó no pudo evitar exclamar:
—¡Es delicioso! Yo ya había bebido coñac antes, pero esto es mucho mejor.
—No tiene nada que ver un brandy bueno con uno barato.
—La verdad es que lo que me está pasando no me parece real. Estoy hablando con un muerto. Tengo la sensación de que me he vuelto loco, veo visiones, esquizofrenia tal vez.
—La realidad es lo que percibes por los sentidos, tú me estás viendo, antes me diste la mano, ahora te bebes mi brandy.
—Es todo muy real.

Para completar esta narración, a continuación se presenta el listado de las canciones que escucharon. Algunas están cantadas por el «Coro popular Jabalón», pero otras no. De algunas se extrae alguna estrofa o se hace algún comentario:

01. En la plaza de mi pueblo.
«En la plaza de mi pueblo dijo el jornalero al amo: Nuestros hijos nacerán con el puño levantado».
02. El Trágala.
Canción referente a cuando obligaron a Fernando VII a jurar la constitución, contra la cual dio más tarde un golpe de estado: «Dicen que el trágala es insultante, pero no insulta más que al tunante. Trágala, trágala, trágala perro…».
03. En el barranco del lobo.
Trágica canción cuya letra hace referencia a los muertos del desastre de Annual. En Marruecos murieron 10.000 soldados españoles, la mayoría chicos que estaban haciendo la mili, que era obligatoria a no ser que pagaras. Parece ser que a Alfonso XIII se le ocurrió hacer una incursión militar en el Riff, y algunos generales quisieron hacer realidad el capricho de su majestad, aunque el rey al final no se apuntó a la excursión. Alfonso XIII tampoco quiso ir al juzgado a declarar cuando se lo pidieron.
04. Si me Quieres Escribir.
«Si me quieres escribir y sabes mi paradero, tercera brigada mixta, primera línea de fuego».
05. A las barricadas (versión de los Muertos de Cristo).
06. En el Pozo de María Luisa (Himno Santa Bárbara) – La versión de Nuberu.
07. División Azul (La versión de Toletum).
08. Eres alta y delgada.
«Eres como una rosa de Alejandría, colorada de noche, blanca de día».
«Niña, paso lo noche pensando en ti, por tu amor yo me muero, desde que te vi».
09. No pasarán.
10. Ya Hemos Pasao (por Celia Gámez).
Celia Gámez era una vedete muy conocida, que cantó y grabo esta canción. La letra la escribió Millán Astray, fundador de la Legión, amigo y ferviente admirador de la Gámez.
11. Ay Carmela.
12. Bella Ciao.
13. A Las Barricadas (Himno en versión original de la CNT).
14. Himno De Riego.

Los dos amigos charlaron a ratos mientras escuchaban la música, hasta que empezaron a sentirse cansados. Pardiñas anunció que iba a echarse una siesta:
—Te puedes quedar si quieres, puedes dormir en el sofá, o te puedes marchar.
Pardiñas se metió en la cama y se quedó dormido. Miguel se quedó mirando el cráneo, tenía párpados que cubrían los ojos cerrados. Pensó en irse, pero prefirió quedarse, pensó que a lo mejor no se le volvía a presentar una ocasión como esta de vivir libremente okupando donde le viniera en gana, con un amigo tan interesante. Ya era hora de dejar a su mujer, y aquí estaba más cerca de la mujer a la que realmente amaba.
Miguel se acostó en el sofá con la intención de dormir, pero en lugar de eso se despertó en la Casa de las Torrijas. Estaba sentado en una silla, con los brazos a modo de almohada sobre la mesa. El camarero le agarraba el hombro y le dijo:
—Caballero, no duerma usted aquí. Esto no es una pensión, váyase usted a su casa, por favor.

159 comentarios

  • Varios cargos la llaman la gata Flora porque “si se la metes chilla y si se la sacas llora”. ¿Quién no ha conocido alguna vez una gata Flora?

  • Yo hago unas torrejas que te puedes morir del gusto y de una hiperglucemia.
    Atentos a la receta:
    -Dos barras de pan hueco del día anterior
    -Cinco litros de leche entera pasteurizada (no usar UHT)
    -Tres varas de canela en rama
    -la piel de un limón (intentad que no lleve lo blanco, que amarga) y una tira de piel de naranja
    -media docena de huevos de los supergrandes
    -1 kilo de azúcar
    -aceite de girasol
    -Una olla bien grande
    -una sartén bien grande
    Pones los cinco litros de leche en la olla con la canela y la piel del limón y la calientas durante una hora (No tiene que hervir, para que no perdamos la nata de la leche) removiendo de vez en cuando. (Cuanto más la tengas calentando mejor porque así sabe más a canela). Dejar enfriar la leche o atemperarla.
    Partimos el pan en rodajas en oblicuo para que salgan más grande las torrejas.
    Batimos los huevos en un plato grande y hondo.
    Calentamos el aceite en una sartén en la que pondremos una tira de piel de naranja para que coja sabor (recordad que con lo blanco no). Retirar cuando la veamos dorada.
    En un bol profundo echamos parte de la leche atemperada, y vamos bañando las rodajas de pan en esa leche. Aquí está la clave, hay que dejar muy empapada la torreja, para eso hay que usar las manos y escurrirlas de manera que cojamos la torreja con una mano y la tapemos con la otra haciendo “cacito” sin estrujarla demasiado, para que no pierda la leche, y la mojamos en el huevo batido, la damos vuelta y vuelta y a la sartén, a freírla en el aceite. Cuando esté dorada por abajo, la damos la vuelta y la doramos por la otra cara.
    La sacamos y la ponemos en una bandeja bien grande, y plana…(si no tenéis, pues en platos llanos grandes), en ese momento el pinche tiene que echarle bien de azúcar, por encima, y darle la vuelta y volver a echarle bien de azúcar, hasta que se le cree una costra de azúcar.
    Es mejor que no amontonemos las torrejas, para que no se aplasten, pero si no podéis, pues nada. Cuando las dejéis enfriar, se hará un almíbar que las mantendrá jugosísimas (aunque hay gente que las prefiere secas)
    La primera torreja se deshecha (bueno yo no lo hago, pero no sale tan buena).
    La tradición manda comerlas en Semana Santa con Zurracapote o “Zurra”, pero nosotros somos de ascendencia cantabrona y nos enseñaron a llamarlas “Torrejas” y a comerlas en Navidad, pero ustedes háganlas cuando les dé la real gana.

  • Bonnie, me juego una oreja a que el laísmo le viene de la parte montañesa de la que dice que desciende, que no de su solar riojano como dijo un día. ¿A que sí?
    Qué ricas las torrijas, pero donde estén las tostadas de flanín o la leche fritaaa… (alimentos que no sé confeccionar, solo mendigar).

  • 16 de marzo de 2015 a las 11:31
    PROCURO FIJARME
    Sífilis, narrador original,
    se queda mucho con el personal.

    Cada vez más fan.

  • 16 de marzo de 2015 a las 11:34
    PROCURO FIJARME
    Bonnie, me juego una oreja a que el laísmo le viene de la parte montañesa

    jejejejeje…es que transcribo la receta tal y como se heredó (del boca a boca) de cantabronas a jarreras (aunque he de confesar que yo soy patatera de nacimiento, por circunstancias de la vida…sshhhhhhh)

  • Bonnie, es que en todos los libros pone que históricamente La Rioja distingue el caso (menos una esquinita al west del river Tirón), igualico que Navarra y Aragón. Así que si no fuera así vaya y dígales a los riojanos que se confunden y que a ver si se piensan que van a cambiar todos los libros por un capricho de ellos.
    Se me había olvidado la receta para mendigar leche frita y tostadas de flanín: “Vecina, hermana, madrina (táchese lo que no proceda), qué buenas te salen, a mí no me salen, dame una, se te van a estropear, dame más, ahora traigo unas fuentes que quepan, bueno ya te devolveré las fuentes”. Y luego das las gracias.

  • 16 de marzo de 2015 a las 14:21
    BREMANEUR
    El mundo en vilo ante la reprimenda del Marqués (#azúcar).

    jajajajaja ya me la echó el día que publiqué en el feisbuk la foto de las torrejas de navidad.
    (A mí también me gusta comerlas con el café, como a nuestro Anarquista enamorao.)

  • Está claro que la educación es algo más que elegir y estudiar una carrera. La formación/educación también nos debe enseñar a convivir juntos.
    Como decía la canción de Los Bravos.

  • Además decir que en el ámbito de las ciencias de la salud, las facultades están en su mayoría, copadas por mujeres (por lo menos en España), así que tampoco es muy ajustado ese informe a la realidad.
    Quizás en otras carreras, como las ingenierías sea otro cantar, y sí que haya una mayoría de chicos, ..y ¿Por qué se tiene que dar la paridad en las profesiones? Es que es algo que no entiendo, la verdad.
    Cada uno que haga lo que le gusta y chimpún.

  • Acabo de vivir la experiencia gastronómica definitiva. ¡Ahí te hubiera querido ver, Arcadi!
    En un bareto de un pueblucho de Gerona me he pedido unas albóndigas en salsa (sí un lunes, me muero por vivir peligrosamente) y me las han servido. Notaba yo un regusto que me hacía pensar que me había arriesgado demasiado, pero no, es que eran albóndigas de carne pero la salsa era de sepia, con sus trozos y todo.

  • Para azúcar, el reportaje de ayer de El Correo sobre los bibliotecarios. Cuánto azúcar, qué melosidad, qué empalagamiento.

  • 16 de marzo de 2015 a las 15:14 BONNIE
    Además decir que en el ámbito de las ciencias de la salud, las facultades están en su mayoría, copadas por mujeres (por lo menos en España), así que tampoco es muy ajustado ese informe a la realidad. Quizás en otras carreras, como las ingenierías sea otro cantar, y sí que haya una mayoría de chicos… ¿Y por qué se tiene que dar la paridad en las profesiones? Es que es algo que no entiendo, la verdad. Cada uno que haga lo que le gusta y chimpún.

    Ese que «cada uno haga lo que le gusta» tiene miga, Parker. Es evidente que a la edad en la que hay que elegir carrera es difícil que uno o una sepa lo que le gusta y mucho menos lo que le conviene. Pero no parece estar ahí el quid del asunto, sino en la idea de que los roles sexuales adolescentes en el aula no sólo condicionan el comportamiento sino la elección de los estudios posteriores. En cierta medida, esto es una obviedad: todos conocemos casos de amigos que deciden estudiar la misma carrera para seguir juntos. Lo que yo no había leído hasta la fecha es que hubiera estudios serios sobre que la presión sexual condiciona a las chicas hacia determinadas carreras y a los chicos hacia otras, y que cuando no se dan estas condiciones —es decir, cuando los chicos y las chicas han estado en clases separadas— tanto unos como otras abren su mente y se lanzan hacia otras carreras sin tener en cuenta el sesgo sexual.
    Naturalmente que no hay que buscar ninguna paridad, pero sí conviene preguntarse si el ‘sexgo’ (acabo de inventarme el palabro) en la elección de los estudios y sus futuras profesiones es fruto de decisiones libres o está condicionado. Y qué efectos produce en la sociedad.

  • Hoy me ha invitado una moza a ir al cine. Desconozco si sus propósitos son honestos o deshonestos porque no acabo de ver si tiene intenciones reproductoras, pero quiero comportarme como un caballero y por lo tanto he de refrenar mis instintos. He hecho una lista de cosas a evitar tales como meterla mano o introducirme palomitas en las narices para parecer gracioso. Cualquier otro tipo de sugerencias son bienvenidas.

  • Como estudié en un colegio de curas y en mi clase no había chicas no sé de estas cosas, por eso pido ayuda a los chicos que convivisteis con chicas en la egebé o en anteriores o posteriores sistemas educativos.

  • La película que vamos a visionalizar es Beerman, del mexicano ése que ha ganado a Óscar. Por el título deduzco que es de borrachos de los que disgustan al Marqués. Ruego frases breves contextualizadoras para memorizar y pasar por culto.

  • Bellpuig, meterla todo junto. Me voy a hacer laísta y estoy practicando. Mi experiencia me dice que al meterlas mano ellas la sueltan o chillan como condenadas. Bueno, mi experiencia es que una me soltó un guantazo y otra chilló como una condenada. Gatafloras…

  • (*sexgo* tendrías que patentarla (i registrarla o como coño se diga), Perrian, ¡Es grandiosa! Me encantísima)
    Lo digo en serio.
    Habla con la real -me refiero a la academia, a la RAE esa-.

  • Hace poco colgué en tu página de feisbuk un estudio en el que se decía algo similar. Ponía el ejemplo de Marruecos y como la separación de sexos en las aulas fomentaba la competencia entre ellas y aumentaba su autoestima.
    No me lees PerroAntonio, y eso me entristece.

  • Yo estudié con chicas, Satur. Sólo recuerdo que al regresar de las vacaciones de 5º de EGB todas las chicas (menos la Puri, hoy Garbiñe) habían sufrido una extraña transformación física que las había adelantado al menos dos cursos en lo biológico. Dejaron de hablarnos para pasar a tontear con los chicos del Instituto. Esa desemparejamiento sexual provocaba estimulantes aunque problemáticas relaciones de chuleo mutuos.

  • No me da tiempo ahora a leer lo de la Grieta, Perro, pero este destacado es paradójico:

    Los niños y niñas que han ido a colegios diferenciados tienden a inclinarse por estudios que tradicionalmente han pertenecido al sexo opuesto

    Vamos a ver: tradicionalmente, los niños y las niñas han ido a colegios diferenciados, ¿entonces?

  • No me engañes, Parker. Lo que publicaste fue la noticia de un estudio de la Sociedad Americana de Matemáticas en donde se decía que las mujeres no son peores que los hombres.

  • Lo que me asusta de verdad, empero, Perro, es un enlace que descubro a la derecha:

    NoFap, el movimiento que se propone acabar con la masturbación para siempre

  • 16 de marzo de 2015 a las 16:55 GACHOINLOWERCASE

    ¿Y qué hago después de patentar sexgo? ¿Cobro un céntimo cada vez que alguien la utiliza? (Ya me deberías un céntimo, dicho sea de paso)

    No, hay cosas que no se hacen por dinero. Yo lo regalo todo.

  • Y por favor, si habéis visionalizado el film y sabéis de escenas ígneas, decir en qué minuto para acudir al mingitorio. Como vea una de esas escenas voy a parecer un soldado del cuadro de la Rendición de Breda, con la lanza en alto, y me moriré de vergüenza.

  • 16 de marzo de 2015 a las 17:11 FUNES
    Lo que me asusta de verdad, empero, Perro, es un enlace que descubro a la derecha: “NoFap, el movimiento que se propone acabar con la masturbación para siempre”.

    Tranquilícese. Viene bajo un antetítulo explícito: LOS SUPUESTOS BENEFICIOS DE LA ABSINTENCIA.

  • Parker intenta confundirme, señoría. Y va diciendo por ahí que mi interés en el caso de plagio “Herederos de Marvin Gaye versus Pharrel Williams” por la canción “Blurred Lines” se debe a que he me quedado obnubilado por las (cito textualmente su palabra) “teticas” de las modelos.

    ¿Dónde queda la espiritualidad de la música, eh, Parker?

  • A los «salidos» en mi pueblo los llaman «cubridores». Cubridoooooooor, se gritan unos a otros cuando se ven por la calle o en la pista de baile del discopuf Babieka.

  • Ando por Sevilla, he comido en Manolo Vázquez, excelente local. Inquiero y saco información. El dueño fue la pareja del genial torero, que quiso dejarle el futuro resuelto. Sorprendente noticia para mi, que fui gran admirador tanto de Manolo como de su hermano Pepe Luis. Ahí hubo muscho arte.

  • Satur, antes de empezar la peli suénate los mocos con un billete de 500 euros. Luego déjala hacer a ella. No falla.

  • Satur, no hagas caso a gañanes como Brema. Tú dila al salir de la peli que la influencia de Woody Allen es evidente, que hubo algún momento que te recordó ciertos episodios de tu vida (da lo mismo que sea mentira) que no vas a contarle porque os conocéis poco y que si quiere tomarse unos zumos en algún bar de los de mesas. Y si luego quiere ñiquiñiqui, que lo pida y que en tu casa.

  • Traigo aquí Señoría y señores y señoras del jurado el vídeo en cuestión como prueba A de mi argumentación para que ustedes evalúen si el acusado puede pensar en espiritualidad visionando el mismo.

  • Aporto también, Su Señoría y señores y señoras del jurado, parte de la traducción de la letra de la canción que se corresponde con el vídeo:
    Una cosa que te pido,
    déjame ser al que le arrimes ese trasero
    desde Malibú a París.
    Tenía una zorra (por no decir otra cosa)pero no era tan mala como tú,
    así que, sabléame cuando pases (sácame el dinero),
    te daré algo lo suficientemente grande
    para partirte el trasero en dos.
    Te meneas sobre ellos incluso cuando vistes informal,
    quiero decir, es casi insoportable,
    en cien años no me atrevería, ¿verdad?
    llama a una zorra de Pharcyde, estás pasando de largo.
    Nada como tu último tío, demasiado cuadrado para ti,
    no te da una palmada en el trasero y te tira del pelo,
    así que simplemente observo y espero,
    a que saludes al verdadero chulo,
    no hay muchas mujeres que puedan rechazar a este chulo,
    soy un tipo majo, pero no te confundas, métete dentro.

    Y que quiero que conste como prueba B para el jurado.

  • Con retraso, que ando de culo últimamente:

    Perro, ahora que Varoufuck se está convirtiendo en un icono sexual me está empezando a dejar de gustar. Soy así de rara.
    ***
    Brema, te gustará (lo de Malaquais). Respecto a tu cita, hay algo que nunca falla, ni con hombres ni con mujeres: encuentra una grieta (no ésa, coño, otra) por donde la dama pueda hablar de su infancia, de su primer colegio o de su primer viaje en interrail.
    ***
    Me añade gente extraña en FB. Un tal Malaguita Green Live, por ejemplo. ¿No será alguno de ustedes, no? Venga, salgan del armario.

  • Y que no me venga el Señorito Perroantonio, Su Señoría, diciendo que el cordero en brazos de la rubia es una alegoría a la Adoración del Cordero Místico que pintaron Hubert y Jan van Eyck.

  • oiga Bonnie ya supongo que asusto, pero estará usted o no estará en la Figan esta semana?
    Hombre, hombre, aunque sea una cervecica en el recinto.

  • Ay Adapts! Usted perdone..que le quería haber respondido y se me pasó.
    Pues no tengo intención de ir, más que nada porque me van a destinar a Salud Pública y dejo la Sanidad Animal un poco aparcada. Me da un poco de penica, pero vuelvo al mundo mataderoy sala de despiece.
    Cosas del curro.

  • Me entero ahora de pasada de que no se quién de Ciudadanos ha dicho que están más cerca de pactar con Potemos que con cualquier otro.
    De verdad, que ajco más grande, que difícil lo ponen todo, siempre queriendo rebañar un votico.,

  • A mí no me importa con quien pacten para cada medida concreta, pero sentirse cerca o afín al totalitarismo memo y adanista de Podemos es algo muy grave.
    Ya me han jodido.

  • ¿Quiere hacernos creer la señorita Parker que hay varones (dejando de lado a los habitantes de los suburbios de Los Ángeles) que han leído los subtítulos del vídeo? Imposible. Propongo prueba pericial.

  • (((El descaro inconsciente de la famosa y jovencísima modelo protagonista, de la que no recuerdo el nombre, es una de las cosas mas pecaminosas que he visto nunca.
    (Cando lo traje yo, el video, nadie se conmovió. A ver.
    Nesecito un poco más de cariño, cony.)

  • Mis contradicciones me entretienen. Iba a decir que me hacen humano o algo así, pero la realidad es que me dan material para reilme tontamente de mi mismo. No hay mucho más Bellipus, la verdad.

  • Si antes la miento, antes me la encuentro.

    He coincidido en El Corte Inglés con la Morena.

    Yo bajaba de la sección de discos, que aquí han colocado en el ático, antes, supongo, de encomendarla al Altísimo, tan pocos venden. Ella bajaba un tramo de escaleras mecánicas por delante de mí. Al llegar a la planta baja la he alcanzado, pero entonces me he dado cuenta de que la acompañaban dos amigas y me he cortado (o ése es el pretexto que la timidez me ha procurado). No obstante al desviarse para la sección de perfumería, la he saludado, “Hola, Aurora”, y ella, que ya me había visto de reojo, me ha contestado, “Holaaaaa … [no me acuerdo de tu nombre]”, dedicándome de paso la sonrisa más maravillosa que ha visto Córdoba y parte de la Vía Láctea. Hoy, además, estaba guapa de dolerle la cara.

    La próxima vez que me la encuentre “la” digo algo.

  • El paso de las torrejas a las teticas en los comentarios ha sido fascinante.
    Releída la receta repostera sustituyendo las palabras ésta cobra un nuevo y turbador significado, casi premonitorio. Un juego inocente o quizá no tanto.

  • 16 de marzo de 2015 a las 19:57 BONNIE
    Y que no me venga el Señorito Perroantonio, Su Señoría, diciendo que el cordero en brazos de la rubia es una alegoría a la Adoración del Cordero Místico que pintaron Hubert y Jan van Eyck.

    Señoría, me he visto obligado a visionar diez veces más el vídeo para descubrir el maldito cordero. Resulta que lo llevaba en brazos una señorita rubia en la que, hasta entonces, tampoco me había fijado. Pido la absolución, señoría, y que la señorita Parker corra con los gastos del juicio.

  • No más para decir que el comentario del señor Antonio sobre las mujeres bebedoras de infusiones es ofencsivo. Muchas mujeres indígenas infucsionamos yerbas como nos enseñaron nuestras abuelas y le pido respeto para nuestras culturas de todos los pueblos.

  • “La inclinación de los seres humanos a conducirse como si no lo fueran es la base de la paradoja de Epicuro que dice que si Dios quiere evitar el mal y no puede no es omnipotente, y si puede y no quiere no es benevolente. Y si ni quiere ni puede prevenir la maldad entonces es canalla e impotente y por lo tanto no es Dios. Epicuro, en todo caso, se murió de piedras en el riñón”.
    MARTÍN OLMOS.

  • UN MUNDO FELIZ
    Durante la comida del sábado surge un tema interesante que ofrezco gratuitamente a los periodistas presentes para que se luzcan en sus investigaciones. Hablamos de los deportes de alto riesgo, con esos tipos que hacen escaladas imposibles, vuelan con traje aéreo, hacen maratones en el desierto, ultramaratones de 100 millas (160 kilómetros) o se sumergen en apnea hasta los tantísimos metros. Uno de mis amigos, especialista deportivo con conocimiento de causa, ofrece el dato atroz: esos tipos suelen durar una media de diez años en sus deportes de riesgo, la mortalidad es altísima. Nos quedamos un poco sorprendidos, porque si bien suelen gotear las noticias de escaladores muertos en accidente, es más raro enterarse de las demás. La razón quizá sea que los telediarios suelen acabar con imágenes de tipos descendiendo en bicicleta desde la cumbre de Machu Pichu, pero nunca con las imágenes de cuando se rompen la crisma. No sé si alguien se ha molestado en estudiar las cifras de mortalidad de los ultradeportistas pero sería interesante conocer el lado oscuro. No creo que nos vaya a ofrecer los datos la Federación de Puenting.

  • Perro, dos cosas le quiero decir; que Martín Olmos es un género literario él solo en por sí y que hasta las monjas antes que monjas son mujeres, sujetas a las apreturas de la carne y las asechanzas del pecado, en el que caen decúbito prono unas veces y supino otras.

  • Satur, Saturnino, a lo mejor llego tarde, pero mi consejo es que mire a los ojitos a la moza entre tanto le mete una conversación entre muslo y seno así como no quiere la cosa.

  • Pues estaba yo muy tranquilo porque al fin y al cabo no era yo el muñidor del encuentro y tenía en mente los consejos de Mert, pero tras el visionalizado del flim y mientras sorbíamos unos refrescos en un bar con mesas, pensé que podría hacer uso de la sabiduría del Marqués, así que con cautela pregunté, «desde el punto de vista teórico», si le gustaba más practicar el acto en decúbito promo o en decúbito supremo. Le quedaba aún un palmo de refresco, pero se lo bebió de un trago sin contestarme y abrevió las cortesías propias de la despedida. Gracias a todos por participar, especialmente a Pi, que a lo mejor otro gallo hubiera cantado de haberla leído antes. El resto de las chicas mal, porque no me habéis ayudado nada, muchas gracias, eh, muchas gracias.
    «Beerman» es un truño de peli. Además no se entiende el título porque sólo hay dos escenas donde el protagonista, el de «Backman», se toma una cerveza.

  • ¿La mejor acotación teatral? Pues la del extraordinario final de Esperando a Godot:

    Vladimir: Entonces, ¿nos vamos?

    Estragon: Sí, vámonos.
    (no se mueven)

  • 16 de marzo de 2015 a las 22:23
    PERROANTONIO
    Señoría, me he visto obligado a visionar diez veces más el vídeo para descubrir el maldito cordero. Resulta que lo llevaba en brazos una señorita rubia en la que, hasta entonces, tampoco me había fijado.

    Claaaaaaaaaaaro Señoría, porque es a la única que no se le veían las teticas con el cordero ahí colocado..por eso no se ha fijado el malandrín.
    Si en realidad hubiese una sola pizca, un solo gramo de espiritualidad en Perroantonio, lo primero que hubiese hecho es fijarse en el Cordero Pascual y cantar el Aleleluya.

  • 16 de marzo de 2015 a las 22:10
    MGAUSSAGE
    El paso de las torrejas a las teticas en los comentarios ha sido fascinante.
    Releída la receta repostera sustituyendo las palabras ésta cobra un nuevo y turbador significado, casi premonitorio. Un juego inocente o quizá no tanto.

    El día de Santa Águeda, santa con muchos fanes en Zaragoza, las pastelerías deleitan a los mañicos con las teticas o reliquias de Santa Águeda.

  • Vayamos por partes, ahora llamados telediarios:

    -La videoseñorita en cuestión, que conjuga raramente el erotismo mismo de su cuerpo con una graciosa torpeza en el bailar, es Emily Ratajkowski. Hasta haberla visualicionalizado, hace unos meses, pensaba que no me gustaban las macizas con cara de tonta. Nunca es tarde para encontrar esos pequeños errores en nuestras introspecciones. Creo que salen un par de chicas más, pero por más que miro no las veo. Les dejo aquí su nombre por si quieren buscarla en la Britannica, los archivos de la PNAS o Google Images.

    -Hace ya algo más de una década, ay, que una mozuela que me entretenía y agasajaba tuvo a bien regalarme un salto de puenting que, por mor de la emoción, luego se convirtió en dos, y si no fueron más se debió a que cada uno de los brincos costaba dinero. El experto que nos acompañaba, dirigía, amarraba y, en fin, empujaba, me contó luego que había dejado de practicar la bonita suerte acrobática cuyos placeres adrenalínicos había yo gozado. Miedo puro y simple, me dijo. Después de muchos años de escalar, saltar, planear, balancearse y, en fin, practicar toda suerte de artes caprinas, el tipo había llegado a la conclusión de que conocía a demasiados muertos y tullidos y que quizá había sido bonito mientras duró, pero que no volvía a ponerse un arnés y saltar desde un puente, o atarse a una cuerda para trepar por una pared, salvo causa de fuerza mayor. Me sorprendió mucho la naturalidad con la que lo decía después de haberse embolsado el dinero y haberme arrojado hasta dos veces por el ominoso pretil sin pestañear.

  • El de 1984 también mola, Gómez, pero no lo transcribo copio por no spoilear.
    Bueno sí, qué coño, si alguien no ha leído 1984 no sé qué hace por aquí:

    Amaba al Gran Hermano

  • Hoy he puesto radio clásica y me he enterado de que ha muerto Juan Claudio Cifuentes “Cifu”.
    Una vida dedicada por y para el jazz. Con él y su Jazz porque sí disfruté de lo lindo. Su voz pausada y característica nos acariciaba desde el estudio y nos explicaba a los grandes hombres y damas del Jazz.
    Se va una de las personas que más sabía de jazz en España y en Europa y un gran divulgador de esta música.

  • 17 de marzo de 2015 a las 09:27
    BONNIE

    La hagiografía dice que a Santa Agueda le practicaron una doble mastectomía a las bravas, por no renunciar a su fe. En Amadeus mencionan los capezzoli di venere.
    Y no sé dónde leí el interesante detalle, pero Luis XV en ocasiones cocinaba en Versalles para sus invitados (cosa que me dejó de piedra) y había mandado hacer copas y les hacía flanes con la forma exacta de las tetas de la Pompadour (cosa que no me extrañó nada).

  • Pues si me hiciera unas copas con la forma de las perolas de la Ratakoski y las llenara de dyc con cocacola me cogería unas ponzoñas que lo mismo me hago un hombre.

  • Nuestro profesor de gimnasia (colegio Decroly, circa 1965) era un antiguo falangista que gustaba ordenarnos una gimnasia de corte militar. Mucha formación, mucha serie de movimientos fundamentales, mucho dar la orden con un rugido y marcar los tiempos. “Brazos en cruz, aroo, uo, dos”. Nunca olvidaré el día que quiso ensayar un nuevo movimiento. Gritó con ese vozarrón curtido a base de fumar Chester: “En decúbito prono, aroo, uo, dos”. No se movió ni Dios, jamás habíamos escuchado semejante voz. Tuvo entonces un acceso de muy justificada cólera y la emprendió a patadas con los de las últimas filas, los canijos, acostumbrados ya a llevarse todas las hostias.

  • 17 de marzo de 2015 a las 10:37
    SATUR

    Están las internés llenas de juguetes sesuales copiando tan al milímetro las exterioridades de ciertas artistas y artistos de la cópula que uno no se explica la ineptitud de los señores del museo de cera. Lo mismo si se da Vd. una vuelta están las de la Srta. Ratatuille esa.

  • No comentacionéis, no, no vaya a ser que se os gaste el teclado y luego no podáis escribir porjub (los chicos) y lencería setsi (las chicas) en la barra de direcciones.

  • Juli0, he visto la foto en EP de esta chica tan guapa y he pensado que o es la India o es de su tribu.
    Jabois le hace una semblanza cortita, más cariñosita que a Esperanza Aguirre pero también afiladita: «Teresa ante el primer tren»:

    Por el camino ha coleccionado protestas, manifestaciones y declaraciones con un lenguaje propio y alambicado, vagamente asambleísta, con el que expresar ideas más sencillas de lo que parecen: “Por una cultura libre y desmercantilizada y para la juventud, generar espacios públicos autogestionados por las agrupaciones de cualquier segmento de edad”.

  • Voy a ver hoy Beerman, Saturn, me han dicho que sale Eduard Norton enseñando el trasero aunque nunca estará tan sepsi como en El Club de la lucha.. aún así el que tuvo, retuvo.

  • Ayer visioné La Isla Minina y he de decir que me gustó mucho . La fotografía, los actores, la escenografía. .hasta sale el Dyane en el que casi se mata Perroantonio varias veces.
    Así sí que se va al cine a ver españoladas ( en el sentido cariñoso de la palabra).

  • Hace unos días vi Maps to the stars, sin noticia previa. Hacía años que no tenía un impulso tan intenso de largarme a media película, y todavía no estoy seguro de haber acertado no haciéndolo. Después he leído esta crítica: la describe bien. Me la hubiera ahorrado, maldito subjuntivo.

  • Pestiño, Beerman. Sí, se le ve el culo a Norton pero no se ven ni culos ni tetas de mozas ni hay polis negros. Es una peli de borrachos noyorquinos que sufren y son muy profundos y tal. Entro ahora en el puf Escalibur y te saco a dieciocho como esos. Los actores son buenos y el director y la fotografía son magníficos, pero cuentan una historia que es un truñaco infumable. A cascala.

  • El protagonista tiene un loro ahí to’ tocho que habla con voz cazallesca y que no sé muy bien qué pinta ahí. Es como su yo interior o así. Todo muy noyorkino. En Soria, en Lugo, en Jaén, no pasan esas cosas, a lo sumo tiene uno turis y cardelinas que cantan y que son un primor.

  • Prometo solemnemente que jamás votaré a alguien que se exprese así:

    generar espacios públicos autogestionados por las agrupaciones de cualquier segmento de edad”.

  • Con esas pelis, Satur, me pasa como con los conciertos para piano: el intérprete suele ser la leche, pero el conjunto – desde mi vasta y atrevida ignorancia musical – se me hace un pestiño.

    Es que para mí un concierto sin coro es como un libro sin dibujos.

  • Cuando terminamos de levantar España, cada día, es cuando tenemos ocasión de asomarnos aquí, Satur, ansioso.

  • Como dijo el Marquets, aquí sólo trabajáis él y tú. Los otros seguro que andan hablando de política y de balompié por las redes sociales, como los jubilaos.

  • Jakakajsjkaaaa, me encanta cuando me siento en un bar de esos con mesas, solo, y la chicas jóvenes que están con su novio no paran de mirarme una y otra ves. Me las imagino pensando, sí es mi novio y lleva rastas, pero este otro va con traje y nusë, ¿me estaré equivocando?

  • Qué tendencia tienen los hombres a creerse que les miran por su irresistible atractivo sexual. Es una suerte estar dotado de esa confianza en sí mismo. Si escucharan las conversaciones a sus espaldas, ay. Conocí a uno que andaba convencido de que no había famosa o famosilla o famoseta que no se hubiera planteado hacérselo con él. Erotomanía, se llama. No sabía que para una mujer no existe mayor anafrodisiaco que un hombre bajo. Para una mujer, digo, no para una merluza.

  • Satur, acabo de apostar 60 pavos a que pasamos la eliminatoria. Si además acierto en el pronóstico de que el niño Griezman mete dos goles, me llevo 620 machacantes.

  • Pirate, el día que me pilles el punto será mas apoteósico aún que el día que estemos de acuerdo en política.

    Pero, vamos, que es que estoy mu güeno.

  • Procu, Teresa Rodríguez, que por muy poco no se llama como la modelo que más posó para Romero de Torres, Teresa López (la chiquita piconera), es ciertamente muy guapa, pero le falta el toque cordobés, que sí tiene “mi” Morena, que es de tez más oscura y con un punto exótico, de ahí lo del “India” con el que la nombrábamos. Por lo demás, Teresa Rodríguez sería mucho más guapa si la iluminara la inteligencia. Si no fuera comunista, o sea.

  • Escucho por casualidad a unos músicos quejándose de la vida de músico, aperreada por definición. Puedo asegurar que antaño no eramos tan quejicas. Era una elección consciente, estos quieren ser estrellas del rock o funcionarios. No puedo transcribir la conversación pero estarían de acuerdo conmigo.

  • Ostras, Adapts, le juro que no había leído su comentario. Es que vuelvo de una comida donde el tipo de la mesa de al lado no dejaba de mirarnos, y era evidente que estaba convencido de que le mirábamos porque se parecía -se tenía él por parecido, quiero decir- a Clooney, cuando lo cierto es que pensábamos que su insistencia se debía a que tal vez nos conocía. Lo más cachondo es que tenía compañía femenina. La proverbial vanidad masculina. Prejuicios, seguramente prejuicios.

  • A Juan Claudio Cifuentes le debo en buenísima parte mi afición al jazz, la música que más oigo, y algo también muy importante: haber hecho la carrera en el turno de tarde, mucho más traquilo y despolitizado, y con compañeros más interesantes, debido a que me enganché con su programa en la FM de Radio Popular, que se emitía desde la media noche hasta la 1.00, y luego por la mañana no había quien me levantara.

    Gracias, maestro.

  • piratajenny

    Qué tendencia tienen los hombres a creerse que les miran por su irresistible atractivo sexual. Es una suerte estar dotado de esa confianza en sí mismo. Si escucharan las conversaciones a sus espaldas, ay.

    ¿Los hombres? JAJAJAJA

  • No creo que Millan Astray escribiera la canción, pero la relación de Celia Gamez y él me resulta apasionante. Y los discos de ella son mis favoritos en lo que a musica de revista se refiere.

  • Y me gustan los craneos de los neandertales mas que los del homo sapiens. Yo creo que los documentales de hombres primitivos quedarian mejor con esqueletos que con hombres mono. Y mejor aún si tuvieran conversaciones racionales

  • Pirata Johnny, no podemos permitirnos que nos tumben unos alemanes. Ahora que te tengo aquí: ¿soy yo, que con la proximidad de la primavera achino los ojos para ver a las mozas sin tanto ropaje y se me afila la vista, o Manchulic ha adelgazado diez kilos desde que llegó?

  • La verdad es que el jazz es música de músicos. Resulta árida para cualquiera que se acerque a él por primera vez. Yo nunca escuché los programas de Cifu, pero sé de su trabajo evangelizador. Tampoco se equivoquen, hay mucha tontería también en ese mundo, mucho “soy de Nueva Yort y sufro de existencialismo”.

  • Eso me ha parecido viéndole calentar hace un rato. Estaba algo fondón cuando llegó. – A ver cómo se porta Cani hoy. Como esté bien vamos a empezar a echar de más a Gabi.- Como nos metan un gol nos metemos en un buen lío.

  • La de veces que he pensado que los neandertales fueron la ocasión perdida, porque eran mucho menos sociales que el sapiens. Un mundo en el que la gente no tuviera que estar sonriendo todo el puto día.

  • Llegué a la música para ligar. Para intentarlo al menos, pero mi voz era superflua. Después tocaba para y con los amigos, posteriormente para el público (desconocidos) hasta que me di cuenta de que no les interesaba, que iban a los conciertos a beber, fumar y si la cosa pintaba bien follar, más tarde empecé a tocar para otros músicos, hasta que me di cuenta de que el interés tenía que ser correspondido. Ahora toco para mi, solo.