Asesinato en la comarca de Osona (Un caso de Mc Loma)

LORO&PALAS2
Por Gómez.

GUÍA DEL LECTOR
En un orden alfabético convencional relacionamos
a continuación los principales personajes
que intervienen en esta obra.

ANTOLINA (Lady)
Anciana británica aquejada de narcolepsia.

BERTOMEU
Propietario del hotel donde transcurre la acción.

FLORENCI
Loro de Bertomeu.

MC LOMA (Ricardo)
Hábil detective privado nacido y criado por sus tías en Santa Coloma de Cervelló.

PATTERSON (Geraldine)
Joven esposa norteamericana de Lord Mortadelo.

QUIMETA
Cocinera y camarera del hotel, diplomada en Derecho Internacional por Cambridge y en Derecho Nacional por la Academia Riudellons.

ROCHEBRUNE (Dr. François)
Reputado psicoanalista junguiano canino cuyo ensayo, Neurosis de transferencia en el setter irlandés, permaneció en la lista de los libros más vendidos del mes durante diez minutos.

STOLICHNAYA I CANTALLOPS (NATASHA)
Condesa rusa que pasa sus vacaciones en un balneario de Vic.

TISDALE-BURTON (LORD MORTADELO)
Acaudalado Lord inglés, famoso por comerse dos brazos de gitano, setecientos cincuenta gramos de trufas y unas pastas en presencia de la Reina Madre.

WALDEN (Inspector)
Inseparable compañero, confidente, biógrafo, chófer, mayordomo, amigo y palmero de Mc Loma.

—oOo—

(Resumen de lo publicado: Tras perder la pista de la pérfida baronesa Clarise Jolie Laurent después de que esta asesinara en una pastelería al miembro de la nobleza británica y notorio retrasado mental, Sir Nicolau Newman, el célebre detective Mc Loma decidió abandonar su profesión y dedicarse a la cría de gusanos de seda en su apartamento de Londres. Pero a los pocos días es invitado por Lord Mortadelo Tisdale-Burton —hijo y heredero universal del noble de mismo nombre que también fuera asesinado por la baronesa mientras bailaba la conga en una recepción diplomática— a una cena de gala que se celebra cerca de Manlleu… El círculo de sangre y muerte y sangre y muerte y sangre, pues, se va cerrando hasta cuadrarse…)

Un pavoroso trueno reventó con inusitada potencia en un firmamento espectral justo cuando el inspector Walden, orgullo del Yard y nombrado por tercera vez consecutiva Policía del Mes, terminaba su vivida imitación de una gallina Caperuza Roja de Derbyshire sobre una de las rústicas sillas del Hotel Ambassador de Folgarolas. El anfitrión de la velada, el acaudalado Lord Mortadelo II, se ajustó su monóculo antes de comenzar a aplaudir con un entusiasmo no desprovisto de afectación. Su encantadora esposa, Geraldina Patterson, y la condesa Natasha le siguieron al instante con la celebración. Por su parte, el joven doctor Rochebrune sacó a toda velocidad la mano de debajo de las enaguas de Geraldine para aplaudir a su vez, mientras lady Antolina continuaba roncando, por completo ajena a cuanto la rodeaba, y la rústica Quimeta depositaba sobre la enorme mesa la bandeja con las butifarras que darían paso al moscatel, las pastas y los carajillos. Incluso Mc Loma abandonó por un instante el semblante inexpresivo que lo caracterizaba para atusarse el bigote con un gesto que bien podía interpretarse como de aprobación ante lo que veía.

Sin embargo, un observador atento habría determinado al punto que el detective se hallaba intranquilo, como lo probaba el hecho de que en lugar de uno de sus cigarrillos egipcios de boquilla dorada, llevaba varios minutos tratando de encender con su Dupont de oro una de esas cebollas alargadas a las que los nativos denominan calçots.

Mon ami Walden —susurró al inspector en un aparte—, temo que una tragedia terrible se cierne sobre esta reunión.

—¿Quiere ver cómo imito a un pato, Mc Loma? —le respondió un sudoroso Walden—. El pato lo clavo, se lo aseguro. Una vez, en Coventry, hasta me dispararon unos cazadores que…

Pero el detective interrumpió a su amigo.

—Vuelvo a aspirar le parfum de la muerte, del asesinato a sangre fría.

—Van a ser las butifarras, Mc Loma. Los naturales de estas tierras les echan una cantidad desmedida de pimienta —sugirió Walden. Mas, al advertir el rostro inusualmente agitado de su compañero, preguntó—: ¿Qué le hace pensar una cosa así?

Mc Loma le entregó una pequeña nota, al tiempo que aclaraba en tono fúnebre:

—Alguien la dejó oculta bajo mi bombín.

Walden la leyó:

BOY A KOMETER UN HASESINATO ESTA NOCHE

—¿Qué deduce de la nota? —inquirió Mc Loma.

—¿Que el que la ha escrito no aprovechó bien sus años escolares?

—Observe la doblez de la be, la meliflua curvatura de la ese, esa erre furiosa, la siniestra inclinación de la u, la hache reflexiva pero también resuelta o esa ene amenazadora… En resumen: nos encontramos, sin la menor duda, ante un auténtico génie du crime.

—Puede ser una simple broma, Mc Loma. Además, aunque la diéramos por buena, ni siquiera sabemos quién puede ser su objetivo… —Walden volvió a subirse a la silla para animar a su compañero—. ¿Qué prefiere: un burro, un cerdo o un pato?

—Mucho me temo que Monsieur le cadavre será, si no lo remediamos, Lord Mortadelo.

—¿También lo ha deducido de la letra?

Mc Loma le pasó otra nota, redactada con la misma caligrafía que la anterior:

ME OLBIDAVA: HASESINARÉ A LOR MORTADELO

—Tengo miedo, Walden. Tengo mucho miedo —apostilló Mc Loma.

En ese momento, algo golpeó con fuerza el ventanal. Quimeta, tras descorrer la cortina, se apresuró a abrirla y, cual figura demoniaca surgida de las riberas plutonianas de la noche, el loro Florenci aleteó por el salón y fue a posarse sobre un busto de Palas que presidía la estancia, no muy lejos de Mc Loma. Una vez en ese lugar, el ave parló, y lo hizo con el inconfundible acento de los habitantes de Olot:

—¡MAI MÉS MAI MÉS MAI MÉS!

No bien hubo dejado caer su siniestra profecía, se apagaron al unísono todas las luces del salón.

Y, apenas un segundo después, Lord Mortadelo Tisdale-Burton pronunció a su vez las enigmáticas palabras que serían últimas de su vida y que, de paso, abrirían las puertas al mayor misterio de la carrera de Mc Loma:

—Mejor de húsar que de oso, ¿no?

(continuará)

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓