Simonetta

Simonetta
Wikipedia

En abril de 1469 en la iglesia de San Torpete de Génova, en presencia del Dogo y de la corte, contrajeron matrimonio Marco Vespucci y Simonetta Cattaneo.

Marco era hijo de una acaudalada familia de banqueros florentinos, los Vespucci, íntimos de los Médici. También era primo lejano de Américo Vespucio, quien más tarde sería explorador del nuevo continente que acabaría llevando su nombre.

Simonetta, hija de los nobles genoveses Gaspare Cattaneo della Volta y Cattochia Spínola, había nacido dieciséis años antes, en enero de 1453, aunque no está claro si en Génova o en las aguas de Fezzano de Portovenere (La Spezia), como la leyenda se encargaría de consagrar.

El joven matrimonio se estableció en Florencia coincidiendo con la llegada al poder, tras la muerte de su padre, de Lorenzo de Médici, que sería apodado el Magnífico. La pareja fue recibida en su palacio por los hermanos Medici, Lorenzo y Giuliano, que organizaron una lujosa fiesta en su honor en la villa de Careggi. Siguieron años de amistad y celebraciones y tal vez de amor, pero hay un momento que convirtió a Simonetta en un mito viviente.

Fue el 28 de enero 1475 en la plaza de la Santa Croce en Florencia. Con el pretexto de celebrar la alianza entre Milán, Venecia y Florencia, firmada el 2 de noviembre de 1474, se celebró La Giostra o Torneo di Giuliano (inmortalizado en el poema de Ángelo Policiano Stanze per la giostra). El día elegido coincidió con el cumpleaños de Simonetta. El propio Giuliano de Médici, que participó como caballero en la justa, había elegido a Simonetta como su dama di cuore. Su escudero, Jacopo Pitti, portaba un estandarte con la diosa Minerva, pintado por Sandro Botticelli, en donde se leía en francés el lema «La Sans Pareille» (La Sin Igual).

El torneo lo ganaron Giuliano y Jacopo, pero coronó para siempre a Simonetta. El poeta Poliziano describió así aquel estandarte:

«La dama de Giuliano, la bella Simonetta, representada en forma de Minerva, al pie de brillantes ramas de olivo. En una mano sostiene un escudo con la cabeza de Medusa, en la otra una lanza. Ella levanta la vista hacia el sol. Cupido, de pie junto a ella, atado está al tronco del olivo; su arco y sus flechas se han partido. Personificada está la gloria con que Giuliano se ha cubierto en el torneo y que enciende el corazón de la hermosa».

Simonetta fue consagrada «Reina de la Belleza» y a partir de ese momento su rostro se convertiría en el prototipo de la belleza femenina del Renacimiento italiano y fue inmortalizada, entre otros, por Sandro Botticelli, Domenico y David GhirlandaioPiero di Cosimo. También le dedicarían sonetos el poeta Luigi Pulci y el propio Lorenzo el Magnífico.

Un año después, la noche del 26 de abril de 1476, con apenas 23 años de edad, murió de tisis Simonetta Vespucci. Nueve años más tarde pudo verse su rostro en la obra maestra de Sandro Boticelli, El nacimiento de Venus, que agrandaría aún más la leyenda de su belleza.

Boticelli no dejaría de reproducir su rostro en muchos otros cuadros. 34 años después de la muerte de Simonetta, moriría el pintor, que dejó escrito en sus últimas voluntades ser enterrado a los pies de la tumba de Simonetta en la Iglesia de Ognissanti en Florencia, la iglesia de los Vespucci.

Su tumba aún conmueve a los poetas.

SIMONETTA VESPUCCI

Il vostro passo di velluto
E il vostro sguardo di vergine violata.
Dino Campana

Simonetta,
por tu delicadeza
la tarde se hace lágrima,
funeral oración,
música detenida.
Simonetta Vespucci,
tienes el alma frágil
de virgen o de amante.
Ya Judith despeinada
o Venus húmeda
tienes el alma fina de mimbre
y la asustada inocencia
del soto de olivos.
Simonetta Vespucci,
por tus dos ojos verdes
Sandro Boticelli
te ha sacado del mar,
y por tus trenzas largas
y por tus largos muslos,
Simonetta Vespucci
que has nacido en Florencia.

ANTONIO COLINAS

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓