Mantenimiento percusivo

nevera
Por Mortimer Gaussage.

A la rueda pinchada le damos dos patadas. A la bombilla que no enciende y a la agujita del ampli que no sube, golpecitos con el dedo. A la máquina de tabaco que se traga la moneda la abofeteamos como Ford a la Hayworth.

Ofuscados, esos golpes los damos con energía, esperando confiados que la rueda se hinche o el televisor se repare. Presumimos que esa muestra de poder, confianza y determinación los doblegue. Que la autoridad del gesto acabe con esas molestas manifestaciones de la inherente perversidad de los objetos inanimados. No suele pasar, según las estadísticas, pero insistimos. Pensamos, además, que nosotros somos quienes mejor damos los golpes y por ello no es infrecuente ver cómo los comensales palmean por turnos al atragantado. Sé de una boda en la que todos los invitados por parte de la novia fueron haciendo fila para atizarle al padrino, que falleció azulado y azorado, mirándolos impotente, incapaz de agradecer de viva voz tantas atenciones y muestras de cariño.

Otras veces esos golpes son dados de un modo simbólico y ritual. Son un residuo de barbarie que se nos antoja imprescindible antes de comenzar ciertas actividades, como los que se santiguan al salir al campo o de casa por las mañanas. Por ejemplo el médico, que inicia todos sus diagnósticos golpeando levemente el pecho del doliente al tiempo que aplica el fonendo. O esos golpecitos en la mesa con el bolígrafo antes de explicar por segunda vez a un tipo especialmente obtuso una idea sencilla. O el pulsar, perentorios y exigentes, repetida e insistentemente el botón del ascensor que no viene, elevando los ojos al cielorraso. En realidad sustituyen a unos buenos golpes para desatascar presuntas mucosidades pulmonares o a un par de buenas bofetadas reclamando atención. Que esto siga pasando no es tan extraño puesto que, aquí hasta hace nada y por ahí cerca aún ahora, a los desafectos, traidores y adúlteros, modos abstractos de mal funcionamiento, se les golpea y apedrea en busca de remedio a sus trágicas condiciones.

Sólo en casos extremos acudimos a otro tipo de soluciones. Sólo cuando estamos cansados de zurrarle al televisor empezamos a toquetear a ciegas botones y conexiones, por si acaso. En este superior nivel de racionalidad se sitúa el reiniciar el ordenador o el router, generalmente hablándoles (venga!, venga!), o inspirar hondo y darle aliento, húmedo y cálido, a la punta del bolígrafo. Para llegar a un instante de raciocinio, es decir, para llegar al uso de la inteligencia, al análisis de qué puede haber ocurrido, recorremos un largo camino. Es imprescindible una fase de terca insistencia, un tiempo de solución mágica en bucle. En definitiva, que solemos agotar las reservas disponibles de estupidez antes de intentar la maniobra de Heimlich, quizá porque el nombre evoca a la solución final.

Esto quiere decir que hablar del ser humano como un ser inteligente demuestra una falta de análisis sólo al alcance de si mismo. Antes de usarla para identificar el problema y eventualmente ponerle solución probaremos, indefectiblemente, un remedio mágico. El mantenimiento percusivo aquí descrito es el primero y principal. Hay veces que incluso a los especialistas les cuesta distinguir a quién tiene razón por sus razones de aquel que la tiene por gritar más, motivo por el cual andan los científicos buscando qué es y dónde está la inteligencia. Es una cosa tan esquiva que la buscan sin estar del todo seguros de qué es lo que están buscando, lo cual hace desconfiar de la inteligencia de los propios buscadores. Unos afirman que es la capacidad de resolver problemas, cosa que aterra a gente como Arcadi Espada porque en eso los ordenadores nos llevan ventaja. Son rápidos y eficaces porque se saltan el paso previo de la percusión y podrían llegar a considerarnos, a nosotros, sus creadores, como un problema y darnos solución.

Luego están aquellos que, enfrentados a este dilema, han llegado a decir que la inteligencia es lo que miden los tests de inteligencia, que es tanto como decir que ojo es lo que ve. Somos, cómo negarlo, de las especies conocidas, la que puntúa más alto en los tests de inteligencia, y esa respuesta algo realmente ingenioso pero quizá no muy inteligente. O quizá sí, porque hemos convenido que al ingenio le llamamos inteligencia, juguetona e improductiva pero inteligencia. También es posible que Bridgman, autor de la frase, se encontrara con un sujeto que, para resolver el test, procediera a golpearlo. A veces el escéptico se hace, no nace.

Algunos, finalmente, opinan que la inteligencia es imaginar problemas y que otros les den solución. La intuitiva hipótesis hábilmente formulada o el destino imaginario brillantemente expuesto serían muestras de inteligencia. Este es Marina, que prefiere las preguntas a las respuestas, dando por supuesto que una pregunta bien formulada, una meta bien planteada, conlleva la mitad de la respuesta, la mitad del camino andado y además da pié a nuevas preguntas. Ésta me gusta, confieso, aunque es posible que como gallego tenga querencia a contestar las preguntas con preguntas. Pero quizá no, porque éstas como mucho son molestas y solucionar problemas no hace más que provocar pequeños caos. Al fin y al cabo las soluciones son, esencialmente, hábiles sustitutos de los golpes.

La inteligencia, creo yo, no es mas que la salida que encontró la naturaleza para evitar la extinción de la especie, ahogada en su esencial estupidez. En algún lugar de los genes existe un interruptor que, pasado un tiempo, se abre y evita que entremos en bucle percusivo. Libera un bloqueo interior, un mecanismo de superación de contrariedades. La obstinada negativa de la realidad a plegarse a nuestros deseos, ese desoir el mandato de la voluntad violentamente expresada, impone la utilización de ese algo que miden los tests de inteligencia. Sin ese interruptor todos habríamos muerto de inanición y agotamiento dando golpes a un electrodoméstico que no funciona, entrando una y otra vez la misma contraseña errónea o tratando de cerrar el tupperware con la tapa equivocada. La inteligencia, así, sería lo que queda tras agotar la estupidez. Apartemos ésta y habremos destilado, trasparente como el orujo, la inteligencia.

Dicho todo lo anterior, confieso que golpeo las monedas que la máquina de tabaco devuelve contra su parte superior, violenta y repetidamente, con gesto decidido y voluntad imperial porque, si vuelves a meterlas, el cacharro acaba capitulando y las acepta.

159 comentarios

  • (Golpear las monedas yo no, pero frotarlas contra el lateral de la máquina sí. Eso funciona siempre. Tú las calientas así, y ella ya te las acepta.)

    (Yo no sé exactamente qué es la inteligencia. Pero por ejemplo, una persona como yo, que lleva 4 años sin trabajo, debería considerarse una persona poco inteligente. Y en ello estamos.)
    Mortimer admiro que hayas sabido puntuar (con puntos, comas y to eso) el texto. Con esta frase:
    *Que esto siga pasando no es tan extraño puesto que, aquí hasta hace nada y por ahí cerca aún ahora, a los desafectos, traidores y adúlteros, modos abstractos de mal funcionamiento, se les golpea y apedrea en busca de remedio a sus trágicas condiciones.*, me he tirado diez minutos.
    Buenos días.

  • Las subordinadas son antinaturales. Por eso el latín y el alemán resultan tan pesados y el inglés tan ligero. El castellano es mas dúctil y puede escribirse tanto pesado como ligero.
    Procu, áteme esta mosca por el rabo.

  • LOJEJQUES EN BERLÍN

    En primer lugar, y sin que sirva de antecedente: Chulo Sinmelone, que sepas que sabemos que sabes que fuiste el culpable de que el Atlántico permitiera que lojejques indunden Berlín. Saliste cagao como antaño Morinyo se cagaba cuando jugaba contra los culets. Que gane o pierda el Atlántico me la suda, así es la vida. Pero que lojejques inunden Berlín…

    Dicho lo cual, pasemos a comentar el bochornoso espectáculo que dio ayer el combinado caspagomina*. Inenarrable contencioso del de Camas, del criminal Kepler Lima, de Marcel.lo -el habitual de las hamburgueserías Madonna’s-, de Guarret Ballet, de Cabrajaaaaaaarl, etc. Que no tema la afición caspagomina: llegarán a Berlín. Se le perdona al conjunto del polideportivo de la Castellana, de ese grupo de machos que no quieren vestir de rosa mientras han obligado a su hinchada a gastarse setenta euros en elásticas rosas, se le perdona, decía, que en cada mach (macs, que dirían lojejques) salga un jugador contrario con la cabeza vendada o chorreando sangre, se le perdona un paquete de tarjetas amarillas en cada choque, etc. Sí, llegarán a Berlín.

    Y se llenará Berlín con lojejques, con la hinchada caspagomina. Miles de seguidores caspagomina llenarán la famosa avenida Entredelinden, se desparramarán hasta mis bares favoritos, tendremos que soportar el lamentable comportamiento del madrileño. Si en coche, vaciando los ceniceros por la ventanilla, si a pie mostrando a gritos su infecta paletez: «Ej que en los restauraneh no tienen tortilla de patata, hay que véééé», «ej queeee no hablan españón aquííí», «ej que vamoh a goleá al Valle de Munics», «ej queeeeee las salchichas me han dejao en la boca dojpaluegooos», «ej queeee el café del hotel me vaprovocá un correpepeeee, jaaaajajajaaa», «ejqueeeee». Se me abren las carnes, que acabe pronto este suplicio.

    Otro día hablaremos de la espeluznante estética caspagomina, ejemplificacionada con el enano cabezón que tiene el ruborificiente deshonor y dedécoro oblivendo de contarse Chicharrito. Era digno de ver cómo se mimetizaba con sus compinches pegando botes y lanzándose contra los garridos jugadores atlánticos, sabedor de su impunidad, en lugar de tocar el balón. Hizo un impresionante despliegue de chuts infames, y su gol lo habría metido hasta Cabrajaaaaaaarl ciego de pacharán. Luego, la mirada alucinada, el llanto incontrolado y las declaraciones delirantes: «óraleeee, llegó mi oportunidad, ándale cabrón, qué pedo güey, chido todooo, llevé meses chachareando la banca, güeyyyy». Digno ejemplar de su religión.

    (*) Un comentario leído en la red me ha dado la clave. Cójase un quilo de caspa. Bátase con un quilo de gomina. Ahí está: un merengue.

    ***

    Gaussage, soberbio artículo. Entiendo que criminales como el carnicerito charro dan patadas ante el aplauso de la chusma caspagomina para que espabile el contrario. Gracias, Álvaro, el jugador número doce de los otros.

  • UPE Y DÉÉÉÉÉ, UPE Y DÉÉÉÉÉ, UPE Y DÉÉÉÉÉ, UPE Y DÉÉÉÉÉ, UPE Y DÉÉÉÉÉ, UPE Y DÉÉÉÉÉ, UPE Y DÉÉÉÉÉ, UPE Y DÉÉÉÉÉ, UPE Y DÉÉÉÉÉ, UPE Y DÉÉÉÉÉ, UPE Y DÉÉÉÉÉ, UPE Y DÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉ.

  • ¡Los diez mandamientos! (puestos al día)
    ¡El diezmo! (sin derecho a pernada)
    ¡Ciudades estado!

    (Si no se lo recuerdo de cuando en cuando, se les va a olvidar)

  • Como siempre muy divertido, Gauss. Dirá usted, ¿divertido?, pero si es pura teoría, hombre. Pues ambas cosas: divertido y aleccionador. Yo también froto las monedas en la máquina del tabaco porque una vez me contaron no sé qué de la carga magnética, o eléctrica, o lo que sea. Como ahora muchas funcionan con billetes y yo suelo llevarlos lo contrario de planchados, cuando se resisten a entrar por la ranura les soplo antes.

    Oigan, a lo mejor es veo cosas donde no las hay, pero el rubio de la ilustración maneja dos arpones ¿no? Uno que impresiona y otro que mueve a la risa, de unos 14 centímetros.

  • Gracias Gacho. Lo de la máquina de tabaco y las monedas, golpearlas, frotarlas o meterlas con impulso, es uno de los misterios del universo. Quien desvele los principios científicos que laten bajo ese aberrante comportamiento merece, como poco, un IGNobel.

    Marqués, a mi, como a Bill Clinton, me pone abusar de las subordinadas; forzar las cosas y ver qué pasa. Muy frecuentemente, a la vista está, nos caemos con todo el equipo, pero que nos quiten lo bailao.

  • Me he tatuado en la bolsa anatómica del tabaco cinco puntos, o sea, “viva la golfería-abajo la policía”. Talco y bronce.

  • No saben ustedes la vida, las monedas hay que chuparlas para que la máquina las acepte. Como no es muy recomendable ingerir los millones de viruses, lo que hay que hacer es chuparse el dedo primero y transferir la humedat después a la moneda.

    (Su entrada me ha encantado, como siempre. Lo de las subordinadas lo llevo bien)

  • Gracias, Pirata. No tenía ni idea de lo de soplarle a los billetes y me lo apunto. A esas máquinas las odio, por la ansiedad de sentirme rechazado, de que mi dinero no valga.
    Como usuario frecuente de esas máquinas tengo otra queja que me dirá si comparte. Para recoger el tabaco y las vueltas me obligan a una genuflexión que no sólo se va haciendo más molesta con la edad, sino que, casi de rodillas, me coloca en postura de humillarte ante el rey o dar gracias a la Virgen por el favor recibido. En un mundo en que la dignidad humana fuese un valor a respetar eso estaría prohibido. El paquete y las vueltas a una altura que no exija adoptar posturas serviles en público.

  • El script para corregir los comentarios lo recibieron ustedes con sorna y me dieron un disgusto. Creo que, si no llevo mal la cuenta, tres de ustedes han pedido que lo ponga de nuevo y dos que no quieren saber nada. No hay quorum.

  • Muy bueno, Gaussage. La de veces que me habré cabreado cuando alguien pretende “arreglar” la tele dándole un golpecito…

    De todos modos hay que decir que hay “mantenimientos percusivos” que no son tan inútiles como aquí se describe. Ahora estamos acostumbrados a la mecánica de precisión, con ajustes en micras, pero ha habido un tiempo no tan lejano en que las piezas se pulían a ojo y se encajaban a martillo y que un golpe (e incluso un golpazo) bien dado ponía en marcha el mecanismo atascado.

    El fontanero-calefactor que vino a arreglar mi calentador eléctrico, le dió unos buenos martillazos al calentador y las cañerías, y luego me explicó por qué, enseñándome el producto (indeseado) de la electrolisis, unas calcificaciones que se acumulan en la zona de desague y que obligan a que cada cierto tiempo haya que remplazar el electrolito y sanear el aparato.

    Otro ejemplo. Algunos aparatos eléctricos (incluidos los ordenadores) incorporan sistemas de refligeración mediante ventiladores. Una avería clásica es que el ventilador se atasque, por acumulación de polvo y polen, y empiece a meter ruido, y es ahí donde el clásico golpecito ofrece soluciones milagrosas… a quien sabe dónde está colocado el ventilador y dónde golpear.

    Lo que suele ocurrir es que el resto de los simios actúa por imitación. Si el mecánico da un golpe en un lugar concreto con una fuerza determinada (por ejemplo, para desatascar una moneda en un contador), está efectuando una acción mecánica tendente a producir una reacción en un sistema mecánico que conoce. Si el ignorante, ante cualquier cosa que no funciona da un golpe en un lugar impreciso con una fuerza no proporcionada, está efectuando un conjuro. Y es aquí donde enlaza la inteligencia, pero ya en otro comentario, que tengo que tomar aire.

  • Se llama “El Golpe Técnico” y en la tele de casa de mis padres funciona. De repente se vuelve negra y mi padre se levanta del sofa, y le da una ligera colleja por detrás, como cuando me tomaba la lección de chelo y fallaba en la nota… y de repente, la imagen de la tele reaparece, como cuando mi cerebro comprendía que había cometido un fallo y entonces, la nota sonaba correctamente.
    Me ha gustado, Mgaussage y el vídeo con los mantenimientos percusivos está muy bien traído.
    ***
    Lo más gracioso del artículo de Savater es el “naranja Ciudadanos” del fondo, como si incluso el propio periódico quisiera boicotear a su articulísta con el Don’t think of an elephant de Lakoff.

  • Me acuerdo de cuando las máquinas de tabaco estaban sujetas a la pared, a la altura del pecho de un hombre y había que extraer con fuerza viril un cajetín metálico, tirando de él hacia ti, para obtener el tabaco.
    No había postura indigna genuflexa y había que estar en forma.

  • -“SU TABACO GRACIAS” …. clink
    Joder con la inteligencia … segúramente será que no existe, como bien dices confundimos velocidad con tocino, al comparar ingenio con inteligencia …
    Como mucho encontramos en nuestra especie humana gente que hace buenas preguntas, que hace las preguntas adecuadas, y pocas…(pocos la verdad) y él mismo y luego otros, tratan de desmontárselas…
    Es lo que tenemos Gaussa…

  • 6 de mayo de 2015 a las 10:56
    mgaussage

    ***
    Gaussage, debo confesarle que yo ya tengo una edad, y una reputación por la que velar, y que no me agacho nunca. Si voy acompañada de menores, ellos ya saben que esa tarea les corresponde a ellos; si no, se lo pido al camarero de turno, que suele hacerlo con gusto porque soy aficionada a dejar generosas propinas.

    Ese mecanismo que menciona usted, Adapts, era también el que funcionaba para sacar aquellas bolas de chicles de colores, duras como piedras, puro azúcar concentrado, que había dentro de una esfera de plástico en los bares de carretera.

    Para quienes nos criamos haciendo músculo con el muelle y los mandos de las flippers era la mecánica natural.

  • Es poco elegante citarse a uno mismo, pero prefiero mi definición de inteligencia, la «capacidad de interpretar la información para resolver desafíos» (que seguramente le habré copiado a alguien; yo no soy tan inteligente).

    La definición de inteligencia como «la capacidad de resolver problemas» se me queda muy corta porque entonces son inteligentes los fluidos que «buscan» expandirse y todos los sistemas electromecánicos prediseñados para hacer una función, como las puertas «inteligentes» que se abren cuando obturas el sensor.

    La clave, según creo, está en la interpretación de la información, que es algo que aún las máquinas no saben hacer sin intervención humana: la máquina que juega al ajedrez mejor que cualquier humano ha sido alimentada por humanos que le han tenido que enseñar lo que tiene que hacer; delante del mismo tablero, pero jugando a las damas, es absolutamente imbécil (hasta que alguien interprete la información por ella).

    Esa inteligencia filosófica citada junto a Marina es muy estimulante, pero sigue sin poner el acento en la información. Que alguien piense en la antimateria, los agujeros de gusano o la expansión del universo galáctico no es una cuestión de imaginación, como interpretan los escritores de ciencia-ficción, sino del lanzamiento de hipótesis para intentar interpretar datos que no se entienden. La ciencia especulativa nace del análisis de una información que aún no se comprende para la que se busca una explicación razonable. Los científicos llegan a las hipótesis de la antimateria o de los universos paralelos para intentar explicar fenómenos no comprensibles. Los guionistas llegan a la antimateria y a los universos para lelos para dar sentido a las ficciones, que son otra forma de inteligencia.

  • 6 de mayo de 2015 a las 08:24
    BREMANEUR

    Pues muchas gracias, porque está muy bien el artículo de Savater. Me ha gustado mucho esto:

    «Desde luego, en el congreso de junio es indispensable que UPyD se dé un buen lavado de cara, sin prescindir de nadie pero tratando de renovar la primera fila y de recuperar a algunos de los que se sintieron maltratados por falta de tacto (hay responsables en UPyD a los que mientras estuvieran en activo se les debía prohibir el uso de twitter como a los conductores el alcohol). Más vocación de escuchar y menos obsesión por controlar.»

  • La estupidez se extiende.

    EL CORREO, 6/5/2015
    MANUEL MONTERO
    Ley de Señas

    Embebidos en nuestros localismos, ha pasado casi inadvertida la gran gesta autonómica de la temporada. Se la debemos a las Cortes valencianas, que la han perpetrado en el mes de marzo de este año de gracia y de elecciones. Han aprobado la Ley de Señas de Identidad del Pueblo Valenciano, nada menos, dejándonos a los vascos, especialistas en la materia, como tiernos aprendices. Familiarmente la llaman Ley de Señas, demostrando que en todas partes cuecen habas.

    Están orgullosos de que sea la primera ley dedicada al asunto que se aprueba en España. Como el gusto por el disparate es contagioso, quizás no tarden mucho las demás autonomías, envidiosas por naturaleza, en imitarles la definición de identidades. En la tarea tampoco se han complicado la vida, pues han echado mano de tópicos regionalistas, algunos respaldados por colectivos a los que atribuyen alguna capacidad de arrastre.

    La mentada disposición incluye identidades variopintas: “la gastronomía y los productos autóctonos de la Comunitat Valenciana”, “la indumentaria típica de las distintas poblaciones de la Comunitat valenciana”, “la colombicultura”, los bous al carrer, además de manifestaciones religiosas arraigadas, bandas de música, música e instrumentos tradicionales, el derecho foral, la lengua valenciana “y sus usos, de conformidad con la tradición histórica o popular” (está perífrasis rara constituye una cautela contra los catalanistas y quienes identifican el catalán y el valenciano, que así deja de ser variante dialectal y se convierte en lengua soberana). Todo vale.

    La lista de Señas es más amplia, pero se la ahorro. Debe agradecerse a los valencianos tamaños esfuerzos que van desbrozando el camino por si el parlamento vasco acomete la titánica tarea de definir nuestras señas identitarias. Seguro que alcanzaría tropecientos artículos y unas cuantas disposiciones adicionales, pues en identidades identitarias no nos gana nadie, por mucho que los valencianos nos hayan dejado como unos zotes a la hora de legislarlas.

    Como cabía esperar, no se trata sólo de preservar sino de profundizar, recuperar, revitalizar y divulgar “las señas de identidad del pueblo valenciano”. No de los valencianos sino del colectivo abstracto que queda definido desde la política. Sus señas de identidad no son sólo las que son sino las que deben ser. Otra coincidencia con los identitarismos que nos cercan: se define como identidad abierta, pero no como fruto de los ciudadanos, sino que llega predefinida. Eso sí, todos podrán integrarse siempre “que deseen formar parte de su modelo de convivencia plural e inclusivo”, a los demás que les parta un rayo. La perla: creen que en la Comunidad Valenciana hay un modelo de convivencia propio. Intransferible.

    Así las cosas, la Ley de Señas no se limita a definir la identidad, sino que implica un proyecto de actuación de todo tipo: educativo, lingüístico, subvencional… La política se orientará hacia actuaciones de protección, promoción y difusión de las señas de identidad, dando subvenciones a quienes ahonden en ella. Así, pongamos por ejemplo, la recibirán quienes promuevan los bous al carrer, las fallas (según se deduce) o la dulzaina y la pelota valenciana; también quienes busquen señas de identidad olvidadas, no digamos si las encuentran…

    Tiene su vertiente punitiva, faltaría más. No recibirán subvenciones, y en su caso se las retirarán, actividades que impliquen “un agravio o menosprecio hacia las señas de identidad del pueblo valenciano”. Nace un interesante ámbito para la acción pública si por un casual el subvencionado manifiesta disgusto sobre la paella (valenciana) o frivoliza, en su actividad financiada, sobre una procesión arraigada, no digamos si no venera el monasterio de Santa María de la Valldigna o el Siglo de Oro de la lengua valenciana, oficialmente partes de las señas de identidad del pueblo valenciano. En todas las convocatorias se incluirá la advertencia de que se pierde la subvención si se agravian o menosprecian las Señas.

    Han pensado en todo. Habrá una institución al cargo, pues no les duelen prendas a las autonomías a la hora de gestar frondas administrativas, en esto no hay crisis que valga. Se llamará Observatorio de las Señas de Identidad del Pueblo Valenciano, un órgano colegiado compuesto por más de una docena de sujetos con las funciones de supervisar el correcto desarrollo identitario del valenciano. No escapará nadie, ya sabemos los celos (y recelos) que estallan cuando se mete el dedo en la llaga de la identidad.

    Esta barbaridad no viene de grupos soberanistas ni afines sino que es producto del PP, metido en el caloret de populismos localistas para ver si compensa así su inanidad programática o logra que se olviden los costos de su faraonismo, que ha derrochado en la región, corruptelas al margen. Sólo el PP ha votado esta ley, sin que quede claro que los demás se hayan abstenido por considerar aberración una legislación identitaria o por desacuerdo con el anticatalanismo esencial que la inspira. Al margen de sublimar simplezas, persigue al parecer laminar cualquier versión no valencianista a ultranza, que es lo que se lleva ahora en las expectativas locales del PP.

    Lo llamativo es la tendencia de los partidos nacionales a encerrarse en la aldea. Les gusta sentirse monaguillos de capillita, con los fieles bien cerca y bien fieles. En esta segmentación territorial y autonómica de España presentan como un talismán liberador cualquier regresión hacia los particularismos, ancestrales o inventados. En el mejor de los casos, convierten en proyecto político el costumbrismo.

  • Cuando éramos niños, es decir: hace mucho tiempo, la señal de TV se perdía y la pantalla se llenaba de rayas horizontales. Había que vernos a todos con los pies levantados del suelo… Hombres, mujeres y niños, incluso una tía abuela vestida de riguroso luto levantaba sus zapatillas entusiasmada con la eficacia del sortilegio.

  • Resulta evidente, como se demuestra una vez tras otra en este, nuestro fanzine, que debíamos legislar para defendernos de todos los que dicen saber hacer paellas.
    Sus vais a enterar, cocinillas sacrílegos.

  • No puede salir nada bueno de aquellos que se dedican a criar un animal tan asqueroso como la paloma, que está todo el día cagándose en todo Cristo.

  • Es usted muy bueno, MGauss. Aunque en su texto de hoy no he visto contemplada la fina estrategia verbal, sin puños, civilizada, racional: ¡VENGA, VENGA, VENGAAA!, al ascensor; ¡POR FAVOR, POR FAVOR, POR FAVOOOR!, a un programa informático, a la lluvia pertinaz. No es porque lo diga yo, pero a veces también da resultado.

  • La inteligencia es algo de difícil definición pero que se mide fácilmente por sus consecuencias: el beneficio o el daño que obtenemos o hacemos a nosotros mismos y a los demás. Así habría cinco categorías de inteligencia, de mayor a menor:
    1. EMPRENDEDOR, su conducta reporta beneficios a sí mismo y a los demás.
    2. HÉROE o SANTO, su conducta reporta beneficio a los demás pero no a sí mismo.
    3. EGOISTA, su conducta reporta beneficios así mismo, pero no a los demás.
    4. EL HIJOPUTA, su conducta reporta beneficios a sí mismo haciendo daño a los demás.
    5. EL LOCO o ESTÜPIDO, su conducta le hace daño a sí mismo y a los demás.

    Hay que tener en cuenta que las personas tiene una capacidad adaptativa y lo natural es transitar del 2 y el 3 en la juventud hacia el 1 en la madurez. El 4 o el 5 son permisibles en la niñez, al llegar a la juventud deben ser estabulados si permanecen ahí.

  • 6 de mayo de 2015 a las 11:14 SRTA. BELLPUIG
    Entrevista al Amarillo Indio, a quien echamos mucho de menos.

    Pues no sé si Amarillo Indio estaba lanzando un mensaje subliminal, pero hoy Brät se ha acercado mucho al amarillo indio en el fondo de la ilustración (y casi lo consigue, a pelo). Hasta ahora estábamos usando un tono más pálido y verdoso, pero quizá debamos plantearnos si usar el amarillo indio como uno de los colores corporativos de ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS, aunque sólo sea para homenajear al artista que nos regala esas magníficas ilustraciones.

  • 6 de mayo de 2015 a las 07:56 MARQUESDECUBASLIBRES
    Las subordinadas son antinaturales. Por eso el latín y el alemán resultan tan pesados y el inglés tan ligero. El castellano es mas dúctil y puede escribirse tanto pesado como ligero.
    Procu, áteme esta mosca por el rabo.

    Marqués, para mí que SIP pero también NOP. La subordinación es un universal lingüístico; usted se está refiriendo a estilos discursivos, lo que nos obliga, en primer lugar, a distinguir oralidad de escritura y, en cada medio, sus respectivos géneros (eso, para cada idioma). Como sía, la escritura no es un mero calco de la oralidad, y este es un tema buy bonito que me está provocando una auténtica congestión de subordinadas, pero ahora mismo la subordinada soy yo y no puedorl ponerme a desovillar esa bola.

  • hoy Brät se ha acercado mucho al amarillo indio en el fondo de la ilustración (y casi lo consigue, a pelo).

    Oye, Perri Meison, que he conseguido el color después de desplegar la paleta del Fotochopped y calcular los RGB con una… bueeeeno, vaaaaale, ha sido de churro…

  • Igual que Pirate, veo innecesario que el arponero se la esté cascando. Es evidente que Bellpuig gasta muchas dioptrias.

  • Bonnie, un día que me reserve cinco minutos le convenzo de lo contrario. Es un animal extraordinario.

    (Zeppi, que voy con retraso, vivo más o menos en su zona)

  • El ser humano nace estúpido, de niño se comporta como un loco, en la pubertad se convierte en un hijoputa para llegar a egoista en su juventud. Con la madurez puede devenir en héroe o santo para terminar como emprendedor.
    Claro que hay quien se queda en el 3, o en el 2, para siempre.

  • Su clasificación, Marqués, es una variante de la de Cipolla. Él incluye a los que usted llama egoístas e hijoputas dentro del cuadrante de los MALVADOS, pero dice que los hijoputas (a los que llama malvados perfectos) no son muy numerosos, abundando sin embargo los que usted califica de egoístas.

    La teoría que usted expone («El ser humano nace estúpido, de niño se comporta como un loco, en la pubertad se convierte en un hijoputa para llegar a egoista en su juventud. Con la madurez puede devenir en héroe o santo para terminar como emprendedor») me parece excesivamente aventurada. Sí es verdad que en la gente suele percibirse un cambio de actitud que suele ir de posiciones radicales de rompe y rasga a conservadoras (no rompas lo que funciona, aunque funcione mal), pero ni por asomo la evolución se produce desde la estupidez a la inteligencia (o sea de «NO hacer lo mejor para uno mismo y los demás» a hacerlo) de manera general. Ya quisiéramos. Más bien se produce un estancamiento universal en las propias limitaciones. Bien es verdad que los inteligentes (los que buscan lo mejor para uno mismo y los demás —la terminología «emprendedor» la habrá propuesto algún consultor en uno de esos encuentros con que les estimulan a vender más y mejor, supongo), que suelen dirigir las sociedades avanzadas, nos mejoran colectivamente a todos.

  • Igual resulta que del texto parece que tengo una idea de qué es la inteligencia, y nada más lejos de la realidad. Tengo una intuición y es que como especie se nos explica mejor como estúpidos que como inteligentes.

    La inteligencia que miden los tests de los psicólogos es un asunto genético. Se esfuerzan en evitar medir aprendizajes o entrenamientos. No se mejoran las puntuaciones en los tests más que temporalmente. Un crío “entrenado” parece más inteligente que su hermano gemelo poco estimulado. En la edad adulta esos gemelos puntúan lo mismo. Pero creo que “eso” no es inteligencia. Es como hablar de la energía de un kilo de uranio. Algo hay ahí, pero si no lo conviertes en electricidad hablar de energía es metáfora. Esa puntuación en los tests hay que convertirla en manifestación, como dice el Marqués.

    Resolver problemas podría ser manifestación de algo, pero a eso se aprende. Lo de las 10.000 horas de entrenamiento para conseguir la excelencia en una materia, aunque esté cuestionado, se acerca bastante a la realidad. Cierto que un tipo que puntúa alto en los tests aprende más rápido, pero al final tenemos como inteligente a alguien que soluciona problemas aplicando recetas aprendidas en una materia en la que es especialista. Sin quitar méritos a eso, que es más o menos lo que yo hago, tampoco parece algo que justifique asombro. Esto lo vemos en lo muy incompetentes e incluso estúpidos que resultan en muchas ocasiones tipos verdaderamente brillantes en cuanto hablan de materias fuera de su ámbito.

    Sobre lo que se pregunta Perroantonio al respecto de las puertas inteligentes la respuesta es no, no lo son. Esos chismes, como nosotros la mayor parte de la vida, aplican recetas. Las recetas son esenciales para una vida tranquila y las llamamos prejuicios si se basan en difusos resultados estadísticos propios y aprendizajes si nos han chivado antes la respuesta.

    Queda que la inteligencia esté en lo de encontrar recetas nuevas y lo de inventar problemas. La nueva receta sería sinónimo de resolver desafíos o dar soluciones nuevas a problemas que ya tienen una. Quienes inventan problemas, aunque los dejen sin solución, lo que están haciendo es proponer esos desafíos. Y un buen desafío es tan importante como la solución. Creo que por ahí debería de ir la “cosa”.

    Si la estupidez, como opuesto a la inteligencia, se manifiesta en muchas circunstancias, en aquellas más cercanas a la inteligencia lo hace con más intensidad. Resolver un desafío es, casi siempre, un asunto de imaginación, prueba y error. Un tipo que cambia las reglas no suele ser un iluminado que recibe una respuesta misteriosa llegada de no se sabe dónde, sino aquel que insiste en equivocarse, en ser estúpido mil veces hasta que consigue la solución.

    Así de la estupidez, la insistencia en ella y sus errores, florece, misteriosamente, en inteligencia.

  • Gracias, Procuro. Yo uso la técnica, que asegura un éxito del 100%, consistente en cantarle a los semáforos “Ponte en verde! Ponte en verde!”. La plegaria funciona en algunos casos.

  • 6 de mayo de 2015 a las 14:04 MGAUSSAGE
    Igual resulta que del texto parece que tengo una idea de qué es la inteligencia

    ¡A ver si ahora vamos a tener que saber de lo que hablamos, o sea!

  • 6 de mayo de 2015 a las 15:58
    PERROANTONIO
    ¡A ver si ahora vamos a tener que saber de lo que hablamos, o sea!

    Estamos de acuerdo en eso. Esto es el ÇHØPSUEY, altavoz y amparo de textos arriesgados.

  • “la terminología «emprendedor» la habrá propuesto algún consultor en uno de esos encuentros con que les estimulan a vender más y mejor, supongo”
    me dice Perroantonio.
    También no sé que día Pirate dijo algo así como que era un “comercial farmacéutico”
    -Ambos comentarios me producen vértigo porque muestran dos falacias cognitivas:
    1. Pensar que ser vendedor como Adapts, o yo mismo, fuese equivalente a ser puta.
    2. No haber entendido que soy el último intelectual pragmático.

  • Hoy sólo me he indignado tres veces y he sólo he montado un pollo. Hasta ahora.
    Si me leyera mi loquera se atribuiría el mérito, pero no, es que la almorrana va remitiendo.

  • La palabra “emprendedor” es un vocablo de uso reciente y muy poco inocente. Decir que quienes “consiguen lo mejor para sí y para los demás” son “emprendedores” plantea un problema semántico difícil, dado que en el uso común de la palabra son muchísimos los emprendedores que no consiguen beneficios ni para sí ni para los demás.

  • En fin, que trasladar el idioma del coaching a la realidad general no siempre funciona.

    (Lo cual que no me parece mal convencer al vendedor de que su trabajo contribuye a propagar el bienestar general; a condición de que sea verdad, claro.)

  • Perroan, enemigo del comercio. Emprendedor y empresario es lo mismo. Si no hay capital, ni comercio ni empresarios, no hay progreso.
    Le imagino votando a Podemos.

  • Los ataques al madridismo y a los emprendedores que aquí hoy se han perpetrado me hacen pensar seriamente en mi continuidad.
    Sobro en Chopsuey, nido de hacedores de subordinadas, de diletantes, de colchoneros y comunistas reconvertidos.

  • Sí tiene razón Pirata..si es un animal asombroso y tengo un amigo que las cría y hay variedades preciosas pero tengo un trauma porque una vez mi abuelo me enenseñó una que estaba llena de piojos y desde entonces las tengo manía.
    ****
    Dedicada al Marqués (desde el cariño).

  • 6 de mayo de 2015 a las 19:52 marquesdecubaslibres
    nido de colchoneros…

    Marqués: pues desde el punto de vista de uno que fue del Barça, los madridistas de por aquí no son monjitas de la caridad. No sé en que bando hay más palomas o más halcones.

  • Bueno, pues mi hija pequeña ha aprobado las dos que le quedaban de 3º de la ESO (Matemáticas y Física/Química). Los esfuerzos de días pasados han dado sus frutos, lo que demuestra que “el estudio persistente y prolongado de determinados temas, como la ecuación de 2º grado o la Combinatoria, siempre da resultados, lo mismo que el estudio obligatorio de la literatura clásica.” (V. Boss). Ahora puede concentrarse en aprobar 4º y prepararse para el Bachillerato de su elección (Artes Escénicas).

  • También ha terminado con éxito el proyecto de Barcelona, sin necesidad de realizar ningún desembarco. Esta mañana me llamaba el delegado para decirme que, tras mi visita del mes pasado, todo funcionaba mucho mejor, y que ya estaban listos para abordar la centralización paso a paso. Cuando le he dicho que llevaban ya dos semanas trabajando en modo centralizado, sin que hubieran notado diferencia alguna, no daba crédito. Ha sido una labor silenciosa, pero muy efectiva. Ni un fallo en todo el proceso, aunque había mucha gente de diversas disciplinas involucrada. Como decía Hannibal Smith, el cerebro del equipo A, “Me encanta que los planes salgan bien”.
    Menos mal que hicieron caso de mis recomendaciones (se supone que para eso me pagan), e instalaron un buen canuto de comunicaciones. Una red bien diseñada es la base fundamental de cualquier aplicación. O dicho de otra forma, con buena picha bien se jode.

  • PIRATAJENNY
    (Zeppi, que voy con retraso, vivo más o menos en su zona)

    Bueno Pirata, pues nos vemos cuando y donde a usted le venga bien. Yo no soy mucho de salir y no tengo referencias por la zona, pero no le haría ascos a una cerveza bien tirada, o a un café con fundamento, si conoce algún sitio que merezca la pena.

  • Marqués, lo mío es únicamente precisión semántica. Yo soy muy partidario del comercio y hasta del capitalismo, pero de ahí a admitir, según la clasificación de Cipolla, la equivalencia entre inteligentes y emprendedores/empresarios hay un larguísimo trecho que no soy capaz de recorrer. Como bien dice Cipolla en su Segunda Ley, “La probabilidad de que una persona determinada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de esa persona”, incluida la de ser “emprendedor o empresario”, añado.

  • Le entiendo, pero si no es “inteligente” un empresario de éxito, quién lo es. Póngame ejemplos, le aviso que conozco a muchos científicos e intelectuales que son personalmente insoportables.

  • Marqués, por alusiones. Vender es un arte, pero palidece ante las cosas que hay que hacer para cobrar por un pleito que has perdido.
    Como empresario de éxito, pero estúpido, propongo a Steve Jobs, QEPD, que se dedicó un par de años a magufadas para tratar su cáncer de páncreas antes de operarse, y así le fue.

  • Marqués, sin ánimo de polemizar, se trata de simple teoría de conjuntos. El conjunto inteligentes no incluye a todos los empresarios.

    Digamos que su clasificación ha introducido interesadamente a los emprendedores en la ecuación y ahora hay cierto ruido conceptual. (Confiese. Me apuesto un riñón de Gachó a que había por medio un charlatán de esos dedicados al coaching.)

  • Tengo que decir que la ilustración me gusta mucho. Primeramente porque el arponero se agarra, o lo parece, sus partes viriles y con el cañón, evidente símbolo fálico, apunta en la dirección de la mujer pero exactamente hacia la botella de leche. Ella, sonriente, está abierta a esos avances, como la nevera, armario que si bien de ordinario es hermético, cuando se abre se ilumina. Añádase que ésta ha sido girada, lo que se advierte en el cajón en el que podemos leer MEATS al revés, lo que nos da la pista para que leamos, dónde él dice TATE, TETA. Y finalmente en el atuendo de la mujer, que aunque recatada, lleva un delantalito que sólo vemos en las soubrettes y zapatos de pin-up.
    En definitiva, todo muy de mi gusto.

  • Según Brecht, Baudelaire era un poeta pequeño-burgués cuyas palabras son como chaquetas viejas remodeladas, mientras que para Tolstoi las sensaciones evocadas por su lírica no le pueden interesar a ningún hombre en sus cabales. Brecht, por otro lado, fue definido por Ionesco como un poeta didascálico, un estúpido creador de personajes de cartón piedra, y por Döblin como un novelista anticuado. Proust fue liquidado por Beckett en una sola palabra, “güevonadas”, y Beckett a su vez fue tildado por Arno Schmidt de ser un epígono inútil de Maeterlinck. Para Voltaire, Homero es aburrido, y según Benn, Lawrence, Virginia Woolf, Pound y muchos otros, Joyce era un mediocre. Nabokov considera ineptos a Mann, Conrad, Cervantes, Camus, Eliot y Pound; La divina comedia, para el expresionista alemán Albert Ehrenstein, es la obra académica, cerebral, pesada y sádica de un poeta musical…
    Antología de la mala leche

  • TOOOOT EL CLAN, ÉEEEES UN CAN, SON LA YEEEEN BLAT RAAANA, TAN SE VAL DON MENÍN, TAN SE VAL ON HARÉÉÉEEN, LILOLAILOLILOLAILOLÍ, BARSA, BARSA, BAAAAAAAAARSA!!!

    Acudí a un bar a ver el contencioso en compañía. Estoy afónico por gritar los goles culets. Quién me ha visto y quién me ve. En principio me daba igual quien ganara, pero ha sido ver al tolosarra en la pantalla -olvidé que jugaba en el Valle de Munit- y transformarme. A CASCARLA EL TOLOSARRA.

    Donde se demuestra que el hermano de la Ronalda ganó el balón del moro por llorón. MEEEEEESIT, MEEEEEEESIT.

  • 6 de mayo de 2015 a las 22:42
    marquesdecubaslibres

    ***
    Marquis, a veces va usted de coña y otras muchas no va de coña pero cuando las ve venir hace que va (de coña) y así desactiva. Usted me entiende. Pero ahora supongamos que también yo pregunto de coña. ¿Qué se entiende por empresario de éxito? -por cierto, esa mariconada de “emprendedor” es un término que aquí puso de moda ZP; patrón, hubieran dicho los antiguos. JPR, propietario de 2.035 máquinas tragaperras, 118 pisos en Mallorca y unas bodegas en Reus (datos reales), con quien cené hace cuatro días, ¿es un emprendedor o un rentista con más o menos acierto para conservar y hasta aumentar un poco su patrimonio, mayormente heredado? Dicho de otro modo: pongamos a cero todos los marcadores. ¿Cuántos de esos que usted llama “emprendedores” seguirían “emprendiendo”?

    “Le entiendo, pero si no es “inteligente” un empresario de éxito, quién lo es”, dice usted. Debería usted conocer a JMR o a su socio, que de las tragaperras pasó a poner unas máquinas expendedoras de condones y juegos de sábanas limpias en los burdeles de la Costa del Sol. ¿Inteligentes? Payeses paletos que de no haber nacido con 1.000 millones de pesetas respaldándoles no hubieran montado ni una granja de gallinas.

    Por cierto, un día como hoy nació Marx. Pero qué es eso comparado con los expendedores de condones y premios a las tres fresitas.

  • Como dice Bellpuig, miradas inteligentes, ejem. Es claro que la mano derecha maneja el volante de giro del arpón. Pirate, le invito a la autoperodia, ese encanto judío por excelencia.

  • 6 de mayo de 2015 a las 23:40
    Satur

    ***
    ¡Satur, su crónica describe exactamente lo que me ha pasado a mí! El asco inicial por el equipo del Régimen se ha difuminado cuando he visto el fantasma del Mandril, y cuando Messi, alabado sea Dios, ha marcado el primer gol, y luego Messi, alabado sea, ha hecho su obra maestra en el segundo gol, y más tarde Messi, bendito sea Él, ha dado el pase de gol al brasuca, me he acordado de lo que odian a Messi, el Maestro, los mandrilistas, y de sus comparaciones patéticas con el-de-las-bicicletas-que-no-van-a-ninguna-parte, y, y … ¡aúpa atleti!

  • Si la mayor parte de la masa social del Real Madrid se compone de piperos, la del Atleti la forman los traficantes que les venden a aquellos las pipas. Caducadas, por supuesto.

  • AÚÚ AÚÚÚÚÚ INMERSIÓN, INMERSIÓN
    Pirata Johnny, se nos amotina la caspagomina
    INMERSIÓN, INMERSIÓN AÚÚ AÚÚÚÚÚ

  • LA WADA, TRES CHAMPIONS, SEIS LIGAS Y DOS COPAS DEL REY
    Pues claro que no son lo mismo los casos de Ben Johnson, Lance Armstrong, Juanito Muehlegg y Lionel Messi. Por lo que sabemos, al menos, los tres primeros (y muchos tramposos más) decidieron libremente y en pleno uso de sus facultades mejorar su rendimiento mediante el uso de sustancias prohibidas en la competición; Messi, sin embargo, fue un menor en manos de una trama delictiva desde los trece años y, por lo tanto, una víctima, y no el culpable, del dopaje ilegal y sistemático al que ha sido sometido para transformarlo en el prodigio de velocidad y precisión que hoy ven Vds. en sus pantallaplanas.

  • Oigan, que yo no sigo el fupbol pero sí sé del tratamiento de Messi en su niñes.
    Pero me pregunto ¿no se estará tratando ahora que es deportista de élite en activo, no?

  • OPTIMISMO IRRACIONAL
    Enlazando con el marqués, los empresarios, la inteligencia y el respaldo heredado que mencionó Pirate.
    Acabo de desaconsejar a alguien, que ha trabajado únicamente en una empresa, la familiar, de una charla en inglés a un nutrido grupo de profesionales europeos.
    Su inglés es el de los indios americanos. Pero no se arredra, no me hará caso.

    La imagen corporativa a tomar por culo.

  • Para mí un emprendedor es siempre un egoísta. Si su conducta reporta beneficios a los demás es solamente porque se los reporta a sí mismo.

  • Se lo dopó sistemáticamente durante años, alguno de ellos con contrato y ficha de jugador profesional. No sé cuándo (o si) finalizó exactamente el tratamiento porque la información que hay hoy en internet es más que la que habrá mañana y mucha más a la que habrá pasado mañana. Han desaparecido videos con declaraciones propias y de terceros, páginas de opinión, entrevistas, análisis de expertos en medicina deportiva alabando el contubernio y hasta la propia WADA cambia las direcciones web de sus páginas y documentos cada poco. Seguir el caso Messi exige cierta atención. Y, cuando el curioso encuentra algo, es preceptivo bajárselo al disco duro, no vaya a ser que la siguiente vez que lo busque no encuentre sino errores cuatrocientoscuatro y vacío y olvido y silencio.

  • Al hermano de la Ronalda se le dopó arrejuntándole con Irene Shay y en cuanto le han quitado la droja se ha convertido en una piltrafa de jugador.
    NO A LAS MALAS ARTES DE LA CASPAGOMINA.

  • Savater dice que los medios no han hecho caso de UPyD. Entre 2007 y julio de 2014 (en agosto es cuando Sosa Wagner publicó su artículo), la base de datos de Reuters aporta 135.843 noticias donde aparecen las sigas «UPyD». Como no se puede comparar con un partido similar, Ciudadanos, porque hacer la búsqueda con esa palabra tan genérica desvirtuaría los resultados por exceso de ruido, he buscado cuántas veces aparecen en la prensa española, en ese intervalo de tiempo, Rosa Díez y Albert Rivera. Rosa Díez: 44.620 veces; Albert Rivera: 16.228 veces. Es falso, pues, que los medios no hayan hecho caso de UPyD. El resto del artículo me da mucha pereza comentarlo.

  • Sólo una cosa: me toca mucho mis rebosantes, sudorosos y colganderos huevos que Savater critique ahora a Gorriarán (¡¡Carlitosshhh!!), cuando el ahora diputado tuitero lleva diez años reventando en internet a críticos y disidentes.

  • 7 de mayo de 2015 a las 09:49
    Mercutio

    ***
    Y no se olvide, del sexteto de este año. ¡Ah no, espera, que ya no puede ser sexteto! Quinteto pues, descontada la Supercopa de la que les eliminó el Atleti. ¡Ah no, espera, que tampoco puede ser quinteto! Cuarteto, pues, descontada también la Copa del Rey de la que les eliminó… el Atleti. Me temo que en una semana van a estar discutiendo ustedes de si les queda alguna posibilidad de ganar el Teresa Herrera.

  • “Algo posterior a Carlomagno y modelo del nuevo héroe es Goderico de Finchale (Lincolnshire), un joven que deserta de su gleba y se pone a vagar por playas buscando restos de naufragio. Lo vemos más tarde convertido en buhonero, un pequeño comercio desde el cual promociona a socio en un grupo gestor de caravanas, que yendo de feria en feria le familiariza con oferta y demanda en cada lugar. Invierte sus ganancias en el flete de un barco que traslada mercancías y personas por el canal de La Mancha, y gestiona la empresa con tanta energía y suerte que acaba siendo dueño de una flota dedicada al cabotaje entre Inglaterra, Escocia, Dinamarca y Flandes. Siendo ya un magnate es tocado por la gracia divina; regala todo a los pobres, se convierte en un ermitaño muy estricto y empieza a hacer milagros que le acaban llevando a los altares como san Goderico. Antes de transformarse en santo se ha dedicado a comprar barato para vender caro, y su biógrafo le muestra profundamente arrepentido de ello. Tampoco omite reconocer que arando las tierras de Lincolnshire le habría sido imposible ayudar a tantos necesitados. Cámbiese el final de esta historia y tendremos un fragmento sobre la arqueología del empresario europeo, que cuando la época exalta relaciones involuntarias prospera merced a las voluntarias exclusivamente, vendiendo y comprando cosas. ”
    Escohotado, Los enemigos del comercio.

  • El simple uso del elegante sexteto frente al ridículo, iletrado y amorfo sextete ya indica claramente que Pirata Jenny muy culé no es.

  • Yo lo que os diría, queridas hermanos, es que en la política y en el fútbol se valora mucho tener una buena cintura. Luego también conviene saber conservar la cabeza en los momentos de ansiedad. Si además consigues relativizar los éxitos y las derrotas, serás el recopón bendito.

  • PRURITOS, ESCOZORES Y DESGARROS ANALES
    Jamás le perdonaré a Florentino Pérez que no impugnase la Supercopa de 2011 en la que el futbolista Francesc Fàbregas jugó sin la preceptiva licencia, según consta en el acta arbitral. Ninguna derrota de rival alguno me dolerá tanto como esa renuncia a la legalidad por parte de mi propio equipo. Como dijo Burke, ‘lo único que necesita el mal para triunfar es que los hombres buenos no hagan nada’.

  • Tras el contencioso que el pasado martes enfrentó al Ron Negrita Juventus contra el conjunto caspagomina, vestidos sus integrantes de álbitro español de 1986, 637.876 madres de hinchas caspagomina han hecho trapos con las elásticas rosas de sus hijos.

  • No conseguiran enpreñarme con el asunto de los emprendedores. Los zarajos y las gallinejas que se expenden en las freidurias que abundan en el barrio de Usera producen trastornos cognitivos.

  • Debo reconocer que cierta ansiedad por llegar a tiempo al Campo Gordo no me dejó atender como merecía la sesión del curso de ayer.
    De hecho me fui cuando faltaba un buen rato, no sé si recuerdan la escena de To be or not to be ( en caso negativo, cero patatero )
    El caso es que sólo puedo relatar algunas vaguedades sobre el concepto de paraíso:
    -que es una solución de la imaginación, pensar una situación distinta de la nuestra.
    -que los hay de dos tipos: los situados al principio ( y perdidos ) y los situados al final ( los prometidos )
    -que si los pensamos un poco son inquietantes como la homogeneidad de una vida de domingo permanente.
    -que segun Cioran, de existir, dedicaríamos el tiempo a inventar formas sofisticadas de matar a otros.
    -que según Tomás de Aquino en el paraíso el órgano sexual está sometido a la voluntad y ésta a la razón, existen coitos pero no pasión.
    -que la situación humana se halla fuera del paraíso, en la intemperie, en la depresión metafísica, en la dificultad.
    -que los paraísos no curan, cura el cielo, el Otro, la alteridad.
    -que lo que hace bueno el paraíso para A&E no era la abundancia de recursos, sino la cercanía de Dios.
    Y poco más, Blas

  • Me sabe mal decirlo pero trabajo con empresarios de un cierto nivel a los que no son aplicables las zafias consignas que aquí se manejan.
    Ls semana que viene nos reunimos con el directivo mejor pagado en 2014, un tycoon visionario cuya gestión ha mejorado la vida de miles de pacientes. Lo mas curioso es que desde la última reunión ha cambiado de sexo, de hombre a mujer. Ya digo, otro nivel.

  • Y no quiero resultar clasista pero los que vivimos en el Paseo de la Castellana y comemos sushi no podemos discutir con los de Usera comedores de entresijos.

  • 7 de mayo de 2015 a las 10:35
    Mercutio

    ***
    Ni bañado en hormonas mete Cristiano Mafalda un gol como el que metió ayer el Dios, O Rey. Están ustedes ante un portento del fútbol, merengones: descúbranse.

    ***
    Y cambiando de tercio, Mann en el 45: «Habría que eliminar a un millón de alemanes», pero «no es posible ejecutar a un millón sin copiar los métodos nazis».

  • POESÍA PERISTÁLTICA

    CABRAJAAAAARLLLLL
    caspagominaCABRAJAAAAAARLLL
    caspagomina
    tuiiiiii TUIIIIIIIIIIIII
    keeeeeeeeepler
    ALACASCALA
    al
    va
    ri
    to
    ALACASCALA
    CABRAJJJAAAAARRRL
    caspagomina

  • 7 de mayo de 2015 a las 16:09
    piratajenny

    Ni bañado en hormonas mete Cristiano Mafalda un gol como el que metió ayer el Dios, O Rey.

    No lo sabremos nunca. Sabemos, sí, que Ben Johnson corría más que Carl Lewis.

    Están ustedes ante un portento del fútbol.

    Tampoco lo sabremos nunca. ¿Era un portento del ciclismo Lance Armstrong?

  • La referencia a la ficha de Fábregas nos hermana, Merc. Somos unos Quijotes sin Cervantes:
    Tampoco pude perdonar a la junta directiva del Barça que no decidiera no presentar al equipo al partido de vuelta de una semifinal que Mou, responsable máximo del rival, había calificado de amañada por la UEFA:
    “Hoy ha quedado demostrado que ante el Barcelona no tienes ninguna posibilidad. Porque la UEFA no deja a ninguno de los otros equipos jugar contra ellos. No entiendo por qué. No sé si es la publicidad a Unicef, no sé si es porque son muy simpáticos…”, cargó Mourinho. “Espero no vivir toda mi vida con esta cuestión y que un día tenga respuesta”.

  • Yo estoy de acuerdo con Mercusio: hay una cospiración intergaláctica para beneficiar al Bartsa y perjudicialicionar al Madriz, desde dejarle jugar con trece hasta echarle droja en los crispis a Messit. Pero no pasarán, la caspagomina lo llevará todo a juicio, la primera fase ya ha comenzado y es sembrar las pruebas en tweeterd, mañana o pasado ya lo imprimirán todo y lo llevarán a los juzgados tres afamados tuiteros con tres copias distintas como en la fórmula de la cocacola para por si de acaso les ataca la pulicía secreta de Josef Blader.

  • Cuando el de Camas lanzó un potente chut dirigido a traspasar la red de la portería de Bulfón, Josef Blader le dio unos golpecitos a la tele y el esférico se escoró hacia la banda contraria. LA COSPIRACIÓN.

  • Yo conozco una historia que dice que a CR le implantaron en el corazón unas válvulas de adamantium para que su corazón bombeara más rápido la sangre y así pudiera o pudiese correr más rápido que el correcaminos. Mic Mic.

  • El chut de Messit iba fuera, pero Josef Blader clavó una patata en la antena de la Telefunken y despistó a Newer. LA COSPIRACIÓN.

  • Los espías de la GÜELFA le implantaron un microchís a Kepler Lima, lo activaron poniéndole música de Madness y por eso bailó ska encima de Casquero. LA COSPIRACIÓN.

  • Los espías del VILLARATO le dieron el cambiazo a Angelotti y trocaron su curso CCC de español por cassetes de gasolinera con chistes de gangosos de Arévalo, por eso habla así. LA COSPIRACIÓN.

  • Alvarito Aberlola es buen chaval, pero los espías del VILLARATO le rellenan la botella de Gatorade con whisky DYC. LA COSPIRACIÓN.

  • Concentrado estaba en la cola del baño cuando un espía del VILLARATO le dijo «¿me sujetas este pitillo?» y entonces salieron de la nada cuatro parapachis y le sacaron una foto. LA COSPIRACIÓN.

  • LA LÓGICA A SU ALCANCE
    Satur es un tío con un ingenio chispeante y faldicorto, ergo Messi no fue sistemáticamente dopado desde los trece años con hormona de crecimiento humana por el FC Barcelona, lo que no está prohibido (sin excepciones terapéuticas) por la WADA. Ni mucho menos.

  • Messit tendría que estar en la cárcel, pero los espías de la GÜELFA cambiaron la foto del informe de los juzgados y pusieron una de Piercing Brosnan, por eso ESTÁ PASANDO DESAPERCIBIDO. LA COSPIRACIÓN.

  • ÇHØPSUËY3D

    Mi novela favorita del siglo XX

    PROCURO FIJARME

    “Mi novela favorita del siglo XX es una que aún no he leído pero existe, lo sé porque me sale del sisi y por laS muchas que he deshojado y la prometen.”

    “ […] no abrir un libro es solo una de las maneras de no leer.”

    (Rita Redshoes – I’m On The Road To Happiness)

  • Florendino López ha enviado 567.987 emailds con la denuncia sobre Messit a los juzgados de primera instancia de Calatayud, al Costitucional, a la Güelfa, a la Filfa, al Comité Olímpico Camerunés y a los Motsos de Escuadra y Cartabón de la Generalife de Catalunhya pero QUÉ CASUALIDAD todos terminan en las carpetas de SPAM. LA COSPIRACIÓN.

  • Y menudo pederasta el del Raval, que lo dijo toda la prensa menos un chiflao al que nadie hizo ni reputísimo caso.

  • En cada partido le hacen al Madriz por lo menos siete penales, pero en las imágenes televisadas se borran esos fragmentos desde un antiguo satélite de la URSS, y en el estadio ponen en el electrónico unas escenas de Dos cachondas suecas en Ibiza para que el público se despiste y no pueda protestar. LA COSPIRACIÓN.

  • Que la policia detuviera a Lorenzo Sanz la misma semana que el Madrid de Florentino cayera en octavos de la champions fue una casualidad que ocurrió, por que las casualidades ocurren.
    No son cospiraciones

  • El 98,6% de los colchoneros son en verdad madridistas (que es lo lógico), pero están coaccionados por unos matones de la GÜELFA que acuden a sus casas con una cesta de gatitos rociados con gasolina en una mano y en la otra un zippo encendido adornado con la bandera de los confederados. LA COSPIRACIÓN.

  • Solicito ingreso urgente en frenopàtico, vía orden judicial, de Saturio.
    Padece un brote psicótico con delirios paranoides, que le perjudica lo que se
    viene llamando las meninges.
    Un informe filtrado por el CESID nos informa de su pasado a las órdenes de Ochaita y del mantra que gustana repetir antes de enfermar: soy mas merengón que don Santiago Bernabèu.

  • Los del Madriz son todos altos y guapos, si veis a un merengue pequeño y feo es que es un hincha camuflado del Calatorado F.C. pagado con los fondos de reptiles de la FILFA. LA COSPIRACIÓN.

  • Tras leer todas sus opiniones sobre la mejor novela del siglo XX, mantengo lo que dije en su momento.
    Noche Salvaje de Jim Thomson
    Al menos la que más me mola.
    Perroantonio mencionó 1280 almas pero no, Sam Spade…
    Que no, que no.
    Noche Salvaje

  • Normalmente se dice que la novela que protagoniza Sam Spade es la obra maestra de la novela negra.
    Cosecha roja se llama? Es que la leí hace 30 años.
    Estaba bromeando.
    recuerdo leer noche salvaje y cambiar mi manera de ver la vida.
    Para mí es la mejor, me apetecía dar la tabarra, y fastidiar a los fans de otras novelas de serie negra.

  • Pues me cago en todo lo más barrido, porque leí Noche salvaje y no recuerdo nada. La estoy buscando y no la encuentro, copón.

  • 7 de mayo de 2015 a las 19:40
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Solicito ingreso urgente en frenopàtico, vía orden judicial, de Saturio.

    El mensajero que llevaba la orden de detención ha sido localizado en la calle Ballesta con la camisa llena de lamparones de pacharán abrazado a dos fulanas de sexo equívoco. LA COSPIRACIÓN.

  • La tendré en España. Don’t panic, localizada en epub en mi iPad. Comienzo a leerla esta noche. Gracias, Claudio.

  • Cojo un taxi. Y hoy el taxista no me ha preguntado por dónde se va, el coche era grande y limpio, y el taxista también era grande e iba limpio. Lleva música, no muy alta pero bien audible: música javi para más señas. Cuando me he dado cuenta de que no era una canción suelta sino todo un recopilatorio he notado en mí un conato de sulfuración (¡PERO, PERO, PERO… ¡¿TÚ TE CREES QUE… QUÉ TE CREES TÚ?!). La cosa es que, como me sonaban pero no caía, en vez de eso le he preguntado quiénes eran. Se ha girado veloz: «ÁNGELES del INFIERNO, ¿A TI TAMBIÉN TE GUSTAN?». Como consecutiva a mi pregunta, la suya me ha parecido original y jovial a más no poder. Me estaba mirando y no me he atrevido a decirle que no aunque tampoco he sido capaz de decirle que sí: «HOM SUÍ NUO SA BOOO…», he comentado. Se ha puesto a contarme un montón de cosas de conciertos a los que va a ir en junio y julio, no a todos los que quiere porque también hay de motos en las mismas fechas. Hacía una mañana muy buena, y después de un rato largo de paseo que llevábamos ⎯porque han puesto la estación nueva en Casa Cristo⎯, pues la música y la conversación iban surtiendo en mí un efecto claramente robustecedor del ánimo, de modo que me ha dado mucha pena llegar al trabajo y he estado en un tris decirle que me anduviera más rato por cualquier carretera, hasta acabarme los casi ochenta euros que llevaba hoy en el borso (de la hucha de unos huérfanos). Me lo he pasado bien.

  • El resto del día me lo he pasado mal. Pero ahora mismo tengo la certeza de que si el resto del día también me lo hubiera pasado bien a estas horas ya estaría concentradísima inventando formas sofisticadas de asesinato, como se deduce inequívocamente de lo que ha dicho Holmesss que dice Esquirol que dice Cioran. Una consideración bastante sensata y ajustada, à mon avis.

  • 7 de mayo de 2015 a las 21:14
    Procuro fijarme

    ***
    Enmárquelo, srta. Bellpuig. Pan de oro, por favor. Y también el botón de la edición-autoexplosión, por favor, añádalo. Gracias, por favor, cuando se despierte, que la hago en un catre con punchas y píos.

  • 7 de mayo de 2015 a las 19:57 CLAUDIO SIFILIS
    Tras leer todas sus opiniones sobre la mejor novela del siglo XX, mantengo lo que dije en su momento.
    Noche Salvaje de Jim Thomson
    Al menos la que más me mola.
    Perroantonio mencionó 1280 almas pero no, Sam Spade…
    Que no, que no.
    Noche Salvaje

    Ni de coña. Una novela menor.

  • Hoy tengo campeonato de Texas Hold’em, pero me temo que no estoy en condiciones. Para jugar, hasta al parchís, es bueno no ver doble, ver de uno-en-uno. De otro modo una pareja as-ocho, por ejemplo, la llamada “mano del muerto” entre los perdidos, te puede parecer una bicoca, puedes apostar hasta a tu hijo; del parchís qué quieren que les cuente: ves una barrera donde en realidad solo hay una ficha solitaria fuera de seguro y a merced de los tiburones de otros colores. También les digo que en este estado alucinatorio, pero permanente, viven los mandrilistas, y hacen grandes negocios con manos mucho peores que la del muerto. Por ejemplo, con un par de doses (de mierda, añadiría un jugador poco elegante; no es mi caso) creen que pueden fulear a cualquiera. Cuando L. apenas sabía hablar, pero ya nos entendía más que nosotros a nosotros mismos, y demandaba sus caramelos, que yo le había enseñado a pedir en raciones discretas, no continuas, esto es, de uno en uno, me toreaba así: “Ima (servidora), dame más: más de uno-en-uno”. En fin, piensen en todas las lecciones que condensa este párrafo.

  • MANTENIMIENTO PERSUASIVO
    Pirata Jenny se ha levantado sonámbula. En su sueño, piensa que es la hora de ver el partido del Atlético de Madrid de final de la Copa de Europa. Pero la tele no va; salen unas rayas muy raras y tiene como interferencias chungas. Su primera intención es darle un golpecito para ver si se arregla, pero en lugar de eso acerca su mano y la toca delicadamente. Nada. Lo único que consigue es una descarga de estática que le eriza los cabellos a lo Poltergeist. Pobre, no sabe que ni en sueños, ni en lo paranormal, ni en cualquiera de los universos posibles, el Atleti va a poder jugar más este año en la Champions

  • Lo que hace Mortimer me parece increiblemente bueno. Igual que especula con un descaro total tiene un ojo finísimo a la hora de pintar estampas. Y lo que te ríes.

  • No deberían estar muy contentos los magistrados que accedieron por el cuarto turno a la carrera judicial ni con la insinuación hecha por Esperanza Aguirre de que entraron por la puerta trasera ni con el enfado de Manuela Carmena porque la anterior pensaba que era de ellos. Una atacando y la otra adoptando una actitud defensiva fuera de lugar han dejado el prestigio de esos profesionales por los suelos.

  • Admitamos que Esperanza Aguirre no ha sido desleal conscientemente con la verdad, aunque sí debemos sentenciar que se ha equivocado, al ir contando que Manuela Carmena accedió a la carrera judicial por la cuarta vía, siempre que ella admita que algo de mentira hay en decir que por ese motivo la otra no es jueza. Ha faltado a la verdad, y ha faltado -hay que ser retorcida para ello- precisamente con la verdad. Efectivamente -ésta es la parte verdadera de la historia- Manuela no hubiera tenido la condición de jueza si hubiera ingresado por el cuarto turno; hubiera sido -y esto no lo dice Esperanza Aguirre- más que jueza: magistrada. El turno del que hablamos está pensado para el acceso directo a la condición de magistrado.

  • Me acuerdo de una verdad mendaz además de sofisticada de la que se benefició aquella introductora de la educación sexual en la televisión española, la doctora Ochoa. Sí, aquélla que dictaba sus clases televisivas acompañándose de un sabiamente decoroso a la vez que abrasador cruce de piernas. Se presentaba -ya lo he dicho- como doctora, pero resulta que lo era. Era doctora porque había leído la tesis doctoral en la facultad de Psicología. Naturalmente, con esa verdad se pretendía que los espectadores pensáramos, y así lo pensamos, que era médico. La sofisticación a la trampa la aporta el hecho de que la mayoría de los médicos son licenciados, sin haber alcanzado el grado académico de doctor. Esa condición de doctor es social más que académica. Pero sucede que es precisamente esa condición social la que la gente estima más. Así que a la doctora Ochoa le vino bien ser doctora para que se la tomara como doctora.