Lemánicas. I La Limite

Limite
Por Pirata Jenny.

La Limite, la Frontera. En el invierno de 2011, cualquiera que quisiese encontrarle a partir de las siete de la tarde, a esa hora en que en Ginebra empieza a ser conveniente contratar la cena, podría haber acudido allí, al callejón de la rue de Charmilles. Dentro, tres mesas corridas atravesadas en la pequeña sala, una docena de mesas individuales apoyadas sobre las paredes y una ornamentación frugal: apenas los percheros de asta de ciervo que amenazan con desprenderse del lienzo bajo una montaña de abrigos, bufandas y gorros cuyo peso duplica la nieve, la nieve que caía inmisericorde desde hacía semanas, y dos fotografías amarilleadas donde es difícil distinguir una goleta, las velas hinchadas por el viento, avanzando, parece, lentamente, parece, hacia la desembocadura del Dranse, rumbo a la luz vacilante del ocaso, y una vista convencional, probablemente una copia de esas postales antiguas que aún compran los turistas, de los castaños desnudos de la plaza, se diría, de Bourg-de-Four, no es fácil distinguir. Las siete y media. Piccolo, un metro y cuarenta y seis centímetros, que ha visto esa tarjeta postal cientos de veces, al menos una vez al día desde que comenzó a frecuentar la cantina hace treinta y dos años, y quizá más desde que se jubiló, pero que no obstante se detiene frente a ella nada más franquear la puerta y descender los dos peldaños, para dar tiempo a que afloje el nudo que se le arma en el estómago, el pulso se estabilice, se sequen las palmas. A pesar de que todos los habituales esperan su llegada a esa hora, o tal vez precisamente por eso. Mientras, con la punta del zapato juguetea con el pie contrario, indolente, ahora no tan indolente, un poco inquieto, visiblemente irritado cuando no logra domesticar las cordilleras que forman los largos calzoncillos blancos bajo sus calcetines. Las ocho. Haber acudido allí, en la esperanza de leer un par de capítulos o de escribir media cuartilla, en la esperanza vana, porque ya no queda un sitio libre y es una algarabía de voces en español, en francés, en portugués, en italiano, de gente que entra, gente que sale a fumar, gente que vuelve a entrar para seguir cenando, gente que vuelve a salir para seguir fumando, y los guisos empiezan a surgir de las sombras del interior, Isis se acerca cada vez con más insistencia a ofrecer el plato del día, y si no qué, lo de siempre, uno no tiene prisa en salir de allí pero ella sí, y el hambre despierta, la curiosidad despierta, la voluntad desfallece, cerramos el libro intacto. Las ocho y media. – ¡Piccolo, vieni, viens, mira lo que dicen éstos! Piccolo se acerca con la misma vacilación que hace treinta y dos años, recién llegado de Pozzuoli para emplearse de mecánico en las cocheras de La Jonction, y con el mismo gesto vago rechaza la silla que le ofrecen, rara vez se acomoda, y cuando lo hace utiliza sólo la esquina del asiento, como quien en todo momento debe estar preparado para desvanecerse si algo se torciera. Ocupando el extremo de una de las mesas corridas están todos, menos Mamoru, que tardará aún una semana en aparecer en nuestras vidas, que en ese instante preciso está, según calculamos luego, aún atravesando el valle del Volga, Mamoru el peregrino, pero Fabien Faé está, y Dominique Zaffaroni, o Zaffinetti, que es una de las que escapa cada dos por tres al callejón a fumar, y Emma Grosjean, que siempre pero nunca realmente está, transportada por la grappa y la enfermedad mental a quién sabe qué paisajes, lejos de nosotros, lejos de la Frontera, y Claude Nüsslin, casi siempre resguardado en un silencio amable, que Emma, en algunas de sus breves incursiones a la realidad, a veces interpreta como hostil, qué me mira usted, Claude, yo a usted le digo si debe beber otro café, porque ése es al menos su cuarto café en lo que va de tarde, no me gusta mandar a nadie ni que me manden a mí, pero Emma, por Dios, ni por Dios ni por nada, para volver a extraviarse en la cárcel de su mente, Fabien chasquea la lengua en un gesto solidario hacia Claude, cuando nieva mi cuerpo entra como en hibernación, recorta Claude, sólo siente su vieja herida en el muslo derecho, pensamos todos, sólo siento mi vieja herida en el muslo derecho, dice, de la que soy yo el único responsable, por hacerme el bravo galopando esa cabra loca, yo que en mi vida me había subido a un caballo, Isis nos apremia a decidir si acaso queremos algo más, como insinuando que está haciendo caja, pero aquí nadie tiene prisa en salir, salvo ella y se podría dudar si Piccolo, en estado de máxima alerta ante el amago de refriega de Emma. Las diez. Llegó el momento mortuorio, como lo tiene bautizado Claude, oh, no, por favor, miro con culpa mi cuaderno virgen, ya he tenido suficiente por hoy, la bise, la nieve, este cielo bajo y este frío azul, eléctrico, afilado, que de madrugada ha reventado una tubería en el muelle del General Guisan, el atasco grandioso, el 25 avanzando mansamente, a paso de hombre por las calles colapsadas, y la vieja suiza que interrumpe mi lectura, y todo este progreso, ha dicho, con un desdén tranquilo, apuntando brevemente con la barbilla hacia los hoteles de lujo frente al lago, a las sedes de los grandes bancos junto al río, para nada, ¿cuándo va a detenerse el progreso?, me ha interpelado, se supone que debía tener una respuesta concreta o acaso era una pregunta más metafísica, y ahora esto, el parte macabro de madame Zaffaroni, o Zaffinetti, que con el curso de los años ha perfeccionado el relato de su propia muerte y aprovecha nuestras horas más bajas para revisitarlo y, si estamos de suerte, reinventarlo. Al único al que le interesará la epopeya del cuerpo de Dominique será a Mamoru, por ser nuevo en plaza y por esas pulsiones tanáticas de los japoneses, pero a nosotros qué. Las once. Cuatro horas, ni medio capítulo, otra tarde en balde. Los escasos visitantes extranjeros, pasantes de multinacionales, becarios de organizaciones internacionales, ciertos perros sueltos, han pagado a Isis y se han marchado, en las sombras de la cocina sólo se oye a Carlos enredar con los cacharros en el fregadero, abrir y cerrar cámaras, tiberio de la loza y los cubiertos, y madame Zaffaroni, o Zaffinetti, acaba de llegar al fin al momento en que el coche fúnebre encara la rue de l’Arquebuse ante un cortejo más bien menguado pero Sabedor de lo que el Mundo acaba de Perder, y viene a depositarla, es importante en el cementerio de los Reyes no ocupar el primer sitio que te venga a la cabeza, sería demasiado tentador recostarse al lado de Calvino, si uno tuviese la tentación de proyectarse, digamos, políticamente hacia la eternidad, o de Borges y sus siete guerreros nortumbrios, si quisiera ser más sutil, o digámoslo claramente, opaco, no, indescifrable, porque yo he visto en el cementerio de los Reyes a personas, visitantes tranquilos, no pareciera que fácilmente alterables, en quince minutos desde que encaran la plácida llanura incrustada en medio del cacareo de la ciudad, dejando a cada paso atrás los cantos de sirena de la avanzada, perder la compostura ante la estela, hoy en día no es fácil encontrar quien domine el escandinavo antiguo.

169 comentarios

  • Gran texto. Pero estoy dolido porque Pirate no nos deja publicar el segundo capítulo porque dice que soy un zote y no entiendo nada de lo que nos envía y que ya escribirá algo de chistes o así para que pongamos ilustraciones graciosillas.
    Que duro es tratar con los artistas, o sea.

  • Marqués, decir que mis Camper payasescas de color calabaza carecen de elegancia y hasta de prestancia ha ofendido mucho al mundo del circo. La mujer barbuda y yo jamás vamos a perdonárselo.

  • Perri Meison, ¿crees que es más difícil tratar con los artistas que con las artistas?

    Pi, has hecho un ejercicio prodigioso. Esperamos más. Aunque sólo sea para que le agradezcas a Brät haber buscado la imagen del bar.

  • Ahí me has puesto en un membrete, o sea. En mis viajes a lo largo y ancho de este mundo he tenido más problemas con los artistas que con las artistas. Pero no me atrevería a generalizar.

  • “En este momento político la oferta y la demanda se adaptan exquisitamente como el tornillo a la rosca. Las personas somos maquinarias de buscar atajos. De ahí el éxito de la lotería o del vendedor de crecepelo. Economizar esfuerzo es economizar calorías y eso fue bueno en la lucha por la supervivencia”

  • Servidora lo que piensa es que es excesivo que el señorito Brät pase dieta de transporte Madrid-Ginebra, estancia en el Hotel Bristol con cena en La Limite para que el resultado sea esta foto. Ustedes dirán.

  • Sloterdijk sobre Derrida y Freud. Su Moisés egipcio enseñó a los judíos el rigor contra sí mismo que una religión estrictamente monolátrica exige de sus fieles. Y que por aquí brilla por su ausencia.

  • Encima se le ha caído al suelo el daguerrotipo y nos trae la imagen toda quebrada. A saber en que condiciones acabó el amigo Brät.

  • Unas veces es estupendo sentir cómo el texto desaparece, se hace transparente, y la anecdota que cuenta es lo que cuenta. Otras es delicioso sentir que uno y otra van paralelos, y lees con un ojo en las palabras y otro en la historia, cada una con sus fascinaciones.

  • Estaba esperando en la terraza exterior del restaurante. Percibí como cerró el coche y la sentí avanzar con decidido taconeo. Emergió rutilante desde la oscuridad, melena rubia al viento, labios rojos recién retocados, camisa blanca y vaqueros ajustados, pero sobre todo esos zapatos de afilada punta que ejercían sobre mí una atracción irresistible, no podía dejar de mirarlos.
    Estar sentado frente a tal diosa, cierto que innacesible para un pobre mortal como yo, mientras bebíamos esos dos vinos que ambos sabemos como nos gustan, fue ese instante de la vida por el que merece la pena vivirla.
    Los sexagenarios vivimos una suerte de vida contemplativa, extasiados en la belleza de ellas pero sin la fatigosa tarea del flirteo. Uno, ya lo dije, solo contempla el decúbito supino y con la conversación justa.

  • En paralelo.
    Exijo/ ruego crónica de la mini xuntanza Bonnie-Marqués.
    Con especial atención al desplumamiento de los pollos del fanzine.
    Se están perdiendo las buenas costumbres. ¡Hombre, hombre!

  • Éste país es una puta mierda que se esfuerza día a día en serlo un poco más.
    En el Banco de Sabadell (sí, pongo todas las letras), deben de estar tan ocupados hablando unos con otros en blanco y negro, que no tienen tiempo para que yo le ingrese dinero a uno de sus clientes. Sólo puede hacerse esa operación unos determinados días de la semana y creo que en un horario concreto.
    No sé cuales porque mi santa, con buen criterio, ha decidido no esperar para ser informada.

  • 11 de mayo de 2015 a las 10:06
    Srta. Bellpuig

    ***
    Brät se la ha colado una vez más, señorita Bellpuig. Esa foto está en Google Earth que yo la vi (gracias, Brät). Ni ha estado en el Bristol ni ha cenado en la Limite. Es más, me dejaría cortar una mano a que mientras usted le creía en Ginebra él estaba de tascas en Calatayud. 850 euros de dietas en AVE, cañas, tapas y Dios sabe qué más.

  • Ahora me voy a chivar yo: Satur se ha vuelto a abrir cuenta en twitter para dar rienda suelta a su delirio antimerengue.

  • Al final el viajante impenitente va a ser usted marquis.
    Me tienen atado y capado con cienes y cienes de proyectos oficinescos desde hace demasiado tiempo.
    Cágüen!
    Ardo en deseos de desplumar a los jipis estos, sentado ante una buena cena, en buena compañía, mientras miro como otros degustan buen vino. (Yo beberé agua, un bitter bien amargo en los entrantes).

  • Brad, chivato, rata.

    LA CAJPAGOMINA EN BEL·LÍN
    – Wie bitte?
    – ¡PE PI TO DE TEN NE RA! ¡KLEINE JOSE VON TEN·NERA!. Ej que no me entienden.

  • Delicioso relato Pirata, es un placer leerla.
    **
    Al Marqués se le olvidó que la rubia llevaba la infalible smoking jacket.
    (Los chupamelapunta nunca fallan)

  • El sábado estuvimos comiendo con unos amigos en La Barraca del Barranco y vinieron con su hija, ATS en Dresden. No vean como se ha puesto desde que sigue el régimen alimenticio germánico.
    ¡ÑAM!

  • ¡Que no Adapts!
    El outfit fue: vaqueros pitillo, camiseta blanca, chaqueta smoking negra, zapatos chupamelapunta negros y bolso de mano.
    Menos es más.
    El Marqués iba de motero.
    ***
    Lo que no le perdonaré es que pidió una ración de morcilla (que estaba de muerte) pero que siempre deja rastro entre los dientes, sobre todo a las que tenemos la dentadura de un tiburón toro.

  • Me llega Electricidad revisitada, de Edi Clavo (batería de Gabinete Caligari). Descubro que es del Aleti («el juego ladino de contraataque» de Ratón Ayala y Cacho Heredia; «me acerqué yo solo y sin compañía a las inmediaciones del campo enemigo, el de los aliados de la suerte putrefacta y las inercias del sempiterno triunfo: el estadio Santiago Bernabéu»; «…o que Keith Richards me recuerde vagamente al Sabio de Hortaleza […] tras una noche de J&B con hielo en el Casino Gran Madrid». Apetece mucho. Grandísima foto en la cubierta, de Alberto García-Alix.

  • BREVE GUÍA DE BERLÍN PARA CASPAGOMINAS

    – Berlín tiene dos aeropuertos que los caspagomina denominarán Téjel y Chónifel.
    – Para llegar al estadio olímpico habrá que tomar lo que la caspagomina denominará el Esebán. El transporte en Berlín es caro y no hay tornos en las estaciones, pero como te pillen viajando en negro te crujirán con una multa de 40 euros (ejqueeeeeeeee).
    – En los bares no ponen tapas. Ni olivitas. Ni cascagüeses. A joderse (ejqueeeeeeeeeee).
    – Lajcañitas son de medio litro, caspagominas. Podéis tomar también una cerveza pequeña, de 33 cl., como las niñas. (Ejqueeeeeeeeeee).
    – En los bares no hay pinchos de tortilla (Ejqueeeeeeeeeeee).
    – Los camareros no se llaman Paco.

  • Quisiera aclarar que en mi vida he ido vestido de “motero”, despectivo término con el que se despacha mi atuendo en la citada cena con la diosa.
    Soy un simple aficionado al motociclismo clásico que gusta llevar ropa vintage acorde con la máquina de turno. Belstaff es mi signo de identidad que se parece al estilo “motero” lo mismo que Schubert a Melendi.
    Siguiendo a Perroantonio trato de ser sublime todo el tiempo, cierto que a veces me falla la parroquia.

  • Ha pasado sin pena ni gloria el vigésimo aniversario de aquel glorioso anuncio que te interpelaba: “Mírame a los ojos. He dicho a los ojos”.
    Ahora por lo visto el tema está en mirar las puntas de los zapatos.

  • @satur
    Los mejores son los que le dicen al del bar, que tiene unas neveras proporcionadas por la marca de cerveza para servirla a la temperatura óptima, que aquí no tienen ni puta idea de servir cerveza. En perfecto cheli.
    Como vengan culeses y merengues va a haber que irse de vacaciones.

  • 11 de mayo de 2015 a las 21:06
    KEHRE
    Como vengan culeses y merengues va a haber que irse de vacaciones.

    Como cuando hacían la Loft Parade, que pasaba al lado de mi casa. Huía a Merkelburgo Antepomerania durante ese fin de semana.

  • ESPAÑA ESTÁ DE DUELO
    Ha sido noticia principal en todas las ediciones degitales: Guarret Ballet sufre porque no le pasan el esférico y el hermano de la Ronalda no es el mismo desde que Irene Shayck le churrupetea el prepucio a Bran Lee Cupert.
    ESPAÑA ESTÁ DE DUELO

  • Es así, los del “a mí me lo va usted a contar” vienen aquí y les enseñan a estos a beber cerveza, cuando hasta hace año y medio no habían pasado de Mahou. Menos mal que Berlín es grande. Habrá que observar al menos 2 o 3 km de la zona en la que decidan localizar la Fanmeile

  • Hay que huir. Lo peor es que se diseminarán. Quien más quien menos vendrá con un cuñao que ha trabajado aquí y se esparcirán en grupos por toda la ciudad. Nos los encontraremos por todas partes. Ejqueeee tanta sarchicha tanta sarchichaaaaa.

  • A ver si los paletos de Berlín nos van a enseñar a los de Madrid a beber birra. No me jodas.
    Antes de que naciera el tal Beckham el menda calzaba Belstaff.
    Aquí hay mucho niñato que cree haber descubierto lo que ya es obsoleto.

  • 11 de mayo de 2015 a las 22:58
    MARQUESDECUBASLIBRES
    A ver si los paletos de Berlín nos van a enseñar a los de Madrid a beber birra.

    JOJOJOJO. Los de la jarrita helá.

  • Yo la jarrita helá es la jarrita helá, que en Madrí hace mucho de calor. Y yo estuve en Berlín en noviembre y estábamos a diez bajo cero, pero yo la jarritá helá es la jarrita helá, y no había manera de que me sirvieran la jarrita helá, pichi.

  • Mientras que mamabáis el calostro algunos nos habíamos bebido la fábrica Mahou en El Cangrejero.
    Dais risa, enanos, qué coño creéis que es Berlín. Cuatro casas y un río con nombre de refresco.
    Irsus a toman por el culo.
    Haceros socios del Hertha, ja, ja…

  • – ¡Wolfgang, ponme aquí un chupito de Franzijcaner! Endevé la franzijcaner, que me la ponen en el bar a 3,50 y la compro a 1,80 en el Alcampo, endevéee!

  • 11 de mayo de 2015 a las 15:04
    ADAPTACIONES
    Brema, ella decía Dresden, ¿es así o Dresde?

    Creo que en teoría es Dresde. Pero en teoría también es Francoforte.

  • (He leído la entrada de tu blog, Procuración, y ahora la voy a volver a leer porque se me ha ido el final. Allí desde el móvil no puedo dejarte comentario así es q te dejo aquí lo que quería decirte de las tórtolas y de paso insto al personal para que te lea.
    Que la tórtola turca está desplazando casi por completo a la ibérica. Es una de esas especies extranjeras q desplazan a las autóctonas; como lo del cangrejo de río americano y la cucaracha americana.
    Y que yo de niña llevaba zapatillas La Tórtola, y me moría por unas Paredes azules y amarillas que me regaló mi tía Amparo para mi comunión.
    Chin pom.)

  • Soy de Madrid, como mi padre y mi abuelo. Cuando Brema viene por aquí trato de darle lo mejor de la ciudad y sus gentes, sin reparar en gastos ni en tiempo. Pero algo debo de hacer mal cuando ha fecundado en su alma ese odio africano hacia nosotros.
    Nos odian los catalanes y los vascos, al parecer también los que viven en Berlín, que nos consideran unos piperos irredentos que bebemos cerveza a buchitos.
    No sé, no se está tan mal aquí, no somos tan despreciables.

  • 11 de mayo de 2015 a las 23:40 gachoinlowercase
    Que la tórtola turca está desplazando casi por completo a la ibérica. Es una de esas especies extranjeras q desplazan a las autóctonas; como lo del cangrejo de río americano y la cucaracha americana.

    Ya había leído algo de eso, Gata. Pero no entiendo un pijo de ecosistemas y menos entiendo aún la preocupación por las especies de aquí y las de allí. A lo mejor las abuelas de las de aquí también vinieron de otro sitio alguna vez. Venga, explícalo.

  • (Pues la preocupación viene de que las especies autóctonas desaparecen, y esto preocupa porque las especies autóctonas viven en equilibrio con el resto de especies (de especies de todos los reinos), ocupan su eslabón en la cadena trófica y la propia interacción con el ecosistema mantiene sus niveles de población de acuerdo con el orden y equilubrio.
    Pero las especies invasoras frecuentemente devienen en plagas, porque no están integradas en la cadena, y hasta q eso sucede, pasa mucho tiempo, tiempo en el que el equilibrio se ha roto y puede suceder el caos.
    Las especies aotoctonas serian los incas, mayas, aztecas, sioux, arapahoes… Aunque el ejemplo no es correcto porque la especie humana ya lleva miles de años viviendo a espaldas de la madre naturaleza, hasta el punto de que ha conseguido que la selección natural prácticamente no afecte sus vidas.
    (Y con la ansiedad que estoy padeciendo en estos momentos que no puedo volver a dormirme, no sé cómo habré quedado.
    Oye Procu, cuando termines de leer el libro ese de cambiar de vida, me haces un resumen acelerado, prego).

  • Aunque llevo ya años en Berlín, yo mismo soy madrileño. Y he visto muchas veces a los de la jarra helada (que quizá no son la mayoría, porque los discretos intentan pasar inadvertidos). Lo que no he visto nunca es a un alemán dando clases de cortar jamón en Jabugo (“¡esa grasa, qué asco!”), o cantando allí las alabanzas de la carne ahumada de la Selva Negra http://de.wikipedia.org/wiki/Schwarzw%C3%A4lder_Schinken

  • A mí me parece muy bien que la hembra autóctona española sea desplazada por otras especies de allende los Pirineos.

  • Tampoco debe ser autóctona la falsa acacia, que ha florecido estos días de forma masiva. El sábado, la humedad elevada y el polen de las acacias producía en el valle cerrado un olor casi mareante, como de orines perfumados (con perfume de orín).

    Miro el bosque y no sé reconocer la vegetación impropia de la autóctona. Presumen los paisanos de robles y hayas, de boj y de algún otro arbol de corte mitológico, pero en los únicos paisajes no hollados que aún se reconocen, se ven encinas bajas y madroños.

  • Me gustan las cervezas suaves, como la Corona mexicana o la Budweiser americana así que, posiblemente, tendré muy poco crédito entre los ingeridores de brebajes robustos, como esas Voll-Damm o Keler que tanto gustan por estos lares; y que vienen siendo desplazadas por las Franciscanus y otras birras turbias acabadas en anus de las franquicias cerveceras. No obstante, una de las mejores cervezas que recuerdo la tomé en Postdam, una cerveza rojiza de trigo, fabricada artesanalmente; claro que también es posible que influyeran las vistas al lago y aquel estupendo momento de amistad.

  • Todas las mañanas, alrededor de las siete, leo el ÇhøpSuëy, a continuación me arreo el informe de mercado, tres páginas, que dice cosas tal que ésta:
    “El USDA se publicará a las seis de la tarde hora española, como se ha comentado se espera que bajen ligeramente los stocks de cosecha vieja y que los de cosecha nueva vuelvan a ser record aunque para que se hagan realidad el tiempo deberá acompañar en los próximos meses.
    La harina de soja no logra llegar a los bajos de Octubre a pesar de las cosechas…”

    Cuando llego a la oficina aún estoy discriminando quien dijo qué. Un día de estos soltaré a mi director un comentario de gAcHö y seguro que le mola.

  • Gacho, bonita, gracias por la explicación. Y creo que entiendo la advertencia sobre los riesgos de caos, aunque dicho de este modo general parece hasta divertido. Traduciendo del sinsorgués, lo que quiero decir es que parece lo más propio del dinamismo de la vida, aun con los incrementos de velocidad y escala de nuestra época, ahora también los virus viajan en aviones en vez de a paso de burro.
    Intenta no preocuparte por el insomni (sobre todo, no te preocupes porque es mucho peor).

  • 12 de mayo de 2015 a las 10:16 BREMANEUR
    Me ha recordado la ilustración de Perroan para el relato de Gacho.

    ¡Aibadiós! ¿Así que es ahí donde se me había ‘implantado’ cerebralmente esa imagen? Porque “Miserable ternura” es un libro que leí tanto que acabé con esa expresión uno de mis más desconocidos poemas. Pero no recuerdo que el ejemplar del libro de Ory que tengo en casa incluya esa foto, que todo puede ser.

    Yo, no sé por qué, creía recordar una foto similar, de un tilo bilbaíno, en un ejemplar de la revista Pott (tal vez en el Pott Tropikala, no sé).

    En fin, que no somos nadie. Al menos, ésta sí es original.

  • ADIÓS REINA

    Adiós reina las cosas como son
    Adiós te dejo porque tú te alejas
    del castillo que fue nuestro rincón
    lleno de telarañas de horas viejas

    Oh qué triste qué trono de tristura
    Removiendo cenizas muevo penas
    con mi cabeza ardiendo de locura
    como una antorcha sola en las almenas

    Me esperan otros ojos otro pelo
    en una cara acaso de oro puro
    Me espera un nuevo cuerpo paralelo
    de otra hermana fatal en el futuro

    Carlos Edmundo de Ory

  • Procu, Pirate, acabo de discutir que “advocate” no significa “abogado” sino “valedor”, descartado “advocador” por malsonante. Me gustaría conocer su superior criterio. Gracias.

  • El filósofo

    ‘We could prevent elite private schooling without any real hit to healthy family relationships, whereas if we say that you can’t read bedtime stories to your kids because it’s not fair that some kids get them and others don’t, then that would be too big a hit at the core of family life.’
    So should parents snuggling up for one last story before lights out be even a little concerned about the advantage they might be conferring?
    ‘I don’t think parents reading their children bedtime stories should constantly have in their minds the way that they are unfairly disadvantaging other people’s children, but I think they should have that thought occasionally,’ quips Swift.

    El resumen es: nos atrevemos a afirmar que eres un hijo de puta si les lees cuentos a tus hijos, pero que sepas que lo pensamos. Leerle a tus hijos habiendo otros padres que no lo hacen supone una ventaja injusta.

  • Hace unos años, en Atenas, tuve el privilegio de acompañar una noche a Carlos Edmundo de Ory y a otro gran poeta, Juan Vicente Piqueras. Éramos nueve amigos. Cenamos y bebimos en una terraza equivalente a dos o tres estadios de fútbol. Enfrente, el Partenón iluminado. Carlos Edmundo de Ory era un hombre divertidísimo, juguetón e infantil, en el sentido más tierno de la palabra. Guardo esa noche como uno de los momentos más preciados de mi vida. Lamenté mucho su muerte y regreso a menudo a sus libros.

  • Desde que descubrí a Carlos Edmundo de Ory en un libro de segunda mano, siempre he sido muy seguidor. Era un poeta distinto, raro y juguetón. Parecía divertirse escribiendo los poemas, lo que resulta refrescante en un panorama dominado por lotófagos intensos.

  • Uf, Gaussage. Qué asquito de pedagogos. Pero esa actitud está bastante más extendida de lo que parece. Los maestros de escolarización primaria desaconsejan a los padres que enseñen a leer o escribir a sus hijos porque cogen «malos hábitos» que luego es muy difícil normalizar.

  • (Que Dios me perdone por lo que voy a decir): Gachó tiene toda la razón.
    España es el país de Europa con más diversidad de plantas y animales de Europa, así como diversidad de hábitats (que Perroantonio no las sepa distinguir no quiere decir que no las haya) y éso es algo con un valor primordial . ¿Por qué? Valores medioambientales aparte, somos un país al que viene mucha, pero mucha gente y paga mucho, mucho dinero por ver todo éso (Marqués acabo de conocer el dato por el Foro Económico Mundial que España acaba de desbancar a Francia del primer puesto de países más turísticos del mundo, tal y como usted dijo en nuestra agradable velada).
    Conozco australianos, alemanes, estaounidenses que han pagado una fortuna por ver cómo un águila imperial caza un conejo, el vuelo del buitre negro, o el cortejo de las avutardas. Somos un país exportador de animales, exportamos milanos reales, buitres negros y leonados, malvasías y gacelas africanas (entre otras especies)…En fin, que preservar todo ésto nos garantiza una buena parte de nuestras pipitas que es de lo que se trata en el fondo.
    Fomentarlo, cuidarlo y exportarlo nos hace ser número uno.

  • 12 de mayo de 2015 a las 11:33 mgaussage
    12 de mayo de 2015 a las 12:00 Perroantonio

    Aún llevo hincada aquella noticia sobre la prohibición andaluza de recomendar la compra de libros fuera de los adquiridos a través del Programa de Gratuidad de los Libros de Texto, para «evitar la discriminación» de las familias más pobres».

    Hay gente que querría gastar su poquísimo dinero en libros. Pues a tomar por culo con ellos, que para eso son pobres. No se puede ser más peor.

  • En el sentido coloquial, Marqués, un advocate es quien defiende una causa, cualquier causa (su valedor), no necesariamente jurídica. En sentido técnico, un advocate es también un abogado. Hay diferencias entre lawyer y advocate en el mundo anglosajón, entre lo que uno y otro pueden hacer ante un juez, pero no las conozco. Es decir, sí: un advocate es un abogado, pero quien lo haya dicho tiene que saber de lo que habla y no haberse dejado confundir por un “false friend”.

  • 12 de mayo de 2015 a las 11:32 marquesdecubaslibres

    Pes no sé, porque el diccionario también registra como acepción secundaria la equivalencia con abogado de leyes, y no solo defensor en general. Pero yo, lo que diga PI.

  • 12 de mayo de 2015 a las 12:24 Bonnie

    ¿Y por qué quiere que Dios la perdone, bonica? ¿Acaso ha estado retorciendo el pescuezo a unas tórtolas turcas con la mente igual que yo el otro día me puse a afumigar lenguas chiquitas y harapientas? ¿Se siente culpable? Hace bien. POR ALGO SERÁ.

  • Anoche intenté ver Relatos salvajes, que ganó el Goya a la mejor película latinoamericana. No aguanté ni quince minutos. Más que a los actores veía a los guionistas jugando a ver quién era más ingenioso. Lamentable. Me resarcí con Never let go, de John Guillermin, una peli de 1960 donde Peter Sellers hace de malvado. Pese a sus pequeños errores le pongo un notable alto. No es tan difícil hacer buen cine.

  • 12 de mayo de 2015 a las 12:24 BONNIE
    Somos un país exportador de animales, exportamos milanos reales, buitres negros y leonados, malvasías y gacelas africanas (entre otras especies)… En fin, que preservar todo ésto nos garantiza una buena parte de nuestras pipitas que es de lo que se trata en el fondo.

    Bueno, dejando de lado la inmoralité giliecológica de criar gacelas africanas no autóctonas fuera de su hábitat, si el turista anglo-germánico (de quien se aprovecha todo, como del cerdo) está dispuesto a pagar una fortuna por ver a un azor (español) caza una tórtola europea (de Tortosa), pero no daría un duro por ver cómo caza a una tórtola turca (de Tortosa) en un hábitat con sello de garantía de inmutabilidad, me tendré que callar la boca. A ver si por descojonarme del cerdo autóctono, el sapo autóctono, el ranúnculo autóctono o el besugo autóctono (extinguido) vamos a perder el sello de Biotopo Autóctono Inmutable y va a disminuir el producto interior bruto.

    Yo por preservar lo bruto, lo que sea.

    Por cierto, que los putos malvasía sí que son una plaga bíblica.

  • Seguramente el cormorán debe ser una especie extranjera, por la avidez y coordinación institucional con que se lo extermina. La trucha, no; la trucha es de aquí de toda la vida como lo atestigua la expresión «te quiero mucho, como la trucha al trucho».

  • Por toquinear los güevos solamente ya que no sigo el fupbol y por dejarme llevar por las tendencias Saturnales, ¡¿mola o no que un grande tratado cómo un segunda confronte al Madrit con la realidad!?
    O sea el Valencia.

  • Adattachionni, io ara parlo l’italiano per què io sonno della Juve. Per mé é statto molto importante que il Valenccia vinchera al Madritte. Un giocco treppidante, ma la mala sorte di non introduchire l’esféricco a la porteria di Iker Casil·la per terza vez conseccutiva. Il partito foi molto tenso e divertente e il congiunto ché ha de rebure la mia feliccitaccionne.

  • Primero fueron los emprendedores, luego el coaching, luego el mentoring, luego el big data…
    Los sufridos profesionales de toda la vida, aquí, soportando que los adanistas reinventen lo que se ha hecho toda la puta vida, si eras un tipo cabal, pero poniéndole el nombre cool tras descubrir América al bajar del trasatlántico gestionado por agencia.

  • ¿Pero a qué cormorán te refieres? ¿Al moñudo o al grande?
    ***
    Te quiero mucho Perrucho, como la trucha al trucho.

  • Intolerapla!
    La Bonnie queda con el marqués, quiere a PerroAntoaine, dejándolo pringoso de babas de rubia, pero quedar en dos eventos profesionales con un colega guapísimo aunque madurete, ¡ eso no !

  • Por no mencionar que la Bella Tare acudió a nuestra cita con escolta inicialmente o que gachí.veïna ha despreciado la ocasión de conocernos creo que tres veces.
    ¡Pero si soy un amor!

  • Ya soy viejo para cambiar de gustos pero debería hacer un esfuerzo para que me guste el fútbol. La verdad es que a veces miro un partido y mi análisis de cómo va el juego acaba coincidiendo con los sesudos análisis de los entendidos. Me quito las gafas o entrecierro los ojos hasta que la pantalla queda borrosa y en dos minutos uno advierte que ve los puntos de un color se mueven mas que los de otro. Parece incluso que hay muchos mas. Los de ese color tienen muchas más posibilidades de ganar.
    Con las elecciones también funciona, sustituyendo el borroso visual con el borroso intelectual, mirándolo todo a través de esos prejuicios que todos tenemos e intentamos evitar.

  • Hoy, con esto de los hábitats y la autoctonía me he fijado que el candidato a la alcaldía de San Sebastián por el Partido Socialista es Ernesto Gasco. «¡Tate!» —le he dicho a mi cabeza— «un remanente gascón». O sea que me he puesto a ello y he descubierto mi primer Mediterráneo del día, que el idioma hablado en el Valle de Arán, o sea el aranés, es un dialecto gascón. Es posible que todos ustedes lo supieran, pero un servidor es un tanto despistado.

    Como ya comentamos en otra ocasión, San Sebastián Nuevo, es decir, el San Sebastián al pie del monte Urgull (orgullo), fue fundado por Sancho el Sabio en 1180 y poblado por comerciantes gascones, posiblemente de Bayona y Biarriz. Esta población gascona tuvo su importancia durante algún tiempo, encargándose del gobierno local y manteniendo el idioma durante algunos siglos en sus comunidades de San Sebastián y Pasajes, Guetaria y Fuenterrabía, y generando denominación en la toponimia [Higuer, Urgull, Ulia o Folia, Puyo, Ayete —de Fayet—, Morlans —de Morlaas, la antigua capital del Bearn—, Villabona, Villagrana, Miramón, Monpás —Mont-pas—, Mondragón —Mont Dragon—, Villafranca, Villabona, etc.]. Está documentado que la última hablante de gascón, Eduvigis Trecet, falleció en Pasajes en 1819. También tuvieron su importancia en el Reino de Navarra, pero esa es otra historia.

    Así que después de trastrear un poco en internet, me he preguntado si perdurarán aún los apellidos gascones entre la población. «Son muchos siglos, pero si se reprodujeron convenientemente con abundancia de hijos varones (por lo de los apellidos) es posible que puedan quedar restos» —he vuelto a decirle a mi cabeza.

    He visto que, en 1814, fue alcalde de San Sebastián José Santiago Claessens y que en 1820 y 1832 gobernó la villa Miguel de Gascue; que en 1843 el alcalde era Pedro María Queheille y que entre 1852-53 y 1859-1860 lo fue Ramón Serres; que en 1917 lo fue Gabriel Maria Laffitte; o que entre 1942 y 1947 gobernó Rafael Lataillade. Es cierto que algunos de estos apellidos más que gascones son franceses, pero también me he cruzado con don Fermín Calbetón y Blanchón, que llegó a ser ministro de Fomento y de Hacienda y de cuyos dos apellidos sospecho ampliamente.

    O sea, que he cogido en mis manos la guía de teléfonos y he echado un vistazo a Pasajes (Passages) por ver hasta donde había llegado la extinción. Poca cosa. Ni siquiera sé si estoy mezclando apellidos gascones con franceses, catalanes e incluso con gallegos y portugueses (fui muy mal estudiante, Proc). En fin, sic transit.

    Ferrer, Bernal, Puy, Brit, Daguer, Brosa, Bruder, Bua, Cadilhe, Calafel, Lamar, Trecet, Calo, Chans, Cambra, Camps, Canellada, Casanova, Laporta, Laporte, Carrere, Casals, Casis, Catelin, Chair, Falque, Chaurreau, Paule, Ligueri, Dadie, Laguer, Duhart, Duarte, Papin, Duval, Falses, Franquet, Galo, Bon, Gondat, Esnal (?), Bas, Gastón, Llorens, Llorente, Masach, Morla, Queralt, Leveque, Merchan, Sabatie

  • Pa mí que sí se le han colado unas pocas tórtolas ⎯¡esi Llorenti, primu!, ¿por qué gascón Puy, mi chico?⎯, pero no me vi a poner a rebuscar pues el alienigenismo me chifla mucho. Un rato bien perdido, Perri.
    ***
    Hoy, en el periódico, García Baena. (Nos lo puso Juli0 por la Nochebuena).

  • Jejejejeje, ¡ya ves tú!
    Mis hijastros se apellidan Gascó de primero.
    Cosas de no ser el padre y de estar en Valensia.

  • La Bonnie es mala malísima, como todas las rubias. Anotado el mensaje musical, todos mis intentos fallidos, pero la parte que le toca, lo de darme cariño porque si no, no me habría enamorado, rien de rien.

  • Ese puy es un podium, un pecho, un puig, un pueyo, incluso puede que un poyo… o sea, que es francés.

    Lo del Lorente, como lo del Duarte o el Sabatie… ha sido engorilamiento, puro y duro.

    Volveré en septiembre.

  • (Ferrer, Laporta i Llorens…Son valencianos. De toda la vida.)
    —————–
    (Rubia, si lo de que dios te perdonase por lo que ibas a decir se refería a que ibas a darme la razón a mi, que sepas que dios te ha perdonado -también deberías saber que es que el marqués no es dios-. Relaja, relaja. Tú puedes darle la razón a quien quieras sin pedir perdón a nadie ¿o es que acaso tus padres no te criaron y educaron para ser libre? Pues ya está; ¿me quieres dar la razón a mí? Pues me la das, coño, me la das sin ambages ni explicaciones. Así, libremente:”¿La razón?, ¡La razón pa Gachó!” Y punto oye.)

  • Results:
    Compared with aspartame, sucrose consumption was associated with significantly higher activity in the left hippocampus (P = .001). Sucrose, but not aspartame, consumption associated with reduced (P = .024) stress-induced
    cortisol. The sucrose group also had a lower reactivity to naltrexone, significantly (P = .041) lower nausea, and a trend (P = .080) toward lower cortisol.

    Conclusion:
    These experimental findings support a metabolic-brain-negative feedback pathway that is affected by sugar and may make some people under stress

    Yo no lo puedo leer entero, el marqués y otros pofesionales quizás sí.
    O sea, pero, vamos, que no es simplemente una mala decisión de gorda- gordo con chanclas, o un visio, si no que hay caminos y razones, porque , díganme una solo persona que conozcan que no sufra un grado u otro de estrés.

  • Una vez me escribió un señor de América ⎯me escribió a mí personalmente pero completamente a bulto, no vayamos a confundirnos⎯ para que le dijera de su apellido Guásquez, que él consideraba vasco o gascón. Le respondí lo mejor que pude diciéndole que ni idea, macho. Pero que tenía toda la pinta de ser la evolución popular alóglota (en la América hispana) de un gallego Vázquez (castellano Velázquez). Pues por lo visto no le pareció bien, y me respondió unas cosas muy insolentes y malababahabientes sobre mis «raíces» ⎯raíces tendrán sus padres, pedazo de alhelí, yo tengo zapatos⎯, que no venían nada a cuento, y siempre me acuerdo de eso.

  • En complicidad con el Papa ecologista y güeno:

    “I think that we can get a good idea of the kind of language that we will see in this encyclical from another Vatican document which was recently released. It is entitled “Climate Change and The Common Good”, and it was produced by the Pontifical Academy of Sciences and the Pontifical Academy of Social Sciences. The following is a brief excerpt…

    Unsustainable consumption coupled with a record human population and the uses of inappropriate technologies are causally linked with the destruction of the world’s sustainability and resilience. Widening inequalities of wealth and income, the world-wide disruption of the physical climate system and the loss of millions of species that sustain life are the grossest manifestations of unsustainability. The continued extraction of coal, oil and gas following the “business-as-usual mode” will soon create grave existential risks for the poorest three billion, and for generations yet unborn. Climate change resulting largely from unsustainable consumption by about 15% of the world’s population has become a dominant moral and ethical issue for society. There is still time to mitigate unmanageable climate changes and repair ecosystem damages, provided we reorient our attitude toward nature and, thereby, toward ourselves. Climate change is a global problem whose solution will depend on our stepping beyond national affiliations and coming together for the common good. Such transformational changes in attitudes would help foster the necessary institutional reforms and technological innovations for providing the energy sources that have negligible effect on global climate, atmospheric pollution and eco-systems, thus protecting generations yet to be born. Religious institutions can and should take the lead in bringing about that change in attitude towards Creation.

    The Catholic Church, working with the leadership of other religions, can now take a decisive role by mobilizing public opinion and public funds to meet the energy needs of the poorest 3 billion people, thus allowing them to prepare for the challenges of unavoidable climate and eco-system changes. Such a bold and humanitarian action by the world’s religions acting in unison is certain to catalyze a public debate over how we can integrate societal choices, as prioritized under UN’s sustainable development goals, into sustainable economic development pathways for the 21st century, with projected population of 10 billion or more.”

  • 12 de mayo de 2015 a las 17:36
    GACHOINLOWERCASE
    (No, no: valencianos. Tú hazme caso a mí que lo que yo te diga.)

    Gacho requería antes a Proc un informe sobre el libro de Sloterdijk.
    Insisto en que el título -Has de cambiar tu vida- lo convierte en un objeto peligroso, que debe manejarse con cuidado. Por ejemplo, mantenerlo boca abajo en el mueble que le alberga cuando no está en tus manos. De lo contrario la simple visión reiterada de la portada puede tener efectos incontrolados, si aceptamos los postulados de la PNL.
    Pero en el caso de Gacho Loqueyotediga no me preocuparía. Más bien temo por el libro, que en cualquier momento podría salir volando por la ventana entre improperios de todo tipo. Ah, ese genio.

  • (Era mi homenaje encubierto a Satur, Holmess.
    Pero ya que estamos: aparte de que yo no lanzo objetos por la ventana, Holmess, mi genio es lo que de momento me mantiene viva y sin medicación, Holmess.)

  • He aceptado someterme a una ordalía por el amor caprichoso de una mujer. Nos propone a sus tres pretendientes que elijamos un sobre de una triada en la que solo uno contiene el derecho a disfrutar de sus favores. Los dos perdedores entregarán 12.000 euros cada uno a la bella.
    Sospecho un amaño encubierto, por lo que he solicitado un notario que garantice el procedimiento. Por si fuera poco he necesitado recurrir a un prestamista que me avale, el cual promete cobrarse en “tiras de mi carne” si no cobra a tiempo.
    Menuda encrucijada.

  • Ella parece sincera, dice amarnos a los tres y no ve otra forma de decidirse. Cierto que es mujer, joven y caprichosa, lo que supone una tragedia anunciada. Pero el marqués nunca da un paso atrás cuando se trata de justas galantes.

  • Uf, no doy crédito (como los bancos), ¿de dónde habré sacado la chorrada esa de podium y pecho? Si es que estoy más guapo callado, o sea. Me suspendo yo mismo otra vez, hasta la quinta convocatoria.

  • Ya había visto lo de los lobitos buenos, Gachó, a los que maltrataban todos los corderos. La pregunta es, ¿funcionaría igual con pumas? ¿Y con tigres dientes de sable? Es más, ¿los lobos eran autóctonos o los habían traído de Alaska?

  • Lo bonito de la historia de Yellowstone es que gracias a la reintroducción de lobos canadienses en el parque, la especie ha dejado de estar amenazada en EEUU y ahora los granjeros pueden matar a los lobos que se acercan a sus granjas.

  • Comentaba alguien en Facebook que sería interesante conocer la opinión de los ciervos y bisontes de Yellowstone.
    —Fíjate, chacho, esto antes eran unas bellísimas praderas. Desde que llegaron los putos lobos, un infierno. Y los jodidos castores no dejan de hacer charcos.
    —Por no hablar de los dos millones, ¡dos millones!, de turistas.

  • Al lobo le han arrinconado, no le queda habitat, se muere de frío y no tiene qué comer.
    El perro se dejó domesticar, tomó al hombre como lider de la manada, primero para cazar, luego para trabajar con el ganado. Y ahora vive encerrado en pisos mendigando atención y caricias.

  • 12 de mayo de 2015 a las 22:58
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Que gran periodista es Cristina López Chichi.

    ¿Es la de los 12.000 euros?

  • (Jo, la noticia es de ayer por la mañana y yo no me había enterado. Eso me pasa por no leer ni escuchar prensa y radio -respectivamente-, local. Lo mismo ha tenido la culpa una especie invasora de nuestras costas: los taxistas madrileños, por ejemplo.
    Me sabe mal lo de mi prima, yo nado en esas aguas todos los veranos. No me arponean ni nada porque las ballenas blancas somos especie protegida, pero vete tú a saber de aqui a agosto… ) (Cada vez que dejo unos puntos suspensivos en suspensión (oh!, qué bonito), me acuerdo de Mantiño, que le leí una vez que le daban rabia; eso, y hacer comillas en el aire.)

  • TAXISTAS
    Madrileños: Mi primer jefe, asturiano, un buen día entra en un taxi en Madrid y dice “Me va a llevar a la plaza del marqués de Salamanca” ; el taxista le contesta “Eso será si quiero, y me lo solicita ” , a lo que el otro respondió “Eso no será, porque ahora mismo me apeo”.
    Londinenses: El mismo jefe, en Londres, desconocedor de la costumbre de los taxistas locales que se ocupan de cerrar la puerta desde dentro una vez apeado el viajero, cierra la puerta y le pilla los dedos al taxista. El tipo masculla británicamente “open the door, please”. Cómo se reía mi jefe cuando explicaba eso!
    Vascos. “A dónde te llevo?” En Bilbao el tuteo de los taxistas es total, franco y transparente, aunque uno ya peine alguna que otra cana furtiva. Luego la conversación da para lo que da, pero la atmósfera es peculiar.
    Nuevayorkeses. Un día tomamos un taxi entre cuatro en Mannhattan, creo que hacia Brooklyn. Al poco, mi amigo le pregunta al taxista afroamericano: “Would you please download the music?” a lo que el tipo contesta, frenando suavemente, “Would you please get out of my car?” Así lo hicimos, claro.