56 comentarios

  • TODOS GANAMOS
    Enhorabuena a los seguidores del Real Madrid por haber ganado su/nuestra Novena Copa de Europa de baloncesto y a los indios y culés porque el Real Madrid no ha ganado su trigésima tercera liga de fútbol. La gran fiesta de la democracia.

  • Los hechos acaecidos en la trastienda de la ordalía me recordaron una tragedia de Shakespeare. En estos términos lo relaté. Curiosamente alguien aquí lo leyó en clave de “Juego de tronos”.
    Sin entrar a discutir esa serie que no he visto, entiendo que la lectura de Julio César, Enrique IV o el mercader de Venecia resultan algo obligado para una persona que pretenda entender el mundo. Ya de paso conocer lo que hizo Verdi con alguna de sus obras: Otelo, Falstaff, cierra el círculo de la alta cultura que aquí predico.

  • Se decía en mis tiempos que había que actuar con ” altura de miras”. Lo de los colchoneros de ayer fue bajuno, propio de un equipo de barrio.

  • Me sirvieron el habitual desayuno sano de la ciudad, una aberración no sólo lingüística que llaman pantumaca. El pan de ayer se deshace al cogerlo con los dedos; la salsa de tomate la ligan en una batidora con restos raspados de pizza, ketchup reseco que queda en los platos del menú y tomates semipodridos robados a última hora en los contenedores de basura del mercado; el aceitazo lo cuelan después de freír sardinas y vaca vieja en la misma sartén. Eso y un café con leche color hiel componen la colación matutina de los autóctonos, cuando no les da por mojar churros oleaginosos en el mismo café con leche, que termina por parecer un charco de gasolinera. Una vez llena la andorga salen despavoridos a abarrotar vagones de metro y autobuses para ir a eso que ellos llaman «trabajar». Tragué como pude el comistrajo y esperé más de dos horas, el margen de cortesía que hay que dar siempre a las indígenas, tan poco proclives a la puntualidad. Llegó cuando había pedido ya la cuenta, pidió una caña que se bebió de un trago y se comió un correoso trozo de sepia que le dejó los dientes empapelados de perejil. Eructó. Estuvimos cinco minutos en aquel bar y salió diez veces a fumar. Se le marcaba el sujetador, una de esas aberraciones acolchadas y sus tetas -lástima- no eran analfabetas de mercería, como dijo el poeta. La mandé a tomar por culo cuando me cansé de que celebrara mis ironías y un par de chistes malos con unas carcajadas locas que evidenciaban que se moría por churrupetearme el surco balanoprepucial esa misma noche. Y es que allí cortejan raro.

    Críspulo Pérez. Besos de contrabando. As de Oros, 2015.

  • 18 de mayo de 2015 a las 10:35
    BREMANEUR
    …una de esas aberraciones acolchadas…

    Afinidades instantáneas y anticlímax. Tiene toda la pinta que Críspulo es un ente de ficción.

  • El otro día alguien preguntaba por la correspondencia profesional de abogados entre países europeos. Me he encontrado con esto, que sería traducción jurada por emanar de un R. D.
    «a) “Abogado”: toda persona, nacional de un Estado miembro de la Unión Europea o parte del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo, habilitada para el ejercicio de su actividad profesional con uno de los títulos siguientes:

    Reino Unido: Advocate / Barrister / Solicitor.
    …»

  • DIARIO RUSTIC
    Un gorrión come una flor de achicoria pétalo a pétalo. Una sombra nerviosa entre los arbustos; puede ser un mirlo o una rata, y en esta ciudad de ratas y de mirlos me decanto por el mirlo.

  • 18 de mayo de 2015 a las 14:21
    HOLMESSS
    No sé qué les dan en Mayo, pero podrían invitar a una ronda.

    El madridisme és el més semblant que hi ha al nacionalisme català. Tots dos són l’hòstia, tots dos la tenen més grossa que ningú, tothom els enveja i els persegueix i tots dos formen part d’un quelcom pròsper, però van de maleïts per la vida.

  • ESCRITORES SALIDETES Y MOLONES
    Llevamos siglos, los escritores salidetes y molones, de Petrarca para acá y para allá, divinizando a la mujer como Afrodita Anadiomenes o como Virgen del Carmen, hasta que viene un postromántico francés de primera regional y lo dice sencillamente: «La mujer, en el fondo, es un ser usual».

  • ¿Es la vecina de enfrente o es que pones la tele? Los escritores salidetes y molones no tenemos que ver la tele, Perroan.

  • Se fue sin saber que yo sí lo amé
    Se fue sin creer en mí
    Perdí la razón, sangré tanto amor
    Que aún, hoy siento el vacío
    Me lleva contigo
    Eh yeah yeah… eh yeah yeah…
    Mi corazón, me susurró
    A mí no vuelvas sin su amor

    Camino al ayer allá donde estés
    Hoy reto al olvido
    Se fue sin saber que yo no me rindo

    Eh yeah yeah… eh yeah yeah…
    Mi corazón, me susurró
    A mí no vuelvas sin su amor

    Eh yeah yeah… eh yeah yeah…
    Devuélveme el alma en pie
    Devuélveme el amanecer, oh

    Hoy vuelves conmigo

    Eh yeah yeah… eh yeah yeah…
    Mi corazón, me susurró
    A mí no vuelvas sin su amor

    Eh yeah yeah… eh yeah yeah…
    Devuélveme el alma en pie
    Devuélveme el amanecer

    Eh yeah yeah…

  • 18 de mayo de 2015 a las 19:34
    ALBERT
    Es la novia, o mujer, de David de Gea, enorme portero y mejor persona. No digo más.

    Tiemblen Casillas&Carbonero pues.

  • Holmesss, estos dos se ennoviaron antes de que ninguno de los dos fuera famoso. Caso insólito en estos mundillos, tanto al menos como que yo esté enterado. Lo cierto es que el chaval quiere volver a casa. Estoy seguro de que el día que pise de nuevo el Calderón le brindarán un muy cálido recibimiento.

  • El morado de Podían, el rojo de la PSOE & Izquierda Sumida, el verde de Equ0, el naranja de los imberbes Ciudadanos, el azul de mis PePeiros… Sólo falta el amarillo para completar al arco iris de la bandera gayer.

    (Mariquitas socialdemócratas todos, o sea.)

    ((Los de Podían, de la socialdemocracia polpotiana de toda la vida, of course.))

  • El Madrit es el club mas humillado de Europa. Son décadas ya de perder finales o ser eliminados en semis, cuartos y hasta octavos. Su irrisoria renta que data casi toda de tiempos de Franco es de diez títulos en fútbol y nueve en baloncesto. No hay ningún equipo que se le acerque excepto el Barca que lleva cuatro y dos respectivamente.
    Resulta vergonzoso que no gane siempre dada la suerte que tiene y que desde Saporta tenga una maraña en los despachos que condiciona a su favor la competición. Si sus jugadores ostentan todos los récords no es sino una muestra mas del trato de favor que no excluye el falseamiento de las estadísticas.

  • Servidora seguirá votando al PP, porque siempre hay que elegir el mal menor y contrarrestar de paso que otros elijan el mal superior, o sea, el PSOE.

  • De nada, MGaussage. Ha sido gracias a usted, y a Youtube, que he sabido que Vian cantaba, además de darle a la trompeta.

    Mon Dieu! A Nacha se le hizo la noche en esa interpretación.

  • Ese lunar tan castizo que llevas entre las cejas, me hace pensar que tu sino no está mal y tu te quejas.
    Y ese anillo de oro blanco y tu afán por no esconderlo, me hace pensar que tus manos dan caricias de estraperlo.
    Y esa briza de tabaco en la comisura de tus labios, me hace pensar que tus besos, son besos de contrabando.

  • “And then there were the wife bonuses.

    I was thunderstruck when I heard mention of a “bonus” over coffee. Later I overheard someone who didn’t work say she would buy a table at an event once her bonus was set. A woman with a business degree but no job mentioned waiting for her “year-end” to shop for clothing. Further probing revealed that the annual wife bonus was not an uncommon practice in this tribe.

    A wife bonus, I was told, might be hammered out in a pre-nup or post-nup, and distributed on the basis of not only how well her husband’s fund had done but her own performance — how well she managed the home budget, whether the kids got into a “good” school — the same way their husbands were rewarded at investment banks. In turn these bonuses were a ticket to a modicum of financial independence and participation in a social sphere where you don’t just go to lunch, you buy a $10,000 table at the benefit luncheon a friend is hosting.”

  • El madrid es el equipo más prepotente de Europa y del mundo. Ha tenido los cojones de jugar las semifinales de la champions contra la Juve con cinco delanteros.

  • Qué bueno es el artículo de Umbral.
    (Lo cual que aprovecho la ocasión para seguir jugando al juego de la HUMIYASIÓN y declarar que no he leído a Umbral, pero a veces me gustaría y es una sensación agradable).

  • Los cuadernos de Vicens Vives, Los paraísos artificiales, Los ángeles custodios, La noche que llegué al Café Gijón, Las ninfas. Por ejemplo.

  • Siempre me ha sorprendido que Historias de amor y viagra no figure en esas antologías a vuelapluma que se hacen de los libros de Umbral. Quizá por tardía, quizá por la estructura -nueve relatos más o menos independientes entre sí- parece considerarse una obra menor. Me pareció soberbia y, precisamente por esa estructura, tal vez muy adecuada para empezar a leer.

  • ¿He leído otro artículo, habéis leído otro artículo? No, Umbral no era bueno; era (a veces) ocurrente, y conocía su lengua; pero he conocido a muchos ocurrentes que conocían bien su lengua. Para escribir bien hace falta conocer la lengua, pero no basta. No es un juicio moral, es un juicio de estilo: rebajar es tan pernicioso como ensalzar. Hay un espacio intermedio entre el sentimentalismo de pacotilla y el sarcasmo de pacotilla, la lágrima fácil y la humillación fácil. En ese espacio sólo están los grandes. Umbral no lo era. La prueba es que sus guiños casposos no los compra nadie fuera del país y fuera de cierta generación en el país.

  • Aprovecho para insertar mi propio espacio electoral: si están ustedes en Madrid y no votan ustedes a una señora como doña Manuela Carmena, es que se merecen el país que tienen.

  • A ver, Umbral no ha sido leído fuera de España porque no ha habido un puñetero traductor que haya estado a su altura. Umbral escribió genialidades en los sesenta, los setenta, los ochenta, los noventa y entrado el siglo XXI. Fue un gran escritor político, culto y erudito. Nadie fuera de España podría seguir sus temas, siempre actuales; su técnica, siempre avanzada a todos; su lenguaje, callejero a más no poder, y lírico a la vez. Necesitaba otro genio a su altura y no lo hubo y no lo hay.

  • Albert, no he leído el libro que comentas y le tengo ganas. Marqués, no me pareció gran cosa esa novela. En su día la comentamos mucho con Althusser en el NJ.